Mundo Huevo: malas compañías

Mundo Huevo - titulares3

por Satur.

Qué pasa, trons. Ya está en vuestros quioscos de cabecera el nuevo número de Mundo Huevo, la revista de antropología y balonmano, dedicado esta vez a las «malas compañías». Preocupación tanto de padres y madres como de sociólogos, psicólogos, antropólogos sociales, erotómanos, celosos y otros especialistas en relaciones cognitivosensoriales circunscritas a la condición humanoide de los seres humanos, las «malas compañías» se tratan aquí desde el punto de vista científico por los autores más señeros que campean en la piel de toro de nuestra madre patria.

El primer artículo es de Joan Capgros Punydeferro y se titula «Como me entere de que vuelves a mirar a ésa ya me has visto el pelo», y es un estudio de campo realizado en varios centros de salud mental. Capgros ha recogido los testimonios de numerosos hombres paralizados cognitivosocialmente al no poder establecer pautas de contacto sensorial -ya sea a través de la vista, el olfato, el gusto, la mente o el tacto- con compañeras de trabajo, conductoras de autugús, pescaderas en el Caprabo, teleoperadoras e incluso con Siri, la voz de los teléfonos de bolsillo que te dice dónde hay una gasolinera o te manda incomprensibles correos electrónicos. La exposición de los problemas gastromentales derivados de una actitud la mar de recelosa hacia lo que sus compañeras de habitaje vital llaman las «malas compañías» o «esa puta» (dependiendo la nominación de la clase social de las antedichas) resulta conmovedora, cuando no espeluznante. El análisis estadístico arroja datos sorprendentes acerca del perfil de la compañera sentimentoconyugal básica: el 78,325% tienen entre 36-45 años, un 82,659% son morenas o castañoscuro, y el 91,154% son merengues, resultando el porcentaje restante un no sabe/mejor no saberlo.

El segundo artículo es un estudio histórico de Marta Bellpuig acerca de las bandas de niños de los barrios bajos de Londres entre 1919 y 1939. Habla de sus características morfológicas, hace un estudio lingüístico de su peculiar dialecto y expone con vibrante emoción la aparición de este tipo de chicuelos en la literatura, haciendo especial mención a la serie de Guillermo Brown. El artículo es magistral y harto emocionante; por un lado, destaca la pasión de la autora al hablar del tema y por otro refulge la sabiduría con la que expone los datos y trata las historias. No descarto que haya vivido en vivo y en directo muchas de ellas cuando estuvo en Inglaterra trabajando primero como aupair y luego como bailarina en ciertos clubs ordinarios de Whitechapel.

El tercer y último artículo es una divagación psicológicoliteraria de lo que se llama en general «la pandilla» y de la influencia del grupo en el individuo, capaz dicha influencia de transformar al dicho individuo por dicho grupo en alguien completamente ajeno a como lo había parido su progenitora y educado su progenitor -o su progenitora, o ambos al mismo tiempo. El autor o autora (me lío con los nombres vascuences) ostenta el eufónico apelativo de Aritz Guerricovaritz Aguirrenaritz. La conclusión del autor o autora es que los grupos de interacción más impositiva hacia el individuo son los de Bilbao y que, curiosamente, un 91,154% de sus integrantes son merengues. Qué cosas, oye.

Mundo Huevo termina su edición con las habituales páginas dedicadas al balonmano, esta vez especializándose en el último campeonato europeo de Polonia, donde la selección española se hizo con la medalla de plata tras desarrollar un buen juego a lo largo y ancho del cuarenta por veinte excepto en la segunda mitad contra Suecia y la final entera contra los teutones, que bien podría denominarse «combinado ronaldo», tan gesticulantes y aspaventosos son sus integrantes. Hay palabras de ánimo, agradecimiento y admiración a los Aguinagalde, Sterbik, Pérez de Vargas, Rivera, Tomás, Entrerríos, etc., por su excelente resultado.

Finalmente, los anuncios clasificados, donde uno puede encontrar cosechadoras de segunda mano, intercambio de cromos de la liga española de la temporada 1976/77, cafeteras a buen precio y, por supuesto, nada de puterío, ni del fino ni del orientado a aberraciones fetichistas, como el de esos anuncios en los cuales hay quien se presenta como «catalana fogosa» o «japonesa sensual» u «oveja churra».

En la última página no hay horario de misas, como viene siendo habitual, ya que hay una discusión enorme en la redacción acerca de si seguir siendo católicos o si se transforman en una revista protestante. Anunciaremos en su debido momento la decisión final. Muchas gracias por su atención y saludos cordiales desde el Sardinero.

93 comentarios

  • Ayer por la noche estuve viendo el documental que se cita en este artículo:
    Golpe devastador a la ideología de género“. Tiene ya unos meses, pero me lo actualizararon amablemente en Facebook como hoy hacen con este artículo.
    Por cierto, cualquiera que se haya tomado la molestia de intentar hablar con algún especialista del género (yo he sido uno de los afortunados que ha podido hacerlo largo y tendido) habrá escuchado los mismos argumentos roussonianos.

  • En la estadística me asalta una duda Doctor Satur, dice usted: “82,659% son morenas o castañoscuro”
    Pero no aclara si “son” se refiere al color de pelo con el que las parieron o con el que ellas se enmascaran con tanta frecuencia gracias al tinte.
    (No, espere, ya me aclaro yo solo, que recuerdo que ellas se llaman rubias a menudo entre ellas no siéndolo y se tiñen de rubias, nunca de castañoscuro).

  • Señá Procu, díganos hacia donde gira el agua y lo comprobamos aquí. (Previo viaje al baño, que yo tampoco me acuerdo en que sentido lo hace)

  • Marqués, no puede irse ahora. Parece que lo tuviera planeado.
    Hay que quedarse aquí a defender la democracia, la constitución, los fueros, el rey, la decencia y los diez mandamientos frente a los leninistas que vienen.

    ¡Hombre, hombre!

  • PALO ALTO, QUÉ CABRÓN
    Por si fuera poco, el Marqués se larga al cogollo del meollo. Bien está, aunque nos joda: lloraremos como malvaflores lo que no supimos retener como españoles, pero él se lo va a pasar de putísima madre.

    Tuve el raro placer de alojarme unos días en la guest house de la Universidad de Stanford, una especie de pequeño colegio mayor que está situado justamente sobre el SLAC, el acelerador de partículas de la universidad. Sí, amiguitos: la Stanford tiene su propio acelerador. Estos tíos son así: lo mismo te montan un sincrotrón que un jardín con treinta o cuarenta esculturas de Rodin, incluyendo una Puerta del Infierno con su Pensador y todo.
    https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/b/b8/Stanford_University_March_2012_Rodin_statues_outdoors.jpg

    A lo que iba, que se me va el santo al cielo: Marqués, a pesar de encontrarse a media hora de coche, el clima de San Francisco es muy diferente al de Palo Alto. Y cuando digo diferente quiero decir mucho peor. Si bien Palo Alto responde a lo que el americano medio imagina como California, camiseta, bermudas ridículas y solete, el tiempo de Frisco se resume en niebla. Las tiendas de souvenirs exhiben las clásicas caps y mugs de toda la vida junto al producto estrella de la ciudad: el puto anorak para turistas desavisados. Así que en la elección entre buscar acomodo en Palo Alto itself o residir en la gran ciudad y convertirse en un commuter más aparece un factor que apenas existe entre, digamos, Las Rozas y Madrid.

    Dicho lo cual, y escoja lo que escoja, vaya preparando la habitación de invitados.

  • Perro, esos documentales son demoledores. En realidad son siete capítulos, del año 2010, y se llaman Hjernevask. Aquí están todos, subtitulados en inglés, y según avanzan se va poniendo peor el asunto. Vale la pena verlos.

  • Uno pensaba, en su ingenuidad, que bastaba con poner el enlace de la foto para que se viera en la página en todo su esplendor. Disculpen.

  • Estoy ya solo pendiente, como Pirate, del Caucus de Iowa. Espero que Donald me dé la alegría que me niega Mariano.

  • Adams, eso habría que preguntárselo al autor del artículo. Yo, personalmente, no entiendo por qué se untan el pelo y la cara con potingues.

  • La Cátedra de Memoria Histórica, financiada por el Ayuntamiento de Madrid, tiene ya un listado de las “calles franquistas” de la capital el cual someterá al Consistorio para que éste decida cuáles retira del callejero. Hay que felicitarles porque han detectado 256 calles franquistas que van desde Manolete a Bernabéu.
    No han dejado títere con cabeza, nuca mejor dicho, pues allí aparecen además de los antedichos: Samaranch, JI Luca de Tena, Lázaro Galdiano, Concha Espina, Josep Pla, Dalí, Jardiel Poncela, Pemán, Manuel Machado, Joaquín Turina, CGRuano, Cunqueiro y Miguel Mihura.
    Hay que felicitarles por esta labor, si acaso echar de menos la inclusión de Vicente Calderón.

  • Ayer vi por tercera vez, así tirando por lo bajo, Salvar al soldado Ryan y, como las anteriores, me faltó un pelo para llorar. Después de una peli de guerra sin chica ni beso tocó, claro, una de tacitas y miradas y requiebros y sensibilidades. Fue por esto que cayeron en fila los tres primeros capítulos de Dowton Abbey. Cuando hablamos de karma y equilibrio nos referimos a cosas así. En estando bien la cosa, que no tengo nada que reprocharle, todo el asunto, léase personajes y tramas, me deja muy frío, léase que no me emociona. Creo que o bien los hombres y las mujeres somos distintos -no lo quiera Dios- o tengo la sensibilidad curtida por los productos químicos; los conservantes y colorantes de los Phoskitos y las Panteras Rosas y los taninos del vino peleón. Como la suela de un zapato, oiga.

  • Una amiga me dijo que había visto “The Revenant” y que era un coñazo. Me faltó tiempo para ir a ver la película. Me pareció sensacional, claro. Y emocionante, desde luego.

  • Satur es brillante, sin duda, pero podría serlo mucho más. El exceso de burla –en el sentido francés de dérision- acaba fatigando por infantilismo. Los relatos, como los posts dejan de hacer gracia como siempre les sucede a los graciosos. Subyace en sus posts y relatos la chispa y la inteligencia, porque a Satur le sobran, pero acaban pareciendo bromas cuarteleras o adolescentes. Es mi opinión respetuosa hacia alguien que respeto sinceramente. Retransmisiones de balonmano aparte, que no leo.

  • Enero de 2014 .
    Hay unos aficionados que se suben al palco insultan a la directiva y lanzan unas sillas, unos ceniceros, una tv. Una silla alcanzó a un vigilante de seguridad.
    Noviembre de 2015.
    Acaba la instrucción y se acuerda la tramitación de diligencias a la fiscalía para que soliciten apertura de juicio oral o sobreseimiento.
    La fiscalía pidió por escrito calificación de penas de carcel.
    Febrero de 2016.
    Saludos cordiales desde el Sardinero.

  • rio dice:
    Miércoles, 10/02/2016 a las 15:58

    Gracias por tus sensatas palabras, que suscribo de cabo a rabo (en forma de sacacorchos). Podría mejorar, pero será complicado porque estos escritos están encargados por la Srta. Bellpuig mediante órdenes imperiosas, ya que al parecer faltan colaboradores que nos ofrezcan sus obras y me usan a mí para tapar bujeros (con mi consentimiento).

  • No conocía el desenlace del pufo tabla rasa, perroan, que pone en valor a la exploradora nórdica. Y gracias a Gauss por la ampliación.

  • LA RAZA, HOSTIAS
    Las razas existen si por ello entendemos “estirpe”. Nadie duda que los humanos pertenecemos a diferentes estirpes y que cada de ellas muestra diferente fenotipo y habilidades específicas.
    Dicho esto, sugiero utilizar la palabra “estirpe” en vez de “raza”, y dejar esta palabra para acontecimientos deportivos, exhibiciones de perros o apelaciones a nuestra viril y milenaria estirpe.

  • Sin ánimo de polemizar, pero en mi opinión crear un personaje, dotarlo de características identificables, lanzarlo a la vida con su personalidad, sus filias y sus fobias, que resulte coherente y verosímil en su impostación supone un esfuerzo intelectual que merece mi reconocimiento.
    Para que así conste suscribo la presente, etc. etc.

  • Así hablaban los nazis, marqués. Raramente se referían a la Raza (Rennen) sino a la Estirpe (Lager) o al Clan (Sippe) base del derecho germánico.

  • Estirpe tiene un sentido genealógico que no tiene por qué incluir la raza. Clan, por su parte, tiene un componente de organización social fundada en las relaciones familiares. Las razas existen, aunque usar la palabra esté mal visto.

  • Segundo correo electrónico de una entidad financiera solicitándonos concertar una cita para ofertarnos sus productos.
    La parte final, la despedida, incluye la frase: “para mí, lo chulo seria que nos reuniéramos para conocer vuestras necesidades y …”

    ¿Qué?
    ¿Hay o no hay razones para proclamar que vivimos inmersos en el proceso de la imparable decadencia de Occidente??

  • Adaptaciones dice:
    Jueves, 11/02/2016 a las 10:45
    “para mí, lo chulo seria que nos reuniéramos para conocer vuestras necesidades y …”

    Llévale un paquete de heces.

  • Bremaneur dice: Jueves, 11/02/2016 a las 09:55

    17.999 € + IVA por copiar una entrada de la Wikipedia. Nunca un salivazo se pagó tan caro.

    Joder, todo son críticas negativas, o sea. Podían haber facturado 17.999’99.

  • Qué va Holmesss, son un banco, atienden igual a Cabreros como yo que a laboratorios con acelerador de partículas o en búsqueda de ondas gravitacionales.

  • Brema, que no tengas relinkeo de tuister_666 en Cartas de Batalla es una sutil indicación de que no se nos ocurra tuitearlo, ¿no?

  • NO HAY RAZAS
    Una buena parte de los notorios problemas de percepción que sufren los humanos y que contamina sus construcciones culturales (léase ideologías, religiones, cosmovisiones o literaturas) proviene del hecho de que no asumen que son animales. Lo vemos con las políticas “de género” o con esto de las razas. Admitimos que un Schanauzer y un Terrier escocés son razas distintas pero cuesta (por presión cultural) admitir que lo sean un aimara y un zulú.

    Sin embargo, tendemos a olvidar (demasiado pronto) que la reacción antirracista estuvo (y está) provocada por la persistencia de actividades racistas supremacistas y eugenésicas. Y ante la presencia del mal en estado puro conviene vacunarse con construcciones culturales gráciles (léase ideologías, religiones, cosmovisiones o literaturas) aunque sean falsas.

    Por la paz en el mundo.

  • Adaptaciones dice:
    Jueves, 11/02/2016 a las 11:09
    Brema, que no tengas relinkeo de tuister_666 en Cartas de Batalla es una sutil indicación de que no se nos ocurra tuitearlo, ¿no?

    No, es que tengo problemas con los botones de las así llamadas «redes sociales». Le encargué a la Bellpuig que me lo arreglara y me respondió que sólo se dedica a este fanzine. Que en otro caso son 17.999,98 + IVA. El céntimo es descuento por amistad.

  • Corolario: La verdad está sobrevalorada.

    Atadme esa mosca por el rabo, venga. Demostrad, ¡oh hijos putativos de Arcadi Espada!, que habéis leído los Textos Sagrados.

  • La raza es una estirpe muy grande, en realidad es lo mismo. Los genes se transmiten a la familia que al crecer se convierte en estirpe y al crecer mas en raza.
    Mi propuesta es usar estirpe para que no te den el coñazo, no porque dude de la existencia de diferentes razas. Esto en castellano, porque a lo mejor en alemán es mas peyorativo que raza, como bien indica Pepín.

  • Las mujeres y los hombres somos iguales. Todas las culturas son respetables. Las razas no existen. La violencia es perjudicial. La relación de las parejas se basa en el amor.

  • Perroantonio dice:

    Corolario: La verdad está sobrevalorada.

    Atadme esa mosca por el rabo, venga. Demostrad, ¡oh hijos putativos de Arcadi Espada!, que habéis leído los Textos Sagrados.

    No puedo: estoy tapándome los oídos con las manos mientras grito LALALALA debajo de una manta y niego muy fuerte muy fuerte las razas en humanos mientras las admito en todas las demás especies animales.

  • No más para protestar que las comparaciones son odiosas porque si quieren comparar perros que lo hagan con la raza finlandesa y la manchega de los indígenas blancos. Y más que quiero reconfirmar con toda mi categoría que los indígenas aimara nunca fuimos de la misma raza que los aborígenes zulús como se nota por la lisura de nuestros cabellos y el culto al cóndor que en África no hay.

  • Visto que Santiago Bernabéu fui conspicuo franquista, al amparo de la Ley de Memoria Histórica exijo: que el coliseo de la Castellana pase a llamarse Estadio de Chamartín.
    Asimismo exijo que el himno se modifique al amparo de la Ley de Género y que a partir de ahora rece de la siguiente forma:

    Los domingos por la tarde,
    caminando a Chamartín,
    los mocitos y las mocitas madrileñas,
    van alegres y risueños y risueñas
    porque hoy juega su Madrid

  • “Omakase” tampoco existe en otros idiomas. Una traducción tabernaria sería “especialidad de la casa”.
    Por cierto, supongo que saben que ya estamos en Cuaresma.

  • Ni los aimara ni los zulùs son razas. Seràn naciones o tribus o lo que se quiera pero razas no son. Los blancos tampoco son una raza (demasiado heterogéneos) Un pura sangre si es una raza porque se ha fijado genéticamente, cuatro cruces descendiendo de un primer cruce de hunter con àrabe y a partir de ahì solo cruces entre ellos.

  • Estilizo pues: “Admitimos que un Schanauzer y un Terrier escocés son razas distintas pero cuesta (por presión cultural) admitir que un aimara y un zulú pertenezcan a razas distintas”.

  • Los gallegos son los más “blancos” entre los españoles y sin embargo no son una raza. Esta “blancura” se mide por la tolerancia a la lactosa, la más alta de España (junto con los aragoneses) y el doble que los catalanes, y la hemocromatosis hereditaria. Ambas características transmitidas por las invasiones arias de hace 5.000 años, o por ahí. Suecos y holandeses tienen una tolerancia de prácticamente 100% a la lactosa y una prevalencia de hemocromatosis equivalente a la gallega.

  • En mi vida oi hablar de la raza zulù o la raza aimara. Pero es que aùn soy joven, tengo tiempo. Sì habìa oido en la escuela que la especie humana se divide en raza blanca, negra, amarilla y cobriza. Manda huevos, titi.

  • Justo, los chinos no descienden de los arios. De hecho, segùn los soviéticos, cuando lo de la guerra de fronteras del Ossouri, los chinos son los descendientes de un platillo volante que se estrellò en el Desierto de Gobi hace 30.000 años.
    Los africanos en general tampoco asimilan la lactosa aunque màs que los chinos.

  • Yo tampoco tolero a las latosas, aunque ni por mi altura ni por la broncínea color de mi piel pueda ser sueco, aunque a veces me lo haga.

  • Perkins, querido, te encuentro muy maltratador del lenguaje. Cuando en otras ocasiones eres tan estricto. Especialmente si se trtata del lenguaje de los demàs.
    Sigue descendiendo porque a lo mejor dentro de los zulus hay unos purisimos, que no se distinguen a primera vista, pero que son el nùcleo duro de la raza: los del sacacorchos. Ocho apellidos zulùs.

  • WHATSAPP

    -Visto el poco interés que tienes voy a bloquearte (22.07)
    -¿Me has leído? (22.19)
    -Eres raro, tío. Eres muy raro (22.20)
    -Sé que me estás leyendo (22.21)
    -Si no me contestas borraré tu móvil y te bloquearé (22.21)
    -¿Me lees? (22.22)
    -Ni tú mismo te entiendes (22.23)
    -Estás bloqueado (22.25)

  • O sea, “las ondas gravitacionales que predijo Einstein en 1916.” Qué mundo tan desastroso, la hostia.
    Las ondas gravitacionales son una predicción de TRG, no de Einstein, y la TRG es de Hilbert.
    En 1936 Einstein, residente en EE UU desde 1933, somete, en binomio con Rosen, a Physical Review un artículo en el que pretende demostrar que las ondas gravitatorias/gravitacionales no existían. Un mes después recibe un respetuoso informe anónimo, de la autoría del físico y matemático Howard Percy Robertson (se supo después) explicándole que se equivoca de cabo a rabo pues se derivan de la Relatividad General. Einstein montó en cólera bramando contra los responsables de Physical Review por haber sometido a evaluación un artículo suyo. Y acto seguido, con los argumentos de Robertson, escribió un nuevo artículo (después de despedir a Rosen) que publicó en otra revista probando la existencia de las ondas gravitatorias. Asì era Einstein: el mayor caradura que ha habido. Y para no dejar en inclusera orfandad mis fuentes, ahí va una fácilmente consultable: D. Kennefick (Physics Today, 58, 43, 2005)

  • Los indo-arios llevaron a India los carros de guerra, la esvástica, la cruz solar, el patriarcado, la sangre nórdica, una religión solar y heroica, y una visión guerrera del mundo.

  • Sólo entro a dar las gracias a D. Perroantonio por sus comentarios y videos de ayer miércoles a las 9’01 y 9’03, que no había podido leer , ni ver , ( tengo una temporada terríbilis de trabajo y de todo lo demás ) , hasta ahora mismo.

    Y, que, aparte de lo bonito que suena el noruego, decir que me voy inmediatamente a Amazon, a comprar todo lo que tengan de Baron Cohen. Que había oído hablar de él ( me interesa muchísimo la psiquiatría, especialmente el Asperger y el Autismo ), pero lo confundía con su primo el actor, que me pone de los nervios, y no había leído ( ni visto ), nada de él hasta este momento. A ver si tengo suerte y está en el Kindle, y puedo empezar a leerle inmediatamente, que la paciencia no es una de mis virtudes.
    Muchísimas Gracias, Pues.

  • Al igual que es cierto que existen las razas es cierto que no existen ni ejemplares puros de una raza ni líneas que separen a una de otra. Lo genético es un continuo y entre una raza y otra hay miles de puntos en los que se podría trazar una raya arbitraria en la que decir aquí acaba lo uno, aquí empieza lo otro. Vaya, que está clarísima la diferencia entre un noruego y un chino pero no se puede señalar dónde se deja de ser blanco y dónde se empieza a ser oriental.

  • La bacteria de la sífilis parece un sacacorchos.

    La sífilis la inventó un poeta.

    (El nombre «sífilis» fue creado por el poeta y cirujano veronés Girolamo Fracastoro en su poema épico latino Syphilis sive morbus gallicus (‘sífilis o el morbo francés’) en 1530)

    El arte que inventa la realidad que dijo Holmes que dijo Oscar Wilde.

  • Hace años que tengo en el Zulo un viejo televisor, conectado a una antena de TV de las antiguas, perennemente encendido. En él he podido observar todo tipo de fenómenos provenientes del espacio como por ejemplo la radiación de fondo procedente del bigbang. Este finde miraré los de las ondas gravitacionales.

  • Marqués, si no las detecta ponga una patata en la antena. Yo lo hacía para ver nítidamente en mi Saba las pelis del oeste en A3, cuando llegaron las cadenas privadas.

  • Ahí le has dao Satur. Si son ondas su efecto será ese.
    Mese hace sumamente difícil entender porque una ondulación del espacio tiempo explicaría la atracción entre masas, dado que la visualización intuitiva de una onda es expansiva.
    Sé que muchos temas en física cuántica son contra intuitivos, pero aquí no hablamos del universo cuántico.
    O nada de todo lo anterior porque las ondas gravitacionales no expliquen la atracción gravitatoria sino que sean un subproducto de ésta.
    Rompecabezas de cabrero, que no tiene tiempo de leer ni de ver los videotubes, oigan.

  • no creas Satur, es una especie de efecto acordeòn: dilataciòn y contracciòn.
    Y ademàs, por qué cojones el susurro detectado es el de una onda gravitacional? Pues porque decidieron ex ante que lo que detectaran tenìa que ser una onda gravitacional. Si no, no hay pasta para seguir investigando chorradas. La industria que construye esos aparatos -y bien sabe el diablo lo que cuesta colocar un aparato de esos en orbita como el que se espera confirme el resultado encontrado en tierra- es un grupo presion acojonate, como el tecnomilitar, que ademàs cuenta con la colaboracion de los investigadores que si no descubren chorradas se quedan sin choio.
    Si Arabia Saudi hubieran querido detectar un suspiro de Ala y hubiera finaciado el proyecto ahora habrian dicho que han detectado la existencia de Dios.

  • Oigan, qué tienen en contra de la palabra “etnia”. Es más precisa y por tanto menos problemática, y no deja de ser razonable que nos reservemos un término en exclusiva para nosotros. Tampoco el resto de los animales tienen cabello ni cutis, ni sonrisas ni cuñaos. Pero es que además “raza” es una palabra propia de la ganadería y los animales domésticos: hay razas de vacas y caballos y supongo que de dromedarios, y de jilgueros y gatos, y las habría también de iguanas si hubiera prosperado aquella moda de adoptarlas como mascotas. Pero no hay razas de leones ni de mosquitos. Animales somos todos, pero sigue habiendo clases. Así que un respeto.

  • Río, sería como el período de las mozas y lo de sus días fértiles. Cuando las ondas gravitacionales alarguen el nabucodonosor, se va uno directo al discopuf a ligotear; cuando lo contraigan, a casa a ver el fúmbol.

  • Adapts, tiene usted que sacar a pasear a aquella cabra parlante suya. A mí me sirvió mucho para entender estas cosas de las ondas y las partículas.

  • A mí este asunto de las ondas gravitacionales me parece apasionante. Y cuando lo entienda me dedicaré a hacer bolos por casinos de provincias y centros de la tercera edad para hacerme el interesante.
    Dicho esto, la entrada de Satur es muy buena. Ha recibido alguna crítica quizás por unir en la publicación dos disciplinas distantes cómo dos agujeros negros que, sea dicho, cuando colisionan producen las ondas estas tan nombradas. Pero si persevera, a pesar de esas amistades que frecuenta, veo futuro.

  • Tanto si existe la gravedad como si no, lo triste es que estoy atrapado en este planeta. Y ni Einstein ni Bohr supieron resolver este pequeño inconveniente.

  • Sorprende leer, en el paper de Kennefick, que las revistas alemanas de física no usaran revisores, pues preferían publicar mala ciencia a no publicar nada. Así Einstein cuando llegó a EEUU en los 30 quedó sorprendido porque sus trabajos se revisaran antes de publicarse. Montó en cólera con los comentarios de un revisor del Physical review y retiró el artículo para enviarlo a una hoja parroquial que no le cuestionara.
    Lo cómico, como cuenta Calaza, es que el revisor había acertado en todo, tanto que Einstein le copió mas adelante. Qué interesante.

  • Pensamiento de altura, gravitacional:

    ‏@MGaussage
    “La hipótesis de que lo fálico es la hipóstasis del éxtasis se cae por su propio peso al cabo de un rato”.

  • Verdaderamente, creo que se están cachondeando de nosotros o que han perdido la cabeza. El descubrimiento importante es que ahora tienen una prueba directa de la existencia de los agujeros negros. Las ondas gravitacionales descubiertas se han originado por el choque de dos agujeros negros.
    Van llover los Nobel y Adrede y yo ignorados en Estocolmo