Fumanchungo, de Javier Pagola

Una vez más, henchidos de generosidad y amor por el prójimo, ofrecemos un regalo a los colaboradores de nuestro fanzine. Quienes han tenido a bien publicar en este año de 2016 recibirán una serigrafía (21×31,2 cm.) del pintor Javier Pagola, editada exclusivamente para ÇhøpSuëy, fanzinë øn thë røcks, en Pepe Herrera Taller Gráfico. La tirada es de 50 ejemplares, numerados y firmados por el artista.

PagolaSe une a la banda de Evaristo Tontolides y el Dr. Funestres, grabados por Carlos García-Alix, un nuevo fumanchungo obra de Javier Pagola. Nacido no hace mucho tiempo, dicen que en San Sebastián, Pagola es un pintor obsesivo y juguetón, en cuya obra destacan la ironía, el erotismo y un buen humor que a las veces troca en pincelada negra y abisal.

Nuestro nuevo fumanchungo alienta la imaginación. Sin nombre todavía (¿le llamamos Mingo*?), sólo podremos intuir por qué protesta tan airado como melancólico, y a quién o quiénes alza su brazo de raíz incierta.

El precio de la serigrafía es de 150 €. Los amigos de ÇhøpSuëy tienen un descuento hasta finales de 2016. ¿Quiénes son los amigos de ÇhøpSuëy? Pues todas sus lectoras y la gran mayoría de sus lectores. Para vosotros ustedes, la serigrafía cuesta 65 €, gastos de envío incluidos. Los pagos pueden hacerse a la cuenta paypal@chopsuey.es. Para concertar otras formas de apoquinar pueden negociar con la señorita Bellpuig (secretaria@chopsuey.es).

Fumanchungo Pagola

———————————————-

(*)

¡Mingo Revulgo, Mingo,
ah, Mingo Revulgo, ahao!
¿Qué es de tu sayo de blao?
¿Non lo vistes en domingo?
¿Qué es de tu jubón bermejo?
¿Por qué traes tal sobrecejo?
Andas esta madrugada
la cabeza desgreñada;
¿No te llotras de buen rejo?
La color tienes marrida,
el cospanzon rechinado,
andas de valle en collado
como res que va perdida,
y no oteas si te vas
adelante o caratrás,
zanqueando con los pies,
dando trancos al través
que no sabes dó te estás.

52 comentarios en “Fumanchungo, de Javier Pagola

  1. Mingo Remingo
    Azúcar y canela
    ¡No hay quién meta mano
    a la tía Micaela!
    ***
    ¡Qué alegría! ¡qué alboroto!
    ¡Otro Fumanchungo piloto!

    ¡Me encanta!
    Me voy a la playa a tostarme y a comerme un arroz negro.
    ¡Qué tengáis un buen día!

  2. A la playa, dice. ¿Dónde andará esta mujer? Pregunto porque en la playa más cercana a su tierra entró el otoño hace unos días.
    Este año en Bilbao el verano ha caído en martes, como decía el otro.
    Yo he tirado para el monte de buena mañana. Escribo esto desde arriba del Pagasarri, luego bordearé Ganekogorta y ya metidos en gastos me llegaré hasta Llodio. Espero que siga habiendo tren para la vuelta.
    Un beso, madrugadoras.

  3. Pagola es maravilloso y este fancín un tugurio de categoría extraordinaria.
    Schultz, qué recuerdos. A Llodio desde Pagasarri, por santa Lucía.

  4. También amaneció en la ría de Avilés hace buen rato. Día extra de verano. Café en una terraza escuchando graznar a las gaviotas hambrientas. Luego si eso regaremos los geráneos.

  5. Yo he caminado como el nuevo fumanchungo mirándo los semáforos o al cielo. Sí, veo muchas coincidencias entre mi vida y la de Mingo Revulgo. Las cosas que poco cambian.

  6. ¡ Que gozada !
    Me encantaría saber escribir para poder mandar textos míos al Fanzine . Pero no sé.
    Enhorabuena a todos; a los que escriben, a los que dibujan o pintan , y a los que disfrutamos admirando sus textos y sus imágenes.
    ¡ Gracias !

  7. Qué huevos le echa Calaza…

    Y ese “viven mal sus vidas y se lo hacen pagar a la sociedad”, que habría que estampar en camisetas, es el inmejorable retrato del nacionalismo y sus lacayos de la izquierda realmente existente.

  8. Al que eyacula Dios le ayuda. Esto era lo mas refinado que decían los vigueses Siniestro Total. Mejor ser punk que maricón de playa, nos recomendaban, así como matar hippies en las Cíes o advertir al ayatola que no nos toque la pirola.
    Tenían mas gracia que los de ahora o quizás los veíamos de otra forma.

  9. ¿De verdad que hay una de esas magníficas serigrafías de Javier Pagola para los que han hecho una entrada? ¿Aunque sólo hayan perpetrado una, como yo? Previo pago, imagino.

    Yo, por supuesto, quiero una. Luego, a la hora de enseñarla en casa a la familia y a las visitas, tendré que apañarmelas para “vestir” del mejor modo el penepuño, ariete o badajo de esa cabeza cascabel. Ay, don Javier, que no todos vivimos en pisito de soltero. 🙂

  10. No, Juli0, no tendrá que pagar nada. Usted fue generoso escribiendo a cambio de nada y sólo pretendemos reconocer de alguna manera su regalo.

    No sé que les tendríamos que dar a Gómez, el Marqués, a Sífilis, a Kant, a Olmos, a Gaussage y a todos los que han escrito periódica o esporádicamente. Y a quienes comentan con gracia y dedicación. Un día de estos, cuando las circunstancias lo permitan, habrá que hacer algo. No sé, una mariscada con productos Pescanova o algo.

  11. Acabo de contemplar la extraordinaria colección de pintura cubista de Telefónica. Esta mañana cuando -bien temprano, que la temperatura acosa- salí a correr, subí varias veces las escalinatas del museo y pude comprobar que permanecería abierta al público hasta las 13:30.

    La estancia estaba desolada. Nadie. Miles de metros cúbicos de aire acondicionado con humedad controlada, limpio de ácaros, pólenes y otros elementos perturbadores de la estabilidad de las pinturas, a disposición de quien quisiera refugiarse del calor y no había nadie. Y eso que no es fácil encontrar un sitio habitable cuando la temperatura ambiente supera los 38ºC a las 13:30 horas.

    La exposición es magnífica. La calidad de las obras mostradas es realmente sobresaliente. El montaje cuidadoso y ordenado y por si fuera poco se puede uno bajar una aplicación multimedia para teléfonos y tabletas digitales que te informa del contexto histórico, social y artístico de la muestra y de las peculiaridades de algunas de las obras expuestas. Todo ello sólo para mi y para mi mujer que accedió a acompañarme al evento.

    “¿Para qué sirven los museos? ¿Cómo le explico yo al paciente que engrosa una lista de espera el gasto, el tremendo gasto que supone todo esto? ¿Sabes que si no se tratan antes de dos meses algunos perderán la movilidad para siempre?”

    Mi mujer reflexionaba mientras bajábamos las escaleras y me hacía sentir un poco culpable por haberle sugerido la visita.

  12. Aunque pueda estar de acuerdo con algunas afirmaciones, no me gusta nada lo que dice Calaza en su artículo. Parafraseando a mis admirados Siniestro Total, ser tonto del culo ya es suficiente castigo «de por sí». Si hubiera que encarcelar a todos chulos y bocazas, vaciaríamos el país. Basta con «no dar cancha» a determinados personajes.

  13. Yo también tuve infancia. Fue una infancia escapista poblada de tebeos de Marvel, de DC (que llegaban por medio de la Editora Nacional mejicana) y de cine, sobre todo del cine. Hubo un breve período Verne y Salgari (suficiente para leerlo todo) pero en algún momento, entre los 13 y los 15 años, decidimos hacernos adultos y empezar a leer libros «serios» de sudamericanos, de franceses, de ingleses, de rusos y luego a ver películas de la «nueva ola» o de Bertolucci. Recuerdo la adolescencia como un período ‘blue’ asfixiante. Tuve que ir a la universidad y leer con cierto orden para darme cuenta de que si Stan Lee hubiera nacido en la Grecia clásica habría sido el ‘negro’ de Homero.

    Nunca ha sido posible volver a mirar las cosas con aquellos ojos inocentes y sólo algunos fogonazos del cómic adulto (Giraud | Moebius, Crumb, Frank Miller, Alan Moore) me han hecho disfrutar del entusiasmo infantil de abrir un tebeo. Pero el cine… El cine sigue siendo el único lugar en que me dejo llevar por la maravilla y vuelvo a ser un niño. Sigo viendo «lo que hay que ver», esas obras ‘cool’ con palmas y leones de oro (no me borren tan rápido de la lista de enterados), pero cada vez que anuncian el estreno de una película de superhéroes, salivo. Muchas de ellas son decepcionantes, pero me da igual, ya aprendí con aquellos cómics que llegará un nuevo dibujante o director para «enmendar la plana».

    Volver a ser un niño.

    No, no se puede ser sublime sin interrupción.

    (Sí, ya sé que los trailers suelen ser lo mejor de algunas películas).

    DOCTOR EXTRAÑO

    TARZÁN

    WONDER WOMAN

    KONK: SKULL ISLAND

  14. Ximeno de Atalaya dice: Domingo, 24/07/2016 a las 14:01

    “¿Para qué sirven los museos? ¿Cómo le explico yo al paciente que engrosa una lista de espera el gasto, el tremendo gasto que supone todo esto? ¿Sabes que si no se tratan antes de dos meses algunos perderán la movilidad para siempre?”

    Déle a su mujer una toñeja de mi parte. Cariñosa, pero toñeja.

  15. Perroantonio, has leido los tuits a los que se refiere Calaza? Los tuits que escribieron el tipo de Def con Dos y el concelleiro del ayuntamiento de Cangas? Creo que es a eso a lo que se refiere Calaza, de paso da su opiniòn sobre las letras pero es secundario, como al parecer no habéis entendido ni tù ni el marqués.
    Son personajes pùblicos, con cierta influencia en su entorno, no se puede permitir – si bien los magistrados lo permiten- que se digan ciertas cosas sobre ciertas personas. Tù, por ejemplo, no lo permites aquì y eso que son de baja intensidad comparadas con lo otro.

  16. Señorito Rhumquina, si quiere se lo podemos mandar escaneado en alta resolución para que se lo imprima en blanco y negro con su impresora de inyección de tinta en un folio barato. La otra opción es que me envíe su dirección postal al correo arriba señalado. Aprovecho para decirle al resto de colaboradoras y de colaboradores que el proceso para ellos es exactamente el mismo.

    De nada.

  17. Angela Merquelez dice: Domingo, 24/07/2016 a las 14:31

    Tù, por ejemplo, no lo permites aquì y eso que son de baja intensidad comparadas con lo otro.

    Sí, esa creo que es la solución: identificar a los usuarios y responder convenientemente a sus interacciones. Judicializar estas intervenciones me parece excesivo.

  18. He leído tantisimas burradas por Internet en veintitantos años que no entiendo la puerilidad de ahora. He oído cosas peores en algunos bares.

    Querer dar importancia a quien no tiene ninguna. Engordar a los merluzos. Ni siquiera soy partidario de responderles. Cada cual cave su trinchera y su tumba.

  19. Reflexión a 30 grados de calor húmedo. Leyendo el prólogo de Jakob von Gunten caigo ahora en la cuenta de cuántas cosas tienen en común las biografías de Pessoa, Kafka, Walser y Kavafis. Y los estilos de Pessoa/Kavafis y de Walser/Kafka. Si no hubieran sido ellos, ¿la época hubiera dado otros oscuros empleados de seguros o de correos con la misma visión y la misma capacidad creativa? ¿Existe el genio individual? Fin de la reflexión.

  20. Perdón, me había parecido entender que Calaza se lamentaba de que los jueces no hubieran condenado al presunto como autor de apología del terrorismo. He interpretado, tal vez erróneamente, que este era el meollo del asunto. Si no es así, pido disculpas a Calaza y a todos los españoles.

    La acusación de mala fe me parece exagerada, compañero. Tan sólo pretendía dar aire al artículo comentándolo un poco, que no todo van a ser loas y alabanzas. Por cierto, que también se me ocurren algunos divertidos paralelismos con eso de la «violación moral» de los «niños y adolescentes intelectualmente desprotegidos», pero ya me has cortado el rollo. Así que me vuelvo a mi rama y a mis asuntos.

  21. Ximeno de Atalaya dice:
    Domingo, 24/07/2016 a las 14:01
    “¿Para qué sirven los museos? ¿Cómo le explico yo al paciente que engrosa una lista de espera el gasto, el tremendo gasto que supone todo esto? ¿Sabes que si no se tratan antes de dos meses algunos perderán la movilidad para siempre?”

    Para qué te sirve la movilidad si no tienes museos para ir a andar por ellos.

  22. Suscribo, Perroantonio. Aunque a mí me borran de DC y me añaden aquellas increíbles revistas de terror, Vampus, Rufus, Vampirella y Dossier Negro. La primera vez que supe de Poe fue precisamente en esta última publicación, merced a un maravillosa adaptación de El gato negro a cargo del dibujante prematuramente desaparecido, Miguel Gómez Esteban. Muchos años después tuve la inmensa fortuna de que me dibujara una cubierta para algo que escribí en una editorial amateur uno de aquellos dibujantes españoles de Dossier Negro, artistas que en su mayor parte trabajaron para la legendaria Warren americana. Fue algo mágico para mí.

  23. Bremaneur, por qué dices «surimi» pudiendo decir «ensalada de cangrejo», que es lechuga con surimi en un restaurante muy bueno que frecuento.
    Jenny, el genio individual existe, lo que no existe son las demás cosas.
    Jenny, Wallace Stevens también chupatintas; Juarroz y Borges, bibliotecarios, BREMANEUR.
    Hace unos meses he empezado a leer mi facebook y leo cosas que de otro modo no leería ni sabría; unas buenas, es verdad, pero otras tan pésimas que me hacen pensar en que tengo que volver a no leerlo, para qué. Por ejemplo, de anteayer, los comentarios del público (de Público) a una entrevista con Savater. Seguro que no es para mandarles a la cárcel pero confío con todo mi corazón en que vayan todos al putísimo infierno.

  24. No se trata, pienso, de decidir si hay que judicializar o no una determinada conducta, sino de aplicar la ley frente a un delito de nombre lo bastante explícito como para no errar el tiro: descrédito, menosprecio o humillación de las víctimas. Ignoro si los tuits del pájaro este deberían ser constitutivos de una condena firme o no, pero mi absoluto desconocimiento del derecho penal me permite afirmar de manera incontrovertible que el redactado de la sentencia absolutoria es pueril hasta el absurdo, especialmente en el apartado donde dice que el cantante “trata de que el público comprenda el sentido metafórico y ficticio que envuelven sus obras”.

    Si el cantante no señaló en su momento que se trataba de una metáfora o ficción –y parece que ser que no–, su señoría debe de haber recurrido a la transmisión de pensamiento para aseverar algo semejante.

    No menos surrealista me parece que, aun considerando en extremo desacertado el tuit “a Ortega Lara habría que secuestrarle ahora”, la ponente se saque de la manga que el cantante se estaba refiriendo a Ortega Lara como político y no como víctima, cuando, como puede comprobar cualquiera que pasara del segundo libro de lectura en parvulitos, con tan sólo leer la frase en voz alta uno se da cuenta de lo contrario:

    Si habla de volverlo a secuestrar se refiere, evidentemente, a su condición de secuestrado, esto es, de víctima.

  25. Yo esas cosas no las leo, Proc.

    Es una cosa curiosa. Hay periódicos y revistas que jamás compraríamos, por higiene, y sin embrago tendermos a abrir los enlaces que adjunta el personal para acabar pensando que, efectívamente, no deberíamos haber hozado en ese estercolero.

  26. Veo a una chavala luciendo sugerente canalillo en el metropolitano y soy capaz de erosionármela dos semanas seguidas. Veo soldaditos de plástico en el mercadillo y los compro gesticulando como Leo di Caprio en el Lobo de Want Strip. Me pasan un vídeo de la Orquesta Topolino y hago un tour por la casa con un embudo a modo de megáfono en plan play bat. Podría decirse que soy un inmaduro. Pero tengo la conciencia tranquila porque cuando me llega la basura en tweeterd o fansbutt, no me convierto ni en un indignado ni en un apesadumbrado. Me codeo a diario con la suficiente chusma como para tener suficiente, valga el estrambote o cuaderna vía. Me gusta llamar al pan pam y al vino vimo, si bien es cierto que a veces caigo en el pescado de la ira, lo que me impedirá ir al cielo a sentarme a la derecha de dos, pero si ahora me viene alguien diciendo que los comentarios a un artículo de Savater son mierda, no acudiré a leerlos, porque cuando circulaciono en bici y veo que el camión de los detritus me precede y el viento sopla en contra, cambio de calle con una hábil maniobra de manillar y pedaleo. Quizá llegue dos minutos más tarde a la oficina de empleo, pero la auxiliar administrativo de la que estoy secretamente enamorado no olerá a cloaca cuando me presente ante ella sino a mi primera colonia Chispas (el otro día encontré en el desván un bote al que le quedaba un dedo de elixir; huele a vodka y pensé que podría sacarle más rendimiento bebiéndomelo, pero preferí rociarme con él el entrecejo y las partes íntimas, no fuera a ser que sonara la flauta).

  27. Procuro fijarme dice:
    Domingo, 24/07/2016 a las 16:25

    Me lo temía; que si no todos los empleados de correos de los años veinte hubieran escrito su obrita. Pero me queda como un clic-clic.

    ¿Es acaso un capricho que en los macs haya que poner cmd+v para pegar un texto? ¿V de qué, DE QUÉ, si ya sabíamos lo del paste? Me he tirado diez minutos para citar a Proc. Por no hablar del tiempo que dedico a buscar carpetas que en windows cuelgan graciosamente del árbol del disco duro.

  28. Mientras que aquí algunos andaban leyendo tebeos y escuchando a «Platero y yo», otros como don César Vidal y yo mismo leíamos el Anábasis de Jenofonte.

  29. Extremoduro, a veces «Platero y tú», son superiores a Jerifalte y por supuesto al obeso pedante. No, el núcleo duro de la posmodernidad de este fancine no soporta las injerencias premodernas de los amantes de la ópera o del cómic. Gordas y frikis en leguis, fuera.

  30. En mi humilde opinión no es lo mismo que te amenace de muerte un gilipollas con el que has tenido un encontronazo de tráfico que lo haga un individuo significado por su militancia nacionalista cercana a un grupo terrorista. No es lo mismo que te pida explicaciones sobre tu raza o credo en una entrevista de trabajo un gilipollas de traje de una multinacional que te interrogue sobre lo mismo un tipo alto y rubio como la cerveza con el uniforme de las SD.
    No es lo mismo.
    En unos casos se va uno encabronado para casa. En los otros, aunque nunca en tal caso me vi, doy por supuesto que se sentirá uno absolutamente acojonado en el camino a casa, en su propia casa y al día siguiente y al otro y al otro.
    Entre los sapos que todos hemos de tragarnos con ocasión de la libertad de expresión, las vejaciones de los conflictos diarios de las relaciones sociales y las amenazas hechas por individuos concretos en nombre de movimientos o ideologías concretas hay enorme diferencia.
    Cuál ha de ser la frontera que traspasada de lugar a que el estado intervenga con la contundencia de la ley penal es opinable, pero que a partir de cierto punto ha de intervenir yo no lo dudo.

  31. Hoy nos tocaba ir a la playa.
    Mi Reyna ha elegido saint Michel chef chef. Entre saint Nazarie y Pornic. Un día de un tiempo magnífico con brisa constante. Ahora de retorno estamos en el atasco correspondiente d la periferique d NANTES y aprovecho para leerles. Me está resultando agradable ver sus opiniones y la calidad del regalo que no sé si nos corresponde a los q no hemos sido publicados, sino deberé apoquinar, ya q los tiempos no están d grandes ventas para los pintores. En cuanto a cualquiera q habla del terrorismo y sus víctimas, y es una persona decente, no le queda más remedio q hablar mal del asunto y ni atreverse a hacer chanzas con dolores tam injustos . De terrorismo y terroristas solo se debe hablar mal o callar.
    Bueno parece q esto se mueve… Les dejo tranquilos.

  32. Informada mi mujer respecto a “toñejas cariñosas” y “Para qué te sirve la movilidad si no tienes museos para ir a andar por ellos.” me comunica que acepta toñejas de todo tipo, pues necesita muchas para repartir.

    Que dice que la movilidad sirve para ir al baño por ti mismo/a y ser autosuficiente para las tareas de la vida diaria, y que luego, ya si eso, es cuestión de plantearse la visita a un museo en una ciudad provinciana en la que semejante despliegue cultural servirá para que lo disfruten un par de docenas de personas, si excluimos a los que fueron a la inauguración obligados por la fuerza de los cargos o al amor de las croquetas.

    En su descargo me es grato comunicarles que hace tiempo necesita un ordenador. Un pc sencillo con un par de altavoces y un micrófono. Lo necesita para poder efectuar el tratamiento requerido por personas que tras un accidente de tráfico, o cerebrovascular con secuelas en el habla puedan recuperar una herramienta de comunicación tan útil (el habla, digo).

    Hace ya tiempo doné mi obsoleta y absurda -por el tamaño- colección de cintas de casete para que en su servicio pudieran continuar los tratamientos de logopedia que se siguen haciendo en aparatos como este.

    En estas lejanas tierras, en las que podemos disfrutar de enormes museos con muchos más funcionarios que visitantes, no se encuentran cintas de casetes ni en los chinos y cada enfermo necesita al menos una.

    Un ordenador con un programa que monitorice la pronunciación y que no pierda los nervios porque el enfermo ha de repetir los fonemas cientos o miles de veces, ahorraría mucho dinero en logopedas según le dicen los foniatras.

    Algo me hace sospechar que mi mujer se va a quedar otro año sin PC porque habrá prioridades de prioridad prioritaria y muy principal como la organización de la XY Feria de la Ornitología que servirá textualmente para “poner a la región en el mapa mundial de la ornitología con mayúsculas”.

    No dudo que sea tan interesante o más que los museos vacíos de visitantes (que no de lo otro). Además así podremos contemplar a unas docenas de ornitólogos de diversa procedencia que irán provistos de sofisticadísimos aparatos de grabación capaces de capturar el sutil canto de los pájaros mientras mi mujer y sus compañeros limosnean a sus enfermos las que fueron mis cintas de casete para reciclarlas una y otra vez hasta su destrucción total. Al menos se gana en sostenibilidad.

    Nota: No me admiten regalar/ceder PC´s por ser material inventariable

  33. Exacto, Gaussage. Yo en este punto soy radical: no tipificar, no sancionar, salvo en casos extremos y tasados. Lo que me ha llevado a broncas a veces duras con mis correligionarios en los casos de judeofobia evidente y apología del terrorismo antijudío. El derecho penal europeo es muy garantista, y creo que con razón. Básicamente, la doctrina que ha prevalecido hasta que hemos llegado a la Era de la Santa Indignación y Me Siento Ofendido es que todo lo que a) no sea una injuria/difamación concreta sobre una persona concreta (no sobre “cualquier judío” o sobre “el pueblo judío” -por seguir con el ejemplo) o b) suponga una amenaza también concreta Y verosímil a una persona, no se pena. Muy razonable. Imagine los vaivenes que podría dar la jurisprudencia (y la prensa, y la policía) si se admitiese otra: ahora manda Pablito y usted ha difamado al Pueblo, ahora Zutanito y usted ha ofendido mis principios católicos, ahora el otro gamba porque hemos cuestionado su identidad nacional. Y una cosa más: está el sentido del humor, aunque sea negro, improcedente, “ofensivo”, aunque a veces no nos haga ni puta gracia. Las chanzas que hacemos sobre los hombres que no conectan neuronas, las mujeres que no leen mapas, los negros de larga polla, los moros puteros, los judíos avaros, los chinos y su ele, los niños en el pabellón de oncología, los ciegos (perdón: discapacitados visuales) despegando aviones y así ad infinitum. Hay que tragárselo, igual que nos tragamos doscientas alteraciones de la convivencia al día. Dicho de otra forma: principio de mínima intervención para no llegar a la intervención máxima.

  34. Según un dicho catalán qui no té feina, el gat pentina (quien no tiene trabajo, peina al gato). La pugnaz inquisición de los jueces López y Espejel contra el concejal del ayuntamiento de Madrid Guillermo Zapata (han reabierto tres veces, tres, la causa por el tuit o chistecito desgraciado sobre Irene Villa, hasta imponer la apertura del juicio) es la apoteosis de la justicia como quisquillosidad. Es el espacio basura o residual de la actividad jurídica: la secuela estéril que dejan inmensos esfuerzos particulares y recursos públicos; por un lado dos jóvenes aplicados que estudian Derecho, superan oposiciones muy difíciles, suben en el escalafón, se asientan en la Audiencia Nacional y… y entonces, a instancias nada menos que de Manos Limpias, se movilizan jueces, fiscalía, policías, secretarios, ujieres, taquígrafos, etcétera, en torno al tuit del año 2011 en el que sus señorías cifran a saber qué quintaesencias rigurosas.

    ¡Cuánto dinero, tiempo y energía dilapidados! Cuánto papeleo y electricidad. Es la Casa desolada de Dickens, en garbancero. Esto en un país lacerado por la crisis, asqueado por el despilfarro público y donde la justicia es más lenta que el caballo del malo, lo que ya de por sí la desacredita sin necesidad de que los magistrados López y Espejel, contra el criterio del juez instructor y de la fiscalía, insistan tres veces, tres, en lo menudísimo, en lo insignificante, en lo trivial, en el grado cero de la ley como si fuese el rompeolas de la Justicia y del respeto a las víctimas, a las que por cierto tanta insistencia instrumentaliza. Así es como se desacreditan las instituciones más altas y las causas más nobles caen antipáticas.

    Ignacio Vidal-Folch

  35. XIMENO, disculpe mi comentario de las 15:42, porque era impertinente incluso antes de su relato de las 20:30. La que describe parece una situación de gran precariedad.

Los comentarios están cerrados.