Me acuerdo

Cabeza
por el camarada Sërgëi.

Me acuerdo de Irene Villa, que vino invitada a mi pueblo. Aún caminaba con muletas.

Me acuerdo de entrar de estranjis al Palacio cuando estaba en obras. En una de las habitaciones los obreros tenían el póster de Marta Sánchez con las boyas al aire.

Me acuerdo de recorrer la playa con Esther contando tetas.

Me acuerdo de que la primera chica con la que me acosté tenía un par de libros de Horacio Quiroga publicados en Argentina.

Me acuerdo de cuando nos saltábamos las clases e íbamos a la playa. Un día gané una carrera y otro día se le vislumbró el sujetador a Ira.

Me acuerdo del día que me crucé con mi vecina y que de los nervios se me cayó un paquete de fideos al suelo y reventó, para vergüenza mía.

Me acuerdo del día que le llevé un paquete de carne a Alicia y me abrió su hermana. Yo estaba secretamente enamorado de ella y me recibió en bañador y aún estoy vivo de milagro.

Me acuerdo de cuando íbamos a vender La Tarde a la Facultad de Psicología de la UB y que Gonzalo se echó novia allí.

Me acuerdo de una noche en el bar Mateu, y que Sergio tenía que llevarme al centro en coche, pero se fue a la playa a cepillarse a una y tuve que bajar andando a las tantas de la madrugada.

Me acuerdo de que salí en pelotas en la tele, y luego me entrevistaron y dije muchas tonterías.

Me acuerdo de que cogí a Isa de la cintura para bailar swing y que lamenté no haberme embadurnado antes la mano con superglú.

Me acuerdo de un guiso de toro que me preparó mi prima Camino con carne que compramos en la subasta y de que nos bebimos una botella de Marqués de Murrieta, un vino idóneo «para discutir».

Me acuerdo de una vez que me refugié en un bar porque se había escapado un toro, pero no recuerdo en qué pueblo estaba. ¿Mondragón?

Me acuerdo de un paseo por el Moncayo y de las braguitas de la hermana de mi amigo, que me trastornaron durante meses.

Me acuerdo de una noche en Almería.

Me acuerdo de aquella perra, casi blanca, que se encariñó conmigo y a la que tuve que echar de malos modos, casi llorando.

Me acuerdo de una noche en que me estaban besando y se me empezó a mover la pierna como algunos cerdos cuando están agonizando.

149 comentarios

  • Queridos meacuerdos, os echábamos de menos.
    Mis favoritos son el del paquete de fideos, que es muy gracioso, y el del perro, que no tiene ninguna gracia
    Apuesto a que el pubis de la foto es de pan.

  • 18 de junio de 2015 a las 23:17
    PIRATAJENNY
    Quien no viva en Madrid no creo que pueda entender hasta qué punto las políticas de esos otros iluminados (Gallardón, Aguirre) han deteriorado la ciudad.

    ¿Podría dar un ejemplo? ¿Se refiere al tema urbanístico?

  • (Alsina està entrevistando a una ahora -Mantiño está hoy entre los contertulios-, que se ha tomado dos tripis, porque no para de reírse como una idiota. Todo el rato riéndose, da igual lo que le pregunte.
    Andrea no se qué se llama la hiena.)

  • Me acuerdo de que salí en pelotas en la tele, y luego me entrevistaron y dije muchas tonterías.

    Pues ahora me acuerdo yo de Miguel Cancio, creador del movimiento Tetiñas Free, que salió en la tele en bolingas y con el parajuas. Estaba lloviendo, claro.

  • Me acuerdo que antes de empezar la carrera se me ocurrió pedirle al tío de mi amiga Ana, que era carnicero de equino, una cabeza de caballo para estudiar anatomía de primero.
    Me la dió despellejada, pero con los ojos y párpados intactos. Mi amiga Ana me miraba con asco mientras yo con un cuchillo iba quitando la carne de los huesos. Luego me la llevé a casa y busqué una olla grande para hervirla y así quitar mejor los restos.
    Fue inutil, aún así quedaban ligamentos y carne por quitar, así que decidí dejarla en el jardín de casa para que los necrófagos cumplieran su función.
    Dicho y hecho, la dejaron como una patena.
    El agujero del disparo de la pistola en el frontal era lo único que fallaba, aún así fue fantástico tenerla en el piso durante toda la carrera, como si fuera un trofeo. Pocos tenían craneos de caballo para estudiar.
    Ahora está en una caja junto a los apuntes y una calavera de perro que me encontré de camino a una viña en San Felices.
    Con internet estas cosas yo creo que ya no se hacen.

  • 19 de junio de 2015 a las 09:20 holmesss

    «Ana María Oliva, ingeniera, doctora en Biomedicina y terapeuta».

    Esta chica es tonta (solo por concretar y sin ánimo de alterar el bioelectromagnetismo de nadie lo digo).

  • La cabeza de vaca siempre llama la atención a las visitas, pero lo que más rechazo causa es la foto de una gorda en pelotas que a mí me parece maravillosa. Es de un fotógrafo de Barcelona y está transferida a una tabla de madera.

  • Cuando Manuela Carmena se presentó a las elecciones municipales en 1977 por el PCE dirigido por el asesino de Paracuellos, en la lista había dos personas con nombres fabulosos: Dulcinea Bellido y Tranquilino Sánchez. El asesino de Paracuellos dijo estas palabras en la presentación: «Después de 40 años de desinformación y falsificación, de dar una imagen horrenda del partido…» Manda huevos.

  • 19 de junio de 2015 a las 09:57 Procuro fijarme
    «Ana María Oliva, ingeniera, doctora en Biomedicina y terapeuta».
    Esta chica es tonta (solo por concretar y sin ánimo de alterar el bioelectromagnetismo de nadie lo digo).

    DE LISTOS Y TONTOS

    Suelo reaccionar de manera parecida y me responden siempre igual: «¡Como va a ser tonta, si es ingeniera y doctora!». «Es lo de las inteligencias múltiples», suelo responder, «probablemente tendrá una buena memoria y habrá sacado buenas notas, pero evidentemente es tonta del culo».

    Durante siglos, el acceso a la educación y a la cultura ha estado limitado a unas castas o a unas élites. Ocurría, por ejemplo, que si una casta de imbéciles monopolizaba el discurso y la enseñanza, generaciones y generaciones de discentes perdían los años más fértiles de su adiestramiento intelectual aprendiendo tonterías. Cuando en un océano de analfabetismo la gran mayoría de alfabetizados sólo han aprendido a transmitir tonterías, los resultados sociales son desastrosos: Afganistán.

    Ahora en nuestras sociedades avanzadas se produce una curiosa paradoja. Ha desaparecido prácticamente el analfabetismo y el nivel educativo (digan lo que digan los milenaristas) es elevado. La democratización de la enseñanza superior ha hecho que el número de licenciados y doctores sea muy alto, pero la necesidad de ganarse el pan o, dicho por lo fino, de buscar nuevos «nichos de oportunidad», hace que los depredadores se especialicen. Si hay un elevado número de pazguatos (y siempre lo hay gracias a la superpoblación) que demanda alimentación espiritual, ¿por qué no ofrecérsela? Si el personal atribuye propiedades místicas a un pan negro elaborado con 8 cereales, ¿por qué no elaborar un pan con 17 cereales, pasas, nueces, pepitas de calabaza y girasol, zanahoria, brotes de soja, ortiga, hongos, bífidus activo (el inactivo que se ponga a trabajar) y corteza de sauce llorón certificado por un biomédico, máster en Cerealística Aplicada y Panadería Ecológica? Si la sección Ciencias Ocultas de la librería de El Corte Inglés es la que recibe más visitas y la única que se renueva con público adolescente, ¿por qué no abrir una librería esotérica en donde, además de comprar libros sobre la cábala, te pueda leer la mano un ingeniero en Electromagnetismo? La gente, que ha aprendido a huir como de la peste de las etiquetas en donde aparecen aditivos y conservantes, ya no se traga fácilmente la primera chorrada que le diga un vidente semianalfabeto; necesita que las chorradas se las digan ingenieros Electrobiomagnéticos o doctores en Física Cuántica.

    Lo cual que estoy pensando seriamente en abrir un chiringuito de alimentación alternativa porque los márgenes comerciales son fastuosos. Ayer, por ejemplo, mientras esperaba a que mi amada adquiriera uno de esos panes consistentes que luego partimos en casa con un serrucho (y que transportamos con ayuda de dos porteadores y un palanquín) me entretuve leyendo las propiedades medicinales de unas botellas mágicas, Flaška, fabricadas con «vidrio programado» que «estructuran el agua». La botella de un litro, con apariencia de botella y, eso sí, protegida por un condón de tela de color (no sé si para que no se desestructure el vídrio o se conserve fresca el agua), se vende, vacía, a 19 euracos, y a 49 machacantes la jarra. Pero, ¿qué importa el dinero si este vídrio, fabricado mediante «cañones de Orgón» es capaz de conseguir que la «estructura vivracional» del agua, alterada por su paso por grifos y cañerías de plástico, plomo o amianto, vuelva a organizarse para parecerse a la estructura del agua del manantial? Los tipos aseguran que regando sus campos de fresas con agua estructurada consiguieron aumentar la producción ¡en un 18,1%! Si es bueno para las fresas, que son un 89% de agua, ¿como no va a ser bueno para ti, que eres un 65% de agua?

    No. Va a ser que estos pájaros son cualquier cosa menos tontos.

  • Nótese la importancia de los signos ortográficos exóticos para despertar la imaginación. No es lo mismo Chopsuey que ÇhøpSuëy. No es lo mismo Frasca que Flaška.

    El Misterio.

  • 19 de junio de 2015 a las 11:22 Bremaneur

    Acojonante lo de las botellas vibracionales. Acojonante.

    Son eslovenos. ¿Abrimos una franquicia? Por San Sebastián ya se venden y ya he visto a varias mujeres acarreando la frasca. Aunque también es verdad que por aquí el programa social de la caja de ahorros programa cursillos de cocina con hierbas medicinales. Aviso aquí públicamente que si muero en extrañas circunstancias le deis a la pasma el chivatazo de que mi amada está experimentando con infusiones. Tengo miedo.

  • ¡La polla, Sr. Perro!

    Yo me había quedado en el magnetizador de agua que se acoplaba a la alcachofa de la ducha pero veo que me estoy quedando obsoleto.

    Y, ¿tonta? Pues ha conseguido que le hagan una entrevista en un periódico “de referencia”.
    (Me solidarizo grandemente con Vd.; mi parienta también come esos panes y yo arriesgo mis hábiles dedos cuando me toca cortarlos, los panes).

  • Joder, en San Sebastián tenía que ser.

    Es que cuando dejas (más o menos) la kaleborroka te entra como un vacío que es necesario llenar con flaskas o con zuritos.

  • He tenido el siguiente sueño:
    (y no es broma porque debo ser el último fan que le queda a Rajoy)
    El presidente había fallecido de forma fulminante hace unos días, pero por motivos de seguridad nacional se había ocultado. Había sido sustituido por un robot que era el que daba las conferencias de prensa. Ahora había sido descubierto el asunto gracias al análisis de unos expertos en IA que cuestionaban la naturaleza de sus respuestas, no podían ser humanas.

  • Estoy hasta las barbas del rollo este con los griegos. ¡Qué hagan algo, alguien, ya, de una puta vez, joder que pagamos a cienes y cienes de expertos para que manejen el cotarro!
    Y si, como me temo, no tienen ni puta de idea, que se vayan a casa a ganarse la vida honradamente, en lugar de esquilmar a los civiles.

    No sé quien es este tío (ya me da pereza hasta guglear) pero es mi héroe, hoy.

  • Llevo dos días horribles. Han despedido a mi más directo colaborador, por un enfrentamiento verbal con alguien de Recursos Humanos (los intocables). No ha servido de nada que les haya recordado su eficacia y su decisiva participación en éxitos recientes (hemos ganado para la empresa cinco de los seis concursos a los que presentamos proyectos). No han tenido en cuenta su circunstancias personales (está pasando por situación personal complicada) ni el aprecio unánime de los compañeros de trabajo. He escrito un informe protestando por la forma y por el fondo del asunto, pero no ha servido de nada, son hechos consumados y no hay marcha atrás.

    Je suis desolé.

  • IRONÍA, CONTEXTO Y MALAS INTENCIONES
    Recuerdo perfectamente el consejo que me dio un amigo con gran experiencia: «En política jamás utilices la ironía porque cuando los periodistas o tus adversarios quieran hacerte daño interpretarán tus frases en sentido recto». Yo, como soy un sobrado, no le hice caso —más que nada porque suelo manejar la ironía como los artificieros manejan los explosivos, con mucho cuidado— pero tomé nota, no fuera que me saliera inadvertidamente alguna maldad sutil, de esas que se te quedan olvidadas entre líneas, y le explotara inadvertidamente a algún primo durante su lectura.

    Como sabrán ustedes, la ironía consiste en una figura literaria en la que se da a entender lo contrario de lo que se dice. Lo contrario o algo muy distinto, no nos vamos a poner estrictos, o sea, estrechos, pero en todo caso «no lo que se dice».

    Los problemas con la ironía son, lógicamente, muchos (he aquí alguno):
    a) La torpeza del lector (o el oyente). Está demostrado que los individuos sin sentido del humor nunca entienden las ironías aunque les hagas un diagrama.
    b) La propia torpeza del irónico. Si careces de sutileza mejor haz chistes de tropezones y bofetadas; funcionan siempre.
    c) La mala intención del intérprete. Puesto que la ironía «da a entender», ¿qué ocurre cuando no se quiere entender? Ejemplo: el irónico escribe que «era un modisto extraordinariamente elegante, que sabía combinar con sutileza los colores de la ikurriña en cualquier camisa, aunque fuera de seda» y el listo responde que estás ofendiendo a la bandera y atacando a Euskalherria. Esto es lo que ocurre, típicamente, en la política y en el columnismo de opinión.
    d) El problema del contexto. Es prácticamente imposible interpretar una ironía que ha sido extraida de su contexto. Mucho más dificil si es el propio ámbito el que funciona como contenedor irónico. Pongamos Twitter o El Mundo Today. La caza de brujas está desatada en Twitter, pero ya hemos visto lo que puede ocurrir con las revistas de humor.

    Aviso de todo esto porque he visto reproducidas, a manera de denuncia, diversas ironías sangrantes de Barbijaputa. Parece un caso típico de c+d (aunque en este caso, influya de manera determinante a) y allá se las componga el tal o la tal Barbijaputa, que para eso acostumbra a jugar con fuego y bien que le va. Pero he visto que alguno de ustedes las habían faveado o retuiteado y en verdad en verdad os digo que desatada la caza de brujas se abrirán también las hostilidades contra los espectadores. Funciona siempre. Al lorito.

  • Sin conocer los detalles de lo que cuenta el Sr. Zeppi, me tiro un poco a la piscina:
    La empresa española es un mierda en su funcionamiento interno, reflejo de este país de tribus y arbitrariedad.

    Nadie, excepto su jefe directo, debería decidir el despido de un empleado.

  • 19 de junio de 2015 a las 09:57 Procuro fijarme
    «Ana María Oliva, ingeniera, doctora en Biomedicina y terapeuta».
    Esta chica es tonta (solo por concretar y sin ánimo de alterar el bioelectromagnetismo de nadie lo digo).

    ¿Cómo distingue un detector un biofotón de un fotón ordinario? Pero concuerdo con Perroantonio, estos pájaros son cualquier cosa menos tontos.

  • Ya he acabado el Quijote de Trapiello. Ahora voy a releer el apócrifo (Avellaneda, 1614) para tener una visión completa.
    En verdad os digo que el Quijote en versión “original” con todas las interpolaciones de la primera parte es indigerible. Propongo tres medidas para hacerlo de verdad una lectura universal y disfrutar sin desmayo.
    1. El lector ha de frisar los 50 años.
    2. Traducido al estilo Trapiello.
    3. Recortando las farragosas historias alrededor de los cabreros de la primera parte: Cardenio, Luscinda, Don Fernando, Zoraida…

  • Ahora que he leido la entrevista completa, me ha recordado a un amigo que se metió en lo de la Cienciología (o Dianética). Tenían un aparato llamado e-meter que se supone que medía el espíritu, el alma o lo que fuese. Tuve grandes discusiones con él, intentando aplicar “ironía constructiva”, pero no hubo manera. Lo dejó todo, carrera, familia, amigos … para integrarse en la secta y al final perdimos el contacto. Y eso que éramos grandes amigos y me admitían en sus círculos pese a mi escepticismo militante (Ella y yo estuvimos en su boda, una ceremonia un tanto siniestra según algún rito dianético, no estábamos muy seguros de haber hecho bien aceptando la invitación, y Ella se pasó todo el rato agarrada a mí y deseando salir de allí).

    Qué tiempos, bendita juventud.

  • La de los fideos, que mencionaba Procu:

    Me acuerdo del día que me crucé con mi vecina y que de los nervios se me cayó un paquete de fideos al suelo y reventó, para vergüenza mía.

    Algo que nos ha pasado, con pequeñas variaciones, a casi todos.

    Por ejemplo, una escena de Verano del 42, cuando el protagonista ayuda Jennifer O’Neill a llevar la compra a casa, y le dice el chaval:
    – Con tanto peso podrías herniarte
    No se le cae nada, pero se pasa todo el resto del día diciéndose: ” ‘podrías herniarte’, qué tontería, pensará que soy imbécil”

    Recucualquiera,

  • Barbijaputa se ha convertido en objetivo de los gloriosos bastardos internáuticos. Espero que tenga sus días contados. Y es que puesto en marcha el gran cuerpo de policía popular, aquí o follamos todos o la puta al río.

  • Bravo, Funets. Imagino que estaréis orgullosos y tendréis tema de conversación en el bar y escusa para sacudiros la chorra en los lavabos.

  • Perroantonio 19 de junio de 2015 a las 11:33
    MALOS DÍAS

    Debajo del árbol del ahorcado crece la madrágora; debajo del árbol de la ahorcada mueren los hombres.

  • Satur 19 de junio de 2015 a las 14:30
    Bravo, Funets. Imagino que estaréis orgullosos y tendréis tema de conversación en el bar y escusa para sacudiros la chorra en los lavabos

    Parece que no es tan raro entre futbolistas de élite.

    Y claro: yo me sacudo la chorra en el lavabo, antes de recogerla, no necesito ningua “esclusa”; aunque son muy numerosos los hombres que se la sacuden, rascan y recolocan constantemente y en todo lugar, como si a cada momento temieran que ya no estuviera allí, yo no me cuento entre ellos.

  • NO SOBREACTÚEN, QUE PAREZCA QUE SE LO TOMAN EN SERIO

    Los encargados de estrategia y comunicación de los partidos políticos creen que los ciudadanos somos gilipollas y, probablemente, tienen bastantes razones para sostenerlo. Entramos al trapo con cualquier señuelo y tragamos anzuelos del tamaño del Titanic sin enterarnos de qué va la jugada.

    Pero el intento de Convergencia y Unión de fingir una ruptura para salvar los resultados de las elecciones es taaaan milimétrico que recuerda a los inventos del Coyote para atrapar al Correcaminos o a las estrategias chichinabescas de Pierre Nodoyuna.

    Han llegado a la conclusión de que el elector descontento o se decanta por opciones netamente independentistas (ERC) o unionistas (Ciudadanos, Podemos o cualquier otra opción menos el PSC, que ha demostrado no tener tampoco ideas comprensibles en este asunto) así que han tramado una estrategia de la Señorita Pepis. Como nuestras perspectivas de voto son penosas, vamos a tratar de conservar a nuestros votantes ofreciéndoles mensajes claros: tú te vas a por el voto indendentista (Convergencia) y yo intento mantener el voto conservador que no quiere saber nada de aventuras (Unión); así podemos evaluar el peso de las dos opciones sin hacer un gran estropicio y, si hay suerte, conservamos a los votantes trasvasándolos de un redil a otro sin pérdida. A la hora de la verdad ya harán con la representación obtenida lo que tengan que hacer.

    Lo sorprendente es que parece que el periodismo se lo ha tomado en serio y en lugar de tratar el asunto con el cachondeo que se merece, se han puesto a hacer análisis serios en las tertulias. El resto de los partidos callan. O se lo creen o no quieren levantar la liebre, que al fin y al cabo todos suelen jugar a lo mismo antes de las elecciones, rompiendo los pactos y haciendo como que se odian antes de que los pringados, digo los votantes, pasemos por las urnas.

  • Que cierren twitter y quee abran de nuevo aquellas páginas para bajarte pelis, las del chaval aquel gordito que detuvieron.

  • Ayer olvidé glosar la “liebre a la Royale”, plato combre de la gastronomía francesa junto a la “lamprea a la bordolesa”. Ambas joyas tienen en común una larga elaboración con la sangre de la bestia y vino. Es rito de paso probar estos dos platillos.

  • Me he metido en el supermercado muy ufano para comprar conejo, pero aquí es difícil conseguirlo. Sí había estos días de atrás, lástima. He conseguido, sin embargo, unas pechugas de codorniz que no se las salta un integrante de la raza zíngara, por lo que procederé a guisarlas con arroz siguiendo más o menos la receta que trajo Perroan. Eso sí, con menos aceite y con el arroz más seco. Y sin colorante alimentario, claro.

  • PESADILLA EN LA CUARTILLA (Las recetas)

    Hoy:

    Consejo asustao al lambrusco

    Ingredientes

    –Un conejo
    –Una botella de lambrusco
    -Aceite
    -Sal
    -Un ensayo de 900 páginas sobre el siglo de oro español

    Preparación

    Se da de beber lambrusco al conejo, con generosidad aunque cuidando de que pille el puntillo pero no llegue a emborracharse.

    Se agita amenazadoramente delante del animal el ensayo sobre el siglo de oro. Pueden leerse entretanto algunas interpolaciones de Cardenio para acelerar el proceso.

    Cuando el animalillo está bien asustado y comienza a pensar en el suicidio, se le agarra por las orejas y se le mete en la cazuela. Prepárese al modo tradicional o como le dé a uno la gana.

    Sírvase acompañado de música para vihuela y laúd.

    Bon Appétit.

  • 19 de junio de 2015 a las 12:17
    PERROANTONIO

    Cabe un apartado más, el E) o quizá C’). Que escribas recto y te lean irónico. En algún sitio leí que el divorcio en la iglesia de inglaterra se justifica con una ironía. El Viejo testamento abunda en casos de repudio, y en el Nuevo llegan los fariseos a preguntarle a Jesús que qué opina y él dice lo de “una sola carne” y “lo que Dios ha unido que no lo separe el hombre”, jodiendo la posibilidad del divorcio. Les bastó con querer entender que, como eran fariseos y venían a tocarle cojones, esas declaraciones eran sólo para escandalizarlos. Ergo, vale todo lo anterior.
    En definitiva, que casi cualquier cosa puede ser leída como cualquier otra cosa.

  • Muy cierto, Gaussage. Les sucede constantemente a los humoristas, las estrellas del rock o los poetas: nadie los toma nunca enteramente en serio cuando no hacen chistes, canciones o poemas.

  • Y hasta a los simples comentaristas de blog: si afirmo que la entrada de hoy me parece profundamente romántica, muy probablemente habrá quien crea que hay ironía o segundas lecturas en mis palabras.

  • (Pues sigo yo sola -a mi me da igual que me ignoréis ¿eh?, pues no tengo yo corteza ni nada; anda que no he bregado en batallas-. Resulta que dado el elevado conocimiento que poseo en guarromanticismo, afirmo que el más guarromántico del blog, sin ninguna duda y con diferencia, es Bremaneur.Guisar guisará como yo escribo (envenenando), pero en misivas de amor aquí no habrá quien a su sombra se aproxime)

  • 19 de junio de 2015 a las 18:07
    mgaussage

    19 de junio de 2015 a las 12:17
    PERROANTONIO

    Cabe un apartado más, el E) o quizá C’). Que escribas recto y te lean irónico. En algún sitio leí que el divorcio en la iglesia de inglaterra se justifica con una ironía.

    Pues sí. Todavía recuerdo con satisfacción cuando el profesor Calaza, decano de los genios de este país, onduló en el Faro de Vigo un modesto comentario de este servidor de ustedes a propósito de un manual matrimonial, escrito en 1885 por el reverendo E.J. Hardy y titulado Cómo ser feliz aun estando casado, en el que contaba cómo un aldeano, a la pregunta de si tomaba a esta mujer por su legítima esposa, contestó: “Sí, quiero; pero de todas formas preferiría a su hermana”.

  • Marqués, a mí no se me ha dado el caso de soñar con Rajoy y ni siquiera con Lucía Figar, ay, pero también adhiero la causa del compostelano impasible, un lujo de político en un país de impacientes, histéricos y jartibles como es el nuestro.

  • Para mi, lo que hace a la jarra Flaska imprescindible en un hogar euskaldún es esto:

    Antes de beber, agita la botella Flaska un par de veces. Al agua le “encanta” el movimiento, y se potenciará el efecto de la estructuración vibracional, ya que los dominios coherentes se ampliarán y consolidarán.

    Pídele en tu batzoki.

  • Yo ya había reparado, Sr. Gómez, pero pensé que era una licencia literaria y me pareció muy buena.
    Fusionando su errata con aquella famosa del BOE, hubiera quedado un glorioso:

    Conejo General del Joder Judicial

  • Cierto, cierto, pero el problema de la ironía en el discurso político es que te deja vendido. No puedes decir que no has dicho eso. Y defenderte diciendo que has estado irónico y que lo que ocurre es que tu interlocutor es gilipollas y no entiende, no funciona. Los bastardos te crujirán hasta el fin de los tiempos. No quiero poner ejemplos, que es muy feo.

    Luego está eso que dicen de malinterpretar cualquier cosa porque sí. Pero de ahí no se parte en desventaja y es facil evidenciar que los malintérpretes actúan de mala fe.

  • La ironía es un recurso de inteligentes actuando inteligentemente para gente inteligente escuchando con la inteligencia activada.

    Obviamente, nada que ver con la política.

    Por eso el discurso político es como es, generalmente, y molesta tanto a los que siempre quieren nivel. Pero, me temo, que sea necesario así. Y creo que así es en todo el mundo; no nos flagelemos mucho con esto.

  • 19 de junio de 2015 a las 01:06
    el profesor sucundúm

    Qué canción más chula D. Julio.
    ¿Por qué los británicos hacen una música tan cojonuda?

    Gracias, Profesor. A mí me suelen gustar más los rockeros si son americanos y los poperos si son británicos, aunque con tantas excepciones en ambos casos que es como si no hubiera dicho nada. Si le ha agradado lo de Crybaby (Danny Coughlan), seguramente le gustará también TODO lo de Richard Hawley, que es su influencia más cercana en esto de la balada rock a lo Roy Orbison. De Hawley, del-que-tengo-todos-sus-discos, por supuesto, es también muy fan uno de nuestros antiguos camaradas nickjournaleros, Jordi Bernal.

    Por cierto, ¿es usted nuevo en éste y anteriores predios post-arcadianos? Se le ha visto muy suelto y con muchas tablas desde el principio y eso me hace pensar que tal vez le conocimos con otro u otros alias.

  • 19 de junio de 2015 a las 18:46
    GACHOINLOWERCASE

    Yo también coincido en que Bremaneur es un romántico. No lo digo más porque me emociono al leerlo, que yo también soy de los que miraban a las niñas saltar a la comba por verles las bragas. Sin Moncayo por medio atesoro recuerdos guarrománticos de ropas interiores.

    19 de junio de 2015 a las 19:21
    GÓMEZ
    “Sí, quiero; pero de todas formas preferiría a su hermana”.

    Lo del aldeano me pasó a mí personalmente en mis propias carnes, aunque parezca impensable.

  • Gracias por la info D. Julio, no los conocía y lo escucharé.
    Estoy de acuerdo con lo de USA/UK y como siempre he sido muy popero, por eso lo de los británicos. Aunque uno de los tíos que más me ha hecho disfrutar con, alguna, de su música es Tom Waits, así que como si no hubiera dicho nada, tampoco.
    Soy un fans total de D. Arcadi, de su peluquero no, y conocí esto por D. Santiago hace poco, así que no creo que nos hallamos encontrado antes.
    Pero ha sido un placer y por aquí seguiremos, con permiso de los capos y de la parienta.
    Salud.

    (Aunque aquí nadie saluda, ni contesta, ni se despide, ni leches… vaya peña!)

  • En relación con lo de Pirata-Espada de ayer:
    1.- “¿Pueden las máquinas que operan independientemente del control humano directo interactuar de forma coherente con humanos de maneras que los humanos crean que siempre están interactuando con otros seres humanos y no con máquinas? “

    Me remito al artículo de Turing publicado en 1950 bajo el título “Computing machinery and intelligence” (Mind) respecto a la inteligencia artificial : ¿pueden las máquinas pensar?

    2.- “la máquina asociacionista-conexionista que opera con principios estocásticos en vez de con principios dependientes de una estructura podría no entender jamás el sentido o la sensibilidad de todo ello”

    Un humano tampoco.

  • Hubo una vez en que uno saludó, y le echaron.
    Aquí todo es mentira, o tal vez ironía, sobre todo cuando escriben “le enviaré un correo por lo privado”.

  • Follan (sí, joder, Follan). No me atrevo a enunciar en abstracto (creo que tú tampoco deberías). Pero algo sé de lo concreto:

    1.- “¿Pueden las máquinas que operan independientemente del control humano directo interactuar de forma coherente con humanos de maneras que los humanos crean que siempre están interactuando con otros seres humanos y no con máquinas? “

    No. Las máquinas no interactúan. Reaccionan de la forma programada por el humano. Cuando el humano que la usa se colapsa y no actúa como el humano que programó la máquina previó, la máquina no interpreta ni matiza. Se colapsa también.

    2. “La máquina asociacionista-conexionista que opera con principios estocásticos en vez de con principios dependientes de una estructura podría no entender jamás el sentido o la sensibilidad de todo ello”. El humano, dice Follan, tampoco.

    No todos los humanos, desde luego. Pero el humano adecuado en el momento adecuado, sí. La guerra, la aviación o el deporte están llenos de ejemplos.

  • ASTEROIDES AMOR
    (Para ALBERT, que igual ya lo sabía a lo mejor):
    A finales del siglo XX el único asteroide no conocido que nos quedaba es «un objeto denominado 719 Albert. Se lo vio por última vez en octubre de 1911 y volvió a localizarse por fin en el año 2000, después de estar 89 años perdido». Eso en Bryson; la Wiki informa de que 719 Albert pertenece al grupo de los asteroides Amor.
    SIS, SIS, SIS, hemos leído bien. Hay Amor I, Amor II, Amor III y Amor IV.

    Estoy disfrutando mucho con el libro de Bryson, amigus.

  • ¿Pueden las máquinas que operan independientemente del control humano directo interactuar de forma coherente con humanos de maneras que los humanos crean que siempre están interactuando con otros seres humanos y no con máquinas?
    I have not the smallest molecule of faith in aerial navigation other than ballooning.
    William Thomson. O sea, Kelvin.

  • Me acuerdo de aquel jamón que tuvimos. Cuando estaba solo en casa no sólo me ayudaba a matar el aburrimiento, incluso diría que pasaba muy buenos ratos. Lo echo tanto de menos.

  • Yo no entiendo que significa eso de ‘operar independientemente del control humano’.
    A HAL, cuando empieza a ponerse farruco, va el humano y lo APAGA.

  • Voy a poner un pienso que tengo: tengo un pienso y lo tengo de poner.
    Estoy hasta los huevos de la Filología, a mí lo que me gusta es la Física. No es verdad, pero al leer el librito de Bryson —no, no me olvido de que es divulgación de una ciencia sin matemáticas y por tanto de una ciencia de mentirijillas (que SUIII, que ya lo SUEEE…)—, experimento agudamente la certeza de lo importantes que son los profesores en las etapas básicas del aprendizaje, ellos son el gran estímulo o el antiestímulo para los saberes que pueden llegar después, el esfuerzo mediante y algunas satisfacciones paralelas (personales y sociales) en resultante.
    Recuerdo a mi profesora de Física de segundo, le llamábamos «la Negra». ¿Por qué? Porque era morena. Tenía fama de dura y exigente, pero mi recuerdo imborrable es su gesto de asco permanente; involuntario, seguro, pero igualmente decisivo desde el punto de vista de la comunicasión. Pasaba mucho de nosotros, no sé si creía en la Física, pero carecía del más mínimo afán proselitista para con su iglesia científica. Por otra parte, también estoy muy convencida de que no es la Pedagogía con su farfolla y catálogo de filfas lo que provee de cualidades profesorales sino el amor por la materia que sea y una buena preparación en ella.

  • Amor por la materia, pero sobre todo por los aprendices, Sra. Procuro.
    Yo tuve a un tipejo por profesor que el primer día de curso, ante la pregunta quizás un poco simple de un alumno, explotó hecho una furia gritando,
    !Son Vds. unos ignorantes!
    Por qué otro motivo pensaba el imbécil que estábamos allí?

  • Nadie que no tenga un mínimo de empatía e interés por los demás debería trabajar en contacto con la gente.
    Y esto vale para un camarero y un catedrático cuando da clase.
    Pero, a mi me parece que la mayoría está ahí porque no queda otra.

  • Si, si. Interés y respeto (por ambas partes, sin duda, capo Bremaneur) ya sería la hostia.
    Lo del amol se lo dejaremos al Sr. Satur que está callado como una lumi muda ante el paso de gigante que dio el Real Madrid ayer para alcanzar el triplete.

  • Ando riendo lo mío estos días. Les hablé ya de la serie Un pringao por el mundo [An idiot abroad] que pasaron hace un tiempo por el canal Discovery. Karl Pilkington es mi héroe televisivo. Una mente maravillosa de verdad. Sus reflexiones sobre lo que le rodea siempre resultan tan sorprendentes como hilarantes.

    Los creadores de la serie lo definen en la cabecera de cada capítulo como “un imbécil, un imbécil con la cabeza hueca. Un payaso. Un pringao. El típico inglés que no quiere salir de su zona de confort”.

    La primera temporada estaba basaba, básicamente, en ir preparándole putadas mientras viajaba a ver las Siete Maravillas del mundo. Algunas de estas maravillas no le impresionaban: “[el Cristo Redentor de Brasil] se parece a una figurita que tiene mi tía Nora junto a la televisión”..

    No sabía que habían rodado una segunda temporada (creo que la tercera es con un enano) de la serie, pero la encontré por casualidad el otro día en youtube. Las putadas continúan, pero la serie parte de un supuesto distinto: una lista de cosas que alguien haría antes de morir: subir al monte Fuji, avistar una ballena, ver glaciares, ir a un safari, recorrer la ruta 66, encontrarse cara a cara con un gorila, etcétera.

    Pero el problema es que se trata de la lista… de otra persona. No de la de Pilkington.

    “No es su lista”, aclaran, riendo a carcajada limpia, los creadores de la serie.

    “Si fuera a morirme jamás subiría al monte Fuji”, dice el protagonista, por ejemplo, antes del viaje.

    Dos momentos impagables. Ruta 66: una fiesta de abrazos, caricias y pijamas en medio del desierto (“te encantaría ir en el metro de Londres en hora punta”) y su entrenamiento como luchador de sumo.

  • Le regalo un chupachuts a una niña y su padre le obliga a devolverlo. “El azúcar no es bueno para los niños”, dice afeándome el gesto. Yo me cago en su puta madre para mis adentros.

  • En los colegios transmiten información como si eso fuera importante y es, tal como yo lo veo, secundaria. Hasta bachillerato deberían enseñar lengua y matemáticas, nada más, pero seriamente. El contenido sólo el necesario para tener qué leer o que sumar y restar. Una vez un tipo es capaz de entender perfectamente lo que lee en una novela, un manual de instrucciones de una máquina o un libro de divulgación científica normal y corriente, el resto es leer más libros. Con ese nivel de comprensión lectora bien asentado te puedes ir a casa y leer el periódico y ser un ciudadano con posibilidad de ampliar conocimientos por tu cuenta, irte a una FP y que te entrenenen rápida y adecuadamente en algunos recovecos de una técnica concreta o entrar en los estudios superiores y asimilar rápido información de muchas fuentes.
    El asunto es que nadie se preocupa de que la gente salga del colegio sabiendo leer, escribir, sumar y multiplicar. Entendiendo qué lee y sabiendo escribir lo que piensa. Entendiendo un razonamiento matemático y reduciendo a una fórmula un problema de la vida diária.
    Los contenidos son inútiles, incluso desde el punto de vista del crecimiento personal, si no se es capaz de usarlos, que es el instante en el que los entiende.
    Todos hemos tenido profesores que transmitían información y otros que, y confieso de que ni idea de cómo lo hacían, transmitían cómo pensar. Creo que incluso los que lo conseguían era por casualidad, que no eran conscientes de que lo hacían o al menos de cómo lo hacían.

  • 20 de junio de 2015 a las 12:34 Satur
    Le regalo un chupachuts a una niña y su padre le obliga a devolverlo. “El azúcar no es bueno para los niños”, dice afeándome el gesto. Yo me cago en su puta madre para mis adentros.

    Me solidarizo y me cago en su puta madre para mis adentros, too. No somos más imbéciles porque no sabemos cómo.

  • Están saldando en FNAC (4.99 euros) un raro doble CD de Steve Reich. Es del 98 y en él diferentes Dj’s hacen un remix con su música. Lo interesante es que son temas de los años 60 y su música electrónica es tan infecciosa como la mejor actual. Este judío fue un pionero. Los 1000 watios de mi disco nunca han estado mejor utilizados.

  • Me acuerdo de que en BUP el profesor de historia nos preguntó por lo que había ocurrido en no sé qué guerra de antes de Cristo. Comenzamos a protestar porque no nos había explicado el tema hasta entonces. Y nos dio una lección inolvidable. Nos obligó a preguntarnos qué ocurría después de una guerra: hambrunas, enfermedades, migraciones, etc. Antoni Bons, se llamaba. Un genio.

  • Yo estoy básicamente muy de acuerdo con el comentario del Sr. Mgaussage pero cuando veo este vídeo (ha sido uno de los más vistos en TED y probablemente lo conozcan pero no puedo evitar ponerlo) también me gusta lo que dice Sir Ken y entonces pienso que no me aclaro.

    (Menos que con el tarao de Pilkington, pero se reirá, Sr. Gómez).

  • 20 de junio de 2015 a las 12:43 MGaussage
    «El contenido sólo el necesario para tener qué leer o que sumar y restar».

    MGauss, esto es importante. Aprender a leer no es descifrar letras maquinalmente, es interpretar contenidos, eso que despectivamente califica de información. No estoy discutiendo su reivindicación de los lenguajes simbólicos, solo quiero poblematizarla porque, para mi gusto, peca de altamente paradójica por clara y sensilla.

  • A estas alturas debían saber que una chupachups es un “veneno” y no creo que esté bien ir ofreciendo veneno a los ninios que pasan por la calle. Tampoco recomiendo ofrecerles tabaco, como supongo hará Proc, ni drogas psicotrópicas como por ejemplo el Redbull.

  • Uno coge el chupachuts y le explica a la ninia que se lo tiene que guardar para otro momento, que no tiene que comerse veinte al día, etc. Un padre enseña. Uno de verdad, no un payaso que un día se la hincó a una y le dejó el grumo dentro y pasó lo que pasó.

  • Cada vez que veo una noticia del MattLaren de Alonso me acuerdo de cuando iba con mi padre a los desguaces a comprar piezas para el 850.

  • La culerada intenta ningunear los éxitos del Real Madrid pero no caeremos en sus burdas provocaciones.
    El triplete está más cerca.

  • Con este disco , me acuesto y me levanto. Esas cosas que escucha el marqués en el zulo me quedan a unas cuantas vidas futuras de distancia. Ya, dirán que Rach+Richter son una combinación un poco demasiado elegíaca para el verano. Tienen razón.

  • ADDENDA AL TEMA CiU

    Interpelado por el Sr. García Paredes sobre si los efectos de la Ley d’Hont no harían que esta división del voto fuera siempre negativa, conviene precisar.

    Ciertamente en un escenario bipartidista la concentración del voto es favorecida por la Ley d’Hont. Lo que ocurre es que la irrupción de los partidos emergentes (Podemos y Ciudadanos) ha desbaratado el juego. Ahora juegan la partida muchos actores con posibilidades (PSC, PP, Ciudadanos, Podemos, ERC, IC…) y CiU ha constatado su hundimiento en las elecciones municipales. Es momento de cambiar de estrategia e intentar salvar los restos del naufragio en un escenario que podría quedar muy fragmentado. Puesto que la marca CiU ya no convence, no parece una mala estrategia que Unión intente que no se le escapen votos hacia Ciudadanos y que Convergencia trate de que no huyan sus votantes hacia ERC. Este mecanismo tiene una virtud añadida, abre el abanico a la hora de negociar los pactos poselectorales, que como se acaba de ver pueden ser tan decisivos como los propios resultados de las elecciones en escenarios muy fragmentados.

    El aparcar a su sector independentista (Ibarretxe) le ha dado al PNV en el País Vasco unos muy buenos resultados. Puede que Unión haya sacado lecciones del juego de Urkullu.

  • Muchas gracias, Procu. Leí el libro de Bryson hace años, y desde luego no recordaba el dato. No entiendo por qué no enviaron al Philae a esos asteroides: hubiese funcionado mucho antes y mucho mejor rodeado de tanto amor. Por lo menos eso planteaba Interstellar con toda seriedad, que el amor es también un fenómeno físico como el espacio-tiempo o la gravedad. Si no la ha visto, ahora que está metida con el libro de Bryson quizá la película por lo menos le entretenga, y en ese caso quizá le interese también este artículo-diálogo del entusiasta Campos.

  • AAAY, Albert. SNIF, qué poco coincidimos en las películas de esta dimensión del espaciotiempo últimamente, SNIF. He visto Interestelar y no me ha gustado. No por razones científicas, evidentemón, habrá sido por la historia o por la manera de contarla. Soy poco aficionada a la ciencia ficción, aunque reconozco que es un género lleno de encanto filosófico. Como ejemplos de pelis de fantaciencia que me han gustado, solo puedo recordar ahora Solaris (la vieja) y E.T.

  • Aprender a leer no es descifrar letras maquinalmente, es interpretar contenidos, eso que despectivamente califica de información.

    Estoy de acuerdo. Pero el acento ha de estar en las habilidades, no en el contenido. Es frustrante y hasta absurdo el aprender a hacer puzzles con hojas en blanco. Se aprende a hacerlos con figuras sencillas primero, luego fotos y finalmente cuadros de bordes difusos. Pero lo importante es aprender a hacer puzzles, no los dibujos, que son instrumentales. Si uno asimiló bien el asunto podrá hacerlos con cualquier motivo y acabar disfrutando, incluso, de hacerlos con hojas en blanco.
    La información varía constantemente y más aún varían sus presentaciones, la ordenación y los posibles usos. Cada vez hay más datos, interpretaciones y teorías. No se puede saber todo, pero de puede estar en disposición de, llegado el caso, ponerse al día de casi todo.
    A mí no me educaron así. Me pasaron información que olvidé del todo o que está almacenada pero irrecuperable. En algún momento empecé a entender lo que leía, por mi cuenta, limitadamente, sin que mediara acción alguna por parte de los profesores ni mía consciente. Echo de menos que alguien se hubiera preocupado por abundar en eso y no en que recordara todas las características de los celentéreos y cosas así.

  • Profesor, soy muy fan de Sir Ken. El segundo de los vídeos, que es el primero de los de TED, se lo envío a todo el mundo. No solo cuando se habla de educación sino también cuando se habla de hablar en público. Como presentación me parece perfecta en fondo y forma.

  • Procu, la verdad es que la película sólo me gustó más de lo que esperaba, que era muy poco. Sobre las Solaris de Tarkosvky y de Soderbergh (“you’re not Gibarian”) recuerdo haber dado la brasa hace tiempo en lugares precedentes de este. Me gusta más la nueva, con perdón.

    ——

    Gaussage, lo que yo estudié se llamaba Educación General Básica, que era un nombre muy bueno que nunca debieron cambiar. Creo que la frase era de Cela: “cultura es el poso que queda después de olvidar lo que se aprendió”.

    ——–

    Cuando se enteren de quién es, Savater se convertirá en el enemigo público número uno de estos como ya lo fue de los otros. Al tiempo.

  • Una de las grandes películas de King Vidor, el mundo en marcha, trata de un padre de familia al que las circunstancias le dejan fuera de juego.
    Esta escena se sale.

  • 20 de junio de 2015 a las 15:08
    Procuro fijarme

    Piacere, Proc. Usted sí que sabe.
    ______
    20 de junio de 2015 a las 17:50
    Claudio Sífilis

    Emocionante, don Claudio.

  • Pues a mí me parece que todo lo malo se pega y que ustedes hablan ya como si fueran ediles de Educación de la Abuelita. El despreciar los “contenidos” es un viejo mantra de una izquierda intoxicada del ginebrino ( y no me refiero al rollete que tiene allí Pi). Pretender que sabiendo leer y escribir, aunque sea muy bien, vamos a ser capaces de aprender es broma pesada. Necesitamos la pátina de la cultura heredada que nos va a orientar discerniendo lo que es de valor. Si disfruto con la rara música de Messiaen es porque mus mayores me han orientado, me han dirigido hacia él, pretender que lo hubiera descubierto por mi cuenta es confiar en el azar y en la posibilidad infinitesimal.
    Veo con sorpresa que son casi todos ustedes radicales de izquierdas cuando no feminazis y desviados.

  • Ya lo conté. El mejor profesor que tuve en mi infancia compaginaba sus labores docentes con su trabajo de inspector de policía. Al entrar en el aula, se sacaba la pistola de la sobaquera y la dejaba sobre la mesa. Sus clases eran un remanso de paz. Sin embargo es de justicia señalar que, pistolas aparte, era un gran profesor. Me temo que no logró que los polinomios me importaran un pimiento, pero sí que me ayudó a comprender cosas tan importantes para mi vuda futura como, por ejemplo, el efecto sedante que puede causar en las bestias la visión de una 9 milímetros.

    Por otra parte, pienso que uno debería dejar de estudiar el día que miras la cara de tus profesores y te das cuenta de que difícilmente van a enseñarte nada que no puedas aprender por tu propia cuenta si te interesa lo bastante. Hablo de aprendizaje puro y duro, que conste. Los títulos y todo eso son harina de otro costal.

  • Con respecto ⎯y con mucho respeto⎯ a la semipolémica entre formas (procedimientos, habilidades) y contenidos, creo que no es impertinente la comparación con lo que significa la adquisición de una lengua en los niveles gramatical (reglas, limitadas y recursivas) y léxico. La gramática se adquiere relativamente pronto de un modo casi completo a una edad temprana mientras que el vocabulario se aprende a lo largo de toda la vida. La gramática es el fundamento de la creatividad y la plasticidad lingüística, pero una lengua sin léxico es inhablable, además de inconcebible. (De hecho, las propias reglas pueden ser consideradas solo una excrecencia de las unidades léxicas que contienen interiormente un alma de ambiciones conectivas y sintácticas). El vocabulario es un listado inacabable que requiere ser almacenado, es decir, memorizado y puesto en un mapa que conecta con la experiencia y el conocimiento del mundo (los celentéreos). La educación básica y obligatoria debe proveer de ese vocabulario básico que es la terminología de las distintas disciplinas del conocimiento, aunque luego lo olvides o lo sustituyas en su tenor literal, porque si no, no hay habilidades ni capacidad lectora de ninguna clase, I’m afraid. (Que soy Fred, o como se diga).

  • He visto los dos vídeos de Robinson: me he reído con ganas y ha habido un momento en que se me han salido las lágrimas de los mis ojos ⎯a mí, que soy más dura que las piedras⎯. Es un grandísimo orador y también tiene lo suyo de sofista (pedagogo) y demagogo ⎯soy un Fred⎯.

  • Una máquina estruendosa recopila y empaqueta las pacas de paja. Su labor hecha con nocturnidad desata la imaginación. Se me antoja el ruido de los batanes.

  • Si hablamos de qué deberían aprender los que van a acabar la educación obligatoria –hasta bachillerato– y concluímos que ese medio no es el adecuado para acceder a la cultura más elevada, es claro que tenemos falta de comprensión lectora.