Drama fantástico (Fåntåstïsk dråmå)

Albatros
por Mario Galán.

Una día de finales de octubre de 1993 llegué a casa al filo de la medianoche. Había salido de trabajar mucho antes, pero me demoré a conciencia tratando de calmar mis nervios. Afortunadamente ella ya se había marchado cuando abrí la puerta. No pude mear porque tapaban la taza dos camisas y un abrigo. Por suerte no tiró de la cadena después de haber metido allí la ropa, porque se habría inundado el baño y el desastre hubiera sido aún mayor. No había un solo centímetro del suelo que estuviera limpio. Tanto el salón como la cocina, el baño y el dormitorio estaban cubiertos de loza rota, vidrios, tierra y macetas hechas añicos. Había tirado libros, cucharas, tenedores, camisetas, calzoncillos y algún cuadro. Quedaban solo dos en las paredes. Bajo el más querido por mí, el de un soldado a caballo que mira hacia atrás de una forma ambigua, pues no se sabe si está huyendo de sus perseguidores o si arenga a sus camaradas para enfrentarse al enemigo, bajo ese cuadro, decía, estaba partida en varios trozos una ensaladera de porcelana. Me bajé la bragueta y meé sobre ella, tratando de cerrar de esa manera absurda aquel capítulo de demencia. De alguna forma perdonaba su locura cometiendo yo también la mía, aunque fuera de manera simbólica y solitaria. Al mirar de nuevo el cuadro me percaté de que estaba destrozada la esquina inferior izquierda. No era un destrozo estrepitoso, pero sí perceptible. Quizá fue que el vaho de la orina tuvo un poder alucinógeno. Quizá fueron mis nervios destrozados. Quizá mi ira, calmada hasta entonces por haber encontrado la casa vacía. Fuese lo que fuese, se me representó la imagen vívida de lo sucedido. La puerta de la cocina abierta, ella dentro a unos tres metros con la pared enfrente y el cuadro colgado. Gritaba incoherencias, insultos soeces en aquel idioma suyo de tantos gorgoritos, sus rubios cabellos le tapaban los ojos al echar la cabeza hacia atrás. La ensaladera en su mano, un gesto torpe pero decidido. Impactó contra el cuadro y se partió. Me estremecí como si estuviera allí mismo, agaché la cabeza en un gesto instintivo, adelanté mis manos como si pudiera pararla. Luego la aparté de un empujón, abrí uno de los cajones y saqué un cuchillo. Me lancé sobre ella, pero lo que rasgué no fueron sus ropas ni su carne. El soldado estaba decapitado, el caballo partido en dos, la tela abierta mostraba su revés pardo, feo. Descolgué el cuadro y rompí el marco a patadas. Ella seguía gritando por la casa haciéndolo todo añicos, alborotando, cegada por el odio y el trastorno sin que los vecinos se atrevieran a tocar el timbre con el fin de parar aquel drama fantástico. Era tan viva la escena, tan reales sus alaridos, tan nítido el ruido de los cristales al estallar contra las paredes. Me puse de rodillas, agaché la cabeza y lloré y grité muy agudo, muy niño, muy desamparado mientras ella se plantaba delante de mí, despreciando mi falta de hombría. Se fue desvaneciendo. Sus carnes se corrompieron en el silencio y en la nada, sus ojos se cerraron en el vacío, sus ropas se deshilacharon, sus cabellos alimentaron los gusanos del olvido, su voz se apagó aunque sus labios esbozaron una última sonrisa, como haciéndose perdonar, sabedora de que yo entendía aquella reacción brutal, al fin y al cabo un simple movimiento de fichas en la enloquecida partida de nuestro amor. Desapareció. Al desorden y la suciedad aporté una meada y un cuadro destrozado. Un millón de embajadores de la mañana hicieron su aparición por la ventana, cabalgando las alas de un rayo de luz. Traían en sus labios invisibles una canción apenas perceptible que hablaba de las aguas profundas del océano y de las alas de un albatros. Y el albatros abría el pico y graznaba y yo entendía su lenguaje. Escuché su consejo y le pedí instrucciones más claras, que seguí a rajatabla.

Hoy me llegan ecos de aquellos tiempos lejanos. Retumban por los caminos de mi vida, ahora verde y submarina. Siguiendo los consejos del albatros, dejé el trabajo y me dediqué a la pornografía amateur. Soy conocido en el ambiente como Pepito Valladolid y recorro España buscando chicas que quieran ganar un buen dinero trabajando como actrices en el mundo del amor breve y espontáneo. Una por provincia: Pepito Valladolid la pone mirando a Cuenca, Pepito Valladolid y la cachonda de Ronda, etc. Hace unas semanas terminé la última película, la quincuagésima: Pepito Valladolid y su guarrilla de Madrid. El estreno ha sido un éxito de crítica y de público. Incluso me han llamado de Hollywood tentándome con un contrato para dirigir una película que ellos llaman “seria”. Les he propuesto el desarrollo de aquella escena iniciática, transformadora, fundamental en mi vida. El planteamiento les ha encantado: un soldado de caballería que mira de forma ambigua hacia atrás hasta que es abducido por unos extraterrestres enanos con cabeza de albatros y que solo hablan noruego. Le transportan hasta su centro de operaciones en Ibiza, donde a base de ron con Pepsi Cola minan su voluntad y se transforma en su infiltrado en el planeta tierra. Estoy muy esperanzado, aunque con alguna duda sobre el final de la película.    

62 comentarios en “Drama fantástico (Fåntåstïsk dråmå)

  1. A Pedroantonio le ha castigado el Niño Jesús de las Plantas con una pena de fibrilias en sus muslotes de semoviente ensimismado y soberbio.
    (Hale, Pedroantonio, ahora ponte en una silla en el balcón a rezar la fotosíntesis).

  2. Claro. Os juntáis con noruegas buenorras y luego os pasa lo que os pasa.
    Enloquecen con el exceso de luz de nuestras latitudes.

  3. 14 de agosto de 2015 a las 04:13
    ZEPPI
    Ya estoy en Austin. Hace un calor sofocante (37º) así que no difiere mucho de Madrid (aunque en la sierra, por la noche, refresca bastante). Mañana, presentación en la oficina, luego finde (aún no sé lo que voy a hacer, pero estando solo aquí puede ser hasta aburrido) y la semana que viene empieza la batalla de verdad. Ya les contaré.

    Sí señor, Zeppi. Eso es lo que yo llamo ser resolutivo, pimpam. Solo lo siento por esas bravas.
    Para el jetlag puede ayudar que Austin sea “capital mundial de la música en vivo”.
    Y si no estuviera tan lejos, el finde lo dedicaría a acudir en peregrinación a Waterloo, Wisconsin, y rendir homenaje a Trek (Proudly made in the USA pone en la mía)

  4. Tenga cuidado el sobrevenido austinita o austinés, veo en la wiki que lo mas produce la ciudad son luchadores profesionales de la WWE (con salvedades muy remarcables).

    “Dusty Rhodes, luchador profesional semi-retirado de la WWE
    Dustin Rhodes, luchador`profesional de la WWE
    Cody Rhodes, luchador profesional de la WWE
    Paul London, luchador profesional de la WWE
    Ethan Hawke, actor (1970)
    Lance Armstrong, ciclista (1971)
    Ryan Lee, actor (1996)
    Stevie Ray Vaughan, guitarrista (1954-1990)
    Landon Gadoci, cantante aficionado en Youtube
    Tom Ford, estilista y diseñador de moda.
    Ciara Princess Harri, cantautora, productora discográfica, bailarina, actriz, modelo y directora de videoclips
    Matt Dillahunty, activista antiteísta (1969)
    Quiet Company, banda de Rock.
    The Undertaker, luchador de la WWE (N/Houston)”

  5. Gracias por sus comentarios, hoy no podré conectarme hasta muy tarde. Procuro, no recuerdo si cambié el avatar, creo que no, ahora lo veremos.

  6. Pepito Valladolid retoza con la de Zaragoza.
    Pepito Valladolid le da su jugo a la de Lugo.
    Pepito Valladolid se cepilla a una de Sevilla.

  7. A Mario le pillé una referencia musical en este texto, que me confirmó. Para mí fue muy fácil, veremos cómo lo lleváis los demás.

  8. Bremaneur, no puedo sino solidarizarme contigo en el caso “Essential killing”. Nunca he bostezado tanto: terminé dormido como un ceporro. Qué asco de película.

    “El sirviente” la vi hace mucho tiempo y me gustó. Pero eso ahora no cuenta, porque por entonces tenía una novia a la que le gustaba mucho Losey y a mí me gustaba lo que a ella le gustaba: un drama.

  9. 14 de agosto de 2015 a las 09:25
    Procuro fijarme

    Me three.

    14 de agosto de 2015 a las 13:07
    Bremaneur

    And so I throw the windows wide… Echoes.

  10. GUÍA PARA SOBREVIVIR EN TWEETERDT

    1. Cuando leáis un tweerdt con la palabra ACOJONANTE seguida de un link, nunca abráis el link, porque no será ACOJONANTE.

  11. Gracias por los ánimos. Sí, Proc, lo he pillado. Ayer no tuve tiempo de ver nada, los de inmigración me retuvieron más de dos horas y cuando me soltaron, directo al hotel y poco más. Ahora voy a la oficina, espero que entre esta tarde y el finde pueda ver algo de Austin. Por cierto, me ha sorprendido el gran número de coches y atascos, tenía entendido que era un ciudad pequeña,

    Holmesss, resérveme esas bravas, por Dios, por lo poco que he podido catar de aquí, estoy seguro de que las echaré mucho de menos. A la vuelta hago escala en BCN, si es necesario. Abrazos per tutti, hacen ustedes que esto sea más llevadero.

  12. AUSTIN
    Sé que está en Texas.
    Pero lo que me viene a la cabeza es Rocky Erickson y su banda de garaje sixties psicodélica, los 13th Floor Elevators.
    Tengo la musiquita de Splash 1 en la cabeza.
    Rocky experimentó con LSD, para colmo en el psiquiátrico le trataron con electroshock.
    Hay multitud de entrevistas con él que son la mar de entretenidas.
    #&
    I think I’ve seen your face before, I’ve known you all my life…

  13. Aquí estamos zeppi, con esta tontería que se inventó a algún ingeniero.
    Proc impresora impresionante por qué no recurre a cartuchos compatibles (v. g. telecartucho o similar) para no arruinarse.
    Adapts, estos 25 no son los prepper genuinos ¿verdad?

  14. Resulta paradójico que algunos a los que el azar les legó excelente péñola, la hayan desperdiciado en delirios y psicodelias.

  15. Ayer Jordi Hurtado citaba una frase de El principito en su programa.
    Hoy llego a un hotel y lo veo decorado con fotografias de aviación y otra cita de S.E. “Ce qui importe n’est pas d’arriver mais d’aller vers”
    Recibo un mail del hotel de mañana que lleva como pie otra cita del mismo: “lo esencial es invisible a los ojos”
    ALGO ME QUIERE DECIR ALGO PERO NO SE QUE SATUR

  16. Bremaneur ha dicho que El sirviente es buen cine. Y QUE YO SE LA RECOMENDÉ. SCHURLS, FROBORROM, no es nada, SCHURSL, ya está, RAFAFARRÁS. Me ha emocionado como si la hubiera escrito, dirigido y actuado en todos los papeles yo misma. Entonces voy a hablar de otra película, que me veo cualidades por consiguiente. Ayer vi The Letter. Es una película insoportable: el guión que no alcanza, los diálogos insustanciales, los actores que no saben ni qué hacer, es que la estás viendo y te crees que te vas a morir. Pero mientras la veía y me tomaba el pulso y me ponía una mascarilla de gasógeno y gritaba SOCORROOO, también me daba cuenta de que había algo que me mantenía viéndola. Esta mañana de pronto me han venido a la cabeza unos retales de ella, como hacerte un pañuelo con un traje de tres piezas o un dedal de caldo con dos kilos de congrio, he repasado en asociación automática medio minuto con agrado. Algo en la forma de hablar tranquila de Winona Ryder, algo en el blanco y negro de sus paranoias, algo en la duda sobre la bolsa de deporte con suplementos de cobre. Ya sé que no la vais a ver, porque aunque haya alguien que pique NO VA A TENER HUEVOS de acabarla. (Que no, que no la veáis, en serio, que solo quería hacer una metáfora parabólica alegorítica).

  17. Esta semana vi “la vida es así” de Spencer Tracy.
    Para mí, su tercera mejor película, mi favorita es “The Bowery”.
    Otra es “mi chica y yo”

  18. Pues a mí, de Losey me gustó mucho “El mensajero” (The go-between). Todo muy inglés, con Julie Christie, Alan Bates y Edward J. Fox, aunque el protagonista es un chico que pasa una temporada en casa de un amigo debido al cierre de su escuela por enfermedad. Una delicia. Se me quedó grabado el nombre de una planta que mencionan en la película: atropa belladona. Además, la vi en versión original, en un cine de esos que se llamaban de arte y ensayo (qué tiempos) como deberes de la Escuela de Idiomas. Hace poco un amigo me pidió si tenía algo de fonética internacional, para su hija, que estudia Filología Inglesa. Le dejé unos apuntes del primer curso de inglés de la Escuela de Idiomas, y del último, en los que se daba bastante fonética. Y me pasé un rato muy agradable revisando y clasificando los apuntes, aquéllo tenía mucho nivel. Traducciones directas e inversas de clásicos ingleses y españoles, construcciones típicas, frases hechas y dictados, muchos dictados. Los profesores de esos cursos, Enrique Cheng y Juan Mínguez, excepcionales, tenía mucho mérito su forma de dar esos cursos, con un alumnado tan dispar. Una vez dije en clase “You was…” y Juan Mínguez me lo estuvo recordando todo el curso, El examen final constaba de una primera parte escrita y solo los que aprobaban esa parte pasaban al examen oral, con una especie de tribunal formado por tres miembros, de los que Juan Mínguez era uno de ellos. Me hicieron hablar un buen rato sobre temas varios y cuando ya me retiraba, me dijo con ironía y en voz alta: “así que You was, no?”.

  19. Disculpen el ladrillo y el horario, pero aquí son 7 horas menos y en algo hay que matar el tiempo, Hoy en la oficina nos hemos presentado y poco más, era viernes y la gente tenía prisa por salir pitando. Me han indicado donde estará mi casa aquí, pero hasta la semana que viene no está disponible, así que, de momento, en un hotel. El finde se me va a hacer largo, pero entre Skypes con casa y otras posibilidades telemáticas, se me hará más llevadero. Para la semana que viene, ya tenemos las primeras escaramuzas, hay que ir a Miami y solucionar allí un tema urgente. A ver qué es lo que me encuentro.

  20. Voy a jugar al juego de Juli0 con los que dizque él que dizque que dizque, y yo digo:
    Personas del PP que me caen entre bien y superbién:
    Juli0
    Holmesss
    El ministro Fernández
    (Continuará)
    Es que ayer le vi en la tele (al ministro) respondiendo por lo de la movida con Rato y también escribe sobre el asunto hoy SG. (Este mío es un juicio en realidad completamente irracional, por suspuestos. QUÉ ESPERABAIS PUES).

  21. Animo Sr. Zeppi que le veo un poco bajillo de moral, o será el jetlag que es muy malo. Yo haría una inmersión en lo local, no sé un bar de country e irse a pegar unos tiros por ahí (mejor, en orden inverso) pero cada uno es cada uno.
    Cada vez que le leo historias académicas me entran grandes cabreos.
    Pero, a ver, mete una vez la pata diciendo un verbo mal (joder, es que está Vd. APRENDIENDO) y lo que hace el supuesto profe es descojonarse, recordárselo todo el año y en el examen final, después de haber hablado mil cosas bien, va el GILIPOLLAS de turno y sólo se le ocurre recordarle el error que cometió hace un año.
    Y encima Vd. lo recuerda con cariño, o así. Lo digo por el tono. Aquí queda claro que en esta pequeña historia hay un buen tipo y un GILIPOLLAS.
    Saludos cordiales Sr. Zeppi.

  22. Es que me acabo de cascar dos chupitos y me ha entrado la risa floja. Me voy a HACER LA siesta. No a ECHAR UNA siesta.

  23. Secundúm se va a echar un amor. Secundúm, DIMISIÓN.

    He leído un artículo muy bonito de Millás en el Babelia de hoy: «Lenguas e incesto». Lo de bonito lo digo en serio y que está lleno de sofismas que saltan como piojos, también. Solo esto:

    «Los tractores que esquilmaron impunemente la Amazonía no sólo acabaron con un ecosistema, sino con multitud de lenguas a través de cuya óptica se comprendía la necesidad de mantener intacta esa reserva».

    Sí, pero en esa reserva vive TÚ, Millás, TARI, Millás, TARI TARIRO MIRO.

  24. Gracias por los ánimos, profesor Sucundúm. La verdad es que a veces me baja la moral la perspectiva de pasar mucho tiempo solo, el darle mucho al coco no es bueno. Se tendría que poder desconectar el cerebro a ratos, pero como no se puede, hay que mantenerlo ocupado y buscarse distracciones. Cuando venía en el avión desde Londres, me dio por pensar (10 horas de vuelo dan para mucho) en cómo se sentiría un soldado que está siendo trasladado a zona de combate, estoy seguro de que no podría dejar de elucubrar sobre posibles escenarios, aún sabiendo que luego la realidad será completamente distinta a lo imaginado. ¿De qué sirve tratar de imaginar cómo serán las cosas? Y aún así, no podemos dejar de hacerlo. Bueno, pues yo voy a dejar por un rato de elucubrar y me voy al downtown, a ver si empiezo a conocer esto.

    En cuanto a lo del profesor Mínguez, ni tocarlo, es uno de los dos mejores que he tenido (el otro es don Luis Lobato, alias el UFO, del cole), y he tenido algunos muy buenos. Su ironía estaba justificada, en el último curso no tiene cabida un “you was” y su forma de señalarlo estaba orientada a evitar que volvieras a cometer ese error. Y a fe que lo conseguía. Era duro de cojones, se decía que un cinco del Mínguez equivalía a un ocho de cualquier otro.

    Un día entró en clase y dijo: “el que me traduzca correctamente esta frase al inglés, tiene aprobado el curso: Creo que me roto una pierna. Sí, creo que me la he roto”. Luego por supuesto no lo cumplió, tirando de su ironía habitual. No voy a dar su respuesta, a ver qué proponen los contertulios.

    En cuanto a lo de los acentos, yo soy de la vieja escuela y no me gusta que se cambien las reglas a mitad del partido.

  25. Solidaridad con Pedro Antonio. Yo me he hecho un eslince o algo así en el dedo y llevo una cánula para enderezarlo. Me lo jodí anoche bajándome los pantalones, manda huevos.

  26. Texas es un puto paraíso para un español, dejémonos de lloriqueos, que pareciera que entrado con la espalda mojada.

  27. Satur, el Carranza es trofeo señero y además lleva el nombre del más hermoso valle de mi tierra, por sus pecados rebautizado como Karrantzago Harana. O algo.

Los comentarios están cerrados.