Apostolado bibliográfico: Los reyes del jaco

Los reyes del jaco
por Ricardo López Bella.

Los reyes del jaco” de Vern E. Smith

La autoría del libro que inaugura esta sección se debe a un periodista afroamericano, antes llamado de color y mucho antes sencillamente negro. Veterano del exterminio perpetrado por su país en Vietnam, a su vuelta y enseguida comenzó a trabajar en lo suyo, lo que me hace pensar que no volvió tarado como otros que fueron con muy malas intenciones y volvieron muy mal de la cabeza.

De la obra hay que resaltar que es pieza de culto para los guionistas de la bien afamada teleserie The Wire. Todo comienza con el robo de una importante partida de heroína por parte de dos jóvenes emprendedores, que quieren hacerse con el mercado del chute por la vía rápida y gratuita en el Detroit de los setenta, del éxito social de los traficantes, la ropa llamativa, los coches personalizados (hoy se llaman tuneados), las cabelleras a lo afro (hoy pelochos) y otras exageraciones…

Estos dos chicos son inspiradores de las actividades del fabuloso Omar Little, personaje de la mencionada serie, negro, homosexual y de fiereza unisex, la misma que gastan los hombres y mujeres que tienen las ideas claras y los caminos difíciles. Otro elemento reconocible son los bloques de viviendas ruinosos que ocupan camellos y sirven de picadero en vena por los yonquis con más prisa…

La novela puede calificarse de negra, desde las primeras páginas, por cuestión racial y argumental, claro; policíaca cuando los buenos de la placa aparecen y toman el protagonismo en algunos capítulos y coral en su conjunto, indudablemente, con música de balazos desde el principio hasta el previsible final. No me pongo en “modo enteradillo” cuando uso esta adjetivación, ni desvelo ningún secreto, ya que, ahora viene el elogio, lo previsible forma parte de la sencillez y facilidad con la que se trata la trama y como dijo César González-Ruano “cada día sé mejor lo difícil que es la facilidad”.

Las descripciones, breves y exactas, nos ponen pronto en situación y los diálogos agilizan el desarrollo que la trama adquiere y requiere en las tres semanas, 33 capítulos, cuatro partes, 267 páginas, decenas de ñacas, también líneas e innumerables disparos en que transcurre la acción.

Durante su lectura no me he identificado con ninguno de los personajes, no es nada negativo, no tiene por qué ocurrir siempre, pero se hace tanto uso de las drogas y las armas que sí me ha sucedido como cuando veo una película francesa donde todos fuman: he tenido tentaciones de bajarme a la calle y comprarme unos gramos de cualquiera de las dos substancias y hacerme con una pistola y liarme a tiros con mis jefes.

Quizás esta breve reseña no despierte la curiosidad de una multitud de potenciales lectores, pero por si acaso puedo evitar peligrosas avalanchas en las librerías, ahí van los datos para su búsqueda: “Los reyes del jaco” de Vern E. Smith (The Jones boys, 1972) Traducción de Güido Sénder, al que se le escapa (¿) no tener un duro, como equivalente a no tener un centavo. La publica Sajalin Editores y es la número 25 de su colección Al margen.

He de confesar que despertó mi curiosidad al momento de ojearla y mi codicia posesiva. Fue tan fácil robarla que no puedo consignar el precio ni merece la pena relatar tan vergonzoso acto. SALUD Y LECTURA.

93 comentarios

  • Gracias, Ricardo. Estábamos necesitando de alguien que recomendara lecturas atrevidas. Aquí los colegas se han quedado atascados con el temita de los totalitarismos del siglo XX y no hay manera de volver a las novelas de templarios o de amor y lujo.

  • Anoche mi nieta quedó planchada al ver los Reyes de Carmena. “Son muy jóvenes, parecen papá”, dijo angustiada. “Es que los de verdad están ya muy ocupados”, la consolé.

  • El éxito literario es una cosa muy rara. En el siglo XIX lo petaba Antonio Trueba, que tiene escultura de Benlliure en Bilbao y del que no se acuerda nadie. Hoy en el País Vasco es superventas Toti Martínez de Lecea, que mezcla mito y costumbrismos. Saber escribir no es suficiente, hay que saber vender el producto, que es algo más importante aún.

  • El personal está totalmente achorrado con el asunto de los Reyes Magos de Madrid. Lo vergonzoso de toda esta historia no es que quiten o sustituyan a los reyes magos, sino que el Estado y la Administración Pública monopolicen y metan sus manazas regulatorias en cualquier manifestación popular, sea festiva, deportiva, folclórica o religiosa.

  • Yo me hago regalos a mí may self tanto en el Papanuez como en los Reyes Maños, y el primero me trajo la primera edición de Yo vivo, de Max Aub y los segundos (terceros y cuartos, porque son tres) una camisa de Bugatti y un paquete de profilácticos, que el de hace cinco años ya se me ha caducao.

  • EL QUE NO SE CONSUELA ES PORQUE NO QUIERE

    Uno siempre puede consolarse ante la ausencia de éxito –es decir, frente al fracaso– que, aun a título póstumo, el Tribunal de Apelación del Tiempo puede acabar por darle (o quitarle) la razón. Quiero decir que la ausencia de éxito, o incluso la volatilización de un “casi éxito” efímero, puede estar sujeto a variaciones y sorpresas futuras aunque el protagonista no esté presente para “disfrutarlas” o sufrirlas.

    La ausencia de obra, no.

  • La cría del piso de abajo no para de llamar al padre y entonces se le oye a él, que en la calle atiende como cardiólogo, responder con voz muy potente y clara: «¡Estoy haciendo cacas!».
    (Quería compartir esta precisión informativa sobre la Fiesta de Reyes en el Reino de España. Por si no sabíais qué estaba haciendo mi vecino y os lo estabais preguntando).

  • El amigo Ricky es más antitecnológico que Holmesss, que acudió a nuestra breve microxuntanza en motocarro. Me pide que agradezca a Perroan su comentario.

  • Exacto, Gómez, a eso me refería. El éxito o el fracaso dependen de muchas circunstancias, no siempre relacionadas con la calidad (Perro apuntaba una de ellas: saber venderse), pero hay una que no falla: una obra. Hay hombres de una sola obra (muy pocos – Rulfo, Salinger), pero directa a la eternidad, y hombres de obra dilatada en el tiempo. Lo que no es de recibo es que quienes tuvieron un éxito efímero, propiciado por un talento limitado pero bien comercializado en aquella burbuja de estrellitas que fue el Madrid de los 70, vomiten su bilis sobre quienes treinta años después siguen sumando. O sí pueden, pero yo no lo compro. Tampoco lo compra el mercado, pero no por oscuras razones, sino por una causa muy simple: no hay obra que comprar, ni única ni múltiple. La crítica con pretensiones eruditas, sospechosamente autojustificatoria, tampoco hace obra. Para que la haga hay que ser Bloom o Isotta, otros que llevan ya muchas décadas sumando por encima de todos los vaivenes, personales y mercantiles. Otrosí, stevensonianos del fanzine: se acaba de publicar por primera vez en español toda su obra ensayística en tres tomos. El de viajes no tiene desperdicio.

  • Miércoles, 06/01/2016 a las 13:57
    PIRATAJENNY
    Otrosí, stevensonianos del fanzine: se acaba de publicar por primera vez en español toda su obra ensayística en tres tomos. El de viajes no tiene desperdicio.

    Tengo que ahorrar, pero haré una excepción.

  • Por amor a Imabelle, de Chester Himes, es por ahora mi novela negra escrita por un negro favorita.
    De yonkys, junkie de Burroughs. Y el primer capítulo del almuerzo desnudo.

    Hace tiempo que no leo autores americanos. De han dejado uno de relatos de Foster Wallace pero no arranco. No he visto ningún capítulo de the Wire. Me gusta mucho Breaking Bad y Cartel de Sapos.

  • Zinexín Ziclán es el nuevo míster del conjunto merengue. En sus primeras declaraciones ha demostrado que va a por todas: «A ver si ganamos algo». La copalrey, por ejemplo.

  • ¿No se habla de los sucesos de Colonia porque es festivo, porque interesan más los Reyes Hípsters o porque a la prensa le importa un carajo?

  • BARRIOS BAJOS
    El día que nos tomaron esa foto, en la puerta de La Bodega Bohemia en Barcelona, había quedado R. con unas amigas. No les dijo que iba acompañado, y cuando me vieron con esas pintas se quedaron un tanto sorprendidas. La sorpresa trocó en pavor cuando les dijo que yo era un gitano que acababa de conocer en el metro, que habíamos compadreado y que había decidido invitarme a acompañarles. Yo vestía unos pantalones muy descoloridos, como los que usa Rosendo a veces en sus conciertos, una camisa vaquera de mi padre y un chambergo algo suburbial que acababa de traer de Irlanda. Parece que en el bolsillo asoman unos libros, por lo que supongo que antes habíamos ido de librerías y ya iríamos jamaos cuando acudimos a la cita con las mozas. El malentendido lo deshicimos poco después. La amiga de la amiga de R. se me ha aparecido ahora tal y como era entonces. Pequeña, atractiva, ferina. Recuerdo que nos metimos no sé si en el Jamboree o en el Sidecar, y que me fui tardísimo a casa, cocido y feliz, después de hablar largamente con un travelo argentino llamado Sofía acerca de Horacio Quiroga. Yo tenía 22 años, hace de esto unos diecisiete y guardo muy grata memoria de aquella noche. O, al menos, de lo que recuerdo de ella.

  • A mí me parece que la obra de PA como pintor y fotógrafo, pero sobre todo v
    como crítico y amante es monumental, de las que deja huella. Nada que ver con el diarista de las petunias.

  • Completamente de acuerdo con usted, Pirata. De muchos –autoproclamados– autores se espera, si no una gran obra, sí por lo menos una obra.

    ***

    Como stevensoniano de pro, le haré caso, aunque he de decir que con respecto su literatura de viajes siempre tengo presente aquella malicia que le dedicara Wilde:

    “Los parajes románticos son los peores para un escritor romántico. En Gower Street, Stevenson podría haber escrito un nuevo Los tres mosqueteros. En Samoa escribió cartas al Times sobre los alemanes”.

  • Lo de Stevenson, en Páginas de espuma (por cierto, era difícil elegir un nombre más cursi para una editorial).

    ***
    Otro con obra, aunque al parecer muchos músicos y algunas orquestas europeas respiran hoy aliviados de que por fin la haya terminado. Por ahí en el tubo, Marqués, le tiene interpretando a su admirado Berg (por el youTube, Marqués, deje de buscar en el pornTube).

  • A mi no me ladre perro que he pagado y acabado recién El cártel. Winslow homenajea a los detectives de Bolaño. Pas mal. (A ver que opina Yaiza, en su caso).
    Me sonaba el de la entrada. Tierras del jaco.
    Tampoco he leido a Sánchez-Ostiz. Cuántas carencias.

  • Los agentes están bajo la lupa no solo por haber sido incapaces de impedir las agresiones, sino también porque al día siguiente aseguraron en una nota de prensa que la situación era tranquila. La policía ya ha pedido perdón por este error, al igual que la cadena pública ZDF, que se disculpó por no haber informado de lo ocurrido hasta el pasado martes.

  • Miércoles, 06/01/2016 a las 12:00
    PERROANTONIO
    El personal está totalmente achorrado con el asunto de los Reyes Magos de Madrid.

    Estoy completamente de acuerdo, pero cuanto más veo las fotos

  • La alcaldesa de Colonia ha recomendado a las chicas que caminen de manera que haya una distancia de brazo y medio entre ellas y los desconocidos.
    Veo que la gloriosa Alemania no está exenta de comentarios de este nivel por parte de los representantes públicos, no todo está perdido.
    ***
    Visité Colonia este verano. En su catedral se encuentra el relicario de los Reyes Magos, y un magnífico retablo de la Adoración de los Magos, entre otros tesoros para admirar..y sin pagar ni un euro..yo di un pequeño donativo y cogí un folleto explicativo que, por cierto, estaba en español.
    ***
    Saludos a Ricardo

  • Miércoles, 06/01/2016 a las 15:36 Gómez
    Completamente de acuerdo con usted, Pirata. De muchos –autoproclamados– autores se espera, si no una gran obra, sí por lo menos una obra.

    Me gustaría conocer el nombre de estos autoproclamados autores para no caer en la tentación de comprarles la obra que no han escrito. Y aún así, se me ocurren varios nombres de autores inéditos en papel, de los que vierten sus obras completas en formato blog, de muy alto nivel literario e intelectual.

  • Alrededor de una casta sacerdotal de eunucos y una cohorte de beatas frígidas y obtusas la Iglesia católica ha conseguido levantar un imperio editorial de estampitas y textos subnormales. Algunos golfos viven muy bien de este negocio —ayudados por cómplices con forma de prefectos, obispos y cardenales— vendiendo a precio de facsímil a personas de juicio extraviado por la edad pero cuenta corriente operativa obras preñadas de imbecilidad y vírgenes.

  • Y voy todavía más lejos: no sólo acepto lo de los blogs sin el menor reparo, sino que afirmo además que también hay autores inéditos en papel y en los blogs que vierten sus obras completas en formato twitter, de muy alto nivel literario e intelectual.

  • Miércoles, 06/01/2016 a las 18:16 bremaneur
    Estoy completamente de acuerdo, pero cuanto más veo las fotos…

    Cuando un cargo público se sube a la cabalgata de reyes, a la procesión de la virgen o a la carroza del orgullo gay, se merece que las masas populacheras ensayemos contra ellos lo mejor de nuestro desprecio.

  • Las noticias que hay sobre los hechos de Colonia no aclaran si se trata de crimen organizado o los efectos de un superbotellón islámico. Tampoco entiendo que se hayan juntado mil tíos en un sitio y no haya pasado por allí la poli a ver qué tal les estaba yendo, por mucho que fuera Nochevieja.

  • Fabuloso contraataque del Espanhnyñol. Qué clase tiene Caicedo. Arde Turrón ha tocado un esférico que salió fuera de la línea de demarcación.

  • La “obra”, que gran falacia. Prefiero mil veces el personaje de Cervantes o Céline antes que su obra. Las personas mueven el mundo, la obra queda para los pajilleros de mesa camilla.
    Hoy leyendo el trabajo completo de
    de Brema sobre K. me admiraba de que siempre escribiera el mismo artículo. Me interesa mucho mas “él” que esa supuesta “obra”.

  • Miércoles, 06/01/2016 a las 22:35
    MARQUESDECUBASLIBRES

    No entiendo bien el maximalismo de este comentario, por qué hemos de quedarnos con una cosa y desechar la otra. Qué sabríamos de la vida de Koestler si no nos la hubiera contado él en su obra. Qué de Céline sin haber publicado un puñado de obras maestras. Y al revés, evidentemente. El Quijote no sería tan sublime sin un autor genial; las mejores escenas de Tanja Russof, nada sin ese diabólico ángel de carácter golfo y desinhibido.

  • El maximalismo retórico quiere equilibrar la balanza y desmitificar la “obra” fuera del contexto del personaje, que no funciona ni en ciencia.

  • No puedo estar más en desacuerdo, Marqués. Los hombres (género) sólo son interesantes por sus obras, salvo que sean nuestros padres, nuestros hijos o nuestros queridos, lo cual limita mucho el bancal. Admirarse más de la biografía de Astrana que del Quijote es legítimo, cómo no, allá cada cuál con su porno, pero es idolatría en el peor de los casos (pose cultureta en el mejor). Hubo muchos hombres como los que describen Astrana o Canavaggio, pero sólo hay un Quijote, y está por encima, galaxias por encima, de Cervantes. Mensaje y medium. El atleti acaba de empatar y la emoción no me deja seguir.

  • No: es posible que -los personajes de- Lucian Freud o Truman Capote magnifiquen sus obras. Pero el Quijote sería igual de sublime aunque hubiera sido anónimo. Esa con-fusión moderna entre el hombre y la obra es muy reciente. Bach no es un adjetivo necesario a sus cantatas; aunque es posible que Puccini sea un complemento imprescindible de Turandot.

  • John Eliott Gardiner afirma en su monumental obra biográfica sobre Bach que para poder entender en profundidad y dirigir las cantatas es necesario conocer la peripecia vital del compositor. Es cierto que esta identificación entre autor y obra, como dice Gloria, es relativamente moderna. Hasta Astrana sabíamos muy poco de Cervantes y en general el estudio biográfico de los genios es cosa del siglo XX. Desde luego en música y pintura el conocimiento de las circunstancias del autor es clave para entender la obra. En literatura y ciencia la tendencia actual es ésa, veáse si no la arquitectura de la crítica literaria actual.

  • En la segunda línea se habla de la tarea militar (mal) llevada a cabo por los americanos en Vietnam como ‘exterminio’, una palabra que en la puta vida he visto aplicada, por ejemplo, a lo que hicieron los nazis en Londres o los propios estadounidenses en Five Forks, Chattanooga o Gettisburg. No toda matanza bélica, por muy jevi que sea, es un exterminio.

    A ver si ahora, porque llegue un nuevo a dejarnos aquí una buena entrada no lo vamos a criticar; qué es toda esta socialdemocracia y todo este puterío.

  • Merc, para entender la obra de los de la foto no te queda otra que recurrir a su biografía de seguidores de Anarcoma.

  • Jueves, 07/01/2016 a las 10:37
    MARQUESDECUBASLIBRES
    Merc, para entender la obra de los de la foto no te queda otra que recurrir a su biografía de seguidores de Anarcoma.

    Jajajaja. Bellpuig, bloquéesemelé.

  • Jueves, 07/01/2016 a las 9:30 Bremaneur
    Sí he votado en estas elecciones, pero estuve dieciocho años sin hacerlo. No entiendo por qué no merezco vivir en una sociedad democrática y por qué merezco estos insultos.

    El gran problema de UPyD, ofender y despreciar hasta a quienes podrían ser sus propios votantes. Unos cracs.

  • Tarantino ha vuelto a hacer una nueva película de Tarantino. Es un tipo al que le van los espacios cerrados y hace que luzcan las escenas en habitaciones. Aquí lo lleva al extremo, al igual que en Reservoir Dogs. Parece -esta también- la adaptación de una obra de teatro. Los odiosos ocho vale la pena.

  • JAJAJAJA Entre Anarcoma, Dumdum mearsangre Pacheco y el Vaquilla.
    – – – – –
    Lo de nuevo era una licencia, Brema.

  • Jueves, 07/01/2016 a las 12:07
    MERCUTIO
    JAJAJAJA Entre Anarcoma, Dumdum mearsangre Pacheco y el Vaquilla.

    Coincidimos con unos compañeros de clase que gustaban de hablar entreverando palabras de argot. Que si la queli, el queo, el mai, etc. La primera vez que R. participó en una conversación se dieron cuenta de que eran unos intrusos. Al marcharse él, comentaron que ése si era un verdadero ejemplar arrabalero. Si hago crónica de estas Navidades comentaré la última expresión gozosa que le escuché. Merecerá la pena sólo por eso.

  • La semana que viene me desplazo a Nueva Orleans. He recibido la tarjeta de embarque y constato con agrado que el aeropuerto de esa ciudad se llama ni mas ni menos que “Louis Armstrong”.

  • Jueves, 07/01/2016 a las 12:53 Bremaneur
    Illustreitors…

    Vaya. Y descarga las imágenes en formato TIFF de altísima resolución. Ayer aprendí mucho de este negocio: podríamos hacer unos “facsímiles” a fotocopia (sin registro ni isbn ni penosos trámites de localización) y venderlos a precio de original a los primos.

  • Jueves, 07/01/2016 a las 13:12
    PERROANTONIO
    Jueves, 07/01/2016 a las 12:53 Bremaneur
    Illustreitors…
    Vaya. Y descarga las imágenes en formato TIFF de altísima resolución. Ayer aprendí mucho de este negocio: podríamos hacer unos “facsímiles” a fotocopia (sin registro ni isbn ni penosos trámites de localización) y venderlos a precio de original a los primos.

    La historia es acojonante. La picaresca, esa cosa que tanto me repugna.

  • LOS REYES MAÑOS TRAJERON CARBÓN
    Al primero, al medio volante otomano Arde Turrón, que lleva varios meses sin jugar, y que ayer debutó con el combinado blatrrana. Tuvo un deboût correcto, pues no perdió ningún esférico, pero su juego estuvo muy alejado del que demostró en el coliseo rojiblanco, su antiguo hogar. Que aprenda de Robe Iniesta, hoy por hoy el mejor jugador que asombra por sus movimientos perpsicorianos, por su visión de juego en plan rayos leiser, por su autonomía y velocidad, por su forma de reconducir el esférico sobre el céspet cual cabritilla ramoneando y triscando por las praderas de los Alpes.
    Al segundo, al cancerbero del Espanhnyhol, por su pisotón a Lionardo Messit, el mejor jugador de balompié de todos los tiempos. No mucho carbón, porque el colegiado ampurdanés no le mostró la cartulina roja. Pero se lo mereció, especialmente lanzado por Melchor a mala hostia y a la cabeza, a ver si espabila.
    Al tercero, al Pocholo Simenone, por sacar a Kit Towerds desde el momento en que el luminoso marcó los primeros compases de juego en un microcoliseo como el del Maño Vallecano. El conjunto aragonés jugó bien, como acostumbra, y apretó a los integrantes del combinado colchonista. Towerds, modificado genéticamente para jugar al contraataque, no puede saltar al terreno de juego desde el principio en un estadio así.

  • Sífilis, me he comprado el libro de Chester Himes que recomiendas. Seguro que es buenísimo. Y he terminado de leer una obra maestra: Maigret vacila. El otro día, en la Cuesta de Moyano, vendían docenas de maigrets a buen precio, todos de la editorial Caralt, la que mejor lo ha editado.

  • La editorial Caralt estaba muy cerca de mi casa, en el barrio de Sarriá. En una ocasión, a finales de los noventa y poco antes de que cerrara sus puertas para siempre, me presenté en sus oficinas –unos modestos bajos– como último intento desesperado de volver a comprar una maravillosa enciclopedia del crimen, de Colin Wilson, que le había prestado años atrás a un imbécil y jamás me devolvió. (Nunca en la vida me ha jodido tanto perder un libro como me jodió perder ése.) Me atendió una distinguida señora de cierta edad, supongo que la propietaria de la editorial. Por desgracia, no le quedaba ningún ejemplar de la enciclopedia, pero tras cerca de una hora de agradabilísima charla literaria, insistió en regalarme varios libros, entre ellos El hombre y sus símbolos de Jung, libro al que le tengo un afecto especial.

  • La amenaza yihadista y las agresiones a mujeres (parece que por inmigrantes) son hechos reales que debidamente manejados están justificando un incremento paulatino del Estado Policial (control de fronteras dentro de la UE, estados de excepción) que está siendo implantado en todo el norte de Europa.
    Mientras tanto aquí andamos a vueltas con la Ley Mordaza. No sabemos lo que tenemos.

  • El espectáculo es siniestro y apasionante. Cientos de cornejas se lanzan desde el tejado hasta los árboles que tengo enfrente, donde se posan y hacen tertulia. Parecen emisarios del diablo. Procuraré grabarlo uno de estos días.

  • Lo que yo me pregunto es por qué nadie coge estadísticas de agresiones en años anteriores y hace una comparación que evite hablar de “dos agresiones” en Berlín. ¿Es relevante que hubiera “dos agresiones” en Berlín? ¿Cuántas ha habido en otras ocasiones? El carajal montado es inmenso.

    Los sucesos son graves. En primer lugar, por lo ocurrido en Colonia. En segundo lugar, por lo que puedan hacer los cabestros de aquí si empiezan a tener miedo.

  • Voy hojeando algunos libros de Javier Pérez Andújar. Su relato de la cotidianeidad en el extrarradio de la conurbación de Barcelona coincide con lo que viví en los ochenta. Las inundaciones del Besós, los yonkis, Manolo Escobar y el pase de Cristo Rey en el barrio de La Salud. Ha domesticado la nostalgia sin necesidad de ponerse meloso, habla -y qué bien escrito- de Rosendo y La Banda Trapera del Río y de cómo te paraba la poli para pedirte el carné. Qué gran hallazgo.

  • Jueves, 07/01/2016 a las 18:56
    HOLMESSS
    Si un día Brema ha de contestar aquel clásico: “¿qué libro se llevaría a una isla desierta?” le dará un patatús.

    Es una pregunta que me atormentó durante mucho tiempo. Ahora lo tengo claro: un manual de supervivencia.

  • Jueves, 07/01/2016 a las 13:21 Bremaneur
    Algunas son muy chorras, pero otras son buenísimas.

    He leído hace poco que ipad (o áipad) «está apareciendo entre las diez primeras palabras adquiridas por los bebés urbanos». Lo he leído en las páginas finales de La maravillosa historia del español (Francisco Moreno Fernández, ICV-Espasa, 2015), un libro de divulgación serio y muy ameno, que os recomiendo para cuando os canséis de no leer sobre la historia de nuestra lengua.
    (Me lo han traído los Reyes, con un pijama, una coloña, y también un pañol por si los otros regalos fueran pocos, para que rime con español y para que me suene los mocos).

  • Hay tanto por leer. En la cuesta del Moyano compré entre otros “el diablo en la botella” esta Navidad. Más baratito que eso que estáis hablando de Stevenson.

    La biografía de Simenon promete buenos libros.

  • El Diablo en la Botella ¡qué gran libro de juventud, Sífilis!..¿había algún otro ejemplar? Me queda muy cerca del trabajo y me pasaría a dar una vuelta.

  • ¡¡Qué bueno eso, Perroan!!

    Tienes razón, Sífilis, para qué gastar 100 euros en los ensayos pudiendo releer lo que uno tiene en casa, ya olvidado.

    Los jóvenes soberbios rifándose la herencia de Umbral y resulta que ya la tiene Pérez Andújar. Pero como no está en Madriz…

  • De todos los animales el más tenorio es el palomo. Las horas que yo me pasé, en casa de Landeño, sentado junto al palomar… El palomo tiene dos movimientos, dos únicos movimientos isócronos, perfectamente contrarios: se engrifa, se endereza, se pone tieso y muy insolente, después se humilla y arrastra por el suelo el hervoroso buche, suplicando. Y no hay más que esto: primero, hacerles ver que el hombre lo es todo, tiranizarlas; segundo, fingir que uno no es nada, someterse momentáneamente a ellas. Sin el primer movimiento, el segundo no tiene valor alguno, y el primero sin el segundo no da resultados.

    TROTERAS Y DANZADERAS.
    Ramón Perez de Ayala.
    Su obra maestra comprada en la Cuesta del Moyano, viejo y a estrenar, por un euro.

    Bajaba por esta calle, mañana de otoño; el cielo, desnudo, y la luz agria. Neblina incierta, de color hez de vino, saturaba sombras y penumbras.

    Y así 350 páginas.