Vivir con Chlamydia: el relato impreciso de unos hechos inciertos

Por Alfreddo del’Ombra

Doctor en Derecho

 

Capítulo Número A

Donde se presenta el nudo de la presentación maguer nada en él se desenlaza.

soubrette2El 21 de Palotín, día de la Ocultación de Su Magnificencia el Dr. Sandomir, acudí a casa de Max vestido con mis mejores galas. Días atrás había dejado en mi contestador un mensaje citándome a las 12:00 UTC para lo que él llamó misteriosamente una ceremonia. Dejó el mensaje con esa voz que pone al hablar por teléfono, tan graciosa, resultado de inhalar helio de un globo rojo. Ese pequeño detalle despertó innumerables buenos recuerdos de un pasado alegre y despreocupado así que pese a las graves desavenencias que causaron nuestro distanciamiento decidí acudir.

Un minuto y sesenta segundos antes de la hora fijada empujé la verja del jardín, la cual chirrió como un gato de angora blanco aplastado por un camión de la basura verde. Lo encontré más descuidado que otras veces. Los triptruneus arboricuescentes de la entrada necesitaban urgentemente que les recortaran las puntas, un lavado y mucho tinte. Su otrora bellísimo azul iridiscente, que solía traer a mi memoria el ocaso en las aguas del Pacífico tras el desastre del Exxon Valdez, tremolaba ahora en una frecuencia infrarroja que no fui capaz de identificar.

Al rodear la gran fuente que embellece la entrada a la mansión –aproximadamente unos 2·(i-√7) campos de futbol– advertí que las sirenas residentes estaban descuidadas. Las escamas de su parte superior, si las imaginamos colgadas de la cola, que no tanto tiempo ha destellaban al sol como bolas de discoteca, se veían ahora veladas, como las gafas de un churrero de madrugada. De haber alguien conmigo, por educación, habría dicho que estaban fornidas, pero encontrándome solo me permití pensar que estaban claramente obesas. Tumbadas sin gracia en unos desvencijados sofás chester miraban el debate de los presupuestos de la Comunidad Autónoma de La Rioja que emitía, en diferido, el Canal Parlamento, mientras zampaban ambarinos berberechos de un gran cuenco de coral amarillo. Sus cabellos, lustros atrás de un lustroso color Rojo Allure 102 Palpitante de Chanel, se veían enredados y faltos un lavado. Saludé, pese a todo, con un gesto desenfadado intentando aparentar esa familiaridad que exhiben los modernillos desinhibidos. De inmediato una de ellas, saliendo de su marasmo, se acercó a pedirme tabaco y un euro. Le entregué el cigarrillo y, poniéndome de espaldas, tiré al estanque la moneda mientras pedía un deseo cuyo contenido exacto guardo para mí. De inmediato, cual movidas por un resorte, se pusieron a cantar el lied Im wunderschönen Monat Mai al acordeón acompañado de dos conchas y una botella de anís la Asturiana con la que hacían en bajo continuo. Intentaban el viejo truco que funcionó con Ulises para hacerse con mi billetera frente al que yo, habiendo visto la película, me até los machos y seguí mi camino tratado de aparentar una imperterritud que no sentía.

Así, presuroso y horrorizado, me adentré rápidamente bajo la cúpula de follaje que cubre la larga avenida de psicomoros lacanianos silbando el coro final de Los Miserables. Mientras, iba advirtiendo con tristeza otros síntomas de decadencia, como el camping chabolista en la bellísima rosaleda o un autobús de portugueses merendando en las cunetas. La tristeza ante tal declive derivó en el nacimiento de un Orinoco en mi ojo izquierdo y en el derecho un Mississippi con sus correspondientes afluentes que, consecuentemente, me impidieron ver el bosque, cual era previsible. Este imprevisto me hizo tropezar en varias ocasiones; con los leones asirios de escayola que forman guardia en la explanada anterior de la mansión primero y con el cartel luminoso del vado permanente después.

El timbre de la entrada no funcionaba, así que puse un tuit alertando de mi llegada que de inmediato tuvo doce mil FAVs y sesenta y tres mil RTs. Rápidamente bajó solícita Madame Dudeffan, el ama de llaves, que me sigue desde siempre, a abrir amablemente la puerta. Le entregué el bombín lila, a juego con las suelas de mis zapatos semibrogue, el paraguas de chocolate y la cálida bufanda de alpaca plateada con suaves vetas lavanda. Amablemente tomó de mis manos toda esta impedimenta y con una sonrisa y un festivo gesto la lanzó sobre un abigarrado montón de trastos inútiles que anegaban un extremo del zaguán. Allí se apilaban en heterogénea mezcolanza no exenta de gracia un kayak de fibra de carbono nuevecito, dos raquetas de badmington decoradas con marquetería estilo mozárabe, varias cajas vacías de galletas danesas baratas, una urna funeraria tibetana de alabastro labrado, una yarda y dos pulgadas de misales de la Iglesia de Escocia bellamente iluminados, una estatua yacente de un enano chino con una hucha y la edición de 1952 de la Enciclopaedia Britannica.

Madame Dudeffan, radiante como siempre, vestía un conjunto camisero negro, cerrado de escote, con cuello y puños blancos, corto años 60, medias a medio muslo también negras y un gracioso liguero cuyas tiras quedaban a la vista exactamente cuatro dedos, distancia que medí personalmente. Un gracioso mandilito de encaje blanco y unos peeptoe de Loboutin complementaban a la perfección el atuendo de soubrette que tanto gusta de lucir en público. Con su gracejo natural y un desparpajo levemente impostado, fruto de muchos años de oficio, resultaba tiernamente irresistible. No aparentaba en absoluto los setenta y seis años que figuran en su ficha policial y así se lo hice saber. Zalamera, me llamó ladrón y golfo a lo que le contesté chulapa mía yo te daba y sin más dilación nos encaminamos hacia las escaleras.

284 comentarios

  • Como la vida misma de este fanzine.
    La ilustración, espectacular.
    La numeración de los capítulos, epistolar.
    La hora, UTC.
    Progresa adecuadamente…

  • La Luz de la luna llena compite con la del sol, abriéndose camino en una densa agua nieve. Sobre fondo negro un azul cobalto hace contraluces en las ramas Del Olmo. Las casas de los alrededores no tienen luz, como otros miles de casa de esta parte del norte del país.
    La nuestra si tiene, me permite seguir.
    (Zeppi, de disparar yo también lo intentaría con revolver, solo dispare con mis hijos en las ferias, y vacíe un par de cargadores del chopo en la mili).

  • ¡ Que gozada !

    ¡ Otra nueva novela por entregas que promete ! ¡ Y con una ilustración a la altura !
    Espero que haya muuuchos capítulos, y que yo viva lo suficiente para poderlos leer todos aquí, y luego en forma de libro de papel.

    Muchas gracias a quien corresponda.

  • Magnífico todo.

    Una vez fui a visitar un monasterio sito en la Serra D’Arga portuguesa con la mala o buena fortuna de que se celebraba ese día la romería del santo patrón del monasterio y la basurera y serpenteante carretera hacia el lugar estaba repleta de coches y furgonetas de fieles merendando en mesitas plegables en la cuneta colocadas al borde del abismo. Atascazo infame y no pudimos llegar al monasterio, pasamos de largo y nos fuimos a merendar a Ponte de Lima. Esa visita frustrada y los cientos de portugueses merendando en el desfiladero sigue siendo motivo de conversación familiar diez años después.

    Me ha encantado también lo de las gafas churretosas del churrero.

  • Lo de las radios es algo increible.
    Cuando era pequeño, mi padre trajo a casa una Grundig Satellit 2000…
    Alguna colleja ya me llevé por la noche haciendo ruidos con ondas cortas a altas horas…tratando de coger ondas pesqueras y radioaficionados.

  • PerroAntonio, algunas ideas tuyas son buenas de cojones.
    Ayer me dí una vuelta por algunas estaciones de radio de Carolina del sur pero tengo que afinar con las horas.

  • RESURRECCIÓN
    Milagró la escuadra de Ribera en el contencioso de balonmano que anoche enfrentó a España y a Islandia. Salieron los insulares más entonados que los peninsulares y, cual liebre en el canódromo, fueron por delante hasta la medular del primer tiempo, aunque sin tomar estratosféricas distancias. El cancerbero vikingo atajó tres redondos, hizo hartas paradas y, bien posicionado en sus dominios, obligó a errar los lanzamientos de quienes se atrevían a hollar su feudo. Cabe censurar el histrionismo en el deporte (pensaz en el gesticulante hermano de la Ronalda), pero sólo ha de perdonarse a los cancerberos balonmánicos, unos zumbaos que aceptan recibir moles de más de cien kilos lanzando el cuero a más de cien kilómetros por hora entre nueve y seis metros de distancia. Asistí, pues, con grave impavidez a los aspavientos del islándico, que recibió su jarabe de humildad en los treinta minutos venideros después del parón decretado por los árbitros para descanso, solaz y reacondicionamiento de los jugadores de ambos bandos. Milagró -ya he dicho- España, y el tesón y la concentración que en la primera mitad solamente tenía el pivote defensivo Viran Morros se contagió al resto del combinado subpirenaico. Si en el primer tiempo no hubo contrataques, en el segundo se lograron cinco, cinéticamente férvidos; si en el primer tiempo nuestro cancerbero, don Gonzalo Pérez de Vargas, anduvo firme pero no acertado, en el segundo lo paró todo; si en el primer tiempo los extremos no hicieron gala de su barbianismo y de su picardía, en el segundo David Balaguer abrochó una actuación de gala; si en el primer tiempo anduvieron espesos los laterales y el central, en el segundo Gurbindo la clavó y hasta el trueno de Santa María de Palautordera soltó el brazo para introducir el redondo en la red; si en el primer tiempo esa barbacana indestructible que es Julen Aguinagalde se movía con doce o trece islándicos colgados del cuello y los brazos, en el segundo portentó su actuación y además dejó paso a otro pivote de diferentes hechuras, contextura y técnica, que bordó su papel susurrando a la línea de seis metros. Resucitó España y Satur gozó, porque como nunca se cansa de repetir, el deporte balonmánico es el más excitante de cuantos ha sido capaz de inventar el ser humano. Gozo solamente roto por los nervios de ver a Cañe situado continuamente en siete metros buscando un pase en lugar de lanzar cañardos a puerta. Le faltará anticipación y velocidad, pero son recuperables si confía en su portentoso lanzamiento. Amén.

  • Ayer, Pirata Jenny pedía consejos a los que sufrimos de insomnio recurrente . Por si le sirve, aunque yo, por edad, podría ser su madre ( tengo un hijo, el mayor, que le lleva tres años), y a mi edad, lo de dormir toda la noche de un tirón queda en las brumas del pasado.
    Lo que yo hago para paliar mis insomnios :

    1º- A partir de las 7 de la tarde, no dejar que me llamen con problemas tontos que son los que te dan vueltas en la cabeza y no te dejan dormir. Tampoco hacer cuentas, ni contabilidad ni nada del estilo, después de esa hora. Esas cosas, no se pueden dejar para el día siguiente, pero hay que hacerlas antes.

    2º- Preparar la cena a partir de las 19h, y cenar como muy tarde a las 20h.

    3º- Después de la cena, y hasta las 22h, como mucho hasta las 23h, leer una novela buena ( nunca de política, y nunca ensayo ), o ver una película con atmósfera propia, y que nos guste a los dos. Así, nos vamos a dormir con la cabeza libre de problemas.

    4º- Si, a pesar de todas estas precauciones, me despierto a las dos y media, o las tres de la noche, y veo que estoy desvelada : suele ser porque en el fondo seguía teniendo el run run del problema tonto que tocase. Así que, me levanto, me voy al salón , donde hace ya frío, pero donde tengo un edredón chino de seda, para envolverme, cojo papel y lápiz, y ataco el problema hasta ver la solución. Puedo pasar en esto, hasta un par de horas, pero estoy con las cuatro neuronas a pleno rendimiento, y encuentro la solución.
    Lo pongo por escrito, para poder comprobarlo a la mañana siguiente, y me vuelvo a la cama. Y me lleno de edredones adicionales, porque para entonces ya noto el frío, pero me quedo roque hasta que suena el despertador a las 6′ 30.

    Comprendo que son trucos de abuela , pero aunque sea muchísimo más joven, Pirata también es abuela.
    Y vuelvo a pedir mil perdones por escribir tan largo, y de cosas que probablemente no sirvan de nada a nadie.
    Ya siento

  • No se me escurre más que decir que ¡¡¡Yupiiiii un nuevo autor!!! (o no) y jajajaja.
    Así de boba y explicativa soy. No tengo abruptos para adjetivar mi entusiasmo

  • ¿ Ustedes quién creer qué es? A mi me suena a Gengis, Francisca de Ferrol o Saturio… Pero que de esta zona es,es.

    Leído otra vez me dan más risas. Son estupendos, ya tengo el día contenta.

  • Oh Tallarines que están en los cielos gourmet. Santificada sea tu harina. Vengan a nosotros tus nutrientes. Hágase su voluntad en la Tierra como en los platos. Danos hoy nuestras albóndigas de cada día y perdona nuestras gulas así como nosotros perdonamos a los que no te comen. No nos dejes caer en la tentación (de no alimentarnos de ti) y líbranos del hambre… Ramén.

  • Tareixa dice:
    Viernes, 13/01/2017 a las 12:11
    ¿ Ustedes quién creer qué es? A mi me suena a Gengis, Francisca de Ferrol o Saturio… Pero que de esta zona es,es.

    Hay que ver con los gallegos. Todo es barrer para dentro…
    ¡ Y luego dicen que son los de Bilbao los que se consideran lo mejor de lo mejor, y el centro del Universo !

  • Los del centro del Universo somos los de Baracaldo, si bien preferimos trabajar en segundo plano y dejar que los de Bilbao fanfarroneen porque de alguien se tiene que reír la gente. Somos tan así que hasta dejamos que la Feria de Muestras de Baracaldo se llame Bilbao Exhibition Centre, en inglés.

  • Si los de la Iglesia Pastafari quieren que les tomen en serio deberían cobrar diezmo. Sin extracción de capitales, obras caritativas o erección de templos y efigies, ninguna fe puede ser tomada en serio. Como broma estuvo bien, pero al tomárselo con actitud militante empiezan a parecer tontos del culo, la verdad.

  • A la espera de Proc.

    Pobriño. (Vía El extranjero)

    He empatitzat, i t’ho agraeixo, amb les víctimes, però lamento no haver-ho pogut fer amb la mare del noi que entra a ETA perquè l’has convertit en el personatge més pèrfid del llibre. Asèptic, no ho sé. Sibil·lí, sí. Un llibre monumental que, ja ho veus, dóna per a moltes lectures polítiques.

  • Perroantonio dice:
    Viernes, 13/01/2017 a las 13:23
    Si los de la Iglesia Pastafari quieren que les tomen en serio deberían cobrar diezmo

    10/10

  • Perroantonio dijo a las 13’29
    Los del centro del Universo somos los de Baracaldo, si bien preferimos trabajar en segundo plano y dejar que los de Bilbao fanfarroneen porque de alguien se tiene que reír la gente. Somos tan así que hasta dejamos que la Feria de Muestras de Baracaldo se llame Bilbao Exhibition Centre, en inglés.

    Pues sí que parece que son el centro del mundo, sí, con ese BEC tan aparente, y sobre todo, con tantos asistentes a las conferencias .
    Que cuando yo era más joven e iba a alguna conferencia, sólo solía haber señoras de esas que se aburren en casa, y que necesitan soltar frases de Zubiri, o de Julián Marías – que eran los de las conferencias en aquella época – para poder epatar a las demás señoras .
    Claro que yo no vivía en el centro del mundo, ni siquiera en el extrarradio.

  • ” Amb el teu llibre he obert els ulls a efectes del terrorisme que ni sospitava que existien. ”

    Valiente soplapollas. Pobre Cataluña.

  • El próximo o próxima que haga un comentario pusilànime u ocurrente, le pongo un
    10/10

    Yo también quiero jugar a eso.

  • Tareixa dice:
    Viernes, 13/01/2017 a las 15:38
    El próximo o próxima que haga un comentario pusilànime u ocurrente, le pongo un
    10/10

    Yo también quiero jugar a eso.

    ¡Diez!

  • Siempre me ha gustado el ejemplo con el que el escritor y guionista William Goldman ilustraba lo que es la “realidad verosímil” cinematográfica.

    Proponía la creación de un guión en el cual el héroe debería llegar, sea como sea, hasta la mujer más rica y famosa del mundo. Nos da igual con qué propósito. El acceso a la mujer debería resultar, en principio, casi imposible: estará siempre custiodada por un gran número de hombres bien entrenados y vive en un enorme castillo amurallado y fuertemente vigilado, con sistemas de seguridad de última generación.

    Goldman propone dos opciones a la hora de construir la trama:

    En la primera, dedicaríamos el primer acto de la película a que el héroe reclutara una banda de colaboradores: un fanático de la arquitectura especializado en castillos, un antiguo guardia del palacio que conocería hasta el último rincón del mismo, un conductor experto, una bella mujer que tendrá una cita con el jefe de seguridad del castillo la noche del golpe, etc.

    Ensayarían el plan hasta el último detalle, y el tercer acto de la cinta estaría destinado a la ejecución de ese plan, con los contratiempos esperados.

    Bien narrada, podría resultar una película convincente, aunque quizá no demasiado realista.

    En la segunda opción, no existiría ningún plan determinado para acceder a la mujer. El protagonista, sencillamente, treparía una noche cualquiera por el muro del castillo. Además, para ponérselo difícil, la alarma se dispararía hasta en dos ocasiones.

    Pero en el control central no harían nada con la información. Sencillamente nada.

    Una vez dentro de la propiedad, el protagonista –que no tiene ni la menor idea de dónde se encuentra la dama– entraría por una ventana abierta en el segundo piso al interior del castillo propiamente dicho. Una vez ahí, se pondría a pasear de un lado para otro, buscando a su objetivo. Se cruzaría con empleados, que en lugar de sospechar de él dado lo avanzado de la hora, lo saludarían con una inclinación de cabeza. Al cabo de un rato de deambular por ahí, el protagonista encontraría, por pura casualidad, los aposentos de la dama. Siempre hay vigilancia en ellos, pero tendría también la fortuna de que el guardia acabaría de sacar a pasear los perros de la señora. El protagonista entra por fin en el dormitorio privado de la mujer, descorre una cortina y la sorprende durmiendo. Ella se despierta y, desconcertada al ver a ese extraño junto a su cama, toca un timbre para pedir ayuda… (Goldman señala que, en este punto, los espectadores ya habrían comenzado a lanzar huevos contra la pantalla)

    Pero, a pesar de la sofisticación del sistema de seguridad, nadie movería ni un dedo al escuchar el timbre…

    Demasiado increíble hasta para la ficción más disparatada, desde luego.

    Sin embargo, el segundo ejemplo no es lo bastante increíble para la realidad, pues esto sucedió verdaderamente en 1982, cuando Michael Fagan efectuó una visita sorpresa a la reina de Inglaterra en su residencia de Buckingam Palace. Para ser sinceros, el incidente fue aún más estrambótico de cómo lo narraba el autor americano.

    La moraleja que extraía Goldman era la siguiente:

    La verdad es estupenda, la realidad es aún mejor, pero la verosimilitud es lo mejor de todo.

    Porque sin ella, la verdad y la realidad no valen un pimiento.

  • El tal Albert Om es uno de los más ilustres fulanos de esa basura llamada Catatònia. Conociendo su trayectoria, empiezas a leer la pieza y ya sabes que al final todo se cierra con el ya conocido “sí, pero…”La equidistancia de toda la vida. La misma mugre de siempre. El cuento de nunca acabar.

  • 1) En dos ocasiones sendos desconocidos entraron en Fuckingham Palace y se colaron en la habitaciòn de mi prima la Reina. En la primera ocasiòn el tipo estuvo charlando 15 minutos con HMQ y hasta se sentò en la cama.

    2) Hay que actualizarse. Mejor que un castillo, un submarino atòmico. O la càmara central de Fort Knox, a la que, por cierto, creo que llegò el Dr. No

  • Gómez, esa idea de lo creíble e increíble está sacada directamente de la Poética de Aristóteles, que afirma que en cuestión de ficciones «es preferible lo imposible verosímil que lo posible inverosímil».

  • Acabo de enterarme -me està bien empleado por no rozarme con el pueblo espeso y minicipal- que las casas con el nùmero 13 provocan cierto rechazo. Creia que la supersticiòn solo afectaba a gallegos, andaluces y sicialianos. Mira tù con los britànicos

    Number 13 houses “are £9,000 cheaper”

  • En efecto, Perro. Como inventores de la ficción literaria y escénica, es lógico que los griegos fueran los primeros en plantearse estas cuestiones. Pero el ejemplo de Goldman siempre me ha parecido muy “bien traído”.

  • Pero, a ver Viejecita:

    Qué le distinguía a usted de esas señoras de las conferencias a las que usted también asistía ?

    Me ha recordado lo suyo a un amigo que le pillaron que había ido a un puticlú, pero que él no iba a follar, decía.

    Disculpe el ejemplo.

  • Profesor sucundum :
    Pues es que en aquella época ( hace muchísimos años ) , mi madre aún vivía, y la convenció una persona bien intencionada para que se apuntase a oír a Zubiri, y la pobre no quería ir sola… Pero en cuanto nos dimos cuenta de qué iba la cosa, muertas de risa y de guasa contra aquella “consejera” tan cursi , no volvimos a aparecer , ni ella ni yo, por ninguna conferencia.
    Mucho mejor el poker que aquellas conferencias.

    Claro que ahora hay conferencias por internet , organizadas por el MIT, entre otras universidades , y las puede uno escuchar, y hacer los ejercicios que recomiendan, desde la propia casa. Y sin tener que ponerse elegante, sin que le vean a una los de las butacas de al lado, ni nada. Pero como nadie se entera de que una haya asistido, ni tiene una la ocasión de lucirse haciendo al final una pregunta “brillante”, supongo que el público será muy otro.

    Y, su amigo el del puticlub, me parece muy valiente reconociendo que lo que le gusta es mirar…

  • Querida Viejecita, dos puntos

    Cuando escribí las lineas que el tal autor o autora del delirante texto era de la zona, me refiero a la zona de confort* de Chøsuëy, que era de los nuestros y no un nuevo advenedizo que se despista.

    Que supone que es Gallego*, halaga su buen gusto por estas tierras inhóspitas.

    *zona de confort es algo que supongo que es un lugar muy sensual de spa y que utiliza mucho el guionista de series criminales en boca de abogados e investigadores.

    *Gallego, señor de tierras del norte, inhóspitas, pero que sabe de dónde viene, no como los vascos, y sabe emigrar cuando los tiempos no son favorables.

  • Tareixa, yo al principio fuí Vasco, (como todo el mundo…Vasco).
    Luego ya emigré.
    Y ahora mi tierra me gusta, pero sólo en mi imaginación.
    Uno de los nuestros¡¡¡
    Yo estoy convencido, sin poderlo demostrar, que el avatar este nuevo, está entre los intervinientes habituales.
    Yo no soy, no sé ficcionar así, pero alguien sí.

  • A los puticlus, cuando se habla en un bar o así, nadie ha ido más que a tomar café o un pelotazo con las chicas.
    Ellas, las pobres se alimentan de comisiones por el bebercio.
    Parece que nadie subió jamás a los cubículos. NADIE oiga.

  • Viejecita, es que no iba (había ido) a mirar…

    Pero lo de ponerse elegante y tal también está bien, no?

    A la ópera hay que ir como en pritiguoman y esas señoras seguramente solo salían para lo de Zubiri.

    Zubiri:

  • Lo del BEC, Bilbao Exibition Center, es de una megalomanía que les sale muy caro a los vascos.
    Se creó para la gran feria de la máquina herramienta, pero en las últimas ediciones que recuerdo les costaba llenar sólo una de las alas, la izquierda o derecha, haciendo que el espacio entre pasillos pareciera una autopista.
    Siempre ha estado dirigida por “berzotas” útiles a la causa.
    Su déficit es crónico.
    Pero que no es cosa sólo de Bilbao, que normalmente ha estado bien gestionado.

  • A ver, los de Baracaldo Center of the Universe que defiendan el Bilbao Exhibition Centre y el multiplicador del gasto público.

    O no.

  • Profesor sucundum
    El Zubiri que daba conferencias en aquella época era el filósofo Xavier Zubiri. Que se murió hace ni se sabe el tiempo.
    A este joven Serafín Zubiri nunca lo había visto. Ni me sonaba de nada.

    A conciertos sí que solía ir hasta hace unos años , Pero a estas alturas , tampoco voy. En los últimos 10 años sólo he ido a un concierto del Dúo Dinámico en la Ciudad Universitaria, por su 50 aniversario, a un concierto de Dead Can Dance con Lisa Gerrard, en el Price, y a uno de Marta Sebestyen, con los de Musikas, en la Casa de Campo…
    Ya siento.

  • Me han regalado una cafetera de dos cuerpos y un paquete de café brasileño. Llevo tres intentos:
    1. No puse agua.
    2. Puse el café donde el agua y ésta en la parte de arriba.
    3. Misma maniobra con una cafetera nueva.
    Lo he explicado en casa y me han dado la solución y una cafetera nueva porque llevo ya dos quemadas.
    ¡Qué dura es la vida del soltero!

  • Está claro que la reflexión intelectual y la acción práctica no siempre van de la mano:

    Cafetera de dos cuerpos, la italiana de toda la puta vida.
    Hacer café sin agua, peor que plantear infinitos en física.

    Chopsuey deleita pero no siempre instruye. Necesitamos a Tip y Coll para explicar las cosas?

    Y la omertá sobre lo de Satur, continúa. Aquí lo que hay son muchos intereses.

    Lo siento pero alguien tenía que decirlo.

  • jrG dice:
    Viernes, 13/01/2017 a las 19:34
    “A los puticlus, cuando se habla en un bar o así, nadie ha ido más que a tomar café o un pelotazo con las chicas.
    Ellas, las pobres se alimentan de comisiones por el bebercio.
    Parece que nadie subió jamás a los cubículos. NADIE oiga.”

    Eso serà en Bilbao. En Vigo siempre ha habido quien cierra cabarets, como Fontoria, y se queda con todas las chicas.
    Un amigo que tiene un zulo blasonado en Patos, cuando volvia a casa se paraba en el BarBarela -actualmente cerrado por orden gubernativa- a tomar unas botellas de albariño y a que le tomaran la tensiòn, una enfermera en cada brazo.

    http://www.farodevigo.es/opinion/2010/02/07/latigo-negro/409480.html

  • Nunca me ha gustado enfrentarme a las labores del hogar que entiendo propias del personal subalterno. Cuando esporádicamente me veo obligado a gestionarlas lo hago con mentalidad científica. Así compré 100 lonchas de jamonyork en la comanda que me encargaron y que rezaba «jamonyork 100», o entendí que cada tomate costaba 10 euros cuando el cartel indicaba «tomates raf a 9.99».
    La susodicha cafetera carecía de instrucciones pues aun siendo italiana estaba comprada en un chino. Para discernir su funcionamiento diseñé un operativo basado en el sistema de prueba/error y con solo tres intentos he llegado a la solución. Desprecio el saber práctico que no se rige por parámetros racionales y que es propio de la clase de tropa y no de la élite intelectual a la que me blasono pertenecer.

  • Eh, eh, eh! Lo de tropa no será por mi que soy sargento de intendencia, de complemento.

    Nosotros, con nuestras panificadoras, bares-remolque de campaña, duchas portátiles y gestión de suministros ganamos las guerras.

    Sin duda.

  • el profesor sucundúm dice:
    Viernes, 13/01/2017 a las 21:13
    “Nosotros, con nuestras panificadoras, bares-remolque de campaña, duchas portátiles y gestión de suministros ganamos las guerras.”

    Vosotros no sé, pero Napoleon, sì. Decìa que las guerras se ganaban cuando a la tropa de choque las acompañaban una fàbrica de cerveza, una fàbrica de pan y una fàbrica de pòlvora.

  • A mí lo del Baracaldo Exhibition Centre me parece una bilbainada total. Pero si tienes un puerto que se llama el Super Puerto y un campo de fútbol llamado La Catedral del Fútbol Español, no vas a construir una feria de muestras que no sea la más grande del Mapamundi, ¿no?

  • El sábado, en pleno descontrol generacional (nosotros a este lado de la frontera/los menores de 40 al otro) hablábamos de la guerra en el Este una maraña de pintureros varios. Había varios rusos presentes, de todo pelaje, a uno y otro lado de esa frontera, y un combinado de franceses, ingleses y argentinos (y servidora en representación de la patria, que en este tipo de conversaciones se convierte en una frontera móvil). Mínima representación judía. El partido terminó en goleada de los rusos, y la disfruté muchísimo. A las tropas soviéticas no les acompañaba nada (hasta que llegaron los Studebaker). Resistieron como leones, cortaron la retaguardia alemana hasta dejarles sin suministros en pleno invierno y, cuando los alemanes intentaron rehacerse en la bolsa de Kursk, les montaron una línea de contención que la línea Maginot, que tan bien nos han sabido vender los franceses, era una fila de clics de famóbil en comparación. Nueve (9) millones de soldados rusos en el intento, mientras los estadounidenses seguían t(o)anteando a Rommel y los franceses seguían apostando sus tropas para proteger las fronteras del Reich.

    No es posible entender la guerra fría ni la obnubilación de muchos militantes de izquierdas por la URSS si no se baja a ese infierno de barro, sangre y fuego. Sólo los ingleses se libran del oprobio. Y los partisanos comunistas, claro. Los demás, vino a decir uno de los rusos para resumir, con la solemnidad que a uno le permite media botella de vodka (y 9 millones de muertos), a mamarla a Parla.

  • schultz dice:
    Viernes, 13/01/2017 a las 22:37
    BarBarela está bien. En Burgos hay un pueblo llamado Baranda en el que existe un Bar Anda.

    Bar Andilla (uno más pequeño en el mismo pueblo).
    Bar Baro (uno de uno que no habla griego, en el mismo pueblo).
    Bar Co (uno de uno que había salido a navegar, del mismo pueblo; anhídrido carbónico).
    Bar Quito (el que puso cuando llegó a Ecuador).
    Bar Budo (cuando se cansó de afeitarse).
    Bar Buda (su mujer, que también se cansó y despertó a la realidad).

    VENGA, JUGAMOS

  • No te había leído Jenny.
    (Con lo divertidísimo que era jugar a poner nombres de bares con Bar, oyes que no juego).

  • Alvaroquinn dice:Viernes, 13/01/2017 a las 23:18

    Yo iba mucho a un bar, no lejos del BAR ATO, que se llamaba BAR AJA, y pensaba que era por un chiste del dueño pero era su apellido.

  • Siempre me ha fascinado que la, tan amada por Arcadi, expresión “bullshit” tuviera una correlación exacta, con la misma literalidad y sentido pero mucho mas antigua en Valenciano, muy utilizada además: Caguerá de bou.
    Cagada de toro en castellano.

  • A dos amigas british les sale más barato volar a España para verse que ir en tren a sus respectivas ciudades en UK. He comprado hace nada en Ryanair unos billetes de ida y vuelta a Barcelona por 35€ (en total) así que no me extraña nada.

  • Procuro fijarme dice: Sábado, 14/01/2017 a las 00:12

    Que igual me he precipitado un poco al responder a las críticas que no habéis hecho con palabras que no son las vuestras ni las mías, pero ME HABÉIS PERDONADO.

    ***
    En un curso que nos dieron en el trabajo sobre gestión, equipos y gaitas, nos pusieron una diapositiva humorística con un «Nunca te rindas». No sabía que era divisa de la legión. Es bastante loca y muy vigorizante.

    ***
    Álvaro, eso no existe. Los biletes a 35 € ida y vuelta son los padres.

  • Procu, es que ellos y nosotros decimos de “toro”, vosotros de vaca. No es lo mismo. Me refería a eso, una chorradiña que siempre me llamó la atención.

  • Y después dicen que el Trump es un zumbao.

    —Lazar —dijo Stalin cierto día del difícil año de 1937, para trabar conversación con su hábil subordinado Lazar Moiséievich Kaganóvich—, ¿sabías que tu [hermano] Mijaíl se relaciona con elementos derechistas? Hay pruebas sólidas contra él.
    Kaganóvich replicó al cabo de un momento:
    —Entonces debe tratársele de acuerdo con la ley.
    Kaganóvich llamó puntualmente a su hermano Mijaíl (bolchevique desde 1905 y a la sazón comisario para la construcción aeronáutica), que aquel mismo día se pegó un tiro en el cuarto de baño de un colega. Lazar Kaganóvich falleció de muerte natural en 1988. [ 45 ]
    Gracias a estas bajezas se podía vivir más que Stalin: había que darle un poco de sangre propia, sin titubear, aunque se dice que Poskrébishev, secretario de Stalin, cayó de rodillas con la esperanza de salvar a su mujer de la pena máxima.
    La nuera de Nikita Jrushov fue encarcelada.
    La mujer de Viacheslav Mólotov fue enviada al gulag.
    La mujer de Mijaíl Kalinin fue golpeada por una interrogadora, que la dejó inconsciente en presencia del dirigente chequista Lavrenti Beria; luego la mandaron al gulag. Los dos hijos de Anastas Mikoyán fueron enviados al gulag. La mujer de Aleksandr Poskrébishev fue enviada al gulag. Tres años más tarde la fusilaron.
    Estos hombres formaban el círculo íntimo de Stalin, eran el personal con «cara de Kremlin» (pálida, con manchas cárdenas) que trabajaba con él todos los días y bebía con él todas las noches. Imaginemos estos rostros alrededor de la mesa del comedor o parpadeando en el cine privado (musicales y películas de vaqueros durante los primeros años, luego propaganda exaltadora de las granjas colectivas y cosas por el estilo). Imaginemos sus rostros cuando levantan los ojos de la mesa del despacho al día siguiente. Estos hombres pálidos habían dado a Stalin parte de su sangre.

    El Terror supuso para la URSS un déficit gigantesco y multiforme. De forma tan previsible como irracional, Stalin decapitó a las fuerzas armadas, cuya debilidad podía derribarlo (y casi lo consiguió). Según la prensa soviética (de 1987), en el ejército fueron purgados:
     
    3 de los 5 mariscales
    13 de los 15 jefes de los ejércitos
    8 de los 9 capitanes generales de la armada y almirantes de grado I
    50 de los 57 jefes de cuerpos de ejército
    154 de los 186 jefes de división
    16 de los 16 comisarios políticos
    25 de los 28 comisarios de cuerpos de ejército
    58 de los 64 comisarios de división
    11 de los 11 subcomisarios de la defensa
    98 de los 108 miembros del Soviet Militar Supremo
    Más abajo figuran 43.000 oficiales «reprimidos» entre 1937 y 1941. Un militar comparó la purga con «una matanza tártara», pero aun esto es subestimar el caso. Como dice Roy Medvedev: «Ninguna oficialidad ha sufrido tantas bajas en la guerra como la del ejército soviético en tiempos de paz.»

    Stalin recibió no menos de ochenta y cuatro avisos por escrito sobre la inminencia del ataque; procedían de fuentes tan variadas como Richard Sorge (su principal espía, destinado a la sazón en la Embajada de Alemania en Tokio) y Winston Churchill (que disponía del aparato descodificador de Bletchley Park). Cualquier viajero sensato y observador que hubiera ido en tren de Moscú a Berlín habría presagiado guerra; hombres y pertrechos se habían desplazado hacia el este durante semanas, formando la mayor concentración de violencia en ciernes de toda la historia. En los primeros meses de 1941 hubo 324 violaciones del espacio aéreo soviético por aviones alemanes de reconocimiento (a veces se veían obligados a aterrizar y eran reparados por mecánicos soviéticos que, si hacía falta, además les llenaban el depósito). El embajador alemán en Moscú pulverizó todos los precedentes dando el día exacto; un desertor alemán fue ejecutado en el acto (por agente provocador) por dar la hora exacta. Los mandos militares rusos que alertaron a sus hombres recibieron serias amenazas de arriba (incluso de hombres tan relativamente realistas como Yúkov). El 14 de junio, una declaración oficial desmintió los rumores de guerra tachándolos de «torpes mentiras». Aquel día, todos los barcos alemanes abandonaron los puertos rusos. El 21 de junio, Lavrenti Beria exigió el cese del ministro soviético en Berlín por «bombardearle» con información falsa, prometiendo, además, que «le haría morder el polvo» en el gulag.
    Poco después de la medianoche del 22 de junio, cruzaba la frontera, rumbo a Berlín, el tren de mercancías cargado de pertrechos de donación soviética. [ 74 ] Los guardias de la frontera soviética oyeron los motores de los tanques que se iban colocando en posición… A las tres de la madrugada, Stalin se dejaba caer en la cama de su dacha de Kuntsevo, en las afueras de Moscú. La cena de aquella noche había sido quizá más ligera y breve que de costumbre; muchos capitostes iban ya camino del sur, para dar comienzo a las vacaciones estivales. «Apenas apoyó Stalin la cabeza en la almohada», dice Volkogónov, cuando Yúkov llamó a la dacha y dijo al oficial de guardia: «Despiértalo inmediatamente. Los alemanes bombardean nuestras ciudades.» Cuando Stalin se puso al habla, Yúkov le habló de los ataques aéreos sobre Kiev, Minsk, Sebastopol, Vilna… «¿Entiendes lo que te digo, camarada Stalin?» Oyó la respiración de Stalin al otro lado del hilo. Repitió: «Camarada Stalin, ¿lo has entendido?» Sólo cuando la Embajada alemana confirmó que los dos países estaban en guerra («¿Qué hemos hecho para merecer esto?», exclamaba Mólotov) dio Stalin la orden de iniciar el contraataque.

    El día que comenzó la Operación Barbarroja, Stalin estaba tan inseguro de su estómago que no probó más que un vaso de té. No le quitó el «sabor a ajenjo» que (según dijo a su secretario, Poskrébyshev) tenía en la boca el 22 de junio de 1941. Cuando preguntó a su gran general Yúkov, héroe de la guerra, por las posibilidades de conservar Moscú, Stalin comentó: «Te lo pregunto con el corazón dolorido…» Dolor en el corazón, retortijones en las tripas y otro sabor de boca. Ajenjo: hierba perenne, de sabor amargo, del género Artemisia. La flor del ajenjo: la flor de la amargura.
    Cuando los generales le dijeron la verdad sobre el frente occidental, Stalin el gobernante se vino abajo. Unas versiones lo quieren escondido una semana o más en Kuntsevo, en un estado de semiletargo. En la de Volkogónov se nos presenta una figura repentinamente deseosa de reclusión que aparecía a veces en el Consejo de Defensa profiriendo una sarta de insultos obscenos y luego desaparecía. El 1 de julio se presentó una delegación en la dacha. «¿Por qué habéis venido?», preguntó Stalin con una cara «rarísima». Está claro que esperaba el derrocamiento o la detención; y se habría ido sin rechistar. Ante su evidente sorpresa, Mólotov, Kaganóvich y los demás le explicaron con toda paciencia que el país podía resistir a los alemanes y que Stalin debería dirigir la campaña. Se suele decir que dijo: «Estupendo», pero el robótico «Está bien» de Conquest le rinde más justicia (pega más con el ajenjo a que le sabía la boca). La batalla de Moscú no había comenzado. La batalla con la realidad duraría hasta Stalingrado, hasta el invierno de 1942–1943.
    Al principio trató de hacer la guerra con el terror: el conocido psicocaos de miedo y fantasía. Empleó los métodos y el personal de la guerra civil. [ 76 ] La innovación de Trotski, la «unidad de bloqueo» (que garantizaba una muerte deshonrosa a cuantos quisieran eludir la posibilidad de morir con honor), se reintrodujo en todas partes. Los oficiales eran conscientes de que si caían prisioneros sus familias serían detenidas. [ 77 ] Stalin siguió ordenando a sus fuerzas enceguecidas, diezmadas, atrapadas o en fuga que emprendieran contraataques destructivos; el fracaso se premiaba con juicios sumarísimos y ejecuciones. En un momento en que se peinaban los campos en busca de militares competentes, Stalin se tomó la molestia de fusilar a 300 oficiales que ya estaban en prisión. Mientras Kiev caía, desestimó todos los consejos y se negó por principio a permitir que el ejército se retirase: cayeron prisioneros 650.000 soldados, que, según la Orden 270 (agosto de 1941), pasaron a ser «traidores a la madre patria». En otros países, los prisioneros de guerra que regresaban eran recibidos con banda de música y banderitas: en la URSS;, los soldados que conseguían romper el cerco eran premiados con la súper o con el gulag. En 1941 y 1942 fueron acusados de cobardía y ejecuta dos «no menos de 157.593 hombres, el contingente de dieciséis divisiones» (Volkogónov).

    Luego viene hablandonos del pacto con dios y que si los diez mandamientos. Puaj.

  • Me entero ahora, con cierto retraso, que han cerrado las cafeterías Nebraska, en Madrid. En la de Bravo Murillo, cerca de Cuatro Caminos, servían los mejores perritos calientes de la ciudad. Nunca se llegó a un consenso sobre si estaba mejor el de mostaza o el mixto picante. Yo tampoco sabría decidirme entre los dos.

    En una pequeña barra a la entrada de la cafetería, sin asientos de ningún tipo, servían los famosos perritos, algunos sandwiches tipo Rodilla (por entonces una novedad), alguna otra variedad gastronómica (unas mini-tortillas de patata muy apreciadas, que muchos pedían con las salsas de los perritos) y cerveza fresquita y bien tirada en vaso grande de plástico. Te podías tomar un refrigerio más que aceptable por muy poco dinero.

    Desde aquí pido una estrella Michelín, a título póstumo, por las cafeterías Nebraska.

  • Es de justicia señalar que la cerveza, aunque servida en vaso de plástico, era auténtica Mahou de barril, detalle que hacía subir muchos puntos a la experiencia gastronómica en conjunto. El primer trago de cerveza y el primer mordisco al perrito producían una sensación casi mística.

  • Creo que esta insistencia en que los rusos ganaron la guerra y los demás ayudaron algo distrayendo a Hitler es desinformación que Vladirmir Putin introduce en el ChopSuey, consciente que en todo occidente es el ultimo lugar en el que se deleita e instruye.

  • A Rusia le ha pasado lo que les está pasando ahora a los Árabes.
    No sabían cómo justificar su enorme fracaso. Los chinos fueron algo más listos.
    Destruyeron ellos mismos sus pueblos y machacaron a sus gentes en vez de dejarlos libres.

  • Buenos días:
    Después de una temporada de no dormir, esta noche no sólo no me he tenido que levantar, sino que no me he despertado a mi hora ( los sábados no pongo el despertador, para intentar recuperar ). Así que, por suerte para ustedes, tengo poco tiempo, que tengo que salir a por víveres en cuanto vaya a estar abierto el Hipercor.
    Decir que :

    – Aplaudo con las orejas el comentario de Kenzo a las 0′ 55

    – Y que, al comentario de Pirata Jenny, de las 23 ’11, le falta al final, en el último párrafo, una mención a los militares alemanes enviados al frente del Este, como castigo por su actitud crítica , y sacrificados allí , en Stalingrado, por ejemplo.
    Y, por supuesto, aunque a ella no le parezca que lo merecen, a los españoles de la División Azul, que fueron enviados a Rusia , y que a pesar de ser “el enemigo” para los rusos, y de estar, por ejemplo, cañoneando y sitiando Leningrado, ayudaban a los partisanos, compartían con ellos los víveres que les mandaban desde España, y, cuando los rusos se rendían, procuraban rendirse a ellos, por la diferencia del trato a los prisioneros, etc. .
    Yo tengo un álbum de fotos hechas por mi padre, que fué allí como capitán de artillería, y comprendo que lo que yo digo le parezca sesgado a Pirata, en favor justamente de mi padre, al que le fue concedida la Cruz de Hierro, que murió cuando yo tenía 12 años, y que es un héroe para mí, pero no tiene más que leerse Sefarad, de Muñoz Molina, ( muy poco sospechoso de franquismo), y ver lo que él cuenta, o fijarse en la cantidad enorme de divisionarios que se quedaron en la URSS, en vez de volver a España, y en como los recibieron allí…

    Ya siento

  • Navegar hasta un bar, anclar allí con un dolor viejo de amor, beber y penar en brazos de una mujer tatuada, que te guste cuando habla y no cuando calla y naufragar al amanecer en su portal.

  • viejecita dice:

    Sábado, 14/01/2017 a las 09:54

    Es sesgado, pero lo entiendo. Yo también tuve un abuelo que quiso marchar con la División Azul. Por fortuna mi abuela, que era una mujer en sus cabales, le dijo que se fuera, pero que al regresar (si acaso) se encontraría la cerradura cambiada. Mi abuelo era un hombre bueno, en el mejor sentido de la palabra bueno, así que no dudo de que en la División Azul hubiera hombres decentes que en un mundo radicalizado y en descomposición decidieran que lo mejor que podían hacer era ir a matar rusos.

    Los testimonios sobre la relativa humanidad de los divisionarios españoles frente a los SS (o incluso la Wehrmacht) son abrumadores. Incluso los alemanes, en algunos partes desde el frente, se quejan de esa “debilidad” de los españoles, que les impedía entrar a saco en las aldeas para cepillarse a la población civil. Los italianos ocupantes del sur de Grecia y el sur de Francia también tenía esa “mala” fama, y muchos judíos de Salonika y del norte de Francia hicieron lo imposible por escapar a Atenas o a Niza para estar bajo su jurisdicción.

  • Francisca Ferrol dice:

    Sábado, 14/01/2017 a las 04:05

    ¿Comunista? Ni en mi juventud. Marxista en la interpretación, socialdemócrata en lo económico y liberal extrema en lo político. Claro que para algunas personas para quienes todo lo que hay desde los radicales victorianos hasta Pol Pot es un continuum soy simplemente una roja. Bien está.

  • El alcohol y las drogas para lo que servían es para que las gentes débiles pudieran no afrontar su propia existencia.
    Unos imaginaban historias y las pintaban o escribían, prescindiendo de vivir lo que podían imaginar, o rechazando lo que podían vivir diréctamente.
    El acicate de la curiosidad por la vida es muy superior al instinto de la belleza lisérgica.
    Plasmar en una obra lo que se experimentó y los permanentes errores, me parece más limpio que extraer la amargura de un estupefaciente.

  • Yo viví unos cinco años a cien metros de un puticlub de carretera, lo que me dejó unas experiencias inolvidables.
    Un viernes último día de mes salí a las doce de la noche a llevar la basura. Recién salido de la ducha, iba en pijama, albornoz y zapatillas. Como aquella carretera había quedado para uso vecinal no estaba iluminada, de forma que mi integridad no quedaba menoscabada por semejante atuendo, que en todo caso y para los lugareños podría pasar por elegante. A unos pasos de los contenedores oí un motor diesel acercándose por detrás. Pensé que era Julián que volvía mamado como de costumbre pero el ruido cesó. Con cierta preocupación me volví y vi un coche parado en medio de la calzada. Dudé unos momentos que aprovechó el conductor para bajar del vehículo. Un negrazo de uno noventa del que a duras penas se distinguían los dientes. Pensé que si podía verlos era porque estaba sonriendo. Me acerqué pues, bolsa de basura en ristre por toda defensa y aquel hombre, con la sonrisa más amable que recuerdo, me preguntó: “Eh, jefe, ¿uno puto club?”.

  • A estas alturas del curso, a una abuela perorando respecto a Stalingrado solo se le puede llamar, digo yo, abuela batallitas. Por poco, hasta parece que estuvo allì.

  • Gracias, Pirata. El artículo no comienza demasiado bien, la verdad. Leí el poema mencionado en él hace años, y hasta el traductor de Anagrama se molestaba en anotar que la anécdota sobre la muerte de McCullers en el barco es una completa invención –o error– de Bukowski. Literariamente, McCullers se muestra siempre deslumbrante, muy por encima de casi todos.

  • Pues yo leí “The heart is a lonely hunter “, prestado por la biblioteca del British Institute, cuando era joven, no tenía dinero para comprarme libros ni en edición barata, y me dedicaba a intentar cumplir con el papel de madre tradicional encerrada en casa que tenía asignado.
    Así que, el libro no me gustó. Nada.
    Puede que si lo releyera ahora, con una vida confortable, con cuarenta años de trabajo bien hecho detrás, un trabajo que sigo haciendo a pesar de haber pasado con creces la edad reglamentaria, y con una libertad que entonces ni podía imaginarme, puede que ahora sí me gustase… Pero tengo demasiados libros empezados y que sé que me gustan, y demasiados , escritos por “mis escritores favoritos”, que sé que me van a encantar, esperando en cola para ser leídos, para darle, en este momento, una nueva oportunidad a Carson Mc Cullers.
    “My bad”
    Ya siento

  • Tampoco es de lo que más me gusta a mí, viejecita. Mi obra preferida, si tuviera que decantarme por una, sería Frankie y la boda: la extraña historia de una niña de doce años, “que no era miembro de nada: no pertenecía a ningún club ni pertenecía a nada en el mundo” que se obsesiona hasta el delirio con la próxima boda de su hermano.

  • Francisca Ferrol dice:

    Sábado, 14/01/2017 a las 13:20

    Por poco, hasta parece que estuvo allì.

    Lo tomo como un cumplido. Gracias, Paka.

  • JrG dice:
    Sábado, 14/01/2017 a las 09:48
    Procuro, le ha sentado bien la sombra.
    Lea un comentario que le puse al principio pf.

    ¿Es este?:

    jrG dice:
    Viernes, 13/01/2017 a las 09:30
    El otro día Procu mencionó la muerte de Bauman.
    No lo he leido.
    Qué recomendaríais de él?

    Yo tampoco he leído nada de Bauman, aunque sé que tengo un librito suyo sobre la educación aujourd’hui, pero no sé dónde. También tengo cuatro orinales muy bonitos allá arribita en lo alto, adornando la cima de unas estanterías. Sin usar.

  • Procu lo de los orinales no lo pillo.
    Antiguamente se tenían bajo la cama, no en las alturas.
    Lo otro llega dado por qué nada más mencionar la muerte de Bauman me llegó una oferta de comprar libros suyos a buen precio y pensé que al mentarlo lo conocía.
    Pero q vamos, puedo vivir sin leerlo como a tantos q no dará tiempo ni ganas…

  • No es posible entender la guerra fría ni la obnubilación de muchos militantes de izquierdas por la URSS si no se baja a ese infierno de barro, sangre y fuego. Sólo los ingleses se libran del oprobio. Y los partisanos comunistas, claro. Los demás, vino a decir uno de los rusos para resumir, con la solemnidad que a uno le permite media botella de vodka (y 9 millones de muertos), a mamarla a Parla.

    La gemela de Sostres.

    La virgen, qué empanada mental. Qué daños produce el vodka, el marxismo y la religión.

    Vade retro Satana.

  • Francisca Ferrol dice:
    Sábado, 14/01/2017 a las 14:43

    Comunistas, cosmopolitas y traidores a la patria. Son los cargos de la derecha. Capitalistas, cosmopolitas y traidores a la patria. Son los cargos de la izquierda. La mano negra del bolchevismo y la mano negra del capitalismo. Sí, conozco los cargos. Pero gracias por la advertencia.

    Por cierto, que mi única intervención en la polémica fue la expresión de mi admiración sin límites por los ingleses y por las RAF, además de la carcajada que solté cuando uno de los rusos le dijo a uno de los gabachos que si se ponía podría decir el nombre y apellido de todos los resistentes franceses, y que le retaba a que empezase por los primeros quinientos mil soldados rusos.

  • JrG dice:Sábado, 14/01/2017 a las 14:42

    Lo de los orinales es que es verdad, hablabais de orinales y me ha traído recuerdos. Dos los compré en un bar de una aldea, de esos que venden de todo, sacos, chirucas, lejía y paquetes de sopa. Un caldo caliente casero con un vino blanco un domingo en uno de esos bares después de andar por el monte saben muy buenos.

  • En vista de su recomendación, Gomez, he ido a Amazon a buscar “Member of the wedding” en kindle. Y sólo lo he encontrado traducido al alemán. Sólo me compro traducciones de libros escritos en idiomas que no sea capaz de leer ; o sea, en ruso, en griego, en árabe…
    Pero lo tengo apuntado para cuando salga
    Gracias

  • Porque ademàs de competentes eran valientes, querido Segundòn, y estuvieron en lo màs duro de la Batalla en inferioridad numérica.
    Te hago un dibujito?

  • Vista la última de Damien Chazele, La La Land. Los ojos de esa chica, Emma Stone, incumplen tres o cuatro leyes físicas.

  • A los Rusos les salvó de la quema alemana la movilidad proporcionada por los camiones americanos que podían transportar su enorme artillería. Y su número de hombres abrumador, y su capacidad de hacer más tanques que los que le rompía el enemigo. Cosas de grandes números…

  • Un soldado que no tiene como objetivo preservar su vida no es competente ni útil. El soldado muerto no vale para nada. Bueno si, se puede hacer mucha literatura con sus aventuras y desventuras, como aquí.

    El dibujito, Paqui, te lo puedes ahorrar o no. Por mi, es innecesario. Totalmente innecesario.

  • Puede que sus mandos los mandaran al matadero, pero sólo a ellos? Eso ni siquiera es valentía. A la fuerza ahorcan.

  • Nadie respeto nuncaa los Polacos los Ingleses muy poco los Rusos nada y para los alemanes no eran ni personas. Se siguen teniendo el mismo cariño hoy día.

  • Pido perdón por algún exabrupto. Odio la balanización de la guerra y la muerte. La simplificación cuando hablamos de una o millones de muertes. Muertes de millones de soldados, jóvenes la mayoría, crios, y de civiles de todas las edades. Por la paranoia de unos y otros. Por ese cainismo que aún late en las venas de los descerebrados.

    He leído demasiados libros, quizá, Atkinson, Beevor, Hastings, Skorzeny, Grossman, Plievier, Conquest, Curzio… tantos otros… y solo puedo sentir asco por la guerra y sus consecuencias.

    Pero el mejor ha sido Desertores, de Charles Glass:
    Un soldado británico, John Vernon Bain, desertó tres veces. Nunca huyó durante una batalla, y luchó bien en el norte de África y en el norte de Francia. En Normandía, donde el ejército británico juzgó por consejo de guerra a cuatro oficiales y a 7018 hombres por deserción, se mantuvo en el frente. Finalmente no dejó la guerra, sino el ejército. Para él se trataba de una institución deshumanizadora que animaba a realizar acciones que en cualquier otro contexto diferente a la guerra se considerarían criminales. Desertó para conservar su humanidad. La historia de su vida marcó a aquellos que se preguntaban cuánto habrían soportado antes de derrumbarse o huir. Por suerte para este escritor, el hijo de Bain proporcionó reflexiones acerca del carácter de su padre, motivos y fallos que dieron cuerpo a las muchas entrevistas y escritos que John Bain dejó tras su muerte.
    John Bain escribió un poema en que un desertor decía a su hijo:
    Pero, hijo mío, mi espíritu, en el fondo,
    Sobrevivió intacto;
    Pensaron que me aplastarían como a un insecto
    Pero en realidad yo había ganado.

    Dejad a los muertos en paz.

  • «Balanización» de la guerra, eso sí que es un hallazgo, pues la balanitis provoca muchas bajas y decide batallas.
    Chopsuey deleita e instruye.

  • S. dice:
    Sábado, 14/01/2017 a las 16:37
    Vista la última de Damien Chazele, La La Land. Los ojos de esa chica, Emma Stone, incumplen tres o cuatro leyes físicas.

    ¿Recomendéibol, S.? Tengo ganas de verla y recibe bendiciones en muchos sitios pero uno se encuentra tantas obras maestras todos los días

  • El morta está menopaúsico según parece. Se ve que ya ni las peluqueras le miran.

    Hay que estar ocioso para sacarle punta a una banalización mal escrita.

    Aunque seguro que las suyas eran piliculeras.

  • Mr. Quinn, vaya a ver Lalaland. Comparado con lo que se estrena es cine bueno. Lo de que el año que viene se habrá olvidado, quizá sí. Pero hoy es refrescante, ambos protagonistas están muy bien en sus papeles, y tiene un aire ingenuo y a veces torpe de cuando el cine era joven que encandila.

  • Los ojos de Emma Stone resultan raros, como de androide. Cuánto añoro la expresividad de los de N Kidman ( y su pelirrojeidad )

  • Qué sábado llevo… esta tarde, antes de encontrarme por aquí al mortadelo, lío con tres macarrillas agitanados a cuenta de una mierda de perro que llevaban suelto y sin collar siquiera y que se me ha metido entre las piernas sin verlo.

    Y ahora este tarado, que cree que Sergio Ramos y yo somos hermanos. No pienso mencionarte a la tuya. Bastante desgracia tuvo.

    Ahora me saldrá filemón a hacer méritos. Como si lo viera.

  • Kenzo, debe morderse la lengua y contar hasta 10 antes de hablar. Es muy sencillo; a mí me lo enseñó mi padre con siete años y aunque no siempre le hice caso y entro a veces al trapo (QED), al menos me da tiempo a reorganizar algunas neuronas antes de hablar.

    Le comento la fórmula de mi padre. Ya verá que no es alta química. Ponga los paletos (o la dentadura, en su caso) en la lengua. Haga presión sobre ella hasta que le duela un poco (no hace falta que se haga sangre, aunque en eso hay gustos y como amokenzo no necesitará que me explaye en las graduaciones del sadomaso). Esto ya consume sus buenos 8 segundos y traslada el foco de atención de la corteza prefrontal hasta las miles de terminaciones nerviosas de la punta -de la lengua. Es asombroso lo que es capaz de lograr esta parte del ejercicio. ¿Han tratado de meter a una de esas vacas de media casta por una manga alguna vez? Yo sí, y cuando se ponen muy cerriles se les da un manguerazo de agua. Bueno, si no le resuena imagínelo Kenzo, es parecido: el animal que todos llevamos dentro se detiene.

    El segundo paso, según me explicaba pacientemente mi padre cuando yo había hecho caso omiso del manguerazo y había soltado todo lo que se me había pasado por la corteza prefrontal, es contar hasta 10. ¿Parece mentira, verdad, que una operación tan simple sea tan eficaz? Pues lo es. Con la lengua ensangrentada, Kenzo, cuente hasta 10, sin prisa.

    Si sigue esta fórmula, antes de volver a hablar sobre la usura generalizada de los judíos, o de insinuar que alguien defiende el estalinismo cuando valora los méritos rusos durante la IIGM, es POSIBLE que diga algo sensato (incluso que se calle). Si no la sigue, es POSIBLE que yo me rebote, aunque por ahora me estoy mordiendo la lengua y he contado hasta 10.

    ¿Me sigue?

  • “Cinco migrantes mueren en los últimos días en Europa por la ola de frío”

    Qué puto paìs, qué mierda de periodico. A los eurpeos que han muerto de frio que les den.
    Y ademàs es mentira, en los campamentos es imposible morir de frio. Otra cosa e si se han ahogado y el agua estaba muy fria.

  • Si se la hubiese mordido, no andaría metiéndola en culos ajenos.

    Los méritos rusos

    El arca de la alianza

    Suiza y el mosad

    Me des co jo no.

  • Ay, el Mossad, ya salió. Cuénteme ahora la de los comerciantes de diamantes de Amberes, los marchands de Londres y los brokers de Nueva York, que nos divirtamos un rato en esta enésima reedición de los Protocolos.

    Para los méritos militares rusos, cualquier historiador respetado de la IIGM. Para la Torá, el Nuevo Testamento, el Tripitaka, el Enûma Elish, hay que ser realmente un imbécil para leer los textos sagrados con la literalidad de un párvulo, y un patán para no admirarlos como obras de los hombres.

  • He visto esta tarde «La la land», que aquí se titula «La ciudad de las estrellas». Luminosa, fresca y emocionante. Me ha sorprendido que, tras el primer número musical, nadie haya aplaudido. La coreografía de la cámara en los números musicales, extraordinaria. Emma Stone está magnífica y Ryan Goslin, no puedo evitarlo, me cae bien desde «Drive».

    He entrado a ver la película para evitar ver «Silencio» de Scorsese, que es a la que han entrado mis cuatro acompañantes. Yo he salido satisfecho y feliz, ellos no.

  • Quinn, cuando se habla de cine hay películas que tienes que ir a ver sí o sí, aunque sólo sea para decir “no era para tanto”. La La Land es una de ellas. No es frecuente contemplar una historia de amor (super sabida) tan bien contada.
    Personalmente, fui a verla con mis prejuicios hacia los musicales y un tanto mosca ante tanto halago. Ryan Gosling, sin llegar al nivel alcanzado en esa pequeña joya que es Drive, está muy bien. El problema con el que se encuentra Gosling es su compañera, Emma Stone. Qué decir. Te dan ganas de emular a los personajes de La rosa púrpura de El Cairo, abandonar la butaca, entrar en la pantalla, y darle un beso.

    Damien Chazelle sabe contar historias. Y, sobre todo, sabe cómo terminarlas.

    Sí, vete a verla.

  • Llego un poco cansado de un día cervecero, así que diré una cosa nada más: ahora vamos a leer a Muñoz Mohína y su Sefarad , corriendo, y mañana a su parienta, Viruka Lindurri. Agur.

  • La guerra la ganó Rusia, pero el desfile de la victoria lo hicieron los franceses. Tras eso, vino el cine y Truño de Lara. Y Muñoz Mohína con algún folletín.

  • Bueno, ya veo que nos ha gustado a todos. Por poner una pequeña pega: creo que hay un pequeño bajón hacia la mitad. Muy pequeño y muy corto. Más o menos por ahí unas siete u ocho personas abandonaron la sala.

    Drive, ¡y qué banda sonora!

    https://youtu.be/FO4kU8mibmk

  • El cine es algo maravilloso.
    Para qué decir más.
    Vivir también, aunque es menos sencillo que imaginar.
    Buenos días o noches o lo que les toque.

  • Bonnie : la que era fabulosa, era la banda sonora de la película austriaca original , la de “La Familia Trapp “, con las canciones que ellos cantaban, y con las interpretaciones de niños cantores de Viena…

  • CHICO CONOCE CHICA

    Lo sencillo es lo que mejor funciona. Hay muchas cosas que convierten a en La la land en una gran película: increíbles números musicales, un ritmo endiablado, un arranque vertiginoso, el cuerpo de baile, decenas de homenajes tanto a películas concretas como a maneras de hacer cine en sí, la banda sonora y, sobre todo, una pareja protagonista con una química como no se veía desde los grandes musicales de la MGM, por citar sólo algunos.

    Particularmente, yo destacaría la última audición de la protagonista, cuando le piden que cuente una historia y ella se pone a cantarla brindándosela a aquellos que sueñan. Los artistas –y aquí hay unos cuantos– saben lo que significa eso: cuando nada, ni la decepción, ni las derrotas parciales, ni las envidias, ni el tiempo o el dinero hipotecados en tu formación, ni todas esas notas de rechazo que comienzan por un Lamentamos comunicarle que… consiguen apartarte ni un centímetro del objetivo que persigues, porque eso, el arte al que has consagrado tus días y que en sus mejores momentos te sirve para hacerte bailar también sobre las estrellas, es en esencia lo único que te mantiene vivo.

  • No sé si se fijaron en una secuencia en la que un guionista, que asegura empezar a tener éxito, intenta impresionar a las aspirantes a actrices.

    Desde tiempos inmemoriales corre un chiste por Hollywood que más o menos viene a decir: “Era un actriz tan tonta que se lió con un guionista para tratar de triunfar en el cine”.

  • Ver a esa anoréxica con cara de pájaro dando saltitos con una escenografía a lo Valerio Lazarov me produce grima.
    Vi Jesucristo Superstar protagonizado por Camilo Sesto y quedé vacunado para siempre.

  • Pirata decía a las 11’58
    …así que no dudo de que en la División Azul hubiera hombres decentes que en un mundo radicalizado y en descomposición decidieran que lo mejor que podían hacer era ir a matar rusos.

    Una pequeñísima puntualización : Esos hombres decentes no iban a “matar rusos”, ni siquiera a “matar comunistas ” , ( a pesar de que durante nuestra guerra incivil recién terminada , hubieran sido ellos, o sus familias ,- por ser anarquistas, por ser curas o monjas, por tener según qué apellidos, o por llevar sombrero – víctimas de los comunistas ).
    Ellos iban, o eso creían, a intentar vencer al Régimen Stalinista, y a “convertir a los bolcheviques” que estaban sometiendo a los rusos .
    Los rusos en general, tenían toda su simpatía y solidaridad. Por eso se negaron en redondo a tratarlos como el Reich pretendía que los tratasen.
    Al menos, así me lo contaron a mí, y así lo he leído en cantidad de testimonios de antiguos divisionarios.

  • UN ESPAÑOL DE VERDAD
    Estoy desayunando un chocolate con churros mientras escucho «La verbena de la Paloma» de Ruperto Chapí. En mi mesilla reposan «Las aventuras de Silvestre Paradox» y un tubo de cafiaspirina.
    Desprecio la injerencia cultural extranjerizante teniendo en cuenta que aquí tenemos de todo lo mejor. Aun así puedo llegar a admitir el jazz o la novela negra, pero teniendo la zarzuela quién necesita la cursi comedia musical americana. Qué decir del ridículo «country» teniendo nosotros la tonadilla. En fin.

  • pues, Marqués, el baile del Länder ( o como se llame ), entre la anoréxica y el capitán, por muchas declaraciones que hiciera el actor luego, sobre lo poco atractivo de la chica, son una gozada. Hubiera pegado perfectamente dentro de “Die Trapp Familie” original, ( con los actores originales ) . Pena que los números de marionetas, las buenas noches de los niños en la escalera, la escena entre el cartero y la hija mayor , no le lleguen a la altura del tobillo… Por si se le ha olvidado aquél baile.

  • Es ver el «pelo de casco» de Julie Andrews y se me baja la líbido lo mismo que si viera a Chus Lampreave.

  • Se han congelado las cañerías en el Zulo y me he tenido que conformar con practicar unas abluciones en la vieja palangana.
    Les digo que con esto hay mas que suficiente y que en la proliferación de duchas, baños y afeites está parte de la explicación del deterioro moral actual.
    La otra parte está, ya saben, en la inmundicia de las series, las comedias musicales, los youtubes y los whatsapps.
    Me voy a misa de 12.

  • Marqués, en el Teatro Real programan esa gran castaña de Britten que es «Billy Budd». Parece que hay nueva escenografía.

    Por cierto, que desde hace unos años se puede ver ópera en los cines gracias a un programa cultural europeo y por el precio de una entrada de cine. Es una experiencia interesante. La ópera trata de acercarse al público del cine introduciendo la mirada selectiva (la cámara) pero conservando todo lo demás (el estatismo, las interminables piezas de relleno, los argumentos…) lo que garantiza un aburrimiento tan legítimo como en el teatro de los panes de oro aunque sin el beneficio de ver y ser visto por la élite burguesa. No creo que compense, aunque la subvención puede alargar la supervivencia del programa en las provincias.

  • Ya que estanos con cine: aun con el riesgo de contradecir a la crítica especializada, el otro día, por un problema de ajuste de horarios mas que nada, entré a ver The Passengers en el cine. Pensaba que iba a ser un horror, y decidí concederle solalmente veinte minutos de crédito antes de cambiarme de sala (ventajas de ir al cine los días laborables). Sin embargo, resultó que no estaba nada mal. La idea de la película –el pasajero criogenizado de una nave espacial, en viaje de colonización a otro planeta, despierta por error noventa años antes de que el vuelo llegue a su destino– resulta tan imaginativa como arriesgada a priori. La pareja protagonista funciona bien, especialmente un Jim Preston aguanta en solitario buena parte del peso del filme. En conjunto, pues, fue un rato entretenido a pesar de que todos los pronósticos augurasen lo contrario.

    En el lado negativo, el breve papel de Laurence Fishburne, con demasiados resabios a Deus ex machina como para que resulte convincente.

  • No son los abogados (que como en todas partes también cuecen habas).
    Es la ley, quien la redacta y como la redacta.
    Lo demás es el mundo.

  • Tengo que puntualizar cosas, viejecita. La movilización de voluntarios para la División Azul se hizo bajo el lema de Rusia es culpable. Ahí están los discursos de Serrano Suñer de junio de 1941, creo.

    Por otra parte, el número de voluntarios fue menor de lo esperado. Alrededor de ocho mil, a los que Franco sumó unos siete mil militares de su confianza para vigilar a aquellos falangistas de los que no se fiaba de su relación con los nazis. Desde el 37 tenía en la cárcel a Hedilla y otros muchos por no aceptar el decreto de unificación.

    Aunque se pueda decir que nada sabían, lo que está claro es que combatieron en el lado de una sarta de asesinos, cuya culminación fue el Holocausto judío.

    No ganaron los rusos, ganaron los soviéticos a base de usar millones de hombres como carne de picar. Como en España, usando batallones que disparaban sobre sus propias tropas si r etrocedian.

    Ni marxista ni nada. Millones de mujeres violadas hasta Berlín bastaba para callar la boca de quien pretende sentir algún orgullo de aquella masacre humana.

  • CONTRICIÓN
    Estoy de pie, al fondo de la iglesia, donde gustamos situarnos los hombres para oir misa. Durante la epístola y el sermón salimos a la puerta a echar un cigarro. En un sincero acto de contrición quiero renegar de una parte de mi vida. Hoy abomino de las siguientes aficiones que en el pasado me ocuparon mucho tiempo:
    -la ópera (Perroan puede ahorrarse sus sarcasmos al respecto).
    -los vinos caros (he puesto un límite de 20 euros y me he centrado en el Marco de Jerez, al paciente Holm le di la chapa la otra noche).
    -los restaurantes caros (no quiero ir ni invitado).
    -las casas de putas (ya no me interesa follar ni aunque sea sin pagar).
    Soy un hombre nuevo centrado en lo que importa, la familia y el trabajo, sin otro capricho mas que los libros viejos y las motocicletas antiguas.

  • Casi 11.000 especies de aves tenemos en el planeta, según refiere el Handbook of the birds of the World, Publicado por la editorial catalana Lynx Editions. Ha aumentado unas mil el número anterior, más bien por reclasificación de especies ya conocidas. La paradoja es que desde 1500 hemos perdido unas 156 especies.

  • Marqués con una F4 en la vitrina, no podemos hablar de antigüedad. Pero si necesitas consejo, aquí me tienes…
    A determinada edad ya no funciona más que el amor.
    La ópera me sigue pareciendo un gran espectáculo, incluso desde el gallinero.
    Un cine sonará como una castaña en la mayoría de los casos, y para verla es necesario leerse el libreto con antelación.
    La ópera es un drama con música en directo.
    Digno de ver.
    Tampoco es necesario un smoking, ni llegar en limousina, ni cenar después a 500 euros el cubierto.
    Estoy muy desconectado, pero siempre recordaré a Alfredo Kraus, en su Rigoletto…

  • Los vinos no son ni caros ni baratos.
    Son o buenos o excelentes. Es necesario para poder educar un paladar, probar la excelencia, por algún método oneroso o no, para luego disfrutar de cosas anónimas.

  • Y Kenzo tienes mucha razón en el tema de la guerra.
    Sólo les llena de orgullo a los jerifaltes que picaron carne. Lo de la patria y eso, se lo creían algunos, pero rápidamente se desencantarían, aunque sin salida posible.

  • Mi matarratas alquímico sigue su curso. Anoche filtré la primera botella de mi vermú casero: le quité las peladuras de naranja y limón y las especias variadas. Olía penetrantemente a frutas y su sabor era, como había leído, muy amargo. Hoy le he añadido los últimos pasos: un par de cucharadas de orujo blanco y tres de azúcar moreno (empecé con dos pero el sabor me seguía pareciendo demasiado amargo) que le han dado color rojizo. El problema es que parte del azúcar no se ha disuelto y se ha formado una espumilla en la superficie, dejándome con una jarra de lo que parece cerveza o sidra. Voy a intentar quitarlo a base de cuchara y colador. Tengo miedo.

  • Alvaroquinn dice:
    Domingo, 15/01/2017 a las 13:39

    Sigue dando muestras de vida. Por si acaso voy preparando un entierro vikingo.

  • Casciari. Otro argentino. Como Valdano, Echenique, la puta monja y el paparrona. Vaya gentuza.

    Dica esta verdad irrefutable, diré que las peores gentes que conocí, y también las más incultas, eran letrados, pero esos mismos fulanos eran del Barsa, nacionalistas, socialistas, bujarrones o cualquier cosa similar. De ahí, que no sepa qué fue primero, si el huevo o el idiota.

  • JrG, la F4 es una EVO 2003, o sea, que empieza a ser antigua.
    Respecto a la ópera he visto tanta que puedo escuchar los CDs imaginando el escenario y recreando la acción. Con respecto al vino y a las mujeres pasa lo mismo, he catado tal cantidad y calidad que casi puedo vivir de evocaciones.
    Ayer para combatir el frío me subí una catalítica al piso de arriba. La bombona de butano debía estar muy llena porque vi cercana la muerte tras el primer tramo de escalera. Es duro tener ya un pie en el estribo.

  • Apatads, el riesgo tiene mucho riesgo ¿Sabe usté? Osea, que no, que no soy el autor, ni un heterónimo del autor, ni ná de ná.

  • jrG dice: Domingo, 15/01/2017 a las 13:33
    Los vinos no son ni caros ni baratos.
    Son o buenos o excelentes. Es necesario para poder educar un paladar, probar la excelencia, por algún método oneroso o no, para luego disfrutar de cosas anónimas.

    ¿Está leyendo libros de autoayuda, jrG?

    Las cosas son baratas o caras en función de muchos valores, uno de ellos el precio. Influye el poder adquisitivo del comprador, claro está, al que le puede parecer caro un vino de 10 euros, especialmente si no distingue el mosto de la bilis y un Rioja de un zumo de patata, pero aún así hay criterios más o menos medibles para saber cuando algo es caro o barato en una situación de mercado normal. (En un desierto, tras tres días sin beber, una botella de agua puede ser «barata» a 100 euros).

    Vamos, o sea, que hay vinos caros y baratos, buenos, excelentes, malos, digeribles y venenosos.

  • Pirata Jenny dice:
    Sábado, 14/01/2017 a las 21:45
    Kenzo, debe morderse la lengua y contar hasta 10 antes de hablar.

    ÚLTIMO AVISO
    Pi, como codirector del fanzine no voy a tolerar más comentarios como éste. Podemos insultarnos siempre que sea con algo de gracia, detestarnos y tirarnos los trastos a la cabeza. Pero usar y abusar del sarcasmo para referirse a alguien que posiblemente no pueda contar más de tres, debido a quién sabe qué razones de índole nature o nurture, pero en cualquier caso ajenas a su voluntad, es sencillamente inaceptable. La próxima vez te vas a la sentina.

  • Hoy mi madre no tiene un buen día. Ha decidido volver a su casa, no sabemos cual. Es inútil tratar de convencerla de que ya estamos en su casa. Traerle enseres y objetos para que al reconocerlos le ayuden a orientarse no sirve de nada, al contrario le produce una mayor confusión. Me mira como si estuviera urdiendo una tremenda conspiración y utilizara esos pequeños detalles para darle credibilidad. La mente es desconcertante. No hay nada que pueda hacer para alejarla del sufrimiento que le produce sentirse lejos de su casa. Es difícil comunicarse con ella pues está completamente sorda y cuando uno grita, asume inconscientemente que está irritado. Posiblemente nos irritamos al gritar y no al contrario. Tendré que suministrarle un fármaco que la deje impávida. Es realmente terrorífico creer que estás en un sitio extraño y que la única persona en la que deberías poder confiar te quiere engañar no sabemos con qué propósito. De vez en cuando, desvalida y necesitada de un cariño y una protección que añora, llama: ¡Madre! ¡Madre!

  • CAMAS
    En este pequeño pueblo sevillano han nacido dos figuras de mucho tronío y de pellizco, ni mas ni menos que Curro Romero «el faraón de Camas» y Sergio Ramos «el niño de Camas». Dios bendiga esta tierra.

  • Perro, que es un libro de autoayuda?
    Con lo de los vinos puede usted opinar lo que le plazca.
    En el mercado actual es imposible hacer un vino malo. Hasta el vino de tetrabrick reúne condiciones.
    La cuestión es que partiendo de una banda de precio puedas catalogarlos por los que más te gustan o te parecen mejores.
    Si no tienes en cuenta los precios los vinos iran de bebestibles a insuperables. Malo será si se ha estropeado.

  • Marqués, has visto más opera que yo. Solo he ido en una ocasión. Escuchar y leer libretos he digerido bastantes.
    De mujeres no cuento nada.
    De vino seguro que me ganaras, como en cualquier otra cosa, pero si un día nos conocemos delante de unas botellas seguro que podré sorprenderte.
    Motos clásicas creo q se convierten al cumplir 25 años, antiguas son creo las de antes de los años 50, no sé si esta clasificación ha cambiado.
    La f4 es una joya para no desprenderse nunca. Eso y’a lo sabes tú bien.

  • Ximeno ellos no creo que lo pasan tan mal como los acompañantes que les quieren.
    Algún periodo de angustia puede que pasen, pero es mucho menor que el que usted cree.
    Un abrazo.

  • Bremaneur dice:
    Domingo, 15/01/2017 a las 16:54
    Pirata Jenny dice:
    Sábado, 14/01/2017 a las 21:45
    Kenzo, debe morderse la lengua y contar hasta 10 antes de hablar.

    ÚLTIMO AVISO
    Pi, como codirector del fanzine …….. Pero usar y abusar del sarcasmo para referirse a alguien que posiblemente no pueda contar más de tres, debido a quién sabe qué razones de índole nature o nurture, pero en cualquier caso ajenas a su voluntad, es sencillamente inaceptable. ……

    ¡ Que malaidea !
    Desde luego, a mí me gustaron de entrada mucho los textos , tanto los de cabecera , con sus ilustraciones, como los de los visitantes. Pero lo que me dejó totalmente enganchada, fueron las peleas.
    ¡ Las peleas son geniales !

  • Viejecita, en este antro los avatares se destrozarían si pudieran. Péndolas ponzoñosas y egos desapacibles forman un paisaje abrupto, no vamos a negarlo, pero de indiscutible belleza.

  • Bremaneur dice:

    Domingo, 15/01/2017 a las 16:54

    De acueeeeeerdo, prometo contar hasta 200 la próxima vez.

    ***

    Ximeno de Atalaya dice:

    Domingo, 15/01/2017 a las 17:01

    Qué lástima, Ximeno.

    Le contaré una anécdota espantosa que me tocó vivir con una tía abuela. Fui al pueblo a verlas (vivía con una hermana mayor) y los familiares del pueblo vinieron a verme a mí. Estábamos unas treinta personas en casa. De pronto ella desapareció. Como vi que tardaba en regresar, fui a buscarla y me la encontré haciendo sus necesidades (TODAS sus necesidades) en mitad del zaguán. Esa disonancia cognitiva absoluta de la que habla usted: en la casa en la que había nacido y había vivido ochenta años, no sabía dónde estaba. Ésta era la hermana de mi abuelo que se hacía cargo de nosotros los resobrinos cuando nos dejaban allí en verano, la que nos daba paloluz a escondidas antes de las comidas (“¡niña, no comas ahora que te quitas el hambre!”), la que nos tapaba por la noche, la que nos sacaba juguetes viejos del doblado y la que nos reservaba a nosotros las porciones más grandes de flan. Me produjo una congoja espantosa verla en semejante estado de desvalimiento.

    Descubrí que lo único que funcionaba con ella, lo único que la calmaba, era cantarle o animarle a cantar canciones de su infancia. Su paz (y la nuestra) duraba lo que durase nuestra paciencia para cantar varias docenas de veces en la misma tarde las mismas canciones. Pero yo la tenía, porque era digno de verse cómo recuperaba la misma expresión risueña que tenía cuarenta años atrás.

    ¿Cómo reacciona su madre a la música?

  • El marqués me daba la matraca con los de Jerez, que si palo cortado que si tal.
    Tuve que cortarle:
    -Lo que quieras, pero la palabra vino no aparece en la etiqueta, ni puede aparecer, Deo Gratias.
    Palideció, y apuró el trago.

  • Si todo el mundo acudiera a la ópera aunque solo fuera una vez al año, descenderían de golpe la violencia doméstica, la corrupción y las guerras.
    Billy Budd es una lección moral de primer orden, que si entra a través de vías neuronales relacionadas con la música resulta indeleble. No olvidad que la música es la información del mundo exterior que más relacionamos con la verdad.

  • A usted porque le va la fiesta, viejecita; pero habemos por aquí una mayoría de habituales, de natural pacíficos y poco dados a pendencias, a quienes nos asustan los excesos verbales que en ocasiones se cometen.

  • Me he quedado pensando en aquella escena. ¿Sabe lo que más me jodió de ella? Que parte de los sobrinos y resobrinos presentes se avergonzaran de ella, que no fueran capaces de “verla” más allá de su postura ridícula (de pie con las piernas abiertas) y de la escatología de la escena. Que no se acordasen del flan, vaya. Me pareció alta traición, y de hecho desde aquel día distingo en mis afectos a los primos que se avergonzaron de los que no.

  • Quien ha visto King Lear sabe lo que Pinker explica siglos después sobre la condición humana, en particular aspectos de la vida familiar como la fraternidad y el amor paternal.
    Falta una ópera que lo grabe a fuego en los corazones.

  • He procedido a un discreto y oportuno envejecimiento de mi avatar. Quizás debiera incluir alguna arruga de expresión en la frente. Bastón no uso porque hago 30 minutos diarios de ejercicio físico intenso.

    A propósito de bastones, mi padre fue un tipo muy coqueto hasta el final. Recuerdo que en una ocasión un amigo le preguntó que a qué se debía aquel bastón que manejaba con elegancia. A sus 86 años le respondió, que se lo había regalado yo, y claro, por no hacerme el feo…

    En otra ocasión al probarse una chaqueta en un probador de esos en los que te puedes mirar la espalda me recriminó indignadísimo que en aquella familia alguien le tenía que haber comunicado que le estaba saliendo chepa.

  • En el desagradable trance de vaciar el apartamento de mi madre destaca el momento en que reparé en su bastón apoyado en la esquina habitual.
    Ningún hermano lo ha reclamado, y ahora creo que me lo voy a quedar.

  • Gómez dice:

    Domingo, 15/01/2017 a las 18:22

    Gómez, ¿esto le parece un exceso verbal?

    Kenzo dice (Jueves, 05/01/2017 a las 21:00): “Es curioso que se resalte esa abundancia de hombres de ciencia surgidos de La Ley y no la cantidad ingente de usureros. Por otra parte, menudo dios de chichinabo, que pudiendo elegir como pueblo elegido a los egipcios escogió a los descendientes de Abraham. ¿Tampoco un judio se pone colorado leyendo la biblia y sus patrañas?”.

    Porque a mí me parece que son tres excesos verbales seguidos. Pero vamos, que yo me la envaino tan tranquilamente. Es sólo para contextualizar el sarcasmo de mi respuesta.

  • Pirata, hay un precioso cuento de Tolstoi sobre la cuchara de madera, y cuya moraleja viene a cuento de lo que explica sobre su tía abuela: en catalán, “tal faràs, tal tindràs”.

  • Ximeno, y Pirata :
    Estas cosas que cuentan me recuerdan a una historia:
    Un señor mayor, ya sin carnet de conducir , y que iba cada tarde, en varios autobuses, a visitar a su mujer que estaba en una residencia especializada en Alzheimer. Un amigo le preguntó una vez por qué iba, si ella no le reconocía, ni tenía conciencia de quien era ella misma. Y él le contestó al amigo ” Es que yo sí me acuerdo de ella, y sé muy bien quien es “…
    Pues eso.
    Un abrazo

  • Obviamente, Pirata, ante lo crepuscular del ambiente sólo estaba bromeando, sin apuntar a nadie. Puedo responder –a veces– de mis reacciones ante las ofensas. Cada uno sabrá las suyas.

  • Pirate, mi madre hace años que no oye nada absolutamente. Aprendió a leer los labios con una amiga que padecía la misma sordera. Pero falleció el año pasado a los 102 años. Lo pasaban en grande “escuchando” los secretos que se decían en su presencia las visitas.

  • Y sobre el ir a la ópera:
    Durante los años en que nuestro hijo pequeño vivía y trabajaba en Nueva York, coincidió una de nuestras visitas con la representación de Jenüfa, en el Metropolitan, ( que estaba a diez minutos andando de su apartamento ).
    Así que, encargamos las entradas con meses de anticipación, y , a la ópera que nos fuimos los tres. A delantera de entresuelo, y en el centro, para ver y oírlo todo bien.
    Jenüfa nos encanta a todos en casa, tenemos varias versiones de la ópera completa en CD, y yo además me llevé la partitura para disfrutar más.

    ¡ Qué chafe !. La música de Janacek tiene unos cortes secos, una dinámica espectacular. Pues bien, en aquella representación, era todo mucho más suave, como si fuera de Mahler, o así. Y aunque la cantante que hacía de Jenüfa , ( Karita Matilla se llamaba, y había protagonizado un escándalo, quitándose uno por uno los siete velos y quedándose desnuda completamente mientras hacía de Salomé ) , estaba bien, la que hacía de “Costelnicka” que era una señora muy famosa, ya no tenía suficiente voz para un papel tan exigente. ( Y no digo su nombre ).
    El público, al final aplaudía a rabiar, pero a nosotros nos chafó.
    El caso es que en la siguiente visita coincidíamos con la representación de Madame Butterfly, y decidimos ni siquiera intentarlo.

  • Si acepto que todos los vinos son buenos, que barato y caro son términos inservibles, y que todo es igual de válido y cuestión del gusto particular o de las circunstancias del momento… dejaré de tener criterio y me convertiré en un consumidor pasivo. Y no me gusta ser pasivo ni consumiendo.

  • Gomez :
    Puede que usted sea de natural pacífico ; se lo creo si lo dice.
    Pero sus textos , sus textos , no lo son tanto.
    Y conste que me encantan, y que ya me gustaría que nos vendiera usted directamente alguno de esos ejemplares de sus libros que le regalaron en la editorial, y que según decía usted el día pasado, tiene almacenados en cajas.
    Por Favor:

  • Pero perro es que te vas siempre a las rayas del límite.
    Hace años los vinos de cariñena no se los podía tomar más que los que los hacían, ahora son buenos vinos.
    En la banda de 20 euros ninguno es malo.
    En la banda de 10 euros puedes encontrar joyas y castañas.
    Los vinos del Priorat están sobrevalorados en mi opinión, pero es una cuestión de razonamiento.
    Tomarse un a gama alta de un Saumour en torno a 10 euros te puede producir mucho más placer que un Moet a 40. Sin embargo una botella de Pol Roger Winston Churchill vale 120 y es barato.
    Pago de Carrovejas, Dehesa de los canónigos hacían riberas de alto nivel, a precios medios, sin embargo 120 euros por un único es un precio adecuado.
    Pagar 350 por un Barolo, a mí no me parece aceptable.
    A 7 euros un vino frisante italiano me parece una castaña pero se vende a rios.
    Los tintos de Wuttemberg en Alemania son muy buenos al precio de un Rioja mediano.
    Puedo seguir pero y’a me había explicado PerroAntonio. Un libro a usted le gusta y paga lo mismo 10 que 100 euros y no le parecerá caro en ningún caso.

  • Diga que sí, Gomez. por favor.
    Y ponga una lista de precios en su blog, y, a poder ser, ábrase una cuenta de PayPal, para poder encargarlos y pagarlos con felicidad.

  • Gómez yo le comentaba que había visto sus novelas en el portal de grandes obras de aquí y usted comentó que las tenía arrinconadas.
    Yo le mostré mi interés por darle un hogar a cada una de las tres, no para decorar sino para ser leídas.
    Esta casa será francesa, pero decente.

  • Ésa es la mía, Procu.
    ***
    Voy a seguir los pasos del Marqués. Ésta es mi senda para este año:
    – Correr 5 km en días alternos.
    – Beber cerveza y/o vino, nada de bebidas destiladas (Sí Quinn me invita al vermut, no le diré que no)
    – Comer mejor, nada de fritos y cosas grasosas o repostería industrial.
    – Voy a empezar a leer libros. Empezaré con “La Guerra Civil Española” de Burnett Bolloten.
    – Trabajaré con más ahinco por servir a mi patria lo mejor que pueda en mi trabajo.
    – Comentar en CHøpsuey todos los días.

  • El brebaje está en la nevera conjugando el carrusel de sabores, texturas y estados de la materia, Bonnie. Noto que me mira a escondidas, como el bicho que crece y se prepara para atacar en las películas.

  • Perroantonio dice:
    Domingo, 15/01/2017 a las 21:12
    Parker, ¿te has echado encima unos kilitos?

    Perroan, te digo lo mismo que a Pi, sin importarme que también seas el boss del fanzine. Las puyas pueden ser divertidas, pero todo tiene un límite. Hay cosas que al leerlas causan un escándalo intolerable.

  • Pues me estoy bebiendo un Cueva del Contador 2013 en contra de mi voluntad, pues es bueno (eh? Bonnie) pero carete.

  • GOOOOOL en el Sánchez Pitjoan!!!!! Minuto 92. Nos quedan veinte minutos de partido, hasta que marque el Mandril.

  • Victoria triple del Zeviya. En primer lugar, por haber victoriado el contencioso; en segundo lugar, por haber remontado; en tercer lugar, por haber superado los escollos interpuestos por un álbitro que le ha perdonado tres tarjetas amarillas al hermano de la Ronalda, además de haberle regalado un penal.

  • (Tres tarjetas en el rato que he observacionalizado las tribulaciones de ambos contingentes, pues he llegado tarde al haber vistoanalizado el Brasil-Japón de balonmano).

  • Estoy probando el navegador Vivaldi. Me está gustando. Es rápido, permite que no tengas que cargar las imágenes, o cargar sólo las que tiene en caché (con la disminución de tráfico que conlleva), un gestor de favoritos bastante eficaz, una interfaz moderna y configurable, compatible con la mayoría de los plug-ins de Chrome. Si se comportara como el Safari respecto a consumo de recursos y la nube, me lo quedaría como navegador.

  • Yo estoy razonablemente contento con el Opera, Ximeno. El otro día descubrí que se le pueden instalar extensiones de Chrome y le enchufé la Wikiwand que recomendó Perroantonio. Ya no me acordaba y menudo susto cuando se me ha abierto hoy la Wikipedia con un diseño extraño.

  • Pues os voy a confesar que sí, que estoy más gorda,..pero también lo hago porque tengo el colesterol disparado, y no quiero que me dé un parraque.