Un poco de higiene (aunque no haga falta)

LAVARSE LAS MANOS-02
Por Perroantonio.

Aunque los cenizos siempre nos cuentan que hemos venido a este valle de lágrimas a sufrir, lo cierto es que la existencia humana ha ido alcanzando metas que hace no demasiado tiempo se consideraban utópicas. Hasta principios del siglo XIX, el hacinamiento y la ausencia de infraestructuras de seguridad y saneamiento en las ciudades (falta de iluminación en las calles, de agua corriente, de cloacas para evacuar los residuos humanos, de vertederos) producían frecuentes rebrotes de cólera y fiebre amarilla. Eran también comunes las pestes, el tifus, la fiebre amarilla y las enfermedades venéreas. Al leer biografías de época, llama la atención la abundancia de muertes por enfermedad a edades tempranas y el gran número de fallecimientos en los partos, bien de las criaturas o de sus madres. Los hospitales eran lugares especialmente insalubres pues, desconociendo las mínimas normas higiénicas, se convertían en focos de infección.

Las autoridades públicas, preocupadas por cómo se propagaban las plagas y enfermedades, difundieron las ideas higienistas y las materializaron construyendo cloacas, depósitos de agua, duchas públicas, hospitales, maternidades, mataderos y mercados municipales. También se generalizaron las normas de construcción higiénica y empezaron a proliferar las viviendas «ventiladas», con agua corriente, techos altos y luz natural, y se extendieron costumbres inéditas, como el fregado de los suelos con sosa o lejía.

Cualquier persona mayor de cincuenta años, especialmente si ha vivido en una ciudad obrera, habrá tenido ocasión de ver aún en pie algunas de las reliquias arquitectónicas del pasado higienista, como las casas de baños o las duchas públicas. Si se miran con atención las viviendas de los cascos antiguos de las ciudades, aún pueden distinguirse algunos retretes adosados, cubículos minúsculos que se incrustaron de mala manera en las fachadas posteriores como evacuatorios, tan distintos de los modernos «cuartos de baño».

Hoy en día nos parece muy normal ducharse todas las mañanas, pero en «Luces de Bohemia» (1920) de Valle-Inclán, el librero Zaratustra comenta: «Es verdad que se lavan mucho los ingleses. Lo tengo advertido. Por aquí entran algunos, y se les ve muy refregados. Gente de otros países, que no siente el frío, como nosotros los naturales de España». Es, naturalmente, una exageración caricaturesca, pero hasta los años 70 del siglo XX, no era costumbre tan extraña entre las clases populares lavarse en profundidad sólo una vez a la semana, generalmente antes de ir a misa, para luego vestirse con «ropa de domingo» o «endomingarse». Recuerdo a un estudiante navarro a quien le gustaba escandalizar a las mozas presumiendo de lavarse y cambiarse de calzoncillos al menos una vez al mes, «aunque no hiciera falta».

El resultado de las medidas higiénicas, unido al desarrollo de la medicina, la fabricación masiva y barata de objetos de uso cotidiano y la generalización del trabajo asalariado, además de traer consigo el famoso boom demográfico, produjo sociedades con un nivel de confort notable y se convirtió en un modelo universal. Incluso ahora, cuando todo apunta a que el desarrollo económico empieza a contraerse, aún hay muchas sociedades humanas que en cuestión de higiene se encuentran en la casilla de salida.

Higiene política
En cierta medida, puede decirse que el socialismo utópico, el liberalismo, la psiquiatría o la psicología algo le deben a las baldosas blancas y la hidroterapia externa e interna del higienismo. También algunas tendencias socioculturales, como la dietética, la macrobiótica o el new age, que no dejan de ser sino propuestas de higiene física y mental, con sus técnicas de aireación y baldeo.

Sin embargo, y al contrario de lo que ha ocurrido en el ámbito material, las corrientes higénicas no han tenido demasiado éxito en el ámbito político. Hasta entrado el siglo XXI, y más como resultado de la presión de los nuevos sistemas de comunicación universal que de una decantación ideológica, no se ha empezado a hablar de limpieza en los procesos internos*, de códigos éticos, de participación ciudadana real, de transparencia en la toma de decisiones. Partidos políticos y organizaciones sociales que han defendido la implantación de sistemas democráticos en las administraciones públicas no acaban de ver claro que la higiene democrática beneficie a sus intereses, así que hacen como que pasan la lejía, se afeitan la pelambre del alerón, se duchan ocasionalmente y se endomingan antes de las elecciones. Pero no acaban de tomarse en serio las ideas transformadoras, regeneradoras e higiénicas que en otros campos ya parecen de sentido común, como que la luz purifica, que hay que renovar el aire en los espacios cerrados y que conviene lavarse las manos después de limpiarse el culo. (Aunque no haga falta).

_______

*Conviene aclarar que, históricamente, las organizaciones comunistas han tenido una conciencia elevada de la limpieza interna, si bien lo que han dado en llamar «autocríticas» y «depuraciones» han tendido a rebasar ampliamente lo que se viene conociendo como higiene.

59 comentarios

  • De mis 60 años llevo 40 de democracia y 30 de Europa. Recuerdo como si fuera ayer nuestra entrada en la entonces CE, pues participé en las negociaciones para la adaptación del modelo farmacéutico. Nuestros compañeros de viaje entonces Portugal y Grecia han tenido un pobre desempeño, pero la integración y adaptación de España ha sido modélica, cierto que con la sombra del rescate bancario.
    Algunos no saben lo que tienen.

  • España, a fecha de hoy, disfruta de un sistema de Prestación Farmaceútica Pública excepcional, con las máximas garantías sanitarias. A esto último he contribuido personalmente y de forma decisiva, aunque no haya recibido jamás un reconocimiento por ello. Me siento mas que pagado viendo como funciona.
    O sea, que higiene bastante mas de la que se quiere reconocer.

  • Señor Perroantonio, he leído su atento escrito de hoy y he reparado en que la primera parte relativa a la higiene de los cuerpos es un vehículo metafórico para llevarnos al huerto de hablar de lo que a usted le interesa, y calzarnos la tesis de que las organizaciones no se lavan.
    Entonces tengo una pregunta completamente demoledora:
    ¿No es más cierto que, como dicen los titulares en los periódicos, las personas en los bares y los pediatras en los ambulatorios, el exceso de higiene nos está llevando por el camino de la debilidad de los sistemas inmunológicos y que corremos el riesgo cierto de palmar a causa de las enjabonaduras?
    ¿EH?
    ¿QUÉ RESPONDE?

  • Esa es la tesis defendida por los patanes, señorita, que tanta democracia y tanta transparencia y tanta limpieza debilita a las organizaciones. El modelo militar y el toque de corneta, es más apropiado, dicen.
    Y siendo esto verdad en las situaciones de emergencia (guerra, epidemia y terremoto), no es menos cierto que el asentamiento de las costumbres higiénicas —aderezadas con cantidades industriales de educación, arte, cultura— produce a medio y largo plazo sociedades más robustas, equilibradas y responsables.

  • 17 de julio de 2015 a las 09:56 marquesdecubaslibres

    España, a fecha de hoy, disfruta de un sistema de Prestación Farmaceútica Pública excepcional, con las máximas garantías sanitarias. A esto último he contribuido personalmente y de forma decisiva, aunque no haya recibido jamás un reconocimiento por ello.

    Marqués, desde este momento queda abierta una colecta pública para erigirle una estatua en este nuestro fanzine. Esperemos que las aportaciones sean generosas y en lugar de un simple busto con placa adosada podamos asistir a la erección de un monumento, de cuerpo entero con moto, en mármol albastro de nuestro rico catastro. Bellpuig, abra cuenta en el Santander.

  • 17 de julio de 2015 a las 10:38 Perroantonio
    Esa es la tesis defendida por los patanes, señorita, que tanta democracia y tanta transparencia y tanta limpieza debilita a las organizaciones. El modelo militar y el toque de corneta, es más apropiado, dicen. Y siendo esto verdad en las situaciones de emergencia (guerra, epidemia y terremoto), no es menos cierto que el asentamiento de las costumbres higiénicas —aderezadas con cantidades industriales de educación, arte, cultura— produce a medio y largo plazo sociedades más robustas, equilibradas y responsables.

    Cantidades industriales de yobures.
    ***
    Lo han dado como NOTICIA en la radio: «Ángela Merkel hace llorar a una niña palestina».
    «La hideputa va y le dice a la niñita…»

    Estamos perdiendo el oremus.

  • España es un país que está creciendo al 3%, en el que el nivel de seguridad ciudadana es muy alto y en el que no hay terrorismo. El sistema de protección social es razonable y existe un arraigado sentido de la solidaridad familiar.
    Respecto a la política, la labor de policía y jueces ha hecho que la corrupción esté tendiendo a desaparecer. Es cierto que hay una hornada de políticos populistas y radicales nacionalistas que supone una amenaza, pero muchos esperamos que al final impere la cordura.
    El nivel educativo es muy alto, con miles de profesionales que se codean a diario con los de los países mas desarrollados.
    En fin, para que seguir, si lo único que interesa es rasgarse las vestiduras, eso sí, mientras se degusta un fino en el chiringuito.

  • Los alemanes tienen un estilo de comunicación muy directo que a los niños mediterráneos (redundancia?) resulta insoportable y, claro, lloran y llaman a mamá.

  • 17 de julio de 2015 a las 11:35 Procuro fijarme
    Lo han dado como NOTICIA en la radio: «Ángela Merkel hace llorar a una niña palestina».
    «La hideputa va y le dice a la niñita…»
    Estamos perdiendo el oremus.

    Viene siendo noticia desde ayer. Claro que no todo el mundo interpreta el asunto de la misma manera.

    Merkel se consagra como la antítesis del populismo con una niña palestina

    Y claro, a Salvador Sostrés estos temas le ponen mucho.
    “Yo no quiero que llores, niña. Quiero que seas libre. Yo no quiero que tengas que suplicarle a nadie asilo. Quiero que tengas un país que trabaje incansablemente para que puedas tener en él un esplendoroso futuro, en lugar de esta deprimente obsesión por intentar destruirnos.
    Tú y los chicos de tu edad podéis variar tan siniestro rumbo. Mientras tanto Merkel tiene razón y prefiero que llores a que explotes en un mercado judío”.

  • Acabo de ver y oir el vídeo.
    Angela está impecable: amable, educada, empática, cariñosa incluso y veraz. Es esto último lo que la joven (niña????) no encaja.

  • Esto lo contó la gran Rosa Montero en una de sus columnas:

    …como en el cuento del mercader árabe que entró en una ciudad un día de mercado y le dio a un mendigo dos monedas de cobre. Al irse, horas más tarde, se lo volvió a cruzar, y le preguntó qué había hecho con el dinero. Y el hombre contestó: “Con una moneda compré un pan, para tener con qué vivir, y con la otra una rosa, para tener por qué vivir”.

    Consumo ostentóreo de Veblen… pozí.

  • En casa (3). Misteriosa PATATA. (Musturusu PUTUTU)
    Ya sabéis que antes no había patatas, ¿no? Y que en vez de patatas fritas de bolsa comíamos castañas y bellotas de bolsa, ¿no? Pues os voy a decir un misterio que trae Bryson sobre el otro gran cultivo del Nuevo Mundo. (El uno es el maíz. Ya sabéis que antes no había maíz, ¿no? Y que en vez de palomitas nos comíamos a los gorriones, ¿no?).
    Bryson explica que la patata es de la familia de la belladona, una planta altamente tóxica, y que la patata salvaje está llena asimismo de glicoalcaloides muy tósigos:

    «…el mismo elemento, en menores dosis, que aporta energía a la cafeína y a la nicotina. Convertir la patata salvaje en un producto comestible exigía disminuir su contenido de glicoalcaloides entre un 50% y un 20%. Esto suscita muchas preguntas, empezando por la más obvia: ¿cómo lo hicieron? Y mientras lo hacían, ¿cómo sabían que estaban haciéndolo? ¿Cómo saber que el contenido venenoso se ha reducido, por ejemplo, un 20%, o un 35%, o una cifra similar? ¿Cómo valorar los avances en el proceso? Y, sobre todo, ¿cómo sabían que todo este ejercicio merecería la pena y que, como resultado de ello, conseguirían un alimento inocuo y nutritivo? Claro está, que siempre podría haber mutado una patata tóxica de forma espontánea, ahorrando con ello generaciones de cultivo experimental selectivo. Pero de haber sido así, ¿cómo sabían que había mutado y que de entre todas las patatas salvajes venenosas había una que se podía comer?».

    Hasta aquí Bryson, ahora yo. Tengo muchas respuestas, Bryson:
    A) DE PURA CHORRICA y sin saber, como para pasar el rato. La gente se aburre y se pone a matar moscas con el rabo.
    B) DE PURA CHORRICA pero BUSCANDO OTRA COSA. Los evidentes y probados efectos venenosos en la patata sarvaje pudieron muy bien ser de hecho los que estimularon la búsqueda: cigarrillos de patata y café de patata del bueno, incluso el desarrollo y perfeccionamiento de armamentos de patata. Luego, todo se les aguó y la fiesta del glicoalcaloide ha terminado en unos sobrios y tristes purés, sic transit.
    C) LOS EXTRATERRESTRES.

  • Sucundum, creo que coincidimos y coincidimos con Sostres, aunque Sostres siempre va más allá, a Sostres no le das alcance ni queriendo.
    ***
    “Con una moneda compré un pan, para tener con qué vivir, y con la otra una rosa, para tener por qué vivir”.
    Este mendigo es de letras, EJEM.

  • Muy extravagantes sus respuestas al misterio Bryson-patata, Sra. Procuro. Menos mal que, al final y de pura chorrica, Vd. lo arregla con C).

    (Me ha encantado muchísimo esa palabrica: “chorrica”. ¿Puedo usarla, libremente, en el futuro? ¿Debo citarla a Vd. si lo hago?).

  • Aunque me jode reconocerlo, estoy de acuerdo, Procuro, el mendigo era de letras.

    A mí, Sostres, cuando de verdad me encanta muchísimo es cuando hace esas columnas supercursis hablando de lo mucho que ama a su mujer que es una santa y su supercompañera y tal y tal…..

  • No entiendo sus reproches, Marqués. He realizado un canto a la higiene imperante y una loa a la limpieza política. Observo admirado cómo las administraciones públicas abren su información y fomentan la participación ciudadana y veo con simpatía que nuestros partidos políticos pasen la lejía e higienicen sus listas y sus locales, aunque sea forzados por los jueces. Me he pateado lo suficientemente el país como para haber conocido una transformación en muchos aspectos deslumbrante. He contemplado con estos ojos que se van a comer los gusanos como unas cloacas a cielo abierto (pongamos que hablo del Galindo y el Nervión), con aguas mugrientas y tóxicas, volvían a convertirse en ríos llenos de vida. He visto barrios peligrosos e insalubres transformarse en zonas residenciales. He visto como han llegado las carreteras y el agua corriente a pueblos abandonados por siglos de desidia. Y he visto como ha germinado el rico abono de los fondos europeos de cohesión.

    Es cierto que España es un país moderno, con unas administraciones públicas que funcionan bien y con un funcionariado eficaz y superprotegido que garantiza el engrasado del sistema. Que hay un buen nivel educativo, aeropuertos en cada provincia, magníficos transportes terrestres, un sistema de salud y de protección social envidiable, chiringuitos en cada playa, pantano y monte, y un tejido industrial y comercial diversificado. ¿Y qué? ¿Alcanzado cierto nivel de homologación ya no es lícito pedir que los partidos políticos o las organizaciones sindicales o las organizaciones empresariales adopten los estándares de calidad y transparencia que exigen a la administración pública? ¿No es oportuno quejarse de los pufos o de las estructuras clientelares? ¿No es posible criticar, por ejemplo, el intercambio de favores entre medios de comunicación y partidos políticos? ¿O la instrumentalización de los medios públicos? ¿O las subvenciones a las «fundaciones»? ¿O las ayudas encubiertas? ¿No podemos pedir que la política aparte sus zarpas de cualquier lugar en donde huela a votos?

    A ver si va a resultar que lo único que podemos hacer es tocar la lira o hacer chistes.

  • Perroantonio, suscribo lo que dice de la cruz a la fecha, pero fíjese usted a ver: he tenido que hacer uso de mis intempestivas provocaciones para que hiciera supra el canto a España en general y a la Constitucional y europea en particular.
    Una vez conseguido este objetivo me doy por satisfecho. Cierto que me gustaría que cundiera el ejemplo y Pi citara, por decir alguien, los logros sociales y económicos acecidos en los últimos años.

  • Sucundum, chorrica forma parte de nuestro rico acervo de ordinarieces, chorrica nos pertenece a todos. En cuanto a Sostres, no sabría decirle cuándo me gusta más, no sabría decirle, no sabría, no…

  • También quiero felicitar a la Sita por el puntito de los guarismos, que igual ya estaba pero yo lo he visto hoy. Qué importante es un puntito. «Quien no sabe mirar un mixto no sabe mirar un Cristo», decía mi abuela para inculcarnos el sentido del ahorro, y eso sí que no; pero la frase es muy sabia en su tenor literal y aun en otros.

    VALEEE, QUE YA LO DEJOOO

  • Los españoles hemos sido siempre unos guarros. Basta leer a Alberto Hidalgo en España no existe, especialmente la anécdota que cuenta de Villaespesa y su familia.

  • Escribo desde un iPad que me olvidé ayer en el coche de línea. Lo he podido recuperar gracias a la gente limpia que queda en España. Aquí, en provincias, las cosas de la política y los afanes de la cosmópolis suenan a temas que no dan ni para una serie de televisión.

  • 17 de julio de 2015 a las 14:31
    PERROANTONIO
    Eso es verdad. Soy como Merkel, duro de corazón.

    Ya me gustaría tener a Merkel al frente de nuestros asuntos.
    Escuchen o lean lo que ha dicho en el bundestag.

  • Ya que la legislación ahora mismo no lo permite, me parece estupendo Rajoy.
    Pero agradecería que añadiera a su praxis un discurso sólido como el de la teutona.

  • Una higiene suficiente: agua corriente y jabón de sosa, como el que hacían las abuelas.
    Perro, el problema de la depuración son los residuos, que huelen.

  • Hablar de “coche de línea” es propio de un pasado que sobrevive en Soria. Igual no tienen todavía ni inspectores de alcantarillas.

  • Acabo de terminar la autobiografía de Tony Cascarino, un paquete que se reconoce como tal y se ríe de si mismo y de los insultos que recibió en su larga carrera como futbolista. Entre sus honores figura que el Celtic de Glasgow le proclamó como el peor fichaje de la centenaria vida del club.

  • [0] La anécdota tantas veces repetida del baño perfectamente equipado pero nunca usado también la viví yo de joven haciendo de agente de un censo de población en el que por primera vez (?) había que incluir, datos siquiera aproximados, sobre las dimensiones de la vivienda. Comoquiera que muchas personas desconocían los metros cuadrados de su casa o no sabían calcularlos, no eran pocas las que me la mostraban entera. Una de ellas, una buena mujer que me me hizo recorrer la suya de arriba abajo, terminando en un baño hecho en un cuartito ganado al patio trasero, al que no le faltaba un detalle y que me presentó así: “Y aquí el cuarto de baño, que lo hicimos nuevo y que gracias a Dios no hemos tenido que usarlo todavía”.

  • Sra. “Procuro fijarme”. De mi mayor consideración. Cumplo en hacerle saber que la patata es una solanácea, así como las berenjenas, tomates, pepinos, ajíes, pimientos, belladona y tabaco. Todos estos vegetales contienen una mayor o menor cantidad de alcaloides, especialmente en las partes verdes. Por eso se recomienda quitar la parte verde de las papas. Y la cocción elimina el 50 % de esos alcaloides. Sin embargo todas las solanáceas pueden causar problemas de artritis. Las personas con ese problema podrían verificar si les sirve privarse una temporada de las solanáceas.

  • Sr. Perroantonio: De mi mayor consideración. Cumplo en hacerle saber que me sumo a su iniciativa de erigir un busto en honor del Marqués de Cubas Libres. Además de ponderar el aporte que hizo a la seguridad de la farmacopea española debe tenerse presente sus recordadas contribuciones en el nickjournalarcadiano. Si las recaudaciones que se consigan lo ameritan hasta se podría erigir una estatua de cuerpo entero. Apenas me he enterado de su iniciativa he adquirido por internet un pasaje a España y allí estaré dos meses a partir del 25 de julio a fin de propiciar la recaudación de fondos para que se lleve a cabo la erección del marqués. Considero conveniente a esos fines hacer una reunión en el zulo del marqués con entrada paga y mi hijo, el guitarrista flamenco que ya estuvo allí, iría acompañado por Salva Rodríguez, el cantaor que ganó el “Tienes talento” español de canal 4. Yo conseguiré que lo hagan gratuitamente ante los fines elevados que se persiguen.

  • Bremaneur
    He recuperado mi antigua G.A.C. El diablo sobre ruedas.

    Mucho antes de la estúpida rivalidad entre Apple – Resto del mundo, los niños ya éramos mermaditos. Al menos yo: siempre sospeché un poco de quienes montaban un caballo de hierro ajeno a la cuadra de los hermanos Beistegui. Vayan ustedes a saber por qué.

    En cualquier caso, siempre será mejor esa bestia que un AUDI. Bremaneur progresa adecuadamente.

  • Plutón tiene una luna que se llama Caronte. Los dos son noticia este mes por las fotos que se están publicando. Más allá hay muchísimos asteroides, tal vez procedentes de algún exoplaneta del sistema solar que explotó, que de vez en cuando caen en el sistema solar, por suerte los grandes planetas, sobre todo Júpiter, los atrapa para que no nos caigan encima.
    Los científicos todavía creen que tiene que haber otro planeta más allá de Plutón que todavía no hemos visto, o tal vez no lo vemos porqué explotó.
    Caronte lleva el nombre del barquero al que hay que darle unos euros en monedas cuando mueres para conseguir llegar al mundo de los muertos.

  • 18 de julio de 2015 a las 09:13 MERCUTIO

    Bremaneur
    He recuperado mi antigua G.A.C. El diablo sobre ruedas.

    Mucho antes de la estúpida rivalidad entre Apple – Resto del mundo, los niños ya éramos mermaditos. Al menos yo: siempre sospeché un poco de quienes montaban un caballo de hierro ajeno a la cuadra de los hermanos Beistegui. Vayan ustedes a saber por qué.

    Las tres marcas señeras de bicicletas en España, BH, Orbea y GAC, son originarias de Eibar. Al acabar la Primera Guerra Mundial, la industria armera eibarresa se encuentra con que ya no puede dar salida a sus pistolas, rifles y escopetas y agunos empresarios se animan a realizar una reconversión industrial.
    —¿Qué es lo que fabricamos, básicamente?
    —Tubos (para cañones).
    —Pues en lugar de tubos para disparar, vamos a fabricar tubos para hacer bicicletas.

    Ninguna de estas fábricas tiene ya sede en Eibar, pero la afición ciclista sigue siendo notable, con frecuentes pruebas los fines de semana que recuerdan a la “Bicicleta eibarresa” y la “Subida a Arrate” que dieron lugar a la carrera por etapas Bicicleta Vasca-Euskal Bizikleta, germen primero de la Vuelta a Euskadi y luego de la Vuelta Ciclista a España. Creo recordar que en 2010, cuando se consiguió que la Vuelta Ciclista a España volviera a pasar por Euskadi después de 33 años de ausencia, hubo etapa con meta volante y paso por Eibar, donde se celebró grandemente el evento.

    De la fabricación de bicicletas algunos emprendedores, incluido mi suegro, se lanzaron a fabricar Velosolex, aunque el producto no tuvo el éxito que luego tendría la Lambretta.

  • 18 de julio de 2015 a las 12:56 Perroantonio
    Yo, la verdad, hace tiempo que ando perdido en el espacio.

    Y más que vas a estar, porque el espacio se estira como la goma de una braga vieja, y cuando las sillas y la luna y los armarios empiecen a estar demasiado lejos, entonces la fuerza de la gravedad no nos va a sujetar y NOS VAMOS A CAER, ¡AAAH!

  • Aprovechando que estáis idos. Ya sé que, sobre la verdad, aquí se aprecia mucho a Frankfurt (ya sé, ya sé… que yua luo suée), pero leí hace no tanto un libro que quiero recomendar solo por-que-me-chi-fló: Truth: Philosophy in transit, de John D. Caputo (un filósofo americano «cristiano postmoderno», profesor de religión y proponente de una «teología débil»; eso leí de él después, casi me ahogo). Disfruté mucho.

  • 18 de julio de 2015 a las 20:49 HOLMESSS
    Es una lástima que ya no aparezcan aquí los Buenos días (los Malos días no terminan nunca).

    Me estaba tomando un respiro. Me excedí con Betsabé y pensaba dejarles descansar un poco.

  • Sífilis, supongo que se ha dado cuenta, pero con usted nunca se sabe: es la misma pelirroja del primer vídeo, solucionando por la vía rápida sus dudas sobre si llamar o no a Johnny. Un cielo de muchacha.