59 comentarios

  • Umbral escribía bajo presión de los editores pues era esclavo del dinero, así produjo mucho material infumable que no ha resistido el paso del tiempo. Sin embargo tiene una docena de obras maestras que le sitúan indubitablemente en el parnaso literario.
    Brema, el César no lo veo como novela sino como lúcido ensayo del Burgos de los tovares y los laínes. Tiene hallazgos expresivos irrepetibles aunque es cierto que la supuesta trama es desmayada.

  • Pues yo ya he decidido mi voto y no puede ser para nadie más que Saturl.
    Ha sido el único capaz de hacer una propuesta concreta y practica, cosa nada habitual entre nuestros políticos (excepto subirse el sueldo y crujirnos por respirar): dinamitar los pirineos para allanar el camino a Europa y superar el aislamiento geográfico y mental de una puta vez.

  • Que los plumillas de este país son todos de izquierdas o directamente comunistas, con independencia del medio que les pague, es buen ejemplo esta crónica del acto de entrega de los Premios Max que firma en El Mundo una tal (para cual) Leticia Blanco. Un parrafillo, a modo de ejemplo: “La gala no ha contado con la presencia del Ministro de Cultura, José Ignacio Wert (que tampoco asistió a las dos últimas ediciones y esta noche hubiera recibido de lo lindo)”. Bueno, pues así todo.

  • Si no fuera por Arcadi, antes, y ahora también por Jorge Bustos, al periódico-fundado-por-Pedro-Jota-Ramírez lo habría mandado a tomar por culo hace ya mucho tiempo.

  • En el Ständige Vertretung, un mítico bar berlinés, guardan una bandera «comunista» muy especial: está el martillo pero no la hoz, sustituida por un plátano. En la Alemania oriental no había plátanos en los supermercados, y al caer el muro muchos occidentales los regalaban a quienes pasaban el muro, ya libres.

    Buena hostia a los Bildu, buena hostia. Esta serie es extraordinaria.

    ***

    Marqués, le daré una segunda oportunidad al César Visionario. Otra novela infumable de Umbral: El Giocondo. Y otra más, aquella de Pío XII, la escolta y no sé qué. Se llevó el Planeta, creo recordar.

  • Lo siento, es como traicionar el secreto de confesión, pero también como cepillarse a la Gardner: hay que contarlo. El cartel del sábado 23 es lo mejor que se ha hecho en este fanzine desde sus inicios. Brutal. Tened paciencia porque os va a compensar.

  • Proc, la exposición que sugirió de Sophie Calle en la Virreina, floja. A la fotografía hay que pedirle que hable por sí misma: con pie de foto vamos mal, si necesita gran aparato explicativo vamos fatal, y éste es el caso.
    Hablando de aparato, sabremos que la autora gustaba de manejar el de su marido mientras orinaba, situándose detrás de él.
    También había una extensa serie de retratos de ciegos, junto a las obras que no ven pero describen. Recordé mi visita hace unas semanas a la colección privada de un experto en aromas y gran industrial en el tema, que además es sordo. Se empeña en explicar que decide sus adquisiciones en base al olor que ve en ellas. Son iniciativas, como la de la francesa, que sirven para poco más que reflexionar sobre la incomunicación humana, melancólico tema que ya viene bien cargadito en el día a día.

  • 16 de mayo de 2015 a las 21:17
    ZEPPI
    Para los que no lo conozcan , el juego en cuestión se llama “humillación” y consiste en que uno dice un libro que no ha leído y se apunta un punto por cada uno de los demás que sí lo han leído. Por tanto, para ganar hay que “humillarse” y reconocer una “laguna” cultural.

    Apúntensemelé todos los clásicos griegos (excepto El BanqueteHastalaskartolós– de Platón), todos los de Nietzsche, los de Goethe -excepto el Werther-, todos los de Zola, los de Victor Hugo, los de Tolstoi -excepto un par de novelitas cortas-, los de Dostoievski -excepto Crimen y castigo-, los de Stendhal -excepto uno cortito que no recuerdo cómo se titula-, la Divina Comedia, los de Dumas, Capote, Faulkner, Hemingway -excepto El viejo y el mar-, y un larguísimo etcétera. Creo, sí, que puedo ser el más humillado del blog, si bien los escritores salidetes y molones nos bastamos con nuestras reflexiones sobre el surco balanoprepucial, pues del surco y su simiente, bien regados y tratados con la azada correcta, florece nuestro genio.

  • Umbral era un genio. Para los que gustan de las clasificaciones, probablemente un tipo difícil de encajar. Desde luego, el que vaya buscando una novela más o menos convencional huirá despavorido, pero el que sepa apreciar ese estilo absolutamente personal, imposible de copiar aunque mal fuera, disfrutará como un enano.

  • Gracias, Holmesss. Solo conocía a la fotógrafa porque sale en un cuento de Vila-Matas, me acordaba de sus durmientes; también he visto los ciegos mirando el mar y otras ideícas que nos sacan la baba a las bobas. SNIF. Pues ya no voy. Voy a pensar en eso que dice de que no está bien ponerle rollo a lo que tiene que hablar por sí solo.

  • A moi me resultaría mucho más fácil citar las trece novelas que he leído, aunque mal, y los siete mil libros de poesías que me han evaporado completamente la masa cerebral hasta convertirla en esa nuez seca que petardea en mi caja craneal como una maraca. Doy por perdida la prueba antes de empezarla y confirmo que me importa un carajo la literatura del fluir de la conciencia.

  • Mis últimas impresiones, accidentales, impresionistas y, cómo lo diría, superficiales y estúpidas (sí, tengo un día de esos) sobre la campaña. A no perdérselas. Que ayer llegué a un pueblo y oí unas frases de mitin que llegaban de la plaza, donde el que me pareció el expresidente regionalista de la comunidad autónoma vociferaba cosas como «las fábricas de conserva están en Galicia», «ese Monago que se va a Canarias», y cosas asquerosas y azuzadoras de odio al prójimo, dichas por megafonía en un pueblo a la gente normal, que estuve a esto de presentarme en el cuartel de la Guardia Civil o llamar a los municipales.
    En segundo lugar, me ha gustado mucho el ridículo vídeo de los del PP de Oyón, lo digo de corazón. Oyón es uno de los puntos idealmente asfixiados por la tupida red de hilos casi multicolores que ilustra la víscera geográfica del alegre cartel de Bildu. Ojalá ganen los del PP de Oyón.

  • El Fumanchungo anda diciendo unas cosas sepsuales en el Tuister..y me he acordado de éste cartel del año pasado para promocionar las cosas de los gayers y gayars.
    Para que luego digan que los vascos y vascas son unos cortados en la cuestión sepsual.

  • Con Pío Moa, la escolta mora….Umbral fue finalista del Planeta.
    La cantidad de Umbral sólo es superada por César Vidal, creo.

  • Supongo, a tenor de los muchísimos elogios que he leído sobre su calidad literaria con los años, que tuve mala suerte.

    Lo único que he leído de Umbral en toda ni vida fue un articulito, publicado (creo) en la revista Interviú, en el que contaba que la cantante de Mecano lo había convidado a una especie de fiesta –o como quiera llamársele– matinal en la piscina de su chalé. Al hombre, supongo que ya bastante mayor por esa época, se le notaba muy emocionado con la invitación. Desde entonces, siempre que alguien menciona a Umbral, mi mente, caprichosa ella, lo sitúa por las calles de alguna urbanización madrileña, dirigiéndose, exultante, a casa de la señorita Torroja con la toalla al hombro y el bote de Delial en su mano. Incluso, puedo adornar la imagen colocando en la banda de sonido aquello de “Hawaii-Bombay/ son dos paraísos/ que a veces yo/ me monto en mi piso

  • En Oyón, de hecho, gobierna el PP. Por sierto doña Bonnie que el otro día caté unos Peciñas de la Sonsierra que me dejaron bastante perjudicado.

  • Amigos madrileños: como vuelva a ganar la impresentable de la Aguirre voy a necesitar un costoso tratamiento psiquiátrico, quién sabe si de por vida. Así que si no lo hacéis por vosotros hacedlo por mí: votad a la Carmena, por vuestros muertos.

  • 19 de mayo de 2015 a las 09:15 BREMANEUR
    En el Ständige Vertretung, un mítico bar berlinés, guardan una bandera «comunista» muy especial: está el martillo pero no la hoz, sustituida por un plátano. En la Alemania oriental no había plátanos en los supermercados, y al caer el muro muchos occidentales los regalaban a quienes pasaban el muro, ya libres.

    Una bandera negra.

  • CISMA EN UPYD
    (Lugo. EFE). Anoche se llegó a un alto grado de tensión en las filas upeydistas al conocerse la noticia de que su presidenta, Rosa Díez, había acudido a la cena de presentación del PPCA, el Partido Paniberista de Concentración Agraria. El jefe de comunicación de UPyD, el aristócrata Carlos Martínez Gorri y de Arán, no quiso responder a las noticias de los periodistas acerca de si conocía la decisión de su jefa de asistir a la antedicha cena. Tampoco se pronunció sobre los rumores que acercan a Rosa Díez al PPCA. ¡¡Ni siquiera en tweeterd!! Según fuentes del PPCA cientos de afiliados de UPyD han llamado a la sede del del partido panibérico para preguntar cómo pueden afiliarse. Seguiremos informando.

    ppca

  • 19 de mayo de 2015 a las 14:00
    SRTA. BELLPUIG
    Señorito Satur, un poco de respeto. No juegue usted con noguhtshuag.

    Eso le ha pasado a usted alguna vez, ¿a que sí?

  • Hoy me ha parado uno por la calle (no me acuerdo de su nick) y me ha dicho que había entrado en el blog de “ese chico de Bilbao”, pero que ha visto que no había mucho movimiento y que él ya había perdido mucho tiempo en los antiguos nickjournals.
    También me paró otro por la calle uno que escribía mucho (Boswell), pero hablamos de Samuel Johnson y no de Chopsuey.
    También me suelo encontrar por la calle con Holm, con Espada y con Sostres.
    Es lo que tiene ir andando a todas partes.

  • El viernes tengo corrida de postín en la Ventas del Espíritu Santo y luego rabo de toro en Casa Toribio.
    Dios aprieta pero no ahoga.

  • Un día, como en el 95, vi una biografía: “El ultimo Gatopardo” y me propuse leerme del tirón la vida de Lampedusa y su libro. Empecé, equivocadamente, por la biografía. Como era príncipe nunca trabajó en nada, dedicando la vida a viajar y leer. Se casó con una psicoanalista letona educada en corte del Zar a la que conoció en Londres y con la que convivió sólo ocasionalmente, porque ella no aguantaba a su suegra siciliana. Cada vez que salía de casa cargaba una bolsa con libros, Shakespeare preferiblemente, para tener a mano el material con el que frenar un posible ataque de ansiedad por las calles de Palermo. Se lo leía todo, incluso los libros reconocidamente malos, porque consideraba que ese es el modo de aprender a distinguir los buenos. Sólo al final de su vida se decidió a escribir, tras conocer la noticia de que a un primo le habían dado un premio literario de importancia. Con “el convencimiento de no ser más tonto” que su pariente, escribió El Gatopardo.
    Me pareció tan interesante el autor que nunca empecé su libro porque temo que me defraude.

  • Los mejores nickjournalistas son los que nos tienen bloqueados en twitter. Aquella que la lió con sus tetas, por ejemplo.

  • Jamás he visto a estos vanguardistas de la ofensa cagarse en la puta madre de un etarra, o descojonarse de los imbéciles que han muerto manipulando bombas con las que iban a matar. Los vanguardistas de la ofensa me parece a mí que son muy cucos. Los vanguardistas de la ofensa, qué curioso, siempre ofenden a los mismos.

    Dicho lo cual sobre estos espabilaos de mierda, su tuit sobre Ortega Lara se lo podría haber metido por el culo, por asqueroso hijo de puta, pero estoy en contra de que se considere delito.

  • Yo no creo en la justicia.
    Meten a gente en la carcel por apología del terrorismo y los terroristas salen fuera.
    Al menos esa sensación tengo.

  • Terciando en la polémica sobre Umbral, yo estoy con los que piensan que era un escritor muy bueno. No siempre y no en todos sus escritos, pero si se sigue su evolución se aprecia el progreso constante hacia un estilo propio e inimitable. Recuerdo temporadas largas de leer El Mundo única y exclusivamente por la columna de Umbral en la última página. Y de quedar deslumbrado a veces por alguna genialidad suya. Con los años, se fue construyendo un personaje que para muchos resultaba detestable. Su complicidad con Cela (otro que tal) le hizo antipático a los ojos de muchos. Y algunos hicieron extensivo su rechazo al personaje a su escritura. Yo creo que injustamente. A mí me hizo seguir a Umbral el profesor de Lengua y Literatura de COU, un gilipuertas que tuvo los santos cojones de suspenderme una evaluación (¡a mí!). Como por entonces el comentario de texto contaba un huevo en la Selectividad, decidí dedicarle tiempo y atención al asunto. Y descubrí que aquél gilipuertas era tremendamente competente en lo suyo, y que más valía hacer caso de sus enseñanzas. Empezó a hablarnos de Umbral cuando este era un completo desconocido, que empleaba las negritas en sus textos para llamar la atención, algo reservado entonces a un tal Pedro Rodríguez (los dinosaurios del blog tal vez lo recuerden). Trataba de explicarnos por qué veía en Umbral a un escritor prometedor, analizando los recursos innovadores que utilizaba, su vocabulario, sintaxis … basado en su conocimiento de la materia. Pasados los años, hay que reconocer que el tiempo le dio la razón.

  • El enaltecimiento o la justificación por cualquier medio de expresión pública o difusión de los delitos comprendidos en los artículos 571 a 577 de este Código o de quienes hayan participado en su ejecución, o la realización de actos que entrañen descrédito, menosprecio o humillación de las víctimas de los delitos terroristas o de sus familiares se castigará con la pena de prisión de uno a dos años.
    “A Ortega Lara habría que secuestrarlo ahora”
    Bien detenido está.

  • Perdón, literalmente este HP dijo: “A Ortega Lara habría que secuestrarle ahora”
    Dijo también otras lindezas pero no hace falta reproducirlas.
    (disculpen mi loísmo)