Lemánicas. II La Golondrina

Golondrina5
Por Pirata Jenny.

Por fin un día viernes, agotado el momento mortuorio, Dominique Zaffaroni o Zaffinetti propone, como quien sugiere un picnic, una excursión de reconocimiento a la futura tumba, pero a la zaga le corren otros egos, como el de Fabien Faé, que el día anterior ha botado por primera vez su barca, la criatura nacida de sus propios dedos en un hangar de la Francia vecina, en el embarcadero del Pâquis, a un precio que Claude ha pretendido sin fruto desvelar. Entiende Fabien que no hay asuntos más graves que tratar que el bautizo de La Golondrina, y Dominique que dado lo rápido y tan callando que se viene la muerte no hay visita más urgente que la del cementerio de los Reyes, y las dos últimas horas transcurren en una escaramuza en que ambos bandos exhiben sus mejores armas, en liza desigual, porque quién en su sano juicio se decanta por una tierra exánime frente a la otra tierra cuya respiración mece las aguas, por la lombriz frente al pequeño albur centelleante del lago o, en definitiva, por un cuerpo inerte frente al capitán gesticulante que se bate contra el viento sobre el puente de popa. De modo que, antes de disolvernos, acordamos dar preferencia a La Golondrina, que al fin y al cabo existe y está allí, frente al sepelio de Dominique, que al fin y al cabo también está aún aquí, y Dominique se marcha sin pagar sus consumiciones y Fabien nos emplaza al día siguiente de buena hora al pie del monumento a Brunswick.

Antes que nadie debería haber estado él, al fin y al cabo es su vástago a quien se trata de cristianar, y sin embargo soy yo la primera en llegar, así que echo a andar para hacer tiempo, mientras las primeras gotas empiezan a repicar en el pequeño estanque rectangular, sobre los tejados de las casas y los toldos del hotel Richemond, hacia el embarcadero, y luego hasta el extremo del pontón, con la intención de identificar el objeto en que se han convertido al fin las cuadernas y líneas de agua que Fabien nos ha dibujado innumerables veces en servilletas dobladas, en el reverso de las facturas de Isis, en hojas arrancadas a mi cuaderno, pero la mayoría de las barcas están cubiertas por una lona, desisto rápidamente, y me conformo con contemplar la entrada de la tormenta en la rada, el chorro de agua que se yergue vertical noventa metros para de repente caer desmañado, a merced del aire como las velas de una embarcación ante una inexperta maniobra de viraje, las tinieblas que poco a poco se desprenden del cielo. Trato de imaginar cómo debieron ser esos meses inmediatamente anteriores a la exposición universal de 1896 en que los ochenta mil habitantes de la ciudad contemplaron atónitos cómo en poco más de un año el viejo embarcadero, el Vieux-Pâquis que aún se mantiene en pie pero en desuso un poco más allá, era sustituido por este otro, y la llanura de Plainpalais y el margen derecho del Arve se cubrían de pabellones que exhibían el progreso de Suiza en todos los campos del saber técnico y las bellas artes y de una zona de esparcimiento de cuarenta y ocho hectáreas, el Parc de la Plaisance, donde el visitante podía asistir a una representación del teatro de sombras javanés, pasear por un bazar turco, merendar en una confitería suiza o, previo pago de la poco módica suma de tres francos, fotografiarse junto a uno de los doscientos negros traídos del Sudán para poblar el pequeño terreno vallado en los confines del parque, a cuya entrada un letrero forjado en hierro anunciaba: “Aldea negra”. La idea de complementar el carácter marcadamente local de la exposición con una nota exótica había partido de Louis Alexandre de Sainte-Croix de Ténériffe, que una vez ganado para su causa el comité organizador viajó al África interior para reclutar él mismo a los indígenas y transportarlos a bordo del Béarn hasta Marsella. La llegada del cortejo de Alexandre a la estación de Cornavin, precedido por la fanfarria de Carouge, un landó ocupado por los miembros del comité, tres docenas de automóviles engalanados con flores y cintas de colores, cuatro asnos, una reata de macacos enlazados entre sí con cadenas y una bandada de guacamayos con las alas cortadas, todo lo cual garantizaba que el conjunto no se dispersara por tierra o por aire, dio pábulo a toda suerte de especulaciones sobre la vida oculta de los indígenas más allá del horario de visita o de sus sonadas apariciones públicas: una representación del Guillermo Tell de Rossini, una velada en las salas de juego del Kursaal, la conferencia del profesor de zoología Émile Yung (“Características antropológicas de la raza negroide a partir de algunos de sus representantes del Sudán occidental. Parentesco de esta raza con otros negros africanos y distribución geográfica”), pronunciada ante un pabellón Raoul Pictet lleno hasta la bandera de un público entregado y exultante. Los rumores sobre las lascivas incursiones nocturnas de las mujeres ginebrinas a las cabañas de adobe, sobre la celebración de sacrificios paganos o sobre los conciliábulos en los que el grupo debatiría cómo eludir la repatriación para iniciar una nueva vida en las nieves perpetuas de los macizos alpinos, no obstante saberse por un sinnúmero de noticias aparecidas en la prensa local que los negros no habían dejado de demandar mantas y más mantas desde su llegada el 27 de abril, durante lo que restó de primavera, a lo largo de todo el verano y hasta que abandonaron la ciudad en el mes de octubre, poco antes de que cayera la primera nevada, tardaron años en desvanecerse. Las obras de la exposición se extendieron también al otro lado del río, al triángulo de tierra que forman en su confluencia los meandros del Aire y el Arve, la casi isla que los ginebrinos llamaban, por lo apacible del paisaje, la Californie, donde se desplegó su atracción más célebre, la aldea suiza. En realidad, se trataba de una amalgama de arquitectura popular, vestimentas y oficios de los distintos cantones, doblemente irreal porque hacía tiempo que esa representación alpestre y pintoresca de las esencias de la patria había quedado engullida por la industrialización y la expansión urbana. La comisión a cargo del diseño de la aldea parecía consciente de ello. No existe hoy exposición alguna, dice en su informe, después de aludir como precedente a la reproducción de un burgo medieval en la exposición de Turín de nueve años atrás, que no comprenda algún tipo de restitución del tiempo pasado. Dominando el inmenso artificio de chalets, granjas, establos e iglesias a escala natural, los arquitectos habían diseñado una maqueta de escayola de los Alpes berneses, sus valles y sus pastizales, montada sobre un costillar de madera, y en el vientre vacío de la montaña habían extendido un panorama colosal de los Alpes dibujado a la manera que popularizó Pierre Prévost, una tela de dieciocho metros de altura por ciento quince de longitud en cuyo centro se alzaba la cumbre de la Jungfrau, la apoteosis de la visita. No sé cuánto tiempo estuve pensando en cómo el paso de los años recortaba a nuestros ojos las distancias entre los pobladores míticos de la aldea suiza y sus visitantes de hace un siglo, en la posibilidad remota de que algunos de los actuales moradores de la ciudad fueran descendientes de aquellos negros del Sudán, en si dentro de unas décadas lamentaríamos los zoológicos de animales como hoy nos abochornamos de ese zoológico humano, si seguiríamos midiendo con el mismo afán el tamaño de los cráneos, la anchura de las narices y el espesor del pelo, en ésas y parecidas cosas pensando mientras observaba tras la cortina de agua los ires y venires de los millonarios sauditas y sus esposas emboscadas bajo los burkas ante el Grand Hotel Kempinski, que hoy se levanta donde estuvo el Kursaal, hasta que escuché la voz de Fabien a mis espaldas. Hoy, dijo, no es definitivamente un buen día para el bautizo, les invito a un café. Me volví y les vi, a él y a Piccolo, cuyo paraguas apenas superaba la cintura de Fabien y por tanto no impedía que Fabien también estuviera, como yo, rezumando agua. Bien, pero cuál de todas es, le pregunté. La tiene usted justo bajo su vista, es la única que no tiene toldo. Era la más majestuosa reencarnación que habría podido imaginar del dibujo a lápiz en la servilleta.

215 comentarios

  • Ha caído en mis manos la Obra Completa de Goethe editada por Aguilar y recopilada y traducida por don Rafael Cansinos Assens.
    Qué gran tarea la de Aguilar, uno ante estos tres tomos lujosamente editados siente el peso de su oceánica ignorancia y la certidumbre de morir sin apenas haber conocido.
    Me enfrasco en la lectura de su Guillermo Meister, novela prodigiosa de la que apenas tenia vaga referencia.

  • Me sorprendió ayer el espectáculo de las derechas vergonzantes, que afirman su izquierdismo como coartada moral.
    Las propuestas políticas pueden ser de dos tipos: demagógicas o realistas. La izquierda apuesta masivamente por las demagógicas, lo que es una prueba de debilidad intelectual. La reforma laboral y fiscal del PP es realismo sin demagogia, como bien explico ayer el (sorprendente) izquierdista.
    ZP montó el lío de las energías limpias y renovables que ha resultado insostenible. Los mismos que blasfeman contra la factura de la luz se olvidan que una gran parte de ella es para financiar el negocio de las renovables. Unos cuantos ambiciosos que iban de ecologistas quisieron forrarse con las renovables (por ej. fondos de Abu Dabi o el Deutsche bank) y ahora protestan porque el Gobierno ha bajado las primas. Demagogia vs realismo. Inteligentes vs obtusos.

  • Pi: En el derroche de dolor ¿qué pensamos?
    Más hermosa que un ajustado quite por verónicas.

    P.D.
    Srta. Bellpuig corríjame por favor ayer un ‘Emppieza’ y sobre todo el ‘NO’ que es un SO. Cosas del celular en el zulo.

  • Cuando Zapatero -y sus electores- decidieron primar las fotovoltaicas el argumento para el inversor era contundente: no hay nada más seguro que el BOE.
    Luego el BOE vino con aquello tan español de Donde dije digo digo Diego.

  • CARTESIANISMO
    Si pones en el eje de las abscisas la libertad y en de ordenadas la igualdad, la gráfica traza una diagonal implacable desde la imposible esquina superior izquierda hasta la también utópica esquina inferior derecha. Para definirse ideológicamente uno sólo tiene que elegir su lugar en la función y no hacerse trampas al solitario.
    El esquema, y comprendo que esto duela, funciona perfectamente representando derechos y libertad(es).

  • Esta mañana se me ha acercado una desconocida con una tarjeta de metro en la mano: “Me voy y ya no la voy a usar. Le queda uno cuarenta y cinco. Ten”. “No, gracias”, he respondido yo de inmediato. No tengo ni idea de por qué, habré supuesto automáticamente que me quería asaltar y agredir. La famosa criminal de la tarjeta de metro envenenadita. Me he quedado con un ánimo mierdoso que me lo tengo muy bien merecido.

  • CARTESIANISMO (II)
    Si pones en el eje de las abscisas a la Arrimadas y en de ordenadas a la Maestre, mi nabucodonosor traza una diagonal implacable desde la imposible esquina superior izquierda hasta la también utópica esquina inferior derecha.

  • La pasión que se pone en esas obsesiones que se construyen con las manos, luego de dibujarlas mucho en servilletas, es difícil de transmitir y llevarlas a cabo producen satisfacciones infantiles, mejores incluso que la primera cabaña en el árbol.

  • 22 de junio de 2015 a las 10:11
    Sr. Verle
    Srta. Bellpuig corríjame por favor ayer un ‘Emppieza’ y sobre todo el ‘NO’ que es un SO. Cosas del celular en el zulo.

    Corregido.

    [Señoritos directores, ¿por qué no activamos otra vez la autocorrección de comentarios?]

  • Buenos dìas, marqués. Qué te has puesto hoy, calcetines blancos o rojos? Y la corbata, con cadenitas o floresdelis?

  • ¿Pero el bonometro/bus no funciona por viajes?
    Le queda uno cuarentaicinco….muy sospechoso.
    Yo creo, Sra. Procuro, que había algo sucio; no se flagele, hizo Vd. muy bien.

  • Ser de derechas no incluye vestir como un petimetre. Calcetines si gasto, aunque no corbata desde hace años.

  • A mi, el otro día una vieja me levantó las gafas de sol en la barra de un bar y me dijo (cómo la pillé es largo de contar) que era para llevarlas a objetos perdidos.

    Yo no me fío un pelo de las viejas.

  • Llevo varias horas fantaseando con la Maestre, y que me la encuentro casualmente y la invito a unos vinos y charlando charlando la convenzo de que el comunismo es un error, pero entonces se me hace falangista y me obliga a vestirme de uniforme y a realizar prácticas abusivas relacionadas con ciertas fantasías del puterío que me da vergüenza explicitacionalizar aquí, y entonces para salvaguardar mi libertad humana me hago perroflauta, pero es demasiado tarde porque ella ya está osesionada conmigo y entonces ella vuelve de nuevo a hacerse perroflauta y a enseñar las domingas los domingos en misa de once y yo voy con ella y me bajo los pantalones y hago el molinillo con el nabucodonosor y luego nos vamos de litronas con los colegas y empezamos a leer a Marts, pero descubrimos que Marts es un peñazo y entonces nos hacemos de Siutadans y emigramos a Barcelona a combatir el nacionalismo y conocemos a la Arrimadas y nos convertimos en su mano derecha y se enamora de nosotros y vivimos comunalmente y se enteran los de Siutadans y nos echan del partido por inmorales y entonces nos vamos a vivir a Lugo y damos clases particulares y creamos un huerto bioquímico de esos y al final me pongo a currar en la costrución mientras ellas no paran de parir y tenemos doce hijos por lo menos pero vivimos felices y comemos cogornices.

  • Me está dando un poco de mal rollo la cuenta atrás.
    ¿Se puede cancelar, acelerar, deshabilitar o algo?

  • Mercutio 22 de junio de 2015 a las 10:48
    CARTESIANISMO
    Si pones en el eje de las abscisas la libertad y en de ordenadas la igualdad…

    Un profesor de economía que tuve ponía en un eje la Libertad, en el otro el Orden (o la Seguridad) y lo mismo: sitúense donde prefieran

  • Y Otegui podrá volver a ser candidato a algo porque el supremo hizo una chapuza en la redacción de la sentencia.

    Este país es la polla, aquí no se libra nadie, del fontanero al supremo (este supremo no merece mayúscula). Con la de gente que tendrán allí para mirar estas cosas…

  • “Un profesor de economía que tuve ponía en un eje la Libertad…”

    Pues teniendo en cuenta que España es uno de los paises del mundo con mayor aversión a la incertidumbre (Geert Hofstede), es decir que más busca orden/seguridad, ya sabemos dónde queda la libertad.

  • 22 de junio de 2015 a las 10:48
    MERCUTIO

    22 de junio de 2015 a las 11:55
    FUNES

    Yo pensaba así, pero ya no lo tengo tan claro. La libertad no es el espacio residual que la Ley no ocupa. Una ley bien hecha aumenta la libertad.

  • De todas formas los científicos sociales, con una gran envidia de pene por las ciencias exactas, siempren andan construyendo estas abstracciones con apariencia matemática para sentirse reconfortados, o lo que sea.

  • mgaussage 22 de junio de 2015 a las 12:05

    Yo pensaba así, pero ya no lo tengo tan claro. La libertad no es el espacio residual que la Ley no ocupa. Una ley bien hecha aumenta la libertad.

    Pero… Ud. ha cambiado “Seguridad” por “Ley”

  • Encanado en la lectura de la prensa, los enlaces de facebook a revistas, etc., agradezco leer las Lemánicas de Pi. Porque son intensas y porque su escritura se eleva por encima de las frases encadenadas que, en general, tenemos que tragarnos a diario en los periódicos.

  • 22 de junio de 2015 a las 12:36
    FUNES
    Pero… Ud. ha cambiado “Seguridad” por “Ley”

    Igual doy un salto pero creo que, siendo todos distintos y egoístas, la igualdad y la seguridad no suceden, se imponen. Y es la ley quien hace eso.

  • 22 de junio de 2015 a las 13:21
    GACHOINLOWERCASE

    Hay quien nace sin impulso sexual o sin hambre, pero es raro rarísimo. La mayoría aprendemos a controlarlos, más o menos. Igual que el egoísmo.

  • 22 de junio de 2015 a las 13:34
    GACHOINLOWERCASE

    El impulso sexual tiene como finalidad la reproducción. El deseo por una niña es exactamente el mismo caso que nacer sin él. Un supuesto aberrante. Pasa, pero es raro.

  • 22 de junio de 2015 a las 11:14 Srta. Bellpuig

    Gracias.
    La edición a posteriori me temo que sea potestad de los administradores.

  • Por favor, Srta. Bellpug, el pasado 2 de noviembre de 2014 publiqué un comentario donde aparecía la cantante/artista/actriz/musademerc Björk, pero sin diéresis. He intentado corregirlo ahora con esto de la autoedición pero no me aparece esto de la autoedición aunque he intentado que apareciera esto de la autoedición. ¿Sería tan amable de ponerle diéresis a esa Björk que yo escribí sin diéresis? No sea que alguien se atragante al leer e incluso al pronunciar, si es que lee en voz alta. Gracias.

  • Por favor, Srta. Bellpug, el pasado 16 de marzo de 2015 publiqué un comentario donde aparecía el integrante del conjunto merengue Jane (se pronuncia Jane, no Yein) y lo escribí correctamente. Le escribo con la única intención de que no toque el comentario, ya que está todo perfectamente escrito, así que no es necesario que active la autoedición para ese comentario ya que no es necesario, como antecedentemente le he comentado en este mismo comentario. Gracias.

  • Es evidente que Pi y Gachó, cada una a su estilo, poseen excepcional inteligencia. Son agudas, rápidas, eruditas y saben escribir muy bien. También se adivina una fuerte personalidad, feministas sin llegar al feminazismo, sensibles al sufrimiento ajeno y abiertas a conocer cualquier cosa. Pero, ay…
    Colijo, adivino, sé, que les falta sentido práctico de la vida. Su militancia izquierdista, inmune a la razón, es para mí insondable misterio. Una vez mas se demuestra que no hay mayor enemigo que nosotros mismos.

  • 22 de junio de 2015 a las 14:10
    MARQUESDECUBASLIBRES
    Es evidente que Pi y Gachó, cada una a su estilo, poseen excepcional inteligencia. Son agudas, rápidas, eruditas y saben escribir muy bien. También se adivina una fuerte personalidad, feministas sin llegar al feminazismo, sensibles al sufrimiento ajeno y abiertas a conocer cualquier cosa.

    Jo, macho, cómo te lo curras…

  • 22 de junio de 2015 a las 13:49
    GACHOINLOWERCASE
    Y el impulso sexual tiene como finalidad el gustirrinin, no vengamos con polladas)

    El gustirrinín es una habilísima medida de impulso de la natalidad, no un fin en sí misma.

  • (Primero, que me compares con Pi me parece menospreciativo hacia ella y lo digo sin ningún matiz.
    Segundo, si mi familia te oye llamarme erudita, me la matas del ataque de risa.
    Y tercero, si lo que pretendes es conquistarnos, con Pi no sé, pero conmigo no hace falta que te esfuerces porque ya me tienes hasta las trancas, cari)

  • (Mgaussage, esto del editado le quita rapidez, inmediatez y frescura a los comentarios (por no reiterar la mamonada tercermundista que es) mucho más si estos forman parte de una discusión.
    Pero si a estas alturas todavía estamos con que el impulso sexual tiene una finalidad, y que encima esa finalidad es la reproducción, yo me bajo ya de este tren. No pienso retrasar tanto mi viaje. Buenas tardes.)

  • En el MALOS DÍAS, visto que la imagen en el espejo de la Srta. tiene lo que parece una hermosa barba, la leyenda Me mento homo quizá debería traducirse como tengo quijada de machote.

  • 22 de junio de 2015 a las 14:45
    GACHOINLOWERCASE
    (Mgaussage, esto del editado le quita rapidez, inmediatez y frescura a los comentarios

    Señoritos y señoritas. La rapidez, inmediatez y la frescura son las mismas con o sin el corrector. Si no quieren ustedes corregir sus comentarios, una vez los han enviado, símplemente pulsen F5 y ya está.

  • Bueno, da lo mismo, cada vez que actualice la página aparecerán los nuevos comentarios AUNQUE el reloj siga marcando que le quedan minutos para corregirlo. Los nuevos comentarios se van incorporando a medida que ustedes los envían, no hay ninguna limitación temporal ni edición por nuestra parte.

  • 22 de junio de 2015 a las 14:49 MGAUSSAGE
    En el MALOS DÍAS, visto que la imagen en el espejo de la Srta. tiene lo que parece una hermosa barba, la leyenda Me mento homo quizá debería traducirse como tengo quijada de machote.

    No quiero estropearle el chiste, pero homo es “humano” en latín (es decir, tanto varón como mujer), aunque en castellano ese “homo/hominis – hombre” haya acabado significando tanto “humano” como “varón”.

  • La craneometría que fue considerada ciencia en el siglo XIX, hoy es considerada patraña. Se estudió en la universidad, es un ejemplo de que los caminos de la ciencia pueden ir en dirección contraria a la verdad.

  • Hay un zoo paticular en Inglaterra en el que se han salvado multitud de expecies de monos titís, gracias a un coleccionista excentrico del siglo XIX. Su hábitat, la mata atlántica brasileña desapareció y con ella los monos diminutos éstos.
    Además, gracias a coleccionistas de tortugas gigantes inglesas también del XIX ahora se están intentando repoblar algunas islas del índico en las que se estinguieron.

  • 22 de junio de 2015 a las 14:38
    gachoinlowercase . . Primero, que me compares con…
    ______
    A mí me parece un honor que me comparen con usted. Coincido al 95% con sus impresiones (políticas) (y el restante 5% ya nos lo hemos disculpado).
    ____
    Albert, es usted un lince. Ese vídeo que enlaza, que contiene fotos increíbles de la aldea negra y de los visitantes de la Exp. del 96, tardé mucho tiempo en encontrarlo. Por cierto que me he dejado en el tintero del relato algunos datos muy divertidos, por no hacer la historia interminable. El tal Alexandre se fugó de la ciudad antes de que acabara la exposición; había arrendado al comité el espacio donde metió a los negros, pero cuando llegó el momento de pagar el canon se esfumó. Los negros no eran animistas, sino devotos musulmanes, y el centro de la aldea estaba presidido por una mezquita. De vez en cuando mataban unos corderos (de ahí que los ginebrinos sospechasen que celebraban rituales paganos y exorcismos) y dejaban todo aquello hecho un cristo de sangre y vísceras, lo que obligaba a Alexandre a montar a marchas forzadas escuadrones de limpieza para que todo volviese a estar impoluto cuando el público de la mañana llegase. Tal vez por eso se arruinó, quién sabe.

  • 22 de junio de 2015 a las 11:57
    MGAUSSAGE
    Clases particulares de qué? Sin ese detalle el relato queda como cojo.

    Me he dado cuenta después de publicar, pero me he puesto nervioso con la cuenta atrás de la edición y no sabía bien qué materia era. Creo que las clases eran de Gramática Cuántica.

  • 22 de junio de 2015 a las 17:28
    TIPO MATERIAL
    Acaba de morir Laura Antonelli

    Es un homenaje con mucha sensibilidad. Espero que cuando mueran sus señores tíos haga un tributo igual poniendo unas fotos de ellos en pelota.

  • ALLÍ ABAJO

    Es una serie española, ya lo sabrán, que explota el éxito de Ocho apellidos vascos.

    Mi madre, esty seguro, no verá esa serie, pensando que se trata de porno. O de educación sexual, en el mejor de los casos.

    Allí abajo

  • TIPO MATERIAL 22 de junio de 2015 a las 17:28
    Acaba de morir Laura Antonelli

    Srta. Bellpuig 22 de junio de 2015 a las 21:23
    Es un homenaje con mucha sensibilidad. Espero que cuando mueran sus señores tíos haga un tributo igual poniendo unas fotos de ellos en pelota.

    Ja,ja, no sea tan dura, Srta. Bellepuig; Laura Antonelli fue una reina del destape y seguro que le gustaría el homenaje.

    Dudo que entre todos los fanzinerosos tengamos un tío tan meraviglioso como ella, pero no me opongo a su moción, sita, si lo hubiera.

    Quizá, cuando muera Rocco Siffredi …

  • Jules Renard, en sus Diarios, por un estreno teatral:
    «¡Y pensar que Dios, que lo ve todo, tiene que ver esto!»

    Al fin, Clickheretoeditiquirriquitín, has vuelto, cosita, peluchón, purpurina de los altares.
    (Y qué guapo estás vestido de español, Hagaclicaquisideseacorregirsucomentaricuchicuchirripuchi nuestro).

  • Hoy he quedado con una moza que parece que quería tratos que entran dentro de las concepciones morales de los humanos. Ha bostezado lo menos veinte veces y eso que no he hablado de balompié. No sé yo…

  • Rocco Sigfriedit es un grande, a muchos nos ha enseñado a yacer come ille faut, pero recuerdo que en los noventa hubo mucha expectación con la escena que iba a protagonizar junto a Ashlyn Gere, que ahora es gerente de una inmobiliaria, y que entonces era la fornicatriz más indomable del panorama del puterío verdadero, no esas chuminadas de las mamachicho ni su puta madre. Pues en esto que va y se rueda la escena, que el otro día vi para rememorar un poco mi juventud, y que es mucho mejor de todo el puterío amaterd que se rueda ahora, zafio y grotesco, y cuando entrevistaron a la diosa Gere y le preguntaron por los no sé cuántos metros de troncomóvil de Sigfriedich, dijo que tampoco era para tanto, que no la puso como un Mercedes, más bien como el Mattlaren de Alonso o Jetson Bottom. Y es que no es oro todo lo que reluce.

  • A lo mejor tenía que haberla hablado del balompié, Prot. Estoy además encendido con el codazo que Jane (se pronuncia Jane y no Yein) le ha propinado a un contrario sin que haya sido objeto de cartulina bermellón por parte del réferi. Tenía que comentarlo con alguien…

  • Mi hijo ha vuelto a casa con una carretilla de cucurbitáceas para septiembre. Está tocando el ukelele en el balcón. Y yo le tengo que decir que si sabe qué hora es, que los vecinos están durmiendo, que ahora mismo para dentro, que te arreo un bofetón. Pero es que me gusta mucho el ukelele en el balcón. Que ya, que enseguida voy y le digo o eso.

  • Ya, Sr. Satur, pero de la paliza gloriosa que ayer le dió el Real Madrid al mescunclú, de eso, ni hablar.

    El miércoles o el jueves el Real Madrid ganará el triplete, pero, aquí, solo saben enredar con el nabucodonosor y raros constructos geométrico-fálicos.

  • Me solidarizo mucho con la Sra. Procuro.
    Uno de los míos, un año, trajo diez suspensos y tenía ocho asignaturas. Sigo sin explicármelo y eso que éste ni ukalele ni leches.
    A mí, ya, con que no se endroguen, mucho….

  • 23 de junio de 2015 a las 00:25
    EL PROFESOR SUCUNDÚM
    Ya, Sr. Satur, pero de la paliza gloriosa que ayer le dió el Real Madrid al mescunclú, de eso, ni hablar

    A qué jugaron, ¿a las canicas?

  • Y estoy esperando un propio del señor Follan d’Eiro, ora que vivo en la capital olívica, para me invite a discutir sobre Milton Friedman o en su defecto sobre Friedrich August von Hayek, en su zulo mirando a las Cies.

  • Detesto el tiempo de corregir lo escrito. Es una tontunda, señorita Bella. Los mafiosos y atentadores de esto de escribir, no precisamos de pensar la belleza de nuestra oraciones .

  • 23 de junio de 2015 a las 09:49
    PERROANTONIO
    Folia. Il magazine di Franco Cosimo Panini Editore dedicato alla miniatura e alla storia dell’arte.

    Joooooooder.

  • 23 de junio de 2015 a las 09:51 bremaneur

    23 de junio de 2015 a las 09:49
    PERROANTONIO
    Folia. Il magazine di Franco Cosimo Panini Editore dedicato alla miniatura e alla storia dell’arte.

    Joooooooder.

    No te pierdas los Folia comics.
    Es impresionante, el trabajo de recopilación que hay aquí. Casi o más notable que la absoluta pereza a la hora de redactar contenidos, porque hay hojas que están pidiendo a gritos buenos textos explicativos.

  • Es impresionante, el trabajo de recopilación que hay aquí. Casi o más notable que la absoluta pereza a la hora de redactar contenidos, porque hay hojas que están pidiendo a gritos buenos textos explicativos.

    Pero a veces con dos palabras… «Baby dance», qué bueno.

  • Emicrania
    EMICRANIA ?
    La dama que aparece postrada pudiera padecer una hemicránea (del latín hemicrania, en italiano emicrania), mas popularmente conocido como “migraña”. Es un dolor de cabeza, pulsátil, que afecta a la mitad de ésta y va a veces acompañado de síntomas tales como vómitos, mareo e intensa fotofobia. También se la conoce con el nombre de “jaqueca” (del árabe saqiqa).
    Pudiera ser que la dama no padeciera migraña (frecuente en mujeres jóvenes) sino que estuviera desolada ante una suerte contraria. En todo caso el galeno parece presto para proporcionarle un específico que sirva de lenitivo a su injusto sufrimiento.

  • VERBA VOLANT SCRIPTA MANENT
    Vaya, vaya, vaya… qué sorpresas te da la vida.

    El pasado 9 de junio dejé en este nuestro fanzine este, ejem, ingenuo comentario que enlazaba con un artículo de Álvarez Junco. No me movía otro interés que el de provocar (animus molestandi) a Pirate, que estaba estaba echando pestes de él:

    Dicen que este artículo de Álvarez Junco ha provocado un gran aluvión de críticas de la izquierda comunista española (será pues, un alubión). Lo sorprendente, sin embargo, es que no dice nada que no deba saber cualquier alumno de bachillerato. Aunque visto lo visto, probablemente no lo sepan.

    La sorpresa fue que, además de Pirate, saltó Albert, que tras afear al autor la traca final sobre Izquierda Unida se sintió dolido porque éste acusase a Marx de no haberse subido al tren jacobino sin haber previsto las consecuencias de la revolución y la dictadura del proletariado. Pirate, a quien no le gusta hacer prisioneros, se lanzó directamente a la yugular del autor con una afirmación radical:

    «la inclusión de Marx en el paquete no es un disparate; es sencillamente una majadería intelectual por parte de un articulista que se reclama liberal hacia uno de los padres del liberalismo europeo. En este país de sal gruesa cualquier memez pasa, pero vaya a contar Álvarez sus tesis sobre Marx en cualquier departamento de historia contemporánea o de ciencias políticas de Europa o de Estados Unidos y aún se estaría oyendo la carcajada».

    Días y días sin escuchar el eco de esa carcajada y héte aquí que recalo en el economista e intelectual de moda, Thomas Piketty, y en su libro «El Capital en el siglo XX», tan alabado en los últimos meses por toda las izquierdas de España, que leen mucho más rápido que yo, y en su larga Introducción me encuentro con esto:

    «Al igual que sus predecesores, Marx ignoró totalmente la posibilidad de un progreso tecnológico duradero y de un constante aumento de la productividad, que son fuerzas que pueden funcionar en cierta medida como un contrapeso al proceso de acumulación y concentración de capital privado. Él, sin duda, carecía de los datos estadísticos necesarios para refinar sus predicciones. Probablemente sufrió también por haber sido categórico sobre sus conclusiones en 1848, antes de embarcarse en la investigación necesaria para justificarlas. Marx escribió, evidentemente con gran fervor político, lo que a veces le llevó a emitir pronunciamientos apresurados de los que era difícil escapar. La teoría económica debe estar enraizada en las fuentes históricas de la manera más completa posible y, en este sentido, Marx no explota todas las posibilidades a su alcance.[NOTA] Es más, dedicó poca atención a la cuestión de cómo una sociedad en la que el capital privado había sido totalmente abolido se organizaría políticamente y económicamente —una cuestión compleja como ninguna, como lo demuestran los experimentos totalitarios trágicos emprendidas en los estados donde se abolió el capital privado».

    NOTA: En el Capítulo 6 [«La división entre capital y trabajo en el siglo XXI»] vuelvo al tema de la utilización de Marx de la estadística. En resumen: de vez en cuando trató de hacer uso de las mejores estadísticas disponibles de la época (que eran mejores que las estadísticas disponibles por Malthus y Ricardo, pero todavía muy rudimentarias), pero por lo general lo hizo de una manera bastante impresionista y sin establecer siempre una clara conexión con su argumento teórico.

    Vamos, que resulta que el criticado Álvarez Junco no estaba cargando las tintas ideológicas, sino que sólo se limitaba a reproducir, aunque sin citar la fuente, a la autoridad competente en la materia. Sorprendente, ¿no?

    Nada más que añadir por el momento, señoría.

  • e intelectual de moda, Thomas Piketty,

    (Ni puta ni idea, oigan, ¿ese quién es? ¿el inventor de los piquetes?
    Sin embargo Marx… Hombre, yo, en mi erudita opinión (que me lo ha dicho mi cari), vaticino que seguirá teniendo mucha más trascendencia mundial la opinión de Marx, que la del Piketty éste.)
    (Como verás, Pi, Perro es un rencorosete tocahuevos gigantesco y, al contrario que yo, no tiene a nadie que le afee el comportamiento, mas bien al contrario.
    Os lo advierto: estáis alimentando a la bestia.)

  • MARX? I NEVER REALLY MANAGED TO READ IT

    Al margen de que no veo ninguna relación entre lo que dijo Álvarez y lo que dice Piketty, traigo a su señoría el siguiente fragmento de la entrevista que el New Statesman hizo a Pikkety en mayo de 2014, que aporto como documento 2 en el presente juicio de faltas:

    IC: ¿Podría usted explicar cuál ha sido la influencia de Marx en su pensamiento y qué circunstancias le llevaron a empezar a leerle?
    TP: ¿Marx?
    IC: El mismo.
    TP: Realmente nunca he llegado a leerle.

    Olé. Arsa.

  • El contexto es clave para entender una frase, entresacarla es falsearla. Vean si no el ejemplo citado:

    IC: Can you talk a little bit about the effect of Marx on your thinking and how you came to start reading him?

    TP: Marx?

    IC: Yeah.

    TP: I never managed really to read it. I mean I don’t know if you’ve tried to read it. Have you tried?

    IC: Some of his essays, but not the economics work.

    TP: The Communist Manifesto of 1848 is a short and strong piece. Das Kapital, I think, is very difficult to read and for me it was not very influential.

    IC: Because your book, obviously with the title, it seemed like you were tipping your hat to him in some ways.

    TP: No not at all, not at all! The big difference is that my book is a book about the history of capital. In the books of Marx there’s no data

  • Por mucho texto que le ponga alrededor, la respuesta es clara: I never managed really to read + Das Kapital, I think, is very difficult to read + for me it was not very influential. Es decir, en cristiano, Señoría: me puse con El capital, pero no llegué ni al concepto de plusvalía, así que no me ha influido nada porque, sencillamente, no entendí ni patata. No obstante le digo, continúa Piketty, que Marx no utilizaba las estadísticas que sólo han estado disponibles para los economistas en las tres últimas décadas, ni siquiera las series temporales fragmentadas, incompletas y no homogeneizadas que utilizaron muchas décadas después economistas que abordaron temas similares (las causas del crecimiento a largo plazo) como, pongamos, Polany, Schumpeter o Simon Kuznets.

    Señoría: acusar a Marx de usar creativamente las estadísticas es, y este letrado está siendo muy benévolo, una chiquillada impropia de nadie que conozca la cantidad y la calidad de los datos con los que se trabajaba a mediados del siglo XIX en la biblioteca del Museo Británico.

  • Voy a tener que dudar de tu erudicón Gachó. El Capital no es una novela, no hace falta leerlo como tal de un tirón. Además es tan farragoso que resulta enfermizo leerlo.
    Los investigadores consultan los libros, leen artículos sobre ellos, no necesitan pegarse este estéril atracón.
    A veces he pensado que algunos izquierdistas están tan lejos de la realidad como consecuencia del trauma de haber tenido que leer El Capital.

  • Menudo revolcón acaba de pegar el Sr. Marqués a algunos, con el simple y, generalmente, eficaz método de acudir directa y literalmente a la fuente.

    Cosa que era de esperar al omitirse torticeramente el “manage” de la traducción.

    No se quién decía aquello de “manca finezza”.

    Pozí.

  • En lo que coinciden Junco y Pikkety es la incapacidad de Marx para preveer lo que ocurriría al desaparecer el capital privado y dejar la planificación al aparachik.
    Qué ocurrió? Pues que los del aparato se corrompieron y quedaron con la pasta. O sea, normal.
    Hay que ser muy obtuso, o estar muy ciego como Marx para no imaginarlo. Si se la quedaban los reyes y los curas, porqué no los comunistas, ein?
    Solo los contrapesos del Estado en el modelo liberal pueden hacer algo para limitar esta tendencia natural en el hombre.

  • Me ha gustado mucho la traducción novelada, donde habla de patatas y tal, de la Sra. Pirata.

    Yo nunca pasé de lo del valor trabajo pues me parece una teoría del valor simplemente totalitaria.

  • (Another question: one of the best-selling books in the country, is one of the best-reding books in the country? Porque como hagamos lo mismo que con Marx…
    Aquí en La Vanguardia (de donde se transparenta que sí ha leído a Marx (a ver si se aclara)
    “Piketty hace trizas una de las grandes mentiras del siglo XXI: que los superdirectivos se merecen sus sueldos porque, como los futbolistas, poseen habilidades especializadas poseídas sólo por una élite casi sobrehumana.”
    (Me voy ya mismo a por el libro de Piketty -me lo subvencionan mis padres-.
    Me termino “Los detectives salvajes” -que leo por amor- y empiezo con éste. También tengo que ponerme con las oposiciones.)
    Lo que está claro es que, sin justicia social, no hay paz. Y si esto sigue así, y los islamistas dando por culo (aunque se lo prohíba su religión), habrá III guerra.)

  • Pero, por favor, ese abuso de poder se dará siempre, en cualquiera que crea haber descubierto LA solución al mundo, imperfecto.
    ¿Cómo no convertirte en un tirano si crees saber cómo funciona ésto y la manera de crear el mundo feliz?

  • “Una teoría del valor simplemente totalitaria”.

    Lo que hay que leer, señores.

    En fin. Un siglo y medio y muchas series estadísticas después, Piketty concluye precisamente lo mismo que Marx: que la evolución del capitalismo, en ausencia de fuerzas que lo regulen y compensen, tiende a generar niveles crecientes de desigualdad. Si es que ya se sabe que Marx tenía cuernos, se tiraba a su criada y además era muy, muy torpe.

  • Desde que el primer mono se tiró del árbol, el mundo no ha dejado de mejorar en justicia social a pesar de los iluminados totalitarios (redundancia).

    Por eso, entre otras cosas, cada vez hay menos violencia en el mundo, se mire a la escala que se mire (Steven Pinker).

  • Yo es que me descojono, o sea. Que Piketty ha «leído» y entendido a Marx se demuestra precisamente en su libro «El Capital en el siglo XX». Otra cosa es que lo haya «leído» al modo universitario, es decir, haciendo comentario de textos, como los comentaristas bíblicos o como leíamos el Manifiesto Comunista en la célula:
    —«Un fantasma recorre Europa: el fantasma del comunismo». A ver, Blanco, ¿por qué un fantasma y no un sueño?
    —¿Me podría repetir la pregunta?

  • cada vez hay menos violencia en el mundo

    ¿¿PERDOOOON??
    (¡Madre mia!: hay más violencia que nunca, y más todavía si comparamos los niveles de información y cultura a los que hemos llegado hasta hoy 2015, y los que había pongamos por caso en el S.IV antes de Cristo.
    ¿Cómo es posible que sigamos siendo tan bestias?)

  • Las respuestas noveladas de la Sra. Pirata me gustan mucho.

    La teoría del valor trabajo tiene el totalitarismo colectivista (redundancia) en su esencia. Vamos, que si te la tragas, no puedes dejar de convertirte en un totalitario colectivista.

    El por qué hago esta afirmación no le interesa, naturalmente, a nadie: Los que están de acuerdo no la necesitan y a los que no lo están no les interesa.

    Por eso novelan las respuestas.

  • Tampoco a nadie le interesa leer nada que vaya contra sus prejuicios, así que no me hago ilusiones.

  • Pozí:
    Ayer Laura Antonelli, hoy Marujita Díaz (Ex-mujer de Gades, entre otros, ¡toma ya!) el día del arrebatamiento final está próximo.

  • Ya escribí que no me hacía ilusiones. Y para que se lo piense, el libro de Piketty es un tocho de cojones, pero de un par de cojones.
    No hay lo que hay que tener para tragárselo.
    Es el libro más vendido y menos leído del siglo XXI.

  • Pero la conclusión, ampliamente difundida por la prensa progre (cuasi redundancia), es simple y parece señalar a los malos y buenos habituales, según la progresía, el populismo y el actual Papa peronista (triple redundancia, ¡toma ya!) así que todos muy reconfortados y gran éxito de ventas.

  • 23 de junio de 2015 a las 12:06 gachoinlowercase
    (Como verás, Pi, Perro es un rencorosete tocahuevos gigantesco y, al contrario que yo, no tiene a nadie que le afee el comportamiento, mas bien al contrario.
    Os lo advierto: estáis alimentando a la bestia.)

    ¿Por qué rencorosete? Yo discuto normalmente por tres cosas (y una más de regalo):
    a) Para entender qué me quieren decir (animus intelligeri absurdas cogitationes)
    b) Para llevar la contraria (animus molestandi)
    c) Para divertirme (animus iocandi o animus bolaspalpandi)
    d) Para inventarme latinajos (animus latinandi stultas declinationes)

    Por eso es tan aburrido discutir contigo, porque te pones a gritar demasiado pronto.

  • Mi amigo J. comparte piso con dos estudiantes de filosofía. Hace unas semanas quedamos para tomar unas birras y les estuve preguntando por sus estudios. Uno era un griego que se definía como estalinista; el otro, un italiano menudo y delgado con gafas redondas, la viva imagen del intelectual de todos los tiempos: 1848, 1902, 1920, 1950, etc. La estampa era bohemia: un zaquizamí desordenado, iluminado por una lámpara mortecina. Estaban los dos en una mesa, con un tochaco inmenso subrayado y anotado. Era Das Kapital. Me comentaron que era un libro muy divertido y relativamente fácil de leer. Me interesé por ese “relativamente” y precisaron: comprender un par de párrafos les podía llevar una semana.

    Este es el libro de lectura obligatoria para los metalúrgicos, electricistas, poceros, pintores, etc. que entraban en el partido y pretendían escalar puestos.

  • “El libro de Piketty es un tocho de cojones” (efectivamente), con mucho fondo estadístico. Pero como hacen los buenos, todo está en el abstract, que en este caso es la introducción, así que sólo hay que recurrir a los capítulos para “saber más”.

  • Correctísimo Sr. Perro, pero, ¿podemos afirmar haber EL libro, si solo hemos leído el abstract?
    Y es que la mayoría han leído el abstract del abstract, es decir una nota en el periódico de referencia.
    (En realidad mi pregunta me parece una chorrada, pero como yo juego sin red ni la borro, lo importante es pillar el conceto. Ya, si tienes que hacer la tesis sobre ello, pues vale).
    Pero sin tergiversaciones o simplificaciones torticeras como con lo de la entrevista a Piketty que inició esta polémica debido a las males artes de algunos.

  • A mí, cuando las discusiones sobre el mundo, digamos, real devienen en un intercambio de billetitos con frases de galletita china, me se chasca el bolo, me entra sed y me tengo que bajar al bar.

  • A mí cuando me dicen que una teoría del valor es totalitaria me bebo un par de vasos de agua seguidos para que se me quite el hipo que me han provocado las carcajadas.

  • A mí, cuando alguien me dice que el hipo se quita bebiendo agua, me entra melancolía ante el avance de la seudociencia, la superstición y el oscurantismo.

    Y, por supuesto, me pido otra para mi e invito a la Sra. Procuro a lo que quiera.

  • Gracias, Sucundúm; para mí, lo que sea doble. El hipo se quita a sustos, todo el mundo lo sabe, ¿a que sí?
    Me he acordado de que a la migraña también se la conoce como clavo, porque esa es justo la sensación, que te están metiendo un clavo en un ojo. Aunque no sé si el clavo era más propiamente la neuralgia de trigémino, y esto es parecido pero no es lo mismo. La buena noticia si tienes migraña es que no se trata de un tumor cerebral, me lo dijo mi neuróloga que es una tía superpositiva.

  • Pregunto sin ironía. Cuál es la explicación comunista generalmente aceptada del fracaso económico del comunismo?
    Quizá me embalo y la URSS, Corea del Norte, Cuba, etc. no son vistos como fracasos absolutos. Tampoco pregunto por matanzas, asumiendo que esa maldad es inherente y está latente en el ser humano.

  • (La explicación comunista no me la sé, pero la explicación sin polvo ni paja sí: los rincones oscuros del alma humana. Estos son: la avaricia y la soberbia (solo hay dos rincones oscuros ¿qué pasa?), que desembocan en: trtrtrtrtrtrtrtrtrtrtrtrtrtrtrtrtrtrtr ¡La tiranía!)

  • (Muy bien, muy bien, Procuración, vete con el profesor mojetero y déjame aquí sola, ¿no estabas conmigo?, hala vete con el maleducado ese, solo porque él tiene dinero y te invita.
    Un ojo en un cuervo.)

  • Uno es pobre y, ciertamente, mojetero pero ni avaricioso, ni soberbio y para que se vea, invito, también, a la Sra. Gachó a que se tome lo que quiera, aunque tendrá que ser otro día, que ya me he subido del bar.

    (Me he tenido que guglear lo de mojetero, que hay que ver, que parecen Vds. el Góngora culterano que había que leerlo con la traducción de Dámaso Alonso al lado).

  • Eso, eso, Sr. Gómez. A ver cuando sacan la peli de lo de Piketty y así la Sra. Gacho no se tiene que leer el tocho.

  • 23 de junio de 2015 a las 15:10
    GACHOINLOWERCASE
    los rincones oscuros del alma humana. Estos son: la avaricia y la soberbia

    Tiene que haber alguna explicación mejor. Si somos avariciosos y soberbios y el comunismo fracasa porque somos avariciosos y soberbios, eso supone reconocer su inutilidad práctica.
    Seguro que no hay más?

  • EL ESPAÑOL A SU ALCANCE. CLASES de CONVERSACIÓN.

    Él.⎯ Se ha muerto Marujita Díaz.
    Ella. ⎯Sí. Y también Sylvia Kristel.
    Él. ⎯¿Sylivia Kristel? No…
    Ella. ⎯ Por qué dices que no, ¿porque te niegas a aceptarlo?
    Él. ⎯ Porque la que murió ayer es Laura Antonelli.
    Ella. ⎯…
    Ella. ⎯ Y no es la misma, ¿no?

  • No me moriré sin ver citado en la bibliografía de algún estudio o tratado sesudo algún artículo del Rincón del Vago.

  • La revista de marras es una maravilla, PERO uno se siente aplastado por el peso de un container lleno de píldoras. Mejor de una en una, y siempre por via oral.

  • 23 de junio de 2015 a las 11:52
    PERROANTONIO
    No me movía otro interés que el de provocar (animus molestandi) a Pirate, que estaba echando pestes de él. La sorpresa fue que, además de Pirate, saltó Albert

    Eso me lo perdí. De haber sabido que era un duelo sin padrinos no hubiera saltado. Mi corazón va solito por la carretera, como el del joven Werther.

  • El orden binario que propone Perroantuan, Malos días y Buenos días, es una muestra de sabiduría zen. La sencillez y familiaridad de las escenas que aparecen en las ilustraciones y su contraste con los siglos transcurridos, produce una sensación de paz agradable, particularmente de agradecer en estos días de solsticio que parece que el mundo haya de acabar. No es así: las ilus parecen querer decirnos también esto pasará. Cercas glosaba esta frase y sus orígenes el domingo, al hilo de la novela de Milena que aquí alegremente han ignorado pese a mi consejo. Alguno incluso ha llegado a liarse con una torpe traducción de Goethe, y ya veremos cómo sale de ella.

  • Mi corazón, este corazón, única cosa que me enorgullece, única fuente de fuerza, de felicidad y de infortunio. ¡Ah! Lo que yo sé cualquiera lo puede saber; pero mi corazón sólo lo tengo yo.

    De acuerdo, Holmesss. Debí decir “como el de Kiko Veneno” y dejar a Werther descansando en paz.

  • (Parte:
    En el AlCampo no venden el libro de Piketty. En su defecto me he echado los últimos de Javier Marias (←love), y de Isabel Allende en el carro. También he estado ojeando/hojeando el Quijote de Trapiello, pero lo he dejado porque eran 25€racos. En eso me he dado cuenta q los dos libros q me había agenciado de botín superaban los 40€ y los he dejado también, recordando q tengo un e-book con unos 500 libros descargados de los cuales habré leído unos 15; así es que ¡tira! me he dicho.
    Total: he comprado una plantita de menta por 1’50 para q esta noche un amigo nos prepare los mojitos.
    Por otro lado, vuelve a haber tormenta y tengo susto. Ya está todo desenchufado excepto la linea de teléfono y el wifi que dejaré desconectados en cuanto salga de casa.
    Ahora tengo q buscar alguna actividad “mágica” para hacer esta noche con los amigos porque he sido nombrada maestra de ceremonias; el año pasado les leí el Tarot, pero este año no sé qué hacer. No hay mar, es en un chalet. Por si alguien me sugiere algo)

  • (Ya me esperaba un comentario tuyo en esa dirección, Saturnino. Gracias por participar.)
    (Los truenos están pegando unos trallazos allá a fer la ma, pero q me tiembla toda la puerta de casa, joder.)

  • “…las ilus parecen querer decirnos también esto pasará…”
    Creo que acierta, Sr. Holmesss. A mí siempre me ha sorprendido mucho que en todas esas laminitas, hasta donde recuerdo, los sujetos sometidos a todo tipo de horrores (cercenación de miembros diversos, sajado en vivo de almorranas etc etc) mantienen una expresión en el rostro como de “esto también pasará”.

    O que no sabían pintar caras de horror.

  • Muchas gracias por la referencia a Escohotado, Sr. Perro, no sabía que se había ocupado también de estos asuntos (me quedé con lo de las drogas y ni siquiera lo leí).
    Me dirijo raudo hacia “Los enemigos del comercio” a ver si encuentro armas de destrucción masiva para combatirlos.

  • Este año pienso arrojar mi propia alma a una de las hogueras de la playa, justo después de anochecer, y luego me sentaré a ver cómo el viento arrastra esas cenizas, ya purificadas, hasta que desaparezcan de mi campo de visión aleteando igual que mariposas traviesas.

    O si no, por lo menos, tomarme algo y echar un polvo.

  • A mí me encantó “La noche de San Juan” de Dagoll Dagom, es todo lo que sé del asunto.
    Les noto a Vds. con altas expectativas para esta noche, espero que se les cumplan.

  • (Ya lo tengo todo organizado, gracias.
    Buscando en el armario de los trastos he encontrado el collar de cuentas para medir diámetros testiculares. Que es eso solo lo sé yo, así es que lo he convertido en un círculo mágico. Comí cada cuenta lleva un número… Ay! Què chulo va a quedar!!
    ¡Feliz noche a todos!

  • A propósito de Goethe, sí tiene placer leerle en papel biblia para los que tenemos sus obras en Aguilar.
    De lo útil a lo bello a través de lo verdadero, lo cita su exégeta Benjamin:
    ¡Qué libros más raros se reseñan!

  • 23 de junio de 2015 a las 19:30 el profesor sucundúm
    Me dirijo raudo hacia “Los enemigos del comercio” a ver si encuentro armas de destrucción masiva para combatirlos.

    “Los enemigos del comercio” es uno de esos libros que si hubiera sido escrito por un divulgador inglés (pongamos, Bill Bryson) sería de obligada lectura hasta en los institutos. Pero a la prosa de Escohotado, como a su apellido, le sobran letras y algo de cemento, lo que hace su lectura mucho mas trabajosa de lo necesario. Si yo fuera más audaz y tuviera más ingenio y conocimiento me propondría hacer una edición vulgata, podada de perifollo y adornada de humor; creo que sería un bestseller mundial.

  • Estoy en el Pirineo oscense huyendo todo lo lejos que he podido de la noche”mágica”. Petardos y borrachos es combinación que me resulta insufrible. Bañarme en el Cinca ha sido purificador.

  • He salido del Späti (el tugurio berlinés equivalente al de Clerks) pensando en el último libro que estoy leyendo, Los años de plomo, sobre la reorganización del PCE tras la guerra, y execrando del punto de vista de un autor que se pretende objetivo pero que en ningún momento dice que el partido comunista español en 1939 era un saco de inmundicias. Los adjetivos denigrantes los guarda para los otros guarros, los franquistas, y para los traidores. Al abrir la puerta del espeti me he encontrado una rata impasible, como las que aparecen en House of cards. Le he dado un puntapié, como si fuera Pablo Iglesias. Ha perdido el culo para meterse de nuevo en las cloacas.

  • 23 de junio de 2015 a las 10:47
    GACHOINLOWERCASE
    (Eso, hacedme el vacío, que así me conservaré mejor.)

    Está como una cabra pero hay que reconocerle rasgos geniales. Como nadie en este blog, ni hombres, ni mujeres, ni mediopensionistas. Gacho tiene salidas de genio esquinero.

  • 23 de junio de 2015 a las 10:22
    HOLMESSS
    ars illuminandi
    Pasemos todos a hablar en italiano, mejoremos el mundo.

    Pues sí, eso es más o menos lo que opina Calaza:
    “El latín no es una lengua que se escriba sino que se esculpe, no se habla en ella sino se diserta. Pero, sobre todo, es importante por la nobleza que confiere a quien sabe escribirla y hablarla con dignidad. Ni feísmo ni botellones ni programas del cuore ni insufribles salsas, raps y selváticas pachangas tienen cabida en una sociedad anclada culturalmente en el latín.”
    Aquí:
    http://www.farodevigo.es/opinion/2013/04/07/latin-o-matematicas-latin-matematicas/786653.html
    PD Hola Tareixa, un placer saber de ti. Te echaba de menos pero como soy tímido no pregunté.

  • Estoy completamente de acuerdo con Pirata y en completo desacuerdo con Alvarez Junco y con Piketty. Marx fue el mejor conocedor del capitalismo que ha habido. Ademàs, fue uno de los raros economistas que intentò explicar el mundo sin recurrir a la arbitrariedad de la naturaleza sometiéndolo a los màs elementales principios de justicia propios del homo-sapiens. Y sì, la justicia es también un principio economico importante. Véase, John Rawls.

  • 23 de junio de 2015 a las 19:32
    GÓMEZ
    Este año pienso arrojar mi propia alma a una de las hogueras de la playa.

    No le hagais ni puto caso, pura literatura. Al final echarà una meada en las brasas como hace todo quisque pues el calor del fuego la pone morcillona. Y como los de ERC la tienen pequeña a lo mejor cae, efectivamente, un polvo. A la mujer de uno de ERC que pasaba por allì.
    Manda afoto, joder.

  • Años 70. Mi amigo sevillano se va a casar con una chica de Köln. La pedida es allí. Los padres de Sevilla no saben nada de alemán y viceversa, la tensión es insoportable hasta que el padre de mi amigo pide disculpas, solo sabe español y latín. El padre de la novia contesta en latín y se produce el milagro.

  • Marx pensaba, con el acierto que le caracterizaba, que el socialismo podría instaurarse en un país como Alemania donde el capitalismo había evolucionado. No lo veía adecuado para sociedades feudales como Rusia.
    Joer, que ojo tenía el hideputa. A pesar de conocer tan bien el capitalismo no dio ni una.

  • Hombre, marqués, acertò de pleno. Marx dijo que si el socialismo no se instauraba en Inglaterra, Alemania y EEUU fracasarìa. Rusia, Italia, España, incluso Francia eran paìses en los que nunca arraigarìa un socialismo humanista. Eran paìses para el anarquismo no para el socialismo.

  • A mí me parece muy mal que un economista gallego defienda a Marx habiendo economistas españoles como Ricardo.

  • Efectivamente, Ricardo era gallego. De familia judia escapada a Portugal y de allì a Inglaterra. Su padre lo desheredò por convertirse al protestantismo para casarse con una viuda doce años mayor que él. O sea como Bellpuig y yo.