El bálmintón no es un deporte

badminton

por Satur.

Vamos a ver: el bálmintón no es un deporte. Y punto. Aquí podría terminar mi artículo, pero imagino a las masas lectoras ávidas de explicaciones, como si mi experiencia y mi palabra no bastaran. La gente se aburre mucho y en lugar de leer esto y pensar que ya está bien, que no necesitan perder el tiempo con explicaciones porque si no llegan tarde al bar donde han quedado con unos colegas, necesitan que les aclaren lo obvio. Bueno, va.

Primero, el contexto: como una española ha ganado no sé qué campeonato de bálmintón, ahora toda España es experta en bálmintón y habla del bálmintón y ha visto el bálmintón y seguramente se pondrá a jugar el bálmintón en la playa o en el patio de luces de su casa. Si hubiera ganado una portuguesa o una mozambiqueña el bálmintón sería el peñazo de siempre. Luego nos quejamos del nacionalismo.

Pasemos al cogollo del asunto. En primer lugar definamos deporte. Deporte es aquel juego que permita gritar gol o aquel juego cuyo objetivo sea llegar a la meta antes que nadie. Esto es IN DIS CU TI BLE.

Así pues, ¿es el balón cesto un deporte? Evidentemente no. Cómo va a ser un deporte si hay que “encestar” un balón en una “canasta” y cada vez que te tocan un poquito pitan falta y tienes que tirar una especie de penaltie raro. Está claro que lo de encestar canastas tiene un origen rural, posiblemente de las vendimias o de la recolección de sandías. El juego del balón cesto estaría bien practicarlo en campeonatos junto al levantamiento de piedras, los aitskolaris,  el tute, etc.

Prosigamos.

¿Es el aletismo un deporte? Depende. Los mil quinientos sí, porque se trata de llegar a la meta antes que nadie en una carrera larga que exige grandes dosis de estrategia. También los cien metros, aunque sea la carrera más aburrida del mundo (menos mal que dura poco). Pero no es deporte, por ejemplo, el lanzamiento de disco o el salto de longitud. “A ver quién la tira más lejos”, “a ver quién salta más lejos”, parecen decir los jueces. Eso es de parque infantil, hombre. Eso no es deporte. Es un juego vistoso y poco más.

¿Es la natación un deporte? Pues también depende. El darthwaderpolo sí, porque se meten goles, y los 8600 metros mariposa también, aunque sea muy raro. Pero es de la natación sincronizada y otras florituras que sirven de excusa para ver mozas en bikini pues no. De entrada, no. Y de salida tampoco. No. Y tirarse de un trampolín dando volteletas menos todavía. ¿Eres deportista? Sí. ¿Qué deporte practicas? Me tiro de un trampolín dando volteletas. Anda y tira p’al circo, desgraciao…

¿Son el ciclismo, las carreras de automóviles o las carreras de motocicletas un deporte? Pues claro. Hay que llegar a la meta. A veces a lo bestia, como el ciclismo, a veces poniendo impedimentos (que si hay que cambiar pneumáticos, que si ahora corres sin echar gasolina, etc.) como hacen los choffeurs de automóviles. Pero sí. Hasta las carreras de motocicletas, grandes estímulos siestísticos, lo son.

Así pues, ¿son el tennis o el bálmintón deportes? Claro que no, pero lo del bálmintón tiene más delito. El tennis es un juego aburrido, pero tiene mérito eso de ver quién saca más fuerte. Porque intenta devolver una bola de set de mach ace deuce a Rafael Navidad, que lo mismo te arranca el brazo. Es un juego un poco bárbaro, pero admisible. Ahora… ¿el bálmintón? Las raquetas las compras en los chinos y la pelota… vamos, es que eso no es ni una pelota. La rodea un trozo de plástico que simula un penacho de plumas y que frena la velocidad del esférico. El bálmintón es un juego de playa, como meter barriga o hacer castillos de arena. Lo juegan pelmas que continuamente te molestan mientras doras tu piel con los benéficos rayos del astro rey, nuevos pijos que se las dan de elásticos sportsmens o sportswemen, gente aburrida que simula activar tendones, entonar músculos, estirar el esternocleidomastoideo, mejorar la circulación sanguínea y todas esas cosas que se hacen con un buen partido de balomano, que eso sí es deporte. Mirar, mirar a los nuevos pijos hacer un esfuerzo enorme para golpear el penacho mientras éste va a cámara lenta para que la chica pueda devolverlo sin problemas y así hacer durar el juego eteeeeeeeeeeernamente para que la moza no se aburra y te deje por uno de Soria y decir que lo has pasado muy bien en la playa y que además has quemado calorías, lo que por consiguiente justifica que después te metas entre un pecho y la espalda una picsa familiar con doble ración de salami y gordonzzolla y para bajarla te apretes cuatro o cinco gintoñis de melocotón comiéndote al final los gajos porque asín te ahorras el postre. Mal, muy mal.

150 comentarios

  • ¡Que ataque más gratuito marqués!
    Yo, que soy un alma simple, me descojono mucho con la Señá Procu y además aprendo.
    ¡Hombre! ¡Hombre!

  • Satur, para que lo explicas. Te contradizques porque eres buena persona y piensas en los demás.
    ¡Hombre! ¡Hombre!

  • Así pues, ¿es el balón cesto un deporte? Evidentemente no. Cómo va a ser un deporte si hay que “encestar” un balón en una “canasta” y cada vez que te tocan un poquito pitan falta y tienes que tirar una especie de penaltie raro. Está claro que lo de encestar canastas tiene un origen rural, posiblemente de las vendimias o de la recolección de sandías.

    Para enmarcar.

  • Me gustaría que Satur diese su opinión sobre la natación sincronizada.
    M. sostiene que nunca debió reconocerse como deporte una cosa sacada de las pelis de la Williams, Esther no Serena, y que consiste en que unas señoritas (y ahora señoritos, con mejor tipo que servidora) bailan en el agua al son de la música..como una discoteque con piscina.

  • Pero eso de la natación sincronizada y otras florituras que sirven de excusa para ver mozas en bikini pues no. De entrada, no. Y de salida tampoco. No.

  • Prot, no sé por qué nunca me tomas en serio. Y efectivamente el dolor de barriga no es un deporte.

    La natación sincronizada es puterío.

  • Al hilo de la profesora Cortina y del profesor Tse, incluso de la entrevista al prestigioso arabista francés. Voy a dar una serie de normas para mejorar la comunicación escrita:
    1. Dígalo mejor con menos palabras que con mas.
    2. No emplee, al menos no abuse, de las subordinadas.
    3. No aburra con citas , y menos largas.
    4. No maree con links, ponga en el texto lo que sea imprescindible.
    5. No haga juegos de palabras ni nos exhiba su pretendida erudición.
    Son solo cinco sencillas reglas, pero no olvide que incluso aunque las siga su texto puede seguir siendo oscuro, ambiguo o irresoluto. Si no sabe, no escriba, nos hará un favor a todos.

  • Estoy de acuerdo con Satur, más o menos en algo, pero completamente no en todo. Hay una diferencia entre un deporte y un concurso. El surf, al que también le llaman deporte, es en realidad un pase de modelos en el que gana el que tenga mayor puntuación. Es como Eurovisión, un concurso de razas de perros o Miss Universo. Se exhiben, unos jueces opinan y alguien gana. El caso es que hay ganador, no vencedor. En un deporte tiene que haber un vencedor. El mismo defecto tiene la natación sincronizada, la gimnasia deportiva y la doma de caballos. Son concursos, no deportes. Todos los deportes modernos, como esos saltos en monopatines, bicis pequeñas y tirándose de un puente con una goma caen en la misma categoría de actividad física con ganador sin vencedor. Incluso el boxeo, cuando no hay KO, es un concurso, decidido por jueces. Yo los haría pelear hasta que uno caiga redondo y haya que sacarlo en camilla. O se rinda.

  • Es que soy un caballero español Señá Procu y sobre todo, me voy pal norte pronto y como la Bella Tare ya no me hace ni caso…

  • 24 de agosto de 2015 a las 11:16
    PERROANTONIO
    Qué bueno, McGaussage. Lo cual que entonces el bádminton es un deporte y no un concurso, Satur.

    Claro, y el tennis, y el balón cesto, y la petanca, y viva la Virgen…

  • Falta rigor, señores. En el atletismo, deporte por excelencia, hay carreras y concursos (saltos y lanzamientos). Todo lo demás son chorradas y bromas de dudoso gusto.

  • A raíz de lo apuntado por McGaussage, e inspirado y espoleado por su comentario, podríamos decir que hay, al menos, dos clases de deportes. [Si lo pienso sacaré más, pero no lo voy a pensar o perderé la mañana].

    –Los bélicos, cuyo modelo simbólico sería la guerra a la que sustituyen. En ellos, podemos distinguir varios tipos:
    a) Los deportes de enfrentamiento colectivo (o por equipos), directamente herederos de la guerra (y en los que no es raro que los participantes se repartan hostias como panes): fútbol, rugby, balonmano, hockey, etc.
    b) Los deportes de lucha entre campeones (David contra Goliat): boxeo, lucha, esgrima, artes marciales, etc.
    c) Los deportes de habilidad de los campeones en el campo de batalla (practicados masivamente por policías, militares y bomberos): tiro con arco; lanzamiento de peso; todos esos deportes alpinos que combinan disparar con un rifle, esquiar, correr, y nadar, y sus variantes triatléticas, pentatléticas y decatléticas; las carreras por cualquier medio, que recuerdan a las gestas de los mensajeros (Maratón; o Miguel Strogoff). Muchos de estos deportes son, básicamente, entrenamientos de alto nivel para el campo de batalla.

    –Los antibélicos, herederos directos del ballet con tutú y el espíritu del barón de Coubertin, y cuyo modelo simbólico es el desfile de los abanderados con sus trajes regionales. Como dice McGaussage son deportes de concurso, sin contacto físico, y en donde los participantes ni siquiera tienen que coincidir simultáneamente en el mismo espacio. Son deportes que derivan invitablemente hacia la complejidad y el barroquismo, las piruetas, los tirabuzones y la hermenéutica de la interpretación de detalles ínfimos, como si el concursante torció el pie hacia dentro o hacia fuera o si levantó o no el mentón en la posición. Y aún sin ganas de polemizar, son deportes ampliamente gays y/o femeninos: como la gimnasia rítmica, el patinaje sobre hielo, los saltos acrobáticos o el (es)culturismo.

  • La han llamado prosimio, le han metido un dedito en el ojo, la obsequian con riñas y animadversiones y encima Don Adaptaciones le tira los tejos ¿pero esto que es?

    Sea lo que sea hay que remediarlo, ahí va un sonetillo poliencadenado

    Procuro fijarme en usted, procuro,
    para bien decir y ser semejante
    y parecerme a vos en lo brillante
    aunque a nadie le arriendo mi futuro

    ¿Podría ser su caballero andante?
    ¿lucirá orgullosa este su soneto?
    O será rechazado cual panfleto
    el relincho rufián de un Rocinante

    Pues ya bien se que lo que no es secreto…
    lo que no se esconde en lugar seguro…
    me llamará de todo, hasta indiscreto

    Aunque yo permaneceré constante
    tozudez febril de galán maduro
    farsa inocente de su fiel farsante

  • Los concursos por excelencia son los de lanzamiento de peso, jabalina y martillo y los saltos de altura y longitud. Son concursos de origen bélico, efectivamente. Pero no veo encaje en la clasificación de Perro que se me antoja caprichosa.

  • 24 de agosto de 2015 a las 12:21 XimenodeAtalaya
    La han llamado prosimio, le han metido un dedito en el ojo, la obsequian con riñas y animadversiones y encima Don Adaptaciones le tira los tejos ¿pero esto que es?

    Ni caso, Ximeno, que son todos más bobos… Menos usted y yo.

  • Hay que joderse. Llega un Cyrano y toda mi calculada estrategia de macho alfa de lomo plateado a tomar polculo.

    SI es que no sabéis lo queréis ninias. (Bueno sí, todo a la vez)

  • Don Adaptaciones, no es por hacer leña del árbol caído, pero eso de

    y como la Bella Tare ya no me hace ni caso…

    podría interpretarse de muchas maneras y ninguna buena.

  • Añado: las carreras anaeróbicas también son concursos y no deporte, así que los 100 m. lisos quedan descartados.

    Deportes deportes, lo que se dicen deportes, son sólo el 1500 y el balomano.

  • Apéeme el don, hágame el favor Ximeno. Que ni lo merezco ni me place, porque en estos momentos, de sentido dolor por la derrota, desconfío por si no será sal sobre la herida.

  • 24 de agosto de 2015 a las 13:10
    Satur . .

    Y cherchez la femme también es deporte, Adapts.

    El más esforzado y desagradecido.

  • Mi deporte rey es el tocapelotismo y éste es mi saque de honor:
    “Mirar, mirar a los nuevos pijos “. Descalificado
    Mirad, mirad a los nuevos pijos. Ganador

  • La seducción nunca será un deporte
    pobre de aquel que asi lo considere
    podrá sufrir la daga que le hiere
    más donde más desconsuelo importe

    Romperse en un dolor que no se muere
    gritar, gemir hasta perder el norte
    suplicio vano, abismo sin soporte.
    Pena del que enamorarse no quiere,

    del que huye del amor y de su corte.
    Que de su inútil rechazo no espere
    alivio carnal que lo reconforte

    Que el arrumaco hiponotice y apodere,
    que la concupiscencia sea resorte
    no es función del sudor que se libere

  • 24 de agosto de 2015 a las 12:47
    marquesdecubaslibres

    Los concursos por excelencia son los de lanzamiento de peso, jabalina y martillo y los saltos de altura y longitud.

    No estoy de acuerdo con que los saltos y lanzamientos sean consursos (*) , ni la halterofilia. Hay una puntación objetiva, hay un vencedor: el que lanza/salta/levanta más. Nada que ver con la natación sincronizada o la gimnasia.

    (*) consursos en el sentido que lo ha utilizado Perroantonio: los participantes realizan su “número” y un jurado lo valora

  • Procu, ¿no le doy pena mientras me laminan?

    PerroAntoine. ¿como está el tema de los cursos de poesía en el Fanzïn? ¿Va a retomarlos?
    Me encuentro interesado.

  • Don Tumbaollas me temo que su deporte rey no es la comprensión lectora. Vuelva en septiembre, si eso

  • Venga, otro, dale, tiraaaaaa…

    Ayer, tarde en el río Arlanza, dedicada a la pesca de cangrejos, con mis amigos, Miguel Jorge y Jesús González.

    Del blog del Pochash. Vamos a mejorar esa frase:

    Ayer, tarde, en, el, río, Arlanza, dedicada, a, la, pesca, de, cangrejos, con, mis, amigos, Miguel, Jorge, y, Jesús, González.

    Será por comas…

  • Como nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos, ya lo escribió Neruda, Miguel resbaló en un ribazo

    No puedo más.

  • Funes, no es cuestión de estar de acuerdo o no, es que se llaman así. Fíjese en las retransmisiones: da comienzo el concurso de lanzamiento de disco.
    Los graciosos de la casa generan confusión, porque la gente los interpreta tenor literal y se lo cree. El otro día tuve que poner orden con lo de la escala cromática, hoy con los concursos.
    Velo por ustedes.

  • Me siento otro cuando pienso que yo he participado en concursos de salto de altura. Hoy no podría ni saltar un charco. También hice salto de longitud, lanzamiento de peso y jabalina. Mi primer lanzamiento de jabalina fue de unos 26 metros. En los siguientes no conseguí pasar de 15. Mi mejor marca en cien metros fue 12,3 y no recuerdo cuáles conseguí en vallas, que era mi especialidad. No sé ahora, pero hace unos años todavía constaban algunos de mis regristros como récord del colegio. Hace más de veinticinco de aquello y mi único dopping eran unos bocatas de barra entera llenos de salchichas con tomate y mayonesa. Lo digo porque ahora hay algún espabilao que pretende demostrar que los atletas de los ochenta y los noventa se dopaban porque no se han vuelto a batir algunas marcas desde hace mucho tiempo.

  • Estoy de acuerdo con la disección de Perro. Es más, creo que los deportes que son concursos nunca serán mayoritarios porque son terreno abonado para el tongo. Para que el deporte mole tiene que haber un ganador claro, como en la guerra. Y la gente se enfada mucho cuando el árbitro interfiere equivocándose, conviertiendo el resultado del fútbol, por ejemplo, en una decisión. Eso no es vencer, es ganar. Escribí hace tiempo más tonterías sobre eso.

  • La actividad física, competitiva o no, pero reglada es deporte.
    Y si compites contigo mismo sin hacerte trampas?

  • 24 de agosto de 2015 a las 17:08
    TIPO MATERIAL
    La actividad física, competitiva o no, pero reglada es deporte.

    ¿La petanca es un deporte?

  • Otro día hablamos del golf, no del automóvil sino de ese “deporte” en el que los “deportistas” se mueven con micropapamóviles.

  • 24 de agosto de 2015 a las 14:42 Adaptaciones
    PerroAntoine. ¿como está el tema de los cursos de poesía en el Fanzïn? ¿Va a retomarlos?
    Me encuentro interesado.

    No sé yo si debo propagar el mal. Hágame caso, piratee directamente a un autor desconocido. Mientras no rime palabras con otoño todo irá bien.

  • Gauss, Satur, en sentido amplio sí. Como el ajedrez. Si suponen mejora psíquica.
    Y aquéllos que llaman deportes rurales?

  • No entiendo la inquina de AE con Albiol, que me parece un excelente político para los tiempos que corren. Y qué decir de su #2, la señorita Levy. Es guapa, inteligente y culta, y me consta que muy bien “orientada”en estos momentos por un gallego muy querido aquí. Desde luego que no hablo del “cabronazo de Calaza”, como diría su fan el del poco crédito.

  • 24 de agosto de 2015 a las 14:55 Funes
    ¿Recuerdan a Pn Rothblatt (“Martína, la transgresora”)?
    Pues les presento a Pn Bruce/Brenda, que en paz descanse.

    ¿Nadie le ha soltado unas buenas hostias al psicólogo? Cuánto imbécil hay suelto.

  • 24 de agosto de 2015 a las 12:00

    PROCURO FIJARME

    Bonnie, nos tienes que contar todas las cosas de Dinamarca. Eres funcionaria, es tu OBLIGACIÓN

    Yo por mis fanes y como mi público me lo pide, lo contaré en este fanzine a modo de entrada (a mi vuelta, aún sigo por estos lares, Procu) ..si los señoritos y la Sita me lo permiten.

  • 24 de agosto de 2015 a las 09:52
    PIRATAJENNY
    Una sola jornada de liga y ya les sacamos dos puntos a los llorones. Grandioso.

    Negativo: el Barça también ganó, lleva los mismos puntos que ustedes. Siempre de la manita en la madriditis crónica. Dicho lo cual, Pirata, me alegro de que ya se haya recuperado de la congoja por lo de Arda. Nada mejor que un buen fajo de billetes para secarse las lágrimas. Se han gastado el triple que los demás, han hecho un equipazo temible y seguirán sintiéndose las víctimas y los humildes y esforzados héroes del pueblo. ADN indio.

  • 24 de agosto de 2015 a las 09:19
    ADAPTACIONES
    ¿Qué pasa entonces si la mitad de las lenguas del mundo se encuentran al borde de la extinción?

    ¡Dejadlas morir en paz!

    Ese artículo ya lo reprodujo Espada en alguna ocasión, si no recuerdo mal. O por lo menos expuso argumentos muy parecidos. A mí me parece un disparate equiparar las lenguas con las monedas o considerar su protección o defensa como formas de nacionalismo o racismo. Las lenguas son inocentes del uso perverso que pueda hacerse de ellas y su desaparición es empobrecimiento cultural, como por otra parte el mismo autor sostiene antes de empezar a hacerse la picha un lío.

  • Lo que a mi me parece es que no hay que protegerlas, aunque sean inocentes, básicamente porque no pueden serlo, ni culpables. Si desaparecen quizá sea una pena, pero sólo son una herramienta y cuando un alicate se rompe, te da pena si era el de tu padre, pero usas otro. Para proteger un alicate hay que iniciar el proceso de convertirlo en un ser, dotarlo de alma. Eso acaba mal.

  • El soneto de Ximeno me ha provocado un ataque agudo de vanidad asmática, con grave riesgo para mi ser de sufrir una combustión espontánea; no había ventolín en casa y he tenido que ponerme respirar botes de pegamento viejos. Cuando casi estaba normal leo el comentario de Albert: ahora estoy hiperventilando. ME VAIS A MATAR.
    Albert, suscribo de la cruz a la fecha el «clásico» que ha enlazado Adapts, creo que también lo he traído yo alguna vez. Voy a entresacar un párrafo solo, mientras sujeto con la otra mano la bolsa en la que tengo metida la cabeza:

    Cuando Nettle y Romaine sugieren en Vanishing Voices, que “el derecho de las personas a existir, a practicar y producir su propio lenguaje y cultura, debe ser inalienable”, están mezclando dos tipos de derechos – los derechos individuales y los colectivos. Un individuo tiene, por supuesto, derecho a hablar la lengua que quiera y a involucrarse en cualesquiera prácticas culturales que desee en su vida privada. Pero nadie está obligado a escucharle, ni a facilitarle los recursos para la conservación ni de su lengua ni de su cultura. El motivo por el que el “eyak” pronto se habrá extinguido no es porque a Marie Smith Jones le hayan negado sus derechos, sino porque nadie quiere, o sabe, hablar esa lengua. Puede que esto signifique una tragedia para Marie Smith Jones –y una frustración para los lingüistas profesionales- pero no es una cuestión de derechos. Ninguna cultura, ningún modo de vida, ni siquiera una lengua, tienen un “derecho a existir” otorgado por Dios.

  • Ya, me jode pero estoy de acuerdo, así es. El Quijote desaparecerá con esta generación, como tarde con sus hijos.
    El Partenon puede ser admirado porque ha sobrevivido solo, los trabajos de conservación son una moda romántica, reciente en términos históricos.

  • Sepan que mis neuronas dañadas por mi alcoholismo me ponen en estas situaciones, en las que descubro lo que otro ya descubrió y compartió.
    Yo me esfuerzo.

  • Creo que Albert no repara (o sí repara) en el hecho de que “proteger” una lengua, es decir, preservarla como lengua de uso, consiste básicamente en obligar a que otras personas renuncien a su lengua o no puedan emplearla en determinados ámbitos.

  • Lo cual que a mí sí me apena que desaparezcan las lenguas, como me apenó la desaparición del romancero tradicional, los veleros de madera o las fresas con sabor (a fresa). Pero sé que es melancolía.

  • En realidad, tampoco pasa nada porque desaparezcan las ruinas de Palmira o las pirámides de Egipto. También desapareceremos nosotros, que somos la hostia en verso, y el mundo seguirá girando.

  • 24 de agosto de 2015 a las 21:09
    PERROANTONIO
    En realidad, tampoco pasa nada porque desaparezcan las ruinas de Palmira o las pirámides de Egipto. También desapareceremos nosotros, que somos la hostia en verso, y el mundo seguirá girando.

    Tal cual.

    Adapts, muy bien por traernos estas cosas, que dan juego.

  • Es genial: todos los comentarios leídos y escuchados a la caspagomina merengue (pelonasmo) sobre Arde Turrón cuando era atlántico eran peyorativos. Ahora que se ha ido al combinado culet, los caspagomina no hacen más que alabarlo. Menos mal que estamos vacunados contra esta retórica madridista: infecta, ultrarreligiosa, intelectualmente inane, barata, casposa, simple, infantil, pedorra, mameluca, carnuz, gaznápida, majadera, boba, tontorrona, cretina, resentida, podre, pobre, majadera, ulcerada, descompuesta, diarreica, atolondrada y mastuerza.

  • Cagüendiós: si desapareció mi Seat Fura qué cojones importa que desaparezca el Partelón, el aguaducto de Cáceres, el lemosino o el español de España. Tanta melancolía, tanto sentimentalismo, tanta raíz y tantos miembros masculinos en vinagre. Cuánto peligro en toda esa bazofia.

  • Me parece un empobrecimiento cultural y eso debería evitarse, como cualquier otro. Eso es lo que digo. No he mencionado ningún tipo de “derechos”, eso me parece tan absurdo como al autor del artículo o a ustedes. La frase que resalta Procu me parece equivalente a afirmar que las Pirámides sólo deberían ocupar y preocupar a los egiptólogos. Y lo que usted argumenta, Perro, podría ser perfectamente, de ponerse en práctica, uno de esos usos perversos a los que me he referido.

    Obviamente, no pretendo que la gente sustituya su propia lengua por otra para contribuir al acervo cultural común, ni me parece que ese sea el único modo de protegerla, defenderla o conservarla. Supongo que sí, que el término “proteger” puede perfectamente interpretarse como usted lo ha hecho y que por tanto no ha sido muy afortunado por mi parte, pero yo estaba pensando en el latín o el sánscrito. Claro que podrían desaparecer por completo el latín, el sánscrito y todos los museos del mundo con su contenido dentro y el mundo seguiría girando, pero desde luego intentar conservar lo que se pueda no me parece un ejercicio de romanticismo ni de reconocimiento de derecho alguno, sino más bien de puro pragmatismo si me apuran. La cultura no es un lujo, digo para terminar, sin querer decir con ello que ustedes lo consideren así.

  • Oiga Satur, a un servidor no lo meta en eso. A mí Arda siempre me pareció un jugador excepcional. Ya me gustaría que en vez de al Barça se hubiese ido al Madrid, pero por supuesto eso es impensable, si no me equivoco después de Hugo no hubo más traspasos. Por cierto, al único que he oído hablar mal aquí de él ha sido a usted.

  • Hay vida allá fuera, Albert.

    Lo del empobrecimiento cultural es relativo. Imagínate que en la península (iberoide) se siguieran hablando el griego, el latín, el aragonés, el celtíbero o el catalán (ah, no, que ese todavía se habla). Esto sería un puterío.

  • Y lo que hablaran los visigodos, que sería un alemán raro: jandemorenauuuu, sarracenen de los testículen, jarrrll…

  • Jorge Ibargüengotia es, fue, sublime escritor mejicano. Lo recomiendo sin ambages.
    Ibargüen es una colombiana que ha ganado el concurso de triple salto. Es diosa a la que también admiro.

  • Sería un puterío y yo también estoy en contra del puterío. Pero es que yo no pretendo eso, y lo repito porque comprendo que haya podido entenderse así. Lo que me rebela y me da ganas de ponerme a esnifar pegamento es que únicamente por llevarle la contraria a los que hablan de “derechos”, el autor del artículo afirme que a él se la pela que una lengua desaparezca por completo sin que quede ni el menor rastro de ella. Es algo que sucede demasiado a menudo, sobre todo entre los liberales, y que me parece detectar en ese artículo: por oponerse a lo que ellos (y yo) consideran buenismo, se pasan de frenada tres o cuatrocientos pueblos. También cuando hablan de las subvenciones al cine, un poner, o ya mucho más serio, de impuestos, hospitales o escuelas.

  • Marqués, me ha hecho recordar que un día entrené con Antonio Corgos. Curiosamente fue cuando jugaba yo a balonmano. Nos dio una lección de cómo usar un gimnasio. De los diez o doce chavales que estábamos con él sólo dos sabíamos quién era.

  • Y por qué no poner esto: el 8 de agosto de 1992 tuvo lugar esta gesta. La plaza mayor de Ágreda estaba a rebosar y había pantalla gigante, pero la luz impedía que se viera en condiciones. Cinco minutos antes de empezar la carrera hubo desbandada y todos temimos no llegar a tiempo a nuestras casas. Yo me refugié en la de mi amigo el Cachorro. No daba crédito a lo que sucedió. Al terminar salimos a celebrarlo y recuerdo que me dijeron que había salido en el arradio, pues los de RTVE me pusieron un micro cerca y grité como un cochino degollao. Tiempo después Fermín dio una fiesta en el pueblo en invitó a todos los corredores. Chesire fue el más alabado y se convirtió en el rey de la discopuf Flash. Jan Peter Herold tenía cara de pensar que las cervezas eran mucho pequenias, maldisión, viva Malorca.

  • La colombiana también ha competido, y con medallas, en longitud y en altura, o salto largo y salto alto, como dicen en Latinoamérica. Una bestia.

  • Un idioma es una forma de ver el mundo, dicen, y mantenerlo, más allá de estudiarlo y dejar anotado cómo era, es obligar a alguien a que lo hable y que vea el mundo de esa particular manera, que además será minoritaria. Un coste elevado.
    El Vulcaniano se ha perdido porque sólo lo hablaba Spock. En cambio, de hablantes de Klingon está la galaxia llena.

  • Una pena que esa música tontaina no permita escucharlo bien en el vídeo, pero el estadio entero, como toda Barcelona, lloraba de emoción patriótica con el triunfo de un soriano. 1992.

  • Albert ¿sabe usted qué dice Houllebeq? el autor del libro que estamos leyendo todos: “La literatura es una rama especialmente prestigiosa de la industria del lujo.” (O algo así). Lo que no es ciencia es lujo, entretenimiento, diversión (esto último lo digo yo) (Creo) (Igual se me ha adelantado alguien)

  • Albwrt, no he encontrado el vídeo con la retransmisión de José Ángel de la Casa. Hace unos meses sí estaba. A cambio, va esta carrera mucho más difícil, con la que consiguió el récord de Europa.

  • 24 de agosto de 2015 a las 22:15
    ALBERT
    Lo que me rebela y me da ganas de ponerme a esnifar pegamento es que únicamente por llevarle la contraria a los que hablan de “derechos”,

    Quizá no sea óptima, pero sí me parece plausible esa forma exagerada de enfrentarse a los putrefactos que claman por la defensa y la salvaguarda de una lengua que no está en peligro. Sus acciones, por otro lado, permiten la supresión de los derechos de otros ciudadanos. Escribir un articulito contra esta panda de hijos de la gran puta me parece poca cosa.

  • No, Albert, positivo: el Atleti lleva dos puntos YA al Madrid. No digo que no se los lleven TAMBIÉN otros, pero a mí eso me la trae al pairo. Respecto al turco, no me extraña que haya sido objeto de su deseo, pero es que son ustedes como críos malcriados y alguien les debería recordar que no pueden tener a todos los jugadores del mundo mundial que destaquen en una temporada porque ustedes lo valen. No sigo, que me enciendo.

  • De Houllebecq he leído Las partículas elementales y El mapa y el territorio y ambas me parecieron excepcionales. Y sin embargo esta última me da una extraña pereza que ni yo mismo consigo descifrar. A este hombre, fuera de sus libros, hay que hacerle tanto caso como a Marías fuera de los suyos: tengo la sensación de que ninguno de los dos habla nunca enteramente en serio y que más bien se dedican a vacilarle al personal. Me quedo con la duda, Ximeno, de si usted ha dicho en serio eso que ha dicho. Porque de ser así, sería un ejemplo perfecto de lo que antes he llamado pasarse cuatrocientos pueblos.

    Recuerdo esa carrera, Bremaneur, me ha encantado volver a verla. Apenas a centésimas de El Gerrouj, nada menos. Ahí también estaba Reyes, que de haber tenido la cabeza mejor amueblada podría haber sido tan grande o más que Cacho. Los 1.500, como a Satur, siempre me han parecido la prueba reina. Con la aplastante invasión de los africanos empezó a interesarme menos.

    En cuanto a los putrefactos, de acuerdo. Pero usted lo ha dicho: exagerada. Yo pretendía referirme precisa y exclusivamente a las exageraciones. Por lo demás sí, por supuesto, leña al mono hasta que reviente.

  • Las «lenguas minoritarias» son una mierda de lenguas.

    QUÉ A GUSTO ME HE QUEDAO.
    (Sí, y luego he hecho un eructo. Sé hacerlos sin ganas, me enseñó mi vecino Joaquinín. ¿Queréis ver?).

  • Un día nos fuimos la family a tomar algo por los bares de la playa, en Badalona. No era costumbre. En uno de ellos, una especie de mesón aragonés, estaban Llopart y Marín. Mi padre se empeñó en que le dieran un autógrafo y como no tenía papel a mano se lo estamparon en un billete de quinientas pesetas, que era lo que ganaba al año, más o menos. Un billete de la Pardo Bazán. Anduvo durante mucho tiempo por casa, no sé qué se ha hecho de él.

  • Ah bueno Pirata, pero es que ha dicho usted “los llorones”. Sí, cierto, al Madrid dos puntos. Tremendísimo, acojonante, increíble, enhorabuena, salgan a Neptuno. Este triunfalismo de primera jornada se convertirá poquito a poco, lo verán, en el fatalismo también marca de la casa: nunca ganaremos nada, nos desinflaremos… Pero mujer, que les recuerdo a usted y a Satur y a toda la colchonerada (viví mucho tiempo en territorio comanche) como cenizos el año en que ganaron la liga y se quedaron a un minuto de la Champions. El mundo entero veía cómo estaba el Atleti y sabía que llegarían lejos. El mundo entero menos ustedes.

  • En 1989 participé en la Jean Bouin (Fermín Cacho lo haría en 1993, fue muy comentado). Mi categoría era la de infantiles y tenía menos pulmones que una liendre, pero conocía la táctica y durante los primeros metros (¿dos, tres, doce, cien?) anduve en el grupo de cabeza. He vuelto a buscar la clasificación, que sabía que publicó el Mundo Deportivo, y me doy cuenta ahora de que el segundo clasificado fue… ¡Reyes Estévez!

  • 24 de agosto de 2015 a las 23:21
    ALBERT
    Ah bueno Pirata, pero es que ha dicho usted “los llorones”.

    Para mí los llorones fueron siempre los culés. Los domingos iba a las Ramblas con mis padres y allí se apostaba un grupo de hinchas a comentar el partido del día anterior o del que se iba a disputar esa tarde. Lloraban siempre. En el instituto, lloraban. En la universidad, lloraban. Los vecinos, lloraban. Todos lloraban. Llevo casi treinta años alejado de ese anaeróbico ambiente. Para mi desgracia caí en twitter, donde leía comentarios de centenares de merengues: lloraban más, lloraban peor. O sea, mejor. O sea, mal. O sea, asco. Nunca vi cerebros más espongiformes que los de esos merengues del twitter. Y doy fe de que en Cataluña he visto cosas que harían llorar a Rambo.

  • Proc, me acuerdo de que después de esa carrera nos fuimos a comer a un restorán, algo inaudito en mi familia. Era considerado un lujo. Nos metimos en un chino -que entonces estaban en auge y eran exóticos- y probamos por primera vez el arroz tres delicias, el pan chino y esa ensalada cuyos ingredientes estaba cortados muy finitos y que terminó por convertirse en la especialidad de la (mi) casa.

  • La frase exacta es: “la literatura, además, siempre ha tenido una connotación positiva dentro de la industria del lujo”. (Posición 94 – Página 7) (Kindle)
    En un contexto en el que explica lo conveniente que puede ser, para una aspirante a vendedora de Hermes o Celine, el hecho de tener una bonita figura.

  • Morta, veo con que vuelves a mentarme, y dada la hora y el subidón de testosterona que rezuma tu mensaje, presumo que acababas de tomarte la leche con galletas. Relájate, ponte un vídeo de Eva Nasarre o márcate una partida de Monopoly, que la “vuelta al cole” de este año puede ser jodida para todos.

  • Acabo de ver Los 4 Fantásticos. Un pastelón. Actores inapropiados, pésima historia y una hora para contar lo que Stan Lee y sus increíbles dibujantes narraban en una sola viñeta, a saber: a Peter Parker le muerde una araña radioactiva; a Matt Murdock le cae un cilindro radioactivo en los ojos; a Electro le alcanza un rayo mientras repara unos cables de alta tensión, etcétera. Junto con el Daredevil de Ben Affleck, la peor de las adaptaciones al cine de la Marvel.

    Por cierto, ¿sabían ustedes de qué célebre escritor era hijo el primer actor que encarnó en el cine al Capitán América? Pista: se apellidaba Salinger.

    Sí, ya sé que lo sabían. Es para recuperar crédito como sea.

  • ALBERT
    Obviamente, no pretendo que la gente sustituya su propia lengua por otra para contribuir al acervo cultural común, ni me parece que ese sea el único modo de protegerla, defenderla o conservarla. Supongo que sí, que el término “proteger” puede perfectamente interpretarse como usted lo ha hecho y que por tanto no ha sido muy afortunado por mi parte, pero yo estaba pensando en el latín o el sánscrito. Claro que podrían desaparecer por completo el latín, el sánscrito y todos los museos del mundo con su contenido dentro y el mundo seguiría girando, pero desde luego intentar conservar lo que se pueda no me parece un ejercicio de romanticismo ni de reconocimiento de derecho alguno, sino más bien de puro pragmatismo si me apuran. La cultura no es un lujo, digo para terminar, sin querer decir con ello que ustedes lo consideren así.

    Entonces tenemos, Albert, un pequeño problema de interpretación. El latín o el sánscrito son lenguas muertas. Se conservan de manera litúrgica, pero no tienen hablantes propios (no son la lengua materna de nadie). No se van a “perder” en el sentido cultural porque han legado no sólo literatura sino, quizá lo más importante, han generado lenguas. Los hablantes del latín, en cierta medida, somos nosotros. Quejarse de la desaparición de sus hablantes sería ridículo. Además siempre se las podría resucitar, como se hizo con el hebreo.

    Otra cosa son las lenguas minoritarias, cuya condición más representativa suele ser que pertenecen a pueblos con cultura oral, es decir, con graves problemas para transmitir su cultura cuando su sistema social o familiar, se deshace. En casos así, las posibilidades de preservar la lengua son remotas.

    Luego están los casos de lenguas minoritarias convertidas en oficiales que, a base de una política lingüística agresiva y gran inyección económica adquieren nuevos hablantes y se convierten en una lengua de cultura. En ese jardín no voy a entrar hoy, que tengo un día de paz y amor. Pero su desarrollo sólo se produce mediante discriminación positiva, lo que es una manera elegante de decir que hay discriminación negativa hacia los hablantes de la lengua mayoritaria.

  • Perro, vamos a un caso intermedio: los niños de las zonas más rurales de Bolivia llegan a la escuela hablando únicamente aymara o quechua, no saben una palabra de castellano. Durante décadas eso los excluyó absolutamente del sistema educativo y por tanto los condenó a la marginalidad, porque no se hizo el menor esfuerzo para que éste se adaptara a ellos de algún modo. Son dos lenguas habladas por millones de personas que apenas han generado literatura escrita. No me cabe duda de que siguiendo estrictamente los criterios del autor de ese artículo que ha traído Adapts (y Procu antes, vaaale), ambas estarían condenadas a extinguirse a no muy largo plazo si no se hace (o se hubiera hecho ya, no estoy muy al tanto) algo al respecto. Algo que en la relación coste-beneficio sería perfectamente asumible, estoy convencido. Gaussage lo ha dicho con acierto, todo depende del coste: es romántico y utópico aspirar a conservar las más de 800 lenguas de Papúa, pero creo que esas dos, valga el ejemplo, merecen el esfuerzo.

  • Hablando de otra cosa: me ha llamado la atención la frase que abría uno de los tráilers que han pasado, concretamente de una película-documental de Roger Waters: “A menudo soñaba que mataba a alguien”, decía el músico. Yo mismo tuve ese sueño recurrente durante años. Variaban las circunstancias concretas, pero jamás llegué a saber quién era la víctima. Tampoco, claro, cómo y por qué había sucedido aquello. Sencillamente, me había madrugado a un desconocido y debía eludir la acción de la justicia. Un mal rollo. Supongo que se debía a que que por aquel entonces cenaba en restaurantes chinos por lo menos dos veces por semana.

  • 24 de agosto de 2015 a las 23:14
    BREMANEUR

    Fíjate, menos de siete saltos. El hermano de Llopart me ha ajustado los huesos cada mes durante años, hasta que lo ha empezado a hacer su hijo, el del hermano, claro, pero ya me estoy pasando de comas, y no voy a pasar el corte.
    Me explicaba que él se encargaba de grabarle las cintas en las que le motivaba a aguantar el sufrimiento de las carreras ( o concursos, que no quiero discutir), es un buen sofrólogo, aunque conmigo no haya resultado muy brillante.

  • 25 de agosto de 2015 a las 01:20 Albert

    Albert, estás mezclando dos asuntos diferentes: la educación de los niños aimaras y la pervivencia del aimara.
    Tuve durante más de diez años una ahijada aimara que se llamaba Dominga, que Dios nos perdone a todos. Alguna vez he leído sobre la zona enttre Perú y Bolivia; poca cosa pero precisamente se exponía la cuestión de que lo que muchos aimaras quieren es dejar de ser indiecitos. Albert, ¿sabes qué significa desarrollar funcionalmente una lengua del pequeño mundo aldeano?, ¿lograr que sirva de medio de comunicación de la ciencia o que, al menos, posibilite su divulgación? Algo tan costoso que el español (mira lo que te digo, que te digo el español) está ahora mismo jugando un partido que ya casi ha perdido. Para una lengua sin tradicón escrita resulta una empresa megalomaníaca. He saltado aquí directamente porque cuando hablas de escolarización y de escuelas aimaras en aimara, imagino que se trata de transmitir contenidos homologados, como los de los niños suecos, por ejemplo. ¿O nos estamos refieriendo solo a llenar la escuela de chorradas para que los aimaras se queden contentos en Aimaria haciendo el aimara y que vayan niños suecos a verles en viajes de estudios, y entonces los suecos puedan decir «qué guapos los morochitos; hablan sus tonterías como los pájaritos, qué bonito»? El aimara solo sirve para las chorradas.
    El aimara es una puta cadena para los aimaras.
    Albert, que los maestros conozcan la lengua que hablan esos niños para que su labor pedagógica pueda tener algún éxito no es como pensar que la lengua de esos niños pueda transformarse por arte de magia en lengua de a comunicación académica y además sin coste alguno para los educados en ella. Ni mucho menos que, incluso así, se garantice su pervivencia.

    Albert, he dicho muchas palabrotas pero te aprecio mucho.

  • Procu, realmente no nos estamos entendiendo si das por sentado que lo que vengo reivindicando es que el aimara sustituya al inglés o al español como lengua vehicular no sólo para la divulgación científica, vive Dios, sino incluso únicamente para aprender que dos más dos son cuatro. Con eso te vas a la primera división y yo estoy hablando de (y desde) la tercera regional. Que los niños puedan acceder a la escuela, y que a partir de ahí se labren su futuro, por supuesto en castellano, otra cosa sería absurda. Pero ese primer paso hay que darlo.

    Ciertamente eso no garantiza nada, pero es que de batallas perdidas ya das tú misma fe con lo que dices del español respecto al inglés. De chorradas testimoniales están llenos los museos y sin ellas probablemente no entenderíamos el presente, de igual manera que el mundo sigue repleto de lenguas minoritarias (no tanto en ese caso, insisto, millones de hablantes) sin las cuales quizá se empobrecería la cabal compresión del origen, deriva o influencia de las mayoritarias, y con ello volvemos otra vez a la compresión, vía lingüística histórica, comparativa o cómo proceda, tú sabes, de cómo hemos llegado hasta aquí. No quiero que los indiecitos se vean condenados a hablar una lengua que les empobrece, sino encontrar el modo de que les enriquezca o, en su defecto, de que una manifestación cultural de primer orden como esa lengua sea protegida como patrimonio cultural y/o instrumento de investigación histórica. En fin, que yo también te aprecio mucho y que seguro que sabes disculparme las mezclas y los disparates.

  • Qué inhóspito es el mundo exterior. Cuelgo en un grupo de sorianos en FB esta foto del corral donde vivió mi abuelo. Al fondo se ven los Pirineos. Pues ya ha habido dos espabilaos que, de la forma más chusca y barrabar, han cuestionado que se trate de esa cordillera. Qué atrevida es la ignorancia y con qué obsceno desparpajo se muestra.

  • El Eibar, líder de Primera División (y hace tres meses estaba en Segunda; se quedó finalmente en Primera por la descalificación del Elche).

    Pero lo importante es cómo se termina, no cómo se empieza.

  • 25 de agosto de 2015 a las 08:58 bremaneur

    No son los Pirineos, son cirros y cumulonimbos. Qué horizonte magnífico. Voy a acordarme de mirar más alpinamente las nubes y mejorar el repertorio de caras, corazones, ovejas y tonterías.

  • No más para decir que me resultaron ofencsivas las palabras que dijo Procuro Fijarme porque le faltó sensibilidad por los pueblos indígenas y las culturas y dijo muchas palabras malsonantes. ¡Tod@s somos Dominga!

  • El HUMANISMO LAICO ha hecho mucho daño, de hecho ha acabado con Europa. Hemos pasado desde una época en que nuestras madres iban a misa con velo, a otra en que nuestras hijas visten como actrices porno. El relativismo cultural, el izquierdismo soft, los derechos de gays, lesbianas y trans sexuales, la permisividad en la blasfemia, la falta de respeto a las tradiciones, todo esto ha hecho que Europa continental sea irrespirable.
    Las religiones monoteístas siguen vigentes en los EEUU, cristianismo y judaismo tiene un peso mucho mayor que en Europa, donde de practica además un antisemitismo feroz. El mundo musulmán, la otra religión monoteísta, gana peso en el mundo y se introduce poco a poco en Europa.
    Si no regresamos otra vez al HUMANISMO CRISTIANO con la vuelta a los valores tradicionales, Europa pasará de ser la partera de la civilización occidental a su enterradora.

  • Quizá haya una línea uniendo la imposición de lenguas minoritarias a los hablantes para evitar su pérdida y la castración de Bruce negando el componente biológico de la identidad sexual. Ambas pretenden modelar el mundo imponiéndose a fuerzas que saben que existen pero deciden obviar. El mundo será mejor si se ajusta a mis benéficas ideas. El resultado, en el caso de Bruce, ha sido catastrófico. En el capítulo 7, avanzado un tercio aprox., del documental “Hjernevask“, se puede ver el testimonio de otro castrado por las teorías de género de Money. Como salen Barón-Cohen, Pinker y algun científico más de fuste, resulta interesante desde el principio.

  • 25 de agosto de 2015 a las 11:20 Pachakusi

    Con que hubiera dispuesto solo de tres o cuatro días más o no sé, un mes, para pensar el párrafo, me habría salido más razonable y educado. Reconozco que el tema me pone un poco poseyida. Pachakusi, te aprecio mucho.

  • El suicidio de Europa comenzó con el ROMANTICISMO, que junto con una mala digestión de la Revolución Francesa, empezó a disgregar los valores del Antiguo Régimen. Los peores designios de los reaccionarios se han cumplido: comunismo, populismo, fascismo, guerras mundiales y finalmente la descomposición de Europa.
    Los valores de los partidos emergentes radicales de izquierdas, de los nacionalistas e incluso del PSOE, son un muestrario de la casa de los horrores en que se ha convertido España en este caso. A saber:
    Feminismo, derecho de auto determinación, falta de respeto a la Monarquía y a la Iglesia Católica, rechazo de la Transición y la Constitución del 78, libertinaje sexual y exhibicionismo.

  • La fórmula milenaria de la SUMISIÓN sigue siendo válida. Las ensoñaciones de Kant con la autonomía del hombre devinieron en derechos imaginarios del pueblo que han hecho derramar ríos de sangre. El hombre ha de estar sometido a Dios, y la mujer al hombre. Esta es la única forma de convivencia que funciona. El Íusnaturalismo ha sido la base del Derecho desde los romanos, y la naturaleza del hombre le lleva a rezar de día y a tomar a sus esposas de noche. Del fuste torcido de la madera con que está hecho no se puede pretender hacer otra cosa.

  • Lo mejor que uno puede hacer es ayudar en lo que buenamente pueda, y siempre con modestia, a los autores inéditos que tratan de hacerse un hueco en el panorama literario patrio, a saber: poetas, ensayistas, críticos y narradores.

  • Cuando avance la ingeniería y podáis comprarme embutido en un envoltorio fiel al original, veréis que sorpresita.

  • Lo he visto, Adapts. Es curioso: twitter se está llenando de mensajes de este tenor: “Estoy en las antípodas de Vox, pero la violencia no es el camino, blablabla”. Eso sin contar los que jalean que esta chica haya recibido una paliza, al parecer por motivos políticos. Acojonante, que diría el otro.

  • Otro comportamiento curioso es el de retuitear basura. Te llegan a la cuenta numerosos comentarios justificando o aplaudiendo la paliza. Sí, ya sé que el mundo está lleno de hijos de puta. Escandalizarse así me parece demasiado falso y teatral.

  • Sabias palabras, Gremanel, qué grande eres, te admiro, eres un lujo para este magazín y para la red.

    Yo ahora mismo tengo la cuenta de tweeterd llena de mensajes tipo “odio a Vox, pero” y “que se joda la facha”, y un montón de tweedts húmedos con imágenes de la portada hodierna del rotativo As. Qué manera de llorar.

  • Yo aquí sigo en peregrinación por las catedrales..hoy me toca la Catedral de la cerveza:La Fábrica de Calsberg y Tuborg…
    ¿Sabían ustedes que el señor Calsberg aparte de compartir sus conocimientos sobre las levaduras de la cerveza con otros cerveceros, financió la estatua de la Sirenita y la restauración del palacio de Frederiksborg?(entre otras obras benéficas)..pues ya lo saben.

  • Nuestra simpática gataflora me ha dedicado en su blog este equilibrado comentario:
    “Y es que en el fondo, aunque un miserable ególatra sexagenario, que necesita pararse ante un pobre para quitarle su mendruguillo de pan que se le antoja ideal para acompañar su caviar de beluga, sólo porque el mendruguillo no es suyo, un tipo que tiene el talento en la punta de la polla y que ésta hace años que no se le empina mas que con la ayuda del Cialis y una grúa, un tipejo que se pasa los días repitiendo patéticamente datos como un papagayo, que pretendió hundirme más (sin educación, ni elegancia, ni un ápice de la más mínima sabiduría que dado su añosa edad ya debería poseer, incapaz de pedir disculpas que a lo que más llega es a un lamentable lloriqueo tipo “piri is qui illi, is qui illi…”), declarando públicamente que era imposible ayudarme a encontrar trabajo por el rastro que dejé -y ahí lo dejó él, in the air, importándole un comino el daño que pudiera hacerme, que para eso vale más un pedo suyo que mi madre-, en el fondo, digo, sigo desprendiendo ese rastro de persona generosa que sabe escuchar a los demás preocupándome por ellos al tiempo que les confieso mis temores y mis dudas, poniendo también parte de mi suerte en sus manos; ese es el rastro que voy dejando yo, y no como el que dejó su madre el día que lo parió a él, que menudo zurullo flotante dejó contaminando las aguas de la vida de los otros.”

  • Tengo la musiquilla esa de Matisyahu en la cabeza. Me la he puesto hasta para entrenar. ¡Qué pegadiza es la cabrona!

  • Parker, desde el famoso anuncio, sabemos que Carslberg se llamaba en realidad Carlo Bergante, y era argentino (como Di Caprio). Ya se lo puede ir diciendo a los daneses, que sepan que no nos engañan. Ese anuncio y el de la figurilla de Elvis que había que empujar para que se moviera son de los mejores que recuerdo de los últimos tiempos.

    Por aquí también hay variedad de cervezas, aún no tengo datos suficientes para hacer una clasificación. La Lone Star no está mal.

  • Qué coquetería la del Sr. Marqués, copipegando esos lindos comentarios sobre su persona.
    Salud Zeppi, me llamó la atención su comentario sobre el estado del proyecto de Florida. Yo siempre he tenido a los usanos por hombres de acción, y me reconforta ver que también tienen miedo a cagarla y, por eso, no hacen nada. Será el clima de la Florida que les aplatana.
    Lo de Carlbersg me ha recordado a uno de Bilbao que decía que Gary Cooper era del botxo, y su nombre original era Garikoitz Kupertegi.

  • Algo bueno habría escrito Chaves Nogales sobre lo del tren francés:
    Un hijoputa entra para matar todo lo que pueda y los revisores, franceses, corren a refugiarse. Mientras tanto, tres americanos y un inglés reducen al hijoputa y salvan el culo, y la vida, al pasaje, mayormente europeo.

  • Joder, Albert, qué poco sentido del humor gasta a veces vd. ¿No era obvia la broma sobre los dos puntos en la primera jornada? Si yo no me fío del atleti ni cuando gana 6-0 en la prórroga, che.

    —–

    Hoy, después de una bronca fundamental con la burocracia francesa, he decidido que el día ya me había dado bastante y, en vez de seguir currando, me he ido a la librería sin nombre (cf. Lecturas ginebrinas 2, en el blog de PJ, que la guarrería de esta tablilla no sabe enlazar). Entre las joyas adquiridas, la única que quería encontrar: el estudio de geografía alpina de Saussure (que no es Saussure, Proc, sino el otro Saussure, el geógrafo, topógrafo, alpinista, rabodelargartijasaussure). Dice: el lago es hijo del río (Ródano); las aguas del lago se encuentran en primavera con las aguas del río, que se desborda en él en una cascada vertical en los días que suceden al deshielo, y antes de fundirse y confundirse en ellas es posible verlo (al río), etc. Me ha parecido, y no es broma lo que les digo, que en la descripción precisa y aséptica del fenómeno había una poesía que a los más inclinados hacia la literatura se nos escapa.

  • Ferdinand de Saussure, el maestro ginebrino: «La langue est un système où tout se tient», BUAH, qué presiosos recuerdos. Al primo no lo conocía, pero he tenido una sensación parecida a la que dices muy a menudo, por ejemplo, recientemente al leer el libro de botánica que os dije (el de Mancuso). Y no por la parte filosófica más majareta sino por las descripciones. Este también me recordó una lectura de hace años, Guía física de España. Los bosques (de Ferreras y Arocena, en Alianza), que me llenó de un inexplicable regocijo. Lo atribuí entonces a que estaba atravesando un desierto de trabajo tan lleno de arena filológica que cualquier cosa me sabía a gloria bendita, pero ahora creo que no es eso y me lo confirmas, Jenny.

  • Gracias profesor. Estoy de acuerdo con usted en lo de los useños como hombres de acción, pero las empresas para las que trabajo aquí son españolas con negocios en USA (principalmente construcción, autopistas e infraestructuras civiles) y el personal es mayoritariamente hispano (no necesariamente español) y los proyectos se gestionan desde España, causa de casi todos los retrasos.

  • En eso estamos, Marqués, está claro que me han enviado aquí para mejorar la imagen de marca (de la marca empresarial y de la marca España, ya le pasaré la factura a ambas).

  • Con el fútbol me pongo circunspecto y trascendente, Pirata. Ahora mismo estoy rumiando para mis adentros profundas reflexiones existenciales a propósito de esa portada del As.

    Y aprovechando el ensimismamiento les digo que para encontrar poesía en la geografía ni siquiera hay que leer. Pocas cosas tan poéticas como un mapa. Especialmente los de los confines, las fronteras naturales, las divisorias y los límites. No sé cuántas veces he viajado a la Transbaikalia o a los Arribes del Duero sin poner un pie allí. Incluso me niego a ver fotografías.

  • Escribe JA.Montano sobre el intento de atentado en el tren de París a Amsterdam, por fortuna evitado por la intervención de tres marines que casualmente viajaban en aquel:

    No se suelen superponer las suertes extremas en la vida; pero en esta ocasión, a la malísima suerte de que en ese tren hubiera un terrorista, se superpuso la buenísima suerte de que hubiera también quienes lo parasen. (…)
    Y se trata, justo, de un sueño: era improbable que se produjese, y es aún más improbable que se vuelva a producir.

    Probabilidades, probabilidades… seguro que algunos de ustedes ya conocían esta anécdota, me ahorro el escribirla y la copio de la red:

    “Un matemático especialista en estadística solía viajar frecuentemente en avión para dar sus conferencias. Preocupado porque en esos días se producían numerosos avisos de bomba en aviones comerciales, se decidió a calcular la probabilidad de que hubiera una bomba en un avión, concluyendo que era muy pequeña. Pero no se quedó tranquilo. Entonces decidió calcular la probabilidad de que hubiera DOS bombas en un mismo avión y, viendo que era infinitesimal, decidió que a partir de entonces viajaría siempre llevando una bomba en su maleta”