Manual de escritura

por Satur.

Genio

Introducción

Eh, qué pasa, tíos. Lo cual que los colaboradores de este magazine necesitamos a veces directrices escriptomorales que nos permitan expresar aquello que queremos expresar, sea lo que sea, por lo cual que me he lanzado a establecerlas, además de lo cual pueden ser útiles a otros lectores que quieran dar el salto metafórico del ojo a la mano, de la visión al tacto, de la pasividad a la acción, de la lectura a la escritura en definitiva, si a la literalidad nos atenemos.

Nudo

Las pautas escriptomorales para convertir una simple redacción en un texto atractivo para los lectores son dos y muy sencillas de seguir:

  1. Introducción, nudo y desenlace.
  2. Sujeto, verbo y predicado.

Una persona que escribe un correo electrónico o que transcribe en un documento opistógrafo —o no— lo que le pasó el otro día en el ascensor, verbigracia que se quedó encerrado con la vecina del quinto, ésa que sólo tiende tangas de cuerda en el balcón, no es en sí mismo un escritor. En cualquier caso, puede ser un escrituracionalizador. Ahora, un escritor, ni jarto de vino. Para ser escritor, como para ser actor de películas de anatomía cinética, conviene estar bien dotado, en este caso de genio.

El genio consiste en que ese esquema arriba mencionado sea una caja donde guardar tesoros léxicosemánticos que conviertan una frase anodina en un tren cargado de sueños y acción. Por ejemplo, si alguien quiere expresar el placer que le produce salir de la ciudad y darse un paseo por el campo, puede escrituracionalizar:

Yo estaba cansado de la ciudad. Yo estaba cansado de los coches. Yo estaba cansado de mi anonimato. Yo estaba cansado de estar cansado. Yo decidí irme al campo. Yo me fui al campo. Me gusta el campo [esta frase es más compleja, porque es más difícil determinar el sujeto, pero como la usamos mucho, sirve]. En el campo vi un paisaje. El paisaje me relajó. Yo regresé a la ciudad más relajado. Yo tardaré más tiempo en cansarme de la ciudad.

Este texto está muy bien para escribírselo a la novia con el fin de hacerle entender que si se fue el fin de semana al campo fue para calmar los nervios y no para yacer con una pastora o una pelandusca. Ahora, como texto literario no sirve. Si lo que queremos es escribir, crear arte, ser geniales, desembarranquemos por los riscos de la gramática, hundámonos en las aguas lexicográficas, retorzamos la semántica sintácticomoral que hemos apacentado desde que balbuceábamos nuestras primeras palabras. Pero, eso sí, siempre teniendo en cuenta nuestro estandarte:

  1. Introducción, nudo y desenlace.
  2. Sujeto, verbo y predicado.

Yo propongo tatuárnoslo en la piel para no olvidarlo. Podemos escribir desnudos y los chicos gordos pueden tatuárselo en la tripa, por ejemplo, ya que al mirar abajo tendríamos los renglones a simple vista (no olvidéis tatuarlo al revés). Y los chicos delgados en el ciruelo, por ejemplo. Y las chicas en la base superior de los pechos. Las que tengan poco, pues en el muslamen. No sé: sed imaginativos, o memorizadlo, a vuestro gusto o capacidad cerebromental. A lo que iba: que un texto literario sería del siguiente tenor o mezzosoprano:

La ciudad extrae de mi espíritu las últimas partículas de vitalidad, los automóviles son conducidos por apáticos chauffeurs que me contaminan de apatía, la apatía se espiraliza en mi interior produciendo más apatía y marasmo, las chicas no me miran, soy el hombre invisible, en las páginas del Lib las chicas me miran pero no tienen ojos con células humanas. Lo cual que en un aguerrido gesto de valentía decidí tomar el ferrocarril de las diez e irme a contemplar paisajes y a oler la bosta de las vacas [ojo a esta genialidad irónica]. Me gustan los paisajes soliloquios [un sustantivo convertido en adjetivo fuera de su campo semántico; a este realce expresivo se le llama jintanjafoxíbaton, o algo así] que se hablan a sí mismos. En un paisaje soliloquio me sentí hombre soliloquio, lo cual que todo viene a ser un reflejo del otro en sí mismo [profundidad filosófica, algo característico de los genios]. En lugar de regresarme en el ferrocarril de vuelta hice el camino andando, que al fin y al cabo son sólo dos estaciones [¿qué decís de esta genial pincelada de displicencia?] Humano endorfinado, oxigenado, humano soliloquio, vuelvo a ser ciudad, soy hombre cosmopólito.

Creo que no hace falta comentar nada, los textos hablan por sí solos. Tira, dile con el último texto a tu novia que te has ido al campo a oxigenarte, que del fostiarro que te mete lo mismo haces noche en el aire. Los genios son unos incomprendidos.

Desenlace

Hala, adiós.

139 comentarios

  • Lo de sujeto siempre me ha parecido un poco despreciativo, creo que sería mejor usar ciudadanía. O “la gente”, para estar más a la moda.

    – La gente, verbo, predicado.

    Queda mucho más acorde con los tiempos y más respetuoso con el medio ambiente.

  • No soy un genio.
    No se escribir bien.
    Parece que pintar tampoco.
    NUNCA seré un genio.
    Ni en escribir ni en pintar ni en nada.
    Sigo sin entender nada de la teoría epistolar, ni de muchas otras, seguramente de ninguna.
    Lo intento, pero no se si me importa demasiado.
    Economía de medios y de usos.
    Concreción.
    Y así.

  • A mí predicado me parece que tiene connotaciones religiosas. Sería bueno aplicarle el cepillo laicista y sustituirlo por enaltecedor.
    Así, la gente, carne, y enaltecedor (vale también ponderado)

  • Uno de los problemas de nuestro tiempo es la proliferación de escritores y cocineros, incluso hay escritores-cocineros. Hubo un tiempo en que el parnaso literario está formado por apenas docena y media de plumas y los cocineros eran anónimos. Cocinaban las madres y los tres vascos que se ocultaban tras los fogones.
    Hoy cualquier ñiñato pretende vivir de la péñola o de los pucheros. Estamos enfermos de énfasis y de egotismo.

  • Introducción, nudo y desenlace es machista y/o heretropatriarcal. Todos sabemos que a los hombres nos da igual pero a las mujeres les gustan los preliminares, así que

    Preliminares, introducción, nudo y desenlace.

  • “Introducción” es algo claramente fálico, luego heteropatriarcal. Lo malo es que no se puede atenuar esa falicidad con una arroba o una equis que quiten hierro al asunto genérico.

  • Preliminares y preliminaras sería más adecuado al momento semántico que atravesamos Morgan.
    Qué limpio me he quedado hoy con la nueva fórmula de lavado a la polaca. Qué pastizal me ahorraré en gas y agua…

  • Pues, Ya siento, Don S, de las 9′ 49 , pero;
    ¿ No decían ustedes que las citas había que reconocer a quien correspondían ?
    Pues eso es un cuento corto, cortísimo, de Hemingway .

  • DICCIONARIO CANICULAR

    Daimiel. Unos años atrás, arribar a Daimiel desde Ágreda hubiera supuesto un viaje incómodo. De Ágreda a Soria en coche de línea y transbordo en la machadiana capital para tomar de nuevo el coche de línea hasta Madrid; internarse en las sombrías tripas del «intercambiador» de Avenida de América y tomar el metropolitano desde el «intercambiador» de Avenida de América hasta Atocha; una vez allí, tomar el tren hasta la antigua Ciudad Libre de la Mancha y, tras ser recibido por los amigos, coche hasta Daimiel. Hoy, un cómodo trayecto en coche con Dani (ver entrada correspondiente) desde Ágreda a Zaragoza y un fugaz viaje en Ave desde la estación de Delicias hasta Ciudad Real. El encanto del viaje quedó roto tras ver al Marqués en chanclas y pantaloneta. Me instó a subir rápido al coche porque le urgía arreglar en la finca un lavadero de albercas, para lo cual había mercado en la ferretería local un palo de escoba y un alambre. Avizoré una lúgubre estancia en el poblachón manchego, pero reconozco que se me dan tan bien los augurios como la cocina. Nada más pisar la finca solariega fui recibido por un jauría de nobles perros de caza y la aristocrática mujer del Marqués, que lucía lúcida y radiante. Desde ese momento no hubo hora, durante mi estancia, que no fuera de calma o de alegría. Es cierto que el Marqués parecía transformado en indígena y lugareño, que abominaba del running, que alababa los beneficios de trasegar a las dos de la madrugada hipoglúcidos hídricocarbónicos (o sea, espaguetis) y que de vez en cuando cruzaba los patios, cenceño y concentrado, con una motosierra en la mano diciendo que iba a cambiar una bombilla. Pero no lo es menos que no hay mejor anfitrión que el MacGyver manchego, que todavía me admira que me tenga y trate como amigo y que me ha instruido en los beneficios del paseo higiénico a las ocho de la mañana y en el discernimiento de los buenos vinos y aceites de la comarca. Además, he tenido el honor de dar con él mi primer paseo en moto por los silvestres parajes de las Tablas de Daimiel y de escuchar en su discoteca a los Tangerine Dream como banda sonora de las imágenes proyectadas de la obra de Arturo Marián Llanos. Un lujo al alcance de pocos. He sido tratado como un noble más, paseado por el bello pueblo de Almagro, donde tuve el honor de escuchar el grupo favorito del Marqués, Los Luceros, y de tomar un cosmopolita gintonic en una ibicenca terraza. Me han permitido esquilmar la higuera de uno de los patios y lucir mi asombroso cuerpo en la alberca de la finca. Me han invitado a una de las comidas más importantes de mi vida y han hecho muestra de poder y autocontrol al no criticar el engrudo que les serví como risotto de vino y manzana. El Marqués, además, tuvo la delicadeza de airearme por el pueblo para no perder mis raíces rurales. Así, tuvimos ocasión de compadrear con los autóctonos en la frutería y la carnecería (excelentes ambas), escuchar a una fina dama soltar un ¡¡ARREA!! que me dejó patidifuso, y admirar las voluptuosas hechuras de la cajera de un galpón donde es posible mercar ginebras de lujo, pero no mantequilla o parmesano. La vida ha transcurrido como en en unas páginas del Quijote, volviéndome loco con la lectura de la biografía del General Fanjul, o como en los fragmentos más calmos de El Señor de los Anillos, siendo recibido como hobbit por las élficas hija y nieta de los marqueses. Así, he sido a las veces el Sancho que acompañaba al Quijote que no quería entrar en las «grandes superficies» a batirse el cobre con las aldonzalorenzos en la pescadería, y otras el Quijote que se hacía acompañar de su Sancho de cuatro patas (mi añorado Daddy), juguetón y pendenciero, a luchar contra los palos y pelotas que hacían de molinos. Ahora sólo me queda perfeccionar mi arte coquinaria para asegurarme el puesto como espolique de cámara, palafrenero de cocina, o simple pinche de mesa. Amenazo con regresar.

    Damas. He pasado las vacaciones rodeado de ellas. Han cumplido con lo que se espera de su carácter: discreción y hermosura; entretenidas y divertidas; solícitas, no se han negado a nada que les haya pedido. A nada. Entre la multitud de ellas, dos cuyas imbricaciones biográficas en mi vida darían para una telenovela de mucha tensión y muchas risas. Ha sido un momento histórico.

    Dani. Mi mejor amigo. De una tenacidad tan admirable como pavorosa e inhumana. Ha hecho con su vida lo que quería, pese a que el precio ha sido altísimo. Fontaca, aunque sus habilidades van más allá. Todo lo que hace, desde instalar una caldera a montar una cocina, lo lleva hasta sus últimos extremos. Viene a ser el Thomas Bernhard de las reformas.

  • Me comentaron un día que las hormonas de la carne de cerdo provoca el crecimiento del pecho en las mujeres. Y digo yo que a lo mejor es cierto, porque siendo mi pueblo productor y consumidor de embutidos, hay que ver las gominolas que gastan las indígenas, macho.

  • Se hace saber a todo el mundo que los envíos de la serigrafía del Fumanchungo tendrán lugar a partir de la semana que viene.

  • Ajustada crónica, Brema. El que haya pasión por la cocina es una gran noticia, cierto que el cocinar bien, como el escribir con donaire, es asunto serio al alcance de pocos. La prueba de fuego para un cocinilla es hacerlo fuera de su feudo, donde solo arrancan los tres puntos los mas curtidos.
    Pero de la cantidad sale la calidad, si no cómo explicar el restaurante al que llevé a Brema en Daimiel (El Bodegón) que junto con el de Las Pedroñeras (Las Rejas) son los mejores que he catado (no han sido pocos).
    El que en estos dos polvorientos poblachones manchegos se haya alcanzado la excelencia culinaria, junto con lo del viaje fulgurante Ágreda-Daimiel que refería Brema, es palpable muestra de lo mucho y bien que ha cambiado España.

  • El escritor hace lo que puede, el verdadero mérito lo tiene el lector. El autor propone, pero es el receptor quien recoge los frutos y éstos, nos guste o no, siempre dependen de lo que aporte el destinatario. A la postre es la interpretación del lector la que da significado a lo que con mayor o menor fortuna intentó el autor.

    A menos que el muy inepto se empeñe en tratar de explicarnos algo, claro.

  • He rumiado durante horas en Las Rejas un “portentoso” (®Brema) menú degustación compuesto por diecisiete especialidades. Coincido en la calificación de excelencia, pese a su munificencia. Me sorprendió su ajustado precio. A continuación arrastré mis huesos por La Mancha hasta que logré dar una cabezada en el parador de Almagro.

  • Doy fe que Las Rejas es un templo al que uno debe ir a recogerse con frecuencia.
    Tomo nota de El Bodegón en Daimiel para una próxima peregrinación.

  • Por recomendación del Marqués, hace unos años cené en el Corregidor de Almagro. Me pareció un sitio que tenía toda la pinta de haber pasado por mejores épocas, aunque la cena estuvo bien en líneas generales. Ahora veo que cerró hace más de un año.

  • Hola, os traigo una canción muy chula de Davit Bobby.

    A lo de las novias largándose en globo echo mi cuarto a espadas pidiendo un Sr-25 para darle un tiro a la lona y hacer que el globo caiga sobre la granja de cerdos de mi tío Atilano. Por echar unas risas.

    También os traigo esta canción muy bonita, porque aquí algunos sois un poco frikits.

  • Buena entrada Satur, aunque siga sin revelarnos “quién es realmente Satur”. Lo siento, pero es que esa frase me tiene en vilo. Algún día nos será revelado.

    Volviendo a lo de ayer, quería dejar constancia de que la idea de analizar tanto la estructura aditiva como la estructura multiplicativa en el estudio de los números primos se me ocurrió primero a mí, en uno de esos largos viajes en avión en los que te da tiempo a pensar en todo. De hecho, estaba soñando con Adapts, a quien no tengo el gusto de conocer. A ver alguien se anima a hacer una interpretación freudiana.

    Volviendo a los primos, inicialmente se destaca su estructura multiplicativa. Se definen en términos de factores y se demuestra que todo número natural tiene una descomposición única en factores primos. Los intentos de dotar a los números primos de una estructura aditiva, hasta donde yo sé, no han llegado muy lejos.

    Y en ese estado de sopor inducido que se produce en los vuelos largos (llega un momento en que ya no sabe uno en qué pensar), recordé que la estructura más intuitiva que mezcla aspectos aditivos y multiplicativos es la de espacio vectorial. El concepto de combinación lineal proporciona de manera directa esa mezcla de aspectos aditivos y multiplicativos.

    Siguiendo esa línea de razonamiento, se me ocurrió intentar escribir los números primos como combinaciones lineales. Los “vectores” del espacio vectorial serían los propios números primos, mientras que el “cuerpo” de escalares serían los números naturales. El diagrama que empecé a esbozar ayer muestra una forma de hacerlo. Si hacemos 2=p1 (el primer número primo) y 3=p2 (el segundo número primo), es evidente que todo número primo puede construirse como combinación lineal (con coeficientes naturales), de p1 y p2. Así, el conjunto de los números primos sería una especie de “espacio vectorial” sobre el “cuerpo” de los enteros, de dimensión dos (p1 y p2 serían una base de este espacio).

    Este razonamiento tiene varios “agujeros”. En primer lugar, los números naturales no tienen estructura de cuerpo, y en segundo lugar (y lo más grave) es que los “vectores” no tienen una expresión única como combinación lineal de los vectores de la base, condición sine qua non para que formen un espacio vectorial. Por ejemplo, 11=8+3=(4.2+1.3) sería el vector (4,1)=4.p1+1.p2 pero también 11=2+9=(1.2+3.3) sería el vector (1,3)=1.p1+3.p2. La descomposición no es única.

    No obstante, si se continúa con el esquema indicado (yo lo he hecho para los 100 primeros números primos), se observan regularidades sorprendentes, que podrían llevar a descubrir propiedades de los números primos hasta ahora inéditas. Yo no he tenido tiempo de llevar más allá este análisis, pero si alguien se anima, ahí tiene un camino iniciado (aunque lo más probable es que no lleve muy lejos).

    También queda abierto el estudio de una estructura similar a un espacio vectorial pero con condiciones más “relajadas”, como la posibilidad de expresión de forma no única como combinación lineal de vectores de la base o la posibilidad de que los escalares no necesariamente tengan que tener la estructura de cuerpo.

    Si alguien obtiene algún día la medalla Fields por estas cuestiones, reclamo mi parte.

    (Es sorprendente lo que se puede llegar a pensar en estados de sopor; dicen que el que acuñó el concepto de “lógica difusa” estaba en medio de un sopor etílico pensando en los típicos diagramas de Venn cuando, como consecuencia de su estado, empezó a ver los contornos de forma borrosa; lejos de amilanarse, cuando se recuperó del sopor le dio forma a su idea y triunfó en toda regla).

    Y ya está bien por hoy, no se lo tomen muy en serio.

  • Hacienda no parece creerse mucho lo de «in dubio pro libertate», y para curarse en salud sobre cómo puedo ejercer mi libertad, me la coarta reteniéndome diversos impuestos. En el caso de las vestimentas integristas creo que habría que actuar con el criterio jurídico (inexistente) de «in dubio pro equalitate»: mientras no se firme un convenio con los países burkistas que garantice la libertad de nuestros nacionales en ellos, nosotros tampoco garantizamos el derecho a transitar disfrazado de cojín en los espacios públicos. En Carnavales, quizá.

  • Preciosos minutos musicales de Saturn.
    Los futuros historiadores del arte deberán explicar la relación -que ya intuimos nuclear- entre las artes visuales contemporáneas y los cuartos de baño de ancestros notoriamente guarros.

  • Señor Zeppi estoy tratando de leer su artículo pero el primer error me salta al leer sobre que la teoría de analizar en los números primos sus estructuras aditivas y multiplicativas, que lleva ocupando muchos años de grandes mentes, fué pensada por Vd en primer lugar.
    El segundo golpe me lo llevo un poco después al decir:
    que los números primos no tienen una estructura aditiva …
    “La suma de dos números primos da un número par mayor que dos” (algo así)
    Conjetura de Goldbach.
    Y ya dejo de leer.
    Mis conocimientos no son tan profundos como los suyos, y mi gusto por la matemática viene dado por las lecturas de física, a nivel de divulgación y juguetear con números y con la historia de esta especialidad fascinante.

  • Hombre JRG, creí que había captado la ironía. También se me ocurrió a mi primero la demostración de Wiles del teorema de Fermat, pero el margen era demasiado pequeño para desarrollarla.

  • Los intentos de dotar a los números primos de una estructura aditiva, hasta donde yo sé, no han llegado muy lejos.

    Hasta donde yo sé es muy poco, pero no digo que los números primos no tienen una estructura aditiva …

    Ya puede seguir leyendo.

  • Efectivamente, el fisco no tiene mucho que ver con el burkini.

    Si reivindicamos la libertad, la prohibición de conductas ha de ser restrictiva. Debe justificarse demostrando que producen de forma directa un daño a las personas o los bienes. Daño cierto o muy probable (que estadísticamente se acaba materializando).
    No valen justificaciones sobre el origen de la conducta, ni teleológicas, ni juicios de intenciones. Ni la promoción de unos valores frente a otros, incluyendo a la propia libertad.

  • Jodido el Fermat si¡¡¡
    pobres vd. y Wiles tratando de demostrar la “tontadita”: a2+b2=c2 durante los últimos 300 años…
    Yo es que soy torpe de cojones para esto de las ironías irónico ironizantes.

  • Pues a mí no me parece mal que vistan burkas o hiyabs o se “desvistan” en burkinis. Así vamos viendo cuántos son.

  • Después de subsanadas las ironías, leído el artículo completo, y miradas algunas dudas, me ha dejado con las ganas de seguir mirándolo y ver cómo responden esos primeros 100 primos (tendré que mirar una lista de primos pues me sé unos cuantos de las primeras posiciones).
    Ayer cuando miré su comentario me gustó el diagrama …
    Y ya se veían regularidades.

  • Yo estoy en contra del puterío, como bien sabéis. Lo de llevar descubierto el tobillo pase, pero el muslamen y las manzanillas del culo con los shorts me parece atroz. Dicho lo antecual, y como dijo Arcadit el otro día, por qué no se puede ir desnudo y sí disfrazado de cojín, como graciosamente ha dicho Pedro Antonio. A ver. Por qué.

  • ESCALA EN HI FI
    Hubo un tiempo que se pasó del monoaural al estereofónico, incluso se habló del quadrafónico hasta que llegó el Dolby stereo. Los exigentes teníamos un «equipo» para escuchar música en casa, amplificador de válvulas, luego electrónico, bafles, plato estraboscópico y agujas de platino. Llegaron los reproductores de CDs y tocamos techo.
    Hoy se escucha la música en el móvil o el iPad, una carraca, una caja de grillos, un insulto a la añorada Alta Fidelidad.

  • JRG, lo que sale siguiendo esa pauta es una especie de “triángulo de Tartaglia”, cuyas regularidades no he podido establecer, pero que se intuyen como probables, aunque también podría ser que no llevase a nada (que es lo más probable).

    Presentado de esa forma, parece que pudiera determinarse cuál debería ser el siguiente primo, dados los anteriores, o si hay alguna relación particular entre los componentes que solo se cumpla para los primos gemelos, por ejemplo. En ambos casos, sería un gran avance.

    Se puede modificar el esquema eligiendo otras parejas de primos como base, pero entonces desaparecen las regularidades aparentes del triángulo (o yo no soy capaz de encontrarlas). La verdad es que solo pensé en ello durante aquél vuelo y el esquema me vino a la cabeza tal como lo he expuesto, no le he dedicado ningún esfuerzo mental “consciente”, el estado de consciencia solo me ha servido para constatar las lagunas formales.

    Si encuentra algo interesante o curioso en relación con esto, hágamelo saber.

  • (Es como el apartamento chiquitito allà en Nevada, solo que no cabemos dos, quepo yo y de lao. Pero mira, más fácil de limpiar.
    Lo bueno es q está a 3′ andando del trabajo. El cielo sabe que estoy contenta.)

  • Ya sabes que no es el tamaño de los apartamentos lo que importa sino que sean juguetones. Yo también me alegro, Gaturri.
    ***
    «Se fue Donald Trump y México quedó en llamas», dice precisamente la primera línea del relato de la visita por Jan Martínez Ahrens («Arde Méxicos», «¡Arde, Méxicos!») en EP. Lo traigo porque, como mexicana que soy cuando me canta, a mí también me arden estas llamas y porque fue Jenny la que trajo ayer la conección Trump & Alabama & Rulfo. Os pongo la columna de Enrique Krauze: «A los tiranos no se les apacigua. A los tiranos se les enfrenta».

  • Me baño en bolas, siempre que puedo, pero entiendo que haya quien, por su sentido estético o supersticioso, no pueda soportar mis imperfecciones o mis genitales. Creo que la presencia del burkini en las playas va a perturbar más la mente de las propias portadoras, por la reacción popular, simplemente.

  • CaptAchab dice: Viernes, 02/09/2016 a las 17:30

    Efectivamente, el fisco no tiene mucho que ver con el burkini.

    Si reivindicamos la libertad, la prohibición de conductas ha de ser restrictiva. Debe justificarse demostrando que producen de forma directa un daño a las personas o los bienes. Daño cierto o muy probable (que estadísticamente se acaba materializando).

    No valen justificaciones sobre el origen de la conducta, ni teleológicas, ni juicios de intenciones. Ni la promoción de unos valores frente a otros, incluyendo a la propia libertad.

    Perdone mi retraso al contestar; he bajado a la playa a ver si veía algún burkini.

    Una mujer con un burka es una integrista que está llamando a las demás mujeres o putas o impías. O, peor aún, es un nazi con un programa de exterminio que esta llamando o putas o impías a todas las mujeres mayores de siete años menos a la suya. Su reivindicación y exhibición de la prenda de sumisión en los lugares de libertad en que hemos conseguido convertir las playas es una bandera tan ilegítima como entrar vestido de comandante de las SS en una sinagoga. Pretender, después del atentado en que un yihadista atropelló a la multitud, que los islamistas tienen el mismo derecho que los demás a exhibirse en aquellas playas es una muestra de inhumanidad y una burla a las víctimas, y como tal debe ser reprimida con firmeza, la misma que utilizamos con quienes dejan defecar a sus mascotas en la vía pública: multa.

    Como ciudadano de unas provincias en que un número notable de paisanos se dedica a exhibir sin complejos su podredumbre estoy acostumbrado a estos discursos deshuesados, mi capitán.

    El burkini me insulta porque es una exhibición ostentosa de un programa de vulneración de los derechos humanos básicos, cuando no del exterminio. No hay libertad para los liberticidas.

    En cuanto a las mujeres que por propia elección deciden vestir con sudario (sudario en el amplio sentido de la palabra sudar), me parece perfecto. También hay pájaros de ambos sexos que se visten con naylons y spandex y se azotan con escobillas de baño. Nada que objetar mientras lo hagan en íntimos locales higiénicos. Pero cuando el brazo armado del BDSM (Renovado) empiece a ejecutar a quienes solamente practiquen la postura del misionero, entiendo que quedaría justificada la represión. Porque la represión es —al menos a veces— la solución.

    [Tranquilos, cariños, era sólo un ejemplo. Podéis seguir dándoos.]

  • Estoy completamente de acuerdo con Perroantonio. Añado que ponerse burkini en una playa es provocar. A la playa se va a tomar el sol poco vestido y bañarse poco vestido. Acudir a tal sitio vestido de pies a cabeza es tan provocador, tan exhibición de un programa ideológico, como desnudarse en una iglesia. No se les ha ocurrido inventar un burka para esquiar en alta montaña por la misma razón que las Femen no protestan en las playas nudistas. Sus respectivas ideologías no brillarían.

  • MGAUSSAGE dice:
    Viernes, 02/09/2016 a las 22:34
    Estoy completamente de acuerdo con Perroantonio. Añado que ponerse burkini en una playa es provocar.

    Tengo mis dudas. Siguen una moda impuesta. Títeres, de nuevo.

  • Pues me alegro mucho que Gachó tenga techo y más a tres minutos del trabajo. Su pequeñez es una ventaja para una mujer española que tiene la casa limpia de toda límpidez.
    Dicho lo cual ahora debemos centrarnos en un reto colosal: emparejar a Satur.
    No cejemos aunque el trabajo sea hercúleo.

  • (Me alegro de que os alegréis. Es pequeñito y será juguetón y limpio.)

    (No al dominio del hombre -por el simple hecho de ser hombre-, sobre la mujer -por el simple hecho de ser mujer-. No al burkini.)

  • Perroantonio dice:
    Viernes, 02/09/2016 a las 16:50
    En el caso de las vestimentas integristas creo que habría que actuar con el criterio jurídico (inexistente) de «in dubio pro equalitate»: mientras no se firme un convenio con los países burkistas que garantice la libertad de nuestros nacionales en ellos, nosotros tampoco garantizamos el derecho a transitar disfrazado de cojín en los espacios públicos. En Carnavales, quizá.

    Hay dos cosas que no veo en el argumento: si la esclavitud es mala de por sí no veo el porqué se debe aprobar en Europa, por mucho que nos permitan bañarnos en pelotas en Dubai. Y la otra: los burkinistas son nuestros nacionales.

  • Soy un príncipe de la chapucilla! Es cierto q ninguno d mis estudios anteriores q nunca me sirvieron d gran cosa, tampoco me han servido en esta ocasión. Pero siguiendo los doctos principios del equilibrio complejo y de la perogrullada ocasional que ha dictado mi Reyna junto con un cuchillo una goma para el pelo y un trozo d manguera del jardín ….. (Redoble largo de tambores) he conseguido que hoy nos duchemos los tres.
    Estoy plenamente realizado. He trastocado años de torpeza y me siento casi un macho alfa de esos.
    Guau!!!
    Además he dormido tranquilo sabiendo q gacho tiene techo.
    Soy muy feliz!!!
    Solo lo empaña la criba d Eratostenes y el triángulo d tartaglia d zeppi … Pero esto es otro tema…

  • ELOGIO DE BREMA
    Tengo el mismo concepto de la amistad que Józef Trofida, lo que resulta desfasado en estos tiempos. Raramente encuentro algún enamorado de la Osa Mayor que viva todavía en esa épica que di en llamar «viril camaradería» y que nada tiene que ver con el coleguismo imperante.
    Brema sabe ser buen anfitrión y mejor invitado, conoce el arte de regalar y cómo agradecer un obsequio, es gran conversador y obcecado polemista. Brema está siempre dispuesto a pagar pero sabe guardar la cartera a tiempo, es soberbio erudito pero siempre está dispuesto a aprender, le gustan en exceso las mozas pero no te aburre con sus andanzas. Brema sabe estar y no hablar mal de nadie mas allá de la anécdota, te hace sentir que tenerle de amigo es mejor que un Plan de Pensiones, que merece la pena creer en la verdadera amistad.
    Y la prueba del algodón: cuando conozco alguna mujer que vale la pena siempre pienso que gran pareja sería para Brema.

  • como tal debe ser reprimida con firmeza, la misma que utilizamos con quienes dejan defecar a sus mascotas en la vía pública: multa.

    Cómo sois los de Bilbao. En todos lados se multa al que no recoge y vosotros al que deja. Joder, sacáis a los bichos defecados de casa.

  • Yo voy a seguir al pie de la letra los consejismos de Satur.
    ¡A ver si esta vez le gusta lo que escribo a Follandeiro!
    **
    Aparte de lo que ha dicho Perroantonio con lo que coincido plenamente (cada vez que pasa esto, suspiro) quiero expresar que si ya es molesto el relleno esponjoso de los bikinis para secarse, ese trapo tiene que ser una tortura en la playa, mojado, lleno de arena,..uffff una penitencia, vamos.

  • Me parece que hoy es el cumpleaños de Holmesss.
    Felicidades, querido Holmesss, hoy sos un día más grande.


    Cumpleaños

    Cuánto mundo ha venido de todo el mundo:
    morrenas y murenas, mares y morago,
    auroras, arcoiris, águilas y astrago.
    ¿Dónde ponerlo todo? Dios mío, ¿qué hago?
    Esos llandes, lloredos, lluvias y llubinas,
    esas llacas y llamas, ¿cómo las hacinas?
    Berilos, gorilas, trémolos y mirlos.
    Gracias, no sabría cómo digerirlos.
    No hay jarro ninguno para berza ni brezo,
    aletazo, gazapo, zaragata y cerezo.
    ¿Dónde guardo el colibrí?, ¿dónde el brocado?
    Con la cebra y la cabra en serio me enfado.
    El dióxido ya es algo que vale por tres,
    y aquí, para colmo, octópodo y ciempiés.
    Aunque han quitado el precio de las estrellas,
    lo adivino y creo que no soy digna de ellas.
    ¿Vale la pena acaso regalar un ocaso?
    ¿A alguien que en el mundo está solo de paso?
    Me entretengo un segundo, y solo un segundo:
    los detalles omito, y el resto confundo.
    ¡Imposible apartar lo real del vacío!
    Perderé sin remedio mis flores de estío.
    Flor perdida, marchita, ¡qué pena de gasto!
    El peciolo, y la hoja, y el cáliz tan casto,
    ¡cómo se esfuerza por no durar entera,
    qué desdén puntilloso, qué endeblez altanera!

    (W. Szymborska, de Acaso, 1972)

  • «Cada día que pasa soy una noche más grande», me dijo un día mi hijo al levantarle de la cama. También me decía desayunando, «Aprovecha para meterme la galleta en la boca ahora que la tengo abierta».

  • La molicie del ocio engendra fantasmas y tal, así que me ha dado por formular un posible test Voight-Kampff para distinguir a un tipo de izquierdas de otro de derechas. Ese es un asunto espinoso, un piélago profundo, oscuro y de aguas embravecidas, en el que naufraga, así en general, todo el mundo. Naufraga la gente y la casta, los de tierra adentro y los de mar afuera, hombres y mujeres pero no los niños. Los niños, ya lo dijo Sandor Marai, son todos muy de derechas, fervientes anticomunistas y grandes defensores de la propiedad privada. Quién tenga alguna duda sobre el asunto debería perder unos instantes, diez minutos llegan, viendo jugar a un grupito de cuatro años. La palabra mas repetida es mío. Yo a eso de Marai no tengo nada que añadir porque no hay nada que añadir. Quizá, como detalle anecdótico, recordar que en esa misma línea la madre de Borges sostenía con razones fundadas que los niños son anteriores al cristianismo, los de antes de Cristo y los actuales. Ateos, de derechas y pintando como quería Picasso pintar; ahí tenemos el paraíso al que volver.
    Como el tiempo todo lo arruina hay quienes se vuelven de izquierdas y deberíamos detectarlos. Y detectarnos, que conocerse a uno mismo tiene la innegable utilidad de anticipar las piedras en las que tropezaremos por segunda o tercera vez en el camino a ese paraíso perdido que es la reaccionaria infancia, como ya vimos. El test, muy sencillo, sería contestarse uno qué es lo primero a lo que asocia la palabra “agitador”. ¿A la varilla de revolver un Martini o un Negroni o a una asamblea de facultad o la revolución? Yo tengo días. Me esforcé tanto por crecer, madurar, ser adulto, responsable y moral que arruiné mi vida y, además de acabar pintando como el culo, terminé imbuido de la falsa sensación de que la vida tiene un sentido más allá de vivirla. Quizá de ahí se salga, pero aventuro que me llevará toda la vida. También puede uno jugar a formular hipótesis y preguntárselo de otros. ¿Qué es lo primero en lo que pensaría fulano si oyese la palabra agitador? Jabois, Arcadi e incluso Losantos me salen claramente de izquierdas. También Bustos es de ese lado. Montano y Cristian Campos me salen dudosos, unos días si y otros no, y sólo Sostres es claramente de derechas.

  • Le pregunté una vez a Iñaki Camba que es de Zarauz por algún restaurante en Bilbao. «No te puedo decir, no he ido nunca», me contestó con displicencia. Por ello me extrañó ayer, conversando en Arce con él y con su hijo Unai, que ante mi respuesta de que había pasado el verano en Daimiel saltaran: «Coño, donde El Bodegón». Se deshicieron en elogios y Unai resaltó el servicio de sala y las instalaciones de la cocina que había visitado hace poco.
    Como hoy es día grande en el pueblo el plan es ir a los toros y luego a cenar allí. Poca broma.

  • marquesdecubaslibres dice:
    Sábado, 03/09/2016 a las 10:47

    Llevo un rato pensando qué decir. Sin éxito hasta ahora. Seguiremos informando.

  • Feliz día, seas quien seas
    y sin saber de dónde vienes
    y ønde vas, que la vida te sea
    generosa un año más, Holmess.

    Me gusta que me recuerden y recuerden las onomásticas. ES MUY LINDO…

  • Celebro lo del apartamento, Gacho. Espero que hayas podido dejar Lloret y trasladarte a zonas más civilizadas de la costa. Si no es así, recuerda: “Lo que pasa en Lloret, se queda en Lloret”.

    El recuerdo es, desde luego, muy lejano; pero de Isabel Allende leí “La casa de los espíritus” justo después de que saliera al mercado. La terminé solamente porque en aquellos tiempos mozos me imponía, a modo de cilicio literario, la tarea de concluir cualquier libro que comenzaba, por indigesta que me resultase esa lectura. Y la penitencia fue doble, pues resultó que lo leí en la playa y que el ejemplar que adquirí estaba mal pegado, de suerte que cada página que pasaba se desprendía imediatamente del volumen, haciendo que me concentrara más en no llenar la arena de cuartillas que en las andazas de Esteban Trueba y su dilatada prole. Al cabo de las horas y a pesar de mis esfuerzos, un par de ráfagas de viento terminaron el trabajo y el libro echó a volar hacia el mar como espoleado, ciertamente, por alados espíritus cabrones.

    La novela me pareció un despropósito. Era evidente que, más de homenajear o inspirarse en García Márquez, se trataba más bien de un fusilamiento al amanecer de Cien años de soledad; pero con una carga de denuncia social y política que, despojada de la sutileza y mano maestra del colombiano para sugerir en lugar de explicitar, por momentos la aproximaba más al panfleto que a cualquier otra cosa Además de validar el aforismo de Lichtenberg de que “lo peor de los buenos libros es que dan lugar a muchos malos”, este sucedáneo descafeinado de García Márquez se me antojó entonces como ejemplo palmario de “novela con mensaje”, subgénero literario en sí mismo que me conduce de manera invariable a recordar las palabras del gran Billy Wilder: “Si quieres enviar un mensaje, ve a Western Union”.

  • MGAUSSAGE dice:
    Sábado, 03/09/2016 a las 12:58
    La molicie del ocio engendra fantasmas y tal, así que me ha dado por formular un posible test Voight-Kampff para distinguir a un tipo de izquierdas de otro de derechas.

    Algo falla en el test. El único que da positivo es Sostres. Cuando por todos es sabido que no es de derechas. Sostres es mediopensionista. Escribiría algo del Salvador si no fuera por la mezcla de molicie y -mi ya legendaria- sabiduría en que he convertido la vida. Sea cual sea el tema siempre hay alguien que sabe más del asunto. Vamos, que ya todo está escrito.

    https://www.cuartopoder.es/lagatasobreelteclado/2010/11/19/un-tal-sostres/605

  • (Leí “La casa de los espíritus” a los 15 años, Gómez. Me resultó fascinante. Me dejó anonadada y llena de dudas, que es como hay que estar con 15 años, y me reforzó mis ansias por leer. Ese es uno de los libros a los que le estoy más agradecida.
    Hay una edad para cada cosa. Y la hay para todo. Posiblemente (que no seguro) podría haber un sesgo debido al género del lector.)

  • Sobre García Márquez y arranques de novelas: un periodista le hizo notar en una ocasión al autor colombiano que un amigo suyo (del periodista) había comenzado a escribir una novela, pero al parecer le había salido una primera frase tan buena que fue incapaz de continuar con ella. García Márquez celebró la anécdota y dijo que, por su parte, cuando escribió aquello de: “Muchos años despúes, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Auteliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que padre lo llevó a conocer el hielo”, supo que Cien años de soledad ya estaba prácticamente hecha.

    Aun con la carga de boutade implícita en una declaración semejante, no me cabe duda de que encierra una gran parte de verdad.

  • Bien es cierto que algunas de ellas –Willa Cather, Carson Mccullers o Flannery O’Connor por ejemplo– eran lesbianas. Pero esto lo supe luego.

  • (No, no; si no lo digo porque tú conscientemente pensases “Bah, lo ha escrito una mujer”; sino porque esa manera de contar las cosas nos llegue más a las mujeres. El sesgo no era por el emisor, sino por el receptor.
    Lo pensaba mientras leía El amante japonés. Pensaba ” Esto a las tías nos gusta más “. Bueno, yo he recibido una educación sesgada, quizá sea ese el motivo de que me pegue por realizar esas reflexiones.)

  • S. dice:
    Sábado, 03/09/2016 a las 15:46
    Vamos, que ya todo está escrito.

    No he pasado del primer párrafo. Vaya basura de mierda.

  • Intenté varias veces leer La caja de los espídicos, de Isabel Maluenda. No recuerdo a qué venía tanta tenacidad, porque jamás pasé del primer párrafo. Quizá eso explique por qué la historia del apartamento de la Gata Flora me interese un comino.

  • MGAUSSAGE dice:
    Sábado, 03/09/2016 a las 12:58
    El test, muy sencillo, sería contestarse uno qué es lo primero a lo que asocia la palabra “agitador”.

    A mí me trae a la mente este cuadro de Otto Rühle. Der Agitator.

  • S., siempre me quedaría el aquel de decir que son de derechas los que el test dice que son de derechas. Es un criterio arbitrario, tanto como hacer caso del concepto que cada uno tiene de sí mismo, pero al menos es uniforme. Con Sostres estarían, por ejemplo, Boris Izaguirre, Carmen Lomana y el tal Josemi, ese que vende pollos de Navidad en lo de Herrera, y pocos más. España es un país de rojos arrepentidos.
    Brema, a quien la palabra le evoca un sindicalista tamizado por el arte, se ve que también lo está dejando, pero le cuesta.

  • Ser de izquierdas o derechas está sobrevalorado, y los neutros claroscuros peor lo tenemos.

    Gachiña, sé feliz en tu nueva andadura y eso. 😀

  • Mgaussage, de acuerdo en todo. Y lo peor los comunistas reconvertidos en ultra liberales.

    Me falta Peñafiel.

    bremaneur dice:
    Sábado, 03/09/2016 a las 17:35
    No he pasado del primer párrafo. Vaya basura de mierda.

    A mí también me sorprendió el meter ahí a Sánchez Dragó, al fin y al cabo no es tan ramplón. En cuanto al resto que no leíste… Bueno, no hace proferir aullidos de admiración ni aplaudirlo como si fuera una gesta heroica. Es más bien un acto de desinterés, una obligación rutinaria con la Humanidad. Es lo que tiene Cataluña, que es un país petit y se conocen todos.

  • Joder Zeppi, yo aspiraba a aparecer en los sueños lúbricos de las chøpsüeyanas, pero a mi edad igual es suficiente con aparecer en los de los maromos, siempre que corra el aire.

  • S. dice: Sábado, 03/09/2016 a las 16:21

    Esto de Soria debe ser lo que decía Perroantonio de su mantequilla, que es cara. Mucha cara.
    No creo que Rivera haga teatro al quejarse.

  • No era un sueño lúbrico Adapts, aparecía un personaje que atravesaba un desierto pasándolas canutas, pero sobrevivía a la travesía, y de alguna forma supe que era el tito Adapts.

  • Bonnie dice: Sábado, 03/09/2016 a las 11:55
    **
    Aparte de lo que ha dicho Perroantonio con lo que coincido plenamente (cada vez que pasa esto, suspiro)

    Estamos conectados, Parker. Yo también siento un temblor en la Fuerza. Intento negarme a la evidencia, pero es así. Ay.

  • Hay que joderse, siempre ha habido clases. Zeppi y yo conectados en sueños y el cabronazo de PerroAntoine haciendo manitas a traves de la fuerza con Bonnie.

  • Procuro fijarme dice:
    Sábado, 03/09/2016 a las 22:19
    No creo que Rivera haga teatro al quejarse.

    Y si se tirara de un quinto piso tampoco lo haría quejándose por la ley de la gravedad. No dudo de su honradez, lo hago de su inteligencia. También es verdad que tiene pocas salidas. Pero si renuncia a su credibilidad (eso dijo) y a la coherencia (como aplaude J. Burgos), ¿qué le queda?

    MGaussage dice:
    Sábado, 03/09/2016 a las 22:20

    Está bien visto. Para qué perder el tiempo. Mandémoslos sabiendo que ya son ranas.

    Todos llevamos nuestros viejos cilicios, nuestros males menores, nuestro bien mayor. Después de todo, Soria, Fernández Díaz, Barberá, dan igual. Rajoy bien podía haber nombrado a Viri. Él sabe de qué lado están los verdaderos valores de sus votantes.

  • Boli Parker, ¿alguna vez han tratado de coaligarse contigo con frases cuñao tipo «Qué hace una chica como tú en una granja de vacas como ésta»?

  • Los de EP están ya completamente descompuestos; no recuerdo haber leído un editorial en plural mayestático en mi vida. Mi apuesta es que está escrito directamente por Gran Timonel González.

    ___

    Pues el caso es que yo un día soñé con uno de ustedes a quien no conozco personalmente, pero no recuerdo con quién. Lo que sí recuerdo es que nos reconocíamos al instante y nos saludábamos como Lebron y Jones en la NBA. Hay que ver cómo están las cabezas.

  • Quién mejor que Satur para abrir la nueva temporada otoño-invierno y encima con ese canon scriptomoral de penetración-preñez-parto literario, que voy a seguir a pie juntillas, si eso.

    Por cierto, Satur, chulísimo el video de Bobby at the BBC (bueno, más que el video, que también, la canción y su interpretación). Y el de I Fink U Freeky es con el que supe de la existencia de los Die Antwoord, que son de lo mejorcito del hemisferio sur y parte del otro.

    Ah, yo también me alegro de que Ga.Cho haya encontrado morada.
    ¡A disfrutarla, guapa!

    Y felicidades a Holmesss. Más pronto que tarde uno que yo me sé también va a calzar esa edad. En fin, siempre podremos decir que hemos vivido más que el Rey.

    (Orenda Fink – This Is a Part of Something Greater)
    (Dawes – Things Happen)

  • Nunca he soñado con nadie de aquí que yo recuerde, pero sí que he imaginado aventuras eróticas con alguna de las presentes, mayormente con Pirate la cual me dejó impactado el día (la noche, mas bien) que la conocí.

  • jrG dice:
    Jueves, 01/09/2016 a las 16:14

    Castigado a la indiferencia por ser conservador …

    Si Brassens volviera a escribir hoy “La mala reputación”, tendría que alterar algunas estrofas. El Vaticano de la corrección política está hoy casi en el extremo contrario.

  • Juanfran Satur dice:
    Domingo, 04/09/2016 a las 09:37
    A lo mejor Zeppit está ahí tó bwenorro, Adaps.

    Adaptaciones dice:
    Domingo, 04/09/2016 a las 10:18
    Hace biclismo…

    La ruta de hoy ha sido en el Milton Reimers Ranch Park, una gozada de lugar, donde hasta nos hemos bañado en el río Guadalupe. Además, nos han dejado probar una bici de ruedas gordas (fat tyre le dicen por aquí), con un sistema novedoso de pedaleo (Specialized Turbo Levo) que se supone que aumenta el rendimiento (te cansas menos). La verdad es que mola, y lo de las ruedas gordas apunta a que puede dar mucho juego rodando sobre nieve.

    Como sigo sin saber postear fotos, he enviado una a los administradores, por si tienen a bien adjuntarla. En la foto aparezco en mi turno de prueba de la bici. Si estoy bwenorro o no, que lo juzgue la concurrencia. Sean compasivos con mis 55 tacos.

  • Zeppi dice:
    Domingo, 04/09/2016 a las 18:53

    Como sigo sin saber postear fotos,

    No he recibido ninguna foto, pero se lo voy a aclarar, señorito. NO SE SUBEN FOTOS A ÇHØPSUËY, y esta es la última vez que una servidora lo explica.

    Si quieren poner fotos, hagan lo que hacen con los vídeos. Abren una cuenta en Flickr, en Instagram, en Google Photos, en Facebook, en Dropbox o en otros muchos sitios y ponen un enlace. ¿Es tan difícil de entender? Tan listos que parecen para algunas cosas y tan perezosos para otras.

  • Correctísimo, Marqués:

    Etapón en Formigal (probablemente uno de los mejores sitios para esquiar de España), protagonizado por Contador que montó el potorro.

    Nairo perfecto y Froome atrás. Aunque quedan algunos repechos, a nada que el colombiano no se raje, y a pesar de la contrarreloj, puede ganar, el colombiano.

    Zeppi, lo de su baño en el río Guadalupe es una conexión con las fiestas de Fuenterrabía que celebran su patrona, la Virgen de Guadalupe, este miércoles.

    Me he tomado unos potes prefiestas cojonudos, hoy mismo.

  • A propósito del sistema novedoso de pedaleo, Zeppi. Tiene algo que ver con ese plato elíptico, creo, que utiliza Froome?

  • Sucundúm, qué hace una patrona como esa en un pueblo como el suyo.
    Hoy he pasado un minuto por delante de la Vuelta y he oído decir: «Más vale buen humor que en los huevos un tumor».
    Palabra de honor.
    Zeppi, así te veo yo en la foto.

  • Eso deben de ser cosas de Perico Delgado, Procuro, que es un cachondo y comentarista de la vuelta. No puedo calificar de otra manera a todo un ganador del Tour de France que, al año siguiente de ganar, llegó tarde a la salida de la primera etapa porque se lió entre las calles mientras calentaba.

    Lo de la patrona será cosa del Vaticano, que yo fui monaguillo pero no pasé de ahí.

  • Proc, es que usted me ve con buenos ojos.

    Pues sí, profesor, el plato tiene forma elíptica, cierto que no muy excéntrica. Si se gana potencia con esa forma o si es mero efecto placebo por la novedad, los expertos sabrán.

    Honor y gloria a Perico Delgado, que fue 2º,1º y 3º, por ese orden, en el Tour. Prefiero ese palmarés a los de 5 victorias (consecutivas o no).