Colegios de la infancia

Domingo Savio
Por Zeppi.

El otro día se hablaba aquí de los colegios de la infancia. Yo empecé en un colegio municipal de mi pueblo que llevaba el pomposo nombre de Cruzados de la Enseñanza. Lo dirigía un tal Don Evencio, maestro nacional con vivienda en el mismo edificio escolar. Atendía a alumnos de todas las edades como podía, dedicando a cada uno el tiempo y los recursos que consideraba oportunos. En el recreo, los más mayores y los más brutos (no siempre coincidían) imponían su ley sin ningún miramiento. Tengo grabado en mi recuerdo el día en que estábamos todos en clase y don Evencio no llegaba, con lo que se había formado el habitual galimatías. De pronto, Chema Silva se asomó por la puerta y gritó: “¡Que se ha muerto don Evencio!” . Toda la clase salió en estampida celebrando la noticia y sin dedicar un pensamiento a la memoria del maestro. Sic transit gloria mundi.

De ahí pasé a un colegio estatal, el General Zumalacárregui, en la calle Bravo Murillo, al lado del cine Europa. Educación nacional-católica de estricta observancia, se cantaba el Cara al Sol y otros himnos del Régimen (recuerdo en particular el Montañas Nevadas) con cualquier motivo. También recuerdo el Himno Nacional con la letra de Pemán. Y después, el esperado “¡Rompan filas!” con el que nos dispersábamos lo antes posible para dedicarnos a cosas de mayor interés para nosotros. Siempre he pensado que los himnos nos sirvieron sobre todo para aprender vocabulario, no creo que entonces captáramos la épica que intentaban transmitir aquéllas palabras rimbombantes y para nosotros poco comprensibles.

Mi paso a los Salesianos de Estrecho no estuvo exento de algún trauma. Mal que bien me había habituado al entorno del Zumalacárregui y había llegado a tener una cierta ascendencia entre los compañeros. Siendo un buen jugador de fútbol, estudiante con buenas notas y veterano del comedor (me pasaba prácticamente todo el día en el colegio, pues luego estaban las llamadas “permanencias”, por las cuáles nuestros padres nos recogían más tarde de lo habitual), reunía todas las condiciones para formar parte de una rara élite que hasta disfrutaba de aquél régimen de enseñanza y le sacaba el máximo partido posible. Aunque el nivel cultural general supongo que no sería muy alto, hasta los Salesianos se quedaron sorprendidos con el conocimiento de Matemáticas que mostré en la prueba de nivel, gracias a un profesor (don Rafael) que nos las enseñó con métodos muy eficientes (recuerdo la famosa “prueba del nueve”, de la que siguientes generaciones no habrán oído hablar).

En los Salesianos todo cambió de repente. Pasé de estar en la clase de los más mayores a estar en un curso de los más pequeños. Yo entré en 3º de lo que luego sería la EGB y por debajo de nosotros solo estaban los de 2º. Por encima, todos los demás. En el patio contábamos menos que Zapatero en Europa, y los mayores abusaban de su superioridad sin contemplaciones. Además, como para reafirmar su autoridad entre los recién llegados, los curas sacudían unas hostias como panes y, al menos a mí me lo parecía, siempre nos tocaba a los nuevos. En el Zumalacárregui ya había visto algún exceso que otro, pero afortunadamente nunca me tocó a mí. En los Salesianos recibí unas cuantas hostias nada más llegar. Con el tiempo me fui dando cuenta de que era una técnica bastante efectiva de control, demostrar desde el principio quién manda. Y a la larga, proporcionaba un cierto sentimiento de protección: los curas se paseaban por el patio y no permitían abusos de mayores a pequeños que fueran más allá de lo razonable. A cualquiera que se extralimitara le podía caer un hostión de los buenos , y eso mantenía el orden en la selva del patio en su justa proporción.

La liturgia de las formaciones y los himnos fue sustituida por la de las misas, oraciones y celebraciones religiosas, lo cual creo que nos ha vacunado a gran parte de mi generación contra todo tipo de manifestaciones multitudinarias de culto a lo que sea. Con el tiempo nos fuimos dando cuenta de que, a pesar de las similitudes, también había grandes diferencias entre los profesores del régimen y los curas. Estos eran por lo general, con algunas excepciones, mucho más cultos que aquéllos, y esto se traducía en un mayor nivel cultural general y una cierta sensación de apertura. Aunque parezca paradójico, los curas eran mucho más progresistas en todos los aspectos.

Pasé allí el resto de los años de mi vida escolar, hasta COU, y con el tiempo fui escalando posiciones en la jerarquía hasta llegar a un nivel de disfrute igual o superior al del Zumalacárregui. Cambié el fútbol por el baloncesto, donde había mucha menos competencia, y junto con mi colega El Búho (compañero también del Zumalacárregui y con el que mantengo una sólida amistad, a pesar de lo cabronazo que es), llegamos a formar una pareja de leyenda. El Búho es con diferencia el mejor jugador que he conocido, con una agilidad felina, una capacidad asombrosa de ver posibles entradas y anticipar la jugada (sus pases sin mirar eran dignos del mejor Delibasic) y sobre todo, unas ganas de ganar que hacían que estar en su equipo fuera casi una garantía de victoria segura. Yo me especialicé en el tiro exterior a media y larga distancia (entonces aún no se había inventado lo de los triples) y llegué a conseguir porcentajes espectaculares (esta habilidad la mantuve hasta bastante tiempo después; recuerdo un partido en la liga interna de Industriales, en el equipo contrario jugaba Juanma López Iturriaga, pero yo tenía el día tonto y lo encestaba todo, hasta que Iturriaga , desesperado, les dijo a los de su equipo: “¡venga tíos, dejad de marcarle, a ver si así se aburre de una puta vez!”). Nuestra reducida estatura (El Búho mide 1’75 y yo algo menos) frustró una prometedora carrera en el deporte de la canasta.

Volviendo al colegio, a medida que avanzábamos de curso y aprendíamos cosas cada vez más difíciles, nos fuimos dado cuenta de que el nivel era muy alto, comparado con otros colegios del barrio. Como los curas eran casi todos de letras, para las asignaturas de ciencias contrataban a profesores externos. Y la terna que le tocó a mi generación fue algo irrepetible. El UFO, el Pincho y el Frutos, alternándose en Física, Química, Matemáticas y Biología nos dieron una base fundamental para nuestros posteriores estudios superiores. Siempre he pensado que la Química universitaria no fue más que una mera extensión, algo peor explicada, de lo que ya nos había contado el UFO en BUP y en COU. Años después, unos cuántos alumnos fuimos a verle a su trabajo (trabajaba en el Instituto Nacional de Meteorología) para agradecerle sus clases y su dedicación. Y el hombre se emocionó, aunque intentó mantener el aura de superioridad que debe mantener un profesor ante sus alumnos.

Y aquí termina mi relato sobre el colegio. Dejo fuera a mucha gente valiosa, tanto profesores como compañeros (y ciertamente, algunos de ellos merecen capítulo aparte: otro día si me animo les dedicaré una entrada). La cosa terminó haciendo el COU y la Selectividad, y con el hijoputa del psicólogo persuadiéndome, con malas artes, para que hiciera Industriales, en vez de Físicas, como yo tenía pensado inicialmente. No todo van a ser buenos recuerdos.

Adenda
Un detalle importante es que toda mi educación transcurrió en un entorno estrictamente masculino. La educación mixta llegó justo en el curso posterior al nuestro, pero nunca he considerado que fuese una diferencia significativa. Teníamos el colegio de las Salesianas de Villaamil a tiro de piedra, lo que nos facilitaba el tontear (al principio, y luego algo más) con el sexo femenino. Nunca he comprendido esa especie de fascinación y esa especie de complejo de inferioridad que algunos tenían hacia las mujeres. Cinco hermanas son una muestra suficientemente representativa como para asegurar que son básicamente iguales a nosotros (es decir seres contradictorios, egoístas y generosas, capaces de lo mejor y de lo peor) con las diferencias fisiológicas evidentes (y sus consecuencias). Durante mucho tiempo me hacía reír que algún compañero me confesara estar enamorado de alguna de mis hermanas. Pobre infeliz, pensaba yo. Luego llegué a comprender que las razones del enamoramiento son inexplicables. En resumen, que la educación separada no me produjo ningún trauma. No sé si me perdí algo (eso que lo digan los que tuvieron educación mixta) pero no soy consciente de haberlo echado de menos.

195 comentarios

  • Me gusta la entrada; enhorabuena Sr. Zeppi. Ya no se canta en los colegios. Creo que mi curso fue el ultimo en cantar la tabla de multiplicar y aquello de España limita al norte con los Pirineos y el Mar Cantábrico, etc. También cantamos mucho el Himno al Apóstol para peregrinar a Santiago un año santo, modernos que éramos, mucho antes de que volviera a ponerse de moda.

  • Doy fe de las hostias salesianas. Ahí comulgamos muchos a finales de los sesenta; nada especial.
    Pero muy pocos disfrutamos, en la más tierna edad escolar, los pellizcos de monjas de obediencia francesa. Eso nos hizo para siempre cosmopolitas.

  • Mucho salesiano por aquí. Sería mentir decir que tengo mal recuerdo de ellos, bien es cierto que entonces despotricaba de toda aquella parafernalia, de sanjuanesboscos y, sobre todo, de santodomingossavios (¡antes morir que pecar!) pero mi posterior trato con los jesuitas me hizo apreciarlos.
    Hoy me resultan hasta entrañables aquellos desvelos de Don A, leyendo por el patio, año 1976, “para ver qué es todo eso de la democracia”. Me pregunto que leería aquel hombre.

  • Al hilo de un comentario que ayer hizo Gachó y nomás para pegar algo que comenté de pasada y que en su momento pasó desapercibido, una prueba más de que el delirio viene ya de lejos:

    Las palabras en negrita y los corchetes son míos:

    “El Parlament aprobó por unaminidad una proposición no de ley que insta a la Generalitat a hacer gestiones [¿ante quién?] para que las películas en lengua catalana puedan optar directamente al Oscar al mejor filme en lengua no inglesa”.

    Cosa que, como dije, ya se podía (y sigue pudiéndose) hacer sin necesidad de ninguna gestión, aunque ninguna de sus señorías se hubiera molestado en leerse las bases del premio.

    Y casi lo más gracioso:

    Esta reivindicación está sujeta a que la Generalitat estudie la posiblidad de que los estados con más de una lengua oficial puedan presentar varias películas“.

    Parece ser que en Hollywood siguen estudiando con atención la reivindicación catalana.

    http://hemeroteca.lavanguardia.com/preview/1998/01/24/pagina-16/34600807/pdf.html?search=obrir

  • Esto me ha hecho mucha gracia:

    Durante mucho tiempo me hacía reír que algún compañero me confesara estar enamorado de alguna de mis hermanas. Pobre infeliz, pensaba yo. Luego llegué a comprender que las razones del enamoramiento son inexplicables.

    Y lo demás, también. Una lectura muy grata, Zeppi, como siempre.
    Adenda: “ADEMDUM”, ¿eh? Mecáchips.

  • (Es que ellos lo que querrán es que las películas les representen a ellos, a los catalanes, no a todos los españoles como sucede ahora. O sea, España presentaría una, y ellos otra. Pero seguro que a Eurovisión no piden ir, porque claro, eso es kitchs, eso no queda intelectual (¡Con lo que mola eurovisión)
    ———————————————————————————
    (Zeppi:creí que ibas a hablar de tu exilio en Austin, la verdad.
    Del colegio podemos hablar todos. A mí me obligaron a hacer de Blancanieves con cuatro años y a que el principe (el sobrino de la seño – una psicópata- ) me arrease un beso en los morros. Eso te perdiste.)

  • El psicólogo persuadiéndole de que haga una ingeniería en vez de Físicas me ha parecido diabólico, y me ha recordado a una amiga a quien la profesional correspondiente del colegio de monjas correlativas mandó a hacer Secretaría en vez de BUP. Cuando acabó Secretaría hizo BUP, pero estaba muy afectada por aquello.

  • EDUCACIÓN SENTIMENTAL
    El día que mis padres me dejaron en la puerta del Colegio de los Agustinos en El Escorial empecé a ver la vida de color ala de mosca. A mí aquel edificio carcelario, el monasterio, me sobrecogió. Pero no tardé en sobreponerme. A mi llegada a la camareta, así llamaban a unas sórdidas celdas compartidas que daban al Patio de los Reyes, me esperaba la “amable bienvenida” de mi compañero de encierro. Al levantar las sábanas para acostarme, apareció un murciélago que simulaba haber eyaculado (era leche condensada) sobre mi cama. El muy lerdo se reía de la bromita. Era de Monóvar, el hijoputa. Se le heló la sonrisa cuando le dije: “Azorín, por mis huevos que te jamas el ratón”. Yo apenas tenía entonces trece años, pero había incubado una mala hostia patológica. Se quedó para siempre con el mote de Azorín, amén de cierta aprensión cuando comía carne. Pronto comprendí que aquellas alimañas, que hacían buenos a los padres Agustinos, solo entendían el lenguaje de la violencia. La siguiente hazaña me procuró fama de justiciero que para esas bestias era el único valor aceptado en su código carcelario. Me molestaba que en el desayuno, junto con un vaso hirviente de cacao, nos dieran unas galletas María, mientras que los curas saboreaban unas sustanciosas Chiquilín. Aquello me parecía cruel discriminación, por lo que organicé una razzia nocturna a las despensas para proveernos del néctar de Artiach. El alijo fué importante, no menos que la correctiva que nos aplicaron: una semana sin cenar. Organicé sin dilación la contra ofensiva . Por los ventanucos que daban al Patio de los Reyes, desde nuestra camareta, orinábamos al sonar todo los cuartos, tras la retreta. Al principio bebíamos agua del grifo para mantener nuestra venganza diurética. Pero luego, aburridos, y a despecho de las serranas heladas, nos masturbábamos de forma compulsiva. Era lo menos que se podía hacer, en un monasterio en el que hasta los murciélagos eyaculaban

  • Chicos, chicos, a las niñas nos aburren memorias de la putada mili y recuerdos de patios de colegio.
    Es un comentario para tocar las narices ya de mañana, sí.

  • Háblanos de tu primera vez, Tareiza.

    Zeppi, mis salesianos fueron posteriores y tampoco eran clases mixtas. Lo de no mezclar niños y niñas me parece un error anticonstitucional.

    He oído esta mañana a Manuilski Karmenova presentar la nueva campaña del Ayuntamiento. Lo más fascinante es que los ceniceros llevarán impreso un lema que la alcaldesa quiere mantener en shecreto para alimentar nueshtro interésh. Sí, está confirmado que ha llegado por fin la verdadera democracia a España.

  • Zeppi, qué recuerdos me ha traído su entrada. Mis abuelos vivían a espaldas del Zumalacárregui (hoy Jaime Vera) y mi tío menor salió de allí precisamente a raíz de un hostión que le propinó un cuervo. Un hostión que llovía sobre otros hostiones anteriores. La que se lió aquel día en el barrio fue parda. Quiso la mala suerte para el cuervo que al llegar C., ocho años, el “fideo rubio”, con la mano marcada en la cara, estuviesen en casa su hermano y un primo ya jóvenes que tenían ganada fama de ser lo más pendenciero de la provincia de Teruel (y quien conozca Teruel sabrá qué altas cotas pueden alcanzarse allí), quienes a pesar de las súplicas de mi abuela salieron escopeteados a vengar al muchacho, es decir, a romperle la crisma al cuervo. Yo llegué en el último acto: el cuervo con el labio partido, mis tíos, una pareja de guardias dispuesta a llevárselos detenidos, C., el director del colegio, mi abuela y un público nutrido de espectadores sedientos de sangre a las puertas del colegio, cada cual enviando su mensaje a gritos. Al fin llegó mi abuelo, aragonés de pocas palabras, y dijo sólo: “La cosa se ha acabado. El chico no vuelve más. Guardia, acompáñeme a comisaría a poner la denuncia”. C. no regresó al Zumalacárregui y acabó sus estudios en la misma escuela en que estaba escolarizada yo; y así el cuervo, sin saberlo, me regaló otro hermano.

    He de anotar, para que se entienda por qué los guardias obedecieron dócilmente a mi abuelo: por poco más que aquello su abuelo había matado a un hombre en Alfambra hacía ochenta años; por poco más su padre había matado a otro, en Celadas. El mismo había guardado ovejas a veinte bajo cero desde los siete años, había hecho la mili en África y fue después de la guerra desactivador de explosivos, árbitro de boxeo y taxista nocturno en La Habana. Así que sabía hasta dónde era capaz de llevarlo la sangre y era por eso un hombre rígidamente autocontrolado; pero también llevaba el pasado en la mirada, y la mirada decía: “Pocas bromas”.

  • Por este orden; me aburren tremendamente las conversaciones de chicas sobre su primera vez, en lo qué sea, partos y problemas del sentimiento-semenal. Y después esas batallas de chicos en su patio de recreo, mili o hazañas en cama.

    Yo quiero que se discuta sobre Kant o el romanticismo alemán. De libros y las calzadas romanas de Lugo, sólo con Satur.

  • En los colegios actuales hay menos violencia que nunca. Lo que ahora se llama bullying es mas viejo que la tos. Antiguamente las hostias te podían caer desde tres frentes:
    1. Los maestros, laicos o seglares.
    2. Los compañeros de escuela.
    3. Las bandas de golfos apandadores que reinaban en los barrios a sus anchas.
    Hoy el problema es solo con los compañeros y aunque en algunos casos pueda llegar a ser un asunto grave, no hay comparación con los buenos tiempos.

  • El relato de Pirate supura anticlericalismo rabioso. Nunca me gustaron los curas ni las monjas pero hay que admitir que su labor educativa fue en muchos casos admirable.

  • Y dónde está Adapts mi amor? No quiero ni pensar que le sedujo una linda jovencita y lo llevo a su colegio mayor en plan El seductor, aquella peli de Clint eastwood.

  • La palabra progresista me genera muchas dudas, me recuerda a Espartero y a Zapatero por igual. Y luego lo que más me confunde es que todo el mundo habla de ser progresista como virtud.
    PROGRESISTA
    1.adj. [Partido] liberal de España que buscaba el más rápido desenvolvimiento de las libertades públicas.
    (EHHH?)
    2. adj. y com. Del partido progresista o relativo a él: bienio progresista.
    (Este es Espartero, me imagino)
    3. De ideas políticas y sociales avanzadas enfocadas a la mejora y adelanto de la sociedad: es muy progresista a pesar de su edad.
    (esta última definición describe claramente a Zapatero)

  • 30 de septiembre de 2015 a las 12:57
    FOLLANDEIRO (SÌ, JODER, FOLLAN D’EIRO)

    Alguien dijo, y no me da la memoria para recordar quien, que el “Galleguismo es el interés inteligente por las cosas de Galicia.” Es una frase que me gusta porque me deja un margen para sentirme gallego a pesar de los imbéciles e escuros que antes, fantasmales, se situaban fuera de Galicia y que hoy, muy corpóreos, la pueblan. El truco está en que donde dice Galicia puedes poner cualquier cosa y donde dice galleguismo cualquier ismo derivado de la anterior. La única palabra relevante en esa frase es inteligente y los nacionalistas la desprecian.
    Siga restregándosela.

  • Tsevanrabtan sacude (otra vez) a Jabois.
    Se queja el primero de manipulaciones periodísticas, a cuento de si el Gobierno ha influido en la decisión de que se impute ahora a Mas y otros por lo de la consultita.

    “Otro ejemplo sobre el mismo asunto (manipulación) :(…) Manuel Jabois atribuyendo al Gobierno algo, esta semana, que no especifica, pero que convierte a Mas en Truman …”

    Por esta frase de M. (el destacado es mío):

    “Esta semana, otra vez (Artur Mas) a punto de caer, el Gobierno español le ha vuelto a poner de urgencia la capa de superhéroe de las libertades. “

  • Sífilis, estoy convencido. Yo también quiero que se hable de mis cosas. Pero aquí se me ningunea sin tomar en cuenta ni mi sexo ni las circunstancias.

    Voy a fingir un desmayo.

  • Uno, malpensado por naturaleza, hasta sospecha que el tal Figueroa es un invento de Calaza para haber escrito la antológica misiva de respuesta.

    Sea como fuere, ¡qué mejores palabras para inscribir en la propia lápida que éstas!:

    AQUÍ YACE…
    AMADO ESPOSO
    Y
    AVEZADO LIBELISTA.

  • 30 de septiembre de 2015 a las 12:51
    Tareixa . .

    Y dónde está Adapts mi amor?

    Bregando con una carga de trabajo inusualmente absorbente, Bella Tare.

  • (A mi no me parece que Tsevarantan “sacuda” a Jabois. Tiene una simple pataleta. Además no hay más que ver cómo van las rifas por ambos)
    (Qué especialmente bien se lo ha pasado Calaza escribiendo la carta de hoy. Se le adivina la sangre chorreandole por las comisuras)

  • Esto me ha hecho mucha gracia:

    Durante mucho tiempo me hacía reír que algún compañero me confesara estar enamorado de alguna de mis hermanas. Pobre infeliz, pensaba yo. Luego llegué a comprender que las razones del enamoramiento son inexplicables.
    Y lo demás, también. Una lectura muy grata, Zeppi, como siempre.
    Adenda: “ADEMDUM”, ¿eh? Mecáchips.

    Pues así eran las cosas. Un día estábamos hablando sobre lo fácil o difícil que resultaba relacionarse y hacer amistades en la clase, y se comentaba cómo Zeppi O Alejo hacían amistades fácilmente, y gente como Collado o Casas no lo conseguían por mucho que lo intentasen. Entonces Federico Arroyo, sin duda el Bart Simpson de la clase, zanjó la discusión diciendo: “Casas y Collado, hijos únicos, Alejo, cuatro hermanas, Zeppi cinco. ¿lo queréis más claro?”. Seguramente tenía razón.

    En cuanto a lo de Ademdum/Adenda, ¿no es igual que lo de currículum/currícula? Queremos saber …

  • Yo fui al colegio público con una decena de gitanos en clase. Las gitanas tiraban de los pelos para qué os cuento, alguna vez me quedé sin media peluca, pero ellas no se fueron de rositas porque yo era buena dando patadas en esos culos gordos alimentados con flautas de mortadela y chorizote.
    Y hasta aquí puedo leer.

  • gachoinlowercase 30 de septiembre de 2015 a las 13:56

    (A mi no me parece que Tsevarantan “sacuda” a Jabois.

    Vale, vale, elige el verbo que quieras; es torpeza mía al redactar, no pretendía magnificar la opinión de Tse sobre el artículo de M., solo comentarla aqui.

    Porque lo que me interesa es:
    – En ÇhøpSuëy, ¿qué pensamos, (en este caso en concreto), que el Gobierno ha usado (en cualquier grado: ordenar, retrasar, aconsejar, influir, sugerir, insinuar) los tribunales a su favor (el TSJC concretamente) o que estos han actuado con independencia?

    Porque ustedes vienen aqui y sueltan sus cosas, pero yo vengo a saber qué postura defender en los debates de sobremesa

  • MARQUESDECUBASLIBRES
    EDUCACIÓN SENTIMENTAL
    El día que mis padres me dejaron en la puerta del Colegio de los Agustinos en El Escorial empecé a ver la vida de color ala de mosca. A mí aquel edificio carcelario, el monasterio, me sobrecogió.

    Marqués, es que usted pasó por la cúpula del sistema educativo: los internados. Incluso los veteranos del comedor, las permanencias y los campamentos de verano reconocíamos que los que estudiaban en internados estaban en un escalafón superior y les reconocíamos la superioridad jerárquica. Mis primos pasaron caso todos por los Agustinos y las historias que contaban hacían palidecer a las nuestras.

  • 30 de septiembre de 2015 a las 10:36
    GACHOINLOWERCASE
    ———————————————————————————
    (Zeppi:creí que ibas a hablar de tu exilio en Austin, la verdad.

    Aún no estoy preparado, no sería objetivo. Pero todo llegará. Mañana viene mi hija mayor a verme, estará conmigo una semana y tenemos planes de pasarlo en grande. Ya les contaré.

  • Tareixa, como no he hecho la mili no sé qué hacer, me parece que mis manos no son dignas de posarse sobre su vestido, pero dado que al desmayarse caerá al suelo me veo obligado a sujetarla. Hago bien? Puedo preguntarla a qué se dedica? Cual es su profesión? Estudia o diseña? Organiza usted fiestas benéficas a las que asiste la alta sociedad?

  • MARQUESDECUBASLIBRES
    El relato de Pirate supura anticlericalismo rabioso. Nunca me gustaron los curas ni las monjas pero hay que admitir que su labor educativa fue en muchos casos admirable.

    Marqués, si Pirate se refiere a alguien del Zumalacárregui, alllí no había curas, eran todos seglares, maestros del Régimen. Lo de llamarle cuervo puede inducir a confusión, Pirate aclárelo para disipar su supuesto anticlericalismo.

  • Precisamente tengo un cuñado viviendo en Houston, una cuñada en Santa Fe y una sobrina en San Antonio.

    Al primero le fui a ver hace 4 años: NY -> Houston -> New Orleans y vuelta. Ahora me gustaría volver, con otro itinerario: San Francisco /Los Angeles,luego en coche a Las Vegas y de alli a Houston

  • Es cierto que en nuestra época el “internado” era la cúpula del sistema educativo, pero aún había una vuelta de tuerca mas, los llamados “correcionales” cuyo epítome era Campillos en la provincia de Málaga. Aún recuerdo como los Macías y sus carceleros se paseaban por el patio en un Vespino para así controlar mejor a la canalla que allí habitábamos.

  • 30 de septiembre de 2015 a las 15:01
    Zeppi

    No lo puedo ni quiero disipar, Zeppi. Tengo el peor de los conceptos de esa subespecie de católicos a los que llamábamos cuervos (que no eran exactamente todos los curas, sino, bueno, ustedes ya saben: ésos, ciertamente destacados en número e influencia por aquellos años). Por otro lado, fue un cuervo, el cuervo que enseñaba religión en el Zuma, quien abofeteó a C.

  • 30 de septiembre de 2015 a las 15:06
    MARQUESDECUBASLIBRES
    Es cierto que en nuestra época el “internado” era la cúpula del sistema educativo, pero aún había una vuelta de tuerca mas, los llamados “correcionales”

    Cierto. En mi breve y circunstancial paso por la Sagrada Familia de Sigüenza ví cosas que no había creído de no haberlas visto en persona. Pero me quedé con la certeza de que el hombre, o como decía Martín Fierro, el que se tiene por hombre, se crece ante el castigo. Cuanto más se ensañaban con los chicos, más lejos llegaban estos en sus siguientes hazañas.

  • En cuanto a lo de Ademdum/Adenda, ¿no es igual que lo de currículum/currícula? Queremos saber …

    Yo juraría que puse Adendum …

  • Brema, Perkins, Figueroa aunque poco intervenia en el blog de Jabois.
    Creo que firmaba Alberto o Alberte, podéis recuperar alguno de sus posts?

  • (Bueno, yo mientras rescato éste:
    Follan d’Eiro comenta:
    Gómez, véteme organizando la contrarreforma en Cataluña. Mañana al amanecer quiero ver media Barcelona ocupada con la siguiente pintada: “Exigimos referéndum para defender lo más importante de la vida: la libertad. Exigimos referéndum por el derecho a portar armas”
    Si quieren referéndum van a tener referéndum. Espabila, joder.”

    ESCRITO EL 28.09.12 A LAS 20:26

  • Oiga, Sífilis, siguiendo con los íberos y el vasco —que según usted dice es la piedra rosetta de la civilización íbera— (lo cual que civilización me parece una palabra, no sé… como un tanto excesiva), ¿podría traenos algún texto íbero descifrado gracias a la piedra | harria? Puede investigar, que con internet es fácil. Quizá esté en la misma página que lo de los genes bereberes.

  • SALIR DEL ARMARIO

    Contra lo que pudiera parecer, en la distancia corta suelo ser un tipo bastante simpático y accesible. Hoy me ha sucedido, aunque adaptado a mi propio talante moderado y conciliador, algo muy similar a lo que contaba Holmes no hace mucho: signos inequívocos, me temo, de los nuevos tiempos que vivimos por estos pagos.

    Esta mañana me ha abordado, en el bar donde desayuno desde tiempos inmemoriales, un parroquiano habitual con el que he charlado de fútbol en alguna ocasión que otra.

    Ho tenim a tocar [estamos a punto o lo tenemos hecho] –me ha dicho sin venir a cuento.

    –¿El qué? –he preguntado a mi vez, pensando que se refería al barça.

    –La independencia. ¿Has oído lo que se le ha escapado a Junkers?

    –La verdad –le he dicho– es que prefiero que me corten la polla en rodajas muy pequeñitas a la independencia.

    La conversación ha fenecido ahí mismo.

  • Follandeiro (sì, joder, Follan d’Eiro) 30 de septiembre de 2015 a las 16:52

    Brema, Perkins, Figueroa aunque poco intervenia en el blog de Jabois.
    Creo que firmaba Alberto o Alberte, podéis recuperar alguno de sus posts?

    Me he metido ande nadie me llama y me ha dado una vuelta por el blog del Jabois, a buscar a ese Albert?.
    Sin éxito

    Pero me he fijado en el volumen y autores de los comentarios de Apuntes en sucio.
    En 2008, lo normal era leer bajo sus entradas NO HAY COMENTARIOS.
    De vez en cuando tres o cuatro comentarios de admiradores incondicionales, casi siempre con nicks femeninos – estoy por pensar que realmente se correspondían con admiradoras de carne y hueso.

    A partir de 2009 de vez en cuando aparecen comentarios de nickjornualistas, pero contaditos.
    Adrede, adrede con mil y un nick, JA Montano, Mercutio,Folland’eiro, el marqués y creo que ya por entonces Tareixa y Rockanbolesco.

    A partir de 2010, la invasión nickjournaliana es total, y a los anteriores nos unimos Bremaneur, Roxana, Errabundo, CC, Mandarin Goose, Desierto Polaco, ¡¡Aldeans!!, Satur ,Tsevanrabtan, Sr Verle, Goslum, yo mismo (y muchos otros, que tampoco quiero cansar) y los comentarios se multiplican.

    Me he reído con estos, pillados al azahar:

    Follan d’Eiro comenta:
    Ya no me haces gracia, Adrede, ninguna gracia. Se te ha ido el charme, para siempre.
    Escrito el 30.06.10 a las 18:47

    marquesdecubaslibres comenta:

    LA CELDA DEL MARQUES. Estreno estos dias mi nuevo pisito en el Eixample. He declinado responsabilidad en mi interiorista para que decida que poner en cada lugar, pero me he reservado para mi una pequena celda interior. Aqui he instalado un estrecho camastro, un crucifijo de Saltillo y un reclinatorio. No entrara hembra alguna en este recogido refectorio donde buscare sentido a mi ubicua existencia.
    Escrito el 24.06.10 a las 23:56

    M. comenta:

    Dos de los que me gustan mucho sus cuentos son Poe y Chejov. Pero como los que me cuenta Follandeiro para llevarme a la cama, ninguno.
    Escrito el 17.06.10 a las 19:23

  • La puta felicidad, Perroantonio, es lo que pensaba yo de los podemitas y 15emes: no les vale nada del régimen de 1978, hay que tirarlo todo y empezar de cero.

    Pero, claro, porque lo habría leído aquí y lo comenté en alguna sobremesa

  • Jeje, otro:

    M. comenta:

    Feliz año. Les quiero, ya saben. Bien es verdad que sobrio menos, pero les quiero, y debería bastarles. No se hagan daño, que vivimos poco.
    Escrito el 1.01.12 a las 3:33

  • Sobre los nacionalistas, esto de Montano en su último Zoom News me gustó, no tanto porque no lo hayamos ya comentado, como por la contundencia de esta frase:
    “cuando “catalán” no es un gentilicio civil y neutro, sino una denominación ideológica.”

    En los vídeos aparecen los candidatos de Junts pel Sí (“la nueva Trinca”, según Julio Tovar) hablando en nombre de “los catalanes”; en una abusiva primera persona del plural que hoy vemos que se corresponde con menos de la mitad del electorado. Para decirlo crudamente (haciendo algo que no se debe hacer con los nacionalistas, que es tomarlos en serio): para ellos, “los catalanes” son menos de la mitad de los ciudadanos de Cataluña. ¿Qué son, entonces, esos otros que numéricamente constituyen más de la mitad? ¿Esos que, puesto que no les han votado, no puede considerarse referentes de sus “los catalanes”? Parece claro que “no catalanes”. O extranjeros. Es lo que pasa cuando “catalán” no es un gentilicio civil y neutro, sino una denominación ideológica. Entonces en ese “los catalanes” de los nacionalistas, como en ese “Cataluña” de los nacionalistas, unos caben y otros no.

  • Funes, yo en el blog de Jabois inundaba mucho bajo tropecientos mil niks. Y me encantaba meterme con el señor Montano y que entrase al trapo. Le pido públicamente perdón desde esta casa.

    Más no me arrepiento de nadita.

  • Cui prodest? No es casual que se cite a Mas como imputado ahora y que deba declarar el mismo día que fusilaron al ciclotímico Companys. Providencial casualidad que echa un poco más de leña al fuego. El presidente del TSJC es un tal Gimeno Jubero, un tipo puesto ahí por los convergentes y que siempre ha remado a favor de la corriente del tres por ciento, o que se ha posicionado, aunque de manera ladina, a favor de la inmersión lingüística. Ahora que venga un iluminado que afirme que la agenda del TSJC la lleva el ministro de Justicia.

  • Bella Tare, ¿y ahí fue donde creó el inolvidable y muy recurrente personaje de los ayes, mareos, desmayos, furores uterinos y que se expresa como una buscona empapada en anisette y recién salida de una novela francesa del XIX?

  • Yo también quería decir algo y no me acordaba. Me hubiera gustado participar en la conversación entre Brema y sus cuates sobre el asunto de la energía. Seguro que se dijeron muchas tonterías. No es por ofender, es lo habitual cuando se habla de energía.
    La energía es un concepto que pertenece a los ingenieros (quiero decir, a su esfera de conocimiento y aplicación) y del que los físicos han pretendido adueñarse con una facundia notable. Los físicos pueden debatir hasta la extenuación cuántos ángeles caben en la punta de un neutrino y cuánta energía se necesita para ello. Pero los ingenieros saben que la energía es lo que mueve las cosas, levanta pesos y hace que los motores funcionen. El mejor y más elegante enunciado de la Segunda Ley (la más importante de la física), lo proporcionó un ingeniero, Sadi Carnot. Carnot buscaba construir la máquina térmica más eficiente posible. Partiendo de principios erróneos (por entonces los conceptos de calor y temperatura no estaban bien definidos), llegó a la conclusión correcta mediante un razonamiento acabado y sólidamente construido. Y todo ello haciendo uso exclusivamente de las propiedades macroscópicas de la materia. Es decir, que no necesitó hipótesis adicionales como que la materia está compuesta por átomos. Eso vino después, cuando los físicos metieron las narices y trataron de compatibilizar todos los puntos de vista. Empeño loable, pero hay que poner las cosas en su sitio. Los físicos se sacaron de la manga la Mecánica Estadística, que partiendo de la hipótesis atómica, se supone que deduce las leyes de la Termodinámica, entre otras cosas. Pero a cambio de introducir hipótesis adicionales y predicciones difícilmente verificables. El mero lenguaje de la Mecánica Estadística (colectivo microcanónico, colectivo gran canónico … parece jerga de psicólogo argentino), debería hacer desconfiar a más de uno. Para hacer compatibles los puntos de vista macroscópico y microscópico, la teoría propugna que un sistema pasa por todos los estados microscópicos posibles, si bien unos estados son más probables que otros. El sistema pasa más tiempo en los estados de mayor probabilidad, pero según la teoría pasa por todos los estados en algún momento, aunque el tiempo necesario para alcanzar un estado poco probable tienda a infinito.
    Concretando, que diría alguno de por aquí, y por poner un ejemplo que conozco bien, si tenemos una cámara de bicicleta perfectamente hinchada y dejamos escapar el aire a través de la válvula (o de un pinchazo), la Mecánica Estadística afirma que en algún momento, el aire entrará otra vez en la cámara y la veremos de nuevo completamente hinchada. Es cuestión de esperar el tiempo suficiente, quizás algunos eones. Y afirma que esto es así porque es la única predicción compatible con el resto de principios y resultados de la teoría. Dicho de otra forma, admitido esto, todo “encaja” dentro de una explicación coherente en el marco de la teoría.
    Pues qué quieren que les diga, yo les invito a sentarse a esperar a que se infle la cámara.

  • 30 de septiembre de 2015 a las 10:50 Procuro fijarme

    Procu: Hágame caso. Dónde esté la ciencia básica (y pura) que se quite la aplicada.
    La Física, aparte de permitirte conocer el universo, te da muy bien de comer.

  • Si alguno de ustedes tiene un VW, Audi, Seat o Skoda con el software trucado, no se le ocurra reclamar. Si se lo arreglan conseguirá que su coche contamine menos, a cambio gastará mucho mas y andará mucho menos. Usted mismo.

  • Tengo un coche diesel (Range Rover) que bebe mas que un riojano. Clara muestra de que contamina lo mínimo. Nadie da duros a pesetas.

  • Las lenguas prerromanas de la Península Ibérica pueden clasificarse según Jesús Rodríguez Ramos en dos grupos de acuerdo con sus relaciones culturales externas:
    1) Indo-Europeo: el celtibérico, una lengua celta; y el lusitano, una lengua escasamente atestiguada considerada celta por algunos investigadores, pero que conserva la /p/ del indoeuropeo y, por lo tanto, probablemente no celta;
    2) Íbero, una lengua (¿o lenguas?) claramente distinguible e identificable con facilidad, pero muy mal conocida, probablemente relacionada con el vasco y el aquitano;
    Texto de la Uned

  • Tareixa, mi opinión es que hay que seguir a pie juntillas la de Procu y Perro, filólogos confesos. En El bucle melancólico Juaristi habla de la ecuación vascuence-ibero como de una teoría obsoleta.

  • 30 de septiembre de 2015 a las 10:50
    PROCURO FIJARME
    El psicólogo persuadiéndole de que haga una ingeniería en vez de Físicas me ha parecido diabólico, y me ha recordado a una amiga a quien la profesional correspondiente del colegio de monjas correlativas mandó a hacer Secretaría en vez de BUP. Cuando acabó Secretaría hizo BUP, pero estaba muy afectada por aquello.

    Yo también hice Físicas después (mucho tiempo después) de Industriales, pero como su amiga, también quedé bastante afectado. El psicólogo era un cabrón con pintas, lo de diabólico se le queda corto. Se rumoreaba que tenía varia carreras, pero era cura y no había ejercido ninguna. Tenía unas obsesiones paranoicas y nos decía, por ejemplo, que toda nuestra formación tenía como objetivo principal combatir al Comunismo. Así, con dos cojones. Los otros curas le defendían diciendo que con tantos estudios, se había pasado un poco de rosca.

  • Sífilis, no me joda otra vez con el chalado larguirucho de las gafas. Desde que lo puso Gacho hace unos días no tengo manera de ver nada en Youtube sin que me salgan al lado dos mil recomendaciones de vídeos suyos. Después de abrir eso que enlaza usted ahora serán cuatro mil. Estoy harto de su careto, joder. Por cierto, con una sotana daría absolutamente el pego como uno de esos cuervos de los que hablan.

    ———-

    De la carta del tal Figueroa me ha hecho gracia la expresión “no centralista”. Entre los nacionalistas más pusilánimes o acomplejados hará fortuna, al tiempo. Llegué al blog de Jabois en 2011, quizá 2012, con este mismo nick. De haber asomado por allí algún Alberto o Alberte o parecido me hubiese llamado la atención y ahora lo recordaría, pero no.

  • (1) el nick era Aldeans.
    2) cuando te he inundado de enlaces de alta cultura no has dicho nada. No obstante, no te viene nada mal escuchar a ese señor, mira lo que dijo de Podemos. Y lo del poder de las manos también es verdad. Tú antes de salir de casa cada dia, orienta las palmas hacia arriba y reza “no me abandones”; ¿lo dice el gafotas?. No, lo dice mi madre, es la oración que me enseñó, pero es lo mismo.
    3) yo llegué al blog de Jabois en febrero-marzo de 2011, muerta de admiración. Ahora tan solo le amo.
    4) Tareixiña, la paella la inventó el pueblo. Yo solamente la bordo.)

  • 30 de septiembre de 2015 a las 22:03
    GACHOINLOWERCASE
    4) Tareixiña, la paella la inventó el pueblo. Yo solamente la bordo.)

    Con colorante alimentario. Yo el otro día también hice un cordon bleu de la hostia, congelao del Liderl.

  • El vasco viene del español, los primeros hablantes eran asturianos borrachísimos que se quedaron hasta las tantas y ya se quedó como idioma fijo.

  • 30 de septiembre de 2015 a las 20:34 Claudio Sífilis

    Euskera e íbero es lo mismo
    No se lo tomen tan en serio

    Vale. Acepto que no tiene usted ni puta idea de este asunto. Tema cerrado.

  • Una historia de ingenieros, físicos y matemáticos que tal vez conozcan.

    En el centro de una habitación se produce un pequeño incendio. Cerca del fuego, hay un cubo lleno de arena. El ingeniero observa la situación, vuelca la arena encima, apaga el fuego y se va. El físico coge el cubo y forma un círculo de arena al rededor del fuego. Luego espera a que el fuego llegue al borde del círculo de arena, comprueba que el fuego se apaga, y se va. El matemático analiza el problema, concluye que tiene solución, no hace nada, y se va.

    Esto da para muchas interpretaciones.

  • 30 de septiembre de 2015 a las 21:03 Tipo Material

    30 de septiembre de 2015 a las 19:39 Zeppi
    Concretando, que diría alguno de por aquí, y por poner un ejemplo que conozco bien, si tenemos una cámara de bicicleta perfectamente hinchada y dejamos escapar el aire a través de la válvula (o de un pinchazo), la Mecánica Estadística afirma que en algún momento, el aire entrará otra vez en la cámara y la veremos de nuevo completamente hinchada. Es cuestión de esperar el tiempo suficiente, quizás algunos eones. Y afirma que esto es así porque es la única predicción compatible con el resto de principios y resultados de la teoría.

    Zeppi, mentira parece. Las cámaras son para las ruedas, los sillines para el culo y las teorías para la mente. Gracias, Señor, por los físicos, que nos dejan creer que el aire volverá por su sola voluntad a llenar un día las cámaras que pinchan los ingenieros.

  • De la carta del «no centralista» contra Calaza, destaco su alusión final a Hermann Tertsch. No he leído mucho a Hermann Tertsch, pero no sabía que fuera vox populi que es alguien que es lo peor que se puede ser. Será así en su aldea de Figueiro, a lo mejor.

  • (Será por eso. Pero yo me las comí sin queso. Me encanta la uva blanca. Esta es sin pepitas, pero a mí eso me da igual, no me molestan las pepitas, me las como igual con pepitas. Pero es que el grano ya he visto que era terso, de esos que al morder hacen “crunch”, y también era grande, entonces se te llena la boca con el jugo, ay por favor, qué bueno por dios!)

  • Los de Madrid, siempre con sus distingos bizantinos. En provincias todos los curas eran ‘cuervos’. Y los del partido comunista, comunistas.

  • La historia que ha contado Jenny me ha hecho pensar, no sin envidia, que si hubiera sido yo la que voy a casa con un sopapo de un maestro me habían caído seguritos otros cuantos de mis queridas ancestras, sin audiencia y corroborando.

  • No sé qué dice el gafotas sobre Podemos, Gacho, sólo me faltaba haberlo escuchado. Lo de las manos de tu oración sí me ha gustado, igual lo hago pasado mañana.

    No he visto Loreak, Procu. Magical girl sí, en el estreno hace casi un año y todavía me dura el mal cuerpo. No por mala, sino por retorcida y perversa y enfermiza y más. Las cosas que cuenta Haneke son nanas dulces al lado de esa salvajada. Me ha parecido oportuno advertirlo por si alguien tiene la tentación, que aquí hay gente todavía más impresionable que yo.

  • El proyecto que lideran Koch y Cunliffe (Abrazo) abraza una vieja controversia: los celtas, al menos una variante lingüística atlántica, son originarios de la Península Ibérica. Esto es, serían íbero-tartessos. Curiosamente, el carlista Alfredo Brañas se apuntó a esta hipótesis pero adaptándola a su gusto: los celtas serían autóctonos de Galicia.

    La nómina de estudiosos que vincularon a íberos-tartessos con celtas es amplia. Por ejemplo, el jesuita Juan Francisco Masdeu en su “Historia crítica de España y de su cultura” (1783-1805) afirmó que los celtas eran oriundos de España. El jesuita Fidel Fita (“Restos de declinación Céltica y Celtibérica en algunas lápidas españolas” 1878) estableció una división de los celtas de Iberia en dos ramas lingüísticas. Una, relacionada con la hibérnica o irlandesa antigua; otra, más parecida a la de bretones y al gaélico de Gran Bretaña. Y el insigne Juan Fernández Amador de los Ríos en su “Monumento y tesoro de la lengua ibérica”(1922) sitúa el origen del término “celta” en la ciudad de Celti/Kelty a orillas del río Betis, zona de tartessos.

    O sea, si finalmente el proyecto Abrazo se consolida teóricamente transformándose en paradigma dominante del celtismo atlántico, los nacionalistas gallegos tendrán que admitir que son oriundos del sur, de la odiada España de íberos y tartessos.

  • A la gente nos cuesta despegarnos de nuestras simpatías. Esa dificultad se ve en muchos que hasta hace poco, por su gusto particularista, comprendían el separatismo.

    Ahora se limitan a decir que éste no les quita el sueño. Con ello quieren distinguirse de los fascistas, que siempre están dándole vueltas -qué aburridos- al asunto del territorio.

    Pero les irrita oír que su despreoupación debería ser la misma en el caso de que venciera -qué más da- el centralismo.

  • Albert, no exageres, hombre.
    Ayer por la tarde oí un ratito en El ojo crítico a uno de los directores de Loreak:
    «Es sobre lo que se dice y lo incomunicable, lo que se recuerda y lo que se se olvida». UNIVERSAL, sentenció la entrevistadora. (Y yo frotándome los cuennos, me gusta lo que se dice y lo incomunicable más que a un tonto un lápiz).
    «Sí, sí, sí», respondió el director. «Pero también hay paisajes, y maneras de ser». (OHIVALASAGRADAFORMA; es verdad, que los guipuzcoanos tienen maneras de ser, tan distintas y peculiares las maneras de ser guipuzcoanas. Y se me empezó a cortar todo el rollo).
    «También hay una referencia a la memoria histórica, ¿no?», preguntó la periodista.
    «Bueno sí, nos gustaría que no se perdiera. En un momento se habla del descubrimiento de una fosa común».
    Estonce es cuando ato cabos y digo: Guipúzcoa más guerra civil menos cuarenta años de terrorismo (silencio temático, se llama), igual a una de lagartos. Lagarto, lagarto.
    No la he visto, ojalá me equivoque.

  • 30 de septiembre de 2015 a las 23:22
    Gengis Kant

    No me joda, Gengis; usted precisamente, con los distingos bizantinos.

  • Leyendo algunos comentarios sobre la oportunidad de haber imputado a Mas por lo que hizo el 9-N, pienso que es tan diícil saber cuáles serán las consecuencias de la mayoría de nuestros actos, salvo que saldrá la bala si se aprieta el gatillo, una consecuencia que, por estar tan pegada a la acción, puede decirse que forma parte de la propia acción, que lo mejor es no hacer mucho caso de ellas a la hora de juzgar moralmente dichos actos, aunque ya sé que lo que se lleva entre los partidarios de la ética de la responsablidad es tachar los diez mandamientos de buenistas.

  • Dice Mas sobre el 9-N: “Legalmente no desobedecí”.

    También dice, respondiendo a la petición de la CUP de que se enfrente al marco legal español: “¿Qué mayor desobediencia ha habido en este país que la que hubo el pasado 9 de noviembre?”

  • También recuerdo las declaraciones de gente de CiU a favor de una educación bilingüe en Cataluña. En ellas mencionaban unos estudios de la UNESCO que aconsejaban la escolarización de los niños en su lengua materna.

  • Y ahora niegan el método de sumar síes que defendían hace dos días. Más que la propia mentira, llama la atención el modo tan tosco con que la usan. Ya sé que mucha gente les echa en cara que nos tratan como si fuéramos tarados. Yo, en cambio, no tengo tan buena opinión de ellos.

  • (En mi molesta opinión, el mantener artificialmente la vida de un ser humano que se encuentra en una situación irreversible, de no retorno, sólo es justificable en ausencia de dolor y sufrimiento físico, mucho más cuanto más inocente es el ser -como sucede con los niños-.
    A la niña de Galicia ya no le pueden dar analgesia. Me parece absolutamente cruel mantenerla con vida, es la oficialidad de la tortura)
    Buenos días.

  • Los celtas no existen, hombre. Hablar de los celtas como pueblo con una entidad biosociopolítica diferenciada es como decir de que en la Europa del siglo XXI existe una etnia dispersa por diversas ciudades llamada los hipsters o achacar rasgos genéticos, culturales, religiosos y gastronómicos comunes a, qué se yo, los calvos, las tías o los catalanes.

  • Como estudioso de la Bioética, siendo uno de los títulos que me adornan el Máster de esa disciplina, opino que el caso de la niña gallega es especialmente complejo. Lo que se propone, dejar de alimentarla y sedarla, es contrario a las normas legales y éticas vigentes. No obstante, debe estudiarse el caso en particular por si pudieran pesar otras consideraciones.
    Me sorprende, sin embargo, que la paleta de turno tenga todo muy claro y califique de tortura la labor de los pediatras de la niña.
    Reclamo desde aquí que Chopsuey ponga coto a estos arbitrios irracionales.

  • No sé a quien te refieres pero en ningùn caso hablo de los celtas como pueblo que seria algo asì como decir los indopeuropeos como pueblo, un dislate. Màs modestamente, en mi combate perenne contra los nazionlitarias, intento dejar clara la falsedad racialista de quienes pretenden que los gallegos descienden de los celtas y, peor aun, los irlandeses de los gallegos.
    Lo ùnico que me interesa discutir es la variante lingüistica celta atlàntica.
    Otra cosa es si vetones o lusitanos -presumiblemente celtas por la lengua- pueden considerarse pueblos y cuàl es su origen. Aunque a mì me importa poco a los nazionalistas sì.

  • Hablar de evitar sufrumiento me parece bien; hablar de “muerte digna” , no.

    digno, na.
    (Del lat. dignus).

    1. adj. Merecedor de algo.
    2. adj. Correspondiente, proporcionado al mérito y condición de alguien o algo.
    3. adj. Que tiene dignidad o se comporta con ella.
    4. adj. Dicho de una cosa: Que puede aceptarse o usarse sin desdoro. Salario digno. Vivienda digna.
    5. adj. De calidad aceptable. Una novela muy digna.

    Es la “vida indigna” lo que se trata de evitar, en todo caso.

  • Ayer en los telediarios se solaparon dos noticias, ambas en Santiago:
    a) El comienzo del juicio a unos padres acusados de matar a su hija.
    b) La de otros padres anunciando que acudirán a los tribunales a exigir la muerte de su hija.

  • Hablando del juicio a), me parece espeluznante que el jurado haya decidido que el juicio se filme para ir arrojando de vez en cuando al can el pedacito de carne que necesita.

  • En la época de los oriundos, muchos jugadores sudamericanos se apresuraron a inventar abuelos españoles para poder jugar en nuestra liga. Uno de ellos –creo que se llamaba Adorno– ventiló la cosa rápidamente con un incontestable: “Mi abuelo era de Celta de Vigo”.

  • 1 de octubre de 2015 a las 12:34
    holmesss

    Coincido, Holm. No obstante, creo recordar que es el presidente del tribunal quien tiene la potestad de consultar al jurado sobre la filmación del juicio, y quien tiene la última palabra si éste opina que se debe filmar. Así que en este caso hay una doble irresponsabilidad, mayor si cabe en el caso del tribunal, que es quien debe ocuparse de proteger los derechos de los acusados.

  • Se agradece, a la vez que decepciona un poco, que AE, en su artículo contra Baños, no se haya desprendido del todo del formalismo, empapado de subjetivismo y relativismo, que tanto denosta cuando va, como acostumbra, de intelectual macho y material. Él, cuando se pone a ser él, debe negarse a obedecer algunas leyes -por ejemplo, las promovidas por un gobierno de la CUP- porque alguien como él tiene la obligación de creer que sabe que son injustas. Los demás -los incapaces de salir del pensamiento blando y dubitativo- debemos acatarlas porque nos guiamos por el principio de que, independientemente del valor intrínseco y desconocido del contenido de la ley, lo que importa es que haya sido votada por la mayoría. Pero al menos hoy él ha dejado la épica de la verdad, para ser tan humano como nosotros. Por eso digo que se agradece a la vez que nos decepciona un poco a los espectadores.

  • Creo que no, Gengis. AE no ha hecho una afirmación relativista sobre el sujeto AE. AE periodista ha hecho de partera de la lógica de Baños ayudándose lo mínimo de los mundos posibles y la imaginación. Para que Baños pudiera ver salir por su propia boca la criatura del adefesio antisistema.
    En todo caso, la hipótesis de desobediencia de la pregunta de AE está fundada en el acatamiento a otro sistema legal previo. Me parece a mí.

  • El Jurado viene en la CE (125, creo) y no había más remedio que meterse en ese lío. Los juicios deben ser públicos, como garantía de imparcialidad. Que cualquiera pueda asistir garantiza que tengamos opinión sobre las evidencias y con ello sobre las decisiones del juez. Claro que unos van a eso, a formarse opinión, y otros a constatar lo que el prejuicio les dicta.

  • Pujol era, además de caradura y otras muchas cosas, un político de una brillantez incuestionable. Mas, en cambio, es un inepto notorio cuyo único acierto ha sido rodearse de otras personas tan ineptas como él. Vendría a ser un Pedro Sánchez catalán, aunque mil veces más taimado.

  • Procu, es difícil saber qué ha parido Baños con la ayuda de AE, aunque me atrevo a creer que, si se muestra dispuesto a acatar sus propias leyes, eso se debe a que cree que son justas; no, a que sean leyes, como le exige la lógica que asume AE en el artículo.

  • Del artículo de AE:

    Sin embargo, no supo cómo resolver la derivada: «¿Y una vez promulgadas esas leyes, diputado Baños, qué van a hacer con los que nos neguemos a acatarlas?».

    Lo que ha parido Baños es la aporía del antisistema que, para ser consecuente, habría de aceptar, qué digo aceptar, promover a sus propios antisistema cuando le surjan.

  • ¿Cómo pudieron entrar las bengalas en el Vicente Calderón?
    Tras el gol de Gaitán, los seguidores del Benfica lanzaron bengalas, prohibidas por la UEFA, alcanzando a seguidores del Atlético, entre ellos un niño de dos años.

    Vale, sí: cómo entraron las bengalas; pero también ¿qué coño hace un niño de dos años ahí?

    (La respuesta la dio JUANSINDIOS por ahí arriba)

  • 1 de octubre de 2015 a las 12:39
    GÓMEZ
    En la época de los oriundos, muchos jugadores sudamericanos se apresuraron a inventar abuelos españoles para poder jugar en nuestra liga. Uno de ellos –creo que se llamaba Adorno– ventiló la cosa rápidamente con un incontestable: “Mi abuelo era de Celta de Vigo”.

    Gómez, me acuerdo del caso y era un tal Valdéz, del Valencia. Un periodista le preguntó por sus orígenes españoles y él dijo que su abuelo era originario de Celta. El periodista, sorprendido, le dijo: “Querrá decir de Vigo”. Y Valdéz contestó: “Sí, sí, de Celta de Vigo”.

  • Del tal Valdéz recuerdo otra anécdota. Metió un gol con la mano y en la repetición a cámara lenta se veía perfectamente cómo estiraba la cabeza y, al no llegar, se ayudaba con la mano. Pues el hombre insistía en que todo era un efecto óptico.

  • Recuerdo ese Valencia:
    Abelardo
    Tatono
    Anibal
    Sol
    Antón
    Claramunt I
    Sergio
    Forment
    Pellicer
    Paquito (o Adorno)
    Valdez

  • Recuerdo además, sin mirar internet, que su nombre completo era
    Oscar Rubén Valdez Ferrero
    Qué cosas guardamos en la memoria

    Entonces yo era del Valencia (y antimadridista) y Valdez era mi jugador preferido. Más adelante lo fue el mali Shalif Keita, que compartía delantera con el austríaco Kurt Jara.

    Y más adelante aún, el triplete atacante lo formaron Rep, Diarte y Kempes, siendo el argentino mi preferido.

  • Gaussage, una cosa es que un juicio sea público y otra muy distinta que se filme y divulguen las filmaciones. ¿El caso Asunta es de interés público? Pues sí, pero hasta cierto punto: no es de interés público si su madre tenía una amante y si se tiró la tarde anterior a la muerte de A. encamada con él (como se deduce de la primera declaración). Tampoco es nada informativo, aunque pueda ser muy morboso, ver la cara descompuesta de la madre ante su ex marido, ni asistir a sus crisis de llanto.

    La publicidad de los procesos penales fue una conquista del liberalismo para proteger a las partes y permitir el ejercicio de un cierto control social sobre la administración de justicia; la publicidad a la que usted se refiere es una conquista del mercado para satisfacer a los consumidores de morbo (no trivialicemos el concepto de la libertad de expresión). Cuando lo que usted llama publicidad puede vulnerar derechos tan elementales como el derecho a la intimidad o, aún más grave, generar una clima de condena social previo a la sentencia que podría influir no sólo en ésta, sino en la vida de los posibles inocentes después del juicio, la obligación de un tribunal es poner límites, no dar satisfacción a la prensa y carnaza a la canalla.

  • Funes era antimadridista, y del Valencia.
    Funes era antimadridista, y del Valencia.
    Funes era antimadridista, y del Valencia.
    No me lo puedo creer; otra historia para mi Breve Tratado sobre el Cambio Personal.

  • Nací en Valencia, y ahí me enseñaron el anti-madridismo.
    Con 10 años o así me instalaron en Madrid.
    Y poco a poco fui viendo con mis propios ojos que lo que me habían enseñado era simplemente mentira.
    Tras varios años de lucha interna, (aun disfruté con las dos ligas de la Real), quizá con diecisiete o dieciocho años, sali del armario.

  • Como sé que Arcadi Espada sabe que es inútil perder el tiempo en sutiles discusiones con individuos como Antonio Baños, deduzco, camaradas, que el artículo lo ha escrito para que hagamos acopio de argumentos quienes leemos el periódico. Porque descubrir a estas alturas que los hijos del marxismo-leninismo —aunque sea en versión conga multicultural— se pasan por el forro testicular las leyes emanadas de la democracia burguesa y balan de placer ante cualquier cacicada bolchevique, castrista o bolivariana, tiene bastante mérito, o sea.

  • NO MONTÉIS TANTO
    Siempre me ha resultado desagradable esa leyenda en la que Alejandro Magno, enfrentado a la dificultad de desatar el nudo de Gordias, desenvaina su espada y lo saja a machetazos. Nos ha sido puesta como muestra de inteligencia divergente, cuando sólo refleja la reacción de un bruto impaciente ante un problema complejo. Desconocía hasta hace unos minutos que la leyenda «Tanto monta» del escudo de los Reyes Católicos hacía referencia a esa otra leyenda, siendo el principio de la frase «tanto monta cortar como desatar», así que no resulta muy difícil suponer que esta tendencia histórica del paisanaje a la opción tajante ha sido alimentada por una pedagogía para la que tanto monta o monta tanto resolver una jugada de ajedrez como dar una patada al tablero. No montéis tanto, camaradas, que los nudos están ahí para algo.

  • Los valencianos se pueden dividir, futbolísticamente hablando, entre antimadridistas y antibarcelonistas. Conozco a varios, chavales por entonces, que fueron en manada a hacer cortes de mangas y a abuchear al autobús de Barça a su paso por Valencia, en su camino de vuelta a casa tras la infausta final de Sevilla (qué portero el del Steaua, qué manera de parar penaltis). No sé cómo se enteraron de la hora a la que pasaba el autobús, y por dónde, pero le montaron un buen recibimiento. Contado por alguien que estuvo allí, que dice que hasta les dieron permiso en el cole.

  • Este país se habrá ido definitivamente a la mierda el día en que los problemas complejos —como el de la eutanasia o los juicios criminales— sean sometidos a votación democrática entre las masas sensibles televidentes.

  • Procu: Lo que ha parido Baños es la aporía del antisistema que, para ser consecuente, habría de aceptar, qué digo aceptar, promover a sus propios antisistema cuando le surjan.

    No, lo que ha parido Baños es el dogma, en su caso revolucionario, que hace creer a los que piensan que tienen la verdad que pueden desobedecer las leyes que consideran injustas y obligar a cumplir las que consideran justas. No hay ninguna contradicción.

    Un dogma análogo a éste es el que debería sostener AE el día que le dé por sacar las últimas consecuencias de su creencia de que existe un método, al alcance humano, para alcanzar la verdad en la ciencia y en la moral. Puede, si se me permite especular más de la cuenta, que le frene por ahora la idea de que es mejor la paz social, que aconseja la admisión del voto de los equivocados, que la imposición, inspirada en aquel método, de la verdad. Hoy nos ha salido socialdemócrata.

  • Si se empieza obligando a votar a todos, como le gusta a AE, en la creencia de que así se vencerá al mal, que sólo defienden los más radicales y apasionados, se debe terminar prohibiendo a todos el voto, no sea que con él refuten esa creencia. Esa prohibición es la última estación lógica de quien piense que es más importante el triunfo del bien que el gusto de votar. Lo que pasa es que la gente solemos hacer poco caso de la lógica, por suerte.

  • No menos célebre que la leyenda del nudo de Gordias fue la réplica de Samuel Johnson a la teoría filosófica del obispo Berkeley en la que sostenía que todo el universo material que conocemos no existe en realidad y está formado por ideas creadas en nuestro cerebro. En efecto, comoquiera que su biógrafo Boswell le hiciera notar la imposibilidad de refutar el “inmaterialismo” de Berkeley, el doctor Johnson le dio una patada a una piedra y exclamó: “¡Lo refuto así!”.

  • Gómez, con su patada el S. Johnson confirmó a los idealistas como Berkely que la sensación, nacida en el cerebro, de que una piedra se movía vino precedida de la idea, nacida en el mismo sitio, de que un pie entraba en contacto con ella, y que a ambas ideas acompañaba un par de docenas más, todas formando un cuadro coherente.

  • El siguiente comentario sobre un artículo de AE ni beneficia ni perjudica a lo que he dicho antes sobre el voto obligatorio, porque no tiene nada que ver con eso que he dicho; pero, ya que lo escribí en su momento, es lógico que lo saque a pasear de vez en cuando. Ahí va:

    En el artículo que enlazo a la antigua -http://www.elmundo.es/opinion/2014/05/28/53862b27268e3e60748b4571.html- Arcadi Espada, haciendo gala una vez más de su acreditada valentía, defiende la obligación de votar. Las razones que aporta a favor de dicho voto son dos: una apunta a la legitimidad; la otra, a la utilidad

    1. Lo primero que se propone AE es convencernos de que el deber de votar no es una fórmula exclusiva de las dictaduras, como cree gente poco informada. Ese deber, según él, encaja tan bien en un sistema democrático como otros deberes que asumimos sin recelo alguno, ya sea el de pagar impuestos o el de abrocharse el cinturón de seguridad.

    El lector no debería precipitarse alegando que votar es un derecho y no un deber. Eso, más que argumentar, sería oponer una afirmación a otra. Precisamente previendo esa reacción, AE ha puesto sobre la mesa la semejanza con deberes reconocidos por casi todos (siempre quedará algún libertario irreductible que no admita algunos).

    1. 1. Hay que sopesar, pues, la calidad de esa equiparación que establece AE -en una democracia, claro está- entre el voto y cosas tales como la obligación de pagar impuestos, de abrocharse el cinturón de seguridad, de ir a la guerra… Estas cosas -podría responderse a la pretensión equiparadora- son el resultado del ejercicio del poder popular; lo otro -votar- es ese ejercicio. A ojo de buen cubero esta diferencia parece lo suficientemente importante como para considerarla de orden cualitativo. Y, si es de este orden, invalida la equiparación de AE.

    ¿Pero realmente se da esa diferencia fundamental entre el voto, parece ser que una especie de inauguración democrática cada vez que se emite, y lo demás, que -trátese de derecho o deberes- sería algo derivado? Bien pudiera ser que ambos, el voto y lo otro, pertenezcan al mismo grupo. No tiene nada de descabellada la concepción del voto como una orden que contiene in nuce todo lo que durante la legislatura debería desplegarse normativamente. En un mero despliegue no veo ninguna diferencia fundamental entre el principio y el final. Y, si no hay esa diferencia, cae un obstáculo importante a la propuesta de hacer del voto una obligación.

    Es verdad que cae sólo en el caso de que consideremos que ambas cosas, el voto y su despliegue, pertenecen al reino de lo constituido y no al de lo constituyente, al de lo que va en segundo lugar y no en primero. Eso es lo que pasa si lo originario no es el voto visto como ejercicio de poder democrático, sino la toma de ese poder por parte del pueblo. Sólo una vez que se ha tomado (momento inaugural) puede ejercerse.

    Llegados aquí, toca preguntarse si tiene sentido obligar al pueblo a que se haga con el poder, si se puede exigir a un demos que sea democrático. Suena un poco raro.

    1. 2. Pero quizá suene menos raro preguntarse, pasando del conjunto a sus elementos, si se puede obligar a un miembro del pueblo que ha decidido ser soberano a participar en el ejercicio de ese poder popular.

    Esto depende de cómo se conciba la pertenencia al pueblo: o como una imposición fatal e ineludible o, más a lo liberal, como el resultado de una decisión individual (la decisión diaria y tácita de no renunciar a dicha pertenencia) basada en el derecho a la misma.

    Importa aclarar que la pertenencia a la que la ley te deja renunciar -la nacionalidad- es la legal, igual que sería meramente legal la prohibición de renunciar a tu nacionalidad. ¿Hay otra forma de pertenencia más elemental sobre la que se base ese derecho (o esa obligación)? Uno tiende a pensar que sí. Habría una membresía fáctica, anterior a la legal, en la que se fundaría el derecho a tener dicha nacionalidad (o la obligación de mantenerla). Pero esa pertenencia de hecho sólo puede ser una razón para tener la nacionalidad si hay una ley que diga que es una razón. ¿Y qué realidad constituyente puede haber detrás de la ley? La de los tiros.

    1. 3. Hecha la aclaración, no hay inconveniente en apuntarse a cualquiera de las dos propuestas sobre el voto, como deber o como derecho. Lo congruente con la idea de la pertenencia como derecho es entender el voto como el ejercicio de un derecho. ¿Pero qué tipo de derecho? Si nos atenemos a lo que se dice de los derechos fundamentales, la irrenunciabilidad a un bien fundamental no equivale al deber de conservar ese bien; a lo que equivale en la práctica es al deber de no cederlo a otro. La irrenunciabilidad al voto no es lo mismo que la obligación de votar.

    Pensemos en el derecho a la vida. Según nuestra Constitución, interpretada por el Tribuna Constitucional, no podemos renunciar a ese derecho; pero eso no quiere decir que no podamos elegir entre la vida y la muerte. Podemos matarnos; lo que no podemos es ceder a otro el derecho de permitir que sigamos vivos o muramos. Un derecho irrenunciable no es lo mismo que un deber y por tanto la prohibición de hacer lo opuesto. Un derecho es un derecho a elegir entre los opuestos; o dicho de otro modo: todo derecho lo es a la libertad.

    Lo mismo habrá que pensar del voto en el caso de que sea concebido como un derecho. Podremos pensar que el voto es un derecho irrenunciable, si ‘renunciar’ significa, como creo que significa en este contexto, ‘ceder a otro’, ‘enajenar’, pero sin olvidar que esto no lo convierte en obligatorio.

    Obviamente, AE no pretende recordarnos que el voto es inalienable; él defiende su obligatoriedad. No hay mucho que objetar a esa defensa. A lo sumo podemos señalar que es más propia de un nacionalismo, si no extremo, por lo menos de una alta graduación. Es verdad que no lo sacrifica todo a una voluntad nacional que nadie sabe de dónde sale (surge de nuestros votos); pero sigue siendo una voluntad hasta cierto punto ajena a nuestro ser, aunque se confunda con él, una que nos obliga a colaborar en su formación. Así de incordiante puede ser la voluntad general.

    2. Hasta aquí, sobre la legitimidad del deber de votar. Ahora vamos con su utilidad. AE expone dos tipos de provecho causados por la obligación de votar: uno político y el otro pedagógico.

    En cuanto al político -reducir la fuerza del radicalismo, que se alimenta de la abstención de los demás- seguramente es verdad que el voto de los que no vamos a votar sea un voto moderado, pero convendría saber cuánta gente también se queda en casa porque no espera que sus deseos radicales sean recogidos por algún partido con posibilidades de salir de la marginalidad. (Dicho de paso, puede que el éxito inicial de Podemos anime a gente que ahora se ha abstenido de votarlos, o incluso de votar, a darles su apoyo en el futuro, por lo que no tengo tan claro como muchos que esa opción electoral no vaya a dar más de sí).

    También habla AE de la utilidad pedagógica del voto obligatorio: la de “demostrar a los ciudadanos que la democracia no es gratis. La democracia, cualquiera, por el mero hecho de serlo, otorga a los ciudadanos grandes ventajas: es justo que tenga su coste”.

    Aquí AE saca a relucir la noción de justicia cuando parecía que hablaba de pedagogía. En efecto, no es lo mismo afirmar que hay que pagar lo que se debe porque es justo pagar lo que se debe que afirmar que hay que pagar lo que se debe porque, además de ser justo hacerlo, nos mete bien dentro de la cabeza la idea de que es justo pagar lo que se debe. El argumento de AE, al confundir ambas cosas, no puede ser convincente.

    Tampoco ganaría mucho la fe en la capacidad pedagógica del voto obligado apoyándola -lo que, por cierto, no hace AE- en la idea de que se aprecia más la democracia si cuesta algo. Por desgracia, de ese modo se cae en un círculo vicioso, como es el de dar por supuesto que ya se tiene lo que se pretende, que es el hecho de apreciarla. Se corre el riesgo de que la antipatía a la democracia salga reforzada si encima se le pone un precio.

    En cualquier caso, aunque no quede claro con qué fin, lo que sí parece sostener AE es que la democracia, como todo lo bueno, tiene un precio, olvidando la idea más razonable de que todo lo bueno que escasea tiene un precio.

  • Pero Boswell flipó en colorines.

    ***

    Ahora mismo La ley de Murphy en Paramount Channel; la de verdad, la de Bronson.

  • Perkins:
    “Este país se habrá ido definitivamente a la mierda el día en que los problemas complejos —como el de la eutanasia o los juicios criminales— sean sometidos a votación democrática entre las masas sensibles televidentes.”

    Eso no lo veremos pero tù, que eres joven, seràs testigo de algo peor. La Inteligencia Artificial y los algoritmos correspondientes decidiràn los veredictos. Los dictarà un juez, pero después de leer el papelito o la pantalla de Bobo Brother

  • Bremaneur, me he acordado de ti porque he estado estos días con un español que lleva veinte años enseñando español en Alemania. Habla perfectamente como nativo educado que es, pero al hablar entonaba haciendo unas curvas melódicas muy caprichosas, me imagino que de su región alemana. El caso es que los chavales preguntaban si era alemán, solo por la musiquilla.

  • He visto esta tarde cómo trataban el juicio de Asunta en un informativo del canal Cuatro. Daban imágenes y sonido de la declaración de la madre intercaladas con la voz de una locutora que “guiaba” al espectador sobre lo que estaba viendo: fíjense en esto o lo otro, miren, miren cómo intenta aparentar tranquilidad, observen que está cabizbaja y sin maquillar, etc. Al final invitan a un forense para que en dos o tres minutos dictamine: cada uno de los gestos y las palabras de la acusada, dice, están perfectamente calculados y ensayados, los momentos de aplomo o de emoción sólo forman parte de una mera representación destinada a conmover al jurado.

    Todas esas valoraciones, la de la locutora y la del forense, habrían sido exactamente las mismas si se hubiesen emitido a pelo, sin estar acompañadas de las imágenes del juicio. Nos hubieran contado exactamente igual que la madre tenía un amante. Esas imágenes son lo único que realmente aporta información y proporciona al espectador la oportunidad de formarse su propia opinión. Sin ellas, todo el que pase por delante del tribunal queda completamente indefenso ante el ejercicio de la libertad de expresión por parte de programas e informativos basura como ese. No descarto que quien ha tomado la decisión de filmar y “publicitar” las imágenes haya tenido en cuenta, con buen criterio, el muy previsible tratamiento que los medios harían del juicio.

  • Brema, por lo siguiente:

    Dar como razón del deber de votar no la bonad intrínseca de votar, sino una consecuencia que se espera de esa obligación, relega el voto a un lugar secundario. Lo que importa es la consecuencia.

    Esa subsidiariedad del voto lo convierte en prescidible. Si no sirviera para aquello que se espera que sirva, lo lógico es prescindir de él.

    Digo que esa deriva es lógica; no, que la vaya a seguir alguna vez AE.

  • Procu, en el bote. Y luego hay quien niega que éste sea el mejor de los mundos posibles. Lo es hasta de los imposibles.

  • Pirate, como no contesta Vd. intento hacerlo yo.

    1- No dejamos entrar a nadie. Pero el derecho a un proceso público es uno de los fundamentales del Art. 24 CE. Es molesto en ocasiones que todos sepan lo que está pasando. Que las arbitrariedades, a favor o en contra del acusado se sepan puede resultar escandaloso.
    2.- Dejamos entrar pero no hablar de ello a los medios. El derecho a la información y a la libertad de expresión también es cosa del liberalismo y bases de este sistema que nos hemos dado. También resulta molesto que la gente diga lo que piensa.
    3- Dejamos entrar pero controlamos lo que se dice. Se llama censura. Está mal vista porque podría parecer que no existe verdadera libertad de expresión o información.
    4- Dejamos entrar y narrar lo que ocurre a algunos previamente seleccionados por su inteligencia, probada categoría moral y honradez intelectual. Siendo muy benévolos eso es clasista. En realidad es censura.

    La ley se aplica así desde siempre. Se intenta, en una sala, con formalismos aparentemente absurdos, alcanzar una decisión racional sobre qué ocurrió y cuál es la consecuencia que la ley prevé para esos hechos, todo ello a la vista del pueblo que clama venganza. Que el pueblo clame venganza es normal, porque los legisladores, los jueces y los abogados les han arrebatado, en los sitios donde impera la ley, ese derecho divino que cree le pertenece. Que podamos verlo vociferante es garantía de que todos conocemos y somos conscientes de las influencias a las que se somete al tribunal y opinar con fundamento sobre si se deja influenciar o si se aparta de la ley. Las influencias existen siempre, y no todas las veces son en contra, como con el muchacho de Podemos condenado por llevar una bomba, que eran ferozmente a favor. El derecho a la intimidad, que menciona, en los casos de investigaciones criminales queda en todos los sitios, incluso los más respetuosos, muy limitado, por no decir que desaparece. El morbo no es más que esa parte de la información que hiere mi sensibilidad, al igual que la pornografía es la parte del erotismo que no me excita. Mientras todo eso, griterío, morbo, opiniones, que se da por descontado, no altere lo que ocurre dentro, el tribunal no debe intervenir limitando nada. Cuando digo alterar es que interfiera el desarrollo o se vulnere el derecho del acusado a un juicio justo.

    Yo personalmente desconfiaría de cualquier tribunal que a la primera de cambio limite la publicidad porque me sentiría en Venezuela. Dicho esto con todo el respeto y sin intención de faltar a ninguna dictadura, comunista, fascista o mediopensionista, y sólo porque hablan castellano.
    Lo que late en esos comentarios es un desprecio, que comparto, por los que están fuera gritando y también por los que, quizá teniendo una obligación de ejercer bien su trabajo de informadores, se apuntan a azuzarlos. Pero eso no tiene nada que ver con el tribunal.

  • Una ley buena, misteriosamente, te hace libre. En primer lugar puedes incumplirla sabiendo a qué te enfrentas. Si no la hay puede pasar cualquier cosa: la chusma y eso. En segundo lugar crea una confianza en que será cumplida por todos los demás que me deja, a mi y a todos, enormes espacios de despreocupada libertad. Yo me monto en el coche y ejerzo mi libertad de circulación con soltura de forma eficaz y efectiva porque todo el mundo conduce por la derecha ejerciendo la suya.
    Dicho esto no sé que ventaja podría derivarse de obligar a la gente a tener, contra su voluntad, una opinión e ir a expresarla votando.

  • Gracias, Zeppi. Y que sepas que yo solo comento para que escribas. ¿Ha llegado la niña?
    ***
    No puedo ver que votar sea igual que expresar una mera opinión sobre cualquier otra cosa, MGausss. Es una decisión sobre una acción. Es más como «a la Iglesia o a fines sociales», cuando toca el IRPF. A pesar de todo Gengis supra, creo que la obligación de votar es comparable a la de tributar e igualmente benéfica. No te gusta pagar pero quieres que haya una Hacienda pública.

  • MG, la obligación de votar, una cosa que defiende AE, podría incluir la de votar aunque sea en blanco porque no se tiene ninguna opinión. “Es más como «a la Iglesia o a fines sociales», cuando toca el IRPF.”

  • O dicho de otro modo lo que le he dicho a MG: La obligación no sería a tener una opinión, y luego votarla, sino a votar aunque no se tenga ninguna opinión.

  • No piensen que les tomo por tontos si remacho tanto las cosas; es a mí a quien tomo por tal. Las cosas que pienso no me convencen del todo si no las atornillo bien.

  • 2 de octubre de 2015 a las 00:43 Gengis Kant
    O dicho de otro modo lo que le he dicho a MG: La obligación no sería a tener una opinión, y luego votarla, sino a votar aunque no se tenga ninguna opinión.

    Anda, pues eso es lo que hago yo.