Mi vida en pocas palabras · Capítulo XII

OPIOALCARRENIO800
Por Gengis Kant.

No sería ése el único cine-club que conocí en el que el cine se subordinaba a otra cosa. Con la llegada de las libertades, fue el propio Ayuntamiento de Guadalajara el que subvencionó uno hiperbólicamente democrático, en el que lo más apreciado era asistir a las reuniones donde se decidía democráticamente la marcha del club. Aún me viene a veces a la memoria el ceño adusto que me ponía el director, el típico sacerdote de la participación, porque no iba a esas reuniones. «Tú vienes aquí por el cine», me recriminaba. En la cabeza de aquel hombre la democracia se había hinchado hasta el punto de convertirse en un valor absoluto. ¿Ver la película? Se supone que un premio a los que acudieran a votar qué película ver.

Pero vuelvo a los tiempos de la dictadura, y a recapacitar acerca de si realmente hice algo para defenderla, derribarla, ninguna de las dos cosas o ambas a la vez. Quien diga que fui un estúpido que se vendió al fascismo por un par de tebeos, debe añadir que mi gusto posterior por el cine sirvió, tal como he mostrado, a la causa de la libertad.

A tan noble causa también ayudé con la botella en la mano. El mérito mayor de esta última labor no fue mío en absoluto sino, una vez más, de la astucia comunista, que también dejó su huella en «la cultura de la fiesta», en este caso mediante una operación descrita más tarde por sus promotores como una maniobra política de altos vuelos. Consistió en movilizar a una parte de la juventud de la ciudad para que reclamara al Ayuntamiento la autorización sin más demora de diferentes ligas alcohólicas encargadas de animar las fiestas patronales, cada una con su uniforme, su estandarte, su himno, su ideario general y su programa particular. Se argumentó que esas agrupaciones de borrachos —las peñas— añadirían un calor y una alegría, auténticamente populares, que faltaban en el oficialismo rancio y elitista reinante hasta ese momento. En realidad, el objetivo era crear irritación en todas partes y por todos los motivos imaginables, sacándose de la manga reivindicaciones en las que nadie había pensado anteriormente. Fuera como fuese, lo cierto es que tuvo éxito la protesta. El Ayuntamiento cedió. En cuanto a mí, sólo puede decir que nunca me emborraché con tanto calor y alegría auténticamente populares como lo hice en los locales de las peñas.

Dicho lo cual, y transcendiendo los estrechos límites de mi experiencia particular, quiero mostrar mi acuerdo con quien afirmó que «la peña propiamente dicha debe ser valorada a día de hoy en lo que tiene de categoría antropológica». En el concepto moderno de fiesta patronal, las peñas, en su momento un ariete histórico contra el fascismo y una punta de lanza contra la alienación capitalista, juegan un rol tan importante como los gigantes y cabezudos y los coches de choque.

Pudiera ser que los promotores de aquellas peñas no sientan hoy el orgullo que deberían por lo que consiguieron. Es posible que para ellos eso no valga nada, o incluso que les avergüence el pensamiento de que aquello que concibieron como un instrumento, banal en sí mismo, de algo mucho más importante —una lucha universal inspirada en una moral científica capaz de disolver los mitos oscurantistas de un tiempo caducado— sea lo que se recuerde en el futuro como su principal contribución.

Admitamos por un momento la posibilidad de que tengan razón. Pongámonos en el lugar de aquél al que le importó poco usar unos medios que era el primero en despreciar, y se encuentra años después con que, por una travesura de la historia, han sido esos medios aquello para lo que ha servido su lucha revolucionaria. En pequeña escala algo de eso puede verse en Guadalajara, donde, habiéndose propuesto como objetivo último acabar con la explotación del hombre por el hombre, los logros del comunismo alcarreño se redujeron a no mucho más que cambiar algunas cosas de las ferias y fiestas.

Pero, aun comprendiendo la insatisfacción que deben sentir por este resultado imprevisto los que nos manipularon de un modo tan imaginativo, me gustaría hacer todo lo que esté en mis manos para que vuelvan a ir con la cabeza bien alta. Sepan que no fue poco lo que consiguieron y que ha de llegar el día en que alguna placa municipal agradezca ese servicio que prestó el Partido Comunista Español a las fiestas en honor de la Virgen de la Antigua.

Quien sí tuvo la capacidad de adaptación a una realidad menos sublime que el ideal pero más palpable y suculenta, con la vista menos atenta al cielo y a sus nubes y más enfocada a la tierra, sobre todo si era edificable, fue un alcalde que quiso mostrar públicamente su adhesión a la nueva manera de concebir la fiesta desfilando —«como uno más», declaró humildemente— en medio de la turba de beodos. Las crónicas oficiales dudan sobre si fue la condición de coche de choque, de gigante o de cabezudo la que exhibió el alcalde en el nuevo concepto de desfile; pero es voz popular, no desmentida por nadie, que lo hizo en calidad de mamarracho.

Si a los que militaron en el Partido Comunista les supiera a poco el homenaje del Ayuntamiento, añádase el de la propia Virgen en persona. Y, si ni esta señora fuera capaz de que se les pasara la murria, porque acaso aquello por lo que querrían ser recordados con gratitud es por haber hecho posible la llegada del régimen democrático corriendo delante de los caballos, aconsejo que se les dé la razón. ¿O hay alguien tan cruel como para dejar que caiga la mínima duda sobre la utilidad de las carreras que se dieron?

Pero tendrán que compartir la gloria con un nutrido grupo de jinetes que también ayudaron a esa llegada, sin que puedan alegar que éstos admitieron la instauración del sistema actual sólo a regañadientes, porque se les forzó en la calle. Si los que fueron comunistas alegaran esto, se arriesgarán a que alguien les recuerde que a ellos lo que de verdad les ponía, aunque la prudencia les aconsejó aguantarse, era ir mucho más allá de una democracia meramente formal, como la que tenemos, e instaurar vaya a saber usted qué democracia de verdad. O premiamos a unos y a otros o castigamos a todos.

En cuanto a los que habían estado haciendo compañía a Franco hasta la víspera, nadie tiene la mínima duda de que nunca fueron demócratas de corazón, y que sólo fue el cálculo lo que les aconsejó cambiarse de chaqueta; pero eso quizá debería ser contado como un mérito si se piensa que tuvo que ser la frialdad propia del buen profesional, que presta sus servicios a quien le pague, la que hizo posible no perder los nervios en una operación tan complicada como la de derribar una casa con la ayuda del que corre el riesgo de quedarse, si no espabila, a la intemperie.

90 comentarios en “Mi vida en pocas palabras · Capítulo XII

  1. Gengis, disfruto enormemente con tu capacidad para la ironía y tu sentido del humor. Me parece que en twitter se publicitan poco estas genialidades.

    ***

    Procuro fijarme dice:
    Viernes, 26/02/2016 a las 02:35
    He descubierto a Samanta Schweblin,

    Proc, vive en Berlín y tuve el honor de compartir una mesa redonda con ella. Todavía no he leído nada suyo, pero si eres tú quien la recomienda no me queda más remedio. Para Adapts: es un bellezón.

    MGaussage dice:
    Jueves, 25/02/2016 a las 15:06
    Señores escribanos de la publicidad, yo ahí veo un borrón; no sé ustedes que opinan.

    Qué vamos a opinar, Gaussage. Estoy de acuerdo contigo. Me molesta enormemente ese tipo de publicidad y le he cogido manía a dos o tres marcas precisamente por abusar de ella. Además, he dejado de leer noticias del Abc porque se pasan tres pueblos con ese tipo de asalto publicitario.

  2. «En el concepto moderno de fiesta patronal, las peñas, en su momento un ariete histórico contra el fascismo y una punta de lanza contra la alienación capitalista, juegan un rol tan importante como los gigantes y cabezudos y los coches de choque».

  3. Las fiestas comunistas como ariete…

    “un instrumento, banal en sí mismo, de algo mucho más importante —una lucha universal inspirada en una moral científica capaz de disolver los mitos oscurantistas de un tiempo caducado—”

    Hasta cogí un autogüs con mi churri de aquel momento para ir a Madrid, a La Casa de Campo, a la fiesta del PC.
    Los abueletes comunistas, sus hijos y algún nieto cantando La Internacional todo el viaje y ella y yo dándonos el lote, también todo el viaje.

  4. Respecto a la publicidad invasiva en la interné, les recomiendo el uso de la vista de lectura si la tienen.
    Desaparece todo mágicamente, en el Explorer de Windows 10 es un icono de un libro abierto en la barra de direcciones.

  5. YO FUI UN CONMILITÓN DEL RÉGIMEN
    El relato de GK nos hace conscientes de cuanta gente luchó por la democracia y contra el franquismo. Él lo hizo en Guadalajara, al igual que Pirate en Trujillo o Perroan en Baracaldo, por poner dos ejemplos señeros.
    Pero sobre mí pende el baldón del colaboracionismo, pues un desleído antifranquismo de salón no pudo empañar mi anuencia con el Régimen. Aprovechándome de las bajas tasas de la Universidad pública en esa oscura época me matriculé en Medicina y abusé de tal privilegio seis largos años en los cuales, además, deduje tasas como consecuencia de mis frecuentes Matriculas de Honor. No conforme con ello di un braguetazo diestro a la hija de un franquista recalcitrante que gozaba de abusivos privilegios, pues siendo cirujano ganó varias oposiciones sin duda por su adscripción política.
    Quizás lo peor no fue mi poco empeño en el advenimiento de la democracia, sino que delegara esta tarea en el propio Franco. Éste, junto con Vernon Valters, dibujó las líneas maestras de la Transición, siendo lo mas irónico que el Dictador y el embajador americano no vieran obstáculo a la democracia en el propio Régimen sino insolitamente en el Partido Comunista.

  6. Parece ser de buen tono visitar ARCO. Se dejan ver los Reyes, Patxi, los políticos. Solo Rajoy evita esta demagogia. El coleccionismo en España se reduce prácticamente a la compra pública y a los que quieren lavar dinero. El privado es pírrico, somos cuatro románticos. El mercado del arte en España es el 2% europeo frente al 60% de los británicos. El 98% de los visitantes de ARCO no compran nada. Patxi tampoco.
    El Mobile es algo muy serio, no así ARCO.

  7. EM se hace eco de la publicación de “La conjura de los ignorantes. De cómo los pedagogos han destruido la enseñanza” del antipedagogo reaccionario Ricardo Moreno Castillo. Si alguien lo puede enlazar no tiene desperdicio la entrevista al autor. Me hace gracia que para defenderse del ataque de los pedagogos progesistas arguye que él proviene de la izquierda y de luchar contra el franquismo. Otro mas.

  8. Ejem, Marqués, yo era una criatura cuando el dictador murió (y nunca viví en Trujillo, Dios quiso librarme de semejante maldición). Tengo recuerdos, eso sí, de haber acarreado un fajo de Mundos Obreros entre los coches de choque de la Casa de Campo, y de haber acompañado a distribuir en una furgoneta alquilada Fundamentos. No sé quién leería aquella revista de título tan anafrodisíaco. Alguno de mis mayores escribía en ella, pero no se le pasaba por el magín leer el resto de las colaboraciones.

    Tiene alguna relación con todo esto: como no hay campo suficiente para la ignorancia, hace un mes oí hablar por primera vez del checo Jiří Weil (aquí, un especial que le dedicó Radio Praga), que las pasó putas con los nazis y putas con los comunistas. Una biografía apasionante que podría haber empezado a enderezarse en 1959, si la muerte no tuviera ese don de la oportunidad. Me hice con un ejemplar de su Mendelssohn está en el tejado pensando que, aunque escribiera mal, contaría cosas que me interesan. Sorpresa: además de interesante, bien escrita y desternillante, en la tradición satírica de Vladimir Voinovich o Serguei Dovlatov: una perla.

    Luego descubrí que se había hecho un corto de animación sobre la novela, que también merece y mucho la pena.

    Vale

  9. Como siempre, estupendo.

    «Tú vienes aquí por el cine»

    ¿Ser demócrata, racista, machista, rojo o facha es fenómeno o noúmeno? Cuestión que hoy en día es candente. Las opiniones, aún no expresadas, te condenan pese a tener un comportamiento irreprochable. Si cumples la ley y aún las normas sociales y las morales, y aún si aceptas según que cosas que no acaban de gustarte, igualmente puedes ser tachado de malvado y públicamente reprobado. Y puede que incluso sea todo lo contrario si te manejas con habilidad. Puede que pasándote cualquier norma de convivencia por el forro de los caprichos sigas apareciendo a la vista de la mayoría revestido de los mejores carismas, porque hacer cosas malvadas no te convierte necesariamente en malvado. Hoy sólo la fe salva y no las buenas obras. Al final, todos luteranos.
    Ese cura caló al Kant, que seguramente era escéptico y por tanto facha o quién sabe si algo peor.

  10. Me pregunto a menudo si el rey dispone de los apoyos necesarios para, llegado el caso, dejarse querer como hizo su padre, teniendo en cuenta que sus compañeros de academia y supuestos amigos no deben ser todavía mas que coroneles.

  11. «Tú vienes aquí por el cine» es una recriminación, pero aunque no lo fuera contiene una carga que hace casi imposible la comunicación: el juicio de intenciones.

  12. bremaneur dice:
    Jueves, 25/02/2016 a las 10:39

    Las previsiones de Konner dan para una novela, o para una película trepidante. Una vez ha comprendido la especie humana que sólo sobrevivirá feliz y en paz con la supremacía femenina, se decide el exterminio de los machos. Estabulados sólo unos elegidos para mantener las reservas de esperma con las que continuar la progenie mujeril,

    Ni eso, Brema, los machos humanos pronto seremos superfluos. Cuando las barbas de los ratones veas pelar …

  13. La ilustración lo dice todo.

    “El relato de GK nos hace conscientes de cuanta gente luchó por la democracia y contra el franquismo” sin enterarse.

    ¿Fenómeno o noúmeno? pregunta MG. Conozco a gente cuyas opiniones son de derechas pero que dice ser de izquierdas; qué sea de verdad es algo que no debe saber ni Dios.

  14. Estupendo, cómo es habitual en GK.
    Muy de acuerdo con esa definición canónica de “peñas”: “ligas alcohólicas encargadas de animar las fiestas patronales, cada una con su uniforme, su estandarte, su himno, su ideario general y su programa particular”.

    Viví el advenimiento de esas ligas en el tiempo descrito por Gengis aunque nunca engrosé sus filas. En Guada – de soltera Guadalajara – fueron creadas por impulso de un grupo elitista (lo que ha quedado después es inenarrable) que todos los años acudía a Pamplona por San Fermín.
    Gengis recordará que en una de esas peñas se organizaban todas las noches espectáculos para los socios y allí vi a Joaquin Sabina y Javier Krahe cuando nadie les conocía y hacían bolos por las copas que tomaban en un pub legendario llamado Chaplin. Luego la cosa degeneró en las peñas mientras que Sabina ganaba enteros junto a Krahe y Alberto Pérez en La Mandrágora de Madrid.
    Y también era la época en la que un todavía desconocido Pérez Henares, “Chani”, ocupaba el espacio del PC en la capital desde un local llamado “El Chamizo”.
    Por todo ello discrepo “ma non troppo” de Gengis pero ¡ojo! siempre desde una rendida admiración hacia el maestro. Cómo es de justicia.

  15. T&T, no sé qué grupo era ése que iba a San Fermín; tampoco me enteré de los conciertos de Sabina y Krahe. Yo militaba en la peña de El Chamizo, a las órdenes del Chani. ¿En qué discrepa un poco conmigo?

  16. T&T, ya caigo en qué discrepa: usted piensa que fue ese grupo elitista el promotor exclusivo de las peñas. Juraría que fue El Chamizo.

  17. Gengis: Sabina actuaba en el Chaplin, un poco más abajo del mercado de abastos, un par de días en semana y cobraba sólo en bebida gratis lo que se me antoja un caché caro. Iba con Krahe y a veces con Alberto Pérez (de Sigüenza) de quien era muy amigo ya que los padres de JK veraneaban en Sigüenza y allí aprendió a tocar la guitarra teniendo de profesor a éste.. Cómo verá, todo muy arriacense.
    El grupo que cito cómo impulsor de las peñas lo componían una punta de gente acomodada que viajaba a Pamplona año tras año y quisieron replicar lo que allí vivían; cierto que también se apuntaron grupos de izquierda a la fundación de ese movimiento y que el ayuntamiento cedió pero me consta la existencia de ese grupo que presionó al oficialismo.
    Bueno, era solo una leve discrepancia sobre el papel jugado por unos y otros. Nada que tenga importancia.

  18. T&T, si no quiere dar nombres de la gente de ese grupo, déme algunas pistas. O use el canal privado de FB. Me ha despertado la curiosidad.

  19. Casi todos mis amigos de la adolescencia, unos cuantos de ellos también compañeros de curso, estaban en El Chamizo, que hacía las veces de sede de las juventudes comunistas de la ciudad, además de servir como centro cultural y local de guateques. El Chani se convirtió en su jefe, aunque hubo sus más y sus menos. Era un tipo muy vital, con capacidad y voluntad de liderazgo suficientes para serlo; pero despertaba un recelo enorme lo mucho que le gustaba relacionarse con las autoridades. Yo veo las cosas un poco al revés: creo que fue ese gusto a tratar con los poderosos lo que le animó, siendo hijo de un obrero, a oponerse a ellos y hacerse comunista. Era con ellos con los que se pasaba el día discutiendo. Con el tiempo descubrió que podía lograr lo mismo, y más cómodamente, dándoles la razón.

  20. Gengis Kant dice:

    Viernes, 26/02/2016 a las 20:56

    Vamos, que el Chani ni era comunista ni se ha hecho de derechas. Era y es el Chani, que puede consistir en ser de más bien de izquierdas o más bien de derechas, según quién sea exactamente el Chani, en qué momento se observe al Chani y quién sea exactamente quien le observa. Y esto vale probablemente para el novecientos noventa y nueve por mil, que gustaba decir mi suegro -que, andaluz, utilizaba el tanto por mil para dejarte un instante en ko -, de los cateadores de política. He leído con mucho gusto su entrada, Gengis. Creo reconocer a muchos personajes, aunque desde la barrera. Pero no todos eran cateadores. Había también quien participaba de aquellos festejos lúdico-religiosos con otro espíritu y no dio bandazos, más que los justos que se dan obligado según gira la Tierra y pasan las guerras y las posguerras y sus secuelas. No sé si me habré explicado: merece la mofa pero no todo fue mofa. Y a pesar de eso los del otro espíritu hubiesen reído de buena gana con su retrato de grupo y los cateadores tal vez se revuelvan indignados. También es posible que se rían sin reconocerse en el retrato.

  21. No todo debe ser mofa, es verdad. Aunque me limite a ésta, porque me lo pide el guión, soy consciente de que no hago justicia del todo aquella gente. Pero sí bastante.

  22. MGAUSSAGE la utilización de bloqueadores de publicidad en los navegadores le permitirá volver a las páginas de sus periódicos favoritos sin tener que sufrir las intromisiones publicitarias invasivas.

    Me permito recomendarle uBlock que puede recoger de aquí para el Safari y de aquí para el Chrome, o de aquí para el Firefox

    Si utiliza un iPad también hay programas que se encargan de lo mismo Purify su precio son dos euracos, pero vale cada céntimo de lo que cuesta. También existen alternativas gratuitas. Busque ad blocker en la tienda Apple, o en la correspondiente de Google para Android si fuera el caso, aunque ésta última se monetariza con publicidad y en consecuencia ponen ciertas pegas a según qué cosas que interfieran en sus negocios.

    A moderación por exceso de enlaces. Lo asumo. Espero que les sirvan a algunos.

  23. Los chamizos son muy típicos de mi pueblo (supongo que en otras zonas también). En ellos se cita la chavalería para beber y jugar a las cartas o al Kinito, y después salir a tomar más copas por la zona de bares (incluso no salir y quedarse ahí tan agustito).
    Hoy hay cata de vino de las nuevas añadas en Ollauri. Sólo los muy valientes atravesamos la Meseta y el temporal para acudir a la degustación. ¿Temporal?
    Hoy ni llueve ni nieva ni ná..

  24. Recuerdo un cartelito en el café La Concordia, en Bilbao, que fue mi centro de operaciones durante muchos años: “La buena vida es cara. La hay más barata, pero no es vida”.

    Asumo que hay cosas excepcionales por las que merece la pena darse un lujo ocasional, pero hace ya tiempo que decidí quitar mis dos cafeteras Nesspreso. Me gusta el buen café, pero no tanto como para pagarlo al precio de café de civeta. Además, acudir a la tienda de Nesspreso, en donde esperábamos turnos como en las colas de racionamiento para recibir el soma, me resultaba degradante; peor aún llegar con las cápsulas usadas y para el reciclaje, actuando como limpiador medioambiental voluntario y gilipollas.

    Las imitaciones de otras marcas solucionan el problema del abastecimiento a cambio de un cambio importante, sustituir las cápsulas de aluminio por las de plástico, y la excelencia de la mezclas por el granel. Lo hacen, además, reduciendo muy poco los costes del producto y el reciclaje. Muy mal negocio para el consumidor, porque íbamos por el café, ¿no?

  25. ¿Porqué prohibir el café en cápsulas y no los bricks de leche o los envases de plástico para las carnes? Los ecologistas anticapitalistas son el equivalente a las bandas de fraticelli milenaristas de la edad media.

  26. No creo que el País Vasco se vaya a dejar comer la tostada por Hamburgo. Imagino que en breve ofreceran traineras a los euskofuncionarios y prohibirán las latas de conservas.

  27. Es curioso que menciones el plástico para proteger la carne. Tal vez sabes que hay una ley que obliga a usar este plástico, que no es un plástico cualquiera. En cualquier caso hay pocas fábricas y pocos distribuidores de plástico para proteger la carne. Pero es un plástico obligatorio en el transporte de carne y en la carnicería. En el transporte se usa poco y si la policía persiguiera esto podría sacar mucho dinero en multas.
    Un conocido mío se dedica a distribuir este plástico y parece que le va muy bien.

    Conclusión: unos plásticos son obligatorios, y por lo que parece, van a prohibir otros. Hay mucho dinero en juego, y un problema ecológico con el plástico.

  28. Sita, no tenía que haber corregido el número del capítulo para que Gengis escriba y escriba preso en el undécimo buscando la salida, la típica espiral de esclavitud y fiesta literaria. Que no acabe nunca.

  29. Estoy en Barajas porque he perdido mi conección. Igual que casi todos porque, por lo visto, de los trescientos cincuenta del airautobús, nadie quería quedarse en Madrid y todos teníamos billetes para salir corriendo de la capital de España, casi todos con tiempos de alrededor de una hora para salir del satélite y alcanzar el planeta verdadero, que es la T 4.
    Total, que el avión ya salió una hora tarde de Buenos Aires, así que eso.

  30. Yo me dirigía a Bilbao, Umbilicus Mundi, y resulta que no hay avión hasta mañana. Ahora estoy en un hotel de telefilme en la población de Barajas.
    No sé si escribir la reclamación.
    El mar de las dudas.

  31. O sea, que esto es una putada de horas, yes. Pero esas cosas pasan y si coges una conexión tan corta te arriesgas a que pasen. Claro que cuando hemos empezado todos a agarrar a las azafatas de los mandilones y a decirles «que no llegooo» ellas nos tranquilizaban («Iberia responde, chiquitines»), pero a la vez adevrtían que al menos dos horas para la movidilla, que hay que pasar la poli y lo de la primera línea, estas cosas que pasan.

  32. Somos responsables los compradores o lo es la compañía que, cuando buscas los vuelos, Ombligo del Mundo-Camberra, por ejemplo, ella te ofrece uno Ombligo del Mundo-Madrid / Madrid-Camberra con solo una hora en medio, pim pam, y no debería porque es casi imposible incluso sin retrasos, las azafatas dicunt.

  33. (Llama al servicio de habitaciones, pídete un sandwich Club, una botella de vino, y llénate la bañera*.
    Es tu noche, nena, toda pa ti)

    *No te cortes las venas.

  34. Gracias por los consejos, Madame Douce y Holmesss. Creo que me animáis a que no haga la reclamación y que se pierda una nueva oportunidad de combatir por la democracia de los ciudadanos consumidores protestando civilizadamente con tus mensajes llenos de buena letra y razonamientos. Por vuestra culpa, qué alivio.

  35. Estuve en ese mismo hotel, con una conexión perdida. Recuerdo a una prostituta bastante mayor que rondaba los ascensores para ofrecer sus servicios. Me dijo, para camelarme, que me parecía a Rubalcaba. Menos mal que soy un caballero.

  36. En cuanto se sale de Bilbao sólo hay aldeas y villorrios, lo entiendo, pero el caso es que no existe ninguna “población” llamada Barajas, Procu. Es uno de los 21 distritos de Madrid, otro de esos caseríos perdidos en la meseta. Perro, sé que no se lo va a creer, pero hay más de un hotel en el lugar, y alguna que otra puta también. Joder con Umbilicus Mundi.

  37. Gracias, MGauss. No tenía ni idea de que había una normativa europea. Ayer delante de mí un señor que iba a Milán decía que había perdido un negocio dexcomunal justo por no poder estar en el mismo Milán ayer a las cinco. No sé, yo solo quería llegar a casa e incluso igual tampoco ni quería.

  38. Albert, desde aquí pido perdón a todos los honrados distritenses asentados sobre los huesos de los pueblos originarios barajitas.
    Y quiero añadir asimismo que estoy cierta de que cuantos jadeos, aullidos y pruebas de soprano, tenor y contralto que han llenado las últimas horas de los pasillos de este hotel, donde por lo visto todo el mundo follaba menos yo, eran evidentemente fruto del amor y no por causa de la prostitución. Pedroantonio, eres un cínico.

  39. Ha fallecido Arturo Marian Llanos (1965-2016), artista revolucionario. Pasó los últimos doce años de su vida viviendo con nosotros, como uno mas de la familia.
    Llevaba hospitalizado seis semanas en el Hospital público Infanta Leonor de Vallecas, los últimos diez días en la UCI.
    Reconforta ver el comportamiento de mi familia que le ha acompañado hasta el último suspiro y la excelente atención médica recibida. En su muerte no hubo encarnizamiento terapéutico ni atisbo alguno de eutanasia. A veces la sociedad funciona con eficacia y humanidad.
    La actitud de Arturo frente a la muerte fue digna y tranquila. Una lección para todos los que le rodeamos.

  40. Procu.
    Yo no reclamaría nada, los no lugares, salas de espera de aeropuertos, estaciones de tren… me gustan más que centros comerciales.
    Sin embargo, sí estoy interesado en saber si usted consigue indemnización de 600 euros o otra cosa, si consigue algo cuéntelo, por favor.
    Albert, si usted ha cobrado algo de esto alguna vez le hago el mismo ruego. Porque la gente muchas veces solo sabe teorías.

  41. Hoy se juega un partido de futbol muy intresante. El Racing contra el Pontevadra, equipo revelación en el que juega uno de apellido Mourinho. Los cántabros, que no tenían para el autobus a principios de semana, necesitan ganar para no complicarse el play off de ascenso.

  42. Gracias señores. He tenido que ir a la cita con el Cholo pues estaba todo organizado. Allí les he dejado haciéndose fotos con el mister y con Juanfran. No había demasiada euforia tras el partido de ayer.
    He aprovechado para hablar con el dr. Villalón de la utilidad de suplementar la dieta de los jugadores con omega3 en dosis altas, tal como estamos haciendo con las categorías inferiores del Barcelona. Me ha comentado que la comida de ayer de antes del derby incluía bacalao, pero que no lo probó ni uno solo de los jugadores.

  43. Queda su obra en el ‘zulo’, si no recuerdo mal. Mis condolencias.
    Ya siento también el abuso de mi equipo en el derby desde que cambié de ‘camiseta’. Una adscripción -informal- individual, por el mero hecho de seguir otros colores -conducta extravagante y amoral- está teniendo repercusiones impensables.
    La aportación del ‘nutrido grupo de jinetes’ es un aspecto de la transición inédito que me ha planchado. Enhorabuena y que dure, como dice Proc.

  44. Bacalao con pelos o depilado?
    Es que uno contiene omega 3 asaz y el otro nada.
    Bacalao? Joder, ni que estuviéramos en la posguerra

  45. Irreverente, trepidante, divertidísima Deadpool. La mejor de Marvel, sin la menor duda. Hasta el cameo de Stan Lee es el más chulo hasta la fecha.

  46. Albert, no se lo tome a mal, pero Iberia operaba hace pocos años con un hotel de dimensiones muy considerables (no recuerdo el nombre y no voy a mirar) en donde nos ha tocado parar más de una vez. He supuesto que se trataba del mismo hotel por una cuestión de lógica comercial, no de prejuicio antimesetario.

    Lo que me ha dejado desconcertado es que en Barajas haya más de una puta.

  47. Claudio y MGauss, he hecho la reclamación. Das los datos, explicas lo que ha pasado y luego hay una parte que dice SOLICITO. Como no sabía qué solicitaba he puesto «lo que corresponda». El chico que me ha atendido me ha explicado muy amablemente que por retraso y pérdida de conexión no corresponde nada. «Ah», he repuesto rotunda. «Bueno, pero tú lo entregas y luego ya te contestan al e-mail». Y después nos hemos despedido.

  48. En Barajas me he hecho un poco amiga de otra no persona negra que viajaba a Vigo, venía de Ghana de estar con la familia. Tenía cuarenta y dos años y llevaba desde los diecisiete trabajando en España en la pesca. Ahora embarcaba tres meses a Uruguay y luego marchaban a Noruega. Me ha dicho que ya no le gusta África, que hace mucho calor. «Mira cómo me he quedado», me ha dicho: del calor. Era muy menudito. Me he acordado de que mi maestro de yoga antes de ser maestro de yoga estuvo un tiempo navegando en esos barcos que pasan muchos meses en los océanos: «son el mismísimo infierno», decía con una emoción impropia de un yogui. Sé que hay muchos negros de todos los colores en en esos barcos, pero me ha dado más pena pensar en estos que encuentran en los tártaros flotantes la escapatoria de un infierno más abrasador, que es su propia tierra. Naturalmente, hay muchos sitios peores de vivir que Ghana y trabajos tan malos como ese tan malo o peores, pero esta mía es una nota de sensibilidad étnica muy bonita, no me digáis que no. Gracias por su atención.

  49. Hay por lo menos otra omisión en esa lista: la localidad de Antigua en Fuerteventura le debe su nombre a la iglesia dedicada a la Virgen a cuyo alrededor se levantó el pueblo, uno de los más grandes de la isla.

  50. Arturo, como mi hijo, había abrazado las creencias de Mahoma. Esta tarde ha tenido lugar la ceremonia intima ( solo asistió mi hijo) del lavado ritual del cadáver al que mañana se dará tierra. A tal ceremonia no deben asistir mujeres, lo cual ha creado cierta tensión con las feministas de la familia.

  51. Bienvenida, Procuro.

    Al marqués le mando un abrazo.

    rio, me falta la formación necesaria para entender su artículo.

  52. Hoy he cumplido dieciséis años de residencia en Alemania. Por primera vez he llamado «nazi» a un alemán. Y con razón.

    Que mis deudos hagan lo que quieran con mi cuerpo. Nunca pensé en poner condiciones, pero esa de que no asistan mujeres me gusta.

  53. Para marquesdecubaslibres:

    ¿Me podrías aclarar en que lugar de la entrevista cito mi pasado antifranquista?

    Atentamente

    Ricardo Moreno

Los comentarios están cerrados.