Me acuerdo

Cabeza
por el camarada Sërgëi.

Me acuerdo de Irene Villa, que vino invitada a mi pueblo. Aún caminaba con muletas.

Me acuerdo de entrar de estranjis al Palacio cuando estaba en obras. En una de las habitaciones los obreros tenían el póster de Marta Sánchez con las boyas al aire.

Me acuerdo de recorrer la playa con Esther contando tetas.

Me acuerdo de que la primera chica con la que me acosté tenía un par de libros de Horacio Quiroga publicados en Argentina.

Me acuerdo de cuando nos saltábamos las clases e íbamos a la playa. Un día gané una carrera y otro día se le vislumbró el sujetador a Ira.

Me acuerdo del día que me crucé con mi vecina y que de los nervios se me cayó un paquete de fideos al suelo y reventó, para vergüenza mía.

Me acuerdo del día que le llevé un paquete de carne a Alicia y me abrió su hermana. Yo estaba secretamente enamorado de ella y me recibió en bañador y aún estoy vivo de milagro.

Me acuerdo de cuando íbamos a vender La Tarde a la Facultad de Psicología de la UB y que Gonzalo se echó novia allí.

Me acuerdo de una noche en el bar Mateu, y que Sergio tenía que llevarme al centro en coche, pero se fue a la playa a cepillarse a una y tuve que bajar andando a las tantas de la madrugada.

Me acuerdo de que salí en pelotas en la tele, y luego me entrevistaron y dije muchas tonterías.

Me acuerdo de que cogí a Isa de la cintura para bailar swing y que lamenté no haberme embadurnado antes la mano con superglú.

Me acuerdo de un guiso de toro que me preparó mi prima Camino con carne que compramos en la subasta y de que nos bebimos una botella de Marqués de Murrieta, un vino idóneo «para discutir».

Me acuerdo de una vez que me refugié en un bar porque se había escapado un toro, pero no recuerdo en qué pueblo estaba. ¿Mondragón?

Me acuerdo de un paseo por el Moncayo y de las braguitas de la hermana de mi amigo, que me trastornaron durante meses.

Me acuerdo de una noche en Almería.

Me acuerdo de aquella perra, casi blanca, que se encariñó conmigo y a la que tuve que echar de malos modos, casi llorando.

Me acuerdo de una noche en que me estaban besando y se me empezó a mover la pierna como algunos cerdos cuando están agonizando.

« »

© 2018 ÇHØPSUËY FANZINË ØN THË RØCKS. Tema de Anders Norén.

↓