Animales sobrealimentados

toro
por tipotrueno.

El control, inconstante y perecedero, es una simple quimera en manos de cualquier animal sobrealimentado.

Hay un círculo. Sangre, arena y un gran círculo de madera. En él hay dos animales, uno más inteligente que otro. Luchan. El espectáculo está garantizado. La dopamina se dispara entre todos los concurrentes, que los deja catatónicos durante segundos. El placer es abrumador. Quieren más. De los luchadores, solo sufre uno. Sufre y sangra. Nadie de los presentes quiere que paren; el animal más inteligente todavía menos; el otro, que sufre, que sangra, simplemente no lo entiende; no esperaba estar allí.  Pero la dopamina es más feroz. Se aferra a cada parte de los comensales, los hace avanzar al unísono, los estremece y zarandea; los cristaliza. Pero es solo un espectáculo. Vencido y vencedor. La lucha entre la sangre y la arena. No más inteligente que una gran guerra, ni una pequeña. Solo apremia la rápida absorción de la dopamina. Los animales, los luchadores, en cambio, están concentrados en su adrenalina. Se desactiva la razón y actúa el instinto. El más inteligente clava fuerte. El otro, lo intenta, pero tiene que procesar demasiados estímulos y no termina siendo consciente de lo que ocurre. Uno vestido. Otro desnudo. Omnívoro contra herbívoro. Y de nuevo, otra infección de dopamina, presente en la gran mayoría de animales y siempre, salvo algunos casos con ciertas taras, se dispara y las emociones afloran sobre todos los asistentes. Ese círculo causa dolor. No importa el cómo, el cuando y el donde. No importa. El hecho, es siempre el mismo. Algún animal sufre o muere, y los espectadores entran en un bucle de placer por la destrucción, que los arrastra por la viscosidad morbosa de un evento meramente sangriento. A veces, se reduce la secreción de dopamina, que no disminuye el placer de consumo, solo el deseo de comer.

Pero como ya he dicho antes, estamos sobrealimentados.

202 comentarios

  • Desde el punto de vista científico lo dicho aquí es un puro disparate, a mas de incomprensible. No todo puede valer.

  • Los Romanos si que entendieron bien la naturaleza de gran parte de los humanos. El poder lisérgico del espectáculo sangriento. Tanto en el despliegue geográfico con su tecnología de matar, como en las dotes apaciguadoras de la muerte ajena, como símbolo de poder.
    Solo que la vida requiere muerte.
    Preferiblemente la de otros, pero muerte al fin y al cabo.
    Para nutrirse, sorprenderse, no aburrirse o alimentarse.
    Negar la mayor es absurdo.
    La inteligencia nos ha servido para eso.
    Monstruos y maravillas.
    Solo me quedo con las maravillas, pero estamos construidos de eso también.
    Si, gordos, física y mentalmente.
    Necesitamos mucho menos, pero queremos más. La gran mayoría.
    Buenos días.
    Un sano escepticismo, que no descreimiento, es el camino adecuado, la cosa es que está congestionado.

  • JrG, hay que madrugar mas. A las 05.00 UTC hay que estar ya de guardia para prevenir los ataques a la ciencia, a la lógica mas elemental, y porqué no decirlo, a las esencias de España.

  • Hemos paseado por la plaza chop, chop, y comentamos que estaría bien ver decapitar a alguien. Comentario medio en broma medio en serio. Uno siempre comenta que las decapitaciones ya no son en esta emblemática plaza, sino en el desierto.

    En Segóbriga, en el anfiteatro romano, los mineros disfrutaban del espectáculo.
    Es entretenimiento.

    Los toros dan sentido a la existencia de unos, y protestar contra ellos a la de otros.

  • El que sangre y sufra, es poco probable que podamos demostrarlo. No somos toros.
    Podemos ponernos en el lugar de un toro. Podemos ponernos en el lugar de un torero.
    Podemos imaginar.
    Pocos se ponen delante del toro para poder sentir como un torero.
    Ninguno se pone en el lugar del toro porque nosotros no somos toros, somos humanos.
    Sangrar si que sangra el animal, sufrir es un sentimiento humano producido por la inteligencia.
    No me gustan los toros. No necesito la existencia de Dios. Pero esas cosas están ahí.
    El Toreo no elimina especies. El espectáculo puede ser más o menos aceptable según sensibilidades. Pero no me parece determinante su planteamiento.
    Ser un torero, aparte de que te paguen bien por ello, requiere de una valentía fuera de lo corriente. Algunos consiguen hacer una magia de estética dosificando sus miedos con unos medios limitadísimos.
    Si nos ponemos de verdad en el sitio de un toro, ante la inevitable consecuencia de estar vivo, que es fallecer, preferiría hacerlo con una oportunidad de demostrar mi rebelión, que con la inexorable consecuencia de pertenecer a la gama baja de la cadena alimenticia.

  • Marqués, vivir lejos del país y con estas temperaturas, me está limitando mucho.
    Ayer permanecí demasiado tiempo despierto, atento a las primarias de la gauche divine, y me acosté a la preocupante hora de las 23.00.
    Lo siento, y se que no es una escusa.
    Solo soy un humano en el camino de pulir.
    Me pliego a su inquebrantable bonhomía y generosidad al servicio de esta causa nuestra.

  • Justas de dopamina y adrenalina, jornada taurina. La neurotransmisoromaquia. Una manera original de ver la fiesta nacional, Tipotrueno.

    HOY 23 DE JANEIRO ES EL CUMPLEAÑOS DE…

  • Pues yo sí que me he puesto delante de un toro, ( de una vaca brava, en realidad, porque las vacas son las que se torean en el campo, sin matarlas, en los tentaderos, para desechar a las que no sean bravas, que ellas transmiten la bravura, y a los toros no se les puede torear hasta llegar a la plaza, que en ese caso, matarían a todo el que se les enfrentase ). Y digo:
    – Que son mucho más inteligentes que muuchos humanos ( sobre todo, mucho más que gran parte de los políticos ). Y que, fíjense en los toreros buenos, a ver si encuentran a alguno tonto, o memo.
    – Que el toro aprende enseguida a reconocer a quien tiene delante, y a engañarle, y que yo creo que cuando un toro se decide a ir por donde el torero quiere que vaya, es porque se ha dado cuenta de que iba a acabar muriendo en el ruedo, pero no le ha importado, que ha decidido portarse de forma estética, honorable, leal con su mayoral y con su divisa, pero no significa en absoluto que sea tonto. Ni menos inteligente que el matador, por supuesto.
    Yo lo veo más como un soldado de élite, yendo a una batalla en defensa de su bandera, de sus compañeros, a sabiendas de que es una batalla perdida.
    ¡ Hurra por los toros Bravos !
    ¡ Y por los buenos toreros, que los honran, los respetan, y les dejan lucirse antes de matarlos ! .
    Porque, no nos engañemos, si no hubiera corridas de toros, tampoco habría toros bravos viviendo a todo meter en las dehesas de Andalucía, que los criarían en cajones, o casi, y los mandarían al matadero directamente, para carne.
    Seguro que Pirata tendrá algo que decir, y mucho mejor dicho, al respecto, pero esto lo digo de corazón. Ya siento.
    Y me vuelvo a mi lunes.

  • Tengan cuidado con los enlaces, especialmente si son a Youtube. Cuando se ponen más de dos en un comentario, el filtro antispam que tenemos instalado los envía al limbo. Podríamos modificar el filtro, pero entonces esto sería una locura, porque sólo desde el día 19 nos han entrado 137 mensajes de spam y se colapsaría la sección de comentarios.

    De vez en cuando me paso por ahí y descubro algo que se ha quedado sin aprobar, pero si me avisan sería más rápido.

    Gómez dice:
    Sábado, 21/01/2017 a las 18:19

    Para Perroantoine.

    En España, tres cuartos del mismo. Según me contó un amiguete músico hace muchos años.

    Si bien, la versión nacional está “inspirada” en la de los Stones, aunque registrada, a pesar de las –¡ejem!– similitudes, a nombre de uno de los músicos del grupo español.

  • Gracias, Bellpuig.
    Una pregunta. ¿Y cómo sabe que ha sido por el filtro antispam y no porque el propio autor del comentario se ha arrepentido y ha decidido borrarlo?

  • Cipotudos todos
    (Una pseudoportada)

    Hace unas semanas Ruiz-Quintano, en su sabanilla sabatina en ABC, a propósito de un libro de Sanz Casillas, volvió a sacar a relucir lo de la prosa “cipotuda”, ajena según él a su patrocinado.

    Y es que igual que Marsé propuso aquello de “la prosa tricotosa” y sobre todo “la prosa sonajero”, ahora ha aparecido “la prosa cipotuda”, a la que Echevarría vio, en El Cultural, aficionada también, aunque más broncamente, al taconeo.

    “Prosa cipotuda”, caracterizada, según sus críticos, por la virilidad y la rimbombancia, por combinar varoniles coloquialismos con una pirotecnia lírica ensordecedora.

    Sus seguidores, machirulos, con afición por las fragancias masculinas, lo testiculario, el lucir demasiado paquete.

    Y por la estética tabernaria, por la floritura taurina, por la alegoría deportiva, pero aún más por la quincallería estilística: una prosa imaginera y devota del tropo, embadurnada un poco de estética barata por esa necesidad de recurrir siempre a una cita y a dos metáforas, de usar la cultura como una pedantería.

    Se ha creado a su alrededor un halo incomprensible de infalibilidad frente a un supuesto mejunje de sentido común, de costumbrismo arcaico y falsa despolitización, cuando predomina mayormente en casi todos, la impostura y la cínica equidistancia ideológica de igualación.

    Por ello también tienen colocado los sambenitos de derecha JotDown, o pandilla de columnistas de la derechita cool, felpudo lírico de partidos emergentes o neocolumnismo de ‘extremo centro’.

    Así las cosas, yo, que he publicado cuatro cosas y media en Chopsuey Fanzine ¿seré o no seré cipotudo?

    El que esté libre de culpa que escriba el primer post.

  • Con la autoridad que me confiere tener mas perros y gatos (en el Zulo) que todos ustedes juntos, afirmo:
    Considerar a los animales como si fueran humanos resulta aceptable para los niños (Carlota quiere mas a Emiliano que a su abuelo), no así para los adultos que habiendo comprendido su caracter simbólico y utilitario en la historia de la humanidad saben tratarlos con respeto pero sin hablarles y tratarles como si fuera tu cuñado favorito.

  • PIDO PERDÓN A TODOS LOS ESPAÑOLES

    Ayer me echaron una bronca por haber defendido en esta página la sustitución de la pena de prisión por una multa para el cantante de Def Con Dos, condenado a un año de prisión por el Tribunal Supremo. No es exactamente así, pero acepto la reprimenda porque a veces, buscando provocar debate, me dejo llevar y acabo diciendo cosas en las que no creo ni por asomo. Este peligro de estimular a la audiencia produce tertulianismo, cháchara y confusión, y acaba transmitiendo mensajes equívocos, así que, como el tema es importante, voy a dejarlo claro.

    Coincido plenamente con el mensaje de Bremaneur. El cantante de Def Con Dos tiene todo el derecho del mundo a decir lo que quiera. Creo que fue John Stuart Mill quien establecía el límite de la libertad en el daño, dejando fuera a la ofensa. Evitar el daño e ignorar la ofensa.

  • Hablando de animales “totémicos”, y en venganza por el poema de W.S. en polaco ( que no entiendo ), y la traducción al español que puso ayer Procuro :
    Un poema que me gusta… ( está en inglés, ya siento, pero hay cienes y cienes de traducciones ). Y, en mi próximo descanso, para los del francés, pondré un poema ( cantado ) a un animal. Al caballito blanco. Ahora no me atrevo, que me mandaría el blog a las tinieblas exteriores…

    William Blake. 1757–1827

    . The Tiger

    TIGER, tiger, burning bright
    In the forests of the night,
    What immortal hand or eye
    Could frame thy fearful symmetry?

    In what distant deeps or skies
    Burnt the fire of thine eyes?
    On what wings dare he aspire?
    What the hand dare seize the fire?

    And what shoulder and what art
    Could twist the sinews of thy heart?
    And when thy heart began to beat,
    What dread hand and what dread feet?

    What the hammer? what the chain?
    In what furnace was thy brain?
    What the anvil? What dread grasp
    Dare its deadly terrors clasp?

    When the stars threw down their spears,
    And water’d heaven with their tears,
    Did He smile His work to see?
    Did He who made the lamb make thee?

    Tiger, tiger, burning bright
    In the forests of the night,
    What immortal hand or eye
    Dare frame thy fearful symmetry?

  • Tous dérriere, tous dérriere
    Tous dérriere et lui devant…

    Perdón viejecita, pero estoy casi seguro de que va a poner éste.

    Por qué ponéis cosas en idiomas extranjeros ?

  • Pues sí, Profesor Secundum, iba a poner esa poesía ( de Paul Fort ) , cantada por Brassens. Veo que usted trae a Aznavour, así que, lo pongo a pesar de su protesta. Que sé que, al menos a JrG le gustará ( aunque se lo sepa de memoria )

  • Brassens y Aznavour nos gustan a todos, chicus. Aunque la canción de Aznavour que has enlazado es mucho deprimente, Sucundúm. À mon avis.
    Gracias por el Blake, Viejecita. Reconozcamos a Blake: «Blake is Blake», ya lo cantaban Los Bravos. Y ahora DAME BORGES (on Blake): «El otro tigre». (Disculpas por la letra rosas sobre fondos rosa pero es lo mejor que he encontrado en ortotipografía).
    (Verle, ha puesto «Shostacovitch». Dele una colleja a la secretaria).

  • “…devant mes amis quelle catastrophe
    tu me contredis, tu m’apostrophes…”

    Deprimente, si. Por real, además, Procuro. Esas parejas decadentes que se ajustan las cuentas en público….

    Pero al final se atisba una mínima esperanza o soy yo, que me agarro a todo clavo ardiendo.

  • Noooooo, Viejecita, que USTED no lo hace con rintintín, creo. Y yo escribí el suyo con minúsculas, sin mala intención claro.

  • Gracias, Perro.

    La verdad es que el post no se quedó en el limbo, sino que me acogí a la opción “borrar”, más que nada para ver si funcionaba.

  • [0]

    Los toros son probablemente la última forma de expresión cultural no líquida que nos queda, en una sociedad excedentaria, puritana e idiotizada que mata animales a escala industrial para que podamos comprar nuestra bandeja de pechuguitas de pollo a 2,40 en el Carrefour y nuestros corazones de merluza sin piel y sin espinas en la sección de congelados. Anuncio entrada en respuesta.

  • UN HOMBRE DE ACCIÓN
    Mi pasión balonmánica me lleva a ver hasta el Angola-Bahréin que se está jugando ahora. Pero hay que dar un paso más y pasar a la acción. He escrito a varios conjuntos de la ciudad para ofrecer mis servicios como extremo izquierdo, o para el puesto que se tercie, incluso para dar sombra al botijo. Me hago llamar Satur Docevalles. GO, SATUR, GO!!

  • Chanson y toros:

    https://www.youtube.com/watch?v=7KQ6aQiEePQ

    C’est l’heure où les épiciers se prennent pour Garcia Lorca
    C’est l’heure où les Anglaises se prennent pour la Carmencita

    Les toros s’ennuient le dimanche
    Quand il s’agit de mourir pour nous
    Mais l’épée va plonger et la foule se penche
    Mais l’épée a plongé et la foule est debout
    C’est l’instant de triomphe où les épiciers se prennent pour Néron
    C’est l’instant de triomphe où les Anglaises se prennent pour Wellington
    Ah!
    Est-ce qu’en tombant à terre
    Les toros rêvent d’un enfer
    Où brûleraient hommes et toreros défunts
    Ah!
    Ou bien à l’heure du trépas
    Ne nous pardonneraient-ils pas
    En pensant à Carthagem Waterloo et Verdun, Verdun.

  • Al respecto del tema del cantante de DEF CON DOS, en mi opinión puede decir lo que quiera. Peor el límite lo marca claramente el Código Penal.

  • Arístide dice:
    Lunes, 23/01/2017 a las 13:19

    No hay ninguna duda. Pero creo que puede considerarse la pertinencia o no de tal o cual artículo del código penal.

    Castigar a los comercios en Cataluña que solo rotulan en castellano también es legal, y el Constitucional lo ratificó, pero a mí me parece antidemocrático y criticable.

  • No sé porqué pero con lo que me gusta la chanson, en general, no me gusta Brel. Creo que es ese exceso, para mí, de gestos (esa pose “flamenca”, por dios), muecas, sudor y dientes.

    O, simplemente, que no me gustan las canciones que canta; las melodías, que las letras si, vale.

  • Me sumo a las sabias palabras de don Arístide. Es más, se me antoja algo tan evidente que me sorprende hasta que haya que escribirlo. Por la misma regla de tres, ampararnos en la sacrosanta libertad de expresión, la calumnia en los medios de prensa, pongamos por caso, quedaría siempre impune.

  • Hay que agradecer, tratándose de un texto animalista, que haya sido breve.
    Dicho esto, debe recordarse que la Fiesta perecerá cómo consecuencia de la Juanpedritis, virus asociado a toreros mediocres y apoderados sin escrúpulos. Eso si no viene antes el criminal legislador con el decreto ley y dice que a partir de ahora los toros solo para recortadores.

  • Se avecina polémica taurina, parece. Voy a escribir a Vicent para que adelante su artículo anual y enriquecer, así, el debate.

    Que a mí me parece cojonudo, ¿eh? Pero, ¿no está un poco trillado este asunto?

    Vamos, que igual hay argumentos nuevos, no sé.

    Yo vivo rodeado de animalistas, incluso he votado en el Senado por este partido (que dios me perdone) para que me dejen en paz y en una reunión reciente escuché un argumento supremo sobre una continuidad animal-hombre que hace que seamos, esencialmente, lo mismo.

    Y me da mucha pereza el tema pero me encantará leer sus cosas sobre el asunto.

  • Perdona, Procuro, pero del poema ese del tigre he entendido lo mismo que del polaco en su versión polaca.

    ¿Por qué pones estas cosas tan intelectuales y tan raras?

    ¿Por qué no pones cosas normales como lo de ese pirata con los cañones por banda?

    Me quieres humillar, lo noto.

  • REIVINDICACIÓN DE LOS CUENTACUENTOS

    Desde hace tiempo, la comunidad científica defiende la idea de que los humanos de hoy son prácticamente idénticos a los de hace 35.000 años en su desarrollo cerebral, en su comportamiento, en sus preocupaciones y en sus temas y obsesiones. No nos diferencia nuestra individualidad sino la construcción social edificada gracias a la inteligencia colectiva, eso que, por simplificar, llamamos cultura. Todo esto lo pueden leer en el primer capítulo de «Sapiens. Una breve historia de la humanidad» de Yuval Noah Harari, que algunos de ustedes han recomendado varias veces en ÇHØPSUËY FANZINË ØN THË RØCKS, así que no me extiendo. Pero sí es importante remarcar una idea fundamental: el homo es sapiens por su capacidad de realizar abstracciones («ficciones», las llama Harari) y construir relatos que, como saben, son narraciones en donde se suceden hechos reales o ficticios en una sucesión temporal antes-hoy-después. Que se sepa, ningún otro animal, incluidos parientes homínidos, tienen estas capacidades (lo que no impide que les dotemos de ellas por medio de otra técnica narrativa que llamamos personalización, consistente en concederles voz, pensamiento, intenciones o rostro expresivo, como en los productos Disney).

    Según Harari, la capacidad de que personas diversas, de grupos sociales distintos y separados entre sí, pueden creer en abstracciones trascendentes (trascendentes a su vida inmediata) es lo que ha cohesionado a los grupos humanos alrededor de las religiones, las naciones, las ideologías o el deporte. Grupos humanos diversos contaminados por la ficción de una guerra global contra los infieles tendrán una ocasión para cohesionarse, actuar y, eventualmente, conseguir sus objetivos. Pueden hacerlo también por otras ficciones: la igualdad, la revolución de los pueblos, la superioridad del hombre blanco, el periodismo o por «salvar el Ártico».

    Por su parte, los relatos, con su sucesión temporal, establecen una ficción añadida, la idea de la consecuencia o, dicho con palabras religiosas o ideológicas, de la «promesa» o la «utopía»: si hacemos esto satisfacemos a Dios y obtendremos una recompensa postmórtem; si hacemos esto, nos salvaremos como Humanidad o salvaremos a la Tierra o llegaremos a la sociedad justa e igualitaria.

    Nos «movilizan» dos pulsiones, la inmediata de satisfacer nuestras necesidades básicas (comer, beber, descansar, cuidar a nuestros familiares) y la trascendente, que podríamos llamar «misionera»: salvar el mundo, salvar el país o, en su defecto, salvar a «nuestro» equipo del descenso «animando» todos los fines de semana.

    Para que estas ficciones funcionen se necesita una abstracción más, convertirnos en seres espirituales que se mueven por abstracciones (la bondad, el amor, la igualdad… por resumir, el Ideal) e ignorar nuestro componente corpóreo o animal, lo que antes se denominaban pasiones (bajas) y ahora estudian ciencias como la genética o esa parte de la etología que llamamos antropología. Todo idealista o misionero apartará de un manotazo cualquier comportamiento propio que se interponga ante el Ideal, sea mirarle el culo a la prójima, expulsar a los bichos de nuestro territorio o desear tener cosas propias; el hombre es su espíritu (la ficción) no su carne.

    Las ficciones mueven al hombre y para que funcionen no es tan importante la grandeza de sus objetivos como la efectividad de sus mecanismos de adhesión: las emociones. Nos equivocamos una y otra vez quienes pretendemos la utopía racionalista (otra ficción) de una sociedad basada en un funcionamiento objetivo de las instituciones humanas en función de conocimientos, capacidades, méritos, necesidades… y alejada del nepotismo, el corporativismo, el amiguismo, el enchufismo, el nacionalismo o el sentimentalismo.

    Las ficciones mueven la conducta humana aunque los automóviles, los ordenadores, nuestros ojos o nuestro estómago sean mecanismos de funcionamiento objetivo. El gran avance humano —¡jódete lorito!— ha sido eficaz porque los mecánicos de los hechos, los que hacen que las cosas funcionen, siempre han estado a sus cosas, al servicio de los charlatanes emocionales. La lámpara de Edison iluminando el campo de fútbol.

  • Enera, febrero, marza
    Se te queda el cuerpo trastabillao leyendo estas cosas. Esta frase, particularmente repelente, “El machismo ha presentado la realidad como una incógnita con el objeto de quitarle el significado a cada día, a cada mes, a todos los años”. Me pregunto qué puede significar.

  • Gómez dice: Lunes, 23/01/2017 a las 12:46

    Gracias, Perro.

    La verdad es que el post no se quedó en el limbo, sino que me acogí a la opción “borrar”, más que nada para ver si funcionaba.

    ¿Qué le decía yo, Bellpuig? Siga usted presumiendo de intuición, listilla.

  • Schultz si así se quedan tranquilos y tranquilas, dejamos de invertir pasta en más chorradas, que me llamen Ramona, y como hacíamos antes aquí , nos tratamos de doña, para la igualdad de género diferente.
    JODERRRRRRRRRRR¡¡¡¡

  • Quitemos el género. Anulemos el idioma. La filología es machista y la ley es fascista.
    Quemémoslo todo.
    Sólo han sido unos millares de años de dominación machista lo que debemos aniquilar.
    Venga, quién da más…

  • el profesor sucundúm dice:Lunes, 23/01/2017 a las 14:08

    Y yo no entiendo nada nunca y me aguanto. POS SI NO TIENE PÉRDIDA, hombre, que pareces ingeniero. Busca en tu corazón.

    Schultz, por qué lo haces. Lo había visto hace días y he sabido permanecer callada como una putituta.

    Ahora ya no sé si es el cumple de JrG de mentira o lo decía por el desmentido de Perroantonio, que es falso, y entonces lo que es verdad es que es el cumpleaños de JrG. NO JUGAR CON LOS CUMPLEAÑOS Y LOS SENTIMIENTOS DE LA GENTE

  • Que no Procu, que yo no miento nunca jamás.(la mayoría de las veces).
    Hoy es uno de mis muchos NO-CUMPLEAÑOS, como en Alicia en Wonderfull.
    Para mis 55 castañas quedan semanas y meses…

  • Perroantonio dice:
    Lunes, 23/01/2017 a las 14:27
    REIVINDICACIÓN DE LOS CUENTACUENTOS

    Ayer empecé con Sapiens. Unas primeras páginas alarmantes por demasiado básicas, pero luego toma vuelo.
    He leído a Perroantuan con cierta aprensión, miedo al spoiler: Hay que ver como influyen las series.

  • Los niños y los damnificados por nuestra aplicación de la ley de la lengua machista sí que lo deben ver.
    Pero claro los lunáticos, nos atenemos a ley y claro, ahora ya no sé yo si eso es bueno o qué…
    Es por eso que pedía yo su consejo.
    Pero que vamos, que el ejercicio del silencio obvio, también es otorgante.

  • Peter Turchin, contado por Hugues, pero nos llega a través de ¡Ruiz Quintano!

    “Ha habido un incremento de la competencia intra-élites”. A mayor competencia, mayor fragmentación. Esto se vería especialmente en el Partido Republicano, dividido en facciones a partir del crecimiento del Tea Party en 2010.

    La excesiva competencia dentro de las élites genera figuras de contra-élite que, siendo élite, contribuyen a una inestabilidad política y son exitosos cuando tienen enfrente lo que Turchin llama un “Alto nivel de movilización popular”.

  • Yo me estoy apretando en crudo el programa del grupo político de Macron, ( En Marche, como sus iniciales Emmanuel Macron) que no es de izquierdas ni de derechas, sino todo lo contrario.
    Espero las novelas de Gómez que estarán para llegar, y un ejemplar que he pagado a precio de trufas de Escritos sobre Jazz.
    Le estoy dando un buen repaso a los 6 primeros libros de la geometría de Euclides que me regalaron para reyes.
    Así que los que recomendais Perro, Holmes y Procu, tienen que esperar unos cuantos días.

  • En lo de Enera, Febrera y Marza —que también leí ayer y callá como un caprónido, por lo de no dar aire a las gilipolleces— eché a faltar lo de Lunas, Martas y Miércolas. Adverto muchas contradicciones en la Fuerza.

  • Rhumquina dice:
    Lunes, 23/01/2017 a las 10:21
    Cipotudos todos

    Ampliemos lo señalado por Rhumquina. Es tal nuestra experiencia, tal nuestra inexpugnabilidad, que nuestra labor de centinela de cipotudos puede verse amenizada prestando somera atención a otras sancionables escrituras. En pocos días hemos sido atacados por dos artículos de prosa femenina actual. ¿Existe una así llamada prosa femenina actual que pueda definirse y caracterizarse como prosa femenina actual? Sí, existe una así llamada prosa femenina actual que pueda definirse y caracterizarse como prosa femenina actual; verbigracia la hodierna de Valeria Luiselli y la de hace tres días de la Cayetana. Concretemos: ambas hablando del mismo tema.

    Hagamos profusión de discencia: la prosa femenina actual tiene una característica tan conmovedora como inamovible y no es otra que el tratamiento cinematográfico de la acción, salpimentado con definiciones psicológicamente emotivas de los personajes, con un ligero toque de dramatismo para comentar situaciones de lo más consuetudinarias.

    Deberíamos ejemplificar lo expuesto, mas nos ha parecido ver en lontananza que varios adjetivos de Antonio Lucas y una metáfora balompédica de Hugues avanzan hacia nuestras posiciones tratándose de ocultar tras unos ar(jorge)bustos. No pasarán, nos decimos con la reciedumbre propia que con la que el vino de la merienda templa nuestras gargantas. No, no pasarán.

  • Estoy de acuerdo con un amigo que decía que los skin ges no tenían celebro, porque al raparse la cocorota al cero las raíces capilares ya no les sujetaban el celebro y éste se les caía al fondo de la calavera. ¿Y los calvos? os preguntaréis. Pues a esos no, porque la calvicie es progresiva y al celebro le da tiempo darwinianamente para adherirse al cráneo con unas ventosas especiales y así no caerse.

  • Estamos jodidos. Me cuenta Ella (en España por temas de papeleo académico) que había quedado con su directora de Tesis para que le firmara unos documentos. Ella le muestra los documentos y le ofrece un bolígrafo para que los firme. La directora rechaza el bolígrafo (azul o negro, tanto da) y dice que ella lo firma todo con bolígrafo rojo porque ella es muy roja. Literal. Mi mujer se quedó sin habla y sin saber cómo reaccionar (afortunadamente para ella, cualquier comentario se le podía haber vuelto en contra). Este es el nivel, ya no estamos hablando de ideología, sino de gilipollez pura y dura. La decadencia de Occidente marcha a toda velocidad.

  • « Lilian enrolló su pancarta, se acomodó la trenza rubia y se perdió entre la multitud».
    «La chaqueta desabrochada y la corbata bamboleándose hasta la entrepierna».
    «con un pinganillo en el oído»

    Trenzas, corbatas bamboleantes, entrepiernas, pinganillos. Encontramos harto evidentes estas metáforas. Tan harto evidentes que nos negamos a explicarlas sin caer en definiciones sicalípticas y freudianas.

  • Zeppi y’a lo dijo el sabio…
    Solo existen dos cosas infinitas y de una de ellas no estoy seguro.
    La estupidez es infinita como todo lo inexplicable.
    La paradoja es su velocidad, superior a la de La Luz…y su despliegue, similar a la radioactividad, en tiempo humano, imposible de eliminar.
    En este país es obligatorio el negro para firmar mientras q en España es el azul, mucho más lógico ante falsificación.
    El rojo solo es para tachar.

  • El tema de los protestadores estos en los USA y en todo el mundo, es que toman símbolos de una antigüedad en la que los actores se jugaban el pellejo y peleaban por cosas tangibles.
    Los protestosos actuales no tienen ningún proyecto ni ninguna consecuencia para sus actos.
    Disponen de un tiempo financiado y asegurado por los protestados y su ánimo diferenciador choca con las leyes que tanto costó lograr además de ser redundantes pues reivindican un derecho a protestar que y’a ejercen pero que consideran vulnerado por la ley que lo permite…

  • Menuda maravilla lo de la calendaria, oyes. Al hilo del recurrente tema, permítanme lanzar una piedra, cual Sísifo, para esconder seguido la mano (que es la forma más divertida de lanzar piedras).

    Cuando leí el artículo «¿Feminismo? Sí, pero con fundamento», publicado a finales de 2015 por la bióloga Marta Iglesias Julios, me surgió una duda sobre el uso del masculino como género no marcado. En el escrito se toca el tema de forma tangencial:

    Después de lo expuesto podemos preferir creer que las diferencias que nos llevan a comportarnos de manera sexista vienen de la cultura y no de la falta de ella. Pero haciéndolo seguiremos tratando de imponer normas que no serán compartidas, que seguirán aumentando las diferencias entre nosotros y que convertirán la sociedad en la que vivimos en un mundo cada vez más hostil, fundado en relaciones humanas cada vez más artificiales. Normas que no tienen ninguna base que soporte el cambio. Ideas como que el lenguaje es sexista y modificarlo reducirá las diferencias. Cuando en realidad nadie ha evaluado si este es un método eficaz para corregir lo que persigue, como, por ejemplo, estudiando si en países con niveles similares de desarrollo pero con lenguajes con y sin género hay diferencias significativas en el grado de igualdad (por ejemplo comparando las distintas excolonias británicas y francesas a este respecto). O críticas al uso del espacio público como arma sexista sin haber hecho estudios significativos del uso del espacio público que hacemos ambos sexos, ni pararse a pensar en las diferencias anatómicas de cada uno.

    ¿Es cierto que nadie haya estudiado si existe una correlación entre lo uno y lo otro? Es algo que, por obvio, nunca me había planteado seriamente. Si nadie lo ha estudiado, veo yo ahí un magnífico barbecho para aquellos que busquen la subvención y no sepan muy bien en qué ocupar sus días. No hay consejería que se precie que se atreva a rechazar tan noble causa.

  • Pirata Jenny dice:
    Lunes, 23/01/2017 a las 13:02
    [0]

    Los toros son probablemente la última forma de expresión cultural no líquida que nos queda,

    Pues no estoy de acuerdo. A no ser que se consideren la Jota, ( en todas sus variedades : aragonesa, navarra, folía, muñeira…), la guitarra, el Flamenco, el zorcico, como líquidos, igual que el vino y el aceite de oliva.
    Y eso sin tener en cuenta el jamón ibérico de bellota.

    Porque comprendo que nuestra música clásica , o seria, o buena ( como si el folclore no fuera ni bueno ni serio ), ya forma parte del patrimonio del mundo, igual que son parte de ese patrimonio las pinturas de Velázquez, de Zurbarán, de Murillo, de Picasso, de Dalí, y de tantos otros.
    Por no hablar del Quijote, del pirata con sus cien cañones, de Santa Teresa…

    Pero aunque se las hayamos regalado a la Humanidad en General, siguen siendo nuestras, y nos siguen quedando.

    Ya siento.

  • marquesdecubaslibres dice:

    Lunes, 23/01/2017 a las 17:16

    Como salga le sacamos al Conde de la Corte que llevamos dentro 🙂

  • Resulta curioso que mi aspecto traicione mis ideas. Esta mañana en una reunión me presentan a una norteamericana diciendo que “saben que estoy muy preocupado por la elección de Trump”. Antes de que pueda aclarar mi posición la susodicha me cuenta que toda sus amigas estuvieron ayer en la manifa feminista anti-Trump y su preocupación por los ataques a la prensa. Musito algo así como que “sometimes press lies” pero ya me ha tomado por uno de los suyos. Le sigo el rollo a ver si por lo menos hay tema…

  • Aquí todo el mundo anda flirteando. El Marqués con la useña, Adams con la veterinaria, Viejecita con la plancha… Esto es Sodoma y Modorra.

  • Adaptaciones dice:
    Lunes, 23/01/2017 a las 15:34

    Coño, la Psicohistoria de Hari Seldon.
    Gracias por traerlo, es de lo más interesante que he leído en tiempo.

  • Bremaneur dice: Lunes, 23/01/2017 a las 16:52

    Bien visto lo de la prosa femenina actual. Claro, no se puede encontrar en el ABC.

  • Salgo al ruedo, disculpen la tardanza.

    marquesdecubaslibres dice:
    Lunes, 23/01/2017 a las 06:41
    Desde el punto de vista científico….

    Creo conveniente decir que no es un estudio sobre las reacciones químicas de la neurotransmisoromaquia (gracias por el apunte Procuro). Es una visón. Es mí visión. Aún así, me gustaría que me aclarara cuál o cuáles han sido mis disparates para poder así dilucidar tan grave error.

    JrG dice:
    Lunes, 23/01/2017 a las 06:42
    Los Romanos si que entendieron bien la naturaleza de gran parte de los humanos.

    Muy buena comparativa, era otra de mis intenciones.

    Pirata Jenny dice:
    Lunes, 23/01/2017 a las 13:02
    Los toros son probablemente la última forma de expresión cultural no líquida que nos queda

    Ansío con ganas leer esa entrada.

    Perroantonio dice:
    Lunes, 23/01/2017 a las 14:27
    REIVINDICACIÓN DE LOS CUENTACUENTOS

    Como siempre, quedo rendido a sus pies. Apuntado “Sapiens. Una breve historia de la humanidad” de Yuval Noah Harari.

  • «rápida absorción de la dopamina»
    La dopamina es un neurotransmisor fisiológico que a través de unos receptores situados postsinápticamente ejerce su efecto estimulante. No hay ningún tipo de absorción ni aunque se administrase exógenamemte por via intravenosa, ya que por vía oral no se absorbe.
    Lo dicho, un disparate. Suspenso y vuelva en septiembre. Y no me haga seguir analizando la carraca de errores.

  • tipotrueno dice:
    Lunes, 23/01/2017 a las 18:44

    Conste que no es fácil, tipotrueno. El argumento del sufrimiento animal es casi inapelable, pero espero hacerle entender por qué no sólo se puede disfrutar de los toros, sino por qué una vez que uno los entiende no hay nada que les haga sombra. Si no le convenzo de eso, espero al menos convencerle de por qué los animalistas deben respetar a la afición taurina. Es más, deben protegerla.

  • Gracias Pi, el jurado ha sido muy benevolente, al menos conmigo. Yo también salí encantado del encuentro, y las criaturas se han caído bien desde el primer momento. La música une mucho. Seguiremos informando.

    Abrazos.

  • No, no, Marqués. La defensa no puede ir (creo) por minimizar el sufrimiento del animal (aunque ese sufrimiento no es físico, como creen los animalistas, sino psicológico), ni siquiera por la defensa de la especie (y de todo el entorno que depende de su supervivencia, sean los humedales de la Camarga o la dehesa española).

    Mi defensa de los toros es fundamentalmente cultural; no en el sentido que insinuaba Viejecita (manifestaciones folclóricas), sino de Cultura en mayúsculas. Es decir, más en la línea de lo que ha traído Perro de Harari sobre las ficciones de las que se dotan los hombres para entender. Las similitudes entre los toros y la tragedia griega.

  • Chino Cudeiro dice:
    Lunes, 23/01/2017 a las 17:27
    … Si nadie lo ha estudiado, veo yo ahí un magnífico barbecho para aquellos que busquen la subvención y no sepan muy bien en qué ocupar sus días. No hay consejería que se precie que se atreva a rechazar tan noble causa.

    Estoy por decirle a Ella que cambie el tema de su Tesis, ganaría muchos puntos con su directora.

  • Siempre defendí la tauromaquia como un rito cuasi religioso, el mejor que conozco, desde luego en la línea de post de Perroan (lo suscribo desde la cruz a la fecha) y lo que dice usted, Pirate.
    Otra cosa es que me meta, en broma, con los errores técnicos de la entrada, que al tener una pretensión retórica carecen de importancia.

  • marquesdecubaslibres dice:
    Lunes, 23/01/2017 a las 19:12
    rápida absorción de la dopamina

    No tengo muchos conocimientos sobre el tema, y es muy posible que esté errado, pero la dopamina es también una neurohormona que libera el hipotálamo, la cual es una sustancia orgánica que sí puede absorber nuestro organismo. Tampoco creo que éste fanzine sea una clase de ciencias. De todas maneras, para mis próximas intervenciones, especificaré lo que es ficción, opinión o tesis. No me gustaría importunar.

    Pirata Jenny dice:
    Lunes, 23/01/2017 a las 18:44
    Conste que no es fácil, tipotrueno. El argumento del sufrimiento animal es casi inapelable,

    Lo dicho, tengo ganas de leer su entrada.

  • Me gustaría Pirata que me dieras datos sobre el sufrimoento del toro. Sea sicologico o físico o ambos.
    Hablar en los términos que tanto tú como Marqués usáis para las corridas de toros me parece tan lírico como los de los que las denostan.

  • Y en qué lugar concreto de Occidente se ha producido la gilipollez, Zeppi ? Apuesto por la Universidad Complutense.

  • Por cierto, la ilustración de la entrada es una auténtica maravilla. Al culpable de ella tal vez se la pida prestada, porque no se me ocurre cómo podrían superarla.

  • No veo por qué el Folclore tiene que ser cultura en minúsculas. Ni por qué no puede emparentarse con la tragedia griega, o con las relaciones con los dioses.
    Será mi culpa, por brutita , inculta, vieja y gagá …

    Ya siento

  • S. dice:
    Lunes, 23/01/2017 a las 18:07
    Adaptaciones dice:
    Lunes, 23/01/2017 a las 15:34
    Coño, la Psicohistoria de Hari Seldon

    Lo que aprendo. Reconozco que no he leído la saga Fundación, sí otros Asimov.

  • Aquí no firmamos las ilustraciones porque somos unos aficionados sin pretensiones y reconocemos humildemente nuestras limitaciones y nuestros plagios. Pero es de justicia reconocer que Brät Cäshø, que lleva ilustrando casi en exclusiva los últimos meses, está que se sale. Si se lavara, sería un gran tipo.

  • JrG dice:
    Lunes, 23/01/2017 a las 19:54

    Creo honestamente, JrG, que el toro sufre, en lo físico, bastante poco en la corrida. Desde luego, mucho menos que un pollo, un choto o un cordero que no ha salido de una nave jamás, trasladado en camión por una autovía, metido por una manga en un matadero y colgado (vivo) de un gancho para facilitar su degüello. Por tres razones: por carácter (un toro bravo se parece mucho más a un tigre o a un perro salvaje que a un cabrito), por edad (el toro que se lidia con caballos tiene, al menos, tres años: es un señor tío) y tiempo (una faena dura veinte minutos; la ordalía de los pollos/chotos/corderos dura 48 horas).

    Obviamente, la corrida acaba (casi siempre) con su muerte, así que no neguemos lo evidente: el toro muere, y en su muerte hay sangre y mugidos y estertores. Y cuando el toro es manso, o bravo pero se ve abatido, se refugia en tablas, señal de su miedo y su desvalimiento. Sería una estupidez no reconocerlo: la faena es un acto de sometimiento progresivo del toro que culmina en su muerte. Independientemente de lo que le ocurra al torero. Punto.

    Admitido esto, los no aficionados, o quienes no han tenido demasiado trato con animales (animales: no mascotas), se dejan impresionar demasiado por la sangre. Un toro adulto indultado sobrevive sin problemas la suerte de varas, las banderillas y hasta una mala estocada. No es el momento, pero el reglamento taurino regula hasta el milímetro, por ejemplo, las veces que un toro puede entrar al caballo, la distancia a la que entra y la profundidad de la puya. Y la afición sabe muy bien dónde se debe picar a un toro (en el morrillo o sólo ligeramente por debajo, donde mayor es la grasa y menores son las terminaciones nerviosas; picar donde puedes afectarle a la columna es picar mal, y la bronca, se lo aseguro, es monumental).

    Dicho esto, creo que los toros sufren, sí. El ganado vacuno (como los caballos) reacciona de forma muy distinta cuando está en manada que cuando se encuentra solo. Los mayorales en el campo reponen los bebederos o echan pienso a pie, aunque con cierta prudencia. Los toros andan a su bola y salvo mala fortuna (un semental malencarado, una vaca parida) no suele pasar nada. Pero, ay, saque usted a un animal de su manada y su territorio, y verá cómo se obceca y cómo se defiende. Ese cambio de comportamiento es para mí mucho más indicativo de la sangre.

    La pregunta es: ¿merece la pena ese sufrimiento? Mi conclusión es que sí.

  • Hay que tener cuidado con cómo se dicen las cosas:

    “…la faena es un acto de sometimiento progresivo del toro que culmina en su muerte…”.

    Espero que la faena sea algo más, que no explica esta señora, porque con lo de “cultura” me quedo corto para compensar la imagen que dejan en mí estos sintagmas.

    Joder con los defensores. Que me quito, vamos, que me quito de los toros.

  • el profesor sucundúm dice:
    Lunes, 23/01/2017 a las 19:55
    Y en qué lugar concreto de Occidente se ha producido la gilipollez, Zeppi ? Apuesto por la Universidad Complutense.

    Últimamente apuesta usted sobre seguro, profesor.

  • Es digna de verse, en este vídeo que le enlazo, la forma de entrar al caballo de Bastonito, un toro de Baltasar Ibán que ha pasado a la fama no por esta suerte, sino por el faenón que le hizo César Rincón, que a la sazón pesaba exactamente quinientos quilos (500) menos que él. Observe a partir del minuto 1:30, y dígame si conoce usted algún animal que, castigado de esa manera, vuelva una y otra vez.

    https://www.youtube.com/watch?v=FOmMpW7HHjE

    Esto lo vi yo en Las Ventas, con estos ojitos que se ha de comer la tierra. Y la faena posterior de Rincón:

    https://www.youtube.com/watch?v=rTYc7ROCB_g

    Créame: hay que verlo para creerlo.

  • Hoy he entrado en una tienda de “Productos africanos y sudamericanos” (sic) a ver si tenían algo de picante y me han vendido una bolsita atada con un nudo con una especie de pimentón que sospecho sea extracto de burundanga. Mañana me pienso hacer unas habas con ese invento a ver qué pasa.

  • Aquellas faenas de Rincón de mediados de los 90 las vi en Canal Plus y quedé hondamente impresionado. Que se haya reabierto la plaza de Bogotá es justa correspondencia.

  • Marqués, Manolo Molés le hizo una entrevista a Rincón años después de esa heroicidad. Búsquela, es digna de verse.

    El muchacho meteco y chiquito, totalmente desconocido y sin padrinos en España, criado en un apartamento de baño y cocina compartidos en un barrio de mala muerte de Bogotá, que llega aquí volado y se faja con ese bicho de leyenda, ese Bastonito que en la época anterior al peto hubiera dejado, que decían las crónicas antiguas, cinco “sardinas” sobre la arena. Cuando se dice eso de que Madrid reconoce a quien lo hace es así: Rincón no era nadie, pero en esa batalla Madrid reconoció al héroe, aunque nadie supiera de su procedencia.

    Unos meses después de su primera puerta grande en Las Ventas, su madre y su hermana mayor murieron en el incendio del apartamento, de tanto poner velas a los santos para que César triunfase o, al menos, sobreviviese (esto no es una licencia poética, es literalmente lo que sucedió).

    Un tipo inmenso, César Rincón.

  • Derroche de prosa toreraaa, pirata. A usted le digo que la psique es de sapiens y no de El torito (qué gran tugurio en Barbieri), y que con sucumdum estoy esperando la razón de la solidez cultural: también son cultura las procesiones y los pellizcos de monja, comestibles y sostenibles estos postreros.
    Al autor compareciente, qué añadir a lo dicho por perroantonio, único animal sapiente que, por ello mismo, no admite competidores, pero, ya puestos, el pulpo está muy rico y hay que matarlo, aunque se resista y sufra por sus cienes de ventosas (cerebro pulpo, como los de los viejos), que vachaché. (No he presenciado ni he visto una corrida de toros desde que era chico, y unos cultos mayores quisieron seducirme sin éxito, y con esto no remedo la famosa salvedad ‘Rico’).
    (Addenda: Biologío, Culturo, Medicino, Filosofío, Historio, Físico…. y ¡Derecha!)

  • El limeño Roca Rey es el César Rincón del siglo XXI. Con apenas 20 años ya ha salido por la puerta grande venteña y ha dado muestras de un valor extraordinario.
    Hay que haber estado en el Acho o en Quito para poder entender el gran futuro que tiene la Fiesta.

  • Quiero entender que los promotores de las protestas antiglobalización deberan manifestarse ahora en apoyo de Trump tras romper el tratado de libre comercio useño-asiático.

  • Pírate, todos tus argumentos, honestamente también, los comprendo. El punto de vista épico sobre las corridas de toros es un hecho cultural que está al alcance de pocos como tú. Como ves te tuteo, no por falta de respeto sino por todo lo contrario.
    Cuando vivía en España, te confieso que las noches de los domingos escuchaba el programa de radio de Antonio Molas.
    Era un programa muy bueno y trataba el toreo con pasión pero sin florituras.
    Me gustaba el espíritu crítico e imparcial con el que las cosas se trataban y como le daba muy duro a los dueños del espectáculo. Tratando siempre con respeto a los matadores y dando oportunidad a los que se estrenaban. Un ejemplo de periodismo en general.
    Mis recuerdos de corridas se remontan a la infancia en largas tardes de aburrimiento con mi madre y su amiga frente a una pantalla en blanco y negro y personajes como el Viti.
    No me gustan las corridas de toros. Reconozco el valor y la estética. El toro me parece un animal de fuera de este mundo.
    Puede que una vez que los vi sueltos en el campo y uno me miró con altanería de su poder, incluso vi en sus ojos un sentimiento o un aviso de boxeador viejo y experimentado que con su mirada me decía que no tengo ni media hostia y que me dejara de tontadas.Pero pírate lo que me parece es que el toro no es otra cosa que un boxeador que no siente ni sufre el dolor como los demas. El acepta.
    No me gusta la dominación ni la pelea. No se la razón está en alguna capa no sé si externa o interna.
    Buenos días a todos amigos.
    Pienso especialmente ahora en Morgan, que ha recibido castigo donde más duele.
    Pero se crecerá, poder podemos con casi todo.

  • Marqués yo estaba leyendo la densa bibliografía aportada ayer y escribiendo mi impresión.
    Veo que como la Bellpuig, este mes tampoco cobro…

  • Perroantonio dice:
    Lunes, 23/01/2017 a las 20:42
    Si se lavara, sería un gran tipo.

    Falso. Me lavo una vez a la semana en los meses terminados en ele.

    Gracias por los elogios, absolutamente inmerecidos. Pirate, puedes utilizar las imágenes que te vengan en gana y con total libertad.

  • Pirate perdoname la falta de atención al corrector del esmarfono, que considera cosas que yo no quería decir y que no atiendo con el cuidado necesario, ya que escribo de corrido y sin mirar atrás.
    PIRATE.

  • Señor Casho, sus hábitos higiénico sanitarios son indiferentes antes su talento gráfico, que es lo que aquí se trata.
    Ducharse mucho está sobrevalorado por el narcisismo, si bien es una medida recomendable. Lavarse la manos hace que los dibujos no salgan sucios, si es lo que se pretende, claro.

  • Y bien, ya a las 10,07 que no se yo que hora en la tierra es, y en vista de que todo el mundo anda a lo suyo, me pongo música y me voy a lo mío.
    Que uno en su ciclotimia inundadora, cuando mucho, cuando nada…
    Sin noticias de Gurb.

  • ECOS DE SOCIEDAD
    Me han invitado a una fiesta privada con Pet, la novia del Bardems, y he dicho que no, que tengo otras cosas que hacer.

  • Zeppi (y jrG): he estado con el libro de Benford y ciertamente es muy didáctico en cuanto a las paradojas espacio-temporales. Tengo que reconocer, no obstante, que cuando entraron en juego los miniuniversos y demás me entró como un vahído.
    Muy agradecido (hay que añadir que además el hombre no escribe mal y capta muy bien distintos ambientes y épocas).

  • ¿TAURÓMACOS PARA QUÉ?

    Efectivamente, la Tauromaquia es una ficción y toda la elaboración conceptual alrededor del hecho circense de que unos monos (sabios) acosen y maten a un toro puede añadir o no literatura, pintura, gastronomía, música y trompetería, exhibición, poses gallardas a lo flamenco esculturista (el culturismo también escultura y es cultura) y todo lo que se quiera echar al caldo. Pero el hecho fundamental, el punto álgido de toda esta cháchara cultérrima y latiniparla, que incluso elabora extensas enciclopedias para entender la profunda complejidad del hecho intrínseco de que las manchas de la piel de un toro lo conviertan en bragado, perlino, zaíno o jabonero, el hecho fundamental, decía, es que es un espectáculo al que se va a mirar la muerte. No hay más. O muere el bicho mitológico, 500 kilos de fuerza animal seleccionada entre lo más grande y noble, es decir, lo más tonto, como durante siglos se han seleccionado a los ovinos para convertirlos en ovejunos o borregos, o muere el torero, o no muere ninguno de los dos, que es cosa más bien extraordinaria.

    Apartada la bellezza del momento estático, la emosión sublime del acto chulesco de estirar el cuello y el porte y cambiar de rumbo un brazo con una muleta para que el animal tan corto de luces como amplio de cuernos entre al engaño, toda la hondura tauromáquica se reduce al hecho cierto de ver cara a cara el espanto de la muerte de un animal enorme, algo que no garantizan los trapecistas sin red ni los motoristas acrobáticos ni los domadores de fieras; sólo ocasionalmente el boxeo y los safaris y la caza mayor en la finca estatal o del señorito.

    A ser tauromáquico, que no taurófilo, se llega tras aprendizaje, como se llega a apreciar el canto de gordas haciendo gorgoritos en espectáculos con otros cuernos o se llega al gusto por deglutir caracoles o hígados crudos o a bucear en apnea o a girar en éxtasis como un derviche. Todo se aprende, pero lo que sorprende de la tauromaquia, el otro hecho cierto, es que tantas personas culturizadas y sensibles hayan dedicado horas y horas a poetizar la muerte de un vacuno.

  • Sólo recuerdo haber estampado mi firma en un manifiesto solidario en toda mi vida, y fue para pedir la abolición de las corridas de toros. Reconozco que posiblemente hoy no volvería a hacerlo, y que mi nulo agrado por la “fiesta nacional” sólo me alcanza para no preocuparme de ella en absoluto, pero sin que esté en mi ánimo privar a los que sí gustan de ellas de la posibilidad de disfrutarlas. Aseguro de entrada no ser animalista furibundo y sí carnívoro practicante, capaz además de devorar con fruición un solomillo sin preguntarse angustiado si su propietario habrá dejado viuda e hijos tras de sí o si su final fue lo suficientemente rápido e indoloro. Reconozco, asimismo, que mi nula querencia por el arte de la lidia es hija directa de una incomprensión absoluta que arranca de las contadas corridas de toros que vi por televisión en mi niñez, pues donde muchos encuentran arte a borbotones y desgarradoras metáforas existenciales de vida y muerte yo sólo veo a un señor, ataviado de manera grotesca, enfrentándose a un animal al que atraviesan durante un buen rato con todo tipo de objetos punzantes cual pincho moruno; donde algunos esgrimen la palabra atávico a mí solamente me viene a la cabeza el término anacrónico; donde muchos hablan de tradición secular –aquí me refiero más a las “hijas bastardas” de las corridas en forma de festejos populares tipo Toro de la Vega, embolados, etc.– yo les recordaría que la tradición secular por antonomasia de este país ha sido matarnos unos a otros de las más imaginativas maneras… Pero, en fin, allá cada cual con lo suyo.

  • Ya no voy a los toros, ni a la ópera, ni a restaurantes caros, y menos todavía a locales selectos de alterne. Sin embargo, mi memoria ha quedado impregnada por unos recuerdos que me procuran cada día la felicidad de un instante. Anoche mismo me acosté pronto a leer, tumbado en mi colchón tempur observaba por la ventana las luces del Tibidabo cuando vi el video que enlazó Pirate. Al rememorar la lucha de Bastonito en el caballo, el valor noble de César Rincón y sobre todo la embestida final del toro al sentir el hierro de muerte, me eché a llorar con transida emoción. Entré en un éxtasis difícil de describir, supongo que parecido al que algunos sienten al llegar a la Meca o doblar el cabo de Hornos.

  • Sí, deberían cambiar el toro por un tractor, el tractor no sufre, puede ser reutilizado en la siguiente corrida y muchos otros beneficios.

  • Pan carbonizado de Pompeya. Parecido a uno que suele traer mi amada, hecho de diversos cereales que antes se daban a las mulas, que tiene un aspecto entre marrón parduzco y negro violáceo, y que garantiza, gracias a su alto contenido en fibra no masticable y granos enteros, ser indigerible y, por tanto, excretable sin engorde.

  • Claudio Sifilis dice: Martes, 24/01/2017 a las 13:40

    Sí, deberían cambiar el toro por un tractor, el tractor no sufre, puede ser reutilizado en la siguiente corrida y muchos otros beneficios.

    No hay cojones a cambiarlo por un gordo de Vallecas bien alimentado con bollicaos.

  • Schultz, me alegro de que le haya gustado el libro. Lo de los miniuniversos creo que es un intento de hacer mención a todas las teorías que se han barajado sobre el tema. Y la forma de traerlo a colación (una carta en un dossier del Caltech) lo hace plausible, así como la explicación rápida sobre el tema:

    Estas últimas semanas he estado trabajando en el problema de conseguir información acerca de esos universos que hay dentro del nuestro. Evidentemente, la luz no puede trasladarse de un universo al siguiente. Como tampoco puede la materia. Eso es lo que significa una geometría cerrada. La única posibilidad es algún tipo de partícula que no esté sometida a las limitaciones establecidas por la teoría de Einstein. Hay varias cantidades que reúnen esas condiciones, pero Thorne (el viejo que está a cargo de todo esto) no desea meterse en aguas tan cenagosas. Demasiado complicado, dice. Yo creo que los taquiones son la respuesta.

    Y este párrafo anterior me parece muy bueno:

    El tiempo de formación de un universo independiente no tiene ninguna relación con su tamaño. Se presenta como la raíz cuadrada de Gn, donde G es la constante gravitatoria y n la densidad de la región que se está contrayendo. De modo que no tiene nada que ver con el tamaño del miniuniverso. Un universo pequeño se cerrará tan rápido como uno grande. Eso significa que todos los universos de distintos tamaños andan por ahí desde hace aproximadamente el mismo «tiempo». (Definir exactamente lo que es el tiempo en este problema te empujaría a la bebida si no eres matemático… y si lo eres quizá también.)

    Siempre he considerado que hacer ciencia a esos niveles es como entrar en una especie de secta o religión, con sus dogmas, sus interpretaciones, sus escisiones en grupos irreconciliables… y nunca me he decidido a dar el paso (tal vez tampoco valdría para ello). La Física Clásica es suficiente para hacerse una idea del mundo que nos rodea sin necesidad de buscar otras interpretaciones más “profundas”. Y el nivel de complejidad matemática no es necesariamente menor, pero no empuja a postular hipótesis adicionales que en muchos casos parecen pajas mentales.

  • Hechos.
    Mis compadres machos y yo tenemos un cuerpo diseñado para salir por la mañana a cazar sin interrupción salvo lesión, hasta traer la pieza a casa.
    Ellas tienen un cuerpo que les impide a menudo salir de caza cada mañana o hacerlo con dedicación plena. Básicamente porque se quedan preñadas y luego tienen hijos que enferman.

    La conciliación laboral es una entelequia, deseable, utópica, que pagamos otros, con nuestro dinero o con trabajo suplementario. Los que no interrumpimos la caza hasta cobrar la pieza.

    Es anatomía. Salvedad, aquellas mujeres que eligen llevar vida de macho y no parir.

    ¡Mecagonlosniniosdeotrosylaleynaturalquemecomplicanlavida!

  • Tengo que protestar por las cosas que dice Pirata Jenny en cuanto al “sufrimiento” de los animales de abasto en su producción y en la matanza. No es así como ella describe, pero no la contestaré ahora, …sino después de la publicidad.

  • Pese a haber despreciado mi candidatura como director general, al final les he sacado a los accionistas una mejorilla de mis emolumentos.

    Voy a tener que ponerme de buen humor ¡mecagontodoslosantosquealmuerzanquenomedejancontinuarconmihosquedad!

  • Creo que mi postura es fundamentalmente anti-antitaurina, no puedo decir otra cosa porque nunca he ido a los toros ni me interesan casi, pero aprecio mucho el largo y lujoso aprecio artístico y la vitalidad del motivo, que ahora además parece tener un simbolismo españolista añadido, al que me apunto como los toros se apuntan a un capote, precisamente. No me dejéis votar, soy todo sinrazón. Por otro lado, ya os conté un día que me gané un nombre como «la Cordobesa» a causa de mis actuaciones infantiles, muy aplaudidas por los amigos de mi padre y demás cuadrillas de chiquiteros del chacolí de Toris, la de Rotaeche. Nada más que añadir.

  • Procuro fijarme dice:
    Martes, 24/01/2017 a las 16:48
    Adaptaciones dice: Martes, 24/01/2017 a las 16:31
    Hechos.
    HUY
    HUUUY

    YA.
    JE, JE, JE.

  • Como hechos, lo que se dice hechos, no has dicho ninguno, Adaptaciones. Para contar uno di quién es la que ha cogido la baja, dónde, de cuándo a cuándo, y por qué te ha fastidiado, Adaptaciones, Cuerpo. Eso sería un hecho, para hechos en plural necesitas al menos dos. Con tres ya puedes universalizar.

  • A mí no me hables en lenguas aglutinantes y polisintéticas porque no tienes razón: lo mismito que en español, Adaptaciones.

  • Se ha de modificar para éste, nuestro fanzine, el claim recurrente.
    Chopsuey deleita, instruye y ahorra pasta en loqueros.

  • Yo soy güeno. No mate al observador.

    Espero la avalancha de compadres macho que está al llegar para socorrerme.

  • Adaptaciones dice: Martes, 24/01/2017 a las 16:31

    Hechos.
    Mis compadres machos y yo tenemos un cuerpo diseñado para salir por la mañana a cazar sin interrupción salvo lesión, hasta traer la pieza a casa.

    Corro raudo en ayuda de Adps.

    Mis compadres machos y yo tenemos un cuerpo diseñado para acumular litros y litros de cerveza, tres chuletas de brontosaurio y diez gintonics. La caza la hacemos en el súper.

  • Conio PerroAntoine, pero es que los escritores, funcionarios o rentistas pertenecéis al subgénero macho-recolector. (Hoy tengo el día adorable-haciendo amigos)

  • Una cosa es tener mucha información y otra saber interpretarla. Hoy por poco mas de 1000 euros te puedes hacer un “exoma” (un mapeo de mas de 4.000 de tus 20.000 genes) y por 10.000 te haces un “whole exoma” (los 20.ooo genes, o sea , tu genoma). Luego lo puedes poner un marco porque su valor práctico es limitadísimo.
    Dentro de 100 años hablamos.

  • Hace unas semanas mis retoños encontraron un buen número de vinilos que tenía arrumbados en un armario. El caso es que los desempolvaron (estaban casi perfectos) y están oyéndolos a ratos. El caso es que sacaron Infidels, de Dylan, lo pusieron, contra mi consejo, y hete aquí que uno de los que colabora es Mick Taylor. Me ha hecho mucha gracia, después de todo lo que hablamos aquí, porque no lo recordaba. También suena, clarísimo, Mark Knopfler, pero esa es otra historia.
    Un disco rarillo, la verdad. Luego pusieron el Deja Vu de Crosby&Stills y toda la peña y concluyeron que soy un moñas.

  • No sé si han contado los bytes que producimos nosotros para añadirlos a esa enorme generación de datos…aunque para los grandes números den tendencias.
    A ojo de buen cubero, de los 10Zbytes, las fotos, los selfies el porno y los comentarios de expertos y tertulianos seguro que se comen al menos 1Zb.
    Los datos gubernamentales serán al menos otros 3 Zbytes.
    Los datos empresariales y comerciales 2 Zbyte.
    La sabiduría acumulado en ciencias, humanidades y literatura y arte no creo que acumule más de 4 Zbyte.
    El resto serían algoritmos, sistemas operativos, y enlaces …
    Veremos que son capaces de hacer con la información.
    O no lo veremos, pues no seremos ni conscientes, o sólo serán conscientes algunos.
    Sí, la tecnología vino para quedarse, y en esto tendremos que ser pragmáticos.
    Si no podemos con ella, nos tendremos que unir, que por otra parte ya estamos juntos lo queramos o no.

  • A las 6:00 hacía un frío intenso en Santiago de Compotela.

    Según avanzaba la mañana, el sol se fue adueñando de la Plaza do Obradoiro y templando cuerpos y piedra. Uno se sentía muy afortunado simplemente por estar ahí (pese a los andamios enjaulando la Catedral)

    Y en estas, llegó el gaiteiro.

  • Más quisiera; trabajar, que hay que levantar España.
    De, Francia ya se ocupa JrG.

    Y de joderlo todo, Trump. Y el puto gaiteiro

  • Nada que decir, soy vegana y me molesta mucho el termino animalista como defensor de animales y taurinos.

    Animalista:

    1. adj. Esc. y Pint. Dicho del arte o de sus manifestaciones: Que tienen como motivo principal la representación de animales.
    2. adj. Esc. y Pint. Que cultiva el arte animalista. Escultor animalista. Apl. a pers., u. t. c. s.

  • Las dos iglesias de aquí también están con andamios.
    Este ayuntamiento tan laico como los de España, dedica 2,5 melones a restaurar una iglesia de muy poco valor artístico, más allá de su “grandeur”.
    Pero eso sí, los Mormones han construido una nueva, y los Testigos de Jehova, han cerrado todos los pequeños locales que tenían para irse a uno con más de 600 plazas sentadas.
    También hay cantidad grande, aunque no he contado, de espiritistas, adivinadores y chamanes de todos los colores posibles.
    Teatro, piscinas, hipódromo, aeródromo, circuito de MotoCross, campo de golf, pista de hielo, de basquet, de balonmano, y de futbol.
    No le falta más que una plaza de toros.
    Eso sí, todo con colas muy rectas, hablando muy bajito, y bostezando suave.
    Para “pribarse” y eso en casa.
    Las putas prohibidas.
    Las chicas y señoras cochindongas, desde Chonis al rango que quieran subir en todas las franjas de edad.
    Viejos o muy viejos superan el 60%
    Trabajar en cosas productivas ni el 20% de los empleados.
    Este país lo tiene mal de cojones.
    Las tendencias en política van del antiaborto y subir la jornada laboral, al ecologismo y salario universal mínimo, pasando por ni eso ni lo otro sino todo lo contrario y todos a tomar del café que dan los que curran.
    PAIS¡¡¡ MUNDOS…y para eso quieren el big data???
    La información que manejan no es la buena.
    Sus recetas, enfin…

  • Ohhhhhhhhhh bella Tareixa.
    Con lo bonita que era tu afoto.
    Que ha pasado para convertirte en un juego geométrico caleidoscópico verde parafarmacia, indescifrable?

  • Procuro fijarme dice:
    Martes, 24/01/2017 a las 16:47

    Te acuerdas de Jon Idígoras el de Herri Batasuna?
    Sabías que en su juventud era un aficionado al toreo e hizo sus pinitos???
    Su nombre de guerra era Txikito de Amorebieta.
    “Toreó novillos en algunas de las mejores plazas, como Vergara, Eibar, Tolosa y Zarauz, con los apodos de «Txikito de Amorebieta» o «Morenito Alto». Jon Idígoras Gerrikabeitia, sin embargo, no llegó a tomar la alternativa como torero, según reconocía a sus amigos, porque su fealdad manifiesta asustaba a los morlacos que, en lugar de entrarle, se amansaban y eran enviados al corral. Pero lo cierto es que Idígoras dejó la verónica, cambió el novillo por la «Ternera» y se hizo subalterno de los «Txomin», «Santi Potros» y «Pakito».

    En sus memorias «El hijo de Juanita Gerrikabeitia», se define como «militante obrero con aficiones taurinas». Aunque fue un poco más allá, porque llegó a pisar el ruedo, en una primera época, como subalterno en la cuadrilla del Duque de Boroa. En alguna ocasión toreó a beneficio de los huérfanos de la Guardia Civil. Después se independizó…, como novillero, y tuvo bajo sus órdenes al mozo de espadas, José Ignacio López de Arriortúa, el prestigioso ingeniero «Super López».”
    Extracto de ABC 16-05-2012

  • Pues, efectivamente, gracias a esa aplicación que vigila los movimientos de nuestro teléfono (http://www.google.com/maps/timeline) he logrado dar con el lugar donde saqué unas fotos hace unos años y localizar unos monumentos que no encontraba por ninguna parte, las capillas paralelas de La Trinité y de Saint Servais, en Plumergat. Gracias por vigilarme, Google.

  • La chiquita de los moños también es estremecedora, qué maravilla de figuras.
    Sí sabía de Idígoras torero, JrG, aunque sin los detalles del periódico.

  • Vamos por partes, como dijo Jack El Destripador (y no me sale muy largo).

    Los animales no humanos no tienen derechos. No tienen derechos, ni tienen obligaciones. Sin embargo, los humanos que tenemos derechos, tenemos también obligaciones, y dentro de éstas, para con los otros animales.

    Tenemos la obligación de garantizarles un bienestar en su producción, reglado por leyes en las que se desglosan los metros cuadrados que le corresponden a cada animal por especie y producción, agua, comida, cuidados veterinarios, etc.

    También tenemos normas de transporte, tiempo de paradas y cómo hay que cargarlos y descargarlos.

    En cuanto al momento de la matanza, se dispone que los animales se aturden previamente antes de colgarlos, por lo general con una concentración de CO2> 80% durante más de 1 minuto y medio o bien, mediante una descarga eléctrica. Los animales de mayor tamaño se aturden mediante lo que se llama, pistola de bala cautiva, y es sólo después de ser aturdidos, cuando se les cuelga y degüella. En el caso de los sacrificios rituales religiosos (léase el rito musulmán o el rito judío, el animal no se aturde y muere degollado cuando se cuelga) esto también está incluido en la normativa.

    El criarlos, el transportarlos y el sacrificarlos conlleva lo que los técnicos llamamos estrés.

    Los humanos no podemos garantizar que los animales no humanos no se estresen, pero sí podemos reducir ese estrés y para eso está la normativa y las buenas prácticas. No entraré en el tema de que hay casos de maltrato o de granjas/mataderos que no cumplen o tal y pascual, las hay y para eso está la ley y las inspecciones, para denunciarlo y castigarlo.

    Visito muchos mataderos al año, y hoy en día, puedo asegurarles que esta normativa se cumple. Un animal poco estresado da una carne de mejor calidad, a los mataderos no les interesa que el animal se maltrate porque su carne se deprecia y se rechaza, es decir, pierden dinero.

    Dicho esto, también digo que he matado muchos animales, unos por el llamado “sacrificio humanitario” por enfermedades incurables, otras por “sacrificio sanitario” porque los animales sufren enfermedades que afectan a nuestra salud (rabia, tuberculosis, brucelosis…) y enfermedades que afectan a nuestro estatus sanitario como país (y del que depende nuestro comercio con otros países) véase gripe aviar, fiebre aftosa, etc… y salvo en el caso de mosquitos y demás familia chupóptera, aún sabiendo que hacía lo correcto, siempre he sentido una perturbación en la Fuerza.

  • Interesante Perro, es relativamente cerca de Cholet (90 – 100 kmts) entre Carnac y Vannes.
    Me pasaré para verlo.
    Cuando lo haga, posíblemente no este sábado, pero si el siguiente. Les cuento…
    Chopsuey no sólo instruye y deleita. SORPRENDE¡¡¡

  • Bonnie, estoy mucho más tranquilo. Me has convencido.
    Lo digo sin ninguna coña.
    Estaba convencido de que esas cosas se realizarían así, como en cualquier otra industria, pero escucharlo de un profesional que no nos vende nada y que está en el gremio me da mucha tranquilidad.

  • Bonnie dice:
    Martes, 24/01/2017 a las 20:26

    Queridísima Ms. Bonnie. Le contesto en varias fases, porque no tengo las ideas muy claras.

    (1) He sentido un escalofrío leyéndola. La descripción que usted hace habla muy bien, como usted dice al principio, de las obligaciones que los animales humanos se han dado para con los animales no humanos. El cumplimiento de las obligaciones, sin embargo, no dice mucho sobre la bondad de esas obligaciones. Del mismo modo que la existencia de un artículo en el CP (como recordaba Brema esta mañana, o ayer) no pronuncia la última palabra sobre su pertinencia.

    Me he semicriado en una tierra en que los cerdos hocican libres entre los olivos hasta que ganan las arrobas necesarias para la matanza, las vacas amamantan en el campo a sus chotos hasta los ocho meses, las gallinas picotean entre las cabras, y las cabras suben y bajan por los riscos vigiladas por los mastines hasta que llega la tarde y se les ordeña. Nunca desde que tengo uso de razón he visto animales cautivos salvo en las ciudades: los perros atados por correas hasta que llegan al “parque de perros”, los gatos meando en una cajita de tierra en la esquina de un salón, los caballos durmiendo siempre en cuadra y ejercitándose en un picadero, los peces en una jaula de cristal, las hormigas en un terrario, las tortugas en un paraíso de islas de plexiglás y los perros (esto duele, nos semblables, nos frères) metidos en urnas en una tienda de un centro comercial parecen cuando los veo una película de terror. Para ser sincera, yo también he pecado: me gustan tanto los pájaros, que crío varias especies en casa. Pero soy consciente de que es una perversión. Soy perversa con ellos.

  • Pero, si tengo la obligación de no estresarte, esto debe estar fundamentando en un derecho tuyo a no ser estresado, por mi, no?

    Obligación sin un derecho en contrapartida, no lo veo.

    Como la tercera de Newton, vamos.

  • JrG, si va a ir hasta allí, pásese por Auray si no lo conoce, que está al lado. Al loro, puede que en esta época del año las capillas no estén abiertas. Llame antes a la oficina de turismo para enterarse de quién puede abrirlas. Supongo que Vannes, Carnac y todos esos lugares de mucho interés que hay en Bretaña ya los conocerá, así que no insisto. No sé si es buen momento para turistear, porque sospecho que no habrá mucha luz. Esa costa francesa es espectacular.

  • Entiendo lo que quiere decir, Pirata, pero entienda también que todo ha cambiado aquí muy rápido. Antes los animales se tenían de otra manera, la producción era de autoconsumo. Ahora no saben ustedes la cantidad de normativa sobre sanidad animal, salud pública, seguridad alimentaria, elaboración, denominaciones de origen, bienestar animal… que regula el ámbito alimentario, desde la granja a la mesa. ¡Todo un mundo de protección! Y no hartos de eso, para poder exportar al modo global se ha de cumplir la del país de destino.

  • Alvaroquinn dice: Martes, 24/01/2017 a las 22:10
    A cuenta de las muy interesantes charlas de hoy me he acordado de este p̶o̶l̶l̶o̶ hombre.

    Qué risas con Derek, el de los Danis. Y yo me he acordado del sacramento de la comunión, que también es un poco lo mismo pero en distinto.

  • Procuro fijarme dice:
    Martes, 24/01/2017 a las 22:25

    Qué risas con Derek, el de los Danis. Y yo me he acordado del sacramento de la comunión, que también es un poco lo mismo pero en distinto.

    La comunión es lo mismo pero como prescrito por tu dietista.

  • Bonnie dice:
    Martes, 24/01/2017 a las 21:47
    Entiendo lo que quiere decir, Pirata, pero entienda también que todo ha cambiado aquí muy rápido.

    Sí, pero que todo haya cambiado muy rápido no quiere decir que haya cambiado a mejor. La relación con los animales se ha cosificado, y la cosificación exige regulación. Toda la burocracia a la que se refiere usted, del país de origen y del país de destino, lo que revela en realidad es un grado de desprotección cada vez más salvaje. La explotación industrial de los animales requiere una normativa industrial: cómo los engordamos, cómo los apresamos, cómo los trasladamos, cómo los electrocutamos, cómo los degollamos y cómo los etiquetamos en el supermercado. Qué hormonas, antioxidantes, conservantes y aromatizantes chutamos y cómo informamos de eso al “consumidor”.

    La regulación asfixiante no es un reflejo de ninguna sensibilidad mayor hacia los animales, sino una exigencia del mercado, que requiere la misma seguridad en los “productos” alimenticios que en los juguetes infantiles.

    “Consumidor”, “producto”. Sigo pensando.

  • Las personas humanas que no comen animales personas estamos tranquilos con todo lo que explica Bonnie la guapa rubia y no tonta.

    Ora tengo una preocupaciøn con las lechugas, grelos y brecol. NO TE SÉ SI SUFREN.

  • Añado que me disgusta mucho los peces de acuario, los estorninos y los osos sueltos.

    No digo nada por no inundar de lo bellaco e inútil que es mantener zoos y tirar cabra por campanarios.

  • Perroantonio dice:
    Martes, 24/01/2017 a las 19:48

    En la capilla de la Trinidad, del siglo XV, se podían ver cosas muy interesantes.

    Autoconilingus

  • Pero siempre queda bien un cuadro, la cabeza momificada y la foto del torero, arte, hostias, arte y poemas.

    A tomar por saco a los que defienden toros y peleas de gallos. A las personas que visten lindos jerseys con lana de angora y no de cabra. A tomar por vía nefando a los animalistas que dejan cagar a su perro en las aceras y recogiendo ¡con bolsas de plástico! su mierda.

  • Cenamos de tapeo, deambulando sin prisa por rúas y ruelas; nos topamos con J. , el trasnochado tuno de la Facultad de Medicina, que nos saca un cigarrillo. Quiere vendernos un cd, y se ofrece a acompañarlos a tomarla, pero declinamos ambas ofertas. Se despide, dice, en rumano:

    – Chau, chescu

    Acabamos en O Gato Negro, una tazas y pulpo, qué va a ser si no.

    Seguramente Holm tiene razón, y el partido sea en Vigo, porque aquí todo está tranquilo.

    Still working

  • No le falta razón a Pírate con que hemos cosificado a los animales.
    Y’a no son nuestros compañeros de trabajo.
    Y’a no los vemos como nuestros ahorros para mañana.
    Y’a no tenemos sitio para ello.
    Duplicar la población de humanos y ponerles un animal para comer y unas lechugas ha complicado mucho las cosas.
    Las personas en sus soledades hacen que sus mascotas parezcan humanas.
    Lo sustituiremos con pequeños autómatas…
    Es más sencillo salvar osos en el Artico haciéndose ecologista, que atender las innumerables y pragmáticas necesidades diarias de una expansiva humanidad que no encuentra un límite para comprimirse en un espacio finito.
    Y ahí andamos, cada uno con sus creencias y dioses y eso…

  • La regulación extrema solo es la consecuencia de una demanda constante de asegurarnos de que no tenemos la culpa de nada.
    El sistema de que tengamos tantas oportunidades o más de hacer lo que no se debe, y la incapacidad absoluta de autorregularnos hace necesaria la autorregulación externa.
    Una sociedad en la que todos ganen es la utopía que nos impusimos, similar a la igualdad La fraternidad y todas esas grandes palabras.
    Eso se podía hacer con una democracia a 50 kmts. Pero no con un mundo global en el cada día tenemos necesidad de más fronteras y personificaciones locales con sus diversos tonos de color autodiferenciantes.
    No estamos dispuestos a pagar por nuestras demandas… y tienen precio…claro que lo tienen!!!!

  • Y yo aquí dando los buenos días y’a desde el pasado y sin crear ninguna paradoja espacio temporal Zeppi.
    Saludos al Marqués que y’a se estará duchando por una España comme il faut…

  • Perro toda esa zona es una maravilla digna de verse si.
    En todo lo que veo por los mundos en los que he estado, y puede que debido a una parte de mi racional, me lleva a encontrar conexiones más que diferencias.
    Cuantas más conexiones se encuentran y más tiendes a disolver las diferencias, mejor se decantan estas. Resultan más evidentes cuanto menos quieren resurgir.
    Es como ser vasco o catalán en España o gallego o Murciano o Manchego.
    Cuanto más nos mezclemos más surgirán nuestras aportaciones sin ninguna necesidad de políticas ni de palabras.
    Somos lo que somos y eso no necesita directores espirituales ni leyes.

  • Ala ahora y’a si me doy una ducha no sin antes pensar que Viejecita está cansada con tanto trajín y que Morgan necesitaba un respiro muy hondo.

  • Creo que ya le ha contestado JrG, no quiero repetir como el ajo.
    Aunque no todo está perdido, aún queda mucha cría en extensivo y ganaderos que tratan a sus animales como casi a hijos propios.