Lemánicas III. Ese sábado

almeidas
por Pirata Jenny.

Duermo, pero algo no va bien en el apartamento de monsieur y madame Almeida. A diario, y con una virulencia especial cuando el fin de semana les obliga a pasar demasiadas horas juntos, se suceden los gritos, los portazos, los desaires, las amenazas de abandono. «A la mierda todo» es la frase que Almeida pronuncia más veces a lo largo de la semana. «Pues a la mierda» es la de ella. No oigo las minuciosas recriminaciones que ella le hace, la precisión de las contrarréplicas de Almeida. El tabique que separa nuestras cocinas me impide saber de qué especie concreta es la fruta de la discordia. Mi mente forcejea para mantenerse prendida a un sueño banal pero plácido. Aquí es donde quiero seguir, pienso, aquí donde todo transcurre a una velocidad submarina. Pero un nuevo portazo me saca a flote. ¡Como todo hijo de Adán!, dice Almeida. La respuesta de ella se aleja caminando por el pasillo. ¡Jodido sábado!, oigo. Un objeto se estrella contra el suelo. Y luego, nada. En el largo silencio me los figuro a cada uno en un cuarto, presas de una ira evangélica, urdiendo afrentas y reproches imaginarios y ansiando del otro imaginarios arrepentimientos. Pienso: por fin. Trato de retomar la pendiente del sueño donde la había dejado, pero se me escurre en la conciencia. Y así es como me encuentro en la calle, a las ocho de la mañana, ese sábado.

La cuesta de la rue de Voltaire está vacía y huele a pan y yo arrastro hacia el río el cuerpo todavía envuelto en un bostezo. Oigo el agua nocturna borbotear en las alcantarillas. Oigo los árboles sacudirse el agua nocturna cuando el aire los atraviesa. Chez Quartier está cerrado, pero alguien anda merodeando dentro. Le hago gestos tras el ventanal hasta que me ve. Se acerca un hombre alto, muy delgado, en la sesentena, con un fino bigote circunflejo paralelo a la línea del labio y un tupé de pelo cano, una auténtica escultura capilar que, conforme se avecina, recuerda vagamente una caracola marina o la espiral de una bola de helado. ¿Pero qué hace aquí Claude Nüsslin? ¿Cómo, no lo sabe? Esta confitería es de mis hermanas, las solteras. Me cuenta algo sobre la reparación de un horno. Pero ya he terminado, dice; si aún no ha desayunado, podemos acercarnos a la tienda de la viuda de Talid y luego ir andando hasta Plainpalais. Miro con aprensión los bollos que han envejecido en el escaparate, y a la vieja, será la viuda de Talid, que hace guardia en el pequeño mostrador al fondo rodeada de paquetes de tabaco, boletos de lotería y ejemplares de un periódico gratuito. Tiene dos canas grises en el mentón, largas y fuertes como alambres, y la piel color ostra. Me toco instintivamente la barbilla y recuerdo con angustia que me tengo que depilar las piernas, qué pasaría si esta misma mañana tuviese un accidente y. Ahora caminamos rápido, sin cruzar palabra, pasamos de largo el ajedrez gigante del parque de Bastions, donde dos refugiados armenios observan en silencio a la reina negra enseñoreada en el centro del tablero, a la vez amenazante y expuesta. Tiro el bollo a una papelera y aprovecho para sacar de ella un par de botas, con la prisa he salido descalza. En la explanada, unos hombres están hinchando la carpa del circo Nock, el hidrógeno se esparce desigualmente, se concentra primero en un extremo mientras el otro se desploma todavía flácido sobre la arena, la cúpula ondea lentamente como un calamar gigante que se desplazase por el fondo marino, los dos hombres que están a un extremo pegan voces a los otros dos, allez gonflez, gonflez. Jaulas de palomas que sobrevolarán las cabezas de los espectadores cuando acabe el número del trapecio. Percheros móviles con vestidos de lentejuelas, mallas rosas, chaquetas de lunares. A pocos pasos, una cebra y un camello, sueltos entre las caravanas, ramonean en un círculo de zanahorias y mondas de tomate, y entre sus patas zigzaguea un gato cuatralbo. El camello alza la vista de vez en cuando, mirada soñadora y palaciega tras las largas pestañas rubias, cuando escucha las voces de los hombres. Al fin la yerguen. Nos alejamos, caminamos contra el viento por calles angostas, entre los edificios cada vez más dispersos, siempre en silencio, entre solares vacíos, hangares, fábricas abandonadas, hornos, chimeneas, a medida que nos alejamos de los barrios céntricos la ciudad parece replegarse hacia su pasado, hasta el punto de que ya no la reconozco y miro a Claude en busca de una clave, pero antes de decirle nada él ha entendido mi extrañeza y señala un punto en el horizonte en que el río, aletargado y exhausto de la larga travesía desde Menfis, está llegando a puerto, transportando en la barca solar el ataúd de cristal del hombre-Dios. ¿Alejandría?, pregunto. Eso es, ya casi hemos llegado.

Pleamar y bajamar de la conciencia. Un bramido que al principio confundo con una sirena, los espasmos acompasados de una cama, una pausa, una repentina nota aguda en una voz de mujer, una petición inaudible seguida de una inmediata confirmación de lugar, un ronquido masculino que repite cuatro veces la misma palabra, primero con rabia, luego en retirada, suspiros en contrapunto, una orden, y la niebla que lentamente empieza a izarse. Los Almeida, como siempre que se ven obligados a pasar demasiadas horas juntos, han sellado la paz. Y así es como me encuentro en la cama, a las ocho y media de la mañana, ese sábado.

211 comentarios

  • Ando tan ocupado con mis cositas, que llego tarde a mi cita de las mañanas con vosotros.
    Pirate leí tu historia cuando llegó a las 6,10.
    Me gustó, pero viendo que es la entrada tercera de una serie, voy a leerme las anteriores para ver si siguen alguna línea.
    Me han gustado dos frases muy especialmente:
    “aquí donde todo transcurre a velocidad submarina”
    “Tiene dos canas grises en el mentón, largas y fuertes como alambres, y la piel color ostra”
    Me ha venido a la cabeza la película, “La vida de los otros” (creo que ese es el título). Fué de lo último que recuerdo haber visto en el cine en Español. Magnífica película, como su relato.
    Pongo este link de música para Cello de Salvatore Lanzeti.

  • Buenos días a todos:
    A mí también me ha parecido una preciosidad, y, como empecé a venir en el 2016, y no había leído los capítulos anteriores, ( ni las otras entradas de Pirata Jenny ), allí que me he ido a escape veloz a leer, y a reconocer personajes.
    Y luego volveré, y volveré ( que cuando se encuentra un tesoro así , hay que retornar a él hasta tenerlo metido en los tuétanos ).
    ¡ Bravo Pirata !

  • Fabuloso, Pirata. Así es como anda uno en los sueños, descalzo y sin saber dónde se va. Lo de la “mirada palaciega” de los camellos es condenadamente exacto.

  • Tiro el bollo a una papelera y aprovecho para sacar de ella un par de botas, con la prisa he salido descalza.

    Aquí ha puesto la primera señal. Ibas leyendo tranquilamente y te paras en seco. Como cuando precisamente en un sueño suena un timbre y te despierta, un timbre que es del sueño y ahora mismo no estoy segura de si nos pasa a todos.
    Pirata Jenny es un lujo.

  • Me encuentro con esta frase en un manual académico de Castalia (escrito por un profesor de Teoría de la Literatura de una universidad española. Es un libro sobre gramática y retórica):

    «A veces la anástrofe es un curioso elemento estilístico, como sucede en Pérez Galdós, en cuyas novelas, expresiones como «en sangre tinto», contribuyen a ese estilo arcaizante, romántico, que le valió la chunga denominación de don Benito el garbancero».

    Me ha parecido muy rara la observación sobre «garbancero», pero con «la chunga denominación» todavía me estoy frotando los ojos. Cómo puede ser, esto se lo ha metido un negro. QUÉ RISA.

  • No sé si habéis seguido el caso del rector plagiario, yo no mucho porque me pone los pelos de punta y además siempre empiezo a pensar ¿y si al final fuera inocente, quién lava toda esta vergüenza pública? Me pasa con todo tipo de criminales, pobrecitos los criminalitos. A lo que vamos, el sábado leí esto de Álvarez de Miranda, que sí ha seguido el caso, y ahí se da a entender que tal vez el hombre en realidad no ha plagiado, ¡que los que han plagiado son sus negros, puede que incluso como venganza! Toma Geroma pastillas de goma.

  • Estupenda la entrada. Enhorabuena. Como a Procuro al llegar a lo de las botas en la papelera sonó una alarma y al leer la carpa flácida y la cebra y el camello rodeados de zanahorias y mondas de tomate ya se espera uno el sexo, a ver cómo.

  • PENA DE MUERTE
    Al asesino de Charlestonville le han condenado a muerte a pesar de tener solo 22 añitos. Se justifica tal decisión por su ideología “suprematista” (asesinó solo a gente de color) y porque no se aprecian signos de enfermedad mental.
    Cuando se juzga un crimen “odioso” en el que hay muchas víctimas siempre se trata de averiguar qué “ismo” había detrás y qué enfermedad mental padece el asesino. Ambas circunstancias modulan la pena e influyen sobre todo en si se aplica o no la pena de muerte (en los lugares donde siga vigente).
    Sin embargo, entiendo que debería juzgarse el crimen en sí, independientemente de la ideología o la patología que lo pretenda justificar. Así los que perpetraren crímenes tales como el citado inicialmente, los recientes de París o Berlín, o el atentado de Hipercor, deberían ser condenados a muerte sin paliativo ninguno.
    La discusión filosófica sobre la aplicación de la pena de muerte ha sido estéril, tan absurdo parece aplicarla para crímenes aislados como perdonarla a aquellos que cometen asesinatos indiscriminados en masa. Las justificaciones ideológicas, los crímenes revolucionarios, los atenuantes por locura o drogadicción, no tienen lugar cuando la gravedad de los hechos es de tal calibre que no admiten lenitivo alguno.

  • ¿Es cipotudo este Soto Ivars? Lo digo porque lleva barba. Eso sí, es presunción iuris tantum, o sea, que admite prueba en contrario. Por eso lo pregunto.

  • Magnífica la prosa colorida de Pirata. Me gustan sus andanzas oníricas. Recuerdo alguna, en el blog de Jabois, muy destacable.

    ***

    Del tal señor Soto Ivars he leído muy poco, pero nada que no sea un lugar común o una completa memez. Normalmente más lo segundo que lo primero.

  • Je ke paishaaaaaaaaaa… Está el texto ahí to wapo y me gusta que se traten asuntos consuetudinarios tales como los rituales de la procreación sin caer en el morboso regodeo. Por otro lado, podíais ponerle zoom a la ilustración.

  • El mes pasado se publicó esta carta al director en El País:

    Ayer se me cayó un vaso de cristal y se rompió. Lo cuento aquí porque, como hay tanta gente que lo cuenta todo por Twitter y demás redes sociales, he pensado que también podría interesar a los lectores de este periódico. Hoy se me ha caído un vaso de cristal, y después he tenido que recogerlo.— Gonzalo Sánchez Marín. Gelves (Sevilla).

    Como gracieta está bien, pero no comparto su crítica. No todo lo que se cuenta en las redes sociales es inane, y de hecho creo que hay quienes han logrado hacer de ello una lectura interesante. La calidad, como en tantas otras cosas, reside en la mesura. Utilizar una red social para comentar a qué hora te levantas, cuándo estás en el metro, cuándo llegas al trabajo y a qué hora bajas al bar a hacer una pausa (sobre todo si eres de Madriz), puede ser fascinante si sabes utilizar bien los recursos técnicos y lingüísticos que tienes a mano. Y digo fascinante porque toda aproximación a la vida ajena, si se expone ésta con cierta donosura, es el germen de gran parte de las obras de arte. Los voyeurs lo sabemos muy bien y por eso estamos encantados con el texto de Pi. La gracia desaparece cuando el mecanismo se repite demasiado. Es difícil saber dónde está el punto exacto en el que aborrecemos por repetitivo lo que antes nos entusiasmaba. Y el aborrecimiento nos lleva a pedir más. Cuando tras dos o tres años de contar siempre de la misma manera que te levantas, que el metro lleva retraso y que en el bar has visto a don Aurelio, como cada puto día de tu vida, el lector exige novedades. A veces estas novedades se otorgan, pero con un extraño sentido del pudor: el exhibicionismo no deja de ser políticamente correcto, y hoy en día es políticamente correcto, por ejemplo, comentar abiertamente que te drogas. Así, los viernes la rutina se difumina al aportar novedades: la persona exhibicionista nos cuenta que acude como siempre al Rockola (es un suponer), donde se ha puesto ciega de yintoñis y de coca y anfetaminas. Apreciable novedad, que dejará de serlo (apreciable y novedad) cuando volvamos a leerlo viernes tras viernes y sábado tras sábado. La osadía de esa transgresión (ya digo que socialmente concertada y aceptada) genera nuevas expectativas en el lector: quiere más. El lector se ha metido en su vida, pero sólo a medias. No sabe con qué regularidad actúa la flora intestinal del exhibicionista (ahora semi-exhibicionista) o cuándo cohabita con su pareja, y si ésta o aquél derrama dentro o fuera; tampoco sabe el lector cuándo en un éxtasis derivado de la inconsciencia de la intoxicación química de los viernes el o la exhibicionista ha usado el lavabo del bar como plató de un rodaje porno (a veces ocurre y el lector quiere saber). Para evitar que la curiosidad maride con la avidez, el exhibicionismo ha de ser atemperado y regirse por las estrictas leyes de la mesura. Lo demás termina siendo tedioso y un espectáculo triste que despierta la conmiseración. Ahora, no cabe achacar, al menos terminantemente, ni a la enfermedad mental ni a las drogas el hecho de que el exhibicionista recalcitrante y pesao cuente lo mismo día tras día sin apenas variaciones durante años. Quienes le impulsan a hacerlo son otros tarados que, día tras día y durante años, aplauden y jalean el infierno de la reiteración. RT, FAV, LOL.

  • Muy bueno, Pirata. Si no es por el espoiler de Proc yo no me entero hasta el final. Claro, no echan las cortinas y no me centro en el texto.

    Esto me decía mi madre, o algo parecido.

    y recuerdo con angustia que me tengo que depilar las piernas, qué pasaría si esta misma mañana tuviese un accidente y.

  • Bremaneur dice:
    Miércoles, 11/01/2017 a las 12:26

    No todo lo que se cuenta en las redes sociales es inane, y de hecho creo que hay quienes han logrado hacer de ello una lectura interesante. […] puede ser fascinante si sabes utilizar bien los recursos técnicos y lingüísticos que tienes a mano.

    Plagiando e interpolando a Ciorán:

    “Modelos de estilo: el juramento, el telegrama, el tuit y el epitafio.”

  • Está semana que ya anda mediada, ni tiempo me dio de echar de menos la prosa florida de Olmos.

    Entiendan con esto que me han gustando mucho los textos hasta ahora publicados 🙂

  • Cuando se cansen de ver series les recomiendo la película «The Man Who Knew Infinity» (Matt Brown, 2015), basada en la biografía de Kanigel, con Dev Patel como Ramanujan y Jeremy Irons en el papel de Hardy.
    Siendo sobre el matemático Ramanujan considero obligación de Chopsuey el recomendarla, pues deleita e instruye.

  • marquesdecubaslibres dice:
    Miércoles, 11/01/2017 a las 13:35
    Siendo sobre el matemático Ramanujan considero obligación de Chopsuey el recomendarla, pues deleita e instruye.

    Estoy casi ingrávido por la impaciencia de ver la escena en que hace la raíz cuadrada de 322. Tengo leído que es un juego de planos y contraplanos que tensificacionaliza la atmósfera de tal manera que corta la respiración.

  • PUTICHAT
    No estoy en contra de que se solacen con series, youtubes, fútbol o artículos de opinática cipotuda. Todo ello deleita, pero…
    ¿No les gusta instruirse?

  • El Rhein-Neckar Löwen marca la nueva estrategia (todos al ataque) que España seguirá de la mano de Julen para obtener el tercer entorchado.
    Sé que nadie me sigue (menos uno).

  • A mí me ha gustado lo de gato cuatralbo que me ha transportado a las clases de etnología de tercero de carrera.
    En esas clases nos teníamos que saber la nomenclatura de las capas de los toros..y del resto de animales.
    En uno de sus viajes, mi padre me trajo de Córdoba un póster magnífico con todas las capas y las denominaciones taurinas para describir al toro y otro para el caballo.
    Otra preciosidad.

  • Galopa caballo cuatralbo. Yo también me he parado en cuatralbo, Bonnie. Hace poco un toro mató a su dueño en una finca. Pasaron más de cuatro horas antes de que pudieran abatirlo y recuperar el cuerpo del hombre porque había que pedir permiso a la Consejería correspondiente del Gobierno regional (?). La de cosas que hay que son y que ni te imaginas que son. Conozco a conocidos de conocidos de la familia y tienen al parecer mucha amargura y dolor añadidos porque ahora se preguntan si el hombre llevaba muerto todo ese tiempo.

  • Pues a mí lo de cuatralbo me ha transportado a Paco Ibáñez en el Olympia. De hecho, las coplas de Jorge Manrique o las Palabras para Julia las recuerdo cantadas antes que recitadas.

  • La verdad es que sabéis de todo. Yo he ido al DRAE, y no acababa de entender qué hacía un cabo de cuatro galeras en el sueño de Pirata. ¿O no era un sueño?

    Proc, tiene que haber algo más que no se cuenta. ¿Quién en su sano juicio, y pudiendo matar al toro, espera cuatro horas un permiso de la consejería? Habría que meterlo en la cárcel.

  • ¿Ya os he contado que mi padre me hizo devolver el disco Paco Ibáñez en el Olympia porque le pareció un cognazo insoportable? Yo tenía entonces 14 años y empezaba a entender lo difícil que es ser inteleztuarl.

  • Obama, que es como ZP en charol y con mejor marketing, se ha quedado de pastaboniato al ver el triunfo de Trump. Su pretendido cambio en el “arco de la historia” que nos llevaría aun periodo de paz ha quedado en ridículo, el mundo está igual (o peor) que hace 8 años. Su “milenarismo” (ver enlace de Quinn) ha resultado utópico y del mismo pelaje que los del Califato mundial que traería la paz y la ausencia de vicio.
    La gente sensata ha votado a Trump y a Mariano, porque no cree en esas chorradas milenaristas de paz y amor, sino en el trabajo duro y la responsabilidad personal. Mientras tanto Lady Gaga, Arcadi Espada, Meryl Streep y Almodóvar ( todos over rated) siguen con su matraca anti-realidad.

  • marquesdecubaslibres dice:
    Miércoles, 11/01/2017 a las 14:22
    El Rhein-Neckar Löwen marca la nueva estrategia (todos al ataque) que España seguirá de la mano de Julen para obtener el tercer entorchado.
    Sé que nadie me sigue (menos uno)

    Lo que no sigo es lo del tercer entorchado. Ahí hay un error.

  • S. dice:
    Miércoles, 11/01/2017 a las 15:29
    Lo que no sigo es lo del tercer entorchado. Ahí hay un error.

    El combinado hispano de balomano obtuvo su primer entorchado mundial en 2005 bajo la batuta de Juan Carlos Pastor en una vibrante y maravillosa final contra Croacia. Entre los aguerridos muchachos de Pastor contábanse Mateo Garralda y David Barrufet y Joseja Hombrados, los hermanos Entrerríos, Juanín García, Rubén Garabaya, Demetrio Lozano y Albert Rocas. El segundo entorchado se consiguió en 2013, ocho años después, en una final ACOJONANTE contra Dinamarca, siendo el combinado patrio dirigido por el eterno Valero Rivera. Entre nuestros aguerridos muchachos hallábanse Julen Aguinagalde, Viran Morros, Gedeón Guardiola y Joan Cañellas.

  • Se queja hoy Alberto Olmos de que un gilipollas le llama «señorito» en Twitter (Bellpuig, ¿es usted?), de que no tuvo libros en casa de sus padres y de que él tampoco es muy favorable. Tengo una enfermedad parecida, especialmente porque me he pasado la vida comprando libros en ediciones baratas que ahora me dan un poco de grima. Pero sobre la acumulación de libros (ácaros y polvo) la mejor idea me la dio un amigo cuando estaba decorando su casa: «Aquí voy a poner una biblioteca de diseño moderno con libros grandes. Nada decora mejor una casa que unos buenos libros».

    Toma nota, Alberto Olmos: el coleccionismo de libros es una rama de la decoración de interiores. De las dos.

  • S. dice: Miércoles, 11/01/2017 a las 15:18
    Proc, tiene que haber algo más que no se cuenta. ¿Quién en su sano juicio, y pudiendo matar al toro, espera cuatro horas un permiso de la consejería? Habría que meterlo en la cárcel.

    La Guardia Civil era la que esperaba. Me lo contaron así y a mí también me cuesta creerlo. Lo he puesto a ver si Bonnie nos aclaraba el tuerto (o nos dejaba ciegos de los dos).

  • Perroantonio dice: Miércoles, 11/01/2017 a las 15:41

    Acumulo libros con el tesón y cariño de quien cultiva un vertedero y siempre creí que algunos cumplirían una misión, que transcenderían: alguien después encontraría y leería de nuevo los títulos imperecederos, las joyas en el muladar. El otro día mi hijo buscó y encontró Un mundo feliz. Tras contemplar con asco aquella cosa marrón en su mano, dijo así: «Oyes, madre, ¿te importa mucho si me lo compro nuevo?».
    Voy a adquirir una lira, mechero ya tengo.

  • BIBLIOTECA CASTRO
    Hay que comprar buenas ediciones que son eternas y además decoran. Hay una oferta irrechazable de las cinco trilogías de Baroja en la Biblioteca Castro. También cosas sensacionales de Alfonso X, y lo último, tres tomos con toda la novela de Valle.
    Y que ediciones, oiga.

  • El mes pasado volví a hundir mi prestigio profesional al sugerir que podríamos mandar a la trituradora unos cuantos libros. La gente se pone histérica con eso. Si les dijeras que ayer trituraste trescientos gatitos y un burro no llorarían tanto como con los libros. No termino de comprender esa mitificación.

    En casa no caben más y este año he pensado un macrotraslado a mi chamizo español. Algunos los estoy regalando a amigos y otros los dejo en una caja para que se los lleven los vecinos y demás transeúntes.

  • Perroantonio dice:
    Miércoles, 11/01/2017 a las 15:41

    Perro, me pasa lo mismo. Nunca he sentido un fetichismo especial por los libros, mi única exigencia es que estén a mano cuando me apetece leerlos, lo que me hace asiduo de bibliotecas, páginas de descarga y ediciones ratoneras de segunda mano. Esto último se vuelve un problema a poco que a uno le dé por mirar la extensa oferta que hay en internet. Hace poco inicié un expurgo apartando sobre todo novelas en una caja de esas que tienen en las fruterías, con destino la biblioteca municipal (para ellos las donaciones también son un problema; que se jodan). Ayer la madre de una amiga me preguntó a ver si tengo Oliver Twist, que se lo han mandado al chiquillo en el instituto. Le he dado mi ejemplar de una cochambrosa edición de El País (estaba en la caja de fruta, por supuesto) y le he dicho que ni se le ocurra devolvérmelo.

  • Alvaroquinn dice:
    Miércoles, 11/01/2017 a las 16:07
    (para ellos las donaciones también son un problema; que se jodan)

    Un respeto, terremoto.

  • marquesdecubaslibres dice: Miércoles, 11/01/2017 a las 15:27

    Obama, que es como ZP en charol…

    Bajo el mandato de Obama se ha bombardeado mucho.

    Yo creo que no hay que confundir la realidad con la publicidad. La administración de Obama ha sido extraordinaria vendiendo la moto, como lo prueba que hoy mismo siga abriendo telediarios con su buen rollito mientras Trump es más o menos la encarnación del Mal y Putin de Rasputin. Este maniqueísmo de los medios y de los inteleztuales es muy bueno para vender libros, periódicos y películas.

    Lo que pasa es que la segunda legislatura de Obama, la del autobombo multiplicado, ha sido muy poco fértil en acción de gobierno. Ha estado en minoría y no ha sabido administrarlo. También es verdad que en un sistema bipartidista es difícil maniobrar. Veremos cómo se lo monta Rajoy en esta legislatura.

  • Yo no consigo tirarlos, lo más que puedo es ir empaquetando y llevándolos al garaje. Debe ser genético, mi madre guardaba dentaduras.

  • El otro día decidí que voy a desprenderme de dos colecciones completas de El País, una de novela de aventuras y otra de novela negra. En pocos años su papel de mierda ha amarilleado, pero lo peor es que NO he abierto ninguno de estos libros desde que los fui comprando en cómodos plazos con el periódico. Liberaré tres baldas y podré llenarlas de chorradas nuevas.

  • Yo también tengo la colección de novela policiaca, Perro. He descubierto que tiene una virtud: los libros no son muy grandes y, colocándolos al fondo de la balda, me han permitido poner otra fila delante que oculta la anterior. Salve 1280 almas de la quema.

  • Lo mas cochambroso que tengo es la colección de RdL, el papel esta tan malo que parece pergamino moteado con excremento de moscas. En el Zulo tengo espacio muy amplio y ello me ha permitido ir haciendo traslados profilácticos.

  • Los libros la verdad que da pena tirarlos. Cuando murió mi suegro una junta de cuñados decidió comisionarme para escoger qué hubiera digno de ser salvado en la biblioteca de aquel hombre. Recuerdo que les pregunté enfadado, ¿y luego qué, hago lotes y os los reparto? Confesaron que no tenían mayor interés, así que me los quedé todos. Como ya no me caben más, los acomodé en una casa que tengo alquilada, allá en la Tierra del Cid. Es de ver los caretos que ponen los inquilinos cuando ven aquello. Cumplo así una especie de apostolado o más bien penitencia en pago por haber leído de joven las obras completas de Cecil Roberts.
    Recuerdo que sí estuve a punto de dar a la lumbre tres o cuatro novelitas de Martín Vigil. Se salvaron porque me acordé del pobre Gonzalito, que ya murió y en sus buenos tiempos aseguraba haberse hecho pajas leyendo a Martín Vigil, lo que siempre me pareció el colmo de la excentricidad. Es cierto que me recuerdo leyendo a escondidas Love Story, pero hombre, ¡Martín Vigil!

  • ¡Santo Dios, Martín Vigil! Yo leía sus artículos sobre cine de género en la revista de cómics de terror Vampus, allá por el… por el…

    Hace mucho.

  • Y sobre los libros : yo ya no tengo sitio, y tengo que desterrar un libro cada vez que pongo uno nuevo en mis estantes. Y eso que en casa hay bibliotecas en todas partes excepto en la cocina y en los cuartos de baño.
    Pero tengo un sistema estupendo : Destierro los libros de ensayo, y los que sean “vestidos”, y voy poniendo en su lugar, policiacos, y novelas de todo tipo ( incluso de vampiros y de licántropos) . Porque los libros “vestidos” siempre tienen quien los acoja en su casa ; sobre todo, gente joven que se quiera cultivar, y yo ya sólo tengo edad y tiempo, para disfrutar.
    Pero, primero leo los libros nuevos en Kindle, y, si me gustan, los compro en ediciones buenas, y de tapa dura, y si no, me olvido de ellos. Y así mantengo mi biblioteca viva, y cualquier libro de ella sé que lo voy a disfrutar cuando lo relea.
    Y que los americanos, con su American Library, tienen ediciones estupendas de policiacos,( como los de Dashiell Hammett, los de Chandler…) con papel bueno, y que abultan muy poco, y son una gozada.
    Y que el poderme comprar libros en buenas ediciones, o películas en DVD o en BluRay es una de las razones que me empujan a no tener “asistenta” en casa.
    Y pido mil perdones por contar esas cosas tan personales que no interesan a nadie.
    Ya siento

  • Aquí hay tres ancianos (Calaza, Viejecita y yo, por este orden) que ameritamos un respeto que a veces se nos niega. De muy mal gusto es acusar de “chochear”, como algún jovenzuelo se permite.

  • RENCOR DE CLASE
    En Berlín hay supermercados de ricos y supermercados de pobres. El supermercado de pobres suele ser cutre y mucho más barato, pero no tiene por qué haber peor calidad en ciertos productos. Humanamente, además de por atraer desfavorecidos psíquicos y físicos como uno mismo, se distinguen por tener unas cajeras feas y resecas que le echan a uno la bronca (deporte nacional de Alemania) por cualquier motivo, verbigracia que uno las obligue a dar mucho cambio. Uno entiende que estén mal pagadas, pero uno recuerda también que él estuvo mal pagado cuando se arrastraba por túneles llenos de ratas ensamblando tubos o cuando se levantaba a las dos de la madrugada para recorrer cien kilómetros antes de ponerse a destripar cerdos. Y jamás le echó uno la bronca a nadie. Ahora sí; ahora, cuando a uno le echa la bronca una de esas esmirriadas de cerebro agostado, uno tiende a contestar airado sólo por el placer de verlas callarse en seco. Pero es en los supermercados de ricos donde le entra a uno el verdadero rencor de clase. Los supermercados de ricos están ubicados en antiguos barrios populares, ahora gentrificados y llenos de nuevos ricos con cochazo y apartamento del cagarsen. Los nuevos ricos compran con cara impávida, a caballo entre el ictus y la felicidad esquizoide, y sus psiquiatras les han recomendado calma en la vida, porque es muy estresante hacerse rico, y por tanto, cuando van a pagar, los ricos introducen muuuuyyyyyy leeeeeeen taaaaa meeeeeeen teeeeee las vituallas en las bolsas, de tal forma que el que va detrás de ellos en la cola -uno mismo- tiene que hacer malabarismos para coger sus berzas y sus vinos y sus champiñones mientras el rico de turno sigue introduciendo muuuuyyyyyy leeeeeeen taaaaa meeeeeeen teeeeee en las bolsas sus patatas biológicas, sus rábanos biológicos y su papel biológico para sus biológicos culos. A uno esto le atormenta y desde hace tiempo uno coge su cesta y la coloca con violencia donde le toca, desparramando por la caja los productos biológicos de los ricos, que nunca se atreven a decir nada, porque uno alterna la cara de rico esquizoide, en perfecta imitación de los otros, que parecen vivir sin que existan semejantes a su alrededor, y la de árabe tronao con pinta de guardar una Smith & Wesson First Response SWFR bajo el sobaco, dispuesto a sacar la sirla a la mínima provocación. Y a uno, que debería bastarle la justicia desparramando los productos biológicos por la caja, se le vienen a la mente las habilidades que aprendió cuando ganaba dos míseras perras arrastrándose por túneles llenos de ratas o destripando cerdos, y no le importaría destripar de nuevo a estos nuevos cerdos cachazudos, ya fuera con la Smith & Wesson First Response SWFR a modo de cuchillo costillero, ya fuera con una radial con disco de diamante, pues si el hierro lo cortaba como si fuera un trozo de chopped, habría que ver cómo sajaría las tripas regordas de estos ricos biológicos.

  • Camarada, estás a punto de caramelo para convertirte en revolucionario. Sólo hay que reconducir tu odio de clase en la dirección correcta. Necesitas un lider de la vanguardia intelectual que te guíe.

  • Hace unos pocos años descubrí la serie de novelas del detective berlinés Bernie Gunther cuyo autor es el escocés Philip Kerr. Las tengo leídas y gozadas todas, diez y doce, y hasta alturas es ya de lo poco que salvaría de la quema. Aunque lo de quema ahora va a resultar complicado, pues con el divorcio me quedé sin casa con chimenea-la del padre político-para estos menesteres. Habrá que pensar algo.

  • Perroantonio dice:
    Miércoles, 11/01/2017 a las 17:52 Editar
    ¿Te he hablado alguna vez del Partido?

    Chí, chí, me guchtaaaa, a dechtripar burguechech!! Viva la dentadura del proletariado!! Abajo la burguechía!!!

  • En Berlín tuve la impresión, quizá errada, de que los que van en coche son los pobres, aunque sean cochazos. Todos los chóferes, de autobuses, taxis y autoturismos particulares, eran emigrantes o, en su caso, alemanes convincentemente disfrazados de tales. Los que tenían pinta de nativos, altos y rubios como la cerveza, y Pagola, se desplazaban en bicicleta.

  • Morgan tiene usted razón. No conozco Berlín, pero he recorrido mucho de alemania, y esos rubios y fraulens, pedaleicos, disfrutan matándote de un atropello o de un infarto con sus timbrazos y pasandote de roce cuando “invades” las líneas que delimitan en las aceras sus feudos bicicletoides.
    Peligrosísimos. Puro terrorismo ecológico.

  • Tengo una estantería especial para los libros que lo merecen. Las causas de tales merecimientos son variadas y muy a menudo caprichosas. Van de muy interesantes a muy clásicos a muy frikis. El espacio está limitado. No más de los que caben ahí, aunque caben muchos. Si hay demasiados, expurgo. Al final sólo releo los que están ahí. El orden tiene que ver con el contenido. Este libro habla de aquello que, en mi cabeza, se relaciona, o mejor, en su día se relacionó, con lo que dice el siguiente, así que van juntos. Eso provoca dos tipos de conflictos. El primero es que en ocasiones dos libros pugnan por seguir o anteceder a otro. El segundo es que para cualquier otro se trata de un albur; ese orden no sirve para nadie. En ocasiones empiezo a leer un libro y ya sé dónde tengo que ponerlo. Para mi verlos así desordenados evoca momentos en los que tuve pensamientos ordenados, lo cual tranquiliza, aunque a veces ocurra lo contrario. El otro día no fui capaz de recordar por qué razón puse el Manual del Adorador Nocturno Honorario después de la Guía para visitar Lisboa de Pessoa.

  • Con lo de los libros y mi último traslado, he sido firme.
    La madre de mis hijos se quedó con todo. PUNTO.
    Ahora tengo algunos libros de sólo leer y luego se los paso a mis hermanos.
    Mis hijos no saben qué hacer con un objeto de papel que no tiene imágenes, ni configurador, ni nada…
    Tengo algunas joyas que me han regalado estos últimos años franceses, pero ya no quiero nada más.
    Ahora he comenzado a hacerme mis libros, después de escribirlos y pintarlos.
    Hace una hora he terminado de pintar mi último encargo, para un joven que esta tan enamorado que quería que le pintara un dibujo que me vió, en la parte interior de la puerta del apartamento.
    Dicho y pintado.
    El contento, yo he cobrado.
    Seguimos comiendo caliente.

  • La angustia que nos atrapa a la hora de tirar un libro es una tara que se transmite de generación en generación. Hace muchos años un libro valía lo que una buena finca y nadie se atreve a tirar una finca, jugársela a las cartas sí, pero tirarla a la basura es complicado.

    Algo parecido ocurre con las joyas de la abuela. Todo el mundo se piensa que las joyas de la abuela tienen un gran valor, pero no es así normalmente. Los diamantes son de talla antigua y habría que tallarlos otra vez con lo que perderían un porcentaje importante de quilates. ¿Por qué pensamos que son valiosas? Porque hace ochenta, cien, ciento cincuenta años casi nadie manejaba dinero. Lo habitual era el trueque, sobre todo en el medio rural. Los pocos cuya economía les permitía adquirir joyas no podían hacerlo a cambio de dos talegas de garbanzos y un queso, tenían que pagar con dinero, un objeto, un ente casi fabuloso, del que todo el mundo había oído hablar pero pocos habían visto. Las cosas que se compraban con dinero -y las joyas lo eran- adquirían inmediatamente un atractivo, carisma, reputación mucho mayor que el que le correspondía a su valor de mercado. Insisto en que esto ocurría en el medio rural, donde el intercambio sigue teniendo un peso de cierta importancia en la economía doméstica.

    Viejecita, Francisca (que me discutirá la tesis del valor “sentimental” de las joyas y libros) y yo somos los decanos, el marqués es un niño que aún no cumplió 62 añitos. Un chaval.

    Pirate, su relato es estremecedor: “La cuesta de la rue de Voltaire está vacía y huele a pan y yo arrastro hacia el río el cuerpo todavía envuelto en un bostezo. Oigo el agua nocturna borbotear en las alcantarillas. Oigo los árboles sacudirse el agua nocturna cuando el aire los atraviesa.”

  • Estoy visceralmente en contra de los carriles bicis. Fuera privilegios ¿Por qué no un carril burros? Todos los vehículos a la calzada y a buscarse la vida.

  • La luna llena de invierno sale a recibirme cuando salgo a la calle después de tres semanas con la pata quebrada y en casa. Menos mal que en estas fechas ha venido mi hijo a hacerme la comida y cuidarme.
    Será mejor no tirarse pegotes con la edad, que aquí se sabe todo. Pero son muchos años acumulando papeles. He leído muchos, muchísimos libros, demasiados quizá; y sin embargo es como si pudiera asegurar que no he leído nada.

  • Sr. Verle dice: Miércoles, 11/01/2017 a las 20:19

    He leído muchos, muchísimos libros, demasiados quizá; y sin embargo es como si pudiera asegurar que no he leído nada.

    La poesía es lo que tiene…

  • Muy bonita entrada, me gusta mucho soñar dormido, creo que la mayoría de las neuronas descansan, otras trabajan y las insomnes se ponen una película.

  • No me acuerdo nunca de los sueños.
    Soñar seguro que soñare, como todos los humanos e incluso los serie 5 que también lo hacen.
    Pero es que cuando duermo mi experiencia es como la de dejar de existir.
    Es como despertar de anestesia, pero sin resaca, y con ganas de empezar.
    Soñar solo lo hago despierto.
    También tengo algunas pesadillas despierto, pero las olvido todos los días.

  • Pero es que cuando duermo mi experiencia es como la de dejar de existir.

    Tendría que irme a la niñez para recordar esa sensación. Sólo la noche de Reyes era distinto.

    Yo creo que es por algo que dijiste el otro día, y que para mí es la frase del año (junto a los jabatos creados a imagen de Dios, de Mortimer): “Nunca estuve tan arruinado ni fui tan feliz”. Cito de memoria.

  • Bien Quinn.
    Gracias.

    Ayer mismo iba a escribir aquí que me he convertido en un puto nazi, profundamente anti musulmán y violentamente pro Israel. Mientras conciliaba contradicción recordé que ahora “los judíos son los nuevos nazis” y ya todo cuadró.

    Puto nazi pues.

  • A pesar de que tengo una casa aceptablemente grande, hace años que recurrí a un trastero para los volúmenes que me parece menos relevantes, entre ellos algunos centenares de ejemplares de mis propias novelas. De joven tiraba los libros a la basura, o los dejaba olvidados en cualquier parte, conforme los iba leyendo, en una especie de acto de desprendimiento. Luego pasé varias décadas tratando de recuperarlos uno por uno (Debí quedarme en casa, fue el último de ellos). Me gusta mirarlos desde lejos. Me gusta quitarles el polvo. Me gusta el aroma de sus páginas. También tengo unos estantes especiales para las joyas: Poe, Vonnegut, Céline y Wilde en concreto. (Mañana mismo, si todo va bien, me ha de llegar una biografía de Poe escrita por Ramón Gómez de la Serna que probablemente vaya a parar también allí) Siempre los subrayo, hasta las ediciones más valiosas, y en ocasiones escribo en sus márgenes. De tanto en tanto encuentro sorpresas entre sus páginas: una foto perdida, la esquela de un amigo o una anotación manuscrita –un fogonazo– que había olvidado y en ese momento se me antoja brillante, como si la hubiera escrito otro y no yo.

  • Gómez dice: Miércoles, 11/01/2017 a las 21:22
    A pesar de que tengo una casa aceptablemente grande, hace años que recurrí a un trastero para los volúmenes que me parece menos relevantes, entre ellos algunos centenares de ejemplares de mis propias novelas.

    ¿Pero el negocio no consiste en que las compren otros?

  • Está feo decirlo, pero yo medio curraba ahí. Y gané un premio hace dos o tres años en el que me regalaron un par de cajas de ejemplares.

  • No había hilo, me acordé al leer el artículo.

    Perro, mi conversion en lo que otros calificaràn como, nazi es porque ya no distingo musulmán de islamista. Creo fervientemente porque se lo he oído y leído a varios ex musulmanes e intelectuales árabes desde hace años, que no hay musulmanes moderados, si lo son, son malos musulmanes. Y además está el tema de la Taqiyya.

  • Yo creo que sí los distingo: el islamista es el que mata, como norma general a otros musulmanes, que son los que tiene más cerca. Él es el que los tacha de malos musulmanes pero es un juego perverso: siempre hay alguien más musulmán que el anterior; Estado Islámico ha llegado a unas cotas de rigidez tal vez inauditas pero sus calificaciones de buenos musulmanes han sido rechazadas por toda la clericalla suní y chií. Dicho esto, habría que comentar la naturaleza tribal de las sociedades musulmanas y la atronadora ración de propaganda que tragan tan contentos todos los días para entender lo lejos que están del mundo occidental. Un resumen.

  • Jorge Resurrección Satur dice:
    Miércoles, 11/01/2017 a las 15:41
    Aquella final ACOJONANTE puede verse en youtoubert.

    La acabo de ver. Nunca jugué a balonmano, yo era hincha. Me pasé la adolescencia siguiendo a un grupo de chavales que empezaron a jugar juntos en cadetes (de vista nos conocíamos todos) y en ocho años llegaron a División de Honor. Creo que no se ha vuelto a hacer nada igual.

  • EN LA IGLESIA DE LA CHATARROLOGÍA

    Hace un tiempo hice una excursión con un colega a Madrid. Como buenos pueblerinos, vimos todo lo que había que ver, pusimos cara de pasmo donde convenía y fuimos a restaurantes de países que salen en el telediario siempre en conflicto. Bajando por una calle que termina en el Congreso reparamos en una gran sede de la Cienciología, con paneles brillantes en la puerta. Le comenté a mi amigo que tenía ganas de ver una mamandurria de esas por dentro y que por qué no entrábamos; me contestó que me esperaba en el Starbucks de más abajo. Total, que me lancé al chiringuito y una amable señora de no sé qué país del este, uno de esos que suele invadir Rusia, me explicó cómo funcionaba el tinglado. Había una serie de nichos, separados por biombos, y en cada uno había sillas y ordenadores. Te sentabas y te ponían un vídeo de duración variable (los que vi durarían entre 10 y 20 min), con una producción digna de TeleCantabria (un canal que, cuando existía, emitía continuamente Pepa y Pepe y bolos), en el que gente sonriente curaba con el dedo (sic) a gente sin problemas. Lo que leen: pasándole un dedo a alguien por encima se le quitaban los dolores de cabeza, las piedras del riñón o el estreñimiento en virtud de no sé qué energía chiripitifláutica. La señora me cambió de cabina unas tres veces y me puso sendos vídeos mientras yo, que era el único ̶m̶e̶m̶o̶ visitante, miraba de reojo por la cristalera cómo la gente pasaba y me veía allí sentado. El lugar era amplio y tenía cabinas a cholón, además de estanterías donde se ofrecían los libros de Hubbard a un módico precio (25 aurelios each, creo recordar); aparte de eso, daba la sensación de ser una ofina limpia, moderna e impersonal. Tecnología no muy allá, una señora amable que me contó que era médico en su país y había aprendido a sanar gracias a estas patrañas, impersonalidad y, en fin, nada de chicha, ni para los pensadores ni para los estetas. Cuando salí del recinto con un puñado de panfletos que todavía debo de tener por ahí me llegó un whatsap de mi amigo: “¿Qué, ya les has dado el número de cuenta?”.

    Me he acordado de esto viendo en Netflix Going Clear, un documental basado en el libro de Lawrence Wright (cuyo La torre elevada ya se recomendó aquí), en el que se cuenta la historia y organización de la Cienciología gracias al testimonio de los que salieron de ella. Magufismo, charlatanería, intimidación, chantaje, abusos de todo tipo, extorsión, un afán de lucro al que sólo falta poner a los acólitos boca abajo y sacudirlos para que caigan las monedas, explotación y otras hierbas de las que adornan las historias de las sectas. Tras terminar el documental me asusta un poco la candidez con la que me metí en la boca del lobo.

  • S., los del Villa de Avilés llegaron en menos. Yo tenía amistad con varios. Todavía hoy me crucé con Chus Barbón.

  • Como nuevo nazi, no es que no los distinga, es que he decidido no distinguirlos. He renunciado al matiz y la inteligencia.
    Abogo ya directamente por la expulsion de los moriscos.

    Los malos musulmanes no lo son porque lo diga el Daesh u otro, si no porque desobedecen la orden directa de Dios que les manda no cejar hasta que el Islam reine sobre toda la tierra. Todo musulmán sabe que no puede desobedecer esa ni ninguna otra orden de Dios. No todo islamista radical, todo musulmán está obligado a imponer la sahria en el mundo.

  • Alvaroquinn dice: Jueves, 12/01/2017 a las 00:15
    EN LA IGLESIA DE LA CHATARROLOGÍA

    A quién se le ocurre. Que alguien le dé una colleja.
    Álvaro, eres muy gracioso.

  • Coniio, ha sido la primera vez en diez años que llamo Perro a secas a PerroAntoine.
    A ver si voy a perder las formas con esto de la nazificaciön.

  • Proc, yo estoy a una caída de ojos de una prosélita (y suelen ser muy sonrientes y amables) de convertirme a algún culto raro. ¡Necesito esa colleja urgentemente!

  • Procuro fijarme dice:
    Miércoles, 11/01/2017 a las 14:53

    Voy a hablar por no callar, y yo entiendo que en este caso, el permiso para matar al toro lo tienen que dar las autoridades competentes (por lo que leo la Consejería) ya que aunque no os lo creais hay una normativa de cómo tiene que ser la muerte de los animalicos para que sufran lo menos posible. Lo que no sé es cómo se tarda tanto en dar ese permiso cuando pasan estas cosas.
    He indagado y he visto que el toro era de raza Limousin, que es una raza bastante tranquila y que después de ser abatido por el Seprona, lo dejaron ahí tirao como una colilla.

  • Gracias, Bonnie. Como no tengo ni idea, supongo que todo el mundo hizo lo que tenía que hacer lo mejor que pudo.

  • Francisca dijo que la Biblia y el Código Civil son las fuentes para el conocimiento de la naturaleza humana, y aquí anuncian una inminente reforma de la naturaleza humana catalana que va a apartarla un poco de la naturaleza humana general española.

  • Buenos días.
    Estoy nadando entre miles de puntos y líneas.
    mantener ese orden me exige una precisión que tenía olvidada, y una tenacidad fuera de mi atmósfera.
    Termina gustándome este esfuerzo.
    La película va por su sitio, pero perfeccionarla se convierte en una especie de sarna.
    Me pica y me agijonea constantemente.
    Ya terminé el storyboard y lo convertí en un cuadro.
    Desarrollé los 100 primeros croquis que he convertido en un libro caja.
    La novela de Zeppi, que casi tengo finalizada, me sirve como descanso mental.
    Lo más problemático me está resultando acoplar la ciencia a una teoría peregrina en la que me baso. No obstante, si nos atenemos a principios cuánticos, creo que he comprendido lo que sería probable e improbable (si verderamente comprender la cuántica sin ser un científico es posible con principios físicos de cuando yo leí).
    No obstante, la cuestión en todo esto es las conclusiones, segúramente peregrinas que un hombre con algunos principios, y algo de cultura y apertura de mente, puede sacar de su pequeña experiencia.
    Es una visión poética de algo de ciencia, y una explicación que me permite seguir vivo y activo dentro de una cierta consistencia. Si es que un ser humano es consistente o sólo terco.
    Gómez, me tiene intrigado lo de sus cajas con novelas de regalar.
    Un ejemplar de cada una de sus novelas sí que me gustaría tener.
    No soy muy convencional, pero llegarían a un buen hogar de adopción, y no serían para decorar, sino para ser leidas.
    Pirate, como no sale, le mando estos Mozarts interpretados por las cálidas manos de la Pires. (es una forma de poder soñar, mientras estás despierto, y con nitidez de sol de invierno).
    Ximeno, fijate que como a Zeppi, yo te hacía de mi quinta….(no sé por qué razón tengo una sensación de ser viejísimo y que todos ustedes son jóvenes, cuando parece que es al revés).
    No consigo acoplarme a este mundo que nos rodea y cada vez entro más profundo en la cueva. Cuando salgo el sol siempre me deslumbra. me invita a mirar y salir a explorar. Se me suele pasar pronto.
    Momentos de introspección.
    Todo llega y todo pasa…

  • Alvaro, te voy a dar la colleja y un bofetón.
    No te nos metas en charcos raros.
    Cómprate un perro o algo, mira cine porno o películas de Bogart.
    Haz como Saturio, mira partidos de balonmano o balonvolea (no la versión de playa y femenina).
    CUIDADIIIIIIN¡¡¡¡¡¡¡¡

  • “Si siempre creíste que todos debemos
    jugar con las mismas reglas y ser
    juzgados con las mismas leyes hace cincuenta
    años hubieras sido tachado de radical, hace veinticinco de progresista, hoy de racista.”
    Thomas Sowell

  • Adapt, me temo que las personas de a pie, corrientes y que cumplen las leyes y se rigen por principios, nunca hemos sido tratadas por la misma ley.
    Las minorías han tenido siempre el poder.
    Con democracia y sin ella.
    Me da mucha pereza hacer un alegato con el asunto.
    Ahora cuanto más extraño es algo, más dispuesta encontrará a una masa para decir que es la verdad y pedir su derecho y obtenerlo a costa de romper lo que haga falta, para además dejar de estar satisfecho nada más obtenerlo.

  • Alvaroquinn dice: Jueves, 12/01/2017 a las 01:14

    Proc, yo estoy a una caída de ojos de una prosélita (y suelen ser muy sonrientes y amables) de convertirme a algún culto raro. ¡Necesito esa colleja urgentemente!

    ¡Y además, MASOQUISTA!

  • Procuro fijarme dice:
    Miércoles, 11/01/2017 a las 15:58

    Jajajaja. Esa frase vale más que muchos estudios sociológicos presuntamente sesudos. Dígale a su hijo que vale ya con los disgustos, que sus parientes son de lo más sentidos.

    Alvaroquinn dice:
    Jueves, 12/01/2017 a las 00:15

    Cuando la vi por primera vez también me llamó la atención. He de reconocer que se me pasó por la cabeza entrar para ver con mis propios ojos cómo disfrazan las patrañas de Verdad Absoluta. Si no me equivoco, los dos somos de Cantabria. Igual es algo congénito.

  • Mil gracias a todos por los parabienes. Tuve muchas dudas sobre qué incluir y qué no incluir para dar pistas sobre el sueño. La primera vez que lo escribí no había ninguna mención a la “angustia por depilación” ni a los pies descalzos. La confusión entre Ginebra y Alejandría y el dato de que entre la bronca y la reconciliación de los Almeida pasara media hora me parecían suficientes. Me tienta eliminar las referencias en una versión definitiva.

    ¿Si no aparecieran la papelera y las botas seguirían interpretándolo como un sueño?

  • Hablando de sueño, llevo muchos días despertándome puntualmente a las dos y media de la mañana y durmiéndome de nuevo a eso de las cinco. No me despierto cansada, sino tan despierta que podría bajar a la calle, coger el coche y conducir hasta París. Pero no me levanto a leer porque tengo la esperanza de caer pronto y porque me jode la idea de estar al día siguiente para el desguace y no poder trabajar bien. ¿Consejos de insomnes?

  • Pirate antes dije si. Seguiría pareciendome un sueño.
    Yo no soy insomne, pero sí que muchos días me despierto a cualquier hora con la sensación de que estoy como una lechuga fresca, y disponible para la acción. Bajo rápidamente a la cocina para ver el reloj del horno, y si la hora es abrupta, me preparo un descafeinado expreso, descalzo y con sólo pantalón de pijama, normalmente me entra mucho frío, me tomo el café y retornar a la cama se hace un placer tan grande que me duermo.
    También es cierto que no debo cumplir con horarios, pero sí que mi pareja los cumple y yo me levanto con ella para desayunar y me pongo a trabajar cuando sale.
    En algunas ocasiones me dejo guiar por ese levantar y me pongo a hacer cosas. Trabajar o limpiar el lavavajillas o lo que sea.
    Después de comer, hacia las 12,30 me sacudo una siestecita de sofá con manta de 1 hora, y a invadir Polonia otra vez…
    Lo bueno de la ruina económica es que ya no quieres remontarla.

  • Al sabio canon de Doña Francisca es menester agregar el Reglamento Hipotecario. Hay ahí una prosa que ríete tu de Azorín (digo Azorín por decir algo).
    Dejo como muestra el último párrafo de su Exposición de Motivos:

    Todas estas disposiciones y otras muchas que se omiten aconsejan que el nuevo Reglamento se publique con carácter definitivo, no sólo para evitar, como ocurrió con el anterior, que, promulgado como provisional, ha regido más de 30 años, sino también porque en esa forma ha de robustecerse su autoridad con el dictamen previo del más Alto Cuerpo Consultivo del Estado, que si siempre sería conveniente regular institución tan importante como es el Registro de la propiedad inmueble, resulta inexcusable para corroborar que el nuevo ordenamiento no ha rebasado el estricto marco legal dentro del cual debe desenvolver la Administración su facultad reglamentaria.

  • Fahrenheit 811.

    “El ascendiente que heredare de su descendiente bienes que éste hubiese adquirido por título lucrativo de otro ascendiente, o de un hermano, se halla obligado a reservar los que hubiere adquirido por ministerio de la ley en favor de los parientes que estén dentro del tercer grado y pertenezcan a la línea de donde los bienes proceden.”

  • EL CONSULTORIO DEL MARQUÉS: HOY EARLY AWAKENING
    Pirate, el despertar temprano es un síntoma de envejecimiento del sistema nervioso central, le ocurre antes o después a todo el mundo. Los ancianos gustamos de acostarnos y levantarnos pronto, justo lo contrario de lo que prefieren los jóvenes. El alcohol, además, lo empeora al facilitar la inducción rápida del sueño y los tempranos despertares. La ingesta de melatonina regula en parte el ritmo circadiano y puede ayudar algo, aunque no mucho, la verdad. Es recomendable permanecer en la cama, pues levantarse o leer suele prolongar el periodo de vigilia. Debe descartarse la presencia de una enfermedad bipolar, pues ella, o la tristeza en general favorece el dormirse pronto y despertarse temprano. Aconsejo modificar los horarios, cenar sobre las ocho y acostarse a las once es una medida prudente. Si encuentra una pareja comprensiva, echar un buen polvo en mitad de la noche ayuda a volverse a dormir.
    Chopsuey deleita e instruye.

  • La reserva viudal que nos trae Mortimer es una de las cumbres del código civil, sin duda.
    Entre mis favoritas, las que aparecen bajo la rúbrica “De las precauciones que deben adoptarse cuando la viuda queda encinta”, que igual sería mejor decir “quedó encinta”, por otra parte.
    Una perla:
    … al aproximarse la época del parto, la viuda deberá ponerlo en conocimiento de los mismos interesados. Estos tendrán derecho a nombrar persona de su confianza, que se cerciore de la realidad del alumbramiento.
    Si la persona designada fuere rechazada por la paciente, hará el Juez el nombramiento, debiendo éste recaer en Facultativo o en mujer.

  • Y otra más, que dejo a la Consideración de Adapts en cuanto al sentido en que deba interpretarse lo de “sea rica”, más claro sería cambiar el copulativo por la forma correspondiente de su pariente estar, claro.
    La viuda que quede encinta, aun cuando sea rica, deberá ser alimentada de los bienes hereditarios, habida consideración a la parte que en ellos pueda tener el póstumo, si naciere y fuere viable.

  • NO REÍRSEN DEL BILBAO
    Apabullante demostración de fuerza del combinado culet, que supo zafarse de la presión de los leones. Sin poder hacerse con el control de la redonda, los culets imprimieron velocidad al juego, lo que permitió contemplar el espectáculo de los tres arietes blatrranas. Golazo de Suárez, penal bien lanzado por Tiananmen y cañardo de falta lanzado por Messit, el mejor jugador de balompié del mundo, a años luz del segundo (la lucha por este puesto está entre Suárez y Grismann). Es un lujo ver jugar al Barza de Luis Manrique. De todas formas, no reírsen del Bilbao, por favor. Los equipos menores también tienen derecho a luchar por el entorchado de la copa de su Majestad de Rey, aunque salgan a la cancha sin sus arietes fetiche, tal es el caso de Mundialín y Aritzikerkoitz Antxurits. El Bilbao ejerció una presión notable que no hizo fácil la victoria de los del Reino de Aragón.

  • Pirata Jenny dice:
    Jueves, 12/01/2017 a las 10:38

    Yo tampoco me di cuenta hasta llegar a Menfis (que mi cabeza disfuncional concibió de primeras como Memphis, pero eso ya es cosa mía).

  • Schultz, lo de las mujeres en las leyes, a los ojos de hoy, resulta sonrojante.
    El CC tiene artículos que es imposible redactar ni con más precisión ni con menos palabras, aunque en ocasiones da igual, porque son incomprensibles.

    “Si los herederos instituidos en partes desiguales fueren sustituidos recíprocamente, tendrán en la sustitución las mismas partes que en la institución, a no ser que claramente aparezca haber sido otra la voluntad del testador.”

  • Se imagina uno a esa viuda encinta, o no, y toda una peña de herederos del difunto alrededor, esperando al póstumo y a su hipotética viabilidad.
    Real como la vida misma, por otra parte.

    Mortimer, iba a meter una cita del fideicomiso de residuo, pero creo que estamos inundando, aunque mi única pretensión era la alabanza de la redacción del legislador de antaño.

  • A Pirate le regalaron una radio fetén que sintoniza las emisoras digitales de medio mundo y nos dio mucha envidia de la buena. Los que no tenemos dinero para gastarnos en virguerías nos tenemos que conformar con… ¡ESTE MARAVILLOSO INTERFAZ GRÁFICO PARA LOCALIZAR EMISORAS DIGITALES EN TODO EL MUNDO!

    Como dice el Marqués, ÇHØPSUËY DELEITA E INSTRUYE, pero además te abre los ojos y las orejas y te pone músiquita.

    Bellpuig, ponga un enlace fijo en algún sitio a esta maravilla, por favor.

  • ¡Ah! Descartando pues que las gentes de campo o mejor dicho trabajando en el campo seas bipolares, tengan tristeza, depresión o vejez prematura del sistema nervioso central, es gente sana que se levanta tempranito para tocar las narices a sus vecinos con sus ruidos cotidianos de apareos granjiles, con sus vacas cantando el tono de sus cencerros y ovejas con su beeeeee lastimero entre tanto el tractor ronronea un suave amanecer.
    Uhmmm… A qué mañana les llamo a gritos, viejos tristes bipolares, que follen a media noche y que no molesten tanto.

  • Perroantonio dice:
    Jueves, 12/01/2017 a las 13:31
    Bellpuig, ponga un enlace fijo en algún sitio a esta maravilla, por favor.

    Si, bwana, el señorito bwana ya lo tiene en la barra superior. ¿Desea algo más el señorito?

  • Lo de bipolar yo no creo que sea, si era bipolar en mi infancia eso se arreglaba con dos tortazos y la mili.
    Sólo soy lo triste que produce ver lo chungo en portada, y nunca he estado deprimido.
    Lo de las relaciones sexuales, por discreción lo omito, pero ayudar ayuda seguro, no obstante también despiertan muy muy bien para comenzar tareas en vez de dormir.
    Vamos que duermo como un bebé y ya tengo casi 55.
    Pero S. tenía ayer razón, como ya nada tengo que defender ni perder, la tranquilidad es enorme.

  • El lenguaje Notarial, el del código de comercio, el legal en general tiene su gracias sí.
    La misma precisión que la ciencia, osea, moldeable en muchos casos.
    Requiere de una atención enorme.

  • Perroantonio dice:
    Jueves, 12/01/2017 a las 13:31
    A Pirate le regalaron una radio fetén que sintoniza las emisoras digitales de medio mundo y nos dio mucha envidia de la buena. Los que no tenemos dinero para gastarnos en virguerías nos tenemos que conformar con… ¡ESTE MARAVILLOSO INTERFAZ GRÁFICO PARA LOCALIZAR EMISORAS DIGITALES EN TODO EL MUNDO!

    12/10

  • ¡Más cochinadas y menos literatura, cagonsanpetersburgo!

    (En los comentarios digo, en las entradas perfecto y mejor ejemplo placentero que el de Pirate, pocos)

  • REVISIONES

    Cuando El retrato de Dorian Gray iba a ser publicado, Oscar Wilde, a punto de partir para París, pidió a un amigo que revisase las pruebas de la novela. A poco le llegó a este amigo un telegrama urgente desde la capital francesa:

    “Suspende todas las pruebas. Wilde”.

    Se trataba de una corrección “de último minuto”.

    En el libro, a un fabricante de marcos Wilde le había dado el nombre de “Asthon”, y pretendía cambiarlo.

    “Asthon es nombre de caballero, adujo. “Y se lo he puesto a un comerciante. Hay que cambiarlo por Hubbard. Hubbard huele particularmente a comerciante”.

    Y así fue cómo Mr. Asthon se convirtió en Mr. Hubbard.

  • Es que ¿cómo conio van a venir chicas nuevas a éste, nuestro blö, hablando de literatura?

    Ellas buscan el olor a tabaco, alcohol y sudor.

  • Perroan, ese puto link a la radio digital mundial es lo MEJOR que nunca he visto. Es un viejo sueño que veo cumplido.
    Dios les bendiga.

  • schultz dice:
    Jueves, 12/01/2017 a las 11:16

    MGAUSSAGE dice:
    Jueves, 12/01/2017 a las 11:47

    schultz dice:
    Jueves, 12/01/2017 a las 12:06

    schultz dice:
    Jueves, 12/01/2017 a las 12:10

    MGAUSSAGE dice:
    Jueves, 12/01/2017 a las 13:05

    schultz dice:
    Jueves, 12/01/2017 a las 13:25

    FAEMINO y CANSADO

  • marquesdecubaslibres dice:
    Jueves, 12/01/2017 a las 16:27
    Perroan, ese puto link a la radio digital mundial es lo MEJOR que nunca he visto.

    ¡Tres burras para Pedro Antonio!

    ¡HIPPY, HIPPY, BURRA! ¡HIPPY, HIPPY, BURRA! ¡HIPPY, HIPPY, BURRA!

  • Me dijeron que no era posible que se oyera el Fandango del Padre Soler al abrir Chopsuey, “problemas técnicos” aducía Bellpuig con displicencia. Y ahora resulta que se puede oír la radio digital around the world.
    Quiero denunciar esta situación y , en su caso, exigir responsabilidades y dimisiones en cadena Dial si procede.

  • Procuro fijarme dice:
    Jueves, 12/01/2017 a las 16:48

    Procuro, saca usted de nuestros comentarios y citas esa errónea impresión porque “El derecho es la coordinación objetiva de las acciones posibles entre varios sujetos, según un principio ético que las determina, excluyendo todo impedimento.”

  • LIBROS, LIBROS, LIBROS…

    Aunque las bellas jovencitas que pudieran sentirse atraídas por este lugar para la búsqueda de sexo y depravación huyan despavoridas, es mi deber ineludible consignar en esta sábana que acabo de recibir vía Amazon una joyita que me ha alegrado el día. Se trata del libro Edgar Poe, el genio de América de Ramón Gómez de la Serna. La edición es de 1953, y se encuentra en perfecto estado de revista. El precio es casi ridículo.

    Leo el epitafio final que le dedica Gómez de la Serna al poeta: “¡Que sus huesos embriagados soporten la ultratumba y ojalá haya logrado por fin publicar en el Olimpo su soñada revista “El Buril” [The Stylus], donde los que le comprendimos y admiramos podremos tener colaboración eterna y gratuita algún día!”

  • Adapts, robo de un muro de FB ajeno este vídeo del guardián de las esencias por antonomasia, especialmente dedicado para usted:

  • Más que vicioso, aquí hay mucho ocioso decidiendo que si Radio Irkutsk que si Mombasa FM.
    Además, os lo tengo advertido: mirar el globo terráqueo es tentar a la melancolía.

  • Les recomiendo la emisora «The jazz groove» en L.A. Para los que nos sentimos groovies es como el soma.
    Me pregunto ¿Cómo se puede vivir sin ADSL y sin vino?
    El ADSL es el nuevo opio de la sociedad.
    Ahora utilizo Telegram, como los hackers de Putin

  • He perdido hace tiempo el interés por la prensa. Ni el asidero de las esquelas me queda, ese interés que aparece con los primeros achaques, porque soy hombre de pocos amigos. No obstante en ocasiones consulto la sección, que es una modalidad de la publicidad en evidente declive, y se advierte un bajón que augura una dolorosa extinción, como los gatos fieros esos de Doñana; ya apenas ocupan un par de páginas. Supongo que en algún momento aparecerá una app o una red social específica en la que diáriamente consultaremos el listado de los que ya no nos darán la lata. Sic transit.

  • Pirata Jenny dice: Jueves, 12/01/2017 a las 10:38
    ¿Si no aparecieran la papelera y las botas seguirían interpretándolo como un sueño?

    Sí, pero más tarde. No lo quites, que es muy bueno.

  • Pepe Domingo Castaño siempre seseó un poco de más para ser gallego, incluso cuando cantaba aquello de tiene pantalón vaquero y las camisas a cuadros, tiene sencillez postura y en su alma tiene su armario. Pero ahora es más que eso, ahora da la impresión de que se le mueve la dentadura postiza.

  • Queridos/as, hoy estoy generoso. Como sabéis soy gran fan de la Wikipedia, aunque me carga soberanamente el espartanismo de su diseño. Hoy he descubierto otra pequeña maravilla, Wikiwand. Como en el caso de Radio Garden se trata de una piel que se superpopone sobre la aplicación original, pero cambia completamente su aspecto y la forma de consulta. Además es personalizable y permite acceder muy facilmente a los distintos idiomas, cambiar el tipo de letra, justificar el texto, etc… y lo mejor, cuando pasas el puntero del ratón sobre un enlace, ¡muestra una vista previa del contenido sin necesidad de abrirlo! Funciona como un complemento que se instala en el navegador (hay que cerrarlo y volverlo a abrir para que funcione) de manera que cada vez que abres un artículo de la wiki te lo muestra mediante la piel de Wikiwand. Funciona como un tiro en Firefox, aunque no lo he probado en otros navegadores. Lo podeís probar aquí: Wikiwand.

  • Creía que no, pero me doy cuenta de que soterradamente llevo mal que los accionistas hayan despreciado mi candidatura a director general.
    Solo me importa la pasta, pero voy viendo que algo, también, mi ego.

  • Bonnie dice:
    Jueves, 12/01/2017 a las 07:26

    Entiendo que todos lo dieron por muerto, pero ¿cómo lo podían saber? Es para llevar ante el juez al mando de la Guardia Civil. Si en vez de ser Cantabria y la GC es el País Vasco o Cataluña esta noticia abre hasta el noticiero de la CNN. Y con razón.

  • S. dice:
    Jueves, 12/01/2017 a las 22:43
    ¿Cómo es que hay una Oktoberfest Radio en Segovia?
    Adapts, en Bristol hay una radio femenina

    Pero ¿es cochina o cristiana?

  • MGAUSSAGE dice:
    Jueves, 12/01/2017 a las 17:41
    schultz dice:
    Jueves, 12/01/2017 a las 17:06

    Zeppi se lo debe de estar pasando estupendo.

    No me puedo quejar. La gente de Texas es un tanto especial. Aunque aún me queda para llegar a lo del vídeo (muy bueno), voy progresando. Ya me hago buenas “rides” por las interminables llanuras y cañones tejanos, y disparo con cierta frecuencia (es un uso social muy arraigado, se hacen amigos en los shooting ranges como bebiendo cerveza, normalmente lo segundo sigue a lo primero) . Y si no te gusta Texas …

  • La frase “las reuniones son toxicas” no recuerdo de quién y “Quien disfruta de las reuniones no debería estar al frente de nada”, que curiosamente es del anteriormente citado Showell, definen bastante bien por donde va mi estilo profesional.

    A ver si va ser por eso.

  • y disparo con cierta frecuencia (es un uso social muy arraigado, se hacen amigos en los shooting ranges como bebiendo cerveza, normalmente lo segundo sigue a lo primero)

    ¿Y es divertido, el disparar; con pistola, con Uzzi? Yo disparé al plato, hace mucho, y la verdad… lo más chulo eran las gafas.

  • Ah. Pues que si uno cree que está mal pagado estás todo el día pensando en ello, desmotivado en tu trabajo. Si mañana te suben el sueldo un 10% te pondrás muy contento, y al cabo de cierto tiempo ya no piensas en ello, ya no te motiva tu estupendo sueldo porque, por supuesto, es lo que te mereces.

    Factores motivadores y factores desmotivadores.

  • Alcanzado cierto nivel tu motivación principal para la Dirección General no es el dinero. Aunque todos nos engañamos diciendo que sí, y negocies a cara de perro.

  • Procuro fijarme dice:

    Jueves, 12/01/2017 a las 09:41
    Francisca dijo que la Biblia y el Código Civil son las fuentes para el conocimiento de la naturaleza humana, y aquí anuncian una inminente reforma de la naturaleza humana catalana que va a apartarla un poco de la naturaleza humana general española.

    En fin, no digo nada, con este pesimismo mío. Mejor sigamos homenajeando a la inteligencia del avestruz que cree ocultarse si oculta la cabeza.

  • Sí;
    definitivamente el día se ha ido.
    Mucho no se llevó (no trajo nada);
    sólo un poco de tiempo entre los dientes,
    un menguado rebaño de luces fatigadas.
    Tampoco lo lloréis. Puntual e inquieto,
    sin duda alguna, volverá mañana.
    Ahuyentará a ese gato negro.
    Ladrará hasta sacarme de la cama.

    Pero no será igual. Será otro día.

    Será otro perro de la misma raza.

    A.G.

  • Motivado no es la palabra, pero implicado ya vengo de serie, es uno de mis defectos, me amarga un poco la vida no saber pasar.
    El cambio en la pasta era muy considerable por eso me postulé.

    Pero sigo estando conforme con mi vida actual, no hay problema.

  • S. dice:
    Jueves, 12/01/2017 a las 23:46
    ¿Y es divertido, el disparar; con pistola, con Uzzi? Yo disparé al plato, hace mucho, y la verdad… lo más chulo eran las gafas.

    Pues sí es divertido. Hasta a Ella le ha gustado. Puedes disparar con lo que quieras, los locales de tiro están bien surtidos. Y si no tienen lo que pides, te lo buscan para la próxima vez. La gente suele llevar sus propias armas. No se admiten armas que disparen ráfagas, solo tiro a tiro, aunque la cadencia de disparo sea rápida, ni los cartuchos de posta, solo balas o balines. Yo empecé disparando con pistola y con rifle, pero le he cogido afición al revólver tipo Colt. Aparte de ser bastante ligero, la forma de meter las balas en el tambor me trae recuerdos de las pelis de indios y americanos que veía de pequeño. Y el cañón un poco más largo permite hacer mejor puntería que una pistola.

    No termino de acostumbrarme a lo del Open Carry, y no tendría armas en casa.