Breve relación de vidas extraordinarias · 9

CAYETANO-BREVE09

Ilustración: Martín Olmos

Por Martín Olmos.

Cayetano Santos Godino fue un niño quiróptero, quizá lemuriforme, que se entregó a la misantropía porque sus vecinos le decían el Orejudo por razones apartadas de la metafísica. Se perdió un tendero, porque tenía dicho Ramón Gómez de la Serna que al que tiene orejas ideales para sostener un lápiz hay que dedicarle al comercio. El niño Cayetano fue un don Jertes, un homo auritus, una jarra de dos asas, un gibón y, atendiendo a la taxonomía, un hominoideo. Su padre era calabrés, sifilítico y farolero de oficio, y le daba con una cincha en el lomo cuando llevaba una curda, y su madre nunca vio la necesidad de mentirle y decirle guapo para atenuarle el mal de la melancolía. Además de orejón, el niño Cayetano fue raquítico e inclinado a la introspección, al inconformismo y a la diarrea, con lo que no fue niño de enseñar a las visitas porque no adornaba. El niño Cayetano vagabundeaba los conventillos entre Almagro y el Parque Patricios, en Buenos Aires, que entonces recién estaba en la linde de la selva Pampa, y mataba pajaritos que guardaba en una caja de zapatos, pegaba fuego a los bodegones y acuchilló a una yegua. Le metieron en un asilo por derecharlo pero le pegó a un paralítico. A los hijos que tuercen hay que erguirlos desde la cepa para que no avillanen y si no se les ve enmienda es mejor matarlos y hacer otros. Recomienda el Deuteronomio (21, 18-21) que si un hijo sale indócil, rebelde, desenfrenado y borracho y no atiende al castigo se le lapide hasta darle muerte.

Si genuerit homo filium contumacem et protervum, qui non audiat patris aut matris imperium et coercitus oboedire contempserit, apprehendent eum et ducent ad seniores civitatis suae et ad portam iudicii dicentque ad eos: «Filius noster iste protervus et contumax est: monita nostra audire contemnit, comissationibus vacat et luxuriae atque conviviis potatorum». Lapidibus eum obruent viri civitatis, et morietur, ut auferatis malum de medio vestri, et universus Israel audiens pertimescat.

Cayetano el Orejudo pubertó zagal picio y mató a dos niños y a una niña. A la niña la quemó viva, a un niño le estranguló con una piola y al otro le hincó un clavo en la sien y le fue a rezar al velorio por mirar si lo tenía puesto. Le metieron en la prisión de Ushuaia, en el Fin del Mundo, y los jotos le dieron por culo no por ninfo sino por encaramarle a la grupa y agarrarse de las orejas como si fuera un caballito de carrusel y así, acaso, recordaban su niñez de madreselva.

«De mi niñez sin esplendor
mi amiga fue tu madreselva»

(Luis C. Amadori.
Música de Francisco Canaro)

Los antropométricos le calcularon el cuero y concluyeron que la fiereza le salía por causa de los soplillos y en 1927 le hicieron una otoplastia y se los dejaron pegaditos al tiesto y los jotos le quitaron de puto porque ya no era tiovivo. Cayetano Santos Godino descoyuntó a un gato que tenían recogido los presos, igual por despecho de desamor, porque esta historia no está exenta de cierto romanticismo, y los presos le mataron a palos. Su cráneo hervido y blanco lo guardó la mujer del alcaide para usarlo de pisapapeles porque le gustaba el Art Decó.

Cayetano Santos Godino, por Martín Olmos
Cayetano Santos Godino, por Martín Olmos.

160 comentarios

  • Sin tener yo una vida extraordinaria, aunque salpicada a ratos con escenas martinolmianas, creo que podría ser un buen secundario de su serie: tengo las orejas velludas, me sudan las tetas, le doy al frasco y he empezado mis clases de bondage.

  • El Martín Olmos de hoy es de nivel tremebundo en la escala del Dolhorror, es mi parecer. Y que la entrevista de Jabois está muy bien, pese a la entrevistadora, que es tontísima.

  • ¡Viva el Derecho Privado!
    Dada la psicosis en el tema de sucesiones con las elecciones próximas y la futura pérdida de exenciones, uno, que anda liado con los papeles, encuentra también ‘joyas’ en el Legislador que no tienen desperdicio… desperdicio poético. Es el caso de “caudal hereditario”, no podía haberse utilizado una metáfora mejor.

    No lo había subido por pereza: ¿Qué será lo que se escucha, se lee, se evoca, se ve?

  • Al doctor Destouches le producía infinita ternura los niños, las putas y los animales. Por eso les dedicaba sus libros. Tengo empatía irracional con Luis Fernando y en esto, como en otras cosas, coincido.
    En mi caso llevo mas de 30 años conviviendo con una mujer dedicada primero al estudio de los niños feos y ahora a su tratamiento. Es pediatra, no cirujano-estético, aunque la labor de éstos con esos niñitos no es desdeñable.
    Me cuesta por tanto reirme de un niño feo, los adultos me hacen mas gracia, cuando sabes además que su desdicha queda determinada por una ciega y cruel naturaleza.

  • Arrastramos el problema de ayer, la forma es brillante, pero el fondo reprobable.
    ¿Anula la ironía y la distancia literaria el problema moral?
    En una comunidad perfecta de argumentación se condenaría el vanagloriarse por no trabajar o burlarse de un pobre niño tullido.

  • Al marqués le tengo cogido un punto irónico cuando habla de cosas como la misa, la fiesta nacional y la comunidad perfecta de argumentación.

  • De cien personas que leyeran el texto de ayer, noventa y cinco entenderían que el autor se siente satisfecho de no tener que trabajar. Haga la prueba, muestre el texto a personas que estén vírgenes de la polémica.
    Respecto al pibe es antes niño deforme y transtornado que asesino. Por ello merece aun mayor piedad.
    Veo ambos asuntos poco discutibles, hay consenso social sobre esos valores.
    La cuestión que yo planteo es si la ironía y la literatura son coartada suficiente para allanarlos.

  • marquesdecubaslibres dice:
    Lunes, 06/06/2016 a las 13:28
    ¿Anula la ironía y la distancia literaria el problema moral?

    Si respondemos no cómo podríamos disfrutar la narración de las desgracias de un enfermo mental, quizá con psicosis reactiva, con evidente necesidad de tratamiento a base de neurolepticos en régimen de internamiento, a quien muelen a palos en varias ocasiones.

  • Mac, pero el narrador puede poner un contrapunto de condena moral respecto a los hechos que describe. O puede regodearse en ello.

  • En ” Los ocho odiosos” hay regodeo ante la depravación moral. En John Ford hay condena explícita.
    A mi provecta edad estas cosas se digieren bien, pero pienso en aquellos cuya conciencia está en formación. Para eso existían los dos rombos en nuestra añorada TVE.

  • marquesdecubaslibres dice: Lunes, 06/06/2016 a las 13:53

    De cien personas que leyeran el texto de ayer, noventa y cinco entenderían que el autor se siente satisfecho de no tener que trabajar.

    Un 5% del público lector no es mal porcentaje. Particularmente me sobra ese 95% restante, al que hay que ponerles una cartel del tamaño de un toro de Osborne explicando lo que es un texto literario.

  • El autor puede poner al principio del libro una nota diciendo que no se hace responsable de los crímenes y salvajadas que relata, y que reza todos los días por el alma de esos pobres inocentes. Puede también encargar una misa o pedirle al Santo Oficio y a la Salud Pública que certifique la moralidad de sus narraciones. Y también puede pedirle a la casa del Marqués que rece por sus pecados.

  • Dice Follan:
    “Quien se jacte de una invalidez pensionada es que sufre mucho por ella en su fuero interno.”

    Es justo lo que yo dije ayer. Y este es el fondo del asunto.

  • Sobre todo Tareixa.

    Yo creo que soy feo y no me he sentido ofendido por el texto de Olmos, si bien albergo un corazón de oro. Hasta ayer pensaba que yo era un galán, pero la tendencia de las mozas a no acercarse a mí a pedirme el teléfono después de ser miradas insistentemente por estos ojitos tiernos me hace sospechar.

  • El marqués ha dado con la clave. A mí me pareció jactancia, con toda la ironía que se quiera. Por eso le pregunté a Gengis si veía justa su situación. Y aquí entiéndase justa como una combinación de ética y práctica. Creo que un sistema que mantiene determinadas prestaciones intactas cuando las circunstancias de los que mantienen esas prestaciones han cambiado drásticamente y se ha reducido mucho su capacidad contributiva es injusto e ineficaz, por insostenible. Y le preguntaba a uno de los beneficiarios que qué le parecía esa situación. No estaba obligado a contestarme, aunque lo hizo diciendo que esa no era la pregunta, sino lo que diga la ley, lo que en román paladino a mí me suena a “a mí plim, yo duermo en Pikolín”. La pregunta es la que yo quiera formularle, y si él tiene a bien contestarla, pues bien, y si no, pues tan amigos.

  • Zeppi, si las circunstancias del que recibe la ayuda han mejorado lo suficiente a los ojos de los médicos, que son los que la ley considera competentes para juzgar esas cosas, como para no necesitar dicha ayuda, es evidente que no debe recibirla más. Pero no sé qué tiene que ver eso con mi caso.

  • Zeppi, usted dice que su crítica no va contra mí, pero lleva dos días dando a entender por activa y por pasiva que seguramente no merezco la pensión que tengo. No veo yo que éste sea un tema para ser discutido en un blog.

  • OLMOS, O LA PIEDAD
    Creo que el Marqués se equivoca al analizar las caricaturas de Olmos. No creo que Olmos se dirija al gañán que repentiza carcajadas ante lo grotesco y anormal. Su galería de monstruos está explicada barrocamente, y si cuenta cómo unos presos le rompieron el culo a un degenerado en la cárcel, lo hará utilizando palabras («joto» entre ellas) que actúan como pararrayos, eliminando el peligro, suavizando la escena mediante un humor léxico y tranquilo. Su lenguaje, su herramienta, sus trebejos, son la manera de apiadarse de sus criaturas lombrosianas.

  • Lo que más me jode de la discusión de ayer fue que Pi se me ha revuelto. Entiendo que mi táctica al chicolearla aparezca brusca ante vuestros cosmopolitas ojos, pero ella y yo sabemos que estaba a puntito de caramelo. Cuán desgraciado me siento ahora que en un suspiro se me fue la chati como flor al viento, para retornar en forma de azagaya buscando herir mi tierno corazón.

  • A ver Gengis, que no es tan difícil, y yo no he dicho nada de lo que usted dice que he dicho o dado a entender. Partamos de cero: usted nos cuenta que tiene una incapacidad laboral permanente que le ha permitido disfrutar de la vida con cierta holgura. Y yo le pregunto, como beneficiario de esa situación, si le parece justo y sostenible mantener esas prestaciones sin cambios, cuando la mayoría de los que contribuyen a su prestación han visto disminuidos drásticamente sus recursos y están bastante lejos de esa holgura. No le estoy culpando ni haciendo responsable directa ni indirectamente de nada, ni diciendo que no se lo merezca. Le pido su opinión, si tiene a bien dármela, sobre una situación general, no sobre su caso particular. La mía ya la he expuesto.

  • Zeppi dice: Lunes, 06/06/2016 a las 14:51
    Creo que un sistema que mantiene determinadas prestaciones intactas cuando las circunstancias de los que mantienen esas prestaciones han cambiado drásticamente y se ha reducido mucho su capacidad contributiva es injusto e ineficaz, por insostenible.

    Agradecería mucho a Zeppi, dada su sincera preocupación por el sistema de «determinadas» prestaciones –de momento indeterminadas– que nos explicara cuáles de estas se deben reducir. Es para pedírselo a los partidos políticos justo ahora que empieza la campaña.

    Podemos empezar por las pensiones. Aquí las mínimas, a todas luces desproporcionadas.

  • LA SÍNTESIS DEL MARQUÉS
    Los sistemas de Seguridad Social (SS) fueron creados para compensar económicamente a aquéllos que fueren víctimas del infortunio (enfermedad, desempleo). Estas políticas han obtenido grandes réditos sociales paliando mucho dolor y sufrimiento. No obstante, la experiencia de su aplicación ha mostrado también las debilidades de la naturaleza humana. Las críticas mas objetivadas sobre los sistemas de SS son las siguientes: (sigo aquí en parte a Hirschmann)
    -La clase media se beneficia mas que la clase baja, para la cual en principio estas políticas estaban diseñadas.
    -Existe una cohorte de querulantes que dedica su existencia a obtener beneficios del sistema a pesar de no cumplir los requisitos.
    -Incluso en los casos plenamente justificados se crea una “psicosis de renta” que hace que el beneficiario se sienta injustamente tratado.
    -Aunque muchos beneficiarios, justificados o no, comentan con satisfacción que han sido exonerados de trabajar, ésta es casi siempre una actitud impostada.
    -Algunos sistemas de SS (no el español) empiezan a denegar las ayudas cuando la enfermedad está asociada a estilos de vida no saludables y se considera que la patología es evitable.

  • Sugeriría a la srta . Bellpuig, estoy seguro que ella me entenderá, que ponga dos rombos en la entrada de hoy. En su defecto una calificación 4R también la vería adecuada.

  • Perroantonio, sin entrar en detalles, mi opinión es que todos los sueldos, pensiones y prestaciones que paga el Estado a políticos, funcionarios, pensionistas … deberían estar correlacionadas con alguna variable que midiera la situación media de la población, de forma que si el contribuyente medio ve disminuidos sus recursos, todas las prestaciones que dependen de esa contribución se vean disminuidas proporcionalmente. No veo en principio muy difícil hacer esa correlación automática, aunque en la práctica tendrá sus problemas. Y nada es perfecto, pero creo que la situación actual es perfectible. En mi modesta opinión.

  • Señorito Marqués, he olvidado la contraseña. Cuando la recuerde acudiré rauda a seguir sus instrucciones. Ahora bajo un ratito al bar; hay gente que bebe para olvidar, yo lo hago para recordar.

  • No se muerda la lengua Gachó, y háganos partícipes de sus opiniones y sentimientos. Pero intente hacerlo de forma civilizada, se lo ruego. Gracias.

  • Zeppi, entiendo que usted me está preguntando si me parece justo que los pensionistas sigamos manteniendo nuestro poder de compra cuando los demás han perdido mucho. No me parece justo. Habría que rebajar las pensiones.

  • El problema de bajarnos las pensiones a los jubilados es que somos, con mucha diferencia, el grupo de votantes más numeroso del país. A él hay que añadir los que están cotizando pensando que eso les servirá para tener en el futuro una pensión como las de hoy. Electoralmente somos imbatibles. ¿Podría ser una solución quitarnos el voto? En este momento de nuestra civilización sería un solución un poco chocante.

  • “todas las prestaciones que dependen de esa contribución se vean disminuidas proporcionalmente.”
    ¿Las pensiones de invalidez? ¿En serio? Por ejemplo alguna persona que no se pueda valer, de las que tienen que llevar pañal ¿que les recorten el número de pañales “proporcionalmente”? ¿Partimos todos del hecho de que una persona enferma o que no se puede valer lleva el recorte ya puesto o no estamos de acuerdo con eso? ¿Puede soportar la carencia, el infortunio, de igual manera una persona sana que una persona que no puede valerse por sí misma? ¿Qué hacemos? ¿Les recortamos los pañales? : ” mira rey, procura cagarte menos, aguanta más los esfinteres que aquí todos estamos apretandonos el cinturón “. Bueno, el Gallardón ya lo hizo, recortó gastos a los dependientes.)

  • – Z: “Creo que un sistema que mantiene determinadas prestaciones intactas cuando las circunstancias de los que mantienen esas prestaciones han cambiado drásticamente y se ha reducido mucho su capacidad contributiva es injusto e ineficaz, por insostenible. Y le preguntaba a uno de los beneficiarios que qué le parecía esa situación.”

    – G: “Zeppi, si las circunstancias del que recibe la ayuda han mejorado…”

    Ya veo que confundí la pregunta de hoy con la de ayer, que sí hacía referencia a los cambios en la salud del que recibe una prestación por incapacidad laboral.

  • (Por no hablar de las pensiones de jubilación que estàn aguantando familias enteras, con los hijos adultos, cuarentones, cincuentones, que han perdido el empleo, no lo recuperan de ninguna manera y ya no cobran ninguna prestación.
    Si no llega a ser por muchas pensiones de jubilación la sangre estaría corriendo por las calles.)

  • Querrá decir salvo los indirectos, Perroantuán.

    ***

    Yo quiero escribir una serie sobre aviadores y accidentes aéreos para Chopsuey, pero me temo que el fanzine, a este paso, se va a desintegrar antes de que termine el primer capítulo.

  • Gacho, las pensiones por invalidez absoluta y por gran invalidez no están gravadas con el IRPF en atención a esas necesidades suplementarias de las que hablas. La propuesta de Zeppi me parece muy racional en el sentido matemático del término, que no es un sentido cualquiera.

  • (Gengis, no soy licenciada en derecho (todavía), pero la pensión de invalidez es una pensión que paga el Estado y aquí se hablaba de recortar pensiones. Y sí que se ha dado el caso de recortar gastos a discapacitados que no me lo he inventado.
    ¿Y TÚ DE PARTE DE QUIÉN ESTÀS? Ahí te quedas. Apáñate sólo, que mira, algunas tenemos quehacer.)

  • Gacho, a la hora de legislar sobre la cuantía de las pensiones no es razonable pensar en algo tan circunstancial a ellas como lo es que en muchos casos estén sirviendo como sostén de toda la familia. La idea de que las pensiones y los salarios deben seguir la misma tendencia parece guiada por un elemental principio de justicia. Luego ya se definirá la ratio. A una reducción de la mitad en los segundos no tiene por qué corresponder otra reducción de la mitad en las primeras. A lo mejor basta con un cuarto. Eso habrá que negociarlo.

  • Muchas gracias Gengis, es usted un caballero. Y reitero mis disculpas por los posibles malentendidos y derivadas de todo este tema. De haberlo sabido, no me habría metido, o al menos no de esta forma. También veo ahora, a toro pasado, que la literalidad de mis comentarios se presta a muchas interpretaciones. Tendré que mejorar mi redacción. Un abrazo sincero.

  • Zeppi dice:

    Lunes, 06/06/2016 a las 14:51

    Creo que un sistema que mantiene determinadas prestaciones intactas cuando las circunstancias de los que mantienen esas prestaciones han cambiado drásticamente y se ha reducido mucho su capacidad contributiva es injusto e ineficaz, por insostenible.

    Sobre esta idea giraban muchas de las intervenciones del famoso nick pisitófilos creditófagos, aka ir-, y algo parecido conté en mi blog bajo el título Vaya tropa.

  • Zeppi, llevamos mucho tiempo tratándonos con respeto, y hasta con simpatía, para que eso pueda borrarlo algún que otro desliz en la expresión o en la lectura. Un abrazo igual de sincero.

  • El marqués, que es científico, ha descrito la voluntad de no trabajar como una anomalía patológica. Con ello está dando pie a que las autoridades añadan a los motivos para ser dado de baja en el trabajo el de no querer trabajar.

  • Zeppi dice: Lunes, 06/06/2016 a las 16:22

    No es posible esa correlación proporcional y automática porque precisamente los cálculos no se han hecho tampoco de manera proporcional.

    La proporcionalidad es injusta y de la misma manera que se establecen mecanismos compensatorios entre comunidades autónomas o regiones europeas (por las personas), hay que establecerlos entre niveles de renta. Si hay que repensar el sistema habría que pensar antes si es apropiado que existan pensiones máximas de jubilación de 2500 euros mensuales o que algunos funcionarios públicos puedan prejubilarse a los 60 precisamente con esta pensión máxima. Reducir las pensiones «proporcionalmente» a la disminución de la renta media en las pensiones más bajas sería vergonzoso. Se supone que antes de llegar a ese extremo podrían repensarse otras alternativas, como la configuración del Estado, un impuesto salvaje a la circulación a los vehículos de motor privados o una tasa del 30.000% al fútbol, a los toros y a los ciclistas.

  • En la mili fui testigo más de una vez de cómo se libraban de ella algunos gitanos. La razón es que, por más hostias que les daban los instructores, se negaban a obedecer las órdenes más elementales. Esa terquedad disparatada era una señal inequívoca de que eran incapaces de hacer caso a nadie que no fuera el patriarca. Aquella gente no estaba en condiciones de hacer la mili; así que el ejército la mandaba a casa.

  • Perro, el principio formulado por Zeppi nos obliga a declarar injusto que haya un tope máximo para las pensiones, pues eso rompe en algunos casos la correlación entre lo cotizado y lo recibido. Los pensionistas perjudicados podrán soportar la injusticia, pero la matemática no.

  • Cayetano Santos Godino descoyuntó a un gato que tenían recogido los presos, igual por despecho de desamor, porque esta historia no está exenta de cierto romanticismo, y los presos le mataron a palos.

    Pregunta para el autor: ¿Está queriendo usted decir que la leyenda de los gatos (sin dientes) de las cárceles es cierta?

  • OTRO TONTO MUY TONTO
    Descubro a un tal Rubén Sánchez de FACUA gracias a una entrevista en Jot Down, la revista de los tontos. Qué perspicaz estuve cuando rechacé la propuesta de M. para ser entrevistado en ella.

  • Mi mujer tuvo una vez un compañero de instituto, profesor de griego como ella, que se negaba a dar clases. No daba ninguna explicación; simplemente no entraba en el aula. Se le abrió un expediente para echarlo del trabajo, pensando quizá que la mera apertura le haría desistir de su actitud. Pero no. Le daba igual que lo echaran. El resultado fue que el informe que debía servir para expulsarlo sirvió para darle de baja por enfermedad. Se entendió que sólo alguien que estuviera mal de la cabeza podía arriesgar de ese modo el puesto de trabajo.

  • Gengis Kant dice:

    Lunes, 06/06/2016 a las 18:03

    El trabajo se ha convertido en un bien muy escaso, y tendremos que idear maneras nuevas de redistribuir la renta. Del pluriempleo generalizado de los años 60/70 hemos pasado a matarnos por trabajos a tiempo parcial. A propósito de profesores de griego: un conocido mío que acudía a comienzos de los sesenta a un colegio de la Cuesta de Santo Domingo recordaba a su admirado profesor de griego como un sabio desaliñado al que no le conoció más que un solo gabán en tres inviernos. Un día, un compañero de clase contó al grupo que la tarde anterior había abierto la puerta de su casa a un vendedor de pólizas de seguros. Adivinen quién era.

  • Estoy suscrito al País en ese engendro llamado kioskonet o algo así y he de hacer una declaración de extrema importancia, la cual es que sólo me descargo la edición de Catalunhnyña, no puedo ver más noticias sobre Karmenski, cuando sale Rita Malestre «astillero» significa que la lanza está presta al combate -y me muero de nostalgia- y no soporto los reportajes sobre las mejores cañitas de Madriz, las mejores tapitas de Madriz, etc. A cambio de soportar a Ada Colacau puedo leer las crónicas de Pérez Andújar y los artículos de Valentí Puig. Salgo ganando.

  • De acuerdo, Perroantonio. Creo que en mi comentario no hablaba de proporcionalidad, si no de correlación. Como bien dice Gengis, la ratio se podría negociar. Y no tendría por qué ser la misma para todos los colectivos que menciona. Habría que repensar muchas cosas, creo que el sistema, tal como está, no es sostenible. Pero todo es susceptible de empeorar.

  • Pirata Jenny dice:
    Lunes, 06/06/2016 a las 18:13
    Un día, un compañero de clase contó al grupo que la tarde anterior había abierto la puerta de su casa a un vendedor de pólizas de seguros. Adivinen quién era.

    ÉSTA ME LA SÉ: ¡¡¡¡PACO INGLESIAS!!!!

  • Cualquier debate sobre pensiones es ya puro dogma: la quiebra, al menos la del sistema vigente, está garantizada. Es cuestión de tiempo, y no mucho. Un día llegará un funcionario, como ocurrió con el comunismo, y certificará su final. Llegado ese día, y en muchos casos, morirse no será un mal negocio.

  • Lo de Olmos de hoy es magnífico; cruel, sí, como la vida; y exacto. No le veo otro ánimo que el descriptivo.

    Uno se sorprende disfrutando de la lectura de una historia tan truculenta como esta.

  • En un sistema de pensiones debe haber una correlación entre la aportación y lo que se recibe tras la jubilación. Esto ya existe, aunque muy sesgado hacia los que han aportado poco o nada. Difícil asunto de justicia distributiva.
    Con gente sensata como Zeppi, Pi, GK o Follan es fácil entenderse, pero ay, con locas como la valenciana no hay posibilidad de diálogo. Me planteo si sería conveniente limitar sus derechos.

  • Es desagradable sensación estar de acuerdo con todos ustedes a la vez. Ya lo decía aquel, toma partido, capullo.

  • [0] “su madre nunca vio la necesidad de mentirle y decirle guapo”

    Deberían aprender todas aquellas mujeres, amigas, vecinas, compañeras de trabajo, dependientas, que le dicen a otra, sin el menor rubor “guapa” cuando salta a la visa que guapa no es.

  • RESUMEN DE LA SESIÓN
    Usted diga lo que quiera, que yo entenderé lo que me dé la gana.
    Que seas paranoico no impide que vayan a por ti.

  • Lunes, 06/06/2016 a las 11:30 Procuro fijarme dice:

    (…) la entrevista de Jabois está muy bien, pese a la entrevistadora, que es tontísima.

    – Creo que tiene que ver con la imagen bastante autocrítica y hostil que tengo acerca de mí y que consiste en la impostura.
    – Cuando me piden que recomiende libros, digo siempre El adversario, de Carrère,
    – La burbuja inmobiliaria al lado de la mía va a ser una broma en el momento que pinche.

    Yo ya

  • ¡Menudo personajillo el Cayetano Santos Godino!. Qué susto de niño, fea su alma. Y el señor Olmos se quedó corto con su retrato. Busqué en Internet mas detalles y aún estoy estupefacta.

    A veces es verdad que Dios escribe con renglones torcidos.

  • Follan d’Eiro dice: Lunes, 06/06/2016 a las 20:41
    “…con el piso ya pagado y los hijos bien crecidos…”

    Oiga Follan, y cuando no se dan esas premisas hasta cuando tienen que aguantar?

  • (Pues quien quiera esas pensiones, que estudie como un pringao, se saque unas oposiciones y aguante a una caterva de adolescentes durante 6 horas al día. Que no aguantáis ni a uno (el vuestro) y os creéis que dar clases en secundaria es moco de pavo. Pues no señor, poco, es lo que pagan. Y desde luego hay padres que habría que quitarles la custodia de los hijos y luego esterilizarlos (a los padres); porque vaya tela que vidas tan desgraciadas tienen algunos chavales por culpa de sus progenitores. Faltan juzgados de guardia. Pero claro, como aqui la clase política y amiguetes, se han dedicado a vaciar las arcas del Estado, pues ahora no hay dinero para nada.)

  • Sólo nos falta insultarnos más y reírnos más también para que todo vuelva do solía.

    Bien, coniio, bien.

  • Coñazo va a ser la campaña electoral de nuestros escribientes lectores, figurantes y demás que amanecen, duermen, viven por aquí con algo de opinar en este nuestro fanzine.

    Yo paso. Si eso en Julio les leo. Uff!.

  • Funes dice: Lunes, 06/06/2016 a las 20:54
    Lunes, 06/06/2016 a las 11:30 Procuro fijarme dice:
    (…) la entrevista de Jabois está muy bien, pese a la entrevistadora, que es tontísima.
    – Creo que tiene que ver con la imagen bastante autocrítica y hostil que tengo acerca de mí y que consiste en la impostura.
    – Cuando me piden que recomiende libros, digo siempre El adversario, de Carrère,
    – La burbuja inmobiliaria al lado de la mía va a ser una broma en el momento que pinche.
    Yo ya

    Funes, no lo he puesto por las prisas (porque estaba robando a los españoles), pero viendo a la periodista todo el tiempo EN MEDIO no he podido sino recordar su elegante ausencia en la excelente crónica que hizo para aquí. Luego dijo esto:

    Funes dice:
    Martes, 03/05/2016 a las 23:35
    «Gracias a todos por los comentarios, pero con Jabois, lo tenía muy fácil: me limité a contarles lo que él decía».

    No es verdad que sea fácil; y en cuanto a que se limitara, solo en un sentido: el bueno.

  • No es por tocar los eggs [que sí lo es] pero no veo yo por qué alabar la capacidad del halcón peregrino para adaptarse al medio urbano y no la del profesor de lenguas muertas para matrimoniar con otro docente de letras y asegurarse el adosado y la pensión.

  • No sé si a alguien le pasa, pero yo a partir de ciertas horas y whiskies ya no me acuerdo de con quién me llevo bien y mal en este nuestro fanzine, que diría Adapts, y me da un perrerón enorme tirar de hemeroteca para comprobar agravios. ¡Follan, mi amol, Proc, mala pécora!

  • (Deduzco que varios andamos ingiriendo bebidas alcohólicas. Me parece lógico y reconfortante (saber que no soy la única), si bien, una vez más, se dará la diferencia de clases. Follan con un millesimé (a morro, eso sí), el marqués con algún caldo de precio indecente (que en breve pasará a restregarnos) y yo con la cerveza barata (y catalana) del súper. ¡Pero!: la alcohol deshidrogenasa y la aldehído deshidrogenasa nos iguala, no solo la muerte. Y bebo para olvidar el cruel segismundado suplicio que me supone amaros hasta la extenuación. ¿Que delito cometí?
    Voy a abrirme la otra (con alcohol solo me quedaban dos), que no acaba de venirme el puntito.
    Salud, camaradas. Sí se puede. :D. 😀 😀 :D. )

  • Obrigada, don Claudio. ¿O nos llevábamos a parir y le tengo que decir que se meta la ironía por donde le quepa?

    ((modo irónico ON, para los lectores literales))

  • Pirata Jenny dice: Lunes, 06/06/2016 a las 22:23

    No sé si a alguien le pasa, pero yo a partir de ciertas horas y whiskies ya no me acuerdo de con quién me llevo bien y mal en este nuestro fanzine, que diría Adapts, y me da un perrerón enorme tirar de hemeroteca para comprobar agravios. ¡Follan, mi amol, Proc, mala pécora!

    Oyes, nena, yo de pécora soy extraordinaria.
    Y también jaleo tu proyecto de las catástrofes aéreas.

  • Bremaneur dice:
    Lunes, 06/06/2016 a las 15:36

    Suscribo y añado que, además del barroquismo del lenguaje y ese humor sobrio, hay al menos otro elemento más en la misma línea: la tremenda energía, el ritmo de vértigo, la intensidad sostenida con que Olmos da cuenta de cada una de estas criaturas, exactamente igual en el texto que en la ilustración. Parece invitar al lector a ponerse en pie como si sonara un himno antiguo y a no detenerse a mirar o cuchichear: no hay espacio en los textos para recrearse en el detalle morboso o para sentir lástima, al revés, esa gente tuvo una vida digna de ser narrada y es eso lo que los hace especiales, no cada una de sus taras, sus extravagancias o sus sufrimientos, eso parece absolutamente secundario en el relato. Da la impresión de que Olmos usaría ese mismo tono si en lugar de lo que comúnmente se conoce como freaks hubiese decidido retratar a lo que comúnmente se conoce como grandes genios. No hay sólo respeto en cada uno de estos retratos, yo diría que incluso una especie de admiración y que ese “extraordinarias” del título genérico está elegido a conciencia. Me resultaba infinitamente más patético o propicio para la compasión o el escarnio Ace Bullet, un personaje inventado, que cualquiera de los integrantes de esta galería. En fin, me perdonarán el entusiasmo y la pedantería, a deshoras además, cuando ya la mitad están borrachos.

  • Lunes, 06/06/2016 a las 21:32 gachoinlowercase dice:

    (…) os creéis que dar clases en secundaria es moco de pavo. Pues no señor, poco, es lo que pagan.

    Siempre he pensado lo mismo.

    Y desde luego hay padres que habría que quitarles la custodia de los hijos y luego esterilizarlos (a los padres);

    A alguien le leí o escuché que para ser padre adoptivo se piden ciertos requisitos que nadie exige a los padres naturales

  • Lunes, 06/06/2016 a las 22:23
    Pirata Jenny dice:
    No sé si a alguien le pasa, pero yo a partir de ciertas horas y whiskies ya no me acuerdo de con quién me llevo bien y mal en este nuestro fanzine,

    Me encanta ese espíritu, y además, las cosas como son, Pirate es sincera en este aspecto, lo hemos visto (leído) aquí muchas veces.

    Claro que sí: fair play.

  • Así sobrios nunca saldremos en las relaciones de Martín Olmos, Funes. Hay que esforzarse.

    Gacho, siento de verdad haberte aguado la cerveza. Si Bellpuig puede hacer algo, yo le pido que lo haga. Y a Bonnie que cuente eso de los gatos desdentados.

  • Albert dice: Lunes, 06/06/2016 a las 23:18

    Así sobrios nunca saldremos en las relaciones de Martín Olmos, Funes. Hay que esforzarse.

    La materia de Olmos es lo humano e insoportable. Tal vez por ese lado…

  • Vale, pues entonces: ¿Lo humano e insoportable equivale a lo humanamente insoportable o a lo insoportablemente humano? O dilucidamos esto ahora que estamos mamaos o no lo dilucidamos nunca.

  • (Yo, en mi infinita miseria he llegado a la conclusión de que los gatos desdentados los utilizaban para felaciones y me ha dado tan mal rollo que he pensado “tía, estàs fatal”.)

  • Óiganme, que yo puedo yebar mucthos gusquisgisl y no por eso ustedes me tenéis que dudar, que yo Adapts dónde está usted, y a pesar de todo podría (está tilde la ha puesto el correctór) si yo pusiéramos por caso les dijera de despegar ahora mismo hacia Tánger desde Cuando Vientos llegaríamos, se los aseguro, pero ustedes a CV no llegáis estA noche, porque los trenes son lo que son, pero de aquí si llegasen y no hay fuego de San Telmo llegaremos. Bah, pero la belpych, ésa sí que es una culebra, ka belpughj me va a censurar las comunicaciones. Que te den belpiugh, esclava del trabajo, indigna. ¡Despierta, esclava, vota a Podemos!

  • Equivocarte es disfuncional, perdonar codependiente, aceptar condescendiente, culparte autoagresivo, olvidar evasivo. Así que soy un disfuncional codependiente condescendiente autoagresivo y evasivo fallido. Además, puro impulso sin propósito, me asaltan absurdos juegos de palabras a altas horas.

  • ¿Y todo esto quién lo recoge, eh? Deberían hacer un congreso o fundar una logia masónica o una iglesia protestante o algo. Al final tendrá razón el señorito Marqués y habrá que poner dos rombos en este nuestro fanzine.

    ¡Qué ejemplo para la juventud!

  • Una solución quiero. O en su defecto leer la serie sobre aviones y catástrofes de Pirate.

    Y a mi también me pasa lo de no recordar filias y fobias. Desde tiempos del NJ, cuando uno bebía, hasta ahora que no.

  • A mí me caéis todos muy bien, porque yo soy más del amor que de la guerra, prefiero la caridad al odio y el cariño a las acelgas sin sal. Siempre laurel al guiso y nunca ortigas, rosas sin espinas, la ginasia ríckmica a los toros y dulzura frente a barbarie.

  • Holmesss dice:

    Lunes, 06/06/2016 a las 20:49

    Es desagradable sensación estar de acuerdo con todos ustedes a la vez. Ya lo decía aquel, toma partido, capullo.

    Somos putos Zeligs.

  • Pues yo amor todos los bloggeros no. De hecho, estaba esperando callado y escondido una manada de ostias de parte de follandeiro. Y veo que ha aprevechado mi silencio para enrarecer el ambiente con regalitos, una alfombra mágica dice.
    Yo no soy mucho de regalitos.

    Pues nada, recuerdo a las féminas que en Mollet del Valles tenemos un menhir de 5 metros de cuando la edad de piedra junto a la biblioteca. Como hemos visto que representa bien nuestra virilidad, hemos hecho una réplica y la hemos puesto en un parque. Pero lo mejor es que vengan a comprobar.

    Pirata, yo soy mejor amante que Romeo y dudo más que Hamlet.

  • Esta mañana me partía de risa con este texto de Ortega y Gasset.

    EN EL BAR BASQUE (1925)

    Sobre la playa, en los bajos del Grand Hotel, está el “Bar Basque”, donde entramos a comer. Una gran capota de madera sobre unos mástiles cubre el área de las mesas. El viento salobre entra directamente del mar por los flancos libres y sacude las lonas, que dan latigazos como un velamen. Parece, en efecto, que estamos sobre un navío. En la puerta, una virgen vascongada escamotea nuestros sombreros. Es un bello ejemplar de la raza éuscara. Los ojos, un poco oblicuos, la nariz, muy breve; la piel, tirante sobre los pómulos, todo ello con la ligera insinuación del tipo mongólico que es tan frecuente en la mujer vasca.

    Pronto advertimos que hemos llegado en un momento culminante de la travesía. Casi todas las mesas están llenas. Es la hora de la urgente maniobra. Y se ve a los contramaestres, vestidos de negro, que dan órdenes rápidas a marinos y grumetes, los cuales van y vienen veloces, un poco atropellados, sin duda por la gravedad del trance. En una mesa, solo, rígido, impasible, un inglés, con aire de comodoro, cañonea el contorno con su enorme monóculo.

    Pero he aquí que un contramaestre llega a nuestra mesa. Se hace preceder de un cadáver. Hemos visto ya que el rito se repetía con todos los recién llegados. Es, sin duda, la víctima propiciatoria, que en muchos pueblos primitivos se presenta al extranjero en signo de benevolencia. Se trata de un ingente pescado tendido en una larga fuente. El pez está lívido; lo cubre una gelatina litúrgica y con diversas sustancias lleva tatuado su cuerpo fiambre. Es, en verdad, una obra de arte. Parece guisado por Picasso. Lo admiramos, y pasa a otras mesas para seguir celebrando su triunfo póstumo.

    Entre los consumidores predominan las norteamericanas. El viejo continente se ha llenado de norteamericanas, que llegan de Ultramar decididas a confundirlo todo. Nadan, reman, beben, fuman, flirtean, juegan al golf, bailan sin cesar, en España torean y prueban su cultura hablando de espiritismo. La cuestión es no parar.

    Frente a nosotros hay dos judías, y no lejos unas damas argentinas. Exquisitas, ingrávidas, suaves, casi irreales en su perfecta indumentaria, unas y otras dan una impresión de extrema modernidad. Y, sin embargo, por una inevitable asociación, no puedo mirarlas sin ver tras sus tenues perfiles inmensas manadas de ovejas. Acompañan virtualmente a la hebreas los corderos bíblicos; a las criollas, las infinitas merinas de la Pampa. Estas tenuidades, estas gracias sutiles y alquitranadas no serían posibles sin enormes rebaños detrás, que no para sí mismos llevan sus vellocinos. Mi amigo y yo conversamos un rato sobre el triunfo de los pueblos pastoriles, sobre las cisternas de Canaán y los ñandús australes.

    Hay en el ambiente una jovialidad festival que aguza la mente y la hace elástica. No se puede desconocer que los franceses han sabido dar a una comida toda la fina exaltación de que es capaz. Sobre todo, desde que han aceptado una alianza con el cock-tail anglosajón.

    Sin embargo, nuestros entusiasmos comienzan a organizarse especializándose, y los de mejor calidad acaban por rendirse ante una mujer que entra acompañada de otra y precedida del más correcto entre los ancianos. ¿Por qué esta mujer nos interesa tanto, con un interés respetuoso y delicado? ¿Por qué quisiéramos ser sus amigos y poder recoger esta frase que ahora ha debido decir, con una sonrisa tan leve y contenida como si una rienda espiritual la retuviese? Todas estas otras mujeres tan elegantes no nos interesaban nada. ¿Por qué? El tema es complicadísimo y obligaría a aventar secretos un poco crudos. Sería forzoso decir que la mujer elegante, con frecuencia no es la más interesante. ¿Qué le vamos a hacer? No se puede ser todo. Pero esto, a su vez, requeriría aclaración, porque de la elegancia se suelen tener ideas muy equivocadas. La elegancia se convierte en un oficio y, a fuer de tal, en una servidumbre, la más dura y constante. La «elegante» está todo el día al servicio de su elegancia. Tiene que asistir a los quince lugares cotidianos donde es elegante ir. La elegante vive siempre atropellada. Y esto basta para que no pueda interesar. La admirable mujer que ahora nos preocupa revela en todo su ser un tesoro compuesto de horas de soledad. Se ve que abre en cada jornada un largo espacio para sí, que se liberta de «los demás». Hay ciertas cristalizaciones en química que sólo se producen en lugares quietísimos, exentos de toda trepidación, en el rincón más recóndito del laboratorio. Así, las mejores reacciones espirituales que enriquecen y pulen la persona necesitan calma, ocio profundo, un no hacer nada para dejar que la milagrosa germinación se produzca. Esta mujer no volverá aquí en el resto del verano. Se ve que no va a todas partes, que no acepta el repertorio común de posibilidades, sino que elige y se queda con algunas, muy pocas. Y este divino gesto de elegir –dejar muchas, retener una- domina toda su persona. Así, las elegancias, al llegar hasta ella, se detienen y se inclinan. En su traje, las modas colaboran, pero rebajadas en un tono, como si una mano puesta sobre ellas las hubiese vencido. Y, sobre todo, la máxima diferencia; las demás mujeres que hay aquí parecen estar aquí enteras. Esta, en cambio, permanece ausente; lo mejor de sí misma quedó allá lejos, adscrito a su soledad, como las ninfas amadríadas, que no podían abandonar el árbol donde vivían infusas. He aquí la razón de nuestro interés, interesa lo que se presume y no se ve. Esta mujer posee un arcano “hinterland”…

  • «Es la hora de la urgente maniobra». Tal cosa diré cada vez que mi ímpetu me mueva a vejar el sexto mandamiento.

  • A mí Mollet no me parece un nombre bonito para un pueblo. Madrigal de las Altas Torres, sí; Mollet, no.

  • “Así, las elegancias, al llegar hasta ella, se detienen y se inclinan.”

    Ya lo dije en otra ocasión, qué bien escribían los señores estos, Ortega y Gasset.

    Fueraparte, mi nueva ayudante vitirinaria ha decidido torturarme hoy -ya que no salimos al campo- viniendo a trabajar con unos taconazos, que realzan todo lo que no hacía falta realzar.

    ¡¡¡¡¡ÑAM!!!!!!

  • En la mesa de al lado una pelirroja de voz chillona y modales chabacanos despotrica a gritos sobre bases de cotización a la SS. Es horrendo cómo en ocasiones un individuo destroza, de una vez para siempre, el mito que envuelve a una categoría. Que filias y fobias se muevan así, con estos vaivenes arbitrarios y absurdos, es razón bastante para salir de casa sólo lo imprescindible. Quizá revisitando toda la filmografía de Julianne Moore esto se pase, sólo quizá.

  • Pido disculpas a las ilustres damas. Ciertamente, mis modales no son adecuados para las fiestas cortesanas. Pido también disculpas a don Follan d’Eiro.

  • dice:
    Martes, 07/06/2016 a las 11:01
    WFCh. World Free of Chonits.

    Eso da para una ONG.

    Con los nombres pasa igual. Conoces a un Cojonciano Ambrosio que te cae mal y a partir de ahí jamás bautizarías así a tu hijo. Somos un pozo de odios pequeños y rechazos absurdos.

  • Estuve ayer reviendo Las horas: Julianne Moore, tan inquietante. Con lo inquietante que es la vida para qué inquietarse con las pelis.
    Mejor N Kidman en la mesa de al lado.

  • García Trapiello no da descanso a su magín. Ahora la ha tomado con Schöenberg, al hilo del Moisés y Arón del Real, porque dice que “su música no se puede tararear y que es como un poeta del que no se pudiera recordar un solo verso”. Y lo mas importante: “que se aburrió”.
    No seré yo quien le explique el tema al manzanedino, pues cien años de controversia ya han sido suficientes. Además, el mismo dio una conferencia sobre la relación de Kandinsky y Schöenberg hace poco, que repase sus propios apuntes.
    Estoy empezando a pensar que lo de la “desfachatez intelectual” va a ser verdad. La idea sería que como el nivel de discusión es tan bajo se puede decir todo lo que se te ocurra. En Chopsuey le destripábamos en cinco minutos.

  • Los Real Mackenzies tocan en España en verano. No os los perdáis. Son un grupo punkfolk canadiense bwenos bwenos. Asturias, Madrid, Zaragoza, Badalona, Eskoriatza (imagino que será algún poblado eúscaro).

  • La vez que los vi en Potsdam se llenó el irrespirable recinto con punquits bailando pogo y tuve que salir apartando a algunos en volandas. Lástima, porque el grupo es bweno bweno. Si tocan en su sitio adecuado merece la pena visionalizarlos en vivo y en directo.

  • No voy a contarles más cuitas laborales que luego Follansky me tira la bronca, pero déjenme al menos quejarme una vez más de lo joputas que son los franceses, así en general y más concretamente los que me toca sufrir en el laboro.
    Nos están haciendo la cama, traicionando un contrato y esto afectará más o menos al ochenta por ciento de nuestro volumen de ventas. Pese a que llevamos un par de años previendo esta situación no hemos sido capaces de sustituir ese volumen por otra linea.
    Me veo en el paro, perdiendo el oremus y votando a Podemos como gaChï. veîna.

    (¡Huy! me ha dado igual Follan, es que me embalo).

  • La que avisa no es traidora. Una ya se cansa de leer lamentos, que si los salarios, que si las pensiones, que si patatín, que si patatán. ¡Sabotaje! ¡Acción directa! ¡ÇhøpSuëy va a arder!

  • Joder, Bellpuig, que los intelectuales no podemos trabajar con esta presión. Pídale un adelanto a Satur o al macarra ese de las ilustraciones. Y coja unos azucarillos para el café.

  • Engalánate esta noche, Bellpug, que te voy a llevar a un MattDonals y luego nos vamos poray de copichuelas y bailoteo.

  • Adaptaciones dice:
    Martes, 07/06/2016 a las 12:32
    … Nos están haciendo la cama, traicionando un contrato …

    Coño Adapts, somos almas gemelas, eso es el pan nuestro de cada día con algunas empresas. Siempre hay que tener un plan B y un plan C listos por si acaso, luego se puede litigar pero normalmente no compensa. Y con los márgenes que se trabaja, el más mínimo contratiempo te hace perder pasta.

  • En una cafetería ni vulgar ni de postín, con unas quince mesas, casi todas vacías, entra Mcgauss y elige una de ellas que queda algo retirada. Solicita al veterano y enjuto camarero un café corto, muy corto, un ristretto.
    Al poco entra N Kidman, revisa el lugar de un fogonazo, y toma asiento en una mesa casi contigua a nuestro héroe.
    Éste levanta la vista del Ipad, constata que la nariz de la pelirroja no es la que luce en su papel de Las horas, y se dice: No compro.
    El veterano y enjuto camarero envuelve entonces elegantemente con sus brazos a la pelirroja y comienzan a bailar al tiempo que suena el vals de Shostakovich.
    FIN

  • Claudio Sífilis dice:

    Martes, 07/06/2016 a las 10:21

    Pirata, yo soy mejor amante que Romeo y dudo más que Hamlet.

    Don Claudio, si se cambia de apellido todo es negociable. Y si no también, que para eso existen los durex lovers connect y otras vestimentas que no mencionaré hasta que la Bellpuig no inauguré las sesiones de tres rombos.

    Ahora, tengo un problema: igual que a partir de cierto momento me convierto en una incapaz de distinguir a mi peor enemigo, también a partir de esa hora ya no distingo entre Claudio S. y MGaussage y sólo cuando aparece Adapts me acuerdo de una cabeza con rizos y una travesera.

  • marquesdecubaslibres dice:Martes, 07/06/2016 a las 19:27

    Tambien lo llaman Suite de jazz nº2, lo que es peor todavía.

  • Pirata Jenny dice:
    Martes, 07/06/2016 a las 19:43
    No, Marquis, Holm (creo) se referirá al primer movimiento (el vals) de la suite (nº 1), en tres tiempos, no al segundo (la polca) en dos. O tal vez al mucho más famoso vals de la nº 2.

    undostres
    undostres
    undostres
    el tres

  • Gol de Georgia Dann a España en el coliseo getafeño tras mayúsculo error de Ramos. Vuelve el de Camas a ridiculizar al combinado nacional tras su esperpéntica actuación en el último mundial.