Casos y cosas del licenciado Mansergas. Un lavado de dinero

por Botillero.

Tender

Aseguran  los entendidos que la realidad siempre supera a la ficción, y algo de eso pensó J. cuando llegó al bar donde cada día desayunaba antes de pasar por su empresa y recoger el listado de clientes que debía visitar durante el día. A las ocho de la mañana el jolgorio era indescriptible y el cava corría entre los habituales con una generosidad que era el presagio de que algo bueno se celebraba más allá del nuevo años con unas horas de adelanto, pues era el 31 de diciembre, víspera de un nuevo milenio.

-Nos ha tocado, nos ha tocado.

Una lluvia de abrazos, incluyendo el muy lascivo del último kiosquero que había salido del armario en el barrio de Gracia, cayeron sobre un aturdido J. que ya en ese instante vislumbraba de manera lacerante que algo que debía rodar a la perfección se había encallado de mala manera. Quería hacer la pregunta que le quemaba pero no atrevía, aunque sabía que alguna de aquellas personas le haría partícipe de la noticia en pocos segundos, de ahí que tras zafarse de tamañas muestras de afecto colectivo se echase la mano al bolsillo trasero del pantalón en busca de lo que ya adivinaba que sería un milagro. Mientras revisaba con dedos temblorosos hasta el último hueco de aquella vieja cartera, recibió la pregunta que temía:

-¿Tú llevabas dos cupones, verdad?

Los llevaba, y en la cartera no estaban, como tampoco estaban en el bolsillo de su camisa, donde siempre los guardaba, día tras día de lunes a viernes,  por la sencilla razón de que la camisa estaba entre la montaña de ropa por tender que había dejado en un barreño antes de salir de casa. Mientras forzaba una sonrisa que no desvelara el desastre, diez millones de pesetas echados a la lavadora en una camisa que tampoco estaba tan sucia, apuraba la copa de cava ofrecida como se apura un amargo cáliz, de un trago y cerrando los ojos, intentado averiguar si aquello no era una pesadilla de la que despertaría en cualquier momento, aunque todavía tenía la remota esperanza de que los dos cupones de los ciegos estuviesen en la mesa de la cocina, en la mesita de noche o en cualquier mueble del pequeño apartamento al que uno pasos acelerados le llevaban en volandas.

En el bolsillo de la camisa mojada, convertidos en pequeñas bolitas de un papel que todavía conservaba restos de sus colores originales, estaban aquellos dos cupones que eran ya la suerte de un quebrado, metáfora ineludible del infortunio más grotesco. Se tumbó en el sofá y se dedicó a pensar y a beber cerveza enlatada, primero fría y más tarde, vaciada la nevera, caliente como la orina; entrada la noche, con una buena cogorza y muchas arcadas, decidió que su mala suerte había sido copada y que ya nada podía empeorar, por lo que acudir a la siempre poco eficaz justicia era sólo un pequeño desastre que no lo hundiría más en el arroyo de la vida, una baza que jugar como esa última ficha que se juega a la ruleta cuando ya se ha perdido hasta la camisa, y nunca mejor dicho.

***

El hombre vino a mí con la misma humildad con la que me obsequió cuando nos conocimos un par de años atrás a cuenta de su divorcio, aunque en esta ocasión el tema era mucho más complicado, como certificaba la camisa que extrajo de una bolsa de grandes almacenes y el papel apelmazado en el interior del bolsillo. No había nada que perder, sin duda, y sí unos cuantos precedentes a su favor que no eran idénticos pero que apuntaban a una cierta generosidad de los tribunales cuando el boleto de lotería se había esfumado por una alcantarilla o cuando un amigo avaricioso que guardaba el papel no quería compartir el premio con los otros afortunados con los que llevaba años jugando. El todo billete roto o enmendado no será pagado admitía algunos matices que estaban en la letra pequeña de la ley o en su interpretación por los jueces, si bien aquella prueba que reposaba sobre mi mesa y a la que no podía quitar ojo no inducía precisamente al optimismo, pero había que jugar la última carta de la que disponíamos.

Un acta notarial sobre la prenda en cuestión y un dictamen pericial químico que acreditaba que aquellas bolitas eran papel de los cupones de la ONCE fueron el pistoletazo de salida a un vía crucis judicial que duró seis años y que culminó con una sentencia a favor del cliente que le daba el equivalente en euros a los diez millones de las antiguas pesetas, más sus intereses legales, obviamente. Se precisaron para ello los testimonios de los otros agraciados-que jugaban siempre dos cupones del mismo número con el cliente- y el del vendedor, que al no ser ciego otorgó un plus de veracidad a la compra de los cupones por J., amén de otra prueba vital, que era la que demostraba que en aquel sorteo se pagaron todos los cupones menos dos, los mismos que acabaron en la lavadora y que demostraron lo ya sabido, que muchas veces el dinero se lava con éxito. Pero seis años es demasiado tiempo y no son pocas las cosas que cambian en la ruleta de la vida: el bar ya no existía porque fue traspasado a unos chinos que lo reventaron en cuatro días, uno de los agraciados había fallecido, de los otros nada se sabía y el vendedor de la suerte se había jubilado, por lo que J. tuvo que celebrar el éxito con una discreción y en una soledad para las que no estaba preparado.

100 comentarios

  • Otra Mujer dice:
    Viernes, 29/01/2016 a las 13:42
    Estimada Señorita Bellpuig,
    Yo si que valoro su trabajo, no sabe usted cuánto. Así que, si es usted tan amable, dígame el modo y manera de hacer esas aportaciones a las que usted alude.
    Atentamente,
    Otra Mujer.

    Estimada mía, en el menú superior tiene acceso a la plataforma de pago, que se hace mediante el sistema Paypal. Muchísimas gracias por su interés y su apoyo.

  • Así pues, nuestro héroe tuvo que trabajar seis años para ganarse su suerte, más o menos como todos. Felicidades, Botillero, es una historia muy agobiante. No pensaba que se podría ganar un caso así.

  • Ayer lavé diez euros en la lavadora a 60º, afortunadamente eran monedas.
    Lo del examen pericial químico me ha dejado a cuadros.

    Anoche el Marqués hizo un comentario muy inteligente sobre el contencioso balonmanístico. Gran campeonato del combinado patrio, que se alzó con la plata tras una final para echar en el olvido, como echarán en el olvido los dinamarqueses aquella final del mundial en el Palacio de San Jorge de Barcelona ante una España pletórica. Enhorabuena a los jugadores hispanos, que una vez más nos han hecho introyectarnos en su mundo de camaradería, pundonor, talento y profesionalidad.

  • Ayer JT dio un nuevo petardazo en la Monumental del DF casi tan lamentable como el de Julen et al.
    Se pueden imaginar con que ánimos empieza uno la semana, encima en tierra infiel.

  • Muy bueno Botillero. Me ha hecho gracia esta línea.

    El hombre vino a mí con la misma humildad con la que me obsequió cuando nos conocimos un par de años atrás a cuenta de su divorcio

    Así vienen cuando piensan que sus casos están perdidos.

  • Marqués, puede considerarse un mozárabe, un cristiano viviendo en territorio infiel. Peleando a la contra, como Bukowski, pero en una ciudad más bonita y más cómoda que Madrid.

  • marquesdecubaslibres dice:
    Lunes, 01/02/2016 a las 10:24
    A mi me parece que Cadenas haría bien volver al Granollers.

    Tras la semifinal reconoció que el marasmo de los primeros minutos se debió a unas órdenes demasiado estrictas en ataque, y que el espléndido juego que se desarrolló tras el primer tiempo fallecido tuvo su origen en la libertad que les dio para inventar jugadas ofensivas. Ayer ocurrió justo lo contrario. Anquilosados en ataque, necesitaban de un míster que les desatascara. No lo hubo.

  • Una vez tuve oportunidad de enfrentarme a una escuadra filial del Barza. El partido de ida fue en nuestro coliseo, un pabellón de barrio en lo más granado del barrio de La Salud, en Badalona, hoy foco de conflictos sociales en grado de tentativa pero también consumidos, con agravante de premeditación y alevosía. Jugamos aún peor que ayer lo hicieran los selectos nacionales, y fue tan bochornosa nuestra desidia que nuestro míster llegó a tener el rostro arrasado por las lágrimas, como Monedero el día que murió su dictador favorito. El contencioso de regreso lo jugamos en su feudo, el pabellón más lujoso que he visto nunca. Lo perdimos todo menos la honra, pues hicimos gala de orgullo y talento. Tan vistoso y aguerrido fue nuestro juego, pese a la derrota infligida por los locales, que la hinchada culet nos brindó un largo aplauso al consumir el electrónico los últimos segundos disputados sobre la cancha.

  • CARTA ABIERTA AL POCHOLO
    Quiero expresar mi completa repulsa a la actitud del Pocholo Simeone para con Kit Towerds. Recuerda demasiado la que tuvo Luis Maño con Apolo Futre en su día. Pocholo, si el año que viene te vas al Chelsit deja de joder la marrana y deja aquí quieto parao al crat de Fuentelabrada.

  • Bien por la entrada. Habituado a un mundo en el que lo que no está escrito no existe, es hermoso que los jueces puedan reparar injusticias como la del listillo que no reconoce el pacto verbal de reparto con la peña o el amigo.

  • COSAS DE LAS QUE NADIE HABLA CLARO.
    1. El ejercicio físico (adaptado) es la mejor forma de prevenir enfermedades. El riesgo por exceso de ejercicio físico es despreciable.
    2. Escribir es la mejor forma de ejercitar la mente, mucho mejor que leer. El riesgo de hacerlo en internet es despreciable.
    3. Se puede mejorar la capacidad física y cognitiva en personas sanas con sustancias farmacológicas adecuadamente seleccionadas. El riesgo de sufrir efectos adversos es despreciable.
    4. Tener una vida sexual activa es la mejor forma de mantener un equilibrio afectivo y tienen evidentes beneficios para la salud. El riesgo de llevar una vida sexual muy activa es despreciable.

  • Hay libros que en su momento vienen a llenar un vacío tan injusto como inexplicable, vacío, además, del que muchos ni siquiera tenemos conocimiento hasta que caen en nuestras manos. Este fin de semana he tenido el inmenso placer de leer en la Biblioteca Literaria del Relojero un volumen de Fernando Landeira de Compostela titulado Theatro chronométrico del noroeste español, publicado en 1957 por la editorial Roberto Carbonell. En sus páginas el autor desgrana con desacostumbrada erudición y una precisión que bien podríamos tildar de suiza el arte de la relojería mecánica en Compostela a través del tiempo: desde aquel legendario Juan Avarca de finales del siglo XIV, primer relojero mecánico del que se tiene conocimiento en Santiago, hasta la pareja formada por el matemático y astrónomo pontevedrés don Ramón Aller y el vigués Evagelino Taboada, científico y artesano respectivamente, cuyo trabajo en equipo permitiría la construcción del magnífico reloj astronómico del Observatorio de Santiago en el siglo pasado. Si a algún libro, pues, se le puede considerar como imprescindible en su campo, sin miedo a incurrir en una hipérbole, es éste. Resulta vivificante comprobar, tal y como refiere el prologuista, que su autor “haya obsesionado como una pesadilla el hecho cierto de la existencia de relojes y relojeros regionales a los que todos, sin excepción, nos estábamos empeñando en desconocer”.

    Nada mejor que las propias palabras del autor en la introducción para describir esta pequeña joya que satisfará tanto a los estudiosos de la cronometría del noroeste de España como a los simples amantes del arte de la medición de la Eternidad: “Como si Compostela fuera, en efecto, la ciudad que inaugura el estilo del tiempo en el modo de sepelio, se crea de una manera sobrenatural a partir de un sarcófago, que es núcleo y motivo para la fundación y desarrollo de un pueblo”.

  • Dos peticiones:

    – Gachó, manifiéstate. Valencia y este blog te necesitan.
    – Satur, queremos audicionalizar tus sabias argumentaciones. Manifiéstate (también) a través de ondas electrosonoras.

  • marquesdecubaslibres dice:
    Lunes, 01/02/2016 a las 15:03
    4. Tener una vida sexual activa

    Aquí los riesgos son otros.

  • La de arena:

    También tuve la inmensa desgracia de ver Creed. Por lo que he leído aquí y allá, es como si el mundo y yo hubiésemos visto una película diferente. Lo más sincero que puedo decir sobre ella es que por momentos estuve tentado de exigir que me devolvieran el dinero de la entrada. Sólo con ver la escena que, de alguna manera, homenajería a la mítica subida de los rocky steps del Museo de Arte de Filadelfia en Rocky ya da la medida del engendro con que nos enfrentamos.

    Ni siquiera, y esto también es una apreciación muy personal, el combate de fondo supera técnicamente al de Rocky 6, a mi entender el mejor de la saga.

    Se impone con urgencia otro actor que encarne a Balboa en Rocky 8. Quizá don Arnold.

  • marquesdecubaslibres dice:
    Lunes, 01/02/2016 a las 15:36
    ¿Qué opinan de lo de la “preeminencia totalitaria” que le ha costado a AE ser purgado?

    Opino que un caballero no pone links, o los pone bien puestos.
    Salvo que se me haya escapado, otra vez, una larga secuencia de metáforas.
    Bellpuig, edite please.

  • marquesdecubaslibres dice:
    Lunes, 01/02/2016 a las 16:04 Editar
    El link errado es cosa del bibliófilo.

    Porque la «señorita» Bellpuig no está a lo que tiene que estar. Y luego viene aquí despotricando altanera y dándose ínfulas.

  • Alguien tenía que pararle los pies al Sr. Espada y decirle a la cara que no se puede pensar impunemente lo que a uno le da la gana contra la opinión del común. Una vez más quien ha tenido que dar el primer paso para atajar la expresión de ideas peligrosas y facciosas ha sido un héroe del pueblo, un concejal fungible de un pueblo anónimo. Queda demostrado, además, que el fracaso escolar no es óbice para ser profeta en tu pueblo.

  • Pienso que es de sabios no aceptar otras medallas que las pensionadas, pues el resto no son mas que un negocio del que las propone. Cuenta Trapiello que desde el entorno del Premio Príncipe de Asturias se contactó con Kundera por ver si aceptaría el premio, a lo cual el interesado se negó. Cuántas veces pasa esto y no nos enteramos. Solo una infantil vanidad puede llevar a participar en este folklore.
    En 2003 me llamaron de una revista sanitaria para decirme que había sido proclamado finalista en el “prestigioso galardón” de Personaje Sanitario del año, por lo que me rogaban que acudiera a la “gala” donde se entregarían los premios. Todavía me están esperando.

  • ¿Por qué os compraïs furgonetas pequeñas, o sea monogolümenes, con el argumento de que así tendréis espacio para los ninioss?
    ¿Acaso tenéis tres niños? ¿ dos? ¿Quizá uno?
    Noooooo, tenéis menos de uno, que yo lo sé.

    So?

    Lo que os pasa es que vuestra santa os come la peonza, y como genéticamente lo del espacio y la velocidad lo llevan mal creen que cuanto más grande y más alto, más seguro es un coche, porque lo del centro de masas, las inercias y las curvas, como que no. Y porque al estar programadas para la recolección, cuando miran el monogolumen en la foto, ven un gran capazo o cesta con ruedas.

    Pero es el hecho de que traguéis, hombres, lo que me lleva a deciros ¡que sois la vergüenza de Occidente y la demostración palpable de su decadencia!

  • Oiga, yo gusto manejar un sedán, o en su defecto un deportivo de 300 cv, o en última instancia el tractor o un amoto de carreras. Aún quedamos hombres bien bragados en España.

  • El encargado del Zulo me dijo: “¿Qué le parece si echamos unos pocos guisantes?”. “Venga”, le contesté con militar laconismo.
    El hideputa ha echado tres hectáreas de guisantes. Este fin de semana al ver como asomaban sus rizadas hojas en tan vasta extensión he comprendido que vamos a cagar guisantes como perdigones toda la familia. Al tiempo.

  • Pablo Manuel dice que nos va a hacer un favor a todos los españoles.
    Yo por si acaso ya me he encerrado en casa y me he tragado la llave.

  • Gracias dña Procuración por aclararme lo de Gachó.

    No hay ninguna quote en Davos de un español. No se podía haber enviado a Satur, o al Marqués de embajadores o algo así.

  • Vengo solo a decir a “Viejecita” ;
    GENGIS ES MÌO

    (Y de la humanidad entera) Y de las personas humanas que votan a Podemos que no leen a Gengis.

  • Procuro fijarme dice:

    Lunes, 01/02/2016 a las 15:49

    ¡Ay, los liberales! Fin del post y a buen entendedor.

    ***

    Veo que nos les interesa demasiado lo que está pasando en EE.UU., a pesar de que es muy parecido, todos los matices descontados, a lo que está sucediendo aquí: una clase política que se ha alejado progresivamente de la mayor parte de la ciudadanía (y acercado a otros intereses ya difíciles de disimular), y treinta años de ruptura del pacto de posguerra que permitió, a cambio de una cierta distribución de la renta y unos niveles de desempleo asumibles, el ostracismo de las opciones políticas más extremas y cierta paz social. Syriza, Grillo, Le Pen, Jeremy Corbyn, Podemos, Catarina Martins o Sanders son señales distintas de que esa entente ha dejado de funcionar. Es probable que Sanders no sea el próximo candidato demócrata a las próximas presidenciales yanquis, pero lo que es seguro es que como no cambie el rumbo, el candidato a la Casa Blanca dentro de quince o veinte años sea uno de los millennials que estos meses de primarias van a votar a Sanders.

  • Mire Jenny, abra usted los comentarios de su blog e intercambie opiniones y sentimientos con Gachó. Luego nos da lecciones. Pero mientras tanto métase su superioridad moral por el ojo del culo.

  • No he dedicado ni media docena de palabras al tema Gachó (¿y puedo opinar, no, o me va usted a decir lo que tengo que decir?) y he escrito a continuación una larga parrafada sobre las primarias yanquis. Perdiendo de ese modo la compostura hace usted buenas mis palabras.

  • Guardo perfectísimamente la compostura y hasta el perfil, que lo tengo griego. Pero no acepto que se ponga medallas a mi costa (¡ay, los liberales!) quien ha pedido que se borren comentarios y, ejem, no puede compartir el mismo espacio (tócate las narices, un espacio virtual) con ciertas personas.

    A Gachó se le borraron un par de comentarios no por el contenido, sino por el tono. No hay más historia. No es la primera vez ni probablemente será la última que ocurre algo parecido.

    Y teniendo en cuenta que la Srta. Bellpuig nos borra comentarios hasta a quienes mantenemos en marcha este invento, me parece que sobran los aspavientos y las posturitas ideológicas.

  • No podía dormir y aquí estoy en pijama (si me ven por la webcam, pueden comprobarlo, aunque no sabrán que llevo solo la parte de arriba).
    Entretenido, mientras escucho Rajaz de Camel, leyéndoles.

  • Jopé, pues yo pensaba que aquí no se censuraba.

    Mi opinión que a nadie le importa no ha cambiado desde los tiempos del NJ: Tu casa, tus reglas.

  • Por culpa de Satur me quedé a ver la final de balonmano.

    Vaya deporte más feo. A veces andando, los cambios de jugadores con el balón en juego, las exclusiones, ¡¡las excusiones!! ¡Pero qué mariconada es esa de dos minutos fuera, como niñas que no se ajuntan durante el recreo! Y encima, cuando está uno fuera, un jugador de campo se disfraza de portero, pero el muy tonto no engaña a nadie porque, con el disfraz y todo, en lugar de quedarse en la portería sale por todo el campo.

    Es un deporte de osos, los españoles creo que eran todos barbudos, el portero alemán se llamaba Wolf pero no era un lobo, era otro oso. En la portería española, un señor cuarentón, que trataba de disimular su edad vistiendo una zamarra fucsia muy cani, pero, na, no engañaba a nadie, a pesar de su envidiable agilidad: levantaba la pierna como una bailarina, ¡qué bárbaro! De vez en cuando, salía de delantero centro su hermano mayor, más calvo y más bajito.

    Los alemanes jugron con mucha intensidad, y los locutores clamaban contra injusticias arbitrales. Acertaron cuando comentaron sobre los germanos que eran poco deportivos en la victoria: esos minutos finales, con el balón en juego, celebrando ya el triunfo y pasando del partido. Muy feo.

  • No, mire, a ver si nos aclaramos: yo le pedí que borrara un comentario después de que desapareciera el que yo había escrito en contestación. Ustedes (déjese de cuentos con la Bellpuig, que aquí somos todos muy mayores) mantuvieron el primer comentario y banearon mi respuesta. Respecto a Gachó, no sé a qué comentarios suyos se refiere, pero dudo que sean de tono más elevado e insultante que algunos que he leído aquí sobre ella y sobre algún que otro asiduo visitante de esta casa (uno de ellos en particular hubiera merecido, si tenemos que guardar las proporciones, un baneo perpetuo). Y a mí eso no me gusta: o vamos todos de chaqué o todos de barro hasta la cintura. Una casa, unas reglas, bien, pero las mismas para todos. Por lo que a mí respecta, si siguen aplicando la etiqueta a su conveniencia me van a ver poco el pelo. Si eso cuando gane un millennial las elecciones.

  • Lunes, 01/02/2016 a las 15:36 marquesdecubaslibres dice:

    ¿Qué opinan de lo de la “preeminencia totalitaria” que le ha costado a AE ser purgado?

    ¡Ay, la socialdemocracia!

  • Hoy he soñado que un rinoceronte y una cabra roya que no levantaba un palmo del sueño me jodían el iPad a testarazos cuando estaba en un bar de lujo que parecía la cocina de una casa de pueblo mientras veía un partido del Aleti jugado en un campo de tierra con proporciones gigantescas y la camarera era una borde alemana que me servía un gintoñi más malo que un dolor, mientras mi acompañante, que era la primera jefa que tuve (una mujer de Bilbao muy guapa y muy simpática) aunque ejerciendo de tía materna, se encontraba muy borracha pese a haber bebido casi nada y estaba siendo cuidada por otra tía materna que en la realidad falleció no hace mucho tiempo.

  • botillero dice:
    Martes, 02/02/2016 a las 09:27
    Para apreciar el balonmano hay que haber jugado

    No creo que sea necesario. Se disfruta más, como cualquiera que haya practicado un deporte al ver competiciones de alto nivel. Estos días he estado leyendo las pocas noticias que se han publicado sobre el europeo. Y aún peor: he leído los comentarios en la prensa digital. Sistemáticamente aparecía algún espabilao ciscándose en el balonmano y utilizando argumentos de semejante textura que los de Funes. Casualmente, TODOS los espabilaos eran merengues. No quiero decir que todos los merengues desprecien el balonmano, pero es evidente que muchos de ellos alargan su evidente complejo de inferioridad, su atroz verdulerismo y su chulería gomosa y petimetre a extremos delirantes.

  • Sorprende que mientras se anuncia que se modificarán genes embrionarios al objeto de mejor entender el desarrollo del blastocisto, algo sensacional, sigamos al mismo tiempo a garrotazos. Como postulé nuestra incapacidad para razonar al margen de las emociones sigue atenazando nuestra convivencia.
    Reconozcamos que el asunto del baneo es baladí y no merece la pena ponerse estupendos. Tengo gran admiración intelectual por Gachó y Pirate, dos mentes privilegiadas a las que quizás las emociones les juegan una mala pasada. Ojo, como a muchos otros.

  • Marqués, recibido por fin el magnánimo obsequio. En su sobre el distrito postal tenía una errata y puede haber influido en el receso.
    Se trata de un álbum seminal en el que, aparte del conjunto que tiene más soul que blues, el tema en cuestión, con toques de gospel, es una maravilla.
    Reconfortante.
    Mi más profundo agradecimiento.

  • Menos mal sr. Verle. Decían que Stalin era cruel pero justo y Correos lento pero seguro. Falsas ambas cosas.
    Me alegro que aprecie esa joyita comprada en el corazón del French quarter.

  • A mí también me alegró la tarde recibir un paquete de Berlín, Sr.Verle.
    Para celebrarlo acudí rápidamente a la bodega, adquirí un Fagus -siempre Brema en mente- y lo disfruté entre amigos.
    Espero que llegaran buenas vibraciones al Spree.

  • Ah, sabiendo que es orgánico, me quedo asaz tranquilo: no hay nada que discutir, entonces. Lo veo feo porque no puedo verlo de otra forma.

    Ellos y nosotros; religión, nacionalismo, superioridad moral, una vez más.Todos los caminos llevan a Rumania

  • Me ha vendo a la mente.
    Me cuenta el pintor, rumano, que antes vivía en Canillas, pero que se ha mudado, porque allí vivían muchos rumanos, y no todos buenos. Y que la mejor batalla es la que se evita.

  • Funes dice:
    Martes, 02/02/2016 a las 12:14
    Lo veo feo porque no puedo verlo de otra forma.

    No nos cabe la menor duda.

  • holmesss dice:
    Martes, 02/02/2016 a las 10:26
    Espero que llegaran buenas vibraciones al Spree.

    Llegaron. Gracias, Holmesss.

    Lo de Ai Weiwei me parece fallido.

  • MGaussage dice:
    Martes, 02/02/2016 a las 11:41

    La única diferencia que se me ocurre entre un albañil y un creador, en cuanto a cuestiones de Hacienda, es que el segundo dona su obra a la humanidad entera una vez han transcurrido setenta años después de su muerte. Cabe preguntarse si la humanidad entera necesita tener en propiedad las obras de según qué creadores.

  • Se encuentra EL a una chica en el metro de Nueva York que está enamorada de Jaén. Le dice EL que su marido, allí presente, «es el escritor más famoso de Jaén». ¿Y Eslava Galán?, me pregunto yo notablemente alterado.

  • Señorito Mortimer. Acabo de leer su correo.
    En esta casa actualizamos todo a las bravas sin hacer copias de seguridad. Un día de estos se nos va todo por el desagüe. Si usted es prudente y no se atreve, utilice Herramientas-Exportar y guarde una copia de todos sus contenidos. Si por alguna razón fallara la actualización siempre podría recuperarlos todos con la opción Herramientas-Importar. Sea valiente, no como uno que yo sé, que lleva toda la mañana comiéndose sus palabras, que está a punto de reventar.

  • botillero dice: Martes, 02/02/2016 a las 15:04

    No, Funes, el J. de Arcadi era Cercas.

    ¿En serio? Siempre me he preguntado a quién se dirigía. No me suena, por el tono, que se dirigiera a él.

  • Brema, ya sé que no habla de libros con chicas y más me fastidia consultar al bibliotecario oficial de este tema:
    Tengo un libro que dizquen en internetes que su valor supera un sueldo de funcionario honesto.

    Ipsiboè por el vizconde de Arlincourt. No tiene fecha de primera edición. Quiero saber el valor que pudiese tener realmente. .

  • Tareixa dice:
    Martes, 02/02/2016 a las 15:21

    Tare, depende de la edición y del estado del ejemplar. Si me puedes mandar foto del libro y foto de la portada te puedo echar una mano. Para que te hagas una idea de cómo van los precios, busca en esta página: http://www.vialibri.net

  • Montoro es un tipo especial, pues trata por igual a los escritores que a los cabreros. Si cualquiera de ellos se jubila, podrá mantener una actividad que genere ingresos hasta un límite, si lo supera tendrá que renunciar a la pensión.
    CAM escribe un artículo delirante, propio de un intelectual infatuado. Como maneja casos extremos yo pondré otro. Imaginemos un escritor maldito que nunca ha cotizado y consigue que se le adjudique una pensión no-contributiva. De repente su genio es reconocido y se le adjudica una medalla pensionada. Entonces Hacienda le retira la pensión ¿Lógico? ¿O no?

  • El mi iPad el MENÚ está abajo a la izquierda, como flotando. Pero creo que va a ser cosa de Morten Rand-Hendriksen. Nada grave si lo comparas con cosas más graves.

  • Coniio, ¿pero ustedes ven un menú?

    En el Surface 3 PRO no vemos esas cosas.

    Hällome en Lisboa, voy a observar mujeres hoy que he venido con tiempo, para hacerme idea cabal de las diferencias raciales.

  • Siempre me intrigó lo de J. Estaba convencido de que era a P.J., tal los comentarios que le hacía.
    Ahora que escribe a Mi liberada, suponía que era por el motivo de haberse ido PJ de su periódico.
    Curiosamente, cuando leo eso de Mi liberada, siempre pienso en una chica catalana que anduvo por el NJ, a la que veo en el face muy sionista y muy separatista.

  • me están gustando mucho los paseos con su madre, aunque me haya molestado la mención a frau meinhof. gracias por la recomendación.

  • castrofortino dice:
    Martes, 02/02/2016 a las 19:47
    me están gustando mucho los paseos con su madre, aunque me haya molestado la mención a frau meinhof.

    No recuerdo.

  • p. 69

    “[…] que también me irá transformando a mí en un ecologismo de clase, y con el que iré levantando mi panteón adolescente de santas alemanas: Rosa Luxemburg, Ulrike Meinhof, Petra Kelly.”

  • Suscribo el agradecimiento por la recomendación de Paseos con mi madre, que me ha encantado, como otro del mismo autor, Catalanes todos, cosa fina de ironía

  • El 20 de diciembre, minutos después de que se conocieran los datos más o menos definitivos de las elecciones, ya adelanté aquí y en FB que el pacto vigente entre PSOE-Ciudadanos en Andalucía iba a marcar el camino. Por una vez no me equivoqué. Ciudadanos es la fuerza que puede condicionar de manera determinante la legislatura. Quién sabe si, al final, hasta va a ser posible una segunda transición.

  • Por lo demás, pintan bastos. UK va camino de conseguir que Europa vuelva a la política de fronteras y no pasará mucho tiempo antes de que volvamos a viajar con pasaporte y parando ante los guardias malencarados que revisarán nuestro equipaje.

  • A Arcadi Espada se le podrá acusar de muchas cosas; pero parece un poco disparatado decir que es un totalitario, cuando se trata probablemente de la persona a la que menos le importamos todos los demás.

  • Esta noche he sufrido la Ley Corcuera en Berlín. La policía me ha impedido el paso por una calle hasta que no ha comprobado mi DNI y mi carné de conducir. Han sido unos diez minutos que he gastado platicando con un policía acerca de lo divino y de lo humano. Finalmente he podido acceder hasta uno de mis bares favoritos, donde me he encontrado con mi amigo H. y donde hemos pegado la hebra con la camarera, una mexicanobremenita de ígnea belleza.