Una breve historia de los Pint Flock (Cara B)

mother
Por Satur.

Habíamos dejado a los Pint Flock en la cara A de esta casete en el año 1971 tras la publicación de su álbum Middle. Lamento seguir contando la historia de este grupo execrable, infame, ruin, ignominioso, enalmagrado y sobrevalorado por la marranalla atroz, quizá el peor de todos los tiempos según nuestros expertos.

Ese mismo año de 1971 los Pint Flock se van a Pompeya, donde graban un vídeo dirigido por Adrian Maben, un señor que no tiene ni entrada en la wijkipedia. El vídeo es peor que la música de los Pint Flock y todavía sigue siendo un misterio el por qué no se han destruido todas las cintas y por qué no les han metido a los miembros de Pint Flock un microchís en el celebro para borrar de su memoria lo que hicieron, y por qué no han grabado un disco que si lo pones al revés también borra de la memoria del escuchador haber visto esas imágenes en el marco incomparable de las augustas ruinas de Pompeya, logrando que las células de la memoria pasen a la sangre y de allí al riñón donde habrán de ser expulsadas con la orina. Misterio, ya digo. En cualquier caso, hasta que eso ocurra, he de decir opinativamente que he disfrutado como un enano con esa grabación que he visto dos millones de veces y que Nicolás Masón se sale en Juan office days y en otra en la que se le escapan las baquetas de las manos; que David Glamour está tope glamuroso haciendo honor a su apellido, aunque al cantar trabuca una frase en A soccer club of secrets, lo cual le lleva a Ricardo Wright a lanzarle una mirada como diciendo «neeeen»; que éste lo flipa con la pianola y que Rogelio Waters hace bien en moverse espasmódicamente tocando el bajo porque la melena le tapa la cara y olé sus happy brothers por el grito que pega en Carrefour wizard ash Eugenio. Pero ahora me arrepiento de mi entusiasmo.

Y allí, sobre la arena de Pompeya, los Pint Flock están en su apogeo y se demuestra porque a la vez están pergeñando el Dart sine of the moon, una de sus mejores obras según dijeron sus seguidores incondicionales, reducidos ahora a un grupo de jomeleses estabulados en una reserva de Indiana en plan Guantánamera. Yo debería estar entre ellos, pero hice una retractación pública y me perdonaron. El disco es de los llamados conceptuales, porque pretenden dar una visión musical basada en un par de conceptos concretos, y tienen su introducción, su nudo y su desenlace, y empieza y acaba igual, con unos latidos de corazón, que si los pones a tope en la microcadena Aiwa con los ecualizadores bien controlados suenan igual que mi corazón el primer día que vi a una titi en toplest en la playa. No voy a contar de qué va el disco, porque al fin y al cabo es un rollo y es malísimo, quizá el peor de todos los tiempos, y es tan malo que a mí me hace llorar a veces. También es muy malo el disco siguiente, Wash your hands here, quizá el más conocido de los suyos por eso mismo, porque es infame y según un estudio de la Universidad de Hardware no lo ha escuchado nadie desde el 24 de marzo de 1998, cuando un chaval de Quebec puso una cinta de Bol Dylan pero no, porque su hermano le grabó encima el Wash your hands here poniendo celo en los agujericos de arriba y la cosa acabó en los tribunales. El estudio dice que hay un 5% de error en sus estadísticas, y en ese 5% entro yo, que lo escucho a menudo porque me emociona, pero entiendo que es mejor escuchar un disco de los Vettels con canciones que hablan cada una del tema que les sale de los escrotos, porque para eso son unos genios.

usandthem

Tras el éxito de esos dos discos, Rogelio Waters toma el mando conceptual de la banda y sacan un disco que las primeras veces que lo escuché yo creía que era de desamor pero no, es de política y sociedad. Se llama Animals. Es que yo no entiendo las letras si no me ponen subtítulos o algo. Como anecdotario, las dos únicas veces que he estado a punto de darme una hostia con el Kadett 1.8i (rojo, que zumbaba de miedo, macho), fue escuchando ese disco. Y amigos, la dirección de Rogelio al frente de la composición letral de los Pint Flock alcanza su hipogeo con The Wallet, un disco infecto que trata sobre la infancia, la soledad, los miedos y cómo todo eso confecciona moralmente a un joven incapaz de madurar y de enfrentarse a los sucesos consuetudinarios que acontecen en la edad adulta. Ya ves qué asco, en vez de componer el «Si loft you yeyeyé», el «Hielo samarín» o el «Nothing on jeberls dos». El The Wallet tiene un apéndice con el último disco creado por Masón, Wright, Waters y Glamour, un disco titulado The final cunt y que tiene -y hablo subjetivamente en contra de la opinión mayoritaria- una de las mejores canciones de la banda, pero no digo cuál es para no entorpecer mi desarrollo como persona en entornos sociales, ya sean urbanos o rurales.

Waters se fue por su cuenta a seguir explotando sus neuras en discos como The bros and coins of hitschcocking o uno que yo creía (¡antes!) que era una genialidad y que (¡ahora!) creo que podría habérselo ahorrado para hacer uno de versiones de los Vettels. El resto de la banda, por su parte, sacó en 1987 A monetary lance of season y en 1994 otro disco, The division belly. Veinte años después, en 2014 sacaron The enles ribert, el último hasta la fecha. Pero de estos discos no hablo, no por desconocimiento de causa o por falta de pasión, porque me gustan todos y todos me los he comprado, pero eso es porque me han echado vodka en el whisky, según los expertos. Hala, quedarsen ahí pasando el rato. Con Dios.

121 comentarios

  • Buenos días, España. 05.15 UTC.
    La música pop nos ha regalado momentos de infamia, pero quizás ninguno como «Money», un temazo de Pink Floyd que seguro que le pone a Juanfran.
    Trátase de una base rítmica creada con un bajo y una caja registradora. No estoy fabulando como Satur, es una caja registradora que se cierra y abre unas cien veces durante el temazo mientras todo el grupo aulla «Moneeeeey». Sin duda una inteligente crítica al capitalismo.

  • Don Saturio, soy un pinfloi.
    Me gusta PINK FLOYD. Mucho. Muchísimo.
    Todo no, claro está, tampoco de Mozart o Rach, pero los PF, tienen composiciones suficientes como para superar a cualquier otro grupo, sin desmerecer a ninguno.
    Otros hacían cancioncitas con ínfulas. Otros rasgaban instrumentos con más o menos maestría. Algunos trataban de dar la espalda a su realidad…muchos ejemplos.
    Lo que hicieron los PF, no es pop, no es rock, no es una etiqueta. Es música, MUSICA.
    Introspección, vanguardia, talento y virtuosidad.
    Ahora a esperar ( como en Taxi Driver…)

  • “porque su hermano le grabó encima el Wash your hands here poniendo celo en los agujericos de arriba”

    ¡Qué recuerdos, qué recuerdos!

  • ¡ Estupendérrimo Satur ! Me ha encantado el texto , y la fotografía , estupenda también . Me he reído muchísimo la primera vez que lo he leído, y la segunda, más, que he ido traduciendo del saturese…
    En casa hay bastantes discos del grupo, pero los que saben de esas cosas de verdad son mis chicos. Cuando vengan el fin de semana a hincharse a comer y a llevarse tupperwares, les haré leer su texto, para que me resuelvan cualquier duda que me pudiera quedar para entonces.
    ¡¡¡ Bravo, pues y
    Muchas gracias !!!

  • En las últimas intervenciones sobre el sr. Umbral y su novela (que no he leído) he estado tratando de asimilar lo que decían. Porque a ustedes sí que les leo. Me merecen mucho crédito todos ustedes.
    Con los fragmentos transcritos aquí, que he leido, al igual que con las críticas vertidas por ustedes he sacado alguna conclusión que pongo junto a una experiencia personal, para que ustedes puedan valorar el punto de vista de un hombre que escribe cuando pasa por algo así.
    Cualquiera de las dos posiciones me parecería adecuada.
    de hecho he pedido ese libro para poder comparar mi sentimiento con el suyo.
    Cuando esté leído les comentaré.
    Y en comentario seguido les cuento algo.

  • ¡Bravo, Satur! Te ha faltado comentar algo de las horribles portadas de arte degenerado de los Pint Flock, en contraste con las luminosas y apolíneas jetas de los Vettels, encuadradas en pelo sin lavar, que gustaban de exhibir estos en sus discos.

  • Tenía muchos años menos que ahora.
    Llevo también muchos años sin aflorar aquello, sólo en ocasiones cuando veo escenas que me lo recuerdan, y que guardé en las capas profundas de la memoria para que me hiciera un hombre mejor, ya que suceder ya había sucedido.
    Mis hijos propios tenía menos de diez años, su primo tenía 8 años más.
    Era un muchacho desamparado entre divorcios.
    No encontraba sitio entre el acomodo de madre y padre y compañeros de sus respectivos.
    Era un muchacho profundo, difícil de encajar en mundos estresantes y hostiles.
    Decidimos que dejara de estar siempre con maletas, y tuviera un sitio a donde regresar y del que partir.
    Y parecía que funcionaba.
    Algunos grandes momentos de alegría.
    La noche del 6 julio de aquel año, nos reimos mucho cenando. Autorizamos el acudir a Pamplona al día siguiente con unos amigos.
    Yo salí a las 6,30 de la mañana de ese 7 de julio (San Fermín). Pensando en lo que me esperaba en el despacho y en las reuniones.
    7,45 recibo llamada de mi mujer.
    Ahora siento el mismo estremecimiento que aquel día.
    -No está en la cama.
    -Es idiota, mira que le dije que podía ir a Pamplona. Voy corriendo a la estación para ver si le veo y le voy a dar dos tortas…
    Salgo deprisa, algo empieza a no cuadrarme…
    Recibo otra llamada en el móvil.
    -He encontrado una nota en la cama. Ven corriendo….
    -VOY.
    Ya, ya sabía lo que pasaba. Me quedaba un pequeño resquicio, pero al pasar por la muralla en el Bastión de la Reina, ví el coche de la policía.
    Reuní fuerzas. (ahora también).
    Dejé el coche en mitad de la carretera, y vino un policía a decirme no se qué que no pude oir…me agarraron, no puede pasar.
    -Es un chico de 17 años sin pelo verdad? Es casi mi hijo….
    -Mejor que no lo vea. Venga con nosotros…es mejor que no coja el coche.
    Qué agusto estoy llorando mientras lo escribo. Debo reconocer que me produce un alivio tremendo casi veinte años después.
    Lo veo con toda claridad.
    Cuando recobré el aliento, sólo pensé en lo poco que pude hacer por él. En la extrema soledad de decidir después de una cena muy agradable, que era la última.
    En mirar a un abismo de 25 metros y pensar que ya es la hora. Que ya no quieres más.
    Leí solo una vez su nota.
    El jodido de él nos decía que todo estaba bien. Que lo pasó bien con nosotros.
    Dejó todo ordenado, y su cama hecha.
    Que quieren que se escriba de eso????
    Lo que uno siente, o lo que creemos que sintió el otro?.
    NADA.
    No es un secreto, no es un anatema. Es una mierda e incluso es heroico y estúpido.
    Es sólo la realidad.
    Nosotros sólo unos actores secundarios.

  • Antes me he olvidado de darles a todos los ¡ Buenos Días !. Hecho.

    Y como veo que una vez que hay entrada nueva, ya nadie pone nada en la anterior : no quiero dejar de darles les gracias a todos :
    – En primer lugar por molestarse en leer lo que escriba una vieja brutita medio gagá como yo. Que tiene mérito.
    – En segundo lugar, por explicarme un poco la n-etiqueta del fanzine. Vistas dichas explicaciones, les seguiré hablando de usted a todos , ( lo hago en todas partes, incluso respecto de amigos de años que lo son “de fuera” , excepto en el blog de Plaza Moyúa, pero en ese blog, y a pesar del tuteo, nadie me llama por mi nick, y los dioses saben que me lo he ganado a pulso, que todos me llaman V, como si reconocerse vieja fuera una deshonra ). Así que, seguiré con el usted, ( ya siento Álvaro Q ), y me olvidaré del Don o Doña, a pesar de que a JrG sí le gustase . Y, por supuesto, no pondré un solo Excelentísimo, ni un sólo Ilustrísimo Señor a nadie, por mucho que tuvieran derecho a ello.
    – Y respecto de Umbral : me encantaría que me gustase, pero no me gusta. Le encuentro un poco demasiado obsesionado consigo mismo para que , por motivos puramente personales, me pueda gustar. ¡ Si todavía hubiera escrito desde Charenton, o desde la clínica del Doctor Sugrañes, donde hubiera estado internado ! , se lo perdonaría. Como le perdono sus desvaríos y disfruto con ellos al Divino Marqués, pero a Umbral, que iba de Gloria de Las Letras y modelo para todos, ya estando en vida, a Umbral, sigo sin tragarle, y me ha ocurrido especialmente con Mortal y Rosa. Que me da grima, ( aunque he visto esta actitud en otros casos parecidos ), que alguien, a quien se le haya muerto un hijo, se dedique a analizarse a sí mismo con palabras brillantes , en vez de recordar al hijo.
    Que un niño será un arquetipo, pero si cuentas cosas personales de él, todos los que tenemos niños cerca, o que los tuvimos, reconocemos rasgos de nuestros niños en ellos. Pero lo que importa son ellos, y no nosotros .
    Les pido mil perdones por haber escrito tanto. Les vuelvo a dar las gracias, y me voy a papelear…

  • Don Gengis nos lleva al huerto o eso pretende. Haz lo que digo y no lo que hago es una confesión de humanidad, de la debilidad de la carne y la imperfección moral del bicho que somos. Haz lo que digo y no lo que hago es, dicho a la pata la llana, cómo el progreso moral funciona. Inventamos y pulimos la idea de un hombre bueno, que contradice muchos de los deseos y pulsiones del animal, y luego intentamos comportarnos de acuerdo con esa idea. Muchas veces fracasamos, claro, porque nos contraviene, y muchos directamente se pasan esa idea por el forro, por supuesto.
    Esto no tiene mucho que ver con el inquisidor que se arroga la perfección moral, se pavonea de ello, advierte en alta voz del pecado en los otros, no ya tomándolos de uno en uno, sino en grupo, y resulta que lo descubren enfangado en las prácticas nefandas que presume en ese grupo.
    Es mejor que no te envuelvas en el manto de la virtud; si alguien tiene que decir que lo eres son los otros. Es conveniente que no acuses a grupos, limítate a señalar individuos; y que juzgue la justicia. Si aún así insistes, cuenta con ser juzgado usando la vara que impúdicamente exhibes y no te aplicas. La gente suele reconocer la bondad de ciertas reglas pero le molestan las sospechas infundadas y te tocan mucho los cojones esos jueces que combinan con descaro rigor para otros y lenidad para sí.

  • Siempre he tenido dos máximas: no hacer caso al horóscopo y no contestar encuestas. He tenido que cambiar la primera. Leí por casualidad mi horóscopo el sábado y me predecía un buen trabajo con la luna llena (sic). Para mi sorpresa el lunes me avisaban de un asunto judicial serio dónde se precisaba un experto. Las expectativas ecónomicas son excelentes lo que exigirá dedicación extra. Se acabaron las redes sociales por una temporada (MGauss no podré leerle los twitts).

    Por cierto. cada vez recuerda uno menos lo que escribe, y dónde.
    Pero para eso está Fb en el que me comparten:
    “El buen fracaso.
    Encuentro en la librería sabatina un texto sobre el fracaso y su perfeccionamiento: “Instrucciones para fracasar mejor”. Despojo al ejemplar de la envoltura plástica y lo hojeo, lo ojeo luego y lo leo en diagonal después, abusando de la paciencia del buen librero. Una vez descubiertas las intenciones y propósito del escribiente me pregunto: si compro el libro, es porque le doy la razón al autor al estimar su teoría del fracaso, pero si no lo compro, el fracaso de la venta a mí del libro justificaría la veracidad de lo que en él se propone.
    Malévolo el librero, sonríe ante el buen fracaso…”

    A propósito Perroantonio, ¿como me hago con su libro?

  • Tuve un sueño en el que entre las sinfonías del mundo y -Yo- nacía y moría constantemente un silencio irrevocable. Durante el día me distraía la algarabía incuerda del mundo por el ajetreo inapagable que respiraba como un gordo hastiado por todos los rincones; pero entonces caía en la noche y bajo el aceite compungido de una farola le explicaba a una rata gris y despreocupada cuánto me apetecía escuchar esa canción, cuánto necesitaba esa canción, una canción!…y que lastimosamente, a veces la que más te apetece todavía no se ha compuesto. Las ratas no lloran y mi llanto no hace lágrimas, así que volvimos a nuestro hogar desgarrado con una sequedad dolorosa en el pecho.

    Días.

  • En un pequeño descanso de trabajo desde casa …
    En su texto, de menos de una página, JrG nos habla de sí mismo, sí, claro, pero nos cuenta más cosas de su sobrino : que tenía 17 años, que no tenía pelo, de su historia personal, de su carácter, de como pensaba en los demás, y ponía de su parte lo que pudiera para explicarse, y que quienes le querían no se sintiesen culpables… Nos cuenta más cosas personales de él, que lo que nos cuenta Umbral de su hijo, en todo un libro entero.
    Para mí, es que no hay color.
    Y ya siento, me voy ahora mismo, es que me he quedado enganchada a las 9′ 24

  • Tras una llamada telefónica que me sumió, primero en el estupor y luego en una creciente ansiedad, he quedado para comer este sábado con el viejo amigo que me anunció un próximo Armagedón. Intentaré recabar todos los detalles posibles para tratar de minimizar daños.

  • Buenas

    Primero; Saturio está más que de guapura en la foto. Ponga lo que se ponga luce divino el puñetero.

    Segundo; venia yo de reír con la entrada y leo lo de Jotaerregé. No hay tercer comentario hasta que termine de llorar todos los mocos.

    Eso no se hace. Hacer llorar e hipar con un nudo en la garganta. Me ha recordado otras cosas tristes muy personales.

  • EEUU parece dispuesto a disminuir su aportación económica a la OTAN lo que exigiría que la UE la aumentara para poder mantener el gasto. Al mismo tiempo hay previsto un ambicioso plan de inversiones públicas en infraestructuras por todo EEUU. Es decir, menos gasto militar y mas gasto social.
    Adivinen quién está detrás de todo esto.

  • Por otra parte nunca voy a apear el tratatamiento de usted a ninguno de ustedes aún les conociese bíblicamente, me da el justo respeto, distancia y admiración sean quienes sean y a quién voten.

  • Exceptuando un poco feliz artículo en el que se jactaba de haber recibido una invitación formal para bañarse en la piscina de la cantante de Mecano, jamás he leído, por lo menos que recuerde, ni una sola línea de Umbral. Soy consciente de que debo de haberme perdido páginas memorables. Sin embargo, esa pose deliberadamente outré, de escritor sacado de la tertulia de un castizo “café de artistas” que mostraba (o a mí me daba la impresión que mostraba) en sus apariciones públicas, siempre se me antojó demasiado repelente como para atreverme con la obra. Por decirlo con Brecht: “Cuando veía su actitud, dejaba de interesarme su objetivo”.

  • Gengis Kant dice: Miércoles, 16/11/2016 a las 01:05
    Es menester pensárselo dos veces antes de criticar a los miembros de Podemos que no hacen lo que predican. Pues una de dos: o es mejor que no lo hagan, cosa que debe pensar todo el que abomine de esa predicación, o, si lo criticado es que no están a la altura de lo que predican, debería agradecérseles al menos la predicación, pues, como dijo el sabio romano, que para eso era sabio: ¿Crees que no hago lo que aconsejo? Entonces haz lo que aconsejo, no lo que hago.

    Entonces, oh maestro, ¿debemos atender siempre a las prédicas e ignorar los hechos que las contradicen? ¿O atenderlas sólo si son justas (es decir, si nos convienen) y correr un ‘estúpido’ velo si son injustas (o no nos convienen)?

    Item más. ¿Ha reparado usted en que la incomodidad que producen el verbo y el objeto directo de su primera frase al ir juntos, «criticar» y «miembros de Podemos», se transforma en milagrosa gozo cuando el objeto directo se sustituye por «Trump» o «miembros del Partido Popular»? ¿Invalidaría esto su enseñanza?

  • Tipo Material dice: Miércoles, 16/11/2016 a las 10:25

    A propósito Perroantonio, ¿como me hago con su libro?

    De momento, aquí (al parecer las distribuidoras están colapsadas porque todas las editoriales hacen sus lanzamientos en noviembre, esperando que sus libros lleguen a las mesas de novedades antes de Navidad; la próxima semana en todo el país, dicen), aquí y, evidentemente, AQUÍ.

  • Lo que sí les voy adelantando es que presentaré el libro en Vitoria (Casa del Libro, 12 de diciembre) y Bilbao (Librería Cámara, 13 de diciembre, martes). Yo, los martes, me caso, me embarco y me paso el horóscopo por los Países Bajos. Ya he reservado crucero en el Titanic.

  • Aunque ya lo tengo el viernes, por curiosidad, lo pedí en la FNAC. Me maliciaba que no lo tendrían, pero la demanda tira de la oferta.

    Nicasio Centeno, chocolatero, contrató a dos mozuelos de la calle y los vistió de botones de hotel de lujo. Pantalones azules con cintilla dorada, chaquetilla roja con alamares y gorrilla sin visera. Una vez adecuadamente equipados los envió a todas las tiendas de comestibles y ultramarinos a comprar “Chocolates Centeno, los más buenos”. Evidentemente no los tenían y siguiendo precisas instrucciones los rapaces se compungían y marchaban cabizbajos. Insistiendo en el tratamiento los pedidos fueron llegando. Si los mejores establecimientos insistían en adquirir el producto un buen comerciante ha de disponer de él.
    Yo, como los botones del Sr Centeno, cuando un libro me gusta, siempre pregunto.

  • Si Don Saturio escribiese en otras lenguas … le salían “bestseller” de esos.
    En su lengua materno-filial, es ya de “gourmand-melómano”.
    Y sí…cuando eran jóvenes estaban ustedes dos muy guapos.
    Perro, cuando firme en Siberia-Gasteiz llévese una rebequita.

  • Perroantonio dice:
    Miércoles, 16/11/2016 a las 13:19
    ¡Ostras! ¡Pero si el cabrón de Satur me ha puesto como pinfloi en la segunda ilustración!

    Esa foto la tomaron cuando tocamos con los Pint Flock. ¿O vas a negar ahora que eras uno de los Tonhos?

    SATUR READMISIÓN.

  • Pedro Antonio, cuándo presentas aquí en Alimaña.

    Marqués, efectivamente la canción Moñi es una castaña. Y si ya me lo parecía cuando me gustaban los Pint Flock, imaginarsen ahora que sólo escucho el Hielo Samarín.

  • Perro, lo que digo sirve igual para los que militan en Podemos, en el PP, en las filas de Trump, o en cualquier otra cosa. La única condición que deben cumplir es la de contradecirse. Sobre los coherentes no tengo nada que decir. Es la contradicción entre el dicho y el hecho lo que me interesa y lo que en buena medida, como le ocurre a MG, despierta mi simpatía.

  • Contradecirse es de sabios o de tontos, hay que tener todo muy claro para volver a dudar. Y soy experta en dudas, nunca me decido, todos los hombres son adorables para matrimoniar y para aventuras prematrimoniales.

    Esto, a falta de nueva información sobre el holocausto que adviene , sigo cavando trinchera y guardando animales en mi arca de Noe.

  • Unos amigos me piden la crónica de una comida que hicimos el otro día para colgarla en las redes que frecuentan los morrofinos y los que, por mor del ahorro, tienen suficiente leyendo sobre los atracones ajenos. Les he mandado esto para que no me vuelvan a pedir nada.

    CASA COFIÑO

    Se acerca el invierno y ya sólo nos asomamos a la playa para ver cómo rompen las olas. El sol se ha convertido en patrimonio de países lejanos, como las familias numerosas y las plagas, y aquí el cuerpo exige calor y cebadura. No se necesita más pretexto para irse de excursión al interior en busca de pucheros humeantes y salsas que se ofrecen al pan como mulatas a alemanes cincuentones. En el camino a Caviedes hay lluvia y árboles teñidos de ocre rojo y al llegar a destino uno se soprende un poco de encontrar gente tomando algo en la terraza, a resguardo pero lejos de la calidez del local.

    Una vez dentro, lo primero que viene a la cabeza es que todo el censo de lugareños aficionados al alterne ha de estar en esa misma barra. Pareciera que los pueblos con más de un bar son propios de tierras sin cristianizar de las que uno puede volver en la ruina o con mujer y coche exóticos. Mientras esperábamos para pedir un aperitivo antes de entrar al comedor, husmeamos con satisfacción entre la variedad de productos que se ofrecen a la venta al lado de la barra, desde frutas y nueces hasta sobaos y miel, y destacando sobre todos la muy apetecible selección de quesos (de la que nos llevamos varios). A modo de piscolabis tiramos de manzanilla, un vermut creemos que marca Antonio (el cual me quedé con ganas de haberlo pedido después de un tiento) y moscato, y damos fe de la calidad de los tres. Como acompañamiento nos sacaron aceitunas, queso con picos de pan y, distinguiéndose, una jugosa cecina.

    Tomado asiento nos entretuvimos tanto con la carta como con el espectáculo. Una pareja que ya no tenía que cumplir los cuarenta y cinco, y de la que habíamos tenido noticia en la barra, volvía a los calores de la adolescencia y se daba el lote con entusiasmo a prueba de leyes contra el escándalo público. No hay cura para el amor, cantaba el añorado Leonard Cohen, y estos dos parecían haber salido hacía no mucho de la discoteca (era domingo) o de alguna película de quinquis. Su calentura nos amenizó la espera.

    Volviendo a lo importante, compusimos el menú entre los tres: asadurilla, albóndigas, tabla de quesos cántabros y chuleta. Nos apartamos un tanto de la idea original, que era pedir sopa, y además el continuo desfile de fuentes de alubias nos hizo titubear más de una vez, pero decidimos dejar estas dos opciones para una incursión futura. Llegó la asadurilla y quitó las penas, alegró el espíritu, calentó los corazones y atrajo al pan como el capote al toro. Tierna la carne y riquísima la salsa con un punto guindillesco. Al poco aparecieron las albóndigas en número de dos y no hizo falta más pues cada una presumía del tamaño de una superluna reglamentaria, sin perjuicio de una carne jugosa en extremo. La salsa, a base de vino blanco si no me equivoco, invitaba al éxtasis y al unte. Los quesos provocaron división, como suelen, pero yo me fui con gusto al más fuerte, un queso azul con su punto justo a calcetín de cazador, y a un Gomber ahumado que gozó de las bienaventuranzas de los tres. Así como los asientos de algunos coches te mantienen caliente el culo, una bandeja conservaba el calor de una chuleta sangrante que, pese a sus medidas en principio atemorizantes, acabamos sin mucho drama. En la próxima confesión habrá que admitir gula además de lo habitual, pues a todo esto hay que añadir el postre: dos tartas de queso y, para mí, helado de higos con chocolate caliente. Siempre he tenido los higos por comida equina, pues Careto, el caballo de mi abuelo, hacía estragos con evidente disfrute en la higuera, pero estoy dispuesto a enmendarme y admitir sus bondades después de probarlos en esta forma. Creo que arañé la taza rascando todo el chocolate que pude.

    El Hijo del hombre convirtió el agua en vino y nos hemos apartado tanto de su mensaje, nublados por el afrancesamiento y el vicio, que comimos con un Laurent-Perrier Brut Millésime, el cual me pareció bastante bebible pese a que mi paladar sólo tolera con gusto las burbujas en la Coca-Cola. Hay que destacar la extensa oferta de bebidas de Casa Cofiño, incluida en una manejable carta de las dimensiones de un atlas, tanto en vinos como en destilados. En este apartado me lancé a por un Lagavulin 12 años que me supo a madera de armario abandonado en un monzón. Creo que fue una señal de que nunca debí traicionar al armañac. Un café solo cortísimo y sabroso me ayudó a sobrellevar el disgusto.

    En resumen, una comida sobresaliente y un sitio al que hay que volver. Vale.

  • es que eres igualico que Mason, Perroantonio, yo ya lo dije.
    ¡Qué pena que el 12 ya lo tengo pedido! voy a ver morir unos cerdos a Cuenca.

  • Bonnie es usteda una sibarita del espectáculo. Imagino que ver la muerte del digno cochino justificará el devorar partes de sus ancestros.
    Alvaro es “ustez” un virtuoso del comer y del contar. Creo que voy a gasear el estudio sólo con imaginar su digestión, muy bien aderezada por cierto, en bebidas y graduaciones.

  • En la contradicción el tiempo es una variable importante.
    La contradicción inmediata es de mente estúpida.
    La contradicción a medio plazo es de mente reflexiva.
    La contradicción a largo plazo es lo natural.

  • Jrg (16: 50). Me hace ver que tengo una mente estúpida, reflexiva y natural al 30, 30, 30; el 30 por ciento restante es una mente de letras.

  • BAGGER BIKE
    Con los años las personas nos aficionamos a los grandes volúmenes, gustamos cabalgar una bagger sea de hierro o de carne y hueso. No nos arredramos ante una motocicleta de 300 kilos ni ante una mujer de bandera entrada en carnes con 135 de talla (copa grande). Ahí estamos dándolo todo, como Satur cuando escucha sus temazos favoritos.

  • Seña Procuración la suya es como la de todos los que somos imperfectos.
    Para tres números, la división en partes iguales, necesita de quebrados si queremos precisión. Cuando no es así, el resto de la mente es mucho más modesto.
    Es que nuestras cabezas no dan para tanto.

  • Alvaroquinn dice:
    Miércoles, 16/11/2016 a las 16:25

    Excelente crónica.

    Debería marcarse con dos rombos si se lee entre las 12.00 y las 14.00. Estoy convencido de que la diligente editora de esta maravillosa página tendrá a bien programarlo.

  • Uno de los más importantes productores de cine que ha dado este país solía reivindicar cada vez que se le cogía en un renuncio –cosa que sucedía con cierta frecuencia– “su derecho a contradecirse”.

  • Mientras leo el libro de Perroantonio pienso en algunos parientes más o menos lejanos, además del Diccionario del diablo de Bierce:

    —Flaubert: Diccionario de tópicos.
    —Léon Bloy: Exégesis de los lugares comunes.
    —Alberto Savinio: Nueva enciclopedia.
    —El Perich: Autopista (y otros).

  • Los aciertos de hoy de Quinn:

    – Rememorar las portadas de los discos de Pink Floyd. La mayoría fueron obra de Storm Thorgerson. Buscando el nombre correcto en internet doy con el nombre de la vaca del Atom Heart Mother: Lulubelle II.

    – Su crónica gastronómica y humorística, bien surtida de peteretes. «El cuerpo exige calor y cebadura», prosa macho que desmiente la conexión que quiere Pi con el machismo o la misoginia. Sólo un pero: los «picos de pan». Exijo a Satur que escriba un nuevo artículo para la sección «¡Que te lo comas!» donde execre de los picos de pan como execró en su día de las croquetas.

    – La relación de diccionarios. Me viene de perlas para algo que tengo entre manos. Muchas gracias.

  • En mi descargo diré que nos los regalaron con la bebida y que he tenido que buscar cómo se llaman. Pero en honor a la verdad confieso que me los comí bien contento. Son cebo pero uno es de fácil contentar.

  • A mí también me asombra Quinn. (Álvaro, tragón).
    Añado antecedentes patrios de lexicografía decimonónica crítico-burlesca: Bartolomé José Gallardo y Ramón Joaquín Domínguez. No puedo poner enlaces, ir y ver si querer.

  • Yo tengo uno que vosotros no tenéis. «El Bestiario de Ferrer Lerín», en Galaxia Gutenberg, que empezó siendo un intento de tesis doctoral sobre los ornitónomos en el Diccionario de autoridades y acabó en un caos de criaturas.

    En la sección Monstruos, por ejemplo:

    GRUESA-TESTA (Roberto). Obispo de Lincoln, llamado «Perro», de monstruosas proporciones. Incapaz de oficiar la Santa Misa y otros oficios religiosos, por el creciente tamaño de su cabeza que no le permitía andar derecho, fue sustituido por un Androida, regalo de Gonverus, sin que los fieles lo notaran.

  • Lo siento con toda mi alma, Mercutio, muchísimo.
    Encontrar un donante compatible es muy muy difícil, y a partir de 55 años ya no puedes hacerte. Aquí hay mucho maduro y madura, pero tenéis hijos, y amantes jóvenes, por favor: haced campaña.
    Ni miedo ni hostias, tanto si es por pinchazo en médula como si es a través de medicación; algunas de vuestras prácticas sexuales son más dolorosas, y muchísimo menos satisfactorias.

    A mí me gustaría abrazarte, Mercutio. Ánimos.

  • Buenos días.
    Por lo que leo, el compañero Mercutio, lo está pasando muy mal.
    No estoy muy al tanto de su situación, ni sé si se le puede prestar alguna ayuda.
    Por lo que entiendo necesita una médula donante, y esta debe debe ser compatible con la del receptor (que no sé si es el propio Mercuito o algún cercano suyo) como con cualquier otro órgano.
    Me pasaré por el POLICLINIQUE para ver cómo es el protocolo ese aquí.
    Como no tengo 55 y además soy vasco…

  • Anoche vi “¿Qué hace una chica en un sitio como este?” (1978) de Fernando Colomo y me dio mucha vergüenza, la película no ha resistido el paso del tiempo. Sí que me hizo gracia ver al fallecido Félix Rotaeta, en un papel grotesco por cierto, al que recuerdo como un fijo en la noche madrileña.
    Por aquella época existía la discoteca MM (el Sol se abrió en 1979) donde se podían haber rodado las actuaciones de Burning. El cantante que sale en la película es de pega, era otro fijo de la noche madrileña, y la filmación se hace en una especie de salón de actos donde los espectadores estaban sentados en una época en que los conciertos rockeros se seguían de pie.

  • Perro, en el 91, cuando apareció, me compré el “Bestiario helénico: texto bífido gallego-español”. Es un bestiario en la mejor tradición medieval pero para uso infantil escrito por Juan José Moralejo Alvarez, catedrático de griego en Santiago. Y no sólo escrito sino también dibujado para su hija Helena. Helena con hache, claro. Yo aún no tenía hijas así que me lo compré para mí, pero cuando llegaron a la edad en casa fue un exitazo. Allí salen dibujados con lápices de colores y descritos con letra de cuadernillo Rubio y mucho humor para mayores y pequeños un montón de animales maravillosos. El Chimpampiro, mitad mono mitad vampiro; El Leotardo, un felino feroz calcetado a mano; El Camaleón, con su edredón de invierno y su pariente cercano El Leoncama, con quien no hay que confundirlo. Intento ahora hacer memoria y no recuerdo la imagen de La Jabalina, que se describía también en el libro. Aunque en la necrológica de Moralejo se menciona el libro he buscado en Google alguna imagen y no encontré ninguna. De hecho poniendo Chimpampiro sólo sale un tuit mío. La ontología teratológica no está de moda y la infantil menos, lo cual es una pena.

  • Schultz, tengo los horarios y los presentadores, pero prefiero reservarme la información, al menos una semana más, hasta que quede todo atado y bien atado. En todo caso, apúntese las 19.30 como horario habitual de referencia, aunque iré informando oportunamente.

  • Tomo nota. ¿Cómo nos reconoceremos? Se me ocurre que podría llevar la biografía de Keith Richards bajo el brazo.

  • Qué bueno Gauss, ¡un bestiario infantil! Nadie me ha regalado nunca un bestiario infantil. Cómo voy a ser una persona sensible si sólo he leído maldades.

    Mi primer bestiario fue «El libro de los seres imaginarios» de Borges. Luego me fui a las fuentes medievales, pero el de Borges merecería edición ilustrada.

  • Llevar libros en una librería puede ser redundante, Schultz, salvo que lo compre allí mismo. Lo del chistu de JRG sólo sería admisible si baila previamente un aurresku. No sé, ya se le ocurrirá algo. Teníamos que haber sacado las camisetas chopsuey, para identificarnos entre las masas.

  • O quizá entre gritando ¡el autor!, ¡el autor!
    Ya veo la escena:
    Entra un hombre. Se abre paso hasta la mesa y pregunta.
    -¿Eres tú el de la calle Arana?
    (Por toda respuesta, el otro le calza una hostia, lo que en argot baracaldés viene a ser un sí). Luego le pregunta:
    -¿Y tú eres el pijo de la calle Portu?
    -Calle Portu esquina con la calle de la Bomba, en realidad.
    Se abrazan y salen a beber.

  • “Trumponomics Explained”.
    Empiezo a recibir artículos como éste. Aconsejo revisar datos y propuestas antes de rasgarse las vestiduras.
    Ayer vi “Sully” y al acabar la gente prorrumpió en un aplauso. La forma de ver el mundo de Clint Eastwood nos gusta a la gente sencilla que vamos al cine los miércoles porque es mas barato.

  • STUM

    Y todos le preguntan: háblanos de tu vida,
    de tus creencias, de amores inconclusos.
    Háblanos de quién eres, lo que quieres o piensas…
    Y el poeta responde siempre STUM, STUM.

    Pregunta el gerifalte de la Diputación -no sabe,
    no contesta-, confuso el prepotente alcalde,
    el gobernador acre, sus bastos emisarios,
    comisarios, o el torpe Policía Nacional.

    Pregunta el diputado -la señoría loca-,
    el aún reciente autónomo -cargo casi estrenado-,
    majestades o zares de distintos imperios…

    A todos y a ninguno, el poeta responde,
    solamente, la palabra enigmática STUM.

    STUM, de Julio Aumente, en su obra El canto de las arpías.

  • Aclaración: la calle de la Bomba, de Baracaldo, en realidad Ramón y Cajal, debía su nombre, según todas las noticias habidas al respecto, a que había caído allí una, durante la guerra.
    O eso creía yo. Un día mi abuela se echó a reír y me explicó que mucho antes de guerra ninguna ella bajaba hasta allí a lavar la ropa, porque había una bomba … de agua.

  • Mis tíos vivían en la calle Pelota de Bilbao ¿A qué se debe tal nombre? Venían a Madrid dos veces al año, tres si llegaban a la final de la Copa, a ver al Atleti y a clubs finos de alterne.

  • NINGüINO: expresión del cazador de pingüinos cuando no ha logrado pieza alguna.

    No sé de que diccionario era, creo que el de Coll, pero se me quedó esa palabra y definición.

  • Afinidad, s. f. Parentesco que se contrae con el matrimonio consumado ó por cópula ilícita entre el varon y los parientes de la mujer, y entre la mujer y los parientes del marido (Acad). ¿Puede darse una definicion mas absurda y obscenamente grosera? Qué significa la escandalosa frase de cópula ilícita entre el varon y los parientes de la mujer? La de la mujer con los parientes del marido ya se comprende en cualquier sociedad algun tanto desmoralizada como la nuestra; mas lo que no se comprende es que existan académicos capaces de autorizar tan repugnantes é impúdicas definiciones, con mengua de la moral pública y del sentido comun. Pero aun prescindiendo de la parte indigna y de toda interpretacion liviana, tendremos siempre una definicion confusa y torpe, sin trabazon ni reglas gramaticales. Qué quiere decir sinó: matrimonio consumado entre el varon y los parientes de la mujer y entre esta y los del marido? Risum teneatis amici. || Parentesco, especie de relacion consanguínea en cierto modo, vínculo moralmente natural ó conexion que media entre el varon y los parientes de la mujer, entre esta y los del varon, exista ó no matrimonio entre los dos que contraen íntimo lazo de union.
    Qué planos de tesoros. Gracias, troncos.
    ¡Ale hop!: movimiento pendular y David Cerdeño nos cuenta la búsqueda de materia obstinadamente obscura. (A partir de 1h, preguntas de la gente y maravillosos momentos del sabio DUDANDO).

  • Buscando mi libro del Callejero de Bilbao para contarle al Marqués lo de la calle Pelota (libro que, como suele ser habitual, no encuentro porque no está en su sitio) me topo con unas cintas de casete de los años 1988 y 1990 (serían de las últimas que compré).

    Nacha Pop
    Los Ronaldos, «Saca la lengua»
    Los Lobos, «The Neighborhood»

    Lo cual que me pregunto dónde estará la caja completa de cintas de casete, o sea.

  • schultz dice: Jueves, 17/11/2016 a las 12:59

    O quizá entre gritando ¡el autor!, ¡el autor!
    Ya veo la escena:
    Entra un hombre. Se abre paso hasta la mesa y pregunta.
    -¿Eres tú el de la calle Arana?
    (Por toda respuesta, el otro le calza una hostia, lo que en argot baracaldés viene a ser un sí). Luego le pregunta:
    -¿Y tú eres el pijo de la calle Portu?
    -Calle Portu esquina con la calle de la Bomba, en realidad.
    Se abrazan y salen a beber.

    Ahí mismo hubo un cine, el Coliseo creo que se llamaba, luego reemplazado por las casas en donde estuvo el restaurante Estambul.

    Yo nunca he dicho que fuera de la calle Arana, que conste.

  • Tengo entendido que algunos experimentos hechos en unas cabezas humanas han demostrado que el origen de nuestros actos siempre es anterior a nuestra decisión de actuar. Antes de que nos pongamos a pensar qué debemos hacer, antes de que veamos los pros y los contras, las razones a favor del sí y las que trabajan a favor del no, la acción ya se ha puesto en marcha. Las neuronas se ha encargado de ello. Y nosotros sin saberlo.

    ¿Debemos deducir de ello que nuestras acciones son siempre irracionales?

    No, si por irracional se entiende que la acción será la misma sea cual sea la razón que nos demos para actuar. Ahora bien, lo que hace imposible que se dé esa indiferencia respecto a las razones para actuar es que, si bien el origen neuronal no depende de la decisión, ésta si depende de ese origen neuronal. Va en el mismo lote de la acción.

    Por eso podemos decir que la acción cuyo origen remoto se encuentra más allá de la razón puede ser racional. Basta con que venga acompaña de alguna razón. Lo único que no podemos decir es que la razón sea la causa de la acción racional.

  • Perro, ahí mismo vivía yo, en la casa del otro lado de la calle.
    En ese cine recuerdo Quo Vadis?

    ¿Dónde vas?
    Al cine.
    ¿Qué dan?
    Quo vadis.
    ¿Qué significa?
    Adónde vas.
    Al cine.

  • La presentación de un libro no suele servir de nada. Por regla general, no son actos muy divertidos: lo normal es que te inviten a una copa de cava, y si del tipo es un superventas, tal vez algún canapé o unas croquetas. Miseria y compañía. Recuerdo una que organizó mi editorial donde un autor, ya entrado en años, había escrito una novela basada en el mundo de la prostitución callejera. Sólo acudió un periodista al acto, y la única pregunta que realizó al acabar la presentación fue la siguiente:

    –Y siendo tan mayor, ¿cómo se le ha ocurrido escribir estas cosas?

    Fue lo mejor de la noche.

  • En Madrid tengo casa en la calle Pedro Rico, me parecía una merecida casualidad vivir (a ratos) en una calle dedicada a mi crooner favorito, el gran Pedrito Rico.
    Hasta que un día mi padre me aclaró que se trataba de Pedro Rico, el orondo alcalde socialista de Madrid durante la República, que huyó a Valencia en el maletero de un coche.

  • La promoción es harina de otro costal. Comprendo a Pedro Sánchez cuando explica que Prisa y los poderosos se confabularon contra él. Prisa también fue a por mí en su momento. Cuando publiqué mi segunda novela, El País de las Tentaciones me dedicó dos páginas completas. Quedamos para cenar con la responsable de prensa de mi editorial–hoy en día una alta ejecutiva del más grande grupo editorial español–; un amiguete, campeón de artes marciales, que trabajaba conmigo y la entrevistadora, la escritora y periodista NB.

    De su larga experiencia como gorila le quedan las cicatrices que luce en la cara, un master callejero en situaciones grotescas y un arsenal de excelentes historias. […] Sus patrones le recuerdan. La noche que entró en el bar N., donde se hizo la fotografía de esta entrevista, los dueños se acercaron. Pero no era para felicitarle por sus éxitos literarios, sino para ofrecerle que volviera a trabajar.

    Así fue. En el mundo de la noche no había quién me tosiera.

    El artículo seguía, más o menos, por estos derroteros. Recuerdo que bebí bastante, sí; pero siempre he pensado que me echaron algo en el vino, pues, si no, no se comprende el final de la entrevista:

    Y en un acto reflejo de autocensura, M., con humor ácido, añade: “Mis mitos sexuales son Ana Rosa Quintana y Celia Villalobos.

    Ignoro si la entrevista influyó o no en las ventas del libro, pero esa misma semana me llamaron para invitarme a un late show de Antena 3 y también para ofrecerme un papel de malo en un largometraje. Palabra de honor. Decliné ambas ofertas, pero, a pesar de los años transcurridos, esas palabras finales todavía siguen persiguiéndome las noches de invierno.

  • Sr.Bolaño, muy buena la conferencia.
    Singulares y acertadas preguntas del público.
    Desconocimiento de la gran mayoría de lo que nos rodea.
    Difícil contestar cualquier cosa sobre el desconocimiento.
    Enlazo con lo que comenta el sr.Kant.
    Si tenemos una acción, llega dada por un movimiento neuronal.
    Este movimiento neuronal puede ser automático o inducido.
    Si es automático o inducido, es indiferente a la racionalidad, ya que esta puede estar programada de forma previa, o inducida por razonamiento.
    La velocidad en modo automático será más elevada que en modo inducido.
    En cualquier caso se puede concluir que es racional en todos los casos, pues la programación automática previa depende de una racionalidad.

  • Gengis, telepateando con usted estaba leyendo el paper de Velmans (2003, Preconscious Free Will) que alguien enlazó, sobre la problematización de la liberté.

  • FE DE ERRATAS

    Por ajustarme a la realidad y aunque no tenga la más mínima importancia, en realidad el artículo al que me refería antes ocupaba una sola página del suplemento. La memoria ya me traiciona. Lo de las dos fue en otro medio diferente.

  • Sabía de este asunto y lo acabo de buscar en la internete.
    Sigo tranquilo porque no soy racista, sino islamófobo; es decir lo mismito que “nazífobo” o “comunistófobo”. Nada contra los seres humanos que viven en los paises árabes y aquí mesmo, ni contra las presonas humanas indonesias por ejemplo, pero todo contra su ideología totalitaria disfrazada de religión.

    ¿Exagera esta democracia?:
    “* Japón es la única nación que no da ciudadanía a los musulmanes.
    * En Japón no se da la residencia permanente a los musulmanes.
    * Hay una prohibición fuerte sobre la propagación del Islam en Japón.
    * En las Universidades de Japón, no se enseña el idioma árabe o la religión Islámica.
    * No se puede importar ‘El Corán’ publicado en idioma árabe.
    * De acuerdo con datos publicados por el Gobierno japonés, se ha dado residencia temporal a sólo 2 lakhs Musulmanes, los cuales deben seguir la ley japonesa de la tierra. Estos musulmanes deben hablar japonés y llevar a cabo sus rituales religiosos sólo en sus hogares.
    * Japón es el único país del mundo que tiene un número mínimo de embajadas de países islámicos.
    * Los musulmanes residentes en Japón son sólo los empleados de empresas extranjeras.
    * Aún hoy, no se conceden visados a los médicos, ingenieros o administradores musulmanes enviados por empresas extranjeras.
    * En la mayoría de las empresas, incluyen en sus políticas que solamente los no-musulmanes pueden solicitar un empleo.
    * El Gobierno japonés es de la opinión que Los musulmanes son fundamentalistas, y que incluso en la era actual de la globalización, no están dispuestos a cambiar sus leyes musulmanas.
    * Los musulmanes no pueden ni siquiera pensar en alquilar una casa en Japón.
    * Si alguien llega a saber que su vecino es Musulmán, informa a todo el barrio para estar alerta.
    * No hay ninguna ley (Sharia) personal en Japón.
    * De acuerdo con el Sr. Komico Yagi (Jefe Departamental de la Universidad de Tokio) “Existe una percepción en los Japoneses de que el Islam es una religión para mentes muy estrechas, y que se debe permanecer lejos de ella”.”

    Esperando el chorreo.

  • Qué lástima perderse las presentaciones de Perroan. Aseguro diversión.

    ***

    La señorita Bellpuig ha enviado desde twitter condolencias a Merc de parte de todos nosotros. Le mandamos un fuerte abrazo.

  • Ni idea, Gaussage. Yo iba un pelín mamado (sólo bebo cócteles) y, además, suelen escribir lo que les da la gana. Lo mejor es dejarte llevar, reírte lo que puedas y leerlo pasados unos meses por si acaso.

  • Un recuerdo de Cantabria.
    En Cantabria al queso azul le llaman queso picón, que es muy parecido al de Cabrales, pero aunque Cabrales está muy cerca, no está en Cantabria.
    El queso picón más famoso es el de Tresviso, un pueblo al que se sube a pie por los riscos desde el desfiladero de la Hermida, una escursión clásica de picos de Europa, muy dura, 7 horas solo ida. Hay una carretera que va a Tresviso, pero no desde el resto de pueblos cántabros de Liébana, sino desde la parte asturiana de picos de Europa.
    Las calizas de Cantabria son muy blancas, parecen de queso. De ahí viene el cantar:
    Si las Peñas de Lebeña
    fueran de queso picón,
    las habrían derribado
    Peña Labra y La Masón.

  • Joder, que duro es saber si algo es cierto en estos tiempos de súper información.
    La info falsa de Japón y el Islam la conocía hace mucho tiempo, no me ha llegado ahora en la época Trump. De hecho la he tenido que buscar.

    Gracias Brema por tu voluntad y tu tiempo.
    Al final hará falta otra vez el periodismo ese que comprobaba los hechos.

    Islamófobo sigo siendo.

  • Tal como dije he hecho: me he dirigido a la librera de LaCentral y le he espetado:
    -Te voy a hacer una autocrítica.
    -Adelante, ha respondido solícita tras un breve titubeo.
    Una vez aclarada mi petición, ha comprobado en el sistema que el libro no estaba:
    -Es muy reciente, veo que está pedido para todas las tiendas y entrará la semana que viene. Te lo guardo?
    -No, no, ya volveré a pasar.
    Cambio y corto.

  • Todo es muy antiguo y apolillado ya, Mgaussage. Ahora es el turno del gran Perroantonio. He empezado su libro hace apenas un rato y lo estoy pasando bomba. Lo digo de corazón. Me parece un prodigio de observación de la realidad, entre otras cosas. Nada que envidiar a Bierce.

    La edición, además es excelente. Como decía Poe (guiño), y por poner un pero a esta maravilla, parece ser que habría que colgar al distribuidor (pues son los distribuidores, y no los editores como erróneamente se piensa, los capos del negocio). Por suerte, estoy seguro que la “clientela” será todo lo fiel que merece el autor, así que busquemos un cordón de seda para la ejecución.

    Felicidades.

  • bolaño, acabo de aprender que donde yo veía dos cosas M. Velmans ve tres. Él lo explica así: “a mental process might be conscious (a) in the sense that one is conscious of it, (b) in the sense that it results in a conscious experience, and (c) in the sense that consciousness causally affects that process”.

  • Sobre palabras del diccionario: el DRAE, en una edición antigua que ya no poseo, definía la palabra “arrebol” como el color rojo de las nubes heridas por los rayos del sol. (Las cursivas son mías).

    Era, con diferencia, mi definición preferida. (Supongo que por eso suelo introducir la palabra, a veces sin venir demasiado a cuento, siempre que puedo) La descubrí por casualidad, y lo había comentado con mucha gente a lo largo de los años, pues me parecía entrañable el toque poético que le imprimía al diccionario la Real Academia al emplear esta metáfora.

    Pero en alguna edición la sustituyeron por un probablemente más correcto (y prosaico también) iluminadas. Y así se quedó. Estoy convencido de que que salimos perdiendo con cambios así.

  • Estaba siendo duro conmigo por el tema japonés, pero veo que en efecto hacen falta periodistas como antes, para que dediquen el tiempo que los mortales comunes no tenemos para desentrañar lo verdadero de lo intoxicador.

    Tantos años Arcadianos no habían sido suficientes, me faltaba avergonzarme.

  • No es sensato, Adapts, aunque fuera verdad lo del Japón. Hay mil y pico millones de musulmanes en el mundo, de todos los colores. Y aunque sólo hubiera ocho: a los hombres por sus actos.

  • NUEVO MENSAJE DE PABLO A LOS SORDOMUDOS

    Mira, sentado. Mira, ahora me saco un moco. (Lo redondeo, lo miro con deseeeo. Yo tengo un moco, lo saco poco a pocooo…). Mira, sentado… (BIS)

  • ARTE MENOR

    En esta noche que muere
    mi vida ya está perdida.
    En esta noche de nieve
    no tengo cartas marcadas
    para ganar la partida.

    Mi vida ya está perdida.

    La luna fue mi memoria,
    la perdí al amanecer.
    Velo una luna sin vida.
    Las sombras que me persiguen
    no las puedo detener.

    Mi vida es cosa perdida.

    En esta noche de nieve
    ¿de qué conozco a mi vida?
    Galopa en caballo muerto
    mi vida, que va perdida.

    Huyendo en noche de nieve.

    ¿De qué se muere la luna?
    Mi memoria está dormida
    sobre un mar atormentado.
    Brilla un puñal en la herida.

    La luna muere en pecado.

    En esta noche de nieve
    ¿quién ganará la partida?

    Mi vida ya está perdida.

    Lo que yo amaba no es mío,
    porque nadie tiene nada.
    Todo es de sombra y tiniebla.

    La partida está ganada.

    ¿Quién me dijo que apostara
    a este juego de la vida?

    En esta noche que muere
    mi vida ya está perdida.

    En esta noche de nieve.

    (Felipe Benítez Reyes, Pruebas de autor)

  • Bolaño, estaba viendo esto en la tele. Luego han recordado a Carlos Cano. No sé si es la Comunidad de Madrid la que nos paga Andaluces, como ha dicho Cifuentes, o bien Andaluces son de Cataluña o Andaluces nos salen a escote. Gracias a todos por pagar Andaluces, pero más que pagasen barato comprarían LO POETAZOS y GUAPOS QUE SON ANDALUCES.

  • Ajá. Y qué cantan los mismos…
    Estoy en una conferencia, seña. La Fórmula que describe el Mundo (pretenciosos). Viernes a las ocho, en Madrid, o das una conferencia o me la dan.