Divertimennto amorosso

Suerte
Por el Câmärâda Sërgëi.

Anduvo la moza retrechera y como con jindama; haciéndome ojitos, sí, pero parando a la vez mis embestidas sintácticas con el tesón de quien sabe que tiene la sartén por el mango. Yo, alacre y pendenciero, no cejaba en enaltecer su belleza y postraba ante su genio mi verdad: que estaba loco por ella y que no podía dejar morir la noche sin embadurnar sus senos con el mucílago de mi virilidad. La muchacha no entendía un carajo de lo que yo le hablaba, pero maldita la falta que le hacía, pues bastaba un picotín de su mucha intuición para comprender cuáles eran mis intenciones. Sucias, sin lugar a dudas, aunque no alcanzara a saber ella hasta qué punto.

Quizá deba reescribir lo anterior para hacerlo comprensible: me gustaba una chica y me mostré la mar de vivaz y sincero para hacérselo saber. Ella parecía halagada, pero me rechazaba con firmeza. Mis explicaciones disfrazaban su brutalidad con un vocabulario ya en desuso para evitar que se asustara de lo guarro que puedo ser. Aunque, pienso ahora, hay mozas que se muestran esquivas y recatadas en el ritual preamatorio, pero una vez en el altar del amor, donde ellas te han llevado haciéndote creer que has sido tú el exitoso galán, se comportan como actrices de ínfimas películas de índole venérea, juran como estibadores y berrean como bichos enloquecidos mientras te exigen lo que creías ya imposible.

La chati barajaba el naipe de su renuencia con el de la esperanza, como si lo hiciera jugando con bastos y oros: el dos de oros, el relámpago de lubricidad que de tanto en tanto dejaba asomar a sus ojillos; el as de bastos, el que me asestó al final cuando se deshizo de mí para largarse con otro. Y así me quedé yo, harto de copas y con el as de espadas tensando el pantalón.

Siento no haber sido más claro desde un principio, pues me gusta chapotear en el diccionario como gorrino en un fangal. Me viene la costumbre de la Universidad, donde estudié Filología Española porque mi nota no daba para más. Huelga decir que no terminé la carrera porque me aburría como un hongo, pero en aquellos tres meses inolvidables hociqué en el diccionario en busca de palabras raras con las que apabullar a las chavalas de mi curso. Me volvían loco sus coletas y sus gafas y sus pechos aplastados con carpetas llenas de citas de Quevedo, de Montaigne y de Antonio Gala y fotos de los New Kids on the Block. Tuve éxito con un par de ellas, pero no porque la argucia hubiera funcionado, sino porque eran de esas pijas que gustan de envilecerse con macarras como yo. Les parecía exótico hacérselo con un tío con algo de cresta (a lo pájaro loco, y no esas esculturas capilares de los punks setenteros), chupa de cuero y acento de extrarradio.

Sí, yo me dejaba hacer y mis éxitos no dependían ni de mis encantos ni de mis estratagemas, aunque sin ese bagaje hubiera sido complicado llegar a buen puerto en alguna ocasión. La suerte hay que ir a buscarla, macho. Y eso intenté esa noche en que aquella piba me dejó tirado en la barra para irse con otro menos pelma que yo. Desde entonces, y de eso hace ya cuatro años, me he calmado, como si año tras año la vesícula me segregara un tanto de bromuro (si es que la vesícula segrega algo, que no sé) apaciguándome el deseo. No digo que haya estado estos cuatro años viajando de vacío, que es como dicen los camioneros a los viajes en balde, cuando no transportan nada de regreso a sus casas o a la base de la empresa. De vez en cuando «he pillado», como se decía entonces, pero la falta de costumbre y la ausencia de verdaderas ganas se aliaron para convertir el otrora sagrado sacramento de la cópula en un ejercicio sistemático de ruina y decadencia, falto de sorpresa y emoción.

La última vez fue con la secretaria de la oficina donde trabajo desde hace quince años como auxiliar administrativo, y tan mal no debí de hacerlo cuando todavía, aunque muy de vez en cuando, me invita a un café de máquina en la segunda planta. Pero sólo yo sé de lo que fui capaz en mi día, y esa amabilidad postcoital nunca ha terminado de envararme el ánimo, aunque sí la venosa, que aún anda con algo de hambre y de vez en cuando se despereza cabeceando en los calzoncillos. No obstante, nunca hemos vuelto a repetir.

Si les cuento todo esto, que a cualquier persona y aun a mí en cualquier otro momento me hubiera dado vergüenza explicar, viene porque la inevitable decadencia, cuyo inicio he fijado en aquella barra de bar y con aquella chica que me dio plantón de forma subitánea e inesperada, parece ahora desvanecerse ante el renacimiento de mis facultades, sensoriales e inguinales, de una forma que sólo acierto a definir como «amor».

Me he enamorado de una clienta que viene de vez en cuando a dejarnos albaranes y facturas, que apenas pasa unos minutos con nosotros y de la que no puedo decir que sea la mujer más bella del mundo, aunque tiene unos encantos indiscutibles (unas piernas perfectas y un culo glotón encabezarían una lista bastante larga de certezas). Parece pasar desapercibida para los cabestros que tengo por compañeros, y sólo uno despertó del letargo embrutecido en el que viven todos para espetar una vez: «a ésa la daba yo…» De haber encarrilado mi amor por el camino de los celos tendría que haberlos apagado inmediatamente, porque ninguno de los otros secundó su barbarie, lo que debería dejar el gruñido de aquel puerco en un hecho aislado y sin consecuencias. No obstante, me puso feróstico su desfachatez y la calmé con una pequeña putada que me hizo olvidar para siempre la afrenta. Un día llegué a la oficina antes que nadie y vacié un vaso de agua en las rendijas del monitor de su ordenador. Al encenderlo saltaron chispas e hizo amago de explotar. Hubo susto, gritos y juramentos por parte de todos, y una estúpida satisfacción por la mía.

No estoy orgulloso del infantilismo de mi acción. De alguna manera siento que me desmerece ante mi diosa, siempre tan formal y correcta, aunque simpática y divertida cuando responde a alguno de mis comentarios, ya sean sobre el tiempo, la actualidad política o el fútbol (mis conversaciones no dan para más, ya me disculparán). Me siento como esos campos que reverdecen tras el invierno, cuyas inclemencias han pasado aparentemente yermos y apagados. Así como la tierra nutricia empuja hacia los cielos plantas que alcanzarán grueso tallo, como vergas envaradas, mi espíritu se realza sacudiéndose el marasmo de años de molicie dulcificada por el sosiego. Por las circunvalaciones de mi cerebro corren veloces los pasos de mi plan de ataque. Un guiño un día, un «cordera» dicho con el aliento esponjado al siguiente, una invitación para «echar unos cacharros poray» al otro. Y en una semana, al catre, y en seis meses, al altar. Que sí, lo que sea, lo que toque y lo que me deparen Dios, el destino o la suerte, que ya está echada. Deseádmela larga y brava y buena.

Vocabulario

retrechera: adj. coloq. Que tiene mucho atractivo. Mujer retrechera. Ojos retrecheros. Pero también: adj. coloq. Que con artificios disimulados y mañosos trata de eludir la confesiónde la verdad o el cumplimiento de lo debido.

jindama: f. jerg. Miedo, cobardía.

alacre: adj. Alegre, ligero, vivo.

mucílago: m. Sustancia viscosa, de mayor o menor transparencia, que se halla en ciertas partes de algunos vegetales, o se prepara disolviendo en agua materias gomosas.

picotín: m. Cuarta parte del cuartal (‖ duodécima parte).

hongo: m. Ser vivo heterótrofo, carente de clorofila, hojas y raíces, que se reproduce por esporas y vive parásito, en simbiosis o sobre materias orgánicas en descomposición; p. ej., el cornezuelo, el níscalo y el champiñón. U. t. en pl. como taxón.

feróstico: adj. coloq. Irritable y díscolo. Pero también: Feo en alto grado.

empresa: f. Unidad de organización dedicada a actividades industriales, mercantiles o de prestación de servicios con fines lucrativos.

amor:
1. m. Sentimiento intenso del ser humano que, partiendo de su propia insuficiencia, necesita y busca el encuentro y unión con otro ser.
2. m. Sentimiento hacia otra persona que naturalmente nos atrae y que, procurando reciprocidad en el deseo de unión, nos completa, alegra y da energía para convivir, comunicarnos y crear.
3. m. Sentimiento de afecto, inclinación y entrega a alguien o algo.
4. m. Tendencia a la unión sexual.
5. m. Blandura, suavidad.
6. m. Persona amada. U. t. en pl. con el mismo significado que en sing.
7. m. Esmero con que se trabaja una obra deleitándose en ella.
8. m. p. us. Apetito sexual de los animales.
9. m. desus. Voluntad, consentimiento.
10. m. desus. Convenio o ajuste.
11. m. pl. Relaciones amorosas.
12. m. pl. Objeto de cariño especial para alguien.
13. m. pl. Expresiones de amor, caricias, requiebros.
14. m. pl. cadillo (‖ planta umbelífera).

84 comentarios

  • ¡Empieza el año seniores!

    Magistral la entrada y lo que he aprendido.
    Viejo verde o al altar. En efecto no te queda otra, aunque algunos hayamos pasado por el altar y ejerzamos también de viejo verde.

  • La verdad es que la mierda catalano independentista junto con el juicio a la infanta, o sea tabarra antimonárquica a todas horas durante meses, parecen la tormenta perfecta y la puntilla.

  • PIRATA JENNY
    Zeppi, ¿sigue usted en Austin?

    Sí, aunque ahora estoy en España, en parte por vacaciones y tramitando un nuevo visado. Pero regreso pronto para allá, con parte de la familia, si no hay problemas con el visado.

  • En amores ando como el “nlño” Torres, no encajo una entre los tres palos ni por equivocación.

  • Lunes, 11/01/2016 a las 10:35
    MARQUESDECUBASLIBRES
    En amores ando como el “nlño” Torres, no encajo una entre los tres palos ni por equivocación.

    Haga usté como el hermano de la Ronalda, que solamente se la mete a las «fáciles».

  • Gracias a todos por los comentarios.

    Mortimer, evidentemente el texto es una ficción. De enamorarme, me propongo hacerlo sólo conmigo mismo.

  • Vaya empresa, la que quiere abordar el protagonista. Empresa difícil y en absoluto lucrativa, contra lo que afirma su definición en el Vocabulario.
    Vocabulario que envía otro guiño con la polisemia (14 entradas) del amor, vago concepto del que cada uno entiende lo que le da la gana.

  • Lunes, 11/01/2016 a las 12:18
    PERROANTONIO
    Brutalidad y vocabulario del siglo de oro. La clave para triunfar con las titis, macho.

    No he f@llado nunca con este método.

  • Me acabo de enterar. Creo que, de alguna manera, casi siempre ha estado ahí, formando parte de la banda sonora de mi existencia. Tuve por amiga –y fui a ver un lejano concierto del Glass SpiderTour con ella– a una de sus mayores fans mundiales. El primer LP que me compré en mi vida, por influencia fraterna, fue precisamente su La ascedencia y caída de Ziggy Stardust y las arañas de Marte (275 pts. en el Corte Inglés). El primer sencillo, también de él, sería el Life on Mars (100 pelas), aunque mi preferida era la cara B, que sigue siendo una de las canciones que jamás me he cansado de escuchar.

  • Hoy Arcadi hace referencia al único acto que le queda al Rey como supuesto árbitro, el de sancionar o no con su firma un proyecto ya declaradamente secesionista: “Entre otros asuntos, no menores, porque al presidente de la Generalidad lo nombra el Rey de España, y seguramente al Rey de España le convendría saber si su firma, por muy a acto debido que responda y muy automática que sea, va a sancionar el nombramiento de alguien que ha manifestado nítidamente su voluntad de destruir el Estado.” .
    Y yo me pregunto ¿queda algún hombre en España?

  • Lunes, 11/01/2016 a las 10:14

    MGAUSSAGE

    La entrada, cojonuda; los planes, reguleros. A lo de entrarle con cordera le daba una vueltita mirando de afinarlo. En todo caso mucha suerte.

    No sé si decirlo..venga sí,.. a mí una vez en un peblo me soltaron “Chate al surco cordera”..y me gustó.
    (Que me lo dijera, quisir, que me hizo gracia y tal)

  • De lo de AR que dice Adapts, creo que la Casa Real le ha dicho a la Forcadell que no hace falta que vaya en persona..que ya si eso se lo mande por correo.

  • Comento con un amigo pintor la portada de Charlie Hebdo. Me dice que son buenos dibujantes: sus dibujos impactan a la primera. A mí me atrae más otro estilo, acostumbrado como estoy al Jueves, pero el maestro manda. No le gusta la portada por los motivos aquí aducidos por varios de vosotros: no se puede dibujar al Dios cristiano pretendiendo hacernos creer que es Alá. Le pregunto cómo lo haría él, teniendo en cuenta que no puede dibujar a Mahoma. No se puede, dice. «Es que esos cabrones han ganado la batalla». Contra lo que yo pensaba hasta hace unos días, me gusta aún más esa portada. No me convence el reproche que les hacéis a los dibujantes: ya no pueden ir de terribles. El resto de la revista, muy bueno, hasta donde alcanzo a entender.

  • Lunes, 11/01/2016 a las 16:44
    PERROANTONIO
    ¿Que no se puede dibujar al dios de los islamistas? Basta una cabra.

    Coño, por fin algo sensato. Gracias, Perroan.

  • Me planto ante un tochaco, o sea, un libro muy gordo. El prólog comienza así: «Esta es la historia de una frustración y es también la historia de un éxito insuficiente. Pero es las dos cosas al mismo tiempo o no es ninguna de las dos».

    Y yo me digo: si las dos primeras líneas del prólogo son un galimatías enfático y ultrapedante, ¿qué podemos esperar del resto?

    Evidentemente no he pensado eso. Más bien ha sido: esto lo va a leer su puta madre. Pero destilando ese pensamiento ha quedado la esencia que he transcrito en el párrafo inmediatamente superior.

  • Ahora, me tiene completamente admirado la finura de Rafael Latorre, el columnista que en estos momentos más me interesa: «Cataluña es la tumba del columnismo. Allí el análisis de la realidad no precisa más que de taquígrafos».

  • Brema, que la entrada no sea un avance de planes con vocación de realidad me ha estropeado la tarde. Lo del amor a uno mismo es, como lo de los ángeles de Charlie Hebdo, equivocarse de Dios. De Diosa, más bien. Occidente ha renunciado a casi todo y hacerlo a follar nos deja a la altura de los personajes de Houellebecq.
    Yo no digo que no se empiece con un ¡cordera!. Ya dice BonnieParker que es un comienzo tan bueno como otro cualquiera. Lo que me temo es que es una entrada tan estelar que hay que cogerle el tono exacto, porque es un movimiento muy arriesgado.

  • Lunes, 11/01/2016 a las 17:48
    MGAUSSAGE
    Brema, que la entrada no sea un avance de planes con vocación de realidad me ha estropeado la tarde.

    Cagüenlá, y ahora qué hacemos.

  • Este año el hermano de la Ronalda no lloriquea para conseguir el esférico áureo porque sabe que ni con esas.

  • Cagüenlá, y ahora qué hacemos.

    Esto no debería quedar así. Bajo a tomarme un café y a decirle cordera a la primera de buen ver que vea, y si ella no ve, mejor.

  • Lunes, 11/01/2016 a las 16:59 Satur
    Al director de Catalunhnyña del diario El Mundo le ha parecido mal que llame Davit Bobby a Davit Bobby.

    Ríete de sus tirantes, Satur.

  • Lunes, 11/01/2016 a las 18:27
    PERROANTONIO
    Lunes, 11/01/2016 a las 16:59 Satur
    Al director de Catalunhnyña del diario El Mundo le ha parecido mal que llame Davit Bobby a Davit Bobby.
    Ríete de sus tirantes, Satur.

    No puedo, me entra la risa y me trabuco con las teclas.

  • Muy bueno el artículo de Rafa Latorre y muy divertido el del otro Campos, aunque da la impresión de que el surrealismo le desborda y es incapaz de escribir un artículo surreal. Esto de Cataluña, empieza a ser ya bastante chistoso, para qué vamos a engañarnos. Pero da un poco de yuyu la mediocridad del personal. ¿Donde está la gente seria? ¿Trabajando?

  • No sé dónde está Perroantonio. Hoy mismo venía en mi escúter evocando la lista-escalera de alcaldes de Barcelona desde 1978, que para mí es muy elocuente:
    Serra
    Maragall
    Hereu
    Trias
    Colau

  • Lunes, 11/01/2016 a las 20:45 Claudio Sífilis
    El amor es un ataque de asma

    ⎯ Te amo.
    ⎯ ¿Y cómo sabes que es amor?
    ⎯ Porque cuando pienso en ti no puedo respirar.
    ⎯ Eso es asma.
    ⎯ Bueno, pues entonces te asmo.

  • Los tiempos legales vigentes entre las elecciones, la formación de las cámaras y la investidura parecen diseñados por un maquiavélico enemigo de España y del sistema democrático.
    Ya lo dije hace cuatro años, vean cómo en 24 horas Su Graciosa Majestad nombra a su Primer Ministro, y éste se pone en el tajo (que no en el surco).
    Britannia rules.

  • EL SECRETO DE LA MODELO EXTRAVIADA
    La novela El misterio de la cripta embrujada es una obra maestra. La novela Sin noticias de Gurb es una obra maestra. Una novela que pretenda ser mezcla de lo mejor de ambas jamás será una obra maestra. Lo impide la lógica narrativa. Que esto haya que explicárselo a un maestro como Eduardo Mendoza…

  • Hombre hecho de materiales. A quien va dirigida esa pregunta?
    Te la tendrías que responder a ti mismo.
    Hubo una época en la que había que elegir entre rock progresivo o glam, que terminó cuando Bowie y Fripp grabaron Heroes.
    (Yo prefiero la época glam de Bowie que, aunque era más viejo que yo, me entusiasmaba de chaval y sus discos de los 70 siempre me gustarán)

  • ‘Hacienda somos todos’
    (Parafraseando a El Mundo Today).
    “En el spot los inspectores de Hacienda irrumpen por sorpresa en las casas, piden facturas y tickets de las comidas al contribuyente y luego, ante el menor problema, se ceban a lo loco con toda su familia”.

    Preparando el ataque.

  • Pues sí, me da un poco de lástima Marhuenda. “Indemne carácter servil”, dice AE esta tarde en su blog.
    Alguien publica eso de mí y me tienen que sacar a la fuerza del primer avión a Pernanbuco dónde me refugiaría para que nadie me encontrara.
    ¡Señor, Señor, cómo viene la prensa!

  • Arcadi ha hecho algo muy difícil. Normalmente uno lanza elogios envenenados: quien los recibe se ve obligado a dar las gracias aunque le hayan meado encima. Aquí es al revés: la andanada salvaje lleva consigo varios elogios y una autocrítica (Arcadi, dice, era en esa época un fosco comunista, se sobreentiende que algo gilipollas). Marhuenda se pasea por cienes de tertulias haciendo gala de su ser melifluo y servil para con Rajoy. Hoy no se ha descubierto nada nuevo.

  • Capítulo 2

    Así recoge la prensa DEPORTIVA madrileña y madrisita, y la catalana y barcelonista el quinto Balón de Oro de Messi. En portada y a toda página, como se merece. Es el único jugador que tiene 5.

  • No pretendo que tenga ni mucho menos el mismo valor – y seguramente pronto será superado por Messi. Pero sí creo que ser el primer jugador en conseguir 4 Botas de Oro debe ser noticia de portada y a toda página para la prensa deportiva.

    Así es como informaron en su día esos mismos cuatro periódicos.

    Esperen, las amplío:
    Mundo Deportivo
    Sport

  • Funes, es normal que la prensa no informe de la misma manera, habida cuenta de que al menos uno de los esféricos áureos logrados por el hermano de la Ronalda se lo dieron después de que lloriqueara para conseguirlo. Esas cosas, por vergüenza ajena, es mejor no comentarlas.

  • Martes, 12/01/2016 a las 22:09
    PERROANTONIO
    ¿Era necesario?

    No, pero cuando un sentimentaloide abusa de su condición para dejarte ante «la opinión pública» como un infame soberbio y maleducado, a lo mejor te dan ganas de contestar y de defenderte.

  • Es verdad que todo el mundo odia al Rialmadriz y que sus seguidores lo son de una secta proscrita que les obliga a revestirse con los ropajes de la mitología resistencial, pero no es menos cierto que la Filfa ha elegido a Sergiorramos, el bandolero de Camas, como integrante del once idóneo de la temporada pasada. Habrá que pensar en maniobras distraccionales, pero hay algunas mentes merengues que, abusando de su inteligencia y su sensatez, comienzan a sospechar que ese mantra victimista, tan sospechosamente llorón y culet, se sustenta sobre falsas premisas.

  • Martes, 12/01/2016 a las 22:38
    Satur

    Funes, es normal que la prensa no informe de la misma manera, habida cuenta de que al menos uno de los esféricos áureos logrados

    Vuelve a leer, si eso, aunque no creo; tus ideas preconcebidas te nublan el inteleZto.

  • Por mi parte, únicamente traigo portadas de 4 periódicos, para que el que guste, pueda compararlas.

    Los juicios de intenciones, y demás, se lo dejo a Florentino Pérez, a Guardiolona y Dani Alves.

    (Si alguien lo recuerda, también lo hacía en algún nickjournal con los titulares de la prensa de información general, claro que los medios eran otros y simplemente copiaba el texto, no traía links)

  • No insistas, Funes, que me vas a romper el corazón. Que el Sport ninguneara el cuarto borceguí dorado de CR2D2 es una injusticia cósmica. Me voy a la cama, no sin antes apretar los puños y la mandíbula de rabia y de indignación.

  • Ya se te pasará, Brema.

    Se trata simplemente de algo parecido a contar cuántas veces usa un periodista la palabra “portentoso”. Ni se inventa, ni se tergiversa nada; ahí está para quien quiera leerlo.

  • No, Funes, hay afrentas que se quedan clavadas en el alma como astillas en el corazón. Tanto más profunda cuanto más grande es la sorpresa. ¿Cómo he podido vivir como hasta ahora, indiferente al dolor del mundo?, te preguntas. No, ya no voy a ver los partidos del Madrid con los mismos ojos.

  • Sí, pasearé desde hoy cabizbajo y taciturno con un cartel colgado de uno de mis zarcillos: do not disturb. Campeando el cartón, un escudo del Madrid. Las almas sensibles e informadas comprenderán.