Apostolado bibliográfico: La banda de los Sacco, de Andrea Camilleri.

por Ricardo López Bella.

saco

Se trata de una incursión en el territorio de la Mafia del escritor siciliano: le concede vacaciones a su personaje estrella multimediático, el Comisario Salvo Montalbano, que le ha dado fama internacional y lo que de crematística conlleva, que además se nos hace mayorcete y lo mismo las necesita. Camilleri también prescinde del género novelístico y su inventiva, que no de su maestría, esta va con él siempre, para recurrir a unos hechos sucedidos hace casi un siglo y que narra cronológicamente por lo que se asemeja mucho a una novela más que a un estudio histórico, pues además estos hechos hablan por sí solos de lo trágico y dañino del cáncer mafioso cuando penetra en la vida social o familiar.

Es la trágica historia de una familia muy humilde en su origen, los Sacco, cuyos miembros alcanzan una prosperidad tan honradamente trabajada como trabajosa de mantener, la cual inevitablemente llama la atención y despierta la codicia de los capos locales. Estos les requieren para pagar sus «impuestos», aunque en todo el relato no se utiliza la palabra «pizzo», ni los delincuentes recurren a sutilezas ni a figuras literarias: una nota con una cantidad es suficiente.

Como quiera que el padre de familia, que instruye a sus hijos en las ideas socialistas (nada que ver con los que hoy a sí mismos se lo llaman) y entre estas ideas está la dignidad indoblegable como norma y la honradez como forma de vida, los extorsionadores y asesinos organizados no obtienen ni siquiera una respuesta.

Entonces poco tarda en dar comienzo un enfrentamiento, que se convertirá en desigual, entre ambas partes, ante la vergonzante pasividad, primero de carabineros y jueces, y después con la participación de ambos órganos del ausente Estado italiano ya penetrados por la trama mafiosa. Es indiferente que este Estado sea dirigido por lo fascistas y que quieran erradicar el poder de los mafiosos ya que estos, paradójicamente, los acaban dirigiendo contra los rojos, «la banda de los Sacco».

Este conflicto, que Camilleri llama western de la cosa costra, término prestado por otro siciliano, Sciascia, arroja una siniestra contabilidad: diez muertes de forma violenta entre los familiares y amigos de los Sacco por solo tres mafiosos, aunque de «calidad», los tres eran capos locales, pese a que quizá la muerte de uno de ellos fuera por obra y venganza de un afectado ajeno al caso. Item más, cuatro procesos judiciales, a cual más burdo, que dan seis cadenas perpetuas… ¡contra tres hermanos Sacco!

Tal contabilidad y su resultado final da noticia de que la perversa penetración antes mencionada, alcanza sucesivos grados de sofisticada evolución y extensión… Y es solo el principio. Para más información y mayor indignación sobre lo anterior léase al huido Saviano, aunque se trate de la Camorra.

La sobriedad y sencillez estilística del autor es identificable y nos brinda una suerte de manual magistral básico de narrativa, aunque en estas páginas no hay lugar para su saludable humor. Tampoco para cargar las tintas en lo indignante y trágico, no va con él, ya se ha dicho que los hechos hablan y nos golpean por si mismos.

Preocupación añadida la supone el mismo autor, que en las fotos de las solapas de las portadas de sus libros, aparece invariablemente con un pitillo en la mano. Súmese a esto su avanzada edad, algún médico dirá que nada de esto ha de relacionarse, y llegaremos a la conclusión, uno mismo por lo menos, y lo sentiría en el alma de lector de buena literatura, que algún día tendremos un disgusto… y no nos lo darán los malos.

SALUD (mucha para Andrea) Y LECTURA.

« »

© 2018 ÇHØPSUËY FANZINË ØN THË RØCKS. Tema de Anders Norén.

↓