Fake Peer-Reviews

Perish
por Fernando García.

Se ha discutido aquí con inusitado ardor el asunto de los plagios, el entrecomillado, y los negros, aunque hemos mezclado los artículos de opinión con los ensayos y la literatura científica, lo cual no es muy operativo. Dado que me blasono de publicar más que don César Vidal, en su momento Gómez se burló de lo que yo llamaba publicaciones corales y Follandeiro me acusó de tener negros a mis órdenes. Tengo que reconocer que estos comentarios, si bien proceden de enemigos acérrimos, tienen su parte de verdad. Trataré de explicarlo.

Al existir una gran presión en el mundo de la biomedicina por publicar (publish or perish) han surgido especialistas que te facilitan el proceso: son los llamados medical writers. Nosotros les proporcionamos  el material  en bruto (gráficas, tablas y discusión en inglés koiné) y ellos lo convierten en una joya publicable que a veces apenas reconocemos. En la mayoría de lo que publico, mi papel se circunscribe a tener la idea original  del artículo y orientar los primeros pasos; después, me siento en la mesa a la espera de la publicación. Es decir, que podría decirse que es cierto que formo parte de un coro en el que mientras los negros trabajan yo me  dedico a escribir en ÇhøpSuëy.

Lamentablemente los peer –reviewers, que pueden ser muchos más de de dos, gastan bastante mala leche y nos devuelven los artículos con comentarios críticos que cuestionan la validez del estudio. A veces estos comentarios, todos juntos, pueden ser más extensos que el propio artículo. Ante este problema recurrente han surgido unos nuevos «profesionales», fundamentalmente en China y extremo Oriente, que ofrecen integrados los servicios de medical writer y fake peer-reviews. Es decir, crean correos electrónicos y documentos detrás de los cuales hay falsos revisores que dan siempre dictámenes positivos. Al irse destapando este escándalo se han ido borrando de las publicaciones cientos de artículos que habían utilizado este método. Esto ha llevado a que los editores no acepten sugerencias de los autores sobre posibles revisores, como se venía haciendo hasta ahora.

Algunos piensan que los mayores estafadores habitan en la FIFA, o en la UEFA, en Convergencia o en el PP. Se equivocan, el “adversario” está en todas partes, dentro de ti mismo.

Referencia: http://www.nejm.org/doi/full/10.1056/NEJMp1512330

« »

© 2018 ÇHØPSUËY FANZINË ØN THË RØCKS. Tema de Anders Norén.

↓