Asesinos en motocicleta

butanito
Por Fernando García.

La movilidad de las motocicletas ha sido aprovechada por diferentes asesinos para perpetrar sus crímenes. Los terroristas de las Brigadas Rojas se sirvieron de ellas, en Nápoles o en Cali son una herramienta de trabajo habitual de los sicarios. En Colombia se ha llegado al extremo de prohibir un segundo pasajero en las motos para intentar prevenir los atentados. En España fue célebre el caso del intento de asesinato del abogado Rodríguez Menéndez que había sido encargado por su esposa a la banda de «Cásper». Éstos dispararon desde una motocicleta pero el abogado salió vivo y todos fueron detenidos y condenados. En el juicio, el acusado declaró que la esposa les había ofrecido, aparte del dinero, «un Rolex y un polvo». También se han utilizado motocicletas en magnicidios como el de Eduardo Dato cuando era Presidente del Gobierno.

Corría el año 1919 cuando el general Severiano Martínez Anido fue nombrado Gobernador Civil de Barcelona para sofocar la ola de terror que asolaba una ciudad que se había convertido en el campo de batalla entre los pistoleros de la CNT y los del Sindicato Libre financiado por la patronal. Dato sabía que Anido no se andaría con delicadezas ni equilibrios; el general decidió dar la batalla a los anarquistas con el apoyo del Libre y del Somatén, una milicia civil apoyada por la alta burguesía. Fue deteniendo poco a poco a los dirigentes de la CNT, incluso deportó algunos al castillo de la Mola en Mahón, en una cuerda de presos que incluía al Noi del sucre y a Companys. En 1921 hizo aprobar por el Parlamento español la La Ley de fugas, una herramienta legal que permitía eliminar sin juicio previo a los que molestaran más de la cuenta. El socialista Besteiro y Unamuno se opusieron a esta norma, aunque con escaso éxito.

La CNT se sentía acorralada y decidió dar un golpe de efecto intentando asesinar a Eduardo Dato. Para ello reclutó a tres jóvenes anarquistas a los cuales compró una motocicleta Indian con sidecar con la que ayudarse a perpetrar el magnicidio. Pere Mateu con Ramón Casanella a los mandos salieron en la Indian con dirección a Madrid, mientras que Lluis Nicolau se desplazó en tren. Tras varios días de estudiar los movimientos del político español se subieron los tres en la moto y se colocaron a rebufo del Hudson que trasladaba a Dato desde el Senado a su domicilio. El coche del Presidente era muy potente y tras girar en Cibeles enfiló Alcalá a gran velocidad, la moto le seguía a duras penas pero al llegar a la Plaza de la Independencia el coche oficial disminuyó su velocidad para rodear la plaza y coger Serrano. Aprovecharon ese momento para abrir fuego, veintiún disparos en dos minutos de tiroteo. Mateu tirando con dos pistolas desde el sidecar y Nicolau con otra pistola por encima del hombro de Casanellas que era el conductor. El chófer dio varios volantazos pero no pudo evitar que Dato cayera mortalmente herido. La Indian adelantó entonces al Hudson y enfiló Serrano a toda velocidad en una enloquecida huida en la que colisionaron con un carro tirado por una mula. El arriero pudo fijarse en ellos, lo que propició su identificación. A Mateu le detuvieron todavía en Madrid, a Nicolau que había huido a Barcelona le siguieron la pista y le detuvieron en Alemania unos meses después. Solo Casanellas se libró huyendo a Rusia. Mateu y Nicolau fueron condenados a muerte, pena que se les conmutó por cadena perpetua.

Al proclamarse la República, diez años mas tarde, fueron amnistiados. Nicolau ingresó en la FAI y combatió en la Guerra Civil, pero fue capturado en 1939 y fusilado por las tropas de Franco. Casanellas regresó desde Rusia y fue candidato comunista por Barcelona en las elecciones de 1931, aunque no salió elegido. En 1933 se estrelló en una motocicleta cuando viajaba a Madrid y falleció. Pere Mateu siguió militando en la CNT y combatió en el frente de Aragón. Huyó a Francia al acabar la guerra y estuvo internado en el campo de Argelès-sur-mer. Una vez liberado se estableció en Tolouse donde trabajó en un taller mecánico. Murió en la cama en 1982.

FUENTE: Antonio Soler. Apóstoles y asesinos. Galaxia Gutenberg (2016)

« »

© 2018 ÇHØPSUËY FANZINË ØN THË RØCKS. Tema de Anders Norén.

↓