Blanco

blanco
por JrG.

Estoy solo.

Nada me perturba, si acaso la noticia que debe de llegar de un momento a otro.

Esta sala de espera vacía y silenciosa, limpia y aséptica, me produce un recogimiento de iglesia renacentista, pero sin ninguna alharaca.

El vacío y el color blanco general me producen un alivio reconfortante que me aisla de la inquietud exterior.

Me siento arropado por este blanco silencioso. Cualquier otro color resultaría chillón, grosero, procaz.

Es curioso el blanco. Como color, no como adjetivo.

Físicamente el blanco se produce por el movimiento angular acelerado de un círculo con toda la escala cromática.

Su simétrico y ausente total de color, es el negro. Que se produce al desproveer de cualquier color el espacio.

De esta forma se puede llegar a la conclusión de que el blanco es lleno y el negro vacío.

Desde el punto de vista de la física, incluso se puede decir que al tener movimiento el blanco produce calor, y por lo tanto el negro inmóvil sería el cero Kelvin.

Alguien preguntaba hace unos días qué distinguía al frío del calor, independientemente de la temperatura.

La respuesta sale directa: el frío es ausencia de calor, y de esta misma manera el blanco por su dinamismo es cálido y el negro por su ausencia de movimiento es frío.

Cuando algo está pintado de blanco se lo identifica con ausencia y quietud, así como el negro con lleno.

Cuando un artista se enfrenta al blanco o quiere decir algo con color blanco tiene todas las de perder, si no quiere utilizar el contraste de un complementario al que llamo simétrico.

Es un reto sólo al alcance de unos pocos.

Ahora mismo sólo me vienen a la cabeza dos de mis más admirados pintores que supieran expresarse y sublimar el blanco.

Por orden cronológico el primero sería Zurbarán.

El siguiente sería Malevich.

El vértigo que produce el blanco hace sudar a un artista.

Cómo expresar sin el contraste, sin la línea, sin el color. Tratar de pintar sólo con luz. Matizando con la nada.

Cómo quitar en vez de poner.

En la escultura esto es menos complicado.

Tenemos la escultura en la masa, en la que retiras o apartas material hasta encontrar la forma.

O la escultura de aportación jugando con el lleno y el vacío, partiendo de unos materiales que añades a lo inexistente.

Pero encontrar algo sobre una tela blanca con añadido de blancos es tarea muy compleja.

En una acuarela, sin embargo, el blanco lo es todo.

El blanco, o ausencia de pigmentos, es lo que delimita la obra, y se llega a la sublimación cuanto más blanco tiene la acuarela, en un enorme ejercicio de sintetizar la acción de añadir con la de no poner, para definir la forma de la imagen.

En la pintura de masa acrílica, o de pastel o de óleo, esto es más complicado.

Sólo se puede trabajar con la luz de los blancos para crear la idea, prescindiendo de la simetría del contraste, para dejar pasar sólo al efecto de la luz en el monocolor, que es la suma de todos los colores girando con vértigo.

Se puede recurrir a sacar algún matiz de la infinidad de la composión del blanco, pero es un trabajo muy delicado si se quiere ser sincero.

El blanco es fondo y es atmósfera, es punto, es línea y es masa. Es soporte y es absoluto.

Es principio y es fin.

El blanco es el reto definitivo.

Sigo tratando de encontrarlo.

171 comentarios

  • A mí me gusta el «blanco España», el que se usaba para anunciar en los bares que había bocatas de calamares y pulpo a la gallega.

  • (Como se nota que jrG es pintor, cómo puede sacar tanto texto sobre un color.
    El escritor también se enfrenta al folio, la hoja, la página, en blanco. “El negro sobre blanco” le llaman a la escritura ¿no?. O sea, que en realidad, según lo que acabo de leer, escribir es llenar de vacío lo que ya está lleno. Me gusta la idea. Dejad de escribir, cerrad la revista, y ¡¡abracemonos!! (Contigo no, bicho, quita pallá))

    Por cierto, la Bellapubis está durmiendo, porque no se ha repasado el texto; aparte de un material que debería ser materiales, este párrafo:

    Alguien preguntaba hace unos días que independientemente de la temperatura que distinguía al frío del calor.

    ¿Queloqué?

  • La imprimación de una tela, como preparación para pintarla al óleo, no se suele hacer con un blanco puro sino que se busca en muchas ocasiones un blanco sucio.

  • A mí el blanco masivo me recuerda a los capítulos finales de “La narración de Arturo Gordon Pym” más que a la casa de Supermán u otros relatos árticos.

  • Normalmente las telas para pintar son o bien de algodón o bien de lino.
    Se distinguen varios tipos de textura según la urdimbre de la misma.
    El formato más común es el de la tela preimprimada en blanco. Un blanco puro.
    Para dar una base de soporte se encuentra el gesso, en color blanco o en color negro.
    Se utilizan estas bases para darle un soporte a la pintura sea cual sea su composición, pigmento puro a la cera, al agua o al aceite.
    En mi caso particular uso la tela de lino de grano fino si quiero cierta precisión en el trazo y sin gesso, que lo suelo usar para mezclarlo con cal muy aguada como primera capa. Cuando quiero un negro intenso pulverizo carbón vegetal muy finamente molido y tamizado en esa mezcla blanca.
    Solo utilizo el gesso negro para trabajos dibujados con una cera blanca o a pincel.
    Me gustan mucho las telas de lino en bruto sin imprimar y de grano grueso, próximas a la tela de saco, en las que trabajo con espátula y con cargas muy densas de pigmento.
    Uso también la técnica de encaústica, haciendo pigmentos sobre una base de cera líquida.
    Pero normalmente lo que más uso es una barra de grafito puro para siluetear, y después ir aplicando capas y capas hasta que sale lo que quieres ver.
    Los colores son muy suyos y no existen en el bote ni mezclados en paletas, salen en la tela por proximidad, o por acumulación o superposición de capas.
    Nunca uso barniz por que el brillo artificial y forzado me parece grosero.
    Suelo dar cera virgen y pasar y pasar un trapo, a veces sin secar la base.
    Para el metal lo mismo. Nunca se pule, sólo se frota con lana de acero.
    Pero esto no es el BLANCO.
    El blanco no lo da el orujo.
    El blanco no llega en tubos, ni en botes, ni en latas. El blanco no se compra.
    El blanco se acaricia o se rasga, se frota o se peina, se odia o se ama.
    El blanco es una posición y una respuesta.

  • Según lo presenta Jrg, al menos al inicio del texto, la tela en blanco, con todos los colores honogéneamente distribuídos por su superficie no es el inicio de la pintura, sino el final. Lo que viene siendo, otra vez, lo de Malevich del blanco sobre blanco y que más allá no queda nada que pintar.
    Y discúlpeme por haber sacado el blanco, que yo veía como ausencia, el otro día. No tenía ni idea.

  • Esto que se levanta el telón y se ve a uno haciéndose una gallarda. Se cierra el telón. ¿Cómo se titula el libro?

  • Gacho, la Doña no estaba dormida y ha dejado que cometiera mis errores, porque yo soy así. Escribo mal y del tirón, sin corregir.
    No estoy de examen.
    No pretendo mi virtud.
    Sólo ofrezco lo que pienso, y el pensamiento mío no es ordenado ni conoce la gramática ni la ortografía.
    De los errores comentar que quería hablar en plural pero de una cosa en singular y salió mal, a toro pasado.
    La pregunta que mencionas, es así como se hizo y así como la escribí.
    Y sólo hice un resumen, no quería continuar poniendo letras y preferí pasar a mis telas, pinté la primera que se puede ver en el blog, ahora he tenido que parar de pintar un tiempo, ya que estoy de traslado.

  • Buenos días a todos.
    Dos cosas :
    – En relación con las catedrales , y eso creo que lo he contado ya : A mí, la que más me impresionó, fue una catedral gótica , la de Nantes. Porque estaba de obras, y la habían vaciado totalmente, y no había imágenes, ni coro, ni bancos, ni altares laterales, nada. La catedral era blanca por dentro como su piedra, y la vista subía hacia arriba , donde entraba la luz… De eso han pasado 50 años, y, sin embargo, no se me va de la memoria aquella catedral blanca y vacía.

    -Me encanta la pintura abstracta. Y la minimalista. Y tengo varios cuadros blancos. Que suelen jugar con diferentes tonos de blanco, en secuencias geométricas, o aleatorias. Y me hacía mucha gracia, cuando venían amigos de mis hijos a casa , y se quedaban mirando los cuadros sin entender nada. Uno de ellos, que venía mucho y se sentía totalmente en confianza, me dijo, respecto de uno de los cuadros, “qué pena que no haya terminado de pintar ese…”. Porque ese cuadro, tiene una mitad blanca lisa, como de puerta, y la otra mitad, haciendo contraste, es toda de diferentes blancos, en pinceladas muy cortas y totalmente simétricas… Le expliqué el cuadro, pero no se quedó nada convencido el hombre . Se lo achaco a que era de letras puras.

    . Yo les llamo “de letras puras”, con gran indignación de mi hija abogado, a los que no son capaces de cambiar un manguito en un viejo 600, o de arreglar un grifo, o un enchufe, y esas cosas de mancharse las manos, independientemente de haber estudiado física, matemáticas, o de tener títulos académicos de ciencias . (Y hay bastantes titulados en ciencias a los que considero “de letras”, y, al mismo tiempo, algunas friega-escaleras, a las que, por su afán de perfeccionismo práctico, y por no darse nunca por satisfechas, considero “de ciencias”).

    Y, claro, dar las gracias a JrG por la entrada, y desear que haya crónicas de lo de ayer de Perroantonio.

  • jrG dice:
    Miércoles, 14/12/2016 a las 09:43
    No estoy de examen.
    No pretendo mi virtud.
    Sólo ofrezco lo que pienso, y el pensamiento mío no es ordenado ni conoce la gramática ni la ortografía.

    Pues la próxima vez está de examen, porque hay que ver el trabajo que me da.

  • Morgan yo a usted en particular y a todos en general se lo disculpo todo.
    La tela cuando está blanca, antes de intervenir no es el final. No es lo que quería Malevich.
    No es la tontería de sacar a escena una orquesta sinfónica para que no toque nada como en el caso de Cage.
    De lo que se trata es de coger la tela blanca, y hacer una intervención en ella añadiendo y quitando luz, añadiendo capas, arañando y quitando después, para que surja lo Blanco contrastando con lo blanco.
    Se debe poner mucho para que salgan los blancos.
    Y no, no se trata de la tontería del minimalismo.
    Maldita palabra, para ensuciar lo que ya salió de la escuela de Weimar con anterioridad.

  • JRG es un prolífico entradista, tan difícil de leer a veces como generoso de ideas siempre. Siempre me deja pensando colgada en algún lugar de sus precipicios sintácticos. Ahora mismo, en matizar con nada y en el blanco en la acuarela.

    Pero hay otro Blanco en España que hoy nos interesa casi más que lo demás blanco. Es un dog y no es el de Reservoir Dogs, o eso creíamos. A ver, señor BLANCO.

  • Procuro fijarme dice:
    Miércoles, 14/12/2016 a las 10:21

    No, soy ingeniero de caminos. A las maravillosas enanas rojas las conocí al estudiar Astronomía y Geodesia, como parte de la asignatura de Topografía.

  • El Mundo me tiene perplejo. Al final de cualquier noticia de deportes te recomiendan que {leas} algo sobre la última {deportista} que sale medio en bolas en las redes sociales. Es un bombardeo constante e insufrible.

  • Siempre que veo hablar de blanco y negro me acuerdo de aquello que contaba Borges sobre el común origen de “blanco” y “black”, que situaba en el sajón “bleich”, que significaría sin color.
    Es realmente curioso como de una palabra pueden derivarse dos con significados opuestos. Leí otra explicación sobre que los sajones adoptaron la palabra para sus caballos negros, porque brillaban y que la palabra que designaba ese brillo pasó con el tiempo a designar el color del animal.
    Es una explicación tan poética que la intuyo falsa.

  • El latín tenía dos palabras para ‘blanco’, albus y candidus, el primero para ‘blanco mate’ y el segundo para ‘blanco brillante’ (de ahí, candidato, que era el que iba así vestido). Las lenguas romances conservan derivados formales y semánticos de ambos, pero en el latín popular del Imperio fueron barridos por el germanismo blank con un sentido más básico y pobre, que es el nuestro. No somos nadie.

  • Buscando, buscando, ¡he encontrado las presentaciones de clase! El diseño es muy bonito, como todo lo que solemos parir los ingenieros.

    Si no me equivoco, usted es filóloga, ¿no, doña Procuro? Estaría encantada con términos tan peregrinos como almicantarat o coluro, por no mencionar otros más de andar por casa, como sopanda o jabalcón.

  • Gracias, Chino, y disculpa por la indiscreción. Sí, soy eso y me chiflan todas las palabritas.
    Calculando así por encima, los ingenieros del fancín tenéis una mayoría suficiente como para gobernarnos a vuestro antojo tranquilos como déspotas.

  • Muchas gracias, Schultz. Estupenda crónica del evento. Debo aclarar que los desarrapados, compañeros de célula y facinerosos en general, eran todos mis amigos.

    Me dejó muy preocupado una de las cosas que dijo uno de los presentadores de mi libro, Alberto Ortíz de Zárate, que dejó constancia de que Trama editorial sólo publica a autores muertos. Lo dijo para resaltar la excepción, pero me inquietó la posibilidad de que mi pequeño opúsculo haya nacido ya como «obra muerta» dada mi intención de seguir viviendo mientras sea posible.

  • BLANCO
    El descubrimiento, o confirmación, de que el blanco es un color producido por la adición de los demás colores es muy reciente, del finales del siglo XVII y obra de Newton. Así que las afirmaciones de JRG (blanco=movimiento, cálido, lleno) son racionalistas y científicas, performativas, con escasa tradición cultural y totalmente contraintuitivas.

    De hecho, por mucho que el blanco haya sido siempre la luz máxima, ha estado asociado a la quietud, a la frialdad y al vaciamiento. El blanco ha sido el color de los dioses, de la nieve, de la pureza y la inocencia, es decir de lo no lleno y no manchado (in-maculado), de lo limpio y lo aséptico, del sanatorio. Es un color Olímpico, en el sentido de divino y, por tanto, el color del representante de Dios en la Tierra, el Papa.

    El blanco es el color de las doncellas, cuya piel blanca, no tostada por el sol, representa la virtud de no haber sido contaminadas ni por la naturaleza del instinto ni por el trabajo agrícola. Por eso la nobleza máxima se asocia al blanco armiño.

    El blanco es el color frío por excelencia, de la nieve, de la Luna y de la plata, el color de lo raro y extraordinario, del albino, del unicornio y del mirlo blanco. Y después de Melville y de «Moby Dick», el blanco es también el color de la obsesión o de la locura.

    Y blanco, frío y elegante, aristocrático, aséptico, no humano, fue el ordenador blanco de IBM luego retomado por el blanco de Apple. Como serán blancos los robots sin alma y blanco el láser de la destrucción total. En el fondo, lo normal es lo oscuro y el todo es lo negro.

  • Efectivamente, el editor de Perroantonio reconoció que prácticamente todo su fondo es de autores muertos, pero no creo que sea asunto de mayor relevancia.
    Hace una semana contacté con un nuevo cliente, el hombre me dijo que su anterior abogado había fallecido, hoy me acaba de informar que le ha ocurrido otro tanto con su asesor fiscal y el arquitecto, lo que me ha dejado un poco revuelto.
    Esperemos acontecimientos.

  • Lo oscuro es la falta de claridad. Su contraste. La ausencia es negra.
    La vida necesita LUZ.
    Lo negro tapa.
    Lo negro oculta.
    Lo negro es la NADA.
    En el espacio oscuro el frío es absoluto. Cuando hay luz tenemos calor.
    Y así…
    Pero que vamos Perroantonio, que también…

  • Por otra parte, respecto a tu intención de vivir mientras sea posible, Perro, te recuerdo aquel dicho de Noel Clarasó, que aseguraba que “el cuerpo, cuidándolo bien, puede durarte toda la vida”, por si pudieras extraer alguna recomendación de tal aserto.

  • schultz dice: Miércoles, 14/12/2016 a las 11:05

    Siempre que veo hablar de blanco y negro me acuerdo de aquello que contaba Borges sobre el común origen de “blanco” y “black”, que situaba en el sajón “bleich”, que significaría sin color.

    Borges y su tendencia a lo fantástico.

    Pero sí existe un origen común, rastreable hasta el proto-indoeuropeo, en donde se llega a una palabra cuyos significados son quemar y arder. Arder con gran luz y dar como resultado lo quemado o negro.

  • Bremaneur dice:
    Miércoles, 14/12/2016 a las 10:54
    El Mundo me tiene perplejo. Al final de cualquier noticia de deportes te recomiendan que {leas} algo sobre la última {deportista} que sale medio en bolas en las redes sociales. Es un bombardeo constante e insufrible.

    En realidad no lo recomienda El Mundo. Es una plataforma publicitaria, llamada Outbrain (hay muchas más) que son las que financian las publicaciones digitales. El Mundo (y el resto de los periódicos digitales) son escaparates que cobran cada vez que alguien hace clic en estos anuncios.

  • Procuro fijarme dice:
    Miércoles, 14/12/2016 a las 11:15

    Indiscreción ninguna, solo faltaba.

    Eso del despotismo se aproxima mucho al leitmotiv que percibe uno a lo largo de la carrera. Así nos va.

  • Bonnie dice:
    Martes, 13/12/2016 a las 19:50
    ¡Mira Satur! Un cerdo volando!

    Shhhhhhhhhhhhh, aquí sólo se puede hablar de los Vettels o de Bon Dylan. O de los Pint Flock, pero mal, como hace Tedas Quinn.

  • No es casualidad que el equipo «blanco» por excelencia sea el mejor equipo del mundo. Acorde con las estadísticas es, entre otras cosas, el equipo mas rentable del mundo en cualquier deporte.
    Lo digo para alimentar la negra bilis de Saturio y como público homenaje a nuestro presidente Florentino Pérez Andújar.

  • schultz dice: Miércoles, 14/12/2016 a las 11:53

    Ese protoindoeuropeo bhel suena incluso parecido al vasco beltz. ¿O qué?

    Lo que digan los supercicutas:

    Ha sido relacionado con aquit. Belex y con ibér. Beles, cuyo representante vasco normal sería *berets o *beretz. Podría considerarse a beltz como variante nacida en segundo miembro de compuesto que ha llegado a sustituir y eliminar a la variante autónoma, lo que explicaría el mantenimiento de -l-. Los orígenes de la fórma sincopada de composición son además bastante lejanos, puesto que al parecer se encuentra ya en aquit. Aherbelste deo y [H]arbelsis (cf. Harbelexsis), y en ib. Bennabels, Sanibelser, Adimels, atabels, anbels.

  • marquesdecubaslibres dice:
    Miércoles, 14/12/2016 a las 11:59

    Voy a tener que escribir una entrada sobre esto. No soy antimadridista, sino antimorinyista, los de la secta del {¡Hala Madrid! (hijos de puta)}. A mí el Madriz me la sopla, pero me gusta reírme del combinado, sus jugadores y de Floripondio Pérez para luchar contra ese nacionalismo religioso, asimismo religión nacionalista.

  • Suena plausible, no tengo ni idea, conozco a un Velasco que me soltó un rollo de una hora a cuenta del temita, Velasco, Blasco, del vasco bela, cuervo, porque los cuervos son negros, por lo visto.
    Le dije que belar es hierba pero esto ya no le interesó tanto.
    Añado para la polémica blanco/negro que en las lenguas eslavas bel es blanco, así Belarus o Belgrado.

  • Sopesemos las posibilidades de la utilidad de la prosa cipotuda, mas contengamos primero a las masas que acudan férvidas, ariscas, violentas y altaneras a acusarnos de traidores, débiles o chaqueteros. No, seguimos siendo {centinela contra cipotudos} y a las masas debemos exigirles que nos escuchen atentamente: si un tema es cipotudo, ¿acaso hay maldad que se trate con prosa cipotuda? Respondámonos: no. Tal es el caso de las misivas que se han intercambiado dos políticos. Uno de ellos, por lo demás, hizo chanza del concepto {cipotudo} como si él no lo fuera, pues nada hay más cipotudo que la cursilería propia de los regímenes autoritarios. Veamos, pues, con alerta pero no sin cierto agrado, cómo se chancea Lucas de los amantes de Teruel, tonta ella y tonto él.

  • Procuro fijarme dice: Miércoles, 14/12/2016 a las 11:11

    El latín tenía dos palabras para ‘blanco’, albus y candidus, el primero para ‘blanco mate’ y el segundo para ‘blanco brillante’ (de ahí, candidato, que era el que iba así vestido). Las lenguas romances conservan derivados formales y semánticos de ambos, pero en el latín popular del Imperio fueron barridos por el germanismo blank con un sentido más básico y pobre, que es el nuestro. No somos nadie.

    Qué negativa, o sea. No todo es decadencia bárbara. Esos derivados siguen en la lengua con palabras bellísimas y hasta producen palabras renovadas.

    El alba y la alborada. El espino albar y el buitre albino y el caballo cuatralbo, jinete del pueblo que la tierra es tuya. La albúmina y los álbumes. Y el albero y el albarizo y alguna ciudad que se llama Alba.

    El pan candeal. El candor y la candidez (con sus cándidos candidatos al blanco principado). Y la candela, lo candente y lo incandescente. Y también candil (que viene del árabe que lo había tomado del latín).

  • El libro que hoy reseña (un poco flojamente, la verdad, pero qué más se puede decir en tan poco espacio) Jabois es una joya para entender el mundo judío europeo posterior a la guerra. Más sobre él, aquí.

  • Aparecen: el insti; el profe, la profa; la seño; el dire, la dire; el presi, la presi; el poli, la poli; el papi y la mami; las mates; la tele.

    No aparecen: la biblio, la geo, la consti.

  • A nuestras clases de ciencias naturales las llamábamos “natur”. Pero no tuve clases de jometría o de jología. Lo de «biblio» es delito.

  • Pues yo siempre he ido a la biblio a repasar las mates del cole y llevar los deberes al profe, no sea que me castigaran sin recre o con ir al dire. En el insti ya no, pero también iba a la biblio en la uni.

  • En pintura no hay que confundir -bien lo sabe jrG- luz, luminosidad y blancura. Los blancos de las velas de Sorolla tienen 17 tonos, y, en tanto blancos luminosos, no hay quien los supere. Ni las sombrillas ni los pavos de Monet. La luz es lo que consigue Rembrandt en “La leccion de anatomia” o los rompimientos de gloria en los cielos de algunos pintores o Goya en los fusilamientos.

  • Y caso aparte es Velazquez que lo consigue todo añadiendo misterio.
    Uno de los aspectos màs deplorables de Picasso es que su obra es plana, innovadora pero plana, sin misterio, ni luz, ni luminosidad, solo buen dibujo.

  • Después de leer lo del señor Jotaerregé, no sé qué pensar, o estaba en el cielo, o en una habitación vacia de Cube, (una peli muy inquetante) o frente a un lienzo sin ideas o acaba de de descubrir esa luz blanca al final del tener…o una experiencia en hospital o un orgasmo.

    Que se expliquese el autor

  • LLANTO POR LA MUERTE DE IGNACIO SÁNCHEZ MEJÍAS
    La luz es roja en el primer toro y blanca en el último. Los huevos que puso la muerte en su herida también eran blancos. El tocado o castoreño del picador es blanco sucio. Los que miramos los toros siempre vemos algo mas, somos mas religiosos, somos capaces de ver vida en la muerte.

  • Tengo la tarde y la noche cojidas, pero contestaré a Francisca que de Picasso puedo entender que no guste, pero además de dibujar tenía una paleta de color impresionante. Y el cubismo convierte en plano el volumen al llevar las vistas desde diferentes ángulos al mismo plano.
    Sin embargo yo prefiero a Juan Gris.
    Velázquez solo con las meninas había resumido lo anterior y lo futuro. Toda la perspectiva la forma en la que entra La Luz en la habitación y la forma de componer la escena.
    Goya se fue a los demonios de la esencia de nuestro país siendo osado y renovador.
    La Luz es cosa de flamencos junto con la minuciosidad extrema haciendo escenas no fotográficas sino más bien ideales.
    No tengo tiempo de más, mañana me pasó si eso…

  • Tareixa yo ando siempre en la luna pero soy como los toreros miedo tengo mucho pero me lo sujeto.
    Frente al lienzo siempre tengo algo que decir.
    No pasó un día sin pintar.

  • EL TORO DE GARZÓN

    Cuando entre los aficionados se menciona al “toro de Garzón”, la memoria se divide. Fue a un toro de Garzón, Cantinero, al que Chenel le hizo una de esas faenas a las que quienes la presenciaron, y hasta quienes no, vuelven una y otra vez, con el recuerdo cada vez más idealizado hasta el punto de que unos sostienen que jarreaba y otros que hasta el cuarto toro no había quien parase en los tendidos de sol, unos que toreó sin zapatillas y otros que de dónde te sacas eso, calzado, pero utilizó desde el principio el estoque de verdad, tal vez eso te confunda, unos que si Cantinero era negro zaíno y otros que negro mulato y otros aún que si berrendo en negro, unos que si Antoñete vestía de lila y oro y otros que si era de azul pavo y plata. Por suerte (o por desgracia), hay imágenes de la faena: aunque era 3 de junio, jarreaba.

    También llovía a mares en Las Ventas y también los toros eran de Garzón un año antes, en la primera de San Isidro. En el cartel estaban Curro Romero, Chenel y Rafael de Paula, y que aunque Chenel estuvo superior y Rafael pegó dos medias verónicas de esas que sólo el diablo puede cargar, aquella tarde quien lo hizo fue Curro y provocó una de las más fogosas reediciones del eterno debate: ¿es Curro sólo un torero de pellizco, o es uno de esos toreros que dicta el canon del toreo, a la altura de Ordóñez o Bienvenida?

    La bronca duró todo ese año y aún revive cuando quienes comprenden básicamente el toreo como una manifestación de valor y recuerdan las numerosas espantadas de Curro se revuelven. Como si no hubiera habido toreros poderosos que mataran mal (el “rinconcito” de Ordóñez) y toreros “artistas” que tumbaran a sus toros con estocadas hasta la bola (Rafael Ortega).

    Adelanto mi postura: Curro es el toreo en estado puro. Por pureza entiendo aquí el respeto al canon clásico del toreo, parar, templar, cargar la suerte y mandar, por encima de verónicas, trincherillas, pases de la firma, pases del desdén, quiquiriquís y otros apuntes geniales en que es rey. No el “se torea como se es” de Belmonte, sino el toreo antes sujeto al canon que a la personalidad, del que hablaba Bergamín al referirse a Gallito (“Joselito era el estilo puro, transparente, absoluto de torear: el estilo real, despersonalizado; porque el estilo es cosa y no persona (…). Cuando el torero dice: el estilo soy yo, es que no es más que él, sin estilo”). ¿Y dónde se ve ese canon? En Curro (“¡cuando lo hace!”; sí, pero recuerden que la mayoría no lo hace nunca), aquí, de tabaco y azabache:

  • “Estarse quieto y correr la mano” es el canon del toreo puro. Pero no el estarse quieto suicida de Tomás, sino estarse quieto para no descomponer la figura. Estarse quieto en el terreno del toro, sí, pero sin aspavientos ni dontancredismo. Al embeber el toro cargar la suerte, pero no antes ni después.
    Así quería torear yo hasta que una mala cornada en el triángulo de Scarpa y la familia me retiraron. Aún se me ve le costurón, aun impresiona.

  • Yo he pensado en lo mismo, Josenez, en el final de la inconclusa novela de Poe, novela a la que regresó en su lecho de muerte, cuando comenzó a llamar desesperadamente al marino que la había inspirado como si pretendiera que le hiciera de guía en el abismo al que se dirigía:

    Muchos pájaros gigantescos, de una blancura fantasmal, volaban continuamente viniendo de más allá del velo blanco, y su grito, mientras se perdían de vista, era el eterno “¡Tekeli-li!“. […] Y, de pronto nos vimos precipitados al abrazo de la catarata y un abismo se abrió en ella para recibirnos. Pero surgió a nuestro paso una figura humana velada, cuyas proporciones eran mucho más grandes que las de cualquier habitante de la tierra. Y la piel de aquella figura tenía la perfecta blancura de la nieve.

    Existe, por cierto, prácticamente una bibliografía para saber la traducción del aterrorizado grito ¡Tekeli-li! que exclaman los malvados tsalalianos cada vez que se encuentran con el color blanco.

    La hipótesis que recogía Cortázar en su prólogo de la novela en la edición de Alianza era la del crítico Sidney Kaplan, quien tras señalar una posible motivación racista en la deriva final de la novela, atribuía un origen hebreo a los nombres de las inscripciones talladas en las rocas de la isla de Tsal, que significarían lo oscuro, lo negro, la negación y lo sucio. Teke-li, por contra, provendía de Tekel, una de las inscripciones talladas el muro de Baltasar y que auguran su destrucción.

    Posteriormente se han agregado otras teorías como el maorí, una corrupción del árabe o incluso el apellido de un conde húngaro. Difícil trabajo para los exégetas, y más aún si tenemos en cuenta que nos las habemos de ver con un apasionado de la criptografía que llegó a retar a sus lectores –y, hasta donde se nos alcanza, cumplió su desafío– a que que desentrañaría a vuelta de correo cualquier criptograma que le remitieran a la revista donde colaboraba. Sea como fuere, si nos fiamos de las palabras del propio Poe en El Escarabajo de oro, es más que posible que el enigma se resuelva algún día: “Resulta dudoso”, decía por boca de Legrand, “que la inteligencia humana pueda crear un acertijo que la misma inteligencia humana no resuelva con una aplicación adecuada”.

  • En castellano hay tres registros maravillosos. El de los tangos el primero. Qué no daría yo por escribir una letra de tango. El de los toros el segundo. Qué no daría yo por escribir una crónica taurina con su vocabulario y sus giros y sus adornos. El tercero es la prosa de los atestados de la Guardia Civil. Su Edad de Oro, todo género tiene su Edad de Oro, fueron los años cincuenta y sesenta.

  • En los tiempos del Blanco España se usaba la “Crema dental El Torero” de un brillante rojo sangre. Creo yo que sangre de torero, más que de toro. Esta última la hago más oscura. El Torero blanquea los dientes por el sencillo método de teñir de rojo las encías. Los dientes, aún sucios y amarillentos, se percibían por contraste de un blanco Hollywood. Sobre la percepción del color también deberían hablar los artistas del blog.

  • Ésta figuraría, Gaussage, en el apartado de atestados policiales, aunque no lo sea exactamente.

    Hace ya unos cuantos años, un amigo inspector de policía tuvo del detalle de pasarme la fotocopia de una (auténtica) denuncia que había redactado y entregado un individuo en comisaría, por si me servía de material para un relato. Cumplía, en efecto, con todas las premisas del género detectivesco clásico, incluido el señalamiento del culpable. Después de echarnos unas buenas risas a costa del caso, confieso que me pareció insuperable, si bien contaba con el hándicap que en tantas ocasiones puede achacársele a la realidad cuando uno pretende trasladarla a la ficción:

    Su inverosimilitud.

    A pesar de todo, un lustro o así más tarde estuve a punto de telefonear al denunciante desde un fantasmagórico Departamento de Delitos no Resueltos para interesarme por cómo finalizó el asunto.

    No lo hice.

    La denuncia está exactamente tal y como como fue presentada en comisaría. Sólo la he traducido (estaba redactada originalmente en catalán) y cambiado los nombres, aunque procurando que de alguna manera evoquen el tono de los originales.

    Barcelona, 9 de enero de XXXX

    Hace más de dos años quedé severamente cojo a causa de un grave accidente al caer rodando por las escaleras de una masía, lo que todavía me obliga a valerme por medio de una muleta -antes eran dos- para caminar. A pesar de esto, hace cosa de un año y como recuperación, comencé a moverme en bicicleta, vehículo con el cual, paradójicamente, puedo desenvolverme con casi completa normalidad. A causa de mi cojera, y para evitarme el molesto paseo desde el garaje, lejos de casa, comencé a dejar, de noche especialmente, la bicicleta en el corredor de la escalera de servicio, aparcada en un punto donde no molestaba en absoluto. Pero al poco tiempo se dieron inicio a una serie de desagradables atentados, la denuncia de los cuales me ha llevado finalmente hasta ustedes:

    1) Entre la primavera y comienzos del verano me encontré las ruedas expresamente deshinchadas en un par de ocasiones, primer paso de una escalada de atentados, el último de los cuales ha sucedido la pasada noche.

    2) A finales de julio encontré la rueda posterior (la más molesta de cambiar) con la cubierta y la cámara claramente perforadas con un punzón o herramienta similar.

    3) Durante la segunda quincena de septiembre, la portera, al incorporarse a su puesto a primera hora de la mañana, se encontró sobre su mesa un anónimo, en español, con la letra mediana y escrito con impresora o -menos probablemente- con máquina clásica, donde se exigía la retirada del vehículo.

    4) Durante la noche del 22 al 23 de noviembre, la bicicleta sufrió un tercer atentado, esta vez en las dos ruedas, que quedaron completamente inutilizadas con dos profundos cortes de lado a lado, hechos con navaja o cuchillo.

    5) Y, por último, esta mañana, la portera, que me ha visto crecer desde pequeño y me tiene en gran estima, ha subido a informarnos de la mala noticia de que esta noche del 8 al 9 de enero se ha producido un cuarto atentado, idéntico al anterior, con el agravante de que -para que el agresor acabara de entender que si la bicicleta se encuentra en la portería de servicio es por mi condición de disminuido físico- le até con la cadena una de las dos muletas que utilizo para caminar.

    El perfil del agresor se corresponde con el de una persona evidentemente mezquina y cobarde, actuando como lo hace sin dar la cara y con nocturnidad, y tiene que ser uno de los relativamente pocos vecinos que quedan en el edificio, pisos muy grandes de renta antigua que, a medida que han sido dejados por sus antiguos arrendatarios han sido ocupados por empresas, y que quedan vacíos durante toda la noche. Los vecinos que han quedado son, por lo tanto, en general gente mayor e incluso de edad muy avanzada, y que, con la única excepción del 1º1ª, viven en el edificio desde los tiempos de su construcción (finales de los años 40 o principios de los 50). El trato con los cuales siempre ha sido de una absoluta corrección, razón por la que resulta impensable este comportamiento. A continuación les presento una relación.

    -En la planta baja, comunicada con el corredor y la puerta de servicio, hay una farmacia, de la cual somos clientes y con buena relación. Descartado.

    -En el 1º2ª vive el hijo de la dueña de la farmacia, persona que -según manifiesta la portera- nunca sale por la puerta de servicio. Descartado.

    -En ninguna de las dos puertas del segundo piso quedan vecinos, sólo la empresa de colonias “El Tigre”. En el 2º2ª hay un conglomerado de pequeñas firmas en la puerta de delante.

    -En el 3º1ª hay un despacho de abogados.

    -En el 3ª2ª viven los Santmartí: los abuelos, la hija y, hasta hace poco, las dos nietas. Se trata de una familia con acusados problemas internos, pero muy buena gente. Sólo las nietas, de unos veinte años, salían por la puerta de servicio a tirar las basuras clasificadas; pero una de ellas ya no vive en el edificio, y la otra no lo hace sino de manera esporádica. Además, la relación con ellos era normal, e incluso podría considerarse como buena. Descartado.

    -El 4º1ª se desocupó hace pocos meses, y ahora están efectuando obras para que se instale próximamente una empresa.

    -En el 4º2ª viven los señores Puig, un matrimonio tranquilo y correcto que nunca sale a la calle por la puerta de servicio. Descartado.

    -En el 5º1ª vive mi abuela, una señora de 84 años postrada en cama. Descartada.

    -En el 5º2ª vivimos mi madre y yo.

    -En el 6ª1ª vive la señora Rebollar, una fanática religiosa que jamás sale por la puerta de servicio. Descartada.

    -En el 6º2ª hay una empresa.

    -En el ático vive la dueña del edificio, que no sale jamás por la puerta de servicio, y que, al igual que su hijo del 1º1ª , sólo necesitaría hacer valer su condición de propietaria para desalojar la bicicleta, opinión que nunca le ha expresado a la portera. Descartada.

    -En el otro ático hay un despacho, vacío por la noche. Descartado.

    -Por último, la señora de la limpieza de la empresa del 6º2ª trabaja de 6 a 8 de la tarde, y los que limpian el 2ª2ª finalizan a las diez de la noche. Pero, francamente, me resulta difícil imaginar a una señora de la limpieza redactando anónimos delante del ordenador…

    -Solamente falta, pues, el 1º1ª, el antiguo piso de la familia Lladó, que desde la muerte de los padres, hace muchos años, ha estado ocupado por el hijo Alfonso Lladó, un señor de edad con una cierta disminución psíquica, pero extremadamente afable y educado, impensable como sospechoso de los atentados. Sin embargo, hace unos meses su hermano se arruinó y se instaló, junto con su mujer y la hija de veinte años, en el antiguo domicilio familiar. Tienen en el piso -o han tenido- dos o tres bicicletas, y podrían sentirse celosos de que yo dejara la mía en la entrada de servicio y ellos no. También la falta de trato continuado con el resto de vecinos de la escalera y el desconocimiento del clima de mutuo respeto que se respira en el edificio, podrían haberlo conducido a efectuar un acto tan bajo.

    Les pido, en consecuencia, que investiguen este caso, puede que menor para ustedes, pero revelador, como ya dije, de una gran bajeza y mezquindad. Ha dejado la bicicleta intacta en el lugar de los hechos para que puedan sacar las huellas digitales que sin duda habrá en la barra del cuadro.

    Atentamente,

    XXXXXXX

  • Ya estoy medio inquetante con mis inquietudes con la respuesta del autor. Vengo de una familia vasca de pintores locos, cosa que ya explico en anteriores episodios.
    Un lienzo blanco me pone muy nerviosa, como los toros que ora se les da a ustedes celebrar día sí, día no, si acaso los matadores supiesen leer a Lorca.

  • Los atestados policiales han mejorado mucho, los escribas no cometen los errores de antaño aunque siguen manteniendo giros que ya casi no se usan. Por ejemplo hace poco en la muy castiza comisaría de Leganitos redactaron un atestado donde indicaban «y por tales hechos se persona en estas Dependencias Policiales».
    Es obvio que conserva el aroma de otros tiempos.

  • Por razones que no revelaré si no es en presencia de mi abogado, tengo en mi poder el atestado policial de la investigación de un robo de mucho renombre, hace muy pocos años, en la Catedral de Santiago. Prometí no difundirlo nunca y no lo haré jamás, pero es una de las cosas más divertidas que he leído en años.

  • Tengo un respiro ahora y paso para ver como va este tenderete.
    Morgan para poner blanca la ropa se usaba el azulete.
    La capa base buena para sacar blancos muy luminosos es con azul.
    Tareixa, soy Vasco y pinto, si estoy loco no lo sabría, ellos dicen que no lo están.
    Pero yo dudo mucho que lo sea.
    Como le decía, lunático sí, pero tengo los pinreles en el suelo y pago mis deudas.
    No quiero hacerme publicidad, pero cuando hablo del blanco al pintar es por un ejercicio que me he planteado como camino a seguir.
    Hablo de esto.

  • Bueno.. me vale. Vamos a ser primos u algo. Si usted no tiene por tercer apellido Irragorri tal así escrito está en nuestros ancestros de igual manera contemplar el mundo en blanco.

  • He recibido un mail de un partner americano cuyo asunto era «Terrific news». Me ha entrado el canguele hasta que he comprendido la diferencia entre «terrific» y «terrible» cuyo significado es opuesto.
    Para practicar le he dicho a una que es muy creída (con motivo): «Today you’re terrific». Me ha contestado qué si era gilipollas o estaba ciego. Otra petarda que no domina el english, ya no le he preguntado si tenía plan para esta noche.

  • Pues Ilmo Sr Marqués;
    a la señora creída y con razón, le tenía que haber dicho “You Look Terrific “. Sin el “today”, que parece insinuar que era sólo cosa de hoy, y sin el “you are”, que tiene un sentido diferente del “you look”.
    No me extraña que se molestara.
    Ya siento.

  • Cuando tenía 20 años, ayer, perdí mi cartera en algún lugar de Menorca. Escribí cartas a varios ayuntamientos y a la Guardia Civil de Mahón, la única que respondió una carta mecanografiada, firmada por su capitán: “Esta comandancia ha dado en averiguar que su cartera se halla en el departamento de objetos perdidos del Ayuntamiento de Mahón”.

  • No cabe duda de que ser español es una cosa muy difícil. Para empezar, el franquismo nos lo hizo casi imposible. Por culpa de ese régimen unos optaron por ser cualquier cosa menos españoles. Guanches, por ejemplo. No se lo creerán ustedes, pero en el poco tiempo que pasé en Tenerife oí a más de uno decir que era guanche y a mucha honra. ¿En qué se notará que se es guanche si no se sabe casi nada de aquella gente? A otros les daba por ser muy canarios, así, sin matizar, metiendo en el mismo cajón de sastre La Palma y Fuerteventura, dos islas tan parecidas entre sí como Suiza y Almería. No queda ahí la cosa; me cuentan que en Guadalajara, la ciudad a la que me siento más unido por estar allí la calle donde jugaba de crío, cada vez hay más castellano-manchegos. Cualquier cosa con tal de no sentirse español.

    Algunos, tras hablarlo mil veces con nuestras novias, decidimos vencer el miedo al qué dirán, y nos pusimos a ser españoles. Eso sí, nos hemos empeñado en alejar nuestra forma de serlo de cualquier atisbo de visceralidad. Evitamos, como quien huye del diablo, que nuestra neo-españolidad se vea ensuciada por un sentimentalismo que identificamos con el patrioterismo de la dictadura.

    Sólo estamos dispuestos a presentarnos como españoles si queda claro que lo somos de un modo gélido y pragmático. Por eso se nos habrá oído contar que la bandera no nos dice nada y que nos basta con el DNI, pero lo decimos de tal manera que cualquiera pensaría que enarbolamos el documento como si fuera una bandera.

    Lo confieso. Cuando digo que me limito, sin estridencias, con la cabeza fría, simplemente a ser español, estoy diciendo, por mucho que le pese a mi razón, algo que suena a: yo –a ver si te enteras de una vez- sí que soy español. Cuando digo que soy español, en el fondo estoy diciendo que me siento español, esto es, que me parece, no digo yo que cojonudo, porque no es el caso, pero sí muy importante ser español.

    Así se explica que, de los lugares a los que pertenezco -desde el que sólo me rodea a mí hasta el universo entero, pasando por todos los que caben entre esos extremos, literalmente una infinidad- sea España el que selecciono para decir de dónde soy. ¿Por qué? Porque, por los motivos que sean, es el lugar donde sé que se juegan muchas cosas que me importan.

    En fin, cada vez que afirmo que soy español, noto que pongo en ello, por mucho que me reprima, un empeño al que no hace justicia ninguna explicación de ésas que se conforman con ver en el ser nada más que ser. Como si las cosas fueran tan fáciles.

  • Uno lo que es, es Blanco, pero hoy me siento Negro.
    Negro, por vacío y frio, no por la raza.
    Uno puede leer a Tomás de Hipona y ve como el tiempo se basa en lo que dice Dios.
    Puede leer a Prigogine y ver como el tiempo es invento humano.
    Plank habla de la partición más pequeña posible que sería lo que tarda la luz en recorrer la distancia de plank.
    Bien, pues resulta que para mi peregrina forma de ver las cosas el tiempo ni es fluido ni es discreto. Es cabrón, y es modular.
    Módulos de estar vivo y hacer y módulos de no estar vivo por inacción.
    Módulos de dormir y módulos de estar despierto.
    Modulos de alegría y módulos de tristeza.
    Módulos de ser Español o módulos de odiar España.
    Módulos de blanco y módulos de negro.
    MODULOS, al fin y al cabo.

  • Julio, la Medeiros se va romper como siga así.
    Tareixa, mi tercero es Zaldúa. Somos primas¡¡¡
    Gracias Gómez, un honor¡
    Gengis, me ha recordado a un profesor magnífico que me dió clases. GRACIAS.
    Don Saturio usted las vuelve locas … qué tío.
    Me han hecho sentir bien todos. Los que les ha gustado y opinan, los que no les ha gustado un pijo y no opinan, este sitio es cojonudo.
    Finalmente destacar a la Gacho, mujer imprescindible, al dibujante, y a la Doña Bellpuig por ganarse el sueldo, sólo con mis errores.

  • Amigo Zaldúa, se le ve ahí muy sano al bueno de Lou, nada que ver con los tiempos de la gira del Rock and roll Animal. Recuerdo una crónica que decía, más o menos, que todo hubiera sido perfecto si Reed hubiera muerto entonces. Una pasada, pero la verdad es que sonaba mejor, claro que Stevie Hunter tenía mucho que ver.

  • Lou Reed me sonaba más a un Crooner, una especie de poeta mucho más interesante que Bob Dylan.
    La heroína sólo lo jodió, como a todos los que la probaron.
    Le tenía confundido con su sexo, lo dejó mal de la vista y le daba ese tono cansino, hastiado que tenían los que tomaban.
    Lo ví en el concierto que dió en Donosti, ya fuera de su adicción, y era lo que tenía que ser, un hombre dado la vuelta, con un pasado que le pesaba, pero con cosas que contar.
    No me gustó. Hubiera querido ver otra cosa pero eso ya no lo podía ofrecer, ya había pasado.
    Con el tiempo lo comprendí.
    Sus discos primeros me gustan, pero también el NEW YORK y el NEW SENSATIONS.
    El hacía sus poesías sinceras. Su último intento con los metal, no lo escuché.
    Igual lo hago algún día, para eso lo hizo imagino.

  • La primera vez que vi Lou Reed, allá por el 79, llevaba una castaña que apenas se tenía en pie. A los pocos días parece ser que actuó en Madrid todavía más borracho que en barna y se lió la de Dios, de manera que no volvió a cantar allí en muchos años. Por aquel entonces su discográfica había robado el dibujo de la cubierta del Take no prisioners a Nazario, y durante todo el concierto tuve a mis espaldas a una panda de genuinos manolos de la época insultando al cantante con una fiereza y potencia pulmonar dignas de mejor causa.

  • El ABC da una lección de periodismo a EP, EM y El Confidencial: manda a un enviado especial a Alepo, mientras EP mantiene al cretino de Juan Carlos Sanz inventándose crónicas desde el American Colony de Jerusalén (y a lo mejor ni eso, dicen: sofríe lo que le llega de las agencias y firma como si estuviera en Jerusalén) y los corresponsales de EM y El Confidencial informan desde Estambul.

  • Pirata Jenny dice: Jueves, 15/12/2016 a las 10:50

    El ABC da una lección de periodismo a EP, EM y El Confidencial: manda a un enviado especial a Alepo,

    Yo diría que no. Este Ayestarán, como al menos otros dos vascos que conozco y están también en Alepo, son freelances y venden sus artículos al mejor postor. Lo del periodismo está muy crudo.

  • Si, la humanidad se ha instalado en que cada palo aguante su vela.
    Nadie quiere compromisos a largo plazo.
    Todo es inmediato y cómo se le saca jugo lo antes posible.

  • JrG dice: Jueves, 15/12/2016 a las 12:13

    Si, la humanidad se ha instalado en que cada palo aguante su vela.

    Yo diría que nunca ha habido en la historia más acción humanitaria que ahora, pero tal vez esté equivocado.

  • BLANCO
    Acaba de marcar Benzema en Japón. Me viene a la memoria mi padre al que esta noticia hubiera dado un instante de felicidad en el oscuro final de su existencia, también mi hijo que vive el madridismo como una religión. La larga herencia que arranca en el viejo Chamartín permanece viva y acrecentada por don Florentino y su saga de estrellas que culmina con nuestro último Dios: Zinedine Zidane.
    Doy gracias a Dios en este orden por ser católico a machamartillo, español, torero de salón, pepero singular, madrileño y madridista.
    Ser de una ciudad donde conviven el Santiago Bernabéu, el teatro Real y la primera plaza de mundo, la de las Ventas del Espíritu Santo, es mas que un privilegio, es orgullo de estirpe y timbre de honor que uno no cree merecer.

  • Ahí va el marqués, gustándose…
    Del puente a la Alameda menudo pielo lleva, por la vereda que se estremece, al ritmo de sus caderas…llevaba en el pecho aromas de mistura que su paso dejaba …. del puente a la alamedaaaaaa chan chan!

  • Le he estado dando vueltas a esto del blanco de Jrg y me ha hecho pensar hasta que ahora ya lo veo todo confuso.

    “Cuando algo está pintado de blanco se lo identifica con ausencia y quietud, así como el negro con lleno.”

    En el cine una pantalla en blanco está llena, completamente, y de ordinario se funde a negro cuando se acaba. En la fotografía el blanco es el exceso de luz. Aparece el negro cuando ya nada. Por otra parte el blanco es el papel o el lienzo que llenar o la pureza que mancillar o lo limpio que con el contacto con el mundo se ensucia; es decir el vacío y la ausencia. Quizá el blanco es las dos cosas, lleno y vacío.

    Llevamos camisas blancas y trajes negros, o sin llegar a esos extremos claro-oscuro, por ser más prácticos por la suciedad pero también simbolizando la pureza interior y la contaminación exterior por el contacto con el mundo. Las buenas intenciones mediatizadas por el contacto con la realidad, con la sociedad. Los gángsteres, aquí las películas de Al Capone, invierten el código; el malvado viste camisa negra con traje blanco. Porque ellos, de aviesas intenciones, intentan presentarse como buenas personas. Impolutas exteriormente, corruptas bajo esa capa superficial. También muchos de Esquerra se apuntan a la camisa negra, habrá que preguntarles si es por la misma razón. Los de la CUP, en su moda de trapillo, también llevan la camiseta de manga larga en tonos oscuros y sobre ella otra de manga corta de color blanco. No solo invierten el código, apuntándose al propio del malvado viviendo en sociedad, sino que dejan a la vista todo el brazo, que es pura agencia.

  • Gómez, conozco a unos Lladó de Barcelona. Y, la verdad, me veo deseando que la denuncia sea cierta, que hayan sido ellos y que, presos por los Mossos, paguen con creces su deuda con la sociedad y sus vecinos.

  • Mortimer pinta con estilo que no tiene que envidiar al de JrG escribiendo.
    Pirata, yo sigo en EP al judío Asterix, que NO va con el enemigo:
    O, peor aún, ante la historia de ese tendero del barrio de Samah (“en árabe, el “perdón”) cuyo negocio estaba desesperadamente huérfano de toda mercancía y, según nos dicen, tuvo la idea de hacerse peluquero: ¿acaso no vio desfilar por su tienda a todos los barbudos del barrio que, casualmente, ante la proximidad de los libertadores, sintieron un apremiante deseo de afeitarse?

  • Si en lugar de ‘Blanco’ se publica una portada con este titulo y autor científico, no te la puedes perder:
    «10 lugares con encanto que tienes que visitar pronto porque se están alejando debido a que el Universo se expande cada vez más rápido» Edwin Hubble.

    [EMT].

  • MGAUSSAGE dice:
    Jueves, 15/12/2016 a las 13:52
    así como el negro con lleno.”

    Eso lo piensan algunas pelantruscas.

  • Pirata Jenny dice:
    Jueves, 15/12/2016 a las 14:23
    ¿En qué bar?

    Muy fina, Pírate Johnny. Estaban donde tenían que estar, cierto es que posicionalizadas allí el día siguiente a una juerga tremenda en casa con un amigo, tres cachondas y una muñeca hinchable. (Hay fotos, aviso). Maldita resaca…

  • QUIERO COMPARTIR CON USTEDES

    Está maravillosa reflexión en la cola de un supermercado de dos mujeres qué a saber que tanto discutir por algo o alguien. ( Hago guión y eso)
    – ¡ Puta zorra, boca de serpientes!
    – Calladita ¡eh!
    – A mi me mandas a lobos y vuelvo macho alfa de la manada
    – ¡ Puta, zorra!

  • Mortimer, doy fe de que la denuncia es auténtica de cabo a rabo. Los nombres, como dije, están cambiados, así que los Lladó son inocentes de este crimen en concreto.

  • …Perdón, no me dió tiempo de terminar el cuento, que iba a por unas zanahorias, chuletones de vaca virgen y cosas así de vegana, cuando todo el alboroto. Había hombres gritando su fuego mercenario:

    – ¡Barro, barro! y que se coman el coño!

    Después fue un fundido en negro y desmayo fingido a propósito. Quise pagar la compra cómo bella persona humana, pero ya algún vecino generoso grito ¡ FUEGO! y nos fuimos todos con la cesta de la Navidad gratis.

  • Nada, un petardo y una riña entre locas.

    (sepan que cuando hubo intercambiar rehenes, ofreci a un bebe a cambio de turrón.)

  • Leo: «En el último tercio del libro, la narración se vuelve algo compleja y confusa». Ellroy, claro. O sea, no tan claro.

  • Estoy tranquila, señorita Tareixa. Yo estoy muy tranquila. A mí ni me va ni me viene que dejen esto (y utilizo la expresión que me hizo llegar el señorito Sergei el otro día) como un bebedero de patos. Estaré tranquila hasta que me llegue el aguinaldo. Luego ya veremos.

  • Desperté el otro día con una frase en la cabeza y la certeza, una de esas raras certezas que nos permiten atisbar lo que sería tener fe, de que se trataba del primer verso de un encendido poema. Como no me sale un verso ni por casualidad me impresionó mucho. Oh, dioses, qué prodigio, y ahí que lleva tres días dándome vueltas en la cabeza, oh, dioses por qué yo. Confieso que no sé cómo seguir ese supuesto poema ni qué hacer con el verso huérfano y machacón. Quizá, pienso ahora, sea ese todo el poema, como la miniatura de un haiku o un pareado muy cojo. Podría comer chicle por darle una solución a este ritornelo, que he leído que masticar interfiere con la música y va muy bien para sacarte de la cabeza esos jingles que se te pegan y tarareas hasta la extenuación. Tanto es así que lo tecleé en Google, entre comillas, por saber si era algo contagiado, algo en algún momento oído por ahí y que, como los famosos retrovirus, manifiesta ahora su infección. No me aparece resultado alguno, así que ha de ser dolencia autoinmune. Algo de música tiene la poesía, vid. Bob Dylan, y por lógica, esta lógica absurda que tan bien se presta para gestionar negocios absurdos, lo de rumiar goma debería funcionar. Pero para una vez en la vida que me sale un verso y tengo una certeza, dos rarezas que dándose juntas componen un prodigio, me duele deshacerme de él y echarlo al olvido. Es por esto que llevo todo este tiempo esperando una nueva frase, un nuevo verso que se acople al primero en fecunda unión, cosa que va camino de que no. Finalmente he decidido ponerle un título adecuado y echarlo al mundo, confiando en la clemencia de los genuinos poetas, antes de que se le pase el arroz y decaiga para siempre jamás.

    UNI/VERSO

    “El arrebol de tu coño rosicler.”

  • Chino Cudeiro dice:
    Jueves, 15/12/2016 a las 16:26
    A partir de hoy va a ser un poco más difícil perderse: «Galileo begins serving the globe».

    Lo que va a ser entre difícil e imposible, es escapar al GRAN OJO. Joder me voy a desproveer de todo y me pintaré de BLANCO.

  • Arrebol
    Rosicler.
    Esas colores de luces primeras, dependen mucho de lo al norte o al sur que uno esté. También de cómo esté el fondo del cielo en el momento.
    El rayo verde cuando se ponen las luces en el mar. Esa última luz del cansancio del día. Julio Verne ya escribió con ese tema.
    Sí, el coño podría tener esos amaneceres. Todo depende de la blancura de la piel de la portadora y de su edad.
    También de lo dentro que mires.
    Hablaba de la percepción de los colores ayer.
    Eso da para varios tratados que además ya están escritos, como casi todo lo importante.
    Los demás nos limitamos a después de una compresión de lo leído, sacar nuestras conclusiones y en otros casos algunos refritos.
    Tenemos tono, luz, luminosidad, brillo, transparencia, opacidad, umbra, penumbra, sombra, oscuridad,claridad, matiz, línea, masa, antes de poder hablar ya del color.
    Creo que puedo pintarlo, pero me da una pereza enorme contarlo.

  • (jrG, tú, ¿Puedes pintar más y charrar menos? Jo, tío.)

    LO DE MI MADRE EN PPIO NO ES TAN GRAVE. Ni biopsia ni quimio.
    GRACIAS SEÑOR.
    (Mira, Paca, sigo contando mi vida. Bueno, la de mi madre, que la sigo contando y al parecer la podré seguir contando un tiempo más. ?)←parece un cisne pero es un biceps-triceps

  • Puedo charrar menos, sin duda,pero no pintar más.
    Además casi la mitad de los comentarios son míos, quien podría inundar así, si tú estás ocupada.
    Un buen blog no es nada sin su inundador.
    He pintado en 2016 más de 120 lienzos grandes y medianos, aparte de 53 objetos o esculturas, sin contar obra en papel y bocetos rápidos, si miraras mi blog podrías comprobar que he estado pintando mientras escribía.
    Me alegra mucho lo de tu madre.

  • O vuestro gato, o vuestra vaca, o vuestra tórtola (seguro que ni tenéis tórtola ni nada, ¡Pues anda que será que no hay!), o vuestro caracol, o vuestro ñandú, o vuestro unicornio (aunque sea verde), o vuestra gaviota (de ésas aqui tenéis casi todos, casporrillos), o vuestro rinoceronte, o vuestro grillo.

  • Pinto para quien lo quiera comprar, los chinos no son un mal mercado sólo por estadística.
    Pinto para tí y para el turco del kebab, y el oculista …y el cartero. Para quien le guste.
    Nada me puedes decir de meticulosidad ni de cantidad. Mi calidad se debe ver de cerca.
    Deberías comprarme un cuadro para comprobar la enorme calidad y trabajo que esas pinturas tienen al verlas en directo. (no, no tengo abuelas, ni representante, ni sponsors…)

  • Si, para usted también pinto.
    Pero que vamos que no es obligatorio que le guste.
    Y aunque sería recomendable, tampoco es obligatorio comprarme.

  • Hay alguien aquí, que seguro no pinta nada.
    Esto.. ¡ un adiosastaluegosiempre!

    Después regreso a comentar algo o no.

  • Esta puta mierda de ridículo país en el que vivimos.

    Un ridículo “periodista” de un ridículo periódico que un día fue serio considera que el hostigamiento y casi la agresión por parte de unos descerebrados a unos jóvenes que habían instalado una carpa informativa en el campus de una universidad, era un episodio de “tensión entre jóvenes de SCC y estudiantes antifascistas”.

    Los estudiantes antifacistas eran los agresores.

    Hay que ser mamarracho.

    https://www.dolcacatalunya.com/2016/12/asi-titula-la-vanguardia-acoso-catabatasuno-unos-jovenes-la-uab/

  • Por “ridículo país de mierda en el que vivimos” entiendo, claro, ese país multicolor, el de la revolución de las sonrisas, que tratan de vender por un lado mientras acosan, acorralan e intimidan por el otro.

  • Te diría que me resulta familiar, Gómez, si no fuera porque por estos campus no hay nada semejante a jóvenes de la SCC.

  • A ver, que alguien me explique si tiene huevos por qué santo algoritmo un señor que se llama Antonio Cruz, Mecanico en Refinerria El Puma Bayamón, sic, me solicita amistad en FB. A ver, dad la cara, valientes.

  • He estado todo el día sin ordenador, y les leo ahora.
    Dos cosas:
    – ¡ Me alegro de lo de la madre de Gachó !.

    – Y, ¡ muéranse de envidia ! soy la orgullosa poseedora de unas cuantas pinturas y dibujos de JrG,( espero que me perdone mi indiscreción ), y les aseguro que mejoran en directo, respecto de como se ven en su página web… ( cuyo enlace pueden encontrar aquí con toda felicidad ).
    Y buenas noches a todos

  • Alvaroquinn dice:
    Jueves, 15/12/2016 a las 21:19

    “Esa poca luz guía a los dedos que avanzan como bueyes, arado es la pluma que siembra negra semilla de tinta en las hojas blancas”.

    Mucho, pero mucho.

  • Gracias, lindos. El mérito es del monje. Me lo ha recordado JrG y el comentario de Gacho de ayer, y el releerlo me ha traído la Navidad del año pasado, a mi hermana contándome historias de vecinos y familiares, como siempre, y que me estaba dando cuenta de lo buen momento que era.

  • Qué maravillosa es usted, Viejecita.

    Pirata Jenny dice:
    Jueves, 15/12/2016 a las 21:16
    A ver, que alguien me explique si tiene huevos por qué santo algoritmo un señor que se llama Antonio Cruz, Mecanico en Refinerria El Puma Bayamón, sic, me solicita amistad en FB. A ver, dad la cara, valientes.

    ¿Te has puesto una foto de perfil (pero de frente) luciendo palmito? ¡Voy a hacerme un Facebutt!

  • Pirata Jenny dice:
    Jueves, 15/12/2016 a las 21:16
    A ver, que alguien me explique si tiene huevos por qué santo algoritmo un señor que se llama Antonio Cruz, Mecanico en Refinerria El Puma Bayamón, sic, me solicita amistad en FB. A ver, dad la cara, valientes.

    Va a ser porque el tal Antonio Cruz es primo de un tal Roberto, mecánico mexicano al que alguna vez he llevado el coche, y ha intuido por ciencia infusa que va usted a venir por Austin estas Navidades y ha pensado que como le pilla cerca …

    La explicación puede que no le convenza, pero huevos, haberlos haylos.