Qué decir

MGDialog2

Por Mortimer Gaussage.

Un tipo dijo una vez, mirando fijamente a la cámara y tartamudeando, “Me gusta decir lo que pienso, porque, si no, ¿para qué pienso?” Una frase así parece inapelable y el colmo de lo civilizado y lo humano. ¡Coño! Hasta a mí me sedujo la simplicidad y la potencia del mensaje. Pensar nos hace humanos y hablar convierte la manada en sociedad, pensaba yo. Y así anduve un tiempo, imitando al tartaja, intentando decir lo que pensaba, porque, de no hacerlo, qué sentido tenía que yo pensara. El súmmum del pensamiento, su gloria, es trasladarlo al cerebro de otro mediante la palabra; libertad de expresión y que fluyan las ideas, pensaba y, consecuente con ello, decía a quien me quisiera oír.

Lo cierto es que las cosas aún las fáciles, nunca son sencillas. Hoy pienso que el verdadero sentido de pensar es callar. Esto, que resulta antiintuitivo, es el fundamento de la civilización, la educación, la paz y el progreso de la humanidad. En fin, que lo que nos hace humanos es callar la puta boca.

Cioran, que era un crack, dejó dicho que valoramos demasiado las ideas, que al fin y al cabo no son más que otra más de las muchas y variadas secreciones de una concreta especie de mamíferos. Los humanos secretamos ideas como mucosidades y, al contrario que aquellas, las exhibimos impúdicamente. Nadie escupe ya en el suelo de los bares cosa que creo un avance, aunque con ella haya desaparecido la castiza costumbre de cubrirlos de serrín. Esas pequeñas cosas perdidas, la escupidera, el serrín, el orinal, fueron en su día novedades que el progreso, una vez cumplida su misión, ha retirado de las zonas comunes. El avance consiste en acorralar la emisión de secreciones a momentos y lugares cada vez más íntimos. Con las ideas está ocurriendo lo mismo aunque quizá siempre ha venido pasando.

Uno piensa todo tipo de cosas y, para ser sinceros, la mayoría no se pueden decir. De entrada parece que pensamos en sexo cada seis o siete segundos, número que considero ha de ser la media de toda una vida, porque lo normal es pasarse de los catorce a los dieciocho con una erección permanente. Siendo que no hablamos de sexo con una frecuencia parecida es evidente que nos callamos la inmensa mayoría de nuestros pensamientos. Uno cada seis o siete segundos.

Yo, hoy, si pudiera decir todo lo que pienso, me preocuparía.  Y es que quien puede expresar en voz alta todos sus pensamientos, en realidad, no debería decir nada. Es un tipo tan en sintonía con lo que piensa la mayoría que su conversación no puede ser más que cháchara repetitiva. Esto suele ocurrir con cierta frecuencia, encontrarte con gente que todo lo que dice se puede repetir en un bar, en un salón, en el congreso de los diputados o en la conferencia episcopal. Gente que es tan término medio, tan correcta, tan previsible, que se los imagina uno como una tubería por la que discurre el espíritu de su tiempo. La comparación me sirve tanto para los mansos como los rebeldes. Unos, obedientes, sumisos, traen el agua clara para los grifos; los otros, rebeldes y antisistema, se llevan las residuales. Y todos ellos, unos en un sentido, otros en el otro, sólo permiten que por sus pensamientos circule lo correcto, ya sea pro o anti, pero siempre y en todo caso lo correcto.

Por ello para cualquiera debería resultar preocupante poder decir siempre todo lo que piensa. Nada indica que las ideas de hoy, esas que usted tiene y expresa y que resultan ser todas las que tiene, no vayan a cambiar. Si así es, y con seguridad será, con absoluta certeza está usted equivocado. Como lo estaban quienes se hallaban en perfecta sintonía con el poder político del papado, la esclavitud, el régimen nazi, la creación divina, el comunismo maoísta, los principios del movimiento nacional o el feminismo campeador.

Ocurre también que en el instante en que vivimos el margen de tolerancia se ha estrechado. Esto quiere decir que se da mucho valor a los tipos con alma de cañería, a esos que conducen todos los pensamientos comunes, y se desprecia rápidamente a cualquiera que disienta. Para ser tratado hoy como Galileo lo fue en su día no hace falta expresar ideas extrañas sino que basta con mencionar la existencia de esas cañerías. En ocasiones, incluso, llega con no mostrarse entusiasta. A esto, que llamamos corrección política, hemos de acostumbrarnos como los marineros al bamboleo de las olas o la humedad de alta mar. Quizá, aunque muestro mi espanto, caminemos hacia un futuro en el que decir lo que uno piensa será como escupir en el suelo, en el que la mayoría de las ideas resulten molestas, causen espanto y aún asco. En el que serán retiradas de lo público y confinadas a la intimidad, como otras secreciones antes.

Por supuesto, si dice lo que piensa, será muy raro que se vea Vd. en una situación exacta a la de Galileo. No será procesado o intentarán encarcelarlo. Hay ahora, legalmente, un amplio margen para expresarse sin temor a represalias por parte del estado. El problema no viene de ahí, como ya quedó apuntado, sino de las interminables, estériles y agotadoras discusiones en las que se verá involucrado. Generalmente con personas con las que, finalmente se dará cuenta, comparte un pequeño subconjunto de palabras y locuciones de las muchas que este nuestro idioma posee pero no, increíblemente, su significado. Posiblemente tampoco compartan con Vd. conceptos más o menos asentados, como causalidad, realidad, prueba o duda. Con certeza estarán incapacitados para aprehender la ironía, distinguir opinión de insulto y el mensaje del mensajero. Meterse en según qué discusiones es cosa de carácter, pero yo recomiendo huir de las yermas. Huír de berenjenales en los que no hay berenjenas, porque para qué.

Visto lo anterior y supuesto que usted sea una persona normal, con espíritu crítico, una cierta ansia por conocer la verdad y no muchas ganas de perder el tiempo, seguramente piense cosas que no se pueden decir. En muchas estará equivocado, por supuesto, ya sabemos que ser un disidente no garantiza acierto alguno, pero en otras será usted quien se halle en posesión de la verdad o, al menos, de una mejor aproximación a la verdad que las ideas dominantes. Lo cierto es que cuidado con esas secreciones. Mi recomendación, por tanto, es que obvie usted, aunque seguramente ya lo hace, decir lo que piensa ante un público indiscriminado. Elija cuidadosamente dónde, cuándo y con quién. Que si tiene un alma herética o querencia a la apostasía procure la compañía de otros de parecida calaña, ralea y condición, que de esos siempre los hubo y los hay y seguirá habiendo, y recuerde que no se navega contra el viento pero se puede de bolina. Si bien irá dando bordos, el camino a recorrer será más largo, las olas azotarán la cubierta y habrá que atender en todo tiempo al aparejo, un buen barco da su máxima velocidad en ceñida.

Los bocadillos son diseño de Freepik.

115 comentarios

  • Ayer tuve que presentar un proyecto de investigación frente a un sanedrín en Londres. Una francesa me hizo una pregunta con tal mueca de desprecio que pensé que se le desprendía la quijada. Un inglés que no movía los labios inflexionó la voz dos octavas para decir que no comprendía el objetivo exacto del estudio. Un portugués que acumulaba cinco siglos de odio hacia España hizo tal comentario que aun estoy intentando digerir.
    Esta es la belleza del diálogo y la mierda que uno ha de comer para poder salir adelante.

  • Yo sólo quería saludar a Lola, que habla en lenguas extrañas y protestantes pero ahí está, leyéndolos a Vds. como siempre.

  • LA BELLEZA, EL AMOR Y EL PIOLET
    La Carta de San Pablo a los Corifeos merecería hacerse un hueco en el Nuevo Testamento. Desde el título empalagoso («defender la belleza») hasta el «os quiero», como si fuese una tonadillera terminando un concierto, pasando por el «gobierno a la valenciana», como si fuese un plato de arroz, la carta del Pasionario chepudo y con musgo en la piñata no tiene desperdicio.

  • Me molesta encontrarme «por ahí» con gente con la que jamás he cruzado una palabra, pero lo sabe todo de mí porque nos lee desde el Nickjournal.

  • Señoritas, señoritos, afortunadamente no caí en las trampas del señorito Brät Cäshø y me negué a su propuesta de hacer un striptease por cada suculenta donación que recibiéramos. Ya no sabría qué quitarme. Acabamos de recibir un nuevo ingreso, por lo que continuaremos pagando el alojamiento web y otros gastos. Aunque una hace esto por amor al arte, me molesta mucho tratar con los acreedores. Alguno tiene la mano muy larga, y no precisamente para recoger los billetes.

  • Gracias, Sres. Al final es una forma barroca de señalar que si puedes decirlo todo, mal; y si lo dices todo, también mal.
    Como dice Perro lo que cuenta es saber Qué hacer, y escribir sobre eso tenía intención de hacerlo, pero no iba a decirlo.

  • viejecita dice: Miércoles, 16/03/2016 a las 08:44

    Ya sé que no pinto nada, pero vengo cada día a leer.

    Señorita Viejecita, los únicos que no pintan nada aquí son unos señoritos de los que mejor no digo el nombre, que todo para ellos es jijí y jajá y se pasan el día manga por hombro. Menos mal que tenemos lectores fieles y grandes colaboradores, como llevamos viendo desde hace semanas, que está adquiriendo el fanzine un tono académico que parece el New Yorker. Si no fuera por ustedes y por una servidora…

    Muchas gracias señoritas y señoritos lectores.

  • DEPORTE

    Anoche disfruté mucho con el contencioso de la Campos League que enfrentó en sus octavos del final al Aleti contra el Psé V, unos de los países bajitos. Tanto disfruté que mediada la segunda mitad decidí que me daría igual que no pasara la escuadra del Manzanares a la siguiente ronda. Sería decepcionante, claro, pero también estúpido borrar la alegría de haber visionalizacionalizado un buen partido de fútbol. Compartí la misma sensación con algunos amigos -hinchas de otros equipos (no del clut merengue, claro)- que también escudriñaban el céspet del Vicente Calderón extasiados por el despliegue geotáctico de las dos escuadras. Daba gusto hablar de balompié como antaño, sin dogmatismos, sin sectarismos, sin arismos en definitiva.

    Se defendió bien el Psé V y los atlánticos hicieron un despliegue de toque, velocidad y florituras cuerocorporales que maravillaron estos los mis ojos de los cuales un día saldrán gusanitos zampabollos. El colegiado cántabro estuvo a la altura, dejando jugar como manda la tradición inglesa. Ayudó sin duda a completar el espectáculo. Hubo ocasiones para los atlánticos -menos acercamientos para los de los países enanos- y hasta por dos veces, una en cada portería, el esférico astilló los travesaños. Me gustó la verticalidad de Yanet Carrasco (se pronuncia Yanick, no Yanet), la velocidad del galo Grisman, la revolución que imprimió en el ritmo de juego mi adorado Kit Towerds, la seguridad de Oblat, la férrea línea de la zaga y el trabajo en la medular de los campistas del centro.

    Se llegó finalmente a los penales y el de Crevillente, uno de los jugadores que más admiro, se encargó de otorgar el pase a los cuartos y mitad de la Copauropa a los de la elástica blanquirroja. Yo lo pasé de miedo y no comparto las opiniones deportivas vertidas en las crónicas deportivas de los periodistas deportivos en los diarios deportivos y no deportivos. Hay quien parece decir que merecían pasar los quesobolas. Hasta los más aguerridos cronistas se han liado con las palabras, como Onésimo en su día con el esférico, y han soltado tantas tonterías que hasta pareciera que el churrigueresco boñarleonés Maceta Ubreales sabe juntar dos letras. Les quitas de hablar del nabo del hermano de la Ronalda y se ve lo que vale su escritura: una puta mierda.

  • Grande, muy grande el Atleti. Veo que el Cholo ha introducido los cambios que le sugerí el otro día: libertad a Saúl y minutos a Yanick.

  • Desde que Plank se sacó su constante y empezamos con las zarandajas de la cuántica, ya tenemos poco que creer, y mucho que elucubrar.
    Mi viejo decía que para ir y volver, mejor no ir…
    Pues eso, ora et labora¡ y antes muerto que sentao.
    (homenaje al viejo) qué grande¡¡¡

  • Totalmente de acuerdo con la tesis. Poseemos nuestras ideas pero debemos pagar por nuestras palabras. Ya le aseguro yo que el barco corre más entre largo y través que en ceñida, Mort.

  • “ Lo que nos hace humanos es callar la puta boca”
    No. Lo que nos hace humanos es decir lo que nos conviene, generalmente, una mentira. Empezamos diciendo conscientemente mentiras que acabamos creyendo sinceramente.
    Según el jesuita italo-portugués Maladriga, Dios dio al hombre el don de la palabra para que pudiera esconder su pensamiento.
    Para los helenos, la astucia era virtud superior que solo se podía ejercer con el engaño, como Ulises en Troya.
    Dice el marqués que la mentira mueve el mundo. Y tanto, ahí tienen a toda las casta científica diciendo que Einstein predijo las ondas gravitacionales. O los del PSOE con lo de la unidad de España innegociable. Lo de siempre: mentir, follar y morir.

  • “Mentir por la verdad” proponía Willi Muzemberg, uno de los mayores mentirosos del mundo de las ideas que tuvo a su servicio a intectuales tales como Berltoldt Brecht.

  • ¿CUÁNTAS IDEAS HAY?

    Me cuelo por la puerta que abre Gaussage y pregunto, ¿cuántas ideas hay? Porque si la mayoría de la gente se pone de acuerdo en adoptar unas ideas dominantes (mainstream) es de suponer que las ideas sobre cualquier tema no sólo son finitas (y además delgadas) sino probablemente muy pocas. ¿Y si lleváramos toda la existencia humana (redondeando, 165.000 años) dando vueltas alrededor de un número muy limitado de ideas?

    Supongamos que reflexionamos sobre cómo gobernar a un grupo de individuos. Supongamos que las ideas que se nos ocurren al respecto son limitadas, monarquía, tiranía, aristocracia, democracia… y que lo que pensamos que son ideas alternativos no son sino las ideas de siempre. Que lo que cambia en realidad no es que pensemos distinto (porque nuestras ideas no son nuevas) sino que no pensemos lo que se espera que pensemos en un momento dado. Es decir, que nuestras ideas rebeldes que en un momento concreto de opinión (año 2016) están fuera de la corriente o corrientes dominantes, en realidad siempre están dentro del corpus limitado de las ideas posibles sobre un asunto. Es más, que pudiera ser, que pertenecieran a la corriente verdaderamente dominante, la de quienes no expresan sus ideas en público, esos que una vez fueron llamados «la mayoría silenciosa».

    Pongo otro ejemplo. Soy muy aficionado a ver arte antiguo. Solía sorprenderme que desde el principio de los tiempos la especie viniera repitiendo las mismas formas y motivos. Una sorpresa idiota, claro, porque a nada que se piense surge inmediatamente la respuesta: ¿cómo diseñar un anillo si nuestros dedos vienen siendo cilíndricos desde siempre? ¿Y un collar? ¿Y una taza?

    Si, lógicamente, las formas con las que trabajamos derivan de la forma y necesidades de nuestro cuerpo, ¿no ocurrirá lo mismo con nuestras limitadas ideas? No sé si recuerdan aquella historia en la que Borges, recuperando a Lovecraft, describe una casa en la que todo es monstruoso y se fija en una escalera de peldaños irregulares: ¿qué extraño ser necesitaría una escalera que se ajustara de tal forma a las necesidades de su cuerpo?, ¿cómo debería ser ese cuerpo? ¿Podemos rediseñar la idea de escalera pensando en un pulpo?

    ¿Hemos explorado todas las ideas? Mi sospecha es que carecemos de capacidad para generar ideas nuevas y nos limitamos a adoptar las prácticas de otros seres, a las que luego describimos, damos nombre y convertimos en ideas. Y no sólo eso, sino que una minoría suficiente es capaz de hacer que una gran mayoría adopte ideas y costumbres aberrantes. ¿O como explicarse que en un momento determinado un grupo social decida considerar a sus congéneres como ganado, los cace, los sacrifique y se los coma, como hicieron los mayas?

    Una de estas ideas triunfantes es la de progreso. Nuestra existencia es progresiva y nuestro cerebro advierte un antes, un durante y un después, lo que a su vez hace que todas nuestras exposiciones sean, de una u otra manera, narraciones. Alargando esta percepción en el tiempo podemos ver que hay un pasado, un pasado lejanísimo, y habrá un futuro. Pero la observación de los astros y su influencia sobre lo que acontece también ha llevado a concebir el tiempo como una rueda o, por decirlo en griego, como un ciclo. ¿Y si cegados por la tecnología (que es lo verdaderamente novedoso) no nos diéramos cuenta de que seguimos pensando lo mismo que pensaba aquel mono? Porque seguimos jugando a las batallas en nuestras consolas y mirando el cielo en nuestras tabletas sin percibir que aunque cambien las herramientas las ideas siguen siendo las mismas: ¿qué hago aquí? ¿qué pasará mañana?

  • De acuerdo con Mortimer. De hecho creo que mi afición a la lectura viene de que la gente alrededor mío no piensa como yo y tengo que buscar semejantes en publicaciones diversas, y me callo lo que pienso frecuentemente.
    Sobre el mundo de las ideas, un amigo muy callado, pero que muy callado me enseño hace años un artículo sobre las memes. Entendiendo por meme algo muy distinto de lo que hoy día la gente entiende por meme.

  • Alcalá Meco o en galeras. Yo me identifico más con el Guzmán de Alfarache que con el Quijote.

    Me podría estar callado y no decir estas chorradas.

  • Se puede matar virilmente a garrotazos o amariconadamente con la elegancia del esgrimista de florete. Esto ùltimo lleva años de aprendizaje, de control de sì mismo, de destreza. Con la misma elegancia con la se mata, se muere: en silencio y aceptando el destino.
    Lo otro, lo de los viriles garrotazos, sabe hacerlo cualquier gañàn que en cuanto va perdiendo se echa a correr gritando !socorro!

  • SOBRE EL MENTIR
    Los moralistas han clasificado las mentiras por su intención de hacer daño. En principio serían malas las que causan daño y buenas las que no lo causan. Mentir para protegerse o salvar la vida es aceptable (así lo reconocen Santo Tomás y las leyes, que permiten al reo no decir la verdad si esto atentara contra sí mismo, o el Islam, que admite el disimulo de las creencias religiosas).

    Las mentiras dañinas que no sirven más que para propagar dolor u obtener placer están mal vistas en todas las sociedades. También aquellas cuyo único objetivo es beneficiarse personalmente haciendo daño a otros.

    Pero las mentiras que causan daño con el fin de obtener un bien mayor —y, en principio, ahí se encuadran la mayoría de las mentiras religiosas y políticas— son consideradas benéficas. Lo explica muy bien Maquiavelo en el Capítulo XVIII de El Príncipe: ‘DE QUE MODO LOS PRÍNCIPES DEBEN CUMPLIR SUS PROMESAS’, que versa sobre la mentira.

    «Nadie deja de comprender cuán digno de alabanza es el príncipe que cumple la palabra dada, que obra con rectitud y no con doblez; pero la experiencia nos demuestra, por lo que sucede en nuestros tiempos, que son precisamente los príncipes que han hecho menos caso de la fe jurada, envuelto a los demás con su astucia y reído de los que han confiado en su lealtad, los únicos que han realizado grandes empresas.

    Digamos primero que hay dos maneras de combatir: una, con las leyes; otra, con la fuerza. La primera es distintiva del hombre; la segunda, de la bestia. Pero como a menudo la primera no basta, es forzoso recurrir a la segunda. Un príncipe debe saber entonces comportarse como bestia y como hombre. Esto es lo que los antiguos escritores enseñaron a los príncipes de un modo velado cuando dijeron que Aquiles y muchos otros de los príncipes antiguos fueron confiados al centauro Quirón para que los criara y educase. Lo cual significa que, como el preceptor es mitad bestia y mitad hombre, un príncipe debe saber emplear las cualidades de ambas naturalezas, y que una no puede durar mucho tiempo sin la otra.

    De manera que, ya que se ve obligado a comportarse como bestia, conviene que el príncipe se transforma en zorro y en león, porque el león no sabe protegerse de las trampas ni el zorro protegerse de los lobos. Hay, pues, que ser zorro para conocer las trampas y león para espantar a los lobos. Los que sólo se sirven de las cualidades del león demuestran poca experiencia. Por lo tanto, un príncipe prudente no debe observar la fe jurada cuando semejante observancia vaya en contra de sus intereses y cuando hayan desaparecido las razones que le hicieron prometer. Si los hombres fuesen todos buenos, este precepto no sería bueno; pero como son perversos, y no la observarían contigo, tampoco tú debes observarla con ellos. Nunca faltaron a un príncipe razones legitimas para disfrazar la inobservancia. Se podrían citar innumerables ejemplos modernos de tratados de paz y promesas vueltos inútiles por la infidelidad de los príncipes. Que el que mejor ha sabido ser zorro, ése ha triunfado. Pero hay que saber disfrazarse bien y ser hábil en fingir y en disimular. Los hombres son tan simples y de tal manera obedecen a las necesidades del momento, que aquel que engaña encontrará siempre quien se deje engañar.

    No quiero callar uno de los ejemplos contemporáneos. Alejandro VI nunca hizo ni pensó en otra cosa que en engañar a los hombres, y siempre halló oportunidad para hacerlo. Jamás hubo hombre que prometiese con más desparpajo ni que hiciera tantos juramentos sin cumplir ninguno; y, sin embargo, los engaños siempre le salieron a pedir de boca, porque conocía bien esta parte del mundo.

    No es preciso que un príncipe posea todas las virtudes citadas, pero es indispensable que aparente poseerlas. Y hasta me atreveré a decir esto: que el tenerlas y practicarlas siempre es perjudicial, y el aparentar tenerlas, útil. Está bien mostrarse piadoso, fiel, humano, recto y religioso, y asimismo serlo efectivamente; pero se debe estar dispuesto a irse al otro extremo si ello fuera necesario. Y ha de tenerse presente que un príncipe, y sobre todo un príncipe nuevo, no puede observar todas las cosas gracias a las cuales los hombres son considerados buenos, porque, a menudo, para conservarse en el poder, se ve arrastrado a obrar contra la fe, la caridad, la humanidad y la religión. Es preciso, pues, que tenga una inteligencia capaz de adaptarse a todas las circunstancias, y que, como he dicho antes, no se aparte del bien mientras pueda, pero que, en caso de necesidad, no titubee en entrar en el mal.»

  • Lo dice Gracián en el aforismo 4 (El saber y el valor alternan grandeza): “Porque lo son, hacen inmortales; tanto es uno cuanto sabe, y el sabio todo lo puede. Hombre sin noticias, mundo a oscuras. Consejo y fuerzas, ojo y manos: sin valor es estéril la sabiduría” (Arte de la prudencia)

    Viene siendo lo de Maquiavelo: zorro sabio y leòn carnicero.

  • Belpuche, amor, Claudio ya se habìa enterado. Su réplica con referencias literarias lo deja bien claro.
    Es lo que tenemos los retorcidos: vamos derechos al corazòn del asunto.

  • YO ACUSO
    McGauss está trayendo aquí de forma subrepticia el germen del escepticismo y algunos descreídos como Perroan se lo están comprando, sin que falten, claro, los palmeros habituales.
    Yo os acuso de de extrapolar vuestros conflictos interiores no resueltos al resto de la humanidad. De hacer regla general de una vivencia interior que carece de interés alguno. De querernos transportar por la vía del razonamiento falaz adornado con barroquizante verbo a un mundo oscuro donde todo está dicho y el conocimiento es superfluo.
    Vuestra negra semilla no puede germinar en los que nos vestimos por los pies y hemos conocido el Wahalla. Pero ay, hay almas tiernas proclives al engaño, a la solución sumaria, al código interpretativo simple que pueden sucumbir a vuestro veneno.
    Os aviso, ahí estaré de guardia, me tendréis siempre enfrente, como Amfortas, como Sigfrido, vigilando al gigante Fefner y al enano Hagen, epítomes de ese mal al que os aferrais enfermizamente.

  • Nunca metieron en la carcel a algún miembro de la real academia?
    Por eso su diccionario tiene menos palabros que el de los ingleses.

  • La verdad es esencial. La mentira útil. En la teoría de juegos gana a largo plazo quien dice verdad y coopera. Obtiene ventaja a corto plazo quien miente y se deja llevar por el interés inmediato. Es tan importante la verdad y somos tan animales funcionando a corto plazo que el autoengaño, el creerse sinceramente las propias mentiras, podría ser incluso una adaptación evolutiva. La mentira se refleja en signos externos que estamos acostumbrados a reconocer e interpretar, llevándonos a la desconfianza. Quien se cree sus propias mentiras miente mejor porque dice su verdad y no muestra a terceros esos signos. Tiene de desventaja que la mentira no renta tanto como la verdad a largo plazo. Eso, creo yo, pone de relieve la importancia que le damos a la verdad, cuán esencial es aparentarla para obtener ventajas a corto. El engaño sofisticado y las contramedidas para detectarlo son el mismo juego que las cajas fuertes y los ladrones de guante blanco. Por otra parte no mentir ni engañar correlaciona con un CI alto. La óptima estrategia es confiar de primeras, salvo evidentes signos que lo desaconsejen, y dejar de confiar de una vez y para siempre en cuanto se detecte el engaño. Reconozco que esto es útil en grupos pequeños y en el trato cercano, y mucho más difícil para quien tiene una vida con 5000 amigos en Facebook. Pero.
    Dicho lo cual, sinceramente digo que no me creo que los que aquí alaban la mentira hayan tomado o vayan a tomar las decisiones importantes de su vida fundándose en ella. Sí en asuntos secundarios, poco relevantes o contingentes. Como todo el mundo. Así como que en todos los asuntos, importantes o no, buscan saber la verdad, detectar el posible engaño de otros, para decidir qué hacer o qué decir.

  • “En la teoría de juegos gana a largo plazo quien dice verdad y coopera”
    En la TdeJ sì, en la vida real, no. La racionalidad de la TdeJ es la del homo economicus; la racionalidad del homo sapiens es mucho màs complicada e incluso la teorìa de la informaciòn es insuficiente para modelizarla.
    Yo puedo cooperar con otro cazador para cazar un ciervo y en taorìa de juegos sale que resulta mejor a largo plazo cooperar que hacerse el free rider porque el socio tiene memoria.
    Bien: y si privo memoria al socio? Es decir, y si ambos cooperamos para cazar el ciervo, que yo no podrìa cazar en solitario, pero después mato al socio y me quedo con el ciervo (O dispongo de un periodico y convenzo al socio de que el ciervo es mìo aunque los despojos suyos) Igual me lo hacen pagar antes o después pero que me quiten lo comido.
    El 99% de los seres humanos razonan asì: que me quiten lo follado, lo comido y lo bailado. De otra forma, cooperando racionalmente, no habrìa divorcios, ni guerras, ni robos, ni rosales con espinas.
    Mentir, follar y morir.
    Con las excepciones de rigor.

  • Por supuesto, siempre con MG: no es buen mentiroso el que elogia la mentira. El verdaderamente maquiavélico dicen que fue Fernando de Aragón, no Maquiavelo.

  • Follan, hay que definir corto plazo y largo plazo. El “que me quiten lo bailao” desde el punto de vista de la evolución pierde con seguridad. Cada vez somos menos violentos, lo cual quiere decir que la cooperación o la solución de conflictos sin recurrir a ella, que sería un punto intermedio, es cada vez más frecuente. Viven mejor las sociedades que más valoran la verdad y repudian el engaño. Los índices de corrupción son menores en los países más ricos. También son las sociedades con CI más altos. A corto plazo, que para un humano puede ser incluso su propia vida, quizá resulte conveniente el engaño. Yo lo dudo, pero es perfectamente posible que sí. Todo grupo soporta un cierto porcentaje de gente que no sigue las reglas sin que eso lo ponga en peligro.

  • En el largo plazo la aparente cooperacion no la impone la racionalidad sino la policìa. El famoso “equilibrio del terror” viene siendo lo mismo. Hasta un leòn y una oveja pueden “cooperar” si previamente has molido a palos al leòn o le has arrancado zarpas y dientes.
    Ya lo dice el refràn gallego: o lobo perde os dentes mais non as mañas. El ser humano es mentiroso por imaginativo pero sobre todo porque, a diferencia de los animales, nunca està suficientemente satisfecho. Por el contrario, la mentira -como el poder, la riqueza o el placer en los humanos- es adictiva. No sé si serà una virtud o un vicio.

  • “El verdaderamente maquiavélico dicen que fue Fernando de Aragón”
    Otro lugar comùn. Maquiavelo compuso un mosaico humano inspiràndose principalmente en el Vaticano y en la aristocracia florentina y veneciana. Los españoles, incluido el gran Fernando, no somos tan refinados.

  • En la T de J que se aplica a la modelización del Contrato Social, la cooperación se obtiene más fácilmente si hay un agente externo a los dos cazadores que aplica una sanción cuando uno de ellos incumple las normas. Ese agente puede ser una agencia diseñada ad hoc aunque en el Contrato Social se asigna dicho papel al Estado. Es decir, el Estado, con su poder coercitivo, nace para imponer leyes y castigos a quienes violen las reglas de cooperación puesto que cooperar es racional si uno quiere cazar un ciervo en lugar de contentarse con un pichón que podría obtener sin cooperación.
    Pero la tendencia del ser humano es desear la existencia del Estado -que obligue a la cooperación, y lo proteja- al tiempo que, si puede, se comporta en free rider escaqueándose de las obligaciones que impone ese Estado. es decir, els er humano, incluidos los mormones, miente/no coopera por naturaleza.

  • Hay que distinguir entre la mentira y la «no verdad». Que alguien se crea una «no verdad» no lo convierte automáticamente en mentiroso. ¿Una sociedad que cree en «no verdades» es mentirosa?

    Creo, como Gaussage, que la verdad es útil a largo plazo. Trato, además, de decir la verdad siempre. ¿Pero cómo reaccionar ante quienes mienten de manera sistemática?

    Hoy, por ejemplo, unos trabajadores realizaban una huelga para, entre otras razones, llegar a un acuerdo de blindaje de su convenio frente a los vaivenes de «los recortes». Utilizaban esa palabra, blindaje. Les parecía inmoral que una situación económica ajena por completo a su trabajo influyera en su salario. Que su salario provenga 100% de las subvenciones públicas, que pertenezcan a un sector no vital (servicios culturales) o que, lógicamente, el gasto público esté relacionado con la recaudación y la situación económica, no les parecen razones de peso para que su contrato no esté «blindado». Por el contrario, los argumentos que esgrimo les parecen falaces y sospechosos de servir a los oscuros intereses del capital y la banca, que también y tan bien se blindan sus contratos.

  • Por naturaleza el ser humano es un animal. Por cultura, un ser social. Si los impuestos fueran voluntarios muy poca gente pagaría impuestos. Si te puedes bajar las películas gratis, ¿por qué pagar? El Estado es un incordio, ser políticamente correcto, una pesadez, y decir siempre la verdad, un cognazo.

    Hay que ser menos animal.

  • Señorito Follandeiro, ¿podría usted cerrar la sesión en su navegador y volver entrar en este fanzine con su nombre y correo electrónico? Una se cansa de tener que aprobar los mensajes del señorito ncia.

  • “Hay que ser menos animal.”
    Depende, los animales no mienten estratégicamente. Cuanto menos animales seamos màs engañaremos.
    Solo los seres humanos con la amigdala cerebral hipertrofiada practican un altruismo completamente desinteresado pero màs por razones fisiologicas que morales o espirituales.

  • El largo plazo es algo demasiado relativo:
    Para un joven, largo plazo es mañana..
    Para un banco largo plazo es más de un año.
    Para un hombre de a pie, largo plazo son tres años…
    Para un político largo plazo son 4 años…
    Para un hombre largo plazo son 50 años.
    Para la historia largo plazo son cientos de años.
    Para un japonés largo plazo son mil años…
    Para la tierra unas docenas de miles de años…
    Para el universo 14.000 millones de años…
    El largo plazo no hizo más que cambiar las especies según Darwin.
    La única verdad está en el pensamiento más abstracto y a la vez concreto, está en la matemática, y no siempre…ya que sólo la comprenden unos pocos.
    Lo único cierto es la luz, decían otros.
    Para otros era lo que se podía demostrar.
    Para otros lo que se podía creer.
    Pero los matemáticos siempre iban a la suya, a por verdad absoluta.
    El todo no es suma de las partes.
    Desmenuzar no es analizar mejor.
    SOMOS FRUTO DEL AZAR… nada más y nada menos.
    Miles y miles de carambolas cósmicas que precipitaron nuestra existencia con el fin de que se perpetue, si es posible.
    El corto plazo y el largo se hacen relativos según desde donde se mire.
    A la verdad le pasa algo similar…

  • (se me corto)…
    A la verdad le pasa algo similar.
    La cuestión de la verdad y el largo plazo viene dada por una proporción entre el tiempo estimado de duración del período completo con un resultado de 2/3 u otro que quieran poner.
    2/3 del tiempo de vida estimado¡¡¡
    Lo que a un joven le parece una verdad inmutable ya que tiene un objetivo de existencia de 1 año, le parecerá ser una mentira a un hombre con expectativa de 80.
    Lo que piense un japonés no se puede medir en término universales…
    Pues eso MG.
    Se puede decir lo que se quiera, que no obstante en el 99,99% no contará para nada.

  • “Se puede decir lo que se quiera, que no obstante en el 99,99% no contará para nada.”
    Es cierto, sobre todo cuando ya la has palmado, pero confirma que te encanta hablar por hablar.
    Lo cual, por otra parte, contradice esto: “La única verdad está en el pensamiento más abstracto y a la vez concreto, está en la matemática”
    Y esto no tiene pies ni cabeza “Miles y miles de carambolas cósmicas que precipitaron nuestra existencia con el fin de que se perpetue” Si son carambolas, es decir, secuencias aleatorias, no tienen finalidad entre otras razones porque nunca puede saberse si saldrà un 6.
    En fin, esto es de traca: “El corto plazo y el largo se hacen relativos según desde donde se mire” Con lo cual no hay que hacer caso a esta lecciòn magistral que nos endosas. Podias haberla ahorrado o sintetizado:…….

  • Es más fácil decir lo que se piensa que pensar lo que se dice. Aun así, de ahí a decir o a pensar la ‘verdad’ hay mucho trecho. Y más, embozados como estamos en avatares, ahora, antes en nicks (y algunos, según me cuentan, en tres o cuatro).

    Visto lo cual, me queda la duda sobre un tema adecuado para una portada aqui: de sexo, de mentiras, de cintas de video?

  • Que exista la ley en casi cualquier sociedad, y la policía dispuesta a exigir que se cumpla, no es más que otra prueba de que la cooperación, y la verdad, aunque sea impuesta a palos, es conveniente para el grupo. Los problemas que plantea la ley, si técnicamente buena o mala, si sus fines son buenos o regulares, son asunto aparte, pero en todo caso su fin es evitar el engaño, la violencia y exigir un mínimo de cooperación.
    Esto, que Follan llama agente externo, puede ser cualquier autoridad que sea capaz de imponer, por activa o pasiva, unas normas. Si la información fuera perfecta nadie contrataría con quien antes no ha pagado sus deudas, castigando así al moroso reiterado sin mucha necesidad de policía o tribunales. Es como se imponen ciertas normas que no son leyes.

  • Coase, dixit. El problema de los costes de transacciòn y la ventaja de los contratos, sea el Contrato Social o contratos privados. Pero esto no cambia que la naturaleza humana, por imaginativa (y no animal o menos animal que la de los animales irracionales) tienda a la mentira.
    Solo en un caso las sociedades humanas desprecian la mentira: cuando valoran màs imponerse por la destreza en el uso del arco y la flecha que por la astucia. Persia contra Grecia. Los jinetes escitas contra los carros helenos.

  • Confirma que la “lección” no ha servido de nada.
    Confirma que me gusta hablar y decir.
    Confirma que si existimos, no es por la creación premeditada, sino por el azar.
    Confirma que lo del largo plazo es completamente relativo.
    Confirma que nuestro objeto es el perpetuar esta especie.
    Confirma que no puedo resumir más.
    Confirma que no te ha gustado.
    Confirma que estás muy ácido.

  • Es que lo de llegar aquì dando una lecciòn con la intenciòn de ley de punto final ya està muy visto. Aquì se proponen cosas pero sin gran fe. Lo que mejor hacemos y màs nos divierte es hablar mal de los otros. Ahora bien, no hay peor fanatismo que el relativismo.
    Hay que venir llorados y escuchados en Hyde Park, esquina Dr. Jekyl Street o como se escriba

  • Veo con dolor que mi ausencia, obligada circunstancialmente, esta permitiendo que este, nuestro fanzine, no pare de elevarse conceptual y estilísticamente.

    Prometo venir con más frecuencia en cuanto me sea posible y retomar mi sagrada misión sanchopancizadora.

  • Estoy con”Instrumental” de James Rodhes. Siendo una bazofia prescindible lo estoy leyendo porque toca dos de los asuntos que mas me interesan: la música clásica y la locura. O dicho de otra forma, la locura creativa tan frecuente en los músicos. Cada día estoy mas convencido del papel regenerador de la sociedad que juegan las enfermedades mentales.

  • “para evitar fanatismo pa eso ya tenemos religión y fútbol”

    Joder, ya decìa yo: de manual. Me refiero al “pa”. Al resto también.

  • Me ha dado la venada de ponerme a leer “El gatopardo”. ¿Alguien que me desanime?
    Follan, llorados y meados, que decía no sé si el nardo mozárabe.

  • Aunque no tengas ninguna intención de perpetuar la especie, lo mejor es estar siempre bien entrenado por si acaso te da por ahí.

  • En la guerra y en el deporte la peña colabora al máximo, hasta llegar a dar la vida, bien que sólo con los de su grupo, porque es la estrategia ganadora.

  • Perroantonio dice:
    Jueves, 17/03/2016 a las 09:59

    Parece que el PP tenía dinero en billetes en un cajón. Para blanquearlo pidieron a los concejales que hicieran “donaciones” legales al partido de 1000 € cada uno y esa misma cantidad se les devolvía en metálico. Lo que dice Arcadi es que el delito de blanqueo exige que el dinero blanqueado tenga origen ilícito, cosa de la que nadie ha hablado aún.

  • MGAUSSAGE dice:
    Jueves, 17/03/2016 a las 10:11

    Muy bien explicado. Efectivamente, sin saber el origen del dinero, que podía ser blanco o negro, no veo como se puede habla de blanqueo.
    Lo que sí que imagino es que es, con las pruebas que hay, financiación ilegal.

  • Pues yo no lo entiendo. Si el dinero del cajón era blanco por qué querrían hacer ese cambio. ¿Por el aburrimiento? Mira, tenemos aquí esto guardado, ahora lo ponemos en billetes de cinco duros por el suelo, luego en pilas de cincuenta céntimos a ver a quién se le cae antes la pila.

  • Cada día entiendo menos. Escucho en varios programas a reputados comentaristas, que además son supuestamente expertos en economía, que la bajada del euribor perjudica la cuenta de resultados de los bancos. El negocio de un crédito es el diferencial que te cobran, y ese es constante. Suscitar temor de que los bancos puedan elevar comisiones en otros apartados de la banca para corregir las pérdidas del euribor suena cuando menos a aquella estrategia que usaron hace tiempo con el agua: se inventaron que era un bien escaso y le subieron el precio.

  • Vamos a ver. Si el dinero que habìa en el cajòn era legar para qué cojones se les pide a los del partido que lo blanqueen como si fueran donaciones? No serìa que el dinero del cajòn provenìa de mordidas sacadas a constructores o cosas asì?
    A mì lo que me intriga es el montante: cuàntas supuestas “donaciones ” de mil euros se hicieron? Es que el montante parece irrisorio.
    500.000 euros? 150.000?

  • Una cosa es que huela a mierda que espanta y otra distinta que haya pruebas de que efectivamente tiene origen ilícito. Tanto puede venir de comisiones ilegales como ser legítimo y simplemente lo han desviado de la cuenta del partido “ayudar a los pobres” y quedaba feo hacerlo a lo burro. Probar que es ilícito corresponde al acusador.

  • MGauss y quien sepa responder: si el dinero negro es el que escapa al fisco, es indiferente que lo hayas ganado arreglando grifos y pintando pisos, con el sudor de tu frente pero sin factura. Vives en España y no en la selva, aquí hay aceras con farolas y una Hacienda pública, y es un delito. Pregunto.

  • No es lo mismo no pagar a hacienda por lo que ganas con tu actividad lícita, que puede ser delito si lo defraudado es mucho, y otra cosa es intentar hacer pasar por lícitas las ganancias producto de la comisión de un delito. Blanqueo es lo segundo.

  • Todos conocemos empresarios potentes que donan dinero blanco a los partidos. Digo a los partidos, porque muchas veces donan a varios. No tiene por qué ser negro.

    El problema se sitúa en que puede ser más del permitido por ley o que no quiere figurar como donante. Entonces lo hace efectivo y alguien lo recibe. Ahí empieza el carrusel de donaciones de militantes a los que luego se devuelve la pasta.

    El dinero negro es otra cosa.

  • Entendido, Kenzo. Pensaba en blanquear como «ajustar a fiscalidad el dinero negro», que es todo aquel «que escapa al control fiscal».
    El del diccionario a veces es un mundo demasiado simple, en blanco y negro.

  • De lo que se llama dinero negro, de lo que la gente llama dinero negro, calculo que el 90% no lo es. La gente llama pagar en negro a sacar el metálico del banco y dárselo al que te haya prestado el servicio. Craso error.
    En cuanto a lo del PP, yo no sé si es dinero fiscalmente opaco, producto de donaciones ilegales, ni si lo han obtenido con la trata de blancas o el comercio de opio, me da igual.
    Lo cierto es que en la inicial donación el dinero entra en cuenta y se contabiliza, mientras que la devolución no se refleja como salida, porque si no pa qué, que diría el otro.
    El partido ni gana ni pierde, pero contablemente sus fondos acrecen. No creo que haya mucho más que explicar.
    Si es cierto que lo han hecho la práctica totalidad de los empleados y/o cargos del partido entiendo que tildarlos de asociación criminal se acerca bastante a la verdad.
    Dicho sea con todo el respeto a su presunción de inocencia.
    Lee uno esas cosas, las explicaciones de Barberá y los comentarios de Rajoy e inevitablemente da en sospechar qué no sabrá esa mujer.
    En fin, la mierda ya nos llega demasiado arriba.

  • MGAUSSAGE dice:
    Jueves, 17/03/2016 a las 11:12

    Propongo que se curse invitación formal al niño de la vaca para que publique en el ChopSuey.

    Señorito Gaussage, hemos seguido su sugerencia e invitado al niño de la vaca. Acabo de recibir en el correo esta respuesta. A una no le queda claro qué quiere decir, pero intentar lo intentamos.

    “No me gusta el chossuey porque no sé a qué sabe. Dice mi padre que las comidas mejicanas pican mucho, pero que puedo escribir una redacción sobre los animales cuando quiera. Lo que pasa es que no todos los animales tienen cosas que pueda decir, así que me lo pensaré y escribiré sobre un animal que me guste que no sea la culebra ni el sapo. Mi madre dice que escriba sobre los gatos porque son muy bonitos. Los gatos no. Después de gimnasia puede que lo escriba. Estoy muy ocupado y tengo que jugar con la game.”

  • Siempre es una bendición regresar a Jung. Hojeando el librito gracias al cual llegué al I Ching, El secreto de la flor de oro, me topo con un concepto cien por cien junguiano que había olvidado: el sobrepasar los problemas aparente o realmente insolubles de la vida. Vendría a ser un “ensanchamiento de horizontes” o cambio de perspectiva vital gracias al cual el problema, aunque siga sin resolverse, perdería lo que tiene de urgente y quedaría, por así decirlo, a nuestras espaldas. “No fue resuelto [el problema] lógicamente en sí mismo” concluye Jung, “sino que palideció frente a una dirección nueva y más fuerte de la vida”.

  • Me ha venido al pelo el concepto por unos pagos y unas cosas que tengo que hacer estos días. Trataré de sobrepasarlos si eso.

  • Srta. Bellpuig dice:
    Jueves, 17/03/2016 a las 14:33

    Es Vd. la mar de diligente y me apena que el Niño de la Vaca rehuse. También me compunge, aunque suene a pueblo del África, con negros sanos en pelotas hablando un francés que no entienden los franceses. Francofonía, por cierto, suena a poner de noche un casete en el Pardo, donde la lucecita, y pasarlo luego marcha atrás para dar miedo a las chicas con la voz del Caudillo.

  • Desconozco si lo han mencionado ya por aquí, el caso es que Keith Emerson el teclista de Emerson, Lake & Palmer se ha suicidado. Según su pareja estaba deprimido porque tenía fuertes dolores en una mano que le imposibilitaban tocar.

    En Radio Clásica le dedicaron un programa interesante. En la descripción tildan de pastiche su Concierto para Piano al que sin embargo no han hecho ascos reputados intérpretes y lo han incluido en su repertorio.

    Fue desde mi parecer uno de los más firmes puntos de conexión entre el rock y la música culta. Con una técnica notable y una ejecución espectacular -en el sentido de espectáculo visual- logró que los rockeros alucinaran con sus interpretaciones de Bach o Mussorgsky.

    La pulsión de la música con frecuencia termina mal. Quién sabe las razones.

  • De Emerson, Lake&Palmer, amigo Ximeno, recuerdo una versión de Pictures at an exhibition, en televisión española (no había otra) literalmente acojonante.
    Aquellas rarezas, en aquella televisión. Y aquel tío aporreando un piano/órgano/loquesea, directamente volcado sobre sí, no sé si acuchillándolo.
    Llegó mi madre, la pobre, vio aquello, me lanzó una mirada muy larga y hasta hoy, que me lo ha recordado.

  • XimenodeAtalaya dice: Jueves, 17/03/2016 a las 18:46
    La pulsión de la música con frecuencia termina mal. Quién sabe las razones.

    Ximeno, pero, por lo que he leído, su depresión no se debía propiamente a que no podía tocar la guitarra, sino a que padecía una enfermedad degenerativa.

  • Procurito, ejem, cuando dije “teclados”, creí excluir “guitarra”. Por otra parte estoy casi seguro de que eso de “enfermedad neurodegenerativa” y otros eufemismos, como la consabida “larga enfermedad”, son lindezas de periodistas. Si la novia dice que sufría dolores que le impedían tocar, prefiero su versión.

  • He asistido a un curso de cocina japonesa y he aprendido tres cosas: Que no me gusta la cocina japonesa. Que los cuchillos de un cocinero no sólo no se tocan, sino que está socialmente mal visto examinarlos incluso aunque se haga a distancia, si lo hacemos con atención. Que soy un provinciano irredento (vulgo cateto; cum laude, eso si).

    La cocina japonesa se basa en la calidad de los productos y en la magia que le puedan transmitir las ceremonias del corte con los cuchillos intocables y otras ceremonias afines. Es decir que un atún muy bueno y muy bien cortado estará muy rico (Sashimi).

    Cuando algo no está tan rico (Susi) se le pone salsa de soja y ya no se nota. Cuando algo está francamente malo se le añade wasabi y con la boca ardiente y con aromas a detergente de lavavajillas se puede tragar sin problemas (Donburi Oyakodon).

    Prefiero un buen jamón ibérico de bellota, por el sabor más que nada, sobre todo si está bien cortado.

    En mi pueblo y a menos de 30 km. puedo conseguir sin esfuerzo unas 700 u 800 referencias de vino tinto español y como el doble de portugués. Sin embargo de Sake he encontrado seis, una de ellas Ginjo-Shu y ninguna de Daiginjo. Así que no puedo saber si me gusta o no el Sake. Si tuviera una vida menos afincada al terruño podría convertirme en un experto, pero no es el caso. Soy un cateto (QED)

  • En Twitter se explican mejor:

    Brazil ‏@tsierradel
    Dinero B: aquel que se obtiene de manera lícita pero no se declara. Dinero negro: aquel que se obtiene de manera ilícita y no se declara.

  • Que yo sepa, el término “dinero negro” proviene de economìa negra, sommersa, obscura, oculta, etc., que es aquella que afecta a actividades legales pero no declaradas para no pagar IVA o IRPF. Estas actividades legales al no ser declaradas se convierten en ilegales.
    Dentro de la economìa sommersa, obscura, etc también se incluyen las actividades delictivas cuyos beneficios paradojicamente sus autores sì intentan declarar, aunque paguen impuestos, para lavarles la cara.
    En España, la economìa sommersa, es decir el dinero “negro” de actividades ilegales y delictivas representa entre el 17% y el 20% del PIB.
    Lo de dinero B sé que se utiliza en el lenguaje corriente pero no tiene significacion econòmica.

  • Bonnie dice:
    Jueves, 17/03/2016 a las 19:25

    Es muy sospechoso que hoy en día un niño juegue a la Game, …a no ser que ronde la cuarentena.

    10/10

  • Iba a decir algo, pero después de leer la entrada ya no me atrevo. Mejor me callo.

    La entrada de hoy es perfectapara cerrar un blog. Es el punto final.

  • jrG dice:
    Miércoles, 16/03/2016 a las 10:48

    Desde que Plank se sacó su constante y empezamos con las zarandajas de la cuántica, ya tenemos poco que creer, y mucho que elucubrar.
    Mi viejo decía que para ir y volver, mejor no ir…

    Eso dice mi mujer en pilates: tirarme al suelo si luego me voy a volver a levantar, pues mejor me quedo de pie

  • Follan d’Eiro dice:
    Jueves, 17/03/2016 a las 21:24

    Así es. Esto está muy claro en las actividades comerciales o empresariales.

    El problema surge cuando una empresa ha sido “agraciada” con un contrato arreglado, del que deberá pagar la típica mordida. Y el corrupto, claro, particular o partido político, no quiere que se refleje el cobro. Aunque también hemos visto audaces que han querido pasarse de listos facturando por asesoramientos sonrojantes. Así que como el corrupto no quiere aparecer por ninguna parte y no emite factura, con su correspondiente IVA y retencion de IRPF, y además de tener que pagar impuestos en renta, es cuando se inventan mecanismos varios que pasan a ser delito, pues el receptor realmente convierte en negro algo que en principio era blanco. Para este fin, suelen usar terceras empresas, de las que generan mucho efectivo sin factura y que pueden facturar a la primera por el monto del efectivo acumulado. Además, dependiendo de los casos, hasta pueden cobrar parte del ahorro del impuesto de Sociedades que puede suponer contabilizar una factura importante de gasto.

    Schultz, no sé si te entendí mal. Parece que no comprendías que en Valencia lo que les pedían a los cargos y consejeros implicados es que transfirieran de “sus pecunios” mil euros al partido, como aportación voluntaria. Luego, con ese dinero recibido de alguien en cash… es con el que se les devolvían las cantidades que ellos habían aportado, dándole fachada legal a algo que parece que era ilegal, cuando menos. Estoy seguro de que no es el único partido que lo ha hecho, de hecho el imputado gallego del PSOE lo es por eso mismo, por cantidades mucho mayores que ingresaban anónimamente en su cuenta. Que ya manda narices.

    Lo más flipante de esto es que si ahora mismo vas a tu banco a sacar en efectivo 2.100 euros de tu propia cuenta, te hacen firmar un documento para control de blanqueo de capitales.

    Otra cosa divertida que veo a menudo es como estos mafiosos aficionados manejan dinero ilícito sin ninguna precaución, uso de telefono a discrección o dejándose grabar como pardillos. Sería curioso conocer cuántas grabaciones diárias se efectuan de temas relacionados con esto. Muchas, sin duda. No aprenden. Mejor.