Apostolado bibliográfico: Los reyes del jaco

Los reyes del jaco
por Ricardo López Bella.

Los reyes del jaco” de Vern E. Smith

La autoría del libro que inaugura esta sección se debe a un periodista afroamericano, antes llamado de color y mucho antes sencillamente negro. Veterano del exterminio perpetrado por su país en Vietnam, a su vuelta y enseguida comenzó a trabajar en lo suyo, lo que me hace pensar que no volvió tarado como otros que fueron con muy malas intenciones y volvieron muy mal de la cabeza.

De la obra hay que resaltar que es pieza de culto para los guionistas de la bien afamada teleserie The Wire. Todo comienza con el robo de una importante partida de heroína por parte de dos jóvenes emprendedores, que quieren hacerse con el mercado del chute por la vía rápida y gratuita en el Detroit de los setenta, del éxito social de los traficantes, la ropa llamativa, los coches personalizados (hoy se llaman tuneados), las cabelleras a lo afro (hoy pelochos) y otras exageraciones…

Estos dos chicos son inspiradores de las actividades del fabuloso Omar Little, personaje de la mencionada serie, negro, homosexual y de fiereza unisex, la misma que gastan los hombres y mujeres que tienen las ideas claras y los caminos difíciles. Otro elemento reconocible son los bloques de viviendas ruinosos que ocupan camellos y sirven de picadero en vena por los yonquis con más prisa…

La novela puede calificarse de negra, desde las primeras páginas, por cuestión racial y argumental, claro; policíaca cuando los buenos de la placa aparecen y toman el protagonismo en algunos capítulos y coral en su conjunto, indudablemente, con música de balazos desde el principio hasta el previsible final. No me pongo en “modo enteradillo” cuando uso esta adjetivación, ni desvelo ningún secreto, ya que, ahora viene el elogio, lo previsible forma parte de la sencillez y facilidad con la que se trata la trama y como dijo César González-Ruano “cada día sé mejor lo difícil que es la facilidad”.

Las descripciones, breves y exactas, nos ponen pronto en situación y los diálogos agilizan el desarrollo que la trama adquiere y requiere en las tres semanas, 33 capítulos, cuatro partes, 267 páginas, decenas de ñacas, también líneas e innumerables disparos en que transcurre la acción.

Durante su lectura no me he identificado con ninguno de los personajes, no es nada negativo, no tiene por qué ocurrir siempre, pero se hace tanto uso de las drogas y las armas que sí me ha sucedido como cuando veo una película francesa donde todos fuman: he tenido tentaciones de bajarme a la calle y comprarme unos gramos de cualquiera de las dos substancias y hacerme con una pistola y liarme a tiros con mis jefes.

Quizás esta breve reseña no despierte la curiosidad de una multitud de potenciales lectores, pero por si acaso puedo evitar peligrosas avalanchas en las librerías, ahí van los datos para su búsqueda: “Los reyes del jaco” de Vern E. Smith (The Jones boys, 1972) Traducción de Güido Sénder, al que se le escapa (¿) no tener un duro, como equivalente a no tener un centavo. La publica Sajalin Editores y es la número 25 de su colección Al margen.

He de confesar que despertó mi curiosidad al momento de ojearla y mi codicia posesiva. Fue tan fácil robarla que no puedo consignar el precio ni merece la pena relatar tan vergonzoso acto. SALUD Y LECTURA.

« »

© 2018 ÇHØPSUËY FANZINË ØN THË RØCKS. Tema de Anders Norén.

↓