Caríssima socialdemocracia

dameunleuropayo2
Por Perroantonio.

Después del fuego y la rueda, la socialdemocracia es el mejor invento de la humanidad. Es cierto que tiene sus inconvenientes, como su hipertrofia burocrática, su exhibicionismo sentimental o la asfixiante normalización del pensamiento público —que empuja a la hipercorrección política en todos los temas posibles, desde la sexualidad a la cría del jilguero— pero a cambio ofrece un sistema de protección social y de resolución de conflictos sin igual. Casi ni hace falta comparar.

Los países de regímenes liberales tratan a toda costa de dejar a su suerte al individuo, a veces con notable éxito, lo que genera sociedades altamente clasistas. Las sociedades premodernas, como la mayoría de los países árabes, ofrecen cierta seguridad e intervención caritativa a cambio de obediencia y sumisión, un feudalismo evolucionado que en algunos casos es directamente esclavismo. Por su parte, las experiencias revolucionarias, sean de obediencia comunista, fascista o neronista (a Kim Jong-un sólo le falta prender fuego a Pionyang mientras toca la lira) son más proclives a recurrir al pistolón y a los campos de concentración y exterminio como método de resolución de conflictos.

No hay sociedades que garanticen tanto la permeabilidad interclasista como las socialdemocracias. Siguen existiendo clases, pero es posible atravesarlas gracias a una educación que hasta pasada la adolescencia es prácticamente gratuita y que después está fuertemente subvencionada. Tampoco hay otros modelos sociales que se preocupen y ocupen tanto de la salud de sus ciudadanos.

A quienes braman —o más bien rezongan— contra el mercado y repiten que sufrimos un neoliberalismo feroz sólo hay que pasarles por el morro la tarjeta de la seguridad social y su carta de servicios: que miren y comparen y luego hablamos; porque podemos mejorar, vale, y de eso se trata, pero hay que seguir en ello. Ningún gobierno europeo, sea cual sea su inclinación ideológica, ha renunciado a las herramientas de la socialdemocracia para conseguir sociedades más justas: el estado de bienestar más o menos universal, con sus políticas de asistencia social, educación y sanidad; el reformismo gradualista frente a la revolución; la negociación colectiva frente al conflicto; la redistribución de rentas mediante políticas de solidaridad interclasista e interterritorial; las políticas de integración de las minorías… Todas ellas inicialmente «conflictivas» porque su funcionamiento necesita de la requisa inclemente y sistemática de una parte considerable de las rentas de los ciudadanos, eso que conocemos como impuestos. Sin embargo, han permitido construir un delicado edificio de servicios y ayuda mutua que ha cimentado un periodo de paz y de desarrollo espectaculares. Sin socialdemocracia (y sin el amigo americano) aún seguiríamos matándonos.

La socialdemocracia es la única ideología realmente operante en las administraciones europeas, pese a que haya gente, incluidos muchos liberales, que fingen no saberlo. Por eso llama tanto la atención que los socialistas menos ilustrados, cuando vienen mal dadas, se refugien en las tendencias proteccionistas y reaccionarias del nacionalismo o vuelvan los ojos hacia el fracaso criminal del comunismo. Aquí falla la acción didáctica entre las bases, compañeros; ya me diréis cómo váis a convencer a los votantes si no os lo creéis vosotros.

Pero dicho todo esto, hay que asumir que la socialdemocracia es un sistema muy caro. Económicamente carísimo y muy costoso en el mantenimiento de su maquinaria de negociación continua, de hilado fino y juego de equilibrios múltiples. Los que no saben engrasar el sistema, los torpes en diplomacia, en mano izquierda y en el arte del toreo, los bocazas, los chulos, y los cortos de entendederas (y no hago distinción de sexos) prefieren las soluciones tajantes, la bota de punta y el puño de hierro. O sea, lo contrario a la política, que no es el arte de ganar elecciones, como algunos pretenden, sino el de encontrar y ampliar las posiciones comunes.

No es posible gozar de los beneficios de la socialdemocracia sin asumir sus costes. Hay que pagar peaje renunciando a las imposiciones bravas y hay que pagar el coste aflojando el bolsillo, aunque proporcionalmente a los ingresos. Y, claro, para pagar hay que recaudar por tierra, mar y aire. Sin un sistema bien tejido de impuestos no hay recaudación justa y proporcional, pero tampoco redistribución de la riqueza ni ninguno de los servicios públicos que ya consideramos esenciales. El acuerdo, como siempre ocurre con los acuerdos, se alcanza negociándolo: qué das tú, qué doy yo y qué ganamos todos, que para perder no hace falta que acordemos nada.

Estas obviedades, tan básicas que las enseñan en las escuelas de primaria, estaría muy bien hablarlas como buenos colegas en los círculos de la plaza Sintagma, porque las soluciones alternativas están grabadas a cañonazos en las piedras. «¿Qué das tú, qué doy yo y qué ganamos todos?». Si todos perdemos, mal negocio.

144 comentarios

  • Aplaudo de principio a fin.

    Y sí, estoy con el Marqués: Mariano es socialdemócrata de libro porque el PP, como todos los partidos conservadores actuales de Europa, es socialdemócrata de libro. Quizá por esa semejanza estructural y sistemática con quienes inventaron la cosa, socialistas y laboristas, haya tanta gente corriéndose al rojo y llamando facha hasta a Felipe González. Personas que, por no coincidir según con quién, prefieren hasta el gulag. Mira, que se jodan.

    Quizá 4-6 años de socialdemocracia socialista para gastar y alimentar al Behemoth seguidos por 8-10 de socialdemocracia conservadora para ir devolviendo los pufos y asentando la proteína sean, juntos, sucesivos, el mejor de los gobiernos posibles. Y además eso reparte dividendos entre mucha más gente; dos redes clientelares no son exactamente el doble de una, pero siempre salpican más.

  • Mercusio, qué chulo es tu avaratar.

    Yo, como ahora soy comunista por amor, porque las rojas están más buenas que las de otros colores incluidas a las mencheviques, voy a tener que oponerme fieramente a este escrito psocialistaderechista. Pero tengo que pensármelo un poco porque he empezado a leer El Capital y sólo voy por “Capital”. Luego ya os digo.

  • [0]
    Aunque el héroe siempre parece Socrates, no está mal para estos tiempos, en la plaza Síntagma o en otras partes, algo del estoicismo de Séneca: “Nadie puede ganar sin que otro pierda”.

    (Hasta en ámbitos más particulares).

  • Sobran arbitristas en España que ofrecen fórmulas para “devolver derechos” a los ciudadanos. No hay mas receta que la aplicada por los socialdemócratas de derechas que tenemos en el Gobierno. Las propuestas que hacen las izquierdas, ultraizquierdas y nacionalistas dan ganas de llorar. Los experimentos con gaseosa Chiripas así lo confirman.

  • Pues al final va a resultar que el cambio ético y político era el tipo con pinta de dependiente de tienda de cómics al que le van los chistes de judíos ; el tipo de los tuits que hablaban de guillotinar al adversario político y quemar bancos; la tipa que asaltaba capillas con las berzas al aire y amenazaba con otro 36; Miss Bragas, asesora de la alcaldesa de Barcelona, elevando a la categoría de arte (postporno) una meada en la vía pública; la hermana del hermano que levantó un milloncejo largo de euros a costa de los timbales, unos drives y la capoeira; las promesas electorales que luego se quedaron en meras “sugerencias”; la concejala que aboga por la socialización de los placeres anales y está convencida de que los hombres no hacemos otra cosa que comparar los tamaños de nuestras pollas en los urinarios públicos; las manifestaciones para que liberen a un delincuente habitual al que engancharon con explosivos: el enchufar, como estipulan las ordenanzas, a la parienta, al pariente, al sobrino y a su puta abuela si es preciso; el “quítate tú que me pongo yo”; el “frikismo” en su vertiente más esperpéntica, garbancera y casposa… Resultó, en suma, que el cambio político era un circo lleno de enanos y payasos. Sobre todo enanos.

  • Un comentario en mi FB sobre la entrada:

    El problema no es el capitalismo, sino ESTE capitalismo no acotado. La idea del capitalismo renano exponenciado en la postguerra, que para contener el comunismo fomentó el diálogo social, la participación de sindicatos en las empresas, impulsó el Estado de bienestar, etc. es sin duda alguna mucho mejor.
    Pero hoy, al jibarizar el Estado y su intervención en la economía, dejando todo a los mercados, nos ha llevado a un capitalismo re-enano: más propenso a las crisis, y éstas son más virulentas.

  • Mucho me gustaría terciar en el debate y matizar varias de las cosas que dice Perroantuán en su interesantísima entrada, pero algunas recientes descalificaciones ad hominem me disuaden. En cambio, espero como agua de mayo la crónica de Satur del segundo día de sanfermines, que acabo de ver en diferido con el corazón en el cuello.

  • El Estado (los Estados) no dejan de intervenir en la economía. El FMI, el Banco Mundial, el Banco Central Europeo, el G8 no son sino mecanismos de intervención estatal en la Economía mundial, que no está liberalizada, sino sujeta a férreos mecanismos de control que limitan el intercambio.

    Otra cosa es que a la financiación de los Estados se juegue en la Bolsa.

  • Lo de Arda nos tiene compungidos. Al parecer, la razón principal ha sido que el turco estaba hasta la barbilla de correr como un poseso durante los partidos y durante los entrenamientos del profe Ortega. Lo entiendo, no es ese tipo de jugador peleón y marrullero que quiere el Cholo.

  • Aunque reconozco que es un jugador con clase, Arda Turrón nunca me ha gustado. Era el típico filigranero del quiero y no puedo (Joaquín Sabrina, te vendo el verso). Ahora se ha ido a un conjunto con elástica de rayas horizontales y bien está ahí. Que se ponga a rezar caralameca en el Cant New, a mí plin. Lo que me tiene to loco es que aún no sabemos nada de Reus, que no es la ciudad catalana sino un jugador tudesco que nos podría hacer de Ber Chusterd.

  • A Karmensky solo le falta organizar un encuentro en Madrid de “Escritores antifascistas por la paz del mundo”. Como en los tiempos de Willi.

  • La nómina de “escritores españoles antifascistas por la paz mundial” es muy amplia: García Montero y su señora, Elvira Lindo y su marido, Alvaro Pombo y su novio…

  • Está la merengada muy contenta porque el hermano de la Ronalda encontró el teléfono de bolsillo de una roya y para devolvérselo la invitó a cenar. La merengada se muestra orgullosa de su ariete, lo comentan en las oficinas, se dan palmadas en la espalda y alguno hasta tiene que secarse las lágrimas. Los más sentimentales se encierran por parejas en los mingitorios de los bares a hacerse furiosas pajillas para liberar la tensión, pero ya verás tú cuando se enteren de que una vez, en los aledaños del Santiago Bremaneur, se me cayó el celular y pasó el hermano de la Ronalda e hizo como que no se daba cuenta.

  • 8 de julio de 2015 a las 12:27
    MARQUESDECUBASLIBRES
    Elvira Lindo y su marido,

    Las últimas noticias de la prensa sosa dicen que ya no mantienen convivencia marital.

  • La socialdemocracia reduce las desigualdades por medio del reparto. El otro es el control de la actividad económica para reducir o eliminar el beneficio. No parecen compatibles.

  • Claudio, no confunda la paulatina creación del derecho con la codificación, cuando el dogmatismo se impuso (ya he llegado ahí, perroantón, en la indagación del comercio; gran entrada, por cierto).

  • Me llaman la atención los jóvenes que se oponen al sistema que resume Perroantonio. No tanto los viejos que se van a eso del quinceeme, porque les imagino devastados por años de alcohol, de pinchos de chistorra o de fracasos amorosos. Pero los jóvenes que conozco son casi todos ellos universitarios, muchos con padres más que acomodados, han vivido siempre en democracia (como yo, por otro lado), y en general se gastan sus perrillas en condones, salir de pociones, el porrico y los trapitos, algún concierto y libros. Alguno vive al día, pero no conozco ni uno solo que sea pobre. ¿De dónde sale esa rebelión bravía con la que pretenden que cambie “todo”? Esa rebelión puede seguir el cauce de la irresponsabilidad, de la queja, de la reflexión… y en cualquier caso siempre es bueno que alguien se pregunte en qué mundo vive y saque sus conclusiones, sean éstas más o menos acertadas, ¿pero de qué manantiales nace esa necesidad de liberarse de unas cadenas invisibles? Mi respuesta es: el aburrimiento. Sólo por aburrimiento puede salir un tío a la calle a protestar contra el sistema y grabar su denuncia cosmogónica con un ifón.

  • 8 de julio de 2015 a las 14:42 Samuel Richard

    El fuego no es un invento de la humanidad.

    Claro, hombre, y tampoco la rueda. Hay varios animales que se enrollan y ruedan para huir de sus enemigos. El invento consiste en «hacer fuego». Pero no quedaría tan chulo empezar el artículo diciendo que «Después del mechero y la rueda, la socialdemocracia es el mejor invento de la humanidad». Vamos, o sea.

  • 8 de julio de 2015 a las 15:53
    PERROANTONIO
    «Después del mechero y la rueda, la socialdemocracia es el mejor invento de la humanidad».

    ¡Y las películas de alto contenido ígneo!

  • 8 de julio de 2015 a las 13:04 Bremaneur
    Esto de Perroan me ha traído a la cabeza el artículo sabadés del Arcadio.

    Leí el artículo de Arcadi y reconozco que algo de lo que dice Bruckner me ocurre a mí también: «Nunca he abandonado realmente el progresismo, a pesar de la densa estupidez y el buenismo que lo dominan. A mi edad, uno no abandona a su familia adoptiva, solo se aleja de ella. Todavía hoy en día, las únicas estupideces que me indignan son las de la izquierda, las demás me dejan indiferente. Prefiero pensar contra mi propio campo, minarlo desde el interior, que desertar.»

    A mi me pasa igual, sólo me indignan las estupideces de la izquierda, porque las de la derecha las descuento by default, que suelen venir incorporadas en la ideología. Arcadi atribuye esta declaración al «viejo aroma pútrido de la superioridad moral», pero yo no lo tengo tan claro. Es más, consciente de que vengo equivocándome en casi todas las decisiones importantes a lo largo de la existencia, estoy yo como para sentirme superior a nadie, o sea.

    He llegado a apreciar a muchos pensadores «de derechas» y cada vez tengo más amigos «de derechas» [estas compartimentaciones no me sirven de mucho, pero acepto la simplificación para no confundir demasiado a las masas], pero reconozco que la mayoría son gentes que «han llegado» a la derecha. Así que la explicación tiene que ser algo más primitiva y tribal. Los de la «derecha de nacimiento» [sigo simplificando] no son de mi tribu porque no les identifico por el olor (como ellos tampoco a mí, dicho sea de paso): me aleja de ellos su cansino aroma a cirio y su querencia por el modelo repeinado, el zapato con brillo y la camisa planchada. Una estética. Lo demás es negociable.

  • Yeah, no es una de sus mejores listas. Por cierto, que un amigo mío tiene el récord interplanetario de haber preguntado a su mujer “en qué estás pensando”. La historia da para una saga en ÇhøpSuëy.

  • Yo voy a hacer la siguiente lista: «10 páginas web donde encontrar los 10 restaurantes de pollo asado que no deberías perderte».

  • 8 de julio de 2015 a las 16:36
    PERROANTONIO
    8 de julio de 2015 a las 13:04 Bremaneur
    Leí el artículo de Arcadi y reconozco que algo de lo que dice Bruckner me ocurre a mí también:

    En realidad somos de “izquierdas” o “derechas” por razones sentimentales, las mismas que nos hacen sentirnos de Madrid, del Barça, gallegos o mallorquines. En general andamos a la busca de razones que sustenten ese prejuicio, aunque la mayoría se conforma con argumentos cuando no simples eslóganes. Si esa búsqueda te lleva al lado contrario es mejor caer en esa cosa nostálgica que en la fe talibana del nuevo converso, que también pasa a menudo.

  • Me suelo acordar mucho de las tribulaciones revolucionarias de una compañera de la Universidad, que un día, en pleno rapto de sinceridad me dijo que envidiaba mi procedencia obrera y de la Margen Izquierda. Veía ella que ambas cosas otorgaban pedigrí de clase y despejaban las dudas contrarrevolucionarias. Ella, cuyos padres procedían de familia acomadada y liberal, creía venir de fábrica con prejuicios pequeñoburgueses y sufría por ello. Yo, que no había hecho ningún esfuerzo para nacer en una familia proletaria y en un barrio obrero, quedaba liberado de la culpa de querer trascender a mi condición, mientras que para ella cualquier confort era una recaída. La “conciencia de clase” –de la clase equivocada– era para ella un castigo. A veces me pregunto si seguirá siendo troskista o habrá espabilado.

  • Salía de comer de Casa Leopoldo en compañía de un gran amigo, notable director de cine y veterano comunista desde los tiempos de Franco. Me temo que habíamos bebido un tanto durante el ágape. Resultó que a la vuelta de unos días se celebraban unas elecciones para algo, y nos topamos a la altura del Arco del Teatro con un candidato del PP en plena campaña electoral. Se trataba de un candidato de perfil más bien bajo –pienso que hoy en día ni siquiera sigue en la política– al que, la verdad sea dicha, nadie prestaba la menor atención. Creo también que estaban rodando un anuncio para la campaña, pues le acompañaba un pequeño equipo de rodaje. Supongo que fue debido al alcohol, pero el caso es que, al verlo tan solo en esas Ramblas hostiles, un sentimiento solidario se removió en mi interior, sentimiento que me empujó a acercarme hasta él y, al grito de “¡este es de los míos!”, dedicarle lo que bien puede considerarse como un calurosísimo saludo, más de fan de estrella del rock que otra cosa. A lo mejor fui el primero que le estrechaba la mano en toda la tarde y me pareció advertir que el hombre se emocionaba con mi vehemencia. Fuera como fuere, su emoción me emocionó a mí mismo, así que, no contento con estrechar su mano, lo abracé. El mío fue un prolongado abrazo de borracho. De soslayo veía cómo mi amigo estaba desternillándose de risa y el cámara no perdía detalle. Nunca supe qué hicieron con el vídeo resultante, porque en aquel tiempo un rayo me había quemado la tele y no suelo seguir las campañas electorales; pero si lo utilizaron para ganar votos, estoy en condiciones de garantizar que debió de ser algo digno de verse.

  • Pi, no te hagas la ofendida, como las señoritas cloróticas de los vaudevilles decimhonónimos, olvida los ataques abdóminem y entra al trapo que te tiende Pedro Antonio. Y de paso me traes una cerveza de la nevera.

  • Satur, estoy tumbada en el sofá a dos centímetros de las aspas del ventilador, escuchando a Bach (CPE) y pensando en las musarañas, y no tengo intención de moverme de aquí hasta que no bajemos de los 35. Sé bueno y tráeme tú un whisky, en vaso bajo y con un solo hielo. Gracias, prenda.

  • Perkins siempre inteligente. Pero dejémonos de coña y a lo esencial.
    Todos los que estamos aquì somos socialdemocratas e incluso algo màs a la izquierda. Pero todos también somos profundamente españoles/as salvo Pi y Rocky. Y la socialdemocracia PSOE-PSC es la “aliada objetiva” de los separatistas. Por eso hemos dejado de ser socialdemòcratas.

  • He soñado con ustedes, con algunos de ustedes. Lo cuento para darles la bienvenida a mi subconsciente y rogarles que no alboroten mucho ni intenten propasarse en ningún sentido con los venerables veteranos que lo habitan. Probablemente ha sido una profecía del día luminoso que tienen hoy. Hasta las provocaciones habituales del Marqués o de Satur me han hecho mella, no les digo más. Porque sí, ese es ya el único “ista” en el que me reconozco sin pudor alguno y sin matices: madridista. Por cierto, ver al propio Satur hablando con desdén de uno de sus mejores futbolistas o a Pirata compungida y afirmando que “no es marrullero” no tiene precio, oigan.

  • Follandeiro (sì, joder, Follan d’Eiro)
    Pero todos también somos profundamente españoles/as salvo Pi y Rocky.
    ___________
    Una afirmación muy aventurada que habría que matizar. No puedo hacerlo ahora, que estoy muy liado con algo que me impide desconectar más allá de estos cinco minutos. Espero estar libre mañana por la noche. Solamente diré, como adelanto, que de septiembre a diciembre del año pasado estuve trabajando en un colegio españolísimo de la Legión de Cristo (tal vez, el más español, no de España, sino del mundo) y tuve que dejarlo por dos motivos:
    1. No era tan español como ellos.
    2. No era tan socialdemócrata como ellos.
    Abrazos a todos.
    ¡Deseadme suerte para mañana!

  • Cincuenta mochilas de Grey.
    LA PREGUNTA:
    ¿Por qué los que portan a las sus espaldas pesadas mochilas y onerosas, cuando mudan a izquierda o voltean a derecha, bien sea de intento o inadvertidamente, van propinando mayúsculas y dolorosas hostiaciones a las otras expresiones de la vida, inteligente o no, que ocasionalmente hallan a las orillas del río que son y que transcurren solo conscientes de su peso dorsal pero no al parecer del mal que a otros infligen, así, a lo bobo?
    ¡Echa esa chepa al pecho y mira lo que llevas, mendrugo!
    Colectivo «Hasta el pirri de los comandos mochila en la estación».

  • A mí lo que me gusta es que en los ascensores las chicas me encajen el bolso en el hipocondrio y los chicos la mochila en el dorsal ancho.

  • Ay, Follandeiro, llorar y no parar. Es, aunque no solo, lo que está en el origen de UPyD y en el de C’s, creo recordar.

  • Follandeiro (sì, joder, Follan d’Eiro)
    Pero todos también somos profundamente españoles/as salvo Pi y Rocky.
    ___________
    Una afirmación muy aventurada que habría que matizar. No puedo hacerlo ahora, que estoy muy liado con algo que me impide desconectar más allá de estos cinco minutos. Espero estar libre mañana por la noche. Solamente diré, como adelanto, que de septiembre a diciembre del año pasado estuve trabajando en un colegio españolísimo de la Legión de Cristo (tal vez, el más español, no de España, sino del mundo) y tuve que dejarlo por dos motivos:
    1. No era tan español como ellos.
    2. No era tan socialdemócrata como ellos.
    Abrazos a todos.
    ¡Deseadme suerte para mañana!

    ;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;;

    Rocky, yo te quiero bien como eres. Por fàvor no intentes catequizarme y explicarme unas cuantas cosas que ya sé. Ahora bien, si quedas màs tranquilo soltando una homilìa de sì pero no. ..Pues no. Y punto.

    PDNo te deso suerte porque me parece una gilipoyez que se les dice a los toreros antes de que los corneen.
    Pero sì me gustarìa, de todo corazòn, que te saliera bien lo de mañana. Y lo de pasado, asimismo.

  • Follandeiro (sì, joder, Follan d’Eiro)
    si quedas màs tranquilo soltando una homilìa de sì pero no. ..Pues no.
    _______________
    Ya ni ser gallego se puede. Pero hablando de homilías, tendríamos que haber empezado este asunto, con la CARTA ENCÍCLICA RERUM NOVARUM DEL SUMO PONTÍFICE LEÓN XIII SOBRE LA SITUACIÓN DE LOS OBREROS, ‘dada en Roma, junto a San Pedro, el 15 de mayo de 1891, año decimocuarto de nuestro pontificado’.
    Aquí lo que hay, añadiré, también, es mucho fabiano. Y no me parece mal.
    Muchas gracias por esos buenos deseos.

  • Uno tiene la sensación de que todos están esperando, para soltarles toda la pasta que haga falta a los griegos, algo de compunción y mejores mentiras y ellos, tercos, que antes muertos que sencillos.

  • Una precisión. He alabalo (alabín, alabán, alabín bom ban) a la socialdemocracia, pero no he dicho que haya que identificarla con los autodenominados socialdemócratas. (Siempre he querido decir esto de los “autodenominados”)

  • 8 de julio de 2015 a las 23:00
    Perroantonio
    ___
    Perroantuán, yo le amo, usted lo sabe, pero su concepción de la socialdemocracia es bananera.

  • He oído el titular de la FRASE (¡AAAH!) del alcalde de Granada y me han venido a la cabeza estas cejijuntas enroscadas cual martillo y banana.
    a) La escandalerilla de las «inaceptables frases machistas» para refocile de escandalerillistas necesitados.
    b) Un primer edil rebuscando entre los chistes que se sabe y encontrando este, como plátano taciturno perdido en la balda de los yogures caducados, para ofrecérselo nada menos que a los chavales que han sacado los mejores resultados en la selectividad de la provincia. Endeverdad, qué apuro.

  • Un buen índice para evaluar la madurez de una sociedad es el uso del casco en motocicleta. Cuando funciona la socialdemocracia eres consciente de que puedes lesionarte gravemente si sufres una caída sin llevar puesto el casco y que los costes de tu accidente van a ser pagados por todos a través del Sistema Público de Salud.
    En Madrid o Barcelona, o en Berlín o París, es casi imposible ver a alguien sin casco, pero en Atenas, ay, la mitad no lo llevan. Incluso el pequeño Varoufakis se pasea en moto con su casco pero con el acompañante sin él. Así, destocados, se ha visto a su mujer y al nuevo ministro de Finanzas.
    En España, solo en zonas rurales o en Cádiz se ve a gente sin casco. Este índice es realmente valioso para evaluar el grado de civilización.

  • A ver si resultará que nos persignamos a la manera laica cada vez que nos ponemos el casco (“reduzcamos, señor, el gasto sanitario público”), en un acto voluntario y libérrimo.

  • Siempre llevo un casco integral Arai, el mejor y mas seguro. Lo hago por los siguientes motivos:
    1. Por no quedarme tonto de un golpe en la cabeza.
    2. Por la familia, pues mi pérdida tendría un efecto pernicioso en su economía.
    3. Por los amigos, que perderían mi gracejo y generosidad.
    4. Y sí, por la socialdemocracia que pagamos todos, en mi caso con la mitad del salario.

  • Una charla interesante anoche. Que hay que quitar el inglés, porque no podemos aceptar imposiciones utilitarias de las lenguas. Y que todos tenemos que aprender todas las lenguas oficiales del Estado, por si alguna vez nos encontramos en las oficinas de una Diputación y viene una gallega a preguntarnos por el baño en gallego. No somos conscientes del daño real producido por el nacionalismo. Millones de españoles lobotomizados, con una capacidad intelectual por debajo de la lombriz, perturbados y embrutecidos.

  • Me han robado la bici. Espero que lleve mejor vida que la que yo pude darle. Hubo una época en que aparecía por las mañanas con los faros rotos y el manillar torcido a patadas. Buen viaje, compañera.

  • Ni superioridad moral ni razones sentimentales. Gran parte de los logros del bienestar de la socialdemocracia han sido conseguidos por la izquierda, ultraizquierda incluida, a veces con métodos poco honorables. Estoy metido de lleno estudiando la huelga de los metalúrgicos madrileños de 1934. Duró del 9 de marzo al 18 de junio. Pedían los obreros la reducción de horas a cuarenta y cuatro semanales en lugar de las cuarenta y ocho que hacían entonces, manteniendo a su vez el sueldo. De no ser por la “izquierda” seguiríamos siendo unos esclavos de los burguesotes.

  • Lo que no quita que el 99% de los izquierdistas españoles hodiernos (o sea, todos menos yo) sean unos mentecatos.

  • El otro día cenando con una amiga catalana bastante sensata me confesó que entre su familia había causado cierta incomodidad el “video franquista” que grabé. Ello explicaba, justificaba, que el otro día su madre se hubiera mostrado bastante impertinente conmigo.
    El tal video franquista fue el de mi intervención en Albacete con el asunto de Libres e Iguales. Cuando pregunté que porqué lo consideraban franquista hizo referencia a la bandera española que aparece en el video. La compré en un chino y la puse de telón de fondo, como Sánchez, pero tuvo este indeseado efecto.
    La verdad es que no sé qué decir, estoy hablando de una amiga de mas 20 años con la cual he compartido grandes cosas y ahora me sale con que me estoy volviendo franquista. Uf.

  • Empecé a llevar moto a los 14, desde los 18 en ciudad; ya llevo 44, más de la mitad de mi vida y mi hermana no se llama Eva. Décadas sin casco, y con una británica boina, hasta el momento que se hizo obligatorio por ley.
    Soy partidario de que sea obligatorio, claro, igual que del uso de cinturón de seguridad, y en ciertos casos el de castidad. Pero la voluntariedad aparece después de la coerción.
    En sentido contrario, hace décadas que no fumo, pero lo primero que hice a las cero horas del año que prohibieron fumar en locales fue encender un cohíba exquisito.

  • Qué ambiguo. Evidentemente, yo no era quien le daba patadas a la bici. Un vecino, me decía quien la pateaba en verdad.

  • 8 de julio de 2015 a las 14:55 bremaneur
    Me llaman la atención los jóvenes que se oponen al sistema […] Alguno vive al día, pero no conozco ni uno solo que sea pobre. […]¿pero de qué manantiales nace esa necesidad de liberarse de unas cadenas invisibles? Mi respuesta es: el aburrimiento.

    8 de julio de 2015 a las 17:27 mgaussage
    En realidad somos de “izquierdas” o “derechas” por razones sentimentales, las mismas que nos hacen sentirnos de Madrid, del Barça, gallegos o mallorquines.

    8 de julio de 2015 a las 20:18
    Follandeiro (sì, joder, Follan d’Eiro)

    Y la socialdemocracia PSOE-PSC es la “aliada objetiva” de los separatistas. Por eso hemos dejado de ser socialdemòcratas.

    9 de julio de 2015 a las 00:00 piratajenny

    Perroantuán […] su concepción de la socialdemocracia es bananera.

    No, No, No y No. La política no puede consistir en una opción emocional o sentimental. Ser de izquierdas, de derechas, socialdemócrata o anarco no pueden ser opciones estéticas como ser rockero, fashion victim o del Atlético. Por ahí es donde empezamos a perder el Perú, Zavalita.

    Concebir así la política es comprensible a los 18 años, cuando el cerebro es aún una masa plástica que recibe información como recibían basura los vertederos hasta los años ochenta, por millones de toneladas y sin clasificar. Pero cuando ya hemos hecho el trabajo de clasificación, desescombro, y separación, cuando ya empezamos a entender la lógica de la existencia, cuando hemos aprendido a no leer todo lo que nos llega, a no beber todo lo que nos cabe y a no hacer todo lo que se puede, es cuando empezamos a tener criterio. Y a partir de ese momento ya no vale comportarse como si aún fuéramos adolescentes.

    Con un cerebro formado y estabilizado se tiene la obligación de REDUCIR la cantidad de información (social, política y cultural) innecesaria y eliminar el ruido; es imprescindible RECICLAR lo útil y deshechar lo accesorio o dañino; es inteligente REUTILIZAR lo valioso. La gestión de residuos (especialmente si son tan tóxicos como las ideologías, las religiones o las «visiones culturales» —esas pseudoideologías para vagos) y las teorías del decrecimiento nos pueden ayudar mucho; reevaluar, reconceptualizar, reestructurar, redistribuir y relocalizar la basura informativa, el ruido mediático, la contaminación ideológica y la sarna moral nos debe servir para alcanzar cierta coherencia intelectual. Insisto, intelectual.

    Es decir, que seguramente Bremaneur y Gaussage tienen razón al apuntar las pulsiones que movilizan al mundo semoviente, sea juvenil (el aburrimiento) o inmaduro (los sentimientos, los colores, las sensaciones), pero no sirven como justificaciones.

    Como tampoco sirve el razonamiento ilógico de Follanski o el Ardor: La socialdemocracia PSOE-PSC es la “aliada objetiva” de los separatistas. Por eso hemos dejado de ser socialdemòcratas. Hombre, si se han convertido en aliados objetivos del separatismo es que han dejado de ser socialdemócratas para hacerse nacionalistas, lo que viene siendo lo contrario. Razón de más para que quienes hemos alcanzado la vía de la iluminación y la sabiduría (Ommmmmm) reivindiquemos con furia la socialdemocracia y despejemos el paisaje de mercachifles, farsantes, aprovechados y papanatas. Porque aunque Jenny haga como que no lo entiende, no basta con «autodenominarse» socialdemócrata para serlo, que esa lección ya la aprendimos: fíjate en lo que hacen, no en lo que dicen. O sea, que esas bananas a otros monos.

  • Siempre me ha llamado la atención que el vandalismo se cebe en la débil e indefensa bicicleta, en Barcelona, Berlín o Amsterdam. En cambio respeta coches de ricos, o de burgueses, tan asequibles o más que las bicis.

  • 9 de julio de 2015 a las 10:43 Bremaneur
    Me han robado la bici. Espero que lleve mejor vida que la que yo pude darle. Hubo una época en que aparecía por las mañanas con los faros rotos y el manillar torcido a patadas. Buen viaje, compañera.

    Tranqui, tronqui.

  • 9 de julio de 2015 a las 11:33
    PERROANTONIO
    9 de julio de 2015 a las 10:43 Bremaneur
    Tranqui, tronqui.

    Qué grande. La escuchaba cada semana en el programa de Gomaespuma.

  • 9 de julio de 2015 a las 11:30 holmesss
    Siempre me ha llamado la atención que el vandalismo se cebe en la débil e indefensa bicicleta, en Barcelona, Berlín o Amsterdam. En cambio respeta coches de ricos, o de burgueses, tan asequibles o más que las bicis.

    Coincido. Siempre me ha llamado la atención que el graffitero, ese chorra con spray, se cebe en los trenes (esta mañana acabo de ver un tren nuevo, recién adquirido, totalmente vandalizado), con lo fácil que sería pintarle el buga a su viejo o a su puta madre (que es una santa).

  • 9 de julio de 2015 a las 11:29
    PERROANTONIO

    Perro, nos acercamos siempre a todo sentimentalmente. Me imagino que hasta los matemáticos se deciden por una u otra de las ramas de eso tan abstracto que estudian por gusto o querencia. Otra cosa es que, presupuesta buena fe, los hechos o las razones nos reafirmen o nos desmientan. Por ejemplo en las ideologías. Por otra parte no todo el mundo crece o madura. No tendría que hacer gran esfuerzo para nombrar a diez amigos adultescentes. No tendría que hacer gran esfuerzo para nombrar a otros diez que sólo buscan, sólo oyen y sólo aceptan los argumentos que reafirman sus prejuicios. Eso de la reevaluación y el reciclaje funciona sólo si consciente o inconscientemente nos hemos empeñado en eliminar de nosotros los sesgos cognitivos. Quien lo va consiguiendo acaba, al final, topando con la realidad, que suele desmentir religiones, ideologías y hasta teorías científicas.
    Unos caen del lado contrario al que su inicial aproximación al asunto les llevaba. Otros al contrario. Me parece normal la melancolía en el segundo supuesto.

  • Perroantuán, creo que su análisis parte de un error de base, que es confundir socialdemocracia con Estado del bienestar. Pero antes de meterme en este fango (sabía usted que tarde o temprano lo haría) hágame un favor para centrar el debate: defina en unas líneas breves qué es la socialdemocracia.

  • Como tampoco sirve el razonamiento ilógico de Follanski o el Ardor: La socialdemocracia PSOE-PSC es la “aliada objetiva” de los separatistas. Por eso hemos dejado de ser socialdemòcratas. Hombre, si se han convertido en aliados objetivos del separatismo es que han dejado de ser socialdemócratas para hacerse nacionalistas, lo que viene siendo lo contrario.
    ***************
    No Perkins, en el PSOE españolean profundamente -desde los toros a la bandera- pero les da vergüenza reconocerlo polìticamente (otra cosa son los gestos retòricos, como el de Sanchez con el baderòn) y ademàs serìa como ser del PP. La ùltima machada que se han sacado es el equipo de “sabios” para reformar la Constituciòn. O sea, volver a Zapatero-Maragall dàndoles alas y esperanzas a los independentistas en previsiòn de futuras alianzas. Sì, sì y sì. La socialdemocracia oficialista (la otra, por dònde anda?) es aliada objetiva de los separatistas pero lo son de forma vergonzante, por pura cobardìa moral, buenrollito y oportunismo polìtico. En el fondo les gustarìa que España fuera un paìs “normal”. Como Francia, verbigracia.
    A todo esto, confundes socilademocracia (que es un concepto poìitico-ideològico) con Estado del bienestar que no naciò con la socialdemomracia sino con Bismarck y fue teorizado por lord Beveridge y Adenauer (que no era socialdemòcrata). Antes de Beveridge solo habìa rojos -màs o menos rojos segùn se apellidaran Caballero o Prieto- pero tan rojos que eran capaces de prohibirles el voto a las mujeres no fuesen a votar por los curas.
    No conozco pràcticamente un socialdemocrta hoy dia -con la excepciòn de algunos vascos y Leguina- que no prefieran aliarse con el BNG, ERC, Bildu o Podemos que con el PP. Y claro a estas alturas algunos estàn fatigados de militar para cambiar las cosas, verbigracia, seguir siendo socilademòcrta para no dejarles el terreno a los malos y bla bla bla.

  • Joder, Pi y yo estamos hechos el el uno para la otra y viceversa. Lo mìo es grave. Juro por el coño de Nicole Kidman que no habia leido esto de Pi antes de mi post precedente:
    Perroantuán, creo que su análisis parte de un error de base, que es confundir socialdemocracia con Estado del bienestar

  • Bremaneur, vayan por delante mis condolencias y que he tarareado la canción igualmente. En la lista de mis diez, como la que nos hemos puesto a hacer alguna vez, tendría que meter una de ese disco de Makaroff. Me puse a pensar en la lista otra vez cuando salió Hotel California por los Gipsy Kings y que, a fuer de honesta, pon otra de los Bee Gees, hija. Con esas y otras siete que tal bailarían, espero de corazón que mi elenco personal no caiga en manos de los extraterrestres del espacio extrasensorial, qué iban a pensar esos señores de nuestra especie.

  • Vaya por delante que yo también confundo la socialdemocracia con el estado de bienestar. Hablando de la especie, a propósito de las huelgas que menciona Bremaneur, siempre he aceptado pasivamente esa visión pugnaz de la existencia en la que la dialéctica se expresa mediante hostilidad abierta, en la que el heroísmo desempeña un papel y los beneficios y derechos sociales son su botín. Pero si te pones a mirar la Historia desde la Luna (La Luna snack-bar; la Historia Toda Ella, que soy muy sencilla y una de rabas), los progresos sociales en el mundo (libertad, bienestar, paz) no derivan principalmente de hechos traumáticos sino sobre todo de la reflexión y del deseo de mejorar que nos caracteriza como especie: la tensión de la verticalidad («vertically challenged people», que dicen los enanos; Sloterdijk), la evidencia de la imposibildad de salvarse uno solito.

  • Follansky y Pi, no se hagan los listos.
    Girón de Velasco copió las fórmulas de Bismarck y creó el Seguro Social de Enfermedad.
    Felipe González lo mejoró copiando las fórmulas de Lord Beveridge y creó el SIstema Nacional de Salud.
    Ambos pasos contribuyeron al Estado de Bienestar en España, uno desde el Falangismo y otro desde la socialdemocracia, que como teoría política es la que mas ha contribuido a crearlo. Por eso decimos que el PP hace una política social demócrata continuista. No hace falta ser tan retorcidos para explicarlo.

  • Lo que han conseguido los partidos nacionalistas en estas pocas décadas en el terreno de los símbolos y en el lingüístico ha sido gracias a la colaboración enfervorizada del PSOE e IU. De consecuencias incalculables.

  • Uf, ahora no me voy a poner a descubrir el Mediterráneo. ¿Que tal si partimos de la definición de la Wikipedia, que tiene la ventaja de que es accesible para todo el mundo? Por mi parte me quedo con las dos primeras frases, me salto la historia y los personajes, salto de júbilo en el apartado “Abandono del marxismo” y me siento bastante cómodo, con algunos matices (¿Multiculturalismo? Venga, hombre, no jodamos), en la sección “Programa actual”.

  • PARÉNTESIS: alguien puso aquí por todo lo alto una historia del espionaje, hace poco. ¿Quién? ¿Cuál era? La “búsqueda” no lo localiza, a pesar de que recuerdo que mencionaba a John le Carré.

  • Voy a aportar mi grano de arena a la taxonomía lexicográficopolítica del tema que debatimos en cuestión, y es la definición de izquierda y derecha: «derecha es con la que comes, izquierda la otra». O al revés en caso de ser zurdos.

  • Fue el Schultz, Pirata, creo.
    JOBAR, Bremaneur, ¡SIUUUUN!

    9 de julio de 2015 a las 12:58 Satur
    ¿Quiénes son los Beet Geeks, Prot?

    No me busques, que te pongo el de los éxitos a todo gritar.

  • Mi vida es prodigiosa en situaciones absurdas, pero la que acabo de vivir se lleva la palma. Otro día os la cuento con despacio.

  • No sé, a lo mejor la entrada “socialdemocracia” de la wiki la redactò un socialdemòcrata -yo tampoco voy a subirme a la biblioteca ahora a ver si descubro algùn mediterraneo o el carnet del partido de alguno- lo cual hasta me parece normal, como que un astrònomo escriba la entrada Actronomìa. Lo que ya no me parece tan normal es que entre las supuestas virtudes de los socialdemòcratas autedifinidos purasangres no esté la de ser capaces de matizar y para concluir una discusiòn nos dejen caer en pie un arti de la wiki o una foto de primera comuniòn de Olof Palme.
    A estas alturas del curso, tal como anda el percal y con la experiencia que uno tiene, creo que de socialdemocracia debe haber 753,4 opiniones distintas, una por partido, otra por fedraciòn, otra por militante, otra por votante, otra la del señor que pasaba por allì.
    Queda por supuesto, esta brillante entrada de Perkins que sirve de referencia, no en Ferraz pero en Estocolmo.

  • 9 de julio de 2015 a las 13:34
    FUNES
    leído en otro blog:

    Casualmente lo estaba leyendo ahora. Ayer me echaron algo en la cerveza, no puede ser verdad todo lo que percibo a mi alrededor desde anoche.

  • Se había empezado a plantear, antes de la crisis ‘griega’, la necesidad de que las grandes empresas (especialmente las que nos venden productos tecnológicos) tributarán en Europa como es debido y no en paraisitos fiscales como junkerland. Una agenda claramente socialdemócrata, como puede ser el propio Plan Junker.
    (Con la revisión los comentarios quedan niquelados)

  • 9 de julio de 2015 a las 13:54
    PROCURO FIJARME
    La cosa es que buscándolo me he ido al de SG,

    A mí me ha dado por leer esto, y creo que va a ser LSD lo que me echaron en la birra. Ahora espero el post de hoy de Arcadi, donde dirá que se ha hecho del Atleti. Por flipar, que no quede…

  • Me han mandado un burofax y cuando iba a contestar por el mismo medio me he dado cuenta de que la dirección del remite era la de un solar. No hay duda, he mirado en el GoogleMaps y a los portales anterior y posterior se les ve perfectamente el número. Alguien que ve películas de estafadores.

  • Brema, te entiendo porque flipada es una way of life en mí, bien sea por la hipotensión bien por las galletas maría del desayuno, que no siempre las encuentro en las mejores condiciones para el consumo.

    A propósito, MGauss, ese burofans ¿usted lo ha leído antes o después de desayunar?

    ***
    Sita, me alegra que esté aquí el blog de Tse, porque solía leerlo en el NJ3 y como tengo síndrome de Estocolmo, que también llaman amor, con nuestra página, los blogs que leo son los que tenemos debajo. Pero, Sita: ¡pero Gata! Sita, una vez pasó lo mismo con el blog de Gómez, que no se podía acceder, y fue porque estaba en obras.

  • Eso me pasa por interrumpir mi descanso para ir al chiringuito, aprovechar la wifi y cumplir las órdenes del señorito -más señorito que nunca- Perroantonio. El blog de la señorita Inlower es ahora de acceso privado, por lo que sus entradas no pueden verse aquí de forma pública. Cuando la señorita Inlower decida abrir de nuevo su blog al público, volveremos a tenerla entre nuestros enlaces favoritos para que todo el mundo pueda disfrutar de su lectura. Ya está. ¿Se les ofrece algo más o puedo regresar a mi tumbona? Al menos he aprovechado para pedirme una horchata con un chorrito de ron.

  • Sardanatán ha vuelto al tweeterdt, ya podéis leer de nuevo comentarios quilométricos -algunos de gran interés- entrecortados en tweedts de ciento cuarenta características como si fuese un anciano que espera en cada escalón para poder coger aire.

    Otrosí, recuerdo que Gorriarán Enfurecido sigue existiendo.

  • 9 de julio de 2015 a las 17:11
    FUNES
    Pero ¿qué pasó con Ga.Cho, se enfadó o qué?

    Con tres años de edad. Y fue irreversible.

  • Hay una alternativa a Podemos que sale desde dentro de Podemos. Te cagas con el elenco, Mariví:
    “también participan personalidades de la sociedad civil, encabezadas por el periodista Javier Gallego, el escritor Isaac Rosa o el cantante Nacho Vegas”

  • Y menos mal que no conoce usted a uno de los cabecillas de la cosa, Marqués, el señor Valiente Ots. Representaba a las juventudes del PCPE en la asociación de estudiantes de la facultad de Derecho. No diré a quién representaba yo para no echar por tierra la hipótesis sobre mi izquierdismo genético, mi falso socialdemocratismo y otras que han pululado por aquí.

    PS: eso sí, por no faltar a la verdad, el susodicho miembro del politburó estaba cañón, y alguna que otra terminó negociando con él fuera del estricto ámbito de aquel coñazo de reuniones.

  • ¿Se fornicaba mucho en esa época de rojerío, Pi? Porque lo que es yo no me he comido una rosca desde que soy comunista. Mis llamadas de amor a las neopasionarias no están surtiendo efecto.

  • Creo que era más bien esa época de la juventud, no del rojerío.

    9 de julio de 2015 a las 17:54
    Satur

    10/10

  • Contaba Gironellla, ¿se puede citar aquí a Gironella? que como quiera que unas milicianas reivindicaban el amor libre les salieron al paso unos creo que cenetistas diciendo “chatas, como no lo pidáis obligatorio …”

  • Pirata, en cuanto al libro sobre Philby veo que ya le han contestado. Me limito por tanto a precisar que no es novela, por si las moscas. Le Carré hace el epílogo. Muy recomendable.

  • Gironella: ejemplo de autor menospreciado especialmente por quienes jamás lo leyeron. (Recuerdo que en una entrevista llegó a decir, no sin parte de razón, que muchos de sus problemas con la crítica se debían a que era un autor que tenía un chalé con piscina.)

    Los fantasmas de mi cerebro me pareció una obra notable.

  • De pequeño me gustaba ver jugar, los días de fiesta, a los mayores a las chaplas. Era un juego prohibido, y el lugar donde se desarrollaba solía estar un poco apartado del baile, de la verbena, pero no lo suficiente como para que nadie se quedase sin saber dónde se jugaba a las chaplas, incluidas las autoridades y la comisión de fiestas, que hacían la vista gorda.
    Se perdía dinero a montones y la gente jugaba borracha, sobre todo los que perdían, que eran muchos. Una vez, uno de la zona emigraba a Barcelona a dar calaveradas por allí. Iba a tomar el tren la misma noche que había fiesta –y chaplas- en O Tameirón. Se jugó todo el dinero que llevaba para sus primeras semanas en la ciudad condal y no pudo irse. Y se quedó allí para siempre, ya no emigró. Otra vez, siendo yo todavía pequeño, en una partida en un garaje había uno que había perdido todo y que quería jugarse el dedo. O la mano, pero creo que era el dedo. Y andaba pidiendo en voz alta a la gente un hacha para cortárselo y echarlo al suelo junto con los billetes. Vamos, para jugárselo a caras o a cruces. Entonces entró su mujer, de riguroso luto, con una escoba de retamas o xestas o piornos en la mano y se lo llevó para casa. A escobazos. ¡Qué cara digna, aquella mujer, poniendo orden!

  • Me han dicho muchas veces los señoritos que no tengo que opinar, que me limite a ser borde y que sólo soy una trabajadora. Me toca limpiar y quitar el polvo. Nada de pensar. Pero me voy a saltar las normas por una vez porque he leído una cosa que ha escrito el señorito Gausseje (ay, hijo, qué nombre te has puesto) y me he quedado muy impresionada. Este chico vale mucho. FAULKNER EN MISSISSIPPI.

  • Srta. Bellpiug yo a usted tendría que ponerle un piso pero me saldría con lo de barrerlo y limpiarlo, y merece usted algo mejor. Quedo pensando en qué pede ser.

  • Perroantonio
    ¿En qué consiste el juego de las chaplas, Rocky?
    ______________
    Se juega con dos monedas que se llaman ‘chaplas’ (monedas del juego, no dinero) que se tiran al aire. Si las dos monedas salen cara, gana la banca (el ‘barato’), y si salen las dos cruz, gana el apostante (o al revés, no lo recuerdo). En caso de que salga una cara y otra cruz, se vuelve a tirar. La gente apuesta tirando el dinero al suelo, al centro de una especie de corro que se forma alrededor de los billetes. Al acabar la tirada, el ‘barateiro’ recoge los billetes y se los mete en el bolsillo. También palma algunas tiradas, pero a la larga suele acabar ganando. Me parece que el truco está en que el barateiro lleva sus propias chaplas y que, como él es el que las lanza al aire, las tiene ‘amaestradas’. Creo que es un juego común en la España rural, pero no estoy seguro.

  • Noche de punk y cargas policiales. Ha sido emocionante, periodístico. Me levanto en dos horas, las suficientes para escribir la crónica. Lástima que no haya nadie interesado.