Los que van a morir no saludan

Por Álvaro Quintana.

pimiento

Hace años, en la cafetería de una estación de tren, un hombre cayó al suelo y no se volvió a levantar. Hubo un guirigay de maniobras de reanimación e instrucciones sin mucho tino de levantarle los brazos o moverle las piernas, pero el tipo ya no estaba para jugar al Tuister. Las estaciones de tren, por no hablar de las de autobús, nos brindan un simulacro ajustado de la experiencia soviética gracias a la armónica interacción de su arquitectura, cuya belleza salitrera semeja la de las paredes con restos de cartel a medio despegar, y una ebullición de gente fea como escapada del panteón egipcio, no sé si del Dinástico Temprano o un poco más tarde. Parece natural que en un sitio de este jaez, sucio y triste como algo que ha pasado por muchas manos, el cuerpo insista en el desarreglo definitivo, la mirada lerda fijada en algo que siempre está más atrás, ya sin remedio, y el ruido desconsolado del golpe contra el suelo. Aquel día en la estación me quedé mirando de reojo los pies del finado y reparé en un comensal que, a apenas metro y medio de él, seguía a buen ritmo con los macarrones del menú. No apartaba la vista del muerto, entre curioso y perplejo. Mejor tú que yo, parecía decir.

No todo aquel que dice “me voy a morir” acaba en el más allá; no a corto plazo, al menos, ya que los que más lo pronuncian, en vano, son espíritus dolientes de segunda quincena de julio, como hipocondríacos y resacosos. Llevo contados ya varios casos, sin embargo, en que dicha salmodia venía avalada por el sitio en que era repetida, poco propicio para el optimismo, y por un sujeto con bata blanca cuyo dictamen era aprobado con entusiasmo por un séquito de jóvenes que lo seguía do él fuese. Este consorcio daba a tal fórmula calidad de destino pero, invariablemente, unas semanas más tarde me cruzaba con el desahuciado andando por su propio pie y copa en mano. El calor de selva filipina de los hospitales, la inmovilidad y la ronda militar de las enfermeras, con una pequeña ayuda de las drogas, explican el efecto hipnótico que lleva a confundir la iluminación del techo con la luz al final del túnel de rigor en estas situaciones. Fenómeno que un paisano, recién salido de un estado un tanto comprometido, se apresuró a negar. “También el hijo de puta del médico me preguntó si lo había visto”, me comentaba, “pero yo no vi nada. Y si lo vi, no me acuerdo”. A lo mejor es que no estabas tan mal, pensé yo con la despreocupación del testigo que come macarrones en un lugar seguro. Un lugar que está a millones de kilómetros.

Antes de lo que uno espera llegan esas experiencias (dar vuelta de campana con el coche, un diagnóstico que te han de repetir varias veces porque la primera te ha dejado carente de entendimiento, etc.) que entran en el ánimo como la marea en la orilla y dan paso a un sentimiento de estar en una casa en la que no hemos sido invitados. El cuerpo, muy consciente de que esos pensamientos casan mal con la persistencia en su ser, se lanza a marchas forzadas a sepultar la excepción en paladas de rutina y lo que antes era drama poco a poco se convierte en anécdota. Regresamos con ansia y no menos alivio a la frivolidad. Thomas Lynch, director de una funeraria y poeta, sabía cómo lidiar con la cháchara.

Mi ex-suegra, ella misma una verdad ordinaria y verificable, solía ser aficionada a soltar la siguiente bravata a lo Cagney: «Cuando me muera, simplemente tumbadme en una caja y metedme en un agujero». Pero cada vez que le recordaba que eso era básicamente lo que hacíamos con todo el mundo, la mujer se ponía sombría y un tanto molesta.

Más tarde, a la hora del molde de carne con habichuelas, invariablemente cedía: «Cuando me muera, simplemente cremadme y esparcid las cenizas».

Mi ex-suegra pretendía convertir la actitud de despreocupación en valentía. Los niños dejaban de comer y se miraban entre sí. La madre de los niños le suplicaba, « Ay, mamá, no hables así». Yo sacaba mi encendedor y me ponía a jugar con él.

El encuentro más fuerte entre los vivos y los muertos se produce en la ausencia que estos dejan. Si bien, como hemos dicho, el cuerpo se afana en olvidar el dolor, hay ocasiones en que el muerto se lleva a alguien consigo, como esos naufragios en que la vela arrastra el barco entero si no se corta el mástil a tiempo. Todo parece detenerse y cambiar de naturaleza pero es una ilusión; los laboriosos siguen con su trabajo, el sol no deja de quemar la piel, la risa sucede al llanto y, como en el tango, parece que todo es mentira, mentira este lamento. Hoy está solo mi corazón. Las exequias dan la impresión de ser una molestia añadida pero constituyen uno más de los incontables esfuerzos para reingresar en el orden de las cosas. Otro homenaje al ausente de quien tenemos la certeza de que, no importa qué, se ha llevado la peor parte.

269 comentarios

  • Mucho me ha gustado esta entrada. Soy de los que piensan en la muerte.
    Mi estación de metro favorita es la de Aluche, no había pensado que la arquitectura pueda ser soviética, tal vez. Aunque puedas elegir entre trenes que salen en sentidos contrarios.
    Pero lo que es seguro que las chicas son más bonitas que las momias egipcias.
    El domingo pasado estuve en un cementerio de un pueblo abandonado, solo quedaba una lápida de piedra blanca, muy grande, decía algo así como “Leandra Merino Muela, 1854-1890, para que tus hijos no te olviden nunca”
    No vi más lápidas, aunque sí más tumbas sin nombre. En medio del cementerio crece un espino enorme. Creo que a los árboles les gustan los muertos. Querría que en mi tumba creciera un tejo, podría conformarme con una encina o un roble. Ese espino estaba bien. Una zarza no me gustaría.

  • Coincido con mi amigo Claudio en su opinión sobre esta entrada.

    Mi estación de tren favorita, que es realmente un simple apeadero, es la de Guillarey -hace unos años mutado en Guillarei-, que es la parroquia de Tuy -ahora Tui- donde para el tren de Madrid. La última estación antes de Vigo, en la que me bajo para ir al pueblo de mis padres.

    Morirse es de muy mala educación.

  • Buenos días.
    Muy bueno señor Queen.
    La nota del sr. Sífilis me ha parecido muy poética.
    Gracias a los dos.
    les contaré una anécdota.
    He pasado en más ocasiones de las deseables por quirófanos, y varias de ellas entrando de portazo…
    Cuando entras de portazo tu estado de semiinconsciencia no te permite tener sensaciones ninguna. Sólo quizás un deseo de que te quiten el dolor o que hagan contigo lo que quieran pero que te liberen.
    En una ocasión que fuí al quirófano consciente y preparado, con experiencia sobrada, comentando con el personal que me atendía (y que además en todas las ocasiones me parecieron personas acojonantes por esa experiencia que tienen los muy profesionales de saberse poner en tu pellejo) y tratando de facilitar la tarea.
    Así como los que van a morir no saludan, los que van al quirófano con experiencias previas, comentan y dicen hasta luego.
    La anestesia es un fundido a negro que produce un segundo de angustia, en el que te preguntas cuando regresas.
    En esta precisa ocasión la cosa se puso muy fea.
    Me desperté con un dolor horrible que se prolongó durante muchas horas, sin que los médicos se pudieran explicar porqué.
    Mi estado era fatal, una sensación horrible de desesperación me invadía.
    Tenía tubos en todos los orificios naturales de mi cuerpo y en dos o tres fabricados más.
    Oía en un tiempo discreto, como a escalones, una especie de si-no continuado.
    Ví la cara de terror antes de cerrar los ojos, de una joven enfermera que decía asaltada por el telefonillo … “no tiene tensión”
    Otro fundido a negro….
    Abro los ojos o eso creí, en una UVI.
    No puedo mover nada.
    No tengo control sobre ningún miembro.
    Oigo una alarma muy desagradable y revuelo de muchos a mi alrededor.
    “No le cojo la vena”
    “En la subclavia, en la subclavia”…
    Me invado una sensación muy placentera…una temperatura muy agradable, una sensación de ingravidez …. fundido a blanco…
    Nada me duele, nada siento … un pensamiento negro… ahora NOOOOO.
    No puedo…no he terminado….
    Un dolor horrible…
    Más revuelo….
    Fundido a negro.
    Despierto en una sala muy blanca.
    Molestias en todos.
    No puedo mover mucho los ojos.
    Una mano en mi mano.
    Estoy vivo.
    BIEN.

  • …El médico me dice que con el “solomillo” que me han metido que me recupero en unas horas, y que como no me he enterado de nada que ya me lo contará.
    Trato de contarle como no me encontraban la vena y que sentía como me pincharon en la subclavia.
    Se queda mudo.
    Estabas en coma inducido por la hemorragia interna que tenías después de la resección, me dice.
    Ya pero te pude oir.
    Eso parece me dijo. Sí dije eso, es cierto.
    Si tienen compañeros en coma, háblenles, es muy posible que les estén escuchando y ahí dentro se está muy muy solo…muy solo.

  • Y dirán lo que quieran, pero es que es ponerse a los Rolling Stones en este video y entrarte unas ganas de cerrar la galería y irte con tu chica a romper colchones….
    Es de puta madre estar vivo¡¡¡¡

    https://youtu.be/Mf4KBnSBaZ0

    No sé si necesitó viagra, pero yo creo que los dos estaban contentos y parece que repetirían…;-))

  • Fabuloso el texto de portada, Don Álvaro. Y fabulosos los comentarios de Don Claudio y Don JrG.
    Yo, como cualquiera que haya vivido tantos años, he llegado también varias veces a lo que creía que era el final, y mi sensación no tenía nada que ver con eso que cuentan por ahí de que te ves toda tu vida desfilar ante tus ojos. Yo, desde luego no vi nada, y lo que recuerdo es todo negro. Seguramente no estaría lo suficientemente muerta.
    Pero a una amiga mía, al dar a luz a su último hijo, la dieron por muerta, todos menos uno de los médicos que siguió empeñado en resucitarla. Y que la volvió a la vida. Y ella contaba como no podía mover nada, ni un ojo, y cómo oía las voces diciendo : déjala, que está muerta desde hace ya demasiado tiempo, y no hay nada que hacer, y el otro erre que erre…
    Así que, sigan el consejo de D. JrG, y háblenles a sus seres queridos aunque estén en coma. Que igual pueden oírles y no se sienten tan abandonados.
    Y, por si acaso, pidan que les incineren. Que hay demasiadas señales en el interior de las cajas, de que los enterrados hayan vuelto a la vida, y hayan intentado avisar, rascando y rompiéndose los nudillos , para que les sacasen de allí…

  • Enhorabuena, Don Álvaro, he disfrutado mucho leyéndolo.

    Ademas de quedar anonadada, a tal punto que, después de mucho tiempo siguiendo con gran fruición y deleite, tanto las inmejorables entradas a este maravilloso Fancine, como los ocurrentes y verbigraciosos comentarios, me atrevo a asomar la nariz ante tan talentosos y dicharacheros escritores, que se me antojan personas de mundo, pero de un mundo donde las palabras son arte, y el resto de mortales apenas nos enteramos de la misa la mitad.

    Y es que el tema me coge tan reciente, que me resulta imposible callar, como tan a gusto acostumbro a hacerlo.

    42 años, que yo recuerde, lleva mi señora madre diciéndonos día tras día, que se está muriendo, y no acaba de acertar. Si no eran taquicardias, cualquier enfermedad que saliese en las noticias, algún mal contraído por algún vecino, conocido o extraño, o simplemente por “los disgustos” que le provocábamos los hijos. El caso es que, a fuerza de repetirse a diario, está claro que algún día acertará. Pero eso es hacer trampa.

    Totalmente al contrario, mi adorable progenitor, que siempre evitó quejarse por nada, demasiado atareado trabajando y ocupándose de la felicidad y el bienestar de los suyos, además de divertirse como un niño con sus aficiones sencillas, que incluían continuar trabajando, pero con más gusto, nunca amenazó con morirse. Ni siquiera durante su segundo cáncer, después de ganarle la batalla al primero, cumplidos los 80 y aún sabiendo que éste era inoperable, pronunció la palabra morir, salvo para preguntarme, cada vez que lo ingresaban por profusas hemorragias o dolores insoportables: “Aínda non ha de ser de esta, ¿verdad?” Y nos reíamos y yo siempre le contestaba con una O enorme: ¡NoonhOoo! (léase con acento gallego)

    Su único propósito era aguantar más y más para seguir cuidando de su amada e hipocondríaca esposa, que llegó a creer que realmente su marido era inmortal.

    Hace apenas unos días nos mandó llamar, porque quería despedirse, dijo. Nos miraba uno a uno y sonreía, se apagaba un poco más y nos hacía caricias a todos.. volvía a languidecer y nos volvía a sonreír. La emoción que sentí me resulta inexpresable, y a la vez me venía a la cabeza una cita de Amanece que no es poco,‘qué irse, qué apagarse, con qué parsimonia…’ “Xa está”, dijo, mientras nos hacía el gesto para que nos marcháramos, a seguir con nuestras cosas, porque nunca quiso molestar ni interrumpir a nadie.

    Un gran peso se esfumó de mi pecho, y sentí abrirse una puerta invisible con la mayor bocanada de aire fresco imaginable: por ahí se marchó mi miedo a la muerte.

    Fué un gran hombre, con una vida llena de peripecias, peligros y problemas afrontados siempre con humildad, valentía y grandes dosis de humor, amor, y el altruismo más exacerbado que he conocido. Falleció con elegancia.

    Y además, acertó.

    Perdón por la tabarra, pero si no lo cuento, reviento.

  • El otro día quedaron dos comentarios del señorito Gaussage en la carpeta de Spam. Lamentamos lo ocurrido y le rogaríamos al señorito Gaussage que la próxima vez avise para poder recuperarlos a tiempo. Uno decía así:

    MGAUSSAGE dice:
    Sábado, 08/10/2016 a las 18:58
    Estultos rimbombantes, como se puede apreciar de los comentarios, en estos tiempos que corren los hay patadas y es un servicio público el destilar el producto a fin de localizar el estulto egregio en su sentido etimológico, el que se aparta de la grey, la res que hace sobresalir su cabeza sobre el rebaño.
    Lo suyo para el premio era una lata de merde d’artiste o, en su defecto, un rollo de papel de wáter que llevara impreso el texto premiado. La patata la veo hasta útil, si tiene huevos puede hacerse hasta una tortilla.
    A mi de la muerte lo que me jode es la cantidad de cosas que te pierdes si no estás vivo. También uno se pierde cosas si no ha nacido, el rapto de las sabinas, las guerras púnicas, la peste negra, la retirada de Napoleón de Rusia o la Guerra Civil. Pero en cuanto naces te lo cuentan e incluso antes te obligaban a aprenderlas de memoria. No puedo ni imaginar la tristeza de los que han muerto antes de la guerra civil, de Hermida contándonos lo del hombre en la Luna o la invención del esmárfono. Pasarán cosas así de emocionantes y, tristemente, estaré muerto.
    Una noche, aburrido, intenté imaginar la muerte y lo único que se me ocurrió fue que es el conjunto de todos los conjuntos vacíos. Esto, que es una tontería sin importancia, tiene dos ventajas: no se entiende y además si usted es creyente puede llenar esos conjuntos con las tres potencias del alma: memoria, entendimiento y voluntad. La duda es si un conjunto cuyos componente son todos ellos conjuntos vacíos es a su vez un conjunto vacío o, por el contrario, la acumulación de nadas es un algo.

    Del otro doy el link, porque tiene tres enlaces:

    http://www.chopsuey.es/archivos/7038#comment-105212

  • De Morgan, ya nada más, que no sea reiterarse, se puede decir. Es tan bueno que ya está todo dicho. Y tiene la suerte además de que no le llaman para premios y zarandajas incómodas de esas.
    A la Sra.Mama Cuervo decirle que muchísimo respeto. TODO (el mío al menos, y creo que el de estas sinvergüenzas y sinvergüenzos que rondan por aquí, también)
    Por cómo lo ha contado, y por su señor padre.
    Para ídolos, esas personas anónimas.
    A tomar viento los del Nobel.
    Honor a los seres buenos sin nombres públicos.

  • Después del magnífico texto de AQ y de las emocionantes intervenciones de Claudio Sífilis, JGR y Mamá Cuervo lo apropiado sería clausurar la página y dejarla así para la posteridad.

    Pero la vida sigue y a alguien le toca aportar la parte de los macarrones.

  • Mamá cuervo, gracias por tu comentario, muy bonito. Lo que cuentas me ha recordado mucho a mi padre, gallego también. Era por el estilo y con él nos sucedió algo similar.

  • Lo que dice Perroantonio. Es así. Vengo a poner aplausos.
    Qué bueno es Álvaro.
    Álvaro, capullo.
    Grandes comentarios hoy. Destaco la frase de Viejecita: «Seguramente no estaría lo suficientemente muerta». Sirve para pensar y se puede usar como réplica.

  • REPRESIÓN
    Los viernes me gusta inflarme a macarrones y trasegar vino hasta quedarme casi muerto mientras visiono un flim, pero esta noche he quedado con unas titis tope macizorras, lo cual que me apena porque no podré presentarme beodo exhalando aliento letrináceo y con el cinturón desabrochado, ya que hay que guardar las apariencias.

  • Si ese ejemplo abnegado y mal pagado, de eficiencia, que es la Srta Bellpuig, sostén de este fanzine mal dotado de tecnología por sus enriquecidos propietarios, fuera tan amable y pudiera subsanar una vez más mis imperdonables errores de zafio, le mandaría una caja de bombones (sin gluten, adelgazantes, biosostenibles y reciclables) …
    El enlace que deseo poner era este:

    Muchas afirmaciones sobre el conjunto vacío son trivialmente ciertas, debido a la siguiente propiedad:

    Sea una propiedad expresada mediante un predicado (como «ser mortal» o «ser un número primo»). Entonces todos los elementos del conjunto vacío poseen esa propiedad.

    Este teorema es cierto porque el conjunto vacío no tiene elementos, y decir «todo hombre en ∅ es inmortal» es lo mismo que afirmar que «no hay ningún hombre mortal en ∅», y esto último es trivialmente cierto. Además, el conjunto vacío actúa como el cero en las operaciones del álgebra de conjuntos:

    Que llega de la wiki.

    Era en mi último comentario al sr. Morgan.

    Quedo agradecido de antemano, y sabré soportar con estoicismo de hombre vasco-vasco sus reproches, sin duda fundados.
    Siempre a sus pies.

  • Juanfran Satur dice: Viernes, 21/10/2016 a las 10:12
    REPRESIÓN
    Los viernes me gusta inflarme a macarrones y trasegar vino hasta quedarme casi muerto mientras visiono un flim, pero esta noche he quedado con unas titis tope macizorras, lo cual que me apena porque no podré presentarme beodo exhalando aliento letrináceo y con el cinturón desabrochado, ya que hay que guardar las apariencias.

    Por qué se dirá «guardar las apariencias» si lo que se guardan son las esencias.

  • LIBERTAD DE EXPRESIÓN: EL DERECHO A SILBAR, UN TEMA APASIONANTE
    “[…] Los violentos accedieron a la facultad portando caretas, algunas de ellas con el nombre de José Antonio Lasa y Christian Olaskoaga -etarras asesinados por los GAL-, y se marcharon lanzado un petardo de gran tamaño en el pasillo, que provocó la caída de los protectores de las luces halógenas e impactaron sobre el cuerpo de algunas personas.
    «Entre medias, además de empujones, insultos y golpes y de agredir a un profesor de 70 años, en un momento dado vi un cuchillo de cocina de grandes dimensiones, de esos que la hoja del filo tiembla, y salí de allí corriendo. El arma la encontró un profesor, motivo por el cual los manifestantes lo acusaron de haberlo puesto en ese lugar como una falsa prueba», sentencia el propio afectado”.

  • Los estudiantes que hacen cosas así, no se que estudian. Ciencias políticas???
    Cómo pretenden que les escuchen????
    Y los señores de Podemos, que reniegan de condenar estas “cositas”, cómo esperan que se les haga caso??? Interrumpiendo siempre con tus tú más y con la limpieza de sus intenciones????
    En un campo de batalla???
    MALDITOS LOS QUE INCITAN.
    MALDITOS LOS QUE SE DEJAN CONVENCER¡¡¡
    MALDITOS LOS QUE LO HACEN¡¡¡¡
    MALDITOS LOS COMPLACIDOS¡¡¡

  • Les leo y compruebo que no sería difícil contar la muerte de tu padre.
    Pero lo que sí uno no puede es contar la muerte de tu hijo.

  • Viernes, 21/10/2016 a las 10:58

    Como poco, confuso. Pero aunque no lo fuera: las críticas eran anteriores a estos datos; el debate era si abuchear a un político en una universidad forma también parte de la libertad de expresión, como sucede en otros países donde no se hace un número de esto cada vez que sucede (calculo que una vez a la semana en algún campus americano, por ejemplo). La prohibición me parece infinitamente más peligrosa que la práctica.

  • Hay días en que sólo queda hacer ese gesto con los brazos que todo el estadio puesto en pie le dedica a Iniesta. Bravo por ustedes.

    A veces pienso que este Fanzine no es más que el conjunto de las miles de voces interiores de Brema. (Ya sé, la mía es la gilipollas)

  • Yo también creo que no hay que prohibir a los alumnos que entren en las aulas con cuchillos y petardos. Es más, yo subvencionaría las palomitas para ver el espectáculo que puedan montar con los cuchillos y los petardos.

  • Antes de empezar a hablar tendríamos que ponernos de acuerdo sobre cómo o cuáles son los hechos. Por lo que he visto en la tele, «silbar y abuchear», sin ser falso, es un resumen increíblemente escaso para una bronca de la hostia con resultado de boicoteo (necesariamente resultando conforme a los medios, misión cumplida).

  • El texto me parece cojonudo. Enhorabuena Mr. McQuin. Lo de morir es algo en lo que pienso mucho de siempre, que no tengo nada claro y es de esas preocupaciones que se alivian leyendo buenos textos sobre ellas. Con las cosas de hacienda, por ejemplo, no pasa.

    Lo de MamáCuervo, salvando las distancias, lo hizo un tío mío con un cáncer de páncreas de esos de tres semanas.

  • ME ACUERDO
    Me acuerdo de A, que me contó con detalles muy vívidos su experiencia de la muerte como un pozo negro (se estaba ahogando) y cómo vio la luz al final del túnel encarnada en un amigo que sabía nadar.

    Me acuerdo de B, experto buceador infantil, que quedó atrapado entre los hierros de la laguna de aquella fábrica derruida por saber nadar demasiado bien cuando aún no se habían inventado los «polideportivos».

    Me acuerdo del quirófano vacío a las cinco y media de la madrugada, de la luz fría, de las baldosas blancas y de la enfermera limpiando y envolviendo cuidadosamente la placenta para enviarla a la fábrica de cosméticos.

    Me acuerdo de cómo aquel tipo me apartó con una mano y con la otra le clavó dos veces el cuchillo en el estómago, tan rápido que apenas nos dimos cuenta de lo que pasaba ni yo ni la víctima. Me acuerdo de la cara de estupor del acuchillado y de cómo la Muerte tardó tanto en llegar que se le adelantó una UVI móvil y yo decidí que jamás volvería a un concierto.

    Me acuerdo del sadismo del médico joven, disfrutando al narrar los daños irreparables e irreversibles, que repite otra vez de forma minuciosa con cada visita, y de mi sospecha de que juega a anotar el número de familiares que salen llorando tras hablar con él.

    Me acuerdo de cómo me dice «más rápido, más rápido» y yo llevo ya el coche a 180 y pienso que nos vamos a matar los tres al llegar a las curvas y decido levantar el pie del acelerador porque sé que muy poco podemos hacer ya por él y ese viaje le toca hacerlo solo.

    Me acuerdo de que aún no he elegido la canción apropiada para mi funeral ni el lugar donde quiero que arrojen mis cenizas. La canción podría ser «Po’ boy» de Bob Dylan, y no sólo por la letra, sino porque descubrí hace unos días que es como llaman en Lousiana a los bocadillos, el alimento de mi juventud. Quizá habría que incluir también el «No pido mucho» de Veneno, que fue mi divisa durante tantos años; seamos, hasta el final, sublimes sin interrupción. Respecto a las cenizas, si Eloísa está debajo de un almendro lo apropiado para mí sería estar debajo de un cocotero, pero por no plantarlo… Supongo que el laurel, que está espléndido, puede ser un buen lugar para estar a la sombra. Además se acordarían de mí cada vez que hacen tomate.

    No me acuerdo de ninguno de los epitafios que tengo escritos, pero improviso:
    «Quién iba a pensar que el más allá era aquí»
    «No vengáis, aquí está todo muy muerto»
    «La reencarnación está bien pero, ¿podría elegir otra alma?»
    «Breve pero intenso»
    «¿Puedo repetir?»

  • Pues me cuesta leerlo, el texto. No sé, esa escritura tan bizarra y a la vez tan delicada que cuenta cosas de casos muy reales y una deja de ver telediarios para ver crecer la hierba y viene aquí por unas risas….

    Qué no. En otro momento pongo un poema de mi Ángel González muy chulo sobre eso de morir poco a poco.

  • Gracias a todos por sus amables palabras y, en especial, gracias a la sita Bellpuig por su abnegación y buen hacer. Lo que hayan encontrado de bueno en mi texto se debe sin duda al influjo de la extraordinaria ilustración que lo engalana. Gengis, no solo no me molesta sino que me honra su atención.

    jrG y Viejecita, impactantes sus historias, me han dejado con un nudo en la garganta. Nunca sabemos hasta dónde llegan nuestras palabras.

    Mamá cuervo, me da una gran alegría que se haya acercado a comentar. Bellísima la historia de su padre.

    Procu, el miércoles me atreví a sumergirme de nuevo en el Cantábrico, como esos chiflados que se pasan el invierno a baño diario, y estaba fría como la nariz de un perro. Iba a decir fría como la laguna Estigia, por ir acorde con el tema de hoy, pero me ha asaltado la duda de si el agua de la Estigia estará fría o caliente debido a las fuentes subterráneas.

    Satur, desde aquel día los macarrones me saben mejor, no sé por qué.

    Sr. Verle, totalmente de acuerdo (aunque creo que lo hacía Carlos Castilla del Pino en sus memorias; lo contaba Arcadi en un artículo, si no recuerdo mal).

    S., acerca de si soy un heterónimo de Brema, ni confirmo ni desmiento.

    Tare, lo del barroquismo sin necesidad es algo que me tiene a mal traer desde siempre pero, como los kilos de más, no soy capaz de corregirlo.

  • You may bury me with an enemy in mount calvary
    You can stack me on a pyre and soak me down with whiskey
    Roast me to a blackened crisp and throw me in a pile
    I could really give a shit – I’m going out in style
    You can take my urn to fenway spread my ashes all about
    Or you can bring me down to wolly beach and dump the sucker out
    Burn me to a rotten crisp and toast me for a while
    I could really give a shit – I’m going out in style

  • Alvarucu, mi récord es noviembre circa san Martín. Pero este año no va a ser, I’m afraid, y eso que todavía no estoy suficientemente muerta.

  • Pues sí. La entrada es más que notable. Como el tema de la misma, que en realidad es el “único” tema posible. No he leído todavía todos los comentarios, pero parece que no le andan a la zaga.

    Vi hace ya algún tiempo –y escribí en otra parte al respecto– un documental que trataba sobre una compositora, llamada Pam Reynolds, a la que hubieron de provocarle la muerte cerebral durante más de una hora para poder practicarle una delicadísima intervención quirúrgica en la base del cráneo. Cuando recuperó la consciencia, explicó que había sufrido una ECM (“experiencia cercana a la muerte”) y narró su episodio extracorporal.

    Al parecer, el caso resultaba muy novedoso –y controvertido– por varias razones. En primer lugar porque la paciente permaneció completamente monitorizada en todo momento. Segundo, porque detalló algunos hechos que habían sucedido durante su intervención, hechos que de ningún modo había podido presenciar, pues, para empezar, estaba muerta cuando sucedieron.

    Pero lo que más me llamó la etención de la historia es cuando relataba que al “abandonar” el quirófano fueron a recibirla numerosos familiares y antepasados –“un mar de gente”— con los que se sintió inmediatamente conectada. Un tío suyo, fallecido a los 39 años fue quien trató de convencerla de que debía regresar, a pesar de que ella no quería hacerlo.

    En un momento determinado, antes de su regreso, Pam le preguntó a su abuela si la luz que los envolvía era Dios.

    Su abuela se echó a reír y le dijo: “No, cariño, la luz no es Dios. Es el aliento de Dios”.

    Pasara lo que pasara de verdad con la señora Reynolds, fue de lo mejor que he escuchado en años.

  • Perroantonio dice:
    Viernes, 21/10/2016 a las 12:19
    Qué mierda, joder. Hacía mucho tiempo que no lloraba.

    Lo siento. La próxima vez procuraré esmerarme más con la ilustración.

  • El otro día mi hija se sometió a una intervención menor pero que precisaba anestesia. Al despertar preguntó: “¿En qué año estamos?” Un anestesista un poco gamberro le contestó: “En el 2023, guapa”. El susto le duró un buen rato.

  • Procuro fijarme dice:
    Viernes, 21/10/2016 a las 12:56
    Pedroantonio, así como si no se te ha salido una entrada extraordinaria.

    ☝☝☝☝☝☝

    Proc, yo he aguantado hasta el primero de noviembre alguna vez pero ya en plan kamikaze. Hoy ha salido un sol engañoso pues ha venido acompañado de un viento que pone los pelos del cogote de punta. Además, el Ayuntamiento ha quitado las duchas de la playa y ha cortado la corriente de alguna que está fija, dando cierre oficial a la temporada.

    Marqués, el anestesista era un fan de Caterina Caselli.

  • ¡ Qué bárbaro, Don Perroantonio con su Me Acuerdo !

    Pues a mí , cuando me muera, me gustaría que me incinerasen, y que dejasen mis cenizas, al menos parte de ellas, en Polloe, en la tumba de mi familia, y que especificasen que nací en SS, que soy española vasca , y que acabé mi vida en Madrid. Y sé que una vez muerta no me iba a enterar de nada, y me iba a dar lo mismo, ( así que a mis hijos les tengo dicho que sólo lo hagan si buenamente pueden, y aprovechan para irse todos a hincharse de chipirones a mi costa ). lo que pasa es que ahora, mientras estoy viva, disfruto y me río por lo bajini pensando en la rabia que les iba a dar a los de Polloe, y al cura que tienen allí para los responsos, y que se empeña en rezarlos en vascuence…

  • «El líder de la izquierda abertzale, Arnaldo Otegi, ha reconocido este jueves que no era consciente del “nivel” e “intensidad” de dolor que provocaba el terrorismo de ETA. “Es posible que viviéramos en un mundo paralelo”, ha admitido, porque la izquierda abertzale estaba “en las trincheras” frente a lo que ha denominado “el ataque del Estado“»

    Comentar estas palabras de Otegui sin pronunciar «hijo de puta» es misión imposible.

  • Perro Antonio, gracias mil.
    Ha sido leerle y curarseme la pinfloyidad…
    -Detente Abraham. No mates a tu hijo…(he oido de repente).
    Y zas¡¡¡ ya me gustan los bytels y boss Dylan.

    Por cierto, están construyendo un pedazo de iglesia enorme en Cholet de los mormones…no sé quien pone tanta viruta, pero vamos en un sitio de postín además…
    occidente, decadencia…

  • bremaneur dice:
    Viernes, 21/10/2016 a las 13:38
    «El líder de la izquierda abertzale, Arnaldo Otegi, ha reconocido este jueves que no era consciente del “nivel” e “intensidad” de dolor que provocaba el terrorismo de ETA. “Es posible que viviéramos en un mundo paralelo”, ha admitido, porque la izquierda abertzale estaba “en las trincheras” frente a lo que ha denominado “el ataque del Estado“»

    Comentar estas palabras de Otegui sin pronunciar «hijo de puta» es misión imposible.

    SUS MUERTOS¡¡¡¡

  • Yo de momento no pienso morirme mucho, doña viejecita, pero a mis hijos ya les decía yo que no gastasen mucho, que como en Hondarribia no tenemos tiburones que me tiren a los corcones, que son como las ratas de agua, les alimenta todo.
    Yo es que para la ciencia o trasplantes no quiero dejar nada.
    No es por falta de generosidad, ojo.
    Es por sentido de la responsabilidad.
    Mis organos no son para dejárselos a nadie, les digo la verdad.
    Muy poca cosa aprovechable…
    Igual el pelo para brochas o así.

  • La ventaja de dejar el cuerpo a la ciencia, Don JrG, es que se hacen cargo de todo, y sale gratis. Y al final, les dan a los familiares una caja con las cenizas que hubieran sobrado para que las entierren donde quieran, las tiren al mar, o lo que mejor les parezca.
    La pega, es que ahora, al menos en Madrid, hay exceso de cadáveres para estudiar, y le han montado un pollo considerable por esa acumulación al responsable…

  • Hoy me tenéis más impresionando que nunca. Si la entrada ha sido perturbadora, algunos comentarios, muchos, ha sido tan impactantes como la misma. No voy a mencionar a nadie, sería injusto. Pero quiero enviar un fuerte abrazo a Sr. Verle. Y muchos ánimos.

    Ni quiero meterme en el laberinto de la memoria y recordar amigos y familiares que han muerto. Es doloroso.

    A esta edad, sí que percibo el asombro entre amigos, compañeros, con cada uno que se va, sobre todo si tiene nuestra edad. No nos vemos, pero ronda. Ronda ya.

    Hace tiempo me dió por hacer el árbol genealógico en myheritage, más que nada porque los crios supieran de muchos de sus primos. No se han interesado en absoluto. Sin embargo, a sus padres sí. Pero tienen más ilusión en poner a sus nietos que saber quién fue su abuelo. De su bisabuelo ni se acuerdan.

    Creo que Claudio S. nos llevó desde el pasado de ese cementerio abandonado al futuro que seremos. Ni me pido lápida, pero una zarza tampoco. Hay en la esquina de abajo de la casa enraizado un manzano viejo, no muy grande, pero que da sombra suficiente para contemplar bajo él la cumbre del Urbión.

  • EPITAPH (BSO King Crimson)
    Fui mal padre, regular cristiano y peor marido. Buen amante, discreto amigo y mal enemigo.

  • Ni odio ni leches. Me veo a mí mismo enterrado bajo un manzano y para mirar el Urbión digo yo que tendré que usar un periscopio. Es que a veces decís unas cosas muy raras.

  • Yo quiero que mi epitafio sea “Shhhhhhhhhhhhhh”. O “A ver si así me dejáis en paz de una puta vez, macho”.

  • Me he olvidado las gafas en la gasolinera. Tengo en la tablet tal tamaño de letra que os está leyendo todo el restaurante. Que se jodan.

  • Es cojonudo el argumento periscopio. Vamos a pedirle los ojos al lumbreras.

    Y de paso unas gafas de sol. Por eso de la luz de Dios. Música, supongo que con la celestial será suficiente.

  • Sr. Verle dice:
    Viernes, 21/10/2016 a las 11:35

    Pero lo que sí uno no puede es contar la muerte de tu hijo.

    Creo que esa es la razón principal por la cual no soportaba a Umbral: por la maravillosa excelencia con la que contó la muerte de su hijo.

  • “El arma la encontró un profesor, motivo por el cual los manifestantes lo acusaron de haberlo puesto en ese lugar como una falsa prueba”.

    Esto hay que analizarlo científicamente. Tenemos los siguientes elementos:

    Un profesor va normalmente a clase con un cuchillo para cortar melones. Y con el melón correspondiente.

    Hay una concentración de gente que le cae mal.

    Quizá fuera ése el momento adecuado para dejar caer el cuchillo de los melones en el suelo, así de tapadillo, para desacreditar a los concentrados, que estaban ejerciendo su derecho al silbo, que es un derecho muy protegido por la UNESCO. El melón se lo guarda.

    Lo que no le cuadra a la policía es que el profesor no quisiera comerse ese día su melón. ¿O se lo había comido antes de tirar el cuchillo? Pero eso quiere decir que se lo comió antes de la comida.

    Seguirá.

  • Una pensaba que la entrada era por la proximidad del Pimero de Noguiembre, ese días gilipollas del año en que todo el mundo sabe mucho de rituales célticos ficticios, pero no puede situar la Edad del Hierro II en una linea de tiempo y no digo ya situar en el mapa ni Hallstat, ni La Téne… ni siquiera Botorrita, mira.
    La ilustración y en especial el pimiento me han gustado mucho.
    Del texto qué puedo decir, me se van a caer las lágrimas esta noche, cuando ya no vea. En serio.
    A mi ese día, invariablemente me recuerda mañanas soleadas y frías en un cementerio de un pueblo de La Mancha, olor a lejía arrojada a cubos sobre una tumba hecha de cemento y, a veces, no siempre, rebusca de uvas y luego comistrajo de oreja de cochino asada sobre sarmientos húmedos. Bueno, sí, un dia enloquecimos y quemamos todo lo que se nos puso a mano, una rueda de tractor incluida. Entonces aun no existía el delito medioambiental.
    El difunto era un familiar cuya historia clánica es que murió de noche en un camino que recorría todos los días y esa noche justo va y plas, se cae en un pozo, así, sin más. Al cabo de todos mis siglos, de un Doctorado inane y de un diploma escrito en hesperica famina, me ha dado por pensar que ahí hay mucha tela que cortar, pero que hace falta mucho whiskey para contarla. Vamos, para inventármela, como hizo Mac Célechar con el Táin… pero claro, ese tenía a mano todo el vinum gallicum que llegaba por el Shannon y yo no.
    Gracias por el relato a D. Álvaro Cuinn. A MamaCuervo y al Marques de Cubas también, porque cada cual en su cosa es de lo mejor.

  • Lo prometido es deuda, pero no era este el poema, después con tiempo busco

    Cumpleaños

    Yo lo noto: cómo me voy volviendo
    menos cierto, confuso,
    disolviéndome en el aire
    cotidiano, burdo
    jirón de mí, deshilachado
    y roto por los puños
    Yo comprendo: he vivido
    un año más, y eso es muy duro.
    ¡Mover el corazón todos los días
    casi cien veces por minuto!

    Para vivir un año es necesario
    morirse muchas veces mucho.

    Ángel Gonzalez.

  • Confieso que, de puritita vergüenza, apagué los datos nada más darle a enviar. Descubro con el corazón desbocado, que nadie se ha reído de mi atrevimiento un poco bastante carente de pudor.
    Gracias, Perroantonio por su generosidad; mi admiración por su talento y sensibilidad no cesa de crecer.
    Gracias, viejecita, también conocen mis más allegados el deseo de terminar pululando por la ciudad natal que compartimos.
    Jrg, Josénez, Alvaroquín, muchísimas gracias, a sus pies..
    Sr. Verle, todos mis respetos, un abrazo.
    Ahora mismo les amo a todos un poquito. No me quedan palabras.

  • Procuro fijarme dice:
    Viernes, 21/10/2016 a las 12:00

    La cosa es que ANTES de “saberse” lo del cuchillo melonero y demás ya hay quien opinaba que lo de abuchear a un ponente era un atentado contra la libertad de expresión. Yo sugiero que es más bien una forma de libertad de expresión, que por mucho que sea libertad también puede ser zafia.

    Hace cosa de un año hubo una bronca muy instructiva en Yale.

    ACTO I. No sé qué órgano de la universidad pidió por escrito a los estudiantes corrección política durante los festejos de Halloween; que no se disfrazasen de mandarín para no herir la sensibilidad de los estudiantes asiáticos del campus, vaya. Una de las profesoras de uno de los colleges de Yale, una tal Christakis, respondió, también por escrito, que Yale no era qué para entrometerse en los derechos expresivos de los estudiantes.

    ACTO II. Una facción de los estudiantes, sorprendentemente, consideró muy razonable que desde las altas instancias se les sugiriese cómo no tenían que ir vestidos (es decir, cómo tenían que ir vestidos) para no ofender los sentimientos de las minorías y montó una serie de pollos considerables a Christakis a la salida de sus clases.

    ACTO III. Unos días después del intercambio de correos y del escrache, se celebró una conferencia con este título: “El futuro de la libertad de expresión”. Uno de los oradores comenta la peligrosa influencia de la corrección política y defiende a Christakis. Vista la reacción ante el correo de Christakis, dice, cualquiera diría que ha arrasado una aldea india. Nuevo pollo, abucheos y silbidos al orador, que no puede continuar su intervención.

    ACTO IV. Christakis, preguntada si tras los sucesos de la conferencia se mantenía en sus trece: “Sí, defiendo la libertad de expresión. Incluso cuando es ofensiva y especialmente cuando es ofensiva”.

    Toda una lección a los boicoteadores.

  • “Aqui jaz,
    muito contra a sua vontade,
    Mortimer Gaussage”.

    El verso es mediocre pero me garantiza una cierta rima tanto si pronuncian “Gaussage” como “Gosásh”.

  • Christakis confunde el culo con las témporas. La libertad de expresión no tiene nada que ver con impedir esa libertad en otro. El abucheo, el pataleo u otras formas de protesta, como ya dije, como libertad de expresión son discursos vicarios de otro principal. Para qué puedan coexistir, como debe ser, no debe impedirse el abucheo pero tampoco este puede impedir el discurso principal. En los parlamentos esas muestras de desagrado están ritualizadas y se ve muy bien en el inglés.

  • Nuestra naturaleza hace converger lo vivo y lo muerto constantemente, sin embargo, nuestra cultura y razón, solo esperan ese cruce cuando el músculo gusano que bombea los litros viejunos de sangre se apaga.
    Uno se muere, se ha estado muriendo siempre, y seguirá haciéndolo cuando ya esté enterrado porque su recuerdo se irá incorporando a la consciencia rutinaria y silenciosa de todos aquellos que lo conocieron.
    Vivir no ha de merecer la pena, eso es un privilegio ilusorio de las sociedades ricas. Vivir es mucho menos que una posibilidad, y sobrevivir un yugo inconsciente, un gesto vehemente que solo pone de manifiesto la naturaleza destartalada que nos conduce hacia lo irrevocable.
    Para los amantes del mar el rompeolas es una masacre de placer.
    Tantos años muriendo…
    A mí me parece que he estado dentro de la bota de vino como los taberneros pillos que amaron beber.
    El texto de todos modos, tiene cierta maniobra atemporal, describe la constante de los tiempos, y de los tiempos la basura, y de la gente la ignorancia.
    Cada nacimiento es una cucharada de abismo en las fauces del mundo, por qué iba a ser lógico intentar encontrarse?…
    Tanto tiempo buscando un espíritu como el suyo, el de la muerte, justo, tantos tanteos fracasados con tanta gente y la muerte estaba conmigo.
    Nunca se pierde, entonces, porque ya forma parte de ese espacio anónimo que respira eternamente a las afueras de la realidad.
    Y allí, siempre estamos. Y estaremos, por culpa de un león, por culpa de un infarto de miocardio… o por culpa de un balcón patoso que irrumpa en nuestra calle.
    Ja ja ja.

  • Pirata, sus argumentos llevados al extremo nos llevarían a la conclusión que la máxima libertad de expresión se daría cuando nadie pudiera decir aquello que piensa porque se le ha abucheado hasta conseguir que no pudiera expresarse.

    Pero no me extraña ya nada. Ahora mismo en la sexta la conductora del programa exclama: “Franco derribado en Barcelona”. Y las imágenes muestran un caballo y un decapitado lleno de chorretones de pintura. En la cinco la presentadora, hablando del cáncer infantil, argumenta la perversión de los recortes sanitarios basándose en que la estadística de mortanda infantil por cáncer se ha estancado en el periodo 2012 a 2016.

    A un vecino concejal le quemaron dos coches. No se oyeron los abucheos, pero seguro que era un clamor la libertad de expresión de los descontentos.

  • “YA NO ESTOY”, (DÉSOLÉ).
    epitafio para cualquiera de doble nacionalidad.
    Hasta para mí mismo me sirve.
    Pero como van a tirarme a los corcones en el espigón de Hondarribia, si en ese momento no se considera ya un delito ecológico, podemos hablar de los derechos, si no lo había dicho antes nadie.

  • Pensar en la libertad de expresión es como afirmar que ni la gallina ni el huevo fueron primero, si no que aparecieron ambos en el mismo espacio y tiempo.

    La libertad de expresión es una condición que se ofrece solo cuando un individuo considera que no hay consecuencias a ningún nivel ante lo que él propone.
    Disponer de tanta ingenuidad es mucho más que ser preso.
    Aún así, es justo que cada cual tenga la posibilidad de expresar, desde su jaula liberada, todo aquello que considere oportuno.

    Es un piropo para la política la mención de la libertad, porque la libertad siempre ha sido un condimento culinario para suavizar el amargo plato que ofrece la política. Igual que la muerte, también lo suaviza todo, y nos iguala a todos. Bueno, la libertad no, ella no, que nos hace A TODOS DISTINTOS…

  • Este viaje por el post ha sido para mí como el de Ulises. Son ustedes desde Don Perro hasta Heute ricos de palabra y de aventura. Y Mamá Cuervo la que más.

  • Hay lectores de Epicuro que se tranquilizan con la idea de que, cuando hayan muerto, ya no van tener ninguna clase de dolor, ¿pero de qué les servirá no tenerlo si no se van a enterar de que no lo tienen?

  • Creo que esta mañana he sido el primero en leer el texto de Quinn, acababa de publicarse y aún no había ningún comentario. Bien podía haber hecho yo el primero, pero quería decir muchas cosas detalladas y pedantes y no era el momento. Ahora ya lo han dicho ustedes casi todo, así que por la vía directa: realmente extraordinario, digno de cualquier antología de entradas chopsueyanas. Lo que no esperaba era todo lo de después, tanto y tan personalmente aprovechable. Les envidio muy sinceramente la capacidad para hablar de este tipo de cosas de un modo tan directo y limpio. “Tierra y algunos frutales, que sus tiernas raíces me comprendan”. Un abrazo para todos, si me lo permiten.

  • Auxilio.
    Del aliento del tiempo, lo que más hiede, es el garabato afónico de mi recuerdo. Por qué me has llamado tanto? Por qué te he llamado tanto? Hay alto voltaje en la nada. Los viejos rumores se congregan a veces, y el tumulto del cántico me pierde.
    Que por favor, de ahora en adelante sea el reverso del verso el que verse para el poeta, y que nunca más un poeta convierta en difunta la virtud.
    Porque no somos genios, solo traficantes de genialidades.
    Hasta cuándo morir será un privilegio?
    Muchos se descuelgan de la mugre terrestre, pero vaya usted a saber si nos dejan muertos…

  • No, Kenzo; la libertad de expresión tiene sus límites. En eso estamos de acuerdo. En lo que no coincidimos es en la laxitud de esos límites. Francamente, a mí no me parece que la algarabía de unos estudiantes universitarios sea para llevarse las manos a la cabeza. Las ha habido siempre, y las hay, diría que a diario, aquí, en Francia, en Inglaterra y en Estados Unidos; se prestan a ello la edad y el escenario. No es exactamente algo que yo aplaudiría en un hijo, pero en la disyuntiva entre prohibir o no prohibir, sin duda no prohibiría.

    Mucho más inquietante me parece que ninguno de aquellos a los que se les ha llenado la boca hablando de libertad de expresión se plantease quiénes eran los abucheados; no precisamente honrados profesores disidentes o representantes de alguna minoría con dificultades para hacer escuchar su voz, sino dos hombres que tienen a su disposición varias tribunas privilegiadas para difundir su opinión. Aunque sólo fuese por disimular, los adalides de la libertad de expresión deberían mencionar de vez en cuando el hecho de que hay hombres más libres que otros, lo que quita cierto glamour a la palabra libertad. Vamos, que hablaran de oligopolios de medios de comunicación, consejos de administración, editoriales al dictado y otras prácticas que, no me cabe duda, les escandalizarán tanto o más que las majaderías de unos veinteañeros.

  • O sea, que el público podría haber aprendido a dictar editoriales, a ganar dinero a espuertas, a follar día y noche, y perdió la oportunidad por el capricho de unos estudiantes. La cosa fue peor de lo que imaginaba.

  • S. dice:
    Viernes, 21/10/2016 a las 18:33

    Pues sí. Es una de esas entradas que te dejan con el runrún todo el día.

    En momentos de debilidad o de peligro, he recordado mucho la muerte de mi abuelo, gran vividor y gran moriturus. Calma y entereza ante un diagnóstico de quince días de vida. Los animales jóvenes actúan por imitación de sus mayores cuando el miedo les paraliza. No saltarían el río, pero lo harán si ven que lo hace un adulto en que confían. Si él que todo lo puede salta, es que no es tan profundo como pinta. Y saltan. Ver a mi abuelo conservar la compostura y bromear hasta el último día le quitó muchos enteros a la (mi) muerte.

  • Pirata, qué diferentes somos las personas. Cuando yo veo que quien salta el río es el que puede con todo, lo único que se me ocurre, después de mirarlo a él, es mirarme a mí, y dar media vuelta.

  • Joder, Jenny. Al final sí que se trataba de mi a) de ayer, de una reflexión generalista sin conexión con el episodio de la Autónoma. Al final pero en principio, porque luego sí que pasa a contextualizar. Con argumentos que ya he oído y leído varias veces estos días: los conferenciantes (dios, he tenido la tentación de escribir “los acusados”) tienen otras muy potentes tribunas públicas desde la que además también meten mano a la libertad de expresión de todos nosotros. Pero contextualiza a medias, que es la peor forma de contextualizar, desde una única perspectiva y en una única dirección: los alborotadores son almas puras, jóvenes llamados de un modo natural a la insurrección por sus propias hormonas e inquietudes y por nada ni nadie más. Hombre por dios.

  • A mí que me lleven aquí siempre. Pero si no hubiera suerte me sirve de epitafio el mismo póstit que pego en la puerta de la oficina cuando me ausento, es que ya lo tengo escrito: «Enseguida vuelvo». (A lo mejor añadiría «Y si yo no vuelvo y estás molesto porque llevas mucho rato esperando, ve a poner una queja en Secretaría». JAJAJA, qué gracia me he hecho, qué buen rato).
    Creo que ya hablamos otra vez de epitafios. La muerte también sale a menudo, Jenny.

  • Jajajaja, Procu, yo también me apunto, por si me toca ser la afortunada entre cuatro.
    Lo qué no sé es cómo explicar al fallecido y su familia dado el caso.

  • El mejor argumento para disuadir a los suicidas es una explicación detallada de los pormenores del impuesto de sucesiones. Todos optan por retrasar el hecho imponible.

  • Hoy me pase un rato por la tele, ví un poco por encima los premios esos del Principado y me dió mucho susto la muñeca de cera que acompaña al Rey.

  • Jenny, creo que tienes razón en desdramatizar y subrayar el juvenilismo universitario del suceso, soy completamente partidaria de esa actitud para todo en la vida, y además nada me resulta más simpático que un estudiante. Lo cual no es contradictorio con apreciar la gravedad de los hechos y estimar que hay que tomar medidas para corregir la expresión de los miembros de la comunidad universitaria más necesitados. Algunos juveniles también llenan de basura y escupitajos el suelo, o juegan con sus teléfonos móviles mientras tú te diriges a ellos, entran y salen de las aulas como aquejados de la próstata, cosas así. Se les multa y expulsa con todo el cariño, pueden y deben aprender precisamente porque tienen remedio y están en el lugar más adecuado. Los responsables del centro son siempre responsables, la misma palabra lo dice.
    Antes he dicho «boicoteo» y quería decir «sabotaje». Hoy mi madre estaba viendo un concurso y ha respondido «ósculo» antes que lo hiciera el concursante, que encima no ha acertado. Era «ósculo». Estas cosas me llenan de alegría y estupefacción.

  • Coincido con MGauss con respecto al derecho al abucheo y los pitidos entendidos como turno de palabra y nunca como apropiación del evento comunicativo, aunque no esté ritualizado como en un Parlamento de los que tienen además esa tradición. Recibir a unos conferenciantes a gritos es apropiado siempre que se atienda a las reglas del abucheo cívico: los abucheadores, cómodamente situados a las puertas o en el vestíbulo, dejando pasar con holgura a los objetos de su indiganción; los abucheados o conferenciantes con su noli me tangere intacto y su derecho de acceso, y después con su tribuna, su tiempo de palabra tasado y su obligación de responder a las preguntas del público que, en ese momento, puede seguir con los pitos tan ricamente si no se le ocurre nada interesante que preguntar o comentar. Abuchear respetando, SÍ SE PUEDE.

  • Jajaja, Proc, Dios te guarde muchos años, que diría mi madre.

    Pirata, está bien darnos valor.

    Os veo con una idea muy romántica del Tema. A veces morirse cuesta mucho. Pero mucho. Y la muerte huele, por si no lo sabíais. No me refiero a la putrefacción de un cadáver, no; eso ya no se ve. Antes. Huele. Y no bien, como os lo podrá confirmar cualquier médico o enfermera con cierto grado desarrollado del olfato.

    Y espero que no estéis gordos. La gente gorda apesta antes.

  • S. dice: Viernes, 21/10/2016 a las 15:18
    Os vais a tener que dar una prisa… Las partes blandas se las comen antes. Los gusanos, digo.

    Gracias, qué coincidencia, A PROPÓSITO. El nº 66 de Emily Dickinson (Poesías completas, Visor, 2013; edición bilingüe, traducción de José Luis Rey; esta vez la estoy leyendo completa, OS VOY A FREÍR). Sí, ella quiere decir esos mismos gusanos:

    So from the mould
    Scarlet and Gold
    Many a Bulb will rise—
    Hideen away, cunningly,
    From sagacious eyes.
    So from Cocoon
    Many a Worm
    Leap so Highland gay,
    Peasants like me,
    Peasants like Thee
    Gaze perplexedly!

    Igual que del mantillo
    Escarlatas y Dorados
    Nacerán tantos Bulbos—
    Escondidos ahora, astutamente,
    De los ojos sagaces.
    Así también del Capullo
    Saltarán los Gusanos
    En las alegres Tierras de Montaña.
    ¡Campesinos como yo,
    Campesinos como Tú
    Miramos asombrados!

  • Castañas y fiestas de otoño en España y Portugal.
    Alrededor del día de todos los santos, en España y Portugal se celebran numerosas festividades relacionadas con las castañas y con el recuerdo a los ancestros.
    (Día de todos los Santos)
    En España:
    Amagüestu, (Asturias y León) Albote (Zamora, Ávila, Salamanca, Cáceres, Badajoz y Toledo), Caharro y la castaña (Canarias), Castanyada, (Cataluña), calvotadas, calvotás, Chaquetía y chiquitía (Extremadura), Magosta (Cantabria), Magosto (Galicia), y Gaztinerre o gaztañarre, (País Vasco) y “Fiesta de la castaña” (Andalucía)
    En Portugal: Magusto.

  • Una vez comí con el propietario de la funeraria de Vilagarcía. Tenía unos dedos largos terminados en uñas afiladas y algo sucias que me mantuvieron cautivado mientras él iba, uno a uno, chupando los percebes. Era un hombre bastante culto. ¿Sabíais que en la Baja Edad Media la gente iba a bailar a los cementerios? Yo no, me lo contó el funerario de Arousa. Al parecer los muertos no inspiraban mucho miedo y los cementerios junto a la iglesia eran el centro de la vida en el pueblo. Un amigo mío, cuando se lo conté, decidió que aquel asunto requería investigación. Y el chaval, un diletante, decidió saltarse los preliminares e ir directamente a follar con una novia violinista que se había echado. El asunto despertó un enorme interés científico en la pandilla.

  • Suicidas! Suicidas! Suicidas a bordo, capitán!…

    Nadie añora al amor? La beso-lación que ocultan las alcobas hasta abrirse a la mediocridad como cajas de cartón.

    Auxilio.

    El asesinato constituye un vínculo más que humano entre el verdugo y la persona muerta; entonces si nos suicidáramos, estaríamos desplazándonos incorregiblemente hacia nosotros. Es por eso que nos permitimos vivir, debemos, para no encadenarnos, enjaularnos, y condenarnos a nosotros.

  • Heute, ejem, ¿es usted parisién?
    ***
    Pirata, la cuestión para mí se resume en lo siguiente: lo que me podía parecer pasable -incluso practicable- cuando tenía 20, ya fuera por tener 20, ya por el contexto de (cierta) asfixia de la libertad, hoy, que voy a hacer 60, me parece infumable.
    La razón del cambio puede ser debida a mi tiempo (los 60), y habrá ponentes que desarrollaran racionalmente está postura (conflicto intergeneracional, ley de vida, etc…).
    Pero mi yo historiador (ya sabe como funciona el animalito) tiene un relato fantástico: tienes motivos para mosquearte, porque cuando eras joven no había ni la décima parte de la libertad política, la posibilidad de acceder al conocimiento y la red de garantías públicas de todo tipo que existen ahora.
    No me rasgo las vestiduras por lo que ha pasado (ni siento lástima por los conferenciantes), no descarto que los participantes, además de jóvenes, sean ignorantes, y en definitiva, no postulo que deban ser castigados, pero nuestra obligación es decir que su conducta, en la actual sociedad española, es vergonzosa y paradigma de totalitarismo.
    Y usted debería ser la primera en decirlo (dándoles muchas palmaditas en los hombros a los gritones, si le place: chicos, ha sido un error, estáis incubando el huevo).?
    ***
    Quinn, esa italiana versiona un viejo éxito de Zager&Evans: In the year 2525
    ***
    En Burgos, mañana vamos a la sima de los huesos de los abuelos. Parece que había mucho escrache entonces.

  • Pi: Mucho más inquietante me parece que ninguno de aquellos a los que se les ha llenado la boca hablando de libertad de expresión se plantease quiénes eran los abucheados

    Te encenagas en tus propias trampas. Si defiendes la libertad de expresión en unas «algarabías» de estudiantes, debería importarte un comino contra quién se organiza la algarada. Si señalas a las víctimas como culpables, estás desvelando que lo ocurrido es algo más que el abucheo de la muchachada, porque sea o no inane, quien lo recibe se lo merece.

    No sé, a lo mejor crees que estás llevando la discusión a altísimas cotas de preeminencia intelectual. A mí me parece que la estás abaratando gratuitamente.

  • Bolaño, precisamente estuve en Burgos este verano. Un clima de ensueño comparado con el de la ciudad condal.
    No, no soy parisién, por qué lo dice?…

    Noches.

  • Buenos días a todos.
    Respecto de lo que decía anoche, Don M Gaussage a las 22′ 05 sobre la disuasión al suicidio:
    Estaría muy de acuerdo con ello, si supiéramos lo que iba a ocurrir con los impuestos de transmisiones mortis causa, y con ” la plusvalía del muerto…”.
    Pero no lo sabemos. Y depende de quien consiga acabar formando gobierno, esas transmisiones mortis causa de padres a hijos, por ejemplo, pueden subir estrepitosamente…
    Claro que la plusvalía municipal podría bajar. Que esa plusvalía municipal es doble imposición expropiatoria. Que la justifican por las mejoras en las calles, en las farolas, en las aceras, a pesar de que esas mejoras ya nos las vienen cobrando cada año en el recibo del IBI, que ha subido exponencialmente. Y a pesar de que los servicios, de limpieza de calles y parques, por ejemplo, se han deteriorado también estrepitosamente,( al menos aquí en Madrid), y que sólo se mantienen medianamente limpios los barrios en que hay porteros y que son estos, pagados por los propietarios, los que limpian sus calles.

    Así que, por un lado, habría que suicidarse antes de que hubiera nuevo gobierno. Y por el otro, habría que esperar a que hubiera cambio en el Ayuntamiento.
    Y puestos, casi mejor esperar al momento en que uno no aguante la vida un segundo más. ¡ Vamos, digo yo !

  • Y sobre las castañadas de Don Claudio Sífilis:
    Yo siempre lo canté. En vascuence, pero de oído ( la de gazapos que metería ), y no sabía de qué iba. Sólo que era uno de los villancicos que cantábamos en Navidad. Me gusta más cantado sin pretensiones, pero no lo he encontrado más que en versión “vestida”. Ya siento

  • Me voy corriendo a mi cesto de plancha de los sábados, y a comprar víveres para mi invasión de los domingos, pero antes, quiero decir que tengo una pyme a la que esos impuestos municipales y de transmisiones mortis causa de los que hablaba Don MGaussage le afectan una barbaridad, y que estoy hablando de algo que conozco de primera mano,
    Y pido perdón por insistir

  • Viejecita, si fuera Vd. gallega, de vecindad civil y residencia fiscal, podría morirse en vida con gigantesco ahorro fiscal. Cientos de gallegos lo están haciendo.

  • Buenos días tengan todos ustedes y espero que yo también.
    Viejecita se muy bien de qué está hablando.
    Y lo que decía Morgan en su particular estilo gallego, no deja de ser su forma irónica de presentar que la muerte, por mor del sistema, se convierte en un hecho imponible.
    Vivir y morir consisten en pagar tus peajes.
    NADA es gratis, y en muchos casos lo que se recibe a cambio o no lo querías o no lo necesitas o lo que necesitas es para otros que como no pueden o no quieren pagar te lo detraigan de lo que tu si puedes pagar.
    Hace unos años y gracias a mi trabajo anterior, conseguí reunir una pequeña fortuna de la que quería desprenderme para donarla a mis hijos y estar libre de cargas para comenzar la singladura actual, comenzando de cero.
    A la madre de mis hijos, antes de que la ley vasca de sucesiones cambiara, ya le doné la casa en la que vivíamos, y por mor de la ley del divorcio, me robaron ya el resto de mis pertenencias y un pellizco en metálico que me condujo a ventas ridículas. Pagué el 1,2% de impuesto de donación así como las tasas de escriturar. Ya no soy poseedor de nada.
    Pero ya no tengo deudas.
    Tampoco me pueden pedir ni cojer nada, ya que no tengo nada, sino es mi visión de las cosas.
    Aquí en la France las cosas no son distintas.
    Por vivir en mi pueblo me piden 600 euros anuales. Taxe d´habitation, la llaman.
    Si tuviera un aparato de televisión (que no tengo) pagaría 100 euros al año, además de los derechos de enganche.
    De tasas pago 135 euros al mes añadidas al alquiler de la galería.
    Y por que vendo muy pocos cuadros, pero de lo que vendo el 5,5% es la TVA (IVA de aquí) el 11% es para la Maison des Artistes (como mi seguridad social) y el 1,5% como tasa de artista.
    200 euros al año por el servicio de extintores para la galería.
    Y ojo, aquí me siento bien tratado.
    PAGO LUEGO EXISTO.
    Ah¡¡¡ además como soy muy civilizado no pito ni abucheo ni pataleo cuando otros hablan.
    Yo sólo opino en este foro y tampoco abucheo, ni reviento ningún acto.
    Cuando no estoy de acuerdo muestro mi disconformidad cuando me toca mi turno, o me levanto y me voy, o no aplaudo, o no voto.
    Y cuando me toca, cumplo.
    Los anónimos somos así.

  • Mc, me hace gracia ese video pues el estilismo del protagonista es el prescribo: hay que ir vestido de motero y creérselo. Gasto una Belstaff igual que la del colega y por supuesto llevo el cinturón abrochado como él. Voy con integral siempre, a diferencia.

  • Cuando era motero activo, hace ya demasiados años, usaba una chaqueta engrasada negra Garibaldi. No me ponía el cinturón.
    Cuando me ponía el casco, era para salir de viaje.
    Tenía unos guantes de cabritilla amarillos, de trial, no protegían demasiado, pero daban un tacto magnífico y en la parte superior tenían unas protecciones de espuma.
    Era integral también. AGV Ago, para más señas.
    Pasé por distintas motos, no demasiadas, ya que me desgracié temprano, y mis presupuestos daban para poco.
    Además de las mobylettes, pasé a una montesa crono de 125 cc con cilindro de montesa Cappra, carburador amal 38 y rodamientos de cigueñal de la ARISCO. Lumbreras convenientemente afinadas era un tiro, pero muy difícil de conducir ya que todo lo daba en las últimas mil vueltas.
    Una vespa primavera con motor ANDREA PINASCO. Increible aquella vespa.
    Una derbi 2002 con tubarros.
    Durante unos días poseí una Ossa Yankee con la que te sentías muy próximo al King Roberts.
    Con la moto que me dejé el brazo izquierdo fue con una de cuatro tiempos.
    La Kawa 400 KZ.
    Adoraba aquella moto. La cuidaba como a una reyna. Color azul francia, Neumáticos de competición, escape DEVIL 2 en 1. manillar de una montesa de carretera, amortiguadores Marzzochi y un puente en la horquilla para hacerla más rígida.
    Cómo me siguen gustando las jodidas motos…

  • Ossa Yankee, 500 cc, 2 cilindros, dos tiempos. Nunca llegó a ir bien a pesar de lo cual hicieron un prototipo de Yankee 1000, la Ossa Batlló (así se llamaba el iluso ingeniero) de 4 cilindros y dos tiempos. Un genial disparate intentando imitar la Kawa también de 4 cilindros y dos tiempos. Aquella Kawa 600 es quizás la moto mas excitante nunca comercializada.

  • No conocía el pronto de Ossa.
    De las kawa de 2 tiempos solo conocí la de 3 cilindros que tenía un tío de Irún y probé una vez.
    Era espectacular pero nada fácil de tener afinada.
    Le doy la razón con que la Yakee no fue nunca redonda pero cuando dabas gas era sobrecogedora. Al llegar a las curvas no sabias muy buen qué pasaría y notabas que se doblaba… daba miedo la tuve solo unas semanas.

  • Je,je, je…
    Pues yo tenía una mobylette, y pasaba a Francia casi todos los días, a comprarme libros prohibidos y a ver películas censuradas aquí. Pero cuando cumplí los 18, hacía falta en casa alguien que condujera cuando mi abuela no estuviera con nosotros ( mi padre se había muerto años antes, y mi madre estaba enferma crónica, y se pasaba largas temporadas hospitalizada, y había que llevarla y traerla, y a mis hermanos, y esas cosas. Así que, mi abuela me compró un 600, uno de los primeros, con el entendimiento de que no era mío sino “de la familia, y yo sólo era el mecánico”, y vendí la mobylette.
    Y luego, cuando mis hijos tuvieron edad para ello, mi germanófilo, que como médico de hospital, tenía costumbre de ver a adolescentes rotos por sus motos, se negó a que salieran a la carretera con sus ositas…
    Resultado : a todos se nos cae la baba con las Harley, con las Honda, etc.
    Pero ahora que me podría permitir comprarme una y disfrutarla, me doy cuenta de que sería ridículo. Bastante ridículo es ver a una viejecita con un BMW, y dejando a los horteras que me tocan la bocina por ceder el paso o por hacer los Stop pegados en el sitio mientras me alejo con mi reprise…

  • Hablando de OSSAs, servidor tuvo una Makandrius de aquéllas. Que en realidad eran Mick Andrews, lo mismo que los Cridens eran Credence.

  • bremaneur dice:

    Sábado, 22/10/2016 a las 01:28

    En efecto, me importa un comino. Tanto, que siempre he sido contraria a criminalizar a los negacionistas de la Shoa.

    Mi mención a los abucheados era una crítica a quienes la libertad de expresión parece preocuparles sólo de manera muy selectiva. No pierden ocasión de enarbolar la bandera cuando sienten que ciertos grupos la “amenazan”, es decir, cuando oyen lo que no querrían oír, pero jamás les verás defendiéndola en otros contextos. Dicho a las claras: son perfectamente indiferentes al hecho de que en este país haya quienes, como precisamente los abucheados, tienen mucha más libertad de expresión que otros. Qué bonito es el liberalismo a la carta.

    En el frontispicio de Harry’s place, poco sospechosos de guevarismo (es uno de los núcleos de los que salió el manifiesto de Euston), está la famosa cita de Orwell: Liberty, if it means anything, is the right to tell people what they don’t want to hear. Pues eso.

  • Ah, que estás moralizando desde el púlpito de tu caja de bananas en el Speaker’s Corner de la plaza mayor de Albacete. Vale, titi. Sigue.

  • Tiene razón jRg, la Kawa dos tiempos era tricilíndrica, una bestia no obstante.
    Mc, yo tuve una Ossa Enduro 250 de las primeras, con motor de cuatro marchas.
    Ahora en Bcn hay moda retro, al lado de mi casa han puesto un tienda que ofrece Ossa Enduro, Ducati 24 horas o Bultaco Metralla como si acabaran de salir de fábrica. También engendros tipo retro. Me paso las tardes con la nariz pegada al escaparate, cierto que dejando aparcada enfrente una de las mías para que sepan quién es el marqués.

  • Marqués, compré la moto después de darle muchas vueltas al asunto de la edad y la oportunidad, pero ni se me pasó por la cabeza la cosa de la vestimenta. Después de más vueltas, de entre los muchos estilos de moteros, al final elegí ese, de chaquetón encerado, bufanda y botas militares. Ya de disfrazarse hacerlo de TE Lawrence o Steve MacQueen mejor que de operario de obras públicas, lleno de parches fluorescentes, aunque se pase más frío. El casco me lo he comprado de los que permiten levantar la quijada porque me gusta el viento en la cara pero a partir de cierta velocidad las moscas duelen.

  • No sé qué significa la expresión “mucha más libertad de expresión que otros” a no ser que por ella se entienda “mucha más potencia de expresión que otros”, como tampoco sé qué significa la expresión “tener más o menos libertad” a no ser que se entienda por ella “tener más o menos capacidad”.

    Creo que el concepto de libertad y el de capacidad son diferentes, pero estoy dispuesto a aceptar razones a favor de que son lo mismo.

    El dilema puede formularse de este modo:

    ¿Es correcto decir que es más libre el que puede elegir entre tres cosas -por ejemplo, entre hacer A, hacer B y no hacer nada- que el que puede elegir entre dos -por ejemplo, entre hacer A y no hacer nada- o lo correcto es decir que el primero tiene más poder, sobre la base de que tener más poder sería lo mismo que poder hacer más cosas?

    Me inclino a pensar que la libertad, a diferencia de la potencia, no admite grados. O se tiene o no se tiene.

  • El siempre ácido Gregorio Morán escribe en La Vanguardia sobre la felicidad que le produce saber que Dylan es premio Nobel y habla sobre otros escritores (y editoriales) premiados con la habitual condescendencia marca de la casa. Pero no lo traigo aquí por eso sino por el párrafo final que entronca con la magnífica entrada de Álvaro Quintana:

    (…)A mí el único premio institucional que me pone, como se dice ahora, es la Creu de Sant Jordi, que concede la Generalitat de Catalunya y con notable profusión. Y ustedes pensarán que es uno de esos sarcasmos que me salen de vez en cuando. No. Es el único premio coherente en un mundo de incoherencia. A quien se concede la Creu de Sant Jordi, la Generalitat carga con los gastos de esquelas y demás responsabilidades funerarias. Se puede decir que te entierran gratis y además lo anuncian. ¿Alguien soñó alguna vez que te dieran un premio y que las primeras personas en felicitarte fueran la familia? “El abuelo no nos va a costar ni un duro”.

  • GRANDES AVANCES EN EL SISTEMA INTERNACIONAL DE PESAS Y MEDIDAS. TVE1, EL FLÚMBOL COMO MEDIDA UNIVERSAL DE TODAS LAS COSAS
    «Los embalses están al XX% de su capacidad con XXXXX hectómetros cúbicos embalsados. Para que se hagan una idea, un hectómetro cúbico es el equivalente a un estadio de fútbol».

  • Siempre quiero leer al siempre ácido Gregorio Morán, pero cuando me pongo a ello prefiero resumir y chupo un limón.

  • Lo que dice Pirate es que, dependiendo de quién sea el conferenciante, es más o menos justo escracharle (o en su defecto, darle unas hostias). Es el viejo debate de los fines y los medios. Si el fin es justo (Felipe González y Cebrián son unos julais) entonces es lógico putearles; que se vayan a perorar al círculo de empresarios. Pero si el conferenciante es un justo, pongamos, no sé, Leonard Cohen, sería repugnante gritarle cosas que hirieran su sensibilidad. Lo que defiende Pirate no es la universalidad de las leyes y normas, sino su adecuación al momento y al contexto. El relativismo, o sea.

  • Pirata no ha dicho eso, Perroantonio. La suya era solo una denuncia de las contradicciones de algunos (no sé quiénes exactamente) defensores de la libertad de expresión. No estoy de acuerdo con ella como, por lo visto, nadie por aquí lo está, y nos hemos puesto todos a razonarlo en tropel, cada uno a su manera, ante lo cual solo me queda añadir que Pirata siempre nos hace pensar o pensar mejor.

  • bolaño dice: Sábado, 22/10/2016 a las 01:11

    Histórico Bolaño unchained et unplugged. OIGA NO SE PASE. Quiero decir que es un verdadero plaisir.

  • Perroantonio dice:
    Sábado, 22/10/2016 a las 16:02
    ¿Un estadio de fútbol cuadrado o cúbico?

    Cilíndrico, en la medida de lo posible.

  • Las «profundas reflexiones» de Pi no son más que delicuescencias mentales de ida y vuelta. Si yo soy un esquín je y el Coletas y la Karmenski dan una conferencia en la Universidad, es lógico que yo acuda a «abuchear» con un cuchillo bajo el sobaco y a tirar unos petardos y a impedir que suelten por sus bocazas la habitual sarta de mentiras y cursiladas. Algunos «paladines de la libertad de expresión» seguramente reprobarán mi acción pacífica y protestacional, lo que demuestra la hipocresía de aquellos que zzzzz… zzzzz… zzzzzzzzzzzzz… zzzzzzzzzzz…

  • La muerte ya no es lo que era. Morimos en los hospitales, lejos de nuestra cama. La muerte ya no es un asunto vinculado al hogar ni es un tema doméstico. Ya no consideramos un honor el lavar y amortajar a nuestros familiares. No digo yo que sea necesario el llegar a la familiaridad de los wari que se comían a sus muertos tras afaisanarlos y con las preceptivas pausas para vomitar, pero al menos un adecuado velatorio de tres días y cuerpo presente con los viejos rezando el rosario y los jóvenes bebiendo anís. Qué menos.

  • La libertad de expresión de quienes se organizaron para impedir la libertad de expresión de González y Cebrián es la verdadera libertad de expresión, porque la expresión en libertad de los liberados expresacionales es seminalmente buena, mientras que la expresión de quienes pretendían expresarse libremente en la Universidad es de clara raíz fascista e hipócrita y merecían por lo tanto no ser tanto abucheados como silenciados, y si de paso se llevan un par de hostias pues eso que se llevan puesto.

  • “Perroantonio dice:
    Sábado, 22/10/2016 a las 15:59
    Lo que dice Pirate es que, dependiendo de quién sea el conferenciante, es más
    escrachable.”

    Pirata no sé. Losantos y de Miguel ya te digo yo que sí.

  • Si tú vas ejerciendo el victimato -como dice el ajado y putrefacto Ferlosio- a la plaza de Alsasua, es lógico que los proetarras te «abucheen», y aún deberías darles las gracias por no recibir un tiro en la nuca. La libertad de expresión de unos siempre será superior a la libertad de expresión de otros.

  • Perroantonio dice:

    Sábado, 22/10/2016 a las 15:59

    No. He dicho lo que he dicho: a) Que no entendía por qué los abucheos no entran dentro del concepto libertad de expresión; b) Que como no lo entiendo, no soy partidaria de la prohibición, como no lo soy de prohibir ni siquiera las provocaciones que más me tocan el hígado (universalidad de la norma); c) Que la razón por la que no soy partidaria de prohibir es que la prohibición crea un precedente que me inquieta infinitamente más; y d) Que a muchos de los que están mesándose los cabellos con esta historia les importa bien poco la libertad de expresión que (y aquí enlazo con lo que dice Gengis) depende, y vaya si depende, de la capacidad y el poder.

    Lo del más o menos libres, Gengis, era un guiño al mandamiento de los cerdos en la novela de Orwell (vaya, otra vez él): todos los animales son iguales, pero algunos animales son más iguales que otros. Es decir, el viejo debate sobre los derechos reconocidos y la capacidad real de ejercerlos.

  • S. dice:

    Sábado, 22/10/2016 a las 16:39

    No, por enésima vez: soy contraria a la prohibición, sean quienes sean los que estén a uno y otro lado. Punto.

    ¿Hay una línea roja? Sí: cuando los que rebuznan pasan a convertirse en camisas pardas. O sea, cuando de los abucheos se pasa a las amenazas.

  • Pues en El Mundo, El Español, el ABC, y El Diario Vasco, hablan y ponen fotos de los cuatro valientes de Covite, enfrentándose en Alsasua con sus pancartas a los proetarras ejercitadores de su libertad de expresión con sus insultos a la Guardia Civil , … nada en El País.
    Claro que F.G. y Cebrián, su director, no se enfrentaron en silencio ante los que gritaban y amenazaban en la universidad… Y poner fotos de los cuatro de Covite, aguantando el chaparrón, les hubiera dejado en ridículo a ellos , por la comparación.

  • ELOGIO DE LOS PIJOS
    Trabajar desde muy temprano, nunca protestar, ir bien arreglados con ropa de primeras marcas, prestigiar locales de postín con nuestra presencia, beber los mejores vinos, barrera en los toros, palco en el fútbol o en la ópera, conducir vehículos caros, llevar toda la responsabilidad en nuestras espaldas, acudir a galas benéficas, retirar a putas del oficio, comprar pintura, fotografía y libros antiguos, tener un buen piso en Madrid, ir a la finca los fines de semana, votar a un partido serio, llevar a nuestros hijos a los mejores colegios, ayudar a Cáritas, hacernos cirugía estética, mirar la hora en un Breitling, no usar móvil, vivir una historia de play-back con nuestras amantes jóvenes, ser fieles a la familia…querer a España.

  • Pirata Jenny dice: Sábado, 22/10/2016 a las 17:19

    ¿Hay una línea roja? Sí: cuando los que rebuznan pasan a convertirse en camisas pardas. O sea, cuando de los abucheos se pasa a las amenazas.

    Camisas pardas, camisas rojas, lo importante es que cacen ratones.

    ¿Y esa sutil distancia entre el abucheo y la amenaza, con qué se mide, con un polímetro o con un aplausómetro?

  • “Ser fieles a la familia” “vivir una historia de play-back con nuestras amantes jóvenes”

    Ser fiel a la familia-tener amantes.

    Ja ja ja.

    La inteligencia es un privilegio deshabitado, sí, pero el sentido de lo justo, es un sentido masacrado y escupido, por el común individuo mediocre, temeroso de vivir de otra forma que no sea, una forma pactada, plagiada, y felicitada.

    En verdad os digo, que hay más nobleza en las cucarachas, que en esos homínidos altivos habitando cuadras humanas.

    Ja ja ja.

  • ¿No había un concurso de artículos infumables?
    El de Sostres en ABC es de traca. Machismo, mentiras y… ‘cintas de video’.
    Lo siento, no puedo colgarlo con el móvil.
    Mejor no, porque es emético.

  • Algunos somos early-birds que empezamos el día escuchando «Folsom Prision Blues», eso nos da fuerzas para iniciar un nuevo día en que quizás tengamos que afirmar «I walk the line» para ser capaces de conciliar familia y amantes, negocio y ética, el bien y el mal.
    Otras que creen ver cucarachas al despertarse, están viendo su propio negro y peludo vientre.

  • El señor Sostres, por llamarle algo, es mi mula ganadora en este simpático concurso a toda una vida de despropósitos escritos, Rhumquina.

    Y ya no digo nada por generosidad al ser humano de su apariencia física que recuerda a un gocho cebado y con susto antes de su sanmartiño.

  • No sé si es libertad de expresión (los, ejem, abucheos que dice Pirata) y si tienen su derecho a comportarse así.

    Pero me joroban los que ejercen su “libertad” para impedirte ejercer la tuya: dar una conferencia, circular, etc.

    (Upps leo ahora a Tsé, que lo dice mucho mejor “la libertad de expresión consiste en expresar opiniones, ideas, creencias, y en transmitir información libremente, pero no en impedir a otros que hagan eso mismo”)

  • Sea un buen niño y beba gaseosa.
    Se ha aludido usted muy rápidamente, le felicito, y me felicito, admiro mi habilidad por describir al innoble sin caer en el insulto a otras especies, si no que, ensalzando a las otras, se desprende la volátil calidad que aparentan aquellos, estos, los tales.
    Su intención de quedar por encima de todo con ese discurso tan poco elevado, preciso o lógico, pese al uso programado que da a ciertas palabras, es notable.
    En todas sus entradas dice usted lo mismo. Se autoproclama “caballero”, superior, adecuado, elegante, práctico, virtuoso…y no se da cuenta de que aquello que usted luce, es solo el pecho de pavo, la pluma grasienta y polvorienta de corral ensombrecido. Usted no se da cuenta, de que hay vagabundos comiendo pan con mortadela en una calleja y miserables sin futuro, no más hombres, que hombre se es solo por el hecho de haber nacido con los atributos del hombre, si no que más sofisticados.
    Simplón!…

  • Perroantonio dice:Sábado, 22/10/2016 a las 15:40
    GRANDES AVANCES EN EL SISTEMA INTERNACIONAL DE PESAS Y MEDIDAS. TVE1, EL FLÚMBOL COMO MEDIDA UNIVERSAL DE TODAS LAS COSAS
    «Los embalses están al XX% de su capacidad con XXXXX hectómetros cúbicos embalsados. Para que se hagan una idea, un hectómetro cúbico es el equivalente a un estadio de fútbol».

    Me he acordado de que hay una medida de superficie antigua que es el estadal. TATE, me he dicho, esto va a venir de los estadios de fútbol de la antigua Roma, como por ejemplo el famoso estadio de Sancti Mametis, también llamado catedral. Pero no, según Autoridades, es por la estatura del hombre, medida de todas las cosas. Una moneda de plata no añade un centímetro a la estatura de un hombre, dijo Aristóteles, una frase que me gusta y que no sé si es de Aristóteles, de Juan de Mairena o de algún particular.

  • Perdón por los enlaces, que se han hecho mierda, como el niño del chiste que se cayó por la ventana. Eran al CORDE y a la entrada de Autoridades, pero las páginas de la Academia no se están quietas (y encima yo las había puesto al revés, JAJA).

    ***
    Tareixa, además por Sanmartiño cumple años este nuestro Chopsuey.

  • (Se veía venir).
    Heute, lo decía -y me excuse- porque no pillaba nada… hasta este último post (en alguno anterior ya había olfateado su presa). A lo mejor usted no es parisién (una broma posmoderna: lo parisien solo sería lo que fuera suficientemente oscuro, en contraposición a la claridad francesa del 19), y yo soy estúpido, pero en todo caso transita por terreno pantanoso si confunde literatura (no se quejará el aludido) y biografía.
    Procuro, amén. Burgos inopinadamente soleada (con intervalo lluvioso). Ahora vengo de concierto callejero (igualmente inopinado) de los sesenta (la edad media de Cráneos, los intérpretes; bazofia pop, ofcorsé), tras avituallamiento fetén en El Morito.
    Los antecesores y luego los heidelbergensis, especies no sapientes, vivían malamente; al parecer eran caníbales. En particular, preferían comer, aviesos, la progenie de los clanes enemigos, que, por otra parte, presentaba textura más tierna. A los 30 ya habían experimentado el Tema, o pasado como dicen los british. La guía, en su papel, encandilaba a la progenie sapiens que acompañaba al grupo de adultos, y los hizo pintar, disparar (¡azagayas!) y tallar bi-faces achelenses, para que se lo piensen antes de abuchear. (Quinn, en su punto).

  • No me merece ningún respeto un personaje que en un comentario en el que pretende tener en estima a una persona, la compara con otra que no tiene nada que ver, con lo que no solo estima mal a esa persona, pues cree que debe ser sustituida, o puede serlo; como un plato de macarrones que se le cae al suelo a un niño puede ser sustituido por otro con una amable petición al camarero, si no que además utiliza a esa persona presuntamente estimada, para arremeter contra alguien que simplemente no le ha reído las gracias de insecto palurdo, que bombardea innecesariamente con su discurso inflamado, cavernario y destartalado.

    Se jacta usted de su personalidad? No quiera estar en lo alto, vive de los tejados, y toda construcción admirable debe disponer de base, consistente, si necesita más pistas.
    No puede pretender pasar por señoritingo refinado cuando se autoestimula con sus pillerías de niño malcriado a la que alguien hace un comentario que a usted le ofende por disponer de libertad.
    Libertad a la que usted responde con un:
    “Paco, sirve los licores en la otra estancia, y si dejas pasar a una mujer, que sea joven, guapa, y que no hable, porque yo, que estoy en lo alto, y me las doy de refinado, tengo el valor de ser primitivo a la vez, y quiero despreciar porque de ese modo, voy siendo más el yo que no soy cuando de mi voy dando. Y como me concilio con la familia y la lealtad que nunca he conocido, añado orgulloso que me intereso por el aspecto de la juventud, mi mujer está haciendo los canelones en casa, y comérmelos es toda la lealtad que le ofrezco a ella, y puedo decir en los foros, que mi mujercita, así, mujercita, en su lugar está, mientras yo trato de ser adulto a base de fardar de costumbres obsoletas y estúpidas que ya no se practican”

    Plas plas plas.

    Es usted un maleducado, es usted la grasa del mundo, pídase perdón y haga bien las cosas, animal.

    Noches.

  • Bolaño, ya somos dos estúpidos, no entiendo a qué se refiere con aquello de la literatura y la biografía, procuro no dejar pasear ni a los párpados por los terrenos pantanosos.
    En cuanto a lo de ‘parisién’, qué le parece oscuro de aquello que dije en referencia a los temas objeto de diálogo sano en este post?…
    Puede hablar con claridad, todo estará en orden para mí.
    Si por algún “acaso” se refiriera usted a algo que le haya dicho a “marquesdecubaslibres”, no hay confusión posible, cuando alguien escribe un texto como ese, no solo la literatura es inexistente, si no que además, uno no puede escudarse en que sus palabras, son una floritura desarmada que vino al mundo para sentenciar sin sangre. Mi comprensión lectora es generosa, y si uno no piensa lo que escribe, uno es un farsante. Las palabras, por sí solas, son una maraña de significantes obtusos, fui más allá, valoré un conjunto de tendencias percibidas en una serie de aportaciones, una intención que es factor común en todas ellas. Y de eso, la literatura, no puede responsabilizarse.
    Solo un hombre, no un hombre macho, ja ja…una persona, seria y cabal.

    Un “pedorra” de un pavo que da saltitos jactanciosos en un corral hediondo, lo dice todo. Ve como le vi el cartón al susodicho? No me equivoqué, no. Hay cosas que son evidentes, se tenga más o menos sensibilidad emocional.

    Gracias y noches.

  • Añado, que no vine aquí para defenestrarme a una virtualidad de anatemas, descalificaciones, mías o de otros, y desprecios adornados; en cierto momento, vi un post que me interesó, hice mi aportación, y así sucesivamente sin más complicación; solo he tenido problemas con ‘este personaje’, que debe estar muy acostumbrado a que se le permita el insulto en conceptos, y hasta se diga que es literatura.
    Sin la seriedad, la expresión es como el periodismo basura: un manejo lleno de volantazos inconsumibles, inasumibles, e intolerables.

    No me gusta que se le llame lobo al perro, debe ser mi espíritu parisién.
    Sonrío.

  • FALCÓ
    He sido temprano admirador de Fernando Falcó y Fernández de Córdoba, marques de Cubas y de Arturo Pérez-Reverte, de hecho siempre quise ser un trasunto de ambos. Así nació Fernando Fernangómez y Fernández de Córdoba, marques de Cubaslibres, natural de Obispo de la Sagra, localidad sita en los Montes de Toledo muy cerca de Malpica de la Sagra donde Carlos Falcó tiene tanto bodega como generosos majuelos. Todo esto es para explicar el por qué me inquieta que Arturo titule su nueva novela «Falcó».
    Advierto que me gusta mas el escritor que sus centones, pero me puede su amor por España y por el Quijote, así como la férrea militancia en el partido de su polla. Anoche dijo algo que sentí impregnado en mi biografía, el haber temido primero a los malos, luego a los estúpidos y ahora a los cobardes.
    También me gustó su rechazo a las censoras «ultrafeministas», así las llamó, que tratan de imponer en el lenguaje sus manías persecutorias. Aquí también coincidimos, aunque solo sea porque me haya caído encima la de turno, una triple P según la agencia de rating Chopsuey: petarda, pedorra y pretenciosa, siendo esto último lo mas temible en la línea de nuestro admirado Tse. «Lo malo no es que no esté de acuerdo contigo, sino que te explique porqué».

  • Buenos días a todos:
    Estoy fascinada, ya terminando “Falcó”, de Perez Reverte ( al que sigo desde que empezó a publicar y me lo recomendó un amigo de la librería Crisol, y del que tengo, y mantengo en mis estanterías, todos sus libros. No, miento, no tengo su Quijote, que tengo una edición heredada antigua del libro, y varias adaptaciones modernas, y nunca he conseguido evitar dejarlo en la mitad, que me ponía de los nerrrrvios ).

    El caso es que he leído a Don Marqués, 07 ’36, y me he ido derecha al google a buscar el artículo del que habla , y no consigo encontrarlo.
    ¿ Algún alma caritativa pondría el enlace ?
    Por favor, y Gracias.

  • Buenos días.
    Como es la naturaleza humana…
    No nos vale con disentir…tenemos que hundir, destruir, erogar nuestra verdad por encima de las otras.
    Trato por todos los medios de no estar en ese conjunto vacío.
    Cuando por primera vez fui a la china protoindustrial de los 90 dos cosas me traje de allí… un ábaco de escuela y un libro rojo pequeño.
    Se lo vi a varios taxistas colgando del retrovisor.
    Lógicamente no puedo leerlo pero lo guardo junto a la regla de San Benito que compre en Silos.
    Marqués me descubrió ayer un prototipo de ossa que me ha parecido fascinante e inédito en el mundo de los 2 tiempos. 100 cabellos desbocados en un chasis para 40 debía ser una experiencia sobrenatural…

  • Muchísimas gracias, Don Álvaro, por su enlace. Lo he disfrutado, aunque no estuviera entero sino a trozos. Es que, en casa no vemos televisión más que en diferido y grabada, y para grabar, hay que saber antes lo que va a haber, y la sexta, ni la tenemos seleccionada .
    Y, por cierto : ¡ Qué joven se mantiene Perez Reverte ! ¡ Qué envidia !

  • La libertad de expresión de los warriors podemitas es equivalente a la del tío que entre jadeos y con los ojos fuera de sus órbitas, le dice a una señorita que sus domingas se intuyen asaz atractivas, si bien con otras palabras que no digo por si hay alguien que esté en contra de la libertad de ciertas expresiones.

    «Creí verte entre los jóvenes que la otra mañana impidieron la conversación entre Felipe González y Juan Luis Cebrián en la Universidad Autónoma de Madrid. Pero sería ilusión; tú ya no eres joven».

  • PUDO SER PEOR

    Comenzaba la película con una secuencia-prólogo, ambientada a finales de los sesenta, donde unos empresarios comentaban en plena calle el primer atentado con víctimas de ETA. Al final, uno de ellos le aseguraba al otro que la banda terrorista no iba a durar nada. Los dos se marchaban y, cuando salían de campo, la cámara se quedaba fija en la pared del fondo. Cerrábamos a negro y un rótulo indicaba” BILBAO, 1980″. Al abrir, estábamos frente a la misma pared, pero ahora ésta se encontraba llena de pintadas alusivas a ETA y la independencia

    Tras el rodaje, creo recordar que la acotación “llena de pintadas” se había convertido –tal vez por escasez de pintura– en una o dos; pero siempre me he sentido muy satisfecho de mi elipsis, esto es, un salto en el tiempo en el que cuentas una historia eliminando una parte o la totalidad secuencias intermedias. Me fui del cine muy poco después.

  • Impresionante video McGauss, años 70 en París, pareciera que a los mandos iba un miembro de Joe Bar Team, quizá era «Too Fast Edi» a lomos de su mítica Honda 750 Four.
    Llevo cámara en el casco y hago mis pinitos. El otro día hice una subida por Aribau sorteando taxistas que no quedó mal.

  • Marques, creo que sera decepcionante comprobar que el video de gauss no es una moto.
    Las motos no chillan en las curvas.
    Ese sonido sale de algunos cilindros mas.

  • El vídeo es un corto del 76 titulado “C’etait un rendez-vous” de Claude Lelouch. Rodado sin permiso y con las calles abiertas. Parece que conducía el propio director, que el coche era un Mercedes V8 automático de 3 marchas aunque luego cambiaron el sonido por el de un Ferrari v12. Nada está muy claro porque el Lelouch parece bastante cantamañanas y los datos no coinciden. Lo cierto es que tras estrenarlo la policía lo detuvo aunque quedó en nada. Tenía que ser un recorrido de ocho minutos porque poco más celuloide cabía en una cámara pequeña de la época, que iba instalada en el parachoques.

    https://en.m.wikipedia.org/wiki/C%27était_un_rendez-vous

  • October.

    Following a signal I received in France
    Watching all the traffic going by
    Your hair is done in sequins
    You wear leather pants
    Soldiers at the crossroads wave goodbye

    And it’s already over in October
    Already Christmas every year
    It’s always good to sing when you are sober
    It’s always good to wipe away a tear

  • Qué deformación la mía, pensé que el sonido era de pega y que tal hazaña solo se podía hacer en moto.
    Creo que leído demasiadas historias del Joe Bar Team, tengo todo lo publicado instalado en una pequeña biblioteca en el garaje del Zulo junto con grandes biografía de Saarinen o Surtees, además de retratos, fotos, cascos…toda una parafernalia delirante acompañando a las motocicletas que allí reposan. Presidiendo todo, desde luego, un gran retrato de Santi Herrero.

  • A mí no deja de maravillarme que se invoque precisamente la libertad de expresión para justificar una acción que, según el propio manifiesto de las criaturitas enmascaradas, consistía ni más ni menos que en impedir “activamente” el ejercicio de la libertad de expresión ajena. Me recuerda a aquellos que no paran de hablar de paz cuando no hace ni cuatro días jaleaban cada acción de los suyos que procuraba la paz, la eterna, a ciudadanos cuya opinión no concordaba con la suya.

  • El Nóbel está dotado por un millón de dólares, cantidad que ha resuelto la vida a muchos de los premiados. A Bob Dylan no le hacen falta y el hombre no termina de comprender qué pretenden los académicos suecos como no sea darse bombo a ellos mismos.
    Me cuentan que le han ofrecido un millón de euros a Cristiano por rodar un spot para promocionar una película. La respuesta fue que Ok siempre que no participara Messi (lo hará Iniesta ante la imposición), que todo se hiciera en una hora y el rodaje fuera en Valdebebas. Lo hace de mala gana porque Florentino, por contrato, se lleva la mitad de derechos de imagen, amén de los intermediarios con la productora que requieren su tajada.
    Sin profesar odio a los portugueses, como Satur, me resulta mucho mas auténtica la posición de Dylan que la de Cristiano.

  • ¡Francisca Ferrol! ya era hora que su muslamen y verborreica verbigracia paseasen sus tacones por esta casa.

    Voy pronta a servir unos chupiguay con galletas saladas ¡ Qué emocional todo esto!

  • ¡Ja, que yo profeso odio a los portugueses! Arrea con el metonímico Marqués, que toma la parte por el todo o el todo por la parte, o como sea. ¿Odio acaso a mi amado y admirado Tiago? ¿A Silvio, Diogo Jota, a aquel precursor que fue Jorge Alberto Mendonça? ¿A Hugo Leal, Dani Carvalho? ¿A Simao Sabrosa?

    ¿A PAULO FUTREEEEEEEEEEEEEEEEEE?

    MARQUÉS DIMISIÓN

  • El miedo a la muerte resulta un tema menor si lo comparamos con el miedo a la vida, que tantas formas adopta, y que hace que quien lo padece llegue a encontrar consuelo en la certeza de que un día ha de acabar.

  • La Ley de Godwin debería adaptarse a España para decir: “A medida que una discusión en internet se alarga, la probabilidad de que aparezca una comparación en la que se mencione a ETA tiende a uno”.

    O un debate sobre los límites de la libertad de expresión acaba en una comparación más o menos explícita de los estudiantes de la UAM con los etarras. La leche.

  • Holmesss dice:

    Domingo, 23/10/2016 a las 14:22

    Holm, en el locutorio del Convento de Santa Bárbara, en La Coruña, leí una vez esto que me dejó helada: “El placer de morir sin pena vale bien la pena de vivir sin placer”.

  • Estoy con Pi. Me parece indignante mezclar a eta y a los etarras cuando estamos hablando de unos estudiantes enmascarados que portaban carteles a favor de eta y los etarras.

  • Sin entrar a fondo, tampoco hace falta demasiada comprensión lectora para advertir que cuando hablo de que los niñitos de las máscaras de trabajos manuales “me recuerdan a los que jaleaban [a los etarras]”, no los estoy comparando con los propios etarras, sino, repito, con los que los jaleaban. Se puede no estar de acuerdo con lo que digo, pero me resulta más difícil responder cuando cuestionan lo que no he dicho.

  • Primero quiero dejar claro que la convocatoria de la protesta no estaba firmada por ninguna asociación, precisamente porque los y las estudiantes se sumaron a título personal.

    […]

    Los símbolos, a los que también aluden La Razón y otros medios, como la pancarta alusiva al acercamiento de los presos de ETA o alguna bandera, no son representativos del conjunto de la protesta, sino símbolos que exhibieron individualmente algunos participantes.

    JAJAJAJA. Ejque me meo.

  • Méese, pero en las fotografías de los ¿cuarenta? ¿cincuenta? periodistas que iban a cubrir el acto parece que había UN estudiante, de entre los doscientos, con un cartel a favor del reagrupamiento de presos (¿esto es libertad de expresión, o tampoco?).

  • La pancarta -un trapo- a favor de eta -lo que tú llamas «reagrupamiento de presos» lo sostenía un chaval, sí. Y al lado otro llevaba una bandera de Izquierda Castellana. Y detrás de ellos había otros con pancartas llamando «asesinos» a González y Cebrián. Y todos les gritaban y entre todos impidieron que dieran su charla. Y allí se reunieron estudiantes que iban por su cuenta -como parece ser que acudió el imbécil del que habla la noticia que has traído- y estudiantes que acudieron organizados.

  • Otra variante de la ley de Godwin afirma (o debería) que en cualquier discusión sobre un acto en el que se exhiba, por ejemplo, una bandera con una cruz gamada por tipos cubiertos con pasamontañas, las posibilidades de que se acabe mencionando a Hitler serán altísimas.

  • En una ocasion, mamada como de costumbre, mientars meaba en el chigre del Metropol, con la puerta cerrada, se me dio por predicarle a las paredes que Dios no existe. Se agolparon como cuarenta o cincuenta señoras con los coches de los niños y todo el belén y un cartel conminatorio: Dios Existe (por cojones) Quise salir y no me dejaron imponiendo el derecho a la libertad de expresion. Me meé toaà, claro. Menos mal que pasaba por allì Juanfran y sacàndose la corbanda a lunares me secò con despacio. Qué te hicieron, reinamora?

  • Qué bien le habrìa venido a una mi prima, viuda de chusquero sin trienos, ser viuda de gudari. Oyes Patxi, tù, los trienios en la muga cotizan, no sì?

  • Pero, hijosdedios, si lucieran esvásticas y yugos y flechas estaríamos de acuerdo en quién les había reunido.

    Con la pancarta a favor de los presos de eta y esa de izquierda castellana, tan bien traídas a la esceanografía que se pretendía dar, salvo algún iluso y alguna alma cándida, ya sabemos quién organizó este trabajo.

    Al Psoe no le ha venido mal este suceso. Pero a Podemos le ha venido mejor, o eso creen ellos, se desvía la atención de lo principal: después de las primeras elecciones pudo haber un gobierno de centro izquierda en España. Y ellos lo impidieron. Impidieron que Rajoy se fuera a casa.

  • bremaneur dice:

    Domingo, 23/10/2016 a las 15:26

    No, lo que yo llamo no: lo que pone el trapo. Lo que un juez vería que pone el trapo. Y en este país un juez no te puede mandar a chirona por lo que pone en ese trapo. Tampoco porque digas que las manos de González, o de Netanyahu, o de Carrillo, están manchadas de sangre. Por fortuna para todos.

  • «Somos muy partidarios de la democracia, si ganas de puta madre, si no, ya veremos»
    Donald Trump, Pablo Iglesias, Miquel Iceta y Francina Armengol

  • Los caminos de la enfermedad mental son inescrutables. Hay quien no perdona a nazis de 90 años, con razón, pero los chicos de ETA para case en Navidad.

  • Despierto de mi preceptiva si esta.
    Leo los últimos comentarios.
    Veo q urstro amigo que ha venido a comer duerme sentado con el habano en la boca.
    Recuerdo al marqués.
    Cualquier cosa expresada a voces no merece el título de expresión aunque sea libre.
    Resistiré un rato más con la siesta.

  • Hermanos, el pesoe ha muerto.

    Ya queda apenas unos días para poner velas a los difuntos, flores y llantos. Este noviembre unas rosas rojas por el viejo partido obrero que se autosuicidó.

  • Muy mal el Pedro Sánchez Pizjuán enarbolando publicidad de Cruzcampo en las gradas para minar la moral de los jugadores atlánticos.

  • Escuchando ayer a Pérez-Reverte y su clasificación en malos/estúpidos/cobardes me vino a la cabeza Mgaussage y lo que escribía aquí el otro día. Y si bien tengo claro en donde meter a las osadas voces estúpidas de la juventud (que normalmente son siempre las primeras en denunciar las ambigüedades y contradicciones de la gente de orden) no lo tengo tanto con los conferenciantes Cebrián y González. Porque no deja de ser injusto para Rosa Díez esas comparaciones que se hacen con los boicots sufridos por ella. Rosa, que yo sepa, no se dejó amedrentar y siempre dio sus charlas. ¿Así que González y Cebrián se retiraron sin hablar porque fueron unos cobardes (como creo que insinúa Arcadi) o todo fue una falsedad/maldad?

  • Pirata Jenny dice:
    Domingo, 23/10/2016 a las 16:43
    Se abre la porra. S.,

    Ja, como no pague 20 a 1 no encontrará a nadie en la apuesta.

  • Contencioso complicadito para el réferi en el coliseo Pdr Snchz Pizjuán. Presión por parte de los locales, neutralizada en la medular de la zaga por Gordín y Stefan Savić. Imperial el de Mojkovac despejando los cueros esféricos que han osado hollar el templo sagrado de Oblak. En la medular del campo, bravos han estado Jorge Resurrección y Gabit, así como mi tocayo el de Crevillente. Fino Grizzie, talentosos el supuestamente gallego Gameiro, aunque es galo, y el supuestamente extremeño Carrasco, aunque es belga. El che Correa, impreciso. Se augura portentosa segunda mitad tras la salida de los jugadores camino del túnel de vestuarios. Cabe imaginar que el Pocholo realizacionalizarizará algunos cambios que permitan el chut definitivo, el erótico trío, el beso con el que el borceguí de uno de los muchachos atlánticos atornille el lametón del cuero en las redes del combinado local. Permanezcan atentos a sus pantallas.

  • S. dice:
    Domingo, 23/10/2016 a las 17:01

    Cuando habláis de una noticia, ¿os molestáis en saber qué ha pasado? Rosa Díez pudo continuar la charla porque le dejó Paquito Iglesias, que organizó la algarada y la disolvió cuando quiso para poder sentarse en primera fila a escuchar a Rosa Díez.

  • Bremaneur dice:
    Domingo, 23/10/2016 a las 17:17
    S. dice:
    Domingo, 23/10/2016 a las 17:01

    Cuando habláis de una noticia, ¿os molestáis en saber qué ha pasado? Rosa Díez pudo continuar la charla porque le dejó Paquito Iglesias, que organizó la algarada y la disolvió cuando quiso para poder sentarse en primera fila a escuchar a Rosa Díez.

    Procuro fijarme, ¿y tú? Además si es posible me voy a las fuentes. Según Rosa, en otras algaradas (no sólo existe Iglesias en el mundo) y a pesar de los consejos de los responsables universitarios se fue a otro salón y dio la conferencia.

  • Hay dos tipos de razonamiento, el analogico y el deductivo. El analogico es para quien no da màs de sì. Pero incluso en este caso hay niveles: los que comparan lo que es logicamente comparable, y los otros.

  • Qué bien, dejemos la responsabilidad en manos de los acosados. Si ceden ante la violencia, culpables.

    De verdad, se os va la pinza.

  • El Chelsit está violentando la retambunfa de Morinyo y de su Mánchestertfield Uniter. Algún día tendremos que hablar seriamente del pendenciero y nefasto tráiner luso.

  • “Qué bien, dejemos la responsabilidad en manos de los acosados. Si ceden ante la violencia, culpables.

    De verdad, se os va la pinza.”

    Ya estamos, el recurso de Marhuenda. Es difícil defenderse de lo que uno no cree ni dice.

  • El método científico aconseja el razonamiento inductivo antes que el deductivo. El analógico se abandonó en tiempo de Aristóteles.

  • Tareixa dice: Domingo, 23/10/2016 a las 16:30
    Ya queda apenas unos días para poner velas a los difuntos

    Como decía un viejo calendario de UEE para el 21/10: “lo triste de ir al cementerio no es ir, sino quedarse”

  • El pensamiento analogico y el deductivo son los “naturales” en el ser humano. El razonamiento inductivo es mucho màs elaborado y necesita base empirica o logica.
    El ser humano siempre utilizò razonamiento analogicos y deductivos, el método inductivo elaborado fue posterior. Para hacer un hacha de silex no se necesita razonamiento inductivo. Se puede aplicar el méto inductivo para hacer un hacha de silex pero no es necesario.

  • Es lo que sucede cuando confluyen en las cabecitas hueras los peores vicios de la juventud –y, ¡ay!, no sólo de la juventud–, a saber: confundir la violencia de opinión con la razón, lo que se ignora con lo que no es relevante, la sospecha con la certeza, la certeza con el anatema, el no dejar hablar al rival con desmontar sus argumentos o cuatro ideas desligadas con la verdad incontrovertible.

    Le sumas a esto unas ridículas caretas de papel, la pasividad de las autoridades y la fuerza que les confiere a los inanes el verse respaldados por un grupo y tendrás a una pandilla de jóvenes aprendices de fascistas “autolegitimados” para reventar un acto por la sencilla razón de que no están de acuerdo con él.

  • Doña Francisca (¿puedo llamarla Paca?): ¿Es usted barcelonesa por un casual? ¿Está soltera? ¿Tiene los senos turgentes?

    Consteste primero la tercera pregunta.

  • Monsieur Gomez de la Sierna i Carbonell, recuerda usted en “El silencio de los corderos” la escena del sicopata, mejorando lo presente, contoneàndose delante del espejo en pelotas con las piernas cruzadas?: “Todos me la quieren meter hasta el hueso”
    Y no, no me puede llamar Paca porque si empezamos con esas confianzas acabaràn llamandome La Ferrol poniéndo mirando para occidente.
    Pero puede llamarme Françoise, ay.

  • Monsieur Gomez de la Sierna i Carbonell, recuerda usted en “El silencio de los corderos” la escena del sicopata, mejorando lo presente, contoneàndose delante del espejo en pelotas con las piernas cruzadas?: “Todos me la quieren meter hasta el hueso”
    Y no, no me puede llamar Paca porque si empezamos con esas confianzas acabaràn llamandome La Ferrol poniéndome mirando para occidente.
    Pero puede llamarme Françoise, ay.

  • Siguiendo la estela de Pi, señalada por Brema, de llevar la discusión a altísimas cotas de preeminencia intelectual, y puesto que se ha hablado de probabilidades que tienden a 1 (señal inequívoca de que el argumentario está degenerando), voy a intentar zanjar el tema de forma rigurosa, matemáticamente hablando:

    Existe un isomorfismo biyectivo entre los grupos de izquierdas que abuchean y acosan a los que consideran fascistas, y los grupos fascistas que hacen lo mismo. La demostración es evidente y se deja al lector como ejercicio (sugerencia: aplíquense las definiciones formales de fascismo, acoso … practicada por cualquiera de los dos grupos y compruébese que tienen su contrapartida simétrica en el otro).

    El porqué el fascismo de izquierdas no se considera a sí mismo fascista (pese a la similitud evidente de los comportamientos y objetivos: amedrentar al oponente) es uno de los grandes misterios de la física, quizás relacionado de forma aún no bien comprendida con la no conservación de la paridad y por tanto de la simetría izquierda-derecha (¡el electrón es zurdo!).

    O tal vez tenga que ver con la infantilización de los votantes socialistas señalada por Félix de Azúa en este artículo.

  • Además su propiedad también es conmutativa. Los electrones son unos rojazos. Y estadísticamente hablando muy poco seguros.Pero el tiempo es de derechas. En los relojes claro.

  • Claro, que también hay que saber dar explicaciones rigurosas en cualquier circunstancia:

    – ¡Menuda juerga la de anoche! ¿A qué hora volviste?
    – A las doce menos cinco.
    – ¡Venga ya! Si te he oído llegar a las siete.
    – Pues eso, ¿cuántas son doce menos cinco?

  • Zeppi dice:
    Domingo, 23/10/2016 a las 19:31

    Jaja, está bien. O sea, que son isomorfas. Si nuestra lógica naufraga, matemáticas. Pongamos nombres: por un lado P. Iglesias y, ¿por el otro?

    Lo de Azúa me recordó a una salmantina amiga de mi hija que estos días atrás le mandaba un Whatsapp contándole las penurias en sus primeros días de trabajo en un hospital barcelonés, – Menos mal que ya debo ser medio asturiana y de lágrima seca.

  • Me resulta incoherente ver cómo se defiende la libertad de expresar, rozando los límites del acoso, rechazo a una mujer en un auditorio y censurar el piropo en la calle. Quizá acabándolos con un Asesina! en lugar de Morena! pasen el corte.

  • MGAUSSAGE dice:
    Domingo, 23/10/2016 a las 21:35
    Quizá acabándolos con un Asesina!

    Es que hay perolacas criminales, Morlimear.

  • Tiene razón doña Francisca. Un isomorfismo es un homomorfismo biyectivo. Pero no quise usar la palabra homomorfismo por si las flais, que aquí todo se relaciona enseguida con el heteropatriarcado.

  • DGT
    La distancia total, en el caso de circular a 120 km/h y estar la calzada mojada puede superar la longitud de un campo de fútbol reglamentario…

  • – ¿Estoy votando libremente, a mi antojo, según mi real gana, si antes los ricos me lavaron el cerebro para que quisiera lo que a ellos les interesa que quiera?

    – Tu libertad no sufre nada cuando votas lo que quiere el rico que votes (gracias a que previamente te ha lavado el cerebro para que lo quieras). Tu libertad sólo lo pasa mal cuando el rico te obliga, una vez que estás delante de la urna, a votar lo que no quieres votar.

    – Pero quiero tener el control último de mi cerebro, lavármelo yo solo.

    – Ese control con el que sueñas no lo vas a tener jamás, ya que tu cerebro no lo has creado tú. El mismo hecho de querer tener ese control no lo has puesto tú en tu cerebro, venía incorporado en él.

    – Pero, antes del lavado, sólo intervino el azar en mi cerebro. Y el azar no tenía ningún interés en controlarlo. A él le daba igual que a mi cerebro le gustasen unas cosas o que prefiriese las contrarias. El rico, en cambio, no es como el azar: él sí tiene interés en controlar mi cerebro. Le interesa hacerme su esclavo, cosa que al azar ni se le pasa por la cabeza, en primer lugar porque no la tiene.

    – ¿Qué tiene de malo que seas esclavo del rico si lo eres porque quieres serlo (gracias a que el rico te ha lavado el cerebro para que quieras serlo)?

    – Me pone malo, por muy a gusto que me encuentre en la situación que he elegido, que ése no sería mi gusto si no me hubieran lavado el cerebro.

    – Es muy probable que, si no te lo hubieran lavado, estuvieras en la misma situación, pero, eso sí, a disgusto, sin haberla elegido. ¿No es esto peor?

    – Claro que me sentiría peor, pero prefiero sentirme mal si la situación en la que me encuentro es mala.

    – ¿Por qué? ¿Qué más da cómo sea esa situación de la que afortunadamente no puedes saber nada (gracias entre otras cosas a que te han lavado el cerebro)?

    – Que es real, y hay algo en mí que me ordena dejar todo si hace falta, y salir en busca de lo real se encuentre donde se encuentre.

    – Hablas de lo real como si fuera el no va más, la hostia, Dios, y eso me hace pensar si no te habrán lavado el cerebro esos curas modernos que ya no se fijan en las barbas, la túnica, el triángulo y el resto del viejo equipamiento de Dios porque sólo les llama la atención que él es la Verdad.

    – Puede, vaya usted a saber.

  • Me pilló el cronómetro haciendo cambios.

    Donde uno de los interlocutores pregunta “qué más da cómo sea esa situación de la que…” debe preguntar “qué importancia tiene esa situación de la que…”, que era lo que se había preguntado antes de que me pusiera a cambiar cosas.

  • Al que tiene propensión al abucheo destinado a que no se oiga al abucheado, como forma de compensar la desigualdad a la hora de hacerse oír, se le debe responder que el hecho de que jamás lo haya escuchado nadie no significa que no haya podido expresarse libremente, sino que no ha tenido la capacidad de impresionar a nadie.

    Felipe González y Belen Esteban tienen más poder de impresionar que él, pero no más libertad de expresión.

    Tener libertad para hacer una cosa no es lo mismo que poder hacer esa cosa, de tal manera que cabe la posibilidad de que uno no pueda hacerla aunque sea libre para hacerla.

    Expresar (lo que lleva uno dentro) no es lo mismo que impresionar (a los demás), por lo que uno puede ser capaz de expresar eso que lleva dentro, pero puede que lo expresado no les llegue a los demás (por ejemplo, porque uno tiene poca voz y encima ningún rico le ha dejado su equipo de megafonía).