Los primos con las primas… tienen que estar

twist600
Por Rhumquina

A los diez años, los respectivos padres pusieron en contacto por primera vez a sus hijos. Y así, un año sí y otro también, el niño de provincias conoció Madrid y conoció a su prima.

Alternativamente intercambiaban residencia. Los tíos en Madrid pasaban los veranos en la vivienda aislada con jardín y piscina, aneja a la nave de trabajo que surtía de productos manufacturados a la tienda que en el centro tenían abierta desde después de la postguerra. Con todas las vacaciones para el ocio, además de visitas culturales a la Villa, las jornadas transcurrían con actividades al aire libre, en la piscina o recogidos por el calor. De la forma más natural los juegos se intercambiaban y primo y prima se divertían unas veces más con pelotas y otras veces más con muñecas.

Pero año a año los juegos se fueron sutilmente erotizando. Existía una cierta vigilancia de la tía que, a pesar del peso de la educación nacional-católica, se traducía más en un “cuanto se quieren los primos” y era verdad porque un sentimiento, que cosquilleaba los genitales, les embargaba a ambos conscientes que pertenecían a dos sexos condenados a entenderse o por lo menos a tenderse puentes.

En aquellos tiempos era costumbre madrileña ir a la sierra los domingos de excursión en grupos de familias afines. Para ello se desplazaba todo el colectivo, chicos y grandes, en autobús hasta el lugar elegido, donde aparte de baños en parajes naturales y entretenimientos de los que siempre hemos visto en películas americanas, se comía, y bebía, en franca camaradería y aprovechando la siesta o el mus de los mayores, los niños organizaban alguna francachela entre ellos, de tal manera que a la hora del retorno, por algún motivo u otro todo el mundo estaba bastante rendido.

Fue en el viaje en autobús de vuelta cuando, en asientos contiguos, adormecidos, ambos primos fueron acurrucándose uno con el otro y con el crepúsculo obscureciendo y cierto apartamiento de las miradas de viajeros limítrofes, el primo, algo más despierto, comenzó ligeros roces que terminaron en suaves tocamientos que materializaron la convicción de que les había llegado la edad adolescente. Hasta que las proximidades de la ciudad desperezó a los viajantes.

Al año siguiente, fue la prima la que acompañó de vacaciones a la playa a la familia del primo. Habían alquilado una casa en un pueblo pesquero y en aquel momento no era difícil conseguir espacios de suficientes habitaciones y buena localización respecto al mar que propiciaba estar la mayor parte del día en la arena. No obstante, la edad de nuestros protagonistas era ya de catorce años, paseos y excursiones a parajes próximos eran moneda común de la pandilla de veraneantes jóvenes que, habituales del lugar o nuevos ese año, con el paso de los días iban decantando simpatías mutuas para que el juego del “me gusta/no me gusta” fuese haciendo mella entre ellos.

En una de las últimas excursiones la prima y el primo, fruto de algún juego desarrollado por todos, quedaron ocultados y juntos tras una duna, pero cuando, próximos como otras veces, el primo le pidió algo más que en otras ocasiones, la prima se negó pudorosa o prudente. El primo, tras aquella tarde, pareció descubrir que otra chica, guapa y de Cádiz, que veraneaba aquel año acompañando a otros amigos de la pandilla, en lugar de a los requiebros de alguno de ellos, tenía interés por él. También sabía de la atracción que le tenía la hermana de otro amigo, pero ésta no le había seducido por razones que ahora no vienen al caso. Total que en la fiesta de despedida que en el casino del pueblo se hacía para los veraneantes, en cuanto se escuchó la ‘música moderna’, que iba a prevalecer aquella noche en el tocadiscos del bar, se lanzó, aun cuando era para él la primera vez que movía el esqueleto, a sacar a bailar a la gaditana y ella aceptó encantada. Demostrada la torpeza del primo, con pisotones, en el repertorio lento, fue en las piezas sueltas sin embargo, donde demostró un ritmo inaudito para un principiante que, bailando Winchester Cathedral con movimientos inspirados en el twist, consiguió las sonrisas más dulces de ella que luego -los mayores también estaban en el baile- en la despedida en portales oscuros cristalizaron en un buen morreo, pero que resultó tardío y demorado ya que se producía el último día del veraneo y sólo servía, si acaso, para prometer emociones el año siguiente.

La prima, que con más amigos había presenciado todo, comprendió entonces lo que había que darles a los chicos para camelarlos totalmente. El destino no les permitió una segunda oportunidad, porque esos veranos ya no volvieron nunca más.

109 comentarios

  • RAE, a mí me duelen los ojones cuando veo una frase sin el broche de su punto, termine o no en paréntesis. También cuando veo los ejemplos que trajo Proc: «…).» y «!).»

    La frase anterior debería haber terminado así: Proc: «…).» y «!).».

    Y esto…

    también sería correcto escribirlo así:
    Se fue dando un portazo (creo que estaba muy enfadado) nunca más volvió

    …me duele en el alma.

  • jrG dice:
    Miércoles, 22/06/2016 a las 09:30
    Satur, vió vd el enfrentamiento patrio balompédico de ayer?

    No, estaba comiendo langostinos.

  • No debería tener el mismo tratamiento el punto de las comillas si estas entrecomillan una palabra que termina una frase o una frase completa.

    -Repetía como un mantra “idiota, idiota”.
    -“Amaos los unos a los otros.” Bonito lema para una manifestación.

    Entiendo lo de Perro, que el punto es el final del enunciado y tras él, la nada. Pero. Alguna lógica perversa me lleva a imaginar y tratar lo que va entre comillas como una “cosa”. Y a pensar que cuando esa “cosa” es una frase no está completa sin su punto. Creo que las uso así, aunque no sé si de manera consistente.

  • gachoinlowercase dice:
    Miércoles, 22/06/2016 a las 09:35
    (Eso, hablemos de primos y fútbol. No hablemos de Fernandez Diaz, ese salvador de la patria.)

    Qué censura repugnante la que se ejerce en este fanzine.

  • PJ, he mirado lo de Gruyaert. Su obra produce desazón, los extraños colores confirman mi preferencia por el blanco y negro en la fotografía.
    Una de las fotos me ha recordado a ésta otra, que es excepción a lo antedicho.
    Por extensión han quedado asociados ambos autores, como Cervantes a Crosopterigios.
    Y vos, ¿cómo lo ves?

  • Apañados estamos entre lo salvadores de patrias como Fernández y los de almas como Echenique. Bueno, más que apañados, condenados.

  • Buenos días a todos:
    Suelo venir cada día a leerles, pero desde el domingo no había podido hacerlo, así que he leído todo lo del lunes y martes que me había perdido, hace un rato, con lo de hoy.

    Y he visto que muchos de ustedes consideran la palabra “viejo” como un insulto, y se ofenden si alguien se lo llama.

    Así que les digo que son ustedes poco sensatos. Que todos ustedes llegarán a ser viejecitos, si tienen la suerte de no haberse ido antes al hoyo. Y que les parecerá que el ser viejos es una cualidad añadida, y que les hace dignos de envidia, no de desprecio. Y que no es moco de pavo el conseguir llegar a viejo ; que hay que saber hacer caso omiso de los médicos intervencionistas ( ya siento, Don Marqués ), de las ideas insensatas, de los ideales imposibles, y luchar por mantenerse en la realidad, sin perder el sentido del humor…
    Por eso insisto : Por Favor, no se desprecien a ustedes mismos anticipadamente, y dejen de considerar la vejez como una maldición.
    Ya siento

  • MGaussage dice: Miércoles, 22/06/2016 a las 09:55

    MGaussage, usted y Gómez (entre otros) están infectados del virus de la puntuación. Y muchísimos editores. Incluso diría que buena parte de los correctores de textos siguen a José Martínez de Sousa en lugar de las recomendaciones de la Academia. Pero háganse la pregunta correcta, ¿por qué se inventó el punto? Porque antes del punto se escribía de continuo, como pueden comprobar en las inscripciones o en los textos medievales. El punto es el que acaba la frase. El uso de signos como comillas, paréntesis o guiones es independiente del punto (que bien podría haber sido, para significar el abismo, una raya vertical como ésta) |

  • Bremaneur dice: Miércoles, 22/06/2016 a las 11:07

    ¡Antifascistizad, antifascistas!

    Chapó, Bremaneur. El antifascistizador que antifascistice esto buen antifascistizador será.
    Viejecita, aquí la mayoría estamos cargados de primaveras hasta las orejas (menos Bremaneur, que solo lleva cuarenta; pero mire qué cosas escribe).

  • Fernández Díaz está allí como una muestra de la piedad del PP para con sus abundantes haters, que pueden reducir un poco su ansiedad.

  • nadie me sigue en mi conversación sobre el de Camas lo que considero un acto fragante de ahuyentación de la responsabilidad social en el caso que nos ocupa que no es otro que el de nuestra dignidad humana lo cual que digo que a lo mejor deberíamos no ya parrafizar abiertamente nuestra opinión al respecto hundiéndonos en las raíces de nuestro mal para concluir conclusiones concluyentes después de setecientas y pico palabras sino más bien decir qué nos parece bastaría con quotizar este comentario y añadir bien mal horca expulsión viva el de Camas o qué sé yo pero nadie se atreve a dar la cara

    menos

    yo

  • REVIVAL LA MALANDANZA
    Me ha gustado mucho la música de fondo de la entrada, especialmente ese Adiós verano, adiós amor de Los Gritos, con un Manolo Galván en plena forma. Añoro esa forma de cantar el pop, sin melismas ni «pronunsiasión americanisada».

    Reconozco que el Winchester Cathedral de The New Vaudeville Band siempre me resultó insoportable. La recuerdo sonando continuamente en la radio cuando era un mocoso. Tuvo tanto éxito que la acabaron versionando hasta Frank Sinatra y Claude François.

    Yo la he llevado empotrada (y enclaustrada) en la memoria, pero me la redescubríó en 1996 un disco espléndido del sello Impulse, The Roots of Accid Jazz (del que ya les hablé en su momento en mi blog musical La Malandanza, RIP, cuando alabé el Big City, de Shirley Horn). En este disco Hank Jones se marca una vitaminada versión de «Winchester Cathedral» con Clark Terry cantando a lo Louis Armstrong que eleva el tema a un nivel sideral.

    Pero hay más. Años después, ya bastante reconciliado con la cancioncita y curioseando retroactivamente entre sus versiones, acabaría descubriendo este ruidoso garaje sesentero de Los Flippers. Pero, ¿cómo pudo tener éxito el tema de The New Vaudeville Band?

    EPÍLOGO
    El final de la entrada es expansivo, con ese Adiós verano, adiós amor, generoso y optimista. Dan ganas de volver a tener quince años.

    Hubiera sido mal epílogo ponerse rencoroso, como hizo Rodrigo García, de Solera, que se desquitó de su linda prima con aquel rastrero «dudo que lo que mereces, y yo podría con creces, te lo dará ese hombre con quien te vas a casar, linda prima, ese hombre tan vulgar». Hay que saber perder y quedarse con lo bailao.

  • Coincido en el AVE con Paco Rico, le hago saber que soy también un cervantista como García Trapiello o él mismo. Me mira de soslayo con cierta ironía. “¿Ah sí? Dígame entonces si sabe qué significado tiene lo de una lanza en astillero”.
    Aquí lo tengo a mí lado, rumiando mi completa respuesta, un tanto perplejo. Su orgullo le ha impedido preguntar quién era yo.

  • El problema que le pasa al punto es que es un ser imaginario, ese y no otro es el origen y causa de todos los conflictos y contrariedades que nos acaecen, en general. Si, en vez salpicar sus emisiones con esas fantasías diminutas, el hablante arreara una buena hostia a su oyente cada vez que desee señalar la conclusión del enunciado, la comunicación ganaría en claridad y en vigilancia. Humildemente dejo aquí este pensamiento para vuestra consideración más reflexiva.

  • Me pasa lo mismo con las comillas de cierre que a Mortimer. Recuerdo que algún corrector tipográfico me indicó en su momento –en mi propio texto, digo– que, si la frase era completa, el punto iba delante de las comillas de cierre. Como soy persona de buen conformar y poco dada a la polémica, di por buena la corrección. No hace mucho, me enteré de que no era así.

    Otro tanto para el punto dentro del paréntesis. Cuando empecé a escribir, en los ochenta, a falta de un panhispánico de dudas a un click de distancia como hoy, me compré el Diccionario práctico de incorrecciones, dudas y normas gramaticales de Fernando Corripio ( a quien conocerán todos los que hayan gozado de su magnífico diccionario de sinónimos), libro –publicado en 1988– que todavía conservo aunque subrayado de la a a la zeta. En él se puede leer: “El punto sólo va incluido dentro del paréntesis cuando toda la frase va incluida en él”.

    Sobre las comillas indica lo mismo.

    Entre los académicos, parece que el propio Lázaro Carreter se decantaba por esta opción hasta que ocupó la dirección de la RAE.

    Lo que no quiere decir, obviamente, que lo correcto no sea colocarlo fuera como estipulan las ordenanzas. Dura lex sed lex, que decían los latinos; locución, todo sea dicho, que aprendí en este mismo diccionario.

    Voy a leer la entrada de hoy ahora mismo.

  • Ayer hubo un trío nefasto: De Gea, Juanfran y el de Camas. Vaya tres patas para un banco. Opino que deben pasar a la reserva.

  • VARIOS HINCHAS ESPAÑOLES DETENIDOS ANTES DEL ENCUENTRO CONTRA CROACIA
    BURDEOS. Efe. Siete hinchas españoles han sido detenidos en los aledaños del coliseo bordelés antes de que el colegiado cántabro oficiase el pitido inicial del contencioso que iban a enfrentar a España contra Croacia. Los altercados se iniciaron en un bar aledaño a los aledaños cuando al pedir vino y sidra los camareros sirvieron caldo de Burdeos y unos vasos de espumosa cidre. Los clientes hispanos, tres de Burgos y cuatro de Asturias, reclamaron a gritos Ribera del Duero y sidra asturiana y organizaron un altercado de órdago con los camareros y con otros clientes del local, cantando después el Asturias patria querida a base de regüeldos. Al llegar los gendarmes, procedieron a la detención de los hooliigaans y se incautaron de dos sacos de treinta kilos de morcillas. Los hinchas adujeron que pretendían entrar con ellas en el estadio y que eran para consumo propio durante el desarrollo del mach. Todos ellos han pasado a independencias judiciales.

  • DELLOS HINCHES ESPAÑOLES DETENÍOS ANTES DEL ALCUENTRU CONTRA CROACIA
    BURDEOS. Efe. Siete enches españoles fueron deteníos na redoma del coliséu bordelés primero que’l colexáu cántabru oficiara’l pitíu inicial del contenciosu que diben enfrentar a España contra Croacia. Los fregaos empecipiar nun chigre aledaño a la redoma cuando al pidir vinu y sidra los camareros sirvieron caldu de Burdeos y unos vasos d’esplumosa cidre. Los veceros hispanos, trés de Burgos y cuatro d’Asturies, reclamaron a grito Ribera del Douru y sidra asturiano y entamaron un fregáu d’órdagu colos camareros y con otros veceros del local, cantando dempués l’Asturies patria quería a base de rutiaes. Al llegar los xendarmes, dieron en la detención de los hooliigaans y prindáronse de dos sacos de treinta kilos de morcielles. Los hinches aducieron que pretendíen entrar con elles nel estadiu y que yeren pa consumu propiu mientres el desenvolvimientu del mach. Toos ellos pasaron a independencies xudiciales.

  • Que descojone. Parece que la traducción la hizo Kerr. Que hable Mercutio que de morcillas de Burgos sabe más.

    Es lo que pasa cuando Löw se mete el dedo en la nariz y se lo chupa. Y cuando uno de Soria lo mete en culo y se lo…

  • Porque la opción de calzarse un taparrabos y largarse al bosque más cercano a cazar ardillas con un tirachinas está al alcance de cualquiera: sólo hay que enfilar el camino más recto que salga del pueblo y en el primer alcornoque a la derecha está la libertad.

  • Muy bueno el artículo de Cristian Campos. Me ha hecho ir a buscar la carta porque no la había leído. ACOJÓCRITA de lo HIPONANTE. Solía llamarse «falsa conciencia» pero solo se aplicaba a obreros de derechas, un auténtico desperdicio de expresión y noción. (La sección en la que publican la epístola se llama «De mamas y de papas». Ambiguo: ¿tetas y patatas o segundas personas singulares del presente de mamar (‘beber?) y papar (‘comer’), respectivamente?).

  • Está bien, sé que el sueño de California on such a winter’s day, que mamá y papá son galicismos relativamente recientes y que los gitanos y los castellanos en los pueblos dicen aún mama y papa, como en nuestro Siglo de Oro. Hijos, qué más quisiera yo que no tener que aprovecharme de que a lo mejor aún está abierto el portillo de la indignación. La culpa es vuestra.

  • Gómez explica con más fundamento y las adecuadas citas esa manía que compartimos (y hemos corregido en los últimos comentarios) de puntuar dentro de las comillas. Intentaré bajarme de la burra, pero ambos, ella y yo, somos tercos así que no prometo nada.

  • MGauss, las comillas dan paso a una segunda voz. El punto de después es imprescindible porque marca su responsabilidad civil citacional, la primera voz, la que escribe aunque solo escriba esa cita. Las comillas no cierran el enunciado que es su acto de habla de usted y no el citado. Creo que lo que le reconcome es la fidelidad al acto de habla citado y los variados grados de manipulación del discurso del otro:
    a) MGauss ha dicho: «Intentaré bajarme de la burra». (Ahí había una coma, mi cita trunca el enunciado original).
    b) MGauss ha dicho: «Intentaré bajarme de la burra, pero ambos, ella y yo, somos tercos así que no prometo nada». (Más fiel al original porque el punto corresponde a un punto, pero se ha extraído de otro texto más amplio, luego tampoco está limpio de maniobras).
    c) MGauss ha dicho: «Intentaré bajarme de la burra, […]». (Como b, con corchetes que indican que se ha suprimido texto, al menos hasta llegar a un punto del discurso citado).

  • Apasionante el tema de las puntuaciones ortográficas, y su inmenso contenido intrínseco.
    Uno, en su ignorancia, pensaba que un punto era un lugar en el espacio sin dimensión ninguna, por el que podían pasar infinitas líneas (si no tenías que dibujarlas) –
    También conseguí aprender que sirve para cerrar frases y que podía ser seguido y aparte.
    No mucho más, hasta estos dos últimos días…
    IMPRESIONANTE.

  • Perroantonio dice:
    Miércoles, 22/06/2016 a las 11:42

    Perroantonio, aquí no saben que ha estado usted con la exégesis, antes, durante y después del parto.
    Y yo me parto (la caja) con su apropiada ilustración.

  • Las comillas no cierran el enunciado que es su acto de habla de usted y no el citado.

    Procuro, me ha bajado de la burra.
    Pensando he llegado a la conclusión de que esta manía me viene de cómo uso las citas en el trabajo. Los de derecho citamos mucho, a diestro y siniestro y al Tribunal Supremo. Generalmente son párrafos completos que con la maravilla de las bases de datos copio y pego y sangro. Al copiar copio hasta el punto, pego y entrecomillo.

  • Ja ja, lo ha leído en un sentido insospechado, Gauss. Solo quería resaltar el corchete que se ha impuesto para la letra inicial, síntoma del refinamiento en nuestro sector.

  • Todavía me estoy reponiendo del contencioso entre los combinados magiar y luso. Golazos -incluido uno magnífico del hermano de la Ronalda, materializado mediante un testarazo. Lo peor, Kepler Lima. Again. Lo mejor de la jornada, la victoria de Islandia, mi conglomerado nacional favorito. Parecen todos jugadores de balomano.

  • El libro de los Baltimore de Joel Dicker, candidato a libro del verano.

    También pueden leerse a Chris Stewart: Tres maneras de volcar un barco. De el autor de la trilogía sobre las andanzas en «El Valero», con sus dislocadas vivencias en la Alpujarra granadina, relatadas en Entre limones, El loro en el limonero y Los almendros en flor. Ex batería del grupo musical inglés Genesis, trasquilador de ovejas y ameno escritor.

  • Me he llevado al FB el siguiente diálogo contando con que a las protagonistas no les importaría:

    – TAREIXA:

    Tengo un gato, Zascandil le llamo, que es negro como el azabache y sus dos ojos que tiene, dos, de color del viejo oro español de los aztecas. Se pone muy nervioso con la ausencia de su madre gatuna, mundana y cazadora que me llena el zaguán de topos, musarañas y algún pajarraco. Le pongo a Bach para calmar ese tiempo huérfano y queda tranquilo en mi regazo.

    Tiene dos meses. La madre gata apenas un año y mi viejo Paspiño, ya doce.

    Tres gatos, tres maridos. 53 años.

    Soy feliz.

    – PROCURO FIJARME:

    Tareixa, ¿tres maridos a la vez? Paspiño, de doce años, ¿es gato o marido?

    – TAREIXA:

    Voy a rebuscar en mis memorias no escritas, Procu preguntona. No sea que entre maridos y gatos me líe y tenga doce maridos, dos gatos y quince años.

  • Peligra ÇhøpSuëy. Los señoritos directores se han enfadado entre ellos. El señorito Camarada Sërgëi pretende arreglarlo con un beso, pero el señorito Perroantonio se encuentra harto dolido. Me prohibieron ver telenovelas durante las horas de trabajo y a cambio me ofrecen este espectáculo.

  • Me gusta la entrada de Rhumquina, que viene estupenda al inicio del verano, para recordarnos los peligros del amor y la familia. La ilustración también está estupenda y me ha llevado a pensar que las posturas y movimientos del twist se parecen mucho a los del reggaetón y/o el perreo; en esto me lío. De hecho si el ilustrador pusiera a la chica mirando a la derecha saldría uno de esos bailes modernos. Con lo cual que el reggaetón es un twist a tergo.
    Por otra parte aunque los amores no me parecen mal, todo queda en casa, sí tengo manía al matrimonio de primos, porque todo queda en casa.

  • Cuando la Carra decía que para hacer bien el amor debes de ir al sur, a mí me entraba un sofoco enorme.
    El amor, el folleteo, y la cochinada parecen mejor a la sombra, con fresquito, o con edredón, en su defecto con estufa, si se ponen.
    Con la caloracha uno lo que quiere es cerveza, y todo el mundo, incluso las mozas están muy sudaditas.
    No sé, no sé…

  • Siga, Bellpuig, siga haciendo «publicidad», que no hay nada que interese más a nuestros lectores que nuestra vida privada. ¿A usted nunca le han explicado que las disputas del vestuario se quedan en el vestuario?

  • Srta. Bellpuig dice:
    Jueves, 23/06/2016 a las 11:42
    Lo siento mucho, me he equivocado. No volverá a ocurrir.

    «Hasta los urdangarines». Pues eso tiene gracia.

  • Me estoy descojonando con las reacciones a la noticia sobre el pinchazo en el Ministerio de Interior. La gente anda enloquecida.

  • Me está entusiasmando el servidor público que dirige la Oficina antifraude (24h), compareciendo ante el Parlament.

  • Gengis Kant dice: Jueves, 23/06/2016 a las 02:23

    MGAUSSAGE dice: Jueves, 23/06/2016 a las 10:44

    Gracias señores, no es fácil hacer amigos por aquí. Como no tengo facebook no pueden hacer uso de las mariconadas de corazoncitos que allí se gastan y aquí queda más aséptico.

  • Tengo amigos comunistas, votantes del PP, fundadores y miembros de Ciudadanos, quizá algún socialista, al menos un falangista y varios pertenecientes a diferentes grupúsculos de Podemos. Los únicos que me han pedido directamente el voto han sido los podemitas. Y no sólo uno. Estoy hasta los cojones.

  • Comunista
    Votante del PP
    Fundador y miembro de Ciudadanos
    Socialista
    Falangista
    .
    Observen la belleza de la imagen “votante del PP” en contraste con los otros términos, la terminación “-ante” de la que nuestra filóloga de guardia glosará su carácter temporal, condicionado, ligero, aunque sea para toda la vida, en contraste con la pesada concha que arrastran los titulares de los otros términos.

  • En una ocasión cuando mis hijos eran niños, recibí una carta de su colegio que me resultó tan pesada de leer, por su escritura antisexista, que les contesté pidiendo que en lo sucesivo me trataran de “madre” para evitarles tantas molestias.
    Yo como soy de buen conformar, y lo del sexo a estas alturas ya es sólo para mostrar deficiencias, pues que me quedo como estoy, y aquí paz y después gloria.

  • [q]uizá algún socialista, […]

    No pido mucho:
    -poder hablar,
    -caminar
    -hacer el amor
    -escribir en un papel
    Sin cambiar la voz, sin muletas, sin permiso y sin rayas, en cualquiera de sus combinaciones.

  • Yo a la política sólo le pido que usen nuestra pasta con fundamento.
    Un fundamento alejado del beneficio torticero.
    Y a los que abusan en todos los lados del pupitre, que les den …(pero por ahí) y con rayas (bolaño dixit).
    Lo de los colorcitos y eso es indiferente o casi.

  • Ayer sufrí un hurto en la calle Atocha, me extrajeron de la mochila la cartera y el móvil. El destino hizo que llevara un DNI a punto de caducar, un carnet de conducir sin puntos y ningún euro. El móvil era un Samsung Galaxy IV con un millón de kilómetros al que le faltaba la tarjeta de almacenamiento en la que hay material tan “sensible” que evito exponer a miradas furtivas. Cierto que había también cuatro tarjetas de crédito que fueron canceladas con urgencia.
    Dentro de la desgracia lo mejor fue ir a presentar la denuncia en la comisaría de Leganitos donde disfruté del ambiente del barrio, el mismo donde nací y me crié. Compartí espera y conversaciones con prostitutas, randas, unas chinas y un rumano que aseguraba que su jefe se follaba a su mujer y venía a denunciarlo. Me atendieron unos policías fornidos y educados que celebraron la presencia de alguien de mi categoría social.
    El lunes me dan un nuevo móvil y contestaré a aquellos que puedan haber malinterpretado la falta de respuesta.

  • EMBAJADORES DEL INFIERNO
    Hoy he comprado el piriódico en mi quiosco habitual y el quiosquero ha hecho un comentario jocoso sobre la derrota de nuestro conglomerado plurinacional, refiriéndose a «los arrogantes españoles». Teniendo en cuenta que no hay nadie más arrogante en Europa que los tudescos, y que la escuadra patria es pendón de humildad y buen hacer gracias a prohombres como Del Boste e Iniesda, tal aseveración del bruto nórdico me ha llevado a reflexionar sobre el origen de su desatino. No me han hecho falta más que dos o tres microcentésimas de milisegundo para dar con la clave: el madrizdismo. Embajadores del infierno, parecen representar allá donde van su zarzuela posmo con ribetes de arrogancia circense, dejándonos por los suelos a los españoles de bien. Satur os maldice.

  • La comisaría de Leganitos está junto a un puticlub y frente a tiendas chinas de masaje con final feliz. También hay una librería de viejo donde abarrotarse de lecturas. En su día, en la esquina que da a la plaza de España, un aragonés abrió su tienda de relojería de precisión. Hoy la llevan sus hijos en Barcelona.

  • Leganitos.
    Solo pronunciarlo ya se le escapa a uno la risa. No te digo si encima el tema va de asuntos policiales.
    -“Comisaría de Leganitos, ¿dígame?”
    -“jajajaja”
    No sé, podríamos probar con Upper Downtown.

  • Holmesss dice: Jueves, 23/06/2016 a las 15:21

    Comunista
    Votante del PP
    Fundador y miembro de Ciudadanos
    Socialista
    Falangista
    .
    Observen la belleza de la imagen “votante del PP” en contraste con los otros términos, la terminación “-ante” de la que nuestra filóloga de guardia glosará su carácter temporal, condicionado, ligero, aunque sea para toda la vida, en contraste con la pesada concha que arrastran los titulares de los otros términos.

    Coincido. Ha tenido ahí el señor Bremaneur un lapsus freudiano puesto que cualquier votante puede ser «votante de» sin ser necesariamente «partidario de una doctrina, sistema, escuela o movimiento», que sería lo que aquí significa ese sufijo –ista. Quiere decirse que no todo votante del PSOE ha de ser necesariamente socialista o socialdemócrata, aunque así lo crea su dirección de campaña, que ha ido abandonando el caladero del voto moderado y reformista para centrarse en su identidad dura y acercarse también al caladero nacionalista, quizá porque allí pican más y mejor, y cuando tragan anzuelo tragan también la caña toda. También hubo un tiempo en que la mayoría de los votantes de Izquierda Unida, pongamos, no eran necesariamente comunistas, sino de todos los frutos de la viña del Señor. Vivimos empero —porrompompero— tiempos enfáticos —que diría también Calaza— y los menos avispados optan por las identidades fuertes y los culos prietos, lo que lleva a los escépticos a practicar el voto útil, que viene siendo el menos inútil o menos malo, depende.

    Lo cual que volviendo a las identidades fuertes en –ista, también podrían ser los votantes de ciudadanos calificados propiamente de «reformistas». Así, de «centro reformista», se define a sí mismo el Partido Popular, por más que el centro —abandonado también por el PSOE— se lo haya ido arrebatando Ciudadanos y el reformismo sea del modelo «se hacen reformas, se pintan fachadas y se remedian virgos».

    «Votante del PP» que es a lo que íbamos con lo del lapso freudiano, sería una eufonía por «pepero» en habla popular o «conservador» en registro culto, y ahí se advierte una voluntad de no ofender a la facción conservadora y torera que con tanto estrépito se deja oír en este nuestro fanzine.

    Y acabando, «podemitas» es expresión francamente graciosa, pero sería más exacta si no nos dejáramos la [s], porque «podemista» refleja con minuciosa exactitud la esencia de este movimiento, que coincide con otro de los arriba nombrados en su «voluntad de poder» y de «alcanzar el poder», aunque para ello hayan de travestirse de lagarteranas, lagartas, populistas, eurocomunistas, socialdemócratas, federalistas o cualquier otra advocación que les lleve directamente hasta los ministerios del ejercito, interior, propaganda y espectáculos.

  • No sé si ha sido un lapsus o un intento demasiado rápido -y quizá fallido- de distinguir a un «simpatizante» del PP con un afiliado de dicho partido. Como no sé si están o no afiliados, opté por eso de votantes. Pero yo creo que no es éste un debate con el que perder el tiempo. Quizá podríamos profundizar un poco más en el asunto de los puntos y las comillas.

  • Perroantonio dice:
    Jueves, 23/06/2016 a las 17:10

    Ha tenido ahí el señor Bremaneur

    No sé si lo notarán las señoritas y señoritos, pero una podría cortar el aire con un cuchillo.

  • Para mi peregrina forma de ver las cosas, lo de PODEMOS se quedaría en un QUEREMOS.
    QUEREMOS pero resultará dificilísimo que PODAMOS.
    Y SI PUDIERAN no sé si LO QUISIERAN.
    Con lo cómodos que están haciendo y dando voces, para qué quieren una responsabilidad tan grande como gobernar y tener la culpa de todo…pudiéndola tener los OTROS.

  • La primera vez que escuché lo de “podemitas” me vinieron a la mente los “laneítas”, esto es, los seguidores de Huberto Lane, archienemigo de Guillermo y sus proscritos.

  • Deje de encizañar, Bellpuig.

    En realidad sólo pretendía subrayar lo que ha dicho Holmesss, lo difícil que se hace definir el voto del PP. Como el de Podemos, se trata de un voto aglutinante en donde da la impresión de que ha acabado recalando hasta el voto ex-socialista españolista que desconfía del ex-JEMAD.

  • MADRIZ DEL BARALLA

    En La saga/fuga de J.B., la novela de Gonzalo Torrente Ballester, la ciudad de Castroforte del Baralla se elevaba a los cielos cuando sus ciudadanos ponían toda su atención en algún asunto en común. Así dio la casualidad de que, cuando los burócratas y funcionarios del Estado transitaban por donde habían de estar sus calles y plazas, no encontraron nada. Castroforte no aparecía en los mapas.

    Madrid también ha desaparecido de nuestra literatura y de nuestros periódicos. Se ha roto la tradición que venía del Siglo de Oro -la literatura sobre la corte- y que continuaron Galdós, Baroja, Gómez de la Serna y finalmente Francisco Umbral, autor de Amar en Madrid, Travesía de Madrid, Madrid 650, Hojas de Madrid, Madrid, tribu urbana, Madrid 1940, Spleen de Madrid, Teoría de Madrid o Trilogía de Madrid). Ya nadie escribe de Madrid, y no porque el tema se haya agotado, pues cada época remoza la ciudad y hay que seguir hablando de ella, de sus cambios y sus nuevos sitios y nuevas gentes.

    Nadie habla de Madrid porque Madrid no existe. Y no existe porque los periodistas a quienes declaran herederos de Umbral están empeñados en hablar de política o, sobre todo, del Real Madrid. Ensimismados en los detalles de la empresa se ponen en común y escriben una y otra vez sobre el Madrid, y es tal la comunión y la obsesión que ya no se va de Madrid al cielo, sino que es la misma ciudad la que nos lleva, como el vertiginoso ascensor de un rascacielos.

    El heredero de Umbral, el único y genuino, es Javier Pérez Andújar, que mire usted por dónde es de San Adrián del Besós, nuestro Madrid.

  • Perroantonio dice:
    Jueves, 23/06/2016 a las 17:29
    En realidad sólo pretendía subrayar

    Trate usted de arreglarlo…

  • Madrid ya es sólo el suspiro cursi de las mecanógrafas con twitter publicitando su Mahou en la terraza («¡aquí, sufriendo!»), la foto del cielo («¡EL CIELO DE MADRID!») o la climatología adversa (Dios mío, qué turra dan cuando se pone a llover en Madrid).

  • La interpretación de la MAREA, te marea del todo.
    Es más difícil que las normas de puntuación.
    Alguien decía que si algo es difícil de explicar, es que es falso, o que el que lo explica no lo ha asimilado bien.
    Se puede añadir también que …o miente.
    Una mezcla o aleación es algo bueno por sí mismo. Pero son necesarias e indispensables algunas condiciones para que los materiales se quieran juntar y formar un material mejor que el de partida.
    Lo demás son batiburrillos.

  • El Satur ha intentado colarnos una web falsa. He caído enseguida porque no sale ni una sola vez la palabra “transversalidad”. El futuro será transversal, perpendicular al eje longitudinal, o no será.

  • Algunos quisiéramos un Gobierno fuerte, con un nuevo Severiano Martínez Anido que aplicara la Ley de Fugas a las CUP, o con una nueva doña Tula Galisteo que revirtiera el desplome moral (el puterío que diría Satur) que nos asola.
    Llamarnos “votantes del PP” es un caritativo eufemismo.

  • La comisaría con más gracia de Barcelona es la que está en el carrer Nuevo de la Rambla, a un paso casi, y en la otra acera, de la mítica sala Bagdad. Un día de estos veremos un vídeo con Anacleto Fernández Díaz saliendo de un sitio para entrar en el otro.

  • MGAUSSAGE dice:
    Jueves, 23/06/2016 a las 18:33
    El Satur ha intentado colarnos una web falsa. He caído enseguida porque no sale ni una sola vez la palabra “transversalidad”. El futuro será transversal, perpendicular al eje longitudinal, o no será.

    jrG dice:
    Jueves, 23/06/2016 a las 18:38
    Será una curva en cualquier caso.

    Los expertos pueden dibujar un futuro transversal con tinta transparente:

  • Madri sin d

    Nunca hay estrellas que puedas contar
    Pero en sus calles las podrás tocar
    Quiero hablarte de una playa sin mar
    Cómo la odio y la puedo amar
    Cuando me alejo pienso en no volver
    Y a los tres días creo enloquecer
    No te quiero, sin embargo aquí estoy
    Un día robaste de mí el corazón
    Siento al escuchar las notas de un rock ‘n roll
    Rayos de luna que se mezclan con el alcohol

  • La transversalidad en un espacio curvo de tres dimensiones, no tiene gatitos. Siempre que estos no sean de color rojo, en cuyo caso, las paralelas desaparecen para dar paso a infinitas diagonales, todas ellas secantes, e incluso tangentes a la proyección del espacio-tiempo. Produciendo con ello una curvatura del mismo que genera una gravedad proporcional al cuadrado de la distancia entre ellas. (y así vamos…)