LAS MOTOS DEL MARQUÉS (IV) APRILIA MOTÓ 6.5 (1996)

Aprilia
Por Fernando García.

La fábrica de motocicletas Aprilia, que pertenece al grupo Piaggio (los de las Vespas), ha puesto siempre especial énfasis en el diseño. Tan es así que se atrevieron a llevar al mercado un diseño del artista francés Philippe Starck; nótese como la moto lleva su firma en un lateral. Starck, hombre ciertamente estrafalario, gusta diseñar cualquier cosa, desde exprimidores a sillas, pero su gran pasión son las motocicletas. Él mismo posee una gran colección y ha diseñado muchas, pero ninguna hasta la Motó 6.5 había visto la luz.

Me decidí a comprar este modelo porque su color amarillo me recordaba al de la cebada tras la siega, pensé que sería una buena opción para utilizarla por los interminables caminos rurales de la Mancha. Pero lo cierto es que esta Aprilia es un auténtico trasto que no termina de ir bien en ningún terreno. Dotada de un motor austríaco Rotax monocilíndrico, al igual que la Trail Pegaso, no es ni sombra de ésta y fue un gran fracaso comercial. Cierto que la adquirí en un momento de confusión y más por motivos estéticos que por otra cosa.

En mi opinión este tipo de estilistas un tanto afectados no deberían pisar el terreno de los ingenieros en el mundo del motociclismo. Los usuarios auténticos exigimos diseños viriles, somos partidarios del maquinismo, del futurismo de Marinetti. Al igual que él pensamos que una máquina puede llegar a ser mas bella que la Victoria de Samotracia.

82 comentarios

  • El Marqués llegó a Ágreda en una moto muy chula, pero a la hora de parquearla me di cuenta de que tenía que hacer manualmente la marcha atrás. ¡Semejante moto sin marcha atrás!

  • ANDARRODEALÁS
    Que el Marqués use la Motó para pastorear las ovejas me parece maravilloso. De señor inglés que ni siquiera concibe lavar el Range Rover con el que se acerca a ver parir la yegua, y mucho menos meterlo en Londres.
    Ser noble no es tener mucho dinero; es llenar de mierda una pieza de Starck porque para eso está. Que aprendan los parvenus.

  • Nos sentamos en la mesa de la cocina alrededor de un ceviche de pez espada que había preparado Brema. Propuse añadir unos kikos al final para acentuar el contraste y lo acompañamos de un chardonné de Cariñena amarillo Motó. La conversación fluía sobre temas “importantes”, no en vano éramos tres hombres que en viril camaradería bebíamos y hablábamos. Las andanzas universitarias de Perroan fueron referidas y reiteradas entre grandes risotadas mientras pasábamos a las garnachas locales. Éstas, preñadas de buen tanino, pedían la compañía de la charcutería secada en altura. Estos son los momentos en que la vida te acaricia y eres consciente de no merecerlo.

  • Buenos días. Me he encontrado en un sitio con una noticia sobre el palco municipal del Liceo, la de que «la líder de BComú no renovará el abono de temporada para ahorrarse un gasto».
    Normal, a grandes necesidades presupuestarias, grandes ahorros en el suministro de chocolate a las aves del orden de las Psittaciformes.
    Ahora bien, lo que me ha dejado boquiabierta es la respuesta y petición de las cinco asociaciones de aficionados que integran Unió Liceu:
    «Los usuarios proponen que el palco municipal se destine a fomentar el acceso al teatro a personas con disminuciones físicas y psíquicas y a colectivos con riesgo de exclusión social en lugar de tener un fin institucional».
    La combinación de disminuidos psíquicos y físicos con pobres la veo yo voluntariosamente darwinista social, en exceso para mi alma de ciencias puras e inmaculadas, mi alma virgen de toda clase de ciencias.

  • Tiene razón Marqués, entre un ingeniero y un decorador cabe un mundo.
    Podría hacérsele también una identificación con el benjaminiano “Fiat ars, pereat mundus” relativo al futurista. Ya habíamos traído a colación a Marinetti (por qué lo asociarás con Mariconetti, por la guerra?) y lo de “un automovile ruggente che sembra correre sulla mítraglia… “.
    En fin, seguiremos olvidando a Benjamin.

  • Boli Parker ya puede calmar sus ansias de machos medioevales en las sesiones fotográficas del Fansbook de Gremanel.

  • ¡¡Alabadoseaelseñor!!
    No puedo más que agradecer al hermano de la Bremenalda y al Marqués, por guardar, por el bien de este fanzine, la ética y la estética de Perroantonio, que quería ponerse unos pantalones pirata con sandalias y bolso (sólo le faltaba la camiseta de tirantes para hacer el pleno).
    Perroantonio entró por el aro pero no pudieron con él y sus sandalias…si hubiese estado la Sita Bellpuig…otro gallo cantaría.

  • 27 de julio de 2015 a las 10:20 Procuro fijarme
    Buenos días. Me he encontrado en un sitio con una noticia sobre el palco municipal del Liceo, la de que «la líder de BComú no renovará el abono de temporada para ahorrarse un gasto».

    Tiene su lógica que la izquierda antiburguesa rechace la imagen de los palcos de ópera, aunque se equivoca. Sería mucho más eficaz mantener el abono del palco (es decir, pagar el palco, como hacen muchas otras instituciones y empresas para financiar espectáculos que son muy caros) y usarlo de manera racional, cosa que saben hacer perfectamente los encargados de protocolo. Por ejemplo, para invitar a la ópera al empresario que va a gastarse unos millones de euros organizando una Feria (y creando empleo).
    A las personas en riesgo de exclusión social nos importa una mierda la ópera. Por otra parte, ya hay programas extensamente financiados, para acercar la ópera y el teatro a las masas. Menos demagogias.

  • Con eso de la ópera estoy situado mentalmente entre el “qué hay de malo en ello” a que el Liceo debería regalar las entradas al consistorio con la condición de que el edil esté obligado a ver todas y cada una de las actuaciones de las cantantes gordas.

  • Salut amiguitos.
    Acabo de empacharme leyendo todas las entradas y comentarios que tenía atrasados.
    Vuelve Hércor, me salan, la Señá Procu casi nos enseña teticas (cáchis!!!) y una panda se lo pasa teta y yo aquí muerto de envidia. ¡Cágüen!!!
    La Bonnie se aleja cada vez más de coincidir profesionalmente conmigo y Pirate odiando a los machos alfa de lomo plateado. (¿Qué le habremos hecho?).

  • Sobre la tabla de los Malos Días de hoy (que es un fragmento de la base de un retablo que puede verse —aunque no fotografiarse— en la iglesia románica de Nuestra Señora de la Peña de Ágreda, Soria):

    1. Nótese que el verdugo de la izquierda está vestido con jubón, calzas sujetadas al jubón mediante lazos, calzoncillo prieto y una especie de hombreras llamadas brahones. Como bien nos explican en el blog Opus Incertum, dedicado a la historia del vestido en España, el pintor se burla del verdugo representándolo en paños menores.

    2. No entiendo muy bien qué hace el hombre agachado, el que lleva pañuelo anudado en la cabeza. Parece estar intentando atar unas varas o cañas, quizá para usarlas también flagelos, como se ve en otras representaciones de la flagelación.

    3. Al verdugo que está agachado anudando las manos de Cristo, se le representa directamente como estúpido utilizando el gorro popularizado por los grabados del libro de 1494 Stultifera Navis (la nave de los locos o de los estúpidos) de Sebastian Brand, imagen que, por cierto, tan bien podría representar al Fanzine ÇhøpSuëy. Nótense las orejas de burro del gorro. Esta representación del estúpido o del loco ha quedado fijada en la figura del bufón con gorro de cascabeles que vemos en la carta de El Loco del tarot y en el Joker de las cartas de póker. Si se fijan en la imagen 21 de este catálogo sobre la flagelación de Cristo, podrán ver también a un bufón azotando.

    4. El verdugo de la derecha, el que está clavando los flagelos en la espalda de Cristo, lleva también otra de las características que se incorporarían a los uniformes de los bufones y los payasos, las calzas de distinto color (pues es conocido que los necios y los sabios somos muy despistados y solemos confundir el color de los calcetines). Lleva también una gorguera altísima (como el moderno Mortadelo de Ibañez), exhibiendo nudos, y unas mangas de apertura desproporcionada. Todo ello no resulta hoy fácil de percibir, pero intenta resaltar lo ridículo y poco elegante de sus vestimentas.

    5. Es posible que las mangas verdes de los dos personajes de la derecha sea también una referencia burlona a la Santa Hermandad, creada por Isabel la Católica en 1476 para perseguir y castigar los delitos realizados “a cielo abierto”, es decir, en los territorios que no pertenecían ni a pueblos ni a ciudades. De hecho, el personaje de la derecha viste de forma sospechosamente parecida a un miembro de la hermandad, si bien el chaleco de cuero sin mangas y con faldón, tras el que asoma la camisa verde, ha sido sustituido por un sayón también verde. No creo necesario resaltar que la Santa Hermandad es el germen de la Guardia Civil, que adoptaría también el uniforme verde.

  • Suzuki TS 125, Suzuki GSX550, Suzuki DR BIG 750 (inventora del pico de pato), Suzuki GSX 750, Suzuki GS 500 y Suzuki Bandit 400 (molinillo de café, inconducible sino era manteniéndola por encima de la mitad del tacómetro).
    Las amotos de Adapts (que ya no tengo).

    Kevin Schwantz, el hombre, el piloto mas pasional entre aquella generación de bestias pardas, que suplía conduciendo lo que la Suzuki no le podía dar.

  • Tampoco ha hablado de la Honda NSR, con la que intentaron una gran innovación i cluso en el modelo de calle, prototipo q

  • Adapts, en temas de motociclismo ciertamente no se aclara. Decir que la NSR tenía las válvulas ovales es muy cómico, casi tanto como su monotema con Suzuki. En fin, lo que era oval eran los pistones que entonces ya no podrían llamarse cilindros. Repase la arquitectura básica de un motor y luego hablamos.

  • La guía, como Adapts, tampoco se aclaraba mucho. Gracias a la erudición de Perroan aprendimos algunas cosas en el terreno de la interpretación de las tablas sacras.

  • Mi elección Suzuki era pasión y sobre todo que eran las máquinas con el cambio mas suave y preciso que nunca existieron. También que tenía fácil la financiación con el concesionario. Lo de la NR es culpa de mi inseguridad. Yo SABÍA que eran pistones ovales, pero cometí el error de cerciorarme en la internë y la pagina que encontré hablaba de válvulas. Ya sabe que la interné es la Biblia para el ganado.

  • Perroan, qué buena explicación sobre el Cristo de esa tabla. Siempre había imaginado que eran vestidos habituales de época. Ese Cristo me recuerda esta imagen contemporánea de la Piedad, hecha en cerámica por una artista cuyo nombre no recuerdo ahora.

  • Aprovechando que yo calzaba sandalias, Brema y el Marqués insistieron en pasear por un camino de cabras repleto de cardos, abrojos y cantos rodados, sin duda con la intención de hacerme pagar cara mi osadía indumentaria. Declinaba la tarde y revoloteaban algunos pájaros que no llegué a distinguir (aunque es verdad que a estas alturas y sin gafas, sólo soy capaz de distinguir a un buitre leonado que esté a menos de 5 metros y graznando). El Marqués se cachondeó inmisericordemente de nuestra afición ornitológica y dado que Brema insistía en nombrar a los pájaros por sus nombres en latín (aquí un Spinus spinus, aquí un Garrulus glandarius) quiso poner a prueba nuestra pedantería inventándose nombres de plantas. También es verdad que antes de que yo llegara habían estado debatiendo largamente sobre la importancia y audacia arquitectónica de las pechinas, que yo confundí con una tribu de mujeres indígenas, como las amazonas.

  • 27 de julio de 2015 a las 20:51
    PROCURO FIJARME
    ¿LO QUÉ?

    Eso de que ibas a la playa descocada.

    MEMORIA HISTÓRICA

  • 27 de julio de 2015 a las 14:34 Perroantonio
    3. Al verdugo que está agachado anudando las manos de Cristo, se le representa directamente como estúpido utilizando el gorro popularizado por los grabados del libro de 1494 Stultifera Navis (la nave de los locos o de los estúpidos) de Sebastian Brand, imagen que, por cierto, tan bien podría representar al Fanzine ÇhøpSuëy.

    ¿Alguien ha hablado aquí de ello ⎯ha sido en la otra vida que llaman real o lo he leído o soñado⎯, que ese viaje, además de una metáfora, era una práctica común, la de embarcar a los locos en una excursión de cabotaje, para que no molestaran y por si se despejaban?

  • Teticas. Unas teticas, no sus teticas. Ahora no recuerdo el sucedido por el empacho lector, cienes y cienes de comentarios de un tirón, pero nos dijo que aunque nos interesara mas ver las Afotos cochinas, LO IMPORTANTE ERA LA HISTORIA. Y va y no nos las enseña. Señä.

  • Empecemos por la más sencilla de esas figuras, también la más simbólica. Un objeto nuevo acaba de aparecer en el paisaje imaginario del Renacimiento; en breve, ocupará un lugar privilegiado: es la Nef des Fous, la nave de los locos, extraño barco ebrio que navega por los ríos tranquilos de Renania y los canales flamencos.

    El Narrenschiff es evidentemente una composición literaria inspirada sin duda en el viejo ciclo de los Argonautas, que ha vuelto a cobrar juventud y vida entre los grandes temas de la mitología, y al cual se acaba de dar forma institucional en los Estados de Borgoña. La moda consiste en componer estas “naves” cuya tripulación de héroes imaginarios, de modelos éticos o de tipos sociales se embarca para un gran viaje simbólico, que les proporciona, si no la fortuna, al menos la forma de su destino o de su verdad. Es así como Symphorien Champier compone sucesivamente una Nef des princes et des batailles de Noblesse en 1502, y después una Nef des Dames vertueuses en 1503; hay también una Nef de Santé, junto a la Blauwe Schute de Jacob van Oestvoren de 1413, del Narrenschiff de Brandt (1497) y de la obra de Josse Bade, Stultiferae naviculae scaphae fatuarum mulierum (1498). El cuadro de Bosco, con seguridad, pertenece a esta flota imaginaria.

    De todos estos navíos novelescos o satíricos, el Narrenschiff es el único que ha tenido existencia real, ya que sí existieron estos barcos, que transportaban de una ciudad a otra sus cargamentos insensatos. Los locos de entonces vivían ordinariamente una existencia errante. Las ciudades los expulsaban con gusto de su recinto; se les dejaba recorrer los campos apartados, cuando no se les podía confiar a un grupo de mercaderes o de peregrinos. Esta costumbre era muy frecuente sobre todo en Alemania; en Nuremberg, durante la primera mitad del siglo XV, se registró la presencia de 62 locos; 31 fueron expulsados; en los cincuenta años siguientes, constan otras 21 partidas obligatorias; ahora bien, todas estas cifras se refieren sólo a locos detenidos por las autoridades municipales. 1Sucedía frecuentemente que fueran confiados a barqueros: en Francfort, en 1399, se encargó a unos marineros que libraran a la ciudad de un loco que se paseaba desnudo; en los primeros años del siglo XV, un loco criminal es remitido de la misma manera a Maguncia. En ocasiones los marineros dejan en tierra, mucho antes de lo prometido, estos incómodos pasajeros; como ejemplo podemos mencionar a aquel herrero de Francfort, que partió y regresó dos veces antes de ser devuelto definitivamente a Kreuznach. A menudo, las ciudades de Europa debieron ver llegar estas naves de locos.

    No es fácil explicar el sentido exacto de esta costumbre. Se podría pensar que se trata de una medida general de expulsión mediante la cual los municipios se deshacen de los locos vagabundos; hipótesis que no basta para explicar los hechos, puesto que ciertos locos son curados como tales, luego de recibidos en los hospitales, ya antes de que se construyeran para ellos casas especiales; en el Hôtel-Dieu de París hay yacijas reservadas para ellos en los dormitorios; además, en la mayor parte de las ciudades de Europa, ha existido durante toda la Edad Media y el Renacimiento un lugar de detención reservado a los insensatos; así, por ejemplo, el Châtelet de Melun o la famosa Torre de los Locos de Caen; el mismo objeto tienen los innumerables Narrtürmer de Alemania, como las puertas de Lübeck o el Jungpfer de Hamburgo. Los locos, pues, no son siempre expulsados. Se puede suponer, entonces, que no se expulsaba sino a los extraños, y que cada ciudad aceptaba encargarse exclusivamente de aquellos que se contaban entre sus ciudadanos. ¿No se encuentran, en efecto, en la contabilidad de ciertas ciudades medievales, subvenciones destinadas a los locos, o donaciones hechas en favor de los insensatos? En realidad el problema no es tan simple, pues existen sitios de concentración donde los locos, más numerosos que en otras partes, no son autóctonos. En primer lugar, se mencionan los lugares de peregrinación: Saint-Mathurin de Larchant, Saint-Hildevert de Gournay, Besançon, Gheel; estas peregrinaciones eran organizadas y a veces subvencionadas por los hospitales o las ciudades. Es posible que las naves de locos que enardecieron tanto la imaginación del primer Renacimiento, hayan sido navíos de peregrinación, navíos altamente simbólicos, que conducían locos en busca de razón; unos descendían los ríos de Renania, en dirección de Bélgica y de Gheel; otros remontaban el Rin hacia el Jura y Besançon.

    Michael Foucault. Historia de la locura en la época clásica.

  • Entre todas las cosas sorprendentes de la ciudad de Ágreda (Soria) dos me han llamado grandemente la atención:
    – que la vestimenta tradicional del hombre sea la guayabera
    – la capacidad que tienen algunos naturales de estar bilocados, es decir situados en dos lugares distintos al mismo tiempo

  • Es cierto que la capacidad de bilocación de los agredeños varía mucho entre los individuos. Sor María Jesús de Ágreda, pese a no abandonar jamás el claustro del Convento de la Concepción, estuvo predicando en Nuevo México. Bremaneur, sin embargo, apenas es capaz de bilocarse unos metros. Y aunque esto pueda parecer una limitación mística, en realidad le proporciona la gran ventaja de flirtrear simultáneamente con las más bellas mujeres, como puedo demostrar fotográficamente.

  • 27 de julio de 2015 a las 21:16 Procuro fijarme
    Hoy he visto a Bremaneur en una foto, muy guapo con una camisa blanca, señalando al cielo con un dedo.

    ¿No sería una guayabera?

  • UN MOMENTO, DOS MOMENTOS
    Hay días que hago cuentas. Por ejemplo, hay días que cuento las personas con las que me cruzo y hablo y las veces que me río. Hoy me he reído una vez, a primera hora de la mañana cuando me bañaba, porque había olas y he tragado mucha agua. Entonces, me he reído porque no me he ahogado y porque el hijoputa del mar es muy gracioso.
    Después he cogido el autobús para cambiar de provincia. Alguien olía mal a ráfagas en algún asiento de atrás; casi al final del viaje me he girado y he reconocido a una especie de jefe. Hombre, qué haces tú aquí, nos hemos saludado. Él venía del monte, de los Picos de Europa, me ha dicho, y a fe que se le notaba. Se dirigía al aeropuerto de Lujua ⎯mecagüen la puta casi no me sale ni a mí: o sea, ahora Loiu, el aeropuerto de Bilbao⎯ a encontrarse con las familias y los chavales del accidente de Lille, que llegaban de París. Me ha dado la cifra de «los nuestros» que iban en ese autobús. Este «nosotros», a menudo tan hediondo, tenía en nuestro diálogo un significado profesional y no excluyente, aunque decididamente amoroso. Una amiga suele recordarme ⎯para remediar mis excesos⎯ que no son nuestros hijos, que ellos ya tienen madres, hermanas, novias y abuelas, y mi amiga tiene toda la razón. Sin embargo, me he sentido muy reconfortada al reconocer en este jefe maloliente las señales ciertas de mis propios sentimientos inmoderados. Al despedirnos nos hemos abrazado, y, JOBAR, achucha de primera.

  • Es muy sencillo de entender. Soria, clima tropical, requiere guayaberas para no desentonar ni con la meteorología ni con el entorno.

  • Conversación escuchada al vuelo

    – Si en las Generales ganan los de Podemos, te juro que me voy de España
    – Y ¿adónde irías?
    – A Venezuela

  • Vuelvo de la playa directo a la fiesta de cumpleaños.
    – Y ¿qué tal el viaje?, me preguntan cuando saludo a un grupo de invitados
    – Pues la verdad, con este calor achicharrante que llevamos sufriendo, pensé que encontraría más avanzada la estación, pero en lugar de tierras abrasadas he podido gozar, para mi sorpresa de una muy variada gama de colores en los campos, desde ocres y dorados y pasando por todos los tonos del verde, hasta siena tostada y rojo, a la luz del atardecer, lo cual que he disfrutado mucho del paisaje y no se me ha hecho nada pesada la conducción…

    Un ratito después, me he quedado completamente solo, y asi paso gran parte de la noche.

    Más tarde, cuando ya degenera un tanto la cosa, han pinchado un tema de la banda sonora de Grease, para alborozo de jóvenes carrozas de ambos sesos. Y entonces he recordado que ya en aquellos tiempos era rarito: seguramente el único al que le parecía que Olivia Newton-John estaba mejor al principio que al final de la película.

    Pero bueno, luego por la noche refrescó.

  • – Pues la verdad, con este calor achicharrante que llevamos sufriendo, pensé que encontraría más avanzada la estación, pero en lugar de tierras abrasadas he podido gozar, para mi sorpresa de una muy variada gama de colores en los campos, desde ocres y dorados y pasando por todos los tonos del verde, hasta siena tostada y rojo, a la luz del atardecer, lo cual que he disfrutado mucho del paisaje y no se me ha hecho nada pesada la conducción…

    Funes, por Dios, ¿usted no tiene cajones para guardar las cosas? Yo, esto, cuando lo pienso, no se me ocurre decírselo JAMÁS a nadie.

  • Era una Tennis colombiana, del mejor algodón. Inicialmente no era ajustada, pero la ingesta enólica ha hecho ciertos estragos en mi cintura de avispa.

  • Cuando PerroAntoine mencionó a las teutonas secuestradoras, inmediatamente las imaginé tetonas. Y luego me reí. Sí.
    Quiere decirse que a mí me sigue haciendo gracia lo de las teutonas tetonas, no se engañen conmigo, soy un alma sencilla.

  • LOS DESAYUNOS
    Café, copa y mercados:
    “Los fondos fueron los grandes actores y vendieron 30.000 contratos de maíz, 14.000 de habas, 4000 de trigo, 7000 de harina y 4000 de aceite. Esta liquidación se produjo junto a la de otras materias primas, preocupa la situación en China y ya se sabe que el dinero es miedoso.
    Por lo que respecta a los fundamentales parece que por ahora preocupan poco y eso añade flojedad al mercado pues el tiempo es adecuado para las cosechas de primavera y las que se están recogiendo son mejores de lo esperado.”

  • Lo que usté paga por la ternera o el pollo depende de eso que leo cada mañana (aunque no sólo de eso), sobre las 8:00.
    Aluego voy y decido un precio que los ganaderos pagan tras odiarme o quererme, depende.

  • 28 de julio de 2015 a las 12:58 Adaptaciones
    Aluego voy y decido un precio que los ganaderos pagan tras odiarme o quererme, depende.

    Adaptaciones, sigo sin entender nada pero tengo muy claro que es usted malísimo y de lo peor del capitalaje salvísimo que nos suprime. Mire lo que le digo de parte de mis corderos y de mis gallinas, le digo «El Puro No»:

  • Para raro, graro, el vidëo que nos trae. ¿Tiene usté un archivo tenebroso?
    Lo mío es fácil. Malo, malismo, ya lo saben que lo soy.
    Pero lo otro es transparente, me dedico a las materias primas, para fabricar PRODUTOS.
    La carne, la leche y los güevos, son PRODUTOS transformados en fábricas biológicas que convierten lo vegetal en rica carne. Lo que vienen siendo los animales, a los que vigila mientras son ASESINADOS la Bonnie, y que asesinaba en sus tiempos Brema.

  • Ayer coincidí en una cena con un cargo (no político) del ayuntamiento de Barcelona, quien obsequió a los presentes con el más certero y desapasionado análisis que he escuchado acerca de los podemitas que lo gobiernan:
    –El principal problema –aseguró– es que ninguno tiene ni la menor idea de nada relacionado con su trabajo.

  • Está perfilando la guadaña. Al segar es fácil que el filo tropiece con piedras y ramas doblandose. Con un martillo y un pequeño yunque se endereza el filo.

  • Está perfilando la guadaña. Al segar es fácil que el filo tropiece con piedras y ramas doblandose. Con un martillo y un pequeño yunque se endereza el filo.

  • Glub. Juraría que había escrito en el segundo comentario que se aprecian perfectamente ambas herramientas en la ilustración

  • Acabo de oírle en una radio. Le deseo el mayor de los éxitos, pero me ha parecido bastante escaso y basto comunicativamente hablando. Por otra parte, en pocos minutos se ha referido varias veces a Rivera, para criticarle por su ausencia y compararse con él. Mal vamos.