The yellow submarine

ximeno
Por Ximeno de Atalaya.

Estas que aquí romanço son las tribulaciones lazradas por el que abaixo rubrica el fadamaliento dia en el que, saborgado de sones y musicas, ambicioné bastecer a mis orfanos oxos con la visión de un retablo intitulado «The Yellow Submarine» a celebrar en una lexana villa, el logar me lo calllo e decir no lo quedría.

Sepan todos los omes, los vasalhos e los seniores, clerigos e canonges, legos, abades e priores, que estos fechos que relato, semblança de mis sinsabores, e crónica de mis desatinos, ha muchas jornadas que acontescieron e aún memoro dellos para desgracia mía.

Qui leer lo quisiere habrá primero saber que, por falsas que vos parescieran mis cuitas, lances e malaventuras, aquesta es cronica fidelissima de todo lo que se cita, para ventura vuestra e mia desventura; ça soy enemigo de fantasías e poco dado a ensoñaciones, fábulas, leyendas e mitologías.

E para dar por concluxo aqueste prólogo imploro a vuesas mercedes que si oviera algun yerro en la grammatica destas memorias non pongaden culpa en la atenencia, empero pongandenla en la mengua de mi taliento, en la parquedad de mis exiguas luzes, e en la poquedad de mi valía.

I

Sepan vuecencias que, por graçia e ventura de El Criador, reçibi la dádiva del amor por la armonía e desde zagal cadí en su embeleso, fechiçado por los conjuros que surgen de dulçainas, chirimías, vihuelas e salterios. Sepan que corrí de infante tras saltimbanquis, trovadores, organistas e violeros, e que cobdiçiava, sus chrimbolos, sus bártulos e aparexos. Hasta los voceros facían en mi su mella con el son de sus cantinelas e pregones.

E todo aquesto acontescía, que bien los sabe Dios Nosso Senhor, con grande pesadumbre de mis respetados padres, de almas nobles e justas los dos e de grande coraçón, mas desmarriados ambos de las artes de Euterpe la musa de las flautas, o de Terpsícore que con su lira guidaba a danzarines en sus rigodones. E por aquesto mesmo descían: «Músicas, sones e danzas ponzoña son para la alma e para el coraçón e ahoganlos en torvias alegrías e en grande confusión». De parescida manera refería mi tía abuela Paula, de quien heredé fermosa cabellera cana, e que memoro agora que fayescio soltera e, a tenor de la epoca en la que avió su vida, probabilemente nubile: «Músicas y sones llevan a la dança, e de la dança nasce la picardía, de la picardía brota el fornicio, e del fornicio el pecado, e del pecado el averno e su fogo eterno».

A pesar de mis antepasados píos, circunspectos e penitençiales, a pesar de ambientes tan poco propizios e gustos tan menoscabados, devoto fui de tal afiçión e devoto apasionado. E por tal raçón procuraba me correrías, peregrinaxes, aventuras, andanzas e romerías para bastecer a mis famélicos oídos de algunas migaxas de melodías y cantos que ovieran mas golosina a nosso gosto que revistillas, vodeviles, tonadillas e copleros ça estas eran las únicas musicas a nosso alcance e tan solo en las Ferias de la Villa. Non acontescía entonces como agora que los conciertos son cutianos, que no hay paz ni descanso para los fatigados oídos, atiborrados de ruidos e alborotos y de una barahunda de estampidos.

Tales partidas, al no ser causadas por ansias de mercedes o famas, no eran apresciadas por mis mayores, que no conçebían mi firmedumne en el sacrificio para escuchar a «fedientes ye-yes melenudos revestidos de ropaxes diabólicos e de fabla tumbal». Mas nos, desoyendo sus admoniciones, vadeamos ríos, atravesamos valles e coronamos cerrones en pos de nossos paladines.

Aiunos de funçiones e espectaculos de musicas tenía el ánima e cuerpo siempre dispuestos a nos procurarlos. E fue por aquesto que relato, que un malhadado día de los del estío de reçién principiados los annos 70 del siglo pasado, llegó a mi oídos nodiçia de que, en el «Retablo de los estíos» (vulgo: cine de verano) de una villa non muy lexana de cuyo nome prefiero non acordarme, nossas pregarias habían al cielo puiado y quizás algun santo conmovido tuvo a bien recudir en nosso auxilio e annunciabase una de las obras mas famadas del Trivium et Quadrivium: «The Yellow Submarine». Por atenençía a los naturales de villa tan eminente, excusenme de facer mención del su nombre, pues no face derechuría que torne en motivo de gahurra e de escarnio lo que acontesció face ya tantos annos, e lo fizo sin que todos sus vezinos e paysanos sabieran los fechos e procederes que relato.

Apacenté a mi corcel de dos axes hasta que bosaron por los belfos los azeites de piedra e tras ceñirme un yelmo adovado con los colores de mi divisa, a lomos de mi cabalgadura, partí en pos de la aventura, pues de ese modo se cognosce a los valientes, los omnes cabales que no se desombran ante los aduros, los bretes e los conflitos.

Pisado que ove la terra de promision anduví desnortado, aflixido e afollado pues fíceme noción de que azes e mesnadas, muchadumbres magnas provenientes de todos los rumbos de la rosa de los ventos, ovieran fecho peregrinaxe tal como yo mesmo fice, e faltaronme largas fileras, e formigueros humanos, e gentíos, e cáfilas. Mas nada de ello hubo. Sin prórrogas ni esperas fíceme de una bula que, para mi sorpresa, tenía exiguo costo a pesar de su grande valor. Preçio que veíse reduxido si en posterior xornada se presentaba resguardo de la anterior.

E ya con el sol enflaqueçido víme en un corral grande como la plaza mayor de un villorrio, rodeado de unas cuantas dozenas de omes curiosamente ataviados, los más con frisa de rusticos, los menos con vitola de murmurados, greñudos y vagados. E formaban dos grupos bien descriptos que non se mixturan cual agua e azeite. Los rústicos pipaban pipas e llevaban los pelos trasegados, los otros, de pelos largos, facían fumo con enliados a mano.

Al cader la tiniebra diose comienzo al retablo. Quizas sea difícil de creer pero tengan vuecencias fe en lo que acontesció delante mesmo de los mios oxos: grandes signos contieron, la terra tremeció, sonidos atronadores atronaron el espacio. Una centella que nasció en un bujero atraviesó la cuadra, e siendo noche poco estrellada, estrellóse su destello contra un muro albo, el cual cobró vida de modo extraño pues perdió la color e empeçó a mostrar banderas e desfiles e otras pompas e tras elas aparesció un ome mas bien baxito, e pançudo que inauguraba pantanos.

Al rato surtieron unos omes semidesnudos e con las testas llenas de plumas e pintarrajeados cual diablos a los que llamaban sioux los cuales fueron masacrados con arcabuces por soldados vestidos de azul, mas todo sin atenencia e sin descanso, e antes de entender las razones de sus desvaríos fizo apariçión un infant de cuerpo chico, mas de voz señera, con oxos grandes e con grande brillo, que cantaba como un angel, al que apodaron «Joselito el Pequeño Ruiseñor» e a fe mia que qui aventuró tal titulación fizo grande adivinança pues annos despues Xoselito terminó enjaulado e crescido en un ome baixo, mas un reputado páxaro.

Xoselito penaba e cantaba e vovía a penar pero nunca fui entrido de la razón de sus cuitas porque, antes de poner orden en tan grade turbamunta de lácrimas y cantos, unos caballeros con elegantes chaquetas rojas e tocados con sombreros que llaman «salacot» fueron muertos por bandadas de adiablados, lo que al presente llaman subsaharianos e que en aquellos tiempos llamabanse con grande acierto negros, pues esta era su color. Tales pedaços de películas todas intituladas «Proximamente en esta sala» era costumbre servir como antesala de la mas grande pitanza, e tragonía que tras breve reposo se nos prometía.

II

Tened vosas ánimas, senhorías, templad vossos coraçones, santiguad vosos pechos, silenciar vossos suspiros, pausen vuesas merçedes cuitas, penas e sufredurías, tengan tregua vuestras porfías porque principiose el nuevo e mas grande retablo de las maravillas. De mil colores tornose el albo muro, en millares de sones tornase el cri-cri de los crillos e un torbellino de músicas y ritmos vençió a la parroquia que quedóse como aturdida. The Beatles movieron sus naves como buenos naveadores e dieron pasto a su grey como buenos pastores.

Si bien non duraron mucho mis goços porque los campusinos fablavan entre dientes los unos con los otros, e para mi assombro, entre aquellas gentes crescía el enoxo, el aire fue caminado, aparesció la furia e la saña porque los labrantines, que avian ganas de naos, torpedería, disparos y soldadesca, non cognoscían trovas, ni troveros, e començaron a dar silbos los innorantes, e ladraron e aullaron como posesos por el mesmismo Lucifer.

¡Fuera! vociferaban unos con furia ¡Fuera! otros les respondían, ¡Bravo! grité atannido, e sin embargo los patanes, foscos, amidos e apoderados, rugían ¡Fuera!, ¡Fuera! como leones ¡Fuera! como toros bravos ¡Fuera!, ¡Fuera!, como almas en pena ¡Fuera! como diávolos.

Affondados por el destino, annugados por griteríos y amenazas de todo tino, algunos dentre nossotros, quienes cognoscíamos a que habíamos ido, fizimos lo que podimos e aturados proferimos gritos de ¡Bravo! ¡Bravo! que, aiunos de maiores numeros, fueron baldados e malferidos. Cánticos de eunucos parescían nossos denuedos, baticores de monjas, anhelos de enamoriscada desombrados por los estampidos de las cavernosas gargantas, bien templadas de fuertes vinos, de los bestiones aquellos, con sus voçes que digo voçes, sus graznidos de cuervos fartos, de polifemos feridos. Nossa confradría gritaba ¡Bravos! que, en aquella barahunta de barbaros fadamalientos, sonaban como a coro de benjamines, como a cántico de abadesas, a suspiros de novias, a falta de sangne en las venas, a ruçiada en flores de tilo, a mohines de donçella.

Durante unos pocos instantes de bienaventurança, a causa de hallarse el amanuense conductor de la máquina del cine destraído, odimos algo, mas bien poco entre tanto alboroto, e vimos menos por estar con un oxo en el retablo e otro en el gentío, e lo poco que videmos e exaudimos fueron devorados con grande apetito, mas al cabo de un suspiro detuvose la sesión de súbito.

Alumbraronse las luzes al tiempo que se apagaron nossas albricias. Entretanto la maior parte de la parroquia aplaudía sin mostrar descontento ni pesadumbría por lo que yo vide como pausa e que tornose en cruel e brutal despedida.

E solo algunos cobdiçiavamos la película, e mostravamos-nos desabridos e aiunos de toda alegría. E aquellas creaturas malventuradas fizieron de nossas cuitas, chanzas, e burlas de nostra condena maldita. Chufas que revellamos con las puñadas sujetas, los belfos mordidos, el cenno frunçido, cordoisos, pero prudentes e con la oiança encendida.

Fize algunas pesquisas fatilado e preso de secura follia e por esto fue que supe do el mesonero se guarescía. Hallábase oculto en los doblados de una albergada vescina.

Ime a su encuentro e arribé por una ardura escalera mucho escura hasta un portón con gatera de la que salían rugidos infernales, e vozes, relumbrores e luçençias, augurio e vidençia de la segura presençia de cuitas mortales. Me armé de coraxe e con arroxo e osadía batí mis puñadas sobre el portón a la vez que reçaba: ¡Ah, del lugar! E de repente, e tras un chirrido dubdado abriose el portón, e tras el se vino a nos un ome enano como un chaparro, mas recio como un carrasco, de braxos nervudos y nudosos como de león, culibaixo, garbancero, barrigudo, peludo, carboniento como un mulato y patituerto cual bufón, narizotas e con media dozena de barbillas, en parte por ser cuellicorto, en parte por ser cabeçón.

E púsose a fablar en una lingua serrana e áspera como asperión, e a la ves que fablara e chillara como puerco abuzado, como buey con arduras, como bispo en cuaresma, brincaba e abraçaba los ventos, e brutaba de un lado a otro e escupitaba sobre la terra, sañudo e violento, e por demás blafemaba desta guisa: «Cagüendió, cagüendió». Parescióme que el mesmo Satanás lo guiava, de Dios desamparado venciólo su lucura.

Bien sabe el Christo bendito e toda su Santissima Corte Celestial, pues a todos elos me encomendé, que fize misión de retornarlo a la su cordura e al buen seso, que rogué, oré e imploré empero non trové oïdos a mis raçones, e su enorme testa que cual peñasco era o aun mas dura, e el malastrugo parescía vicario del mesmisimo Belzebud e respondía con grungidos e amenzas a mis raçones, esplicaçiones e considerandos.

Hermético a la lógica, a la pragmática e a la retórica, obstinato, cerril e furaño, el entorpado enano esquivó mi verbo, el arma de la dialéctica, enfurrugnado en una manía: «Anarfabeto y tó lo que usté quiera pero por mis coxones que en mi cine no se ponen penículas de muñecones» que colmó con otra sentencia: «A vé si nos vamos enterando de que en mi cine se ponen las penículas que me salen de los coxones».

Aquellos juramentos auguraban grand privança, iniusticia manifesta, tiempos e dineradas perdidas. Vanos tornaron nosos intentos, e vanos los argumentos, vano remememorar al rudo zoquete que han veces que pagan justos por pecadores, e que mucho e a muchos malean los axenos errores.

Nostro afán era recibir lo acordado e fazer visión del espectáculo anunciado. Respiré un poquiello por esperar que tornase en so sentido e fablé e dixe. «Los vienes que a vos doné en estos tiempos venidos, el buen Senior non quiso que fuesen perdidos». Sordo a mi afliccion el cabeçudo tuvo a bien defender el capricho de los más frente a el derecho de los menos. E por eso recudí: «Culpar de malos a los buenos e a los melliores es de mesquinos» en respuesta a su desvarío con el que laçarava a los pocos que entodavía puxabamos por saciar nuestro lexitimo apetito. Empero sus sesos yazían amortidos, e por eso, grité que hubimos pagado con creces nuestros derechos, que los dineros tronchan peñas, e que peñas mas altas habían caído.

Mas el mastuerzo, vellaco e necio como un borrico, atarantado por nuestras razones, perdió la color buena quedando descolorido, los oxos remellados e cozeava los suelos como bestia de carga e repetió el pecador malvado su desradigado ruxido: «¡Cagüendió!, ¡Cagüendió!».

En ora dura hube recudido: «Quien no tiene miel en la orza, tengala en la boca, que mercader que asina fiziere bien vende e bien troca». Porque el campusino tomó un palo, nudoso, recio e dócil, cual vara de avellano, e començó a dar grandes palancadas e tenía el ceño mucho turbio e por dezir verdad confesaré que mi natural es sosegado, enemigo de riñas e disputas, de refriegas e de arrebatos. Mas sepan vuesas mercedes que todo tien un límite, e que tal limite habíase reboçado, e que yo si me pongo… me pongo. E púseme a correr como un galgo, baixé la escalera açorado, de dos trancadas, con pies lixeros e con el rostro demudado pues persigiome aquel bellaco, quien a pesar de ser paticorto, de ser ventrudo y rechoncho demudose en ágil, liviano, pronto e lixero cual gato.

Corrí sin mengua de fuerzas pues non vedía mas que sus monstruennos braços. Avía por qué fuir, avía por qué galopar, avía el fementido a por mi, avía un palo además. Corrí hasta Berlín, o quizás hasta el Turquestán al ser malespantado por aquel rufián, cornudo, cejixunto, malasangre, tarugo, cerril e fediondo que aún me asusta en mis mas atroçes pesadillas en las que lo veo cavando con los sus piedes cual toro bravo, sañoso e iracudo martiriando mi corpo, cortandome las oreixas e otras partes muy queridas de mi anatomía e sin atisbo de piedat e fazinedome sofrir pues, el bárbaro animal parescía muy capaz de descuaçarme el coraçon del pecho sin más herramienta que sus gigantescas manos e además escalabrarme, dexarme coxitranco, contrafecho, revenido, tullido, manco e baldado e a la postre descapitado.

Gracias a la piedat de Dios e a la fortaleça e presteça de mis veloces tienllas el bellaco bebecharcos non me fizo captivo, e cuando recuperé el resuello e logré fartos arrestos pora acercarme a mi corcel de fierro que avía desamparado e fuí vivo e bastante entero e felizido de una asolada villa, logar al que acudí con intención de contemplar «The Yellow Submarine» plorosos los oxos por no haberlo cumplido.

Como descía mi tía abuela Petra hermana menor que fue de la mençionada Paula: «El mellior repaire que vos averereis, es olvidar las albricias que aver non podereis, ça lo que non pode ser, no pode ser, e por ser impossible nunca lo porfieis».

Paresciera que Dios pone a prueva la fortaleça de mi anima ça vuesas merçedes cognoscen, pues dello fize scriptura, de alguno otro desguissado que a fe mía non merecí. Quizas sea voluntat de la Alta Magestat que non siempre pueda culminar a la primera las andanzas que otrora emprendí e condepnado esté a repitir.

E para que conste lacro, estampo e confirmo con mi anillo este cartelario que narra e recoxe expediente sumario de mis desatinos

el vigenteno cuarto dia del mes de Otubre del anno MMXVI de Dios Nosso Senhor.

Ximeno de Atalaya

 

 

157 comentarios

  • Me siento honrado por compartir página con el autor de tamaña obra de arte, Madre del Amor Fermoso.

    Larga vida a Ximeno.

  • Perroantonio dice:
    Jueves, 03/11/2016 a las 22:10
    Creo que los análisis de la prosa cipotuda de Bremaneur, quizá con alguna ligera afinación, deberían entrar en el canon chopsuey con formato de entrada. No deberían perderse como lágrimas en la lluvia de comentarios.

    Hemos indagado en la idoneidad de tal aventura, discurrido sobre el argumentario a favor y las tesis en contra, cavilado sobre el alcance que tal atrevimiento tendrá en el menoscabo de nuestra honra. Nada nos importa más, colegimos, que enderezar el calamitoso rumbo de la literatura española en estos tiempos de desdoro chabacano, baratura argumental y ampulosa palabrería. Sea, pues. Aceptamos con orgullo el cometido, sabedores de no caer en la pose sacrificial, tan seguros estamos de nuestra victoria.

  • Ximeno, la andanza que tan bien describe se repitió con distintos perfiles en aquella nuestra España. Déjeme que le refiera una que yo viví.
    Corría el año 1980 cuando se estrenó en Madrid “The great rock and roll swindle”, una especie de documental sobre los Sex Pistols que narraba el inefable Malcom McLaren. Acudí con mi pareja y unos amigos a verla al cine Urquijo el cual disfrutaba en aquella sesión de apenas un cuarto de entrada. Había un pequeño grupo de protopunkies que se estaba fumando unos porros haciendo caso omiso a los requerimientos del acomodador(1). De repente se encendieron las luces y se suspendió la proyección, momento en que entró en la sala un aguerrido pelotón de policías nacionales que con la porra reglamentaria como argumento nos instó a desalojar la sala. Corrimos calle abajo hasta el Paseo de Rosales donde nos dispersamos.
    (1) Quizás los mas jóvenes no sepan que los llamados acomodadores tenían como función primordial, amás de acomodar, ejercer vigilancia para que no se fumara ni se practicaran felaciones durante la proyección.

  • Amigo Ximeno, no recuerdo ya si quedó establecido aquí que la alabanza entre hombres es mariconería o si por el contrario se concluyó que cuando es recta y sin doblez no supone menoscabo de virilidad.
    Resumiendo, que me ha gustado la hostia, joder.
    (Especialmente cumbre la mención al pájaro Joselito).

  • No sé si fue esa película, Marqués, la que vi con los mis ojos en el cine o tal vez «La mugre y la furia» (The filth and the fury), pero recuerdo como si fuera ayer que en las primeras filas, rodeándonos, se sentó una horda de punkis y pies negros que procedieron a quitarse las botas para estar más cómodos y descansados. Poco recuerdo de la película, salvo los desfases de Sid Vicius y su interpretación de «My Way», pero no se me olvidará jamás el hedor.

  • Perroantonio dice:
    Viernes, 04/11/2016 a las 10:15

    Un mano a mano entre Proc y tú, con la ayuda de los que andamos por aquí, podría ser divertido. Si un día nos lo pasamos chupi piruli tratando de descubrir si era Júpiter lo que refulgía junto a la luna en una foto del Marqués, ¿no hemos de divertirnos igual diferenciando entre eses sordas y sonoras, etecé?

  • Caro Bremaneur, agradeciendo desde ya ese escrito que será señero y canónico, me gustaría apuntar dos asuntos que, hasta la fecha, creo que no han quedado convenientemente reflejados en los bocetos sobre la «prosa cipotuda»:
    – La influencia de la escritura de blogs en los autores cipotudos.
    – Los cipotes propiamente dichos que, quizá por pudor, han sido apartados como quien aparta unos juncos y relegados al segundo plano. No hay prosa cipotuda sin cipotes, como no hay puntillismo sin puntos ni poesía a chorritos sin chorritos.

  • Schultz, la viril camaradería y el laconismo militar que gustamos practicar entre caballeros es compatible con un halago contenido.

  • marquesdecubaslibres dice:
    Viernes, 04/11/2016 a las 10:33
    Schultz, la viril camaradería y el laconismo militar que gustamos practicar entre caballeros es compatible con un halago contenido.

    A esto me refería.

  • Me tengo que marchar ya, pero antes :
    ¡ Quiero el libro de portada, con el texto, el papel de pergamino, la encuadernación en piel, y las “enluminuras ” ( no sé si se llaman así las ilustraciones y adornos en los libros de horas ). Creo que merecería la pena una edición fac simil … ( tampoco sé si se dice y se escribe así . Ya siento, aunque mantengo mi petición )

  • Perroantonio dice:
    Viernes, 04/11/2016 a las 10:33

    No hay obra que, por perfecta que sea, no admita corrección de ideas, supresiones y añadiduras, acotaciones y afeites en la expresión. Sabedores de ello, nuestro orgullo no supone ni muralla ni menoscabo de la humildad al atender académicos consejos. Más aún, no serán sino impronta de pulcritud y excelencia en nuestras apuntaciones. Prósperas, pues, de utilidad y provecho. Nada conviene echar en falta, repetimos: nada, para erguir de nuevo la otrora musculosa prosa castellana en faro y luz de la literatura, si no del vasto Occidente, al menos de Teruel, Cuenca, Almería, Lugo y demás provincias patrias, confraternas todas y cuna de futuras péñolas instruidas en el vigor y en el rigor.

  • Disturbios en el cine los hubo en el estreno de Hurlements en faveur de Sade. El público, cultureta, que todo hay que decirlo, interrumpió la proyección al poco de empezar. La película va de una hora de pantalla en blanco con una elaborada banda sonora de gruñidos, lectura de pasajes del Código Civil, improvisaciones y quién sabe qué más. La vanguardia artística no siempre es entendida ni por los vanguardistas. En esas proyecciones, en la de Ximeno
    y en la de Hurlements, me habría gustado estar. Por el barullo, más que nada.

  • Paro en Niort, después de casi 5 horas de trayecto dentro de una niebla que no me deja ver ningún paisaje. Voy a comer y miro para ver que se cuece en esta corrala.
    Primero veo un incunable.
    Comienzo a leer el texto del “abate” Atalaya.
    Me froto los ojos.
    Pienso seriamente si lo que he estado es viajando en el tiempo y con el tema de la hora marquesa estoy despistado.
    Cierro bebo mi Coca Cola y empiezo de nuevo.
    Si todo es real!
    Existen señores así!
    Qué maravilla!
    Valoro no volver a manchar un papel con letras nunca jamás.
    Qué talento!
    Debemos tratar este fancine con guantes del mejor hilo blanco.
    Gracias. Muchas.

  • Niiinoooo ninooooo de hielo samarín, de hielo samarín. Niiinoooo ninooooo de hielo samarín, de hielo samarín. Unos genios.

  • Antes de llevar a los Sex Pistols, Mr. Malcolm McLaren fue, durante una breve temporada, mánager de un grupo llamado New York Dolls, al lado del cual los chicos ingleses parecían parvulines. El miembro más brillante de esta banda fue Johnny Thunders, el guitarrista más influyente del punk y un personaje capaz de pasar a su discográfica, tras una grabación, una factura de 1000 libras en concepto de COCAÍNA. Aquí, un homenaje de Thunders a su amigo y colega de juergas, Sid Vicious, tras la muerte del bajista.

  • Altus Prosator bendito! Se me ha quedado el ojo temblando, pese a la grisura del día. Estupendo, señor Ximeno mac Meic Ata Laigen. Yo también valoro el no volver jamás a emborronar nada, ni virtual, ni físico, a mano o mediante voz, en ninguna lengua conocida, humana o hibérnica.
    Y dicho esto. TINIF. AMEN.

  • Don Perroantonio 14 ’18
    ¿ Y quitarles a los lectores el placer de adivinar lo que significa cada palabra ?
    Y no me parece a mí que Trapiello pueda ser ni por asomo un autor de masas.

  • Don Perroantonio
    ¿ De verdad cree que todos los que han comprado la versión del Quijote de Trapiello lo han leído ? Yo creo que lo han comprado pero leerlo, leerlo ya es otra cosa.

    Tengo que reconocer que, a pesar de lo que me gustan algunos de sus artículos, y muchas de sus opiniones, Trapiello me aburre muchísimo. Y me aburre desde los lejanísimos tiempos en que era “el poeta jovencito repelente niño Vicente, muy leído y muy escribido ” en aquél fantástico programa de cuando la televisión era buena, y que se llamaba “Encuentros con las Letras”….

  • He leído por ahí que este premio que cito supra debería ser un premio a la traducción en cualquier lengua española desde cualquier otra. En mi obcecadísima opinión, el ministerio no debe premiar las traducciones del español, como bien COMÚN que es, a ninguna otra lengua, por nuestra que también sea, falleciente que se halle y bien que le venga. Esas traducciones que las pague y premie RITA desde su campanario, pues a buen seguro ella ya dispone de los caudales y además los gasta a raudales.

  • Sensacional su enlace a lo del pobrecito nuevo ministro de cultura teniendo que anular el Premio Nacional de Traducción, Doña Procuro. Espero que no le importe que haya puesto el enlace en la Argos… Lo peor es que no me he atrevido a confesar que se lo había fusilado a usted. Ahora mismo vuelvo y lo digo.

    Intentaré no olvidarme de su tratamiento, Excelentísimo Señor Don Perroantonio. Lo malo es que Excelentísimo Señor precede al Don, que no lo sustituye.
    Y vuecencia es para la mitad de la conversación, no para dirigirse a alguien.
    ¡ Que lío !

  • Yo soy de la opinión de que todos los escritores, traductores, editores, ilustradores, etcétera españoles deberían recibir su primer premio a los 25 años, aunque aún sean inéditos, y luego ir recibiendo cada cinco años un contrapremio autonómico, provincial y local, de manera que sea satisfecho nuestro derecho inalienable a ser premiados. Es injusto y elitista que sólo sean premiados los mejores.

  • Los escritores, especialmente lis periodistis, deberíais trabajar. Ya sé que no es tu caso, que fuiste maestro fresador.

    Haciendo amigos.

  • Excelentísimo Señor Perroantonio: ( a ver si así le parece bien).

    Cuando estaba en Televisión el fabuloso programa “Encuentros con las letras”, tenían a dos jóvenes ; uno era Andrés Trapiello. ( Ya he hablado de él antes, y no me apetece repetirme ), el otro era Fernando Sanchez Dragó. El “enfant terrible” del programa. Con el que los demás, autores consagrados, se metían mucho, porque se decía escritor, sin haber publicado una letra, lo cual no le impedía hacer unas críticas feroces y divertidísimas a todo autor que se le pusiera a tiro…
    Pero, de repente, sacó Gárgoris y Habidis. ( una historia mágica de España ) Cuatro tomos gruesos. Pero gruesos y todo, se leían con toda felicidad.
    Y le concedieron el Premio Nacional de Ensayo.
    Y no creo que tuviera entonces mucho más de los 25 años de los que usted habla.

    Lo malo de conseguir un Premio Nacional tan joven, y con el primer libro, es que los libros que ha escrito después han sufrido la comparación con ese primer bombazo.
    Mejor que los premios y el reconocimiento lleguen con la madurez. Aunque, me parece a mí, que Sanchez Dragó, de la madurez abomina. Un poco como lo que decía Brel, que deseaba hacerse viejo sin convertirse en adulto.

  • El premio nacional de traducción se lo han dado a Ramón Buenaventura, autor de novelas como “El último año en Tánger” o la última: “NWTY”, la mayoría de ellas puestas en la red por el mismo autor. Y que recomiendo. También es un excelente poeta.

    Lo más simpático es que es un acérrimo seguidor de Podemos y que echa pestes del PP. Ése que ahora ha hecho cumplir la ley y que ha revocado la decisión del jurado que dió el premio a otro para ahora dárselo a él

  • Visto el vídeo me reafirmo; siempre he dicho que, para los moteros, las motocicletas son falos con ruedas. Bueno, digo falos porque el latín es lengua de cultura, pero lo que quería decir era cipotes, aka pollas.

  • NOTAS DEL CURSO, MOTORISTAS & ANGST: DOS TESIS CONTRAPUESTAS
    ¿El progreso causa un desajuste?
    Provoca un desbarajuste entre la evolución genética de nuestro cerebro y nuestros cuerpos y la evolución cultural que hemos creado. Estamos desbordados por esa aceleración tecnológica que nos separa del entorno y el momento, y nos provoca angustia.

    La tesis que expone hoy LaContra es opuesta a la que se planteaba en la sesión de ayer de mi curso de filosofía.
    Analizando la excelente novela de M Kundera La lentitud, el ponente afirma que para el autor existe una relación directa entre lentitud y memoria, y entre velocidad y olvido. Como muestra, la imagen del paseante que evocando un mal momento aprieta el paso para olvidarlo, para alejarse de él. En cambio, otro que, rememorando detalles de un buen recuerdo, ralentiza su marcha.
    La velocidad sería una forma de éxtasis que la modernidad ha brindado al hombre, deseoso de olvidarse de sí. El motorista a 150 km/h olvida el trabajo, la mujer; carece de deseo, de pasado y futuro.
    Por extensión, toda nuestra época está acelerada, pero el malestar no sería efecto sino causa de esa aceleración, esa incapacidad de aprender de Epicuro: “Estar a gusto en la propia piel”.
    Son dos tesis, pero si quieren tengo más.

  • Viejecita, excelentísima mujer, que no importa que lleve a otro sitio el enlace, si los enlaces son del pueblo. Vamos, que el mío era robado también, quiero decir.
    ***
    Holmesss, no veo la contradicción. Johanson añade el cerebro de un nómada cazador recolector y le manda al bosque, pero a tomar el aire y coger moras, no a correr como los locos. Nomadismo no es motorismo.

  • Perroantonio dice:
    Viernes, 04/11/2016 a las 18:06
    lo que quería decir era cipotes, aka pollas.

    Acá y en cualquier sitio donde se hable español.

  • MGAUSSAGE dice: Viernes, 04/11/2016 a las 19:26

    Perro, de ponernos psicoanalíticos diría que las motos son mujeres con ruedas. Los falos son los aviones.

    No me cuente más, Mortimer. Prefiero no saber.

  • Holmesss dice: Viernes, 04/11/2016 a las 20:10
    Buena síntesis, Proc.
    El caso es que antes o después, causa o efecto, ahí está el gato.

    La causa pasa antes pero la ponemos después, luego ¿es la causa efecto? ¿MIAU? Un efecto puede convertirse en causa reforzando la causa original e intensificando el efecto. Es el caso de quien bebe porque se siente fracasado, pues al beber profundiza y perfecciona la destrucción de la pared con unas grietas de la que partíamos, fracaso total. MIAAU, MIAAU. Nuestras vidas modernas llenas de agobios son angustiosas, por lo que huimos de ellas aturdiéndonos con agobios divertidos y veloces, y de este modo culminamos la tarea de nuestro desmoronamiento como personillas. MIAU, MARRAMAMIÁU, MIAAU.
    No sé, Holmesss, no tengo ni idea, es por charlar.
    No he leído La lentitud, he de leerla.

  • He oído en la radio (unos segundos) a Dolors Montserrat y me ha caído muy bien. Me ha gustado su voz, su forma de hablar y lo que ha dicho. No es precisamente un juicio fundado pero me gusta mucho que me caiga bien la gente, ministros incluidos, lo necesito. Es verdad que eso no está en la mano de una siempre, eso una no lo controla: por ejemplo, la otra Dolores.

  • Qué difícil es traducir poesía al español. Y qué complicado es encontrar un libro con una buena traducción.

    Y sin embargo, tenemos aquí a una persona que lo hace de maravilla. Ante la cual, cuando veo en su blog un poema, siento que ha dado con todas las fibras que te tienen que conmover. Qué pena que Pirate se dedique ahora a patear las calles y contemplar cómo llueve al amanecer.

  • Vaya… tengo mucho trabajo: mañana día 5 tengo dos asambleas generales y dos consejos de administración. Me creo que he estado preparándolos (o algo por el estilo). Estoy sumamente complacido por las adhesiones inquebrantables, los reconocimientos y bendiciones de toda laya y condición. Son ustedes estupendos. Mañana o mejor el domingo les exigiré que se retracten o les mandaré a mis padrinos.

  • Arrojamos anoche el barreño de nuestra ignorancia sobre el brocal del pozo de la amistad. Alzamos la limpia y sabrosa agua de la sabiduría con la que saciamos nuestra sed de conocimiento. Ya en casa, álgido el conticinio, memorizamos lo aprendido en la garla franca: que no es lo mismo la prosa del cipote que la prosa del escroto. No, nos asegundamos: no es lo mismo la prosa cipotuda que la prosa escrotal, de la que Pérez-Reverte es numen y prócer, guía y faro.

  • Voy a hacer en mi próximo escrito, ya en imprenta, un ejemplo de la prosa fimótica, con algún rasgo de poesía circuncidante.
    Atentos al dato, y a las próximas ediciones de este fancine.
    No digo más.
    Será mi aportación a la tesis de Bremaneur, sobre la importancia de la testosterona en la actividad literaria patria e internacional.

  • Juancho Pelegrí dice:
    Sábado, 05/11/2016 a las 09:33
    https://youtu.be/pffC9la_pOc

    Programa de cocina en la televisión de Gibraltar

    Impresionante el documento gráfico aportado sr.Pelegrí.
    Me caen ya mejor los habitantes de Gibraltar.
    Que siga siendo Inglés es lo mejor.

  • Doña Procuro, no se a cual de las presentaciones se refiere.
    Si es a la de prosa, lógicamente obtendrá un éxito rotundo y llenaré mi despensa con todo tipo de vegetales y objetos útiles, así como críticas a la altura del nivel literario y ensayístico del texto.
    Si se refería a la presentación que realicé de mi proyecto de “Objeto urbano conmemorativo para la villa de IRUN”. Le diré que pasé el corte de los 10 proyectos presentados. 2 fueron anulados por no responder a las bases del concurso. Y quedé entre los cuatro finalistas que debían defenderlo en público.
    Quedé satisfecho de lo presentado. Y de quedar seleccionado como finalista, ante una competencia con profusión de alardes infográficos muy efectistas.
    Soy un poco como un tornillo con una rosca descatalogada, que casi encaja pero no llega a apretar.
    Sin embargo con unos trozos de metal y un lapicero, todavía pude conmover al jurado.
    Gracias.

  • «Soy un poco como un tornillo con una rosca descatalogada, que casi encaja pero no llega a apretar».

    Me gusta la imagen. Je m’excuse par mi albardamiento, JrG, creía que la alocución en Irún era hoy. Buen suceso, entonces (que es como solía llamarse el éxito en castellano, a la italofrancesa).

    Detenido un Irastorza logístico.

  • Don JrG
    ¿ Y cuando le toca defender su proyecto en público, ayudado por el lápiz y los trozos de metal ?
    Por si acaso, como será en Irun, que , a mis años cae un poco lejos , espero que le graben en video, y que lo suba usted aquí. Incluso aunque le concedieran el proyecto del concurso a algún enchufao con menos merecimientos…

  • Lo he leído antes que nadie, a las 10.23 UTC.
    No sorprende la afinidad entre Adrede y Morán, dos lenguas viperinas recocidas en su pasado comunista, lo que no obsta para su genialidad.

  • Aunque no pondría la mano en el fuego (a la sazón yo devoraba casi una antología de relatos breves diaria), es posible que fuera de Asimov; pero leí hace siglos un relato de SF en el que un científico fingía o, mejor dicho, provocaba su muerte aparente sólo para darse el gusto de leer las notas necrológicas que escribían sobre su persona en los periódicos. Creo recordar que al final, como es lógico, el invento terminaba mal.

  • Por si es de su interés les dejo el texto de mi memoria y un pase de diapositivas con el que presenté. Visible en jrgysusobjetos.tumblr.com
    (al ser la música de PINK FLOYD, pueden quitar el volumen).

    “50 AÑOS YA”

    Proyecto de un lugar conmemorativo del 50 aniversario del club SANTIAGOTARRAK.

    Nací algunos años antes que este club, y también en Irún.

    Circunstancias adversas de la vida me llevaron a encontrar refugio en sus instalaciones cuando ellos subían por el escalón nº16.
    Mi vida se había roto en un infausto día en la carretera, y SANTIAGOTARRAK me brindó la oportunidad de ponerme a prueba y reaccionar ante la adversidad.
    En las horas de soledad en la piragua, haciendo pequeños paseos cerca de la Isla de los Faisanes, reflexioné mucho sobre lo que me sucedía, y que nunca podría recuperar lo que había perdido.
    También me dí cuenta de que no podría remar más allá de unos cientos de metros.
    Pero se me encendió la luz en cuanto a qué es lo que sí podía hacer y que sobre todo, las cosas se podían hacer de otra manera.
    Hete aquí que en la confluencia de sus 50 escalones y después de muchas peripecias en mi vida, tengo la oportunidad de volver a encontrarme con ellos, y de paso, tratar de hacerles mi pequeño homenaje por su trayectoria y por seguir ahí.

    El club se encuentra ubicado en el interior de un triángulo que tiene por vértices, al norte, el puente internacional y la estela que pusiera en su momento el gran Jorge Oteiza,donde lo que nos separaba también nos unía.
    Al sur-oeste se encuentran los vestigios de la casa taller donde el mismo sr, Oteiza y Nestor Basterretxea, pasaron unos años de su vida creativa.
    Al sur-este nos encontramos las LAIAK del Irunés Gabriel Narzabal.

    Un triángulo artístico y evocador, enmarcado por el río Bidasoa, y por la proximidad a Francia, a Europa.
    Por la salida al mar y respaldados por las montañas de este valle nuestro.

    Aquí se ubica el club SANTIAGOTARRAK.

    Un precioso paseo lo circunda para que las personas puedan gozar de quietud y reflexión.

    En estos parámetros me baso para proponer este lugar de conmemoración.

    Trato de no hacer una escultura, ni un objeto más para el paisaje.

    Trato de poner una metáfora de los logros, un sitio donde uno se sienta protegido, donde sienta un poco de silencio desde el que poder observar y reflexionar.
    Donde se pueda estampar tu firma si lo deseas, donde te puedes sentar para protegerte del sol o de la lluvia, done en tus pies puedas sentir el confort.Donde se reflexiona sobre lo que es cierto y está ya hecho, y se pueda mirar hacia lo que no está realizado pero es posible.

    Para ello propongo una marquesina realiza en acero corten desnudo en su cara exterior.
    Tiene dos caras que configuran un triangulo que apunta hacia el norte y se abre hacia el este para la contemplación del rio.
    El suelo es una alfombra de hierba artificial.
    Las caras vistas de acero tienen perforadas la cifras “50” el nombre del club “SANTIAGOTARRAK”y su fecha fundacional “1966”, así como una alegoría elemental de un remo y las ondas suaves del río.
    La otra cara son 50 escalones, uno por cada año de ascenso, que se corona en un podio desde donde se pueden observar los logros deportivos y sociales de este club, y una alegoría en forma de curva hacia el cielo, como deseo de la proyección futura.
    Coronamos el triángulo con una cobertura amarilla que asemeja el contorno de una piragua sujeta en un extremo por un pilar rojo.
    En el interior vemos la cara escalonada pintada de azul claro en referencia al río y la cara contigua pintada de negro, donde se pueda expresar, o pintar o firmar.
    Un asiento rojo permite el reposo.

    El material elejido es el acero. El acero es intemporal, sólido, cercano y expresivo que procede del reciclaje de otros aceros anteriores, y envejece según decida la ciudadanía que dese que envejezca.
    Los vándalos aportarán su vandalismo, dejando huellas como en las personas, pero su destrucción será muy complicada, y su restauración siempre posible.

    Aportará unas notas de color y un sincero homenaje a una institución irunesa, EL CLUB SANTIAGOTARRAK, que siempre ha dado grandes logros y alegría y orgullo y ha llevado el nombre de nuestro IRUN por todo el mundo.

    Aporto fotos de la maqueta que he realizado y algunos dibujos sobre su ubicación, así como esta sucinta memoria.

  • FELICIDADES, JrG. Por la marquesina y por su hermosa memoria.
    (Solo un detalle estúpido. Usted sabe que el cromatismo de los campos de trigo con amapolas es tabú en algunos rincones de España, ¿verdad?)

  • Procuro. Gracias. (pero dìgalo bajito,) Y si, se lo de la mezcla de colores. Y sì, lo hago por ello.
    Viejecita los que ganaron, no los pude ver ya que era todo anonimo.
    Pero muchos jòvenes necesitan un empujòn en sus carreras, y me alegro que asì, sea. Yo ya estoy libre de tendencias y de carreras.
    Sr. Marquès mi segundo apellido es riojano, Ibàñez. La familia diò muchas cosas raras y excepcionales, pero no mèdicos.
    Gonzalez somos muchos, pero muy cabrones, como gustaba decir mi padre.
    Preceptiva siesta en el horizonte!

  • Muchas Gracias Don JrG.
    Estupendo y emocionante el texto de la memoria. Y he ido al tumbler que nos ha puesto, y he visto , y he admirado un montón de imágenes. Del proyecto de marquesina monumento, de retratos, de paisajes, pero también de estructuras para rascacielos… ( ese tipo de cosas, es que me chiflan . Aunque mis preferidos son los puentes ; tengo libros y libros de fotos de puentes, de estudios de estructuras…). Y fotos de su Galería en Cholet. ¡ Como me gustaría poder visitarla !

    Hoy tengo invasión familiar, (mañana también ) y como tengo tres turnos de comida, estoy rebasada, pero luego, cuando los demás estén viendo una película, o dormitando en sus butacas, pienso volver, y volver, y volver, no vaya a ser que se arrepienta de tenerlas en abierto, y el sitio me exija una contraseña o algo.

    Gracias de nuevo, pues.
    Y feliz fin de semana a todos, que se me olvidaba

  • JrG, nunca entendí ese amor por el acero desnudo y furruñoso. Odio con toda mi alma a todos aquellos que nos castigáis con semejantes adefesios. Quizá por proceder de una ciudad que lo fabrica y lo padece en su mismo feísmo.

    No hay nada más desolador que una escultura de acero. En Avilés tenemos unas cuantas. Y en Gijón y el la cuenca. Recuerdo cuando cayó la Unión soviética y tiraron todos aquellos esperpentos perpetrados en nombre del arte soviético. Deseo que llegue otro tiempo así aquí.

    Y de las marquesinas de hormigón o acero, qué decir. Se le ha olvidado su función más habitual: oler a meado. Qué poético.

    Me cae usted muy bien, vaya por delante. Pero no nos joda.

  • Impresionante la sabatina de Gregorio Morán sobre adrede.

    Me pregunto si sabrá de esa otra arista nickjourliana de su homenajeado.

    ya resulta curioso que el granaíno fuera vasco.

    Di tú que un vasco de Vitoria es como un castellano de Soria. Algo menos.

    Estos días, releyendo a adrede y a los demás, me sorprendió el comentario de perroantonio sobre la mala baba de algunos personajes. Desde luego que la había, pero visto con la distancia del tiempo parece mucho más inocua que entonces. Más juego y enredo que animadversión. La prueba es que casi todos guardamos un gran recuerdo de quienes por allí pasaron.

    Con todo, GM nos traza rasgos del finado estremecedores: estalinista, dogmático, la internacional, Malena, pistoleros, comunismo acérrimo, mal encarado, bebedor, sombrero de bellaco…

  • En el FB de Félix Ovejero, que es donde he encontrado yo el obituario de Rodríguez por Gregorio Morán, alguien que, por lo visto, sabía de qué hablaba reprochaba a Morán fiarse de los datos de Wikipedia. Afirmaba que Juan Carlos Rodríguez había nacido en Madrid. No conocí a J. C. Rodríguez y me es indiferente donde nazca la gente, pero datos son datos y tal vez sea como dice.
    KENZO, no tienes razón, pero es que nin-c-guna en absolu-p-to, en a) esculturas de acero, pero ni muchísimo menos en b) MARQUESINAS. La marquesina es uno de los objetos más líricos de nuestra civilización, chises de perro incluidos.

  • Buenas tardes Kenzo.
    Por fin obtengo una crítica como merezco.
    No le podría decir porque hicieron esculturas en acero desnudo hombres como Chillida o en acero pintado escultores como Calder.
    Le diré porqué las hago yo.
    Normalmente trabajo más el cobre y el latón para formatos pequeños y de interior. Me defiendo bien en madera y piedra.
    El acero corten tiene la propiedad de formar una cara de óxido que aísla el interior de la corrosión.
    Es tres veces más barato que el acero inoxidable y mucho menos agrio de trabajar así como con una luz demasiado intensa para definir formas.
    Las esculturas para exterior son compradas por instituciones, empresas particulares o grandes coleccionistas, normalmente por encargo desde maquetas de investigación.
    A todos! Nos ponen presupuestos.
    Muchas concepciones solo se pueden hacer con metales cuyo envejecimiento sea natural y esto hace que el acero sea la materia prima preferida.
    Una mujer muy maquillada tiene un pequeño tiempo de belleza, una mujer con la cara lavada expone sus rasgos siempre como son y puede llorar y reír sin que se le estropee el recubrimiento.
    A una escultura le pasa lo mismo.
    Hacer una marquesina de mármol o bronce es un dispendio que pocos se pueden permitir, pero es que además no tendría la misma expresión.
    En cuanto a los rusos, las vanguardias rusas dieron alguno de los mejores movimientos del arte moderno. Los bodrios siempre son encargos de megalómanos sin gusto ni cultura y pagadas con las carteras públicas.

  • Procuro, tú también.

    La peste del acero debe tener alguna explicación que yo no encuentro. Quizá sea por tener a diário el desolador espacio que ocupa la fábrica y sus alrededores repletos de naves cubiertas de óxido, manchones y chatarra tirada por cualquier lado. Eso tan español que igual aplica a una zona industrial que a una bucólica aldea donde el gallinero lo han hecho de chapas de latas de aceite y galletas y ahí están, en medio de un precioso paisaje poniendo su colorido mensaje.

    Nunca he oído, y esto lo tengo hablado con algún escultor de talla, que un artista haya renunciado a superar un paisaje. Que haya renunciado a manchar un paisaje.

    Salvo contadas excepciones, que hemos pagado tan caro los asturianos, la vanidad ha derrumbado un paisaje singular.

    Como la regla siempre tiene su excepción, salvaría el museo Chillida, hoy cerrado.

  • JrG, ya le dije, no pretendía hacerle ninguna crítica. He visto sus obras y me gustan. Ya he visto los materiales que más usa.

    El comentario no iba por usted, se lo aseguro. Es el cansancio de nuestros políticos, que nos inundan con basuras que llaman artísticas.

    Ya que Soria se queda vacía, podría ser un buen lugar para destinarlo a basurero escultural. Trasladar allí todos los adefesios de la geografía nacional. Sería una obra de caridad. Acero en el horizonte y olor a granja de cerdos. Mejorar su paisaje.

    No sé la fijación que tiene Satur con las morcillas. Debe ser de mirarse en el espejo.

    Todos los rufianes tienen un abuelo. Incluso Satur tendrá.

    Satán es mi Señor.

  • Kenzo dice:
    Sábado, 05/11/2016 a las 14:01
    Impresionante la sabatina de Gregorio Morán sobre adrede.

    Me pregunto si sabrá de esa otra arista nickjourliana de su homenajeado.

    Supongo que ahora sí, vía Arcadi. Morán y Arcadi daban la sensación de leerse y respetarse mutuamente. Ni uno ni otro son dados a ocultar sus desprecios intelectuales.

  • mujer con la cara lavada expone sus rasgos siempre como son y puede llorar y reír sin que se le estropee el recubrimiento.

    El maquillaje de hoy en día es waterproof puedo llorar sin que se me corra el rímel por la mejilla.

  • El pedantesco y ex estalinista Gregorio Morrón escribe que Juan Carlos Rodríguez fue preterido en vida y recubierto con el velo del desconocimiento . Se contradice pues hasta él lo conoce.

    No había leído lo de Lomana respecto a la prosa cipotuda. Lo qué faltaba, un pobre enfermo de envidia que no solo alecciona de còmo hay que escribir sino incluso follar.

  • Procuro fijarme dice:
    Sábado, 05/11/2016 a las 17:15
    En el FB de Félix Ovejero, que es donde he encontrado yo el obituario de Rodríguez por Gregorio Morán, alguien que, por lo visto, sabía de qué hablaba reprochaba a Morán fiarse de los datos de Wikipedia. Afirmaba que Juan Carlos Rodríguez había nacido en Madrid. No conocí a J. C. Rodríguez y me es indiferente donde nazca la gente, pero datos son datos y tal vez sea como dice.

    Los datos pueden no ir tan descaminados. Morán hablará de memoria y ni habrá comprobado los datos. Adrede, parece ser, pasó la infancia en Vitoria (hasta los once años) y él se consideraba de allí. Además de granaíno, por supuesto.

  • S., lo retiro todo, no sé nada de Adrede.
    ¿Por qué me preguntas si me llevo mal con alguien? ¿QUÉ ES?
    ***
    Kenzo, he descubierto que Satán es mi Señor también.

  • Claro, todos los de Lugo son personas parientes. Me vais a dejar que os diga que los gallegos del francín lo que sois es como muy vascos.

  • Procu, deseo hacerte una autocritica, digo, consulta. Puedes autorizar a Brema a que me dé tu correo? O pidele el mio.

  • Selfis (entre comillas), performance (sin comillas), Action Man (dos veces), Ken, bling bin (sin comillas), outdoor (dos veces y ambas sin comillas), más suyo, soledad-contra, six-pack (sin comillas), Men’s Health, Mishima, vangoghiano, sexy, iphone (en minúsculas y sin comillas), Beckham (dos veces), postBeckham. Hoy, el {mourinhismo cipotudo} es una enorme y sonora paja comunal.

  • Buenos días.
    Me desperté muy pronto hoy, casi era ayer.
    Mire la estantería de los libros leídos, ya que nada nuevo he recibido todavía, y me he releído a un Nobel.
    Me ha gustado más que la primera vez.
    He conseguido ver algunas sutilezas que no pude ver antes.
    Incluso he pensado en Capote y he visto una misma forma de narrar la muerte desde otra perspectiva.
    Si bien capote narra el asesinato con motivos fuera del honor, García Márquez habla del peso de la tradición.
    En cualquier caso todo estupido.
    Después he visto el artículo que trae don Saturio.
    Muy bueno, con ciencia y con conciencia.
    Me haré ahora una siesta.
    Es bueno el domingo.

  • Estimado Bremaneur, qué pena, en nombre de un salario, desperdiciar tantas letras, con todo lo escrito que queda por leer…

  • La escuela catalana de cómic, en sus diferentes vertientes, es casi insuperable tanto en lo artístico como en lo puramente biográfico.

    Ayer dediqué parte de la tarde a releer cómics de la Marvel de mi colección. Se trataba de viejos números de Selecciones Vértice de los años setenta. Una de las características distintivas del sello era una historieta que aparecía en las páginas interiores de la cubierta y de la contracubierta. Se trataba de las aventuras de Tumbita, un esqueleto. A pesar del personaje y que muchas de ellas transcurrían en un cementerio, se trataba de unas tiras cómicas, casi para niños, sin relación alguna con el cómic de terror tan en boga por aquel entonces. Sin apenas darme cuenta, leí centenares de ellas. No es que fueran excelsas, desde luego, pero siempre me llamaron la atención. Intengo saber algo de su autor, Tunet Vila, y me encuentro con una muy interesante entrada de un blog en la que se lo describe como un personaje de –nunca mejor dicho– tebeo: “Actor secundario, decorador de fotonovelas y películas, traficante de objetos inauditos (tanques, coches fúnebres), traductor sin idiomas” que llegó a utilizar el cadáver de su propia abuela para completar la escenografía una fotonovela de terror.

    Como última nota, ésta de carácer personal: descubro también –y no sin una punzada de nostalgia– que el polifacético dibujante compartió cartel en una legendaria película del cine erótico hispano con una profesora de literatura sustituta, de físico espectacular y grande sensibilidad artística, que tuve en BUP.

    http://www.caninomag.es/tunet-vila-mas-alla-de-tumbita/

  • Tenía miedo de Brema porque es un crítico implacable, de Procuro Fijarme, mi querida Procurito porque podía haberme puesto perdido, de Josénez porque podría hacer un ¿chiste malo? que desquiciara mi relato. De Satur porque es muy capaz de ridiculizarlo con diez letras, quizás menos.

    Agradezco los elogios “perpetrados” por el Sr. Mgaussage y celebro su descoxonamiento porque esa era mi intención postcipotuda. Igualmente agradezco las adhesiones inquebrantables de Viejecita y Tareixa, del Marqués, que podría haber haber sentenciado: “Sed escasos” y me habría dejado colgado de la pluma, o de la brocha, tanto da.

    Schultz, me declaro inocente: no le puse yo el apodo a Joselito, ni lo arrastré a la celda cuando cresció. Don Perro celebro su descacharramiento insisto en que mi propósito fue echarnos unas risas.

    Holmess, Alvaroquinn, complacido por sus reconocimientos.

    JrG y Abatissa no hagan valoraciones atropelladas de su futuro. Aquí uno viene a reconocerse en los otros.

    Algunas personas no sabemos vivir sin el consuelo de aquellos a los que admiramos. Por eso estoy aquí. Embobado por la eficacia de mi provocación, agradecido por vuestro aplauso y levitando voluptuosamente entregado unos instantes de placer que atesoro entre jadeos de autosatisfacción.

  • ” levitando voluptuosamente entregado unos instantes de placer que atesoro entre jadeos de autosatisfacción.”

    ¡ Uy, lo que ha dicho Don Ximeno !
    Ya siento, no consigo hacer lo del “quote “

  • Juanfran, eres un cejijunto monosabio al servicio del Maligno. Calaza es un bien nacido que en su artìculo de hoy llama genio a Martin Olmos.

  • Se decía antes que en España había dos lugares donde convivían todas las clases sociales: el servicio militar y el hospital público. Paso a referir mi experiencia como acompañante de E. que va a ser intervenida en un hospital público.
    Esta mañana temprano hemos hecho el ingreso, mientras conducía hacia el hospital me ha venido a la mente algo que aconteció hace mas de 50 años. Subidos en el Seat 600 ibamos toda la familia para llevar a mi hermana pequeña a un sanatorio donde la iban a operar del corazón ( para corregir un ductus arteiosus). Recuerdo como mi madre dijo que «tenía muy mal cuerpo» sin duda angustiada por la gravedad de la intervención a una niña de 3 años. Mi padre había pedido un préstamo para poder pagar la operación que la haría uno de los pocos cirujanos cardiovasculares de la época. El propio cirujano, magnánimo y en reconocimiento de la amistad de mi abuelo con Zumel (famoso galeno entonces), había reducido al mínimo sus emolumentos. El contraste entre aquella España y la actual me ha dejado el ánimo un tanto encogido.

  • BSO: «El hospital» de Enrique Urquijo.
    Hace frio en la habitación, hay gran guirigay en el pasillo, una enfermera y un enfermero discuten entre ellos sobre como ha de ser el preoperatorio. Aparece Sor Ivón con la inyección.

  • Hay una cosa que me choca en relación con las fotos de Cristiano Ronaldo que sacan en publicidad . Y es que se centran en sus pectorales depilados, y en sus calzoncillos, que eso lo puede tener cualquier ” cacho carne”, en vez de centrarse en lo guapísimo que es, y “en esa caída de ojos que tiene que es un batacazo… “, como hubieran dicho en mis tiempos jóvenes.
    Que me parece que no distinguen demasiado entre las “zonas erógenas” ( que producen ciertas sensaciones al tocar, al frotar… ) , y las “eróticas” ( no circunscritas a un sitio “irritable”, sino más generales, por como mira, como habla, como se mueve, etc etc la persona en cuestión ) . Y a mí me parece que Cristiano, entre esa caída de ojos, y como juega al balompié , sí es erotizante.
    Pero claro, con tantos años como tengo, ya no soy quien para opinar de esas cosas.

  • Qué cosas, precisamente ayer estaba un servidor releyendo aquello de Morán de los mandarines antifranquistas, que tenía olvidado. Me ha vuelto a gustar mucho eso de que uno es “de dónde acaba el bachillerato”. Por lo demás, una mala hostia antológica y sí, un poco adrediana.

  • Grandes conspiradores de la historia:

    -Judeomasones.
    -CIA y KGB.
    -Alienígenas.
    -Los poderosos.
    -El IBEX 35.
    -Los Illuminati.
    -El falso Paul McCartney.
    -Prisa.

  • Pues mire usted doña Procuro que además de bella persona muy humana gallega, corre por mis venas muy suelta sangre vasca cero, cero negativo. Y asturiana, sépalo.

    ***

    Venga, linda Viejecita, Cristiano es feo, del montón.

  • Pero claro, con tantos años como tengo, ya no soy quien para opinar de esas cosas.

    Pues menos mal, Viejecita, porque parece que se ha puesto usted como una de las amontos del Marqués.

  • Erótico e irritable. Yo siempre insisto que un estornudo y un orgasmo son lo mismo. Una mucosa irritada, una excitación que se acumula hasta que se impone la necesaria liberación o descarga de la tensión nerviosa acompañada de la emisión de fluídos. Aunque quién soy yo para afirmarlo, de eso han de hablar los fisiólogos. Eso sí, los estornudos vienen de tres en tres como las olas de nueve en nueve, lo cual que la naturaleza humana, ya de la mano de la evolución o del Dios del Génesis, abunda en lo prescindible y ratea en lo placentero.

  • Regreso de otro viaje agotador acompañado de la vitiayudante.
    Asomo sólo para llamar maestro al Ximeno, y volver a dicil que el cabrön nos escribe poco.

  • ¡ Que suerte tiene Doña Tareixa !
    Que si considera a Cristiano feo del montón, el montón que usted conoce debe ser fantástico. Y ni quiero imaginarme como serán los que usted considere guapos erotizantes ( que hay guapos que, al menos a mí, me parecen no erotizantes, tipo Jean Marais, Alain Delon , Javier Escrivá… ) y feos oficiales super atractivos ( como Robert Hossein, o Fernando Fernán Gomez …).
    Y ¿ en qué grupo le metería usted a Lopez Vazquez, por ejemplo ?

  • Usted es una vacilona ( no se si se escribe con b o v) A mi me gustan los feos tipo Olmos, la caída de ojos de guapetón que no son, para las niñas que coleccionan cromos.

  • Bueno, bueno, Doña Tareixa , que en lo de Olmos estamos de acuerdo, y que ya lo dije el día pasado a pesar de que se nos había pedido moderación a las fans femeninas. ( No me atreví a decirlo hasta que le hubo llamado guapo Dª Pirata, pero eso solo indica mi cobardía ).
    Y es que Olmos es cualquier cosa menos feo, ya siento. Como si dijera usted que es feo Luis Tossar. Cuando un señor joven no tiene pelo, y lo aguanta, y no lo disimula con ensaimadas tipo Anasagasti, se lleva la palma .

  • Y Saturio, con ese alma de pagafantas feo de Lugo, me encanta. Un personaje de fanzine muy elaborado.

    Que da antojo de adoptar.

  • A Don Satur le adoptaría encantada, si se fuera a dejar, lo malo es que no entiendo la mitad de lo que dice , y eso que intento no perderme ninguno de sus comentarios , que, a pesar de estar en chino, me divierten muchísimo.

  • Una cosa quiero escribir y escribo.

    Me vine a vivir a las afueras de Ourense, que es Vigo, por culpa de un señor feo, persona opcional entre tan lindo y humano a la vez.

    Messi es guapo.

  • MIKE PENCE
    Visité Indiana hace unos 15 años, justo cuando los Pacers ganaron el anillo. Rodé en Indianápolis con una Bull de alquiler que destrocé en una chufa absurda en la salida. Vi la F1 en un circuito adaptado. Entendí que era el Mid West yo importante que era Lilly.
    Su Gobernador, el gran Mike Pence, será el próximo presidente de ese gran país, tras un breve paréntesis con Donald Trump. Obvious.

  • S. dice:Domingo, 06/11/2016 a las 01:35

    Me llevo mal con todo el mundo dentro de mi interior y afuera a veces no es mejor.

  • A mí me parece que Tareixa y Proc.(odiadora en silencio, ésa Fátima Báñez) desvirtúan el mensaje de Chopsuey.

  • Mortimer, en mi experiencia hubo una época en que orgasmo y estornudo eran literalmente lo mismo, puesto que al primero sucedía casi inevitablemente el segundo.
    Son momentos que echo de menos, para qué mentir.

  • Tareixa dice:
    Domingo, 06/11/2016 a las 12:58
    Pues mire usted doña Procuro que además de bella persona muy humana gallega, corre por mis venas muy suelta sangre vasca cero, cero negativo. Y asturiana, sépalo.

    Yo corro con sangre calé.

    Los gitanos son muy feo,
    los gitanos son muy feo,
    pero tienen mucha grasia
    pa comerse los fideo.

  • Por fin, ayer no hubo fútbol. Ni crónicas de partidos de segunda.

    Y estas señoritas, todas tan comedidas, guardan sus secretos de alcoba. Entran por los ojos, pero la prueba del nueve es el olor.

  • Voy a dejar de fingir desmayos y orgasmos.¡ Achús! ( Cof,cof)

    Perdonen, un aire travieso. Què no se de qué hablamos, me se olvidó.

  • Sobre beldades, sólo decir que aplico escrupulosamente la máxima de Mazzantini. El marqués tal vez la recuerde. Si es que alguien recuerda a Mazzantini.

    Por razones parecidas, no me pronuncio cuando una entrada no me gusta o me deja fría, y a veces tampoco cuando me parece espléndida. Espléndido me ha parecido Ximeno y me quito el sombrero. Una cosa, maestro de Atalaya, filólogos de la casa, ¿no sería a lomos de la mi cabalgadura?

  • Admirada P. Jenny, tiene Vd. razón. Pero tenga en consideración que la entrada no es más que el fruto de la osadía de un profano (profanador). Su versión suena más auténtica y adecuada. Releyendo he encontrado varios despropósitos que podríamos obviar en aras de su presunta comicidad.

  • Schultz, me ha sorprendido mucho esa conexión y aparente causalidad. Y me ha preocupado que pueda no ser sólo una idea tonta de domingo. Luego he pensado que si eso le puede pasar a alguien tiene que ser un Schultz.

  • Me gustan el hormigón y el acero, como me gustan la piedra si no es recubrimiento ornamental y la madera si es maciza. Me gustan los materiales sólidos y que no necesitan o no tienen recubrimientos como pinturas o enyesados o solados. Otra cosa es lo que hacen con ellos y coincido con Kenzo en con el hormigón suelen hacer cosas especialmente desagradables, pero eso no desmerece el material.