Mesa, mantel y balances

cenas-de-empresa
por Manuela della Fontana.

No pocas veces la más tonta de las situaciones, una llamada intempestiva de un amigo que destapa un malentendido o su misma ausencia, que también, te sumen en un run run mental, en un estado de inquietud, como esos versos tristes o esas noches de insomnio que perduran en tu cabeza hasta que otra noche u otro verso aún más triste te hacen olvidarlo todo. Situaciones que casi siempre terminan si no en decepción, sí en una cierta turbación de la que no te puedes despojar sin sentirte mal. Le sucedió a mi cuñada cuando un compañero de trabajo descubrió, sin querer, una comida clandestina que venía produciéndose desde hacía tiempo y a la que asistían los que fueron sus compañeros más allegados, aquellos con los que compartió cierres y descuadres, mesa y mantel cada día; todos menos ella, que hasta ese momento nada sabía y si lo sabía no se había dado por enterada.

Cuando me lo contó en una de nuestras reuniones familiares de los domingos, traté de quitarle hierro al asunto. «Será un malentendido, alguna explicación habrá, no te apures», le dije, pero en el fondo no pude evitar sentirme identificada. En mi trabajo, ésta era una práctica habitual: santo y seña de la casa. Es más, no me extrañaría que también yo, en el momento de escribir estas líneas, estuviera siendo excluida de una esas comidas de antiguos compañeros de los de mesa, mantel y balances; lo presiento. No sería tampoco la primera vez ni la última. ¿Quién no se ha sentido excluido en su vida laboral alguna vez? Pocos oficinistas con clase renunciarían a formar parte de este selecto club. Son pequeñas derrotas personales, pequeñas perlas que te confieren una elegancia solo comparable al mejor de los visiones o a la peor de las decepciones y a veces ni eso.

No voy a negar que al principio, estos secretismos de colegio, me sacaban de quicio, y a pesar de que presumo de mi buena memoria para olvidar, terminaba comiéndome el tarro durante semanas y semanas enteras. Ahora soy perro viejo, y prefiero darle la espalda a los asuntos que me incomodan y preocuparme por otros temas más importantes que no son estos desde luego. Los verdaderos amigos, los que de verdad perduran, los que en Italia llaman amigos de «salvataggio», te dejan un poso lleno de pinceladas como un cuadro de Pollock. No importa el tiempo que pase, te asomas, buscas entre sus capas, te distancias, y en medio del caos y de la confusión adviertes que siguen ahí; otros en cambio, miras y no ves nada. La amistad es así, sí… a veces se tambalea, otras se esfuma, pero los grandes amigos están más allá de la felicitación por tu cumpleaños o de una estúpida comida mensual.

La clave seguramente está en no pedirle peras al olmo. Lo decía Carmen Posadas, con acierto, en un artículo que leí hace poco: «Hay amigos a los que podemos llamar a las cinco de la mañana para que nos consuelen de un mal de amores. Otros que son como una tumba y sabemos que nunca divulgarán una confidencia. Algunos (raros, pero los hay) a los que podemos acudir en un apuro económico y, por fin, amigos que siempre hablarán bien de nosotros pase lo que pase. Lo que no se puede esperar, sin embargo, es que el que nos consuela sea una tumba o que el que nos presta dinero hable bien de nosotros, ni que el que habla bien de nosotros se plante en nuestra casa a las cinco de la mañana cuando nos da el mal de amores. Cada uno sirve para lo que sirve y no hay que esperar más, so pena de llevarnos el consabido chasco».

Ya veis, cada uno sirve para lo que sirve, no conviene darle más vueltas. Han pasado meses, casi siglos, y mi cuñada, que es una ingenua, todavía está esperando una llamada a modo de disculpa, el pequeño trofeo de una invitación aunque sea tardía. También yo sigo esperando, aunque algo me dice que después de esta pataleta mía mejor será que me aferre a otra esperanza, a otras satisfacciones menos mundanas, porque ésta, queridos amigos, la de compartir mesa y mantel con mis antiguos compañeros de trabajo, ay, qué difícil la veo.

209 comentarios

  • Estar ya sentado en el AVE a estas horas transfiere un cierto sentido de superioridad. La España trabajadora y responsable madruga.

  • Bueno marqués algunos estamos también en el estudio…
    Me gustó la entrada.
    No soy hombre de muchos amigos…
    He conocido demasiada gente como para tener amigos.
    Pero los tengo.
    Nunca les molesto.

  • Hay que ser hábil y revolotear alrededor de la mesa para no acabar sentado al lado de Javi, ese amigo que siempre te está aconsejando o recordando todo lo que ha hecho por ti y el resto de la humanidad.
    Por suerte, de Club Chopsuey, no está informado.

  • 7,51 a.m.
    Parada para el café.
    Pienso en el sr. Marqué y si estará llegando a Madriz o a Sevilla.
    A estas horas y en este país, como los lunes está cerrado todo, disfruto del silencio y la penumbra de la rue Nationale, mientras voy a la farmacia a por mis cosas.
    Pensaba en Gachó y sus alumnos.
    Pensaba en que casi tenía terminado su retrato.
    Pensaba en las chicas de chopsuey.
    Pensaba en que voy a llamar a mis chicas de la exposición de Mujeres Anónimas como ellas, para que tengan nombre en vez de código.
    Creo que cada una de ellas (las de los cuadros y las de los avatares) se adapta bien a lo que dejan traslucir sus personajes.
    Así no podrán sentirse como la cuñada, excluidas de nada intrascendente.

  • La comida de Navidad de mi empresa es el momento más desagradable del año. Ya ni bebo en ellas.

    ¡Bravo por la signorina Della Fontana!

  • En el 2007 abandoné la cena de empresa de Navidad porque permitiron fumar. Ademas era un siniestro lugar llamado La Juaneca en San Agustín de Guadalix. Di tal coñazo que al año siguiente fuimos a otro restaurante y no se permitió fumar, cierto que fuimos obsequiados con una actuación de Chiquito de la Calzada. Esa noche dejé a una compañera que estaba muy borracha en su casa hasta la que la llevé conduciendo su propio coche. Como vivía en una lejana urbanización me llevé su vehículo y se lo devolví al día siguiente en el trabajo. Para entonces ella ya había denunciado el robo del coche.

  • Las reyertas protagonizadas por trajeados borrachos para encontrar taxi en el Madrid de las cenas de Navidad son de una violencia inusitada.

  • Son peores las madres sobrias aparcando en cualquier parte, cruzando por cualquier sitio por la mañana para llevar a los hijos a clase. Arrastrando críos dormidos. Tiene razón gachó, las madres son las criaturas más temibles. Leonas.

  • Sr. marqués me ha sorprendido que un hombre de su alcurnia, prescinda del placer del humo de los habanos.
    Podríamos cenar en un restaurante, si llegara el caso, ya que está prohibido por las leyes vigentes, que se cargan ese placer (segúramente con justicia). Aunque no nos puedan librar del ruido de los demás y sus nefastos modales en muchos casos, así como de sus criaturas y animales de compañía, en otros.
    Pero le será imposible cenar en mi territorio, y lo lamento, podríamos compartir muchas cosas si se abstrayera del humo y con el humo y el silencio de dos personas fumando un buen cigarro en silencio, o escuchando un buen disco.
    Una lástima para mí y un alivio para Vd.

  • Chiquito de la Calzada, era una de las grandes aportaciones del humor patrio.
    En mi casa sólo me reía yo con él.
    Llegué a comprar sus dos películas, El Conde Mor, y Candemor de la pradera.
    No tengo televisión ahora, pero la he vuelto a ver en el ordenador y sigo teniendo agujetas de reirme.

  • Bendita sea la cuñada de Manuel.la, que se libró de la cena. Por cierto, me soplan que hoy es el cumpleaños de la autora.

  •  “… el sistema solar puede permanecer estable por los siglos de los siglos.”

    No. Por el segundo principio de la termodinámica.

    Sin embargo en todo lo demás el Sr. Zeppi tiene razón.

    Podemos tirar al aire una moneda y obtener SIEMPRE cara. Hasta el fin de los tiempos y sin que ninguna ley de la física o matemática se alteren.

    (Sólo se altera nuestra intuición aquejada de un ataque de prejuicios predictivos complicado con un síncope de sesgo cognitivo a los que se une una grave recaída en el síndrome heurístico de representatividad del que me confieso infectado.)

    ¡¡Ximeno dimisión!!

  • El cornudo siempre es el último en enterarse; nunca digas estos cuernos no son míos o esta agua no tiene cloro. Cuando no me invitan a la cena de la oficina, me presento en el primer plato, señalo la sopera con la varita mágica o bien sea el periódico enrollado o una barra de pan, y les digo así: “El día de vuestro decimoquinto o decimosexto cumpleaños os pincharéis un dedo con el huso de la rueca y os moriréis todos, que también pudiera ser que os quedarais dormidos más de cien años, con todo el jardín hecho una selva asquerosa llena de bichos y que no se puede ni pasear”. Luego me vuelvo al bosque con los enanos de la casita de chocolate y una manada de lobos muy agradables, hasta la siguiente comida de empresa.

    Me alegra mucho que hayas vuelto, Manuella. Felicidades.

  • Nunca, jamás he asistido a una comida de empresa. Tengo muy claro que que mis compañeros de trabajo no son mis amigos. Son mis compañeros de trabajo, unas personas con las que paso más horas que con mi familia y con las que mantengo una relación educadamente distante y con la adecuada tensión profesional.

    Tengo una poderosa justificación para no asistir, al menos a mi me lo parece, trato de evitar -en lo posible- fiestas en las que se permite uno de los inventos más perturbadores del orden social: La Barra Libre.

    Se da la curiosísima circunstancia de que un ciudadano normal, integrado socialmente, padre o madre de familia, con su hipotequita y su cochecito a juego, cuando se paga sus copas, es capaz de mantener de manera especialmente hábil el siempre complicado equilibrio entre la ingesta de sustancias perturbadoras de su armonía emocional y el tiempo requerido para la eliminación de tales tósigos. Precisión, sensibilidad, rigor, todo un despliegue de habilidades a la hora de mantenerse dicharachero sin resultar pesado, simpático sin caer en lo grotesco, ocurrente sin ser inoportuno.

    Sin embargo, cuando en el festejo se anuncia “Barra Libre” indefectiblemente se produce un fenómeno adverso. Desconozco la etiología del proceso, no se si se trata de un desajuste en la percepción, o un desarreglo orgánico, un conjuro maligno, o una histeria colectiva, pero esa precisión admirable desaparece y las consecuencias suelen dar lugar a escenas poco edificantes: lloriqueos, corbatismo a media asta (no se pueden imaginar la irritación que me puede llegar a producir este fenómeno), griterío, chabacanismo cum laude, llamativas sudoraciones, incluso episodios de vómitos y dispepsias de diversa índole. Un auténtico desastre. Un porcentaje escandalosamente alto de sujetos se ve afectado por este pernicioso síndrome al que resultan inmunes -de manera inexplicable para la ciencia- si cada cual se paga sus copas.

  • Sí, sí, pero no evitemos el inquietante asunto que nos trae Manuela. Supongamos que, por la razón que sea, ustedes se relacionan frecuentemente con un grupo de personas (trabajo, amigos universitarios, la clase de idiomas, el grupo ciclista, lectores de Çhøpsuëy…) y que, llegado el momento, organizan una comida periódica. ¿Invitarían a todo el mundo? ¿Dejarían fuera a las chicas? ¿A los chicos? ¿Al pelmazo metemanos? ¿Al cenizo? ¿Al sobrao? ¿Al rarito? ¿Organizarían dos comidas, una general y otra para los elegidos? ¿Hay clases? ¿Elegir es renunciar? ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?

  • Yo es que sólo salía con mis amigos, o solo.
    Los únicos bodrios similares a los que debía acudir, eran las bodas, de las que procuraba salirme prontito, y sin escuchar las músicas ni tenerlas que bailar.
    Excepto en la propia que bailé una con mi suegra y dos pasos, antes de estropearle los zapatos con mi mujer de entonces.
    Compré de estraperlo 60 botellas de champán, y 60 de vino tinto de rioja, 10 de ginebra y 60 montecristos cubanos, para no más de 60 personas.
    No recuerdo que sobrara nada.
    Mis muchas borracheras eran o dicharacheras o silenciosas, pero no en manada.
    Sin romper nada, sin salirse demasiado de la línea del local que tocara, sin estridencias visibles, y sin compadreos.
    Algunas veces perderse en pueblo o ciudad, incluso dormir en banco.
    Sin vomitar a nadie, dándonos la tabarra entre nosotros y divirtiendonos solos, o largándome si me daban mal la noche o la estaba dando yo.
    Dos o tres como compañeros como mucho.
    En esto la cifra importa mucho, y las manadas o acumulaciones desintegran la armonía.
    En mi opinión.
    Ahora ya no salgo, si no es en presencia de mi dueña. Y sólo a un restaurante o a casa de alguno de sus amigos.
    Prefiero cocinar yo en casa y recibir con atención.
    Los androides, de no ser que sean Nexus serie 5 o posterior, no sueñan.

  • Perro, yo prefería que no se me invitase. O lo evitaba.
    De esta forma era libre del todo para no tener que invitar a gente no deseada.
    Normalmente tenía que invitar a clientes, pero eso formaba parte del trabajo, aunque era detestable comprobar el pésimo gusto y educación de gentes con fortunas importantes.
    Eso ya me quitaba las ganas de más zarandangas.

  • Enhorabuena a Signora della Fontana.

    No pedir peras al olmo, o lo que viene siendo distinguir los perales de otros árboles y luego ya allá cada cual, es consejo sabio. Mucho más que la pollada de conócete a ti mismo. A quien hay que conocer es a los demás. Bastantes frustraciones se lleva uno con las peras que salen malas para, en el colmo del error, quedarte a la sombra de un olmo esperando por las que nunca vendrán.

    Yo a la cuñada le preguntaría si ella, puesta a organizar, invitaría a sus compañeros de trabajo a algún sitio. Posiblemente no. Es una ley no escrita que los afectos en ocasiones no son correspondidos pero las desafecciones, por contra, siempre se retribuyen con la misma moneda.

    La barra libre (Juan 2:1-13) es circunstancia tan espantosa como el buffet libre (Marcos 8:1-10).

  • Elogio de Gerart Piquer Bernabeu

    Saaaaaaaaaaaaalta la noticiaaaaaaa. Piquer Bernabeu ha decidido retirarse del combinado nacional (el cubata no, el de balompié) tras el mundial de la URSS. Se nos irá el mejor zaguero central del mundo, se nos irá el más elegante. Ya lo vieron los Pint Flock en un homenaje anticipatorio al crear un disco llamado El Muro. Ahora debería ser homenajeado hasta por sus enemigos: propongo al Madriz que cambie el nombre de su estadio y en vez de Santiago Bremaneur lo llame Santiago Bernabeu, mitad por su presidente, mitad por este zaguero que ha tenido la aquiescencia de honrar el céspet madrileño con su portentosa presencia. Urge buscar un recambio que esté a la altura. Lucas Hernández tiene pasaporte galo, mas convendría nacionalizarlo. Y tenemos el caso del de Camas, a quien hay que dar la patada y echarlo de la gloriosa Rioja. Nacho podría ser un buen recambio. El conglomerado hispánico hace aguas y hay que solucionar este desastre ya mismo. Urge darse urgencias.

  • Buenos días tropa.
    Primero saludar, celebrar la entrada y felicitar a la autora.

    Cenas, comidas de trabajo y familiares, escapo de ellas como de los bautizos, bodas, comuniones y entierros. Soy muy humana, bella persona pero antisocial por defecto.

    (La pregunta es; ¿qué carallo le pasa ahora a la gata sobre el tejado de zinc?) (¿ Quién va a atreverse ahora a insultar al marqués?)

    (esto de los paréntesis no va conmigo, ni sé usarlos, es por homenaje a la ausente, sniff)

  • Muy oportuno el deslinde entre amigos, amigos premium y cogollitos varios que, para ser tales, han de tener en rotación categorías variadas de excluidos. Gran lectura matinal, Manuela.

    En otro orden de cosas, hoy se ha obrado el milagro y se me han quitado de golpe varias dioptrías que, a falta de confirmación científica, determinaré a ojímetro en número de dos/dos y media, todo ello gracias al vestido a medio muslo que llevaba con galanura la oftalmóloga.

  • El pasado 16 de agosto abandoné la playa y regresé a Madrid para denunciar, en nombre de Libres e Iguales, a la presidenta del Parlamento catalán ante la Fiscalía General del Estado. Un funcionario amable y escéptico me oyó decir: «Ante el alarde antidemocrático, la acción democrática».

    No sabemos qué la motivó a abandonar la playa. ¿Se le ocurrió de repente, tomando el sol, que debía denunciar? ¿Fue mientras nadaba en paralelo a la orilla? ¿Lo había pensado antes? ¿Acaso mientras se llevaba a la boca una cigala en el chiringuito de turno? Y esa frase que está pidiendo mármol… qué digo, pidiendo… gritando… aullando por el mármol y el cincel… ¿la dijo en voz suficientemente alta para que su enjundia taladrara el escepticismo del funcionario? Son preguntas que me hago, postrado, al ver a nuestra nueva heroína en acción.

  • MGAUSSAGE dice:
    Lunes, 10/10/2016 a las 12:50
    Juanfran Satur dice:
    Lunes, 10/10/2016 a las 12:30
    … nacionalizarlo.
    Será nacionalizacionarlo, amos, digo yo.

    No, eso es un archisílabo. A ver si aprendemos a hablar correctamente, sin floripondios.

  • Divertido texto el de la señorita della Fontana, narrado con amabilidad y gracia. Todo aquel que ha trabajado en el mundo de la noche sabe que el último viernes antes del día de Navidad es el día que más trabaja del año, por encima de cualquier otro.

    Por cierto, y ya que se mencionó ayer: en mi blog escribí, hace ya tiempo, algo sobre una celebración que siempre se me ha antojado todavía peor que cenas de empresa, comuniones, bodas, etcétera: las despedidas de soltero.

    https://blogdegomez.wordpress.com/2012/03/30/despedida-de-soltero-i/

    Y para machotes:

    https://blogdegomez.wordpress.com/2012/04/04/la-noche-que-fui-abducido-por-los-marcianos-ii/

  • Juanfran Satur dice: Lunes, 10/10/2016 a las 11:59
    Latorre es muy bueno. Y no tardará en ser director de algún periódico, pronostico.

    Estaría bien.

    Si hubiera estado en el pellejo de Clinton yo también habría utilizado un correo personal para mis comunicaciones (aunque fuera ilegal). Sólo pensar en que tu correo está siendo controlado permanentemente por la CIA, el FBI y media docena de agencias más, da bastante yuyu. Por lo demás, no creo que los espías busquen información en el correo presidencial, con la gran cantidad de funcionarios y mandos intermedios a los que espiar y sobornar.

  • Saturio devoracionalizando a los que nos llamamos sus hijos y bebemos ortográficamente de sus nutricios pechos. Eso da para una agrupación escultórica de estilo clásico.

  • Apasionante lo del fútbol de la selección. No se habla de otra cosa en la cola del pescao. Bueno, de eso y de balón mano.

    Me asustáis con vuestras experiencias tribales. Me sabe mal que lo paséis tan mal. Quizá sea una persona sin muchas expectativas, así que disfruto de una cena de empresa sin más consideraciones que esperar que lleguen los postres. Y un buen milhojas. Si además hay alguna conversación distraida, mejor. Luego todos para casa. Este verano hasta fui a una comida de antiguos alumnos y lo pasé muy bien. No tan bien como otros, a los que veía visitar el antiguo colegio como si acabaran de llegar con seis años, pero me divertí hasta con las viejas anécdotas de tiempos ya casi prehistóricos.

    Lo del buffet libre siempre lo odié, no soporto ver comer a gente como si no hubiera mañana. Años ha, Galerias Preciados tenía el suyo en Oviedo y con buena reputación. A pesar de ello siempre me negué a ir, ya digo.

    Hace menos años, alguien sugirió ir a un bar restaurante de Callezuela, por Illas, a celebrar la famosa cena de empresa y allá fuimos. Callezuela es un pueblín de Asturias que tiene 89 habitantes y un bar en el número 16, cerca de la iglesia, que aspira a convertirse en leyenda. En el cartel que debería anunciar el clásico menú se puede leer: “Hoy tenemos lo de todos los días”. Y “lo de todos los días” en La Tenada, el restaurante que regenta Isabel Alonso desde 1981, es el menú más descomunal que se puede encontrar a lo largo y ancho de la geografía española: seis platos fijos, tres postres, café y chupitos. Nada de “degustación”. Un todo en el que no ha lugar a la elección. Un festival del perolo al centro hecho sólo para valientes. A dolor. Hasta reventar. “Y un vinín de criancina muy rico”, apunta la cocinera. “Y pan”. Así, todos los días -“salvo los lunes, que cerramos”-, Isabel sirve a sus comensales un menú del día integrado por: 1) pote de berzas acompañado de compango casero (chorizo, morcilla, lacón y tocino), 2) lomo casero con huevos de aldea y patatas, 3) cazuela de picadillo, 4) callos asturianos, 5) cordero lechal y 6) ternera guisada. De postre, queso de La Peral (azul) con membrillo, tarta de frixuelos con arroz con leche o tarta helada -“aquí sí damos a elegir, aunque si viene un grupo grande saco los tres directamente”-. Si aún consigues respirar y que el ombligo no se haya salido de su órbita, la faena se remata con un café de puchero y el orujo de la casa. Su precio: 22,50 euros. . Así lo decía El Mundo. No vuelvo.

  • Dice la Mónica Oltra que representa a la gente sencilla. Es que sois unos complicados.

    Gente sencilla, esos simples. Se le lee en la mirada.

  • Habría que estudiar poner a Mónica Oltra por el marido de la colombiana. Apasionaría a los españoles, les emocionaría con sus regates.

  • La retranca de Jabois:

    No es fácil serlo: hay muchos jugadores que circularon en la órbita del Madrid durante toda su carrera y finalmente no se pusieron la camiseta blanca. Con ellos se harían varios onces: Nesta, Cafú, Chivu, Henry, Totti, Kaká…

  • El problema, Tareixa, era que me confundido de blog. Tengo montones de blogs flotando por el éter de la red.

    No me molesta que se me comenten mis cosas, me molesta que se intente faltarme al respeto sin motivo.

    Tampoco con motivo, la verdad sea dicha.

    Estas eran las entradas. (Ya es una cuestión de orgullo)

    https://aberreisions.wordpress.com/2015/05/31/la-noche-que-fui-abducido-por-los-marcianos-i/

    https://aberreisions.wordpress.com/2015/06/06/la-noche-que-fui-abducido-por-los-marcianos-ii/

  • A quoi un poète est-il bon? [¿Para qué sirve un poeta?]

    Casimir Pierre, banquero y político francés [1777-1832].

  • S. dice:
    Lunes, 10/10/2016 a las 14:16

    Juega España, ergo escribamos un artículo sobre el Madrid. No juega España, ergo escribamos un artículo sobre el Madrid. Llueve, ergo escribamos un artículo sobre el Madrid. Hace sol, ergo escribamos un artículo sobre el Madrid. He visto un pájaro comerse unas migajas, ergo escribamos un artículo sobre el Madrid. No he visto un pájaro comerse unas migajas, ergo escribamos un artículo sobre el Madrid. Y así día tras día. A veces le da por no escribir un artículo sobre el Madrid. Curiosamente, son sus mejores columnas en la sección de deportes. Recuerdo la del chaval ése que saltó al césped con no sé qué equipo y le entró un ataque de ansiedad y se quedó ahí como parao. Espectacular.

  • Tengo este año que viene la cena de los quintos de mi pueblo. Nadie se ha puesto en contacto conmigo para asistir. Hay una página en feisbuk para apuntarse, pero no tengo ganas de ir, más que nada porque no me hablo con nadie (bueno con alguna y algún que otro), pero me da pereza tener que dar explicaciones bla bla bla chou chou chou y preguntar por la vida del resto (no me interesa nada saber de la vida de los demás).
    Lo único que resultaría interesante es saber cómo se conservan ellas y ellos después de tanto tiempo, y sólo por puro narcisismo, claro está.
    ***
    Muchas felisitasiones a la autora, por el texto y por su aniversario.

  • Hace mes y pico fui al buffet libre de Montserrat porque se incluía en el bono que compré y muy bien. Devolvemos la conexión.

  • Kenzo, La Tenada (para los extranjeros: planta superior de la cuadra donde se guarda la pación de las vacas y que se les suministraba por unos furacos posicionados estratégicamente sobre sus cabezas) es comer a lo gochu. El pote y postre, o, callos y café. Lo demás que lo coma la cocinera.

    ***

    Ahora leo la entrada.

  • S. Eso hice yo. Pero he visto comer a gente como si no hubiera mañana. Los seis platos, y estoy seguro de que si hubiera diez también.

    En Castilla suele llamarse tenada a la construcción rústica que se usa para guardar el rebaño durante la noche. Por los montes de Burgos y Soria, que se suele mandar mucho al ganado a dormir fuera, se las encuentra uno cada poco entre los pinares.

  • ELOGIO DE LOS AMBIGÚS
    Suelo pernoctar en hoteles cuando voy de vacaciones o a trabajar durante bastantes horas, sin saber cuándo podré parar a comer. Los ambigús de los hoteles me permiten rebasar la hora de la comida sin que me moleste la gazuza. Para mí, son tan importantes como una buena cama y una habitación silenciosa.

  • Llevo todo el día pensando n la distinción que hacía Pla entre «amigos, conocidos y saludados», y todavía no sé si me convence o no. Mejor cambio de tema y me pongo a leer algo sobre Piqué.

  • S. dice:
    Lunes, 10/10/2016 a las 16:34
    ¿Quién decía que no hay amigos sino momentos de amistad? No lo recuerdo. Y estoy de acuerdo.

    Hay momentos de amistad con y sin amigos.
    Hay amigos para mucho tiempo (no puedo decir que para siempre, ya que no lo sé todavía) con los que se disfruta de momentos de amistad, que no se deben superar para no estropear las cosas, pero prolongados en el tiempo.
    Gente conocida que te saca de apuros, que ni tus propios amigos podrían, y conocidos a los que desearías que no te conocieran.
    Desconocidos de una ocasión que te dan grandes momentos.
    Y desconocidas.
    Y conocidas magníficas.
    No he tenido amigas con las que no quisiera más.

  • He devorado la entrada, que ha removido en mí toda una vida consagrada al cultivo de la suspicacia. Esta manía comenzó cuando tenía trece años. Mi gran temor era que los amigos de la pandilla me dieran esquinazo, como se lo dábamos a algunos que tachábamos de lapas. Ser un lapa era lo más bajo que cabía imaginar. Era un lapa el que, con tal de poder seguir perteneciendo a la pandilla, se negaba a reconocer la evidencia de que pasábamos de él. Para mi sorpresa conseguían quedarse, aunque fuera de esa manera tan lastimosa.

    Yo me empeñé en ser lo contrario de un lapa. Me pasaba la vida atento a cualquier gesto de mis amigos que pudiera interpretarse como un intento de darme esquinazo. Como es natural, me las arreglaba para encontrar señales de ese tipo cada dos por tres. Entonces me faltaba tiempo para encararme con todos, y retarles a que me dijeran a la cara que estaban preparando algo a mis espaldas. Siempre me respondían que todo eso eran fantasías mías, y que no se les había pasado por la cabeza tal cosa. Hasta que se hartaron de decirlo tantas veces, y un día me respondieron que sí.

    Fue muy triste quedarme solo a esa edad, aunque fuera con la soberbia bien alta.

  • PREMIOS “SATUR” A LA MEJOR PROSA DE DEPORTES
    Satur dará un premio a los mejores deportistas periodistos del año, el cual consistirá en un beso si es chica y unas palmadas en la espalda si es chico. Y de momento está nominada Patricia Cazón, del diario As, por este artículo donde dice: «Y Carrasco corre, fulmíneo, con el balón cosido a la bota. Su disparo fue un latigazo con la pierna izquierda, pum, directo a la red de Neuer después de besar el palo».

  • Que los triunfadores se pasen el día cogiendo a las mujeres por el coño supongo que tendrá sus pros y sus contras, y que habrá sus partidarios y sus detractores; como todo en esta vida. Lo que sí merece el reproche general es que sea eso lo único que ha contado D. Trump de sus planes para la presidencia.

  • Lo bueno que tiene ser príncipe es que te pones las botas tomando decisiones. Decides continuamente sobre asuntos de los que no sabes nada, para lo cual ya has decidido antes qué consejo aceptas de los opuestos que te han dado los asesores sobre esos asuntos de los que no sabes nada. Te quedas como Dios.

  • Gengis Kant dice:

    Lunes, 10/10/2016 a las 17:13

    Ahora paro de reír y puedo comentar.

    Qué distintas somos laspersonashumanas. Mi fama, desde chica y hasta el mismo día de hoy, es de mal queda: Sí, sí, claro que voy, cómo no iba a ir. Faltaría más. Si hace dos años que no veo a Mengano. A las ocho en San Ginés, ¿dices? Eso está hecho. Como si quieres que pase a buscarte en coche y ya vamos juntos.

    Luego, por sistema, no aparezco. Todo el mundo está acostumbrado y nunca me lo echan en cara.

    (Pasa un pensamiento)

    Claro, que ahora me entra la duda de

    (Ahora una sombra)

    si no me invitarán a todo sabiendo que no me voy a presentar a nada.

    (Y una decisión)

    Yo también voy a retarles a todos a que me lo digan a la cara. A ver si hay huevos.

  • ‘Puede ser víctima de una falsificación de software’. Es el mensaje que me sale unas tres docenas de veces a la hora mientras trabajo. ¿Cómo que víctima, hatajo de mandrias?

  • Estoy de lunes, haciendo de telefonista y resolviendo problemas tontos del trabajo, (los no tontos no me tocan a mí, afortunadamente , que para algo la jefa soy yo ), y, al mismo tiempo, dando cera ,sacando cera, limpiando cristales, pasando máquinas, etc etc. Así que, hasta casi ahora mismo ne he podido ni entrar a leerles.

    Me ha gustado mucho esta entrada de hoy.
    Como yo soy la jefa, decidí hace tiempo que cuando en la pyme algo nos había salido bien, nada de almuerzos, ni de cenas, que suelen acabar como el rosario de la aurora, pero sí tomarnos una cerveza todos juntos, y, lo más importante, una “propina” a cuenta de los beneficios ( odio lo de los bonus ). Para todo el mundo. Y que cada cual lo disfrutase como más rabia le diera. Nadie se ha quejado por ahora.

    En cuanto a los bautizos, bodas, primeras comuniones y funerales, desde hace más de diez años, si son por la mañana, voy a la iglesia, pero no al festejo. Y si son por la tarde, mando un regalo, pero no voy a nada.
    Me convencieron para ir a una comida por los 25 años de haber terminado el colegio. Y me sentí más fuera de lugar que un cachalote en un garaje. Claro que yo sólo fui al colegio para el bachillerato superior, que, hasta entonces estudiaba en casa y me examinaba por libre, en mayo, en el instituto. Así que me parece que soy tan poco “festera” como Dª Tareixa.
    En cuanto a lo de las barras libres, o los buffets donde puede uno comer y comer, y comer, me quitan totalmente la sed y el apetito.
    Cuando mi hijo pequeño vivía en Nueva York, y le íbamos a visitar, los domingos no había ningún sitio donde se pudiera almorzar. Había que hacer “brunch” . Un especie de desayuno donde la gente comía y comía, por un mismo precio, hasta hartarse. Siempre me pareció aquello una facha.
    Como solía decir mi abuela ” La del pobre : antes reventar que sobre”.

  • Haciendo caso de los consejos de Perroantonio pedí por correo que los de Ubutu nos mandaran el CD bajo un precio imbatible de 5,95 dólares. Hemos eliminado el sistema operativo de W para instalar el Umbutu y tachán..un ordenador que no iba ni paranlante ni paratrás vuelve a funcionar.. y de maravilla. Queremos expresarle nuestro agradecimiento por el consejo y por dar una segunda vida a ese Dell que ya no se usaba.
    Hip hip Hurraaaaaaaaaaa!!!

  • Juanfran Satur dice:
    Lunes, 10/10/2016 a las 17:13
    PREMIOS “SATUR” A LA MEJOR PROSA DE DEPORTEs

    Olvidó algo. Ahí delante tenía a Oblak, que siempre repele como si fuera pared: en su portería ya no entran ni los penaltis.

    Alucinante.

  • Adaptaciones dice:
    Lunes, 10/10/2016 a las 18:16
    No tengo amigos ni los he echado nunca en falta.

    Adaps, menudo mérito. Eso es como nunca haber fumado.

  • jrG dice:
    Lunes, 10/10/2016 a las 17:10
    Hay momentos de amistad con y sin amigos.

    JrG, según el DRAE el “sin amigos” es onanismo. Lo que pasa es que esa piara de ateos de la RAE no lee La Biblia. Hay que leer más La Biblia; es muy divertida:

    Sucedió por entonces que bajó Judá, apartándose de sus hermanos, y llegó hasta un adulamita, de nombre Jira. Vio allí a una cananea llamada Sué, y la tomó por mujer y entró a ella, que concibió y parió un hijo, al que llamó Er. Concibió de nuevo y parió un hijo, a quien llamó Onán; volvió a concebir y parió un hijo a quien llamó Sela; cuando le parió éste, hallábase en Quizib. Tomó Judá para Er, su primogénito, una mujer llamada Tamar. Er, primogénito de Judá, fue malo a los ojos de Yahvé, y Yahvé lo mató. Entonces dijo Judá a Onán: “Entra a la mujer de tu hermano, y tómala como cuñado que eres, para suscitarle prole a tu hermano”. Pero Onán, sabiendo que la prole no sería suya, cuando entraba a la mujer de su hermano se derramaba en tierra para no dar prole a su hermano. Era malo a los ojos de Yahvé lo que hacía Onán, y le mató también a él. (Génesis, cap. 38, versículos 1-10)

  • JrG, no estoy en contra de culminar una buena pitanza con unos cigarros habanos, lo que no acepto es que se fume «durante» la comida.
    Para mí lo ideal es que al terminar los postres se pase a un saloncito contiguo, solo los hombres desde luego, y allí se sirvan licores de fina destilación y unos cigarros puros. Procede entonces hablar de temas tales como geo-política o física cuántica. No me niego a que nos acompañe una señora que sea muy guapa pero que no participe en la conversación y se dedique a coquetear con discreción mientras se mantiene atenta a que el servicio de licores no decaiga.
    Al acabar no tengo inconveniente en llevarla a casa.

  • Pocos caballeros quedan como el marqués. Lo imagino en un club decimonoveno nuevo de algún siglo, impertérrito a cambios, acicalando , mesando barba y bigote y acompañante de tiernas huérfanas a su casa.

  • Bremaneur, ya que ha terminado el futbol, vamos a poder disponer de información sobre la serigrafía?

    A propósito, decía Pacumbral que “si tapas tu sexo con una red de dedos, has creado un mito”. Aunque se lo decía a una chica claro.

  • El de en medio ha asistido hoy a su primera clase en la universidad. ¿Qué tal ha ido?, le pregunto por el telefonino. Bien, dice, aunque ha sido todo una conversación unilateral. Lo que en español vulgar se llama una clase, vaya -sugiero. Bueno, sí, eso – contesta. Coño, parezco Richmal Crompton (espeto).

  • – Tus ojos se asemejan a los de un batracio, nunca vi un rostro tan parecido al de un sapo y si no lo noté antes es porque estaba asombrado por tu obesidad. En solo una semana te has convertido en un tonel, tus piernas son propias de un paquidermo, pero nada, nada se compara con tu aliento. Una vez, en una cloaca de Saigón sentí un hedor similar.

    Oye Marcia, no te pongas así. Tú pediste la verdad.

    – Gracias, Boogie. Nunca nadie fue tan honesto conmigo.

    – De nada.

  • ¡Atentos los fanes de Pink Floyd!
    Está en Amazon y a un precio excelente (9.99€) la última y entiendo que no definitiva versión (ojo, en blu-ray de esos) de The Wall. En ella Roger Waters nos toma por su psicoanalista y nos refiere con pelos y señales su nunca superado complejo de Edipo. El espectáculo es sobrecogedor.
    (Recomendable para aficionados a la obra, para psicoanalistas y para estudiosos de las posibilidades de un escenario kilométrico (no es una exageración) en la era digital)
    Si no tienen Blu-Ray y se les antoja mirarla una mijina (el sr. Verle y Pirate han oído antes eso de mijina) busquen donde lo haría el comisario más lerdo y cerdo de la cinematografía española. Si no sabe de que hablo y está desesperado mándeme un correo a mi mismo y ya le pongo al día. Si no conoce mi correo supongo que la señorita Bellpuig no tendrá inconveniente en proporcionárselo. Si este comentario se pudiera interpretar como incitación a prácticas poco recomendables: ¡Exprópiese!

  • En mis tiempos los plumillas recién llegados y los mas torpes eran relegados a sucesos y a deportes. Los que tenían mejor péñola eran destinados a la crítica teatral y a la taurina. Ahora pareciera que es justo al contrario, véase el ejemplo de M.

  • – ¡Gúer!…tenemos que reunirlos a todos, hoy ha caído uno, y uno gordo, quiero que todos estén con las servilletas alrededor del cuello en media hora.
    -Claro, capitán, claro…
    -Detesto su olor, su forma, y hasta me agobia el canto de misa que se les queda abrazado a las carnes incluso después de…
    -Capitán, ya estamos todos!…
    -Cómo?…Gúer, usted no!…ni usted, ni este que aquí yace…no están invitados.
    -Mi capitán, acepto que prohibamos al cadáver practicar el canibalismo consigo mismo…pero, yo merezco mi ración!
    -Gúer, los gusanos tenemos un código severo, lo conoce; lo que nos separa de nuestra cena es únicamente el código. Usted estará invitado en el momento del postre.
    -Oh, pero mi señor…
    -Y si algo le garantizo, esbirro asombroso, es que me deleitaré bien con su cabeza.

  • En Koba el temible, cuenta Martin Amis:

    EL SUFRIMIENTO ÉPICO DEL GULAG

    El calzado: trozos de neumático viejo, atados con alambre o cordón eléctrico. A un recluso (P. Yakúbovich), el aguado puré de alforfón le parecía «indeciblemente repugnante al paladar». En los campos del Ártico, los presos, en teoría, no tenían que trabajar en el exterior cuando la temperatura bajaba de —45 grados centígrados; o en todo caso de —50. A 45 bajo cero se volvía difícil respirar. Estaba prohibido encender hogueras. Un grupo de presos de Kolymá tenía tanta hambre que se comió un caballo que llevaba muerto más de una semana (a pesar del hedor y de la capa de moscas y gusanos que lo cubría).
    El escorbuto vuelve los huesos quebradizos; pero «todos los presos agradecen que se les rompa un brazo o una pierna». Las llagas escorbúticas extragrandes despertaban «mucha envidia». Los ingresos en los hospitales se hacían por cupos. Para que se diagnosticara diarrea había que evacuar cada media hora (con sangre). Los hospitales parecían a punto de venirse abajo, pero nunca se venían abajo. Un hombre se cortó medio pie para que lo ingresaran. Y los presos cultivaban las infecciones, echando saliva, pus o queroseno en las heridas.
    El trabajo en las minas de oro podía destruir la salud de un hombre en tres semanas y para siempre. Los turnos de tala de tres semanas se conocían también como «ejecuciones en seco». Solzhenitsyn: «[Varlam] Shalamov menciona casos en los que murieron brigadas enteras durante una temporada de lavado de oro en Kolymá, pero el jefe de la brigada siempre era el mismo.» El jefe de la brigada, evidentemente, era un urka.
    En Serpantinka, el anus mundi del gulag, los presos tenían que estar de pie en un cobertizo, tan apretados que no podían ni mover los brazos. El hielo que llevaban encima tenían que quitárselo con la boca, como los pingüinos. Así pasaban «varios días»; y estaban esperando a que los fusilaran.

    Anteayer se preguntaba alguien sobre si merecía la pena vivir en cualquier circunstancia. Parece que algunos cientos de miles de los millones de deportados a los gulags creían que sí.

  • Buenos días.
    Negro profundo a esta hora.
    Temperatura todavía sin riesgo de gulag, pero para ir sacando el material de alta montaña y cruzar los dedos para que la caldera aguante este otoño invierno.
    Me he reído agusto con la conversación de pírate con su retoño. El mío pequeño, en primer año todo era “muy bien eh aita” antes de acabar el año dejo esos estudios de diseño industrial para pasarse a mecánica naval. Luego ya bien.
    La lectura de la Biblia una revelación. Gente pragmática estos de la Biblia, sin tontaditas ni pequeñeces…
    Poco más que decir.
    Me pillan hoy lacónico…
    Luego ya si eso.

  • HISTORIAS DEL ARRADIO
    Qué maravilla escuchar al atlético Petón y al atlético Garci sobre la geografía balompédica de Madrid, instruyendo incluso a los merengues sobre la historia de su clut. Y luego, qué ponderación al hablar de Piquer Bernabeu, aportando datos para opinar sobre su carrera deportiva en el combinado nacional. Y esa grandeza de los atléticos, cuánto más brilla por comparación con la charlatanería, la bullanga y la meticulosidad magufa de «el morinyismo».

  • Tomo el café de secado de capas.
    Escucho Rolling Stones. Ya mayorcitos. Así en estudio y sin público, lo hacen bien. Están sobrios. (No de alcohol, que también lo parecen)
    No tengo ganas de ver otra versión del Muro, la vi dos o tres veces en cine cuando se estrenó en Spain.
    Me gustó y ya no quiero insistir más, no sea que ya no.
    Para todos…
    https://youtu.be/AtgYEhUdM3U
    Me voy con “mon coiffeur” Christophe … las lanas se me revelan. Está engordando mucho la muchacha. Le ha dejado su novio…un desastre.
    Le voy a llevar un dibujo que hice la última vez, del secador viejo que tienen en el salón.

  • Ximeno de Atalaya dice:
    Lunes, 10/10/2016 a las 22:57
    ¡Atentos los fanes de Pink Floyd!

    Ximeno, entiendo que es la grabación del último directo de Roger Waters. Lo vi en Berlín hace tres años y aporta poco al disco y a la película de Alan Parker. No termina de convencerme que Waters siga jugando a hurgar en los traumas adolescentes cuando ya tiene 73 años. La ambigüedad de las metáforas sobre el final de la infancia le permitió jugar con ellas desde el punto de vista político, pero eso se acabó en 1990. Waters tiene discos buenísimos. Amused to death es una putísima obra maestra y acopia en él todo lo que Waters quiere decir en estos magnificentes montajes del muro. Montajes que, por otro lado, no dejan de ser contradictorios, porque están hechos para forrarse criticando el capitalismo, aprovechándose de su fama y no de su talento. Los mensajes que transmitió en The wall yacen ahora bajo el montón de escombros de un muro que se ha caído solo.

  • Es la flauta del diablo, que invento el show bussines para sacarle los cuartos a los despitados.
    Siguiendo su sugerencia de la editorial Trotta, he recibido ahora mismo los libros que pedí y que tengo ganas de abrir ya mismo:
    QUE ES EL TIEMPO de Agustín de Hipona.
    49 POEMAS de Rilke
    EL CRACK DEL AÑO 8. Lorente y Capella.
    EL ARTE DE LA JUSTA MEDIDA de Anselm Grün.

    Les contaré…

  • Qué cabrones somos. Animamos al débil porque hay poco que perder.

    “An alternative, or additional, motivation for supporting underdogs might derive less from abstract moral concerns about fairness and more from self-interested, rational calculations of one’s own emotions. Because underdog success is by definition unexpected, this may increase the excitement of rooting for an underdog. Put simply, people may root for underdogs for the simple reason that unexpected victories are more emotionally satisfying than expected victories; conversely, expected losses are not as hard to take as unexpected losses.”
    ….
    “Rooting for underdogs might be a good emotional investment because there is little to lose.”

  • Brema, el Blu-Ray contiene una especie de biopic tardo-adolescente del Sr. Waters que se revuelca en sus neuras. Ya sabe, que si su padre murió en la II WWW y todo eso. Sin embargo considero notables dos escenas: En la primera quita la funda guardapolvo a un Bentley classic -quizás fuera un Rolls-. Una heroica metáfora de sus últimos movimientos. El Muro/Rolls está debajo del guardapolvo, es un clásico y lo muevo de vez en cuando para que no se oxide. La segunda escena es el solo de trompeta ante la tumba de su padre. Aquí nos muestra el excelente actor que se ha perdido la industria del cine.

    Dicho lo cual, lo que resulta espectacular es el concierto en sí mismo. Si lo vio usted le envidio por ello.

  • Amig@s, Satur os inform@ que la semana que viene publicará la Cara A de la historia de los Pint Flock, como prometi@ y que en sucesivos días publicar@ la Cara B.

  • Años ha que no releo a Rilke, creo recordar que me fascinaba más su biografía. Prefiero a Hölderlin y teniendo en cuenta las pésimas traducciónes de los poetas alemanes me pregunto quien es el traductor del libro que espera.

    Ora me sorprende y me dice que lo lee en alemán.

  • Que mas quisiera que ser poligloto…
    Esta editorial según se comentaba en el foro, es de alto nivel, y espero que no decepcione.
    La traducción es de Antonio Pau.
    Usted me dirá qué le parece.

  • Nunca vi a los PFloyd en directo.
    Cuando llegaron a San Sebastian a tocar, ya mayorcitos, lo escuché desde la ventana de la habitación de mi mujer de entonces en el Policlínico, pues estaba tratando de sacar al segundo.
    Fué en el estadio de fútbol de la Real Sociedad, y según soplaba el viento llegaban acordes del concierto.
    Lo más cerca que estuve de ellos en directo.
    El muro que es una gran obra, no me satisfizo tanto como otros anteriores.
    Me impresionó del Muro el tema de Goodbye blue sky…
    https://youtu.be/QEl2Iv4bmdk

  • En cuanto a la forma, el uso compartido de una de las palabras de enganche del secesionismo: “Una parte de los catalanes ha desconectado ya sentimentalmente de España”.

    Esto de Espada que enlazó Brema. ¿Qué es lo que molesta, que sea verdad, que Arrimadas lo diga en voz alta; que el análisis secesionista acierte en este caso?

  • ¡Carallo! Qué sí, que me lié un poco.

    Que quería decir que el traductor tiene buena pinta y se le ve sobrado. Yo tengo toda la colección de poetas de la editorial Hiperion traducida por un tal Txaro Santoru o algo así. Perdonen hoy la wifi me anda loca y tardo un mundo en escribir.

  • S. dice: Martes, 11/10/2016 a las 11:38

    No sé sé a quién se refería ni quién lo decía, pero he leído hace poco de alguien que mató a su padre y después reclamaba para sí la consideración, comprensión y compasión que merece el estatuto de huérfano. Creo que el ejemplo brinda un modelo pertinente para entender el sentimiento de «desconexión sentimental de los catalanes» proclamado por los secesionistas.

  • Como no he leído el artículo, no sé a qué se refiere Espada; pero bien pudiera ser que considere la fracesita, igual que muchos, una pamplinada propia de quien es capaz de ver un territorio como una madre, novia o hermana. Supongo que tras el desenganche sentimental vendrá el sexual. O viceversa.

  • S. dice:
    Martes, 11/10/2016 a las 11:38

    Hombre, lo que toca los collons es que la niña hable ya como los indepes.

  • La gente es que está todo el rato sintiéndose cosas. Me encantan esas encuestas, ¿se siente usted solo vasco, solo español, más vasco que español, más español que vasco, mitad y mitad?

  • “Una parte de los catalanes ha desconectado ya sentimentalmente de España”

    De estas pamplinas. Mañana 12O. Mucha marea podemita desconectada. Y yo, que muchos días me levanto sintiéndome suizo.

    O sea, que apenas tenemos amigos, odiamos bodas, bautizos, cenas de navidad, al cuñado, las cenas de empresa y el problema es que nos hemos desconectado.

  • Pues yo ya me siento desconectado sentimentalmente de mis propios sentimientos. Y de la madre de mis hijos, y de este planeta.
    Bremeneur el papel no me ha parecido de 300 gramos. Uso mucho el papel de algodón de 300 para acrílico y es mucho más rígido bien es cierto que compro rollos de otra marca q la citada.

  • Dicen que va a llover por fin en estas tierras gallegas, me parece bien. El campo necesita agua y yo inundar y cambiar de tema.

    Desconectarse de un ex, es lo normal, ¿no? sino ya es es de tumbarse en cheslong con loquero de turno.

  • JrG dice:
    Martes, 11/10/2016 a las 12:51
    Bremeneur el papel no me ha parecido de 300 gramos.

    Es posible que tengas razón, pero yo copio lo que me han dicho en el taller.

  • Estar “desconectado de los propios sentimientos” es como estar ensimismado lejos de uno mismo: posible dentro de la imposibilidad.
    El lenguaje de las palabras ya lo tiene. Si atendemos a la raíz del uso de las mismas, puede parecernos que a veces es más sencillo percibir, y no describir.
    Es necesario remontarse al paisaje fugaz del recuerdo para dar con alguna imagen que describa los estados sin caer en la perfección (la perfección resta flexibilidad al ejercicio de adaptación a un concepto), de alguna manera, es más probable identificarse con lo “esencial” aunque inasible, que con la estructura inteligente que la acoraza, paradójicamente debilitando su virtud.
    El hombre que hace manifiestos mediante la palabra, no puede estar desconectado de sus sentimientos, porque la acción proviene de fuentes entre ellas, emotivas, si es que hay que llamarlas así. Seguramente tampoco existan “los catalanes desconectados sentimentalmente de España”: principalmente porque la nación es un concepto para la seguridad del grupo, pero nace en la inseguridad del individuo, por lo que a efectos prácticos, y como resultado de esta contrariedad, nunca existe de verdad. Y porque gracias a que el lenguaje es castrador, caemos irrevocablemente en la contradicción digamos lo que digamos; si algunos catalanes afirman estar desconectados sentimentalmente de España, lo dicen porque sienten, por lo que mientras sientan, y solo porque sienten, son capaces de desconectarse, que no deja de ser una consecuencia de lo emotivo.
    Pero puede entenderse que cuando un hombre dice estar desconectado de sus sentimientos, simplemente no se comprenda a sí mismo, porque eso sí es una cuestión de alcance, y no de sentimientos.

    Días.

  • Heute, celebro que haya regresado. Lo que dicen Schultz y Kenzo. Yo me siento así, yo me siento como unas pascuas, yo me siento Napoleón en Waterpolo. Yo me siento en una silla y tú siéntate como quieras, que eso ni se puede medir ni importa a nadie más que a ti y tu novio.

    (Gómez dixit: «[…] una pamplinada propia de quien es capaz de ver un territorio como una madre, novia o hermana»).

  • Respecto a la entrada…
    La sociedad es una disciplina propia del salvajismo y la brutalidad, y solo en esa disciplina se practica el tiro en arco a la apariencia, los estatus, el interés y los afanes, egoístas o semi-egoístas. Está muy claro que las sociedades de los países ricos disponen de un reparto de bienes y derechos más amplio y variado que en las sociedades pobres, pero no más justo, por lo que ambas sociedades son miserables, y nada cambiaría en un presente o futuro, esta condición.
    Las estructuras se hacen complejas, pero sin abandonar su mezquindad y su barbaridad, lo que sí parece cierto, es que este hecho no incomoda a casi nadie, por lo que si todo se trata del gusto a la apariencia, debemos asumir sin lágrimas, que muchas veces se nos aparte de comidas, fiestas y celebraciones, con ese aire discretamente hediondo que impregna las relaciones interprofesionales, personales…y todo lo que se nos ocurra.
    Quiero decir, que es todo tan absurdo, que la absurdez, se invalida a sí misma intermitentemente. A veces nos va bien, a veces nos incomoda; algunas personas se llevan las manos a la cabeza cuando se sienten desplazadas, otras lo celebran y se gratifican solas en su casa, buceando y diciéndose “suerte que no estoy ahí!”. Es como el silencio que nace y muere constantemente entre dos.
    La sociedad funciona así: relucientes escaparates de fango bañado en oro.

  • No suelo dar las gracias a una bienvenida a menos que se me pida permiso para colocarme conyugue.
    Puedo haberle entendido mal.
    También es cierto que nada importa a nadie, pero eso no hace que nadie deje de manifestar sus ideas. Es como…
    Es.

    Días.

  • Venir poco y al llegar haber venido demasiado.
    A mí me gusta así, un torrente inofensivamente macabro que no genera ni disputas, ni falsos entretenimientos.

    Suelo pasearme por algunas páginas como esta, y a veces parece, de los que “nos paseamos”, que intervenimos más por el mero hecho de observar, que interactuando activamente. Es como si “el proceso” de Franz Kafka se hubiera quedado enclaustrado en el tórax de una cucaracha desde que fue escrito. Los observadores somos necesarios, o por lo menos, tan innecesarios como el resto.

    *Añado que, mi entrada no cuestionaba el cómo se sienta nadie, si no que razonaba el absurdo, la arquitectura imposible que guarda, la presunta acción del “no sentir”, dicha por alguien (cualquiera, generalizo) que dedica su tiempo más a la vivencia, que a la supervivencia, de lo cual se desprende que la mayoría de sus actos, si no son promovidos por emociones, son innecesarios.
    Ahora sí: gracias

  • Javier Fernández: “Iglesias busca basura en el PSOE”

    Y por si se despista coloco a Tinín de portavoz en el Senado. ¡Hombre, Javier, no me jodas!

  • bremaneur dice:
    Martes, 11/10/2016 a las 12:05

    O sea, que lo diga en voz alta. Yo también creo que es eso.

    Con los demás: Proc, schlutz, Gómez, JrG, Kenzo, no estoy de acuerdo. Pero tengo delante una carbonara y me siento muy italiano. Luego hablamos.

    Pd- con Heute, no sé.

  • S. dice:
    Martes, 11/10/2016 a las 14:49
    bremaneur dice:
    Martes, 11/10/2016 a las 12:05

    O sea, que lo diga en voz alta.

    No.

  • The WALL no tiene nada que ver con el muro de Berlín, como bien dice Perro.
    El muro es más bien interno.
    Es el bloqueo producido por sucesos propios, por una historia vital que no se consiguió encajar, lo que genera ese muro en PF.
    Esa es la conclusión que saqué cuando la vi en el cine.

  • Señor Heute.
    “Me siento desconectado de mis propios sentimientos” veamos cómo lo interpreta usted y como lo interpreto yo que soy el que lo ha dicho.

    Heute dice:
    Martes, 11/10/2016 a las 13:34
    Estar “desconectado de los propios sentimientos” es como estar ensimismado lejos de uno mismo: posible dentro de la imposibilidad….
    El hombre que hace manifiestos mediante la palabra, no puede estar desconectado de sus sentimientos, porque la acción proviene de fuentes entre ellas, emotivas, si es que hay que llamarlas así. …
    Pero puede entenderse que cuando un hombre dice estar desconectado de sus sentimientos, simplemente no se comprenda a sí mismo, porque eso sí es una cuestión de alcance, y no de sentimientos.

    Mi forma de expresión siempre llega en forma de resumen.
    El estar desconectado de los propios sentimientos no sólo es posible, es real y le aseguro que recomendable.
    Es un estado de desengaño con la propia forma de ser que lleva a racionalizar los impulsos generados por algo tan aleatorio como los sentimientos, para poderlos conducir o dejarse llevar por ellos de forma consciente y reflexiva.
    La palabra en sí es una traición por su propia falta de exactitud y por la definición de actitudes imposibles de medir, y en algunos casos carentes de la precisión necesaria, así como utilizada sin el debido conocimiento.
    Desligarse de los sentimientos propios, permite ver el exterior sin daño para el interior y además demuestra un conocimiento tan profundo del interior, que entabla la salvaguarda de la integridad propia mediante el mecanismo de no dejarse llevar por una esencia que le perjudicaría al portador.

  • S. dice: Martes, 11/10/2016 a las 11:38

    En cuanto a la forma, el uso compartido de una de las palabras de enganche del secesionismo: “Una parte de los catalanes ha desconectado ya sentimentalmente de España”.

    Esto de Espada que enlazó Brema. ¿Qué es lo que molesta, que sea verdad, que Arrimadas lo diga en voz alta; que el análisis secesionista acierte en este caso?

    ¿Qué es lo que molesta a quién? ¿A Espada? Lo que le molesta a cualquier persona que ve echado a perder su voto, que la «ciudadana» haya asumido la terminología y la visión nacionalista de las relaciones políticas: conexión o desconexión sentimental. Para ese viaje no necesitábamos un partido nuevo. Hay personas que esperábamos del regeneracionismo cierta asepsia intelectual y el lenguaje frío de los datos y los intereses. Si para Arrimadas el asunto nacional, que es básicamente un negocio, trata ahora de una milonga sentimental es porque ya no entiende el problema. De tanto mirar los cuencos del trilero se le ha olvidado que el asunto no trata de saber en dónde está el garbanzo, sino de impedir el juego de los trileros.

  • Podemos seguir escondiendo la cabeza en la tierra: la frase de Arrimadas es un hecho, no una opinión. Entonces, si el “se ha roto el entramado de afectos comunes” arcadiano lo consideramos cierto y lo que jode es que la chica hable como los secesionistas (no lo creo), la conclusión es: cierra la boca, guapa.

  • No sé si no se le atragantará esa carbonara después de conocer lo de Tinín (Areces) y pensar en la terracasta que hay por aquí. Qué buena pareja haría con Rita en el grupo mixto. Rita y Tinín. Tal que Pinón y Pinín.

  • Esa asepsia ante los sentimientos está muy bien. Es el “Declaro mi derecho a sentirme Registrador de la propiedad” de Gustavo Bueno. Así nos va.

  • Si la «desconexión sentimental» con un ente abstracto llamado «España» fuera un problema, lo vengo sufriendo desde mi tierna infancia. También estoy desconectado sentimentalmente de «Euskadi» (sea lo que sea eso), del fútbol, de la televisión, de la Iglesia, de la literatura y del montañismo. Nada de ello impide que pague mis correspondientes impuestos ni vea partidos de fútbol en la tele, acuda a entierros y comuniones, y procure leer y pasear por la montaña. Los sentimientos, mientras no se conviertan en patológicos y colisionen con el mundo real, es mejor mantenerlos atados. Los impuestos no los pagamos voluntariamente. Las conexiones sentimentales sólo sirven para tratar con las ONG.

  • S., vamos muy mal. Lo de los afectos no los comparto ni en la comunidad de vecinos que habito. Ni le cuento ya los afectos con votantes de algunas formaciones políticas.

    Lo sentimental, la gaita o la sardana, me trae sin cuidado. Ya sé que hay quien se emociona con la “semana céltica”. Y qué le vamos a hacer. En mi edificio hemos tenido que hacer una derrama por obras. Y todos a poner según la cuota de participación. Hay vecinos que ni conozco, algunos con los que no comería nunca. ¿Y qué?. Dejémosnos de coñas.

    Por otro lado, ¿no le da la risa eso de el hijo de un gallego o un andaluz desconectándose sentimentalmente? Así sube el consumo de ansiolíticos.

  • La conexión sentimental sirve para que el que paga impuestos viviendo en Sarria considere normal invertirlos en Hospitalet y en Extremadura.

  • Robert Gildea en su nuevo libro “Combatientes en la sombra”(2016) traza un minucioso retrato de la Resistencia francesa.
    Brema, urge conocer su superior criterio sobre este libro cuya tema me interesa en extremo.
    Gracias anticipadas.

  • En una comunidad de carteristas, estos proclaman su derecho a decidir, y su desconexión sentimental con la ley capitalista de la propiedad.
    Muchos les aplauden.
    Roban a los que tienen¡¡¡¡
    Es un hecho.
    Tienen derecho a decidir lo que quieren para ellos.
    También la ley tiene el derecho y el deber de decidir que por muchos sentimientos encontrados que tengan, la ley es la LEY y se cumple.
    Y así van las cosas.

  • Los problemas psicológicos de los «ciudadanos compatriotas» se tratan individualmente en el diván del psicólogo; y pagando. La política de lo que debe preocuparse es de los problemas económicos y legales, de que funcionen los trenes, las escuelas y los hospitales. Sólo los horteras, los nacionalistas, los populistas y los trileros de la política llevan los sentimientos al discurso político. Ya sé que son casi todo el espectro político, pero si los Ciudadanos no sirven siquiera para higienizar el discurso, que vayan despejando. Nos quedaremos con lo malo conocido.

  • S. pues claro, y para el que paga impuestos en Milan los invierta en Corleone y en Santorini, sin necesidad de tanta historia.

  • Si quieren seguir retozando en lo de los sentimientos le pueden dar una vuelta a este argumento que escucho a menudo:
    -es que yo, como catalan@, no me siento querid@ por España.
    Toma del frasc@, carrasc@.
    Bueno, es lo del huérfano de Proc.

  • S. dice:Martes, 11/10/2016 a las 15:46
    La conexión sentimental sirve para que el que paga impuestos viviendo en Sarria considere normal invertirlos en Hospitalet y en Extremadura.

    Así que los cabrones que los evaden es porque no se sienten españoles. No sigo, que lluevo sobre mojado. S., esto que has dicho no te va a salir por menos de siete credos y doce avemarías.

  • S. dice: Martes, 11/10/2016 a las 15:46

    La conexión sentimental sirve para que el que paga impuestos viviendo en Sarria considere normal invertirlos en Hospitalet y en Extremadura.

    Preocupaciones nacionalistas. Si a ese individuo de Sarriá no le preocupa el régimen cleptócrata que sostiene gracias a sus elecciones autonómicas que deje de fingir mintiéndonos con su preocupación por lo que el Estado gasta en Extremadura.

    Por lo demás, ese individuo de Sarriá no «invierte» los impuestos que paga en ningún sitio. Si quiere protestar sobre sus impuestos, que vaya al Ayuntamiento a quejarse de los servicios. Su preocupación sobre los gastos en «Extremadura» no deja de manifestar, aparte de un racismo patológico, un complejo de superioridad a todas luces injustificado. Probablemente preferiría «invertir» sus impuestos en un lugar con el que tenga mayor «conexión sentimental» como el Ártico de Greenpeace. Ese individuo de Sarriá a lo que está conectado es a un delirio.

  • S., tengo un vecino en el tercero que es asturianista, cojo y vota Podemos. ¿Cree que me importa un higo que crea que Asturias está sometida, que España cometió un genocidio en América, o si está satisfecho de que con sus impuestos se haga un AVE a Barcelona?

    Ya lo decía Chris en Doctor en Alaska.

    Soy Chris de la mañana , llegando hasta vosotros en la KOSO desde Cicely, Alaska, en el corazón del distrito de Punta de Flecha. Hace un precioso día en el estado 49, fresco y claro, revitalizante, intoxicante ¿sabeis?, anoche tuve un sueño realmente raro trabajaba en línea de montaje junto a mi primer amor verdadero: Leslie Ferguson Estábamos haciendo unas ranas mecánicas que podían saltar y cantar al mismo tiempo. Dicen que los sueños son las ventanas del alma, echa una mirada y podrás ver todos los entresijos, las tuercas y los tornillos. No comprendo lo de la línea de montaje, y lo de las ranas es un poco confuso pero Leslie Ferguson me hace pensar en el primer amor; todos tenemos uno. Como recuerdo, esto es para ti Leslie.

    Después de mi reciente experiencia con la falta de voz he pensado en compartir con vosotros unos pensamientos sobre la palabra. No os lo toméis a la ligera, amigos, si la música es el camino al corazón, como sugería Voltaire, entonces la palabra es el camino hacia otras personas. Vive en silencio y vivirás solo.

    Todos llevamos tanto dolor escondido en nuestros corazones. Amor dolor y belleza, parece que van juntos, como un pequeño, bonito y confuso lote. La vida es un asunto complicado. Es…difícil de entender, llena de sorpresas, algunas buenas y otras malas. En fin, Maggie, si estás escuchando esta es para ti.

    Me recuerdo aquel capítulo en que un satélite del tio Sam caía hacia la tierra. Si sometieramos a referendum en qué parte de España escogeriamos para caer… qué drama.

  • S. dice:
    Martes, 11/10/2016 a las 15:32
    Podemos seguir escondiendo la cabeza en la tierra: la frase de Arrimadas es un hecho, no una opinión. Entonces, si el “se ha roto el entramado de afectos comunes” …

    No. La frase no es un hecho, sino una opinión (interesada y muy divulgada, por intereses evidentes). Perdonen que arrime el ascua a mi sardina, pero los sentimientos no son medibles. Se trata de imponer la voluntad de unos cuántos (aunque sean muchos) sobre el conjunto. Lo que decía Perroantonio sobre los trileros y la bolita, están consiguiendo que muchos ya no entiendan cuál es el problema.

  • Amén, también. El pedroantonio cuando pilla hueso…

    Basta ya!! que vais a herir sus sentimientos!!

    S. es un provocador.

    Pero no le perdono el cariño que tiene por Tinín.

  • Procuro fijarme dice:
    Martes, 11/10/2016 a las 16:22
    Perroantonio dice: Martes, 11/10/2016 a las 16:13

    AMÉN.

    Otra que se confunde, el que dijo lo de POR LOS SIGLOS DE LOS SIGLOS fui yo, ayer.

  • Buf, yo no hablo de “que me quiera España”, me conformo si lo hace mi familia. Y mi perra.

    ¿Los problemas psicológicos al psicólogo y pagando, qué dices? La conexión sentimental significa que la séptima economía mundial (California) quiebra y nadie se plantea en USA si hay que mandarlos a tomar por culo. La conexión sentimental significa que los bávaros asumen la millonada de impuestos que suponen sus “ciudadanos compatriotas” orientales. Eso es la conexión sentimental. No es una enfermedad mental.
    Queda bien ese discurso racional. Queda muy bien, intelectualmente. Tal vez cuando las opciones constitucionalistas representen un 5% en el PV o en Cataluña veamos que la política significa algo más que los trenes funcionen. Para eso mejor los ingenieros.

  • Heute dice:Martes, 11/10/2016 a las 14:00
    No suelo dar las gracias a una bienvenida a menos que se me pida permiso para colocarme conyugue.
    Puedo haberle entendido mal.

    Si se refiere a mi comentario de 13:15, «celebro que haya regresado» es lo único que quería decirle, el resto era a propósito de los que nos ha traído S. Cuanta menos costumbre tenemos unos de otros más frecuentes son los malentendidos, supongo.

  • Zeppi dice:Martes, 11/10/2016 a las 16:30
    Otra que se confunde, el que dijo lo de POR LOS SIGLOS DE LOS SIGLOS fui yo, ayer.

    EAIMOAIN. (Lo he dicho en tejano, ¿LO HAS PILLAO?).

  • Preocupaciones nacionalistas. Si a ese individuo de Sarriá no le preocupa el régimen cleptócrata que sostiene gracias a sus elecciones autonómicas que deje de fingir mintiéndonos con su preocupación por lo que el Estado gasta en Extremadura.

    (A ver, los ricos no quieren pagar impuestos. Los pobres tampoco. Pero a un rico de Salamanca no le parecerá raro que sus impuestos sirvan para una escuela de Sevilla.)

    Por lo demás, ese individuo de Sarriá no «invierte» los impuestos que paga en ningún sitio. Si quiere protestar sobre sus impuestos, que vaya al Ayuntamiento a quejarse de los servicios. Su preocupación sobre los gastos en «Extremadura» no deja de manifestar, aparte de un racismo patológico, un complejo de superioridad a todas luces injustificado. Probablemente preferiría «invertir» sus impuestos en un lugar con el que tenga mayor «conexión sentimental» como el Ártico de Greenpeace. Ese individuo de Sarriá a lo que está conectado es a un delirio.

    (Joder, ya sé que el individuo no “invierte”. En fin.)

  • S. dice:Martes, 11/10/2016 a las 16:39
    A ver, Proc, que tiene que ver Emilio Botín con esto?

    Pos ponme un Pujol, que también me vale. A Botín lo que le pasa es que solo quiere pagar impuestos si es para las papeleras del Sardinero, como es natural.

  • No sé hasta dónde puede dar de sí el sentimiento o la presencia desconocida del mismo; en todo caso, aclaro, por innecesario que sea, que mis divagaciones no amasaban ningún lenguaje político, desenfundé los ojos en el aspecto “filosófico” del concepto emotivo; solo hacía referencia a la imposibilidad de la tierna ilógica de la formula “desconectarse de los propios sentimientos” y nada más.
    El momento en el que dije claramente que no creo en la nación, como concepto, añadiendo que por eso y por el análisis que hice a continuación, no es posible que algunos catalanes se sientan desconectados sentimentalmente de España, era un momento leve, quizás una desafortunada apreciación. Vamos, que mi comentario iba enfocado a lo demás, al rollo que solté sobre lo contradictorio de “sentir que no se siente”
    Cuando se habla de “nación”, o ni eso, cuando se escribe “nación” ya no se puede hablar de nada más, y si se hablaba de algo antes de esa palabra, queda opacado por la misma. Simplemente no conté con esto. Hay que tener noción del efecto de los conceptos, mea culpa.

    Tardes.

  • La opciones «constitucionalistas» siempre serán minoritarias frente a las opciones sentimentalistas.

    A ver, ¿cómo se conecta «España» sentimentalmente a «Cataluña»? Ah, no, que son los «ciudadanos compatriotas» los que se han desconectado. Al parecer se desconectan cada vez que un facha se ríe de Piqué o nos entra la risa con la sardana. ¿Y cómo nos conectamos? ¿Organizamos otras Olimpiadas en Barcelona? No, ya sé, la mejor forma de conectarnos es montar un régimen fiscal foral, renunciar a que el castellano sea lengua oficial en Cataluña, aprobar el DNI catalán y que la estelada ondee en la ONU. Eso nos unirá como uña y carne. La estrategia PSC y PSE, de victoria en victoria hasta la succión final por el agujero negro.

  • Procuro fijarme, agradezco su aclaración, dado que no les conozco e inevitablemente algunas de las cosas que se dicen, no me quedan comprendidas.
    Me disculpo, pues.

  • Zeppi, tal vez a Texas no llegue lo que dicen mis amigos de los catalanes.

    La frase es tan “hecho” que cuando mi paisano Álvarez Cascos negoció con el PNV la aportación de 100.000 millones del Estado al puerto de Bilbao y no en El Musel, yo, que soy un moderado, me cagué en su putísima madre (la de Cascos). Encima de puta, apaleada.

  • Perroantonio dice:
    Martes, 11/10/2016 a las 16:55

    No a todo. Eso es ceder. Tal vez ya sea tarde.

    ¿Sardana, DNI, estelada en la ONU? Oye, ¿de qué me hablas?

  • S. dice:
    Martes, 11/10/2016 a las 17:01

    MÁS CENTRALISMO. (RACIOCIONALISMO)
    Y que el puerto lo hagan en Madrid 😀

  • La aproximación sentimental a cualquier asunto tiene dos ventajas innegables:

    1.- Es indiscutible. (Me siento así y punto).
    2.- La culpa es del otro. (Algo habrás hecho).

    El no tener que pensar racionalmente, con lo que eso cuesta, fijando hechos, causalidades y consecuencias es un por demás que viene al pelo para huir de esfuerzos.

    Eso no quiere decir que no hagamos cálculos interesados al sentir. Muy al contrario, seguramente el sentimiento tiene una lógica económica mucho más implacable que la razón. El link que puse hoy va de eso. Cuando nos vemos obligados elegir entre grupos con los que tenemos algún tipo de conexión tendemos a alineamos emocionalmente con el grupo ganador y alejamos del posible perdedor o del estigmatizado. Pero incluso en los casos en los que no tenemos ninguna conexión, que podríamos elegir uno u otro desapasionadamente, por sus circunstancias, usando la razón, hacemos una apuesta sentimental. Elegimos al que parte en desventaja para maximizar la alegría si gana contra pronóstico y minimizar la frustración si pierde como era de esperar. Jugamos al número sentimentalmente ganador.

    Esta tontería, este sesgo, explicaría la querencia de quienes viven lejos y no sufren sus consecuencias por guerrilleros, revolucionarios, terroristas, subversivos, antisistemas y demás.

  • S., ya me mira así. Pero yo le miro como Chris.

    “No somos enemigos sino amigos, nunca seamos enemigos aunque se hayan desbordado las pasiones, que ello no empañe nuestros afectos”. Palabras de Abraham Lincom a una nación dividida mi consejo a un Cicely dividido. Holling Vincoeur, sabes que sigues siendo el primero en los corazones de tus conciudadanos. Hoy ellos tan sólo han dicho que desean ver como lleva Edna las cosas., eso está bien, si no funciona ya habrá otras elecciones ¿no? El sistema no es perfecto, pero no tenemos otro mejor como dijo el juez Holms (?) “la Constitución es un experimento, lo mismo que la vida”. Y a propósito de ello, que las palabras finales en esta noche sean las de Thomas Jefferson, el tercer presidente de los EE UU, que nos dejó esto para meditar: “A veces se dice que un hombre es incapaz de gobernarse a sí mismo, luego ¿por qué se le confía el gobierno de los demás? ¿o acaso hay ángeles disfrazados de reyes para gobernarle? Que la historia responda a esta pregunta. Escuchan la K-OSO en los 570 de la OM, la voz del condado de Arrowhead

  • Hace algún tiempo me planteé la posibilidad de dejar de ser un machista. Por probar otras experiencias. Pero no veo la manera.

    Para empezar, las feministas me dicen que es poco menos que imposible, si es que no lo es del todo, que un hombre se ponga en la situación de una mujer. Un macho no puede ser otra cosa que un machista.

    Después vienen los de la diversidad cultural, dispuestos a evitar que se pierda ni una sola forma de entender el mundo. Todas las perspectivas, hasta las que nos parecen más absurdas, deben ser conservadas. La machista también, supongo.

    Mejor no me muevo.

  • Por motivos circunstanciales el PSOE se empeña en distinguir entre el desvío de dinero que termina en una casa de putas y el que se destina a la lucha contra el cáncer infantil. Esto es ignorar el concepto de robo, según el cual lo malo de robar no está en el hecho de que alguien se queda con un dinero -éste es su lado bueno dentro de lo que cabe, como saben muy bien las putas y los niños con cáncer- sino que alguien se queda sin el suyo.

  • S. dice: Martes, 11/10/2016 a las 16:34
    La conexión sentimental significa que la séptima economía mundial (California) quiebra y nadie se plantea en USA si hay que mandarlos a tomar por culo. La conexión sentimental significa que los bávaros asumen la millonada de impuestos que suponen sus “ciudadanos compatriotas” orientales. Eso es la conexión sentimental. No es una enfermedad mental.

    Es decir, «conexión sentimental» significa asumir que hay que pagar los impuestos correspondientes al Estado o a la Unión Europea, para que haga lo que tiene que hacer. «Conexión sentimental» es entonces la que han tenido los «ciudadanos compatriotas» europeos durante todos los años que se han pagado los fondos estructurales. «Desconexión sentimental» debe ser el brexit; los británicos nos han dejado de querer.

    No, no funciona así. El problema, como siempre, es pedagógico. Unos espabilados consiguen trasladar al territorio sentimentaloide su idea de la extracción de fondos públicos y una población infantilizada compra el discurso. Y en lugar de apoyar a quienes se niegan a comprar esta milonga, que es más vieja que mear de pie, venís algunos a vender la moto de los afectos y los sentimientos, como si la cosa fuera a arreglarse con un taller de abrazos.

    Resulta que para asumir que se deben pagar impuestos tenemos que tener «conexión sentimental» con los jodidos extremeños, porque si nos caen mal, que les vayan dando. Que se entendería que «mis» impuestos pudieran ir a Valencia o a Aragón, por la conexión y eso, pero a Extremadura o Andalucía… Vamos, que no hace falta insistir: el nacionalismo es un asunto de bolsillo disfrazado de sentimentalismo. De llorones que meten mano a la cartera fingiendo que van a sacar el pañuelo.

  • El depiste moral es de tal calibre que, si la gente está en contra del robo, es porque no soporta ver a los ladrones disfrutando del dinero robado, no porque le preocupe que alguien se haya quedado sin él. La envidia se ha convertido en un criterio moral.

  • Sólo se me ocurre una forma de parar la infección sentimental: cerrar las televisiones públicas y los clubs de fútbol. No hay nacionalismo en el baloncesto; todos somos negros.

  • Es la clara diferencia entre las personas y los personajes.
    Entre el sentimiento y el sentimentalismo.
    Entre mi cartera y la pública.
    Entre nosotros y ellos.
    Entre pagar y cobrar.
    Entre pilotar una moto en la Isla de Man o en un circuito.
    Entre subir al Everest y subir al K-2.
    Entre estar en un frente de Vietnam y jugar a la maquinita de guerra.
    Entre partirte la cara y ver un combate de boxeo.
    y más…
    Entre enfrentarse a lo que dices, pagandolo de tu cartera y escudarse en una manada en la que nadie paga.

  • Ahora entiendo por qué S. adora a Tinín, pese a que disimule.

    Coste ampliación del Musel de Gijón: 600 millones de euros. Sobrecostes 130 millones. Bastante más que los 100.000 millones de pesetas de Bilbao. No se utiliza apenas, la planificación fue un desastre.

    Coste de la regasificadora del Musel: 380 millones de euros. Nunca se abrió. Puede ser derribada.

  • Hoy empezó a llover. En cuanto llega la estación del monzón, que aquí son nueve meses tirando por lo corto, y debido a mi odio a los paraguas circulo por la calle dando carreritas de toldo en toldo, de portal en portal, y un poco encorvado. En una posición que sin razón alguna intuyo aerodinámica y optima para minimizar la mojadura. Así, veloz y con la cabeza por delante, un poco como salen los toros del toril, entré hoy a tomar mi café. La mala suerte es que en ese instante la camarera, que se lleva hoy a la sobrina a Disneyland París, estaba bajando la persiana metálica. Le di un cabezazo que la subí hasta lo alto con tal estruendo que salió la estanquera a curiosear el accidente de tráfico. Tengo un corte en la cabeza y un chichón algo deforme, para nada estético. La estanquera me advirtió que no debo dormirme, que si me da el sueño seguro que es un derrame cerebral y moriré sin remedio. Los cambios de estación siempre son traumáticos.

  • S. dice: Martes, 11/10/2016 a las 17:01
    La frase es tan “hecho” que cuando mi paisano Álvarez Cascos negoció con el PNV la aportación de 100.000 millones del Estado al puerto de Bilbao y no en El Musel, yo, que soy un moderado, me cagué en su putísima madre (la de Cascos). Encima de puta, apaleada.

    Demasiados minolles.

  • Cada vez me cuesta más trabajo entender parte de lo que leo en este blog.
    Habrá que recetarme reposo.
    Pero no me den velas en entierros que no me corresponden, que ya tiene uno suficiente con el suyo.

  • Perroantonio dice:
    Martes, 11/10/2016 a las 17:37

    (…) No hay nacionalismo en el baloncesto; todos somos negros.

    De acuerdo con todo lo que has escrito pero esta frase es para mármol.

  • Lo siento sra Heute, pero está científicamente demostrado que procedemos del hombre vasco…
    Como todo el mundo y’a sabe.

  • ¡NOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO!!!!!!!

    ¡Se me ha escapado una recién llegada sin preguntarle!

    Heute, si no me lo toma a mal, ¿está ustë güena???

  • -Tienes carmín en el cuello de la camisa.
    -Si te vas a poner así, me voy para el 2018.
    -No. Coge la puerta y lárgate ahora.

  • ¡Cachis!
    Del alcoholismo estoy bien hace años, pero la memoria sigue zarrapastrosa y no hay vuelta atrás.

  • “En verdad os digo…”…que la carne no es más que miseria engañosa, la virtud farsa acongojada, y la bondad ilusoria. Porque el hombre y la mujer son un tumulto maldito, y con el pecho siniestro de amor, vibran por debilidad, y la decadencia llegará antes al hombre, que el hombre a la decadencia. Y entonces, al hombre inquieto, se le escurre una consciencia del estómago y le muerde el hambre de saberse, alcanzarse y andurrearse, y afanado en sus propias venas tarde o temprano entiende que en ellas, ya no hay tiempo. El tiempo es auto-invasivo. Yo creo en la meta-vida del verso, y sé que aunque primero vive el purgatorio que supone el poeta, después el poeta ya no importa, y el verso endiosado genera torrentes independientes.
    Que nadie me devuelva el tornillo, yo también sé que, si los ladrones supieran cuánto contribuyen a la existencia de la propiedad, no hurtarían.

    Cuando digo hombre, la segunda vez, es genérico y plural, hombre-mujer-o/lo/que/sea.

    20:55 a bordo

  • Definitivamente la televisión es el compendio de la idiotez humana. El Telediario de las 9 acaba de dar estas dos noticias consecutivas, “el día internacional de la niña” (con un reportaje sobre el empoderamiento de una niñas de 15 años en sus respectivas comunidades para luchar contra la discriminación, el abandono de los estudios, los matrimonios infantiles) y un reportaje promocional de unas diseñadoras de burkas de Santander. Sin que le haya provocado ni una chispa de contradicción a nadie.

  • Estos cretinos consideran que lo del «servicio público» consiste básicamente en dar la predicción meteorológica en todas las comunidades autónomas y el mar de Alborán.

  • Sí, Perroantonio, como cuando los coches tienen potencias prohibidas en las carreteras, cuando la propia cajetilla de tabaco te avisa de que fumar “mata”, cuando los corruptos se proclaman patriotas, y como cuando tantas otras cosas disparatadas y excluyentes entre sí.
    Cualquiera con dos dedos de frente sabe que aquello que es considerado noticia y es publicado por los medios, suelta cierto tinte ya no por ser un hecho, si no por ser “noticia”, no sé si me explico…
    Y de eso se nutre el periodismo flácido y macabro.

  • La provechosa y gozosa lectura de Lo que no quise decir, de Sandor Marai, me está interesando en lo que pasó en Hungría entre 1938 y 1945. Cuando acabe será el momento de abordar En nombre de Franco, Brema.

  • Pirata Jenny dice:
    Lunes, 10/10/2016 a las 17:50
    Gengis Kant dice:

    Lunes, 10/10/2016 a las 17:13

    Ahora paro de reír y puedo comentar.

    Qué distintas somos laspersonashumanas. Mi fama, desde chica y hasta el mismo día de hoy, es de mal queda: Sí, sí, claro que voy, cómo no iba a ir. Faltaría más. Si hace dos años que no veo a Mengano. A las ocho en San Ginés, ¿dices? Eso está hecho. Como si quieres que pase a buscarte en coche y ya vamos juntos.

    Luego, por sistema, no aparezco. Todo el mundo está acostumbrado y nunca me lo echan en cara.

    Acabáramos.

  • Unos espabilados consiguen trasladar al territorio sentimentaloide su idea de la extracción de fondos públicos y una población infantilizada compra el discurso.

    De acuerdo, Perroantuán. Pero en desacuerdo con sus deducciones. El sentimentalismo y la irracionalidad siempre han jugado un papel en la historia de la política, de los hechos. No nos vamos a remontar a Antonio dando vuelta a sus naves (y con ellas, al triunvirato y a la historia entera de Roma) para seguir a la Reina hasta Alejandría. El hecho, por mucho que nos pese, es que determinan la historia humana tanto como las invasiones extranjeras, la lucha de clases o las revoluciones tecnológicas; revueltos, de hecho, con ellas, hasta el punto de no ser fácil distinguir quién fue el huevo o la gallina. Y es un tipo de sentimentalismo lo que a usted le impide verlo; el sentimentalismo o la nostalgia de la razón.

    En este punto andamos y, por mucha indignación que nos cause, es con lo que hay que lidiar. Toca volver a hacer política, que nunca ha sido cosa muy diferente a cerrar una compraventa: dime tu precio, te digo el mío y a ver si nos entendemos.

  • Resulta chocante que quién más ha usado las redes sociales para divertirse criticando a otros, se enfurruñe ahora por recoger tempestades en esos mismos medios.

    Resulta chocante que quien tuvo esos tan feos problemas con sus actividades fuera del campo se creyera tan sabio como para regañar públicamente a un subordinado.

  • Quizá no me explico bien, pero llevo hablando los últimos 25 años de lo mismo. La política, el periodismo, los intelectuales, la judicatura… tienen la obligación no sólo de hacer, sino de ser didácticos. No basta con actuar, hay que mostrar por qué se actúa y para qué, porque esa labor didáctica sirve para que las personas entiendan por qué y para qué se hacen las cosas y la complejidad de las decisiones a tomar. De lo contrario, aumenta el infantilismo y todos los males asociados, desde el populismo a muchos otros ismos.

    Ya sé, Pirata, que nadie puede actuar sin sentimientos, pero cualquier agente de lo público tiene la obligación de que el mensaje que se extrae de sus actos no esté contaminado por el sesgo sentimental. Como cuando Bogart le dice a la chica que la quiere, pero que la entregará a la policía y será capaz de esperarla cuando cumpla su condena. Ciertamente la política es un arte de la compraventa, pero en una compraventa deben obtener beneficios ambas partes. A los estafadores y los trileros se los enchirona.

  • Heute, el periodismo, al menos como yo lo entiendo, tiene una misión, explicar lo relevante. Eso implica observación, selección y criterio. Rellenar un espacio de 60 minutos con chorradas es entretenimiento. En el telediario del mediodía queda más claro porque lo emiten entre Corazón-Corazón y la telenovela. Lo que me molesta no es que hagan entretenimiento y lo vendan como información, sino que nos vendan mortadela a precio de jamón a cargo de los presupuestos generales del Estado. Lo que me irrita es que podamos quejarnos de que los trenes no llegen a la hora y, sin embargo, tengamos que tragar esta basura como si fuera lo más normal hacerlo.

  • Ay, una Clave con el perro haciendo de Balbín.

    Ahora y sólo ahora, cuando en las zonas afectadas por el hambre hay antropofagia y las carreteras están pavimentadas con cientos de cadáveres, si no miles, es cuando podemos (y por lo tanto debemos) insistir en la apropiación de los objetos de valor [de la Iglesia], con la energía más implacable y despiadada, sin reparar en medios para aplastar toda resistencia […] Un momento como el del hambre y la desesperación es único para crear entre las masas campesinas en general una disposición que nos garantice su simpatía o en cualquier caso su neutralidad […] Debemos declarar ahora [al clero] una guerra decisiva y despiadada, y someter su resistencia con una brutalidad que no olviden durante décadas […] Cuantos más representantes de la burguesía y el clero reaccionarios consigamos ejecutar en este asunto, mejor (Lenin)

    Una muestra de sentimentalismo e irracionalidad. Como decía Pirate.

  • Perroantonio:

    Es decir, «conexión sentimental» significa asumir que hay que pagar los impuestos correspondientes al Estado o a la Unión Europea, para que haga lo que tiene que hacer. «Conexión sentimental» es entonces la que han tenido los «ciudadanos compatriotas» europeos durante todos los años que se han pagado los fondos estructurales. «Desconexión sentimental» debe ser el brexit; los británicos nos han dejado de querer.

    Exacto, eso es, y no solo. Una comunidad de intereses basada en el comercio es algo poderoso pero no suficiente. De ahí que el objetivo final de los europeístas sea unos EU de Europa.

    La “conexión sentimental” es un deseo de vivir juntos, una voluntad de olvidar nuestro pasado de guerras y continuar haciendo valer lo común. Una solidaridad y un consentimiento, un deseo de continuar la vida en común, dispuestos a hacer sacrificios juntos. Y dispuestos a olvidar muchas cosas. Sin olvido no hay futuro.

    No hay nación (o federación o confederación) democrática en el mundo en la que sus ciudadanos no tengan esos principios.

    No, no funciona así. El problema, como siempre, es pedagógico. Unos espabilados consiguen trasladar al territorio sentimentaloide su idea de la extracción de fondos públicos y una población infantilizada compra el discurso.

    Claro que es pedagógico. Si el PSOE (el único legitimado en aquel momento) hubiera hecho “política” desde los 80… En vez de una educación “republicana” se entregó a la religión y al nacionalismo (redundancia).

    Y en lugar de apoyar a quienes se niegan a comprar esta milonga, que es más vieja que mear de pie, venís algunos a vender la moto de los afectos y los sentimientos, como si la cosa fuera a arreglarse con un taller de abrazos.

    ¿Venís, abrazos? Ni idea.

    Resulta que para asumir que se deben pagar impuestos tenemos que tener «conexión sentimental» con los jodidos extremeños, porque si nos caen mal, que les vayan dando. Que se entendería que «mis» impuestos pudieran ir a Valencia o a Aragón, por la conexión y eso, pero a Extremadura o Andalucía… Vamos, que no hace falta insistir: el nacionalismo es un asunto de bolsillo disfrazado de sentimentalismo. De llorones que meten mano a la cartera fingiendo que van a sacar el pañuelo.

    No. Si sólo fuera eso los vascos serían los menos nacionalistas del mundo. ¿Se puede aportar menos a las arcas comunes, rascarse menos el bolsillo? Tal vez los navarros.

    Pero ya lo decía ayer: nadie convence a nadie.

    Demasiados minolles.

    ¿Por qué? Es BILBAO. Era Álvarez Cascos. Es el PNV. El plan de Cascos para las vías férreas del puerto, creo recordar, eran 600 millones de euros. Lo último que supe es que se gastaron 50 millones en un túnel; tapiado por ambas caras.

    Pero no me hagas mucho caso, fue hace mucho, me hago viejo y me falla la memoria.

  • Kenzo:

    La ironía necesita cierta práctica. Especialmente en el receptor del mensaje. Leerse cierto tiempo, juzgar los códigos. Quiero decir: entiendo que estás siendo irónico en lo de Areces. Tengo dudas en lo de “Provocador”. No lo soy. Ni os llevo la contraria por epatar. Acertado o no, creo en lo que defiendo.

  • jrG dice:
    Martes, 11/10/2016 a las 15:55
    S. pues claro, y para el que paga impuestos en Milan los invierta en Corleone y en Santorini, sin necesidad de tanta historia.

    Justo, en eso consiste: una comunidad de ciudadanos libres, solidaria, que no hace distinciones por la raza, la religión, o la Comunidad en la que el Estado “invierte” los impuestos. Por eso digo que la afirmación “se ha roto la trama de afectos” es correcta.

  • Perroantonio:

    A ver, ¿cómo se conecta «España» sentimentalmente a «Cataluña»? Ah, no, que son los «ciudadanos compatriotas» los que se han desconectado.

    Con educación. Por eso decía el otro día que el gran fracaso en la España democrática es la educación.

  • “Sin olvido no hay futuro”, dice S. No se puede imaginar la de horas que le he dedicado a pensar en esto, desde todos los puntos de vista. Y a su contrario, claro: sin recuerdo no hay futuro.

  • S., más que ironía era coña (de la nuestra, que entiendo eres paisano)

    Lo de provocador lo mismo. Provocador de debate. Que al final es educación. Hoy mencioné a Balbín. Pues de ese estilo. Con buen talante.

    Quiero añadir antes de irme a la cama, sobre ese comentario de que los vascos serían los menos nacionalistas por lo del concierto económico, que no sé si es mi percepción, pero algo está cambiando. De momento hay una gran diferencia en el mensaje de hace diez años y el de ahora. Al menos en los dirigentes del PNV. Y lo notas por la calle.

    Hace pocos días encuestaban a la gente por la calle sobre un jugador francés que juega en algún equipo vasco, sobre si preferían que jugase en la selección francesa o en la española. Una señora respondía: “no, mejor en la de aquí…” Y otra dijo: “mejor en la estatal“. Ya es un cambio.

    Esto de las desconexiones sentimentales es peliaguda. Por eso hay que recurrir a lo suizo que nos une. Yo me siento desconectado sentimentalmente de un 85 por ciento de los españoles. Supongo que un votante del psoe lo estará del 80 y así sucesivamente. Es esa sensación que nos deja el fraccionamiento del voto y de las ideas. Pero que viva el amor.