Pitopausez, divino tesoro

Pitopausics5
Por Mortimer Gaussage.

A Góngora, en su momento, en un pliego largo lo acusaron de “vivir como muy mozo y galán y andar día y noche en cosas ligeras”, lo que en la época debía de ser tanto como decirle que, teniendo ya una edad, siendo cura, rico y poeta de fama, andaba de puterío. O lo que es lo mismo, que se pavoneaba y picoteaba como un pitopáusico cualquiera. Rápidamente contestó en su descargo que “ni mi vida es tan escandalosa, ni yo tan viejo, que se me pueda acusar de vivir como mozo” y ahí está el quid. Quién coño va a saber quién es viejo y quién es joven mejor que uno mismo, viene a decir el poeta.

Estas cosas las cuenta Cunqueiro, que es, ante todo, un gran mentiroso, aunque por que haya paz y no dar lugar a polémicas se le diga grande fabulador. También es cierto que cita la fuente, lo que daría visos de realidad a estas citas, pero lo es igualmente que traducía con lírica fidelidad a poetas chinos que nunca existieron. Digamos que la anécdota ha de tomarse con una cierta distancia, pero la enseñanza sirve como punto de partida. De estas otras que vienen a continuación, y a cuento, yo mismo doy fe.

La doctora Ellen Langer, psicóloga en Harvard, piensa, más o menos, lo mismo. Somos jóvenes o viejos porque nosotros decidimos ser jóvenes o viejos. La Langer, que no es poeta, no fía de la introspección, como el cordobés, y lo dice con otras palabras. Las científicas americanas cuando afirman, afirman de verdad, así que para largar cosas de este pelo hace antes sus propios experimentos. El primero de varios fue hace ya unos años, en el 81. Alquiló un monasterio y metió a viejos y viejas en buses y para allá que se los llevó. Al bajar se encontraron con un escenario en el que todo era como cuando eran jóvenes, año 1959. Retrocedieron 20 años de golpe a la tele en blanco y negro, los números atrasados de la revista Life, programas de radio de la época y noticias que en realidad eran historia. Revivieron el lanzamiento del primer satélite americano, la entrada triunfal de Castro en la Habana y vieron, como gran estreno, “Anatomía de un asesinato”. Todo acabó en una semana, que lo bueno, si breve, dos veces bueno, pero los efectos fueron muy llamativos. Caminaban más erguidos, sus articulaciones eran más flexibles, los dedos más ágiles (y largos), veían y oían mejor, medían más y pesaban menos. Además, puntuaron más alto en los test de inteligencia a la salida que a la entrada. Hay que añadir que el efecto rejuvenecedor de comportarse como un joven se producía con mayor intensidad en los hombres que en las mujeres. Como no he encontrado el paper de la Langer, copio y pego de éste artículo: “But the men who had acted as if they were actually back in 1959 showed significantly more improvement. Those who had impersonated younger men seemed to have bodies that actually were younger.”

Como de cualquier chorrada se puede hacer un mundo, con estos mimbres en la BBC hicieron un programa. Un Gran Hermano viejuno en el que metieron, como en el monasterio americano, a viejas glorias a vivir en la época de sus glorias. Le llamaron The Young Ones y una mujer que llevaba 18 meses caminando con bastones dejó rápidamente de usarlos y un tipo que era incapaz de ponerse los calcetines pronto empezó a vestirse solo. Quizá todo un poco vergonzoso, como cualquier cosa que huela a Gran Hermano, pero revelador.

Visto así, el pitopáusico es un tipo joven que sigue haciendo lo que hacía de joven porque él decide si ha llegado, o no, la hora de ser viejo. Un gongorino en el sentido de Langer o langeriano en sentido de Góngora. No soy tan viejo que se me pueda acusar de hacer cosas de jóvenes, dice el pitopáusico, y por ello pierde, a la vista de otros, quizá con menos edad pero más viejos, el respeto que debemos a nuestros mayores.

Los veintegenarios suelen acusar al pitopáusico de cortejar mujeres jóvenes, pavoneándose como los de quince, comportándose como los de veinte y gastando como los de cuarenta. El mundo se mueve por la envidia y nada la remueve con más fuerza que el sexo, que es la causa de que exista el dinero. El emparejamiento, ya sea para un polvo o para toda la vida, es un mercado en el que nos reconocemos un valor y se lo reconocemos a los otros. Cuando ambas partes ven negocio hay trato. Esto es especialmente sencillo y el pitopáusico lo sabe, igual que los envidiosos y las mozas que se dejan cortejar. El pitopáusico, curiosamente, lo tiene fácil, porque en este mercadeo no engaña, todo está a la vista; canas, arrugas, tierras y la eterna duda sobre la virilidad. Esto es así porque las mozas al acercarse a ellos dan por descontado el compromiso, que no lo hay, y la procreación, que dios me libre. El veintegenario y sus corifeos, solteras con gato, abuelas de pueblo y exseminaristas, se espantan de tales tratos que llegan a tildar de comercio de la carne. En realidad el único motivo de escándalo es la claridad del negocio. En el emparejamiento entre jóvenes el engaño es imprescindible y omnipresente. Él ha de presentarse como capaz de proveer y sostener un compromiso y ella lo examinará largamente antes de aceptar como plausibles esas promesas. Un sinvivir, todo por mezclar los genes y pasarlos, revueltos, a la siguiente generación. Hemos acabado por confundir ese necesario disimulo con la moralidad.

Estas relaciones, además, son un plus tanto para los pitopáusicos como para las mozas que pasean. El valor de cada uno en el mercadeo del emparejamiento depende en gran parte del valor que otros nos reconozcan. Pasear a una bellísima mujer es un indicador de que vales al menos tanto como ella, algo que verán otras mujeres. Y, a la recíproca, pasear con un hombre mayor e interesante es clara señal para otros hombres de lo deseable que es esa mujer. Una relación conveniente para ambos.

Expuestas las razones de salud física y mental, apartadas lejos, y con fuerza, las ridículas objeciones morales, quedarían las de tipo estético. Efectivamente hay quienes no son caballeros como hay quienes no son damas. Yo, en pudiendo elegir, recomiendo vivamente a unos y otras que como tal se comporten. No ya llegado el trance del lance pitopáusico sino desde mucho antes y para todos los asuntos de la vida. Mi consejo es que aprovechen la juventud y la edad media para ejercitarse como damas y caballeros ya que serlo es algo que no se improvisa. Quienes no lo hagan llegarán a la edad de comportarse como jóvenes con todos los defectos de un joven, es decir, habrán perdido su vida miserablemente. La relevancia del asunto será, no obstante, menor ya que viejas, seminaristas y moralistas ridiculizan a todos los pitopáusicos por igual. Pero lo cierto es que se muere uno muy parecido a como ha vivido y morir como un hortera es una condena.

Por todo ello recomiendo tener siempre presente que nuestras vidas son los ríos y tal y qué se yo, y en consecuencia gaudeamus igitur, iuvenes dum sumus, porque serás viejo el día que viendo una mujer hermosa no actúes como un joven.

91 comentarios en “Pitopausez, divino tesoro

  1. en consecuencia gaudeamus igitur, iuvenes dum sumus.

    Bellpui, se le ha colado uno de esos párrafos automáticos corrija por favor y preste más atención.

  2. Aclarado el asunto de los famosos gemelos Góngora y Argote, hay que decir que el caballero, fuera o no pitopáusico, lo tuvo en otras épocas mucho más crudo para mantener los favores de la dama.

  3. Ahora resulta que ser pitopaúsico es estupendo. No seré yo quien diga lo contrario que he hecho de la pitopausez una forma de estar en el mundo.
    Me identifico con todo lo expresado en la entrada, aunque con menos se podía haber dicho mas.

  4. Se habla poco de la pitopausez femenina. Parece habitual que las recién divorciadas, de cuarentonas para arriba, se cepillen a cuanto yogurín se les ponga por delante. A mí me parece todo estupendo.

  5. Mira a Jesucristo caminando sobre las aguas, cómo llora Alejandro porque no le queda mundo que conquistar y ese señor mayor con esa veinteañera, qué manera de hacer el ridículo.

  6. Ya lo dice aquella moza en la coplilla:

    Para pasarlo de vicio
    y redondear tu salario
    no hay otra cosa mejor
    que amar a un sexagenario

  7. Holmess, son ambas dos, creo, Alejandro porque se le acababa el campo y Cesar porque se le acababa el tiempo.

  8. Me he mareado un poco en la bajada con Zeppi. Todo el rato esperando encontrar alguien subiendo, que es con quien mejor me identifico, pero no.

  9. Ayer le afeé la vestimenta a un amigo: pantalón corto y chanclas que él se empeñaba en llamar sandalias. «Pareces un hobbit», le decía yo señalándole las velludas piernas. Contestó: «Pérez Reverte y tú sois los únicos gilipollas que no encontráis adecuada esta forma de vestir». Y así echamos la mañana.

  10. Sí a todo. Hoy estoy conciliador.

    Ayer leí una pintada en un muro y aün me estoy descojonando.
    “XXXX cállate un mes. Quiero que revientes”

    (¿XXX era nombre de chico o de chica? ¿Qué creen vuesas mercedes?

  11. Mañana me caduca la caja de profilácticos que compré hace unos años. Sigue con el plástico y está intacta, pero ya no puedo revenderla. Tendré que comprar otra. ¿Me recomendáis hacerlo en una farmacia o mejor en un set shot? Gracias.

  12. Arcadi hoy se ha puesto serio.
    ” La izquierda cree que la derecha ha venido a diseminar el mal en el mundo (por el contrario, la derecha cree que las decisiones de la izquierda tienen un déficit de inteligencia antes que de buena fe) y los nacionalistas creen que el principal objetivo del gobierno del Estado es exterminarlos: laminar la autonomía, como dicen con su habitual lenguaje húmedo.”

    ” Las cifras del déficit catalán son equiparables a las de las otras ricas regiones europeas, asunto naturalísimo si se piensa que el sentido de los impuestos no es devolver su costo en especie al que los paga sino redistribuir la riqueza; y que son los catalanes, y no Cataluña, los que pagan impuestos, del mismo modo que son las personas, y no los territorios, las que tienen derechos lingüísticos.”

    “A un mes de su publicación el gobierno Rajoy aún no ha creído necesario tomarse la molestia de responderlo letra por letra, fiskeándolo, y dejándolo puramente inerme. Un voluntarioso, pero insuficiente, documento del PP catalán ha sido la única respuesta gubernamental. A veces el presidente Rajoy tiene dificultades para saber qué es hacer política y especialmente qué es hacerla en el caso del secesionismo catalán. Tienen detalladamente expuesto el guión de la mascarada y ni siquiera se han tomado la molestia de leerlo.”

  13. Depende mucho, amigo Saturl, de si eres capaz de doblar tu cintura más alla de los 90º. En ese caso te aconsejo el sex shop, porque tienen de sabores afrutados.

  14. ¡Ahívä, la entrada!

    ¡Que me ha gustado muchismo Sr. MGaussage!
    Concuerdo de pé a pá. Sólo lamento que no esté por aquí gAchï. veina para ponerle a caer de un burro (y a mí por concordar).
    Como suele, algunas de sus frases son de largo recorrido y reflexión. “El mundo se mueve por la envidia y nada la remueve con más fuerza que el sexo, que es la causa de que exista el dinero.”

    Fueraparte me parece detectar a un fino misántropo emboscado, que no sale del armario. ¡A mis brazos!

  15. Enmienda a la totalidad, monsieur Gaussage. Lo que mueve a pitopausicos y premenopausicas al delirio no es el sexo ni el anhelo de la juventud perdida, sino el tedio vital. El sueño de la pasión -la pasión dormida-produce monstruos. En busca de quien la despierte se vuelve uno hacia lo que la despertó, para darse cuenta de que uno se aburre ya en esas lizas. Desde mi i-tablillacuneiforme6 no puedo explayarme más. Otrosí: se nota demasiado que usted anda en la franja de edad de los gongorillas en calzones. Otrosí más: abrazos a todos.

  16. Y TODAS, no vaya a ser que la posteridad me juzgue inadecuad@ para ser presidente/a de la comunidad de arrendatarios/as.

  17. Hablando estrictamente en serio, me parece un texto divertido sobre un tema que, en realidad, no admite vuelta de hoja, a saber: vive como te salga de los huevos y, a poder ser, sin jorobar al vecino. (Especialmente si ese vecino soy yo.) Si te funciona, es que es bueno.

    También recuerdo aquello de que “la vida empieza a los setenta y cinco”, y que “si quieres ser viejo mucho tiempo, hazte viejo pronto”.

  18. 3 de agosto de 2015 a las 16:20
    Procuro fijarme

    Éstos de yogurines poco, ¿eh?

    ___

    Satur, mire que no quiero despertar envidias.

  19. 3 de agosto de 2015 a las 17:04
    PERROANTONIO
    ¿Y quién es el crítico?

    Jorge Martínez Reverte. En sus novelas negras -la serie de Gálvez- no salen cochinadas, quizá por eso sean tan pestiño.

  20. 3 de agosto de 2015 a las 15:01 PROCURO FIJARME
    A la vejez, vihuelas: «Guárdame las vacas, carillejo».

    Oyendo con curiosidad —no exenta de falta de interés— la música de Narváez, veo que aparece entre las imágenes este grabado de Vallisoletum. Qué bonita es la siensia etimitológica, o sea.

  21. Cervantes publicó la primera parte del Quijote con 57 años y la segunda con 67. Estamos hablando de la mejor parte de la vida, la madurez plena.

  22. Al final entre todos hicimos hincapié en la pitopausia en sí, hasta hacerla trending topic en este ÇhøpSuëy y finalmente tema de la entrada del día; sin embargo, el comentario primigenio, recuerden, era una crítica de Pirate a Joaquín Leguina, crítica criticada por Suncúndum porque con pitopaúsico, sin más argumentación, se pretendia invalidar la exposición del Ex-Presidente de la CAM.

  23. – Hey, you look cute, what´s your name?
    – Andrés.
    Ella me miró sorprendida y empezó a desnudarse.
    ———————————–
    Premio relato breve That´s English (categoría pitopáusicos).

  24. Efectivamente, Funes. Pero yo hago una lectura más positiva.
    1. Leguina el pitopáusico.
    2. Todos somos pitopáusicos.
    3. Todos somos Leguina.
    Porque en ningún momento se me ha ocurrido pensar que nadie haya reivindicado la andropausia sino, acaso, la madurez.
    Por otra parte, me parece que no deja de ser un juego para tomarse a pitorreo el patinazo pirata.

  25. La variabilidad de humor de esta edad hace comprender -por vez primera- la propia del ciclo mensual femenino.
    Claro que esa comprensión dura lo que dure la fase alta del ciclo.

  26. “Se necesita tan poco para ser feliz cuando uno se hace viejo y empieza a sentir frío en los pies: de ocho a diez horas de trabajo al día, un litro de Piamontés, media libra de pan, un Viagra, un par de amigas y, por supuesto, calor y buen tiempo.

    Muchos días tengo la sensación de que he trabajado duramente ochenta años y que tengo derecho al descanso, a la fiesta. Todos llegamos un día al fin, Louis, también yo, también tú. Pero si miro hacia abajo desde mi balcón, entonces me resulta evidente que aún debemos seguir activos durante un buen tiempo. El mundo es indeciblemente bonito y diverso desde este alto balcón verde. Resuena noche y día, me grita y me llama, y siempre salgo corriendo y le arrebato un pedazo, un pedazo diminuto”

  27. Es de Herman Hess, El último verano de Klingsor

    Ah, y no es Viagra, sino Virginia (imagino que un puro), no sé en qué estaría yo pensando, y la cita no es literal, sino *estilizada*.

  28. 3 de agosto de 2015 a las 23:06
    MARQUESDECUBASLIBRES
    Tengo una erección, ¿qué hago?

    Le vendo una caja de profilácticos a estrenar. ¡Venga nena que se acaban! ¡Los que no aprietan, nena, los que no aprietan! ¡Que me los quitan de las manos!

  29. Quería preguntarle a Procu si en la siguiente frase: “Hoy voy a cumplir con mi mujer”, “mi mujer” es complemento circunstancial, dejando a huevo el chiste fácil (es complemento matrimonial, es sujeto, verbo y predicado, menuda es ella, etc.)
    Verán: las gracias de las que no estoy muy seguro de que lo sean las dejo por aquí para observar la reacción. Que casi siempre es la misma: indulgente indiferencia, son uds. muy majos.

    Le estaba dando vueltas y me he percatado de que un matrimonio de recien casados y uno en sus bodas de oro se diferencian en tan poco; el recién casado diría: “Hoy voy a cumplir con mi mujer”; el esposo veterano: “Hoy tampoco voy a cumplir con mi mujer”.

  30. Estoy fuera del cuartel general y poco atento al internec, y el telefonillo, como a Pirate, no me da para explayarme. Con haber convencido a dos y medio (sólo dos y medio!!) con ste calor que hace me conformo. Me quedan unos cuantos años antes de que me puedan llamar gongorilla, así que no descarto insistir en el tema y convencer a toda la humanidad.

  31. 4 de agosto de 2015 a las 00:21
    HOLMESSS
    Houston, progreso adecuadamente.

    Que dice Mr. Vaughan que así no vale, que tiene que ser todo en inglés:

    – Hey, you look cute, what´s your name?
    – Andrés.
    She looked at me, surprised, and started to undress.

  32. 4 de agosto de 2015 a las 01:22 Funes
    Quería preguntarle a Procu si en la siguiente frase: “Hoy voy a cumplir con mi mujer”, “mi mujer” es complemento circunstancial, dejando a huevo el chiste fácil (es complemento matrimonial, es sujeto, verbo y predicado, menuda es ella, etc.)

    QUÉ PREGUNTA MÁS INTERESANTE.
    Me alegra que me haga esta pregunta, Funes. No sabiendo si ese «quería» suyo es un imperfecto de cortesía o es un imperfecto pelado («quería, ya no quiero, todo es un pretexto, no creo en nada, etc.»), elijo la primera, pero de ser lo suyo una verdadera pregunta tampoco me hago una idea muy clara del perfil de la preocupación subyacente (por qué los desconocidos se hacen preguntas sobre los complementos circunstanciales) y, sobre todo, no sé nada de su experiencia personal con los complementos circunstanciales. De ellos solía decirse a la breve redundancia que expresan «circunstancias», es decir, rasgos de la situación de la predicación verbal como el tiempo, el lugar, el modo o la compañía ⎯YA ESTAMOS LLEGANDO, Funes⎯.

    Así en «Voy a Madrid con María», ese «con María» es una circunstancia de compañía que añade una información interesante pero no imprescindible para el desempeño como verbo del verbo «ir». «Voy a Madrid muy contenta», «Voy a Madrid mañana», «Voy a Madrid mañana muy contenta con Góngora», o «Voy a Madrid» y punto.

    ¿Ocurre lo mismo con el «con mi mujer» de su ejemplo? ¡NOH!

    El verbo «cumplir» para significar ‘FLLR’ requiere de un complemento preposicional con CON. Porque CUMPLIR + SP («Cumplir con su mujer») no significa lo mismo que CUMPLIR + SN («Cumplir un acuerdo»), igual que ACORDAR+ SN («Acordamos el calendario») no significa lo mismo que ACORDAR(SE) + SP («Nos acordamos del calendario»). Pues fíjese en que en ambos casos el complemento es igual de necesario y, por ello, desde el punto de vista de la estructura de la predicación, se parece más a un complemento directo que a uno circunstancial.

    Y ENTONCES, QUÉ.
    Entonces, Funes, el que le preocupa es un complemento preposicional argumental. «Argumental» quiere decir que, tenga la pinta que tenga, el verbo lo requiere para su plenitud (PLENITUD) sintáctica y semántica. (Considerarlo circunstancial porque se parece al de «Voy a Madrid con mi mujer», es no querer saber lo que pasa ahí dentro, es decir, es una cobardía gramática).

    Lo siento, Funes. Para explicarme mejor tendría que extenderme.
    Y NADIE QUEREMOS ESO, ¿VERDAD?

  33. Proc, observo que Zeppi progresa tanto que ha incorporado sugerentes rimas en su texto, y nos ha llevado al reino de la Poesía. Tal vez podría proponerle algún ejercicio sobre métrica y haikús, tal vez.
    Es muy aplicado.

  34. A mí lo de Proc me recuerda (aunque ya sé que no es lo mismo), a un consejo que me dio un profe a temprana edad: cuando no tengas muy claro lo que quieres decir, enróllate con verbo culto y fluido, que parezca que sabes. Esto vale para asuntos de letras (literatura, historia, filosofía) y funciona bastante bien. Recuerdo haber sacado la máxima puntuación en el desarrollo de un tema, “La economía española en tiempos de los Austrias”, sin citar a ningún miembro concreto de la dinastía, no fuera a meter la gamba, empalmando tópicos y generalidades con muy buen estilo.

    Julian Barnes ofrece un truco para los comentarios y análisis de textos, y de obras de arte en general, que también da mucho juego. En vez de analizar lo que dice el autor, ya sea por que es difícil o por que no lo sabes muy bien, declaras explícitamente que vas a analizar lo que el autor no dice (o lo que el pintor no pintó), y por qué no lo dice (o no lo pintó). Ahí tienes un auténtico filón para enrollarte y sugerir todo tipo de teorías sobre las filias y fobias del artista y su entorno.

    Dicho esto, por favor continúe, Proc.

  35. Proc, muchísimas gracias por la respuesta.Da gusto pasarse por aquí, siempre se lleva uno una clase magistral.

    Efectivamente, me surgió la cuestión sintáctica (vaya ud. a saber porqué) y la preocupación era sincera: no sabía la respuesta, pero complemento circunstancial no me bastaba.

    Ahora bien: “complemento preposicional argumental” ¿eso existe? Así, claro, no iba a acertar nunca.

  36. Mi togolés me sigue dejando billetes dulces en la papelera de spam, que yo recojo cuidadosamente y leo sopesando todos los posibles matices de sus palabras. Es un espíritu libre. Ora me anuncia una herencia inesperada, ora un brillante porvenir. Esta vez dice:

    “Tu futuro está lleno de alegrías, X”, Y también: “Te enviamos este mensaje puesto que eres miembro de Mis antojos Shopping, para descubrirlas ofertas exclusivas e invitaciones privadas de nuestras prestigiadas marcas asociadas”.

    Mis antojos Shopping, invitaciones privadas de nuestras prestigiadas marcas asociadas, no me digan que no es una maravilla: me falta esto para caer en sus brazos.

    Se dan cuenta de que con Proc tendríamos aún pendiente la lengua del bachillerato para septiembre ¿verdad?

  37. De mi carpeta de spam, Pirate, siempre he envidiado el talento que tienen los estafadores para inventar nombres maravillosos. Leo ahora mismo en dicha carpeta varios remitentes: Steve Salvatore, Mr. Thomas K. Montag, Karen Gutierrez, Dr. Jones Al Hakeen, Dr. Janet L. Leyen, Ms Taylor Elizabeth, etcétera.

    Sirva también como ejemplo este inquietante mensaje que recibí ayer mismo:

    Good News,
    I have register Your Atm Card of $6.9Million usd with registration code of ( Shipment Code awb 33xzs). please Contact with your delivery information such as,
    Your Name
    Your Address
    Phone
    Your Age
    Regards
    William

    Y digo inquietante no por el texto en sí, sino porque viene firmado por el mismísimo ¡William Wilson!

    Como reciba alguno firmado por Montresor o por le chevalier C. Auguste Dupin comenzaré a acojonarme de verdad.

  38. Galiza, terra ignota.
    Varios días de negocios por estos andurriales de meigas y en perdida posada, vas y te sueñas con que Calaza te estaba esperando, encantado de haberse conocido, no en su pazo sino en una casita de un poblado de pescadores al norte de Portugal. Eso sí, con un eficaz mayordomo, que parecía sacado de un film de serie B de los años cuarenta.
    Sorpresiva mente.

  39. Gómez 4 de agosto de 2015 a las 12:11
    De mi carpeta de spam, Pirate, siempre he envidiado el talento que tienen los estafadores para inventar nombres maravillosos

    En una venta callejera de esas que te toman al asalto, casi agresivamente pese a que todo son sonrrsas y tuteos, dado que pese a mis negativas la vendedora no se daba por vencida y tenía buenas , decidí seguirla el rollo. Querían venderme una suscripción a unos libros/fascículos de psicología. Cuando me dieron los nombres de los autores me enternecí; una de las entregas venía firmada por el mismísimo Hari Seldon

  40. Muy bueno, Funes. Es posible que ya lo comentara, pero la estafa más divertida de la que jamás he tenido conocimiento fue una cuestación para ayudar a la viuda del soldado desconocido.

  41. Gómez, así tal cual enunciada no recuerdo si se la leí o no; cuéntela.

    En todo caso, ya le diremos que deje de inundar.

  42. Yo no sé si estoy pitopáusico, pero podría cascar nueces con el ciruelo visto el panorama pernil, nalgal y pechugáceo que se ve por las calles.

  43. La cantidad de mozas que van en recua, igualicas todas con esas pantalonetas recortadas a la altura de las ingles, que me van to chocheras y más pintadas que una puerta… En Europa no se han enterado que los Pegamoides son del siglo pasado.

  44. Al final son 16 pisos de MSSSI.
    El edificio está lleno de pasillos con puertas marrones a los lados. Los recorro con un poco de congoja porque me recuerdan al hotel de El Resplandor, y cualquier día me encuentro con las gemelas.

  45. Tobilleras, rodilleras, musleras y chocheras. Lo siguiente será andar en pelotas por la calle, en chanclas y con tanga. El puterío, el milenarismo.

  46. ARREPENTIRSEN PECADOR@S (2)
    He comprado tóner. NOVENTA y PICO duros. «¿Ha subido mucho, no?», le he comentado a la dependienta para traducirle un MECAGÜENLAPUTA mentalés. Que llevo tres cartuchos en lo que va de año, yo sin tóner no me puedo pasar. Ni sin un potingue que me venden en la peluquería para domesticar los pelos después de ducharme y que no parezca que he metido los dedos en el enchufe. A ver, que esto lo hago SOBRE TODO por los demás. «¿Te lo bebes o qué?», me dicen en la peluquería. Sí, a morro del bote de litro para pasar el toner que me como a puñados. Me he visto privada del tóner y del potingue, me he visto muy mal. Pero la culpa no la tengo yo, la culpa la tiene el PUTO CAPITALISMO.

Los comentarios están cerrados.