Breve relación de vidas extraordinarias · 21

brve-21Por Martín Olmos.

La cerda de Falaise fue cerda calvadosina y antropófaga que se comió a un niño. Le comió la cara y los brazos y no lo terminó porque los aldeanos la capturaron y la dieron al gobernador de la comarca, el vizconde Pere Lavengin, caballero de buen juicio, que ordenó que la abriesen proceso conforme a la ley que dictó Moisés en el Éxodo (21, 28) que mandaba sacrificar al buey que acornease hasta la muerte a un hombre o a una mujer:

Si bos cornu percusserit virum aut mulierem, et mortui fuerint, lapidibus obruetur, et non comedentur carnes eius; dominus autem bovis innocens erit.

La cerda de Falaise tenía tres años y pudo ser, por divagar, de la raza Landrace o puede que de la Pietrain, pero es hablar por hablar. A la cerda de Falaise la condenaron a morir en ejecución pública en la plaza de las ferias y la llevaron al cadalso a rastras de un caballo vestida con unas calzas en los jamones y un par de guantes blancos, la pingaron cabeza abajo de las pezuñas posteriores y le amputaron las manos y el morro hasta que murió desangrada. El vizconde Lavengin ordenó a todos los guarreros de la comarca a llevar a sus cochinos a presenciar el martirio para que tomasen ejemplo, financió la pintura de un fresco en el que se representaba el acontecimiento en la pared de la iglesia de la Santa Trinidad y mandó al escribiente Guiot de Montfort anotar para los anales los detalles del proceso, la ejecución de la sentencia y los honorarios del verdugo, que fueron de diez sueldos y diez denarios y otros diez aparte para para que se procurase un par de guantes nuevos porque los que usó se le arruinaron de sangre de puerco y no hubo forma de entrarlos en luz. El vizconde Lavengin, caballero de buen juicio, estimó también que presenciasen el sacrificio el dueño del puerco por responsabilidad subsidiaria y el padre del niño por negligencia in absentia y, por lo tanto, aprovechó del cerdo hasta el paradigma, lo que no es sorprendente por la naturaleza generosa del animal de la que fue testigo don Julio Camba cuando vio en la ciudad de Chicago una máquina gigantesca en la que un cerdo entraba por un boquete y salía por otros en forma de jamones, morcillas, salchichas, botones, valijas y portamonedas y que le hizo lamentar: “¡A esto se ha reducido allí el sacrificio del cerdo, uno de los ritos más solemnes de la cristiandad!”. El cerdo es librepensador y suele leer a Unamuno, aborrece al obispo Martín de Tours, patrón de Orense, que le regaló media capa a Cristo y tiende a despreciar el ulterior porque vive en la sospecha de que no morirá de viejo. Por lo demás, es un ser humano normal con sus circunstancias y sus contradicciones, con sus inquietudes, en fin, que le obligan a conducirse obedeciendo a sus particulares apasionamientos y cada puerco es hijo de su madre y de su padre. Exempli gratia: en Toledo salió un cerdo heterodoxo que se comió a un niño el Viernes Santo de 1572 y le quemó la Inquisición en una pira por probar la carne en día de vigilia. No fueron anticlericales, en cambio, los cuarenta y dos cerdos de la cárcel de San Elías que se comieron a la madre Sacramento Lizárraga, superiora de las Carmelitas de la Caridad de Barcelona, muerta a patadas por los milicianos; eran cerdos oportunistas que pescaron en el río revuelto y aprovecharon la ocasión, que lo mismo se hubiesen comido a un falangista, a un volteriano o a un mormón y eran cerdos, por lo tanto, de la Tercera España, cerdos de hambre ancestral. Un cerdo antimonárquico desnucó en 1161 al príncipe Felipe de Francia, hijo de Luis Capeto el Gordo y una cerda vesánica se comió en Borgoña al ciudadano Jean Martin en un arrebato de locura y confesó su crimen a viva voz estimulada por la tortura, dijo los detalles y suplicó clemencia, que no obtuvo, por atenuante de insipiencia puntual. Los cerdos en la morería viven con más sosiego y son más reflexivos. Unos cerdos, en fin, se comieron a un borracho en Tamaulipas. Sostenía el capitán Augustus McRae, antiguo asesino de indios comanches, que había hombres capaces de cualquier cosa por la posesión de un cerdo y Nicolás Guillén le hizo un poema a un jamón.

98 comentarios

  • Luego me leo la entrada, no sin antes decir que he pasado por el blog de Pírate.
    Ok Pírate. Si!!!
    Que preciosidad de sesión musical…

  • Un día de verano me persiguió una cerda. Pasé mucho miedo. Huí corriendo y la enorme cerda me siguió un trecho a gran velocidad. Bamboleaba las tetas como las narcisas de las playas.

    ***

    El Campos bueno hace una lista divertida sobre lo que ha sido 2016.

    ***

    En Intérprete de almas reseño el libro El temperamento español, de V. S. Pritchett.

  • El lobo al igual que el cerdo no muerde por ser malo, solo lo hace por ser animal.
    Disculpable y no juzgable.
    El hombre se transforma en lobo o en cerdo a su antojo, y ni la ley puede repararlo.
    Buen relato de inauguración Olmos. Me estaba haciendo falta un texto.

  • Hoy Jabots habla sobre este golaco de Girón. Fijarsen en cómo él mismo toca el cuero con el talón en el contrataque, y cómo acude corriendo hasta la medular del área para introducir malabaristamente el esférico entre los tres aluminios, por la escuadra superior izquierda y fuera del alcance del cancerbero visitante, que por otro lado realizó numerosas paradas de mérito. Fijarsen también en lo lento que es Girón, lo cual que no le ha impedido rubricar la jugada con el tanto que ascendió al luminoso.

    Yo querría saber si esos cochinos sentenciados terminaron en la mesa de alguien.

  • Buenos días a todos en mi primer descanso de lunes ;

    ( tengo al despacho de vacaciones hasta el 9, y después de los rapapolvos que les he echado por llamarme al móvil sin necesidad urgente, supongo que nadie se atreverá a llamarme para tonterías, así que, he dado cera a los suelos de madera, he empezado con las puertas y las ventanas… que las fiestas lo dejan todo hecho una pena, pero tengo tajo de Maritornes ).
    Así que, sólo haré una observación, de entrada : No sé, ahora que se ha casado con una abogado brillante y guapísima, pero antes, el “roommate” ( o sea, compañero de vida y de casa ) de George Clooney era un cerdo. Y Clooney decía que era encantador, y limpísimo, y que tenía sentido del humor…
    Claro que Clooney no fue nunca de mis actores preferidos. Como Mastroianni, que a ambos los veo como modelos de “pobre hombre blando “.
    A mí me van más los que se les ve con peligro de actuar de malos , como Gassman, (por poner un solo ejemplo). Pero ya me gustaría saber lo que ocurrió con el “cerdito del alma” de Clooney : ¿ se lo comerían él y su señora ? .
    Me voy, que tengo ahora que sacar la cera, y luego pulirla, y pasar aspiradora, y tener la comida a punto para las 13 h,…
    Hasta la tarde, espero.

  • La mejor manera de abrir la temporada chopsueyera era con un elogio de los bienes de la naturaleza, los cuales están compendiados en el sonrosado cerdo.

  • También me ha gustado particularmente el Olmos de hoy con su antropología. Por otra parte, el otro día Francisca Ferrol relacionó a Olmos con Cela y no he podido dejar de recordarlo con los ecos del cerdo de Pascual Duarte.

  • Prefiero un millón de veces al Campos malo (y ya es preferir), que al repelente niño vicente del pandemónium. Es que no cruzaría ni por un semáforo con él. ¿En serio alguien invitaría a cenar a su casa a un tipo tan insufriblemente pelmazo con su repugnante sarcasmo de aprendiz de Aznar?
    Que tío tan triste. Es como un espárrago olvidado en un verdulero donde se mustia hasta que alguien lo tira a la de orgánica.

  • Gacho, ayer estuve escuchando un rato del concierto de Año Nuevo en la radio. A mí me pareció maravilloso, pero este le hace unos dengues.

  • Procu, yo lo vi en la tele. A mí me gusta siempre, me sube el ánimo. Si bien Dudamel no es muy santo de mi devoción (es que aquí en Valencia muchos dirigen -o creen dirigir- así, de ese estilo), no se le puede dejar de reconocer el mérito de tener 35 años y llegar donde ha llegado. Es el director titular de la de L.A. Se dice que tanto Dudamel como la Simón Bolívar, son producto del chavismo. Yo ahí lo dejo, rezando para que lleguemos vivos (a pesar de la inmensa fatiguilla que me da pensar en este año) tanto Muti como yo al concierto del año que viene. Porque Muti me encannnnnnta; qué hombre tan elegante.

  • Dudamel me entusiasmaba delante de la Simón Bolívar. Pero luego empiezan a contarte, que si esto, que si aquello, que si lo otro… Y joder, te destrozan todos los mitos.
    Cierto que ayer no podía dejar de imaginarme a la de Viena arrancándose con un Danzón, con tanta flor colorida y piñas y limones en los ramos.

  • Procurito, no me gustó el video. Supongo que me asigna el papel de guitarrista impávido mientras que usted se reserva el de bayadera.
    Sepa usted que al primer contoneo un servidor hubiera dado una patada a la guitarra capaz de poner en solfa (mi-re-do) muchas reputaciones. Faltaría más. Una chica caracoleando a su vera con sus castañuelas y todo y el impertérrito impasible no separa la mirada de ¡la guitarra! Anda que…

  • Todavía no he escuchado el concierto de año nuevo del año 13.
    Al director en esta ocasión lo que se le dá es su baño de multitud y reconocimiento a donde ha llegado.
    Imagino que decirle a la sinfónica de Viena ese día, cómo acentuar un valls, es como si Kandinski le dijera Goya que sus líneas deben ser un poco más largas y que el color más intenso…
    Tarea dura para un director, y más si es jovencito.
    Yo lo que creo que se le pide a un director ese día es que no rompa nada, que se relaje y disfrute eligiendo el enorme repertorio disponible.
    Lo más que podrá dirigir es al público, si es que sabe el público ser dirigido.
    El concierto de año nuevo era refrescante, deliciosamente demodée, rozando lo cursi, pero con la elegancia un poco rancia de la opulencia confortable.
    Y en cualquier caso, uno se arranca a dar giros y aplaudir. Pero como decía ayer, es ligerito como los Beatles. Sin desmerecer.
    La música de los Strauss me recuerda al pop de calidad, es muy amable. Muy al servicio de su Alteza. Un buen trabajo de profesional.

  • (¿Alguien se ha percatado de que el autor de la entrada se llama Martín? ¿Eh? San Martín… “que le regaló media capa a Cristo”, bueno, en realidad fue a un mendigo, porque él no sabia que era Cristo. De hecho, no era Cristo mas que en el sentido de que ” cada vez que ayudeis a alguien, me ayudais a mi” ¿Pero alguien sabe por qué le dio solo media?
    Esta historia me la ha contado mi padre muchas veces. Cada vez que veíamos en una iglesia o en un museo un cuadro de San Martín.
    Él se las sabe todas porque fue miembro de la JOC, y por los sellos, que es filatélico. Mi padre conoce las cosas más inverosímiles gracias a su afición por coleccionar sellos.)

  • Proc, gracias por recordar a Friedrich Albrecht Holger Schneiderseggsmühlenhausenhofenweg. Como no tenemos nada para febrero quizá tenga que retomarlo. Por cierto, ¿no te animas a enviarnos nada? La invitación la hago extensiva al resto de lectores.

    He leído esto tan magnífico sobre Camarón. Periodista Paria, Jorge Martínez, es de lo poquito decente que hay que leer en Twitter®. No sólo porque enlace a sitios divertidos o interesantes, sino por lo que cuenta de sí mismo, sin el uso del poligonerismo exacerbado, ultrapelma, de otras y otros que cuentan de sí mismos tuit a tuit y minuto a minuto.

    Esto del Arcadio está muy, pero que muy bien, y puede avivar de nuevo el debate sobre la comparación del comunismo y el nazismo. Cuenta uno de su blog que propuso el siguiente lema: «¡Vosotros, fascistas, sois los comunistas!». Me ha hecho gracia. También puede avivar el debate sobre comer el insufrible codillo en semejante antro (vaya toñas me cogía yo allí, por cierto).

  • He conocido cerdos que se han comido móviles, bolígrafos, ..M. me cuenta que cuando él trabajaba en Extremadura, allá por el 98, conoció el caso de un bebé comido por un cerdo. Resulta que era época de montanera y los cerdos ibéricos andaban sueltos para comer. En la finca en concreto, el guardés, que acababa de ser padre, dejó la puerta de su casa abierta, y uno de los cerdos entró y se jaló al bebé que estaba en un moisés. La madre se lo encontró cuando ya había terminado con todo. La noticia salió en el Hoy y en El Diario de Extremadura, y tampoco ha pasado tanto tiempo, ¿verdad?.

  • gachoinlowercase dice: Lunes, 02/01/2017 a las 12:34

    Porque la otra media capa era de ROMA, que es lo que les pasa a la tuya y la mía. Me gusta mucho tu padre, Gacho, ya sé que a ti también. No tienes razón en lo de los comentarios, lo dijo Pachakusi: es lunes. Aquí se comenta cuando le sale a cada uno, lo mismo nos da que escriba Cervantes, menudos somos los antisipotista. Gracias por la invitación, Brema, pichurri. Este año me he propuesto no leer, no escribir, no comer y no lavarme, pero igual se me ocurre algo, ojalamente así sea y de paso me pongo una muda limpia que seguro que tengo en algún sitio.
    A propósito del AE de hoy, por lo visto se ha montado en Granada una bronca de puta madre que se monta todos los años, a cuenta de que celebran la rendición, una FECHA HISTÓRICA. No sé qué enlazaros, en esto de Público salen los de Granada Abierta que dicen que es como el 18 de julio y que deje de celebrarse, pero cuánto gilipollas. Así no vamos a ninguna parte.

  • Es angustioso, Bonnie.

    El texto más canalla que he leído nunca tiene también como protagonista a un cerdo. «El matrimonio poseía una criada y la casa tenía una huerta. En la huerta, grande con solvencia de chacra, había unas gallinas, unos conejos y un cerdo».

  • No tienes razón en lo de

    Pero eso es imposible, yo siempre tengo razón.

    Te voy a confesar algo; algo inconfesable: a mí no me gusta mi padre. Pero a un padre se le limpia, se le fija, y se le da esplendor hasta que brille más que una patena en la que se refleje el sol.

  • Feliz año. Todito bien.

    El señor Olmos ha escrito y nos aguantamos la respiracion de lo chulo y engolada que es su prosa. Por eso quedamos sin comentarios y casi sin oxígeno.

    Cambio y corto.

  • A mi unos guarroncios me se comieron unas botas de montaña que dejé dentro de la tienda mientras me esparcía en un arroyo, con unas chancletas. Tuve que volverme, ya no tenía material para proseguir la marcha montañera.
    Pero vamos, para cerdo-cerdo el Cerdo Negro que salió del lago y que hozando hizo una raya de este a oeste de la tierra de Hibernia. Se llama el Black Pig’s Dyke y aun se ve hasta en los mapas topográficos. Y que el día que el Gorrino vuelva a aparecer será signo de Fin del Mundo y ya se vais anterar.

  • Últimos tragos, de Graham Swift. Gran novela y película entretenida. Disfruté mucho con El país del agua, otra de sus grandes novelas, pero no vi la peli, protagonizada por Jeremías Aceros.

  • Ya he visto la cosa, claro. Me he imaginado al tio ese subido encima de la mesa, pero dos mil quinientos años antes, gritando “¡Otra… y que siga la competición!” como en esa obra maestra de la literHatura rHumana que se llama (anda, mira) “El Cerdo de Mac Dá Thó”.
    Pero vamos: yo hoy solo me he tomado un té con… espera… dice en italiano (porque el gaélico no tiene dos zetas juntas ni de coña)… “zenzerro”. Ahís, qué leche.

  • Otro cerdo: O porco de Pé, de Vicente Risco, que empieza así: «Na postguerra, D. Celidonio ascendeu de porco a marrán e chegou a ser alcalde. A parenta inflou coma o fol da gaita» y describe así al protagonista: «Don Celidonio é gordo e artrítico. O carrolo sáelle para fóra; na calva ten unha que outra serda; ten as fazulas hipertrofiadas, da cor do magro do xamón, e tan lustrosas, que semellan que botan unto derretido; ás nádegas e o bandullo vánselle un pouco para abaixo. O lardo rezúmalle por todo o corpo, e no vran súdao en regueiros aceitosos e en pingotas bastas, coma as que deitan os chourizos cando están no fumeiro. Así como é graxento o corpo, tamén o miolo de D. Celidonio. Se lle escachasen a testa, tiña que ser con pau-ferro e picaraña, en lugar dunha sesada había atopar un unto. Corpo e alma, tanto ten, todo é graxa e manteiga. Don Celidonio é igual por dentro ca por fóra: carne e espírito son a mesma zorza, misturada e revolta, co mesmo adubo de ourego e pemento».

  • Acabo de ver una lista de predicciones para el Oscar a la mejor actriz de este año y compruebo que mi favorita para el premio, la veterana Cynthia Nixon cuya interpretación encarnando a Emily Dickinson me pareció sobresaliente, no está posicionada ni entre las cincuenta primeras candidatas. Curiosamente, en los últimos puestos sí podemos encontrar a las españolas Blanca Suárez y Adriana Ugarte.

    http://www.awardscircuit.com/oscar-predictions/oscar-predictions-best-actress/

  • Este fin de año he podido repetir y ampliar el formato del año pasado, del que ya di cuenta aquí.
    Si en aquella medianoche conocí un hombre interesante en su solitaria silla de ruedas, esta vez fue unas horas antes cuando me añadí a tomar el café con mi amada y su amiga autopropulsada desde hace años en silla eléctrica. La había convocado a comer, excitada para explicarle que tenía novio, con detalles que no voy a reproducir y una alegría contagiosa.
    Por la noche, mis Circunstancias fueron comprensivas y no pusieron pegas a mi plan en soledad: acabar de preparar el elogio fúnebre y la selección de piezas musicales; una vez finalizado, un bocata de ibérico que todavía me sabe mejor después de la entrada de Olmos, bien escoltado por Fagus. Después, un rato de Bach, Fauré, Tárrega y Schubert, luego la bufanda, y a la calle desierta. En mi paseo por la Diagonal vacía me crucé con algún turista, hasta que escuché desde un balcón voces que descontaban en alemán: fünf, vier, drei, zwei, ein!
    Unas fotos más, y cuando empezaron a actuar los inevitables petardos, media vuelta y a por mi whiskito.
    Estuvo bien, pero no planeo repetirlo aunque solo sea porque me dice mi hija que se ha formado un club de fans mío entre sus amigas al ver mis fotos, y que planean hacer lo mismo en 2017. Con las redes sociales y tal, igual el próximo fin de año están las calles llenas de jóvenes solos buscando no encontrarse con nadie.
    Que tengan todos un buen año.

  • Bremaneur dice:
    Lunes, 02/01/2017 a las 16:41

    Recuerdo el ambiente del pub y cuando los amigos van a echar las cenizas no sé dónde. Hay una escena en una película de Loach que diría está inspirada en la novela de Swift. Quieren echar las cenizas al mar del Norte y un golpe de viento se las devuelve a la cara.

  • He encontrado una página tan conspiranoicamente nazi que me da grima hasta enlazarla.

    De la serie “Killing Christians Through Better Medicine”:

    “Contraceptive pill ethinyloestradiol causes male fish to behave physiologically like females.”

    No sé si leer ahora The Bible Hoax o The Fraud of Evolution. O mejor veo la tele.

  • LA METAMORROSKOFOSIS

    Después de una noche de desparrame chiquitero, el escritor Martín Olmos se despierta a la intemperie convertido en un hombre-cerdo; lo que Gacho, olmóloga de guardia, se apresura a llamar un “redundante”. Como esa metamorfosis viene acompañada de un prurito de desnudez total, el nuevo Martín se ve de inmediato en el más absoluto aislamiento social. Claro que también ha obtenido en el cambio algún superpoder menor, como el de pescar a palanca o la telequinesis de baja intensidad, que le convierte en un levantador de piedras pequeñitas sobre las que no tiene ningún control. Él lo atribuye todo a una protuberancia que le ha salido en la cabeza, que más parece chichote de resultas de alguna de las muchas trompadas que se ha venido dando desde que despertó a su nueva condición. Lo que está claro es que el Señor lo ha castigado por lo impío de sus escritos y ese atrabiliario gusto suyo por regodearse en los aspectos más extravagantes y sórdidos del ser humano, y sus animales de compañía, en lugar de celebrar cuanto de bello y elevado hay en la entera Creación.

    Olmos, The Pigman, se ve así condenado a vagar por parajes solitarios y a hacer noche en pajares, caseríos y villas sin habitar, en una de las cuales, seguramente propiedad de algún ex jugador del Atletic, encuentra el trofeo de la Pierna de Platino, con el que alguna vez, en sus tiempos de pelotero, soñó. De él toma la idea, que ha visto en lo de Iker mientras echaba unas risas, de tapar sus desnudeces envolviéndose con papel albal, pues eso, decían, aísla de las radiaciones al tiempo que concentra la energía cósmica, lo cual podría hacerle volver a su humana naturaleza y bla bla bla. De momento lo que ocurre, nada más ponerse el taparrabos de hojas de aluminio, es que una energía descomunal, o enorme comezón, empieza a tomar posesión de su cuerpo impeliéndole a correr y correr mientras una lluvia de estrellas está a punto de caer

    (Continuará)

    (-> José González – Killing For Love)

  • En Mazurca para dos muertos también un cerdo se come a un tio. Los chorizos del cerdo estaban cojonudos, segùn Cela.

  • Bremaneur dice: Lunes, 02/01/2017 a las 14:20
    La invitación la hago extensiva al resto de lectores.

    Tiene un correo de ayer al respective.

    ‘… sobre Camarón’:
    Hay que tener precaución con tanta hagiografía ad hoc. Suele ser muy fácil en aras de la glorificación del héroe menoscabar otros personajes tan o más valiosos. Creo que está por describirse, todavía hoy, de una manera objetiva la dualidad Mairena-Camarón, pero doctores de la santa iglesia de lo ‘jondo’ no dejan de dejarse seducir por la pasión por esos trabajadores de la fragua.

  • Epigrafía callejera. Pío Baroja (de Vitrina pintoresca)

    Actualmente todas las paredes de los pueblos de España están llenas de letreros políticos: Viva la UGT, la CNT, la FAI, la FUE, la FE, etc. Dan ganas de sintetizar estas exclamaciones por una que diga: ¡Vivan todas las letras mayúsculas del alfabeto!

    Alternando con los vivas, hay algunos abajos y mueras. El más pintoresco de los abajos es uno que he visto hace pocos días en un pueblo de la Mancha, que decía: Avajo esos escalabajos cavernícolas.

    El resto del artículo continúa desternillante.

  • Qué bueno Baroja y qué bueno Juli0, mi cordobés favorito con mi sueco favorito.

    Me he encontrado con este breve comentario de Pessoa (Libro del desasosiego, nº 139) a Martín Olmos (Vidas extraordinarias, nº 21):

    «Hay puercos a los que repugna su propia porquería, pero no se alejan de ella por ese mismo extremo de un sentimiento por el que un empavorecido no se aleja del peligro. Hay puercos de destino, como yo, que no se apartan de la trivialidad cotidiana por esa misma atracción de la propia impotencia».

  • Gómez dice: Lunes, 02/01/2017 a las 17:42

    Gómez, aún no he visto la película y tengo ganas, pero hasta finales de enero (Filmin) nada. Ayer estaba en el 1336, Júpiter con Urano, ya lo avisó la Jenny:

    Nature assigns the Sun—
    That— is Astronomy—
    Nature cannot enact a Friend—
    That— is Astrology.

  • En Stuttgart, este verano, visité el Museo Porsche, donde llamó mi atención un modelo, el 917 Pink Pig.
    Anatole Lapine eligió pintarlo de color rosa y marcar cada una de sus partes al estilo de los cortes de carnicería del cerdo. Este modelo fue la sensación en 1971 en Le Mans, siendo el coche más rápido de las previas a la ckasificación, aunque tuvo un accidente en plena carrera.

  • Buenos días a todos:
    Esta mañana he ido a mi kiosco a por el Spiegel de mi germanófilo. Que no sale de casa, pero que no le falten ni su Spiegel ni su boleto de Primitiva.

    El Número va del 70 aniversario de la revista.
    Y yo de alemán sé poco, pero la cubierta me ha dado envidia de la buena.
    http://www.spiegel.de/spiegel/

  • Bonnie dice:
    Martes, 03/01/2017 a las 12:59

    Cerca de casa, y me la cruzo casi todos los días desde hace unos seis meses, vive o trabaja una mujer de unos cincuenta que conduce un Mercedes clase C coupé precioso y nuevecito y de ese mismo color rosa. Lo que viene siendo un horror. Ese rosa chicle yo lo hacía homenaje a Penélope Glamour, la conductora de Los Autos Locos, pero a la luz de esta referencia automovilística-porcina, que desconocía, lo mismo tiene granjas de cerdos o carnicerías y es el coche de empresa.

  • JrG dice:
    Martes, 03/01/2017 a las 11:45
    Brema el cerdo alemán canta polkas?

    Brema, el cerdo alemán.

  • Quinn, lo de las leyes de internet es de NERDS (mal llamados frikis):

    La ley de Shaker. “Aquellos que anuncian muy indignados que abandonan un foro de debate en internet, nunca se van de verdad”

  • Pero no serán todos españoles, ¡o sí! Y el de la tele es un arquitecto doméstico, de la Universidad de su Piso.
    Qué tal estás, Claudio.

  • En Arabia no hay vino ni mujeres ni bosques. O parece que no hay.
    Pero hay otros peligros, reze por mí, hermana Procuro Fijarme.

  • Claudio Sífilis dice:
    Martes, 03/01/2017 a las 15:50
    Quinn, lo de las leyes de internet es de NERDS (mal llamados frikis):

    Me acabo de acordar de que hace unos años alguien sugirió hacer una ley de Godwin (ya saben, la de Hitler) 2.0. porque se puso de moda en EEUU afirmar que con tal o cual medida (siempre la que le conviene al hablante) se habría evitado el 11-S. Es decir, si en una discusión afirmabas que con tu ocurrencia se habría evitado el atentado, perdías. Y esto me ha traído a la cabeza un momento genial de Mark Wahlberg, quien tenía reservado un asiento en los aviones secuestrados pero al final no fue, y en un calentón afirmó que él sí que habría evitado el 11-S de haber estado allí. A hostias.

    Don Claudio, estoy preparando un texto sobre un suceso especialmente embarazoso de la historia saudí, ya de por sí bastante mema. A ver si sale algo legible.

  • Me ha gustado eso de Pío Borraja que ha traído el Gremanel y me ha inspirado esta novela que acabo de escribir y que tiene 637 páginas. Se titula El escalavajo cabernicola y va de un escalabajo cavernícola al que le pasan cosas en sitios. Y con gente. U otros escalabajos.

  • Iba a escribir la historia de un señor muy pollopera que se levanta convertido en un escalabajo cavernícola, pero el argumento me suena, no sé si lo leí en alguna antología de cuentos hinduses o japoneses, orientales en todo caso, y he pensado que lo mismo se crea un conflicto diplomático y la liamos parda, así que me he dicho, Satur, tate quieto y escribe sobre un señor al que metafóricamente llamaremos el escalabajo cavernícola y al que le pasan cosas en sitios. Y así, con sujeto, verbo y predicado e introducción, nudo y desenlace, 637 páginas en una tarde. Al Bolanio le cuesta una tarde escribir dos líneas, ojo.

  • Ya ví en cuarto milenio que el mundo se acaba; unas lluvias de fuego y que la tierra se abre con incontinentes aguas y vientos o algo así de cometas que cruzan los tiempos hasta dejar desérticas personas confusas.

    Y da mucho susto. Por mi parte he encelado el nuevo gallinero con varios zorros s y zorras para cuiden mis gallinas. Al cerdo lo dejo fuera para que maulle si vienen las humanas amables personas a gruñir cualquier cosa

  • MGaussage dice:
    Martes, 03/01/2017 a las 14:05

    Hablando de coches rosas, me he acordado de un artículo de la revista Car. En él se habla de uno de los coches más famosos de mi niñez, y qe salía en El Show de la Pantera Rosa…sí, sí, el Panthermobile. Resulta que se ha subastado on line, y el dueño actual lo ha restaurado en tres años, poniéndole moqueta peluda rosa, televisor, teléfono y minibar. El coche no está homologado para circular por las calles, aunque su base mecánica sea la del Osmobile Toronado. El coche si recordáis lleva la conducción delante, el motor en medio y el habitáculo atrás del todo, y lo conducía un niño hasta el teatro chino de Hollywood Boulevard.
    Me encantaban esos dibujos.

  • Estimados amigos de Chøpsuëy,
    aunque ya he dado las oportunas explicaciones a la srta. Bellpuig, no pretendo despedirme a la francesa y mediante la presente deseo comunicarles la firme decisión que tomé hace unos meses y que no es otra que suprimir de mi vida herramientas tales como whastapp, facebook o blogs de cualquier tipo. No hay otro motivo para ello que una visceral y progresiva aversión al mundo «black mirror».
    Esto no significa mi desaparición del mundo de los vivos y seguiré estando disponible en «fgaolave@gmail.com» para lo que dispongan.
    Reciban todos un atento saludo.
    Fernando G. A. O.
    Intelectual orgánico y torero de salón.

  • “O poco de pé” es una novela profundamente racista, como su autor. Y, sin embargo, es una de las mejores novelas escritas en gallego. Ese es el nivel.

  • Don Fernando Garcia von Majuelos -grande en el zulo e inmenso en España- deja incosolables viudas y miles de desamparados seguidores.
    Deseamos, casi con violencia, que su obra, entrega y sacrifio sea vean recompensadas por una llamada de Estocolmo y otras dos desde Las Ventas.
    Don Fernando fue tan grande que todos le imitamos su manera de mentir.

  • El maestro Shotokan Pinpon reunió a sus discípulos y les propuso el siguiente koan:
    Cuando me pongo las gafas lo veo todo, excepto las gafas.

    El discípulo Mishi Onishi meditó largamente y cuando empezaban a caer mansamente las flores del almendro volvió y dijo:
    La realidad no es un espejo, no te mires a ti mismo, sino a través de ti.

    El discípulo Koji Kabuto meditó aún más largamente y cuando empezaban a caer mansamente las primeras nieves volvió y dijo:
    El maestro sin las gafas no ve las gafas y tampoco las ve con ellas. Sólo el sabio sabe que es imposible conocerlo todo.

    El discípulo Neftalí, hijo de Jacob y Bilhah, hermano de José, Judá, Isacar, Benjamín, Leví, Gad, Aser, Simeón, Dan, Zabulón y Rubén, padre de Jahzeel, Guní, Jézer y Silem meditó largamente en el desierto, sacrificó un cordero, consultó toda la bibliografía existente y se aconsejó con los sabios de las doce tribus reunidos en consejo y en el tiempo que empezaban a arrullar mansamente las mariposas volvió y dijo:
    Como todas las cosas están llenas de mi alma todas las cosas emergen llenas del alma mía.”

    El discípulo Ludwig meditó largamente y cuando empezaba a caerle mansamente el pelo canoso volvió con un atizador y blandiéndolo amenazante dijo:
    El mundo es todo lo que acaece, la totalidad de los hechos, no de las cosas. Pero de lo que no se puede hablar, mejor es callarse.”

    El Maestro Shotokan Pinpon reunió nuevamente a sus discípulos y les habló así:
    Queridos discípulos, amantísimos catecúmenos, en ocasiones no es necesario un reply, basta un FAV o, si mola mucho, un RT. De todos modos gracias por participar.”

  • LA METAMORROSKOFOSIS (Cont.)

    En el anterior episodio dejamos al Olmos metamórfico corriendo vánamente en pos de su humana restitución. En éste no ha dejado de correr, ahora a lomos de una moto con tracción a las cuatro ruedas que le ha cogido prestada a un ertzaina de la rural vecino suyo. Huye no sabe de qué. Va no sabe adónde. Sólo va quemando los caminos del uno al otro confín de Vascoland (dos horas y media, ida y vuelta, todo lo más).

    Antes ha probado a pedir ayuda al único amigo que le queda, Perroantonio. Pero el de Portugalete sufre una regresión juvenil que le ha llevado a encerrarse con la guitarra en una cabaña del Serantes para poner música a sus poemas, en emulación de Sabina. O de Dylan, en su defecto.

    Olmos vive en la más absoluta soledad, ora torturando los caminos en el quad, ora viendo pasar las horas muertas en su casa, ora concibiendo viajes por el globo terráqueo, ora subido al autobús de línea donde conoció a Ella (que no es la esposa de Zeppi, sino una novia que tuvo en Basauri).

    Al final, desesperado, concibe el suicidio como solución, entregándose a un fuego purificador que lo deje hecho puritito chicharrón o bien le haga despertar de esta porcina pesadilla. Pero a última hora le falta valor y sale de najas.

    ¡Olmos dimisión! 🙂

    (-> José González – Down The Line)

  • MGaussage dice:
    Martes, 03/01/2017 a las 21:41
    Procuro fijarme dice:
    Martes, 03/01/2017 a las 21:17
    marquesdecubaslibres dice:
    Martes, 03/01/2017 a las 20:39

    Voto completamente en contra.

    Dos votos.

    Tres.

  • Alvaroquinn dice:
    Martes, 03/01/2017 a las 22:23

    MGaussage dice:
    Martes, 03/01/2017 a las 21:41
    Procuro fijarme dice:
    Martes, 03/01/2017 a las 21:17
    marquesdecubaslibres dice:
    Martes, 03/01/2017 a las 20:39

    Voto completamente en contra.

    Dos votos.

    Tres.
    Holmesss dice:
    Martes, 03/01/2017 a las 22:33

    Vier.

    Que sean cinco

  • (Por el……………….hinco)

    Vengo de un karaoke! La primera vez de mi vida!. Me he arrancado con un “Francisco Alegre” (la que mejor me sé) que ha dejado a la audiencia rendida a mis pies (mis cuatro amigos, el dueño, y dos entonás -no hemos sabido bien de què- que han aparecido por allí). Y más tarde estimulada por los jaleos de los presentes he interpretado “Es por ti” de Luz Casal versión del “Boig per tú” de Sau -yo Catalunya y Galicia siempre presente-.
    Resulta que el micro te lo hace todo. Tú cantas bajini, prácticamente recitas, y te sale un vozarrón del copón. Y luego, como yo interpreto, porque otra cosa no, pero una nació con las tablas ya puestas, pues una ovación, oye, que los he dejado pasmaos. Hombre, diré que hasta uno de mis amigos, que nos conocemos desde los quince años por el amor de dios, me ha metido mano cuando he vuelto del escenario…. Madre mia, y yo dando clases, es que he errado, he errado mi trayectoria.
    Para la próxima vez (porque vamos a volver, vamos), ya voy a ir directa a por el “Imagínate” de la Zanicchi. Y se va a mear la perra.
    Ahora bien, tengo que adelgazar, porque me han hecho vídeo (“vídeo kills de radio’s star…”) y madre mia, parezco un pez luna. (“luna que se quiebra sobre la tiniebla de mi soledaaaaaaad….”)

    Marqués, mira que te gusta hacerme padecer. ¿De dónde vienes? ¿Dónde has estado? Anda, tira para dentro, tira para dentro….

  • Marqués one more o beste bat.
    Comenzar otro año da pereza, pero también unas ganas enormes.
    Yo me he quitado de todo, menos de esto, y de fumar.
    Tic tac tic tac tic tac…. ya!!! Ya!!!pasó .

  • Esa sensación de estar en la peluquería, con las señoras enchufadas a las hormigoneras, mientras una, encajonada en su sillón, acapara la atención pasando {ruidosamente} las páginas del Hola y comentando {todas y cada una} de las noticias con voz chillona, salpimentando su monólogo de repipi sabihonda con la tediosa retahíla de sus experiencias {vitales} de mecanógrafa con ínfulas.