138 comentarios en “[ + ]

  1. La lectura de “El caballo amarillo” de Borís Sávinkov ilustra sobre las justificaciones del terrorismo. El propio Sávinkov es el paradigma del “terrorista nihilista” en la Rusia de principios del siglo XX. Actúa en nombre de la Revolución, pero no admite disciplina alguna y actúa bajo sus propias premisas.

  2. – Los que critican el uso de símbolos de apoyo a las víctimas de Francia, argumentando que por contra no se hace duelo de las víctimas de atentados en otros países lejanos, tienen razón. Porque es gente que acude aleatoriamente a velatorios y entierros en su propia ciudad, y sufre igual por la muerte de un señor de -supongamos- Algete, que por la de su vecino del quinto, y no digamos que por la muerte de su hermano.

    – Me quedo mucho más tranquilo sabiendo que el Sr. Otan ha matado a más de ciento veinte personas en París. Al menos puedo pedir su dimisión.

    – Me encanta que inunden mis redes sociales con mensajes y opiniones absurdas, gente que habla de los atentados de París como «violencia masculina», por ejemplo. Me gusta mucho que llenen mis espacios con esa basura, porque así queda demostrado que tengo amigos, seguidores y seguidos que son la mar de inteligentes.

  3. Por otro lado, me parece muy mal que las más de ciento veinte personas asesinadas en Francia hubieran dibujado caricaturas de Mahoma. Hay que respetar un poco a los demás y no reírse de sus creencias.

  4. Leo “Una novela rusa” de Carrére. Pareciera que la ha escrito para mí y para este momento. Un húngaro que se alista en la Segunda Guerra con los alemanes es hecho prisionero por los rusos que lo mandan a un campo de concentración. De ahí lo envían a un Psiquiátrico en el que permanece 50 años hasta que es reclamado por el Gobierno húngaro. El intrépido Carrére acude para entrevistar tanto a él como a los psiquiatras que lo atendieron.
    Mi mente lleva varios días dando vueltas con las madrassas, las mezquitas, los campos de concentración y los psiquiátricos. Las razones son obvias.

  5. 16 de noviembre de 2015 a las 09:37
    MERCUTIO
    Mi prolongado entrenamiento para hacer como que entiendo se ha venido abajo.
    ***
    Tuvimos muchos visitantes -creo que el récord- el día que hablamos del artículo de Arcadi sobre aquella manifestación feminista. Hubo comentarios interesantes y hubo comentarios importantes y un tono en la discusión que los facilitó y los propició, aunque como siempre en un foro abierto hubo alguna nota discordante y en este caso de poca relevancia. Quizá hoy y mañana podríamos intentar algo parecido sobre los atentados de París.

    También nos faltan colaboraciones. No siempre podemos encargarle a Satur una gazzetta para cubrir huecos, no sea que termine por creerse único e imprescindible.

  6. También creo que Francia debería retirar sus tropas de todas partes, incluso podría pensarse en diluir, cancelar, eliminar o lo que sea, su ejército. Así esos musulmanes dejarán de matar gente y podremos tener un mundo en paz.

  7. NUKE THEM ALL!!!!!!

    (Por aportar ponderación)

    Aún intento pillar la imagen de la entrada, ayúdenme por favor. (No me avergüenza lo suficiente como para no preguntar).

  8. Días como éstos las metáforas y la retórica se desparraman, así como las recetas milagrosas. Los atentados de los milenaristas islámicos brindan a muchos la oportunidad perfecta para exhibir su brillante plumaje moral.
    El plural mayestático, ese aberrante nosotros singular, es un modo de darse importancia suficientemente conocido por viejo. Quien lo usa es tan grande, tantas son sus plumas, que necesita un espacio colectivo para que habite su ego. El Rey, para dar cabida a su majestad necesita para él solo un avión en el que caben 200, todas las habitaciones de una planta del hotel y ocupar ese nosotros del que ha sido expulsada la chusma.
    Hay otro nosotros en el que quien se da importancia, al contrario que el Rey en el suyo, no se encuentra. Es un nosotros en el que habitamos todos excepto quien lo usa. Él se ha bajado de ese colectivo algunas paradas antes. Sus plumas destacan porque las vemos de lejos. Este es un recurso en boga, es eficaz y, como la estupidez o la flojedad de ideas, curiosamente en la actualidad pasa desapercibido, vuela por debajo del radar.
    Yo escribo, por ejemplo, “somos esa especie que, abrazada a sus prejuicios, nunca piensa racionalmente sobre sí misma“, y ahí que os quedáis todos, apretados en ese lugar oscuro y maloliente donde se apilan los prejuicios. Resulta evidente que yo, quien eso escribe, ha pensado racionalmente y, al contrario que vosotros, no se abraza a prejuicios. Yo soy quien ha descubierto tal cosa y el plural no me incluye; aunque formo parte de la especie y del nosotros, milagrosamente quedo fuera, deslumbrándoos con la antorcha de la racionalidad. Podría usar el vosotros y exhibir con normalidad mis plumas, pero la chusma busca culpabilidad al tiempo que rechaza los modelos. Usando el nosotros permanezco, para los poco avisados, entre ellos, sigo formando parte del pueblo, y con ello inmune a las críticas. Obtengo el status de modelo moral intentando evitar los riesgos que esa posición comporta. De esta retórica, propia de líderes de pandereta, políticos populistas, intelectuales bienpensantes, moralistas de suplemento dominical y agudos críticos políticamente correctos, se llenan periódicos y blogs cada vez que hay una tragedia.
    Atendemos a los problemas del tercer mundo sólo cuando nos afectan“.
    No deberíamos olvidar la influencia, en ocasiones nefasta, de nuestra política exterior“.
    Damos por buenos los controles a los pilotos descansándonos en obsoletas regulaciones del siglo pasado”.
    En todos estos casos quien empieza expresándose así continúa en tono moralizante, extendiendo culpas colectivas, responsabilidades que por ser tan ampliamente compartidas, por inconcretas, ni tienen destinatario ni son acusaciones. Sirven solamente a un propósito, excluirse él, dárselas de moralista, de avisado, de perceptivo y atento. En definitiva, el opinador de saldo sale de esas andanadas que le incluyen como un autoproclamado sabio lúcido con profundo sentido moral. Esta gente, vergonzosos ellos, usan el plural que les distingue, cuando lo que les gustaría es hablar de sí mismos en tercera persona, como los raperos: “50cents cree que la peña no lo da todo en cada concierto”.

  9. Hace muchos años tuve una conversación alcohólica y madrugosa con mi vecino punki antisistema sobre este asunto, al poco de lo de las torres gemelas.
    Él se posicionaba con los pobres musulmanes porque su enemigo común eran los yanquis imperialistas y se lo habían ganado siendo malvados.
    Yo intentaba hacerle ver que estaba en juego una civilización, un modo de ver la vida y que en una guerra, uno ha de elegir, rebajando los niveles habituales de exigencia, quien defiende lo esencialmente parecido a lo que tú eres y defiendes y que en aquel momento pese a todo. ese era el menospreciado Bush.
    No hubo manera. Aunque me seguía llamando facha seguimos bebiendo como colegas sin que él entendiera que podía llamarme facha y beber juntos porque vivíamos en esa civilización.

  10. Adaps.
    Le estás pidiendo a tu amigo punk que deje de serlo para proteger la civilización que no le encarcela ni le asesina por ser punk.
    Si la civilización que defiendes le matara, habría un punk menos.
    Si llegamos a situación de guerra nos veremos obligados a obedecer a los mandos militares o desertar.(curiosamente aquí fue elegida la novela de Celine como una de las mejores del siglo XX, siendo claramente pro deserción). Lo que me parece bastante punk.

  11. «Existe una molesta subcategoría de tonto (y de europeo), que es el tonto europeo: aquel tipo capaz de acudir a un funeral para recordarle a los familiares del finado lo poco original de su dolor, pues cuántos mueren como su pariente cada día, y además aleccionarles, con advertencias infamantes, sobre cómo han de comportarse durante el duelo. “Estamos en vilo a la espera de tu reacción”, le dicen, con el difunto de cuerpo presente».

  12. Claudio Sífilis 16 de noviembre de 2015 a las 12:23
    (…) Lo que me parece bastante punk.

    Supongo que lo que le parece punk es desertar, no obedecer

  13. Estar en el campo buscando un poco de paz en estas fechas. No tener televisión y no enterarte de los atentados en París hasta el domingo. Qué horror.

  14. La policía ha acordonado un tramo de la Karl-Liebknecht-Str., al lado de la estación de Alexanderplatz. Le pregunto a una policía malencarada y me dicen que han encontrado un objeto sospechoso. Bueno, ha dicho “raro”. Me he imaginado que estaría en el bus que quedaba en medio de la zona acordonada. Si realmente el objeto fuera una bomba y hubiera explotado, habría varios heridos y quizá algún muerto. He pasado a unos cinco metros del bus.

  15. “Cuesta escribir algo contra la tolerancia, tanto como gritarle a tu padre por primera vez que no tiene ni puta idea de algo. Es difícil hasta interiorizarlo. Pero llega el día en que descubres que tu padre no es infalible. Y también que la tolerancia no siempre tiene que ver con la solución de un problema. No aquí. No ahora. Déjenme intentar explicarles por qué.

  16. ‘El reproche que pudiera plantearse ante la presunta “debilidad” occidental debe formularse con cuidado: las sociedades liberales recelan del uso de la violencia porque la violencia cumple una función cada vez menos destacada en sus rituales y formas sociales, y ese mismo refinamiento civilizatorio dificulta el uso de la fuerza allí donde puede llegar a hacerse necesario’.

    Me ha gustado esto: sobre París, &c.

  17. Claudio Sífilis

    Si llegamos a situación de guerra nos veremos obligados a obedecer a los mandos militares o desertar.(curiosamente aquí fue elegida la novela de Celine como una de las mejores del siglo XX, siendo claramente pro deserción). Lo que me parece bastante punk.

    Ignoro , Sr. Sífilis, si es usted militar; pero no me cabe duda de que si llegamos a una situación de guerra quienes se verán obligados a obedecer –o incluso desertar en su caso– serán, lógicamente, los miembros de las fuerzas armadas, quienes, no necesito recordarlo, son todos voluntarios y profesionales.

    Personalmente, la última etiqueta que le pondría al Voyage, por simplista, sería la de una novela pro deserción, aunque, desde luego, no pienso discutir algo así. Lo que sí no admite réplica es que su autor, voluntario en la guera del 14, fue un héroe condecorado que resultó, además, gravemente herido en la contienda, como todo el mundo sabe

  18. SOLIPSISMO REACTIVO
    Me produce infinita pereza someterme a los protocolos de seguridad, a la mirada torva del aduanero, a sus preguntas híspidas. Por ello entrar en EEUU me resulta tan desagradable. En Moscú has de pasar un arco de seguridad para simplemente entrar en el aeropuerto o visitar un museo. Me temo que Bruselas estos días será un martirio de comprobaciones, no por justificadas menos molestas. Con los años me voy haciendo mas intolerante a las pequeñas incomodidades de la vida cotidiana y tan solo hallo solaz en el Zulo, cierto que allí la familia gusta molestarme con insólitas impertinencias.

  19. 16 de noviembre de 2015 a las 14:54
    MARQUESDECUBASLIBRES
    cierto que allí la familia gusta molestarme con insólitas impertinencias.

    Como cuáles.

  20. ¿Cuáles, dice?
    -Arreglar el pinchazo de la bicicleta.
    -Ir a comprar vino y otros alcoholes.
    -Lavar a los perros ( a ésta me niego)
    -Pinchar en la discoteca.

    ¿Quiere que siga?

  21. Pese a que sé perfectamente el efecto psicológico que produce en la vida real el sonido de un fusil de asalto, sigo pensando que con ciudadanos legítimamente armados los muertos habrían sido probablemente la mitad. De los diez o doce que hubieran portado armas, al menos dos o tres habrían superado el miedo y habrían disparado sobre los asaltantes.

    Es más, si los hijoputas hubieran visto un porcentaje significativo de personas portando armas a la vista, no se hubieran metido en un lugar cerrado como el Bataclan, hubieran atacado en las calles, una vez más con un menor numero de muertos.

    El estado nos vende la filfa de que él nos protege, pero eso es imposible.
    ¡OPEN CARRY YA!!!!

  22. Del enlace de Brema a las 12:47

    En cualquier grupo humano hay un porcentaje de tontos, el problema de esta subcategoría es que ha conseguido cierta notoriedad en el mundo universitario y ha teñido de glamour intelectual lo que no es más que un resentimiento patológico.

    Se me vienen muchos nombres a la cabeza, empezando por el coleta y sus cuates. Pero esto ya estaba inventado, como dijo alguien que no recuerdo en relación con Mayo del 68, unos cuántos “filósofos” consiguieron convencer a unos estudiantes que vivían en el mejor de los mundos posibles, que en realidad estaban alienados y vivían bajo una férrea represión intelectual ante lo que no cabía sino rebelarse e intentar destruirlo todo.

  23. No sé, Follan, a mí el Casse-Pipe, además de un libro increíblemente divertido, me pareció más un delirio que una obra antinada. (La anécdota de la contraseña olvidada siempre me ha parecido de lo más carcajeante de toda su bibliografía.) Sin embargo, por lo menos en la edición que yo tengo (Guadarrama, 1976), incluyeron a modo de epílogo, bajo el título de Carnet del coracero Destouches, unas páginas de su diario íntimo donde un jovencísimo y deprimido Céline anotaba sus impresiones acerca de sus primeros días de vida militar, que sí resulta muy revelador acerca de cómo se sentía.

    3 de octubre –llegada–. Cuerpo de guardia repleto de sub-ofs con aspecto aplastante. Cabos fanfarrones. Incorporación en un pelotón, el 4.º Lt. Le Moyne, buen chico; Coujon (?), malo, falso como un judas..

  24. Una prefiguración, por así decirlo, de Olivares, Mantecón y el valiente sargento Gorila, aunque sin cucurbitáceas.

  25. 16 de noviembre de 2015 a las 16:22
    ADAPTACIONES
    “Anonymous” le ha declarado la guerra a ISIS.

    Seguro que se han puesto a temblar.

    También lo hicieron tras la masacre de enero.

  26. «Gedenken braucht Wissen»

    Se llamaba Rafa. Era el conserje encargado de la zona deportiva de mi colegio. Se dedicaba a construir maquetas de barco y nos nutría de gusanos de seda. Reconocería su cara entre millones; sus señas de identidad eran un mostacho irrepetible y un humor absurdo. De vez en cuando nos preguntaba, como sin venir a cuento: «¿Sabes que ayer se murió una mujer en París?» Nos partíamos de risa, porque dábamos por hecho que alguna mujer se habría muerto en París y que el suceso era irrelevante, porque seguramente se habría muerto otra en Canadá, un señor con bigote en Irlanda o un canario en Sevilla. Son cosas que pasan.

    Por eso nos duele especialmente la muerte de -hasta el momento en que escribo estas líneas- ciento treinta y dos personas en París. Quienes las han asesinado podrían darnos un tiro ahora mismo si tuvieran oportunidad. A ti, a mí, a ése, a aquél. Les da igual uno que otro. Para ellos somos lo mismo.

    La noticia de los atentados me llegó por teléfono sobre las once y media. Yo regresaba a casa y cuando llegué apenas me dio tiempo a leer y a escuchar lo esencial; al día siguiente tenía que levantarme a las seis para viajar hasta Buchenwald. Tres horas de coche, cinco en el campo, de noche otra vez una lectura apresurada y la consulta de las opiniones de amigos, conocidos, saludados y saludados de saludados en las redes sociales. Borré, bloqueé y silencié a muchos. Al parecer, los culpables de la muerte de ciento veintinueve personas no han sido quienes han apretado el gatillo o quienes han hecho explosionar las bombas: los culpables son nuestros gobernantes, quienes les han votado y quienes no. Occidente. Nosotros. Tú, yo, ése y aquél.

    En enero los culpables fueron los caricaturistas, que lo dijo el Papa. Hoy, parece, esa tesis expuesta con contundencia ya no es válida. Aquellas diatribas a favor del respeto y contra la sátira se silencian en el pozo de la vergüenza (o el de la desvergüenza). No sé qué me dirían quienes así razonan si les preguntara por los culpables de que un grupo de islámicos tire a los homosexuales al vacío desde una torre. Quizá sean también los caricaturistas. O nuestros gobernantes. O nosotros. Allá, en el quinto pino, un grupo de asesinos tira a un tío desde una torre para que reviente contra el suelo. Y el culpable es un señor que tomaba un croque monsieur en una terraza de París. Dicen…

    He comprado tres libros en la librería de Buchenwald. Los llevo en una bolsa que me han ofrecido y que tiene un lema: «Gedenken braucht Wissen». «Commemoration needs information». Hay mucho asesino suelto. Y mucho analfabeto.

  27. ” Al parecer, los culpables de la muerte de ciento veintinueve personas no han sido quienes han apretado el gatillo o quienes han hecho explosionar las bombas: los culpables son nuestros gobernantes, quienes les han votado y quienes no. Occidente. Nosotros. Tú, yo, ése y aquél.”

    Exactamente lo que decìa la peor izquierda española -y la francesa- respecto a los crimenes de ETA. Joder, es que no cambian, como si fuera su segunda naturaleza.

  28. 16 de noviembre de 2015 a las 02:05
    Gengis Kant
    Rockandbolesco, un cordial saludo. ¿Suspende a muchos?
    ____________
    No crea, Gengis. Me sale entre el 25% y el 30%. Los métodos de evaluación son bastante imperfectos. Creo que lo más acorde con la realidad estaría en un 45%, pero se me escapan algunos.
    Otro saludo (y mis felicitaciones por esos relatos con que nos deleita).

  29. VACA MUERTA QUE MIRA PASAR EL TREN
    No hace falta ir mucho tiempo atrás. Mis abuelos eran personas que intervenían en el transcurso de la vida. No sólo tuvieron once hijos de los que sobrevivieron diez que han tenido a su vez descendencia múltiple, sino que intervenían en el curso natural de los acontecimientos: plantaban y recolectaban, criaban animales y los mataban para comerlos, cazaban y pescaban, creaban objetos con sus manos y los destruían. Basta con realizar estas acciones durante un tiempo para adquirir una responsabilidad quizá no intelectualizada, pero sí consciente, sobre los actos propios. Matar un cordero con nuestras propias manos es muy distinto de comprar una bandeja de chuletillas en un supermercado; se aprende lo doloroso que es matar y lo fácil que resulta y, por la misma razón, lo conveniente de establecer límites, prohibiciones y ritos. Levantar una casa es tan trabajoso que se comprende la pena de su destrucción. Qué decir de los hijos.

    En comparación con mis abuelos yo soy un individuo muerto. No planto, no cazo, no creo y ni siquiera destruyo. Me limito a pasar por el mundo y a percibir su existencia. Mi relación con la vida, salvo raras ocasiones, no es directa: miro y estoy, y cuando actúo mi acción se reduce a consumir y exigir satisfacción. No planto, pero quiero frutos sabrosos. No cazo, pero exijo equilibrio deportivo. No crío ni mato ni me responsabilizo de los animales que voy a comer, pero exijo que mueran sin dolor y vivan sin sufrimiento. Miro con desdén y superioridad a los humanos que no han logrado desprenderse de su relación con la animalidad porque no soy consciente de mi existencia subsidiaria e innecesaria. Mi única actuación rastreable sobre la vida es una constante producción de gases innobles y residuos malolientes que ni siquiera veo y de los que no me hago cargo.

    Las sociedades tradicionales tienden a convertir en tótem a los animales que los alimentan porque viven para ellos y por ellos. Yo no tengo animales totémicos y no respeto a la vaca ni al pollo ni a la oveja ni al chipirón ni a la merluza. Mi soberbia es tan grande que ni rezo al dios cerdo que me alimenta ni al toro que me representa. Desprecio a la patata. Me río hasta de la cebolla.

    Hay quienes plantan y crían por mí. Quienes matan por mí y mueren por mí. Detesto a los que actuan por mí porque les mueven intereses, necesidades y deseos indignos, como a mí.

    Creo entender lo muy complejo pero se me escapa lo simple. Soy capaz de elaborar minuciosas teorías narrativas pero ya no percibo la limpieza descriptiva. Sólo comprendo el mundo metafórico, neuronal, ultraconectado y ruidoso de la cháchara inútil en donde siempre tengo razón. Y frente a quien hace y se equivoca, frente a quien crea y destruye, yo ni hago ni creo ni destruyo ni sirvo. Sólo estoy y hablo. Sólo genero retórica y ruido, palabrería trompetera, reflexión delirante y lirismo crepuscular. Al imbécil de la metralleta y al tonto de la bomba, les respondo encendiendo una vela de olor. Soy un sujeto en tránsito acelerado a objeto. La sombra de una vaca muerta que mira pasar el tren.

  30. 16 de noviembre de 2015 a las 18:38
    PERROANTONIO
    VACA MUERTA QUE MIRA PASAR EL TREN

    ¡¡Pedro Antonio, Pedro Antonio, Mercurio te ha llamado Píndaro!!

  31. 16 de noviembre de 2015 a las 18:38
    PERROANTONIO

    Eres de todo eso y ademàs un pedazo de cabròn inteligentisimo como rara vez he visto.

  32. Hace muchos años que en mi casa no entra -palabra de honor- ningùn musulman que beba vino. Lo del cerdo lo paso, pero lo del vino, no.
    (Bonnie, Bomba B, me merezco una cajas o no?)

  33. He dicho Píndaro para hacerme el guay. ‘Criatura de un día, ¿qué es el hombre, qué no es? El hombre es el sueño de una sombra‘, creo que dijo. Y ya. No sé más ni estoy seguro seguro de que sea tal cual. Ni de Píndaro. Dejadme, cabrones.

  34. Qatar apoya a la comunidad sunni y por lo tanto al ISIS. Cada gol del Barca es una pequeña vela de sangre.

  35. No sé, Perroan. Los cursis me parecen muy decorativos. Sufren de pálpitos naturales, de estremecimientos propios de la especie. Buscan conjurar el pasmo y el dolor con rituales chorras que duran lo que un suspiro. O un pedo. Bien, pero por lo menos están ahí en un rincón, quietecicos, lloriqueando, en lugar de echarse encima del resto vomitando su puñetera superioridad moral, despreciando a las víctimas y justificando a los verdugos.

  36. LOS ADVERSATIVOS

    No pueden evitarlo. Hay una izquierda española, y desde luego que no poco numerosa, completamente incapaz de condenar y exigir justicia por un atentado terrorista, ya sea una carnicería parisina que en un hipercor o una cuneta del País Vasco, sin colocar un “pero” detrás.

  37. Carmena me ha convencido: hay que dialogar con el Isis para buscar la Paz y nadie mejor que las mujeres para lograrla. Yo propongo mandarla pallá y que arregle eso.

  38. Seguro que Brat Çashö, en cuanto tenga ocasión, trucará la foto de Herrera poniendo detrás al burro Jordi.

  39. No planto, pero quiero frutos sabrosos. No cazo, pero exijo equilibrio deportivo. No crío ni mato ni me responsabilizo de los animales que voy a comer, pero exijo que mueran sin dolor y vivan sin sufrimiento.

    Pero ha desarrollado el olfato, y da cuenta de sus percepciones.
    Arias Maldonado, otro que tal baila. Gracias por el enlace.

  40. Volviendo al principial comentario de Adapts 10:48, discrepo de sudefensa de la guerra de Irak (es más, ha precipitado la actual).

  41. 16 de noviembre de 2015 a las 20:50
    BREMANEUR
    No sé, Perroan. Los cursis me parecen muy decorativos. Sufren de pálpitos naturales, de estremecimientos propios de la especie. Buscan conjurar el pasmo y el dolor con rituales chorras que duran lo que un suspiro. O un pedo. Bien, pero por lo menos están ahí en un rincón, quietecicos, lloriqueando, en lugar de echarse encima del resto vomitando su puñetera superioridad moral, despreciando a las víctimas y justificando a los verdugos.

    No crea. Prefiero los pavos reales a las vacas de que hablaban Gaussage y Perroantonio repectivamente. Respeto a quienes, abrumados por la tragedia, no encuentran otro consuelo que esa pequeña ceremonia personal, íntima y silenciosa de colocar unas flores o unas velas. Otra cosa es el tipo que llega con su piano para tocar canciones pacifistas, el del artículo que trae Adapts. Observe la foto del artículo: decenas de medios de comunicación a su alrededor. La actitud de ese tipo -un candoroso o un listo, igual da- es bastante más dañina que la de los tontos útiles que le hacen parte del juego a los criminales, desde Pablo Iglesias a Marie Le Pen pasando por quienes más o menos puntualmente aprovechan para rascar unos cuantos votos. Todos estos siempre tendrán su tope, pero el efecto contagioso del pianista pacifista es potencialmente mucho mayor, mucho más transversal. “No hacer nada ya es hacer algo en estas circunstancias”, dice Arias Maldonado en su artículo.

    Adapts, no sé si el ISIS temblará más o menos con lo de Anonymous, pero lo cierto es que ellos mismos declararon que la red era una provincia más del califato y que ningún gobierno o institución la ha atacado a gran escala. 100 páginas web, 6.000 vídeos, una lista de simpatizantes del ISIS en internet publicada y 100.000 cuentas de twitter hackeadas con la misma leyenda: “no soy un musulmán, soy un perro terrorista”. Para empezar no está mal.

    Bolaño, también yo discrepo y también -entre otras- por la misma razón (Sadam era nuestro hijo de puta) pero en realidad todo eso ya da igual. Estamos en lo que estamos.

    Suspendido el Bélgica-España de mañana en Bruselas. Si la Eurocopa acaba por no celebrarse en Francia el próximo verano también por miedo -o por seguridad, como prefieran- no seremos sólo los futboleros los que estaremos jodidos.

  42. Francia está en guerra, los franceses, civiles y militares, deben obediencia a sus superiores. Los militares más. Los punks menos.

    El Estado Islámico es el culpable de los atentados.

    El origen del Estado Islámico no es el radicalismo religioso, sino la venganza y el odio.
    El radicalismo religioso es cómplice, y culpable. El Islam menos, pero también.

    Como el Aparheid, no lo originó el racismo, sino los dueños de los territorios con diamantes, cuya manera de trabajar condujo al resurgimiento de la esclavitud.
    Pero el racismo fue complice, y culpable.

    Cuando un misil antiaéreo derriba un avión comercial, el que fabricó el misil y el que lo vendió, son complices. No hace falta ser abogado para darse cuenta de esto.

    Cuando un avión comercial se estrella por causas desconocidas. Los que no han vendido misiles antiaéreos son inocentes. No hace falta ser abogado para darse cuenta de esto.
    Si el avión lo ha derrivado un terrorista, su grupo terrorista es culpable.

    Los servicios secretos de los países juegan con fuego, por ejemplo, el cerebro del 11S se formó en el FBI.

    Quien siembra tormentas recoge tempestades.

    Los servicios secretos de los países tal vez nos hayan librado de una guerra nuclear, o tal vez estuvieron a punto de crear una.

    El primer suicida islámico que se explotó rodeado de gente fue un palestino?
    En realidad eso ya da igual.

    Mis condolencias a las victimas, muertos heridos y familiares.

  43. Y hay más variables que seguramente han intervenido en la formación del terrorismo del Estado Islámico:
    El feudalisno persistente en Oriente medio.
    El analfabetismo.
    La guerra Iran Irak, 10 años de intercambio de armas por petróleo.
    El Irangate.
    El conflicto árabe israelí.

    Yo soy simplista, no voy a hacer una ecuación, pero no tanto como para reducirlo todo a que son fanáticos religiosos hijosdeputa.
    Las putas han hecho un comunicado informando que ellas no los han parido.

  44. Masticar conceptos es la modesta continuación de la lucha por otros medios; vamos allá.

    He elegido lucha porque quiero hablar precisamente de la guerra.

    No tengo tan claro como B-H. Levy que esto sea una guerra, o sólo una guerra. Hay una guerra en marcha, contra el Estado Islámico, iniciada por el Estado Islámico. Esa guerra se desarrolla en un gran campo de batalla, en Siria e Irak principalmente.

    Lo de París, como lo de Atocha, no es una guerra. Es terrorismo.

    A nosotros nos habría valido, como definiera Ferlosio, que un rayo (o hasta una maceta) le hubiera caído en la cabeza al tipo del chaleco explosivo y el Kalashnikov. A ellos les habría frustado que el Bataclan se hubiera desplomado por aluminosis o terremoto sobre sus ocupantes.

    Luego no es una guerra, o no del todo.

    Lo que se haga, si algo se hace, en territorio del Estado Islámico deberá seguir las reglas de enfrentamiento de la guerra. Hay unos combatientes identificables delante. Hay conceptos, tácticas, movimientos, material, personal, usos bélicos.

    Lo que se haga en nuestras ciudades no puede ni debe seguir las reglas militares, sino las civiles. Las policiales.

    No quiero decir que la policía no deba disponer de más (o diferentes) prerrogativas a las habituales. Es una criminalidad extrema, y extremadamente peligrosa; por lo tanto, deberemos adoptar medidas policiales extremas. Extremadamente peligrosas. Para ellos. Pero no es una guerra.

    Los parisinos, los madrileños, los londinenses, los manhattanitas no salimos huyendo de nuestras casas, cargando a nuestros hijos, alejándonos del combate. Luego no estamos en guerra.

    No hay ninguna posibilidad en absoluto de que Francia pierda terreno frente al enemigo. Luego no está en guerra.

    Estamos en guerra allí. Por suerte para nosotros. Porque podemos.

    Estamos en peligro aquí. Porque pueden.

    Pero son dos luchas diferentes; conectadas, vinculadas, dependientes la una de la otra, pero diferentes. Con reglas diferentes. Con tropas diferentes. Con medidas diferentes y consecuencias diferentes.

    No sé si esto sirve de algo, porque no he dicho nada y lo que no he dicho lo he dicho del tirón, sin pensar mucho. Pero como en este sitio tienen Vds. a bien dejarme pensar en voz alta, pues ya está. Ahí lo dejo.

  45. 17 de noviembre de 2015 a las 01:15
    bolaño . .

    Volviendo al principial comentario de Adapts 10:48, discrepo de sudefensa de la guerra de Irak (es más, ha precipitado la actual).

    No me he explicado bien, as usual, aunque dejé una pista: “al poco de lo de las torres gemelas”. Quïcir que era cuando USA atacaba a los barbudos en Afganistan como reacción al atentado. Al punki no le parecía bien, como ahora no les parece bien a todos estos que Francia se defienda atacando al ISIS.

    Respecto a la guerra de Irak, no parece en efecto buena idea cargarse al tapón de contención que era el Baazismo, pese a que Sadam ya estaba demostrando querencias islamistas para congraciarse con la población.

  46. 17 de noviembre de 2015 a las 03:03
    ALBERT
    Si la Eurocopa acaba por no celebrarse en Francia el próximo verano también por miedo -o por seguridad, como prefieran- no seremos sólo los futboleros los que estaremos jodidos.

    Totalmente de acuerdo. Me han gustado las declaraciones del Marqués del Bosque, tan morinyistas ellas.

  47. 17 de noviembre de 2015 a las 01:15
    BOLAÑO
    Volviendo al principial comentario de Adapts 10:48, discrepo de sudefensa de la guerra de Irak (es más, ha precipitado la actual).

    Carrascal, que es un opinador muy de mi predilección, decía ayer lo mismo, ya que según él esa guerra había roto el equilibro en Oriente medio. Lo que me gustaría saber de quienes opináis así -y lo pregunto desde mi ocenánica ignorancia- es si aquella guerra se pudo hacer de otra manera, o si en sí misma fue un despropósito.

  48. También, puestos a indagar en los orígenes de los atentados de París, podríamos centrarnos, como dice Adapts, en el atentado del 11 de septiembre de 2001.

  49. Mi análisis es que es un problema sin solución. Le he dado muchas vueltas, supongo que como todo el mundo, y finalmente creo que no hay nada que Occidente pueda hacer para acabar con esa violencia, ya sea terrorista o militar. Hay medidas paliativas.
    La primera aceptar que la violencia militar -Siria, Irak, Afganistán- es cosa de ellos. Son tribus enfrentadas, cada una con una versión tuneada del Islam que se adapta a sus tendencias naturales. Allá se las compongan. Que se enfrenten, arruinen y lleguen a su propio equilibrio regional. Intervenir en peleas tribales es como hacerlo en disputas familiares; finalmente quien los aúna es el extraño que intenta pacificar, por el sencillo expediente de convertirlo ambos en enemigo. Hay pendiente desde hace muchos años una guerra entre Arabia Saudita e Irán. Dejen que sea. Aquí tuvimos dos guerras mundiales que finalmente trajeron algo de cordura. Si puedo elegir, que gane Irán. Pero tiene que ser pronto, si no ya. Antes de que tengan la bomba, es decir, en dos-tres años.
    La segunda medida, además de la represión policial del terrorismo en Occidente, es que no entren más musulmanes en Europa. Muchos de los que vengan serán terroristas y, sobre todo, muchos más se volverán terroristas aquí, inevitablemente. Sin nada que se pueda hacer para impedirlo. Como habrá un enorme problema humanitario y caso de no atender a víctimas y refugiados Occidente se traicionaría en sus principios, establézcase un protectorado europeo en algún lugar, por ejemplo Libia que es ahora mismo un estado fallido, al que trasladarlos, donde atenderlos y comenzar, dentro de lo posible, una sociedad regida por el islam, pero no tribal.
    Europa, partiendo de mejores condiciones iniciales, necesitó mil años de convulsiones internas para llegar a donde está, a ser como es. Al islam le llevará más, mucho más.

  50. Los dos dictadores Baazistas (laico –socialistas) de la zona, Sadam Hussein en Irak y Bashar Hafez al-Asad en Siria, (no sé si me dejo alguno) eran nuestros hijos deputa y que perdieran el poder ha sino malísimo para nosotros.
    En el caso de Sadam en Irak, aparte de las razones geo-petrolíferas, hubo en mi opinión una enorme ingenuidad sincera de los USA, que pensaron que sí podrían establecer un régimen democrático y que eso pacificaría la zona, sin entender la esencia islámica, ellos ya tienen su ley, la única posible, la sahria, que es incompatible con la democracia.

  51. Los civiles, en Occidente, no obedecemos a nuestros dirigentes: acatamos, o deberíamos acatar, las leyes. Que no es lo mismo. Y cada cuatro años –en Cataluña cada tres meses, más o menos– disponemos de la oportunidad de mandar al paro a esos dirigentes y sustituirlos por otros que promulguen leyes a nuestro entender más justas o acordes con nuestra particular sensibilidad y manera de ver el mundo.

    Del mismo modo, repito, todavía menos, desertamos, pues solo hay que echar un vistazo al diccionario para saber que desertan únicamente los soldados, jamás los civiles.

  52. De momento, no deja de ser un debate puramente nominalista y sin consecuencias prácticas; pero estoy de acuerdo con lo que alguien ha escrito más arriba: esto no es una guerra; se trata de terrorismo puro y duro. En este sentido pienso –y lo mismo me sucedía con la vieja cantinela de los asesinos etarras– que invocar la palabra guerra, con las connotaciones épicas que el propio término conlleva, de algún modo les otorga a los criminales un “lustre” del que carecen en absoluto.

    Las diferencias entre un combatiente –un soldado– y un asesino terrorista son evidentes y están reguladas desde hace muchos años.

    https://www.icrc.org/spa/resources/documents/misc/5tdm4r.htm

    Según recoge el Reglamento de La Haya (y el más elemental sentido común, de paso), pues, un combatiente, para ser considerado como tal, puede “realizar actos de guerra que por su naturaleza o su finalidad están dirigidos directamente contra los combatientes o los otros objetivos militares de las fuerzas armadas adversas”.

    Lógicamente, el asesinato a sangre fría de civiles indefensos no está contemplado como objetivo militar.

    Lo de París no es una guerra. Se trata, como dije, de un atentado terrorista de la peor especie.

    Otra cosa es que, frente a situaciones excepcionales, hacen falta medidas excepcionales.

  53. Gómez, lo de mandarlos al paro es coña, ¿no?
    Los políticos que no salen elegidos se van de consejeros una empresa privada o de directores a una pública

  54. Esto es una guerra de nuevo tipo que adopta la guerrilla como método de terror activando comandos paramilitares.
    La diferencia es puramente formal. Esto es, si a los prisioneros se les debe aplicar la condicion de soldados o de terroristas. Puesto que no llevan uniforme, la de terroristas. Si se les aplica la condicion de soldados y son de la nacionalidad del pais en el que matan entonces caen bajo la ley marcial en sus variantes de traicion en tiempo de guerra.
    Por ahi es por donde hay que ir: juicio sumarisimo y fusilamiento en 24 horas .

  55. Pienso como Mortimer, esto no tiene solución. Si intervienes eres un puto imperialista, si no lo haces, un puto insensible.
    La idea de dejar que se maten entre ellos, Irán contra los sauditas, me parece atrayente, pero supongo que quien traiga petróleo de allí lo considerará demasiado peligroso. La verdaf es que si allí no hubiera petróleo no habría nada que solucionar.
    Yo que soy un cínico he sido siempre partidario de elegir hijoputa y ser consecuente.
    En definitiva y volviendo al principio, que la cosa no tiene remedio.

  56. Saddam, que era nuestro hijoputa, sacó los pies del tiesto invadiendo Kuwait. Ello obligó a Bush padre a intervenir. Por esa époce en Siria andaba Hafed, el padre de Bashar, que era otro hijoputa que nos parecía estupendo. Los occidentales hemos hecho el primo al querer sustituir a nuestros dictadores por otros mas humanos (Primavera árabe), pero nos ha salido el tiro por la culata.
    Sumariamente el mayor error ha sido, además, querer templar gaitas entre chiíes y sunnitas, algo imposible.

  57. Herrera me cae simpático pero últimamente se trata reiteradamente de “querido” con Santiago González y uno tiene la sensación de estar en el baño, por la mañana, con Isabel II y el Duque de Edimburgo, mientras se acicalan y comentan las novedades del reino.

  58. Dejémonos de coñas, los enemigos de Francia y de España no son los mismos, ni los de Europa globalmente.
    El enemigo de Europa y de Rusia, a largo plazo es Turquia. Ni Arabia,, ni Siria, ni Irak, ni Libia., ni Iran: Turquìa.
    El enemigo de Francia es, como en el caso de EEUU, el terrorismo islamista en general porque ambos paises son muy activos militarmente en conflictos regionales.
    Pero el enemigo de España, no a largo plazo sino ya, ahora mismo , es Marruecos.

  59. Follandeiro (sì, joder, Follan d’Eiro) 17 de noviembre de 2015 a las 11:19

    Esto es una guerra de nuevo tipo (…)
    Por ahi es por donde hay que ir: juicio sumarisimo y fusilamiento en 24 horas .

    En desacuerdo. Para ellos, es el martirio y van a un mundo mejor.

    Ya que es una guerra de nuevo tipo, nuevas medidas.
    Por ejemplo, al que se capture vivo, se le suelta y se le envía a Afganistán, Nigeria o Arabia Saudí, pero antes se le hace un cambio de sexo. Igual vivir como mujer le hace cambiar de opinión.

    A los que hayan muerto, enterrarlos dentro de una piel de cerdo, o envueltos en lonchas de bacon, para que no puedan llegar al paraiso, y con publicidad, como aviso a navegantes

  60. Ciertamente, Funes, ese refinamiento se me habia escapado. Y se me escapò porque no descarto que el juicio sumarìsimo habrà que aplicarlo a nuestros hijos, o a los hijos de nuestros hijos o a las hijos del vecino que conocemos desde niños.
    Muy pronto las acciones belicosas cometidas en Europa no seràn exclusivamente obra de “àrabes” sino de sujetos de souche occidental.
    No demos ser demasiado crueles en honor a su origen.

  61. Adapts, entendido. En la retaliation subsecuente al 11-S el rechazo (NO) a la participación en la guerra ‘allí’ (fino Mercutio) fue marginal en España (IU).

  62. Amenazar a los terroristas con ejecutarlos y enterrarlos envueltos en piel de cerdo fue idea de un oficial médico norteamericano frente a un asesino conjurado que pudieron atrapar vivo, en la revuelta de los moros durante la ocupación de Filipinas. No quería hablar y aun bien atado a un poste infundía terror a los soldados nativos. Ante la amenaza, apoyada en la visión del pellejo junto a la fosa, se derrumbó, contó todos los planes de los rebeldes y empezó a suplicar llorando. Los soldados filipinos se animaron a acercarse y tocarle con la boca del fusil, con risas algo nerviosas.

    La causa principal del desastre de la ocupación de Iraq y Afganistán es el factor humano. Hace 70 años el ejército americano ocupó medio mundo, en particular Alemania y Japón, con éxito más que notable. Ahora sólo parece que puedan controlar algo del tamaño y el exotismo de Panamá. La diferencia esencial está en la tropa y su preparación. Los marines de hoy podrán vencer a un ejército en días, pero hay que sacarlos inmediatamente.
    Pd. El oficial médico era Gary Cooper.

  63. Me acaban de arreglar (al fin) el ADSL. Debo de ser uno de los pocos mortales que aún tienen IP fija, de ahí que los técnicos se hagan la picha un lío con los gateways y así. Me han preguntado si me dedico a la telefonía. Debería —he contestado— porque el conocimiento acumulado desde la época de las conexiones RTL me ha convertido, a mi pesar, en especialista en redes.

    Soy un pozo sin fondo de conocimiento obsoleto.

  64. Euskaltel, telefonía, redes y el equipo en que “”El junco” fue leyenda. Que suerte ser vascongado.

  65. Doña Manuela on fire y muy gloriosa: “La respuesta a la barbarie no es la venganza. Este acto brutal contra la humanidad hay que integrarlo en una política de paz. Y las mujeres sabemos más de paz que los hombres […] La respuesta no es la venganza, sino hablar, oírnos, escucharnos, entender que el de enfrente es tan hombre y mujer como nosotros”

    Desde que era apenas un niño siempre me ha maravillado las cotas de infantilismo que son capaces de alcanzar algunas personas de la extrema izquierda española. De este infantilismo intrínseco derivan a mi juicio las dos corrientes que conforman en muchos casos este posicionamiento político y vital, esto es, la utópica (o surrealista) y la puramente abyecta.

  66. 17 de noviembre de 2015 a las 15:16
    GÓMEZ

    Gómez, tengo desde hace mucho esa misma impresión, son tontos o nos toman por tontos. Escuchas esas chorradas de Carmena sin saber quién es y piensas en una monja de clausura escogida al azar, antes de volver al obrador a seguir haciendo yemas.

  67. Creo que sois muy tibios con Karmenski. Ni siquiera yo me atrevo a decir lo que pienso de sus palabras y de ella.

  68. Hostias, el gran Marino. Yo creo que eso del “junco de Bérriz” es de la prensa nacional. Aquí en Eibar se le quiere mucho. Sin embargo –ya lo he dicho– no comparto los ídolos de la tribu. Yo no soy, sólo estoy.

  69. Cómo me gusta esta iniciativa. Y me gusta ver ahí a Mikel Iriondo, a quien el PSE utilizó para dar lustre a sus listas y luego dio la patada para colocar a sus militantes fracasados.

    Echo de menos a algún profesor alavés, como aquellos filólogos hispánicos a los que ETA puso una bomba en el coche.

    Y saludo a Ofa, que me suspendió ‘Ética periodística’ quizá porque me confundió con algún talibán, o porque le faltaban luces.

  70. ¿Todos somos Franceses?
    En el avión ruso murieron más de 200 personas, también civiles, y no cantamos el himno ruso, que no nos sabemos, vale, pero tampoco el estribillo de Kalinka

  71. Va a ser cierto lo de las personas mujeres que no comparecen (con alguna excepción) a deponer sobre la guerra. Y Sucundum que no sube del bar.

  72. Es buen momento para volver a recomendar “La tirania de la penitencia: ensayo sobre el masoquismo occidental” de Pascal Bruckner.

  73. Me irrita todo tipo de incultura, incluida la bélica. Me parece insólito que la gente no distinga una escopeta de un rifle, un fusil de asalto de un subfusil o un acorazado de un carro de combate. Solo los niños hablan de pistolas o tanques. Hay que espabilar, que se avecinan tiempos oscuros.

  74. Perdone usted, Bolaño, por no deponer cosas de machos y esas tontunadas de guerreros. Estoy cosiendo heridas de alma con punto de cruz y un sudario.

    Velas cómo qué no. Prefiero flores para mis muertos.

  75. Hay un tercer grupo, cuya misión en este mundo formuló el francotirador de Eastwood. Son los perros guardianes, y no se pueden permitir que la inconsciencia de unas o el desprecio de los otros les confunda de enemigo. Que no es otro, señores, que el lobo.

    Bustos.

  76. Hay gente pa tó, Bolaño.
    Me explicaba Raimon Pániker que, siendo niño, había presenciado la muerte de un compañero de colegio al caer al andén del metro cuando entraba el convoy. Cuando sus padres se enteraron le preguntaron porqué no había explicado nada en casa. ¿Cómo se puede explicar eso? les contestó, y me preguntaba a mí.
    Es cierto que Pániker es algo especial, y extremo. Pero lo entiendo mejor que a los del extremo opuesto, enviando frenéticamente watsups convocando a un minuto de silencio de watsup (verídico).
    Mi recuerdo de estos días en París no será el relativo despliegue policial, sino los semblantes entre tristes y contrariados de la gente haciendo (“qué remedio: soy un pringado” parecen decir) su vida cotidiana, particularmente en el metro. La normalidad, junto a una radical -y contagiosa- ausencia de expresiones de alegría.
    En fin: También esto pasará, como dice el sabio.

  77. También es verdad que las mujeres somos muy contenidas en esto del arte de las guerras. Bueno es que no dejamos rastro de sangre a la hora de lavar conciencias.

  78. El nuevo orden mundial, la refundación del capitalismo, el socialismo del siglo XXI, la regeneración democrática… Me cago en Dio… genes… Diógenes, he dicho ‘Diógenes’.

  79. Hola señor Rocky. No tengo un Pazo ni vírgenes que ofrecer para una noche inolvidable. Pero si un día baja al sur, a Vigo mismamente, será un placer un tomar una conversación ociosa con usted.

  80. Buenas tardes, Tareixa.
    Oír tus palabras en tu voz de mujer mientras me miras con tus ojos de mujer sujetando la taza de té o la copa de vino o lo que sea con tus manos de mujer; fijarme en tus delicados dedos de mujer mientras buscas en tu bolso cualquier cosa que no encuentras. Cuerpo de mujer, blancas colinas, etc.
    O pasear esas calles, esas cuestas de Vigo -subidas o bajadas-, cogida de mi brazo de hombre o bajo mi paraguas de hombre mientras escucho cuanto tienes que contarme. Lluvia y silencio de hombre. La luz anaranjada de los semáforos reflejada en el suelo empapado de la noche gallega.
    Tareixa, el placer será mío y tuyo y nuestro. Quiero decir ‘sería’.

  81. Parece que al menos dos de los terroristas de París han reventado sin matar a nadie. Esto es carne de chiste. Carne picada, para ser exactos.

  82. Putin y Hollande se ponen de acuerdo. Ya les expliqué, con escaso éxito, que la solución militar pasaba por Rusia.

  83. ¡Ah, démosles sentido, delicadeza y vida a estos días de muerte, barbarie y sinrazón! Asustada Tareixa, no temas. Que no sea por miedo que se nos erice el vello y se nos ponga la piel de gallina.

Los comentarios están cerrados.