ÇHØPSUËY3D #1 :: DECONSTRUCCIONES :: Poema sinfónico para cien metrónomos

Metrónomos
por Ximeno de Atalaya.

Antes de meternos en faena creo necesario advertir que la naturaleza me ha negado lo que se denomina el oído absoluto, una extraordinaria habi­lidad que les permite a algunas personas identificar una nota musical con solo oírla. Estos individuos cuando escuchan un grillo además del cri-cri-cri perciben fa-fa-fa. Es posible que el grillo común emita en realidad un Si bemol mayor séptima con quinta disminuida, pero ya he reconocido que no tengo oído absoluto.

Más bien podríamos decir —si nos atenemos a mis cualidades musicales— que padez­co de una discapacidad absoluta para la apreciación de sonidos articulados, afinaciones y armonías. Esto sólo puede deberse a un desajuste genético complicado con una deficiente selección de las piezas musicales que sirvieron de banda sonora a mi infancia.

Este curioso fenómeno se produce de un modo tan completo y evidente que la única forma de describir una carencia tan integral para la apreciación de melodías, acordes y contrapuntos es apelando a una nueva taxonomía: digamos que poseo un oído «raro».

El oído «raro» se caracteriza por una insólita habilidad para confundir notas y escalas, afinación y musicalidad, pero lo hace de un modo tan incoherente y caótico que llega a poner en cuestión las leyes de probabilidad estadística.

Alguien podría pensar que mis innegables condi­ciones naturales deberían haberme convencido para dirigir mi interés hacia cualquier otra actividad, pero gracias a una obstinación a toda prueba he logrado dominarme y perseverar sin importarme la magnitud del fracaso.

Cuando decidí dedicarme a la crítica musical, por­que mis escasas habilidades no me permitían otra cosa, convertí mi debilidad en fortaleza dedicándo­me a la acusmática. Esta rama de la música elec­troacústica se basa en la descontextualización, algo que se ajusta como un guante a mis extraordinarias capacidades.

György Ligeti compuso el Poème Symphonique para 100 metrónomos en 1962. Está considerada como una obra de referencia de la música estocástica.

Para su ejecución diez profesores armados con diez metrónomos cada uno se enfrentan a un público supuestamente entendido y ávido de nuevas experiencias. Se les da cuerda (a los metrónomos, porque a profesores y espectadores no les hace ninguna falta) y se ajustan de forma que cada uno marque un compás distinto.

Los metrónomos se colocan cuidadosamente encima de una plataforma. A una indi­cación del director los profesores enfrentados cada uno a sus diez metrónomos han de ponerlos en marcha todo lo simultáneamente que puedan. No es tarea fácil dado que los ejecutantes suelen tener dos brazos. Una vez consiguen ponerlos en marcha porque la sincronización inicial resulta imposible, desaparecen por donde han venido.

El resultado es predecible: los metrónomos —cada uno a su bola— marcan los tiempos mientras les queda cuerda, después se van parando hasta que solo quedan cinco, cuatro, tres, dos y por último uno, que da unos pocos clicks y se para. Fin.

Durante algo más de cinco minutos un oído normal, incluso uno absoluto, escucha algo así como: BRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRR… sin embargo, cuando solo quedan cinco o seis metrónomos, el asunto se anima. Aunque el momento más interesante es el diálogo de los dos últimos metrónomos desacoplados, si bien, al final, cuando queda uno solo, la cosa decae un poco.

Los delicados cambios que se producen en el tempo absoluto de la pieza se traducen en oleadas de compases asíncronos. Estos se funden y perfunden conformando capas granulares que transportan al oyente a un nuevo espacio de texturas tímbricas cadencio­samente minimalistas. Las cuales, aunque transmutan sin descender a la aspereza original del principio estocástico, no lo repudian de manera absoluta.

La perspicaz provocación del maestro Ligeti —reflejo de su pasión infantil por los autó­matas— plasma con una rotunda polirritmia su fascinación por la incesante evolución del entorno espacio-tiempo.

Refleja además la integración entre el continuum tímbrico con el discontinuum frecuen­cial en un ejercicio de asombrosa pulcritud y elegancia. Su estatismo aparente se ve modu­lado por sutiles oscilaciones que se deslizan con delicadeza. La rigidez atonal y su nervio y energía son fruto de una estudiada asincronía que desemboca, al desvanecerse paulati­namente, en una última y definitiva cadencia.

La refinada textura orquestal, su indiscutible fuerza estructural, junto a esa atmósfera percusiva de falsa intrascendencia está alejada de convencionalismos y artificiosidades. Por ello y por su discurrir impecable y su obsesiva fijación cuasi pornográfica en los mati­ces hacen del Poema Sinfónico para 100 metrónomos una de las más logradas creaciones del compositor. El simbolismo arriesgado e inmediato a la vez, su complejidad estructural y la trascendencia acústica que comporta le han otorgado —merecidamente— un lugar de privilegio.

Es posible que si usted disfruta de un oído absoluto, o al me­nos de un oído normal, no pueda apreciar todas las sutilezas de esta obra. Es normal, no se preocupe, el oído «raro» al no estar sometido a la distracción que podría ocasionar el espasmo lírico de un oboe arropado por un bando de violas y chelos aque­jados de romanticismo, puede concentrarse en lo que de verdad sucede: los matices fascinantes, los aspectos más inexplicables de la acústica… o del propio sonido. En realidad no estoy seguro porque, además de tener oído «raro», hay quien dice que desde que me quedé sordo estoy un poco tronado. ■

62 comentarios

  • El olvidado maestro Peregrín gustaba acudir a los conciertos provisto de un metrónomo, así me demostraba con datos objetivos la incuria del Director de turno. Entonces hablaba de Carlos Kleiber.

  • Estoy alucinando con la entrevista a los padres de Casitas :
    – No tenía ni idea de que su padre no le hablara.
    – según su madre, los médicos del norte son de lo mejor.
    – Hay que hacer un referéndum para votar dónde se tiene que quedar o ir Casillas.
    – El Oporto es un equipo de Segunda B, mientras que el Barca es un equipo de señores..
    ..y no sigo porque me está resultando de vergüenza ajena.

  • El metrónomo era banda sonora de mis clases de solfeo. Mi profesora lo colocaba en la mesa.
    Abrid la página 15.
    Parker, tú primero.
    Había que leer las notas al ritmo del metrónomo. Si fallabas en una nota pasaba al siguiente, que debía seguir la cadencia y coger el ritmo desde la nota fallada.
    Era un estrés tremendo.
    Es un instrumento del demonio.

  • ARNIE

    Vaya por delante que el actor me caía gordo desde mucho antes de que la prensa internacional aireara de que se trataba de un perfecto cretino.

    Resulta más sencillo entender la enrevesada pregunta del referéndum griego que el argumento del último Terminator. Este último es, por decirlo suavemente una auténtica memez incomprensible. Me gustó, eso sí, lo de que los cíborgs envejecen. Y no poco, desde luego: al encarnado por Arnie se le adivina más próximo a jugar una partida de petanca contra un T-1000 que a impedir el Apocalipsis. Lo mejor, sin duda, la pelea del Terminator “abuelo” contra el de 1984, un indudable acierto de guión y una maravilla de los efectos especiales por ordenador.

    En 1984, si se me permite el circunloquio personal, servidor practicaba boxeo y le daba a las pesas en un destartalado gimnasio de barrio que parecía trasplantado del Bronx. No entrenaba ni una sola mujer en él. Los ídolos del momento por aquellos pagos eran el velocista Ben Johnson y, sobre todo, Mike Tyson. Por aquel entonces, el propietario del gimnasio, uno de esos culturistas (ya fallecido) pioneros que se preparaban para los competiciones con dietas estrictas a base de tortillas de anabolizantes y tortillas de patatas me comentó una anécdota a propósito de la futura estrella del cine de acción y la política que condicionaría para siempre mi visión del personaje.

    Sucedió en los 70, antes de Arnie triunfara en el cine y cuando “solo” era, por tanto, el mejor culturista del mundo. Resultó que varios propietarios de gimnasios barceloneses consiguieron que el austriaco promocionara un acto organizado por una fantasmagórica federación de culturismo de nuestro país. La cosa acabó con una cena de gala. Imagino a aquellos veteranos levantadores de pesas y sus esposas, con sus gimnasios de mala muerte y sus estrecheces económicas, endomingados para la ocasión y felices por haber traído al número uno de su especialidad.

    Justo al empezar la cena, el joven Arnie dijo en voz alta, refiriéndose a las esposas o acompañantes de los presentes:

    –¿A cuál de todas éstas me voy a follar hoy?

    Ni Conan el Bárbaro lo habría expresado con mayor elegancia.

    Esto que me contaron, ocurrió, como dije, hace unas cuantas décadas. A pesar de todo, supongo que pocas personas de mi generación (y de varias generaciones) habrán visto menos de diez películas protagonizadas por Arnie. Y yo, camino también como el propio cíborg de esa obsolescencia programada por los dioses, no soy la excepción. Ayer, por primera vez en mi vida tratándose de quien se trataba, verlo en la pantalla tan cascado y diciendo eso de “viejo pero no obsoleto” me produjo, no sé, un punto de algo muy semejante a la ternura…

    Hasta la vista, baby.

  • Carlos Kleiber y Alfredo Kraus eran el mantra de Peregrín. Ambos habían decidido restringir su repertorio para convertir sus interpretaciones en el exacto canon que hubiera pretendido el compositor. Plácido Domingo era el ejemplo contrapuesto, pues su prolijidad y ubicuidad convertía sus actuaciones en bolos de pueblo.
    Hubo una época que discutir sobre este punto generaba pasiones y discusiones de gran altura. Tuve el privilegio de asistir a algunas.

  • Se ha establecido en 40.000 euros anuales el techo de saturación de la felicidad. Con este salario se puede acceder a los básicos que configuran una vida digna. A partir de esta cifra la ganancia en felicidad es mínima y en algunos casos tiene un efecto negativo.
    Los padres y hermano del “portero” son un buen ejemplo. Son millonarios pero destilan amargura. Su aspecto y discurso denota un gran déficit cultural e intelectual. Son “juguetes rotos” a causa de un dinero llovido del cielo que no han sabido gestionar.

  • Arnold fue un excelente Gobernador de California, el Estado mas rico y poblado de EEUU. Se recuerdan muchas de sus iniciativas con gran respeto. Cuando he estado en Palo Alto y en San Francisco, tengo que ir con frecuencia, se escuchan buenas opiniones sobre él. No estoy muy seguro de que algunos juicios aquí vertidos sean muy acertados.

  • Durante algo más de cinco minutos un oído normal, incluso uno absoluto, escucha algo así como: BRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRR…

    Que no. Empieza con una tormenta de granizo una tarde de mayo, ha sido un día muy bochornoso, TRACATATRACATATRATACATATRÁ. Unos minutos después amaina, ya ha refrescado y se oyen pasos de gente que llega por un suelo de guijarros, RECORRECORRECORRECO, se acercan a las bailarainas de las castañuelas, CLAPACLAPACLAPA. Ellas están cada vez más cansadas, CAPA ACLAPA ACLA, y cuando todo acaba solo aplaude la señora de la limpieza, PLA PA PA PLÁ PA PA PLÁ. Es una canción supertriste, Ximeno.

  • Me alegro de que no estés de acuerdo con lo que no he dicho. Ni siquiera voy a entrar en las simpatías nazis del personaje o lo que han comentado sobre su tendencia al acoso sexual algunas de las actrices que trabajaron con él. Aunque, repito, no me refería a su trayectoria política (supongo que todo el mundo sí estará de acuerdo en que es un actor más que limitado) para nada, solo apuntaré a que también Ronald Reagan es recordado como un excelente gobernador de California. Si hay dos puestos políticos a los que pueda tildarse de folclóricos en el mundo, estos son el de gobernador de California y el de alcalde de Marbella. Dicho lo cual, es posible que fuera un gran gobernador. No lo sé.

  • “–¿A cuál de todas éstas me voy a follar hoy?”

    Coño, empieza a caerme bien, creì que todo lo suyo era postizo.

  • Ya está otra vez ladrando la jauría neoliberal, o sea.

    RESPUESTA
    Antes, digno y orgulloso era quien se negaba pedir prestado aunque se estuviese muriendo de hambre. ¿Por qué ahora la dignidad y el orgullo se demuestran negándose a devolver o compensar lo que se pidió sin vergüenza? ¿Por qué es llamado “terrorista” el que presta 240.000 millones de euros a un país arruinado por sus eternas vacaciones fiscales y unas pensiones sobredimensionadas, pero no quiere que sea a fondo perdido?

    ¿Por qué son ahora sólo los “acreedores” y no los “benefactores”? ¿A qué llaman los actuales gobernantes griegos “chantaje” al quejarse, cuando son ellos los que recuerdan a los judíos subversivos de ‘La vida de Brian’: “¡Raptaremos a la mujer de Pilatos, se la iremos enviando a trozos hasta que disuelvan el Imperio Romano y quede claro que no admitiremos chantajes!”?

    ¿Por qué son las exigencias de la troika las que hacen sufrir a la población griega y no tiene culpa el Gobierno que se niega a fiscalizar como es debido al Ejército, la Iglesia ortodoxa y los armadores, potentados que deberían salvar con sus impuestos a la patria en bancarrota? ¿Por qué el chapucero referéndum que apelaba a “la bestia sarnosa del nacionalismo” (Stefan Zweig) va a salvar el futuro de la Unión Europea, en lugar de llenarlo de tinieblas?

    ¿Por qué tantos creen, en Grecia o España, que quienes siempre han calumniado a la “democracia burguesa”, han tachado de “criminal” al capitalismo y aborrecen la “Europa de los mercaderes”, son los más adecuados para impulsar las reformas realistas que sin duda exigen las deficiencias de nuestra liga de naciones?

    La respuesta la dio Erasmo, el primer europeísta: “El espíritu del hombre está de tal modo constituido que la mentira tiene en él 100 veces más influencia que la verdad”.

    FERNANDO SAVATER

  • Lo que comenté antes de los 40.000 $ proviene de un trabajo de Daniel Gilbert sobre la “predicción afectiva”. Su tesis es que los economistas consideran que la gente realiza transacciones económicas con el fin de “maximizar su utlidad”, mientras que para los psicólogos las decisiones económicas son “predicciones afectivas”.

  • MALOS DÍAS

    “En Asia hay un animal al que llaman bonnacon […] al huir descarga los gases de los excrementos de su vientre a una distancia de tres acres, y su calor prende fuego a todo lo que toca. De esta manera, se aleja de sus perseguidores con sus dañinos excrementos.

    (The Aberdeen Bestiary Project) De Natura animalium, Cambrai ca. 1270 (Douai, Bibliothèque municipale, ms. 711, fol. 8r)

  • Plantea Gilbert que una persona que tiene un trabajo de 40.000 $ no duda en aceptar uno de 80.000$ porque predice que va a ser mas feliz con el segundo. Tal predicción resulta a menudo errónea pues por encima de 40.000 $ la felicidad está mas vinculada a la red de relaciones sociales que al dinero.
    Una vez me preguntó una amiga que porqué con lo “listo” que era no aspiraba a un trabajo mejor remunerado y de mayor responsabilidad. Le contesté que la razón era precisamente porque era muy “listo”.

  • Ciertamente, la racionalidad del Homo economicus, de la teoria economica, no es la misma que la del Homo sapiens.

  • Arnold era republicano, mal actor y culturista, lo cual para algunos puede equivaler a ser un “perfecto cretino”. No así para los californianos ( que desconocen qué es Marbella) pues asitieron asombrados al mandato de un republicano que aprobó leyes que admitieron el matrimonio homosexual, la utilización de células madre y limitaron la emisión de C02.
    Arnold estuvo 8 años de Gobernador, el máximo posible, y renunció a su sueldo en función de que afirmaba haber recibido mucho de América. Él es el inmigrante que mas lejos ha llegado en política en Estados Unidos. No sé que dirán mis colegas de Palo Alto cuando les cuente que aquí le consideramos un nazi descerebrado y folklórico.

  • Don Arnold tiene una habilidad extraordinaria para la elección de guiones. “Total Recall” es una gran película y en ella se desenvuelve con habilidad, La saga de Conan el Bárbaro, tres cuartos de lo mismo y además explota su hipertrofiado físico “por exigencias del guión”, hay alguna otra película por ahí de espías que no recuerdo el título. Resumiendo que tiene una filmografía que sin ser excelente, no deja de ser notable.

  • Supongo que, si empleas con ellos una estratagema tan burda como la de refutar una y otra vez aquello que no dicen, tus amigos californianos pensarán de ti algo parecido a lo que pienso yo, especialmente si te empecinas en refutar hasta aquello en lo que he admitido de entrada que puedes llevar razón. Digo que es un actor “limitado” porque cualquiera que tenga ojos y un mínimo conocimiento de interpretación lo sabe. (Lo cual no significa que no haya participado en películas notables del género de acción: Depredador, Conan, Mentiras arriesgadas, El último gran héroe y Terminator 1 y 2.) Igual que me importa bien poco que sea republicano (Clint Eastwood, sin ir más lejos, sería ejemplo de republicano, gran actor y enorme cineasta) y que no me cabe la menor duda de que fue, sin la menor duda, el mayor culturista de la historia. Lo de nazi no va a hacer falta que se lo cuentes a tus amigos, de California o de Tombuctú, ya que cualquiera que se haya leído sus memorias o siga un mínimo la actualidad está al corriente de que él mismo admitió, tras haberlo negado durante mucho tiempo, que de joven era un admirador de Hitler.

  • El dr. Kissinger no llegó con una mano delante y otra detrás como nuestro admirado Arnold. En todo caso América es grande por cosas como estas. Sin embargo aquí nos “caen gordos” la gente así. Sería interesante analizar porqué despreciamos con un deje de superioridad a los mejores.

  • Gomez, si Renegrido – o lo que signifique su nombre en alemàn- fuera ademàs buen actor serìa un abuso.
    Hola Tare.

  • Solo vi una peli del susodicho: Conan. No es un film de acciòn -como pueden ser los de Wayne o Eastwood-sino de ficciòn. Una peli para retrasados mentales colgados en la infancia.

  • Bueno, de acuerdo, es un gran actor. Cuando lleven al cine Al tibio sol de marzo, Arnie podría interpretar al cabo Olivares y Van Damme, otro inmigrante, al recluta Mantecón. O viceversa.

  • 11 de julio de 2015 a las 16:54 Claudio Sífilis

    Claudio, una amiga mía vivió una temporada al lado de una casa donde había un gallo. Le afectó un poco a los nervios. Solo te hablaba del gallo, intentabas cambiarle de tema pero se daba cuenta y atajaba para poder seguir con el gallo. Había denunciado al gallo, a los dueños del gallo, a todos sus familiares y conocidos y a la ciudad de Bruselas, que es donde residía, aunque sin éxito. Luego se cambió de país y ahora está muy mejorada.

  • SEÑALES QUE PRECEDEN (HAEC SUNT SIGNA)
    HOY DOMINGO, DOS SEÑALES:
    Primera señal. Esta mañana he visto en el patio de casa a un gaviota comiéndose a una paloma. Como soy miope he estado un buen rato fijando la vista hasta que me he dado cuenta de que no era un perrillo jugando con una pelota roja. Se me han encogido las sábanas y camisetas que estaba colgando y después he experimentado varias visiones dinámicas de masas sanguinolientas y picos, como un partido de albañiles contra el Sagrado Corazón.
    Segunda señal. Han abierto un nuevo comercio en mi calle y me he acercado muy contenta. Mi calle se ha llenado estos años de locales vacíos, si se me permite la contradición en los términos. El nuevo negocio se llama SALÓN DE UÑAS ROXANA. Repito: SALÓN DE UÑAS. No sé lo que es y sobre todo no quiero saberlo.

  • Terecera señal, Follan felicita a Procu: Genial:

    “como un partido de albañiles contra el Sagrado Corazón.”

  • Me voy a pasear con decoro y sombrilla de muselina por los aledaños de Patos, tal vez con suerte me recibe el nobel o en su defecto Adelaida para invitarme a un agua.

  • Gente (aunque supongo que Brema podría ser el principal interesado en la primera tanda): ando desprendiéndome de libros que llevo años trasladando de un domicilio a otro muchos años. Preparando nueva mudanza, me doy cuenta de que es altamente improbable que los vaya a volver a leer, y que si en algún momento tuviera que hacer una consulta muy específica tendría a quién recurrir (por ejemplo, ustedes). Entre ellos hay un popurrí de veintitantos volúmenes sobre la GCE y temas relacionados. Ningún incunable, desde luego, pero algunos clásicos sobre el tema (Preston, Thomas, Jackson, Brenan, Fraser) y otros que responden a obsesiones juveniles (Poum, procesos contra los antiestalinistas). También quiero despejar las baldas de economía, tal vez unos 50 volúmenes, éstos sí con algunas primeras ediciones. Mucho autor heterodoxo, aviso (Polany, Joan Robinson, Kalecki, Sraffa, Marglin, Sylos Labini, neokeynesianos varios), pero también mucho manual clásico. ¿Tal vez alguien que tenga hijo estudiando la materia – y que aún lea? Me daría coraje y pena que nadie los aprovechase. Envío a domicilio. Ya me diréis.

  • 12 de julio de 2015 a las 12:30
    XIMENODEATALAYA
    Don Arnold tiene una habilidad extraordinaria para la elección de guiones.
    Resumiendo que tiene una filmografía que sin ser excelente, no deja de ser notable.

    Lo que hay que leer. Recuerdo que se me ocurrió decir algo parecido de Cruise y me pusieron a caldo. Ya les vale.

  • No hay para tanto con mis gallos, no están puerta con puerta. Yo suelo despertarme a las cinco después de haber dormido mis 7 horas, a veces vuelvo a dormirme.

    Me ha parecido notar hoy aquí algo de deje de superioridad con la familia de Casillas.
    Es broma.

  • Es evidente que en la vida hacemos malas elecciones. Javier Krahe fumó sin tasa y ha muerto, uno mas, de infarto de miocardio. El “portero” y su familia pusieron el dinero por delante, sin entender que el honor y la dignidad de jugar en el Madrid era lo mas importante.

  • No me jodas con la cantimplora que vives en “unchalete” de lo mejorcito de la zona.y me sacas para beber un refresco marca ACME…

  • Una grabación del buraco do inferno, por ejemplo, Gaussage.
    ***
    Grecia afronta la proverbial situación …en el camino nos encontraremos.
    ***
    Desafío total es una buena película, por la parodia.
    ***
    ¿Se va lejos, pirata?

  • De vita agricola.
    Despertarse temprano, con las luces del día (‘con la fresca’ dicen los lugareños), higiene y desayuno mínimo y ponerse a trabajar, sobre todo desbroces y limpiezas (contra el fuego), riegos (contra el calor), pequeños arreglos y mantenimientos (contra la obsolescencia) y cuando llega el mediodía limpieza de la alberca y su llenado. Un baño de agua fría, fría cuando el sol aprieta de justicia y a la hora de comer, en la sombra del porche, un buen cocido para reponerse (con un ‘verdejo’ de nombre onomatopéyico y tapón plástico). Después, una siesta con la casa cerrada y oscura. Al atardecer, más riegos, un paseo, una ducha, una cena frugal y música y libros para dormir viendo las estrellas en un cielo diáfano en una noche silenciosa.

  • Inenarrable fin de semana en Bilbao. Pero vamos a intentarlo. El jueves, tras el madrugón y tras dejar a mi señora e hija en el BEC de Barakaldo (punto de referencia en este viaje), me acerco hasta Ziérbena (o Ciérvana, o como quiera Proc), donde me espera Arkaitz. Le hice saber los comentarios de Proc y se echó a reir. Dice que desde hace unos años, a raíz de un suceso traumático, ya no es militante de ninguna causa. Se pidió una baja, hizo el camino de Santiago (y lo repite cada vez que puede) y ahora es un optimista radical. Liquidamos en media hora los temas de trabajo y se apunta a venir conmigo a Getxo a ver al delegado. No se conocen, pero como puede que nos invite a comer, donde comen dos comen tres y que pague el jefe. En Getxo nos espera Pablo, una de la personas más amables de la empresa. De nuevo liquidamos rápido los temas de trabajo y nos vamos a comer. La comida bien, pero la charla se convierte en una sentida despedida, donde se siente el aprecio por una labor bien hecha. Entre Arkaitz y Pablo se nota una sintonía que puede ser el principio de una gran amistad (profesional, no me sean mal pensados). Entre las cañas de antes, el vino de la comida y los chupitos de después, salgo casi arrastrándome. Ella me espera en el BEC, después de facturar a mi hija, con unos amigos, a los conciertos del BBK Live. Me invento una disculpa como puedo y vamos al hotel. En mi estado, nos pasamos la salida de la A-8 y nos metemos por la siguiente, una rotonda sin ninguna indicación. Paramos para orientarnos y cuando ya vamos a salir, se acerca al coche un individuo con malas pintas y un arma de un calibre como para matar elefantes. Me hace señas de que pare y justo cuando voy a acelerar para salir zumbando, alcanzo a ver el escudo de Policía Nacional, casi tapado por el chaleco antibalas. Tras las explicaciones pertinentes (le decimos que nos hemos perdido y nos dice que no es buena idea pararse sospechosamente junto al muro de la cárcel de Basauri), nos indica amablemente el camino. Pasado el susto, llegamos enseguida a El Regato, una zona idílica y escondida a cinco minutos del BEC. Descanso, paseos, y a la cama.

    Viernes. Salimos temprano hacia Bistibieta (cerca de Amorebieta), con un salvoconducto de Arkaitz para que me retengan lo mínimo imprescindible. Solventados los trámites, ponemos rumbo a Bermeo. Hacemos la visita de rigor a la isla de San Juan de Gaztelugatxe, nos sacamos una fotos, y a la playa. Un día ideal, caluroso y con algo de viento. Trabajo le costó a mi señora sacarme del agua, estaba en la gloria. Comemos por allí (tarde) y seguimos la costa, Mundaka, Murieta … y nos llegamos hasta Lekeitio y Ondárroa. De Ondárroa era la Señora Teresa, a la que tengo pensado dedicar una entrada (que llevará por título Angeles Guardianes) si el tiempo y la autoridad lo permiten. Ella me enseñó el padrenuestro en vasco (Aita gurea, zeruetan Zaudena. Santifica bedi gure izena …) que aún recuerdo de memoria. Bajamos hasta Durango (y aprovecho para poner el CD de Bob Dylan que me regalo mi hija con nuestra canción, Romance en Durango, pero Ella pone cara de póker y no se da por aludida) y volvemos a Bilbao por la autopista. Esta vez no nos pasamos y tomamos la salida del BEC a la primera.

    Sábado de paseos por Bilbao, desde media mañana hasta casi la noche. Muy animada la ciudad, gente por todos lados y muy bien ambiente. El sol da paso a un ambiente nublado y refrescante que hace del paseo un placer. Ella practica su deporte favorito (entrar en todas las tiendas, estar un buen rato dentro y no comprar casi nada en casi ninguna, y no porque no le guste, sino por que no acaba de decidirse) y yo me quedo en la calle disfrutando del paisanaje. En medio del bullicio, se me acerca un hombre de unos cuarenta años con unos enormes ojos azules y mirada triste. En voz baja, me pide si puedo darle alguna ayuda. Un poco avergonzado, y mirando de reojo a ver donde estaba Ella, le doy cinco euros. Me mira con gratitud y me da la mano efusivamente. Me alegra un poco el día, Vuelta a la zona de El Regato, donde por la noche pasemos por senderos rodeados de vacas y cabras.

    Esta mañana, recogemos temprano a la niña en el BEC, cansada después de tres días de conciertos y acampada, pero feliz y dispuesta a volvel el año que viene. La llevamos a desayunar al hotel, donde nos cobran un suplemento de 2 euros por desayuno adicional (los nuestros estaban incluidos), y se zampa ella sola medio buffet, se le nota el hambre atrasada. Salida hacia Madrid y llegada sin incidentes.

    Aprecio de verdad estas escapadas a Bilbao, todo es bueno bonito y barato (relativamente). No es que en otras zonas no sean igual de acogedores (la jornada del verano pasado en Véjer de la Frontera fue memorable), pero como lo de Bilbao nada, pues Ella aprovecha para venir conmigo y nos tomamos una mini-vacaciones, en los últimos tiempos las únicas del año.

  • Releo ahora las entradas del día. Marqués, el problema ahora no es la cantidad, sino la estabilidad. Concuerdo en que se puede vivir dignamente con 40.000 €, y con menos, si se tiene asegurado el curro. Pero la incertidumbre de poder ir al paro en cualquier momento es lo que marca la diferencia y lo que causa el desánimo en un número cada vez mayor de gente, que ve cómo se desvanecen sus expectativas de una vida digna.

  • 12 de julio de 2015 a las 22:16 Zeppi

    «… o como quiera Proc». Eso es, ve qué fácil. Y se sabe el padrenuestro en vasco (que va más derecho y llega antes), Zeppi o la Caja de las Sorpresas.
    Me ha gustado mucho nuestro fin de semana en Bilbao, es usted un gran cronista y hemos disfrutado.

  • Gracias Proc. Ahora me espera una dura semana de pelea por mi futuro laboral, que sé que la tiene inquieta. Ya les contaré.

  • ÇHØPSUËY3D DECONSTRUCCIONES

    XIMENO DE ATALAYA Poema sinfónico para cien metrónomos

    Metrónomos

    (Naked On The Vague – Clock Of 12’s) (Anna Ternheim – Girl Laying Down) (Anna Järvinen & Annika Norlin – För varje hjärtslag)
    (Hurts – Better Than Love) (Zucchero – Baila)

  • Ayer disfruté bajo el ventilador con Lincoln. No sé si será fiel a los hechos pero lo parece.
    Hoy reunión de gran parte de la familia afín (hasta 30) en puro verano piscina barbacoas sangría piscina cafes y dulces, siesta y vuelta a empezar. No solo los pequeños han disfrutado. Ejemplifico el parámetro que nos trae el marqués y hemos ido descubriendo, aunque hayamos tardado más y no acertemos a determinarlo exactamente.