Una oveja descarriada

Ovejica Assaultpor Clairette Semisec

A pesar de que mi amiga Catherine goza de una legendaria reputación de generosidad, y de «bien recibir», justamente adquirida entre sus amigos (mamíferos bípedos, pero también felinos domésticos), el conocimiento de su bondadosa actitud ha debido transcender a latitudes inexploradas, a juzgar por el entusiasmo con que un inesperado visitante se ha presentado ante su morada  y se ha instalado con toda naturalidad en su jardín encantador.

Si señor. Una oveja merina venida a menos —como es de rigor por los tiempos que corren— que , mostrando una noble y distinguida indiferencia, pasó a espaldas de nuestra anfitriona preferida con una leve inclinación de la testuz a guisa de saludo, mientras aquella se relajaba en el jardín enfrascada en la lectura de un libro.

Cuando la señora de la casa levantó su mirada de la lectura para observar a tan sorprendente visitante, sus ojos tropezaron con unos ovinos cuartos traseros que  presentaban una lamentable asimetría en cuanto a su tocado lanar. La cosa no favoreció una corriente de simpatía inmediata. Todos sabemos que la seducción depende siempre, para empezar, de  la primera impresión estética.

Aquel ser, que a pesar de su lamentable aspecto se puso a pastar con gran dedicación las hierbas que tapizaban un rincón del jardín, demostraba que, o bien era alguien poco sensible al aspecto exterior (actitud muy frecuente entre los intelectuales, por otro lado) o bien simplemente se creía invisible.

Esta segunda parte de la desagradable alternativa pareció ser la más plausible, a ojos de mi amiga, ya que su actitud resueltamente dirigida a la expulsión inmediata del intruso no pareció afectar demasiado a este, que con su indiferente mirada trataba de mostrar que no sólo era invisible, sino que, además, era ciega y sordomuda. Astuta estrategia muy común entre casi todos los gorrones.

Puestas así las cosas, y teniendo en cuenta que en aquella casa viven dos personas, y que no compartían exactamente los mismos criterios, en cuanto a la acogida a dispensar a seres irracionales, mi amiga optó por evitar, en lo posible, que aquella poco encantadora oveja acabase saliendo por algún hueco que no fuese la puerta.

Decidió pedir ayuda al mundo exterior. Y, recordando que vive en un país, el nuestro, en el que avanzamos a pasos agigantados hacia la consecución de otro título mundial: el del País  Más Sosteniblemente Ecológico del Universo, no dudó un segundo en acudir telefónicamente a un organismo siempre vigilante y atento a los problemas medioambientales y otros: ¡el Servicio para la Protección de la Naturaleza, más conocido como Seprona!

Ese organismo, que está soportado por la Guardia Civil, entre otras benéficas labores se ocupa de impedirnos a los winsurfistas perpetrar nuestra polucionante actividad deportiva en los pantanos de Madrid, bajo sanción de 500 mortadelos. ¿Quién mejor entonces que él para ocuparse de nuestra oveja, ahora que ya no quedan navegantes impertinentes a los que multar?

¡Ay amigo mío…!  Nuestra ilusionada heroína no contaba con un inconveniente, a todas luces insalvable como se demostrará más adelante. Esto es: ¡la Incumbencia!

Curioso término este de la «incumbencia». Moliner lo define como : «Acción, función etc., que corresponde a determinada persona: Ej. “Eso no es incumbencia mía». ¡Asombroso! corresponde a determinada persona (u organismo, se supone); pero el ejemplo que figura en el diccionario es el de la acepción negativa del término: «no es…» ¿Porqué será? ¿Será porque el criterio del diccionario obedece a la selección de la más frecuente de sus utilizaciones?

Pues bien, el Seprona, fiel a Moliner, resolvió semejante duda epistemológica, respondiendo a la demanda de mi amiga en términos acordes con la estadística : «Señora, eso no es de nuestra incumbencia. Llame usted a la policía».

De nada sirvió que jurase que la oveja, no sólo no iba armada, sino que no mostraba la más mínima actitud agresiva. Nada. ¡A la policía! Y el funcionario de la policía municipal de Málaga, que atendió a su llamada, asombró a mi amiga por la simplicidad y la inmediatez con la que halló una solución infalible: «Abra usted la puerta de su casa, y que se vaya».

Cuando nuestra amiga le declaró la poca disposición que el animal mostraba a alejarse de los pastos de su jardín, la respuesta fue tajante: «Eso, señora, no es incumbencia nuestra». Al insistir en que, en el improbable caso de que convenciese al animal de que podría haber pastos más jugosos en otro lugar, el problema podría agravarse aun más si provocaba un accidente en la vía pública, el abnegado agente zanjó la cuestión en términos rotundos: «En ese caso, sería de nuestra incumbencia».

La oveja, que actuaba como si estuviera al corriente de todo este episodio, y hasta esbozaba una sonrisa entre satisfecha e irónica, siguió pastando a sus anchas durante todo el fin de semana.

El Lunes, Catherine llamó a la oficina de la urbanización (cara urbanización, por cierto), donde le aclararon que a los empleados de los servicios de jardinería no les incumbía un tarea de esa índole: «Llame usted a la Perrera Municipal», sugirieron con acento experto.

En la Perrera Municipal, en la que diligentemente empezaron por solicitar los datos de identidad de mi amiga —cosa a la que se negó, previendo ulteriores posibles complicaciones— declinaron escuchar el problema ni siquiera, en vista de la actitud de Catherine.

A todo esto, al obstinado animal debió empezar a aburrirle la situación, a la vista de que no se montaba el pollo previsto en sus malvados planes, y empezó a dar signos de buscar una salida.

Mi amiga, como buena normanda que es, se acordó del lenguaje con el que se relacionaba con las vacas en su país, cuando era niña, y consideró que tal vez tratando de disimular su acento francés, y adaptando el «¡meuh, meuh!» vacuno al «¡beeh, beeh!» bovino, podría hacerse seguir por su intrusa hasta los pastos naturales próximos a su casa, de donde sin duda se había fugado la traviesa interfecta en su búsqueda de un poco de marcha en su aburrida vida de oveja.

Y lo consiguió. La oveja cuando se alejaba volvió la testuz y a Catherine le pareció ver una mirada comprensiva… Pero, en cuanto volvió de nuevo la cabeza al frente, se pudo escuchar una carcajada apenas disimulada.

128 comentarios

  • Me pareció ver una linda motosierra.

    marquesdecubaslibres 18 de dic de 2013 05:48
    Buenos días España. Algunos de tus hijos ya estamos en pie. Haremos una breve tabla de gimnasia, trotaremos unos kilómetros y tras una frugal colación estaremos en nuestro puesto de trabajo con el mejor de los ánimos. Aplicaremos nuestro mejor esfuerzo para que nuestra economía productiva resurja con fuerza. Mientras tanto una pléyade de funcionarios en baja ficticia, rentistas, jubilados y gentes sin trabajo se refocila entre las sábanas. Hoy por tí, mañana, quién sabe, por mí.

  • No deja de sorprenderme que la generosa y normanda Catherine considere que ha de ser de la incumbencia de la Guardia Civil, la Policía o la Perrera Municipal echar a una oveja de su jardín. Ni que fuera un cocodrilo.

  • Eso de la paranonimía suena a enfermedad grave.
    —¿Cómo andamos, abuela?
    —Ay, hija, fatal. Entre la memoria y la paranonimia es que ya no me entero de nada.

  • Catherine de Normandie, que reside en nuestro país desde hace más de cuarenta años, comparte su perplejidad, maestro Perroantuán. Nunca ha llegado a comprender la extraña vinculación de un cuerpo militarizado, con la madre naturaleza. Pero… lo asume. Del mismo modo que lo hace respecto de la enigmática naturaleza que poseen, a su parecer, unas instituciones de tanto raigambre carpetovetónico como son la gestorías. El resto de organismos a los que usted hace mención intervienen en el acontecido a consecuencia de una extricta aplicación de la lógica funcionarial.

  • marquesdecubaslibres 18 de dic de 2013 11:01

    ¿Se supone que la entrada de hoy es algo “gracioso”?

    A mí aún me duelen las mandíbulas del Paseando Unter den Linden.

  • ¡Ostras, las gestorías! ¿Cómo se me podían haber escapado las gestorías? Muchas gracias, Clairette, me acaba de abrir un nicho terminológico que había pasado por alto.

    Le adelanto que las gestorías son una reminiscencia fructífera de un pasado en el que se mezclaban el analfabetismo generalizado de la población, el diseño abstruso de la administración pública y la multiplicación cancerígena de leyes y normas. Afortunadamente las cosas han cambiado mucho y el analfabetismo generalizado ha sido reemplazado por el analfabetismo funcional generalizado, mientras que la administración pública y la normativa ha dados pasos de gigante hacia el delirio con la multiplicación exponencial de normas y leyes de caracter autonómico y europeo. Vivimos en un período barroco, señorita. Así que tendremos gestorías durante doscientos años más, como poco.

  • “..sus ojos tropezaron con unos bovinos cuartos traseros..”

    Pero, pero, pero… ¿una oveja con cuartos traseros de vaca? (se le ha colado la B… guiño, guiño)

    Para la próxima su amiga Catherine, Clairette, deberá dirigirse a la oficina Comarcal agraria más próxima, ya que la incumbencia es del veterinario oficial o de zona. En internete puede buscarlo por comarcas. El SEPRONA se ocupa, entre otras cosas, de los delitos relacionados con la naturaleza y con animales silvestres, y una oveja no lo es.

    Todas las ovejas están identificadas mediante un bolo intrarruminal, a modo de microchip, como el de los perros. Se lee con un lector, como el de los perros, y con esa información se va a una base de datos en la que nos dice a qué explotación pertenece. Se llama al dueño y chimpún.

    Para los que piensen que las ovejas son tontas y gorronas, les recomiendo un libro “Las ovejas de Glennkill”.

    El trabajo de ilustración cada vez se luce más… aunque no adivino bien si para la foto de la oveja se ha elegido correctamente la raza mencionada… y la motosierra, ¿qué decir de la motosierra?

    Les debo una, pero no sé si la bella Bellpuig me dejará escribirla en un comentario. Es una historia un poco larga, con personajes que merecen una descripción detallada y una ambientación del lugar en el que sucedió. Les advierto que es un poco desagradable, y que intentaría no recrearme en las escenas más “gore”.

  • bremaneur 18 de dic de 2013 11:12
    18 de dic de 2013 11:01
    ¿Se supone que la entrada de hoy es algo “gracioso”?

    Y qué no lo es en esta puta vida de mierda.

    10/10

    (Aunque puta y mierda no sé qué quiere decir, pero seguramente vendrá al caso).

  • “Paseando” trataba de ser “instructivo”, instruir deleitando, digamos. Pero las entradas “graciosss” como la de hoy o las de Gómez necesitan tener gracia, digo yo.

  • Bonnie 18 de dic de 2013 11:16 Editar Eliminar Spam
    “…sus ojos tropezaron con unos bovinos cuartos traseros…”
    pero, pero, pero… ¿una oveja con cuartos traseros de vaca? (se le ha colado la B… guiño, guiño)

    Bien visto, Bonnie. Ahora le echo la bronca a la Srta. Bellpuig y le ordeno que lo corrija. Tienen unos minutos para guardar el texto original en caso de que sean fetichistas de ÇhøpSuëy o tengan algún otro tipo de tara parafílica relacionada con nosotros.

    O sea, ¿que las ovejas no son como las que aparecen en la peli Bejbl, el chequito valiente?

  • Bonnie 18 de dic de 2013 11:16

    “..sus ojos tropezaron con unos bovinos cuartos traseros..”

    pero, pero, pero,…¿una oveja con cuartos traseros de vaca? (se le ha colado la B… guiño, guiño)

    Por un error informático vi esta entrada antes de su publicación (no soy el autor) y ya avisé a alguien de Chopsuey, pero alguien de Chopsuey no me tomó en serio. Esta mañana al leerla y comprobar la persistencia en el error he sentido el aprecio que se me tiene en esta casa…

  • Tengo que hacer memoria y recordar quién me decía aquello del “microchís” de los perros. De momento voy a tatuarme lo del “bolo intrarruminal”. Me va a dar mucho juego.

  • No, no, no… Procuro, se le llama para que venga a buscarla y se la lleve. Si tiene suerte y es una de sus favoritas, la estará buscando como un loco.

    (El chimpún me ha quedado un poco Marujita Díaz, la verdad).

  • ya avisé a alguien de Chopsuey, pero alguien de Chopsuey no me tomó en serio. Esta mañana al leerla y comprobar la persistencia en el error he sentido el aprecio que se me tiene en esta casa…

    Agradecido, Adapts. La culpa es de “Marteta” Bellpuig, a la que hoy se le han vuelto a pegar las sábanas, por lo visto. La bronca va a ser de órdago.

  • Aquí no se me quiere. Nadie aprecia el trabajo callado que como abejita voy haciendo quitando una coma allí, poniendo un puntito allá, corrigiendo una mayúscula. ¿No se dan cuenta de que sus comentarios, releídos, parecen tallados por Cicerón o Safo de Lesbos, que están a la altura de una publicación como ÇhøpSuëy, RAE Friendly?

    Aquí no se me quiere.

  • “Aunque desde la última reforma de la ortografía (1999, creo), los verbos con enclíticos siguen las reglas normales de acentuación, y las palabras llanas terminadas en vocal no llevan tilde (además, aunque haya que distinguir “dé” de “de”, “dele” no puede confundirse con ninguna otra palabra.”

  • Señorita Bonnie, me comunica la Dirección que sería de gran interés para ÇhøpSuëy FANZINE ON THE ROCKS contar con la narración de sus desventuras gore con la motosierra. Y que pondríamos a su servicio a nuestro Equipo de Redacción para corregir o bruñir el texto en caso de que usted lo considerase oportuno. Y que nada nos vendría mejor para estos momentos navideños que unos momentos de ternura y vísceras para compartir con la familia.

  • [Aparte de que ya me imagino salivando a algunos con la ilustración de la motosierra. Si es que son muy primarios, los animalitos.]

  • “Todas las ovejas están identificadas mediante un bolo intrarruminal, a modo de microchip, como el de los perros. Se lee con un lector, como el de los perros, y con esa información se va a una base de datos en la que nos dice a qué explotación pertenece. Se llama al dueño y chimpún.”

    No sabe lo que le agradezco estos datos Srta. Bonnie. Estoy impresionada con el progreso tecnológico de su país. Por cierto ¿se sigue el mismo procedimiento con cualquier clase de okupa vertebrado amniota homeotermo, con pelo y glándulas mamarias?

  • Un día llegaron los esquiladores al pueblo. En casa no teníamos ovejas, pero sí un vecino mío, al que seguí hacia la cuadra para ver cómo capturaban, ataban y esquilaban las suyas. Me resultaba divertido contemplar cómo mi vecino y su esposa, Lucía Martínez, corrían detrás de los animales, los agarraban y se los llevaban a un señor que, a tijera, las iba liberando de sus vellones, los cuales iba amontonando mientras yo recordaba el colchón de mi cama, extensión del útero materno del que nunca pedimos salir, etc.

    El caso es que en una de esas carreras por el establo, la vecina se agarró a las lanas del carnero, que podía más que ella, y la mujer, por no soltarse, se fue arrastrando por entre las pajas del suelo hasta que el carnero, agotado, se paró. Fue entonces cuando vi que la señora se había quedado despatarrada, boca arriba, con la falda subida, las bragas por los tobillos y las piernas abiertas, una hacia cada lado, exhausta. Quedaron a mi vista unas lanas negras, ‘los azabaches recónditos oscurecen tus magnolias’. Entre la confusión le grité: ‘¡Levántese, que está sentada encima de un cordero!’.

  • A mí, lo que me maravilla es como sujetos, como el tal Crítico Constante, están al tanto de los menores detalles de los tenebrosos manejos de las secretas agencias de seguridad, y deducen con total desenvoltura las más complicadas conspiraciones sin que se les suelte un rizo del tupé.

  • Qué buena historia, Rockandbolesco.

    Y qué curioso que coincida el nombre de su vecina, Lucía Martínez, con el de la protagonista del poema de “los azabaches recónditos”.

    10/10

    Lucía Martínez.
    Umbría de seda roja.

    Tus muslos como la tarde
    van de la luz a la sombra.
    Los azabaches recónditos
    oscurecen tus magnolias.

    Aquí estoy, Lucía Martínez.
    Vengo a consumir tu boca
    y a arrastrarle del cabello
    en madrugada de conchas.

    Porque quiero, y porque puedo.
    Umbría de seda roja.

  • ¿Qué tendrá el trasiego con ovino, sin o con vino, que produce tanta literatura?

    Tengo estos huesos hechos a las penas
    y a las cavilaciones estas sienes:
    pena que vas, cavilación que vienes
    como el mar de la playa a las arenas.

    Como el mar de la playa a las arenas,
    voy en este naufragio de vaivenes,
    por una noche oscura de sartenes
    redondas, pobres, tristes y morenas.

    Nadie me salvará de este naufragio
    si no es tu amor, la tabla que procuro,
    si no es tu voz, el norte que pretendo.

    Eludiendo por eso el mal presagio
    de que ni en ti siquiera habré seguro,
    voy entre pena y pena sonriendo.

    Miguel Hernández

  • Estimada señorita Bellpuig

    Agradezco sus buenos deseos para mis cosas, gracias. Con el teclado estoy servida, es uno cuyas teclas llevan el logo de una vagina dentata. Así que será eso. El color rosa solo lo tolero en dibujitos animados de la glamurosa pantera rosa.

    Pasen ustedes una buena navidad, un buen año, una vida satisfactoria o un infierno de horas ociosas. Pero vayan pasando por el teatro de la vida y no olviden a quien se pueden encontrar de acomodadora.

  • Tiene un nombre, señor Artime: personalidad paranoide. Pasada por interminables horas frente al televisor imaginando y urdiendo venganzas.

    ***

    Ha muerto George Shinn, el magnate que dejó Wall Street por la docencia y una avioneta. Su padre impidió que fuera a Harvard (becado) por considerar que los alumnos de Harvard eran unos mariquitas que se habían librado de los frentes más duros durante la 1ª GM.

    Tengo mis dudas de que las generaciones más jóvenes podamos dar biografías tan interesantes como las que ofrecen muchos de los hombres nacidos antes de 1930. Pero tal vez sea porque en las revueltas aguas del mundo de ayer todo el mundo tenía algo excepcional que contar.

  • Perroantuán 18 de dic de 2013 13:22

    Y qué curioso que coincida el nombre de su vecina, Lucía Martínez, con el de la protagonista del poema de “los azabaches recónditos”.
    _______________

    Debe de ser que ‘la naturaleza imita al arte’. O la intertextualidad. O Courbet.

    Se me ha olvidado felicitar a Clairette Semisec por su frescura. Largo pero fresco.

  • Madrugada de conchas, noche de sartenes… ¿Qué traerán los próximos versos: crepúsculo de cazuelas, mediodía de berberechos?

  • “Un constitucionalista está en contra del secesionismo porque hay unas leyes que si dejamos de cumplir nos convertimos en Latin Kings”

    “Hay un fenómeno que a mi me llama poderosamente la atención. Los secesionistas de todas partes del país se unen en lazos de solidaridad. Una vez identificado el enemigo en el nacionalismo español (lugar en el que incluyen a los constitucionalistas porque les da la gana), hacen pìña juntos. El nacionalismo catalán y el gallego no entran en conflicto, no compiten, no chocan. Y eso es asombroso.”

  • Bonnie 18 de dic de 2013 15:35

    ¿Otra vez vuelve el felpudismo?
    Es que ya está bien de volvernos locas, ¡de verdad!
    __________

    Un felpudo de bienvenida es de agradecer en todos los ‘hogares’. Tampoco muy tupido (tanto que nos enredemos en él y no avancemos), pero sí lo suficiente como para saber que no somos niños, sino hombres -¡y mujeres!-, adultos, cuerpos experimentados. Pelo. Pelo que nos recuerde que somos animales. Celo.

  • Yo también apelo al uso de cualquier tipo de desbrozadora. Para echarnos al monte, por muy de Venus que sea, sobrará tiempo y desidia.

  • He tenido en mis manos unos minutos el librito de Kojęvē sobre Hëgèl, incluso lo he hojeado, he sobrevivido, lo he devuelto a su estante ante la mirada hierática de la librera, y he comprado un librito de Sloterdijk y otro de Hitchens, Mortality, con un emocionante texto final de su viuda.

  • Siempre pensé que era Quid prodest, pero lo de pensar no se me da muy bien, la verdad.

    ¿Ven?… ya estamos como con la tortilla de patatas, la eterna lid entre concebollistas y sincebollistas.

  • Diga a su amiga, querida Clairette, que la próxima vez que se le aparezca una linda ovejita con hermosos traseros, contraste fechas. A mi me da que en este caso pertenece a algún belén viviente de un colegio del municipio más cercano y en ese caso hay que llamar a los pastorcillos.

    En otras fechas ya no sé que decirle ¿tal vez una sinagoga cerca?

  • ¿Son lavables las almohadas de plumas? Para responder a esta pregunta lo mejor es consultar la etiqueta. Sin embargo los espíritus intrépidos e innovadores no nos conformamos. Así que he metido la almohada en la lavadora, he puesto un programa para ropa delicada y he utilizado un jabón suave. Gracias a mi iniciativa dispongo ahora de un saco flácido que contiene una masa asquerosa que antaño fueron plumas, espero que no de gallina, aunque lo parecen. Así avanza la ciencia.

  • Vuelvo de la ópera, como un Marqués. La bohème, de Puccini. Impresionante escenografía, sin nadie vestido de cuero o con conos de carretera como tetas, a lo Madonna. Bohemia parisina del XIX, aunque canten en italiano y el protagonista sea japonés. Me fijo más en el público. Por ejemplo, en las dos pilinguis que, habiendo pagado entrada barata, esperan de pie en las filas más caras porque quedan un par de asientos libres. A mi lado, un francés muy simpático salido de algún foco lacustre de la Bretaña. Viste vaqueros diez tallas más grandes de lo que deben y camisa estampada con líneas de setecientos colores. Durante la obra no para de hacer un extraño ruido con la nariz que me saca de quicio. Hace calor y me quito el jersey. Muestro orgulloso una camiseta del ejército español. Antes de comenzar el primer acto y en el descanso le meto al vinacho y a los canapieses. La obra, bien. Constato que las mujeres gritan más que los hombres.

  • Perroan, déjala secar y airéala al final en el balcón durante unas horas. Se recompone. Tú hazme caso, que lo que yo te diga.

  • Yo creo que las gallinas se han ahogado, Brema. Lo mejor será darles cristiana sepultura.

    Qué bonita la ópera. ¿Tenías el texto traducido en una pantallita o adivinabas?

  • En Bilbao ponen el texto traducido al euskera y al castellano, para que nadie se quede sin entender las chorradas que se dicen los cantantes. Mejor no saber. Como las letras del rock, que si las traduces pierden el encanto.

  • Yo soy muy marica, Adps, porque me leo hasta las instrucciones de los condones, que mucha ciencia tampoco tienen. Lo que pasa es que luego no me las creo.

  • Nada de gordas. Tanto Mimí como Musetta estaban interpretadas por dos delgaditas muy monas.

    Perroan, la primera vez que fui a la ópera fue en Múnich. La Traviata, de Verdi. La cantaron en alemán. El famoso “Beviamo” lo convirtieron en un “Trinken wir” que tiraba de espaldas. Excepto ese día, las pocas veces que he visto ópera (y agárrate: hasta ballet) lo he disfrutado mucho. Hoy no tanto, pero porque estoy de muy mala hostia.

  • No pude evitarlo PerroAntoine, pero he mentido por primera vez, yo también me las leo de pé a pá y critico además a los que la cagan con un ¿pero tú te leíste primero las instrucciones criatura?

  • Brema, me da que tu mala hostia viene siendo ya consustancial. No ves el bright side of the life, que decían Monty Python.

  • Lo he compartido Brema, supongo que lo verá.

    Lo de probar en contra de las instrucciones a ver que pasa, viene a ser un escalón superior al de no leerlas porque eso es de maricas PerroAntoine.

  • Perroantuán 19 de dic de 2013 00:19
    Brema, me da que tu mala hostia viene siendo ya consustancial. No ves el bright side of the life, que decían Monty Python.

    Llevo un buen rato intentando escribir una respuesta divertida y no me sale. Ayer vi, por cierto, un capítulo de Fawlty Towers, de John Cleese, dedicado a los alemanes. No se me saltaban las lágrimas: el Ebro entero se me saltaba. Desternillante.

  • ¿No me dirá que nunca ha apretado ese botón rojo que dice “no apriete jamás este botón”? Es lo primero que hay que hacer.

  • Buenos días, España.
    Antes de ponerme a barrer mi trozo de acera, quisiera formular una a modo de consulta para la señorita Bellpuig.
    Un compañero contó que había recibido una carta de la DGT o similares en la que se le explicaba con todo lujo de detalles que un coche de más de diez años como el que él conduce es un peligro para él y para los demás, y que mejor que se compre uno nuevo. Y mi compañero por lo visto se había encolerizado. Mi compañero dijo aproximadamente que le habían dado ganas de echarse a las montañas o bien incluso escribir una nota de respuesta en las que les iba a llamar nombres de ganado bobrino o cobrino y temas de intercambio sexual.
    Respecto a esto, yo le hice saber con mucha claridad que me parecía una persona muy irritable, que no había tenido ocasión de verle antes mostrar esa faceta.
    Sin embargo, aún me queda la duda de si los señores de la DGT se han gastado los eurillos que sea en la campañilla porque a lo mejor piensan que la gente no se compra coches nuevos porque tiene cariño a los viejos aunque estén rotos, como un padre o una madre viejos y rotos. Y yo creo que no, que la gente no quiere a los coches como a los padres, que en general quiere más a los padres. Y también creo que la gente igual no se cambia los coches peligrosos porque anda mal de dinero.
    A usted qué le parece, querida Señorita.

  • Es por el bien común, Procuración.
    Su compañero es un facha de mierda insolidario, egoísta.
    El estado vela.
    El estado sabe.

    Me hace gracia la coincidencia porque iba yo a escribir algo al respecto de nuestro bien y los automóviles.

  • Pues a mí me tranquiliza saber que el Estado recuerda mi Primera Vespa, fruto de sudores desasnando alumnos-as desaplicados. La primera vez que me la robaron apareció frente al Molino, como dando pistas de qué palo iba el amo. La segunda vez, debe hacer cinco lustros, no dejó rastro. Yo me la imagino con su petardeo en alguna isla griega, tal vez Ios.

  • Lo del petardeo, je, je, je, iba yo a decir que si les gusta conducir y los motores de explosión, que aprovechen que se acaba y rápido.
    Porsche ya ha caído en la peste esa de hacer un deportivo híbrido. Se están haciendo pruebas de coches de fórmula eléctricos cuyo sonido más excitante es el del aire fluyendo sobre los alerones y pretenden poner en marcha un campeonato mundial.
    Pero sobre todo, el estado no va a permitir que sigamos conduciendo sin ayudas, que ya son más que ayudas, son conducción automática en la que el ser humano se va a limitar a estar allí y pueden implementarlas en coches nuevos en un máximo de cinco años, creo yo.
    Falta muy poco para ese salto, y acabaremos siendo espectadores controlados. Uno de los últimos reductos de la libertad individual va a desaparecer.
    Ya no podrán coger el coche y conducir sin mas, ¿o creen que esas ayudas, basadas todas ellas también en el posicionamiento GPS no van a informar a papá estado de donde están, si conducen de forma inadecuada para el estándar, si conducen de forma no eco-eficiente, o de si son ustedes un mardito fascista individualista que no cede el paso a los gatitos?
    La única consecuencia positiva es que dejaremos de tener que pagar a las aseguradoras.
    Pero sí, vamos a vivir la desaparición de esa actividad tan peligrosa e individualista que es conducir. Lo del chip solidario para evitar gastos a la seguridad social, detector de si como demasiada carne o follo menos de lo cardio-saludable creo que aún podré evitarlo por edad, pero igual me equivoco.

  • Pues yo creo Procu, que la última parte de su post esconde la razón de todo el problema. No money, no new car.
    Soy una forofa de los programas de coches.
    Me veo el “wheelers Dealers” y el “Fast&Loud” siempre que puedo y me encanta ver como compran y reparan autos de todas las épocas poniéndolos de nuevo en circulación.
    También aprendo algo de mecánica y funcionamiento del automóvil, una asignatura que me quedó pendiente cuando me saqué el carnete…y lo mejor de todo, sé cambiar una rueda, sin tener que llamar a la grúa.

  • ¡Ah! Adapts También lo veía, pero es que hacen un montón de chorradas de esas como tunear una camper con saloncito inglés y eso no me gusta.
    A mí me gusta ver cómo reparan los coches y les dan una nueva vida, además Aaron, y esa barba…, es un bombón.

  • bremaneur 18 de dic de 2013 23:46
    Perroan, déjala secar y airéala al final en el balcón durante unas horas. Se recompone. Tú hazme caso, que lo que yo te diga.

    No somos más que puro contexto.

  • Ayer vi, por cierto, un capítulo de Fawlty Towers, de John Cleese, dedicado a los alemanes. No se me saltaban las lágrimas: el Ebro entero se me saltaba. Desternillante.

    jajajjjajaja, “claro que empezaron ustedes, invadieron Polonia”

    Ese capítulo es brillante, y te mueres de risa..

  • holmesss 19 de dic de 2013 10:37

    bremaneur 18 de dic de 2013 23:46
    Perroan, déjala secar y airéala al final en el balcón durante unas horas. Se recompone. Tú hazme caso, que lo que yo te diga.

    No somos más que puro contexto.

    Ya lo decían los semiólogos hace mucho, que la pornografía está en el ojo. ¡Pecadoooorl!

  • Perroantuán 19 de dic de 2013 11:48
    holmesss 19 de dic de 2013 10:37

    bremaneur 18 de dic de 2013 23:46
    Perroan, déjala secar y airéala al final en el balcón durante unas horas. Se recompone. Tú hazme caso, que lo que yo te diga.

    No somos más que puro contexto.

    Ya lo decían los semiólogos hace mucho, que la pornografía está en el ojo. ¡Pecadoooorl!

    Ah, qué bucle tan delicioso acaba de crear su mirada!

  • Querida Srta. Procuración

    Como conductora de un MG Midget del 65, descapotable de color rojo Burdeos, soy acreedora a una de esas cartas que ha remitido la DGT. Creo haberla abierto y arrojado a la basura tras comprobar que no era una multa. Pero me he permitido redactar una carta de respuesta por si pudiera serles de utilidad a usted y a su amigo.

    Atentamente
    Srta. Bellpuig

    —–

    Querida Srta Degeté

    He recibido su amable carta en la que se me invita a adquirir un vehículo automóvil de última generación, que cuente con un mayor equipamiento de seguridad activa y pasiva, y que no constituya un peligro para mí ni para los seres semovientes que se crucen en mi camino. Así mismo me recuerda usted que puedo acceder a los planes de ayuda para la sustitución de mi vehículo.

    Le agradezco el detalle, pero no soy partidaria. Llevo ya muchos años conduciendo y el mayor peligro que he encontrado en las carreteras es la proliferación de idiotas al volante. Es verdad que un idiota en un coche seguro es menos dañino que un idiota en un coche inseguro, pero quizá deberían hacer ustedes un esfuerzo por detectar a los idiotas y dejarnos en paz a quienes no hemos sufrido jamás un percance en la carretera. De paso, aprovecho para recordarle que sobre la mesa de su despacho debe estar mi propuesta de Carnet Por Puntos Para Tontos, CPPPT, que tantos accidentes evitaría.

    Tampoco soy partidaria de esos automóviles deformables que absorben los golpes y quedan convertidos en chatarra. ¿No sería preferible un vehículo que aunara la rigidez de un carro de las Panzerdivisonen con un sistema elástico como el de los autos de choque? Los accidentes serían mucho más divertidos.

    Además está el asunto del dinero. Siendo un tema menor para alguien que, como yo, goza del generoso sueldo que como secretaria internacional recibe de ÇhøpSuëy, Fanzine On The Rocks, prefiero gastarlo en viajes y en complementos (mi trabajo de representación y cara amable de la empresa me obliga a estar siempre bella y elegante, aunque discreta). Quizá si con su carta hubieran adjuntado un talón nominativo de 6.000 euros hubiera flaqueado mi ánimo y me habría comprado un coche eléctrico, de esos de Reanult, para ir a hacer las compras al Mercadona. No obstante creo que sus argumentos serían más convincentes si su sugerencia de adquisición de nuevo vehículo viniera acompañada de la correspondiente permuta por un importe idéntico del IRPF. No para mí, que siempre usaré vehículos clásicos de carreras, descapotables e inseguros, como los hombres, sino para esos seres mentecatos y amodorrados que aceleran a tope para llegar antes al próximo semáforo o al sillón de la tele.

    Atentamente
    Srta. Bellpuig

  • Pues yo creo, Bellpuig, que se ha vuelto usted a pasar de frenada. Hay que comprobar las cosas. “Que si me dicen que a un amigo de un primo le han dicho que a la tía abuela de una novia que tuvo le enviaron una carta…” Que somos poco serios. Que este fanzine no alcanzará reconocimiento internacional si usted se tira a la piscina a la primera provocación. Que no hay que fiarse de nadie, aunque Proc tenga esa apariencia de chica seria que no ha roto un plato.

    Aquí tiene la carta de la DGT. Ya me dirá usted si era para ponerse en ese plan.

    ***********

    Apreciada Sr./Sra.

    En el marco de las actuaciones que realiza la Dirección General de Tráfico para la mejora de la seguridad vial y la reducción de sus principales factores de riesgo, es básico que los ciudadanos conozcan la información que sobre el estado de su vehículo figura en el Registro de Vehículos de este Centro Directivo.

    Por este motivo y avanzando en su compromiso de transparencia, desde la Dirección General de Tráfico le facilitamos el informe de los vehículos de su titularidad que constan matriculados en el Registro de Vehículos con una antigüedad superior a diez años.

    En el documento se detallan los datos técnicos del vehículo así como su situación administrativa. Si observa que los datos que se le remiten no son correctos o precisa alguna aclaración sobre los mismos, puede dirigirse a cualquier Jefatura Provincial de Tráfico (antes de acudir a la Jefatura de Tráfico compruebe en nuestra página web si necesita solicitar cita previa). Si considera necesario ampliar la información que recibe, puede solicitar un informe completo del vehículo en cualquier Jefatura de Tráfico o a través de http://www.dgt.es

    Desde la Dirección General de Tráfico estamos impulsando el uso del canal telemático para informarle de modo gratuito de cualquier novedad que le afecte como conductor (caducidad del carné de conducir, saldo de puntos…) o como titular de un vehículo. En los próximos meses, añadiremos en el Registro de Vehículos más información técnica así como la valoración de la seguridad de los automóviles según patrones estándar. Para recibir todas las novedades, así como información anual sobre su vehículo, puede darse de alta en la Dirección Electrónica Vial (DEV).

    Aprovecho, ante el comienzo de la temporada de invierno, para recordarle la importancia de realizar el adecuado mantenimiento de su vehículo, la necesidad de circular con neumáticos en buen estado, y le recomendamos circular con las luces encendidas durante todo el día. En un reciente estudio, este Organismo ha constatado que en los vehículos accidentados en carreteras convencionales, el riesgo de que haya al menos un fallecido se duplica en los vehículos antiguos respecto a los más modernos y con mayor equipamiento de seguridad activa y pasiva.

    Y si está pensando comprar un vehículo nuevo, debe valorar la posibilidad de beneficiarse de las ayudas de los planes de renovación del parque; en caso de que adquiera un vehículo de segunda mano, puede solicitar previamente un informe del mismo en cualquier Jefatura Provincial de Tráfico o a través de la web.

    Nos preocupa que su movilidad sea segura para usted, para los que viajan con usted y para los que circulan en su entorno.

    Reciba un cordial saludo

    María Seguí Gómez
    DIRECTORA GENERAL DE TRAFICO
    JOSEFA VALCÁRCEL, 44
    28071- MADRID

  • Ajá. Belpuij, Belpuij… Así que pasándonos de listos, ¿eh? ¿Qué será lo próximo, irsen a la ópera con el director agraz?

  • Acabo de enterarme de la otra pregunta doble de la consulta catalana:

    Como particular, ¿qué desea para Cataluña? ¿Y en condición de ciudadano?

  • Bonnie 19 de dic de 2013 14:52
    Yo la quiero, Señorita Bellpuig.

    Ay, hija, cómo se agradecen unas palabras amables. Menos mal que al menos queda alguien con sentimientos nobles y alma de azafata. [¿No pretenderá usted descuartizarme con su motosierra, eh?]

  • Así no puedo!
    ¿Quién es Josefa?

    Respetada, sabia y bella Sta. BellPuig, solicito una mínima Bibliografía! para poder nadar.
    De mujer a azafata.

  • Hegel no sé (lo que dijo), pero Kant dijo muchas veces a sus amigos que no quisiera volver a vivir su vida si se viera obligado a comenzarla del mismo modo desde el principio. Y después de afirmar tal cosa, expiró (en algún momento).

    Dejo lo centrifugado [gentileza de Procurando Fijarse] y el desarrollo de la estasis al Khan.

  • Buenas noches.

    Señorita, señorita, señorita, es usted la más Guapa y la más Bella, la más Lista e Instruida, y también Servicial. Muchas gracias por su cumplida respuesta.

    Por mi parte estoy un poco avergonzada.

    (Menos por haberme fiado de la rabia flamígera de mi compañero que por el hecho de llegar ahora mismo de una comida en la fábrica. Siempre he sido algo distraída con lo relativo a la dimensión espacio-tiempo y también me despistan mucho los vasitos, yo creo que vengo más bien ebria).

  • Nota para Perroantuán (13:30).
    El documento. Me gustaría mucho saber a qué viene tanto aquí está el documento, aquí está el documento. Qué carta ni qué carta. ¿A quién le importa lo que pone en una carta? Muy bien, eso es lo que pone.
    ¿Y?
    ¿Es que sabe usted lo que de verdad pensaban? Eso no lo dice, lo que pensaban y no pone. Que son unos hipócritas. Y unos sinvergüenzas. Y unos ladrones.
    ¿Qué le digo yo cuando vea ahora a mi compañero, que ya tenía perro y estaba buscando flauta?).

  • Así no puedo!
    ¿Qué flauta?
    ¿O quizás todo esto no es más que la semiótica?
    Aun así, ¡tampoco puedo! ¿Qué perro? ¿Dónde está el perro?

    Perrito, perrito… ¡aquí! ¡mírame! huy qué bonico eres!

  • Nada, Eufrasina. Estaba yo aludiendo a la santa indignación.
    ¿Ha visto el enlace de Adapts? Pues eso, el sistema opresivo.
    Me ha hecho mucha gracia uno de los comentarios: «Otra colgada que es pagada por el PODER para fraccionar las luchas sociales con esto del animalismo».

  • Si precisan alguna motosierra, taladradora, compactadora, lijadora o radial, no duden en llamar a Juli0’s Hardware. Tenemos todo tipo de herramientas, que pueden alquilar con y sin operaria.

    También nuestra armería tiene un amplio surtido. Venga a probarlo sin compromiso.