El Consultorio de la Srta. Bellpuig: Carnets por puntos para tontos

El-Consultorio-Srta-Bellpuig

Querida Srta. Bellpuig:

El mes pasado tuve un percance al salir de la autopista. Era una noche muy oscura y llovía a cántaros, por lo que me entenderá si le digo que la visibilidad era escasa. También es verdad que llevaba el foco derecho fundido y que no veo muy bien, pero esos son detalles anecdóticos.

El caso es que me pareció ver unas luces de colores que se movían rápidamente de arriba a abajo y creí distinguir a unos seres fosforescentes que hacían extraños movimientos. Me asusté tanto que frené en seco sobre mojado por lo que el coche derrapó y fue a estrellarse contra lo que parecía ser un ovni con una gran cantidad de luces destellantes. Inmediatamente aquellos seres corrieron hacia mí, no sé con qué intenciones, y, asustado, intenté dar a las luces de niebla para verlos mejor. El agua del limpiaparabrisas, el claxon y las luces largas los desconcertaron, aunque no tanto para que bajaran las armas con las que me apuntaban. Vistos así, de cerca, se parecían mucho a una patrulla de la Guardia Civil con ropa de lluvia y bandas reflectantes. ¡Cómo nos engañan la imaginación y la tele!

No me extenderé. El caso es que tras una amable charla apenas interrumpida por la llegada de sendas grúas, fui conducido al cuartel para comentar con más detalle el incidente y poder conocer por dentro las instalaciones, que me parecieron sobrias en exceso, especialmente el catre. Hoy me ha llegado una carta en la que, con cierta sequedad, se me informa de que he sido privado de nueve puntos del carnet de conducir, lo que me ha causado una gran consternación apenas amortiguada por el hecho de que ya no tengo coche tras el siniestro total del Seat Panda.

Y he aquí mi pregunta: ¿es normal poner controles a traición en los días de lluvia?, ¿por qué la policía no se dedica a perseguir a los delincuentes y malhechores en lugar de fastidiar a los ciudadanos respetuosos con la ley?

Muchas gracias
Don José María Espaser y Coll, estampador.

 

Querido Don José María

Me consuela saber que, aparte de los daños materiales y la destrucción de bienes públicos, nadie salió herido. Sólo por esta razón —dejando de lado el detalle, que usted calificaría de anecdótico y yo me atrevo a adjetivar de sospechoso, de que en su narración se omita la realización de la prueba de alcoholemia y sus resultados— creo que debería mostrarse satisfecho de que no hayan desaparecido todos y cada uno de los puntos de su carnet. Si en lugar de con la Benemérita se topa usted con una patrulla de agentes municipales, de esos que no hacen cursos periódicos de buenos modales y servicio a la patria, me temo que los puntos en lugar de quitárselos se los habrían dado.

Dice Sir Lawrence Röntgen, antropólogo y autor del memorable Armas, tontos y automóviles que «una capacitación básica en destrezas, como distinguir un círculo de un rombo o ser capaz de seguir el trazado de una línea recta, no debería ser suficiente como para obtener una licencia de armas o de conducir». La tradicional circunspección británica le impide añadir que a los tontos habría que hacerles examen psicotécnico con preguntas trampa del tipo «¿si tuvieras que atropellar a alguien a quién elegirías, a una abuelita, a un perro o a un heavy?», para poder suspenderlos siempre.

En Castellbisbal somos muy partidarios de dejar conducir sólo a las personas con estudios superiores, a excepción de los doctorados en periodismo o en ciencias sociales, que deberían pasar además un examen exahustivo de comprensión lectora, inteligencia espacial y controles periódicos de ingestión de alcohol y opiáceos. No obstante, y dado que estas medidas deben introducirse de forma progresiva y coordinada, vamos a elevar al Servei Català de Trànsit y, si fuera preciso, a la Dirección General de Tráfico, la implementación de un Carnet de Puntos para Tontos (CPPPT) que usted podría sacar, sin lugar a dudas, a la tercera o séptima oportunidad. Este carnet le permitiría conducir carros de la compra, coches de bebés, sillas de minusválidos y Scalextric, salvo el modelo con coches de Fórmula 1 para el que sería necesario un carnet adicional que, por razones obvias, usted no podría conseguir.

El Carnet por Puntos para Tontos sólo tendría un punto que se perdería de forma automática, por ejemplo, al empezar a cruzar la calle entre dos automóviles aparcados, con el coche del bebé por delante y sin mirar al tráfico, si bien la extinción drástica de una rama familiar de un portador de CPPPT se considerará atenuante. El punto perdido del CPPPT se podría recuperar mediante la prestación de servicios a la comunidad: un año de ostracismo voluntario en la isla Santa Luzia de Cabo Verde, 1 punto; participación en una expedición polar, 1/2 punto; realización del curso de seis meses de fabricación de didgeridoos en el pueblo hermanado de Cloncurry (Australia) 1/2 punto; búsqueda de mamuts en el permafrost siberiano (temporada de verano), 1/4 de punto.

Esperamos que este proyecto de Carnet por Puntos para Tontos, en el que llevamos trabajando ya varias tardes, obtenga de las autoridades mayor reconocimiento que el proyecto PLANXADIPS, o cursos obligatorios de salto base con traje aéreo para diputados, tan incomprendido.

Atentamente
Srta. Bellpuig

202 comentarios

  • Entré en autobús a Barcelona desde el aeropuerto por la Gran Vía de las Cortes Catalanas. Me llamó la atención el rótulo de esta tienda en el que se mezclan el catalán y el castellano. Muchas banderas independentistas en los balcones. Llevan ahí desde el 11 de septiembre y están sucias y con el color raído. No parece que ahora sean símbolo de reivindicación sino pura desidia. Entrando en la Gran Vía, a mano derecha, queda el edificio de La Campana, uno de los más feos de la ciudad. He estado allí tres veces en mi vida. La primera, para firmar el contrato con la cooperativa que me dio mi primer trabajo, en un matadero de cochinos. La segunda, para hacer el examen teórico para obtener la lisensia de manejo de autos. La tercera, para pagar una multa que me pusieron a la altura de Cervera por exceso de velocidad. Salía de la autopista, como el buen Espaser y Coll, y tenía delante un furgonetillo que iba a dos por hora. Si no le adelantaba en ese momento, tendría que ir detrás de él por una carretera pesada, llena de camiones, donde adelantar podría ser muy temerario. Pasé a 130 por la señal que indicaba la reducción a 80, pero iba a 80 al salir exactamente de la autopista. Un número de la Benemérita, ya entrado en años, me paró y me cascó las 30.000 calandrias que correspondían. Era exactamente la cantidad que yo cobraba al mes. Recuerdo que el guardia dudó, y casi estuvo tentado a darme explicaciones. No sé si por la cara que puse o porque entendió lo que había pasado. El lunes siguiente, de nuevo en Barcelona, me fui a la Campana y apoquiné como un campeón de la ley y el orden. 30.000 del ala. Cuando apareció aquella campaña de los mileuristas llorones, podréis imaginar cuánto y de qué manera me ciscaba en sus señoras madres.

  • Me había imaginado algo distinto al leer el título: creía que trataba no del cartnet de conducir por puntos, sino de un imaginario carnet de tonto que se obtiene/se pierde por puntos.

    Si ese carné existiera, con estos mis problemas de comprensión lectora creo que me lo daban seguro.

    Otro ejemplo: el otro día, me quedé perplejo al descubrir que Pirata tenía “manos de djibuti”; (“un texto que ha llegado a mis manos de Djibouti”, cito textualmente).

    O al leer el Asesinato ese en la Biblioteca, fui incapaz de saber cuántos personajes aparecen en esta escena:
    “La condesa de Saint-Laury, la joven Hortensia Mc Allister, Madelaine y Eustaquio, el mayordomo y transformista boliviano, también mantenían sus ojos clavados en el mejor detective del mundo…”

    Así que, apelo a su bondad: sean indulgentes con un servidor.

  • Señorita Bella ¿su consultorio sigue abierto para unas dudas mías? Son de carácter sentimental y sexual.

    Confío mucho en sus sabios consejos

  • Le cuento

    Tengo dos amantes, cada cual más joven y entusiasmado y ninguno sabe de la existencia del otro. Y ambos los dos tienen la fantasía de hacer un trio conmigo. No con una chica, no, con otro macho ¿Son gays?

    ¿Los presento? ¿Y si terminan hablando de fútbol? Además ninguno tiene biblioteca donde refugiarme (llegado el caso de que se enardezcan discutiendo sobre quién empieza), porque no leen ni falta les hace.

    Me da mucho susto y azoramiento acudir a usted, pero con las chicas del blog no me atrevo que tienen muchas envidias (y lo percibo)

    Lo que me diga, va a misa.

  • Tareixa 11 de dic de 2013 10:37
    Tengo dos amantes, cada cual más joven y entusiasmado y ninguno sabe de la existencia del otro. Y ambos los dos tienen la fantasía de hacer un trio conmigo. No con una chica, no, con otro macho ¿Son gays?
    ¿Los presento? ¿Y si terminan hablando de fútbol? Además ninguno tiene biblioteca donde refugiarme (llegado el caso de que se enardezcan discutiendo sobre quién empieza), porque no leen ni falta les hace.

    Me da mucho susto y azoramiento acudir a usted, pero con las chicas del blog no me atrevo que tienen muchas envidias (y lo percibo)

    Lo que me diga, va a misa.

    Querida amiga:

    Si ninguno de sus jóvenes amantes sabe de la existencia del otro y ambos tienen la fantasía de hacer un trío con usted, lo que ocurre es que cada uno de ellos tiene, al menos, un amigo al que querría invitar a la fiesta. Es decir, para empezar ya tenemos a cuatro amantes jóvenes en danza. Como acceda, habrá más que se pondrán a la cola.

    Si, como usted sugiere, son analfabetos funcionales, la cosa se complica. Cualquier mujer de mundo, y las azafatas de congresos y exposiciones lo somos, sabe que ningún macho alfa comparte su presa hasta estar saciado. Esto sugiere que sus amantes actuales o, bien ya se han cansado de usted y sólo buscan un aumento de la brutalidad para satisfacer sus instintos, o bien no son machos alfa sino amantes de segunda división regional que, no aspirando a subir de categoría, al menos quieren compartir la juerga. Presiento dolor.

    Las que hemos sido alumnas del Colegio de las Esclavas de la Purísima desconocemos lo que se puede hacer en un trío, salvo jugar al tute subastado, pero he pedido información a Beverly Jiménez, la de ligeros cascos, ex compañera azafata de congresos y hoy expendedora de licores en un bar del puerto. Me ha dicho que la juventud viene muy aprendida, que pasan las horas en internet viendo cochinadas y que son muy salvajes. Es decir, no le van a regalar una rosa ni a leerle un poema de Bécquer.

    Por tanto, querida amiga, le desaconsejo vivamente que aumente su cuadra de sementales con ejemplares de dudosa calidad y escoja a hombres de experiencia y sensibilidad que, al menos, la lleven de vez en cuando a un restaurante a comer una langosta o a ver una puesta de sol. Y siga el consejo del sabio matador: los toros, de uno en uno.

    Atentamente
    Srta. Bellpuig

  • Gracias srta Bellpuig, usted sí que sabe mucho. Mande polvorones al Colegio de las Esclavas de la Purísima por tan exquisita educación.

    Los voy a abandonar a ambos vía juasaps no si antes pedir el tlf de sus amigos y una invitación al Facebook.

  • ¡Cómo me gusta ese luk Penélope Glamour de la Srta. Bellpuig!

    A mí no me ha parado la Benemérita, pero sí que me ha parado la Ertzaintza en un control rutinario.
    Allá iba yo, pipiola de 26 años con mi Renault 18 GTD familiar, toda llena de sangre porque volvía de haber cosido una rehala, que se había batido el cobre en una montería en Kuartango.
    Como era tarde y me volvía a casa, ni cambiarme ni nada. Puse una manta en el asiento y chimpún.
    La pareja de muchachotes me preguntó que de dónde venía y a pesar de mis explicaciones y de ponerles caritas y de los pestañeos typical spanish, me pidieron la documentación.

    Me hicieron bajar del coche y quitar la manta del asiento, yo la sacudí delante de ellos y después me pidieron que les abriese el maletero.
    Me hicieron desmontar el maletín de la Barbie veterinaria, y después de recogerlo todo se percataron de la existencia de una bolsa en una caja de plástico.
    Me preguntaron que qué contenía dicha caja y les respondí que viandas varias, y que como siempre, se regalaban como muestra de gratitud por la cuadrilla de cazadores. Se me olvidó que guardaba también un cuchillo de montería de 20 cm, y al inspeccionar la caja, me lo pillaron.

    Yo, cándidamente, abrí la bolsa con el cuchillo y les regalé una sarta de chorizo a cada uno de los agentes de la autoridad vasca.
    Después se me ordenó entrar en el coche y proseguir hacia mi pueblo.
    Al cabo de unos días me los encontré de vinos y me llamaron.
    Según me contaron tuvieron una infestación de pulgas y tuvieron que fumigar coche y ropa…¿y el chorizo?.. cojonudo, claro.
    ——
    Matadero de cochinos, ¡qué recuerdos!

  • He sido retenida en innumerables ocasiones por la policía municipal de la capital. La primera de ellas porque, según me confesó el guripa misteriosamente, que iba acompañado por un armario rubio como la cerveza con una metralleta al hombro, “se preparaba un gran atentado”. Y usted sospecha que yo podría ser una pieza del engranaje, claro, me mofé. No, y está usted aparcada en el reservado a vehículos diplomáticos de la Embajada americana.

  • Propongo la creación también de UN CARNET DE PUNTOS PARA LECTORES TONTOS. Funcionará de la siguiente forma: Gengis Kant elaborará semanalmente una lista de “libros prohibidos para tontos”, como por ejemplo, 123, las lecciones de Kojève sobre Hegel. Dichos libros quedarán reservados únicamente para listos como Gengis, quien también elaborará una lista restringida de lectores que estén a su nivel. El resto, es decir, los tontos, tendrán 12 puntos en su carnet y perderán uno cada vez que adquieran un libro prohibido. En el caso de que osaran leerlo la pédida sería de 2 puntos.

  • Marqués, usted tiene dos manías: la primera, no enterarse de lo que le dicen, y la segunda, enfadarse por ello. Que yo tenga la impresión de que a la mayoría le aburren mis circunloquios mentales no significa que piense que esa mayoría no está a mi nivel y que por ello no está en condiciones de entender el Kojève. Lo que afirmo es que ese libro no hay quien lo entienda, aunque sólo sea porque es un estudio sobre uno de los libros más difíciles de Hegel, que es como decir de todos los tiempos: la Fenomenología del espiritu. Sólo un fantasmón puede tener la ocurrencia de recomendar en un blog dedicado a la comedia ligera la lectura de un estudio exhaustivo sobre un libro ininteligible.

  • ¿Cómo viajamos?

    Llevo unos días paseando por un simulacro de la ciudad Los Ángeles gracias a los servicios de Grand Theft Auto V. La calidad de la imagen es muy alta, el realismo es extremo; estoy allí. Como en los viajes reales, y a diferencia de los reportajes, voy por donde quiero. Es verdad que esa ciudad no es Los Ángeles y es muy probable que le falte la concreción de lo real.

    Pero me consuelo -como los tontos, me temo- pensando que en los viajes reales el ojo medio sólo capta lo que de estampa tienen las cosas que ya sabe que le van a interesar, los clichés visuales que ya tenía en casa. Hay grados, por supuesto; hay ojos que en todo lo que ven sólo ven Arte.

  • Ya intuía yo que había filin y que algo nos unía.

    Mi primer recuerdo fue horrible, casi me desmayo del ambiente que se respiraba. Una piensa que es más dura que una piedra, pero es un ambiente gore a tope. Luego te acostumbras, pero la sensación perdura durante mucho tiempo,..y ese olor, no se olvida.

  • Bonnie 11 de dic de 2013 11:37

    Allá iba yo, pipiola de 26 años con mi Renault 18 GTD familiar, toda llena de sangre…

    ¡Glubs!

  • Bonnie 11 de dic de 2013 14:19

    Mi primer recuerdo fue horrible, casi me desmayo del ambiente que se respiraba. Una piensa que es más dura que una piedra, pero es un ambiente gore a tope. Luego te acostumbras, pero la sensación perdura durante mucho tiempo,..y ese olor, no se olvida.

    ¡Reglubs!

  • Bonnie, es cierto, el olor no se olvida nunca. Voy a escribir algo sobre mis experiencias chacineras. Más que nada para que Perroguau se luzca con la ilustración y para que la Srta. Bellpuig tenga a bien ponerme los puntos sobre las íes con sus correcciones.

  • Bellpuig, me has puesto como un verraco con tus consejos. Descubro en una tablet que me ha regalado el diario Sport que en un cine muy próximo a Castellbisbal echan este finde una maratón de películas de artes marciales. ¿Te apetecería ver conmigo Los cuatro Dedos de la Furia y El Luchador Manco?

    Yo pongo las palomitas y eso.

  • Oh Señor, el señor Director1 ha entrado en su despacho, ha descolgado la Sarasqueta, se ha ajustado un par de cananas y ha salido del despacho avisando a toda la redacción: “¡Que Follandeiro nos asista! Tenemos una pareja de matarifes en este blog: Bonnie & Brem. Ninguno estamos a salvo.”

  • Señor Gómez, ¿sus intenciones son honestas? ¿Piensa usted en el matrimonio o su lujuria sólo me concibe como una diversión ocasional?

  • Pues me temo, señor Gómez, que su amor habrá de ser platónico y no consumarse en el altar de la lujuria, que las Esclavas de la Purísima ya me advirtieron de las intenciones de hombres como usted.

  • Una no se ha consagrado al Secretariado Internacional y al Afazatazgo de Congresos y Exposiciones para caer en manos del primer truhán que quiera desatarle las ligas.

  • Verraco, con “v” no con “b”.
    —-
    Bremaneur ¿El libro está incluido en la lista prohibida de los tontos o de los listos?
    No quiero que me quiten puntos del carnete.

  • Yo no desato ligas Bellpuig, avanzo a bayoneta calada, como nuestros abuelos.

    Me voy a tomar una menta poleo al bar, a ver si así se me pasa la desilusión.

  • Sostengo que entender los planteamientos de Aristóteles, Kant o Hegel está al alcance de una inteligencia media. También sostengo que disfrutar de la música de Schoenberg, Alban Berg o Messiaen es algo también al alcance de una sensibilidad media. Me propongo en mis próximas entregas a ÇhøpSuëy profundizar en este asunto.

    Podrán acusarme de simplificador, pero esto será siempre mejor que los valedores de mitos inalcanzables que con su oscura escritura contribuyen a complejizar innecesariamente estos hitos de la cultura universal.

    En más de 30 años de vida profesional he entendido la necesidad de desmenuzar los problemas y abordarlos con soluciones sencillas. Huyo de aquellos que gustan complicar su área de trabajo para de ello hacer un fortín inexpugnable y hacer valer aquí sus conocimientos. Todavía no me he encontrado un problema técnico o intelectual que no pueda ser abordado con una mente clara y positiva, y cierto esfuerzo, claro. Solo los abismos de la física teórica me resultan inexpugnables debido a su lógica contraintuitiva.

  • Marqués, aunque usted no lo crea, no sólo no tengo nada contra la simplificación sino que me dedico a ella con mucho gusto. Así que no espere de mí que le acuse de simplificar nada, con tal de que por fin diga algo sobre las cosas que cita, y no sea todo citar sin más.

    Dice que treinta años de vida profesional le han convencido de su capacidad para abordar con éxito cualquier problema intelectual; pero a continuación, desmintiéndose, se muestra incapaz de entender que una lógica contraintuitiva no es más difícil que una intuitiva. La razón es que la lógica no se ve. Ni falta que hace. Si conoces su vocabulario, los modos permitidos por esa lógica de combinar los vocablos y los modos permitidos por ella de sustituir unas combinaciones por otras, sobra la intuición. Lo mismo pasa con una geometría no euclídea, o con una aritmética de infinitos: no se ven pero se entienden.

    Entenderá que no espere nada bueno de la caridad didáctica de quien, confundiéndolo todo, ni siquiera comprende bien en qué consiste la comprensión.

  • El gran Feynman dijo en una ocasión que no creía que hubiera mas de tres personas en Estados Unidos capaces de comprender de verdad la física cuántica, y que él ya era una de ellas. No sabía que en un pequeño rincón de España estaba Gengis que con el sencillo método arriba explicado era la cuarta persona que lo entendía de veras.

  • “Si conoces su vocabulario, los modos permitidos por esa lógica de combinar los vocablos y los modos permitidos por ella de sustituir unas combinaciones por otras, sobra la intuición. Lo mismo pasa con una geometría no euclídea, o con una aritmética de infinitos: no se ven pero se entienden “.

    Relean esta frase una y otra vez, contiene la solución a todos los problemas de comprensión.

    Gracias Gengis, caminaremos sobre tus hombros de gigante.

  • Camaradas proletarios, este fanzine es nucha más divertido en los comentarios. ¿Quién se inventa a los personajes del filósofo, la mujer hambrienta, el aristócrata, el perro que habla, la intelectual hermética, la rubia sangrienta? No me puedo creer que lo hagan sólo entre dos o tres personas. Es mucho más divertido que ir a la ópera. ¿Y el jevy? ¿Ya no sale el jevy?

  • No entiendo yo ahora estas pullitas entre el marqués y Gengis. ¿Alguno de los dos le levantó la moza al otro?

    Usted, señorita Bella ¿sabe algo? Eh, coquetuela

  • marquesdecubaslibres 11 de dic de 2013 17:28
    El gran Feynman dijo en una ocasión que no creía que hubiera mas de tres personas en Estados Unidos capaces de comprender de verdad la física cuántica, y que él ya era una de ellas. No sabía que en un pequeño rincón de España estaba Gengis que con el sencillo método arriba explicado era la cuarta persona que lo entendía de veras.

    No da ni una, marqués. No digo que yo entienda de física cuántica sino que la incomprensión de usted, aunque no lo sepa, no puede deberse a que la lógica de esa rama de la física sea contraintuitiva. La razón es que ni siquiera tiene sentido distinguir entre un lógica intuitiva y otra que no lo es. ¿No será más bien que lo contraintuitivo es la física cuántica?

  • marquesdecubaslibres 11 de dic de 2013 17:32
    “Si conoces su vocabulario, los modos permitidos por esa lógica de combinar los vocablos y los modos permitidos por ella de sustituir unas combinaciones por otras, sobra la intuición. Lo mismo pasa con una geometría no euclídea, o con una aritmética de infinitos: no se ven pero se entienden “.

    Relean esta frase una y otra vez, contiene la solución a todos los problemas de comprensión.

    Gracias Gengis, caminaremos sobre tus hombros de gigante.

    Me está empezando a cansar tanta tontería. No he dicho que la lectura del prospecto de un determinado lenguaje formal, que he resumido en los tres saberes mencionados arriba, permita comprender todas las cosas. Lo que permite básicamente es entender lo dicho en ese lenguaje.

    Con mimbres tan precarios como los suyos no es raro que no entienda muchas cosas; tampoco lo es que haya obtenido algunos resultados, como el de su repetida y “canónica formulación vital”, de una grandiosidad difícilmente empeorable:

    “Lo ajustado es desarrollar nuestra espiritualidad con un gnosticismo propio de religiones orientalistas, para así conformar un hombre mejor, que desde el profundo individualismo actúe en beneficio de la sociedad (liberalismo). Proclamo por tanto el nuevo paradigma de la modernidad, gestado desde la antimodernidad: Aceptación de las reglas de la democracia formal, a sabiendas de que la real es inalcanzable. Aplicación de las reglas del “minimal state”, según la receta de Robert Nozick. Profundo respeto por los valores en que se ha cimentado nuestra civilización (fuerza y honor). Permisividad con los practicantes de las religiones reveladas. Fomento de una espiritualidad nacida desde nuestro interior, que tenga como último objetivo el disfrute de la belleza.”

  • marquesdecubaslibres 11 de dic de 2013 17:44
    Si Gengis fuera boxeador se llamaría Gengis “galimatías” Kant.

    Ya era hora de que se dedicara directamente al escarnio de mi persona, y prescindiera de la ortopedia conceptual que se veía que no era lo suyo.

  • La serie Walker, Texas Ranger fue en su momento, entre otras cosas, un auténtico cementerio de elefantes. Hace apenas unos días era Rod Taylor, el protagonista de Los Pájaros, quien tenía un papel destacado en ella. En el capítulo que están dando ahora mismo en Nitro, el malvado de turno no es otro que el señor Andrew Robinson, hijo del señor de la foto de mi avatar y recordado principalmente por encarnar al asesino Scorpio en Dirty Harry.

    Me parece que lo que le hizo Clint Eastwood no va a ser nada en comparación con la que le espera hoy.

  • Como viajo tanto y hace tantos años, hay una serie de detalles fijos que se pueden observar con facilidad y permiten interiorizar hasta que punto este país está en modo supervivencia.

    Hoy en un cuatro estrellas el equipamiento que me he encontrado es:

    Minibar, dos botellitas de agua.
    Baño, un champú, un gel de baño. (La habitación es una doble)

    En otras ocasiones les he hablado del número de naves cerradas en los polígonos que no son los de las grandes ciudades y que hace poco estaban casi llenos también.

    MI impresión es que la gente que hace su vida en las grandes ciudades, aunque en ellas también se note, no es consciente de la situación real. en la que nos encontramos,

  • Preguntas al texto:
    1) ¿Las luces destellantes eran estroboscópicas?

    2) “-dejando de lado el detalle, que usted calificaría de anecdótico y yo me atrevo a adjetivar de sospechoso, de que en su narración se omita la realización de la prueba de alcoholemia y sus resultados— ” Oiga Beelpuig, ¿emula usted a Perro, o es que andamos de Norman Bates?. Me ponen muy nerviosa ya.

    3) “un año de ostracismo voluntario en la isla Santa Luzia de Cabo Verde, 1 punto; participación en una expedición polar, 1/2 punto; realización del curso de seis meses de fabricación de didgeridoos en el pueblo hermanado de Cloncurry (Australia) 1/2 punto; búsqueda de mamuts en el permafrost siberiano (temporada de verano), 1/4 de punto.” Insisto en la pregunta 2)

    Comentarios al texto:
    1) mi cuñao tiene un didgeridoo que le regaló menda.
    Es preciosísimo.

    Comentarios específicos no alusivos al texto:
    1) que sepáis, las que os hagáis estas cosas en esa zona, que no os pondrán la epidural.
    2) Estic feta caldo.

  • Bonnie 11 de dic de 2013 15:03
    Verraco, con “v” no con “b”.
    —-
    Bremaneur ¿El libro está incluido en la lista prohibida de los tontos o de los listos?
    No quiero que me quiten puntos del carnete.

    Verraco all day, every day, con uve. Bonnie, el libro aún no lo he leído, pero dudo que pueda encajar en lista alguna de libros prohibidos.

    ***

    Marqués, Gengis, no estaría de más que pusieran algún ejemplo, breve pero determinante para sostener sus posturas, del libro que trata de Hegel y que esgrimen con tanta pasión.

  • Ga.Cho, el color y la apariencia de tu insignia -el avatar, para entendernos- se confunden con los del Marqués. Eso me ha llevado alguna vez a leerte por error. Te ruego que lo cambies. Gracias.

    😉

  • A ver si empezamos a llevarnos bien unos contra otros, jolines, que estoy yo muy sensible con estos desencuentros entre las personas humanas

  • Joder, GaChò, no me digas la Bellpuig me copia. Bah, será un homenaje.

    Lo cual que me preocupa. Yo no creía tener estilo propio.

  • (Marqués, si lees a Brema (sé que habitualmente lo saltas con pértiga), y si en algo le aprecias, ya sabes: no copies los colores de mi avatar que al nene lo desorientas. Es que el mio lo puse primero, y si lo puse primero entonces es que lo puse antes. Luego lo cambias tú)

  • Una cosa que me molesta especialmente es que haya un portal inmobiliario que se llame idealista.com. Ya supongo que negocietes.com o hipotecazas.com estarán cogidos, pero se podrían ir un poco a tomar por donde ponen huevos las gallinas con esta apropiación indebida de los significados, ¿no? Y lo digo de buen rollito, o sea. Pero hasta los huevos. Punto com.

  • A mí también me chocó mucho el nombre. Creo que oí una entrevista con el promotor («el emprendedor») que, si no me equivoco, es además experto en japoneserías. Pues lo pensé mejor luego, idealista era: él tenía una idea e incluso un ideal, un proyecto de negocio que idealmente le iba a permitir forrarse. No hay apropiación de significado principal sino más bien de las connotaciones positivas con que revestimos el concepto cuando identificamos idealismo con altruismo o generosidad, o alguna clase de pureza. La culpa es nuestra, el idealismo es una histeria.

  • Pues sí, tengo carné de conducir aunque no he conducido nunca. ¿Por qué? Por filantropía. Pero ya lo he renovado dos veces en un sitio en el que me hacen un psicotécnico, y me sale que entre 0 y 10 les dejo a deber. Pero a ellos no les importa y a mí tampoco. La línea recta no existe. La línea recta es una histeria.

  • Brema, me alegra que nos pida ir al grano. Así que cojo la escalera para alcanzar los libros que, reconociendo hace mucho que quedaban muy por encima de mi nivel, puse en el lugar que merecían. Una vez quitado el polvo, he cogido al azar un pasaje de cada uno de los tres volúmenes que componen la edición de la obra elogiada por el marqués que tengo en casa. Ahí van:

    “Mas en el Hombre, la Identidad o el En-sí no son solamente su cuerpo en sentido lato: son su “Ser innato” en general, es decir su “No-haberlo-hecho.”

    [Kojève, A., La dialéctica de lo real y la idea de la muerte en Hegel (trad. del francés a cargo de Sebreli, J. J), B. Aires, 1972, pág.70.]

    “Tanto para el Religioso, como para el Sabio, es el Ser propio el que se revela a sí mismo en y por, o, mejor dicho, en tanto que Saber absoluto en su circularidad, encerrado en ella misma. Pero para el Religioso, la totalidad del Ser está fuera del é (aunque él mismo esté en el interor del ellal);el Ser total es otro que él, y el Saber absoluto por el cual ese Ser se revela a sí mismo es otro que el Saber humano; es ese Ser-otroque se comprende en y por el Saber absoluto, y el Religios no lo comprende sino por ese su saber.”

    [Kojève, A., La concepción de la antropología y del ateísmo en Hegel (trad. del francés a cargo de Sebreli, J. J), B. Aires, 1972, págs. 39 y 40.]

    “No obstante, ¿qué es el Yo del Deseo -el Yo del hombre hambriento, por ejemplo- sino un vacío ávido de contenido, un vacío que quiere llenarse por lo que es pleno, llenarse vaciando lo pleno, ponerse -una vez lleno- en el lugar de lo pleno, ocupar por su pleno el vacío formado por la supresión de lo pleno que no era suyo?

    [Kojève, A., La dialéctica del amo y del esclavo en Hegel (trad. del francés a cargo de Sebreli, J. J), B. Aires, 1975, pág.178.]

    ¿A qué dan ganas?

  • Magnífica (en la foto) la Sta. BellPuig! Parece (casi) Karen Blixen, ¿no? Y si me apuro, incluso (casi) Leni Riefenstahl.

  • Procuro fijarme 11 de dic de 2013 23:16
    Por ejemplo, aceptaríamos de mejor grado la etiqueta idealista para un terrorista que para uno de esos maderos que llegaron de Andalucía con el único proyecto de ganar un jornal, a que sí.

    Sí, porque no basta con tener un ideal, también es necesario que ese ideal nos parezca ideal. Y, por más racionalismo que le echemos, ser un guerrillero que lucha contra la opresión de su pueblo suena mucho mejor que haber obtenido, mediante oposición, una plaza de funcionario

  • En cuestión de vacíos, el pietismo de Miguel de Molinos tampoco está nada mal. Dice en su Guía espiritual (cap. XX, en el que enseña “cómo la nada es el atajo para alcanzar la pureza del alma, la perfecta contemplación y el rico tesoro de la interior paz”):

    187. El camino para llegar a aquel alto estado del ánimo. reformado, por donde inmediatamente se llega al sumo bien, a nuestro primer origen y suma paz, es la nada. Procura estar siempre sepultada en esa miseria. Esa nada y esa conocida miseria es el medio para que el Señor obre en tu alma maravillas. Vístete de esa nada y de esa miseria y procura que esa miseria y esa nada sea tu continuo sustento y morada, hasta profundarte en ella; yo te aseguro que, siendo tú de esta manera la nada, sea el Señor el todo en tu alma.

    188. ¿Por qué piensas que embarazan infinitas almas la abundante corriente de los divinos dones? Porque quieren hacer algo y desean el ser grandes; todo es salirse de la interior humildad y de su nada, y así impiden las maravillas que quiere obrar aquella infinita bondad. Apéganse a los mismos dones espirituales por salir del centro de la nada, y todo lo malogran. N o buscan a Dios con verdad, y así no le hallan; porque has de saber que no se halla sino en el desprecio de nosotros mismos y en la nada.

    189. Nos buscamos a nosotros mismos siempre que salimos de la nada, y por eso no llegamos jamás a la quieta y perfecta contemplación. Éntrate en la verdad de tu nada y de nada te inquietarás, antes bien te humillarás, confundirás y perderás de vista tu propia reputación y estima.

    190. ¡Oh, qué baluarte tan fuerte has de hallar en esa nada! ¿Quién te ha de dar pena si te guareces en esa fortaleza? Porque el alma que es de sí misma despreciada y que en su conocimiento es nada, nadie la puede hacer agravio ni injuria. El alma que está dentro de su nada guarda silencio interno, vive transformada en el sumo bien, no apetece nada de todo lo criado, vive en Dios sumergida y se está resignada en cualquier tormento, porque siempre juzga es más lo que merece. Estándose el alma quieta en su nada, la perfecciona, enriquece y pinta el Señor en ella sin embarazo su imagen y semejanza.

    191. Por el camino de la nada has de llegarte a perder en Dios, que es el último grado de la perfección, y si así te sabes perder, serás dichosa, te ganarás y te acertarás a hallar. En esta oficina de la nada se fabrica la sencillez, se halla el interior e infuso recogimiento, se alcanza la quietud y se limpia el corazón de todo género de imperfección. ¡Oh, qué tesoro descubrirás si haces en la nada tu morada! y si te entras en el centro de la nada, en nada te mezclarás por afuera (escalón en donde tropiezan infinitas almas), sino solamente en aquello que por oficio te toca.

    192. Si te estás encerrada en la nada, adonde no llegan los golpes de las adversidades, nada te dará pena, nada te inquietará. Por aquí has de llegar al señorío de ti misma, porque sólo en la nada reina el perfecto y verdadero dominio. Con el escudo de la nada vencerás las vehementes tentaciones y terribles sugestiones del envidioso enemigo.

    193. Conociendo que eres nada, que puedes nada y que vales nada, abrazarás con quietud las pasivas sequedades, tolerarás las horribles desolaciones, sufrirás los espirituales martirios e interiores tormentos. Por medio de esa nada has de morir en ti misma de muchas maneras, en todos tiempos y a todas horas. Y cuanto más fueres muriendo, tanto más te irás profundando en tu miseria y bajeza y tanto más te irá el Señor elevando, y a sí mismo uniendo.

    194. ¿Quién ha de despertar al alma de aquel dulce y sabroso sueño, si se duerme en la nada? Por aquí llegó David sin saberlo a la perfecta aniquilación. Ad nihilum redactus sum, et nescivi (Psal. 72). Estándote en la nada, cerrarás la puerta a todo lo que no es Dios; te retirarás aun de ti misma, y caminarás a aquella interior soledad a donde el divino Esposo habla al corazón a su esposa, enseñándola la alta y divina sabiduría. Anégate en esa nada y hallarás en ella sagrado asilo para cualquier tormenta.

    195. Por este camino has de volver al dichoso estado de la inocencia, que perdieron nuestros primeros padres. Por esta puerta has de entrar a la tierra feliz de los vivientes, donde hallarás al sumo bien, la latitud de la caridad, la belleza de la justicia, la derecha línea de equidad y rectitud y, en suma, toda la perfección. Últimamente no mires nada, no desees nada, no quieras nada, ni solicites saber nada, y en todo vivirá tu alma con quietud y gozo descansada. Este es el camino para alcanzar la pureza del alma, la perfecta contemplación y la interior paz. Camina, camina por esta segura senda, y procura en esa nada sumergirte, perderte y abismarte si quieres aniquilarte, unirte y transformarte.

  • Pero vacío y nada no es lo mismo. Ni parecido.
    El vacío (deseo) es un principio de dinamismo y actividad, y la nada (aniquilación) pasividad y estatismo, o extatismo. Aunque se puede decir que el deseo a veces busca la nada. La pulsión de muerte esa.
    Se me ha salido un ojo, es que estoy muy cansada.

  • Hombre, Gengis, nos trae una traducción argentina de los setenta, y creo que el Marqués hablaba de una nueva de Trotta (creo, hablo de mala memoria). No digo yo que sea como un anuncio de compresas, pero algunas diferencias habrá, ¿no? A mí si no me citan las cosas en alemán, como que no.

  • En efecto,, Brema, el marqués habla de la obra titulada Una introducción a la lectura de Hegel, recientemente editada por Trotta, que recoge en un solo tomo lo que la argentina había dividido en tres.

  • Hablando de la importancia de las traducciones, se decía que la versión española de Ser y Tiempo realizada por José Gaos se entendía muy bien leyendo la obra de Heidegger en alemán.

  • La comunicación entre personas de culturas distintas es una cosa muy rara. En un viaje con mi mujer por La Gomera fuimos a comer un día a un sitio a cuyo dueño se le metió en la cabeza que éramos ingleses, supongo que porque mi mujer todavía era pelirroja. Por más que le hablábamos en español, sólo nos contestaba a base de ‘yes’ y ‘no’. Nos dio apuro advertirle de que le estábamos hablando en español, así que lo único que se nos ocurrió fue hablarle con mayor lentitud y énfasis. Inútilmente; él no se apeó un sólo instante del ‘yes’ y el ‘no’. Nos fuimos de allí con la impresión de que a ese hombre le debió de parecer que el inglés no tenía ningún misterio.

  • He pasado toda la noche trabajando para contestar debidamente al infuloso Gengis. He enviado la respuesta a la srta. Bellpuig, en la inteligencia de que ella (y su equipo) sabrán editarla, ilustrarla y publicarla según su superior criterio.

  • Buenos días, corazones.
    Os dejo mi artículo de El Diario Norte, en donde muestro una gran preocupación porque las fuerzas ocultas vigilen nuestro rastro en internet y descubran que nos pasamos la vida, ejem, haciendo el chorra.

    “Hay que reconocer que el Estado es el tocapelotas por antonomasia. El muy cabrón no se conforma con freírnos a impuestos, vigilar las grasas saturadas de los bollos o fastidiarnos el placer del fumeque, ahora pretende enterarse de quiénes son nuestros ‘hamigos’ del Facebook o de si hemos buscado en Google la palabra zoofilia. Un día de estos conectarán a traición la cámara del portátil para descubrir la cara de gilipollas que ponemos delante de la pantalla“.

  • Yo quería decir algo.

    La seño Bella no merece estas contiendas entre gallitos de corral el mismo día que hace una entrada digna de elogios y posa tan mona para el fotochop.

    Ora le leo Perro, entantito se me pasen los disgustos

  • Que fui yo muy mala en los principios con ella y ahora reconozco que detrás de ese gesto adusto tiene un saber estar y es todo corazón y ternura.

  • Oigan, ¿por qué no mandamos cada uno nuestra consulta a la Srta. Bellpuig, como ha hecho Tareixa, pero con la idea que de las vaya contestando en forma de entradas en esta página, como la de hoy?

    Porque si bien es indudable que la carta del señor estampador es de interés general,y de hecho ha suscitado varios comentarios/batallitas sobre el tema, quizá aún más interés y exepctación despertarían, por la trama de afectos esa, que somos casi como una familia, a veces como una familia en Nochebuena.

    Bueno, la pregunta en primer lugar es para la Srta. Bellpuig y para los administradores.

  • Muy bueno Perro, eso eso: que intervenga la ONU, hombre ya.
    (A la mierda ya tanta contraseña, que tengo reglas nemotécnicas para acordarme de la regla nemotécnica que puse para acordarme de la contraseña, y yo ya no tengo tanta acetil colina en mi body. Si todo eso es cierto, sinceramente no sé qué problema podemos tener de salir en pijama, en batín, o desnuditos si hace bueno, a la calle. Ni pa qué se venden cortinas, ni puertas, ni rejas ni ná. Niii-naaa níii-naaa nííí-naaaa.)

  • ¡La moción! ¡la moción!, ya me ha venido: apoyo la moción de Funes. Y me presento voluntaria para alguna de las infinitas consultas que, careciendo de la inestimable (aunque aquí todos acaban estimando todo) sabiduría de la señorita Belllipó, he venido haciendo hasta la fecha al ente universal asomático.

  • La feminización de la enseñanza universitaria es ya un hecho porque ellas estudian mientras ellos dedican su tiempo a visitar páginas porno, consumiendo sus recursos intelectuales a humo de pajas

    En mi época universitaria no había internete, y la cantidad de chicas por aula era superior al de varones. Eso tiene que ser por otra cosa, Perroantonio. En lo demás estoy muy en su línea, de usted.

  • Funes 12 de dic de 2013 11:50
    Perroantuán, debes ser el tocapelotas oficial del Diario ese, ¿aún no te han dado un toque?

    Al contrario, hasta ahora sólo he recibido improperios por parte de algún lector. Yo hago todo lo posible por ampliar el espectro ideológico de la publicación escorando a babor, pero sospecho que nadie me lee: como no dais al ‘Me gusta’ ni me meneáis, las masas me ignoran. Así jamás voy a llegar a convertirme en un escritor maldito.

  • De Change.org lo recibo todo y todo lo firmo así pidan más horas de trabajo para los desocupados del mundo por ociosos. Pero eso en concreto no.

    Será que no soy intelectual y mis visitas a páginas web están libre de pecado.

  • Bonnie 12 de dic de 2013 12:13

    En mi época universitaria no había internete, y la cantidad de chicas por aula era superior al de varones. Eso tiene que ser por otra cosa, Perroantonio. En lo demás estoy muy en su línea, de usted.

    1. Usted es de letras, fijo.
    2. Penthouse, Hustler, Private y así.
    3. La tercera posibilidad es que el varón de género macho (petit hommage a Proc) esté agilipollándose a pasos agigantados, cosa que tampoco hay que descartar.
    4. Por último, quizá las chicas tienen más dificultades o menos ganas de incorporarse en la edad universitaria a la vida laboral, el ejército o al deporte.

  • “No veo mal que crean que si va a aumentar mi consumo de televisores de plasma o de cafeteras hagan acopio en el supermercado.”

    Así de cabrón es el capitalismo.

  • Debo decir que en mi experiencia en la universidad (al otro lado de la tarima) encontré el mismo grado de estupidez en varones del género macho y en mujeres del género hembra. En una ocasión, dada la pasividad con que digerían modelitos económicos, hice el siguiente experimento para comprobar el estado de sus neuronas: inventé un modelo de cabo a rabo absolutamente disparatado, sin ninguna lógica (ni intuitiva ni contraintuitiva) y con errores de bulto en el desarrollo matemático que hubiera detectado un mosquito dengue. Lo presenté en el envoltorio que suelen llevar este tipo de modelos y les conté las conclusiones de costumbre: reducir salarios, recortar gasto público, flexibilizar despidos, eliminar prestaciones (¿les suena?). Tod@s tomaron nota muy aplicadit@s, tod@s lo reprodujeron como papagayos y tod@s se tuvieron que examinar una semana después de aprendida la lección: primera norma, pensar; segunda norma, volver a pensar; tercera norma, seguir pensando, te cuente la economía Agamenón o su barquero.

    El empanamiento y la muerte es lo único que está repartido equitativamente entre los humanos.

  • Yo creo que el señor Director Perro está tratando de aprovechar mi protagonismo. No digo que me parezca mal, porque de alguna manera tiene el pobre que llamar la atención y que le haga alguien caso, pero ya podía haberse metido de okupa en los escritos del Gómez, del Fernández o de la Procuración. Que no es que yo me queje, no, que soy muy sufrida como toda azafata, pero una no se ha pasado horas y horas escribiendo para que los méritos y los aplausos se los lleve el primer cantamañanas que pase, dicho sea con todos los respetos.

  • “Si nuestro comportamiento es predecible por los clics que hacemos en internet, estamos realmente jodidos como organismos pensantes, no ya como seres libres.”

    En primer lugar, tirando por lo sencillo, creo que los sedicentes intelectuales del manifiesto todavía no han aprendido que la posibilidad de predecir los actos de una persona no tiene nada que ver con que disponga o no de libre albedrío. Que usted sepa todo lo que voy a hacer no impide, en el caso de que mi voluntad sea libre, que yo lo haga libremente.

    En segundo, tirándome ya al monte, creo que quien tuviera la capacidad de adivinar (todo) nuestro comportamiento no podría cambiarlo. Si pudiera cambiar algo de él, no se cumpliría su predicción, ya que habría predicho algo que, por su propia intervención, no se dio. La omnisciencia está atada a la hora de actuar.

  • Y ya no digo lo que me parece que mis comentarios tengan que ser aprobados previamente. Como si una escribiera las cochinadas que escriben otros, y no digo nombres. Mucho criticar a Google y luego, zas, en casa del herrero, cuchillo de palo.

  • Pirata, piense en la cantidad de veces que los alumnos no se atreven a señalar los errores de un profesor, por si acaso quedan como zoquetes que no se han enterado de nada. Callan, lo memorizan, lo sueltan en el examen y después hablan de las gilipolleces que han tenido que aprenderse para aprobar la asignatura. La condición de alumno es una especie de minoría de edad que exige del profesor mucho tacto.

  • ¡Ay Srta. Bellùig! todos los gallos del corral piropeándola y dándolo todo por usted y ella, fría como el hielo. Ni siquiera la berrea de un “cordera” la altera lo más mínimo..ha de dejarse llevar un poco, mujer, que la vida es corta.

    Mientras por competir con tu cabello,
    oro bruñido al sol relumbra en vano;
    mientras con menosprecio en medio el llano
    mira tu blanca frente el lilio bello;

    Mientras a cada labio, por cogello,
    siguen más ojos que al clavel temprano;
    y mientras triunfa con desdén Lozano
    del luciente cristal tu gentil cuello:

    Goza cuello, cabello, labio y frente,
    antes que lo que fue en tu edad dorada
    oro, lilio, clavel, cristal luciente,

    No sólo en plata o viola troncada
    se vuelva, mas tu y ello juntamente
    en tierra, en humo, en polvo, en sombra, en nada.

  • Eso es precisamente lo que quería que abandonaran, Gengis, la minoría de edad mental. Y vaya si lo hicieron: el resto del curso no había explicación que no pusieran en entredicho. En qué hora se me ocurrió el jodido experimento.

    Este riesgo lo conocen los del otro lado de la tarima. Por eso están quienes leen apuntes en clase y no levantan ni la mirada, no vaya a ser que a algún temerario se le ocurra preguntar por algo que ellos hace mucho que olvidaron, o que nunca supieron.

  • No se me había ocurrido que precisamente el experimento animaría a los alumnos a preguntar cuando no entienden algo. Enhorabuena por el éxito.

  • No sé qué tiene Belluig pero hasta mi se me antoja.

    Un éxito el fichaje. Nunca tanta tensión sensual desde aquellos felices tempos entre mi Adapts amor y una antes de entregar el alma a la causa de las Esclavas de la Purísima

  • Vamos a dejarlo así.

    Las chicas conducen muy bien y los machotes saben leer mapas. A Freud lo aparcamos en una cuneta por sus desvaríos, Hegel nos lo explica, Gengis lo traduce y a Kojève me lo traduzco yo en un aparte entre tanto escucho a Messiaen

  • marquesdecubaslibres 12 de dic de 2013 14:51
    Bellpiug, está su equipo ya trabajando en mi entrada sobre Kojève?

    Treballar, el que diuen treballar, jo crec que poc.

  • Ya no se respeta nada. Qué pena. ¿Qué a va a ser lo próximo, Gómez, burlarse del President o de la Moreneta?

  • Como azafata estoy muy acostumbrada a que los hombres me miren con deseo y las mujeres con envidia. Pero se equivocan si creen que por eso voy a darme al desenfreno y a la lujuria. Ya me previnieron las Esclavas de la Purísima. Este cuerpo lozano que cultivo con el ejercicio físico y los deportes de riesgo sólo se rendirá al Amor Verdadero. Abandonen sus vanas esperanzas. Sólo los espíritus limpios como los del caballero Perceval, nuestro Tirant lo Blanch o el casto Satur pueden entender de qué hablo.

  • Consulta a la sabia, bella y cariñosa Srta. BellPuig.

    Buenas tardes, estimada Señorita: Resulta de que hay un hombre, y entre nosotros dos, él y yo, nos escribimos mails. Como no le había contestado a su último mensaje, a cabo de cinco días recibí una (suave) queja. Me apresuré a responderle y a poco rato me llegó su respuesta en la que me decía “tu español es magnífico, pero todo es mejorable”, y me explicaba el uso de tiempos verbales en castellano. [NOTA que tal vez sea de su científico interés, estimada Señorita: de tiempos verbales ando floja.]

    Mi pregunta en concreto es: ¿le gusto (no a usted, a él) o no le gusto?

    Para proporcionarle (a usted) más datos, adjunto un fragmento del dicho mail: *No podemos decir “esta semana estuve en París”, sino “esta semana he estado en París” puesto que todavía la semana no ha finalizado. “La semana pasada estuve en París” (ya acabó la semana y esta es otra), pero nunca “la semana pasada he estado en París”*.

    Agradeciendo de antemano su (de usted) respuesta.

  • Solo espero que el Especial Navidad que está preparando la Redacción no caiga en la zafiedad y el mal gusto. Son momentos para celebrar el calor de la familia con el turrón y con el pavo.

  • Querida Eufrasina. Tendré a bien contestarle por extenso proximamente, ya que en estos momentos, antes de que caiga la tarde, me dispongo a realizar mis ejercicios de trote por el parque. Mens sana in corpore rubensiano, que decían las Esclavas de la Purísima.

  • Leo ahora el elegante y selecto consultorio de la Srta. Bellpuig. Mucha libertad es lo que hay, diga que sí. Yo echo de menos un carné por puntos para tontos dirigido a funcionarios de la DGT y/o ayuntamientos. Tomen algunos breves y útiles apuntes los conductores madrileños: pueden circular por la M-50 a 160 km/h (limitación 120) cuando les pete, incluso a diario y durante años, con la seguridad de que jamás les caerá una multa. Pero cuando pisen la M-30, aunque sea una vez al siglo, conviene estar más pendiente del velocímetro que de la carretera: me recetaron 100 euros por circular a 96 km/h (límite 90). Y lo más importante: guarden registro documental y contrastable de todas sus actividades y movimientos diarios, se encuentren donde se encuentren y hagan lo que hagan en cada momento: recibí una notificación de multa de nada menos 400 euros del Ayuntamiento de Madrid por aparcar en zona prohibida. Ese día, y muchos de los anteriores y posteriores, lo más cerca que estuve de Madrid capital fue a 40 kilómetros. Pude demostrarlo por pura casualidad, afortunadamente.

  • Garrik 11 de dic de 2013 17:44
    Camaradas proletarios, este fanzine es nucha más divertido en los comentarios. ¿Quién se inventa a los personajes del filósofo, la mujer hambrienta, el aristócrata, el perro que habla, la intelectual hermética, la rubia sangrienta? No me puedo creer que lo hagan sólo entre dos o tres personas. Es mucho más divertido que ir a la ópera. ¿Y el jevy? ¿Ya no sale el jevy?

    Joder qué buen rato. Creo que el ojo clínico del camarada Garrik está francamente desaprovechado en este fanzine. Propongo que escriba entradas, a ser posible haciendo retratos detallados de la concurrencia, o al menos de los más conspicuos intervinientes.

  • No es *comedia ligera*, es lo que se llama (en España) *alta comedia* o *la comedia del sofá*. “La nada se asemeja a la nada; pero la nada no es vacío” [McCullers 1946]. 😉

  • A ver, pichaflojas y figamollas de la izquierda, haced la revolucióncita de una puta vez, que más de uno que no esperáis se unirá a vosotros.

    Lo de quieran examinarnos del teórico cada vez que renovemos el carnet, lo de los infrahumanos (por eso no pueden ser otra cosa) seguratas con potestad para detener a un ciudadano y las chorrocientas agresiones de estos sinvergüenzas, hacen que por primera vez en mi vida prefiera a un tonto que a un hijoputa.
    Me he hartado, con treinta años menos desde luego mañana mismo salía por la frontera.

  • Procu, un pequeño homenaje.

    Lo acabo de leer en el libro de Bennassar sobre Velázquez,(pág. 73):

    “Diego[Velázquez] da poder a Juana[Pacheco]… y Juana se sirve varias veces de esta procuración.”

  • Adapts ¿por qué está tan seguro de que son más hijoputas que tontos? ¿Por la frontera en dirección a dónde? ¿A la Atlántida, a Shangri La?

  • A ver, que vengo con el bombo.

    En la madrugada del pasado 26 de junio, Marc despertó súbitamente en la habitación de un hospital de Barcelona tras dormir durante dos meses. Habían pasado catorce años desde que abandonó la ciudad, en la que nos conocimos y estudiamos juntos los últimos cursos de la Facultad. Se licenció con varias matrículas de honor, pero antes de eso ya había concebido un hijo a cuyo nacimiento no asistió. Ese chaval, un adolescente que hasta ese momento podía contar con los dedos de una mano los días que en toda su vida pasó junto a su padre, dormía encogido en un sillón cerca de la cama en la que Marc abrió los ojos. No le reconocí, me dijo hace unas semanas en una cafetería de la Plaça de Catalunya. La última vez que lo vi tenía, no sé, ocho o diez años, durante apenas un fin de semana. Me despertó un disparo. Creo que soñé con el estruendo de los rifles durante esos dos meses, pero fue el zumbido de la bala que me atravesó, la que me durmió, lo que acabó despertándome. No et pots ni imaginar com xiula una bala que s’apropa.

    Yolanda

  • Vamos, camarrada Adaptando, hasta un oso con gorguera se daría cuenta de que éste (y el anterior, y el anteanterior) foro consta de personas perfectamente acopladas al Sistema. Una mezcla entre la derecha, alguna pincelada izquierdista-pesoísta (centro-derecha) + un par que se cayeron del guindo del Estado del Bienestar.

    Podríamos intentar a definir este género dramático según Bentley o tal y cual. Pero ¿para qué? La tarima es el escenario y, en términos técnicos, su nivel se marca siempre como ± 0.

  • Me ha gustado Albert. Gracias.

    A Estados Unidos no podría entrar, porque o miento respecto a mis antecedentes lo que no me parece muy buena idea, o no miento y entonces me lo prohibirán.

    Shangri La está dificilillo, creo que a algún país nórdico, frio y silencioso.

  • Ya me está tardando (contestar-asesorar) la Srta. BellPuig. Espero que no la hayan comido los lobos mientras estaba corriendo rubensianamente.

  • Oiga, Albert, antes de que se me olvide, quería darle las gracias por su recomendación de la película Once, que vimos en familia y nos gustó a todos muchísimo(a pesar de que al final no se casan). Disfrutamos especialmente que se puedan oír las canciones enteras ¡y esas canciones! A mí hija le estusiasmaron tanto los personajes y su peripecia, además de la música, que se ha pedido de regalo de Reyes un teclado de los que se pueden llevar colgados a la espalda, para andarse con él a Madrid. Ya tiene otro eléctrico Yamaha, que le regalamos cuando pequeña y al que le ha hecho poquito caso hasta ahora. Así que si de esta vez aprende a tocarlo, usted será en buena parte el culpable.

  • En mi próxima visita a la loquera tengo que hablarle de ustedes.

    Hay que joderse, pero he soñado que daba un largo paseo reflexivo sin rumbo. Me sentaba en un banco y me daba cuenta de que estaba en el país vasco. Miraba entonces hacia un edificio de dos plantas que tenía enfrente porque me llamaba la atención una pancarta que colgaba a lo largo de dos ventanas y que decía ¡Joderos gañanes, la madre de Sabino Arana era monárquica!. Me sorprendía su valentía-

    De repente varios coches patrulla aparecían y uno de ellos chocaba intencionadamente contra una persiana de un bajo junto a ese edificio, se bajaban un montón de agentes aunque no eran ertzainas sino mossos de esquadra, varias agentes rubias y buenorras entre ellos.
    Detenían a una enjoyada cuarentona y tres tipos kosovares que estaban dentro de la planta baja y se largaban echando hostias.

    Volvía yo a fijarme en la pancarta y pensaba en el valor del dueño por exibirla en el país vasco, aunque en realidad me doy cuenta de que estoy en Alemania. Veo entonces que en la entrada pone “Pensión Satur” y mientras exclamo el correspondiente ¡no me jodas! me dan un toque en el hombro y me dicen “venga Adapts, sube que te presento”.

    Subimos pues, pero hemos de quedarnos en el primer piso, porque al segundo, que es donde pretende arrastrarme con no se que intenciones se sube por una escalera de caracol antigua de madera y mi corpulencia no me permite el paso.

    En el primer piso me presenta a un abuelo con mala leche sentado en un sillón con una mantita de cuadros sobre las piernas y reconozco a PerroAntoine, con el que estoy de acuerdo en todo lo que me dice y así se lo demuestro.

    Al momento empiezan a llegar los invitados y reconozco automáticamente a todos los hombres blogueros aunque no les haya visto las caras, a los que sí se la ha visto también los reconozco.
    Empiezan a entrar las mozas, pero el cabrón del Satur, me las presenta por sus nombres reales y no se quién es mi amada Tareixa, ni docta Procu, ni la educada BelliPuig, ni la misteriosa Eufrasina, ni l@ firme Pirate- Tampo0co reconozco a Ga.Cho, porque sólo le he visto una teta y no las lleva al aiere en ese momento. (A la rubia Bonnie si puedo dirigirme que la vi en el tuister_666.

    Me desespero porque todos los demás si saben quién es quién.

  • Oiga, Srta. Eufrasina, que una corre, hace las compras, prepara la cena y contesta un consultorio. No como otras, que se pasan el día deshojando la margarita.

    ¡Habráse visto!

  • Eufrasina Mitiklós 12 de dic de 2013 16:11
    Consulta a la sabia, bella y cariñosa Srta. BellPuig.

    Buenas tardes, estimada Señorita: Resulta de que hay un hombre, y entre nosotros dos, él y yo, nos escribimos mails. Como no le había contestado a su último mensaje, a cabo de cinco días recibí una (suave) queja. Me apresuré a responderle y a poco rato me llegó su respuesta en la que me decía “tu español es magnífico, pero todo es mejorable”, y me explicaba el uso de tiempos verbales en castellano. [NOTA que tal vez sea de su científico interés, estimada Señorita: de tiempos verbales ando floja.]

    Mi pregunta en concreto es: ¿le gusto (no a usted, a él) o no le gusto?

    Para proporcionarle (a usted) más datos, adjunto un fragmento del dicho mail: *No podemos decir “esta semana estuve en París”, sino “esta semana he estado en París” puesto que todavía la semana no ha finalizado. “La semana pasada estuve en París” (ya acabó la semana y esta es otra), pero nunca “la semana pasada he estado en París”*.

    Agradeciendo de antemano su (de usted) respuesta.

    Querida Srta. Eufrasina:

    Antes de entrar a responder a su amable carta, debo avisarle de que, si bien durante la maestría de Secretariado Internacional y Afazatazgo de Congresos y Exposiciones, que como ya sabrá realicé con las Esclavas de la Purísima, asistí a clases de Lengua Española no soy, como si dijéramos, una experta. Guardo buen recuerdo de las lecciones que nos inflingía la Srta. Balbina (q.e.p.d.) y especialmente de sus ejercicios de análisis sintáctico, tan prácticos para la vida de una azafata que se precie como profesional y como persona humana. Sin embargo, nunca he profundizado en los estudios de la ortografía, la gramática, la sintáxis o la etimología, tan atractivos a ojos de cualquiera, por lo que mi consejo habrá de ser, a todas luces, orientativo.

    Lo primero que he de decirle es que aunque cualquier señorita ha de admitir de buen grado los consejos de un caballero que la quiera, siempre que él los formule en tono amable y cariñoso, también hay quien opina que estas correcciones se las podría ir haciendo a su señora madre, en caso de que no fuera difunta, o siéndolo, a sus señoras hermanas, tías, sobrinas y demás yeguada de su propia cabaña. No es que una sea partidaria de las respuestas híspidas, porque pudiendo ser amables para qué vamos a ser groseras, pero a veces los caballeros tienen tendencia a excederse en el ámbito de sus competencias que son, básicamente, dar calor en invierno, aire en verano y conversación cuando se les solicite. Así que vaya diciéndole que una cosa es que la corteje y otra que le corrija las comas, que a ver si estamos a lo que hay que estar.

    Respecto a la duda temporal que la aflige, ¿qué autoridad tengo para decir que el tiempo es relativo después de Einstein, que también fue relativo? Pues lo digo. La argumentación de su pretendiente es la usual, sin embargo en gran parte del noroeste de España se pasan esa distinción entre el pretérito perfecto y la forma compuesta por el arco formado por las dos piernas abiertas, sin que ningún hablante en su sano juicio pueda decir que lo dicen mal. Salvo que sea filólogo o maestro de escuela, aunque a estos nunca hay que hacerles caso, que son unos siesos y unos pansinsal.

    Finalmente, responderé a su ansiosa pregunta: “¿le gusto o no le gusto?”. Ay, hija, qué sabe nadie, que diría el trovador linarense Raphael. El varón es, de natural, caprichoso y obcecado. Basta que una se muestre menos displicente de lo habitual para que entren en sus cabecitas locas todo tipo de fantasías, por lo general de tipo sexual, que incluyen posesión, sumisión y otras cosas acabadas en on que, por pudor, no voy a decir. El suyo, por lo que se ve, incluye también la educación, fantasía que está muy extendida desde la leyenda de Pigmalión. Quizá sea pedagogo. O quizá se le haya pasado el tiempo de hablar de las cosas importantes. ¿Le escribe poesías? ¿Le habla de flores y de gatos? ¿Le dice con cuántos besos va a cubrirla? ¿Le ha prometido invitarle al cine, a la ópera o a alguna exposición de arte contemporáneo? ¿O se limita únicamente a corregirle las comas, a enviarle fotos de comidas y gin tonics y a relatar las hazañas de Messi? Si ha dado muestras de cualquiera de estos tres últimos síntomas, ándese con cuidado y vaya aligerando lastre. Créame, amiga, la vida es breve y no merece la pena pasarla preocupada por si Colón lava más blanco.

    Atentamente
    Srta. Bellpuig

  • Vamos, camarrada Adaptando, el carnaval está en la frontera entre la vida y el arte. Espero (o no) que no esté usted psicoanalizándose anti-Edipo con alguna Marie Bonaparte.

  • Exijo una DEPURACIÓN de las alimañas que corroen nuestro tejido industrial, económico y social, a saber: sindicalistas, filósofos, psicólogos, nacionalistas, funcionarios y filólogos diletantes.

  • Estimada Srta. BellPuig, ¡gracias!!

    Tiene usted razón: por mi parte, es básicamente algo sexual pero ¡por Dios! tampoco desprovisto de cierto cariño.

    Él es abogado, me habla de la Pasión, de Jesucristo, de Bergman y de “Crimen y castigo” de Dostoievski, o sea que nada de fotos de comidas ni de gin tonics con Messi. De hecho, nunca ve (no Messi, él) la tele.

    La parte de su (de usted) respuesta en la que me está hablando de Einstein, Raphael, Pigmalión, la ópera y el arte contemporáneo, no la he entendido. Nomas seguiré sus consejos: haré la colada.

    Pero en estos momentos no dispongo de ‘Colón’. Por favor, si es tan amable, indíqueme ¿puedo utilizar ‘Ariel Sensaciones con Suavizante’ (fórmula concentrada)?

    Reiterando mi agradecimiento, bésole las palmas (de las manos).

  • Afirmo que la mejor música que jamás escuché consiste en la suite Led Zeppelin I/II/IIII/IV
    Que Dios, y el padre Soler, me perdonen…

  • Nuestros avatares se confunden en onírico viaje fundidos en un abrazo cósmico mientras escuchamos abrazados ¨Lemon song”

  • Directores! La vaina me dice “comentario repetido, ya lo ha enviado” pero no me publica (mi agradecimiento a la Srta. BellPuig), это что? Solicito Ucrania.

  • Adapts, gracias a usted, por supuesto. No se vaya, hombre, si más a gusto que aquí no se muere de asco en ninguna parte.

    Juli0, me alegro de que encontrase la película, y de haber acertado en la intuición de que le gustaría. Pero no me adjudique responsabilidad en el entusiasmo de su hija, no vaya a ser que en vez de aprender a tocar se enamore de algún músico bohemio y efectivamente acabe usted acordándose de mí y de toda mi familia.

  • Mal (me parece), Adaptaciones. Yo estuve sentada en la silla de psicoterapia tres años y medio y no le pagué a mi psiquiatra ni un duro (no tenía). ¿No será que no será usted lo suficientemente atractivo?

  • Entonces seguro que es usted muy atractivo, Adaptaciones.

    Tarde. Tengo que voime.

    Estimada Srta. BellPuig, mi respuesta (de agradecimiento) la tiene su Director Nº 1.

    Спокойной ночи, дорогие, хорошие.

  • Quizá sea por azar, pero no deja de ser llamativo que las dos respuestas que van en el sentido que los sectores soberanistas desearían ver apoyado sean, ambas, un sí. Sin por ello prejuzgar una intención consciente en los redactores de estas preguntas, sí cabe al menos pensar que les ha traicionado su subconsciente: no parecen haber sabido controlar sus sentimientos del modo en que, profesionalmente, deben tratar de hacerlo quienes pretendan averiguar, honestamente y de buena fe, lo que piensan los demás, y no solo inducirles a contestar lo que se desea oírles decir.

    Higway to hell

  • Srta. Bellpuig 12 de dic de 2013 20:29

    ¡Señodita Bellpuid! ¡La adodo!

    (Nota adicional para Eufrasina atribulada. Eufrasina, un hombre que corrige tanto a una mujer sus tiempos no puede hacerla feliz. Busque en el ramo de la relojería, que a lo mejor ahí hay más librepensamiento al respecto. El derecho ya se sabe, la misma palabra lo dice).

  • La verdad es que hemos salido ganando en el cambio del androide Robby por la Srta. Bellpuig, creo.

    (Aunque juraría que esa eficiencia, pulcritud y disponibilidad las 24 horas del día las había visto antes…)

    ((¡Cielos! Una sospecha me asalta: ¡la Bellpuig es Robby travestido!))

  • Adaptaciones 12 de dic de 2013 20:13

    Adaptasiones, no le cuente nada a la psicóloga. A los loqueros y a los médicos se les habla de cualquier cosa para entretenerles y, sobre todo, no hay que decirles la verdad nunca. A quién se le ocurre.

  • Además de otras cosas, dice el señor Toharia en El País:

    “En la primera pregunta (“¿Quiere usted que Cataluña sea un Estado?”), la opción de ser un Estado se contrapone a la opción de ser… algo que no se dice y que se da por sobrentendido o que se deja a la imaginación de cada cual. La pregunta resulta así desequilibrada y, por tanto, sesgada: propone una opción entre algo que sí se explicita y algo que, en cambio, no se menciona y que queda en nebulosa. Es decir, incurre precisamente en lo que los manuales sobre el arte de preguntar advierten que no debe hacerse nunca —salvo que lo que se pretenda sea un mero ejercicio de ventriloquía—: que a los preguntados no se les presenten, en estricta igualdad de condiciones, las opciones que se contraponen.”

    No entiendo muy bien dónde está la fuerza de esta pega. Aunque no se formule explícitamente la otra parte de la pregunta, cualquiera entiende que ésta es: ¿… o no quiere usted que Cataluña sea un Estado? Precisamente por formularse la pregunta como lo han hecho, en la otra opción entra automáticamente todo lo demás. O Estado o no Estado; no hay otra posibilidad. Ahora queda por ver -no seré yo- a cuál de los dos bandos favorece ese modo de preguntar.

    Igual el conflicto (al que no haría justicia la pregunta) en el que estaba pensando el señor Toharia es del tipo siguiente: ¿Debe ser Cataluña un Estado o una Sociedad de Pescadores? Se trata de dos posibilidades entre muchas más, y en un caso como éste es verdad que la pregunta sólo permite ver con nitidez una de las dos opciones. Pero no está nada claro que esa visibilidad la favorezca.

  • Es distinta la oposición que se da entre lo blanco y lo no blanco y la que se da entre lo blanco y lo negro. Si preguntas a la gente si el blanco es su color favorito, el triunfo del no es casi seguro; si le pides que elija entre el blanco y el negro, no está claro cuál será el resultado. Las preguntas del referendum catalán son del primer tipo.

  • Se me escapa el error de mi argumentación -cosa muy lógica ya que, si no se me escapara, no sería ésa mi argumentación- pero la prueba más contundente de que tiene que haberlo es que la forma de preguntar que, según lo argumentado por mí, sería mala para los catalanistas es la que han elegido ellos.

  • Que, como dice también el señor Toharia, a la gente le cueste menos afirmar que negar, aceptar que rechazar, aplaudir que patear, es algo que sucede si aquello para lo que se pide la adhesión tiene connotaciones positivas, y lo contrario, negativas.

    – ¿Es usted partidario del cáncer?

  • La verdad es que he leído con mucho gusto el artículo, por lo bien expuesto que está todo en él. El de la catedrática de inglés -también en El País- a favor de la doble inmersión lingüística en la escuela catalana para mí que roza la perfección