Breve relación de vidas extraordinarias · 24

brve-24e

Por Martín Olmos

Don Walter Harris Wiggins fue pecador contra el Levítico (20, 15) que advierte que si uno se ayunta con una bestia, será castigado con la muerte y la bestia será muerta:

Qui cum iumento et pecore coierit, morte moriatur; pecus quoque occidite.

Don Walter Harris Wiggins fue zooestuprador u hombre enamorado del reverso de un bicho, eso no se puede saber, y cumplió pena en la isla de Alcatraz (prisionero AZ-183) por follarse a una mula. Era preso militar cuya manutención heredó el Departamento de Justicia cuando el penal se convirtió en prisión federal y es bien sabido desde las ordenanzas de Carlos III que dicen que “el que fuere convencido de crimen bestial o sodomítico será ahorcado y quemado” que el ejército regular no mira con displicencia la zooerástica. El doctor Henry Havelock Ellis, que tiesó el pudendo por primera vez con sesenta años al ver meando a una señora, que se conoce que hasta entonces no había tenido la oportunidad y lo guardó en tregua, opinaba que las tres causas principales que favorecían el brutalismo eran el primitivismo de las condiciones en determinados medios sociales, la confianza extraordinaria que existe entre los hombres y los animales domésticos en los entornos rurales más atrasados y la creencia popular de que la copulación con bestias era terapéutica en casos de enfermedades venéreas. Don Walter Harris Wiggins pudo ser acemilero en la milicia, por lo tanto, o pueblerino o sifilítico, pero esto es divagación porque no conocemos su pormenor. La mula y el equino en general no es frecuente receptor del romanticismo de los hombres porque cocea y obliga banqueta por razones de alzada, si bien es animal paciente y consentidor muy dado a coger pasivo. Desde antiguo, el ser humano ha venido cortejando al carnero, sin embargo, lo que en los raros casos de preña dio al fauno alegre protector del bosque. Coitar cabras obliga técnica, la proximidad de un río y la posesión de un par de botas de caña media o alta: el jodedor ha de introducir las patas traseras de la cabra dentro de las botas que tiene puestas, sin sacárselas él mismo, empero, y poner a su amante de cara a un río ante el que el animal huirá reculando impulsándose solo con las extremidades delanteras por tener las otras calzadas y, por lo tanto, alzará naturalmente de zaga y facilitará el ejercicio. El jodedor, si es francés, ha de acompañar las embestidas gritando “baiser”. La incumbencia de la banqueta en el trato con la mula y las botas y el paisaje en el de la cabra hace fetiche del alrededor del sexo y, por lo tanto, lo intelectualiza y, por lo tanto, lo convierte en cultura y el improbable prendimiento, que en raras ocasiones alumbra en un caso al centauro y en el otro al fauno, insiste en la conclusión de Pío XII que aseguraba que todo lo que no es genésico es erótico y don Walter Harris Wiggins, por lo tanto, sufrió grillete en la legendaria Alcatraz al lado de asesinos y gangmanes por ser erotómano y preberlangiano y además, es posible, que acemilero, pueblerino o sifilítico. En presidios del bárbaro austral los reclusos desdentan a los gatos para que les felacionen no tanto, quizá, por viciar sino por rememorar otras bocas, acaso de hembras que quedaron afuera. En la prisión de Ushuaia, en el Fin del Mundo, Cayetano Santos Godino, asesino quiróptero, quizá lemuriforme, estranguló a un gato que criaban los trenos y los trenos le mataron a palos. A la princesa Leda de Esparta la cubrió Zeus en forma de cisne y en consecuencia Leda puso dos huevos.

107 comentarios

  • Buenos días. Primero mire la ilustración.
    Ese fondo amarillo alegra la vista entre tanta información.
    Después leí la entrada y pensé en alguna pareja que aunque con nombre y apellidos era más bruta que la acémila de portada.
    Después pensé en las leyes que siguen vigentes en algunos estados de la unión prohibiendo la sodomia.
    Esto de encontrar gusto en sitios donde la mayoría no cataríamos. Se me antoja cosa de exploradores. De gentes solitarias que renuncian a confraternizar con lo corriente y se aventuran a lo desconocido.
    Claro que si nunca has comido pollo, comer alacranes fritos puede ser cosa a considerar.
    Yo seguiré con el pollo y si no encuentro más pollo, haré régimen.
    Hoy me toca bajarme a ver el sur que para vosotros es norte. Entraré en desconexión hasta encontrar wifis.

  • Una buena foto sería ver a Iglesias con la melena suelta, y moviendo la cabeza a un lado y otro para asentarse el pelo, parecería Rita Haiworth, pero en menos sexi…
    Es que sus asesores de imagen no hacen bien el trabajo, así con la coleta se le ve muy comprimido, muy atado. Debería mostrar su lado salvaje, librarse de ataduras y mostrarse tal cual es, al natural.
    El comunismo le aprisiona a este muchacho, que es hippie de sentimiento.

  • ChopSuey deleita e instruye en las más recónditas ciencias y con elaborado estilo. Quiero, no obstante, formalizar una queja contra el Levítico porque me parece bien que al reo de jodienda bestial se le tire de un campanario abajo, o lo que sea menester, pero ¿por qué matar al pobre bicho sufridor? ¿Por incitar al deseo? No se le puede cargar con los desarreglos de su agresor. ¿Porque no puede vivir con la vergüenza? Psicólogos y sacerdotes no estarían de acuerdo: terapia, oración y verdes pastos suavizan los rigores de cuerpo y alma.

  • Me gusta leer a Olmos, pero un día de estos uno de los muertos de sus historias se va a revolver en la tumba. Si no el mismo Fauno, que creo lee chopsuey.

  • Pues a mí me han dado pena. Mucha pena .
    ¡ Y todas esas instrucciones sobre las patas traseras de las cabras y las botas … ! Porque, a las pobres vacas, por ejemplo, no les dejan una alegría. Que las preñan los veterinarios con unas ampollas seleccionadas, o así, sin que haya un toro que les muja “negros ojos tienes”, y que no sé nada de mulas, pero las cabras y las gallinas tienen fama de “frescas” ( por no decir otra cosa ), y seguro que estaban por la labor.

    Yo creo que si esa mula, o esas cabras pudieran dar su opinión, no le hubieran castigado a Walter Harris Wiggins, ni a ningún otro “enamorado” de esos.

    Y pienso también que la anatema viene de creer que podrían nacer centauros o faunos de esas coyundas. Pero a estas alturas, me parece mucho creer.

  • Y es que, además, según tengo entendido, las mulas son estériles, o sea que no había peligro . Y que, de nacer algún centauro de la coyunda, hubiera sido doblemente milagro…

  • Cuando se publicó el último (o el penúltimo, ¿qué más da?) fascículo de Olmos estuve tentado de escribir un mensaje pidiendo al autor que lo dejara allí, por ser imposible de superar. Evidentemente, estaba equivocado.

  • Solteronas + gatos

    La toxoplasmosis es una infección causada por el toxoplasma gondii que afecta a gatos y ratas y que también padecen los humanos y los chimpancés. En embarazadas puede ser grave porque en ocasiones afecta al feto.

    La toxoplasmosis pasa de la rata al gato que se infecta comiéndolas. El T gondii sólo se reproduce sexualmente en el intestino del gato así que llegar a él es importante para su ciclo de vida. Lo sorprendente del bicho es que manipula el cerebro de las ratas. La rata odia el olor del pis de gato, salvo cuando está infectada de toxoplasmosis, que de pronto le encanta ese olor. Lo que antes disparaba los circuitos cerebrales del miedo de pronto le dispara los del placer. Eso hace que las ratas con toxoplasmosis se arriesguen paseando por donde andan los gatos y sean más fácilmente presas de éste, en cuyo intestino el bicho puede reproducirse para salir luego a través de las heces.
    La conclusión a la que los biólogos han llegado, parece ser que probada, es que la bacteria manipula el cerebro de las ratas para favorecer su expansión, pasando del roedor al gato, donde se puede reproducir adecuadamente.

    Experimentos más modernos de un checo parecen apuntar a una manipulación igual o parecida por parte del T gondii del cerebro de los humanos.
    Aparte de otras muchas implicaciones (psicosis, accidentes de tráfico) el/la infectada con toxoplasmosis obtendría algún tipo de recompensa de los olores de los gatos, como les ocurre a las ratas. Lo cierto es que los no infectados sueles encontrar muy desagradable el pis de gato y los infectados no. Igual les ocurre a los chimpancés, que una vez infectados de la misma bacteria se vuelven fans del pis de leopardo.

    Si es así los que viven rodeados de docenas de gatos serían gente especialmente sensible a una infección y podrían curarse y dejar de gustarles con sólo un tratamiento antibiótico. Se nos acabaría un arquetipo literario, como se acabaron los tuberculosos.

  • ANATOMÍA DEL CAZAFACHAS

    Sabido es que el franquismo no ha muerto y que lo conforma una quinta columna un tanto desvaída, casi fantasma, que requiere de los jóvenes cazafachas para ser aniquilada mediante la delación, principalmente desde las páginas de El País. Contamos, por fortuna, con los cazafachas, jóvenes columnistas que no vivieron el franquismo y que sustituyen ese déficit con la denuncia del franquismo fantasma. Uno de ellos, no importa quién, pues lo relevante es el uniforme y la fe, y no quien lo viste y la vive, escribe en un tuit: «”Solo 24 de 600.000 familias han iniciado un proceso judicial”, (El Mundo). Gracias por tanto, C’s. :____ )». Ese entrecomillado es de una entrevista de 2014 a la que el cazafachas no enlaza. El cazafachas no hace referencia a la pregunta y respuesta que vienen después: «¿Por qué sólo han recurrido judicialmente 24 familias?
    Porque el proceso judicial se alarga de forma indefinida. Los recursos que se interpusieron en 2005 dan lugar a sentencias en 2013, así que los padres acaban desistiendo porque, para cuando se resuelve, los hijos prácticamente han acabado los estudios. Pero el Supremo, en su sentencia más reciente, ha avalado la solución articulada por el Tribunal Superior de Cataluña: obligar a la Generalitat a dar clases de español como medida cautelar, sin esperar a que haya sentencia».

    Al cazafachas le parece exagerado hablar de acoso a quienes quieren estudiar en español. El cazafachas obvia las decenas de noticias sobre el repudio a las familias que quieren que sus hijos estudien en español en Cataluña, y que no enlazo porque para qué. El cazafachas no considera fachas a los nacionalistas sino a quienes denuncian a los nacionalistas. Porque, amigos, lo que no sabemos y sí sabe el cazafachas, es que en esos denunciantes habita un facha oculto, habita EL facha fantasma.

    Gracias, cazafachas, por impedir la extensión del franquismo, por delatar a los fachas embozados, por compartir vuestra inteligencia y vuestra perspicacia con quienes pensamos, prisioneros del franquismo etéreo, que el verdadero totalitarismo está en otro lado.

  • Uf, qué comentario más mal escrito. Qué mal se me da la ironía cuando el cuerpo me pide gritar “cállate, cenutrio”.

  • Jajajaja. Ya, Proc. Al copiar de Google Drive las comillas no son correctas y salían mal.

    Gracias, Paca. Creo que uno de los distintivos de los cazafachas es su galleguidad. ¿Sabrías decir si estoy en lo cierto y a qué se debe esa característica?

  • Muy interesante la perspectiva antropozoológica de Olmos. El único libro que he leído sobre temas zoofílicos ha sido El enamorado de la osa mayor.

  • Ya se sabe aquí que soy muy de derechas y simpatizante del PP. Con este escudo pregunto:
    ¿Alguien puede hablarme de la trayectoria intelectual del tal Maíllo, al parecer el nuevo ideólogo del partido?
    Gracias.

  • Efectivamente Brema, ya me habìa dado de cuenta. Perejil, Rivas, Suso de Tonto, Pereiro, Carballeira, nuestro amigo, etc., son nacionalistas màs o menos vergonzantes. Una cosa lleva a la otra. Al escribir en un periodico “español” tienen que compensar la “traiciòn” siendo muy progres. Es decir, muy babosos.

  • Otra forma de zoofilia es fornifollar con coreanos o con Satur, que la tienen en forma de sacacorchos, como los cerdos.

    By the way, Gòmez, cuéntanos aquello de tu osa Belagorda

  • En su novela Matadero cinco, Kurt Vonnegut relata que uno de los personajes –un desagradable soldado que acompaña a Bill Pilgrim en su vagabundeo por los bosques de Luxemburgo antes de ser capturados por los alemanes– le muestra varias veces a Pilgrim la fotografía de una mujer intentando consumar el acto sexual con un potrillo de Shetland. En la fotografía, ambos “amantes” habían posado sobre un fondo de cortinas de terciopelo y estaban flanquedos por unas columnas dóricas y una palmera. Ésta fotografía sería, a decir del narrador, una de las más antiguas de la historia de la pornografía.

    En 1841, sigue relatando Vonnegut, un ayudante de Daguerre llamado André Le Fèvre fue detenido en los jardines de Las Tullerías por intentar vender esa foto a un caballero. El hombre se defendió ante las autoridades aduciendo que la fotografía era “arte puro” y que su intención era revivir un mito griego, como probaban las columnas griegas y la palmera.

    Al ser preguntado qué mito interesaba representar, Le Fèvre dijo que era el mito de la mujer-mortal y el potrillo-dios. No parece que le sirviera de mucho, pues el final de la historia es el siguiente:

    Le condenaron a seis meses de prisión. Y murió allí, de pulmonía. Así fue.

    Sin embargo, parece ser que todo el asunto no era más que una invención de Vonnegut.

  • En los cazafachas, aunque nunca los llamé así, encuentro dos generaciones que llevo tiempo viendo también entre mis conocidos.
    Unos andan por los sesenta y tenían ante sí un maravilloso futuro universitario oponiéndose al régimen escuchando rock y fumando porros, el cual de pronto vieron truncado por la muerte del dictador arteramente calculada para joderles la vida. No les faltó ninguna libertad, no llegaron a ser reprimidos y nunca llegaron a hacer nada antifranquista pero la vida les quitó algo querido y de esa pérdida no se repusieron. Como esa novia que te deja en el instituto con la que ni llegaste a consumar pero marca tu vida. Se dan un aire de barriada urbana, aunque posiblemente la totalidad vivieron en el centro.
    Los otros andan como por los cuarenta. Hablan de los sufrimientos de sus abuelos porque ni siquiera pueden hablar de los de sus padres, que o bien no sufrieron o activamente se apuntaron. Su antifranquismo es todo lecturas mal digeridas y postureo, camisetas y necesidad de raíces. Posiblemente vivieron en barrios pero se apuntan más a lo rural, la aldea y el choque con la ciudad.
    ¿Qué pasa con los de cincuenta, nacidos en los sesenta? Pues ni idea. No los veo comparecer.

  • El autor no debe confundir al carnero, macho de la oveja, con el macho cabrío o cabrón, macho de la cabra. Como bien expone Sífilis los faunos disponían del tercio trasero de una cabra, no de una oveja.
    Yo no conocí nunca a un ganadero con tendencias amorosas hacia mulas, pero sí hacia ovejas y cabras. Cuando les tocaba saneamiento, siempre las apartaban del resto, y cuando tocaba sangrarlas, nos decían: “A ésta ten cuidado con ella, que es muy sentida” “Ten cuidado y que no salga”. Lo de que no salga era lo realmente importante, porque significaba que si salía (positiva a brucelosis) ya se podía ir despidiendo de ella porque iba directa a matadero. Así que se encomendaban a la Virgen para que su “favorita” no saliese.
    No se crean que sólo son los plebeyos los que mantienen amistades y coyunda amorosa y sexual con animales.
    Cuenta la leyenda que Catalina la Grande murió penetrada por un semental de sus cuadras, aunque realmente murió de apoplejía, mantuvo una colección erótico-festiva de muebles y diversos cachivaches con formas fálicas varias y cosas del sexo que fue encontrada por unos soldados soviéticos durante una incursión en uno de los palacios de Tsárskoye Selo, en la Segunda Guerra Mundial, y que se quedaron de piedra pómez al verla. Hicieron unas fotos para enseñárselas al mundo mundial y dar fe de la existencia de dicha habitación.

  • Bremaneur dice:
    Lunes, 13/02/2017 a las 11:25
    Exigimos el comentario autorizado de Bonnie Parker.

    Este fue uno de los temas de conversación que mantuvimos Brema y yo nada más conocernos.
    JAJAJAJAJAJJAJA

  • La conclusión a la que los biólogos han llegado, parece ser que probada, es que la bacteria

    Voy a hacerme por segunda vez la listilla, el toxoplasma es un parásito, no una bacteria, pero yo se lo perdono todo a Mgaussage.
    (Por cierto, yo soy positiva a la toxoplasmosis)

  • Bonnie dice:
    Lunes, 13/02/2017 a las 21:27

    Acepto humildemente la corrección y el perdón. En mi disculpa diré que menos las personas, y no la totalidad, todo son bichos, así en general. El toxoplasma y las ovejas. Por eso que tampoco me explico cómo esos amantes pastores distinguen a una oveja de otra. Supongo que se trata del verdadero amor, que te hace ver al ser querido como ese individuo único y especial que es.

  • viejecita , Lunes, 13/02/2017 a las 09:14 dice:

    Pues a mí me han dado pena. Mucha pena .
    ¡ Y todas esas instrucciones sobre las patas traseras de las cabras y las botas … ! Porque, a las pobres vacas, por ejemplo, no les dejan …

    Pues a mi, ninguna. Ya estoy harto de tanto remilgo con los animales. Por mí, que les den por culo.

    O sea, quizá con la entrada de hoy mi comentario se pueda entender como si. Pero no, eh?

  • Arcadi siempre se reía de las leyes que prohibían o penaban la zoofilia,o más propiamente, del intento de argumentar *desde* los sentimientos/derechos del animal.

    Decía que la inexistencia de “consentimiento” animal nada aportaba, ¿o acaso sí consienten en que nos los comamos?
    Él lo explica mejor y con más gracia.

    Pero todo llegará, Espada, ya verás, ya.

  • Pedro está ordeñando, va la vaca y le tira el balde de leche con la cola. Pedro echa un recristo, recoge el cubo y empieza otra vez. Al rato, de un certero hisopazo con la su cola la vaca vuelve a volcar el cubo. Entonces Pedro agarra la banqueta y se sube a ella por detrás de la vaca con la intención de atarle la cola a una viga del techo, para lo cual se quita el cinto y se le caen los pantalones hasta los tobillos. En ese momento entra en la cuadra la mujer:
    —¡Qué haces, Pedro!
    —Dar por culo a la vaca, mujer. Total, si te digo otra cosa no me vas a creer.

    QUE A LO MEJOR YA LO SABÍAIS

  • No es por lo que sufran los animalicos ni por sus derechos, Funes, es por nuestra especie. El bestialismo es un tabú civilizatorio igual que el incesto, y de ahí ya no me sacas porque no sé seguir. Para eso son los tabús o tabúes, para no tener que pensar.

  • Buenos días en España.
    Cazafachas y votar también son características solo humanas.
    Los animales no necesitan gobierno. Se pliegan al más fuerte sin inventarse antídotos.
    La Réunion y la asamblea también son grandes inventos humanos en los que un jefe hace como que de forma democrática deja expresarse a los demás para que luego se sientan ridiculos o se traguen el veredicto del jefe disfrazado de votación.

  • Qué gozada, Chino.

    MGAUSSAGE dice:Lunes, 13/02/2017 a las 20:56
    ¿Qué pasa con los de cincuenta, nacidos en los sesenta?

    Nacidos en los sesenta. José Antonio Pérez, del Instituto de Historia Social «Valentín de Foronda», escribe una nota personal recordando el asesinato de Ryan y recordándonos a todos nosotros. Me he reconocido a mí misma en un instituto gemelo al suyo de Erandio, aunque yo no tuve el valor de ir a la manifestación de Bilbao, creo que entonces ni siquiera tenía el valor de pensar con claridad lo que de corazón ya creía. Hoy es también el aniversario de Tomás y Valiente.

  • Bonnie dice:
    Lunes, 13/02/2017 a las 21:14
    Este fue uno de los temas de conversación que mantuvimos Brema y yo nada más conocernos.
    JAJAJAJAJAJJAJA

    ES CAN DA LO SO.

  • Si te sirve de algo, Proc, creo que no entendíamos demasiado bien lo que pasaba. Yo había estado recientemente en una marcha contra Lemóniz y aquel asesinato fue un mazazo brutal. Fue la primera vez que asistí a una manifestación contra ETA y después vinieron otras, pero habíamos perdido demasiado tiempo. Qué asco.

  • PIDO PERDÓN A TODOS MIS SUSCRIPTORES (¡Y SUSCRIPTORAS!)
    Por una incorrecta evaluación de mi pericia informática (y por ahorrarme el sablazo de Bellpuig), tras cambiar de proveedor de dominio y alojamiento para mis blogs he perdido en el hiperespacio mi lista de suscriptores de correo. A ver, que no es una tragedia para la humanidad que se vayan a perder mis obras completas, pero me da mucha vergüenza que alguien pueda pensar que he borrado su dirección a propósito. Les pido perdón y adjunto aquí las direcciones por si alguien desea suscribirse de nuevo (al final de la página).

    Repetiré este mensaje durante unos días, a ver si lo recompongo todo. Muchas gracias por su atención. Disculpen las molestias. Siento haber interrumpido las emisiones. Pueden sintonizar otro canal.

    Pregúntale al Perro: http://perroantonio.com/
    Funkperro: https://perroantonio.com/funkperro/

  • Manifestaciones antinucleares, de esas no me perdía una. Pues mira, cambio el asco y la pena que me doy por el orgullo que siento por vosotros, José Antonios ambos, porque teníais la vista moral menos perjudicada y además erais valientes, en gente de nuestra edad y ambientes no era nada común.

    Muy útiles, para los cobardes, los insultos en latín, Bremaneur. Yo me sabía el «Mater tua mala burra est», que sirve para desplegar tu ira violenta y tu desprecio incalculable hacia tu interlocutor, al tiempo que, si este te mete una hostia como respuesta, puedes replicar que lo decías en el sentido homónimo ‘tu madre come manzanas maduras’. (Y si lo deseas añades «gilipollas, que no sabes latín», esto ya para tus adentros).

  • No sé si sale o no en la lista esa, pero en nuestro barrio los chavales siempre decíamos: “Eres un Petrus in cunctis de cojones”.

  • Las ventas de “Patria” se han disparado. No sé si somos conscientes del efecto social que está produciendo esta novela.

  • Muy bueno, Perroantonio. Qué pulchra atque bona tienes la página. No te puedes estar quieto, la de zapatillazos que tuvo que darte tu madre. pero corregir es muy importante, suelo pensar mucho en eso. En lo odioso que es el adjetivo participial correcto y lo fundamental que hay en el verbo.

  • Procuro fijarme dice: Martes, 14/02/2017 a las 14:53

    Proc, lo de ‘mala burra est’ no era: ‘come manzanas podridas’?
    Por la del latín macarrónico, creo, similar al ‘non volo calentare cascos’ de la adaptación del Quijote.

  • La clave está en el «est». O sea, que ni manzanas maduras ni podridas ni gaitas. Literal: «Tu madre es una mala burra». Si les disteis un sopapo al empollón, hicisteis bien.

  • Me dirás, además, que el chiste de Pedro y la vaca es viejo y malo, ¿verdad?
    Un chiste que está un poco mayor pero merece todos nuestros respetos.

    ¡CLÁSICOS, QUÉ PENA ME DA DE VOSOTROS EN EL FRANCÍN!

  • Zizipozo decía mi madre. «Ese es cicipocito». No viene en el diccionario. Y el chichipozo es el pozo séptico, o más bien el canal de aguas residuales que salía de la cuadra y avanzaba por las huertas. Luego busco.

  • La semana que viene inicio un periplo Bogotá-Bucaramanga-DF-Guadalajara en el que espero estar un poco mas comunicativo que Bremaneur en su viaje a California.
    Chopsuey deleita e instruye, sobre todo cuando cuentas algo.

  • Procuro fijarme dice: Martes, 14/02/2017 a las 17:09

    Zizipozo decía mi madre. «Ese es cicipocito». No viene en el diccionario.

    Es de tu tradición vasca, Proc.

    sisiposo, zizipozo.

    1. (Adj.). Ceceante. Iru alaba zizi-pozo eukazan ama batek. (V-ple). A EY II 411. Zizi-pozoen ordez amak txirri txirri ziarduan barriketan. Ib. 411.

    2. (V-gip), zizipozo (V-gip). Ref.: Elexp Berg. (Sust.). “Ceceo. Dícese del defecto de pronunciación que consiste en pronunciar la c española en vez de s o z euskaldunes, o algún defecto similar. Fernandon anaiak zizipozo demasa dauka” Elexp Berg.

    En el OEH.

  • No lo sabía, Perroantonio, gracias. Ahora búscame chichipozo. (Que es broooma, tooonto).
    La reseña de Rupérez está muy bien. Coincide que AE trae unas palabras de Cebrián (de un Interviú de 1976), un poquito llamativas para el gusto actual. Sí que es pedagógico esto de «Impublicables».
    Buen viaje, Marqués. Tengo para empezar la de Abad Faciolince, me lo ha recordado Colombia y además una cosa de García Márquez. Resulta que he oído o leído, hace no mucho en alguna parte que ahora no sé cuál es, que la famosa primera frase de Cien años de soledad, la del hielo, es también el comienzo de las memorias de Rubén Darío, una especie de plagio inconsciente que el propio García Márquez reconoció en conversación privada con quien lo contaba. He encontrado La vida de Rubén Darío escrita por él mismo (1912?), y no es ninguna copia pero es verdad que está el hielo y tal vez algo más. En el segundo capítulo, habla de su tío abuelo materno y dice así:

    Era él un militar bravo y patriota, de los unionistas de Centroamérica, […]. Le llamaban «el bocón», seguramente por su gran boca. Por él aprendí pocos años más tarde a andar a caballo, conocí el hielo, los cuentos pintados para niños, las manzanas de California y el champaña de Francia». Dios le ha dado un buen sitio en alguno de sus paraísos. Yo me criaba como hijo del coronel Ramírez y de su esposa doña Bernarda.

    Comprendo que os inundo pero es que ahora mismo no tengo a quién contarle todo esto que rebosa interés siendo a la par tan divertido.

  • Inunda sin miedo, Proc. Tenía a Rubén Darío algo olvidado y una relectura me lo ha descubierto bien vivo (al contrario que Guillén, al que compruebo que sigo sin tragar).

    Un gran vuelo de cuervos mancha el azul celeste.
    Un soplo milenario trae amagos de peste.
    Se asesinan los hombres en el extremo Este.

  • «No utilizar. ESTÁ INHUNDADO».
    Un cartel bien grande en el ayuntamiento de mi pueblo. Será que «Está inhundido», digo yo.

    Álvaro, qué grandísimo poeta es Rubén Darío, tengo pendiente (re)leerlo a fondo. No me gustaba, hay que joderse. En primero tenía una compañera que siempre decía Rubén Diario y me moría de risa. (Ella es que era griega, lo que era yo no lo digo porque ya se ve).

  • botillero dice:
    Martes, 14/02/2017 a las 18:11
    Siempre hay que echar un vistazo a RdL.

    Cualquiera que sea capaz de hacer venir a cuento inconsutil en un texto con naturalidad merece un respeto.

  • A los eruditos me dirijo: recuerdo que nos pusieron a traducir un trabalenguas en latín en el que la palabra mala se repetía tres veces. Creo que la traducción era algo así como “el mástil del barco es de madera de manzano.” Era, claro, un a joder del profesor que se entretenía con cosas así sencillas.

  • Habrá crónica californiana, pero tengo un problema narrativo de gran calado: solo se me ocurre hablar (mal) de Alemania.

  • Ximeno seguro, y no sé si Gaussage o Zeppi, me conminaron a abrir el Mac y solucionar un problemilla. Me he animado hoy y estoy exultante. He dejado el ordenador como nuevo, incluso mejor que nuevo. Y ha sido facilísimo. Mil gracias, amigos.

  • MGauss, ¿Malum navis malae mali lignae est? Para que me salgan tres he metido uno que no estaba (‘El mástil del barco es de mala madera de manzano’).

  • Todavía tengo pesadillas con un tribus legionibus que tuve que traducir en el instituto y no había manera de meter en esa frase a las tribus y a las legiones. Como que no había tribus.

  • Tras arrasar en los Globos de Oro, La la land se ha llevado cinco de los once premios Bafta. Si a esto le sumamos sus catorce nominaciones a los Oscar –con las que iguala a dos películas míticas como Eva al desnudo y Titanic— y el clamoroso éxito de taquilla, parece evidente que nos encontramos frente a un acontecimiento cinematográfico destinado a perdurar en la memoria. Pero a estos éxitos, para ser justos, hay que contraponerles la autorizada opinión de algunos de los más reputados críticos cinematográficos del mundo a los que este musical no ha gustado en absoluto.

  • Sí, Procuro. Si alguna vez duda de su género, no tiene más que adjetivarlo:

    Enhiesto mástil.
    Mástil poderoso.
    Altivo mástil…

    Etcétera.

  • Buscando algo que no tenía nada que ver, me he topado con un libro impreso en Buenos Aires llamado El Islam y las escuelas económicas (1ª ed. de 1987; 2ª ed. de 2010). Tiene un comienzo prometedor.

    Todos los musulmanes del mundo hemos estado haciendo
    los mayores esfuerzos por lograr un cambio político y social que nos llevase a una mejor existencia y a una economía más próspera.
    Nuestra experiencia en ese sentido ha demostrado que los
    musulmanes del mundo no pueden recobrar un camino o forma de imponerse a sus problemas y retraso económico a menos que adopten el sistema económico islámico.

    Por cierto, sita Bellpuig, ¿para cuándo está programado mi próximo artículo, también sobre economía (petro)islámica? Que cada vez que repaso el borrador cambio una coma.

  • Estoy preparando un entrada sobre Ladislao Vadja y Marco Ferreri que sentará las bases de lo que ha sido el cine español.
    Algún plúmbeo cinéfilo que yo me sé se comerá los mocos.

  • Creo que si hacemos un esfuerzo podremos distinguir entre obras que, aun siendo buenas, no nos gustan y obras malas. Incluso podríamos distinguir, dentro de las obras buenas que no nos gustan sus partes menos interesantes.

    «La la land» no es, evidentemente, una obra maestra (ni falta que le hace), las canciones son mediocres, los actores bailan más bien poco y el bueno de Goslin hace lo que puede en eso de cantar. Sin embargo, y quizá por eso, la película tiene encanto, el director sabe lo que hace, la fotografía es excelente y la historia de amor, si bien convencional, funciona bien y emociona, o al menos emociona lo suficiente como para que hubiera colas en el cine.

    Salvando las distancias, esta película está más cerca de «El otro lado de la cama» o «Amanece en Edimburgo» que de la prescindible «Chicago» o, por poner ejemplos de musicales llevados al cine, «Los miserables» (uf) o la multioscarizada «Oliver!» de mi infancia. Digamos que es un musical que intenta presentarse como algo más «natural» (de ahí que a Brema le recordara al anuncio de las compresas).

    Que Emma Stone se merece el Oscar está claro. Todo lo demás, dudoso.

  • El otro lado de la cama estaba inspirada en una de las peores películas de Woody Allen, Todos dicen I love you. Un horror. No he visto la de Martínez Lázaro, pero puedo imaginarla sin demasiados esfuerzos.

    Prescindiendo de un concepto tan etéreo e inútil como el de”obra maestra”, lo que está fuera de toda duda es que La la land ha servido para revivir un género, el musical, que, más que en peligro de extinción, estaba ya extinto. Sólo por eso merece ya escapar al olvido.

  • No me sonaban esas frases, Procuro. He buscado en el Google trabalenguas en latín con mástil o manzana y creo que es este, aunque yo recordaba un barco.

    Malo malo malo malo.
    “Prefiero (estar) en un mástil que en un mal manzano”

    ¿Era o no era un cabrón aquel profesor de latín?

  • Creo que el universo entero es una simulación de ordenador. ¿No es extraño que todo se pueda describir con matemáticas? Si se trata de un universo calculado en un ordenador es evidente que eso es imprescindible. Nos parece normal, pero qué va. Yo creo que hace que las cosas tengan una explicación sencilla, una explicación alcanzable, y un universo no tiene por qué tenerla. Además es muy raro que la explicación, la fórmula, se pueda descubrir usando tan pocos recursos, sólo los pocos átomos de un cerebro.

  • a) “¿No es extraño que todo se pueda describir con matemáticas?”
    No todo. Eso lo decìa Laplace pero en el contexto atòmico se da una incertidumbre radical, es decir, una indeterminaciòn.

    b) “Nos parece normal, pero qué va. Yo creo que hace que las cosas tengan una explicación sencilla, una explicación alcanzable, y un universo no tiene por qué tenerla.”
    Salvo si existe un universo exterior a este, màs amplio, con màs hipòtesis.

    c)”Además es muy raro que la explicación, la fórmula, se pueda descubrir usando tan pocos recursos, sólo los pocos átomos de un cerebro.”

    Si el universo es la simulacion de un ordenador en ese caso el universo es el ordenador.

  • Lo primero que miro el hombre seguramente después de sus partes corporales y las de su pareja, fue hacia arriba. Al círculo que daba calor. Luego invento otros aparatos para poder seguir viendo que había arriba, y que no dejaba de moverse. Fueron más importantes las matemáticas que la óptica en tratar de desentrañar en donde estábamos metidos. Es tan sencillo como queramos resumir la complejidad, y aunque los ordenadores que conocemos tienen una historia ridícula aunque sea solo comparada con la humanidad, igual Morgan da en el clavo al hablar de simulación, pero yo no minusvaloraria esos pocos átomos de un cerebro, que no son tan pocos por otra parte.