El asesinato de Baroja, 2. Primeras noticias

por José Martínez Ferreira.

baroja2

El primer episodio de este relato del asesinato de Pío Baroja lo terminamos con los fogonazos de la pistola del requeté Juan Mendizábal que acabaron con las vidas del escritor y sus dos amigos. Eran las siete de la tarde del día 22 de julio de 1936, hacía calor, empezaba a caer la tarde y a rondar la Guerra Civil en el Alto Bidasoa navarro.

Pocos minutos después, a escasos metros de donde yacen desangrándose los tres cadáveres, siguen pasando los vehículos de la columna del coronel Ortiz de Zárate, que en el caos del momento, entre el ruido de los motores y los disparos al aire por parte de algún soldado eufórico, lo hacen sin darse cuenta de lo que pasa al otro lado de los coches estacionados, por lo que ninguno para a ver lo sucedido. Acompaña aquí a la milimétrica reconstrucción de Miguel Sánchez-Ostiz uno de los dos únicos relatos de primera mano de los hechos, el realizado por uno de los requetés presentes, Julio Anguita. Muy enfermo, Anguita quiso contar su versión de los hechos tras décadas de silencio y concedió una entrevista a César González-Ruano (Madrid, Blanco y Negro, 28 de enero de 1962, pág. 32-36), conversación que fue la que acabó con la patraña oficial del accidente-confusión y sacó a la luz la verdad de lo ocurrido, además de poner nombre y apellidos al ejecutor, lo que provocó una intensa polémica en la España de aquellos años.

En su relato, comúnmente aceptado como verídico por todos, Anguita, asustado ante las posibles consecuencias de su acto, apremia a los demás para que se vayan de la escena del crimen, sabedor de que Baroja es un personaje conocido en toda España. Ese mismo temor es el que le lleva a convencer a Mendizábal, cabecilla del grupo, de que dejen en su lugar el coche del médico, máxima prueba de lo que han hecho si les ven montados en él. A pesar de las reticencias de Mendizábal y de otro de los requetés llamado Martín -los nombres de los otros dos participantes en los hechos han quedado sepultados por el tiempo y no se conocen- se suben en el coche en el que iban y marchan con el resto del convoy camino de Vera, donde iban en ayuda de un Beorlegui bastante estancado en su ofensiva, aunque paran con el resto de la columna la localidad cercana de Santesteban a hacer noche.

Al rato de haberse ido Mendizábal, un coche con oficiales que va adelantando al resto del convoy, tratando de llegar a la cabeza, se para al ver en la cuneta el coche del médico con las puertas abiertas. Esos días los coches son una pieza clave para el control del territorio y cualquier vehículo abandonado es confiscado casi sin preguntar. Dan la vuelta al coche y descubren los tres cadáveres. El brazalete del médico y el distintivo de la Cruz Roja en el parabrisas del coche hacen que uno de ellos lo reconozca como el que hace un rato vieron aparcado en Almandoz, donde horas antes el médico había estado atendiendo a su esposa enferma. El respeto a la Cruz Roja es lo que hace que no dejen los cadáveres ahí y el oficial al mando ordene parar un camión, cargar los cuerpos en él y llevarlos hasta Narvarte, a muy poca distancia. No reconocen a Baroja, cuyo rostro ha quedado cubierto de sangre y desfigurado por el disparo en la cara. Paran también a un motorista al que ordenan volver a Almandoz, para que avise en la casa donde vieron el coche del médico de que éste ha tenido un problema en la carretera, por si saben el nombre de algún familiar y le pueden informar.

En Itzea, mientras tanto, Carmen Baroja está muy nerviosa ante la tardanza de su hermano y pide a Ricardo y a Julio que vayan a casa de los Larumbe y les pidan el coche para ir hasta Almandoz y ver si Pío está bien, ya que el coche familiar había quedado en Madrid. Les acompaña Javier Larumbe, amigo de Julio, que conduce el coche. Al pasar por la plaza a la salida de Narvarte Julio reconoce el coche del médico aparcado junto a la iglesia y paran a preguntar. Tras ser avisado por el motorista, justo en ese momento llega también el suegro del médico, Manuel Góngora, que conoce a Ricardo y le cuenta que han ido a casa a avisarle de que viniera. El soldado que vigila la puerta de la casa donde están los cuerpos, llamada del Trinquete, a la izquierda de la iglesia, les avisa de que es ahí donde tienen que entrar. Entran en la improvisada morgue Julio, Ricardo y Góngora. Larumbe decide quedarse fuera esperando. El motorista, que ha hablado en Almandoz con la familia del médico y sabe que en el coche del doctor iba también el conocido novelista, se da cuenta de lo que ha pasado, de quién es una de las víctimas que hay encima de la mesa y se excusa diciendo que va en busca de su comandante. Al salir, le pide al soldado de la puerta que no abandone por nada del mundo su puesto y no deje entrar a nadie hasta que llegue el comandante.

Al cabo de media hora llega de Santesteban un coche del que se baja el comandante Carlos Martínez de Campos, quien de inmediato entra en la casa del Trinquete. Se produce una tensa conversación con Ricardo, Julio y el suegro del médico. Ricardo pregunta a gritos cómo ha sucedido algo así, quién ha sido y quién es el responsable. Martínez de Campos promete aclarar y depurar responsabilidades y tras unos minutos de conversación deja con los Baroja a un capitán que ha venido desde Santesteban con él y sale a la calle. Al igual que el motorista, también le dice al soldado de la puerta que prohiba la entrada a toda persona sin su autorización expresa. Le dice a Larumbe que si quiere entrar lo haga en ese momento porque a partir de que su coche arranque ya no podrá hacerlo. Larumbe entra, Ricardo sale y le dice al comandante que es necesario avisar a su hermana Carmen. Éste le promete que enviará un coche con un salvoconducto a recogerla. Pone a su chófer a vigilar la puerta junto con el soldado que ya lo hacía y les dice que deben dejar entrar a los que vengan con un salvoconducto firmado por él. Sale hacia Santesteban.

En esta localidad se reúne sin perder un momento con Ortiz de Zárate y los otros dos tenientes coroneles al mando de la columna y entre los cuatro empiezan a valorar lo sucedido. Se suceden las llamadas, el propio general Mola interviene desde Burgos, a donde ha llegado desde Pamplona ese mismo día. Según Anguita, alguien les había visto salir del escenario del crimen por lo que en algún momento durante esas conversaciones es llamado a declarar y cuenta lo sucedido a los oficiales mientras Mola permanece esperando al otro lado de la línea telefónica. Anguita es amenazado con ser fusilado si habla alguna vez en su vida de nuevo del tema. Se teje la versión oficial del accidente, esto es, la confusión de las víctimas con unos comunistas que habían robado un coche médico esa misma mañana en Irún y que, debido a un movimiento sospechoso de uno de los detenidos, que lleva un arma, son abatidos. No quieren dejar ningún cabo suelto y un capitán sale en busca de Mendizábal para quitarle la pistola de Vizcaíno, única prueba que se había llevado de la escena del crimen.

Se encarga a Martínez de Campos que vuelva a Narvarte e informe a las familias de lo sucedido. Antes de montar en el coche, dispara dos veces al aire la pistola del policía asesinado. Mientras esto sucede en Santesteban, ya casi de noche llegan a Narvarte Carmen con la esposa de Vizcaíno. Solamente se han quedado en Itzea el pequeño Pío y Carmen, la esposa de Ricardo. Martínez de Campos se queda toda la noche con los familiares de los fallecidos, les explica su versión de lo sucedido y les promete que se perseguirá a los culpables. Nadie le cree.

Los acontecimientos se precipitan y a la mañana siguiente Baroja, Ochoteco y Vizcaíno son enterrados en el cementerio parroquial de Vera. El párroco del pueblo se muestra reticente a enterrar en Sagrado al novelista, conocido por su anticlericalismo, pero un telegrama del obispo de Pamplona, Marcelino Olaechea, en el que pide al párroco que facilite lo más posible el entierro múltiple sin cuestionar nada, hace que cese en sus protestas. Este telegrama, seguramente dictado por teléfono al obispo por algún ayudante de Mola, es la única prueba física que se conserva de todas las conversaciones y decisiones tomadas entre Santesteban y Burgos la noche anterior, además del famoso comunicado firmado por el general en la tarde de ese mismo día 23. Al entierro solamente asisten las familias de los fallecidos y unas cuantas personas del pueblo, como los Larumbe. No se permite el paso a nadie más, hay carabineros al mando del alcalde Irazoqui en los caminos más próximos al cementerio.

Pero esa mañana del día 23, horas antes de que se publique el comunicado de Mola, un pequeño recuadro en la tercera columna de la portada de La Vanguardia titulado “Pésimos rumores en torno a Baroja” hace saltar las alarmas entre el resto de la prensa nacional, a pesar de que el escueto texto de la noticia solamente habla de las confusas noticias sobre un accidente del escritor en un control de carreteras cerca de Pamplona. Es la primera noticia sobre los hechos y única publicada con anterioridad al comunicado de Burgos, no se conoce quién la escribió ni cómo llegó la noticia a Barcelona. Por la tarde se publica el comunicado con la historia urdida la noche anterior, que dice “La mañana del día 22 de julio fue sustraído por parte de tres bandidos comunistas un vehículo médico en la ciudad de Irún, quienes huyeron en dirección a Pamplona, matando a un Guardia Civil en su huida. Ese mismo día, por la tarde, en la carretera que va de Pamplona a Vera de Bidasoa, el coche en el que viajaba el escritor Pío Baroja con otras dos personas fue confundido con el robado en Irún, le fue dado el alto y habiéndose bajado de él sus tres ocupantes, al sacar uno de ellos un arma de fuego, se produjo un tiroteo de resultas del cual fueron muertos los tres ocupantes del vehículo. Posteriormente se comprobó la identidad de los fallecidos, que han sido enterrados cristianamente en sus poblaciones de origen. Descansen en paz.” Al día siguiente prácticamente todos los periódicos de España sacan en primera plana la noticia del trágico fallecimiento de Pío Baroja, siguiendo el relato oficial de los hechos. También importantes diarios extranjeros como La Nación o Paris-Soir traen la noticia en portada.

Antes del amanecer de ese día 23, con los cuerpos de los fallecidos todavía en Narvarte, la columna de Ortiz de Zárate se desgaja y salen de ella una docena camiones llenos de soldados camino de Zaragoza para unirse a las fuerzas rebeldes de aquella zona, en una decisión que para los historiadores militares carece de sentido pero que bien pudiera tener que ver con el tema que tratamos, ya que en esos camiones van Mendizábal, Anguita y los otros tres requetés culpables del crimen, a los que quizá se trata de apartar de la zona. Por su parte, los Baroja se encierran en Itzea, donde pasan el resto de la Guerra Civil en completo silencio.

Capítulo anterior: El asesinato de Baroja, 1. El crimen
Próximo capítulo: El asesinato de Baroja, 3. Reacciones

 

110 comentarios

  • PÁRAMOS: DE ÁGREDA A DAIMIEL
    He leído con interés el artículo de Sergio Campos sobre el libro de Molino, el tema me interesa especialmente por motivos obvios. A pesar de la falta de rigor del autor como muestra palmariamente nuestro Sergio, me apasiona que alguien reflexione sobre los páramos de España.
    Ya conté como este verano me visitó en el Zulo un “holandés errante” que había llegado desde Alemania en motocicleta. Para este hombre, senador holandés y conocido científico, los páramos de la Mancha eran un sueño por contraste a su abigarrada tierra natal. Amante del Quijote y conocedor del papel de los banqueros Fugger en la España Imperial , era un placer charlar con alguien que mostraba tal admiración por nuestras cosas. Téngase en cuenta que Soria o Ciudad Real son tan grandes como todo Holanda.
    Tras la vista que hice a Ágreda con mi familia las pasadas Navidades en que Sergio nos mostró las maravillas de aquel páramo del norte, me hacía ilusión este verano poder corresponderle. Una de las actividades que programé fue un recorrido en motocicleta todo-terreno por las Tablas de Daimiel a pesar de que el tórrido verano no lo aconsejaba. Mi propósito era mostrarle a Sergio como podíamos cruzar las Tablas, 30 kilómetros de sinuosos caminos, sin encontrar ningún ser humano. El Parque Natural entero para nosotros; a veces no sabemos lo que tenemos o despreciamos lo que no conocemos.

  • Un aplauso, José. Es una maravilla de relato.

    ***

    El recorrido en moto fue impresionante. Era la primera vez que me subía a uno de esos bichos y me costó un poco bajarme los huevos de la garganta a su correspondiente escroto, pero lo disfruté como un crío pequeño. Menos mal que el Marqués controla. El entorno de Daimiel y sus tablas es fabuloso. Lo más impresionante, el silencio.

    Comencé a leer el libro con mucho ánimo, contento también de que se hablara de la España rural y despoblada. Quizá por eso mi descontento con lo escrito es mayor. Por cierto, al autor no debe de haberle gustado la reseña, porque no la publicita como las otras que le han dedicado.

  • O’Cabaleiriña respón as críticas chamando faxista a quen las faze, por eusto mismiño eu a partir daura falo soamente galego e non castelán, pourque eu non so un faxistiño, coponciño.

  • PICA EN FRANDES

    Na noite pasada entraron en enfrontamento nun coliseo iluminau do coponciño o Atlántico desde a capital de España (perdonciño) e Peseubeindóvhen, un combinado holandésico. España (perdonciño) volve poñer a pica na Flandres con golaço do Saul tras o desempeño do trenciña que francamente (perdonciño) podría haber ido a mellor. Oblat atajou unha pena máxima lançada a partir do lugar dos once metriños e o xerais acojone durou noventa minutos. Dito isto, algunhas cousas notables como que toi to loquiño polo Grizzie, un xogador cunha talentazo da hostia, macho. E outra cousa é que Gameiro non concretou as suas ocasións e o esférico non entrou entre as tres alumiños, pero cando comenze a razzia convendrá imparable. Vaxa un tiíño! E eu diría máis, pero eu teño que ir tomar unhos ribeiros e a unha demostración de Nuca Máis. Ata lueguiño.

  • Me encanta el segundo episodio como ya ocurrió con el primero. Enhorabuena José.
    ——-
    Satur, igual que para hacerse el vasco hay que cambiar todos los hubiera por habría para escribir gallego te hay que eliminar todo el verbo haber. El auxiliar te es siempre el verbo tener. “podría haber ido a mellor” = “podería ter ido a mellor“. También vendría bien dejar caer muchos “te” por el medio, que te es cosa que te hacemos mucho por aquí.
    Por lo demás te es un perfecto gallego, con toques lusistas que es lo que te está de moda. Yo no te lo tendría hecho mejor.

  • marquesdecubaslibres dice: Miércoles, 14/09/2016 a las 07:06

    Ya conté como este verano me visitó en el Zulo un “holandés errante” que había llegado desde Alemania en motocicleta. Para este hombre, senador holandés y conocido científico, los páramos de la Mancha eran un sueño por contraste a su abigarrada tierra natal. Amante del Quijote y conocedor del papel de los banqueros Fugger en la España Imperial, era un placer charlar con alguien que mostraba tal admiración por nuestras cosas. Téngase en cuenta que Soria o Ciudad Real son tan grandes como todo Holanda.

    Hombre, tampoco es eso. Ni sumando la superficie de las provincias de Soria y Ciudad se alcanza el tamaño del país conocido como Holanda o Países Bajos, cuyo tamaño es de 41.500 km². (Redondeo)

    Salvo que esté usted hablando de la Holanda histórica, y no de Nederland, que hoy sólo son dos provincias del país con una superficie de unos 7.500 km², aunque 2.000 de ellos no sean tierra firme, sino canales.

    La superficie de la provincia de Soria es de 10.300 km² y la superficie de la provincia de Ciudad Real es de 19.800 km².

    Todo ello sea dicho por mor de la precisión y sin que, por otra parte, se resienta su interesante comentario.

  • Señorito Schultz, tenga cuidado con los links. Imagino que usa una tableta iPad o un iPhone porque las direcciones de sus links suelen empezar por un “http://http://”. Esta es una costumbre que tienen los aparatos de Apple, que para ayudar a sus usuarios a escribir las direcciones, les dan escrito el “http://” inicial. Lo que ocurre es que todo el mundo copia y pega las direcciones, no las escribe, y entonces hay que tener cuidado y borrar el “http://” que sobra. Si no lo hace, los links no funcionan.

    Este consejo vale para todos los señoritos y señoritas que cometen habitualmente este error.

  • Lo llamativo es que los Países Bajos tienen 17 millones de habitantes. La provincia de Ciudad Real, medio millón; la de Soria apenas pasa de los noventa mil. Caben en el Camp Nou y queda espacio para hacer hijos y rellenarlo.

  • Llama la atención que este despoblamiento masivo del campo no se haya producido de manera tan salvaje en otros países del entorno. ¿Tiene que ver con que las aristocracias locales y sus clases medias huyan de ellos?

  • Carísima Bellpuig, servidor como no da para más usa un portátil de saldo y cuando va a linkar la propia máquina, aviesa ella, le pide que pegue la dirección, no habiéndome apercibido, hasta su correctísima admonición. de que ya iba por delante un http.
    No volverá a ocurrir, o igual sí, quedo en todo caso a sus pies y para lo que guste.

  • Llevo unos días durmiendo mal y se hacen largas las noches y en estas que divagando entré en pérdida, como las empresas o los aviones. Acabé pensando en la imposibilidad de olvidar cosas que quieres olvidar y dándole vueltas a aquella cosa de Eco sobre el imposible Ars Oblivionalis. Si bien podemos forzar a la memoria a recordar ciertas cosas no somos capaces de forzarla a olvidar nada. Insistir en olvidar fija el recuerdo y tal y tal, lo cual que el olvido es siempre involuntario, una decadencia. De ahí pasé a envidiar a los ingleses que siguen usando oblivion porque es una palabra estupenda, con esas blv así todas seguidas. Los franceses dicen oublier, que pierde la v y con ella toda la gracia. A partir de aquí empecé a mirar en el Google Translate, que no cierra de noche, y descubrí que los catalanes dicen oblit y que los italianos tienen muchos sinónimos y uno de ellos es oblivione, con lo que ya me gusta más el italiano que hace un par de días. También dicen ovlito, que suena un poco ridículo, y dimenticare, que podría ser el nombre de un seguro médico. Con estas temporalmente olvidé y caí dormido. Pero por esas trampas de la memoria he vuelto a acordarme de lo bonita que me parece la palabra oblivion-oblivione y lo triste que resulta que no la tengamos así tal cual en castellano y de ahí, recorriendo el camino en orden inverso, me ha venido de nuevo a la memoria aquello que quería olvidar.

  • Esta historia que está contando José Martínez Ferreira es terriblemente inquietante por el altísimo grado de incertidumbre que produce. No sólo podrían haber ocurrido los hechos así sino que después, durante décadas, toda una maraña de escritores e historiadores habrían estado tejiendo reconstrucciones, elaborando discursos y escribiendo gruesos libros sobre el «asesinato de Baroja». El autor se habría convertido en un mito y los especialistas recorrerían las salas de conferencias de los ayuntamientos, universidades y cajas de ahorros, celebrando aniversarios y jornadas y simposios y los jóvenes doctorandos escribirían tesis. Pensar en toda la «cultura» que habría generado este hecho me produce vértigo y, a la vez, la sensación de que tratamos con un material parecido a la espuma.

  • Gracias Perroantonio, la “gracia” por la que se me ocurrió escribir es más o menos esa, preguntarme qué hubiera pasado si cuando lo detuvieron aquel día lo hubieran fusilado, ya que habría sido un muerto de derechas (o lo que fuera Baroja) asesinado por las derechas. Creo que oficialmente se le habría hecho un vacío, vacío que seguramente se hubiera producido también en las izquierdas a quienes no paraba de insultar. Porque con Lorca es fácil, es de izquierda y lo asesina la derecha luego se mitifica por parte de la izquierda. Pero en este caso sería un poco como con el asesinato del traductor de Dos Passos, es de izquierda y lo mata la propia izquierda (poniendo a los anarquistas durante la GCE como izquierda). Con Baroja pienso que al principio hubiera habido muchos silencios y más tarde, ya casi en los sesenta, se hubiera producido la locura de jornadas y tesis que dices, que seguiría ahora mismo. Y andaríamos a vueltas con si le ponemos calle o no en Madrid o en Bilbao.

  • Yo tampoco estoy seguro, pero sin embargo lo vengo percibiendo desde siempre. El «campo» español se vació tras la guerra civil, pero ya se venía vaciando desde mucho antes. Basta ver las casas señoriales de los siglos XVI, XVII y hasta XVIII que hay en España y ver cómo en los siglos posteriores apenas se construyen casonas y palacetes. Sólo los indianos se hacen casonas en el XIX, normalmente tras retornar una vez que se ha acabado el negocio de… los esclavos. Pero la mayoría de sus descendientes abandonan las casas, y las posesiones y se van a vivir a la ciudad y todo el que puede, tras ellos. Y en muchos casos se vende el patrimonio y se derriba para construir elementos más rentables.

    Por parte de mi familia materna, nueve hermanos de los que ninguno de ellos ni de sus descendientes viven en el pueblo. Sólo una de mis hermanas vuelve como veraneante.

  • schultz dice: Miércoles, 14/09/2016 a las 10:08

    Gracias por la información tan precisa.

    Aprovecho para pensar en alto una cuestión que me ha rondado últimamente por la cabeza y es que tenemos que reconocer que hay una generación en este país que por las circunstancias económicas, sociales y culturales está dotada de los especímenes de todo género más valiosos intelectualmente con que contamos. Quizás recibieron la mejor educación que se haya dado por estos lares. No soy antropólogo, ni sociólogo, ni científico blando. Es la generación que, por desgracia no es la mía, frisa los 55 años.
    No tienen más que comprobarlo en este blog.

  • Siga fabulando, Martínez Ferreira, siga sembrando la sospecha y el caos en nuestros ya muy confucios huertos. Por muchos capítulos, a poder ser.

  • Mi gusto por lo rural viene de la mano de mi santa cuyos padres eran de Daimiel y tenían algunas fincas que se fueron vendiendo a lo largo de los años. Al morir solo quedaba una (el Zulo) y ninguna de las tres hermanas la quería pues suponía ver minorada su herencia en dinero. Por si fuera poco la finca venía con empleado incluido, lo que suponía unos gastos fijos que no compensaban lo obtenido por su explotación agraria. Ahí impuse mi autoridad y nos quedamos con la tostada completa. Mis hijos durante años se quejaban de que en el colegio se reían de ellos cuando decían que veraneaban en Daimiel y me preguntaban porqué no lo hacíamos en un sitio “normal”.
    El tiempo me ha dado la razón y ahora hijos, hermanos, sobrinos, cuñados y nietos se pelean por ir al Zulo, cierto que debe ser porque les gusta veranear gratis.

  • Perroantonio dice:
    Miércoles, 14/09/2016 a las 12:47

    En los pueblos de Castilla que conozco, sobre todo los de Burgos, Soria, Palencia y Valladolid, después de la guerra hubo un incremento de población en todos hasta mediados de los años 50. En esa época empezaron a emigrar a las zonas industriales, Vizcaya, Asturias, Barcelona, Madrid, y se produjo un efecto de incremento a medida que los ya establecidos llamaban a los que aún quedaban. Hay que anotar que en las medianas y grandes empresas había un departamento importantísimo que era el encargado de contratar personal, que era escaso. Igual que el de repuestos. Se quitaban empleados unas empresas a otras, ofrecían casas de empresa, y era tanto el trabajo que la mayoría de los trabajadores “doblaban”.
    Luego vino el efecto llamada de Alemania. Importantísimo también.

    Se juntó que la enseñanza se generalizó, casi todas las mujeres de los pueblos pudieron acceder a estudios y todas se fueron a las ciudades. Así que la primera emigración, que fue de varones se duplicó con la marcha de las mujeres.

    Los pueblos agrarios tenían además el problema añadido del bajo precio de sus productos por entonces. Muchos estaban regulados y la mecanización por entonces era escasa. Quedaron los que fueron orientando su futuro al campo y a sus servicios.

    Al disminuir la población también han tenido problemas con la escolaridad. Esto movió a los pocos que iban quedando a buscar trabajo en las capitales para poder tener unos mejores servicios escolares y sanitarios.

    También es cierto que muchos pueblos tuvieron un sector de trabajo extra: la construcción o reparación de viviendas para aquellos del pueblo que habían emigrado. En la sierra de Burgos se suele duplicar la población en todos los pueblos con los que vuelven de vacaciones. Y aunque decae con los nietos en una determinada etapa, en cuanto tienen hijos todos vuelven a retornar en esos periodos.

  • Respecto al libro La España vacía, se me ocurrió mientras lo leía que al autor le habían hecho sentirse «forastero» en su pueblo. Este verano contaba en un artículo de El País que unos chavales le quemaron su melena heavy. Si hubiera comenzado con esa anécdota, y no con las casas incendiadas de Gales, el libro habría ido por otros derroteros y seguramente hubiera sido mucho mejor.

  • “Nosotros – el público – hemos sido aleccionados para supervisar nuestra mente y nuestras emociones y, si sentimos angustia o alguna emoción incómoda, se nos anima a pensar que algo debe estar mal dentro de nosotros, por lo que debemos buscar tratamiento para dificultades que, en el pasado, habrían sido vistas como una parte normal de la vida.
    Y ahí está el gran cambio.
    En el pasado, solamente un pequeño porcentaje de la población se consideraba “mentalmente enfermo”, y prácticamente todo el mundo entendía que estar vivo era enfrentarse en ocasiones con emociones difíciles, pensamientos difíciles, y así sucesivamente.
    No creo que aspirásemos al Soma del Mundo Feliz de Huxley, donde podríamos encontrar una droga placentera, pero sí creo que la industria farmacéutica ha comercializado sus antidepresivos de esa manera.”

    http://www.desdeelexilio.com/2016/09/13/una-epidemia-demencial-entrevista-robert-whitaker/

  • Adaptacions, eu te penso que fora bona ideíña te traduxir ao galego os artígulos de Ruiz Quintañino, qué pensa vuecencia?

  • Güeno, ganaría em musicalidá. Pero en gallego y para el título ¿no puede hacerse una rima que acabe en “y mira mi pirula”?

  • Me quedo pensando en esto de Abreu. Si, por un lado, estoy de acuerdo en que no se puede ignorar el estado de la ciencia, siquiera de la forma en que los legos podemos conocerlo, ¿es necesario hablar en sus términos para decir algo verdadero? ¿No usar la jerga científica supone ignorar sus conclusiones? ¿Se puede hablar de todo lo que existe únicamente con esos conceptos?

  • Vaya por delante que no soy amigo de los medicamentos. Raramente me automedico y para que llegue a tomarme una aspirina me ha de insistir mi médico en casa hasta llegar al hostigamiento. Luego, reconozco que debí haberle hecho caso antes con humildad y agradecimiento.

    La noche que falleció mi padre fue mi mujer la persona que tenía cogida su mano al expirar. Sabía que el desenlace estaba próximo y nos mandó a mi hermana y a mi a la cama. Cuando se produjo la defunción le quitó las sondas y demás parafernalia médico-paliativa y me llamó. Me dio medio trankimazin, tómate esto ahora -me dijo- y si te parece despierta a tu hermana y le das esta pastilla (doble dosis). Tu padre ha muerto.

    Estaba medio dormido y me tomé la media pastilla. Le pregunté si estaba segura de que había fallecido. Mi padre no respiraba y tenía un semblante sereno y tranquilo. Parecía dormido.

    Actué bajo su dirección como un autómata: le di a mi hermana su pastilla, le dije que se quedara un rato en la cama mientras le hacía efecto el medicamento y apagué la luz. Le dije que la llamaría para cualquier cosa que necesitara. Se durmió hasta las mañana siguiente.

    A continuación llamé a una funeraria para los trámites necesarios. No abrimos hasta las nueve, así que hasta las nueve y media no podremos ir. Me dijeron.

    Colocamos de forma que el rigor mortis no dificultara sacar el cadáver de su alcoba y afeité a mi padre muerto a las tres y media de la mañana, pude hacerlo.

    Nunca antes había tomado un ansiolítico.

  • Excelente entrada.
    ¿Que no puede pasar en los primeros días de una guerra civil?
    ¿Qué no puede ser reconstruido o inventado?

  • Las reflexiones de Withaker sobre el pastilleo (cuadrático o exponencial) que ha enlazado Adaps abren cuestiones que debería abordar el Margrave de Daimiel, a ver si nos aclaramos sobre qué tenemos que aprender, porque esto es un sindiós como esputaría Agustin González qepd (de la escalada de las distribuidoras de semillas y las variadas indicaciones de la marihuana ainda no te hay estudios).
    (Cuando el contencioso ibérico acabe, si eso).
    ***
    Las rentrées (Olmos, Josénez, Gómez, Álvaro buenorro) de nivel alto.

  • [0] Enganchante, Ferreira, a la espera de más. Podría haber pasado, como dice el capitán Achab (y de hecho pasó, muchas veces).

  • ARS OBLIVIONALIS
    Asistí hace un par de años, y con poco éxito, a un curso de filosofía titulado La nostalgia y sus remedios.
    El dolor asociado al tiempo pasado, a recuerdos concretos, no deja de crecer por razones obvias: la memoria va acumulando, y el sistema informa de la creciente distancia temporal con aquel tiempo pasado.
    En esta tesitura resulta una broma de mal gusto constatar los frecuentes descuidos y olvidos de nombres, citas o encargos de la jornada que acompañan a esas cavilaciones.

  • Llegados a este punto me veo obligada a contar otra vez el chiste de Montserrat.

    En casa de un amigo, de visita después de mucho tiempo.
    —Qué tal andas.
    —Bien, las cosas de la edad, ya sabes.
    —Mira, yo empecé a tener algunos problemas de memoria pero ahora voy a un médico extraordinario y estoy muy bien.
    —Ah, sí, y quién es.
    —Pues es este, que se llama… se llama… Cómo se llama ese sitio en Cataluña que hay una virgen… Sí, hombre, una muy famosa…
    —¿Montserrat?
    —¡Esa! ¡Montserraaat, Montserraaat! —Sale Montserrat de la cocina.—Oye, Montserrat, ¿cómo se llama mi médico de la memoria?

  • Alvaroquinn dice: Miércoles, 14/09/2016 a las 17:46

    Me quedo pensando en esto de Abreu. Si, por un lado, estoy de acuerdo en que no se puede ignorar el estado de la ciencia, siquiera de la forma en que los legos podemos conocerlo, ¿es necesario hablar en sus términos para decir algo verdadero? ¿No usar la jerga científica supone ignorar sus conclusiones? ¿Se puede hablar de todo lo que existe únicamente con esos conceptos?

    Las respuestas están implícitas en las preguntas. Es decir: no, no, no. Pero no es eso de lo que habla Abreu, sino de otra cosa. Cuando uno lee «El capitalismo lo ha puesto todo a la venta. Hasta el futuro. ¡Los mercados de futuros!» sabe que está leyendo a una persona que está usando el lenguaje poético para interpretar una realidad económica, es decir, que hace trampa o no sabe de qué está hablando. Ocurre lo mismo cuando algunos escritores, especialmente los más militantes, desarrollan interesantes teorías sobre cómo resolver los problemas sociales sin entender mínimamente el funcionamiento ni de los individuos ni de las sociedades humanas. O cuando un autor te dice que no usa ordenador o internet porque deshumaniza las relaciones personales. Esa sensación desagradable de que no sólo no saben de lo que hablan sino que además venden moralina o ideología caducada. Como cuando el Papa(frita) Francisco ha dicho hoy que «asesinar en nombre de Dios es satánico». Esta utilización del idioma como conjuro mágico.

  • Ya de retorno.
    Tanto ida cómo vuelta han sido un infierno de cambio climático.
    Uno que es observador, ve como cada día el cielo va adquiriendo tonalidades más de ciencia ficción.
    Ayer al ocaso, vi colores que me sobrecogieron y me obligaron a detenerme para contemplar…
    Maravilloso e inquietante al mismo tiempo.
    Cuando miraba a mi derecha veía un perfecto arco iris sobre un fondo de gris plomo.
    Una definición perfecta desde el interior azul hasta el rojo externo. Incluso el arco interno y el externo que contagia Goethe…
    A la derecha un ocaso rojo-naranja – rosado. Sentía a Goya en aquel cielo…
    Solo las ganas de llegar a casa me impidieron quedarme en standby allí en las cercanías de Cognac para suspender el tiempo y poderlo plasmar en una acuarela rápida.
    Lo retrate en mi cabeza.
    Un día será una tela.

  • El Sr. Martínez Ferreira hace con su relato que me crea perfectamente su historia.
    Hace que verdaderamente la historia deba ser revisada constantemente para verificar que el relato del vencedor no es el real ni el único.
    Magnifico.

  • Cuando miraba a mi derecha veía un perfecto arco iris sobre un fondo de gris plomo.

    A la derecha un ocaso rojo-naranja – rosado. Sentía a Goya en aquel cielo

    (El problema que tenéis algunos para nombrar la izquierda es patológico. Es que ni nombrarla, tú. Yo sí que puedo nombrar a la corrupta derecha sin problemas.)

    (PUES NO SEÑOR, NO TENGO INSOMNIO. ME HE LEVANTADO PARA IR A BUSCAR CARACOLES, QUE ESTA NOCHE (TAMBIÉN) HA LLOVIDO.)

  • IZQUIERDA, IZQUIERDA, DERECHA, DERECHA, adelante, atrás un dos tres…
    BABOR y ESTRIBOR.
    ESTE Y OESTE.
    Perdone Gacho, es que cuando conducía hacia el norte el este me quedaba a la derecha, cuando me paré en el “air de pic-nic” me puso a mirar hacia el sur y el oeste también me quedaba a la derecha.
    Tampoco tengo ningún problema en declararme conservador, aunque con una mentalidad mucho más abierta y tolerante que cualquier jovencito.
    No entiendo la división más que en la geometría.
    Gracias mi querida Gacho, siempre atenta a mis notas.

  • Señorita Jenny y señoritos Kenzo y JrG, hace unas semanas se quedaron unos comentarios suyos en la carpeta de SPAM. Ya están en su sitio y más tarde pondré aquí una imagen con los comentarios para que puedan leerlos todos. Lamento las molestias ocasionadas.

    JrG

    Kenzo

    Pi - JrG

  • Seña Bellpuig, que sepa usteda, que voy a solicitar a las más altas instancias, de esta publicación que se le asignen unos emolumentos acordes a su valía.
    Y que se le gratifique de forma generosa su sorda y callada lucha contra una tecnología que se me antoja obsoleta, contra la que tiene que pelear, ante la indiferencia propia de los capitalistas que dirigen y que no invierten los pingües beneficios obtenidos, explotando de forma subrepticia, el talento de los colaboradores del Chop.
    Bufff…
    Por supuesto, dese de antemano por jodida.
    Y siga con los otros empleos, que me consta que tiene, para alimentar al estado, al capitalismo y algo para su figura.

  • GRANDES MOMENTOS HUMANOS
    El rector de la Universidad del País Vasco, Iñaki Goirizelaia se despide del cargo durante la inauguración del curso académico con un discurso lleno de metáforas marítimas en donde dice que vuelve a ser marinero tras pasar ocho años como patrón del gran navío de la UPV/EHU. Tras sus emocionantes palabras, con música de fondo de Silvio Rodríguez y Ruper Ordorika, bailó un aurresku y nos dejó este impagable momento que se perderá en el tiempo como lágrimas en la lluvia.

  • (Sé de buena tinta que este comentario es de los más esperados en este nuestro fanzine, y como mis fanes me lo han pedido, y yo me debo a mis fanes, pues aquí lo tenéis)

    Ya no sé si es verdad o es mentira lo que escribe nuestro Josenez, a mí me tiene aturdida porque ya no distingo la realidad de la ficción.
    Soy muy partidaria del campo. Del campo y de los pueblos. De los pueblos con río o con ríos, como es mi pueblo. Y es que estoy en plena conserva. Me sale el tomate y el pimiento por las orejas, y el bonito en escabeche, y los pepinillos en vinagre, y la mermelada de melocotón…y ya dentro de nada, hay que ir a vendimiar.
    ¡¡Viva el agropecuarismo!!

  • Holmesss dice:
    Miércoles, 14/09/2016 a las 23:36

    En la casa familiar, que pese a vivir fuera como universitario fue la mía hasta los 23, el interruptor de la luz de mi baño estaba en un sitio absurdo. Había que meter el brazo detrás de una puerta que estaba siempre abierta y, de día y de noche, buscarlo a tientas. Hace casi treinta que no vivo allí y al menos quince que mi padre, con ocasión de unas obras, ordenó cambiarlo al lugar estándar, aquel en que uno espera encontrar el interruptor al entrar en una habitación. Antes había que usar el brazo izquierdo y ahora la mano derecha. Desde entonces cada vez que voy a esa casa y uso el baño el brazo se me va al lugar en el que estuvo ese interruptor. Eso me produce, cada vez, un malestar porque me parece un signo claro de cómo he pedido la capacidad de aprender. Me acerco confiado e inadvertido, y en ocasiones apurado, y sólo ya iniciado el movimiento inútil salta la alarma de su estupidez y se empieza a mover el otro brazo hacia el nuevo lugar. He llegado a la conclusión de que, como dice Holmess, ese dolor -frustración- no funciona como elemento disuasorio sino todo lo contrario, fija más el error.

  • Perroantonio dice:Jueves, 15/09/2016 a las 10:28

    Dice que no es poeta, ¡pues claro que eres, tontín! Una máquina es lo que es.
    Me recuerda a Arnaldo Mandela, qué sé yo. Igual porque a estos les gusta el cliché más que a un tonto un lapicha. La lengua de madera y los huevos también. Ese aurresku de su invención le pega a la canción de Silvio Rodríguez como a un Cristo dos pistolas.

  • Voy a aprender a bailar txurraskus de esos para animar mis ambigús. A ver cómo queda con una de Los Suaves.

  • El aurresku ahí perpetrado,es como para no hacerse daño…
    Lo de la musiquita para quedar multicultural, las metáforas para perderse en un velero pero en el jónico…
    Son así, paquetes muy monos para público reducido y entusiasta, que la abrirlos no tienen nada.
    Aquí le querría yo ver haciendo postutitas…

  • Hasta el puto alcalde de Bilbao, que ronda los 150 kilos, se marcó el aurresku de rigor, creo recordar.
    Que por otra parte no tiene culpa de nada. El aurresku, digo.

  • Que se me ha olvidado, que en realidad el baile no es el aurresku, aurresku es el bailarín que va delante, como su propio nombre indica, lo que pasa es que hoy en día se baila a veces en solitario.

  • Srta. Bellpuig dice:
    Jueves, 15/09/2016 a las 09:19

    Muchas gracias Bellpuig. No tiene la menor importancia que se pierdan.

    He leído por ahí a alguna mosca cojonera que la mala calidad de los políticos que tenemos es porque cobran poco. Al parecer, si cobrasen diez veces más nos llegarian como moscas los honrados. Ay, mucho ganan algunos, o nos tienen por tontos a todos.

    Menos mal que aún hay quien hace su trabajo con honradez por satisfacción propia.

  • Hay que respetar más el folclore de cada una de las patrias de este nuestro país sin gobierno, ¡eh! Y menos cachondeo. ¡Con lo lindos que son esos bailes de llamada al apareamiento!

    Escrita la tontunada de turno, felicidades al autor de la entrada. Un placer leerle señor Ferreira, otra vez.

  • A las cinco y once de madrugada escribe nuestra gata sobre el tejado de zinc que no tiene insomnio, que anda buscando caracoles. Pues muy mal niña. A esas horas hay que estar preparando temario para ser la profe más preparada del mundo o en su defecto ir por percebes, mejor que baboso que seguro encuentra. No sé si se me entiende

  • Yo respeto mucho las músicas folclóricas de todos los países mundiales de España y de Europa.
    Es por ello que ni las toco, ni las oigo, ni las bailo ni las nada.
    Preciosas en sus museos y sus partituras.
    El cante de las minas de Cáceres si que me llega…fíjense vds y ustedas.

    Sarasate, el de Pamplona, en cambio lo petaba.
    https://youtu.be/sIvmYMXB7FQ

  • A ver. ¿Parecería normal que un rector gallego inaugurara el curso bailando una muñeira? ¿Y que uno se marcara unos fandangos, otro una jota o que el claustro universitario en el momento cumbre de la inauguración elevara un castellet? ¿A que muy normal no es?

  • Donde más lucen los cantes y bailes regionales es en esos pueblos que no han quedado despoblados, pero tampoco han tenido un desarrollo urbanístico que haya cambiado su arquitectura. En Potes, por ejemplo, en la fiesta del orujo, o cualquier otra de las fiestas locales, es muy bonito escuchar a cantar jotas montañesas a las cofradías (o como se llamen). Para mí particularmente, ya que la tierra de mis abuelos quedó despoblada y perdió sus tradiciones.
    Lo del rector me ha molado.

  • (Querido diario: hoy ha sido el primer dia que he podido alternar fuera del centro. He comido de menú con dos compañeras jovencitas en el bar de al lado del instituto. Incluso me he pedido una cerveza y me he comido todas las patatas fritas de la guarnición de la butifarra. Les quedaban dos raciones de paella, pero como las tres somos valencianas no la hemos pedido.
    Tengo que prepararme muy bien la clase de cuarto de mañana que tengo un alumno hijo de profesores que viene a pillarme. Creo que mañana la clase la va a dar él.
    Mis niños de primero de eso son monisimos (cuando duermen) y creo que tienen una suerte inmensa de tenerme de profe.
    Estoy bastante cansada, a veces noto que me falla el corazón.
    Querido diario, echo mucho de menos a Follan d’Eiro.)

  • A mi me parece todo bien y ya nada me sorprende señor Perro. Ni digo que está mal, ni digo lo contrario. Como la educación es un baile al son de que notas musicales , dependiendo de la música allá dónde toquen, bien está en bailar.

  • (Querido diario: se me ha olvidado decirte que ya puedo entrar al museo de El Prado gratis. Bueno, y a todos los demás también, pero es que lo de El Prado me hace muchísima ilusión. Me han hecho el carnet de profesora (plastificado y todo), y me muero de ganas de hacerlo servir.)

  • Lo de las tradiciones cántico-bailables es algo interesante y necesario.
    Era la fórmula de diversión de los ancestros.
    El bacalao de feria de santos locales.
    Es como cuando unas hawayanas te bailan un hula, y una es camarera y está fondona.
    O en un tablao flamenco, de pueblo costero, se arrancan por bulerías.
    O los masais, ya con un casio de plástico, hacen su danza tribal, calzados con Nike.
    O un pies negros hace danza de la lluvia, llegando en una Escalade.
    O las pobres focas saludan a turistas del ártico.
    Un entretenimiento para gente ociosa con posibles, a los que el escenario por muy de cartón piedra que sea, les hará exclamar:
    “QUE BONITO”¡¡¡¡

  • A ver, corazones, que no os entiendo.

    Las tradiciones están muy bien donde están, en los lugares tradicionales. Pero fuera de sus sitios son representaciones que sirven para otra cosa. Un cuñao no decide vestirse con boina y alpargatas en el siglo XXI si no es para decir algo. Y lo que dice un cuñao reivindicando la localidad en el lugar de la universidad coincide exactamente con su programa de gobierno, decirles a los panolis que abren la boca como papamoscas ante el prodigioso alarde de identidad que no estan en “su” universidad, sino en “mi” localidad. No, panolis, vosotros no podéis dar clase en esta Universidad. Si queréis, ya podéis ir aprendiendo las danzas locales.

  • jrG, no hable de bailes de lluvias, que aquí desde las tres hemos debido tener bailando a todos los ancestos de los masais, porque cayó que parecía que se acababa el mundo.

    Yo tengo una pregunta a los profetas de la catástrofe: ¿lo del cambio climático no era que no iba a volver a llover nunca más?

    Yo, que no soy supersticioso, sí que tengo una: me da repelús las procesiones para que llueva. Que piden agua pero no el día ni la cantidad.

    Y con estas lluvias…en dos semanas florecerán las setas por doquier. Y se llenarán los montes de Soria y Burgos de ellas. Venga, ir reservando un finde para perderos en el paraiso. Y de paso visitáis la Laguna negra, el Cañón de rio Lobos, el pueblo de Santi G y Silos. Si se dan mal las setas, podéis acercaros a ver el monasterio de Arlanza y comer por Lerma y a la noche compráis las setas a los rumanos en cualquier pueblo de la zona. De comer, costillas de lechazo con setas en cualquier lado están buenas, y vino el que queráis. Recordad traer cesta de mimbre y navaja.

  • Nunca llueve ni se baila al gusto de todos, también es verdad. El caso es quejarse.

    Se está haciendo viejo y rosmon, señor Perro. Con cariño se lo digo.

  • Kenzo … qué lugares¡¡¡¡ nos menta.
    Esa zona es maravillosa.
    Nos hicimos unos cuantos kmts, en las vacaciones, por muchas de las zonas que comenta.
    Mi compañera Francesa, quedó fascinada.

  • ¡¡Exclusiva, exclusiva!!!

    El programa de ARgggggss (Ana Rosa) y El Mundo:

    Unas notas de audio enviadas por Whatsapp, algo que utilizan constantemente los usuarios de esta aplicación de mensajería instantánea, son la última grabación de la voz de Diana Quer obtenida hasta la fecha antes de desaparecer en la madrugada del lunes 22 de agosto.

    ¿Crisis del periodismo; qué periodismo? A ver si toda esa basura y mierda cierran de una puta vez.

  • No encuentro Jotaerregé la traducción gallega -vasca de rosmón. Y tampoco sé que se entendió. Un rosmón en gallego es persona protestona que todo le parece mal y todo lo discute.

  • Y si no es así, que rosmonen los gallegos, que abundan por aquí, desdiciendo.

    La basura periodística respecto a a este caso u otros, da asco, S.

  • (Querido diario: de vuelta al cuchitril, encerrada como una secuestrada, siento que el día y con él la vida, se me escapan. Me preocupa en añadidura el pensar que el más que apreciable e inexorable acortamiento de los días, me sumergirá en breve en una profunda y larga oscuridad. La escasez de movimiento que me permite el habitáculo podría hacerme enloquecer hasta un nivel inaceptable. Me sumerjo ahora en el estudio de la dinámica terrestre con la losa de esta idea enturbiando mi pensamiento.
    La buena noticia es que han claudicado en lo de ponerme una lavadora.)

  • En la lección de biología de hoy os presento a un pequeño marsupial, se llama Antechinus y vive en el sur de Australia.
    El antechinus macho se prepara durante su vida para morir en una orgía sexual en la que hay peleas y sexo a raudales. Cuando termina la época de reproducción, la población de Antechinus queda reducida a la mitad…sólo sobreviven las hembras que quedan todas preñadas.

  • No sé qué opina usted Tareixa pero junto con rosmón falta en castellano la palabra lareta, que también mola mazo.

    The Most Excellent and Lamentable Tragedie of Rosmón y Lareta.

  • Perroantonio dice: Jueves, 15/09/2016 a las 16:35

    A ver. ¿Parecería normal que un rector (…) inaugurara el curso bailando (…) unos fandangos (…)?

    Coño no es mala idea para cuando va el rey a inaugurar el curso.

  • Kenzo dice:Jueves, 15/09/2016 a las 18:21
    ¿lo del cambio climático no era que no iba a volver a llover nunca más?

    Cambio climático = que cambia el climático. Aquí jarrea y hace frío, ha habido un cambio climático que no hay derecho, hombre, que estamos a quince.

  • Bonnie, eso no son canguros chinos. Eso son RATAS.
    Rosmar pa’l bote. Hacia el est de vuestro west se dice también marmear o marmiar, y mormojear; no vienen en el DRAE, que, sin embargo, sí trae marmotear y mormotear, aragoneses para lo mismo. Hombre, por Dios, si mormojear lo decía mi abuela y es mucho mejor latín (*MURMULIARE).

  • Si no tiene trabajo, porque no tiene trabajo. Si tiene trabajo, porque tiene trabajo. La gata Flora: si se la metes, chilla; si se la sacas, llora.

  • (Querido diario: creo que el soriano tiene fantasías animadas de ayer y de hoy conmigo (claro, tanta mantequilla, tanta mantequilla…pues al final, mira). A mí me da un palo (para que me anime a acercarme) que para qué. Es ¿Ese mal rollo que te entra cuando no tragas a alguien y te enteras de que le molas? Pues ése.)