Mi vida en pocas palabras (IV)

Ateneo
por Gengis Kant.

Contrasta con la sequía comunicativa de la Falange, propiciada en cierta medida por el laconismo a lo militar de sus funcionarios, la compulsión difusiva que aqueja a quienes, de tanta prisa que les corre por difundir lo que sea, no se informan previamente de eso que quieren difundir. Enseñan lo que no han estudiado, cosa que no les importa mucho, pues, con tal de transmitir, se contentan con transmitir la ignorancia. No cabe duda de que la divulgación es una cosa muy buena, pero siempre que ellos se pongan en el lugar adecuado, que no es otro que el de quien puede beneficiarse de la misma.

La manía comunicativa puede atajarse fácilmente en la adolescencia, pero para ello hace falta que los padres y profesores estén atentos a los primeros síntomas. Hay que actuar inmediatamente si el crío quiere colaborar en la revista, o en la emisora, del colegio. También les gusta mucho retozar en lo común, en lo comunicado. En mi juventud solían ser comunistas. Tuve trato con algunos.

Los que yo conocí se reunían en una casucha medio derruida que habían alquilado unos hermanos para usarla como taller de actividades manuales. En ese chamizo se entretenían los hermanos con sus cosas, sin mayores pretensiones que las que puede tener el preso que, para no aburrirse, se fabrica una navaja con lo primero que encuentra, o las del que, sin saber en qué ocupar las tediosas horas de incumplimiento laboral, termina por hacerle a su mujer un collar con huesos de aceituna. Los hermanos eran eso que siempre se ha conocido como ‘unos manitas’. Hacían virguerías con el alambre.

Para reducir gastos, decidieron compartir el taller con unos conocidos suyos. Uno hacía cosas muy graciosas con unos tapones de corcho, otro montaba un bergantín con una lata de sardinas y media docena de mondadientes, un tercero aprovechaba un poco de cartón y otro poco de cuerda para hacerse unas sandalias de ésas que habrán visto ustedes a menudo, de estilo meditación. Mejor eso que andar por ahí emborrachándose. También hubo quien se atrevió con el dibujo, que ya es otro nivel.

Llegó más gente. Los nuevos no vieron qué mérito tenía hacer esas cosas habiendo adquirido previamente el arte de hacerlas, como un vulgar artesano, o a lo sumo un artista conservador. Ellos aspiraban a mucho más; querían ser creadores. Para ello no es necesario aprender nada; más bien estorba el aprendizaje, porque mata la espontaneidad. Con la libertad que concede no saber qué hacer ni cómo hacerlo, uno decidió que era un artista abstracto, ya vería más tarde en que campo del arte; otro, un incomprendido. Alguno descubrió que su propia vida era una obra de arte, que situó muy acertadamente en la corriente minimalista. “Lo importante es lo que sientas dentro de ti; pasa de lo demás”.

Va de suyo que tenían que ser también intelectuales. Si eres artista de verdad, debes pronunciarte sobre la estanflación, la calidad de vida de las cucarachas y el Concilio de Nicea. Por esta vía alcanzaron la condición de pensadores, y no por la trillada de enlazar una idea tras otra siguiendo las reglas de la lógica, que es el método que sólo sigue el que no sabe que razonar es un arte musical, como sabe cualquiera que haya aprendido a tocar el pico de oro. También va de suyo que el método idóneo para ser un intelectual es comportarse del modo que se espera de alguien así, como comprendió aquél que mostraba su afición por los viajes a nivel de auto-stop porque es el mejor modo de realizarse a nivel interhumano, o el que atribuía las victorias del Capitán Trueno a que la correlación de fuerzas siempre le era favorable.

La cosa no tenía vuelta atrás, y el viejo taller de artesanía se convirtió en un taller de agitación artística y provocación ideológica, una especie de ateneo juvenil si se me permite la paradoja.

Fue uno de esos lugares -verdaderos nichos ecológicos- donde prospera el tipo humano que los historiadores de la vida cotidiana denominan ‘concienciado’, cuyo rasgo más sobresaliente es el de conocerte mejor de lo que es capaz tu propia conciencia, que no está nada concienciada y por eso es muy superficial.

Proliferaron los que sabían, en virtud de sus dotes para el buceo, que la democracia occidental es en realidad una dictadura de la burguesía, a la que habría que oponer, según los que se encontraban en un grado más agudo de concienciación, la verdadera democracia, que es la dictadura del proletariado. Eso tú no lo sabías porque estabas alienado, te decían; porque eras gilipollas, entendías. En seguida aparecieron aquéllos para los que nada de lo que haces se debe a lo que tú crees. Así, si te rascas la cabeza, es porque tu sexualidad deja mucho que desear; si no te la rascas, por lo mismo. También pertenecieron a la orden de la Concienciación ésos según los cuales, se haga lo que se haga, todo está al servicio del sistema. La misma lucha contra él forma parte de su estrategia de perpetuación. Esto es así porque el sistema está dentro de nosotros, cosa que sabe cualquiera menos tú, decían a cualquiera con el que se encontraran. Y pertenecen hoy las que no pasan por alto que, cada vez que abres la boca, perpetúas con tu lenguaje el machismo que no ve en el cuerpo de la mujer más que un cuerpo.

A lo largo de la vida he tenido que soportar a unos cuantos de estos personajes, todos ellos empeñados en ser continuamente profundos. No digo que no lo sean, sólo que lo son sin ton ni son, tanteando a ciegas, sin tino ninguno; como un topo pero en más tonto. Sepultados allá abajo en su profundidad, siempre a oscuras, no hay manera de que comprendan hasta qué punto lo mejor que se ve de cualquier cosa es la superficie, donde le da la luz. El conocimiento es superficial por definición. Si cortas un objeto por la mitad para ver qué hay dentro de él, te topas con las dos caras de la raja que le has hecho; el resto queda oculto. Si sigues troceándolo, en cachos cada vez menores, el ojo siempre chocará con alguna superficie. El concienciado jamás lo sabrá porque no tiene la paciencia necesaria para ponerse a cortar poco a poco, de fuera adentro, profundizando gradualmente, y así descubrir la infinita superficialidad que esconden las cosas. Condenado a ser eternamente joven, quiere ser profundo desde el principio, sin ningún esfuerzo, como si ése fuera su estado desde que nació. Por ello lo es de un modo superficial. Si ustedes quieren que les dé un consejo, sólo les diré que no lo imiten por nada del mundo; al contrario, fíense del sentido de la obviedad, el más sano de todos, y procuren por todos los medios a su alcance y con la máxima energía de la que dispongan ser intensa, profundamente superficiales.

Concienciados hasta las cachas y con una incorregible necesidad de comunicación y difusión, los del taller de arte y ensayo del que me ocupo tenían todo lo que necesitaban para salir a la calle y presentarse ante el universo en unas jornadas que calificaron de culturales a tope. Lo abarcaron todo. En la sección literaria se siguió con una salva atronadora la lectura de unos poemas del compañero Miguel Hernández, más que justificada por los huevos que le echaron los que leyeron, con la pasma rondando por allí. En la de artes plásticas tuvo que haber sus más y sus menos, aunque nada de ello transcendiera, acerca de una serie de viñetas satíricas. La mayoría de la gente se partía de la risa, pero está en la lógica de las cosas que el artista abstracto se opusiera a la exposición de una obra nada arriesgada, totalmente ceñida a la figuración de siempre, completamente ajena a los nuevos lenguajes estéticos, ante la que se imponía absolutamente la necesidad de cubrir un hueco imperdonable en el humor gráfico español mediante la edición de un tebeo inspirado -total, completa y absolutamente- en el expresionismo abstracto. Por último, en la musical se disfrutó hasta no poder más de un concierto para verbena, una alternativa al solfeo fascista. Puede decirse que no faltó casi de nada aunque casi todo lo que hubo no fue nada. En todo caso “lo importante fue que la gente respondió”.

Frecuenté durante algún tiempo su sede a causa del trato que mantenía con bastantes de los novicios, algunos más sensatos que aquéllos por los que se dejaban influir. La ininteligible jerigonza que les impartían, un galimatías sin pies ni cabeza, mucho más cerca del culto a Hermes que de la claridad científica, recibía -nunca se supo por qué ése y no otro cualquiera- el nombre de marxismo-leninismo. Esa etiqueta tuvo sus consecuencias en los ateneístas de base. En efecto, ¿qué cosa puede ser más natural que pedir el ingreso en un partido -tal el PCE- que también se llamaba marxista-leninista sin que en aquel momento se supiera ya por qué? Y luego hay quien dice que los nombres no son lo importante.

Que algo tan enrevesado como la teoría marxista, una glosa a unas cosas que dijo Hegel, que es otro que se las trae, les pareciese evidente a quienes nunca les había interesado demasiado saber por dónde cae el sujeto de una oración y cómo se distingue un complemento indirecto de un aeroplano -un conocimiento sin el cual no puedes saber si te están invitando a una boda o si eres el novio- es un fenómeno tan milagroso como que unos niños de Fátima hablaran con la Virgen en una época en la que ella no vivía en Portugal. ¿O fue ese desinterés hacia la sintaxis el que obró el milagro?

233 comentarios en “Mi vida en pocas palabras (IV)

  1. Perdón, amigos, vivo sin vivir en mí y en tan alta vida espero que muero porque no duermo. Lo cual que lamento mucho que no compareciera el locutor a desmentir la desternillante provocación del Marqués, y lamentaría mucho que no comparecieran las tropas comunistas anticapitalistas a protestar por el descuajeringante texto de Gengis.

  2. Buenos días a todos y a Pedri para el que más.
    ***

    Por esta vía alcanzaron la condición de pensadores, y no por la trillada de enlazar una idea tras otra siguiendo las reglas de la lógica, que es el método que sólo sigue el que no sabe que razonar es un arte musical, como sabe cualquiera que haya aprendido a tocar el pico de oro.

    Pues en la Wiki no viene qué clase de instrumento es «el pico de oro», que he ido a mirar por si acaso.
    Gengis es FABULOSO.

  3. “tan milagroso como que unos niños de Fátima hablaran con la Virgen en una época en la que ella no vivía en Portugal. ¿O fue ese desinterés hacia la sintaxis el que obró el milagro?”

    JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA. Cumbre, señor Kant.

  4. Iba a mencionar lo mucho que me gustó el mismo párrafo que, en llegando a los comentarios, descubro que ya destacó Procuro, que madruga más.
    Concuerdo mucho también con la superficialidad de todo lo importante. La belleza o la suciedad, esas ansias de toda la vida, son esencialmente superficiales. Y lo que ello implica.
    Enhorabuena, Meister Kant.

  5. Yo lo que me tatuaría en una ópera que es de Verdi, como hace siempre Brema en su ópera de Verdi, es esto:

    «… por dónde cae el sujeto de una oración y cómo se distingue un complemento indirecto de un aeroplano -un conocimiento sin el cual no puedes saber si te están invitando a una boda o si eres el novio- …».

  6. A mi no me intimida señorita Fijona.Soy muy fan de Gengis, la número uno y estoy pensando en invitarle a un apartadoooo…y lejano loft…Todito para mí.

  7. Kant las tiene locas, oiga. Para que luego digan que escribir no sirve de nada. Pues sirve para ligar, que es de lo que se trata, ¿o qué?

  8. Un año mas asistimos al esperpento del Planeta, solo animado este año por la amenaza de la editorial de abandonar Cataluña en caso de secesión. En esta edición el cuponazo se lo ha llevado no sé quién con una novela de profundo calado social ambientada en un bar de putos. El premio Planeta garantiza que la novela es un truño y que ni se te ocurra acercarte.

  9. No faltó el mundo de la cultura y de la política en la fiesta que se celebró con motivo de la entrega del Planeta. Y bla y bla.

  10. Una vez regalé un premio planeta. El interfecto no me ha vuelto a dirigir la palabra, seguramente por miedo a la reincidencia.

  11. Satur, mi secreto con las mujeres consiste en hablarles de cosas interesantes. Cuando ya están dormidas, me aprovecho.

  12. 16 de octubre de 2015 a las 13:59
    GENGIS KANT
    Satur, mi secreto con las mujeres consiste en hablarles de cosas interesantes. Cuando ya están dormidas, me aprovecho.

    Órale, pillín, aquí a estas descocadas las tienes bien despiertas.

  13. Yo tuve una novia que era fan de GK, se pasaba el día alabándole. Cenamos algunas veces los tres juntos.

  14. –Aquí dice que has publicado relatos cortos en revistas especializadas. Y yo me pregunto: revistas especializadas… ¿en qué?

    –En publicar relatos cortos –respondí al instante.

    Jajaja.

  15. A mí una vez Ginés Kant me dio la mano, o sea que ¡chicas! si os toco será como si os hubiera tocado Ginés Kant. ¿Dónde quedamos?

  16. La novia de la que habla el marqués era guapa hasta decir basta. Me lo pasé muy bien en aquellas cenas, financiadas por la más que probada generosidad del novio.

  17. Hace poco mi hijo vino desconsolado a casa. La chica que le gustaba había empezado a hacerle confidencias, en plan amigos. Entendió que no tenía nada que hacer con ella.

  18. Que no desista. Una vez quedé con una que empezó haciendo lo mismo y me la terminé por enjaretar, a lo tonto modorro.

  19. Brema, no hay hada que hacer ya. Son amigos íntimos, se ven continuamente, van juntos a las manis, quedan en librerías antisistema, comparten toda clase de indignaciones. Ella se pasa más tiempo con él que con el novio. Mi hijo ha elevado el caso a categoría, y desconseja a sus amigos hablar demasiado con la chica con la que quieran ligar.

  20. Brema, no hay hada que hacer ya. Son amigos íntimos, se ven continuamente, van juntos a las manis, quedan en librerías antisistema, comparten toda clase de indignaciones. Ella se pasa más tiempo con él que con el novio.

    (A mi me pasa eso con uno que es gay.)

  21. “No faltó casi de nada aunque casi todo lo que hubo no fue nada”.
    De rodillas!
    Nada es nada cuando lo dice King Kant.

  22. Jóvenos, no hagáis caso a GachoInLove.
    Quedaos ahí, sin hacer ruido. La cabeza inclinada hacia su lado acercando la oreja, la mirada en el horizonte y la boca cerrada en una sonrisa comprensiva. Cuando el bruto del novio la patee, caerá. Garantizado.

  23. 16 de octubre de 2015 a las 15:36 CaptAchab

    Es mejor consejo el de los peces en el mar, lo he leído en unas novelas y también en revistas con fotos en los establecimientos para cuidados del cabello.

  24. Cuente, Proc. No he leído nada de eso. En el establecimiento de trabajo capilar que frecuento no cuidan, sólo cortan, y las únicas fotos de las revistas son de tractores. Ergo soy más ágrafo que Montoro, pero con muchas ganas de aprender.

  25. El concilio de Nicea es el tema que nunca pasa de moda y la lógica me pone malo. También creo la lucha contra el sistema no existe, que todo son montajes de los servicios secretos de los gobiernos. Eso del minimalismo no lo sabía, pero es totalmente cierto, mi propia vida es mi obra de arte, no tengo que crear nada ni hacer nada para pasar a la inmortalidad.
    Estaba leyendo esto y quería visitar ese ateneo, me ha gustado hasta la verbena sin solfeo, pero la afiliación al PCE lo ha estropeado todo. Eso ha sobrado. Supongo que no existe la perfección.
    Y lo de comunicar la ignorancia, ese es el mensaje, ¡hagámoslo!

  26. Exijo respeto.para Montoro, al que le debemos mucho. Es hombre sabio y cabal, cierto que con pelo ralo y voz atiplada.Mas lo importante es que su magín nos ha procurado una recuperación económica que solo niegan los sindicalistas cafres. Y lo dice alguien al que Montoro le confisca mas de la mitad de su salario.

  27. 16 de octubre de 2015 a las 16:27 CaptAchab

    «Porque hay muchos más peces en la mar», para cuando no pica un pececillo. Es el consejo clásico, CaptAchab. Y el mejor. Aunque ahora caigo en que precisamente usted tal vez no pueda entenderlo, lo digo por la clase de romance que su nombre persigue con la ballena, dicho sea ballena con el mayor de los respetos.
    ***
    Gata, no digas «mierda» a ver si vas a asustar a Achab, que es bastante nuevo. (Achab, ella solo quiere decir «brizna», «no le entiendo una brizna»).

  28. 16 de octubre de 2015 a las 16:35 marquesdecubaslibres
    Exijo respeto.para Montoro, […]

    Eso ha estado muy gracioso, Marqués.
    Estabais todos aquí hablando de Montoro en clave. ¡Confesadlo!

  29. (Lo de la ballena va por lo del capitán Ahab con Moby Dick, O POR MÍ que también soy ballena blanca?? Mira, yo no entiendo una paja de esas porque vaya tela el rodeo para ir de Captachab al capitán Ahab. Y ME ESTOY CABREANDO. DEJO DE PRONOSTICAR, PROCREAR, PROMISCUIDAR… Procrastinar, coño.
    Desde ya.)

  30. Gachoin, intentaré explicar lo que no se entiende si me ayuda y lo concreta. Si es por la alusión a su persona, repito que me confundí al no ver que el párrafo era de Gengis y no suyo.

  31. BALLENAS
    Aprendí ayer que Humboldt se admiraba, en su viaje a América latina, de la apatía y ausencia de ambición de los nativos. Observó que se contentaban con un plátano, una guitarra y una hamaca, en estricta observancia de los consejos de Epicuro. Creía que podrían ser excelentes marineros para la floreciente flota de balleneros – ahí el conferenciante habló de la industria de semen de ballena, y no esperma, pero vamos a perdonarle la licencia- pero no les veía apetito de embarcarse. Cayó en la cuenta de que sólo quemando los platanares se les convencería, y no le pareció una buena idea.

  32. Gracias, Proc. Mi obsesión con Moby Dick no es nada romántica, como podrá comprobar si traduce las dos palabras. Ocurre lo mismo con el esperma, que el conferenciante de Holmes asimila a otra cosa. Esta industria nuestra sufre mucha incomprensión.

  33. espermaceti de ballena, es un aceite que tienen en la cabeza, antepasado de los aceites industriales como el que cambiamos cada 20.000 Km de nuestros coches.
    No se cazaba las ballenas porque sí.
    Cazar ballenas lo inventaron los pescadores del cantábrico.
    Comunicando ignorancia.

  34. Pero de todo se aprende. Si hay que quemar las naves para que la tropa se afiance en tierra y quemar los platanares para que embarque, emerge una conclusión clara: la solución idónea a la mayoría de problemas es quemar.

  35. Cierto, Sif. Lo que ya no me atrevo a aventurar es si el conferenciante que cpmunicó a Holmes sus conocimientos sabía que el principal uso actual del esperma de ballena es la confección de cremas cosméticas.

  36. emerge una conclusión clara: la solución idónea a la mayoría de problemas es quemar.

    (Que nos lo digan a los valencianos)

    el principal uso actual del esperma de ballena es la confección de cremas cosméticas.

    (Ps, Ps…: NO VA A COLAR)

  37. El conferenciante se metió en un pequeño jardín, describiendo el semen de ballena como un producto blanquinoso que no era semen y tal. Hasta que alguna risita nerviosa de la concurrencia le hizo regresar a Humboldt, Hegel y Sánchez Ferlosio, o sea a lo que íbamos: el invento de la idea del Progreso, imbuida en las mentes para combatir su ausencia de ambición, una vez se ha descartado el fuego.
    Bibliografía recomendada, antes de que llamen a la SGAE: Mientras no cambien los dioses nada habrá cambiado (RSF).

  38. Créame, Gachoin. Matamos por una noble causa: la búsqueda de la belleza. ¿Cómo podríamos hacerlo de otro modo?

  39. 16 de octubre de 2015 a las 15:36
    CAPTACHAB
    Cuando el bruto del novio la patee, caerá. Garantizado.

    Cap, gracias por el consejo. Acabo de decirle al chico que tenga siempre preparados el esparadrapo y el condón.

  40. No habría llegado donde estoy de haber estado hablando con Gancho sobre esperma de ballenas. Respeto vuestra conversación, pero en ningún caso vuestro derecho a llevarla a cabo.

  41. 16 de octubre de 2015 a las 15:14
    MARQUESDECUBASLIBRES
    Confío mas en la cartera que en el verbo.

    Por eso es muy de agradecer que en aquellas cenas pusiera usted las dos cosas.

  42. Por eso es muy de agradecer que en aquellas cenas pusiera usted las dos cosas.

    No saquen conclusiones precipitadas.

  43. “A lo largo de la vida he tenido que soportar a unos cuantos de estos personajes, todos ellos empeñados en ser continuamente profundos. No digo que no lo sean, sólo que lo son sin ton ni son, tanteando a ciegas, sin tino ninguno; como un topo pero en más tonto.”

    Bien pensado, la metáfora marxista del viejo topo es bastante gilipollas, o sea.

  44. Estoy leyendo, a saltos de autobús urbano, lo último de Hans Magnus Enzensberger, ‘Tumulto’. No deja de fascinarme lo entretenida que ha sido la vida de los intelectuales que giraban (a veces con órbitas excéntricas) alrededor del Partido Comunista.

  45. Estoy leyendo unos ensayos de Steiner y a una de estas va el traductor y pone una nota donde no solo le enmienda la plana a Steiner por la traducción inglesa que hace Steiner de una frase de Ionesco, sino que encima afirma de su traducido que tiene un «estilo un tanto pretencioso»:

    «Words are not the word, en el estilo un tanto pretencioso de Steiner. La versión conceptual de la frase francesa sería: «Los términos no son la palabra». N. del T.

    Jolines con el traductor, me ha dejado de piedra, macho. Voy a buscar las otras notas a ver qué más va soltando; para la siguiente me espero un «este tío es un coñazo» por lo menos.

  46. Ves, en los autobuses las personas se cultivan a base de bien, Perroantonio.
    Felicidades, Mercutio. (Por el cumple y por el cuadro que dice Satur que tienes en casa y que es el que se pone mayor).

  47. Procu, mira una cosa: Una vez mi hermano me regaló “Tolstoy o Dostoevsky’ de Steiner. Un ensayo o algo que me gusta fingir de leer en tanto vienen visitas a casa. Cuido de poner el marcapáginas en diferentes capítulos, porque después de diez años hay que disimular y mucho.

    Y la pregunta es; sigo fingiendo? o lo leo y eso. Atenta a su respuesta y muy agradecida.

  48. Estimada amiga Tareixa:
    Ese no lo he leído y no sé si lo leería si yo fuera tú, y tampoco sé si lo leería siendo yo pero como si fuera tú, ni siquiera siendo yo pero como yo misma otro día, porque ahora no tengo ganas, es la verdad. Pues si no tienes otra cosa mejor léelo, mujer. No lo vas a tirar.

  49. Procu, cariño, otra pregunta mas, que es usted como la farmacéutica de guardia o la vecina del rellano, y mire que bajo toda loca en zapatillas, bata y medio desmayada.¿Le parece normal que todas las ganadoras de premio Planeta sean mujeres con novelas que no se pueden adaptar al cine que no tienen interés ninguno para macho alfa?

  50. Creo que leí una de las de Petra Delicado y no me pareció mal, aunque tampoco me dio el parecer como para leer dos. Igual la estoy mezclando con Sara Paretsky de cuando aquello, de Paretsky sí leí varias.
    La taza me la devuelves, que es la única que me queda con su asa.

  51. El hospital no te admitiría, así que quedemos en el bar. Solo eres una más, venida de cualquier infierno, solo una historia más de lo asquerosa que es la vida de cualquier chica hermosa.
    Sentados en la calle vacía, miramos los coches vacíos pasar. Miramos a nuestros asesinos a los ojos, ellos nos tienen en el punto de mira, a millas de distancia. Nos dan todo lo que pedimos, hacen todo lo que ordenamos. Fuera de este bar, todos están muertos. En cambio tú y yo, podemos destruir su mundo, tenemos que destruirlo.
    Recuerdo cuando tu amiga contó todas tus cosas. Fue tan divertido, estabas tan graciosa, fuiste el alma de la fiesta, hasta que vinieron y te llavaron detenida.
    Vamos a conseguir ver la secuencia justo cuando empiece a deshacerse, entenderemos el caos que la conforma, todas las ropas que visten a los ángeles.
    Tú y yo sabemos convertir la noche en siencio, convertir el amor en violencia.
    (MARK EITZEL)

  52. Os recomiendo, más que un libro, un autor: Valentí Puig. Estoy leyendo ahora Ratas en el jardín, su diario del año 1985. Y este texto lo he escrito -en realidad no lo he escrito- utilizando el sistema de dictado de mi ordenador. Es fabuloso.

  53. Creo que fabuloso se refiere al dictado, Gata. He buscado qué era y es un programa o función del Mountain Lion, Josús, no sé exactamente qué, pero para sistemas operativos más juveniles que el mío. Bremaneur, ¿en serio te ha reconocido lo que has dicho así de claro y puesto los signos de puntuación?

  54. Gracias, amigos. Cincuentaiún años y un día llevo ya condenado a ser yo. A ver si llega la llamada del Gobernador con el indulto y puedo ser, yo qué sé, Perroantonio residiendo en Berlín con el bien surtido harén de Gengis, el fondo de armario del Marqués y el nabucodonosor perlado de Satur. Y las piernas de Yaiza; no hay que ser pobre al soñar.

  55. Necesito uno, un sistema de dictado que escriba por mi y me llame chuliña.
    Dizquen aquí que felicitar cumpleaños o cualquiera cosa que sea de felicitar es de mariconadas las justas, joven alado.

  56. (Creía que Mercutio era mucho más joven, no le hacía ni cuarenta)
    ————————————————
    (Daniel Barenboim hoy en la radio echando pestes del nacionalismo: que una cosa es el patriotismo y otra el nacionalismo; que el nacionalismo es malo y que simplemente está basado en la arrogancia “mi país es mejor que el tuyo”.
    Bravo. Es exactamente lo que llevo pensando yo desde primero de la EGB)

  57. 16 de octubre de 2015 a las 19:32
    CAPTACHAB
    “Por eso es muy de agradecer que en aquellas cenas pusiera usted las dos cosas.”

    No saquen conclusiones precipitadas.

    Capitán, se me escapa otro sentido de lo que dije que no sea el del elogio; pero, si lo tiene, y es más ingenioso, dígame cuál es, y me lo apropio.

  58. Proc, puntúa bien. Se me fue una coma, pero por mi hablar atropellado. He hecho otras pruebas y va de la hostia. Ahora repito el comentario con el dictado y lo dejo tal cual:

    Proc,. Va bien. Se me fue una coma, pero pone hablar atropellado. He dicho otras pruebas y vale la hostia. Ahora repito comentario con el dictado y lo dejo tal cual:

  59. El otoño dehiscente nos echa a la cara su frío y sus colores. Es una época ideal, transitoria, para recorrer las cicatrices que la Historia dejó en Europa. Gracias a un encarguillo que me han hecho voy a recorrer en las próximas semanas algunos campos de concentración: Neuengamme, Sachsenhausen, Buchenwald y si hay tiempo, dinero y fuerzas, Mauthausen. Principiaré este recorrido anaeróbico con la visita a lo que pueda verse del antiguo gueto de Varsovia y el lugar donde estuvo la representación española en la capital polaca.

  60. (Los cojones, Gengis, se refiere a los huevos, los testículos, las gónadas, los dídimos, los cataplines, los compañones, las turmas, las criadillas, las bolas.)

    (Total, como ignoras mis comentarios no vas a leerlo y seguirás buscando sentidos ocultos. Aunque para ocultos, los huevos que si no (“sinós”, decía una de mis profesoras de FP licenciada en farmacia) se enfrian)

  61. 16 de octubre de 2015 a las 20:14
    PERROANTONIO
    “A lo largo de la vida he tenido que soportar a unos cuantos de estos personajes, todos ellos empeñados en ser continuamente profundos. No digo que no lo sean, sólo que lo son sin ton ni son, tanteando a ciegas, sin tino ninguno; como un topo pero en más tonto.”

    Bien pensado, la metáfora marxista del viejo topo es bastante gilipollas, o sea.

    Debo precisar -en el sentido de recular, pensará alguno sin razón- que sería una petulancia, que no oso cometer, la de criticar una cosa tan meditada y verdaderamente profunda como el marxismo. A lo que tengo menos respeto es a la jerga que se hacía pasar por él; y menos aún, a aquellas personas concienciadas -algunas de ellas marxistas; otras, anarquistas, otras, nihilistas, etcétera- que sabían a priori -insisto, a priori- que las cosas no son como el sistema ha logrado que pienses que son. Dentro de lo malo, esa apuesta ciega por la profundidad -un prejuico como cualquer otro- estaba disciplinada por el sometimiento a una doctrina. Aquella gente era dogmática, algo que no sé por qué tiene tan mala prensa. Pero también se dio el concienciado por libre, que es el que mejor define la mentalidad de todos ellos: aquél que, con tal de ser profundo, te endosaba cualquier ocurrencia que a él le pareciese que “rompía esquemas”. Su hondura, como la de quien está metido en un pozo, le impedía ver las cosas, que se ven tan bien fuera de él. Por eso digo que tenía la profunidad ciega del topo, pero sin su orientación.

  62. Aquí se bebe mucho, se lee mal y se folla lo mínimo. Es mi diagnóstico, cierto que basado en mi propio caso.

  63. Acabo de aprender en google que la metáfora revolucionaria del topo alude más al trabajo tenaz y soterrado del que lucha por un cambio radical de la historia que a ninguna pretensión de profundidad.

  64. 17 de octubre de 2015 a las 12:46
    GENGIS KANT
    Acabo de aprender en google que la metáfora revolucionaria del topo alude más al trabajo tenaz y soterrado

    Como el de la lombriz.

  65. Se ha dicho alguna vez que con las teorías muy complejas ocurre que el esfuerzo al que nos obliga su comprensión hace que confundamos la satisfacción de haberla alcanzado (siempre dentro de lo que cabe) con la creencia en su verdad. O, si no es la satisfacción la que nos predispone favorablemente, puede que sea la pereza, por la que no estamos dispuestos a repetir ese trabajo con otras candidaturas a la verdad. La hegeliana, además de compleja, es un prodigio de creación conceptual; el marxismo, por lo poco que sé de él, otro tanto.

  66. Follar lo mínimo es no follar nada. Aunque yo soy de los que piensan que siempre se puede ir a peor. Habrá un mínimo por debajo de la nada?

  67. Primer principio de la obviedad:

    Si alguien se define de un determinado modo, hay que hacerle caso. Por ejemplo, al comunista que dice que lo suyo no es una religión. Puede que haya unas cuantas cosas en él que nos recuerden la conducta religiosa, pero su declaración es un dato en contra muy importante, pudiera ser incluso que el más importante de todos.

  68. 17 de octubre de 2015 a las 14:34
    CLAUDIO SÍFILIS
    Follar lo mínimo es no follar nada. Aunque yo soy de los que piensan que siempre se puede ir a peor. Habrá un mínimo por debajo de la nada?

    Jajaja.

  69. Llegó, señorito Zeppi. Le ruego que disculpe la demora en la contestación, es que me estaba haciendo las uñas.

  70. Algún elogio habrá que hacer de la declaración de obedecer, o no, una sentencia dependiendo “del momento político en el que estemos y de la situación jurídica del país”, aunque sólo sea por el modo sutil de aunar la expresión política de una rebeldía frontal con la cautela jurídica de hacer depender una posible desobediencia de algo así como la eventual circunstancia de que Cataluña sea independiente, sin expresar a la vez -sí el resto de las veces- que el mismo que se plantea la posibilidad de que se dé esa circunstancia es el que trabaja para que se dé. Afirmar que no obedecerás -ni siquiera podrías hacerlo estrictamente hablando por más que ese fuera tu deseo- la ley de un estado que, lo quieras o no, ya no será el tuyo no es lo mismo que poner de manifiesto la voluntad absoluta de desobedecerla. Tonto no es.

  71. En los barrios en proceso de gentrificación, primero las franquicias desplazan las tiendas tradicionales; después aquéllas, normalmente con productos de poca calidad, son desplazadas, si entendí bien a Brema, por las tiendas neotradicionales.

  72. Si condenaran a Mas el problema independentista no se habría resuelto, es verdad; pero sí, otro más grave, como es el incumplimiento de la ley.

  73. 17 de octubre de 2015 a las 16:26
    GENGIS KANT
    En los barrios en proceso de gentrificación, primero las franquicias desplazan las tiendas tradicionales; después aquéllas, normalmente con productos de poca calidad, son desplazadas, si entendí bien a Brema, por las tiendas neotradicionales.

    No: conviven.

  74. Sostener algo tan correcto como que la política no debe ser confundida con la ley es a veces una forma de promover una política ilegal. Por eso es una forma de hacer política, a veces muy razonable, la de quien decide confundirla con la ley.

  75. Brema, si no ocurre ahora, ¿crees que en el futuro terminarán por desaparecer las franquicias si el proceso de gentrificación de un barrio continua? ¿Cómo lo ves en Berlín?

  76. 17 de octubre de 2015 a las 16:47
    GENGIS KANT
    Brema, si no ocurre ahora, ¿crees que en el futuro terminarán por desaparecer las franquicias si el proceso de gentrificación de un barrio continua? ¿Cómo lo ves en Berlín?

    No lo sé, aquí andamos en una fase embrionaria, si me permites la tan manoseada expresión. No sé cómo será en España, pero aquí hay franquicias a cascoporro y muchas parecen tiendas neotradicionales.

  77. Ramoneda insiste en no ver que judicialización del proceso independentista es la opción política blanda de las que están al alcance de un partido como el PP. En vez de responder a la convocatoria de un referéndum con la llamada popularmente ‘suspensión de la autonomía’, Rajoy optó por la presentación de un recurso ante el TC; ante las dudas sobre si la Generalitat obedeció, o no, la correspondiente sentencia, prefirió que se siguiera una vía, la penal, que en el peor de los casos para Mas producirá su inhabilitación cuando ya esté en un geriátrico. Son los halcones del PP los que quieren una respuesta política.

  78. Cadenas de tiendas neotradicionales: esto me parece admirable. Si es que que lo que no se le ocurra al capital…

  79. Boli Parker, veo en un piriódico de 1877 dos profesiones que aparentemente son la misma: albéitar y veterinario. ¿En qué se diferencian?

  80. Han puesto una panadería cerca de mi casa donde hay harina por todas partes, hasta fuera de la tienda, en la acera: tanto han acentuado el aspecto de obrador. Para subrayar el buen rollo ecologista, los empleados parecen profesores universitarios. Al lado hay una quesería del mismo estilo donde te insisten no sólo en que conocen a sus proveedores personalmente sino en que son sus amigos. Gente maja, añaden. Tú entiendes que se ven en las manis; ésas a las que se supone que también vas tú. Si es que lo que no se le ocurra al capital…

  81. Pues yo en casa tengo una hucha con la efigie de Kard Marts con el petroglifo «Das Kapital». Si es que lo que no se le ocurra al capital…

  82. Pido disculpas a todos los que me han escrito y no he respondido en estas últimas semanas ni responderé en las dos siguientes. Por motivos que no vienen al caso, me paso la mayor parte del día sin conexión a internet y el resto, intentando no conectarme y a veces consiguiéndolo.

    Pero me humillo especialmente ante Bolaño. Acabo de recibir un mensaje suyo del ¡¡¡21 de diciembre de 2014!!! con entrevista y texto de Sam Harris. Muchísimas gracias. Dice la Srta Bellpuig que ella no tiene nada que ver, pero he abierto una investigación interna para comprobar si, además de quedarse los correos privados, se queda también con el dinero de las donaciones. Teníamos vigilado al Casho, pero de la Bellpuig no me lo esperaba, la verdad.

  83. Gengis, en el corazón de Barcelona al capital se le ha ocurrido otra vuelta de tuerca: un hotel panadería, al que accedes viendo el obrador y el despacho de pan. El producto es tan bueno que se forman largas colas de locales atendidos por centenares de dependientas, mientras turistas boquiabiertos se abren paso a codazos, arrastrando sus malditas maletas de ruedas hasta alcanzar el ascensor.

  84. 17 de octubre de 2015 a las 19:44
    PERROANTONIO
    Teníamos vigilado al Casho, pero de la Bellpuig no me lo esperaba, la verdad.

    Creo que deberíamos publicar nuestros bienes, como los diputados del Congreso, e ir más allá haciendo públicos los movimientos de nuestras cuentas bancarias. Hay que poner fin a estos desmadres.

  85. No he leído el artículo, porque no suelo leer en general y habitualmente y porque me interesan más los comentarios, eso cuando, pa’xample, Adorno comenta el final de ‘Faustro’ o dice no sé qué sobre Bloch (aunque tampoco leí). No obstante, estoy de acuerdo con Khan.

  86. MUCHAS GRACIAS
    Suelo mirar con atención los escaparates de las tiendas de decoración, especialmente los de las ciudades rancias. No porque tenga interés en comprar nada, que soy de natural austero, sino porque me gusta conocer cómo son mis contemporáneos. Me parece raro que aún haya tiendas especializadas en marfil, y más raro que haya gentes que decoren sus salitas de estar con tallas chinas del tamaño de un colmillo de elefante. Pero siempre hay que mirar bien, porque donde menos te lo esperas aparecen las eternas pulsiones humanas.
    En fin, que vale, que sí, que agradezco el regalo del elefantito. Que queda ‘ideal’ en la estantería.

  87. No sé por qué aparece ese dibujito (avatar), no lo he fabricado.
    Pero visité antropológicamente ‘Primark’: hice la cola, recogí el papelito de entrada, entregué el papelito para entrar; cuatro plantas repletas de basura (tejidos malos, costuras tirantes, diseño del círculo de Villanueva del Trabuco), pero es para echarse a llorar por los que cosen (países lejanos) y por los que compran con entusiasmo (España). Todo va bien (o no), según.

  88. ‘Frausto’ 🙂
    [no está mal y casi grande esa peli de Sokúrov]
    Al final y todo, va a tener razón el farmacéutico marqués: lo importante en la vida es conseguir vivir bien → la vida, esa que va de la cuna a la tumba, es breve. Nomás (pero) ¿qué pasa con esos Otros y demás (ralea)?

    pregunta como quien dice populista 🙂

  89. 17 de octubre de 2015 a las 11:56 Bremaneur
    Proc, puntúa bien. Se me fue una coma, pero por mi hablar atropellado. He hecho otras pruebas y va de la hostia. Ahora repito el comentario con el dictado y lo dejo tal cual:

    Proc,. Va bien. Se me fue una coma, pero pone hablar atropellado. He dicho otras pruebas y vale la hostia. Ahora repito comentario con el dictado y lo dejo tal cual:

    Gracias, me hago una idea. Puede ser muy útil para hacer trabajo sucio y pesado. Lo que me da aprensión es hablarle en alto al ordenador, creo que me voy a parecer muy loca.

  90. Otra vez, estupendo JA Montano, en esta ocasión sobre el 12-O:

    “Lo cargante es el salto de la rana de los que, teniendo la obligación (insisto: por todos nosotros, por nuestro Estado de Derecho), se la saltan. Esas ausencias de Mas, Urkullu, Barkos e Iglesias, o las salidas de tono de Colau y el Kichi, que quedaron como el coro del estólido Willy Toledo. Detecto en todos ellos un espíritu más opresivo y marcial que en los soldados que desfilaron el lunes. Al ir cada uno por su senda estrambótica, “cargados de razón” por encima (o por debajo) de las instituciones democráticas y sus leyes, no hacen sino prolongar la historia de España que dicen detestar”

  91. ¿A qué se debe la campaña contra Primark? Al colapso del edificio Rana Plaza en Bangladés. ¿Y quién tuvo la culpa? El consumismo, claro; es decir, usted que no se teje su propia ropa y no quiere vivir en su ranchito criando sus propias gallinas y plantando sus lechugas.

  92. Dos mil y pico palabras del tirón. Qué grande, Azorín, cuando elogiaba el ocio del escritor porque era parte de su trabajo. Uno va trenzando ideas y frases en su vagar diario hasta que de repente sale todo como el que tiene un apretón subitáneo. Qué lástima que mi vagar se vea entorpecido por mil y una contingencias diarias: el trabajo que me da el sustento, el trabajo que me da una cierta satisfacción (esto de ChopSuey, que no me atrevo a llamar placer), atender los ruegos de unas golfas, las llamadas de mis amigos dipsomaníacos, comprobar aterrado los números comunistas de mi cuenta corriente, ver algo de pornografía para no perder la costumbre, hacer la cena, fregar los platos, quedarme paralizado por el terror cósmico que le entra a uno por no haber fregado los platos en cinco días…

  93. No he entrado aún en Primark, aunque tampoco en H&M ni en Hiperchino. Yo prefiero comprar en las tiendas de nuestros productores locales, que aúnan la sobriedad del estilo cantábrico con los precios de París.

  94. Vengo de mi salida sabatina en bici y hoy he comprobado que el personaje de Sheldon Cooper no es una exageración, probablemente se quede corto. En lo más abrupto del circuito, en medio del bosque, dos chicas de buen ver se han puesto a escribir con tiza en una de las balizas que señalan la ruta. Picado por la curiosidad, me he acercado y ponía (en varios colores): “La gran mentira de la Teoría de Cuerdas, conferencia al aire libre en Barton Pools hoy a las 17:30”. Todavía estoy a tiempo de ir.

  95. He escrito «dehiscente» y «portentoso»; he citado a Max Aub, a Umbral y a Torrente Ballester; he puesto a parir a los comunistas y el comunismo; como la pescadilla que se muerde la cola y los discos de Pink Floyd, he iniciado y terminado con el mismo tema; he adjetivado con una energía y un aplomo que no me lo creo. A lo mejor lo releo mañana y me tiro de los cuatro pelos que me quedan, pero ahora soy perfectamente consciente de que merezco una asistenta que recoja un poco y humedezca los caracoles, y una fulana que me dé un masaje y recompense mi esfuerzo vigorizando mis ateridos miembros.

  96. 17 de octubre de 2015 a las 15:11
    ZEPPI
    Bellpuig, Perroantonio, les he enviado un correo. ¿Les ha llegado?
    17 de octubre de 2015 a las 15:14
    SRTA. BELLPUIG
    Llegó, señorito Zeppi. Le ruego que disculpe la demora en la contestación, es que me estaba haciendo las uñas.
    17 de octubre de 2015 a las 16:00
    ZEPPI
    Gracias.

    Quiero decir, por supuesto Srta. Bellpuig, lo primero es lo primero.

  97. Me inclino (estilísticamente) por Dr. Bloom; tejer lana no es lo mío, pero si alguien me regala un rancho con oveja, lo intentaré (lanar la sisa).

  98. Satur, en España ha habido tres denominaciones para el médico de animales: veterinario, mariscal o menescal y albéitar.
    Veterinaria viene del latín “veterinarius” referida al experto en el tratamiento del ganado. Sin embargo, desde el árabe, entró a formar parte de las lenguas de la Península Ibérica la voz albéitar (o albéytar) para designar, durante muchos siglos, al veterinario. Todavía hoy, en el árabe actual, «al-baitar» es el veterinario y «baitara» la actividad veterinaria y que se incorporó incluso al euskera en forma de “albeitaritza”.
    En la Corona de Aragón se hablaba de menescales y mariscales principalmente, a los que trataban las enfermedades del ganado, y que parece venir de las lenguas germánicas: “marhskalk”:marh(caballo) y skalk (sirviente), el término se latinizó como “marescallus-marescal”.
    En Francés se llamaba “maréchal-ferrant” al herrador y “maréchal-traitant” al que trataba de la sanidad de los animales, sobre todo de los caballos. En la Corona de Castilla, el término mariscal no tuvo la significación de albéitar, y no se asimiló a veterinario hasta la época de Felipe V, cuando a los albéitares del Arma de Caballería se les empezó a llamar «albéitares-mariscales» o simplemente «mariscales».”
    Extraído de Teixidó F. y Teixidó J., 2002. LAS “OBRAS DE ALBEYTERIA” DE MARTÍN ARREDONDO.

  99. Gracias, Boli Parker. De todas formas, sigo teniendo dudas de por qué en el siglo XIX hay en un mismo pueblo un albéitar y un veterinario.

  100. Yo creo que puede ser que el albéitar se denominaba más al veterinario dedicado a los caballos, que era en origen a lo que se dedicaba el albéitar, a las caballerías, y veterinario al que se dedica a las bestias en general.

  101. (Mira una cosa, espero, pero sobre todo deseo, que el PSOE se pegue el batacazo padre en las próximas elecciones generales.
    Es que mi limitado entendimiento no logra comprender cómo puede estar tan en boga no sé si en la sociedad española en particular, o en el alma humana en general, tanta recaradura.)

  102. EN EL POZO
    Es posible que a la política lleguen inicialmente los más nobles, pero sólo se mantienen en ella durante mucho tiempo los más retorcidos, intrigantes, cizañeros, manipuladores y serviles. Por ello, para saltarse un proceso de selección tan laborioso y cruel, que deja tantas víctimas en el camino, los dirigentes políticos suelen buscar directamente en los pozos sépticos y recurren a los que demostraron antes sus habilidades con la navaja y el juego sucio en otros cometidos. O eso o reclutan directamente a periodistas.

  103. Mi hemmana: “He soñado esta noche que tu amigo “perroantonio” estaba en busca y captura, por difamaciones y no se que más por internet. Y así lo llamaban en el telediario de mi sueño: perroantonio a la fuga”.

  104. A mi no me han dado el Nobel de Economía, ni ganas, pero todos esos “sorprendentes hallazgos” sobre la felicidad son viejos conocidos. Lo resumo en mi teoría “Verbo y cartera” que ya apunté aquí y a la que dedicaré una entrada. Sucintamente, establecí que confío mas en la cartera que en el verbo. Hay un dato empírico que lo apoya, ligo mas con mi cartera que GK con su verbo. Pero lo cierto es el que el verbo, bien manejado, lleva a la cartera y entonces, conjugando ambos, se alcanza la felicidad.

  105. Podrias darme una definiciòn precisa de felicidad y de bienestar? Por supuesto, también yo tengo un diccionario a mano.

  106. La Teoria de cuerdas no tiene un solo error –y ese es su problema, no es falsable- pero no puede considerarse verdaderamente ciencia física sino matemáticas aunque teorice cuestiones físicas . De hecho, Edward Witten, físico cordista, recibió la medalla Fields.
    Lo que suele decirse de la TdeC es “Not even wrong”

  107. 18 de octubre de 2015 a las 13:38
    FOLLANDEIRO (SÌ, JODER, FOLLAN D’EIRO)
    No corrais tras la felicidad, es inùtil:

    La cuestión está en cómo modificar ese punto de ajuste hedónico, si se encuentra insatisfactorio, desde fuera del sistema. El que encuentre la formulación ideal de lactobacilus o el mantra exitoso, llenará su cartera.

  108. Holmess, eso es lo que sugiere en cierta medida el artìculo. Los gastos diferenciales retardan la adaptacion hedonica, hacuia el punto de ajuste respecto a los gastos de posesiòn.
    Y esa es la tesis de Deaton: tal como se estàn empleando las ayudas a los paises menos desarrollados no se aumenta su bienestar. Ademàs, el modelo occidental no es el apropiado porque connleva costes sicologicos que disminuyen el bienestar. El PIB per capita, segun la paradoja de Easterlin, no es un indicador del bienestar de un pais.

  109. Esta mañana he subido y bajado de un monte de esos que estiran ellos de las cabras, ¡YEPAAA! Casi no me acordaba de lo bueno que es, sin abusar. Hay ratos en el monte de las cabras perfectamente compatibles con la lexicología y la lexicografía de la felicidad. Es mi aportación a este debate.
    Ahora estaba buscando el artículo de José Luis Pardo de hoy en EP, que habla de fotografiar cuadros y de Benjamin y el aura. No está pero copio un poco, que coincide con el final del artículo de Calaza sobre riqueza y felicidad:

    «¿No podría ocurrir –pensé– que al fulminar fotográficamente el aura de las obras de arte no estuviéramos ejerciendo nuestro democrático derecho a la belleza, sino sacrificando nuestra memoria y nuestra experiencia y afianzando nuestra pobreza de espíritu? ¿No será que la belleza exige de nosotros más cuidado que el de apretar un botón? ¡Mira que si, también en este caso, el único acceso decente a la riqueza fuera el trabajo!».

  110. “Gastos experienciales” quise decir.
    Procu, entiendo que el artìculo de Calaza solo trata aquello que la ciencia economica en colaboracion con la sicologia positiva puede tratar. Seguramente habrà otras formas que ayuden al bienestar o frenen la tristeza -casarse o permenecer solteros, quedarse a vivir donde uno naciò o partir lejos, etc. – pero eso no lo trata el articulo, por supuesto.

  111. Entonces no sé por qué hablas de cartera y pico de oro sobre todo teniendo en cuenta que jamàs me has pagado una copa, rata que eres, y de pico los hay mucho mejores. Aquì mismo, sin irmàs lejos.

  112. Follan, pagando copas te supero 100 a 1. A ti no te las pago porque no te hace falta. No obstante, afirmo, tu invitación a Torre Muga en legendaria xuntanza es la mejor a la que nunca asistí.

  113. 18 de octubre de 2015 a las 12:52 Bremaneur

    Mi hemmana: “He soñado esta noche que tu amigo “perroantonio” estaba en busca y captura, por difamaciones y no se que más por internet. Y así lo llamaban en el telediario de mi sueño: perroantonio a la fuga”.

    Lo malo es que yo también sueño cosas así. Siempre acaba en pelea y me hacen mucho, mucho daño.

  114. Follan, desde la autoridad que me confiere el que hoy casi me muerde un perro del tamaño de una vaca mediana, creo que lo que dice sobre el gasto experiencial guarda mucha relación con la frase de Pardo sobre que el único acceso honrado a la riqueza (si se puede sustituir riqueza por felicidad) que da la belleza sea el trabajo.

    Otra cosa. Aunque Bonnie ha propuesto ya una explicación suficiente, no he podido dejar de buscar qué decían mis libros secretos sobre albéitar y veterinario, si bien lo único que he encontrado es que veterinario es cultismo reciente, introducido en el DRAE en el XIX. También he leído que es a finales del XVIII cuando los estudios de veterinaria ingresan en la Universidad. De modo que cabe pensar que, si convivían en el XIX, el albéitar seguiría desempeñando el oficio tradicional (tal vez como dice Bonnie) mientras que el señor veterinario asumiría cometidos con reconocimiento oficial, que no sé cuáles son. Pero habría un paralelismo con los sanadores y parteros frente a los médicos, el pregonero y el cronista-periodista, etcétera. Por decir algo yo también, aprovechando que tengo la boca abierta.

  115. Como corta y pega el artículo de Calaza es aseado, del nivel de un alumno aplicado de grado, pero algunas partes de su traducción chirrían al oído educado.

  116. Para gobernar tu propia vida hacen falta tres cosas:
    1. Estar en buena forma física y mental.
    2. Tener una fuente de ingresos estable.
    3. No ser reo de ningún chocho.

  117. «¿No podría ocurrir –pensé– que al fulminar fotográficamente el aura de las obras de arte no estuviéramos ejerciendo nuestro democrático derecho a la belleza, sino sacrificando nuestra memoria y nuestra experiencia y afianzando nuestra pobreza de espíritu? ¿No será que la belleza exige de nosotros más cuidado que el de apretar un botón? ¡Mira que si, también en este caso, el único acceso decente a la riqueza fuera el trabajo!».

    No me gusta demasiado lo que dice Pardo, Proc. ¿Por qué la memoria cerebral va a ser más fiable que la memoria de almacenamiento en dispositivos físicos? ¿Por qué va a ser más emocionante? Si pudiera calcularse, estoy seguro de que ya no recuerdo el 80% de mi vida pasada ni las emociones asociadas al instante. Hay nombres y caras que se me han borrado para siempre y «experiencias» económicamente gravosas de las que ya no me acuerdo porque no llevé cámara de fotos. Sin embargo, veo inmediatamente los momentos asociados a todas las fotografías que he sacado y cuando he tenido la prudencia de apuntar los nombres de los lugares y de las personas, puedo revivir los momentos con precisión. O sea, que me cisco en en el discurso de la «pobreza/riqueza de espíritu» asociado a la melancolía de la contemplación estática. Supongo que se trata sólo de una queja intelectualizada del tipo al que le desagradan los museos llenos de gentes que se hacen fotitos. Que no vaya.

    Además, quién sabe si esos pobres de espíritu que no se detienen ante el cuadro y se conforman con la foto, no lo miran y remiran luego en sus pantallas y buscan hasta la última referencia en las enciclopedias.

  118. Pirada Jenia, hay cientos de pàginas sobre la cuestiòn. Calaza trata varios aspectos que no se han tratado en los articulos estos dias. Lo de la PPP es elemental, por supuesto; el resto, no tanto.
    Quedaron muchas cosas en el tintero. Verbigracia, Deaton encontrò que los encuestados, en EE.UU, son màs felices el dìa de San Velentin. Independientemente de la situaciòn personal. Asimismo, la ciencia econòmica en binomio con la sicologia positiva muestra que las mujeres liberadas, autònomas y cultas no experimentan mayor bienestar que las mujeres dependientes.
    Yo seré maricòn, como dijiste el otro dìa, pero a ti al parecer te follan muy mal, incluso pagando. Cambia de acera, amor, a ver si te va mejor.

  119. ¿Y si al final resultara que nuestra experiencia de lectores y contempladores sublimes sin interrupción no fuera mucho más satisfactoria que la de un mandril?

    En tiempos, llevé a una novieta mía, que no era de barna, a pasar la mañana en el zoo. Le gustaban los animales y esas cosas. Tenía muchas ganas de ver a Copito de Nieve desde que era una niña. Cuando llegamos, Copito se la estaba cascando como un campeón, rodeado de mujeres e hijos. Decidí que era un mono razonablemente feliz. Él, digo.

  120. No, Follán, yo de lo que hablo es de fusilar una columna, que es lo que Calaza ha hecho. Fusilar de cabo a rabo, pensando que sólo le lee el burgués agilipollado de provincias, pero con el ego tan desatado que lo cuelga aquí, donde algunos tenemos las posaderas negras de leer papers de economía y suspender a estudiantes plagiadores. ¿Me entiende usted, o quiere que le ponga los fragmentos que ha maltraducido literalmente?

  121. 18 de octubre de 2015 a las 17:10 Perroantonio
    ¿Y si al final resultara que nuestra experiencia de lectores y contempladores sublimes sin interrupción no fuera mucho más satisfactoria que la de un mandril?

    ¿Y entonces? Entonces nos volvemos a MANDRIL, la tierra de la que nunca debimos partir. NOS HA JODIYO.

  122. Sì, me gustarìa que pusieras esos fragmentos. Màs, seguro que Calaza te quedarìa muy agradecido. Le estàs llamando plagiador y eso es muy grave. Creo que vas a recibir la mayor de leccion de tu vida. O al menos vas a recibir una buena leccion.

  123. Perkins, Gòmez, no hay diferencia, socialmente hablando, entre hamadryas y humanos. Creo que ya lo conocéis:
    http://www.farodevigo.es/opinion/2015/05/31/saturno-devora-hijos/1250592.html
    El resumen, más o menos, es este:
    Especialmente interesante para los etólogos resulta el estudio, en estado salvaje, de animales de ciertas especies que compiten para dirigir una manada, lo que suele conferir preeminencia para copular y reproducirse. La historia del papión sagrado es esta. Los papiones se organizan en grupos familiares dirigidos y defendidos por un macho alfa, único que se reproduce. Cuando las crías crecen suelen abandonar el grupo en busca de otros donde instalarse, aunque no son pocos los individuos que permanecen en su banda de origen. Por restricciones poblacionales y aritméticas, solo un reducido número de machos alfa consigue constituir un harén agrupándose en un territorio que defienden ferozmente frente a donjuanescos intrusos que pretendan arrebatárselos.
    Pero para tener una corte de aduladores serviciales el hamadríade en jefe acepta en el grupo, y será su perdición, algunos machos jóvenes especialmente sumisos: se ponen a cuatro patas, pegan la cara al suelo y alzan el trasero ofreciéndolo al macho dominante. El gran mono hamadríade se contenta con tener a los sumisos como eunucos que vigilan el harén. Los etólogos han observado el comportamiento del gran macho cuando, al caer la tarde, asciende a la parte más alta del territorio y desde allí otea el horizonte, con una mano a modo de visera sobre los ojos, señoreando el Mar Rojo hasta que se pone el Sol. Espectáculo impresionante de individualidad orgullosa. Tengo la impresión de estar viendo a Mas. Eso es el empaque del poder y lo demás, lerias.
    Naturalmente, con lo años la fiereza va menguando y deja de infundir respeto. El más atrevido de los eunucos, que antes se le había sometido como los demás poniéndole el culo, o un recién llegado alfa expulsa al macho viejo a pedradas y termina sus días aislado. Y el ciclo vuelve a repetirse.

  124. Haya paz entre la gente de buena voluntad.

    Me descubro como de costumbre, Follan, ante tu sabiduría.Alfredo Montoya, el célebre autor nacionalista descatalogado, también habló de del papio hamadrydas en una celebrada novela ganadora del Premio H de novela corta, certamen también conocido como el Planeta del Bierzo. Cuentan que hasta se despazó una mañana a la Biblioteca Municipal para documentarse sobre las costumbres sexuales de este simpático animal.

    Morfológicamente se les distingue del resto de babuinos del África (por ejemplo del papio ha­madrydas, del papio ursinus, del papio flacidus o del papio papio) por el inequívoco destello de inteligencia, del que carecen los otros primates, que emana de sus ojos. El babuino trípode, en cambio, destaca sobre las demás especies por su inusitada potencia sexual, que les permite realizar la cópula, en peligro­sas posturas las más de las veces, con una frecuencia que oscila entre los cuarenta y los setenta y cinco acoplamientos diarios. Pero la característica más notable de este peculiar animal –nos referimos ahora, claro está, a los machos– es el descomunal tamaño de sus atributos, el triple de grandes que los de un primate normal. Estos órganos, sin embargo, sufren frecuentes ulceracio­nes y llagas al ir arrastrándolos siempre por el suelo. Los indígenas cuentan que para trepar a los árboles han de enrollar­se el miembro alrededor del cuello para que no les dificulte los movimientos en las alturas; pero evidentemente se trata de una exageración, una mera leyenda que carece de base científi­ca. Sin embargo, sí que ha sido contrastado el hecho que las otras fieras de la selva huyen despavoridas ante la sola presencia del papio lubricus, alertadas por el hiriente olor que desprenden. (Se han registrado casos de manadas de babuinos trípode que vagan sin rumbo por la selva acosando y violando a cuantos mamíferos –sin desdeñar algunos tipos de aves– se interpo­nen en su camino.) Incluso los grandes félidos los evitan. Desde 1821, concreta­mente a raíz de las graves e irreversibles perturbaciones psicológicas que sufrieron varios niños que acudieron a presen­ciar un espectáculo a cargo de estos primates en el Gran Circo de París, se prohibió su exportación para circos y espectáculos destinados al público infantil. Desde hace varios decenios esta venta se ha visto restringida a cabarets y casas de mala nota de Bankoc, si bien se rumorea que algunos sultanes y pachás árabes se descargan del trabajo del harén haciéndose reemplazar por uno de estos animales conve­nientemente disfraza­do.

    https://aberreisions.wordpress.com/2015/03/28/babuinos/

  125. Rebaje usted el tono navajero, Follán: diga a Calaza que se tranquilice; al fin y al cabo, los impostores son moneda común en el mundo académico, y más en la célula en que él se crió. Coméntele usted, al paso, que todas sus pataletas misóginas no van a ningún puerto, que no voy a meter el cuerno por ese pico de la muleta, porque me aburre. Pregunte a Calaza, Follan, si aún puede escribir en el teclado, si hay normas para escribir una columna de opinión, y si esas normas admiten el plagio descarado.

  126. Señores administradores, creo que lo que està diciendo la señora o señorita -o señor, quién sabe- Pirada Jenia es muy grave. Puede costarle a Calaza que no lo llamen de Estocolmo. En consecuencia, o la urgen a que aporte pruebas o le borran esos posts canallescos por difamatorios.
    Por otra parte, hay numerosos trabajos respecto a la felicidad. En lo relativo a la de las mujeres, puede encontarse, verbigracia y entre otras cosas, en “Le Bonheur. L’ approche économique” de la autoria de Bruno S. Frey y Claudia Frey-Marti

  127. “(…) by fostering successful social relationships, by becoming a more meaningful part of one’s identity, by being less susceptible to unfavorable and unpleasant comparisons, and by not lending themselves to deflating regrets of action”.

    Traducción filtrada después de siete vodkas:

    “(…) al establecimiento de relaciones sociales de calidad; asimismo, los gastos experienciales forman parte más significativamente de la propia identidad; también son menos susceptibles de generar comparaciones personales desagradables y desfavorables; no se prestan a activar situaciones que al desinflarse las expectativas generan malestar”.

    Si quiere seguimos analizando la “columna de opinión“, pero no se lo recomiendo. Hágame caso.

  128. Bueno, tía, eres verdaderamente gilipollas y bajuna. Calaza tiene una ciencia y a ella recurre aportando las correspondientes referencias. No mutiles el texto. Lo que escribió Calaza fue:
    “ Enlazando con el pensamiento de Deaton, Gilovich y Kumar (2014) y Gilovich, Kumar y Jampol (2014) demostraron en sendos artículos que los gastos experienciales (experiential purchases) a veces gratuitos, intangibles o muy baratos (paseo en el bosque, ocio, lectura de un libro, conciertos, comidas con amigos, conversaciones agradables, etc.) tienden a prolongar el bienestar por encima del que depara el gasto y posesión material (vestimenta cara, joyería, robots domésticos de último grito y gadgets electrónicos, etc.) más propensa a la rápida adaptación hedónica.
    ¿Por qué la satisfacción que procura el gasto experiencial es más duradera? Parece ser que es debido al establecimiento de relaciones sociales de calidad; asimismo, los gastos experienciales forman parte más significativamente de la propia identidad; también son menos susceptibles de generar comparaciones personales desagradables y desfavorables; no se prestan a activar situaciones que al desinflarse las expectativas generan malestar.”
    El texto que tú copias es de Gilovich y alii ¿de quién cojones iba a ser si el mismo Calaza lo utiliza como referencia? Qué se puede escribir en su lugar sino las conclusiones de Gilovich y alii?
    Sigue por favor sigue, màs, ay, màs màssss

  129. Está bien citar autores, incluso pagar copas, pero si se traduce literalmente lo que dice un autor debe entrecomillarse.

  130. Pirata: Tocada y hundida.
    Por tener el culo negro, de leer peipers, y por rastrera intelectual al mutilar la cita.

  131. Minucias, los cita como referencia precisa y fechada y a nadie lleva a engaño, es obvio que está reproduciendo sus demostraciones, de ellos.

    A ver si cada vez que alguien escriba sobre la fuerza de la gravedad hay que entrecomillar y citar a Newton. No lo veo.

  132. Dígale a Calaza que se tranquilice, Follán, que él y yo y al menos una docena de las personas que visitan esta santa casa conocemos las normas que rigen las citas y además sabemos lo que distingue una columna de opinión de una reseña académica, que usted tan alegremente combina. Insisto: ¿seguimos con otros ejemplos o se le ha bajado ya a usted el subidón? Mire, es usted un impresentable, por tres motivos: el primero, porque es usted un plagiador y un charlatán; de economía en este país saben media docena de economistas de su generación, y usted no está entre ellos; el segundo, porque cuando le pilla una mujer con las manos en el colacao la trata de puta o de lesbiana, lo que demuestra su bajeza intelectual y moral; y el tercero, y más importante, porque se ha vendido usted por un puñado de nada. ¿Qué le paga el grupo, 1.200 pavos cada cuatro columnas? Dígale a Calaza que no venda su ego por esa miseria, Follan, usted que lo conoce.

  133. La cita literal se entrecomilla, eso no es discutible. Si no se hace, aunque se referencie, se actúa mal. Cierto que se trata de un “mal menor”.

  134. En primer lugar, no es traducciòn literal; en segundo lugar, cualquiera que no sea un petardo como tù o la loca entiende que Calaza se refiere a los trabajos de Gilovich y alii. Solo joderia en un articulo de priodico entrecomillar. Mala baba y mala fe. Y mal follar.

    Lo peor de todo es que la loca en su puta vida habia oido habalr de Gilovich y el resto de la tropa. Buscò en google para poder prepar la clase del lunes con las referencias del arti de Calaza. Y en lugar de quedar agradecida, su miseria moral la lleva a difamar porque con esa bilis porcina que la envenena solo sabe odiar y envidiar.
    Hace tiempo que la tengo muy calada. Joder esta tia con poder en una revolucion, qué peligro.

  135. 18 de octubre de 2015 a las 21:55
    Follandeiro (sì, joder, Follan d’Eiro) . .

    En primer lugar, no es traducciòn literal;

    Grandioso. I rest my case, mariconssón.

  136. Cuenta Groucho en sus memorias que la Warner Bross les amenazó con denunciarles por plagio al titular una de sus películas “Una noche en Casablanca” cuando ellos ya habían estrenado “Casablanca”.
    El les envió una carta, dice, aduciendo que ellos eran Los hermanos Marx mucho antes de existir la Warner Bross y que serían, igualmente denunciados por ello.

  137. No querida, a ti te trato de lo que eres: una pobre chica que tiene que venir a un blog que ni siquiera es ideologicamente el suyo porque ni los suyos la aguantan. Tan mala baba tiene la pobre.

  138. Calaza dice bien claramente en el artículo : “Este debate hay que resituarlo en el contexto de la Paradoja de Easterlin, bien estudiada por Deaton.”
    La paradoja de Easterlin ya fue presentada por Calaza (a principios del 2013) varios años antes de que le dieran el Nobel a Deaton:
    http://www.farodevigo.es/opinion/2013/03/31/paradojas-espanoles-ricos-alemanes-dinero-aumenta-felicidad/782702.html
    Donde puede leerse:
    En 1974, Richard Easterlin publicó un análisis -que dio lugar a la así llamada Paradoja de Easterlin- en el que afirmaba que cuando una sociedad alcanza cierto umbral de renta real per cápita, descontada la inflación, los logros posteriores en términos de crecimiento económico no influyen en la evolución del bienestar medio. Quiere decirse, la felicidad de la población -en el tiempo o entre países- permanece relativamente estable. La paradoja surge de que en un país determinado, en un momento dado, los más ricos declaran en las encuestas ser más felices que los menos ricos. Ahora bien, según los cálculos de Easterlin, entre 1946 y 1970 la renta real per cápita aumentó en EE UU más del 60% pero el porcentaje de americanos que se declararon “muy felices” era prácticamente el mismo en ambas fechas. También, el porcentaje de personas que se declaraban muy felices era significativamente igual en EE UU que en varios países con rentas per cápita mucho más bajas.
    La felicidad como las necesidades son relativas, función del nivel de vida medio de la sociedad o de un nivel de referencia. Dentro de un país, la evolución de la felicidad se evidencia únicamente en una correlación que apunta a la riqueza del grupo social más rico. Sucede que los más ricos manifiestan un mayor grado de felicidad o bienestar -criterios subjetivos pero teóricamente medibles- no tanto porque su riqueza aumenta sino porque aumenta más rápidamente que la del resto de la sociedad -o mantiene la inalcanzable cota- lo cual genera una desigualdad que fundamenta un superior sentimiento de satisfacción. En definitiva, no es el aumento medio de riqueza lo que procura mayor satisfacción sino el aumento relativo. Sobra decir, el incremento de felicidad del individuo épsilon cuya renta aumenta depende de si sus amigos, o enemigos, han incrementado en mayor o menor medida sus propios ingresos.
    En 2008, Justin Wolfers y Betsy Stevenson cuestionaron la Paradoja de Easterlin, sirviéndose de datos individuales recogidos en numerosos países, mostrando que existe relación entre el PIB per cápita y el grado de satisfacción general. No obstante, Easterlin replicó con otro artículo en colaboración: la cuestión sigue abierta.”

    Qué petarda, joder, qué petarda.

  139. Dígale a Calaza, Follan, que cuanto más siga por esa vía (puta/lesbiana/loca) más se le ve el culo, y que haría bien, en lugar de tirar fuegos de artificio, en explicar por qué intenta pasar por docta opinión un plagio en toda regla en un periódico de provincias. Dígale de mi parte también que los tipos que saben de economía por la meseta se ríen de sus bufonadas y que tiene dos salidas muy dignas: o comportarse como un economista profesional o como un periodista de opinión, pero que en plena senectud es bueno saber distinguir a uno y otro, y mejor aún saber cómo comportarse como uno de ellos.

  140. Está resultando un domingo casi perfecto. Hoy tocaba “trials”, es decir, competición interna en el grupo de bici. Hemos quedado otra vez en el parque de Walnut Creek y tenían reservada la pista “Windy Loop” perfectamente señalizada. Recorrido muy divertido, en forma de zetas muy cerradas con peraltes y algunas cuestas empinadas y pedregosas. Y siempre en sombra, es un bosque cerrado alrededor del pequeño cañón que forma el arroyo que da nombre al parque. Sin forzar mucho la máquina, he quedado el tercero (de 15), lo que indica que estoy en buena forma. Este parque promete, tiene tres zonas con varios “loops” cada una y se pueden empalmar rutas para hacer un recorrido a gusto de cada cuál. Luego hemos quedado para celebrarlo en una cervecería perfectamente ambientada para el Oktober Fest, carpas con bancos , mesas y camareras pechugonas vestidas de bávaras, donde hemos disfrutado de unas cuantas cervezas con su acompañamiento. Se estaba bien al solecito y con una brisa de lo más agradable. Hemos estado allí un buen rato, hasta que la gente se ha ido marchando a casa. Y al llegar a casa, me pongo a hacer zapping y he encontrado … ¡La Familia Monster!, una de las series más descacharrantes que recuerdo. Ya he visto dos capítulos y me parece que ahora empieza otro. Hay que disfrutar de estos pequeños placeres según se presentan.

  141. Hace mucho tiempo que me das pena Pirada Jenia. Ahora empiezas a darme asco.
    Calaza hace màs de veinte años que abandonò la economìa profesional para no tener que respirar el mismo aire fétido que tù y demàs ralea. No obstante, de momento esos economistas de la estepa no han venido a enmendarle la plana. Dos ejemplos:
    Aquì Calaza se cargò la reforma electoral del PP sin que nadie le enmendase la plana (ni del PP ni de los otros):
    http://www.farodevigo.es/opinion/2014/08/31/eleccion-directa-alcaldes-segunda-vuelta/1084949.html
    Y aquì se cargò la Teoria de Juegos sin réplica posible:
    http://www.farodevigo.es/opinion/2015/06/07/problema-griego-espanol-teoria-juegos/1255072.html

  142. No entiendo el reproche que le hacéis a Calaza. Dice “Enlazando con el pensamiento de Deaton, Gilovich y Kumar (2014) y Gilovich, Kumar y Jampol (2014) demostraron en sendos artículos que…” y a continuación lo que demostraron. Hablar de plagio cuando el autor cita las fuentes es un despropósito. Además las referencias son tan claras y explícitas que resulta fácil llegar a los artículos. En los artículos de periódico no se ponen notas a pie de página. De hecho ni siquiera suelen publicarse este tipo de artículos.

  143. 18 de octubre de 2015 a las 22:23
    Follandeiro (sì, joder, Follan d’Eiro)

    Tranquilícese, maestro, que yo le sigo queriendo.

  144. El exceso de tecnicismos y de citas bibliográficas, hace que los artículos de opinión del Faro sean un género en sí mismos. Tal heterodoxia, como bien apunta Pirate, resulta en un engendro a menudo confuso pero que tiene su público. Hay gente pa tó, que decía el Guerra.

  145. Yo no he hablado de plagio, sino de no entrecomillar una cita literal. El problema de fondo, como también reconoce Perroan, es que este tipo de articulos no son propios ni habituales en una columna de opinión.

  146. Parecéis Titanics buscando vuestro iceberg. (trad.: parecéis putos crios).
    Leí el articulo de Calaza, y entendí perfectamente que desarrollaba las teorías de los ínclitos citados.
    Pirate, retire esas tontas imputaciones. Calaza, retire esos epítetos… venga, va…Jodidos egos, que ya son mayores para que les dé un patatús por tonteras.

  147. 18 de octubre de 2015 a las 22:28
    Perroantonio

    No, Perro, no: toda la columna es un corta y pega en la que en algún momento cita a Gilovich, pero que cierra a modo de conclusión “de autor” con un párrafo tomado literalmente de otros; punto pelota. Alternativa: que Calaza se matricule en el grado en economía; estamos tan sobrepasados con los plagios que hasta le aprobaríamos, y más sabiendo que ya tiene descuento en el bonobús, el pobre. Con los jubilados nos pasa como con los presos, que siempre levantamos un poco la mano.

  148. Bueno, Pirada, si tratas a la gente de senil habrìa que tratarte de menopausica. No lo haré porque soy de buena cuna y ademàs es tan natural que no veo en qué podria ser ofensivo como no puede ser ofensivo envejecer. Me entiendes?
    Y ahora al grano. A qué viene toda esa mala baba?
    Los que son plagios son los articulos sobre Deaton que publicò la prensa. Algunos economistas lumbreras de esos de los que hablas, o insinuas. El articulo de Calaza intenta explicar, aportando referencias: a) que Deaton es un heterodoxo (raro que le den el premio a alguien como él); b) que segùn ciertos estudios, que se citan, esa heterodoxia quizàs esté justificada.

  149. Para gobernar tu propia vida hacen falta tres cosas:
    1. Estar en buena forma física y mental.
    2. Tener una fuente de ingresos estable.
    3. No ser reo de ningún chocho.

    (No cumplo con ninguna de las tres, ya no voy contigo a la ópera. Qué lástima, con lo feliz que me hace la ópera.

    Hay gente pa tó, que decía el Guerra.

    (Parece mentira, Marqués, que no sepas que eso eso lo dijo primero que nadie, El Gallo.)
    ————————
    (Buenas noches, gentes.)

  150. Hombre, Kenzo, un principio que caracteriza la inteligencia es comparar lo comparable. Ese “parecéis” no viene a cuento.
    La Pirada abriiò fuego sin màs tratando de plagiador a Calaza, mutilando un texto. Demostrada su mala baba sigue insistiendo.
    Qué debo retirar concretamente? No jodas, tìo.

  151. Bueno, amor, yo pienso que Calaza va en el AVE con descuento porque todo el Universo Mundo sabe su edad, ya que cada año esperamos en ascuas su Nobel; en cambio, yo no soy menopáusica porque no lo soy, ¿verdad?, que si lo sería aquí paz y después gloria. Pero no estamos hablando aquí de edades ni de preferencias sexuales – su mariconería y demás-, sino de cosas más serias. Por ejemplo: ¿por qué Deaton y no Atkinson? Tengo mi opinión. O, más allá de premios y teorías, ¿por qué no cuenta Calaza en que nos pueden tocar las enseñanzas de Deaton? Calaza escribe una columna de opinión – bueno, ya hemos visto hoy que no exactamente- , que es como quien dice tiene un altavoz al mundo, ¿qué opina sobre ello? Porque para reseñas académicas, ya tenemos unos cuantos journals, y además son originales.

  152. Vengo de ver el documental que una nieta de Salvador Allende ha rodado sobre su abuelo. La película es tan ingenua que no he podido sino alabarla cuando, en lugar de emborracharnos como cerdos y asaltar Berlín, nos hemos tomado un café con pastas.

  153. O sea, ademàs de explicar a Deaton también explicar a Atkinson. Y todo eso en el mismo artìculo. Es decir, dos reseñas. Y por qué no también a Pasinetti, que es quien màs lo merece. Hoy tocaba Deaton. No tocaban ni Atkinson ni Pasinetti ni Jacques Drèze.
    No seràs algo retrasada mental?
    Puedes citarme alguna reseña original de algùn periodico, en inglés, francés español que se haya escrito estos dìas?

  154. Joder, Brema, esas pelis solo se van a ver si para acompañar a alguna maciza progre. En caso contrario no sé de qué te quejas;

  155. 18 de octubre de 2015 a las 23:31
    Follandeiro (sì, joder, Follan d’Eiro)

    Una no, varias. Pero has esquivado la pregunta. ¿No serás algo retrasado mental?

  156. 18 de octubre de 2015 a las 23:34
    FOLLANDEIRO (SÌ, JODER, FOLLAN D’EIRO)
    Joder, Brema, esas pelis solo se van a ver si para acompañar a alguna maciza progre.

    Iba con tres, que es como decir que no iba con ninguna, aunque macizas, guapas y divertidas lo eran un rato.

  157. varios? Mejor. Citame varios artìculos origianles en relacion con el premio de Deaton
    Lo que para ti pueda ser original a lo mejor para otros no lo es.
    Sé honesta contigo misma y reconoce que en tu vida, hasta hoy, habias oido hablar de Gilovich y alii. Reconòcelo y cerramos el tema.
    A Deaton si lo conoces por el manual con Muellbauer pero a los otros no los conocias.
    En fin, qué màs da.

  158. 18 de octubre de 2015 a las 23:56
    Follandeiro (sì, joder, Follan d’Eiro) . .

    Lo que para ti pueda ser original a lo mejor para otros no lo es.

    Coño, por fin lo ha pillado.

  159. Propongo en primer lugar la sustitución de términos tan intratables como los de felicidad e infelicidad por los de bienestar y malestar.

    A continuación sostengo que sentimos bienestar o malestar sólo cuando se produce un cambio en nosotros; lo primero, si el cambio consiste en una mejora, y lo segundo, en caso de que haya tenido lugar un empeoramiento. Si no se produce ningún cambio -esto es, en condiciones normales-, podría decirse que sólo nos sentimos estar, aunque no soy partidario de que se diga tal cosa, porque incluso la mera la sensación, si se produce como Dios manda, acompañada de la conciencia de que se tiene, parece tener mucho de respuesta a un cambio. Ya se sabe que, aunque lo haga, no oímos el tic tac del reloj.

    Por estas razones, quien sea partidario de las ayudas al desarrollo, para que así sean más “felices” sus beneficiarios, debe asumir que el proceso puesto en marcha, ése que llevará al ayudado de un estado a otro mejor, no puede parar, porque en el momento en el que lo haga se acabará el bienestar sentido gracias a esa muda permanente.

    Dicha exigencia de seguir siempre adelante, excesiva a mi juicio, debería hacer que limitáramos nuestra solidaridad a la reparación de aquellas situaciones en las que se ha producido un empeoramiento repentino, fulminante, de los que provocan un dolor insoportable; aunque no se me quita de la cabeza la idea de que, si el daño no puede ser reparado, y por tanto se convierte en crónico, dejará de sentirse el malestar inicial.

    Igual lo mejor es no hacer nada.

  160. 18 de octubre de 2015 a las 17:05
    PERROANTONIO

    Además, quién sabe si esos pobres de espíritu que no se detienen ante el cuadro y se conforman con la foto, no lo miran y remiran luego en sus pantallas y buscan hasta la última referencia en las enciclopedias.

    No, no hacemos eso.

  161. Si tengo que decir la verdad, confieso que apenas miro los cuadros porque toda la energía se me va en hablar mal de los que están haciendo las fotos.

  162. Al leer el texto de Colaza, creí que el resumen sobre el que se ha discutido era de él; pero, como acababa de dar las referencias adecuadas, me parece muy exagerado hablar de plagio. Lo único que echo en falta en ese resumen es que Calaza no se haya tomado la molestia de cambiar un par de verbos y otro de adverbios, cosa que se hace a veces precisamente para evitar acusaciones parecidas. Pero, aunque no ha hecho tal cosa, el resultado es el mismo que si la hubiera hecho: un artículo muy útil por la cantidad de información que aparece en él. Y esto es lo que importa. Comprendo que a Pirata no le dé la gana tolerar el mínimo desvío en asuntos de autoría; pero, habiendo en el artículo mucha sustancia sobre la que meditar, yo siento hacia su autor la gratitud que reclama.

Los comentarios están cerrados.