Breve relación de vidas extraordinarias · 22

BRVE-22E
Por Martín Olmos.

El Tonto Manolito fue tonto pacense, renco, monógamo y, como a veces le decían el Tonto Lolo, fue tonto un poco cacofónico. El Tonto Manolito era monógamo porque se sentaba a la solanera y se hacía pajas mirando pasar a una viuda y las demás mujeres no le interesaban. La viuda quejaba por el hablar, la viuda le decía cerdo al Tonto Manolito, la viuda, en rigor, apreciaba el privilegio pero no lo iba a decir. Las viudas son agradecidas a los elogios vengan de donde vengan. El Tonto Manolito tenía las manos medio faltas y no engarraban, por lo tanto se la dirigía al tacto en vez de empuñársela y vete a saber cómo le salía el alivio, que igual le salía de puta madre, con perdón, que nunca se sabe. El Tonto Manolito estaba lejanamente emparentado con la familia de la segunda esposa de este autor, su seguro servidor, era tonto de campo, de un pueblo al sur de Zafra, y era hijo de la Prisca y del Tomás y la Prisca decía que nació común pero atontó porque le pegaron en la cabeza con una alpargata. Hay tontos de nacimiento y tontos del porvenir, pero ser tonto es un estado de ánimo. Hay tontos del rural y del urbano y no tienen comparación. Al tonto de villa le subvencionan y le ponen en un telar a coser la ropa de los obreros para que se sienta útil, el pobre, y así hay ganancia para todos porque los monos del taller le salen más baratos al patrón y a las monjitas del hospicio les alivian la labor. Pierden los tontos de villa, en cambio, que tienen que madrugar y el factor de la utilidad social les da más bien por saco, pero no les preguntan y les suena el despertador. El tonto de villa es invisible y accidente y a los niños no les dejan pararse a contemplarlo al contrario que al tonto de gleba, que le tutean y en las fiestas de la Virgen le tiran a la fuente. Al tonto rural no le encierran en un telar y le sacan al campo y a la solanera para que se haga un deleite al paso de una viuda y así interactúa con el paisanaje como un igual y el censo le hace las jodiendas que lo mismo le haría a un vivo o a un forastero. El Tonto Manolito era rural, mejor para él, y tonto bienaventurado por la gracia de San Mateo (5, 3): Beati pauperes spiritu, quoniam ipsorum est regnum caelorum. Dios le concedió al Tonto Manolito una dicción desconcertante y él por su cuenta se proveyó de un vocabulario económico con el que iba haciendo constantes permutaciones hasta conseguir una forma de expresión hecha de castúo, español y diversos neologismos que no le entendía nadie excepto su madre, la Prisca, que le explicaba al censo y, por lo tanto, nadie supo jamás su íntimo discernir porque ya dejó escrito Kundera que una traducción es un testamento traicionado. El Tonto Manolito, tonto traducido y monógamo y tonto bienaventurado y un poco sentimental, llegó a tonto automático por razón de una sillita de ruedas eléctrica que le compraron con la que se caía a la solanera a presentarle el respeto a la viuda, que aguardaba la lisonja, quizá con impaciencia, pero se veía en la obligación de contestarle que era un cerdo. Su madre, la Prisca, le decía: Manolito, hijo, quiera Dios llevarte cinco minutos antes que a mí y el Tonto Manolito decía que por los cojones. Al Tonto Manolito se le murió la viuda y mustió solito en la solanera y la Prisca le decía: Manolito, hijo, que triste te me has quedado, que quiera Dios llevarte cinco minutos antes que a mí y el Tonto Manolito seguía diciendo que por los cojones. El Tonto Manolito quería vivir siempre pero no lo consiguió y se murió con medio siglo y se quedó la solanera vacía de viuda y de bobo. La Prisca dijo entonces: ya me puedes llevar, Dios, y Dios se la llevó un año después. Los tontos cuando se mueren dejan un inmenso vacío y ya tenía dicho Mark Twain: si se murieran todos los tontos de este mundo, santo Dios, qué solo me iba a quedar. Con Manolito se fue uno de los últimos tontos porque tontos ya no quedan y lo que hay es mano de obra barata en los cosederos de ropa de taller. El tonto se ha ido extinguiendo en la socialdemocracia a base de no nombrarlo y ha desaparecido de pura tautología. Heráclito sostenía que los nombres de las cosas están naturalmente relacionados con las cosas que nombran. Por lo tanto, si no se nombra una cosa, la cosa desaparece. Demócrito, en cambio, pensaba que las palabras eran nada más que convenciones establecidas por los hombres. El tonto, al mismo tiempo que otras especies como el negro y el maricón, empezó a extinguirse en 1967 cuando el publicista James Pizzaballa sugirió al candidato republicano Rufus McGillycudy llamar afroamericanos a los votantes que merecían una catalogación más obvia y la costumbre la recogió Michael Foucault y la prendió en Europa, pero esto ya lo había intuido el honrado Orwell cuando concluyó, unos días antes de que le pegasen un tiro en el cuello en la guerra de España, que el burgués liberal no es contrario a una versión moderna del fascismo, siempre y cuando no se llame así. La importancia de la frase no está en la reflexión sobre la ideología del burgués sino en la negación del término al que abraza para tranquilidad de su conciencia. Tenía dicho Umbral que el eufemismo suele inventarse en las visitas y en los discursos porque ni a las visitas ni a los políticos les gusta llamar a las cosas por su nombre. El Tonto Manolito, tonto pajillero en régimen de monogamia y tonto automático y sentimental, murió, el pobre, y dejó la solanera vacía de viuda y de bobo, dejó la solanerita cogiendo un desperdiciado sol de julio que no calentaba a nadie.

187 comentarios

  • Un deleite. Expresión que anoto y que recojo. Ya os comentaré si a partir de ahora mis deleites sufren un aumento del deleite por llamarlos así.

  • Muchas gracias al señor Olmos por este texto magnífico que me ayudará a afrontar mi lunes, y a quien sea responsable de la ilustración, otra gozada. Y de esta última, me ha hecho mucha gracia ver que el tonto rural lleva un “cucudrulu” de los de Lacoste, en la chaqueta.
    Que esa solía ser, en mi juventud, una marca para lucir los ” jóvenes señoritos de ciudad”, y se ve que ahora la lucen los “tontos de aldea”…
    Supongo que ahora, lo que “viste” son los telefonitos con la manzana mordida.
    ¡ Who wants to live forever !!!??? ( Como hubiera cantado mi añorado Freddie Mercury )

  • Aparte del tonto Manolito que nos trae el Señor Olmos, en Extremadura hubo un tonto muy famoso en la época de Felipe IV, “El Bobo de Coria”.
    Natural de Calabazas, una alquería situada cerca de Caminomorisco, fue un enano que por su gracejo y simpatía fue llevado por el Duque de Alba a Coria como bufón.
    Juan Martín Martín, “Calabacillas” como así le llamaban se hizo tan famoso, que el Rey Felipe IV lo solicitó para su corte y el Duque de Coria no tuvo más remedio que cederselo al Monarca. Coincidió allí con Velázquez, Lope de Vega, Quevedo y Góngora entre otros. Estuvo al servicio del cardenal-infante don Fernando de Austria, y después, del Rey. Fue un privilegiado respecto al resto de los bufones. “El Bobo de Coria” tenía sueldo, una mula, estaba autorizado para dar órdenes al resto de los enanos y bufones y para andar libremente por palacio.
    En Coria tiene una estatua en la puerta Poniente de la Catedral de Coria, y un restaurante en el que no se come mal, con su nombre.
    Tan tonto no era, o como dicen los maños: tonto, tonto, mierda, mierda.

  • Bonnie, no puedes estar gorda.
    Puede que adoptes estética de invierno, que es comprensible para afrontar los frios patrios.
    Mi madre siempre nos decía eres más tonto que el de Coria, ahora lo comprendo todo mucho mejor, pero parece ser que de tonto tenía más bien poco el jodio…

  • Un señor A le llama a un señor B «hijo de puta» y el señor B se pone a gimotear hablando de su madre. Que alguien me lo explique.

  • Pirata, yo le cuento el cuento:
    Está la familia cenando, y al abuelo, cada día más torpe, se le cae la cuchara con gran estrépito.
    El padre le regaña, abre un cajón que el hijo nunca había visto, y extrae una cuchara de madera que entrega, con mal gesto, al abuelo entristecido.
    Al día siguiente, cuando el padre llega a casa desde el trabajo, encuentra a su hijo ocupado tallando una pieza de madera.
    “¿Qué haces?”, le pregunta.
    “Una cuchara”, contesta el niño.

  • Se lo escuché explicar, en una entrevista televisiva hace muchos años, a Jordi Pujol.
    Después de un silencio, manteniendo la sonrisa y la mirada al entrevistador, dijo: “Tal faràs, tal tindràs”.
    También en esta entrevista se le escapó un sollozo al evocar los años que no había dedicado a sus hijos debido a su dedicación a la política.
    Valdría la pena recuperarla, visto lo visto.

  • Perroantonio dice:
    Lunes, 16/01/2017 a las 10:32
    Que te lo explique Rafael Latorre, o sea.

    No me refería tanto a la burricie en el mundo del fútbol -que va más allá de los campos,verbigracia el halamadrid(hijosdeputa)- como al hecho de que el insulto «hijo de puta» no tiene nada que ver con la madre del insultado. Me parece absurdo que alguien que recibe el insulto meta de por medio a su madre. Imagino que lo que intuyo puede explicarse mediante significado y significante, o así. Quiza Proc y tú podáis explicármelo en condiciones. Otro ejemplo: cuando alguien recibe el apelativo de «cabrón», no le están llamando «cornudo» (quién sabe si tiene novia, o mujer o qué). El insulto es una expresión difusa con una intención concreta, no sé si me explico.

  • Espléndida reseña, Brema. Descubrí a Arroyo-Stephens con Pisando ceniza, donde me maravilló su ojo para el detalle y la palabra justa. Luego me hice con la vieja edición de Contra los franceses (ahora estoy maldiciendo en la lengua de Mordor porque tendré que conseguir la versión ampliada) y leí también su epílogo al cancionero de José Alfredo Jiménez que él mismo editó. Me queda buscar Imagen de la muerte. Les recomiendo a todos descubrir su agudísima prosa si no la conocen.

  • Ese libro es muy necesario en nuestro país, y su traducción no les sentará muy mal a los franceses.
    La política de este país contiene demasiados acomplejamientos, de los que deben reirse para poder salir adelante.
    Su concepto del estado de gauche caviar, ha inmovilizado la iniciativa, y su abrumadora burocracia sumerge cualquier partícula de inteligencia.
    Me dan lástima. Los Franceses a la menor oportunidad se van de su país. No viajan por él.
    España con todas sus contradicciones hace más por el individuo que Francia por la generalidad igualitaria que no han sabido digerir.

  • bremaneur dice: Lunes, 16/01/2017 a las 10:47

    No me refería tanto a la burricie en el mundo del fútbol -que va más allá de los campos, verbigracia el halamadrid (hijosdeputa)- como al hecho de que el insulto «hijo de puta» no tiene nada que ver con la madre del insultado. Me parece absurdo que alguien que recibe el insulto meta de por medio a su madre.

    Bueno, el lenguaje es (afortunadamente para los escritores) algo demasiado complejo como para hacer afirmaciones categóricas.

    Lo primero que se me ocurre es que si llamar hijodeputa a alguien no tiene que ver con insultar (y llamar puta) a su madre, ¿por qué es el insulto más ofensivo utilizado en muchos idiomas?

    En el texto de hoy dice Olmos que «Heráclito sostenía que los nombres de las cosas están naturalmente relacionados con las cosas que nombran. Por lo tanto, si no se nombra una cosa, la cosa desaparece. Demócrito, en cambio, pensaba que las palabras eran nada más que convenciones establecidas por los hombres». ¿Debemos deducir que «hijodeputa» es una palabra, pura convención, como llamarle a alguien «chiripitifláutico», que no tiene que ver con los hijos y las madres putas? ¿O que, pasado ya el tiempo, la palabra ha perdido su significado originario y ahora es tan baladí como llamarle a alguien merengue o pillo? ¿Que los ultras, por ser personas humanas en el sentido zoológico, utilizan la expresión con afán fabulístico, como Iriarte?

    En la expresión escrita hay una clave esencial de la escritura que a mí me produce grandes quebraderos de cabeza, hasta el punto de que si no doy con ella, abandono el texto: el tono. El tono puede hacer que «hijoputa» signifique «hijo de la Grandísima Puta» (de Babilonia) o «hijo mío», como le decía la madre del buscón Don Pablos a su retoño.

    Ahora dime quién y dónde llamaba a quién «hijoputa» y deducimos si era una muestra de cariño o el peor insulto, el más ofensivo, que puede expresar una lengua.

  • Por si acaso el lenguaje y la deducción dicen otra cosa, yo sólo entiendo esa palabra como un oprobio.
    Más grave, por redundante y carente de cualquier significado, me parecería en el caso de que tu procedencia sea una ramera, que vendría a ser como llamarte hijocarpintera.
    El ánimo en la expresión en cualquier caso me resulta insultante.
    Además las putas no me caen nada mal, aunque yo no pueda colaborar en su profesión.

  • El hijoputa, más bien me parece la progresiva disminución de la riqueza de nuestro léxico habitual y el de una parte importante de la población que en su reducidísimo registro idiomático, no encuentra mejores formas de mostrar su descontento siempre desde el anonimato que produce la masa, o el apoyo de la fuerza bruta y su ofuscación.

  • Para centrarnos: me refiero al «hijo de puta» expresado como insulto potente.

    Pongamos un ejemplo: yo suelo decirlo mucho, eso de «hijo de puta». Cuando veo a Otegui en la prensa suele salirme de forma automática y en voz alta. También cuando algún conductor hace alguna maniobra brusca que me pone en peligro. Evidentemente, Otegui es más hijo de puta que el conductor (al menos, existe una altísima probabilidad de que así sea), pero en ningún caso pienso en sus madres -a las cuales, por otro lado, no conozo- a la hora de referirme a ellos. El insulto me viene a la boca porque creo que son unos miserables que no valen lo que su peso en estiércol. Ese insulto concreto es una convención que expresa un rechazo que nada tiene que ver con las progenitoras del insultado.

    Fuera de esto, recuerdo que el autor de un diccionario de insultos decía que el más grave, para él, era «mal nacido».

  • Me voy a buscar el libro. Quien arremete contra los franceses debe ser leído y si lo hace tan bien como resulta de la crítica de Brema, inexcusablemente.

  • CONTRA LOS FRANCESES Y LA AMPLIACIÓN DE LOS LIBROS

    Hocicando un día en la biblioteca di con un libro de Tom Burns Marañón, Hispanomanía, acerca de la venerable tradición de excursionistas ingleses en España, a los que él llama curiosos impertinentes, que luego dejan por escrito sus impresiones de nuestro país, verbigracia Don Jorgito el Inglés, un, dos, tres, responda otra vez. Pasé muy buenos ratos con este libro y cuál no sería mi sorpresa cuando descubrí que había reciente una nueva edición ampliada… ¡con un extenso Prólogo para franceses! (pdf) Así que, debido a esta ampliación inopinada de los libros de Burns Marañon y Arroyo-Stephens, siempre por culpa de los franceses, Francia es seguramente mi país menos favorito. He dicho.

  • Hombre Alvaro tienes muchos países menos favoritos para encabezar la lista.
    Yo por ejemplo me decantaría por el país vasco o Cataluña también Arabia Saudita entraría fácil en esa lista.

  • De los países extranjeros Francia me cae regulero, igual que Inglaterra, Alemania, Italia y Rusia. De todos los demás no tengo opinión, porque de países de segunda no opino.

  • Lo que dice Perroantonio. Yo iba a abundar nada más en que el sentido figurado y lexicalizado de hijoputa ‘mala persona’, que es el valor de uso, no cancela del todo el literal, la infamación de la madre con sus valores sentimentales y simbólicos también lexicalizados; lo cual será además la causa y fundamento de que como insulto sea tan potente. Creo que el caso de cabrón es algo distinto, la mayoría de los juveniles ignoran ya que cabrón es ‘cornudo’ antes que ‘mala persona’, de modo que en ese sentido cabrón va resultando opaco. Por no mencionar que cabrón es muy frecuente entre los varones como apelativo cariñoso y admirativo. Es verdad que las chavalillas ahora también se llaman puta e hija puta en sus coloquios sin drama, cosa que me hace dar botes del susto cuando las oigo, no por la prostitución sino por la elección de palabra. A mí también me sale hijoputa a la primera pero por dentro, Otegui es un gran ejemplo, Brema; se lo he llamado cientos de veces y a él en persona no se lo he dicho nunca aunque una vez tuve la ocasión porque me lo crucé por la calle.
    Una vez mi hijo le llamó hija de puta a la cuidadora del comedor de la escuela, prefiero no contarlo porque esto sí fue un drama, sobre todo para él. Lo que tú querías decirle es inicua, alcancé a comentarle a mi monstruito después. Otra vez el chiquitín se lo llamó a su padre y se encerró en el baño, y su padre se puso a tirar la puerta del baño, se conoce que no le pareció bien. Tampoco os lo voy a contar. A mí un día, con sus cinco o seis años, empezó a gritarme cabrona en medio de la calle, a unos veinte metros prudenciales de distancia, ambos parados, él muy enfadado y yo esperándole componiendo la estatua de la santa paciencia. Pasé mucha vergüenza por la gente, «¡qué dirán esos señores!», y también me daba la risa.

  • Yo estoy con Bremaneur, sin que sirva de precedente. Evidentemente, si llamo a alguien hijoputa, y el ejemplo de Otegi me vale (de hecho me lo crucé en la calle hace un mes y me vino a la boca inmediatamente), no pretendo insultar a su madre, sino a él, quicir, no a él por tener una madre puta, puesto que ni puedo confirmar el extremo ni me parecería como para recriminárselo, sino a él por ser un sujeto abyecto y miserable, lo que pasa es que no te vas a poner a llamar a un tío “abyecto” en medio de una discusión.
    Esto que digo plantea un problema, lo admito, que es el de la indefinición, porque la verdad es que lo mismo me daría llamarle cabrón, para el caso, y de hecho creo que lo uso indistintamente, si acaso interiormente me parece que hijoputa está un peldaño más arriba.
    Antes también llamábamos maricón, ahora mucho menos, sin duda por el prejuicio de que no nos llamen homófobos, creo. Una estupidez, porque tampoco lo usábamos literalmente.
    Yo creo que mientras se insulte como dios manda el término concreto que se utilice tampoco importa demasiado.
    Quedo, eso sí, a la espera de la mejor opinión de nuestra filóloga de guardia.

  • Brema, está todo inventado.

    Cuando niño, era costumbre entre los malosos fingirse ofendidos porque les habían llamado «hijoputas». «Se ha metido con mi madre», decían, lo que acababa inevitablemente en una paliza al incauto. A mí me han dado más de una vez por bocafresca. Que para ti «hijoputa» sea sinónimo de «blancaflor» no va a evitar que el increpado lo interprete como le convenga. «Hijoputa» tiene un significado prístino, y no puede graduarse a conveniencia en función de las reacciones que despierte. Como diría Olmos, los hijoputas van a acabar desapareciendo gracias a la corrección política, pues hoy te arriesgas a que como respuesta, en vez de partirte la cara te llamen machista y te pongan en una pancarta.

    Yo, para evitar equívocos, como el que planteas, siempre lo utilizo en sentido unívoco y empleando una lógica deductiva: dado que el individuo se comporta como un auténtico hijodeputa, su madre tiene que ser necesariamente una grandísima puta. Y de ahí sólo me muevo a golpes.

  • Recuerdo con extrañeza e incomodidad la vez que un tipo al que acababa de conocer me soltó, en una comida de parejas, imagino que con afán cariñoso, un «¡pero serás hijoputa!» como comentario a una de mis bromas negras. Ese «hijoputa» lo entendí como el grado mayor de confianza que se dispensan entre sí los integrantes de una fratría o un pelotón, y suponía, de hecho, un reforzamiento enfático de nuestros vínculos, fase previa –supongo– a que los hombres pudiéramos apartarnos del grupo a tomarnos unos licores y hablar de fútbol o del culo y las tetas de alguna interfecta.

    El problema es que, aunque me manejo muy bien –por cuestión de origen– en la germanía, prefiero comportarme como si hubiera nacido en Palacio. Además conseguí ahorrarme la milicia y la confraternización con la tropa, como me he ahorrado el tute subastado, el coñá y, en general, el embrutecimiento.

    Los patanes deben tratarme, como mínimo, de Mesié Perroantuán. Sólo los aristócratas de la inteligencia podéis llamarme Perro.

  • Habría que escribir mas contra los franceses, pero también contra los alemanes y contra los anglosajones en general. Estamos colonizados por su cultura, por eso me molesta tanto la babosería que hay aquí con las series y las comedias musicales.
    La cultura (en sentido amplio) española es la mejor posible, por ese motivo todos los citados invaden nuestro país en oleadas de turistas y gentes que se quedan aquí. Les pondré dos ejemplos que considero insuperables, no habiendo visto nada ni parecido en mis viajes.
    -los bares de pinchos de San Sebastián.
    -las ventas de pescaíto y fino en Cádiz.
    Se necesitan dos mil años de civilización para crear lugares en que puedes comer lo que te apetece y pagar al final por aproximación, en que la calidad de los alimentos es sublime y los precios muy razonables. En los que la gente ríe y habla en voz alta y nadie te llama la atención, no siendo raro (en Cádiz) que alguien saque una guitarra y todos se pongan a dar palmas.
    Habrá quien piense que la cultura es otra cosa, pero yo les aseguro que es justo esto.

  • A mí me encanta Francia toda a bulto porque soy muy paleta. Me ha gustado mucho la reseña y quiero destacar la captura y comentario de la cita de Menéndez Pelayo, que me ha entusiasmado.

  • El fútbol se está amariconando. Lo más indigno que yo he visto en un campo de fútbol (o de lo más) nada tenía que ver con un insulto. Y nadie abrió la bouche.

  • En fin, como sé que en esta casa del saber ninguna opinión vale nada si no va refrendada con la oportuna bibliografía, sobre la vigencia del «hijoputa» como insulto y categoría os recomiendo un libro que sabréis encontrar si buscáis o me lo pedís: el «Discurso sobre el hijo de puta», del portugués Alberto Pimenta, editado en Valencia por Víctor Orenga Editores en 1990 (I.S.B.N.: 84-86206-69-3). Tiene tono de libelo y reconozco que hoy me molesta su lectura, pero entonces me pareció muy oportuno.

    El plano general de la obra dice así:

    de cómo el hijo de puta existe y prácticamente se encuentra en todas partes. de lo poco que se sabe acerca de él. de cómo los trajes y la conformación física no bastan para definirlo. algunos rasgos distintivos del hijo de puta. sus gustos, y lugares que ocupa. modos en que el hijo de puta es hijo de puta. de cómo todo hijo de puta es, por encima de todo, hijo de puta. sus grandes especializaciones. su vida privada y pública. preguntas hechas por él mismo. su sistema de entreayuda. de la escuela como su lugar predilecto. del hogar como su lugar excelso. de las inabarcables variedades de hijo de puta. de cómo vive el hijo de puta. la cuestión de saber si el hijo de puta ya nace hijo de puta. sus temores y recelos. su asistencia a los lugares de recreo y diversión. de cómo ser hijo de puta no compensa. otro rasgo distintivo suyo. algunos aspectos anecdóticos. de cómo se es hijo de puta en full-time. de cómo el hijo de puta acostumbra a tener quien se ocupe de él. de las cosas que lo consuelan. nuevamente la cuestión de saber si el hijo de puta nace o se hace. de cómo sus procedimientos y costumbres cambian de época en época y de lugar en lugar. la técnica del hijo de puta. nuevo rasgo distintivo suyo. modo de ser propio del hijo de puta nacional. de cómo el hijo de puta muere de muchas maneras, y de cómo para él todas son buenas. de cómo gusta dejar, o incluso hacer morir a los demás, y de cómo ese es otro rasgo distintivo suyo. de cómo su vida sólo es comprensible en función de la muerte. de cómo está sumamente preocupado con quienes viven sólo en función de la vida. de cómo la muerte es para el hijo de puta el verdadero comienzo. del elogio fúnebre como punto máximo en su carrera. gran lema del hijo de puta y final con brío.

  • Contra los franceses: un pizzicato assez vif.
    Hace un tiempo que publicamos una primera parte en el blog. Hoy, después de refugiarnos en la música seria y en la lectura de viejos libros ampliamos la visión anterior.

  • marquesdecubaslibres dice: Lunes, 16/01/2017 a las 12:41
    Se necesitan dos mil años de civilización para crear lugares en que puedes comer lo que te apetece y pagar al final por aproximación

    ¿Por aproximación? En San Sebastián te cobran hasta las servilletas de papel y como te escapes sin pagar un pincho te arrojan amarrado a un ancla al Paseo Nuevo para que te devoren los tiburones o los corrocones, los primeros que comparezcan.

  • GUALTRAPA

    Gualtrapa por aquí y gualtrapa por allá. Arrastrando la “t”. Este insulto se lo copié hace décadas a un compañero de trabajo que lo repartía como caramelos, y él fue la primera persona a la que escuché utilizarlo. Venía a ser un sinónimo de calandrajo o reventao, para entendernos. Me gustaba cómo sonaba. La verdad, nunca me molesté en averiguar su procedencia. Hará unos meses me topé por casualidad, en un libro de Alejandro Dumas, con la palabra gualdrapa. Un rápido vistazo al DRAE me hizo descubrir que, en su segunda acepción, se trata precisamente de un “calandrajo desaliñado y sucio que cuelga de la ropa”, por lo que, o mucho me equivoco, o éste sería el insulto correcto. Nunca es tarde para rectificar.

  • Marqués no puedo estar más de acuerdo en su visión aún pecando de chovinismo no exagerado.
    Me he pasado 25 años subiendo y bajando de aviones y regresar a España me parecía ir a un paraíso.
    Ahora y’a solo lo siento en algunos lugares concretos pero si que es cierto que España a la que la Reyna y yo retornaremos cuando podamos, es el país más preferido.
    Me he sentido muy bien también en la ciudad de Lima aunque es demasiado agobiante.
    Sin duda podría muy bien vivir en Madrid y dar vueltas por mi tierra de nacimiento en la que enterré muchas cosas.

  • El insulto y el juramento burdo, como hijoputa, tienen una función detergente mas que agresora. Uno los suelta como las Magefesa el vapor por el pitorro, por liberar presión. Para agredir de verdad es necesario mantener la calma, elegir con cuidado las palabras y dar donde duele. Normalmente lo que más duelen son las verdades. Llamar a alguien hijoputa, aún habiendo muchas, suele ser un desideratum más que una realidad; es decir, que si aciertas es por casualidad. La mayoría de las ocasiones llamarle tacaño, sucio o ignorante, si responde a la verdad, duele mucho más. Dónde va a parar.

  • En Francia se está muy bien si no te roza su legislación y si tu trabajo es independiente del país.
    Lo que más me gusta es la discreción que roza la soledad total en muchos casos.
    Pero es un país con una buena cultura aunque de diversión saben muy poco y’a que se la han ido matando.
    Las casas de citas se prohibieron y’a en el 46… sin ir más lejos.

  • Los franceses siempre se especializaron en exportar sus problemas para convertirlos en generales y que los resolvieran otros.

  • Perroan, la grandeza está en que en los bares de pinchos el cliente dice de verdad los que se ha tomado, cierto que una burla de esa confianza se paga caro.
    En Madrid en los bares de cañas se paga a voleo. Hay que hacer un canto además a esos camareros simpáticos, que parecen disfrutar de su trabajo. En Londres, cerca del río hay unos pubs extraordinarios para tomar cerveza y pescado frito, pero hay que pagar las consumiciones por adelantado.

  • MGAUSSAGE dice: Lunes, 16/01/2017 a las 13:13

    Se cambian Vuesas Mercedes los avatares por presunción y coquetería o es algún tipo de conjura de la que me mantienen apartado.

    Mi ideal sería poder cambiar el avatar según el tono del comentario, pero es muy trabajoso y, además, al cambiar el avatar cambian todos los avatares anteriores. Hace años, la solución pasaba por tener unas cuantas docenas de personajes, con su habla y obsesiones correspondientes, de modo que podías defender con un nick los logros del comunismo y con el otro llamarte a ti mismo fascista cabrón hijodeputa. Todo eso se acabó, porque en cuando la Srta. Bellpuig descubre que usamos más de una identidad, nos da pasaporte sin ningún remilgo. Estamos condenados a ser nosotros mismos. Y todo el tiempo.

  • San Sebastián es una ciudad minuciosamente turística que ha sabido configurarse como parque temático para exprimir a los visitantes. No todos sus inventos han funcionado bien, pero espectáculos cómicos como la Tamborrada (el próximo fin de semana), la feria de Santo Tomás o el invento de las traineras, han sido de mucho éxito.

    Tampoco han salido mal el Festival de Cine, el de Jazz o ese más íntimo de la música clásica, la Quincena Musical (la única quincena que dura un mes). Otros inventos, como los de los parques montañeses, han ido decayendo. Apenas quedan restos del pasado esplendor del Monte Ulia, con su teleférico y su tranvía, aunque sobreviven, mal que bien, el parque infantil del Monte Igeldo, con su Montaña Suiza y su funicular, y es una delicia subir paseando al monte Urgull y visitar su Castillo o el profanado Cementerio de los Ingleses.

    Sin duda, el gran éxito donostiarra ha sido la «nueva cocina vasca» y los bares de pinchos, con sus correspondientes franquicias en muchos lugares de España. Más que 2000 años de civilización, a San Sebastián le ha bastado con ser lugar de baño de la familia Real en el siglo XIX y la consiguiente generación de atracciones para entretener a los visitantes de Madrid, desde las carreras en el hipódromo, las de automóviles (hace ya tiempo desaparecidas), las regatas o los diversos inventos de juegos de frontón.

    No hace tanto que se ha incorporado al circuito turístico la sidrería, con su menú pleonástico de tortilla de bacalao, bacalao con pimientos, la chuleta asada de mastodonte descongelado del permafrost siberiano y el queso con membrillo y nueces, todo ello regado con diferentes variedades de sidra, muchas veces autóctona.

  • bremaneur dice:

    Lunes, 16/01/2017 a las 10:50

    Muy interesante. No tenía ni idea del libelo. Me hago ahora mismo con un ejemplar de Imagen de la muerte. La muerte de Yiyo es de las más espantosas que se han visto en una plaza.

  • SS es el paraíso de los gourmets, lo comparas con Biarritz y por el hecho de estar en Francia es infinitamente peor en precio y calidad.
    He estado con Perroan en dos lugares de ensueño, el Kate de Bilbao y el Recondo de SS.

  • Hace unos años me aficioné a unos documentales franceses que daban en la cadena Viajar y que trataban de las «fiestas» que organizaban en muchos pueblos del país. Eran de una melancolía contagiosa y daban unas ganas enormes de viajar a alguno de aquellos pequeños pueblos, con sus campesinos siempre cultos y sus mesas tan bien ordenadas a aburrirte ordenadamente y comprar un saucisson y una baguette. Seguimos viajando por los pequeños pueblos del sur de Francia, que siempre nos parecen exóticos, como los de Portugal, y cuando llegamos a uno que está en fiestas (se nota porque, aunque no veas animación por las calles y no se note algarabía, suele haber banderines colgados y carteles que anuncian una pequeña feria de algo) nos sonreímos maliciosamente. Del nombre del programa no nos acordamos, porque se me ocurrió cambiarle el título y con ese se ha quedado: «Francia Monótona».

  • Pirate, lo de Yiyo es el último chapter de «Pisando ceniza», me parece que no hay libro específico.

  • Hace mucho que no voy al restaurante de Txomin Rekondo.
    En primavera es una delicia tomarte unos guisantes y algun buen pez a la brasa. Hacía de maravilla la perdiz escabechada en temporada.
    Comer o cenar abajo en la bodega era una experiencia entre sus miles de botellas. La compañía de sus dos hijas es una delicia.
    En el restaurante de Pedro Subijana el local es alucinante. Allí anteriormente tenía Gorri la discoteca Ku que luego exportó a Ibiza.
    Los primeros platos siempre son una sorpresa agradable al igual que los postres, pero en los segundos siempre fallaba. Siempre fui cuando tenía dos estrellas. Su sommelier me resultaba insufrible. Tubo mala suerte en su asociación con una famosa familia que se arruinaron a medio hacer su hotel.
    Martin Berasategui es el que más estrellas tiene y su restaurante me gustaba aunque resultaba desangrlado y su servicio muy cambiante. Siempre fija en la atención de sala estaba Oneka, su mujer.
    Me cansó mucho la nueva cocina y tanta sofisticación disfrutando más en Guetaria de los frutos de la mar.

  • Parker, cuídate el colesterol porque los kilos nos resultan irrelevantes. Aunque derrochas gracia y simpatía, es un hecho científicamente comprobado que sólo nos fijamos en la belleza interior.

  • Es sencillo. Nací aquí, en el 98 estaba haciendo la tesis doctoral y cuando vine a vivir en el año 2000, llegué con todos los prejuicios sobre lo español que se deleitan en propagar los anglosajones, sobre esa España folclórica, un tanto atávica, exótica, reñida con la modernidad. Empecé a estudiar historia española y me di cuenta de que todo eso era una gran estafa y que lo verdaderamente sorprendente era que los propios españoles se lo habían creído. Eso de que España era un país excepcional, en el sentido peyorativo del término, y que no tenía una relación normal ni iba a tenerla nunca con lo moderno, con la democracia. Me di cuenta de que eso no es así, que España ha hecho un enorme esfuerzo a lo largo de sus siglos por convivir pluralmente ateos, cristianos, católicos, republicanos, monárquicos, castellanos, catalanes, vascos, andaluces, gallegos… Todo ese enorme esfuerzo de convivir los distintos es uno de los grandes hitos de la modernidad, a través de una historia, la historia de España, con toda esa tensión entre centro y periferia de la que tanto ha hablado y escrito John Elliot, haciendo de España pionera en ese debate. Ese debate culminó en la Transición española, que es uno de los ejercicios más conmovedores de reconciliación moral, social y política, mientras que, por contraste, el único rescoldo de antimodernidad, de tribalismo, era precisamente el nacionalismo periférico y su expresión más nefasta, que es el terrorismo.

    Al ver esa democracia joven, todavía frágil, incipiente, azotada por tribalistas, desde el señor Otegi hasta en su día Pujol, pasando por Arzalluz y demás, conmovida con eso y a la vez conmocionada por los atentados de ETA y tantos otros elementos, decidí que yo, no solamente quería escribir en los periódicos y hacer política en España, sino ser española. Por tanto, ser español o ser una determinada cosa es una elección, como en la obra de Grumberg en la que su protagonista decide ser judía. Pues yo decido ser española. Es una elección, no una militancia. Yo no me considero una militante. Una demócrata militante sí soy y, por tanto, soy militantemente española en tanto que España es una democracia y un Estado de Derecho desde el año 78. España tiene un valor moral desde el año 78 clarísimo.

    Cayetana

  • Llega Trump y empieza a exportar xenofobia.
    Se va el provisional Fernández, diciendo las verdades del barquero.
    Cayetana: pero yo creo que Javier Fernández es la mejor noticia, la más extraordinariamente sorprendente y esperanzadora de los últimos tiempos.

  • Varias cosas, ahora que tengo un buen descanso :

    – Yo no he usado un insulto inespecífico tipo hijoputa, en mivida. Porque esos insultos, en realidad no sirven más que como expletivo tipo ¡ Ostras !.
    Porque no tienen fondo ninguno. Incluso se puede llamar HidePu a alguien, o Cabronazo, o Malaidea, en plan admirativo.

    – El insulto, para funcionar de verdad, tiene que ser certero, y apropiado a la persona : Como llamarle cobarde, maleducado, falso, oportunista, indigno de confianza…
    Lo malo es que esos insultos tienen que ser ciertos. Y si lo son, la persona insultada no te lo perdona nunca. Y hay veces que una ha dicho una de esas cosas a alguien al que quiere , y ya no tiene arreglo, porque te lo recordarán una vez, y otra, y otra, y la única solución posible será pedir perdón, y decir que era todo mentira, aunque sepas que era una verdad como una casa. Y el “contrario” encima, se envalentona, y repite en su falsedad, sabiendo que esta vez te vas a callar, porque ¿ para qué ?

    Y respecto de lo de comer ” a todo meter ” en San Sebastían , pues, ya siento, pero eso se lo cargaron las guías gastronómicas con estrellas o con soles… Y lo mismo ha ocurrido en París, que entre “La Nouvelle Cuisine”, esa cursilada, y las estrellas Michelín, ya no se puede ir ni al Grand Véfour.

    Antes, en Arzac, tenían una carta corta. Tenías un par de pescados del día, fresquísimos y con un punto perfecto, y elegías como los querías ; cocidos , a la plancha, asados, menière. Y el acompañamiento.
    Y con la carne, lo mismo, elegías ternera blanca, o buey ( solomillo o lomo ), y al peso. Te ponían un par de patatas soufflées , un cacharrito aparte con bearnesa o con salsa holandesa, un pimiento asado… Aquello era una maravilla.
    O en La Nicolasa, ( que ya, ni existe ) ,que hacían unos huevos al plato con foie que eran para emocionarse.
    O en Salduba, ( que tampoco existe ya ), donde ( en los tiempos de la madre y la hija ), hacían las pochas mejor incluso que en casa. Y el lenguado al chacolí…

    La última ves que estuve en el Akelarre, me dieron de aperitivo regalito de la casa, una piruleta helada de salsa de chipirón, y se vé que no habían cocido bien la tinta antes de congelarla ( esa tinta es venenosa en crudo ), y me intoxiqué.
    En Berasátegui, vino un jovencito a explicarme lo que estaba en mi plato, y le tuve que decir, que, por favor, me dejara comer en paz, que yo era ya suficientemente
    mayor como para saber lo que había pedido.
    En Arzak, la última vez, me trajeron las alubias rojas servidas en el plato, y con telilla por encima, Y todo lo demás eran budines, crepes rellenas… comida china irreconocible.
    Y para colmo de males, se te presenta el cocinero en tu mesa, para darte conversación y hacerse el íntimo, y para que le felicites …
    Grrrrr
    El que se sigue salvando, pero por los pelos, es Recondo. Pero Recondo siempre fue tipo tasca sin pretensiones. Y de esas hay estupendas en toda España.
    Ya siento

  • Entiendo, pues, que voy a contracorriente y que estoy desposeído del españolísimo sentido del honor que le hace creer a la gran mayoría de mis compatriotas que cuando se les llama «hijos de puta» la madre tiene que ver en el agravio. Tendré que cambiar de insulto, pues, porque insulto para agraviar a la persona por sus condiciones de maldad o estupidez.

    A mí siempre me ha parecido más grave insultar atendiendo a la realidad que a supuestos. Que me llamen hijo de una sanguijuela peneforme y de siete comadrejas casquivanas me puede ofender si quiero responder al tono con que está dicho, pero me dolería más que me llamaran tonto, porque soy consciente de que a veces lo soy, ya sea por exceso de ingenuidad o por exceso de ignorancia.

    * * *

    Yo era antifrancés porque quemaban camiones españoles y les hacía muy arrogantes. Se me fue el prejuicio cuando recorrí parte de Francia en coche. Seguía creyendo que eran unos arrogantes, pero desde ese momento comprendí que tenían razones sobradas para ello. El libelo de Arroyo es punzante y divertido e incide en los defectos de los franceses, pero no es antigalo. Tengo la ventaja, además, de residir en el país que más ha envidiado a Francia y el que menos motivo tiene para ello. La presunta altanería de los franceses y la supuesta displicencia de los parisinos en concreto, se revelan comparadas con las mismas características teutonas en una humildad y una simpatía que les acerca más a Cádiz y a Marbella. Cualquier país fuera de Alemania es una puta juerga, amigos.

  • marquesdecubaslibres dice:
    Lunes, 16/01/2017 a las 14:51
    Pirate, lo de Yiyo es el último chapter de «Pisando ceniza», me parece que no hay libro específico.

    El relato de la muerte de Yiyo no está en Pisando ceniza, sino en Imagen de la muerte.

  • viejecita dice:
    Lunes, 16/01/2017 a las 17:06

    Veo que coincidimos. Había escrito mi comentario sin haber leído el suyo antes.

  • Con Cayetana y Alejo me sucede lo mismo: leo, estudio, escucho su parte teórica y me la creo. Luego voy a la parte práctica, a las pruebas, y ya me caigo del burro.

    En las sidrerías de las Cuencas el hijodeputa se utiliza como patronímico. Que se escriban columnas y se llenen horas de televisión porque se lo gritan a una estrella en un partido de fútbol no es más que la confirmación de que vivimos en un maravilloso país sin problemas.

    De ser algo en la vida hay que ser francés.

  • bremaneur dice:
    Lunes, 16/01/2017 a las 17:16
    Yo era antifrancés porque quemaban camiones españoles y les hacía muy arrogantes.

    10/10

  • bremaneur dice:
    Lunes, 16/01/2017 a las 10:50

    La crítica es excelente. Enhorabuena.

    P. D.: Me quedo con las ganas de averiguar cómo infaman a Montaigne.

  • Una noche me hospedé en un hotel absolutamente fascinante, no sé si en Mulhouse o en Belfort. En los años 60 o 70 lo habían acondicionado para subir de categoría poniendo un ascensor. La puerta del ascensor en la primera planta daba a lo que había sido un antiguo baño cuyos tabiques habían retirado para que ejerciera de pasillo y comunicara con el resto de habitaciones. El caso es que se habían olvidado el lavamanos y un pequeño estante con un peine lleno de pelos que debía de llevar allí unos treinta o cuarenta años. Había leído la opinión de un antiguo huésped, fascinado con el hotel, y viví paso a paso sus mismas experiencias: también hice uso de la habitación Napoleón III, me hundí admirablemente en el colchón hasta que sólo asomó mi nariz, levanté doce o trece kilos de polvo al palmear las gruesas cortinas de terciopelo e hice uso del baño con moqueta. Lo que no había contado el muchacho es que en el baño había un albornoz de cortesía, acartonado por la lejía y raído en los bajos. Estaba literalmente hecho jirones. Comí lo mismo que el huésped: caracoles y riñones al jerez. Y él tenía razón: la comida te hacía olvidar lo demás. También, como a él le había ocurrido, recibí la visita del cocinero en mi mesa. Era, en efecto, un borrachín con la nariz púrpura de las caricaturas de borrachines. Nunca aprendí francés y lo único que acerté a decir en pleno éxtasis fue DELISIÉ y MAÑIFÍ. Me enamoré del país inmediatamente. Estoy convencido de que en alguna de las habitaciones se había cometido algún crimen sórdido, como de novela de Simenon.

    Fue un viaje espléndido y feliz. También el retorno hasta que crucé la frontera con Alemania y paré a repostar. Era una gasolinera pequeña en una carretera de la Selva Negra y mi coche era el único que allí había. Aproveché, mientras se llenaba el depósito, para limpiar la luna, así que cogí un cubo con agua, el que tenía más a mano. De la garita de la gasolinera surgió un alemán enloquecido echándome la bronca. Mi coche estaba en el surtidor número dos y yo había cogido el cubo del número uno. «Willkommen in Deutschland», me dije en voz alta. A él no le llamé «hijo de puta» ni nada, ni siquiera para mis adentros. La escena era demasiado caricaturesca como para amargarse por ella.

  • Viejecita, veo que hemos andado por los mismos sitios y has sacado las mismas conclusiones.
    Disfrutaba mucho en Nicolasa, incluso en el Panier Fleuri de Rentería.
    El problema de Nicolasa era cuando Jose Juan se venían al final, y ya llevaba unos cuantos pelotazos. Era plúmbeo.
    La mejor tortilla de trufas de mi vida, y el huevo moll aunque algo empalagoso era de tocar el cielo. También la caza la hacía magistral.
    Ahora a la gente le gusta “divertirse” en los restaurantes, no comer.
    A Juan Mari se le fué la pinza hace mucho tiempo y su hija trata de seguir la senda.
    No obstante sigo considerando a Arzac el mejor del España, aunque la última decoración que realizó se cargó toda su atmósfera. Pero su servicio es muy bueno y su somelier es un tipo excelente.
    Después de haber pasado por casi todos los restaurantes estrellados de España, sólo disfruta siempre de ir a la Juan Simón en la subida de Belate.
    Sus fritos eran una orgía que siempre me servían para empaquetarme un rabo de toro o unas magras con tomate. Sus canutillos de postre elaborados por las siervas de Dios.
    Siguiendo a Pamplona y llegando a Arre, se podía comer en diciembre la mejor gallina trufada del mundo en un restaurante en el que la madre de más de 80 años seguía cocinando.
    En el casino de lesaka sus croquetas son legendarias, pero su tortilla de patatas elaborada con una docena de huevos, es para no respirar.
    Joder se me están resbalando las lágrimas…
    Que bonito es estar vivo y meterse por ahí…

  • Perroantonio dice:
    Lunes, 16/01/2017 a las 11:22

    (…)

    En la expresión escrita hay una clave esencial de la escritura que a mí me produce grandes quebraderos de cabeza, hasta el punto de que si no doy con ella, abandono el texto: el tono.

    (…)

    Una de las habilidades que más envidio de varios de ustedes es esa capacidad que tienen para modular el tono propio y valorar el ajeno. Soy incapaz de señalar con precisión por qué me gusta un escrito que sé que me gusta. O de señalarlo con la precisión que me gustaría, vaya. Y es bastante molesto.

    Recuerdo que lo que más me llamó la atención cuando leí El bonito crimen del carabinero no fue el relato en sí, sino el prólogo. En él Cela defiende que debemos disfrutar de la literatura y del arte (insértese aquí cualquier otra forma de Alta Cultura™) sin supeditarlo a posteriores explicaciones o interpretaciones. Lo dijo mejor que como lo he dicho yo, claro está, aunque no sepa decirles por qué.

  • Chino, estoy con usted, muchos sentimos por instinto.
    Poderlo explicar es cosa de escritores buenos, como los que por aquí andan.
    Los demás nos conformamos con decir que nos gusta y alguna vez un cierto destello de ocurrencia.
    Ese gustar, cada vez se hace más sofisticado si se educa con buenas materias, y siguiendo consejos doctos, después de mucho leer, consigues modulaciones para contar experiencia. Pero el talento de escribir es para los que lo tienen.
    Los demás sólo podemos escuchar, admirar y aprender.

  • Frank Zappa y su Apostrophe.
    Qué grande, innovador y polifacético era este tío y la de obra que hizo en tan poco tiempo.
    En el 88 o así pasó por BCN, yo era jovencito, mi hermano fué y vino admirado.

  • Animales.
    Todo artista grande tiene su mono de imitación que, aunque le sigue como si fuera su sombra, lo hace con la desazón propia de quien sabe que sólo es una sombra. Y el mono, despechado y maligno por temperamento, siembra de envidiosas asechanzas el camino del hombre al que remeda, del hombre a quien, de ser posible, querría aventajar o extirpar. Cuanto más repara en su irremediable inferioridad, peor se vuelve; momentos hay en que el mono puede tornarse tan feroz como un tigre. Pero cuanto más quiere saltar por encima de sí mismo más fácil es que salga descalabrado, más se percata de su impotencia, más se exaspera.
    Mono mordaz y porfiado. Mono de imitación.

  • Ahora caigo, lo de Yiyo lo he leído porque en su día me lo envió Brema. Es muy breve, por eso pensé que lo había visto en «Pisando ceniza».

  • ¡Ya les vale!..una aquí sufriendo del colesterol y la matraca que están dando con la comida.
    Que si gallina trufada por aquí, tortilla de patatas de doce huevos por allá..
    ¡No tienen perdón del Señor!
    ***
    Conozco un pescado al que llaman “japuta” pero no sé si es porque costaba mucho de pescar y se lanzaba ese improperio.

  • JrG : Yo, es que a Juan Mari Arzac le conocía de pequeños los dos, de cuando la madre “Viuda de Arzac”, que daba bodas, comuniones y bautizos con acordeón y todo, se quejó a mi abuela ( que tuvo la casa de enfrente alquilada durante 10 años , desde mis 3 a mis 13 ), de que yo era una mala influencia ; Teníamos una pandilla, con dos hermanos que eran los monaguillos de la iglesia del colegio de Miracruz , y nos dedicábamos a ir por Ulía , a robar manzanas verdes, o a tocar timbres de las puertas… Y como lo recuerdo, mellado, flaco flaco, con el pelo rubiales rizado y despeinado, con las rodillas llenas de costras y de arañazos, no lo consigo ver como “estrella de la cocina “.
    Nunca le dije quien era yo, cuando fuí a su restaurante, ya de mayor. Porque para mí, aquellos años son los de mi infancia mágica, y los recuerdo con cariño, pero seguro que él ni se hubiera acordado, y menos ahora que aquella casa ha desaparecido, y que él se ha hecho famoso.
    Y le aseguro que hay muchísimos restaurantes, incluso aquí al lado, en Majadahonda, donde se come estupendamente, y sin tener que hablar con los cocineros, ni hacerles reverencias por habernos dejado comer en su restaurante, y sin esa ordinariez de los platos para compartir, ni esos menús largos y estrechos de degustación, que al menos a mí, me ponen de mal humor.
    Y, desde luego, si alguna vez vuelvo a poder viajar, le prometo ir al Juan Simón , en la subida de Belate, que recomienda.
    Y Gracias por el dato, y por los viejos recuerdos que me ha hecho evocar

  • Las Rejas, en la tierra de mis mayores, viejecita. Difícil no arrodillarte y pedir perdón por tus pecados al acabar.

  • bremaneur dice:

    Lunes, 16/01/2017 a las 17:19

    Leído. El minirrelato de la muerte del Yiyo me ha parecido un poco soso, pero tal vez porque he discutido hasta la extenuación los detalles de aquella tarde infausta. Ya saben que el Yiyo formaba parte del “cartel maldito” de Pozoblanco, etc. Fue la del Yiyo una de esas cornadas rápidas, secas y certeras, y era evidente que lo había matado prácticamente en el acto. En la filmación, no apta para espíritus sensibles, ves literalmente cómo la muerte le mete la mano en el cuerpo y le saca la vida. Recuerdo dos cornadas muy similares: la de Manolo Montoliú, que entonces iba de banderillero en la cuadrilla de Manzanares, en la Maestranza, y la muy reciente de Víctor Barrio en Teruel. Manolo Montoliú merece alguna entrada, pero no sé si el fanzine lo llevaría bien.

    En cambio, el segundo relato, el de la muerte del espontáneo en Albacete, me ha tenido enganchada de principio a fin. Escritura limpia, sentido del humor y una pasión desbordada por los toros. Una maravilla.

    Arroyo me ha llevado al pregón taurino de Lord Garel-Jones para la feria de Sevilla de 2012 que, aunque no muy bien editado, tiene ideas muy interesantes en defensa de la fiesta. Más mérito por ser un inglés quien lo escribe.

    Pensaba yo si no sería posible vincular al fanzine una especie de “biblioteca Chopsuey” donde fuéramos colgando algunas de las cosas a las que hacemos referencia. No todos los artículos/libros/música que se mencionan, claro, pero sí los textos (o fragmentos de textos) que dieran más que hablar, sobre los que hubiera más debate, o los que por un motivo u otro los gestores de la casa considerasen dignos de incluirse en ella.

  • A algunos ya se lo he dicho por privado y a otros todavía no he tenido tiempo. Mañana mismo, si el tutorial y mi proverbial torpeza informática no lo impide, instalaré el botoncito de paypal y comenzaré con los envíos.

    Gracias por su confianza. Espero que disfruten tanto leyendo las obras como yo disfruté escribiéndolas.

  • Gomez : Ante todo ¿ Cual es la tierra de sus mayores ? Que hay muchos restaurantes Las Rejas en el google. Hay uno, que tiene la gran facha, que está en Las Pedroñeras ¿ es ese ?
    le acabo de mandar un correo, pero si mañana se va a instalar lo del Pay Pal, no hace falta que me conteste dándome sus números, que haré el encargo con ellos. Sólo espero que no se le hayan acabado los libros para cuando me toque el turno.
    Por favor, y gracias

  • Las Pedroñeras, viejecita, la capital mundial del Ajo.

    Usted no se preocupe ni de botones ni de nada. Me envía una dirección para hacer el envío y ya está.

  • Se ve que no me conoce, Gomez. Si no he pagado antes, no doy mi dirección de envío a nadie. ( He sido pobre durante demasiado tiempo para que me guste comprar al fiado )…

  • Saludos desde Giralda IV, lugar de promisión donde se fizo la mas grande Xuntanxa que recuerdan los tiempos.

  • Observo con fatalismo la destrucción de mi propósito de Año Nuevo de comprarme un libro por cada dos leídos de mi biblioteca.

    El otro propósito es leerme un libro en inglés al mes, el mismo (propósito) que el del año pasado. De momento lo estoy cumpliendo y espero superar la marca anterior de 1’5 (uno y medio) libros en un año.

  • Estaba borracho, pero creo que fu ante la actuación de Finito de Córdoba que mi compadre y yo enloquecimos de ira beoda. Como estábamos junto al presidente en el palco vino la polisia a afearnos, con razón, nuestro comportamiento y a pedirnos amablemente que nos largáramos. No usaron la coacción física, porque claro estábamos en el palco de la presidencia y supusieron que éramos personas notables.

    ¡Vaya si lo éramos!

    Echo de menos mi vida desordenada de alcohólico, hasta que me acuerdo de las desgracias, claro.

  • Adaptaciones dice:
    Lunes, 16/01/2017 a las 23:01

    Adapts, cómo le entiendo. No se torture: el alcohol, a pesar de su mala prensa, da mucho. ¿Que pasa factura? Claro, ¿acaso no la pasa la sobriedad?

  • Adaptaciones dice:
    Lunes, 16/01/2017 a las 23:14
    Lo feas que eran las soviéticas y lo güenas que están las rusas.
    ¿Por qué?

    Bautista, traiga mármol.

  • En el informativo acaban de dar la noticia del fallecimiento de Eugene Cernan, el último hombre que pisó la luna (por ahora).

  • Zeppi, yo sigo en la luna.
    La novela que me envió resulta preocupante. Es tan verosímil que parece un reportaje. Tiene tal nivel de detalle que parece literatura. Y un ensayo crudo sobre la política científica.
    Unas muy buenas horas.
    Muchas gracias.

  • Adapts la factura nunca se puede pagar.
    La sobriedad sin duda es la única forma de vivir.
    Lo otro es acelerar morir.
    La esclavitud del onanismo mental.
    Eres un tipo duro.

  • Pírate puedo entender una parte de lo que dices si nos atenemos a lo que el alcohol y las drogas han aportado al mundo de la cultura y del arte.
    Pero siempre ha sido a costa de destruir la vida de esas personas y en gran parte de las que los rodeaban.
    El alcohol y las drogas no ponen nada que no estuviera ahí. No liberan de los fantasmas. Exacerban lo peor, acaso en esos momentos llegas a ver Luz, pero es tarde para tu vida.
    Para la tuya y para los que tienen la desgracia de estar cerca.
    Nuestro estado natural es la sobriedad, lo otro es una novela pero sin calidad literaria. La calidad la da el genio no el alcohol.

  • Ayer me invitaron al Palau, se trataba de escuchar las variaciones Goldberg.
    Habían transcurrido unos diez minutos, cuando se escuchó una tos en la platea. Mi vecino se dirigió al tísico y voceó:
    -Hijoputa, si vuelves a toser te mato a palos.
    El tísico palideció, y no volvió a toser.
    Sí lo hizo una señora, unas filas atrás. Mi vecino de localidad desenfundó un Colt con silenciador, y un certero tiro entre las cejas aseguró el silencio de la foca.
    Todavía un tercer caballero tomó el relevo, pero mi vecino le lanzó con precisión una daga que, al degollarle limpiamente, solucionó de raíz la irritada garganta.
    No hubo más toses.

  • Conseguí porfin mi ejemplar de ESCRITOS SOBRE JAZZ de Larkin.
    Me lo comeré con jamón de primera.
    Tener amigos a ese lado de los Pirineos es magnífico.
    Lágrimas se me caen cuando noto ese sudorcito untuoso y alimenticio por sí mismo, que produce un jamón de bellota.
    El pan baguette le hace honores y se rinde a la majestuosidad de semejante carne.
    Su aroma, invade la estancia para completar el placer…
    Hasta pena me da comérmelo, si no fuera por semejante placer.
    Los pobres musulmanes cayeron en la trampa de los Imanes, que ávidos de todo el producto de la bellota en los cochinos, corrieron a prohibírselo a sus súbditos, para evitar males mayores, y de paso, quitarse muchos consumidores de algo de por sí limitado.
    Nuestro país merece la gloria del mundo por haber mostrado al mundo algo tan sublime, y que no requiere aliño ni es perecedero ni gaitas.
    Eso sí que es un diseño, eso es cultura ancestral.
    Vivan los cochinos, las bellotas, y esos aires serranos.
    ÑAM¡¡¡
    no invito…(el jamón es mi único bien más preferido).

  • Al examen con mi rosario.
    Había un chico examinándose con un rosario encima de la mesa, la primera vez que veo algo así. (Ninguna conclusión, por sus puestos, que este mismo también lleva un escultórico tupé y otras cosas que no diré; es un chaval muy majo).

    Buen provecho, JrG.

  • ¿Os sabéis el de “aquí, con mi café y con mi rosario”?
    YA OS LO CUENTO
    Que era un cura y era Rosario.

  • Venga Procu, ahora que no están mirando, pincha un poco del jamón…está SANTO¡¡¡
    …pero el chiste no me lo cuentes ehhh¡¡¡

  • Gracias, JrG. Precisamente acabo de comer un bocadillo que estaba bastante bueno aunque no sé cantarle las alabanzas. Y el chiste ya lo he contado, no me digas que no te ha hecho gracia porque no me lo creo.

  • Yacer es agradable, pero cuesta mucho gestionar el proyecto con éxito. Y una vez lo consigues, la otra parte no te permite dormir tras derramar. Una vez has culminado tu misión genética (que es para lo que estamos programados, aunque usemos profiláctico), te exigen {carantoñas}. No sale a cuenta.

  • Está el patio vacío de personas y lleno de mirlos dándose un banquete con los racimos de los ligustros. También está lleno de frío siberiano, lo que casi no hay son gorriones. Leí no sé dónde que están desapareciendo de las ciudades. ¿QUÉ HABÉIS HECHO CON LOS GORRIONES?
    Espero que en su huida no se hayan dirigido al Palau. ¡Gorriones, no ir al Palau!

  • Se está jugando el Noruega-Brasil del campeonato del mundo de balonmano. Cinco tantos en tres minutos y un ritmo vertiginoso. Buenas maneras del extremo diestro brasileño -el de las rastas- y matrícula de honor para el central noruego, que luce en su elástica el guarrismo 69.

    El otro día, en el descanso del contencioso España-Túnez, aparecieron Viran Morros y Gedeón Guardiola -The Wall- hablando sobre la convivencia del combinado patrio. Gedeón tiene un curioso acento macarrilla y Viran Morros sabe expresarse con algo más que corrección. Recordé el artículo que traje el otro día sobre los ceporros del balompié que iba ilustrado con una fotografía del provocador de Camas.

  • CORRECCIÓN
    No es 69 sino 89. Pero el otro día vi a uno (¿de Túnez?) con el dorsal 69 en la espalda.

  • 14º C, nubes y claros, viento suave de 11 kms/h del NNE, humedad relativa 75%, presión de 1024 hPascales, visibilidad de 11,3 kms, probabilidad de lluvia 0%.
    ¿Frío siberiano? Por ahora no.

  • Llevo más de una semana preparando el recibimiento del frío Siberiano. Caldos y caldos gallegos en el congelador, aspirinas, botas de metro y medio con traje de islandesa en el zaguán a juego con las bufandas de falsa lana de angora ( no compren nunca lana de angora, maltratan al pobre conejo y arrancan sus pelos en vivo) y gorros orejeros rusos.

    Pero por el momento, largo a la playa a bañarme en las procelosas aguas atlànticas esperando ese cambio climático.

  • Compañeros, no cuento con los medios tecnológicos de Morgan, pero podemos invitarles a bonitas jornadas bajo luna llena a temperaturas garantizadas por debajo de cero.
    Sin auroras boreales por el momento, pero con estos cambios creo que es cuestión de paciencia.
    Ahora mismo cielo azul sin una sola nube y -2, el jueves pensamos marcar puntas para el año cercanas al -10 .
    La humedad aquí es para cagarse sin añadir el factor viento.
    Seguiré informando

  • Siempre me gustaron esas entrevistas que te hace el medio que te paga. Y Golpes bajos es lo nunca visto en un título de novela. Y hasta ensayo.

  • Buenas tardes a todos : He llegado hace un ratito, después de una mañana de lo más positiva en Madrid, y al llegar , tenía unas cartas del Catastro que estaba esperando como agua de mayo. Estaba tan animada, que, antes de entrar al internet, me he quitado toda la plancha atrasada que tenía.

    Y encima, me he encontrado dos mensajes de correos estupendos ( es lo primero que miro ).
    Así que decir :
    a Bremaneur : que el relato, ayer, de su estancia en aquél hotel francés, me ha recordado los viajes que solíamos hacer por Francia, en los años sesenta largos y primeros setenta. Teníamos poco dinero, y había que elegir entre comer y dormir. Al principio, comíamos en sitios recomendados, pero después de un hotel en La Rochelle, que habían montado en un “vieux château”, con los cortinajes y edredones polvorientos, el baño apestoso, las toallas de esas de flores para que no se notase la craca, y mosquitos a tutiplen, decidimos alimentarnos de bocadillos , de tortillas francesas, y de salchichas, y gastarnos el dinero en poder dormir tranquilos. Recuerdo el siguiente hotel, en Dieppe, con auténtico agradecimiento.

    En cuanto a los gorriones , Procuro y Bremaneur , en casa teníamos muchos, pero ahora nos han invadido las cotorras argentinas, que parecen psicólogas, por su raca raca incesante.
    ¡ Menos mal que a los mirlos no han conseguido echarlos !

    Y a JrG, Los franceses tienen el Foie , y el Borgoña , pero su “jambon de Bayonne” no tiene media bofetada al lado de nuestro jamón de bellota.

    Y, Tareixa; para abrigarse, de lo que yo conozco, ni la lana de Angora, que da alergia, ni la de cabra ( que es carísima y si no se lava con mucho cuidado , encoje y se queda tiesa como una tabla ) ni siquiera la de oveja merino , a la que le ocurre lo mismo que a la de cabra , lo mejor es la fibra de seda. Viene no en madejas, sino enmarañada, como mantas sin refinar, blancuzcas. Se usan como relleno para edredones, o para ropa acolchada. Son ligeras, pero abrigan una barbaridad, y no encojen. Las venden los chinos buenos.

    Bueno, me voy de momento, y pido perdón por haber escrito tanto.
    Ya siento

  • Estimados compañeros, lo que les voy a calzar a continuación es una especulación de mi cabezota, que estoy convirtiendo en un libro y una peliculita de pinturas animadas.
    Lo someto al escrutinio de ustedes en rigurosa primicia para que me lo autocritiquen.
    Comprenderé muy bien los palos de los escritores, ya que carece de cualquier calidad literaria, y también la de los científicos por su falta de rigor.
    Soy un artista, con cierta formación técnica e imaginación.
    Es difícil seguir la ciencia y es muy fácil caer en la seducción de un Dios.
    Trato de encontrarme una respuesta en la que no existe Dios, pero que es a mi juicio muy bella y darle un contenido estético (que todavía no se puede mostrar más que en fragmentos en mi blog, pues tiene mucho peso en fotogramas todavía)
    Espero sus opiniones, con el permiso de la autoridad dado que no me parecía útil para ser una entrada como tal.

  • ESPACIO Y TIEMPO.

    La ciencia nos dice, que hace 14.000 millones de años, comenzó este universo que ahora vemos y en el que estamos alojados.
    Planck nos dijo que la fracción mínima de tiempo medible es una potencia 43 negativa.
    Osea, de forma aproximada, un cero, una coma, 42 ceros y un 1 de segundo.
    No es tiempo humano, es un tiempo en la física.
    Una forma de decirnos que a esas escalas sigue habiendo fracciones más pequeñas en las que pueden pasar cosas, y que el tiempo parece escalonado y no continuo, si lo pudiéramos ver así.
    Einstein unió el tiempo y el espacio y nos dijo que lo único absoluto era la velocidad de la luz.
    Es complicado viajar a ese primer segundo, que no está bien comprendido y que incluso es indecidible para la física, aunque matemáticamente sea posible una creación desde cero.
    Me planteo que si el universo tiene esa enorme distancia y antigüedad de 14.000 millones de años luz y aceptando que su transformación es lo que podemos ver, el resto es viajar en el pasado.
    Incluso mirando por un telescopio a la luna vemos lo que pasó hace unos segundos o si miramos al sol lo que vemos es la luz de hace unos minutos.
    Si hace 14.000 millones de años se produjo el tiempo el espacio y la materia, junto con todas las leyes que eso implica, cómo podemos decidir si sigue existiendo todavía y que lo que podemos ver no es más que recibir señales de un pasado en un espacio tiempo en el que viajamos y que se expande en una dirección pero se contrae en la la otra dejando un hueco de vacío. Que hasta que esas partículas estaban vivas y mandaban luz, lo hicieron, para luego reconvertirse en entropía y destruir su tiempo y tiempo.
    Se trata de que vemos y existe una sombra que está pegada a nuestra realidad instantánea y que nos acompaña en una cola de tiempos pasados que conforman la línea del tiempo y su espacio, pero que en una determinada fracción hacia atrás en el espaciotiempo esta se reconvierte y por lo tanto el pasado y lo físico desaparece.
    Vamos en un viaje hacia delante en el que absorbemos los restos que dejamos, para reconvertirlos en futuro.
    De esta forma nuestra esfera espacio temporal, que se expande, es absorbida por una esfera interna que rompe ese espacio y tiempo y crece hasta dejar la carcasa exterior unida a la interior para volver a formar una fina “tela” en la que todo está contenido pero en la que el tiempo y el espacio terminan desapareciendo, para recrearse otra vez.
    Especulo con mi imaginación para ver como es ese segundo en el que comienza el primer tic-tac de un universo en el que todo lo que se produzca, estaba ya contenido en esencia en la “sabana blanca sin dimensiones”y sirve como paréntesis del fin de un universo anterior ya muerto y la creación de espacio acompasado por tiempo para poder contener la materia y su energía de otro universo nuevo.

    Para ello he dibujado con tinta blanca sobre papel negro 72 escenas donde recreo esa visión de como se transforma esa “sábana primigenia”, en el tiempo y el espacio, junto con sus leyes, para dar cabida a la materia y energía.
    El método de creación se ha dotado de más de 1000 líneas que unen unos 800 puntos, y que explican un segundo, un sólo segundo, recreado en 72 fracciones del mismo idealizadas desde las cero dimensiones, pasando por la creación de 2 dimensiones y luego la tercera con un tiempo todavía separado, antes de unirse.
    Esta especulación imaginaria la he realizado en memoria de mi sobrino Isaac Iglesias.
    Su intención era ser animador de dibujos, para lo cual estaba muy bien dotado, pero que un día estas dimensiones no le parecieron suficiente y decidió convertirse en un punto.
    Mi agradecimiento a Einstein, a Planck (a los que mi mente no científica me hace admirar por instinto y por la belleza y elegancia intrínseca de lo que estudiaron y dijeron). Y mis disculpas a la comunidad científica por ignorar tanto trabajo realizado que me resulta imposible seguir.
    A mi mujer Anne, por vivir con un tipo como yo.
    A mis hijos por tener que pagar el peaje de un padre tan poco convencional.
    Y al fotógrafo y al músico por poner en valor esta historia con algo de ciencia y mucha ficción.

  • JrG dice:
    Martes, 17/01/2017 a las 17:42
    ESPACIO Y TIEMPO.

    ¡ Caray ! Ante un comentario así, a mí, que soy una ignorante, no me queda más que ir al tumbler , intentando ver lo que de entrada me rebasa… ¡ A ver si por ósmosis !

  • Un pastor tiene 5 panes y otro tiene 3. Encuentran a un cazador sin comida y comen entre los tres los ocho panes a partes iguales. El cazador les entrega 8 monedas. ¿Cómo se las reparten los pastores equitativamente?

  • Perro eso no es equitativo. Es a partes iguales.
    Cada uno aportó una parte distinta uno 5 y otro 3 pero consumieron 1/3 del total cada uno, luego uno puso 5/8 y el otro puso 3/8.
    El de los 5/8 consumió 1/3 del total, pero no de la parte que puso.
    El de los 5 panes puso 40/8 y consumió 1/3 de los 40/8 13+1/3 -1/3 que es 12/3 o 4.
    que resulta lo mismo, pero es diferente.

  • Señor Jotaerregé, con tanto como escribe, come, duerme la siesta (¡a las doce!), ni sé me ocurre que tenga tanto tiempo para el espacio, energías y dimensiones.

    Pero usted siga con su entusiasmo y que nosotros, sus rendidos y sufridos lectores, lo celebremos.

  • Como Viejecita, yo también me he quedado sin saber qué decir, JrG. Son problemas para seguir rumiándolos hasta que se deshagan las muelas o, mejor, para convertirlos en arte, como hace usted.

  • jrG dice:Martes, 17/01/2017 a las 17:42
    ESPACIO Y TIEMPO.

    JrG, mi admiración por su pasión, su trabajo y su arte. Lo cual vale para el texto que nos trae como para lo demás que hemos podido ver. Pero como tengo la boca abierta le voy a decir una cosa y no es de puntos y comas (que si quisiera no ir con el tercer botón en el ojal segundo ya se lo habría arreglado, y además no es importante).
    Pero esto

    A mi mujer Anne, por vivir con un tipo como yo.

    A los científicos por guapos y a ella por aguantarte, HOMBRE, ¡pues que te aguante Planck!

    A mi mujer, Anne, porque ELLA es X
    A mi mujer, Anne, por ese lunar que tienes, cielito lindo, junto a la boca
    A mi mujer, Anne, chatijueraaa, vas a ver cuando vayamos pa la eraaa
    A mi mujer, ¡Anne, ÍO TI AMO! (en plan Vinicius)
    ETCÉTERA

  • Habiendo 8 panes y 8 monedas no parece exagerado dar una por cada pan.
    Bolaño, me atrevo a contestar esta estupidez, sospechando que habrá truco, porque de lo de jrG no entiendo de la misa la media.

  • Procuro, a ella le ha encantado.
    Y dentro de mis grandes preguntas siempre está cómo puñetas una mujer de su talla pudo elegir a un tipejo como yo…
    Es lo contrario de lo que le ha parecido Procu…
    Vamos hombre.

  • Cada uno come 8/3 panes.
    El que tenía 5 aportó 5-8/3=7/3
    El que tenía 3 aportó 3-8/3=1/3
    O sea, 7 para uno y 1 para el otro.

  • Los pastores riñen por el reparto, uno le abre la cabeza al otro y se lleva todas las monedas, su rebaño, a su mujer y pone a sus hijos a trabajar para él. Fuma, mira a la luna, sonríe y piensa que la vida es buena.

  • Lo de Bolaño lo hemos respondido JrG y yo; yo mal, y qué, porque lo he hecho con unas alubias en el autobús. Me he confundido en el resultado, pero no en que había que hacer partes y después las correspondencias. Quería plantearlo limpiamente, si bien no sabía cómo, y me estaba poniendo bizca, pero me ha salido. Si todos comen 2,6 panes y un mendrugo, resulta que el que tiene 3 ha puesto 0, 4 y el que tiene 5 ha puesto 2,2, todo con decimales que despreciamos para avanzar y porque esa es la proporción, la que hay entre 0,4 y 2,2, y después proyectar su sombra sobre los ocho duros para repartirlos.

  • Procuro fijarme dice:Martes, 17/01/2017 a las 19:27
    6,7 y 1,3 en la primera acepción. Y con los céntimos que no me salen compran unos caramelos de limón.

    el profesor sucundúm dice:
    Martes, 17/01/2017 a las 20:24
    Cada uno come 8/3 panes.
    El que tenía 5 aportó 5-8/3=7/3
    El que tenía 3 aportó 3-8/3=1/3
    O sea, 7 para uno y 1 para el otro.

    Sucundúm, mi retribución está un poco equivocada pero es más justa para la sociedad, a la larga.

  • Si trabajara con fracciones, Procuro, se evitaría los decimales y esos redondeos tan, tan arbitrarios y propios de la casta y las élites financieras.

  • jrG dice:
    Martes, 17/01/2017 a las 20:21
    Procuro, a ella le ha encantado.
    Y dentro de mis grandes preguntas siempre está cómo puñetas una mujer de su talla pudo elegir a un tipejo como yo…

    Si yo no he dicho que no le iba a encantar. Yo solo he dicho que ella es pastora y trae panes, dale sus duros. Di la talla de ella y no que tú eres un tipejo.

    el profesor sucundúm dice:
    Martes, 17/01/2017 a las 20:33

    Qué más quisiera yo que haber sabido plantearlo con las fracciones de la gente y sin el estrabismo.

  • Sucundum, acertante de primera categoría. El resto, accesits posmo (me prestó lo de cosmoposmo de CAT). Procu, hable con el físico, cabrona.

  • Pues yo lo hago por la cuenta de la vieja :
    Cada pan se divide en tres partes iguales. 24 partes. Cada uno se come 8 de esas partes. Por tanto, el cazador tiene que pagar el pan que se comió, o sea una parte, una moneda al que puso tres panes, ( o sea, nueve partes , de las que se comió ocho) , y siete monedas al que puso cinco panes, ( o sea quince partes, de las que se comió ocho él también ).
    Llego al mismo resultado que el profesor sucundum, pero estilo abuelita.

  • Bolaño, te vi a atizar. En cuanto pasen estos señores, verás. Pues le voy a mandar el poblema al músico, a ver si me responde o como siempre.

  • La cuenta esa de viejecita me ha recordado una frase de cine:

    “…mientras lo siga explicando ella no se aclarará nada…”

    Ella era KH en LFDMN.

    ?????

  • Ya quisiera yo ser la mitad de lista de lo que era KH en LFDMN. Que sabía muy bien qué hueso quitar para que se derrumbase el esqueleto… Y para encima, llevarse a Cary Grant …

    ¡ Vaya, se me adelantó Procuro !

  • Pero he ganado yo, Viejecita.

    QUIERO MI PREMIO

    Estoy fuera de mí.
    No preguntéis más por favor, que tengo que trabajar.

  • Ya lo he oído. Ha empezado con «ingenioso y genial», ha leído familia, feo y genética, se han reído mucho. «Una gran inteligencia e ingenio inusuales», ha resumido luego y ha terminado felicitando a la editorial por el acierto. O SEA.

  • viejecita dice:
    Martes, 17/01/2017 a las 21:51
    Procuro : Si encuentro un Cary Grant por ahí, le pongo un lazo, y se lo mando, de premio.

    Lo dice para que me calle pero no lo va a hacer, lo sé.

  • Se me ha olvidado decir que también han leído gorrión y se han reído mucho, sobre todo cuando dice que son comestibles. Pero este asunto, sin embargo, siempre ha sido motivo de interés en nuestra mejor lexicografía:

    HORTELANO. Se llama tambien cierto paxarito, semejante al gorrión, que se ceba con leche y harína, y se pone tan gordo y delicado, que es comida mui regalada. Autoridades, IV, 1734.

  • S. dice:
    Martes, 17/01/2017 a las 23:43
    Zeppi.

    Pues todo un regalo, supongo que era un secreto muy bien guardado. Pero es que, además del recipiente (canónico) en el que se conservaban calientes los perritos, de los hierros en punta donde se hacía el agujero al panecillo (como Dios manda), no se colocaba el perrito en el pan y luego se añadía la salsa, no. El barman cogía el perrito con unas pinzas, lo sumergía en el recipiente de la salsa y luego lo introducía en el pan. Y después aún le añadía una buena cazoleta de salsa por encima. Joder, qué recuerdos.

    Buena gente los del Nebraska. Y los comentarios, haciendo honor a su fama. Los que no lo hayan probado, no saben lo que se ha perdido.

  • JrG dice:
    Martes, 17/01/2017 a las 05:37
    Zeppi, yo sigo en la luna.
    La novela que me envió resulta preocupante. Es tan verosímil que parece un reportaje. Tiene tal nivel de detalle que parece literatura. Y un ensayo crudo sobre la política científica.
    Unas muy buenas horas.
    Muchas gracias.

    JRG, me alegro de que le esté gustando la novela. El tema de los viajes en el tiempo produce siempre un cierto desasosiego, por la cantidad de paradojas que implica. Pero casi todo problema complejo se puede simplificar y explicar si se enfoca desde una perspectiva correcta, o al menos plausible. Y la novela lo hace bastante bien.

    Le deseo suerte con su proyecto, aunque ya he manifestado mi escepticismo sobre las bases en las que sustenta esa teoría. Pero doctores (en Física) tiene la Iglesia (de la Big-Bang-ología), yo no soy más que un simple licenciado.

  • Y poca broma con la Cienciología, uno de mis mejores amigos fue abducido por ellos tiempo atrás, y allí sigue. La historia es larga y digna de ser contada, a ver si me animo, aunque sea por capítulos. Yo debo figurar en su lista de negra de personas no deseables (“supresivos”, en su peculiar lenguaje), pues hice lo que pude por sacarle de allí. Ellos le sacaron pasta a espuertas, pero no hubo forma de que él lo viera así.

  • Siempre que llamo ‘hijoputa’ a alguien, me veo obligado a explicarle que no quiero decir que su madre sea una puta, sino que estoy deseando que algún día llegue a serlo.

  • Estoy de acuerdo con Heráclito en que ‘hijoputa’ contiene una ofensa a la madre, pero con Demócrito en que esa ofensa no consiste en decir de ella que es una puta. Se parece más a cagarse verbalmente en ella. Con el insulto, uno no dice nada, ejecuta una acción mediante la palabra. Insultar a una persona se reduce a decirle que quieres insultarla. A esto creo que lo llaman uso performativo del lenguaje.

  • Most of the factors that explain the country’s exceptional status are deeply rooted in its history and society, and are therefore unlikely to change in the short term. What is more, Spain is in the midst of recovery — annual growth in gross domestic product hit 3.2 per cent last year — suggesting that some of the social and economic pressures will recede.
    For the leaders of Europe’s political centre, the story of Spain after the crisis offers a glimmer of hope — but not much more than a glimmer. The Spanish exception is less the result of smart politics than of historical accidents and complex social trends that are hard to replicate. Policymakers in Berlin, Brussels and London will find plenty to admire in the country’s resilience to the populist backlash — but not a lot to copy.

    La prensa extranjera (énfasis del menda)

  • Qué curioso. He googleado financial times+spain+populism, sale “No right turn for Spanish politics” y se puede leer, pero el enlace no funciona aquí. Ya siento.

  • Procuro fijarme dice:
    Martes, 17/01/2017 a las 22:06
    viejecita dice:
    Martes, 17/01/2017 a las 21:51
    Procuro : Si encuentro un Cary Grant por ahí, le pongo un lazo, y se lo mando, de premio.

    Lo dice para que me calle pero no lo va a hacer, lo sé.

    Es que los Cary Grants ya no se encuentran así como así, pero si encuentro uno, se lo mando. Con su diplodocus y su lacito azul.

  • Zeppi, teorizar es para científicos, creer es para creyentes y la literatura es para los escritores. Hacer cosas nuevas y encontrar otros caminos es cosa de los genios.
    No estoy en ninguno de esos territorios.
    Yo sólo soy un observador que especula con conclusiones desde un punto de vista personal, que trata de meter en las reglas que conoce.

  • Aquí en Francia lo de comer hortelanos está prohibido. Prohibido venderlos (como las drogas o el sexo) pero te pueden invitar a comerlos si no te los cobran. El rito es muy ceremonioso y se consume ocultando la cabeza debajo de una servilleta. Se especula con muchas explicaciones al respecto, pero la que más me parece que se atiene a la realidad es que se hace así para que a uno no le vean la cochinada que es comérselo.
    Cuando lo cobraban era a doblón. Caprichos de ricos.
    Nunca lo he probado.
    Sí que nos poníamos morados de jilgueros y gorriones fritos en la bodega del pueblo, después de ser cazados con cepos (cepillos los llamaban los jóvenes rurales)en los campos.
    También, como los cangrejos de río los prohibimos, para poderlos matar de otras formas más civilizadas.

  • Bolaño creo que lo más equitativo que se me ocurre es lo siguiente:
    los 2/3 del total del pan tienen una remuneración de 8 monedas.
    Osea que todo el pan tiene un valor de 12 monedas.
    Cada pan vale 12/8 de monedas.
    Unos pone 5 panes y recibe por ello 60/8 de las monedas pero debe pagar por 8/3 que ha consumido que serían 96/24 de monedas.
    60/8 – 96/24 = 60/8-32/8= 28/8 que son 3+1/2
    el que pone 3 panes recibe 36/8 de las monedas pero debe pagar 32/8 que consumió. 36/8 – 28/8 = 8/8 = 1
    Esto hace un total 4 monedas y 1/2 para los dos pero nos quedan 3 monedas y 1/2 para repartir
    5/8 de 3+1/2 son 3+3/8 que serían 6 monedas +1/2 +3/8 para el de los 5 panes y el resto para el de los 3 panes.

    Y ahora que se den de bofetadas ellos.