Instaladores desbocados, 8. Aumento de sueldo

Preguntar
Por Claudio Sífilis.

A Manuel le concedieron un piso de protección oficial en Las Tablas. Su padre, que se había encargado de la solicitud, le acompañó a tramitar todos los papeles. Manuel estaba preocupado, su padre no pagaría la hipoteca si se quedaba en paro, y el trabajo en Clavillo le resultaba insoportable, trabajaba casi todos los fines de semana, llevaba más de un año y no había tenido vacaciones. Quería cambiar, estaba harto de tener que hacer los presupuestos a toda leche y mal, de tener que escuchar broncas y más broncas por no tenerlos hechos. Harto de meter la pata y de que después vinieran los problemas.

– “Esto cuesta más comprarlo en el almacén de lo que cobramos cuando ya lo hemos instalado”.
– “Has puesto que esta luz de obra se tardaba en hacerla 16 horas una persona y hemos tardado 32 horas dos personas”
– “¡Cómo lo hagas todo así!”

Estos errores no eran tan graves como pueda parecer. Eran presupuestos con más de cien partidas a contratar, hechos muy rápido, y para contratar había que bajar el precio de alguna manera. Había que contratar a precio de mercado, lo más importante era presentar un presupuesto a tiempo y tener cuidado de que el total no fuera demasiado bajo, porque había muchos instaladores en el sector que no sabían presupuestar, electricistas que intentaban montárselo por su cuenta y se arruinaban.

Manuel también había conseguido una subvención para contratar una empresa consultora que les estaba ayudando para el proceso de certificación de calidad ISO 9000. La subvención era del 50% con lo que era más barato y efectivo que ir al curso de la asociación de electricistas que tenía previsto Marcos.

Llevaba un año con contrato en prácticas, y el mercado laboral determinaba que Manuel ya valía más dinero. Había aprendido bastante. Hizo un curriculum y lo distribuyó por internet. Hizo una entrevista para comercial de un fabricante de material eléctrico. La entrevista se la hizo una mujer de unos treinta años, especialista en recursos humanos. El trabajo consistía en llevar catálogos a los arquitectos, los ingenieros y los instaladores, explicarles los productos y hacer cálculos para sus proyectos. Ayudándoles con su trabajo se conseguía que prescribieran las características de su producto y no el de la competencia. Manuel conocía al comercial de esa empresa que venía a verle a Clavillo con sus catálogos. Contó que en Clavillo se solían instalar sus lámparas de emergencia, pero que la marca de la aparamenta de los cuadros eléctricos que ponían era otra, algo más económica, y que tenía un ingeniero de haciéndole los esquemas de cuadros y centros de transformación, y los presupuestos. Era un trabajo que Manuel podía hacer perfectamente.

La mujer repasó el curriculum. Comentó que el primer trabajo antes de Clavillo le parecía una mierda. Manuel no supo qué decir. Pensó: “Sí, era una mierda, como todos los primeros trabajos, de becario. Pero no ponía en el curriculum que era de becario, intentaba venderlo como un trabajo interesante”. Preguntó por qué quería cambiarse de trabajo y Manuel cometió un error que no se debe cometer nunca en una entrevista: empezó a quejarse de su situación, dijo que le cargaban con demasiado trabajo, demasiada presión, que no le daban tiempo para hacer las cosas y luego le exigían responsabilidad, que le tenían sentado delante del ordenador y que si se levantaba del asiento un momento enseguida protestaban y le echaban la bulla. La entrevista siguió en tono arisco hasta el final. Manuel nunca volvería a saber nada de ese puesto de trabajo.

Manuel dijo en Clavillo S.L. directamente que había ido a una entrevista de trabajo. Esto no se debe decir nunca, pero en Clavillo decir que estabas enfermo y no ir a trabajar tampoco era buena idea, porque ya lo había hecho y Marcos empezó a sospechar y a acusar y a intimidar y a decir que hay que ir a trabajar enfermo… Marcos se quedó mudo cuando Manuel le dijo a las doce de la mañana que venía de una entrevista de trabajo. Manuel añadió que con lo que pagaba a los ingenieros nunca iba a tener allí a ninguno fijo, que sólo iba a poder contratar a chavales que le iban a usar para formarse y luego marcharse.

Manuel ya no quería hacer más entrevistas y empezó a darle vueltas a la cabeza a cómo conseguir un aumento de sueldo de Marcos. Un día le llamaron para una entrevista en Mercamadrid. Era para una empresa de mensajería y transporte de paquetes, para un puesto de organización. Le pareció que no tenía posibilidades para ese puesto, ya que trabajaba en algo totalmente distinto. Decidió decirle a su jefe que iba a faltar al trabajo por una entrevista unos días después.

Una tarde le encargaron que fuera a una obra en las Matas a llevar unos planos para el jefe de obra y unas certificaciones de obra. Al llegar a la obra se encontró que había una reunión. Llevaban toda la tarde discutiendo por una certificación de obra. Habían dado una vuelta por la obra el encargado de la constructora y el jefe de obra de Clavillo para determinar el tanto por ciento de la instalación eléctrica que se llevaba realizada. A primera hora de la tarde Marcos había entregado una certificación que no le habían aceptado, entonces había llamado a la oficina para que le hicieran otra, que era la que traía y que estaban discutiendo. Seguían discutiendo porque la nueva certificación que presentaba Marcos no les parecía correcta a los encargados de la constructora. Los argumentos de cada uno eran los siguientes:

Marcos: “No puedes pasar por la obra y decirme que sólo llevo realizado un treinta por ciento de la misma, está casi acabada, sólo falta poner las luminarias. Es una obra enorme, de más de cuatrocientas viviendas en la que hemos hecho un trabajo enorme cumpliendo los plazos”.

Encargado de la constructora: “Es que en el presupuesto que me has entregado, las luminarias son el setenta por ciento del mismo y lógicamente, si no has puesto las luminarias, no te las voy a pagar”.

La discusión seguía, se tomaron un descanso porque el encargado tenía que atender a otra persona y la discusión iba para largo. Ya eran las diez de la noche, la jornada laboral en la obra había terminado hace tiempo y sólo quedaba movimiento dentro de la caseta de obra.

En un descanso, fuera, en medio de ninguna parte, Marcos le explicó el problema a Manuel. El presupuesto con el que se había contratado estaba mal planteado, lo había hecho Juan. El coste de las luminarias estaba en precio venta al público. Clavillo compraba con un 45% de descuento sobre el PVP. Cuando a Marcos le dijeron que tenía que bajar su oferta un 30% para contratar no se había dado cuenta de ese error, y puso coste cero a algunas partidas del presupuesto que ahora no podía cobrar, habiendo hecho el trabajo. Cuando estuvieran puestas las luminarias de la urbanización y del garaje, tendría un buen beneficio, pero necesitaba cobrar para tener liquidez ya.

Manuel le interrumpió para recordarle que al día siguiente tenía una entrevista de trabajo en Mercamadrid. Le dijo que si quería que no fuera a la entrevista, le tenía que pagar 23.000 euros brutos anuales. Marcos se rió y contestó que por ese dinero se tenía que dejar dar por culo.

Al día siguiente Manuel hizo la entrevista en Mercamadrid sin pena ni gloria. Simplemente no se ajustaba a lo que ellos necesitaban, trabajaba como ingeniero eléctrico y ellos querían un experto en organizar personas, grupos de trabajo. Era un puesto de 26.000 euros brutos anuales. Cuando terminó la entrevista fue al trabajo. Llegó sobre las doce de la mañana y se puso a trabajar. A última hora de la mañana, antes de comer, Marcos y Jorge, los dos socios le llamaron para hablar en el despacho de Marcos. Le preguntaron si se daba cuenta de que lo que estaba haciendo le podía costar el puesto de trabajo. Manuel contestó:

– “Sí, lo sé. Lo que pasa es que me pagáis muy poco comparando con el precio de lo que yo ya valgo en el mercado. Estoy cobrando el 75% del contrato mínimo para un ingeniero, porque estoy en prácticas, el 75% de 18.000 euros. Decís que es titulitis, pero es que yo tengo el título de ingeniero y veo ofertas de trabajo y pruebo suerte. Juego, es una apuesta. Hoy he ido a una entrevista de algo que no tengo ni puta idea, a un puesto de 26.000 euros. Si consigo convencerles a lo mejor me contratan, aunque a lo mejor yo luego tengo problemas para hacer mi trabajo y me despiden. Tal y como estoy yo me arriesgo a hacer esta entrevista, porque aquí gano muy poco. Si tú me pagas más, a lo mejor yo no me arriesgo a ir a buscar ese trabajo. Tienes que pagarme suficiente para que yo no me arriesgue, para que yo no juegue”.

Marcos sonreía, parecía simpatizar con sus argumentos. Hizo un gesto a Jorge que para que saliera del despacho. Jorge era socio de Marcos porque este le convenció para que invirtiera dinero en su empresa, pero en realidad quien decide todo es Marcos. Marcos pregunta cuánto dinero quiere Manuel.

– “23.000 brutos”.

Hace gestos con las manos hacia abajo, muy pronunciadamente. Manuel repite que tiene que dar algo para que no juegue. Marcos sigue con los gestos y dice que baje lo que pide. Manuel no contesta.

Marcos finalmente empieza a hablar, dice que es una subida muy desproporcionada respecto de lo que está ganando, que las subidas tienen que ser más escalonadas. Le hace una oferta, le habla en pesetas, y mezcla la conversación con euros, y habla de neto al mes, luego de bruto mensual, no de bruto al año. Ofrece doscientas mil pesetas netas al mes. Dice que subir más le iba a crear problemas con el resto de empleados, pasa la cantidad a euros, multiplica por catorce pagas para tener el sueldo anual, le quita unas retenciones. Todo queda escrito desordenado en una hoja de papel. Al final queda un sueldo mensual de 150 euros más de lo que está ganando. Le pregunta a Manuel si está de acuerdo. Manuel responde que sí. Marcos se levanta de la mesa de despacho, le da la mano y le acompaña a la puerta. El papel queda en la mesa de Marcos, Manuel cobrará el neto que han acordado en cada nómina, pero no habrá aumento, a partir de ahora se le aplicará cero a sus retenciones, y cuando llegue el día de la declaración de la renta Manuel tendrá que pagar los 150 euros mensuales de su aumento, casi 2000 euros.

120 comentarios en “Instaladores desbocados, 8. Aumento de sueldo

  1. Los británicos sin complejos. Titula a toda página un diario inglés: “Y ahora los yihadistas nos quieren gasear”.

  2. El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha advertido este viernes al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, de que su partido no apoyará en la Diputación Permanente del Congreso que las tropas españolas releven a las francesas al frente de las misiones militares en África (Malí y República Centroafricana) para que Francia pueda centrarse en combatir al Estado Islámico.

    La noticia no es el ofrecimiento de España a Francia, sino la contrariedad de Sánchez.

    Y qué oportuna la ocurrencia: cuando se ofrece para relevar a Francia en Mali para que Francia ” pueda centrarse en combatir al Estado Islámico”, van los yihadistas y la montan en Bamako

  3. Predigo que chopsuey sin mujeres va a transformarse en algo parecido al Planeta Asturias de la película esa de Alex de la Iglesia.

  4. Me confirman la congelación total del proceso de selección para el cual estaba optando. Después de tres entrevistas.
    BIen, dicen que cuando una puerta se cierra, una ventana se abre, no sé si para tirarse por ella; el caso es que permaneceré alerta a ver esa ventana. Total, ese proceso tampoco me lo esperaba, entré en él gracias al elevadísimo listón que dejé, con lo cual es en eso en lo que debería fijarme.

    Ahora sí que tengo que volver a encerrarme a estudiar, y una ya no va estando para esto, en serio. Es duro estudiar de cara a la cincuentena, las neuronas ya no pululan como antes. Voy a necesitar drogas.

  5. Vendo iMac, 20-inch, 2.66GHz Intel Core 2 Duo
    4GB 800MHz DDR2 SDRAM – 2x2GB
    500GB Serial ATA Drive
    Trackpad + teclado (español o alemán)
    Como nuevo.

  6. «A las mujeres a lo mejor nos podrían interesar unos aparcamientos disuasorios que nos dieran otro servicio más, podríamos aprovechar para hacer algo», ha expresado Carmena.

  7. Ellas son caprichosas con los hombres. Nosotros somos caprichosos con las cosas. Ambas cosas nos salen muy caras.

  8. Estoy comiendo en la mesa contigua de dos famosos críticos. Hablan en voz alta y son muy fatos. Han rechazado un vino que me estoy bebiendo, me lo ha pasado Iñaki bajo mano.

  9. Él es Arturo, el de la legendaria Gastroteca de Stephanie y Arturo, donde tiempo ha fui cliente conspicuo y donde coincidía a veces con Jorge Edwards. El vino rechazado es un Clos de L’Obac del 98. No está redondo pero para mí vale.

  10. El otro es catalán y está borracho. Con eso está todo dicho. Igual le doy un escarmiento, como al de la película del cura.

  11. 20 de noviembre de 2015 a las 15:56
    MARQUESDECUBASLIBRES
    Remato con una liebre Royale y Viñas del Vero 2002.

    Snif.

  12. Acabo de utilizar en un medio lleno de gentes con pretensiones cultistas y de carácter ultrapedante un sintagma adjetivonominal antepredicativo que sólo tiene 338 googles, y todos pertenecientes a webs de carácter de dinámica anatómicosetsual.

  13. Mañana veré en casa con unos colegas el contencioso que enfrentará en las Gaunas a los combinados del Rialmadriz y el mejor club de balompié del siglo XXI. «Qué llevamos», es la pregunta habitual. Siempre respondo lo mismo, que no hace falta nada porque en mi feudo nunca faltan ni cerveza ni condumio, pero en este caso hay una regla de oro: «no traigáis a nadie del rialmadriz». El fútbol es para verlo entre hombres.

  14. Confieso que también he pecado: i7, 16 Gb. de Ram y Fusiondisk de 1Tb. Un pepinaco portátil para mis escarceos musicales.
    Don Brema, si toma notas offline pase por aquí. Ojo solo Mac.
    Marqués, Maldonado ha tenido a bien cumplir con la afición y ya presenta el lomo plegado sobre si mismo -vulgo “doblao”- en dos versiones: pimentón de la Vera y guiso antiguo (A 49.99€ el kilogramo, por cierto). Si ustedes gustan…

  15. He conseguido acabar El Reino, no sin bastantes saltos de párrafos y de páginas. He obtenido un dudoso premio en las páginas finales: insuficiente para perdonar al autor.

  16. Aquí somos mas de la prosa bronca y prostática de Cela y de Céline, de los eructos de Umbral y Raúl del Pozo, de los garbanzos de Galdós y en general de la literatura misógina, misantrópica y desesperada.

  17. Tengo para mí que Antonio Muñoz Molina es duro de oído, lo que tal vez le dificulte el acercamiento a la música del idioma, y aunque es bien cierto lo que apunta de que cada nueva generación construye un mundo cívico renunciando a la trompetería de sus mayores, no es menos verdad que en el párrafo de Cervantes que cita hay tanto juego y música como en Quevedo.

    “No hay (…) sino procurar a la llana que con palabras significantes, honestas y bien colocadas, salga vuestra oración y período sonoro y festivo, pintando, en todo lo que alcanzárades y fuese posible, vuestra intención, dando a conocer vuestros conceptos sin intricarlos y escurecerlos”.

    Lo que quiere decirse es que no es necesario hacer trampas, que se puede usar un estilo sin reivindicar un contenido ideológico, y se puede ser limpio y aseado y cívico y preciso y demócrata y anglófilo sin que conlleve la obligación de ser cansino y aburrido. Porque puestos a reivindicar a herederos anglos de Cervantes, se puede ser tan preciso y contrario al aburrimiento como Sterne.

  18. Me agota escribir sin el reconstituyente de los paréntesis. Tendré que abandonar tanto mi enardecida prosa como mi valiente verso, en este feudo del Florence Foster fanzineroso de sus geriátricas manías.

  19. Luego me leo lo de Muñoz Molina, que he empezado y me ha aburrido mucho. De Cela podrán salvarse algunas obras, pero ni una sola de ellas soporta la repugnante asquerosidad del personaje. No fue un genio, sino un ingenio. Escribió bien y se disfrutan muchas de sus páginas, pero es perfectamente prescindible. Con Umbral no sucede lo mismo. Su personaje puede dar grima, pero está muy por debajo de su grandísima obra, que solo fue posible porque bajo la cáscara del faltón había un hombre.

  20. Ximeno, Gaussage, mil gracias por esas recomendaciones. Le tenía ley al Evernote, pero soy tan caótico que no termino de sacarle partido. Voy a probar esas propuestas.

  21. No sé por qué elegís tanto. A mí me gustan Quevedo y Swift, qué pasa. Y a Borges y Bioy, Bioy y Borges. Que ya ves tú.

  22. Muy bueno lo del champú, pero ni siquiera es cierto. En el que tengo arriba pone “Repara y protege, fórmula exclusiva, con extractos de no sé qué…”. En casi todos hay que leer mucho antes y hasta darle la vuelta al bote para darse cuenta de que en algún sitio pone champú en letra diminuta.

  23. 21 de noviembre de 2015 a las 13:18 Mgaussage
    Eso de que él, sólo o en compañía de otros, inventó la prosa democrática me ha llagado al alma.

    Que no sé yo qué necesidad había de sacar al angloaburrimiento en procesión. Con lo tranquilo que estaba el cementerio.

  24. Extraordinario el público del Bernabéu aplaudiendo de pie cuando se ha retirado Iniesta. Esto es un club “señor”.

  25. El Barcelona es hoy el mejor equipo del mundo, lástima lo desagradables que resultan sus jugadores sudamericanos, unos delincuentes dentro y fuera del campo.

  26. Ya veo, Castrofortino. Voy entendiendo por qué Antonio Vega empezó a dejar de tocarla tan pronto en directo.

    Pa habernos matao. Enhorabuena, Holmesss.

  27. HOLMESSS
    Lo que no se perdona a AMM es que sea gordito.

    No, lo que no se le perdona es que siempre esté en el bando acertado. O sea, en el que se saca tajada. AMM siempre rema a favor de corriente.

  28. Casi mejor volvemos a Muñoz Molina, Holmesss. Usted dice que el ajuste de cuentas es “breve”, pero a mí me parece lo sustancial del artículo. Además, es ese afán lo que mejor explica la pertinencia de salir de nuevo ahora con este asunto, que como dice Perro estaba felizmente enterrado. Lo de “angloaburrido” lo inventó Umbral casi en exclusiva para Marías, que en su momento -cuando Umbral todavía vivía- se despachó a gusto contestándole. Curiosamente, no hace ni un mes Marías escribía esto.

  29. Primero fue Luis Martín Santos que, siendo todos tan malos, hasta parecía bueno. Al lado de Gironella, quiero decir. Después, Benet, que hubiese querido ser Martin Santos, se quedó solo y mandaba mucho. Marsé y Mendoza vivían muy lejos y el de los bastones –que es muy inteligente- iba a por pasta que en Marrakesh los efebos cobran caro. Nadie daba dos duros por Marías y Muñoz Molina pero Cebrián necesitaba asentar su poder corleónico. El desastre llegó con Manolito O’Rivas y Cercas.
    España tardará cien años en dar otro Cela. Umbral ya estaría aquì si Madrid no se hubiese comido a Jabuis. Ahora bien, Tareixa nos salva con su prosa hundida en socavones que rellena la imaginación del lector.

  30. A Burning les pillaron por plagio con “es especial” copia de… Las Shangri-la’s, great big kiss.
    Dijeron que habían avisado a la compañia de discos y que no les hicieron caso, no pusieron a los verdaderos autores en los créditos.
    Tuvieron que soltar una pasta.

    No sé si Antonio Vega reconoció alguna vez la copia, pero en cualquier caso, tal vez le sirvió de aprendizaje para escribir un repertorio escepcional.

  31. JON JUARISTI
    ISLAMOFOBIAS ABC 22/11/15
    La primera vez que me trataron de islamófobo fue hace once años, en carta dirigida al director de este periódico, firmada por medio centenar de insignes lameculos del Instituto Cervantes devenidos insurgentes tras las elecciones del 14 de marzo de 2004. Yo permanecía al frente del mencionado organismo (pues seguía en funciones el último Gobierno de Aznar). Lo de islamófobo me lo había merecido por desmentir en ABC a Juan Goytisolo, que, desde Marruecos, afirmaba estar recibiendo noticias de violentas represalias en España contra los musulmanes por los recientísimos atentados de los trenes de Atocha.
    Islamófobo era un término que todavía no estaba de moda. Lo utilizaban sólo unos cuantos cursis, casi todos emboscados en la cosa cultural cervantina. Poco después me lo aplicarían algunos morabitos españoles en sus blogs islámicos o islamistas, lo mismo da. Por ejemplo, un tal Abdennur Prado –colaborador de «El País» en esas fechas–, que me acusaba de estar justificando «el futuro genocidio de los musulmanes europeos». Menudo elemento, el Abdennur, que animaba el cotarro, aquellos días del zapaterismo flamante, hablando de la esclavitud a la que sometía la católica España a miles de inmigrantes musulmanes. Pertenecía a la banda de otro converso al islam con quien tuve el dudoso placer de compartir despacho en la universidad vasca y que repartía panfletos antisemitas entre los estudiantes abertzales. Nosotros, islamófobos. Ellos, en cambio, cándidas palomas. No hablemos ya de los insultos que dedicaban usualmente a la Iglesia católica y al cristianismo en general camaradas de Abdennur como Abdelmumin Haya y Alí González. Incitar al odio contra judíos y cristianos era legítimo y estupendo, pero poner pegas al islam… ah, no, eso era fascismo, según Abdennur. Será en premio a tanta ecuanimidad por lo que le hicieron consultor de la ONU y nadie le impide seguir adoctrinando reclusos en centros penitenciarios españoles, gobierne quien gobierne.

    Por supuesto, el islam no me entusiasma. Siento por él tanta simpatía como la que sus adeptos profesan al judaísmo y al cristianismo. La relación etimológica que algunos postulan entre las palabras árabes islam y salam («paz») constituye una parida rigurosamente falsa. Islam significa «sumisión». Es una religión de esclavos esclavizadores, no de hombres libres. Hay en el Corán muchos episodios que lo dejan claro, pero voy a limitarme a mencionar uno de ellos: aquel (Sura 18 o de la Caverna, 74-81) en el que el profeta preislámico alJidr o al-Jadir mata a un niño inocente, y, ante el estupor de Moisés, que presencia el asesinato, lo justifica afirmando que el niño estaba destinado a ser en el futuro un incrédulo que arrastraría a sus padres a la condenación eterna. Es lógico que una religión que propala especies tan racionales sólo haya podido imponerse a base de masacrar pueblos. La única diferencia entre el terrorismo yihadista actual y el del siglo VII reside en la tecnología, que hoy permite matar mucho más. En cuanto a lo que verdaderamente dice el Corán, el propio Abdennur Prado sostiene que se trata de «un texto fluido, irreductible a un sentido unívoco». Una «obra abierta», proclama el tío con todo el morro, citando a Umberto Eco. O sea, un texto que significará lo que Abdennur o el imán de turno decidan que signifique, según la circunstancia. Si toca Bush y política de cañonera, paz, disimulo y fraternidad multiculturalista; si toca Obama y blandenguería, como en estos últimos años, muerte al infiel. En fin, que tenemos que elegir. Sumisión o libertad. Islam o democracia. En este asunto no hay terceras vías.

  32. Las luchas de poder entre literatos me interesan poco. Sí me ha parecido relevante la relación entre lengua y precisión de la prosa, y la influencia de los grandes. Al final parece que Flaubert, Dostoievsky y Cervantes escriben desde sus tumbas.
    En cuanto a la lengua, algo tiene: no he leído un texto más conciso que el informe oficial de la comisión sobre el 11S.

  33. El problema, querido Holmesss, es que la apreciación de Muñoz de que hay una prosa límpia y una prosa sucia es falaz, por decirlo suavemente. A mí no me molesta la reivindicación de la “línea clara”, pero asociarla a la democracia y la ilustración me parece un chiste, y asociar los estilos barrocos y agresivos al autoritarismo una bajeza. Vamos, por resumir, que el artículo me parece intelectualmente corto e ideológicamente basuriento. Alanceando al toro muerto.

  34. Los cuarenta años de antifranquismo dejan agotado a cualquiera. Lo que cuenta AE sobre Pemán es insuperable, le quieren quitar la calle en Cádiz por “asesino”. Del fino poeta gaditano se habían olvidado casi todos, pero ahora los antifranquistas lo sacan a pasear.

  35. Perroantonio me hace releer el artículo de marras, y veo buena parte de lo que ve, excepto una cosa: sí hay prosas limpias y sucias, claras y oscuras. En Filosofía, y en Ciencia.

  36. Lo de prosa sucia y oscura sólo puedo entenderlo de tres maneras: o bien la gramática retorcida con voluntad artística (Góngora y los barrocos), o bien la gramática torpe y confusa de los charlatanes (Lacan, Kristeva, Baudrillard y el resto de mariachis, incluido algún amigo), o bien la prosa desestructurada de las personas con problemas.

    Me ha parecido entender que Muñoz Molina se refiere a los primeros siempre que sean de derechas y autoritarios.

  37. EL YINK Y EL YANK

    Anoche, once mocitas madrileñas saltaron sobre el terreno de juego del Santiago Bremaneur para ser ofrendadas al Dios del balompié. Once guerreros catalanes ejercitaron una simbólica danza de la muerte de bellísima factura que dejó a las muchachas heridas en su orgullo y sus esfínteres. Nunca salía el cuero del área granazul a lo loco, al pelotazo. Siempre controlado por los pieses de los jugadores culets, trotaba el esférico en delicada cabalgada a reunirse con éste y con aquél hasta que, en un arranque de genio, Niestá o Seryit Roberto establecían contacto visual con alguno de los agujeros negros que las mocitas merengues dejaban cabe su área, alejándose gráciles unas de las otras para permitir aquellas hectáreas de desierto. Una vez avistado el agujero negro las leyes físicas obligaban a los de la casaca de absurdos colores horizontales a ser absorbidos por él, y allá iban ellos a la velocidad de la luz hasta que la última curvatura les permitía mantenerse sobre el céspet y encararse al cancerbero Kellogs Nabos, que les esperaba sembrando ídems. De las cuatro veces que el cuero besó la red, tres podía haberlo atajado el guardameta costapobrense, que nos hizo añorar a los nostálgicos la egregia figura de Sanikert Casilas. Qué maravilloso espectáculo. Cientos de millones de buenas personas de todo el mundo disfrutaron con la danza; algunos pocos miserables resentidos y abyectos hijos de la grandísima babeamos también con la humillación de los merengues. Las cagadas de Barán, la inmensa jeta del bandolero de Camas -que le ha sacado los cuartos a la empresa merengue-, el careto de Kellogs Nabos, el cansino andar del patibulario Mustafá Benzemal, el hermano de la Ronalda quejándose de que le habían empujado cuando ese jugadorazo que es Luis Suárez introdujo el esférico por primera vez entre los tres aluminios, el huerfaniforme Modrit más huerfaniforme que nunca, Toni2 acodado en la barra del ídem sin controlar un solo esférico, Danielo que no sé quién es, Marcel.lo ahí to hamburguesao en su banda, Guarreth Ballet que parece puesto ahí para que haga algo pero no sabe qué, Jane (se pronuncia Jane, no Yein) más apagado que el ciruelo de una momia. Durante el transcurso del contencioso Marcel.lo y Jane (se pronuncia Jane, no Yein) se acomodaron en el banquillo local luego de ser sustituidos por Cabrajaaaaaaaarrrrl y Cisco, que tuvo que enfilar sus pasos hacia el túnel de vestuarios después de agredir salvajemente a Nimar, ultraviolenta entrada que fue aplaudida por el respetable que llenaba las gradas del Santiago Bremaneur. No es la primera vez que el respetable que llena las gradas del Santiago Bremaneur aplaude un ejercicio de ultraviolencia de Cisco -Alvarito2-, lo que da idea de qué tipo de afición es la merengue y explica por qué no hay que darle más poder al poder, por qué hay que posicionalizarse contra la empresa blanca, por qué aplaudimos al fúmbolclutbarcelona, por qué jamás seremos los sanchopancescos que gritan viva quien vence, aunque ayer no sólo no venciera sino que hizo el mayor ridículo que he visto sobre un terreno de juego, para honor y gloria de quienes detestamos la chulería de la secta. Sí, fue un glorioso espectáculo, pero también un esperpento fabuloso. El yink y el yank.

  38. ¿Hoy no hay Calaza…? Un domingo sin Calaza es como un domingo sin churros, santa Misa o compra de libros de viejo en el mercado de san Antonio.

  39. McGaussage, a la prosa académica y funcionarial la incluyo en el segundo grupo, junto con los proyectos de transparencia, los estudios de mercado y los informes de consultoría, especialmente si son de modelo ilusionante.

  40. Prosa guarra, pero mola.
    El PDF ese, ¿es en serio? ¿Y en inglés? ¡Anda ya! Por eso estáis tol dia dale que te pego.
    Evocando aa Follandeiro, creo que me he pasado con el vino. Yo buscaba “el puntito” porque estoy escribiendo unas cosas, pero creo que he alcanzado la perífrasis verbal. Que vergüenza para mi familia si muero de delírium tremens, como el Poe, ese murió de eso ¿no?

  41. El vino es lo siguiente de baratucio que creo que es tirao, pero ¡Me está sentando de bien! Creo que lo encontró mi padre en un contenedor hace unos dias, es uno de Valdepeñas, Señorío de Chical, se llama. Reserva 2010. Pues, eh, llevo dos copas, y estoy a punto de descubrir la vacuna pal SIDA.

  42. Hay toda una colección de teorías sobre su muerte. Mientras agonizaba se le escuchó llamar repetidamente a Reynolds, un explorador del polo Sur cuya teoría de la tierra hueca habría influido en la creación de su única novela, La narración de Arthur Gordon Pym.

    Curiosamente, otro texto de Reynolds, Mocha Dick: o la ballena blanca del Pacífico, habría sido la fuente de inspiración para la novela de Melville.

  43. Te estàs desviando de Poe a Reynolds. Tú quieres que hablemos de Reynolds. Yo no tengo ni pajotera idea de quien era ése, excepto lo que acabas de decir.
    Bien, hablemos de Reynolds entonces, ¿Que quieres que te cuente sobre él?

  44. No, ya murió Reynolds. Pero al parecer, cuenta la leyenda que está reencarnado en un macho de orca, completamente blanco -albino-, que tiene 19 años y que los científicos han bautizado como aisberg –Iceberg-. Anda por ahi haciendo el ballenato por los alrededores de la península de Kamchatka el tío Reynolds.

  45. Genial lo de Jabuis, me se come al Izaguirre por los pieses. Esta cabròn lleva camino de todo terreno, tanto le lame el coño a una marquesa de ochenta años como la polla a un politico triunfante de veinte. O a un abogado del Estado de 60. Aùn recuerdo aquella entrevista que le apañé para Mario en Vanity. Qué sumiso estuvo, como debe ser.
    Que Jabuis es de la izquierda caviar no cabe la menor duda. Que quiera casarse con una millonaria de derechas, aunque sea venezolana y chavista, tampoco.
    Lo que yo me pregunto es: tan poca cosa fue Franco que casi un siglo después aùn sigue obsesionando a todo dios en España? Desde luego, Jabuis y O’Rivas deben estarle agradecidos a Franco porque sin él no sé de qué habrian podido escribir.

  46. Desde luego, Jabuis y O’Rivas deben estarle agradecidos a Franco porque sin él no sé de qué habrian podido escribir.

    O’Rivas no sé porque no sé ni quién es; pero desde luego Jabois es capaz de escribir hasta de ti. De ti, de todos tus compañeros, de los muebles del salon blasonado y del blason en sí mismo.

  47. 22 de noviembre de 2015 a las 20:16
    GACHOINLOWERCASE

    Sì, claro, yo decìa escribir por lo que escriben todos los peridodistas: para vivir. A ser posible, para vivir bien.
    Escribiendo de Franco, mal y sin gran esfuerzo intelectual, pueden vivir bien tanto Rivas como Jabuis. Escribiendo de mì también se puede vivir bien. Pero para eso hay que valer màs que Rivas y Jabois. Juntos.

  48. Cualquier ‘calaza’ abre ventanas insospechadas al lector épsilon, pero menda no entiende la insistencia en la demografía, en términos planetarios.

Los comentarios están cerrados.