Hoy he visto

papanuels
Por el Cämârádä S€rgêï.

(13.12.2016) Hoy he visto a Sergio, vecino y tocayo, que llevaba a su hija pequeña a la guardería.

Hoy he visto a una señora que manejaba el manillar de su bici con una mano mientras sujetaba con la otra una caja que llevaba en la parte de atrás.

Hoy he visto una mujer bellísima en el tranvía. Morena alta, de unos cuarenta y cinco años. Parecía Pastora Vega. Nariz prominente, ojos de laguna de perdición. Al quitarse la chaqueta, la promesa de unas tetas portentosas. Maquillada y con una pulsera que parecía cara, miraba nerviosa la estación donde había de bajarse, como si no conociera bien Alexanderplatz o como si estuviera esperando a alguien. Por la ansiedad, el amor de su vida.

Hoy he visto a una funcionaria que me ha recibido muy seria. Era vieja, gorda y fea. Yo estaba relajado y risueño y creo que se lo he contagiado, sobre todo cuando ha comprobado que yo tenía todos mis papeles a mano. Ha sonreído y hemos bromeado. Ha sido la persona más maravillosa con la que me he encontrado hoy.

Hoy he visto al señor de Correos que se encarga de los envíos masivos y al chico del quiosco de prensa con el que siempre hablo de fútbol.

Hoy he visto, de refilón, a una chica preciosa en el Kaiser’s, pero no me he detenido a contemplarla porque buscaba unos fideos concretos y porque total, para qué.

Hoy he visto un edificio muy moderno en la Danziger Str. en el que no había reparado antes.

(14.12.2016) Hoy he visto a un niño pequeño, de unos seis o siete años, leyendo ensimismado por la calle.

Hoy he visto a Eimear.

Hoy he visto una luna increíble, enorme y amarillenta, posada sobre la Bernauer Str. He llamado a Ana cinco minutos después para que bajara a verla, pero ya no lucía tan vistosa.

(15.12.2016) Hoy he visto a ciento veintiuna personas y dos perros que se han cruzado conmigo en la calle, que me han adelantado o a quienes he adelantado. La número cien era un corredor. La sesenta y nueve no era una chica. Grrrrrrrrr.

Hoy he visto un grupo de niños de una guardería e iban todos ellos con gorritos de papanuel.

(16.12.2016) Hoy he visto a Ai Weiwei.

Hoy he visto a un excéntrico de luengas barbas, sombrero de copa que iba en mangas de camisa y cantaba fatal.

Hoy he visto a Ana P.

(17.12.2016) Hoy he visto a una vecina en pelotas. Me comenta Javier que va así a menudo. Es joven y luce espléndida.

(20.12.2016) Hoy he visto un espectáculo de danza sobre las alegrías y los sinsabores de los emigrantes en Berlín. En cuanto ha terminado he salido escopeteado, con un punto de angustia, y no sólo por la puñalada que me han clavado en caja.

(21.12.2016) Hoy he visto a un niño que llevaba en las manos un paquete de cartón con fideos chinos. Era muy bajito y tenía pinta de piojoso. Me ha sonreído largamente, feliz, cuando nos hemos cruzado.

Hoy he visto a Thais.

(24.12. 2016) Hoy he visto a la vecina de enfrente fregar cacharros en sujetador. La otra parece que se ha ido fuera a pasar la Navidad.

(31.12.2016) Hoy he visto a la vecina de enfrente con vestido de noche. En la casa de la otra, un maromo.

Hoy he visto fuegos artificiales.

 

187 comentarios

  • Es importante ver cosas todos los días. El tiempo transcurre así fuera y dentro e incluso casi acompasado, con sincronia aunque solo sea formal.
    Tenemos sucesos que también suceden a otros, cosas en común que aunque en el mismo espacio y en el mismo lugar externo, nada se parecen al interno y propio.
    En muchas ocasiones transitamos en la realidad como por un universo que ni nos toca ni nos mancha no nos afecta, casi ni lo tocamos. A los otros les pasara lo mismo, supongo.
    Solo que es posible romper la barrera.
    Y en ocasiones, maravillosas ocasiones, se rompe y se ven los fuegos artificiales que son reales.
    Bonjour…

  • S., estoy de acuerdo contigo en que el talón de Aquiles de Israel es su política de asentamientos. Hasta en la serie Homeland le meten un guantazo por ese tema. Ahora bien, chanaría que explicaras eso de la «limpieza étnica».

  • Me parece muy bien, Dominguín es casi más personaje que persona. Se lo he pasado a mis compinches taurinos para que degusten la reseña.

  • Los Palestinos tienen en común con los judios, el enorme rechazo y desprecio que causan en el mundo Arabe.
    Para mí fué una buena lectura, Amos OZ, en su publicación CONTRA EL FANATISMO.

  • Buenos días, en mi primer descanso de lunes:
    Decir que este díario me ha recordado a aquél ” hoy tomé mantequilla, hoy no tomé mantequilla ” de “San Manuel Bueno y Mártir ( aunque me puedo estar acordando al revés, que me ocurre mucho últimamente ).
    Y que este díario lo escribiría alguien que viera cosas, pero sin influír en ellas. Y que el Camarada Sergei, influye, vaya si influye, en muchísima gente, aunque sólo fuera por los que aquí venimos, y por aquellos a los que mandamos enlaces, así que, que no sea tan humilde.

    Y dicho esto; me encontré al lado de Charo Lopez, hace ya muchos años, en la librería Crisol de Serrano ( que desapareció hace ya ni se sabe ). Y me quedé hecha polvo. Que seguía siendo muy guapa, sí, pero que iba con unos zapatos de tacón finito, con punta, y todos deformados por los juanetes . “Pies de vieja”, pensé, ¿ no le habrá dicho nadie que con su edad y con su peso, estaría mejor con medio tacón ancho, o con zapatos bajos ?. Ahora, cada vez que vuelvo a ver “Los Gozos y Las Sombras”, o alguna de sus películas antiguas, me acuerdo de aquellos zapatos y me da pena.

    Para poder ser un icono; ¡¡¡ Hay que morirse joven, o hay que saber envejecer !!!

  • A veces pienso que ese rechazo del que habla jrG tiene más que ver con el que provocan los chilenos entre el resto de países americanos que con lo religioso y territorial, es decir, es un tema de dinero y de envidia al que lleva mejores zapatos.

  • Bremaneur, la reseña de un libro que desconocía-y que deberé agenciarme- me parece excelente.

    Me quedo con esa opinión de Don Marcelino: «Ahora todo está empobrecido, empequeñecido, ya no hay gestos de toreros, ni los toros son como aquéllos. Te puedo hacer cinco o seis carteles de antes con mucha garra; ahora, no […]. Las corridas casi todas son iguales. Impera la rutina […]…” Ya se decía entonces lo que se dice ahora y desde hace mucho. Luego no quiero pensar lo que diría Don Marcelino sobre lo que hoy nos venden como la Fiesta. Un desastre hecho a conciencia por gentes sin escrúpulos.

  • Sepáis que di recuerdos de vuestras partes a John Mayall. Qué queréis que os diga, el hombre sigue sonando bien, pero estar en un concierto de blues viendo a un tipo de ochenta tacos era algo que no me acababa de cuadrar. Por otra parte, tampoco se puede decir que entre el público hubiera mucho yogurín. Sic transit gloria mundi, como dijo Cleopatra, que se lo había escuchado a Marco Antonio.

  • El mundo de los personajes tipo Dominguín y Picasso (no el artista, sino el tipejo) y sus historias personales, me parecen un entretenimiento perfectamente prescindible, como el de tantísimos otros.
    Lo único que hacen sus biografías personales, de individuos que vivieron cosas, es contaminar sus realizaciones en el caso de haberlas tenido.
    Como sublimar las opiniones de los artistas, como tener las opiniones políticas de un cocinero, o de la vecina de enfrente…
    Me gustan más las cositas de un personaje anónimo, las cosas contadas en voz suave en cercanía, mucho más las medio noveladas por un buen escritor, que esas vidas cargadas de INTENSIDAD que sólo ellos saben si son ciertas o convenientemente maquilladas.
    De la vida se debe guardar discreción. Por tí mismo, pero sobre todo por los otros.
    Los otros no tenían la culpa de tus andanzas ni de tu interpretación. Ni los halagos sirven en ese caso pues se pierde la sinceridad al expresarlos por boca de otros.

  • Creo que Charo López salió en una conversación con Gaussage y Pagola. Uno de los dos conocía a su actual pareja, si no recuerdo mal, y comentaba lo mismo que Viejecita. No estoy de acuerdo. Una mujer de tronío lo es por lo álgido de su atractivo en un determinado momento. Rocío Jurado, por ejemplo, no lo fue en su primera juventud, cuando se inició en el cine de la mano de Fernando Fernán Gómez. Comentaba el otro día don Federico que era más plana, por delante y por detrás, que el desierto de Atacama. Ya he comentado que me llegaron historias de uno de sus guardaespaldas y que en su momento de mayor monta sufría y se desesperaba porque los hombres se querían acercar a ella absolutamente enloquecidos. Luego pasa el tiempo, pero nadie puede olvidar la temporada en que el fruto estuvo en su mejor sazón. Yo rindo admiración incondicional por Charo López, por su belleza y por una comunión íntima que compartimos y que ella declaró en una entrevista con Pablo Lizcano: era fanática absoluta de las papelerías. Más adelante, en un doloroso proceso de introspección moral, me he cuestionado mi pasión por ella. Su belleza era indudable y defenderé a capa y espada que jamás le desaparecerá en su vejez, pero si tanto nos atrajo fue porque su atractivo bestial lo potenciaba cierta vis trágica, y en esa red nos enredábamos cual pececillos indefensos, cual besugos o sardinillas a punto de ser izados por rudos pescadores y consumidos por la voracidad del destino. Por eso bordó el papel de Clara en Los gozos y las sombras, esa bondadosa y atribulada mujer de bandera, arrojada a las fauces de la abyección masculina, que espera ser redimida por un caballero apocado e intelectualoide, si bien fálico todavía, que ha escapado de las cadenas de la masculinidad tradicional. Huyamos de esa farsa, abandonemos a la Charo López joven e infortunada y acojamos en nuestro seno a la Charo López gorda y arrugada, con pies de vieja, cuyos ojos siguen iluminando el camino de nuestra hombría.

  • viejecita dice:
    Domingo, 19/02/2017 a las 22:02
    ( me han echado de más sitios, por no estar de acuerdo con los jefes, y decirlo, que conste )

    Doña Viejecita, en este fanzine existe la obligación moral de estar de acuerdo con los jefes, de decirlo y de cambiar la opinión propia cuando difiere de la de ellos. No es obligatorio, pero sí aconsejable, jalear, aplaudir y elogiar todas y cada una de sus aportaciones. En caso contrario nos enfadamos mucho, nos frustramos y la tomamos con la Srta. Bellpuig. Ustedes verán…

  • Creo que el primer Fumanchú de oro y brillantes de la ÇHØPSUËY se lo deberíamos dar a Charo López, o hacer una gansada tipo Javier Marías con su nobleza del Reino de Redonda y nombrarla Duquesa de los Gozos o algo similar.

  • Pues, yo sigo diciendo que:
    Para poder ser un icono; ¡¡¡ Hay que morirse joven, o hay que saber envejecer !!!
    Aunque Bremaneur siga siendo fan de Charo Lopez.
    Porque a sus años, tenía que haber desarrollado el sentido del humor, que es la cualidad redentora de la vejez, y yo al menos, no se lo he visto. La sigo viendo , en cambio, de “Drama Queen” trascendente, ( como estaba en Los Gozos y Las Sombras, por cierto, pero es que entonces podía con ello ), y ya no me vale.

    En cuanto a Rocío Jurado ; La recuerdo en “El Duende”, que tenía al hijo mayor de un duque a todas horas allí mirándola y escuchándola embelesado, y medio Madrid yendo a verla, y a oírla cantando “Las Carceleras del Puerto “, que las cantaba sin ningún miedo, y eso que Pastora Imperio, La Jefa en El Duende, le había dicho que Las Carceleras traían mala suerte a quien las cantara…
    Y era guapísima, y cantaba como le daba la gana, y ¡claro que tenía curvas! lo que pasa es que las tenía proporcionadas, y no de las que les gustaban a los albañiles de entonces. ( Tampoco Brigitte Bardot tenía curvas de esas ).
    Y espero que a la Señorita Bellpuig no le regañe nadie por mi causa. Si la regañan, que me avise, y me comprometo a hacer de palmera de los que mandan una temporadita ( corta, que lo de criticar es más fuerte que yo ), para hacerme perdonar.
    Ya siento

  • Brema: Lieberman mantuvo su apoyo a la solución de dos estados, pero con un intercambio de tierra por población porque “no es posible que haya un Estado palestino con un judío y un “Estado judío con el 20% de población árabe“.

  • Los bebés feos hacemos adultos atractivos y viejos guapos. No se puede tener todo todo el tiempo, algo que, rebuscando, seguramente viene en la Biblia o el Tao Te Ching. El que es bebé precioso y adulto guapo saca un feo horrible. Consuélese con lo bailado quien así haya sido.

  • Han comentado algunos de ustedes la película La la Land en los que se la califica en base a los gustos particulares del espectador. Lo considero pertinente e incluso justificado, pero me gustaría aportar algunas consideraciones desde el punto de vista del diseño del espacio sonoro, en el que se incluyen banda sonora, diálogos, efectos, ruidos y ambientes.

    El propósito del cine es contar una historia que se hace creíble a medida que los actores transmiten con mayor o menor acierto sus vivencias a los espectadores. La transmisión de emociones mediante postproducción y/o doblaje resulta complicada. La manipulación digital, al retocar las aristas, se lleva por delante la naturalidad y en el caso de unas situaciones tan poco naturales como echarse unas canciones en mitad de lo que se supone es una vida normal, esa pérdida puede tener unos efectos devastadores.

    Por esta razón D. Chazelle optó por grabar todas las escenas en directo. No es tarea fácil y requiere de medios técnicos muy sofisticados, una planificación milimétrica y una disciplina que se podría calificar de extravagante. Tengan en cuenta que distintos cantantes tienen distintos volúmenes de voz, que los instrumentos también tienen distintos niveles y que para complicarlo todo hay veces en las que la transición entre momentos de diálogos íntimos y ciertas extravagancias coreográficas es abrupta y se desencadena desaforadamente. Sólo ajustar el volumen de cada elemento sonoro en esas condiciones es de una dificultad extrema.

    Conseguir ajustar niveles, presencia, volumen, espacialidad, etc. en el entorno controlado de un laboratorio, en un estudio de grabación es laborioso, requiere conocimientos y técnica, pero está al alcance de un gran número de profesionales. Para ello cuentan con trampas de sonido, espacios de reflexión, tomas múltiples, retardos digitales, reafinaciones, armonizaciones y todo un arsenal de técnicas e instrumentos de indiscutible sofisticación. Insisto, todo esto en el “campo estéril” del laboratorio de sonido permite la manipulación con garantías de eficiencia.

    Si a esto le añadimos que los exteriores son normalmente entornos ruidosos y que músicos, cantantes y bailarines necesitan pistas de apoyo para escuchar y/o escucharse pueden hacerse una idea de la magnitud del empeño. Para conseguirlo, en todas las escenas que lo permitían se camuflaron micrófonos y auriculares en el pelo, o (¡Atención, spoiler!) al modo “El sexto sentido” en la zona del cuerpo que no está visible a la cámara.

    Una vez resuelto lo anterior ya sólo queda la tarea de enfatizar ciertos momentos mediante la utilización de efectos sonoros de ambiente de forma que se fundan con la música y se acomoden a la misma para que no se deshaga la “magia” (si la hubiere).

    El encargado del proyecto ha sido Steven Morrow. Si les interesa lo complejo de la técnica utilizada miren este enlace, o este otro.

    El resultado ha sido una banda sonora que ha sido grabada prácticamente en directo, utilizando una técnica que podría asemejarse a la grabación de un concierto musical pero con la dificultad añadida de que el espacio a sonorizar no se limitaba a un escenario, sino que se ha distribuido por interiores, escenarios, exteriores y espacios públicos en función del guión. Pueden ustedes creerme si les digo que la magnitud de tal proyecto es insólita y digna del mayor reconocimiento. Otra cosa es que les guste la música, que les gusten los musicales y su técnica narrativa o que los actores les resulten cargantes.

  • A mi la entrada diario de hoy me ha recordado a Perec, el escritor, no el rumbero, y a Peter Greenaway y sus respectivos ejercicios de exhaustividad anotadora y descriptiva. Me ha entristecido mucho, la verdad, lo del 69. En esas casualidades buscamos a Dios o la esquiva Fortuna.

  • He leído el libro sobre Dominguín que me pasó el propio Brema. Hacía tiempo que no disfrutaba tanto con una lectura, lo terminé ayer en el avión, más he de hacer las siguientes advertencias:
    -Está fatal escrito, es un refrito del que publicó en el 95 al que ha añadido una prescindible salsa rosa.
    -Es absurdamente hagiográfico, téngase en cuenta que en el 95 vivía el torero.
    -Es solo apto para aficionados obsesivos por el dato (es mi caso).
    -Hay momentos sublimes como la reproducción del diario de “Chocolate”, el mozo de espadas del torero, y otros deleznables como cuando detalla la paternidad subrogada de Miguel Bosé por consejo de Ricky Martin.
    -Lo más relevante, Brema no era el más indicado para comentar este libro. La razón es obvia, se nota que no sabe nada de toros. Lo digo con el mismo cariño, pero también con la misma soberbia que tuvo Domingo Ortega al decirle al joven Dominguín en su alternativa: “Niño, tú no sabes ni coger la muleta”.

  • S. dice:

    Lunes, 20/02/2017 a las 11:24

    1) Y tiene razón Lieberman en ese punto. Si en unas negociaciones se pone como condición sine qua non el regreso de los refugiados no al hipotético estado palestino, sino a Israel (que es lo que defendía Arafat, y lo que sigue defendiendo ante las cámaras Abu Mazen), esas negociaciones están abocadas al fracaso. ¿Se imagina usted la que se armaría si los judíos reclamasen su regreso a Hebrón o a Belén, a Bagdad, El Cairo o Damasco, junto con la restitución de las propiedades que les fueron confiscadas? El cuento no tendría fin.

    2) El 20% de la población israelí es árabe (y mayoritariamente musulmana). No sé de dónde se saca que los árabes están discriminados en Israel: tienen el tercer grupo parlamentario en la Knesset (donde por cierto de vez en cuando se permiten celebrar los atentados contra sus conciudadanos) y exactamente los mismos derechos que los ciudadanos israelíes no árabes (váyase a las universidades o a los hospitales israelíes para comprobarlo). El juez del Tribunal Supremo encargado de velar por la limpieza de los procesos electorales es un juez árabe (Salim Jubran), quien por cierto se negó a cantar en una ceremonia el himno de Israel y recibió el apoyo de sus colegas judíos. Por cierto, Jubran fue también el magistrado ponente de la sentencia que dio con los huesos de Ehud Olmert en la cárcel. ¿Me quiere contar en qué están discriminados los ciudadanos israelíes árabes?

    3) La acusación de limpieza étnica es más grave. Pero es sencillo rebatirla: como comentaba ayer, la población judía mundial ha tardado 70 años en recuperar los números anteriores al Holocausto. Eso es el reflejo de una limpieza étnica. Más o menos en ese mismo período, es decir, desde la nakba hasta hoy, la población palestina no refugiada (la que vive en Gaza y Cisjordania) se ha multiplicado por cuatro. Eso no es el reflejo de una limpieza étnica.

  • “La anécdota del consulado de Marsella puede situarse en torno a 1959, cuando la fisonomía de España estaba a caballo entre la de Cervantes y la actual”.

    Genial.

    Desde el punto de vista taurino, yo hubiera elegido otro cartel que Marcelino (“Joselito, Belmonte, Marcial Lalanda, Domingo Ortega y Luis Miguel Dominguín”) y, si sólo hubiera podido escoger a cinco de los que torearon en el siglo XX y antes de 1960, el mío no hubiera incluido a Dominguín: Joselito, Belmonte, Manolete, Antonio Ordóñez y Manolo Vázquez.

  • Aunque me he quedado pensando en Domingo Ortega, y no sé, no sé si no se caería Ordóñez del cartel. Ortega tenía una gran clase, mucha personalidad. Es de esos toreros a los que reconocerías inmediatamente, sobre todo con la muleta, aunque te tapasen su cara. Y luego está Bienvenida, a mi juicio (a ver los demás taurinos qué opinan) mucho más importante en la historia del toreo que Dominguín.

  • Ximeno, he procurado criticar Lalalá de forma objetiva: he hablado de la incapacidad gestual del protagonista, de una trama inventada hace dos mil millones de años y de un guión previsible. Por otro lado, he ponderado su final, bien pensado y mejor narrado. La calidad de una película o de un libro se mide por la perfección de sus equilibrios, y Lalalá es una película desequilibrada. Podrá gustar más o menos, pero su éxito es desproporcionado. Que la banda sonora sea un prodigio técnico es un asunto menor. Es como si me dijeran que La isla mínima es superior a True Detective porque las imágenes cenitales de las marismas están tomadas en ésta con un dron y en aquélla por una cámara electrocuántica sujeta a un pájaro bobo, lo cual permite acercarse al paisaje de forma biológicamente natural y blablablá.

    Marqués, de toros no tengo ni idea; de libros, algo más. Por ahí he orientado la reseña. Creo que nadie, excepto un ultrataurófilo seguidor de Dominguín, se verá tentado a comprar el libro. A cambio, espero haber entretenido un tanto a los lectores.

  • Los caballeros, una vez declarado nuestro amor por una dama, no nos fijamos en detalles triviales, como si tiene arrugas, juanetes, el pelo ralo o venas varicosas. De hecho, hasta nos da igual si está viva. Todos los intentos femeninos de distraer nuestra atención con estas minucias cuando vemos una película o contemplamos una foto («Pero fíjate, si tiene el culo bajo») no hacen sino producirnos irritación y acrecentar nuestra admiración incondicional por la dama ofendida. Se equivocan quienes pretenden destruir nuestros mitos y, además, pierden el tiempo.

    Quería aclarar esto porque si bien la dama aludida despierta en mí tanto interés como un filete de panga, su imagen en el escudo que porta el caballero Bremaneur me hace exclamar que «No hay bajo el Sol amor más puro ni dama más bella que su dama».

  • Pues las manos y los tobillos- pies de una señora, para mí, pueden eclipsar muchas curvas.
    Las manos y los pies, dicen bien a las claras cómo la señora se trata a sí misma, el cuidado que pone en sí o la naturaleza que ya posee.
    No existe forma de ocultar los defectos de esas partes.

  • Veo en la Wikipedia que Rocío Jurado actuó en Curro Jiménez. Niego la mayor. Fue la Pantoja y Rocío Jurado no apareció nunca.

  • Qué bueno era Perec, Mortimer. La vida instrucciones de uso fue una de las grandes novelas de finales del siglo XX. Creo que ya lo hablamos.

  • Schultz no estoy muy de acuerdo contigo.
    Los hombres de blues cambian sus registros con la edad, su voz se agrava, su guitarra se haca más silenciosa, las notas del órgano son más espaciadas, la armónica se funde con su voz.
    Lo vi hace pocos años en el festival de blues de Hondarribia.
    Habíamos estado poniendonos a tono en casa con algunos discos, y mientras bajábamos se hacía más evidente el sonido, hasta que ese sonido se me mezclo con el que llevaba en la cabeza y no lo podía distinguir. Cuando escuche su voz, cerré los ojos, era mucho más viejo, pero me hacía sentir lo mismo que en otras épocas pero convenientemente pasado por el tamiz del tiempo.
    Ni mejor ni peor, era Mayall entero pero con edad, como yo, como los que fuimos a verlo y entendíamos que el blues es otra cosa, que no solo es música, es la poesía de la verdad del tiempo.

  • JrG dice: Lunes, 20/02/2017 a las 13:27
    […] como los que fuimos a verlo y entendíamos que el blues es otra cosa, que no solo es música, es la poesía de la verdad del tiempo.

    Du-du-á du-du-á…

  • jrG, todo lo que cuentas es cierto e incluso acorde con mi propia idea de la cosa. Lo que pretendía decir es que tengo, yo, una especie de prejuicio sobre la contradicción entre “concierto blues/rock” y “cincuentón”. Pero más por mi edad que por la de Mayall. Una bobada. Yo siempre he pensado que si pudiera viajar en el tiempo una sola vez aparecería en el Madison en el 69 para ver a los Stones en la grabación del Get yer ya-ya´s out. Nostalgia de la peor, no ya de lo que viviste, sino de lo que no pudiste vivir.

  • Brema, admitiendo su jerarquía libresca, me pregunto porqué no denuncia en su crítica lo ridículo de la escritura de Abellán.
    Pirate, incluir a Domingo Dominguín supongo será una broma, no así a Domingo Ortega. La diferencia entre ellos fue abisal.

  • Menos una casa, la luna y los fuegos artificiales, el camarada Sergei solo ve seres humanos.
    CAMARADA HUMANISTA DIMISIÓN

  • Bremaneur, he procurado no criticar la crítica de nadie. Sólo por añadir algún elemento distinto y que -a mi particularmente- me interesa, he opinado sobre su diseño de sonido, que no de su banda sonora. No me pronuncio sobre la calidad de la música, me resulta imposible hacerlo. Hay días que Bach me aburre y otros que me parece que descubrió el santo grial de la música (o cualquier otra pieza de la misma vajilla). Sin embargo es el mismo Bach, la misma obra y creo que incluso hasta yo soy el mismo. En consecuencia no puedo comulgar con su divertida comparación de los pájaros bobos y los drones.

    Tampoco acepto que el diseño sonoro, incluso la banda sonora de una película sea un asunto menor. Es posible que lo sea en algunas películas, de todo hay, pero hay experimentos que prueban que, sólo con dos actores sentados en una cafetería y respetando tanto los planos como su montaje, la percepción del espectador es completamente distinta en función de la banda sonora. Puede que estén enamorados o que se teman y sólo depende de un asunto ¿menor?

  • Que una persona mayor, tenga los pies deformados por los juanetes debido a la edad, debido a haber sido bailarines clásicos y bailado de puntas,( eso destroza los pies, y lo sé por propia experiencia ), o debido a los tacones vertiginosos por haber sido modelos , me parece perfectamente aceptable y legítimo.

    Lo que me da entre pena y grima, es verles, a ellas , y a ellos, usando zapatos estrechos de punta fina y tacón de aguja, todos deformados por los juanetes.
    Si quieren seguir yendo de dioses, que sufran, y lleven en público zapatos sin deformar , aunque les hagan un daño espantoso. Y que los tiren en cuanto los zapatos se les adapten al viejo pié.
    O que acepten con buen humor que ya no son lo que un día fueron, que se pongan zapatos cómodos, anchos y bajos, y que se rían de sí mismos.

    Ya siento

  • Pasados los cincuenta sólo he ido a dos conciertos, en ambos casos de grupos que me encantaban cuando era un chaval: Blondie y Dexys Midnight Runners. Antes de eso, y si la memoria no me traiciona, el último concierto en el que había estado fue precisamente uno de los Rolling Stones que se celebró en el verano del 90. (Pedí fiesta por enfermedad en el trabajo aquella noche y me encontré con mi jefe en el concierto) Ambas veladas, las de hace un par de años digo, resultaron ser muy agradables, en gran medida gracias a mis acompañantes y, en el caso del primero, con el plus de que se celebraba en un lugar que desde niño me transmite las mejores vibraciones: los jardines del Palacio de Pedralbes. La música, más que correcta en los dos casos. Sin embargo, la conclusión después de los conciertos, conclusión que ya intuía de antemano, fue inequívoca: el pop no es para cincuentones.

  • El blues nada tiene que ver con el mundo del espectáculo.
    El público y lo que se pretende es muy distinto.
    El blues, no es de grandes recintos, no necesita ningún efecto especial.
    No es para jóvenes, aunque pueda gustarles.
    No necesita de grandes medios técnicos.
    Hombre con guitarra es suficiente.
    Es como el buen cine, sólo necesita una buena historia y gente que sepa contarla.

  • Gómez, Perec es de lo mejor. Hay un librito póstumo, Pensar/Clasificar, recopilación de textos dispersos todos sobre los temas del orden, la clasificación, la descripción detallada, que es estupendo. Todas sus obsesiones explicadas por él mismo.
    Creo que en determinado momento de su vida fue algo así como bibliotecario de literatura científico/médica, no recuerdo exactamente, y o bien de ahí le viene su obsesión o bien por allí pasó por su obsesión.

  • Perro, el blues nunca utiliza un dudua…se atreve con el boumboumboum, el dudua, es para otros géneros.
    Igual el comentario me ha quedado un poco amarillo, pero no dudua.

  • Yo he hablado del pop, jrg. Pero si a eso vamos, yo diría que John Mayall estaba tan cercano al blues como al pop, por lo menos los discos que le recuerdo con Mick Taylor. Lo mismo se puede decir de Eric Burdon y de muchos.

  • No sabía lo de la biblioteca, Mortimer. Recuerdo aquella novela, El secuestro, en la que no utilizaba la e. Es difícil concebir mayor pesadilla para un traductor.

  • Francisca Ferrol dice: Sábado, 18/02/2017 a las 14:28

    Lo que estàn diciendo estos dias los periodicos del asesinato del medio-hermano del lider norcoreano es de vergüenza.

    ¿Y qué están diciendo que es de vergüenza? Lo pregunto con absoluto desconocimiento de causa. Lo único que he oído es que lo han matado unas mujeres.

  • marquesdecubaslibres dice:
    Lunes, 20/02/2017 a las 13:45
    Brema, admitiendo su jerarquía libresca, me pregunto porqué no denuncia en su crítica lo ridículo de la escritura de Abellán.

    Por la misma cuestión de equilibrios que comentaba antes. Tenía tres opciones: criticar formalmente el libro, criticar el tema o extrapolar aquello que pudiera entretener al lector de la reseña. Lo primero no tendría sentido, porque bastaría un párrafo; lo segundo me era imposible, porque no tengo ni idea de toros; lo tercero era lo único que podía hacer, y no me pareció correcto cargar las tintas en el punto de vista formal, porque al futuro comprador del libro le trae al pairo el estilo del autor: lo que quiere es saber del torero.

  • Ximeno de Atalaya dice:
    Lunes, 20/02/2017 a las 14:17
    Tampoco acepto que el diseño sonoro, incluso la banda sonora de una película sea un asunto menor.

    Tienes razón, y más tratándose de un musical. Ahora, que semejante esfuerzo sirva para potenciar canciones que hablan de una metrópolis con letras que incluyan «shining» y «stars»… Diossssssssssssssss, es que me como los puños a bocaos de pura rabia.

  • jrG dice: Lunes, 20/02/2017 a las 15:09

    Perro, el blues nunca utiliza un dudua…se atreve con el boumboumboum, el dudua, es para otros géneros.
    Igual el comentario me ha quedado un poco amarillo, pero no dudua.

    ¡Chimpún!

  • JRG, antes de que se me suliveye, debo confesarle que su mezcla de sabiduría, erudición y ternura me provoca una gran simpatía. Pero también que soy un poco cabrón y no puedo evitarlo. Aunque eso ya lo saben.

  • GTB escribe Off-Side, que he leído estos días. Es una novela sorprendente, renovadora y con muchísimos más registros que, por ejemplo, La colmena, con la que a veces se la ha emparentado. Una obra ambiciosa (quinientas páginas, incontables tramas y personajes) y entretenidísima; un fresco coral del Madrid de mediados de los sesenta, que te gana página a página por su absoluto poder de convicción, alternando un detallismo casi fotográfico con los más inesperados vuelos de la fantasía, a caballo de unos diálogos, entre lo satírico y lo filosófico, que la emancipan de su presunta filiación social-realista, en una línea feliz que luego rebrotaría, por ejemplo, en la obra de Manuel Longares.

    El artículo habla también de las posibilidades que tendría la novela en su adaptación cinematográfica. Yo creo que Torrente buscaba algo así, o al menos estuvo muy influenciado por el cine. Hay dos párrafos en concreto que parecen parte de un guión cinematográfico: cuando Miguel y Domínguez se van de casa y Verónika está tan furiosa que ve rostros en las paredes al final de una escena, y esos rostros al principio de la siguiente van tomando forma poco a poco en la tertulia de un bar.

    Hay otra escena que le encantaría a Proc. Luego la transcribo.

  • Smouackssssssssssssss¡¡¡¡ P.Antonio. Lo que me ha dicho ya sólo es por la edad…
    De jóvenes en un bar hubiéramos terminado a voces, luego tomandonos más cosas….

  • Bremaneur dice: Lunes, 20/02/2017 a las 13:03

    Veo en la Wikipedia que Rocío Jurado actuó en Curro Jiménez. Niego la mayor. Fue la Pantoja y Rocío Jurado no apareció nunca.

    Quizá la hayan confundido con Florinda Chico.

  • Copio tres fragmentos: el primero me ha hecho mucha gracia, por las cachondeces de Sara Montiel y la descripción de la viuda soñadora; el segundo es el que le hará gracia a Proc (creo) y a todos ustedes; el tercero es el de la transición cinematográfica.

  • Perroantonio dice:
    Lunes, 20/02/2017 a las 16:26
    Quizá la hayan confundido con Florinda Chico.

    Medalla de honor en currojimenecismo, macho.

  • Florinda Chico enseñaba las tetas en una peli de Saura. Ningún repugnante director alemán de cine porno, valga el pleonasmo, ha superado eso.

  • Alvaroquinn dice:
    Lunes, 20/02/2017 a las 16:41
    Florinda Chico enseñaba las tetas en una peli de Saura.

    ¿Sabes cuando coges un muelle con dos dedos de una mano y haces de aquí con el índice de la otra, poingggggggggggggggg? Pues tal que así cuando veo esa escena de Cría cuervos.

  • Bremaneur dice: Lunes, 20/02/2017 a las 16:29

    Medalla de honor en currojimenecismo, macho.

    Ahora me dirás que Florinda Chico no doblaba las escenas de acción del Algarrobo…

  • Pirata Jenny dice:
    Lunes, 20/02/2017 a las 16:47
    Menos lobos, Caperucita

    Repito lo que le he dicho a las 10:31 a Viejecita.

    Perroantonio dice:
    Lunes, 20/02/2017 a las 17:54
    Ahora me dirás que Florinda Chico no doblaba las escenas de acción del Algarrobo…

    A lo mejor lo has dicho de coña, pero Florinda Chico sí aparece en Curro Jiménez haciendo de cantinera.

  • Pensando en bandoleros he ido al ponerles la copla del Tragabuches, y buscando me ha salido relatada su vida escrita en negro. Así que no les pillará de nuevas esto:
    Una mujer tuvo la culpa
    De mi perdición primera
    Qué no hay perdición de hombre
    Qué de mujer no venga.

  • Hoy he visto en la cafetería del Ministerio esta escena:
    Una chica joven sentada a la mesa con otras dos. Ella iba a desayunar un colacao con tres magdalenas (que se habrá traído de su casa porque en la cafetería no sirven ese producto). La escena no sería tan peculiar si no describiese a la muchacha. Pelo negro de largas guedejas enmarañadas. La nariz larga y aguilucha le sujetaban unas gafas de pasta negras. Vestía a juego con las gafas y su color de pelo. Todo de negro y algodón: Sudadera con capucha, pantalones y lonetas. La expresión era una mezcla entre hartazgo y dejadez. Su cuerpo le hacía juego con esto último. Se había dejado de una manera tal que ya sólo le quedaba desparramarse en la silla de plástico y madera. Abría con desidia el envoltorio de una magdalena cuando de repente, se ha incorporado para acercarse la silla a la mesa. Una raja negra de culo gigante y peludo ha asomado de repente, y como una luna en la negrura del cielo se ha quedado ahí saludándome …y saludándonos porque ese culo se ha quedado destapado durante todo el desayuno ya que la silla no tenía un respaldo completo.
    ¡Me ha dado mucha pena! pero no he ido a avisarla de que se le veía toda la raja.

  • bremaneur dice:

    Lunes, 20/02/2017 a las 18:07

    Repito lo que le he dicho a las 10:31 a Viejecita.

    Jajaja, pero si usted sabe que yo le quiero, pero es que a veces los hombres.

  • Por cierto, me ha gustado mucho este nuevo género “Hoy he visto”. Ya inauguró usted los “Me acuerdo” y sigue abriendo caminos.

    PROC: debe usted un Me acuerdo, no se escaquee, linda.

  • Muy buena esa anécdota, Bonnie. Viví algo parecido con una amiga en un bar hará unos meses. La diferencia radica en que lo que por descuido mostraba mi amiga era-o debía de ser, ejem-esplendoroso. Fue una chica que abandonaba el bar la que le advirtió del detalle, lo que provocó las risas de tres hombres que estaban en la barra y que debían de llevar un buen rato deleitándose, y calladitos, obviamente.

  • Ya, claro. Tu vas con la rajalculo al aire y no notas el fresquito ni nada. Mucho exhibicionismo, es lo que hay.
    Que a mi me parece bien, o no, según sea la amiga de botillero o la del ministerio.

  • Pirata Jenny dice: Lunes, 20/02/2017 a las 12:44
    … Y luego está Bienvenida, a mi juicio (a ver los demás taurinos qué opinan) mucho más importante en la historia del toreo que Dominguín.

    Pirata, yo diría que la duda ofende.

    (Pero no es similar a comparar a Mayall con Burdon).

  • Algunas cosas nunca las entenderé. No entiendo como Brema puede escribir tan bien teniendo tan mal gusto para las mujeres, la bebida, la música y la literatura. Y hasta para vestir, con ese look de colgado del partido pirata, arete en oreja (seguro que tiene otro en la picha)
    La entrada de hoy es, ante todo, una gran pieza literaria.

  • Pirata Jenny dice:
    Lunes, 20/02/2017 a las 19:18

    PROC: debe usted un Me acuerdo, no se escaquee, linda.

    +1.000.

  • Querido Diario: ya sé que cuando soporté la primera hora de La joven del agua prometí no ver ninguna película más de M. Night Shyamalan ni aunque me fuera la vida en ello; pero acabo de tragarme Múltiple y prometo ser bueno y no volverlo a hacer jamás.

  • (Sobre Burdon y Mayall: la comparación no iba más allá de un guitarrista y un cantante de blues –o rhythm and blues– blancos)

  • Gómez, ya solo escribir una novela sin la a, sin la é en francés, tiene su miga. Guardo con cariño una edición vieja heredada de mi abuelo, en papel cutre como de embalar, de cinco novelillas que van por junto y cada una sin una de las vocales.
    La primera es “Los dos soles de Toledo. Novela sin la letra a.” En mi edición no pone ni fecha de impresión ni autor pero acabo de mirar y está en el Cervantes Virtual. También he buscado en el texto a ver si efectivamente no hay as y se me ha caído el alma a los pies, se le ha colado un “ánima” que arruina todo el esfuerzo.

  • Rhumquina dice:
    Lunes, 20/02/2017 a las 20:24

    Rhum, yo no he sido nunca mucho de Bienvenida ni de la dinastía del Papa Negro en general. No he podido evitar nunca que me cayeran gordos. Pero al César lo que es del César: cuando pisaba la plaza era un dios. En realidad, si hiciéramos una lista no de cinco toreros, sino de veinte, que sería mucho más justo, hay que reconocer que Bienvenida estaría entre los diez primeros. En cambio, es posible que Luis Miguel ni siquiera entrase en esa lista. ¿Sustituiría usted a alguno de éstos por Luis Miguel? Yo no.

    José el Gallo/El Viti/Manolo Vázquez/Rafael el Gallo/Cagancho/Pepe Luis Vázquez/Manolete/Rafael de Paula/Antonio Chenel/Paco Camino/David Silveti/Antonio Ordóñez/Antonio Bienvenida/José Tomás/Curro Romero
    Domingo Ortega/El Litri/Frascuelo/Julio Aparicio/José Fuentes/Lagartijo/Juan Belmonte/Morante de la Puebla/Paco Camino/Diego Puerta.

    Dominguín ha sido sobrevalorado como torero porque era inteligente, guapo y supo colocarse muy bien fuera del toreo. Jugó a todas las manos (la política, el cine, la literatura), porque era un pillo y porque la posición de su padre se lo permitió desde joven. Tan capaz era que uno de sus hijos (Miguelito Bosé) se ha dedicado toda su vida a vender humo (Seré tu amante bandido es su única credencial, y más le valdría no presentarla), y la nieta esa que ha muerto de cáncer (y qepd con todos los arcángeles) con la que nos han abrasado desde hace dos semanas no ha hecho más que eso, morirse de cáncer.

  • ¿El fondón Morante en una lista donde no está Paquirri? A no ser que este último ocupase el lugar de un repetido Paco Camino…

  • Hay otra razón por la que Luis Miguel Dominguín me cae gordo: cuando murió Manolete en Linares, él estaba en el cartel. Imaginen el panorama: 26 de agosto de 1947, en esa España que, parafraseando a Brema hoy, estaba a caballo entre la de Cervantes y la de Paco Martínez Soria. La madre de Manolete, doña Angustias, que en canal pesaba ciento ochenta kilos, viajando desde Córdoba en el Buick del torero, conducido por algún antiguo subalterno de Manolete; la amante de Manolete, Lupe Sino, mexicana, ¿actriz, escort, puta?, en cualquier caso llevaba años con ella y parecía feliz, haciendo lo propio desde Madrid; Alvarito Domecq, caballista jerezano y señorito reaccionario que estaba presenciando la corrida desde la barrera, negociando con el cura local la extremaunción; Curro Puya, alias Gitanillo de Triana, el segundo (o tercero, no recuerdo) del cartel, descompuesto, presa del pánico; Manolete, consciente de la gravedad de la cornada, muriéndose literalmente a chorros en la enfermería de la plaza (hay una foto espeluznante en que se ve el charco de sangre que dejó bajo la camilla en media hora); y Dominguín…. Dominguín poniendo conferencias a Madrid (él que podía), perfectamente en su sitio. Llegó Lupe Sino. Alvarito Domecq le impidió el paso (Manolete aún agonizaba) para impedir un matrimonio in articulo mortis. Empujones y amenazas a las puertas de la enfermería. Llega doña Angustias, Lupe Sino se retira, hundida y desencajada. Y Dominguín … Dominguín pone otra conferencia a Madrid para contarlo.

  • Yo la leí, cómo pude, en francés, Álvaro. Creo que la tradujo al castellano un equipo de gente, pero no sé cómo lo resolvieron al final.

    Si escribir una novela con todas las letras del alfabeto tiene ya su miga, pues, como apunta Mortimer, hacerlo sin una vocal debe de ser una especie de tortura medieval. De todos modos, también La vida instrucciones de uso era también un apasionante jeu d’esprit novelístico: la minuciosa descripción de un 13 rue del Percebe armada con todo tipo de materiales literarios y extraliterarios.

  • botillero dice:
    Lunes, 20/02/2017 a las 22:34

    ¿Está usted de coña, verdad? Paquirri, que fue un torero estimable, poderoso y valiente, no le llega ni a la suela de las zapatillas a Morante. Morante es la última gloria del toreo. Es el último ejemplar de la especie. Mire al fondón en esta faena en la Malagueta y dígame a quién ha visto usted torear mejor que él. Desde luego a Paquirri no pudo ser.

  • Con el fondón ocurre lo mismo que con Tomás, el tremendista: toda una legión de turiferarios a su servicio. Pero da igual, con esto de las listas, ya se sabe: excepto la de los Reyes Godos, irrefutable, todas las demás van a gusto del que las hace.

  • Lipogramas.

    Oí al psicoanalista Cyrulnik relacionar La disparition con la orfandad de Perec, decía que el lipograma simbolizaba esa privación fundamental. Cosas que dicen los psicoanalistas. (Cyrulnik, el de la resiliencia, fue amigo de Perec; ambos huérfanos judíos de la Francia ocupada).

  • Gracias por acordaros de mí. Llevo una temporada muy entretenida con unos seres queridos que no paran de importunarme con sus infortunios. Voy a hacer un no-me-acuerdo solo con la a: ¡AAAAAAAAAA!

  • Sí, bueno, Procuro. Leí el célebre estudio sobre la vida y la obra de Poe –libro que alabaron personajes tan dispares como el propio Freud, que lo prologó, o Julio Cortázar, que lo citaba muy a menudo– que escribio la “Princesa del Psicoanálisis”, Marie Bonaparte, y en lo relativo a la personalidad del poeta me pareció una mezcla de lo obvio, lo posible, lo disparatado y lo puramente novelesco, casi a partes iguales. Como suele ocurrir en estos casos, todo sea dicho.

  • Y sí que era una delicia, Álvaro. Una obra maravillosa. Mire, de alguna manera, y espero que no me salte al cuello algún campeón al acecho al decir esto, me recordó a otra novela genial y que también tenía ese juego de muñecas rusas y novelas dentro de novelas, muchas de ellas de aventuras: No soy Stiller. Obra más que recomendable cuya lectura le debo a Vargas Llosa y su ensayo La verdad de las mentiras.

  • Manolo Vázquez, Manolo González, Curro Vázquez, Rafael Martín Vázquez, Dámaso González, Pepe Luis Vázquez.
    Todos ellos has sido figuras del toreo, a ver quién es el guapo que se aclara.

  • Perec es Dios, pero ponerse estupendo porque escribió no sé qué sin la letra no sé cuántos es de paletos. También lo hizo en su día Jardiel Poncela -y seguro que no fue el primero-, lo estudiamos en la EGB -este tipo de textos se llaman lipogramas- y nadie se puso a entonar cánticos de aleluya.

  • Caballero, si lo de paleto lo está diciendo por mi humilde persona, voy a rogarle encarecidamente que lo retire, si es tan amable, claro.

  • Disculpa, muchacho, pero te he “rogado encarecidamente” que lo retiraras porque me parecía un calificativo injusto, a destiempo y, como decías, propio de EGB. Tu miedo, real o burlón, a la amenaza que, por supuesto, no he vertido, corre por tu propia cuenta. Es asunto tuyo.

    Si algún día le pido a alguien que me imparta un cursillo de algo relacionado con libros (siempre que no sea un sistema eficaz para ordenarlos), no te lo pediré a ti. Desde luego.

    Lo doy por retirado, pues.

  • Recibí clases de Literatura Francesa contemporánea de un entusiasta del Oulipo (y de los cómics), Antonio Altarriba. Un buen profesor, aunque con poco ritmo. Siempre me dio un poco de pena no compartir su entusiasmo por los escritores franceses. Sin embargo, comparto con Brema la admiración por los vanguardistas españoles; no sé si les dan mil vueltas, pero en sentido del humor, les barren.

  • No tendrías por qué, aunque es asunto tuyo. Pero deberías tener presente que si no insultas, las posibilidades de fricción decrecen exponencialmente.

    Está olvidado, en cualquier caso.

  • Si, hombre, sólo falta que te insulte por la puta cara o el muñeco Macario o el chambelán, y que encima te vacile cono si le estuvieras amenazando.

  • Perroantonio dice:
    Martes, 21/02/2017 a las 00:39
    El cante jondo, los toros y la Semana Santa

    El cante jondo: ayyyyyyyyyyyyyyyy
    Los toros: ejeeeeeeeeeeeee
    La Semana Santa: guapaaaaaaaaaaaaaaa

    No sé, chico, eres de un rancio…

  • Altarriba ganó en 2009 o 2010, creo, el Premio Nacional de Cómic. Todavía recuerdo una clase en donde nos comento su interés por crear un cómic no narrativo, es decir sin antes y después, sólo con durante.

    Y hablado de durante, buenas noches, corazones.

  • Marie Bonaparte sufría mucho porque pese a someterse a psicoanálisis ella, pobrecilla, no gozaba como manda Freud, uséase con la penetración; sólo el frotamiento la hacía llegar al climax. Marie era claramente clitoridiana y el orgasmo vaginal le era mas que esquivo, era ausente, lo cual supone una evidente inmadurez según el vienés. Marie, desesperada, insistió hasta que un doctor le operó los bajos para acercar el clítoris a la vagina, en busca de la clase correcta de orgasmo. Marie Bonaparte es un nombre sin la letra u, que la tiene Freud.

  • Gómez dice:
    Lunes, 20/02/2017 a las 23:50…

    Y espero que no me salte al cuello algún campeón al acecho al decir esto

    Soy como un piel roja.

  • Hoy todavía, no he visto nada que merezca la pena ser visto.
    He visto mi cara ante el espejo, cuando me afeitaba.
    Ayer dí un paseo por el infierno, y en su caldeada atmósfera sentí la “inmensa levedad del ser” después de ver la cara del vacío que dejan las llamas.
    Me hizo sudar, he empapado las sábanas de un agua ligera y salada, pegajosa.
    He sentido la enorme responsabilidad de estar al lado de alguien al que amas, y que tus demonios hacen que sufra sin ninguna oportunidad de redención.
    He visto la cara del sufrimiento que produce la impotencia de ser y desear lo que se es. De que el ser afecte tanto el universo de los otros.
    Las profundas marcas que en tu cara dejan la ilusión y su consiguiente decepción.
    Nada que una ducha y un afeitado no puedan reparar, para dotarse de aún más escepticismo redentor.
    El escrúpulo de saber de antemano lo que pasará cuando eliges opción bajo las reglas que te impones.
    La sonrisa cínica que te surge cuando ante dos opciones sabes cómo actuar en cada una de ellas.
    Es la cuántica.
    Es decidir por dónde quieres que siga la novela, pero metiendote en ella sin letras, sin lírica; sólo con vida, con ganas de experimentar y desarrollar una teoría con tu propia experiencia.
    Buenos días. 21-02-2017
    Veo la cara de mi retrato. Afeitado y límpio.
    Veo un bloc de papel blanco de 300 gramos.
    Veo una mujer limpia, que quiere ser virgen de negros ponzoñosos.
    Veo la luz gris de día lluvioso, con una línea que mira al norte de capítulos sin modelar.
    Veo un camino para andar.

  • Geolocacionalizado ya en Colonia. Qué feos son los aledaños de la ciudad. A ver si la catedral es tanto como dicen.

  • Satur, köln es una ciudad que está muy bien. De Alemania era una de las que más me gustaba.
    Lo pasaras bien… te recomiendo que te pases por el Papa joes Bar antes de las 21.00 y escuchar a alguna de las bandas de jazz que tocan en directo todos los días.
    El museo romano es para dedicarle un buen rato.
    Los féretros de los Reyes Magos tienen su gracia.
    Comer un codillo en el Fruh. Frente a la fuente de Blancanieves o un concierto de jazz en el Koln arena.
    Tienes un zoo y algún restaurante italiano de cuatro mesas que no sabes si estás en Milán.
    Una de las tiendas de mobiliario contemporáneo más grandes de Europa.
    Patear esa ciudad es muy interesante, y lejos de las descripciones de Brema sobre Berlín, la gente es muy amable.
    El carnaval tan famoso es para no ver… pero sus cantineras le gustaran.

  • Pues a mí la ciudad me parece fea de cojones.

    Lo del comunismo venía a que tan malo no será si los del oeste son igual de feos, y eso que comían mejor.

    ¡Atlánticos por las calles! Riadas atlánticas inundan la ciudad. Bueno, he visto solo tres, pero refulgen por su belleza pasional y rojiblanca. Parecen buena gente y se comportan con orden y educación, no como las hordas merengues, que van protestando por ahí porque en los bares no hay tortilla de patatas.

    Satur retransmisionalizando en vivo y en directo. Cortamos la conexión para dar paso a la publicidad o a lo que toque.

  • Perro la operación triunfo del socialismo está tocando techo en Francia.
    En la pelea de quien da más el psf toca las estrellas:
    Salario universal.
    Legalización de la marihuana.
    Quien da más????
    Y luego decían que la religión es el opio del pueblo….
    Ancianitos…

  • Por seguir el hilo magistral comenzado por Ximeno de Atalaya, y así no desperdiciar una de las pocas oportunidades de tocarle un poco las gónadas ( sin injertos) a Herr Bremaneur, añadiré alguna consideración a lo ya mentado, sobre el sonido en el cine.
    Desde el cine mudo, que de lo que prescindía era de palabras o diálogo oral, el sonido era tan importante, que aunque sin medios técnicos de incorporarlo a la banda visual, los responsables de la sala de proyección, contaban con una banda para amenizar la película y ponerla en situación. Los locales de menos posibles se hacían con los servicios de un pianista para tal menester, que además de sintonía, acentuaba los momentos de mayor dramatismo, o la escena de acción.
    Ya con color y diálogos y a falta de digitalizaciones para crear los efectos especiales, la música es lo que da vida y diferencia a una película de una obra de teatro. Las óperas lo intentaron, siendo películas dramáticas con música diálogos y actores en directo.
    Diganme que sería de las películas sin una banda sonora musical. El poder de la música, es casi superior al de las imágenes o los diálogos para crear la atmósfera, la sensación, el estado de las cosas.
    Algunas películas son mucho más ponerle imágenes magníficas a la música, que lo contrario.
    Pero así como la música puede vivir siempre sola, las imágenes necesitan en la gran mayoría de los casos de la música para tomar toda su dimensión.
    Para los ejemplos se lo dejo a ustedes que tienen mejor memoria que yo.
    Además yo soy el que lo cuenta y no quiero atiborrar esto con citas y cosas de esas de profesionales.

  • Quitenle el sonido, no el diálogo a las escenas duras de la Naranja Mecánica…
    La película de los replicantes, sin Vangelis no pasaba de serie B.

  • jrG dice: Martes, 21/02/2017 a las 13:12

    Pero así como la música puede vivir siempre sola, las imágenes necesitan en la gran mayoría de los casos de la música para tomar toda su dimensión.

    Música solterona que vive con un gato. 🙂
    Jrg, explícate mejor.

  • Después de vivir entre herejes protestantes, entrar en la catedral católica de Colonia ha sido como volver a casa. Eso sí, la podrían lavar.

    Ya en los aledaños del coliseo del Valle Lefaküssen, a punto de degustar víveres varios y entrevistar a Petón en exclusiva para ChotSuey.

  • Juanfran Satur dice:
    Martes, 21/02/2017 a las 14:12
    Después de vivir entre herejes protestantes, entrar en la catedral católica de Colonia ha sido como volver a casa. Eso sí, la podrían lavar.

    Mucha Colonia pero no se lavan.
    JO, QUÉ GRACIOSA ESTOY

    Alvaroquinn dice:
    Martes, 21/02/2017 a las 14:11
    Me encantan las bandas sonoras, tanto los scores como las recopilaciones de temas. Ya que se mencionó Mulholland Drive hace no mucho, su banda sonora es maravillosa.

    Venga, vamos a votar. La de El Padrino. Las tres.

  • Procuro fijarme dice:
    Martes, 21/02/2017 a las 14:44

    Venga, vamos a votar. La de El Padrino. Las tres.

    Mejor que El Padrino (las tres) como película y banda sonora: Érase una vez en América. He dicho.

    Ah, y la de Corrupción en Miami.

  • jrG dice: Martes, 21/02/2017 a las 13:12
    Desde el cine mudo, que de lo que prescindía era de palabras o diálogo oral, el sonido era tan importante, que aunque sin medios técnicos de incorporarlo a la banda visual, los responsables de la sala de proyección, contaban con una banda para amenizar la película y ponerla en situación. Los locales de menos posibles se hacían con los servicios de un pianista para tal menester, que además de sintonía, acentuaba los momentos de mayor dramatismo, o la escena de acción.

    Es decir, que el cine era mudo y el sonido era tan importante que —como no lo había— se buscaba fuera.

    Aunque no se lo crean, yo he asistido a bastantes sesiones de cine mudo. En los 60, un benemérito amante del cine, pagado por el ayuntamiento, recorría las escuelas y colegios de Baracaldo proyectando películas de Charlot, Laurel & Hardy, Sennet, Lloyd, etc. Creo recordar que las películas ya incorporaban banda sonora (de piano) pero lo que más destacaba como fondo sonoro era el griterío infantil, abrumador. Casi se me había olvidado lo que era aquello hasta que en 1979 fui a una sesión de las 5 de la tarde a ver el «Superman» de Richard Donner. Qué algarabía y aplausos cada vez que aparecía Superman volando. Creo que esa sesión fue el principio del fin de mi experiencia cine-club.

  • MICRORRELATO

    El resplandor de su belleza opacaba el brillo de su pelo sin lavar. Casi me pasa una bicicleta por encima por quedarme mirándola.

  • He descendido a esos subsuelos y he visto que en horarios imprevisibles escriben un texto que vendría a ser una mutación fractal de las obras de Brainard y Perec.

  • Supongo que no valen El Pianista, Barry Lindon o Todas las mañanas del mundo. O varias de las películas de W. Allen.

    Vale, vale, BS ORIGINALES: me gustan las de Dersu Uzala (Simon Schwartz), El piano (Michael Nyman) y Memorias de África (John Barry). En este último caso, no sé si lo que me gusta es ver a Redford haciendo lo que sea a cualquier edad.

  • Perroantonio dice: Martes, 21/02/2017 a las 15:40

    Ese Ritxi Sakamoto debe ser el inventor del bocadillo.

    Perroantonio, las personas de otras geografías y EDADES ya no saben lo que es un richi, y además me has estropeado el Sakamoko. Tu chiste es extraordinario pero para minorías, el mío era para Toda la Gente.

  • Procu si un día consigo expresarme bien por escrito, cambiará la tónica de que me lea poca gente. Nadie lo hará¡¡¡

  • Una banda sonora buena, aunque muy monótona (casi un mantra de esos), antes de que se inventaran los jodidos aparatitos de pantalla, era ver la película de un recorrido en tren, con su traqueteo rítmico…y los fundidos a negro en los túneles.
    El “topo” de Donosti está bien para cortometrajes.

  • Al oir lo del Ritxi a Procu y el Perro, me he acordado de las panaderías y pastelerías RICH de Donosti. Ya no sé si queda alguna, creo que una cerca de la Plaza de Zaragoza…
    Del Sakamoto y David Byrne es la banda de “EL ULTIMO EMPERADOR” que es magistral.

  • El pinchadiscos que eligió temas para PULP FICTION … aquí una versión de Bob Seger del “c´est la vie”. En la película se pone una magnífica versión de Aaaron Neville, aunque la mejor, sin duda para mí, es la que puso Gomez creo de Chuck Berry.

  • Pues el domingo, nosotros (Ella y yo) vimos pasar a mogollón de gente con atuendos variopintos por el puente de South Congress. Del hecho de que iban todos corriendo (más o menos) y de que llevaban todos dorsales, dedujimos hábilmente que estaban participando en alguna carrera, en concreto en el maratón de Austin, según se podía leer en las pancartas.

    Me he acordado porque yo también me quedé mirando a una corredora particularmente atractiva, y casi me pasa una bicicleta por encima (la de Ella) por quedarme mirándola. La realidad imita al arte.

    Luego completamos el circuito de Lady Bird Lake en paz y armonía.

  • Por cierto, hablando de deportes, ya se están preparando y entrenando los diversos equipos en el lago para las regatas de Austin (4 y 5 de Marzo). Es todo un espectáculo, con el tiempo serán tan famosas como las de Oxford y Cambridge. Para empezar, cuentan con más público.

    A ver cuándo Satur hace una crónica de estos deportes, que no todo va a ser fúpbol.

  • También tienen mucho mérito la bandas sonoras de las pelis de Chuck Norris, Steven Seagal o Jean Claude van Damme, lo que pasa es que la música queda eclipsada por el guión.

  • Les había encasquetado un link doble con versiones del c´est la vie … pero mi espacio vital se ha visto limitado por la capacidad de aguantar del servidor…

  • Procuro fijarme dice:
    Martes, 21/02/2017 a las 16:06
    Perroantonio dice: Martes, 21/02/2017 a las 15:40
    Ese Ritxi Sakamoto debe ser el inventor del bocadillo.
    Perroantonio, las personas de otras geografías y EDADES ya no saben lo que es un richi, y además me has estropeado el Sakamoko. Tu chiste es extraordinario pero para minorías, el mío era para Toda la Gente.

    Ahhhhhhhh. No compartir el mismo sentido del humor es no reaccionar adecuadamente. Es como ese juego en que tú le tiras un balón a otra persona con el acuerdo implícito de que te lo devuelva, y en vez de recogerlo y devolverlo se lo guarda para sí.

  • Pirate:
    Que no haya podido contestarle no significa que no esté de acuerdo con lo que de toreros escribió ayer.

  • Petón es un icono atlántico. La hinchada le saluda por las calles y él responde como si conociera a todo el mundo; los hay que quieren sacarse una foto con él y yo he ejercido de Helmut Newton rojiblanco en numerosas ocasiones(*), excepto en una en el que un grupo de bellas atlánticas le han pedido a Petón que tomara la cámara para retratar al grupo conmigo, ya que al parecer les he causado sensación habida cuenta de que he localizado en mis bolsillos papelitos con números telefónicos.

    (*) De asterisco pa´cá lo he escrito para quienes no gustan de la veracidad de mis crónicas y prefieren la ficción. Satur piensa en todos sus lectores.

  • Le ví en directo en un concierto al Steven Seagal, y no era malo con el blues…nada malo.
    En realidad él era músico de blues antes de hacer las películas. Ahora está bastante gordo. Pero ponerse delante suyo con ganas de bofetadas, es cosa de pocos…

  • Impresionante la historia de Los diarios Turner: cómo una novelucha racista, acerca de los judíos y los negros que confiscan todas las armas de EEUU y obligan a los pobres blancos a defenderse exterminándolos, ha inspirado un terrorismo doméstico sin precedentes en EEUU, incluido el atentado con camión bomba de Oklahoma que mató a 168 personas y que estaba calcado de un episodio similar de la novela.

    Berger, J.M. The Turner Legacy: The Storied Origins and Enduring Impact of White Nationalism’s Deadly Bible (pdf).

  • No es nada infrecuente que la mala literatura y las falsificaciones históricas estén en el origen de muchos movimientos y guerras. Parece que la buena literatura sólo produce modorra social.

  • botillero dice:
    Lunes, 20/02/2017 a las 23:29

    Y dale con fondón. Coño, que es un torero, no un defensa central del Alavés.

    En efecto, Tomás y Morante, y después, casi nadie. No me dirá usted que prefiere las faenas fotocopiadas de Ponce.