¿En serie me le dices? Hoy: Juego de Tronaos

Por Satur.

Je, qué paisha, mákinasssss. Uno de los fenómenos culturales más impactantes de los últimos años ha sido la profusión de series de televisión, que desde El Equipo A y esa del Maikelnai se han renovado bastante desde el punto de vista narrativo y personajial. En aquellas series de los 80 los protagonistas y los malos no variaban y cada capítulo seguía las mismas directrices y pautas, por lo que siempre pasaba lo mismo. Era como escuchar un disco de los Vettels o de cualquier banda pop o un político nacionalista: raca, raca, raca. En las series de ahora se trata de meter personajes a cascoporro y alargar el guión para que pasen muchas cosas y así mantener a la gente pegada a la pantalla durante varios años. Esto da lugar a la creación de trucos geopsiconarrativosociocinematográficos que a veces resultan ser un timo para el espectador, pero a él le da igual porque vivimos en un momento de vacío existencial y la peña se lo traga todo. 

Hago aquí un inciso, el cual es el siguiente que explico a continuación. Hay tres tipo de series según su tratamiento narrativo:

1. Las de los ochenta y los noventa, tipo El Equipo A, Curro Jiménez, etc. Cada capítulo seguía un patrón: los buenos se topaban con los malos, los malos eran  la mar de malos y se las hacían pasar canutas a los buenos, y al final los buenos les daban pal pelo. En el caso de las series de hablar, tipo Friens o chorradas similares, se hablaba todo el rato, en cada capítulo de un tema distinto: el amor, la amistad, la pareja, etecé etecé. Zzzzzz… zzzzzzzz…

2. Las series que se alargan como cuando te quitas un profiláctico. Aquí metemos a Los Propano o Juego de Tronaos. Como la gente se engancha para ver cómo se vengan los indignaos, los guionistas trabajan a destajo para crear nuevas historias, y la manera más fácil de conseguirlo es meterle un zoom que te cagas a un personaje y tirarse tres o cuatro capítulos profundizando en su psicología. Y así doce o trece temporadas, hasta que el cuerpo aguante. Os he hecho bostezar otra vez, ¿verdad?

3. Las series pensadas a priori con temporadas independientes unas de las otras. Un caso extremo es Ruth Detective, donde cada temporada viene a ser como una serie independiente con sus propias tramas o personajes. La primera es la buena y consta de ocho capítulos y no ha lugar a las chorradas: va a piñón con su historia y con sus personajes perfectamente delineados. Así es la serie, una genialidad. Otra del mismo estilo sería el Jomelán, esa de la loca de la CIA. Es una delicia ver cómo los guionistas no abusan de sus propios personajes. Cada personaje cumple su papel, y sólo sigue la evolución de un puñado de elegidos. Esa es una de sus indiscutibles cualidades.

gameofsaturs

Hoy voy a hablar de Juego de Tronaos, que es una serie de mucho éxito y que va de intrigas palaciegas para adolescentes, y que viene a ser como Falcon Crest pero ambientado a lo Willow. Hay mogollón de personajes, y si te aburres con unos, por contraste esperas ver cuál será el destino de otros que no te resulten tan pelmas (el gordito bonachón, qué guantá tiene el tío), y en cualquier caso a veces hay algo de violencia y está salpicada de escenas picantes. Además, está bien rodada en exteriores y los especias effects son guays, verbigracia hay unas lagartijas voladoras que parecen en efecto dragones y una niña a la que cortan el pelo y realmente parece un niño. Pero si te hace creer que es entretenida es porque no para de morir peña y te quedas ahí to encebollao esperando las venganzas. Una estratagema comercial muy burda pero a la vez muy efectiva. De todas formas, hay un fallo gordo la primera vez que la Kaleshit se sube a un dragón, porque parece una escena de La historia interminable (Nowerendert storit).

Ahora bien, dicho esto también hay que decir que desde el punto de vista estructural la serie es un peñasco de mucho cuidado, porque se le ve el truco y eso cabrea mucho. Pasa como en Los Propano, esa serie de mafiosos con un gordo y unos repeinaos: tú creas un mundo lleno de personajes de todo tipo, y cuando la historia decae o es demasiado obvio que un personaje resulta ser más plano que el culo de Franco, entonces o lo matas o le metes en un lío del copón totalmente inverosímil para seguir tirando del carro. Buuuuuuhhhh, buuuuuuhhhhhh.

Todo en la serie es más que previsible pese a los golpes de efecto, y hay momentos en que resulta megatediosa, tía, porque los minutos son devorados por escenas chorras donde los personajes no paran de hablar mientras van caminando por valles, montañas, desiertos o lugares helados. Es siempre lo mismo y lo único que varía es el paisaje. Ay, qué malos son ellos y qué buenos somos nosotros; ay, qué traidor es aquél; ay, no sé si casarme con ése o pedirle que me ponga un piso. Y todo así, macho. No sé si hay algún estudio que muestre los minutos que se pasan de cháchara y los compare con los que se pasan luchando. Las escenas de lucha y batalla están bien hechas, al menos si las comparas con esos pestiñacos indecentes llenos de fotochopped de El señor de los anillos. En cualquier caso, es indecente que en un capítulo se pasen cuarenta minutos hablando y dediquen diez a una batalla ahí to bestia que determina la trama consiguiente. Hay que decir en honor a la verdad que esta serie tiene los diez segundos más impresionantes en cuanto a escenas de batalla se refiere, lo que pasa es que hay que esperar al final de la sexta temporada y eso fastidia un poco.

Los directores, productores, guionistas, etc., son conscientes del puré de cemento que nos hacen tragar, por lo que amenizan los capítulos con escenas dicen que de sexo, pero en verdad son de señoritas preciosas con una dulce facilidad para desvestirse y gemir como si estuvieran soñando que las saquea el Montoro. Ay, ay, ay. Hay algo de cinetismo anatómico, algunas escenas geeks masculinas y también se ven, aunque menos, culicos de hombres y un par de escenas fugaces de nabucodonosores, o sea, felicidad para todos y para todas. Es un festín para salidorros, pero entre escena eróticosocial y escena eróticosocial hay que aguantar a la basca conversando.  Creo que sale más a cuenta desempolvar las antiguas pelis de Pierre Woodman o las de Mario Salieri, donde estos grandes directores daban preeminencia a la acción sin que el diálogo se resintiera por ello, siendo las actrices de igual índole bellezal.

Esta serie se ha hecho más famosa de lo que cabe porque el Vozhd Iglesias le regaló los deuvedeses al Rey en no sé qué recepción (hasta ha escrito un libro sobre populismo basada en esta serie) y porque dos políticas se han definido a sí mismas como uno de los personajes de la serie, la Kaleshit. La Kaleshit es una que quiere ser reina 15M y que posee tres lagartijas voladoras tope chungas. Es así como una monada (y la peor actriz de toda la serie), pero se casa con un tío muy bruto que comanda una banda que digo yo que serán vascos, porque son así como muy bastorros y hablan raro. El bruto la pone mirando a Cuenca en el primer capítulo, luego se muere y ella, después de mil vicisitudes, forma un ejército liberando esclavos. Viene a ser como la mujer liberada -aunque añora eso de ponerse mirando a Pamplona- y fuerte y blablabla, un rollo a caballo entre el feminismo radical y la envidia del pene que, ¡oh, sorpresa!, resulta ser del agrado de mujeres hodiernas de izquierdas y de derechas. O sea, un cacao mental de mil demoños del que sacamos algo en claro: les encaaaaaaanta ser unas reinonas.

Oye, que no quiero alargarme. Venga, hasta luego.

Espera, que se me olvidaba: no he querido hablar de muchos personajes o de qué va para no destriparla, pero un personaje que chana es el enano, el único que tiene una evolución narrativopsicosocial coherente, si bien es cierto que le dura poco, porque una vez que el tío evoluciona se queda ahí to estancao. Le pasa como al enano que en verdad es una enana en El año que vivimos peligrosamente, esa peli con Sigony Weber y Met Gilson. Y es una pena que este enano protagonice una de las peores escenas que se han rodado nunca en la historia del cine y de la televisión, y que es una en que sale hablando (cómo no) con su padre, y el juego de planos y contraplanos es tan penoso que no das crédito, os lo juro. En definitiva: una serie entretenida que podría haber sido muy buena si recortas un poco y la dejas en la mitad, por lo menos.

Ahora sí, venga. Voy a ver si me echo unos cacharros poray. Venga, chao, ya nos llamamos si eso.

161 comentarios

  • Joder se me ha escurrido el rímel y tengo que volver a rehacerme la cara…
    Dentro del elenco de guionistas, Saturio que aunque con gafas, no deja de tener una vista de águila, es el más creativo con el lenguaje.
    Y su verbo es tan gráfico que parece una telenovela.
    Refrescante como una Coca-Cola o una cervecita en verano.
    Soy feliz y me voy a invadir el supermercado y gastar en pitanza bien etiquetada y alguna cosita eco algo.
    Viva Saturio y la selección de balón mano que estos de aquí como no son nada creativos llaman hanbal.

  • Satur es un snob, como le gusta al toda la basca a él no.
    No es bonito el estandarte del hombre degollado?
    No mola que salga el castillo de Zafra?
    No molan las tetas de la bruja roja?
    No mola la ceremonia del Dios ahogado?
    Juego de Tronos es la mejor cosa audiovisual que se ha hecho desde las pelis de John Ford.

  • Saturio, cuando el mundial de Sudafrica, unos amigos de mi hijo mayor hicieron una retransmisión alucinante del partido contra Holanda. La FIFA mandó borrar el vídeo pero le copio algunas “perlas” de su retransmisión.
    Todavía me duelen las tripas de cómo nos divertimos mis hijos y yo con ese partido.

    Si en el juego democrático somos los mejores, cómo no vamos a ganar al fútbol
    Que lo jueguen al mus. Que los holandeses no tienen ni puta idea
    Nos estamos enfrentando a la Baader-Meinhof del balompié.
    Que baje Tamariz, que vuelva la magia española
    Ataque de Van De Chulo y Van De Culo
    Los judíos fueron perseguidos en los campos de concentracion y los españoles en los campos de futbol
    Si los holandeses no condenan la violencia, hay que ilegalizar Holanda entera, con el apoyo de nuestra audiencia, y de la Audiencia Nacional.
    Qué manía con la Roja, ¡Gualda! La única roja que ha habido es la Pasionaria… El azul nos retrotae a tiempos grandiosos
    La Santa María, La Pinta, La Niña, El Cid Campeador…
    Puede haber miembros de ETA detrás del linier o amenazándole con mira telescópica.
    Hasta el Papa va hoy de rojo, dejando a un lado su blanco habitual.
    se quejan de vicio, y estos de vicio tienen mucho, que son holandeses, tol día en los cofeeshop, viendo elefantes
    los nacional-bacalatas os apoyan desde las discotecas!!
    La reina Sofía ha bajado a los vestuarios en el descanso, tendra que esforzarse en animar a los de la roja…
    Estrategia Curro Jiménez contra los fumetas estos, con el trabuco y la navaja!
    ¿Dónde estará Dios? Claro, el domingo descansó. Pero ¿qué te hemos hecho? … Que saquen a José Tomás
    La rendición de Breda están pidiendo estas ratas de cloaca… no una sino tres picas en Flandes vamos a poner
    Mearles en los ojos y sacarles las cuencas, deportivamente eso sí
    Habría que sacar a Amedo y Dominguez con sus pistolas y sus gafas de sol a ver quien se metía con ellos.
    Holanda es un contubernio skin!
    Esa seleccion holandesa llena de inmigrantes ilegales
    ese puto negro, muy conocido en los after de Amsterdam, donde pasan la peor mierda
    Ha rematado con el flequillo Evo. Ramos, cuando juegues con España, córtate el pelo.
    hoy todo el mundo que ha sido un poco decente en su puta vida es español
    Esto es + que un partido de fútbol. Saca a ZIPI ZAPE haz lo que debassss. Siempre por la derecha, siempre
    Estás drogao holandés, por eso estás fuera de juego
    boicot a todo lo naranja, que no se compre butano! Fuera todos del ING! Fuera Euskaltel!
    putos protestantes todo el día gritándole al árbitro
    el español siempre está encima, en la postura del misionero
    6 penaltys 6!!! arbitro vendido!!
    Queremos advertir a los narcotraficantes que tengan algo que mover que tienen 30 minutos más de prórroga, que las calles están despejadas.
    Llamando a TeleFarla para pillar más droga para la prórroga
    Esto se gana por lo civil o por lo militar. Tejero donde estás! Ynestrillas está cojiendo un vuelo hacia Sudáfrica
    Yo quizás sacaría a Basagoiti. Necesitamos un hombre con carácter
    Este és un momento histórico. En los cuarteles de la Guardia Civil lo están celebrando con pistolas
    Holanda ya está en los estorninos de la muerte

    El enlace a la pagina web es este, pero es todo en Vasco, aunque la retransmisión se hizo en Español desde un bar.

  • La legislación de monopolios es este país es muy estricta y bloquea el video adjuntado por nuestra garante de la seguridad animal.
    Es lo que tiene la grandeur et la egalité.

  • Yo como llevo casi tres años sin televisión, por eso no pillo bien los sentidos de las series, pero a mí la que me gustaba mucho era “House of cards” y Big Bang.
    Me encantó en España “El agente 700” pero sólo hicieron dos capítulos. Me gustó a mí, a la familia de los autores y creo que a nadie más.
    Disfruté mucho de pequeño con “Los Botejara”. Y José María Iñigo era el preferido de mi madre.
    Sufría lo indecible con José María Pemán, que casi me daba miedo y todo pensar que de viejo me podrían crecer así las orejas.
    También fué un gran logro sustituir al hombre del tiempo, con mapas de isobaras que nunca conseguía interpretar bien el pobre hombre sin Big Data ni nada, por señoras de mucho mejor ver y efectos espaciales de los satélites, que tampoco acertaban mucho.

  • No sé si alguien ha visto esta película sobre Miles Davis.
    Una amiga me ha enviado el trailer.
    Sólo él y los que estaban con él saben si es cierto, pero creo que no voy a ir a verla.
    Me gusta su música y la imagen que de ella tengo. Temo que una cierta realidad me la enfange.

  • No me gusta la de big Bang theory. De ciencia ficción y comedia me reía mucho con El Enano Rojo.
    Hay un episodio en el que viajan tan alante en el tiempo que están durante el big crunch, una vez el universo ha llegado al su máxima expansión y no puede crecer más empieza a encogerse, y todo pasa al revés, la gente recuerda el futuro y lo siguiente que va a pasar es lo inmediatalmente anterior.
    Todo en marcha atrás.
    Grábate en vídeo yendo al retrete y luego visionado marcha atrás.
    The big cruch.

  • Buenos días a todos en mi primer descanso de trabajo ( por lo menos, hoy trabajo desde casa, y no he tenido que bajar a Madrid ).

    Decir que nosotros vimos los dos primeros capítulos de la primera temporada de Juego de tronos, y no nos gustaron, así que no volvimos a intentar ver la serie.
    Y que a mí me gustan las miniseries, con un máximo de dos o tres temporadas, porque siguen una historia con principio desarrollo y final , como Los Gozos y Las Sombras, como Band of Brothers, como Brideshead Revisited…
    Y también me gustan las series de AnaDiosdado / Pedro Massó de cuando veíamos televisión.
    En los últimos años he visto algunas de esas, muy buenas, como Isabel, como Olive Kitteridge, como Show me a Hero ( que me encanta porque el tema es mi tema profesional ),como My so called Life, ( esa es más antigua , de cuando Claire Danes empezaba), y que esas las tengo todas en DVD, y las vuelvo a ver de vez en cuando.
    También he visto alguna de esas que te dejan enganchado, tipo Downton Abbey, pero las suelo dejar en el momento en que me empiezo a sentir manipulada.

    Pero que he disfrutado muchísimo con el comentario de Satur . Hasta estoy empezando a entender el “Saturese” , ( que, al principio me parecía sánscrito ).
    Y Que, por lo tanto
    ¡ Muchas Gracias Don Satur !.

  • Tengo en DVD “Miles ahead”, JrG, pero estoy tan agobiada de trabajo y de problemas esta temporada, que todavía no he podido verla.
    A mí también me encanta Miles Davis, y me da miedo que me chafe, pero en cuanto la haya visto, le cuento. Aunque soy bastante criticona, sobre todo respecto de lo que de verdad me gusta, así que, seguramente preferirá usted que me calle…

  • LA PERSONA Y EL ARTISTA
    Miles Davis era un auténtico hijo de puta al estilo de Picasso. Es decir, mala persona con una vena creativa indisolublemente unida a su mala hostia. Entre los años 50 y 60 había tocado el cielo junto a al arreglista canadiense Gil Evans, quizás el único que de verdad entendió al genio. Después de crear “Birth of the cool”, “Round Midnight”, “Kind of blue”, “Milestones” o “Miles ahead” ya había justificado su paso por este mundo. Cuando tocó junto a “Trane” el soplo de Dios anidó entre ellos; no hacía falta mas. Lamentablemente Miles era un hombre inculto, drogadicto, que odiaba a los blancos (pese a que los dos Evans lo eran) y que obsesionado por el sexo, no supo cuidar de sus mujeres y de sus hijos. Su vuelta a los escenarios fue, no por jaleada, menos patética. Lastrado por la necrosis de cadera que le provocó el alcohol, se movía con dificultad y tocaba de espaldas al público parapetándose en unas gafas negras. Sus composiciones, cercanas al rock, recuerdan a los autorretratos de Picasso cuando vio cercana la muerte. Eran, como éstos, una basura.

  • Estoy de acuerdo con Satur, hasta donde soy capaz de decodificar, en que JoT es basurilla. Una historia banal con estética de videojuego. A veces echas de menos el mando de la Play para mover a los personajes. Que alguien vea en eso lecciones de política o de poder da la medida de sus lecturas y experiencia vital. Hay más sutileza en la política municipal.

    Si alguien quiere acción yo recomiendo “Band of Brothers”, que viene siendo la II GM desde el desembarco de Normandía con la estética de “Salvar al soldado Ryan”, que es, a su vez, bastante de cómic. Y si uno prefiere personajes que cambian de verdad, derivando sutilmente hacia quienes de verdad son, uséase, desprendiéndose poco a poco de sus hipocresías o escrúpulos, las que molan son “The Good Wife”, con personaje femenino, y “Breaking Bad”, con personaje masculino.

  • Una síntesis mucho más divertida que muchos episodios de Juego de tronaos, Satur. Falta añadir que ver la serie te excusa de leerte los ladrillos en los que está basada y cuya literalidad defienden los fans, denunciando todo cambio que los guionistas de la serie infligen al texto sagrado. Dicho esto, yo me lo paso pipa viéndola, sobre todo cuando salen las lagartijas.

    Cuando empezó el boom de las series hará algo más de 10 años me pescó de lleno. Ahora prefiero leer conspiranoias y ChopSuey pero sigo con los seriales esporádicamente y les recomiendo The People v. OJ Simpson y Broad City, una comedia que me ha hecho rebozarme por el suelo de risa.

  • Totalmente de acuerdo con M.Gaussage sobre Band of Brothers. Que además, el protagonista es Damian Lewis ( el de Homeland), que está sensacional.
    En cambio, intentamos ver Breaking Bad, y cuando vimos al protagonista saliendo de su roulotte en calzoncillos de los de Alfredo Landa, la quitamos y no le volvimos a dar oportunidad.
    Somos unos carcas, ¡ Que se le va a hacer !

  • Alguien me ha tocado con su varita mágica y me ha dejado INMUNIZADO contra los azotes de la sociedad actual. Paso a darles una larga lista de cosas que me producen un inmenso TEDIO por lo cual no les dedico ni un minuto:
    -Las series (salvo in extremis la primera temporada de True detective y el primer capítulo de Breaking Bad, aunque sin ningún entusiasmo).
    -Los telediarios.
    -Las redes sociales (solo admito Chopsuey y el buscador de Google).
    -Las conversaciones con mujeres (alguna honrosísima excepción hay).
    -Los gin tonics Premium.
    -El mundo runner y los gimnasios.
    -La radio comercial (si tienes Radio Garden que se muera la COPE o Radio 3).
    -Los discursos de Maíllo y asociados.
    -Los libros de coaching (son los peores), de cocina y las biografías de deportistas.
    -Los conciertos pop.
    -Las exposiciones de cualquier cosa (salvo exclusivamente el Prado).
    -Bicicletas, patines u otras herramientas de invasión callejera.
    -Las infusiones, la dietética, el veganismo y el new-age.
    Como la lista se me hace interminable indicaré las pocas cosas que me interesan:
    -El cine y la novela negra americana.
    -Clásica, jazz y flamenco.
    -Vino, toros y mujeres (de las que preguntan poco).
    -Todo lo publicado por la Biblioteca Castro.
    -Todo lo que me suponga oler a gasolina y a ginebra barata.
    -El mundo de Gachó.

  • Bonnie dice:
    Miércoles, 25/01/2017 a las 07:05

    […] ganaderos que tratan a sus animales como casi a hijos propios.

    ¿Les pagan la universidad?

  • Satur, te finges enano en la foto pero tus análisis son todo menos pequeños.
    Creo que vi dos temporadas completas de Juego de Tronos y la dejé. Es lo que dice MGauss en pocas frases y clavadas. No mencionáis Mad Men, es una buena serie de personajes bien construidos y que evolucionan, despliega mucha contemporaneidad en las tramas e intemporalidad en las pasiones, y su final redondo la engrandece.
    También vi Miles ahead y no me gustó, creo que no es solo que se sitúe precisamente en esa época final que el Marqués aboceta. Te pongo una crítica que te explica por qué lo que yo misma ni sé.

  • Diga que sí, Marqués, 10′ 57, aunque echo en falta algunas cosas, como La Jota , ( que sigue viva y gozando de buena salud), por ejemplo, entre lo que sí le interesa.
    Y subo un Y.T que será antiguo, pero que me sigue pareciendo muy bueno

  • Gómez, aquí están ya en su nuevo hogar.
    Que bonitas jovencitas, bien vestidas, buen olor y tacto suave pero con textura.
    Además están tuneadas por el padre.
    Gracias señor Montoya.
    Veamos que cuentan estas señoritas ( yo soy hombre con compromiso definitivo, pero cómo me gustan … las novelas y las mujeres bueno y las libras y libros en general).

  • Perro muy bueno el disco. Otros puede que me gusten más, hizo tantos¡¡¡ pero creo yo que ninguno era malo. Quizás cuando todo el mundo antes de él morirse quiso hacer duetos con él, sin ser ninguno malo, ya me parecía una cuesta abajo.
    Uno de los más o menos contemporaneos, preferidos por mí, era We Want Miles.

  • Procu se me olvidó Mad Men. Perfecto retrato de una época en la que la publicidad hacía que se consumieran productos, no creaban necesidades nuevas para gente que ya no quiere nada.

  • Hay series como Mad Men, Justified y The Good Wife que empecé a ver desde su estreno, o casi, y que me ha apenado muchísimo ver terminar porque, al fin, han sido siete u ocho años siguiéndolas. Ya eran parte del calendario, como las fiestas, la Semana Santa o el verano.

  • La cuarta, quinta y sexta temporada de Frasier. Guiones perfectos e interpretaciones perfectas.

    A uno de los protagonistas principales –la inefable Maris Crane– jamás se la veía en pantalla.

    La serie rompía también una de las reglas principales a la hora de escribir un guión, a saber: no doblar personajes. Como ya he contado en alguna ocasión, nuestro Azcona lo resumió en una frase digna de su genio: “Nunca metas dos curas maricas en la misma película”.

    La gracia de Frasier era, precisamente, que había dos curas maricas en la misma serie. En este caso dos psiquiatras afectados. Y, además, hermanos.

    Kelsey Grammer, que llegó a ser el actor mejor pagado de televisión destronando en el puesto al también cómico Jerry Seinfeld, se pasó veinte años encarnando el mismo personaje.

    Ahí es nada.

  • Gómez dice:
    Miércoles, 25/01/2017 a las 11:03
    ¿Les pagan la universidad?

    Pero ¿Cómo? ¿los padres pagan la Universidad?
    ¿Me tuve que pasar cinco meses de septiembre y parte de octubre en la pesada de la uva aguantando garrulos para pagarme la matrícula de la facultad y resulta que son los padres los que tienen que pagarla?
    ¡¡Voy a liarla leoparda!!

  • marquesdecubaslibres dice: Miércoles, 25/01/2017 a las 11:02

    Perroan, esa música es tanto de Gil Evans como de Davis.

    Yo diría que casi el 80% del tema lo pone Manuel de Falla y que Gil Evans y Miles Davis hacen los arreglos.

  • Me ha encantado lo de lagartijas voladoras. A mi personalmente sí me gusta Juego de Tornaos, en ciertos momentos tengo la sensación de que es palomitera, pero en términos generales me gusta. Estoy de acuerdo con M.Gaussage con respecto a Band of Brothers con la única pega que sale Ross (Friends) y para mí es imposible tomarme en serio a ese actor.

    Yo incluiría en la lista de grandes series a The Wire y Six Feet Under, y a título personal me gustaría añadir Trailer Park Boys, que no es que sea de una calidad excelente, pero me parto el culo a lo bestia con ella.

  • Hace mucho tiempo que no veo series, aunque vi True Detective y algo de Homeland. Antes vi las primeras temporadas de 24.
    Lo curioso es que teóricamente sería un firme candidato para ese producto. El caso es que cuando me siento en el sofá siempre acabo cogiendo un libro y tiene que ser muy bueno lo que hay en el tv para que no haga más caso a la lectura. Por otra parte, me da una pereza terrible tener que elegir.
    Voy al cine muy de cuando en cuando y también salgo escaldado, el infantilismo de las últimas de Tarantino, los dramones del cine español. Para qué hablar de los musicales, no los soporto, los odio cordialmente (me gustó uno de Bob Fosse, creo recordar, pero probablemente es un engaño de mi memoria). De Los Miserables
    no me salí por educación (iba acompañado).
    He visto algún episodio de Juego de Tronos y me pareció para adolescentes. Muy buena, pero para adolescentes. Y de hecho leí la primera, un agosto aburridísimo, y tengo que decir que me gustó más el libro.
    Consigo tolerar alguna cosa británica, sobre todo policial, pero llega con cuentagotas o yo no lo encuentro.
    Por lo demás, os quiero mogollón.

  • No sé por qué las personas humanas pierden tiempo en ir a la ópera, leer libros o visitar museos. TODO, está bien explicado en series americanas, esos invasores y salvadores del mundo mundial.

    ¿ Acaso los ovnis no los visitan siempre? Y ora con Trump más mejor estamos seguros de cualquier tropa intelectual y mentirosos periodistas.

  • Conio Gómez, ¡me ha privado de regalar uno de los libros chuleando de dedicatoria!

    (Buscando con ganas tiempo para leerlos )

  • marquesdecubaslibres dice: Miércoles, 25/01/2017 a las 10:12
    Perroantonio dice:Miércoles, 25/01/2017 a las 12:30

    Pobre Falla y pobre Rodrigo, Perroantuán.
    La culpa fue de Evans.
    Miles Davis ‘era’ un hijo de puta, pero ‘es’ nuestro hijo de puta.

    Bellepuig no me ha dado tiempo a corregir el post. Déjeme éste estilizado y anule el anterior please.

  • Quïcir Gómez que una de las dedicatorias no permite desprenderse del libro y no podre regalarlo tras leerlo.
    (Me había quedado pelo enrevesado)

  • No puedo mas que sorprenderme por el hecho de que Saturl no haya mencionado a Los Camioneros como referente absoluto de la cultura serietil.

  • Bonnie dice:
    Miércoles, 25/01/2017 a las 12:04

    Gómez dice:
    Miércoles, 25/01/2017 a las 11:03
    ¿Les pagan la universidad?

    Pero ¿Cómo? ¿los padres pagan la Universidad?

    Uno que fue presidente de mi empresa se vino a esta ciudad en su juventud a vivir en un hotel de 5 estrellas – pagado por su padre- mientras estudiaba la carrera. Eran otros tiempos; ya debe andar jubilado.

    En Retorno a Brishead, uno de los protagonistas va a Oxford a estudiar y se lleva su mayordomo y otros imprescindibles, como un jarrón ming que pone en su habitación de la universidad.

  • Adapts, una vida plagada de problemas con las mujeres me ha enseñado que lo mejor, cuando dudas, es siempre preguntar: “¿Qué he roto?”

    ***

    Hablando de series míticas. Por lo que recuerdo, quizá al no ser americana, pasó casi desapercibida en nuestro país. Pero era una de esas maravillas que sólo saben hacer los ingleses. Una serie, además, precursora en muchos sentidos. En España se titulaba Veinticuatro horas al día, supongo que porque no se les ocurrió nada peor.

    Hasta los créditos eran acojonantes.

    https://m.youtube.com/watch?v=ix6wTN_CH4g

  • Nunca he disfrutado del tema «espada y brujería», así que no he visto ni un solo capítulo de «Juego de Tronos». Bastante tuve con tragarme la primera entrega de «El Señor de los Anillos», que casi fenezco de aburrimiento en las primeras doscientas cincuentaysiete horas. Si Tolkien tiene el mismo sentido del humor que un felpudo de musgo, es ver a un hobbit o a uno de esos enanos de Peter Jackson y teletransportarme a Dormilandia.

    Lo que sí he seguido han sido las rendidas muestras de admiración del respetable. El ejercicio de «literatura comparada» de Jabois con «Juego de Tronos» y la Liga Española me parece ya el summum, el no va más, el acabose del terminose del descojonose. A mi todo esto me da mucho yuyu, como lo de la afición a los zombies. Yo —como le dice Sífilis a Satur— snob, no: elitista de tres pares de cojones. Es ver a un «gamer» jugando con una consola en donde salen dragones, brujos y enanos verdes y entrarme unas ganas de repartir hostias a manos llenas. Si es que estáis agilipollaos, macho.

  • Gómez dice:
    Miércoles, 25/01/2017 a las 14:19

    ¡Qué memoria!
    ¡Qué viejos!
    ¡Qué melancolía más tonta me está dando!

  • Acepto la premisa mayor: los bancos son unos cabrones.

    Pero, he intentado hacerle ver a una compañera de izquierdas lo insolidario que resulta reclamar a lo loco -media España está en ello- los gastos notariales y demás de la hipoteca. Encarecerá de manera automática el precio para los siguientes compradores porque el coste del producto para los bancos será mayor.

    Lo he intentado incluso con un ejemplito: coche, promoción, precio, compra y reclamación a posteriori porque el modelo renovado al año siguiente incluye algo de serie que no tenía el tuyo. ¡Pero tu firmaste estar de acuerdo con aquella promoción!

    Algo me chirría fuerte cuando los jueces pueden modificar acuerdos comerciales con efecto retroactivo.

    Fueraparte seguro que acabaré haciendo lo mismo por la turra que me está dando mi santa.

  • Recolectores, la España de los recolectores. En eso hemos acabado.

    Los cazadores somos primitivos gorilas, desfasados caballeros cumplidores de la palabra y los contratos, gallardos señores incapaces de poner la mano encima a una mujer aunque sea nazi.

  • Funes dice:
    Miércoles, 25/01/2017 a las 14:08

    Uno que fue presidente de mi empresa se vino a esta ciudad en su juventud a vivir en un hotel de 5 estrellas – pagado por su padre- mientras estudiaba la carrera. Eran otros tiempos; ya debe andar jubilado.

    Bueno, lo anterior hay que matizarlo: por aquella época, el hotel tenía habitaciones para estudiantes, compartidas y con baño común en el pasillo.

    Pero lo de Retorno a Brishead sí viene así en la novela.

  • Regreso que no el anglicismo retornar, fue una serie muy chula. Las monjitas del colegio nos recomendaron la serie y la profe de inglés, el libro.
    También por aquel siglo se hablaba de Kunta Kinte, Orzowei y los Piratas de Malasia con Sandokàn.

    NADA QUE VER CON LA TONTUNADA DE AHORA.

  • Una de mis series favoritas fue Centennial, especialmente el primer capítulo: Solo las rocas viven eternamente, la cual visioné en la tardoadolescencia o en tardía mocedad. Igual la veo ahora y me da el bajón. Por eso tal vez Juego de tronos no nos gusta porque ya somos talluditos, pero con otra edad la disfrutaríamos.

    Una serie no debe demorarse más allá de 10-12 capítulos; si hablamos ya de “temporadas”, apaga y vámonos: En la segunda temporada, los niños del primer capítulo tienen ya tetas y a las niñas les creció el bigote, pero el personaje tiene la misma edad en la ficción y eso da mal rollo.

    Una serie debe tener un principio y un final sin abrir tramas paralelas: ¿a quién le importa que la hermana de Skyler fuera cleptómana? O todo lo de la mujer de Don Drapper: vaya mojón.

    A pesar de todo lo que acabo de escribir, y de otras cosas que se han escrito más arriba, y que son ciertas, disfruté los primeros capítulos de Juego de Tronos, quizá las 2 o 3 primeras temporadas. Pero por favor, ¡resuelvan, hombre, que ya está bien!

  • Cuando te contratan en una serie de televisión, lo primero que hacen es endosarte un libro, denominado”Biblia de la serie”, donde viene especificado todo lo relativo a la misma; desde las características de cada personaje hasta los decorados habituales donde se mueven, apuntando incluso, en ocasiones, posibles argumentos, relaciones o subtramas a desarrollar. Luego, también hay que decirlo, no se le suele hacer mucho caso.

  • Funes dice:
    Miércoles, 25/01/2017 a las 17:06
    Una de mis series favoritas fue Centennial

    Centennial estuvo muy bien. Recuerdo un capítulo en el el que los criadores de vacas contratan a unos asesinos a sueldo para ir liquidando a los criadores de ovejas, que según ellos arrasaban el pasto. Cuando ya habían caído algunos, y todos sabían quiénes eran y donde estaban los asesinos, unos cuántos se reúnen para acabar con ellos. Se plantea el problema moral de si un hombre de bien mataría por la espalda a otro, aunque fuera un asesino. El coronel Skimmerhorn resuelve el dilema de una manera elegante. No spoiler, si quieren saberlo, vean la serie.

  • A mí me gustaba mucho Los Ropper, pero si ha habido una serie que de verdad he visto cienes y cienes de veces es “The Young Ones”.
    Había otra que nunca terminé de ver porque la quitaron de repente y que se llamaba “Deja la sangre correr” y que tengo que localizar para poderla terminar.

  • Nadie habla de BONANZA, ni de FLIPPER, ni de DACTARI. Qué infancia me calcé con esas series…
    Los Ropper era obligatoria en casa de mis padres…y se comentaba en la cena.

  • Pues de mi infancia me quedo con una serie que combinaba el wéstern, la ciencia ficción, las artes marciales –fue la primera vez que escuché el término patada voladora— e incluso el cine de terror.

    Y hasta una “intro” que haría historia.

    Su paso al cine fue, como estaba cantado, un desastre de proporciones dantescas, en todos los sentidos.

    https://m.youtube.com/watch?v=AsyAtqzyY6U

  • De pequeño me arrolló como un tren la llegada de las series de dibujos japonesas a una edad en que esas cosas dejan secuelas para toda la vida. Años después he revisado dos de mis favoritas, Los Caballeros del Zodíaco y Chicho Terremoto, y me seguía acordando de ellas palmo a palmo. Esta última es tan endiabladamente delirante que me pregunto cómo no resucitaron lo de los rombos para ponerle media docena.

  • Hay dos series inglesas de humor especialmente corrosivas; vamos, el summum de ese humor descarnado que gusta a los ingleses. Ambas están producidas por el cómico Ricky Gervais y no son aptas para todos los públicos.
    Una es “An idiot abroad“, en la que mandan de viaje a un cazurro inglés y filman sus reacciones cuando tiene que comer escorpiones en China o ir al baño en Africa. La mezcla de lo absurdo de las costumbres de esos países de Dios con la cerrazón de un paleto inglés resulta en un contínuo rosario de situaciones de esas en las que te ríes pero te sientes mala persona por hacerlo.
    La otra es “Life is too short“, que viene siendo la triste vida de un actor enano o “la vida de un enano del mundo del espectáculo”, que es el slogan de la serie. Un enano mal actor y muy desventurado al que la mujer engaña, abandona y despluma en el divorcio, al que Hacienda persigue y que mendiga papeles ínfimos en lo que sea, pero al tiempo se las da de divo y parte de la historia del cine por haber salido en “Willow“.
    Al que le guste ese humor al límite que deja a la vista lo peor de la gente, al estilo de “The Office”, sobre todo la serie inglesa, disfrutará con estas dos.

  • Pues en mi infancia, en España no había televisión.
    Yo ya tenía 15 años cuando mi abuela compró una, en blanco y negro , en San Sebastián, y veíamos Perry Mason, y una serie francesa sobre la legión extranjera… Porque los franceses sí la tenían ya desde hacía tiempo, y más horas, y había documentales, y programas sobre libros, y cosas así .
    ¡ Qué jóvenes son ustedes, mecachis !

  • En mi casa tampoco hubo tele hasta que yo cumplí los 18, y entonces se compró “para los pequeños”. Pero había vecinos y tíos y abuelos, en cuyas casas se disfrutaba más de la tele, por que era como un extra. Así, a bote pronto, recuerdo unas cuántas series: Bonanza, El Virginiano, Caravana, Daniel Boone, El hombre del rifle, El Gran Chaparral, Jim West, Perdidos en el espacio, Viaje al fondo del mar, Los Invasores, UFO, Perry Mason, Ironside, Mannix, Superagente 86, Los Monster … y remontándome aún más en el tiempo, los dibujos animados, expresión que sólo oírla me pone de buen humor. Mis favoritos eran el gallo Claudio y el perro Lindo Pulgoso. Aún hoy los hermanos mayores imitamos su risa sardónica cuando queremos ridiculizar a alguien.

    Aquí hay canales que ponen esas viejas reliquias, pero ya no producen las mismas sensaciones. Por ejemplo, yo tenía buen recuerdo de Perdidos en el espacio, en blanco y negro. Cuando la he vuelto haber ahora en color, tiene un estética kitsch que tira para atrás.

  • Perdidos en el espacio es casi lo primero que recuerdo de la tele, me fascinaba. La daban los sábados y la veía en casa de mi vecina Inés, cuando no estaba Roberto, que era viajante, y solo si mi hermana consentía en llevarme o no tenía más remedio. Eso pasó muy pocas veces. No, no digáis rencor, llamadlo buena memoria histórica a lo mejor particularmente selectiva. Fui la última de mi barrio en tener tele, era 1968 o 1969 y yo contaba cinco o seis. Un día llegué a casa de la escuela y allí estaba ELLA, encima de una mesita solo para ELLA, el no va más. Pasé el resto de la tarde asomada a una ventana que daba a la plazoleta gritando al vecindario en general y a mis amiguitas en particular: ESTIIIH, MARTAAAH, MARIAJOSUUÚ, ¡TENGO TELEEE! «Mentira, mentira, tú no tienes tele», me replicaban las grandísimas hijas del escepticismo, como si tener tele fuera un atributo inalienable del que yo carecía por alguna clase de taración. Total, que luego no me la dejaban ver nunca. No sabes, Sonsoles, la de agravios que me quedan por vengar.

  • Bah, mientras mirábais la tele yo SALÍA en la tele, tocando el clarinete y cantando algo, hacia 1964. Era un programa de Jose Luis Barcelona.
    Luego llovieron contratos, la fama, los Oscars.

  • Bonjour -7C.
    Marqués gracias por cubrirme las espaldas, es usted la referencia.
    No he visto ni leído noticias.
    No acierto con esas iniciales.
    Las 100 primeras páginas de estar en la carcel con El Proceso, me han tenido absorto esta noche pensando que Thuman Capote era el seudónimo de un tal Gomez cuando le daba por escribir en inglés.

  • Gracias por vuestros comentarios. No entiendo que el Marqués distinga entre películas y series. Ruth detective es una gran película, por ejemplo.

    Tampoco entiendo que hayáis entendido que entiendo que Juego de Tronaos es mala. Digo que es entretenida. Por lo que entiendo, es un gran elogio y me gustaría que así lo entendierais.

    La clave respecto a las series la ha dado Viejecita: la manipulación. Siempre se ha manipulado al espectador en el cine, y algunos estamos encantados de ser manipulados en algún momento (pienso ahora en un par de pelis), pero mosquea mucho que se haga de forma tan burda.

    Balonmano. Perdió España ante Croacia por el miedo. El miedo a lanzar. Andaban los laterales rondando los siete metros, sin defensas delante, y seguían buscando el pase en lugar de lanzar a puerta con el fin de acelerar los guarismos del electrónico. Los fallos ante los cariocas encogieron el brazo de los hispanos. Aun así, amigos, qué gran equipo y qué gran deporte y cuánto lo disfruto.

    Karmenski. Ayer dijo algo así como «Bienvenidosh a Madriz… mpppfffhhh…» Y cada vez que terminaba una frase se absorbía las babas. Y luego ha dicho que Madriz está limpísima, cuando hace dos días contó que iba recogiendo latas porque los madrileños son unos guarros.

  • El Satur más bibliotecario, triunfando como poeta. La juventud española, la más preparada, tiene que emigrar para triunfar en el extranjero. ChopSuey, no obstante, permite a gente así triunfar en su tierra, desde la distancia inexistente del ciberespacio.

  • Satur, antes de que tu nacieras, el cine hacía super producciones cuyo resultado eran grandes films de hasta tres horas de duración. Se entendía que el lenguaje cinematográfico, diferente de una novela, se adaptaba a una duración entre 90 y 180 minutos de metraje. Luego había un género menor, las series de televisión, que duraban entre 30 y 60 minutos y podían tener un número enorme de capítulos. En aquella época las Sinfonías duraban entre 30 y 60 minutos (se solían tocar dos en un programa) y las Óperas duraban entre 90 y 180 minutos.
    Sí, eran otros tiempos, en que uno se arreglaba para salir de casa e ir al cine o al auditorio. Antes se iba a merendar y luego a cenar, prolongando la velada con una discusión de altura sobre lo que se había visto mientras con voz queda se calculaba cuánto hálito le quedaría al Caudillo. Las series de TV se veían en familia, después de comer o cenar, sabiendo que eran un género menor, un puro entretenimiento al que se atendía superficialmente.
    “True detective” pudo ser una gran película de 180 minutos de duración, pero su artificial estiramiento lo ha dejado simplemente en una serie buena.

  • No creo que Ruth Detective se alargue artificialmente. Tiene una cadencia propia provocada por la propia narración: se alterna el pasado y el presente contando una historia, y a partir de cierto punto, sólo presente para contar el final de esa historia. Tirando de tijera a lo bestia, y tras muchas reflexiones durante meses, he llegado a la conclusión de que se le puede quitar una hora a lo sumo. La serie es perfecta, como perfectas son Mulholland Drive o El tercer hombre.

  • RECUERDOS

    Recuerdo que no teníamos televisión y para verla había que bajar a casa de mi abuela, que me daba galletas con membrillo mientras veíamos todas las que ha citado Zeppi, especialmente Bonanza y El Virginiano.
    Recuerdo que en verano tenía que ir a verla a casa de una vecina, Doña Carmen, los sábados por la tarde después de comer, que siempre era de vaqueros. Doña Carmen era viuda y tenía un hijo cheposo al que solía llamar hijoputa y cuando el malo aparecía por detrás del chico pistola en ristre se ponía a chillar para avisar a uno e insultar al otro.
    Recuerdo que por fin compramos una y cuando se estropeaba venía un compañero de trabajo de mi tío a arreglarla y mi abuela, que iba ya por el tercer infarto y equivocaba todos los nombres y casi todas las palabras, se ponía enferma cuando veía a aquel hombre abrir las tripas del aparato y le llamaba de todo y yo pasaba vergüenza pero a él le daba lo mismo.
    Recuerdo que en el Mundial del 74 mi tío me llevó a un hotel en Bilbao a ver la final, ¡en color! y que la camiseta de Holanda parecía roja en vez de naranja.
    Recuerdo que en el 77 seguíamos con la tele en blanco y negro y que el Athletic perdió la final de la UEFA contra la Juventus y que no hubo manera de explicárselo a mi abuela, porque en la vuelta ganamos 2-1, así que ella dio por supuesto que habíamos ganado y para no volverla loca saltamos y nos abrazamos.
    Recuerdo que en el Mundial del 78 ya teníamos tele en color y nos habíamos ido a Bilbao y mi abuela se había muerto, viendo la tele después de comer.
    Recuerdo que intenté explicar a mis hijos que antes solo había dos canales y uno empezaba por la tarde y me tomaron por chiflado.

  • Cada historia tiene su duración y hay cosas que no se cuentan en dos horas de cine. Ha habido una enorme revolución en las series motivada por la tv de pago e internet. Antes las series eran entretenimiento, hoy no; hoy hay muchas que son cine para adultos. Con un capítulo de una hora a la semana los arcos temporales de las historias eran difíciles de seguir si se alargaban más allá del capítulo. Porque es demasiado tiempo para mantener en memoria la totalidad de los detalles relevantes de una semana a otra y porque con la tv en abierto y sin repeticiones te perdías un capítulo y estabas listo; hasta la reposición no tenías manera de cerrar la historia. Así cada capítulo era una “aventura” de unos personajes estáticos y repetitivos. Con este esquema perderte un capítulo u olvidar un detalle de los anteriores no tenía importancia, con la contrapartida de que las historias eran siempre banales.
    Con la tv por internet nació el fenómeno del “binge series”, uséase verte cuatro o cinco capítulos del tirón. Eso ha permitido a los guionistas meter en las historias muchos arcos temporales de historias secundarias que mantienen la trama mientras hay, en las buenas de verdad, una trama con sentido que se alarga incluso varias temporadas. Así suele haber un asunto que se resuelve en un capítulo, entremezclada con otra u otras que van a necesitar dos o tres capítulos para resolverse y una principal que abarca toda la serie. Eso exigía, con la tv en abierto, un esfuerzo ímprobo a los espectadores y no cuajaba, aunque hubo quien lo intentó. Mucho más que en los folletines por entregas de Dumas y compañía, porque ahí podías consultar o releer, cosa que en la tv no. Ahora en Netflix y similares no se estrenan capítulos, se estrenan temporadas completas, y la gente se las ve en una semana o en un fin de semana. Así los guionistas pueden permitirse ir llevando las cosas a donde quieren, con coherencia, con tiempo, desarrollando bien los personajes, sin elipsis, sin necesidad de dar cosas por supuestas, etc.. Y mucha más gente es capaz de apreciar ese desarrollo.
    Sí es cierto que en ocasiones alargan artificialmente la trama. No todo el mundo sabe aprovechar las nuevas circunstancias y o bien la historia no da para un formato largo o quien la desarrolla no sabe hacerlo, pero en mi opinión cada vez más los guionistas están sabiendo adaptarse a ese nuevo modo de atención del público motivado por la posibilidad de verse, del tirón, cuatro, cinco o más capítulos. Fargo, la serie, que me parece muy bien hecha, aprovecha el ambiente, los escenarios, el entorno ya conocido y desarrolla una historia completa en cada temporada, diez capítulos, con una trama y subtramas que se apoyan en la temporada anterior y en la película.

  • Schultz, ¿y no recuerdas, también en el el 77 y en blanco y negro, la final de la Copa del Rey Bilbao-Betis? Fue épica.

  • LUIS ENRIQUE Y TRUMP
    Cualquiera que haya visto un fragmento de una rueda de prensa de Luis Enrique comprende que el asturiano se pone enfermo con la preguntas que le hacen. Todas ellas, casi sin excepción, son impertinentes y malintencionadas y el pobre entrenador se pregunta porqué tendrá que contestar a estos hijoputas, daría la mitad de su sueldo por no tener que atender a los plumillas. A mí ínfimo nivel tuve que aguantar en su momento preguntas intolerables, recuerdo una vez en la COPE con don Luis Herrero en que un exministro de Sanidad me acusaba de de prevaricar con el Biovac. Le contesté que no le respondía porque era un ministro pre-Constitucional y se armó la de Dios.
    Luis Enrique y yo miramos con envidia a Trump que se comunica por Tweeter y si un periodista no le cae bien le dice señalándole con el dedo “Not you”.
    Dicen que Trump ha creado la pos-verdad, me temo que sea así, pero lo que desde luego es seguro es que los periodistas crean también su propia pos-verdad. Es decir, Trump les está dando su propia medicina y a mí esto me parece un descubrimiento genial.

  • Botillero, fue mi principal trauma adolescente (sin contar lo de aquella rubia). Que te gane una final el equipo de Iriondo y gracias a Esnaola … en fin, no quiero llorar. No lo he citado porque lo vi fuera de casa, con los amigos, otro rollo.

  • La Copa (pos-Generalísimo) es un torneo menor, como el Gamper, el Carranza, la Copa de Ferias o a European Legue. No se pierdan en banalidades.

  • Suscribo lo que apunta Mortimer. Añado, asimismo, que hay que tener en cuenta que tanto los directores como los guionistas suelen cambiar con frecuencia en una serie, en muchas ocasiones de un capítulo a otro. (Escribir veinticuatro guiones en un año no podría exigírsele ni a la reencarnación televisiva de Balzac). La comedia de situación Modern Family –creada, por cierto, por dos de los mejores guionistas de Frasier— ha utilizado más de treinta guionistas (con crédito) diferentes a lo largo de sus ocho temporadas. En los créditos de un solo capítulo llegué a contar cerca de diez (cada grupo de personajes contaba con su propio equipo), y eso que los episodios duran apenas algo más de veinte minutos.

    Por cierto. Es muy divertido y revelador el cruce de tuits que sostuvieron hace ya unos años Trump y uno de los escritores de esta serie.

    http://www.popsugar.com/tech/Donald-Trump-Danny-Zuker-Twitter-Feud-37846762

  • Por entonces los árbitros también vestían de negro, y los entrenadores se pasaban el partido sentados en el banquillo. Ahora, los árbitros van de colorines y los entrenadores se pasan el partido comiéndole la oreja al cuarto árbitro.

  • Bremaneur dice:
    Jueves, 26/01/2017 a las 12:29
    Jodo, Pedrín.

    Claro, claro; yo la juzgo y yo la mato. Si todo tiene su explicación…

  • Todo tiene un motivo, que a su vez es una explicación. Cuando la ETA hacía estallar un coche bomba al paso de un autobús y mataba a doce guardias civiles lo hacía porque para ellos aquello era una guerra y los guardias el enemigo. El que le daba al motor en Treblinka lo hacía porque cumplía las órdenes de Stangl, aunque es posible que para él los que estaban allí metidos no fuesen más que ratas. ¿Y el que le zurra a su mujer? Pues porque la considera suya. Así, hasta el infinito. Luego, viene la interpretación del respetable, generalmente la que le peta. Pero lo puramente objetivo siempre es el crimen.

  • Jabois repite que esta «aclaración informativa» no justifica el hecho, y ha dicho por lo menos dos veces que él no está justificando la paliza, es decir, que se está justificando, él sabrá por qué. Acomodando la fórmula al caso, accusatio non petita de la víctima, excusatio manifesta de los victimarios. Como porqué casi prefiero la explicación del amigo de Satur sobre los skin ges.

  • Me niego a aceptar el discurso imperante, tengo el mío propio que es:
    -más informado.
    -más inteligente.
    -sin perjuicios ni agenda propia.
    -basado en la experiencia y el conocimiento científico.

  • Procuro fijarme dice:
    Jueves, 26/01/2017 a las 14:03
    Jabois repite que esta «aclaración informativa» no justifica el hecho, y ha dicho por lo menos dos veces que él no está justificando la paliza, es decir, que se está justificando, él sabrá por qué

    Porque no es gilipollas, y porque sabe en el país que vive. Está a un comentario de que lo llamen etarra.

  • Yo no sé si existe algo que justifique que una muchedumbre patee a alguien en el suelo; espero que no.

    Pues aunque espere que no, existe, claro que existe: la defensa propia, la chica los tenía rodeados a todos y no tuvieron más remedio que defenderse. Uno tras otro tuvieron que cerciorarse que tras sus patadas y demás muestras de indignación, la chica no entrañaba mayor peligro, pero por si acaso, unas pataditas más no hacen daño a nadie, bueno daño, quizás sí, no se si me explico.

    Pero la información ayuda a colocarse mejor moralmente delante del suceso.

    Supongo que eso de colocarse mejor no tiene nada que ver con “colocarse”. La información no ayuda a nada hombre, pero sin ella es imposible calsificar la moralidad de un acto. La agresión era desproporcionada tanto por número, como por corpulencia. Si la chica es sospechosa de ser una peligrosa neonazi habrá que denunciarla a las autoridades ¿O es mejor aquí te pillo y aquí te mato? Bien colocado -moralmente- por supuesto.

    Para un oyente no es lo mismo escuchar que le han dado una paliza una chica porque la chica es de derechas o porque lleva una pulsera de la bandera de España (y esa es la información que se dio, y se sigue dando en muchos lugares) que la paliza la reciba alguien neonazi a la que acusan de estar detrás de esas mismas palizas.

    Aquí se lía. ¿La chica es responsable de su propia paliza? ¿Por ser neonazi, parece que está claro que sí, pero por ser de derechas casi que no?

    Sin embargo más me escandaliza la despersonalización de la víctima ese “alguien neonazi” es muy canalla. Es canalla porque ese alguien es una chica y eso de “alguien” parece como que quisiera -nada por aquí, nada por allá- escamotear su condición de fémina. Es neonazi y por contra los agresores son unos tíos sanotes que no tienen nada que ocultar pese a ir embozados y encapuchados. Ella es neonazi por voluntad propia y ellos son unos pringaillos porque el mundo los ha hecho así. Un poquito vomitivo me parece.

  • S. dice: Jueves, 26/01/2017 a las 14:56
    Porque no es gilipollas, y porque sabe en el país que vive. Está a un comentario de que lo llamen etarra.

    Prefiero pensar que, como no es gilipollas, se daba cuenta del valor argumentativo de su comentario y le remordía la conciencia.

  • Juanfran Satur dice:
    Jueves, 26/01/2017 a las 08:56
    Tampoco entiendo que hayáis entendido que entiendo que Juego de Tronaos es mala. Digo que es entretenida. Por lo que entiendo, es un gran elogio y me gustaría que así lo entendierais.

    Lo iba a decir ayer… (Vaya, otra vez mi torpeza lectora, pensé) No tenía lógica el paparse seis temporadas juntas, de no gustarte.

  • Lo he vuelto a leer. Critica cómo se da la información. Y tiene razón. Yo no lo hubiera escrito. Pero es que yo soy un cobarde.

    Por lo demás, cualquiera que crea que Jabois justifica una paliza a una chica, sea neonazi, turca, o de Porriño, es que lo ha probado poco.

  • Borren esa basura de puto perro.
    Desde que escucho Jazz Groove, día y noche, soy otra persona.
    En directo desde L.A.

  • No llegan ni a recuerdos, porque no me acordaba, pero me sonaba que el gallo Claudio se enfrentaba a un gavilán pollero. Y veo que el gavilán es un pollito marrón que se quiere comer al gallo. El gavilán pollero no distingue una gallina de un perro. Sabe que come gallinas pero no sabe lo que es una gallina.
    El gavilán pollero dice que Claudio es un “botiflojo sonso”. El gallo lo que es, es un abusón.

  • Chino Cudeiro dice: Jueves, 26/01/2017 a las 16:32

    ¿Envejecimiento de la población?

    Puede ser un factor, pero no creo que sea el principal. También envejecen otras poblaciones europeas. Tengo cuatro o cinco ideas al respecto. A ver si mañana tengo tiempo de ordenarlas en un discurso coherente y les suelto la correspondiente chapa.

  • Hundimiento de la Cultura como señal de prestigio social y hundimiento, por tanto, del consumo imitativo asociado.

    Desaparición de lo Cultural como segmento prestigioso en los medios de comunicación social: especialmente en los periódicos, la radio y la televisión. Desaparición de la figura del especialista cultural, que es reemplazado por el becario.

    Desprestigio de la Universidad y, especialmente, de las Humanidades, como formas culturales clásicas duras (Historia, Historia del Arte, Literatura, Filosofía, etc.) y sustitución por sus variables blandas de la cultura de masas.

    Cambio de los modelos heroicos a imitar: el Artista reemplazado por el Actor o el Literato sustituido por el «gamer».

    Cambio radical de los modelos de consumo: del cine a la sala de estar, de la conferencia al podcast, del espectáculo al youtube.

    Sustitución de lo «culto» como factor de prestigio por valores «sportivos»: «ustedes son más de leer y nosotros más de salir».

    El tener una amplia «cultura» ya no garantiza el ascenso social (hay cientos de escritores dando cursillos de escritura para sobrevivir), como sí lo hace ser monitor de cualquier deporte minoritario, incluida la «marcha nórdica» o el «spinnin».

    Envejecimiento y fallecimiento de la población culta que consume Cultura (y periódicos) y sustitución por generaciones a las que la Cultura no les aporta valor social.

    Desprestigio del intelectual comprometido, lo que conlleva el desprestigio de su papel como prescriptor cultural.

  • Resumiendo. La Cultura ya no sirve (o sirve más bien poco) para escalar en la jerarquía social, por lo que se considera prescindible. Es mejor saber de fútbol o de Juego de Tronos para relacionarse socialmente que conocer los devaneos de las Madames Bovary o Butterfly.

  • Se le escapa un detalle de su por lo demás acertado análisis: el rol de las mujeres maduras. Éstas usan su tiempo libre en actividades culturales clásicas (museos, teatros) y aprecian mucho a un “caballero maduro y culto”, una versión sofisticada de la fórmula “verbo y cartera” que tantos éxitos procura.

  • Perroantonio 18′ 05 :
    Con lo que no estoy de acuerdo, me imagino, es con su idea de lo que es “Cultura”. Y de que el envejecimiento y muerte de la “gente culta”sea un factor tan determinante.

    Porque la “Cultura”, opuesta a la “cultura de masas “, siempre ha sido elitista y minoritaria. Y la consumían cuatro gatos, los de Las élites. Y entre esos cuatro consumían muchísimo. Y las élites financiaban la cultura que a ellos les gustaba.
    Ahora, al menos en España, y me temo que en Europa, con esa matraca de los impuestos progresivos y la redistribución de la riqueza, y todos esos MBAs metiendo sus narices en todo, los ricos ya no se pueden permitir hacer de Mecenas de escritores, de músicos o de artistas , y prefieren donar a ONGs que al menos les sirvan para desgravar.
    Así que, son los mandamases de los gobiernos los que financian la cultura. Y ningún gobierno aceptaría que se le tachara de elitista ; uno de los pecados más gordos para los progres.
    Así que, lo que financian es la “cultura”, o más bien la “pseudo cultura de masas”. Que es frecuentemente una porquería. Y, como las masas no son tan ñoñas ni tan memas como los gobiernos se creen que son, pues pasan de esa “cultura”.
    Y no consumen.

    Mi lógica es la típica lógica de abuelita carca.
    Ya siento

  • Perroantuán, alguna apostilla, a muy bote pronto:

    – Cambio de los modelos heroicos a imitar: el Artista reemplazado por el ‘postartista’ o por el mono de imitación.
    – Cambio radical de los modelos de consumo: de la película de cine (que siempre ha sido industria pero a veces era arte, séptimo) a la serie de Tv (que, incluso pretenciosa, es exclusivamente industria).
    Espectáculo y acontecimiento, o viceversa, como motores ‘culturales’
    y
    No un desprestigio del intelectual comprometido, sino una mixtificación actual del compromiso. ¿Compromiso con qué?
    Mire como queda ahora de offside la canción de Quico Pi de la Serra ‘La cultura’, a pesar de que rima con amargura.

    Marqués, la emisora de LA no es para tirar tantos cohetes.

  • marquesdecubaslibres dice:
    Jueves, 26/01/2017 a las 15:31
    Borren esa basura de puto perro.

    Suscribo la petición. Poner el avatar de Lindo Pulgoso añade gravedad al comentario.

  • No deja de sorprenderme cómo algunos y algunas se la cojen con papel de fumar para decir (o no decir) que Jabois ha dicho y escrito una gilipollez (una más). Y que está muy cerca de justificar la agresión, aunque él lo niegue. Y alguno dice que es que hay que conocerle, que en el fondo es un buen chico y tal y tal. Lo que es es un gilipuertas, a juzgar por lo que dice y escribe, que de vez en cuándo asoma la patita más de la cuenta, siempre a favor de corriente, de quien le paga, desde su púlpito moral y mediático. Otro que se ha pasado hace tiempo al Lado Oscuro, aunque él no lo perciba. La decadencia de Occidente sigue imparable.

  • Una pregunta estúpida, es decir, otra: exactamente, ¿México por qué no quiere que USA haga el muro de marras?

  • El Lado Oscuro no es la izquierda ni la Derecha. Es dejarse llevar por intereses espurios (pasta, fama, orgullo, reconocimiento social, o todo a la vez) y abdicar de la deontología profesional (cada uno de la suya) para acomodar su trabajo a esos intereses. No es fácil detectar cuándo se está cayendo en ello y actuar en consecuencia. Las recompensas inmediatas son muy tentadoras y suelen acallar los aguijonazos de la conciencia. Pero a la larga, no compensa. Como advertía Martín Fierro a sus hijos:

    Muchas cosas pierde el hombre
    que a veces las vuelve a hallar;
    pero les debo enseñar,
    y es bueno que lo recuerden:
    si la vergüenza se pierde
    jamas se vuelve a encontrar

    A Jabois le pasa lo que a muchos otros (casi todos del mismo bando), que se creen Gandalf pero en realidad se están transformando en Saruman. Algunos aspiran a llegar a Sauron.

  • El artículo ese del Jabois, me parece una solemne estupidez. Que no deja otra cosa que si lo hacen los míos está justificado, si lo hacen los otros no.
    La prensa y el mundo en general andan binarizando según quien paga, o consigue votos o retuits.
    La autocrítica queda sólo para algunos, como la cultura.
    Claro que en España, como en Francia, el tema de la cultura ha descendido tanto en el escalafón, que un reality es el alimento cultural de la mayoría.
    A Fillon ya le han sacado un buen marrón con su parienta.
    Con Strauss Khan hicieron algo similar.
    Oir el discurso de los socialistas ayer me dió un nivel altísimo nivel de lástima, y un pánico enorme.
    Algo tendremos que hacer la reyna y yo…

  • Tipo, The Jazz Groove emite 24/7 sin anuncios, indicándote en pantalla el tema que suena y pasando fotos de nuestros ídolos. Como anuncian bien claro lo suyo es el jazz “cool”, aquel que te permite leer o trabajar mientras lo escuchas. Entiendo sus limitaciones pero siendo la alternativa “RockFM” lo seguiré escuchando en las citadas circunstancias.

  • Lo de colonizar la luna va para adelante no???
    Con tus novelas aguanto dos o tres noches más … luego ya no sé…
    La cultura va a la baja, pero la honradez, no sólo está desprestigiada, sino que es un valor estúpido en un mundo con normas que cambian al albur de la necesidad inmediata y del precio ofertado.
    Hablar de laicismo, cuando se permite a una parte de los ciudadanos regirse por una ley dictada por Dios, son términos incompatibles con los que nadie se meterá, ya que el número y expectativas de crecimiento son tan altas en esos sectores, que jamás se meterán con ellos.
    Y los tíos haciendo unos giros tan complejos al lenguaje, para poder no meterse en el charco e incluso justificar la cosa, que da nausea.

  • En la psique de Jabois no entro, no lo conozco bastante, y aquí hay profesionales de ello por lo que veo, y amigos suyos que pueden hablar de él mucho mejor que uno. En si vendió su alma al Diablo, tampoco; ya tiene la Iglesia curas para esos menesteres. Lo que yo he leído en lo que trae Brema es todo cierto. Exactamente, ¿qué molesta? Lo que creen que dice. Prejuicios.

  • Viejecita, no creo que esté diciendo usted nada distinto a lo que yo he dicho. Que la Cultura haya sido «elitista y minoritaria» y que fuera valorada y recompensada por las clases sociales dominantes es precisamente lo que la convertía en valiosa y prestigiosa, y en imitables los comportamientos asociados. Cuando el Presidente de turno decide ir al palco del estadio en lugar de al palco del teatro está enviando mensajes nítidos de por donde circula el prestigio social. Cuando los representantes del mundo de la Cultura predican que su sector es prioritario y debe pagar menos IVA, como si vendieran productos de primera necesidad, están rebajando su valor. La Cultura, como todo lo que consumimos, tiene que tener valor distintivo y otorgar algo a su poseedor, porque de lo contrario «vale» menos como producto. Bien se cuidaron los soviéticos de mantener productos elitistas como el ballet recompensando a los artistas no con dinero, sino con privilegios. Lo que no se sostiene es pretender convertir los «productos culturales» en «servicios», ajenos al intercambio comercial, y luego quejarse de que no se consumen. Si después de los correspondientes planes y programas la gente no manifiesta interés y no se convierte en «consumidor» cultural, es que estos planes no están enfocando correctamente el asunto.

  • Perroantonio dice:
    Jueves, 26/01/2017 a las 17:38

    Envejecimiento y fallecimiento de la población culta que consume Cultura (y periódicos) y sustitución por generaciones a las que la Cultura no les aporta valor social.

    Venía para aclarar que con mi comentario anterior me refería justo a esto. El resto de puntos los voy a rumiar poco a poco. A ver qué metabolizo.

  • Han sido la sociedad capitalista, las películas americanas y los rusos los que me han convertido en antinazi. Yo no tengo la culpa de odiar a los fachas. Es el Sistema el que me ha hecho así.

  • S. dice:
    Jueves, 26/01/2017 a las 20:23
    … Lo que yo he leído en lo que trae Brema es todo cierto. Exactamente, ¿qué molesta? Lo que creen que dice. Prejuicios.

    Lo que molesta es que intente echar mierda sobre una mujer agredida por una panda de zumbaos sin que venga a cuento, tratando de poner el foco en la víctima en vez de en los agresores, y soslayando su condición de mujer, con la excusa de completar la información.

    Es como si al dar la noticia de la agresión a una mujer por su pareja, se añade a posteriori que hay que informar de que la mujer le ponía los cuernos y que defraudaba a Hacienda, para tener todos los ángulos de la noticia más que nada.

    Y una leche. Jabois antepone su ideología progresista (dizque antifascista, que queda guay) a su supuesta lucha contra la violencia de género. A Jabois se le nota a la legua que lo de protestar contra la violencia de género no es un objetivo en sí mismo, está supeditado a la categoría superior de pertenencia ideológica. Las mujeres de derechas, y no digamos las neonazis, no tienen derecho a la protección del clan antimachista, son antes neonazis y/o de derechas que mujeres. Lo que molesta es que se vea tan a las claras la tramoya en ese teatro.

  • Cierto, Parker. Yo siempre he pensado que Patán era una reencarnación de Lindo Pulgoso. Cómo me gustaba la presentación, que despertaba a Patán de sus sueños:

    Tú no eres Robin Hood,
    Tampoco un rey coronado,
    Tú solo eres …
    Patán, el perro malcriado!

  • Coño, el comentario se me fue al limbo.

    Ahí está, de eso hablamos: Jabois es un rojo de mierda al que le parece estupendo que apaleen a mujer, si esta es de derechas. Y el cabrón es tan listo que lo escribe sin decirlo. Aunque, eso sí, se le ve la patita. A nosotros nos va a engañar el hijoputa rojo este.

    Seguro que vota al BNG.

  • Perroantonio:
    Hace muchos años , cuando estuvo en Madrid con un monólogo fabuloso del Capitán Achab (el de Moby Dick la ballena blanca, puede que haya escrito los nombres al revés), a mi añorado Vittorio Gassman le hicieron una entrevista en televisión.

    Y dijo que los italianos y los españoles éramos muy parecidos, en el hecho que todos queríamos llegar a ser príncipes, duques o marqueses. Y que ello nos hacía mucho mejores y más interesantes que los del centro, y del Norte de Europa, que lo que querían es que nadie destacase sobre nadie, convirtiendo a las personas en funcionarios grises.
    Me temo que ahora Gassman nos vería de forma distinta.

    Y, para mí, lo del palco del Real Madrid, es una horterada. Y si Florentino es élite, apaga y vámonos. Y Messi es estupendo jugando al futbol, pero élite no es.
    Pero en cambio, Nadal, ( Rafa, el del tenis), ese sí que es ” un mejor”. Sí se merece el calificativo de élite. Y le deberían nombrar como mínimo marqués. Aunque nunca volviera a ganar una competición.
    Y Nadal, sí me parece que forma parte de la Cultura.

  • Jabois es un rojo de mierda …

    Si este es el nivel, yo me retiro. ¿Tanto cuesta reconocer que era innecesaria esa información, que basta con ver el vídeo? Pues nada, siga riéndole las gracietas, qué majete el tío.

    Y lo dicho, cuando dé la noticia de de la agresión a una mujer por su pareja, que no se le olvide añadir que la ponía los cuernos y defraudaba a Hacienda, que hay que dar las noticias completas.

    Venga hombre, a mamarla.

  • Zeppi, hay que tener la valentía de decir las cosas claritas. No te encojas de hombros: si crees eso que has escrito, yo me he quedado corto con Jabois.

  • Para que quede claro, Jabois es un gilipuertas (rojo, azul o verde, según se mire) al que le parece que si apalean a una mujer, hay que precisar que era derechas, para poder orientarse moralmente. Pero si llegas a conocerle, en el fondo es buen chico.

    No le dé mas vueltas, el chico ha dicho lo que ha dicho. Y si a usted le parece bien porque lo ha dicho él, no tengo nada más que añadir.

  • No, si lo hubiera dicho no me parecería bien, creería que es Sostres u otro buen chico. Pero no lo ha dicho, eso lo dices tú.

  • Creo que Don M. ha dicho un a gilipollez o una maldad. No puedo entrar en su celebro para determinar exactamente cuál de las dos, pero una de las dos.
    Y creo que Zeppi pretendía señalar que somos benevolentes con él por cariño y gratitud pero quizás demasiado.
    Estoy de acuerdo.

  • S. dice:
    Jueves, 26/01/2017 a las 23:05
    Zeppi, hay que tener la valentía de decir las cosas claritas.

    Bien claro lo digo, en mi opinión Jabois ha escrito una gilipollez, primando su pose antifascista sobre su pose anti violencia contra las mujeres, delatando su escala de prioridades. Me parece bien que a usted le parezca bien, pero no niegue la evidencia. Muchos piensan como él, pero no se atreven a decirlo (usted mismo?). Y a mis ídolos, que no me los toquen, aunque metan la gamba.

    Lo de rojo de mierda, yo es que soy muy roja, y expresiones similares, yo creía que estaban fuera del debate civilizado. La realidad se empeña en desmentirme. Me tendré que ir acostumbrando a escucharlas, para quien las dice deben significar algo.

  • Yo no sé si existe algo que justifique que una muchedumbre patee a alguien en el suelo; espero que no. Pero la información ayuda a colocarse mejor moralmente delante del suceso. Para un oyente no es lo mismo escuchar que le han dado una paliza una chica porque la chica es de derechas o porque lleva una pulsera de la bandera de España (y esa es la información que se dio, y se sigue dando en muchos lugares) que la paliza la reciba alguien neonazi a la que acusan de estar detrás de esas mismas palizas. Las imágenes no cambian: pero políticamente la reacción no es la misma.

    Señoría, no hay más preguntas.

  • Para un oyente no es lo mismo escuchar que le han dado una paliza una mujer porque su agresor no aceptaba su deseo de cortar la relación (y esa es la información que se dio, y se sigue dando en muchos lugares) que la paliza la reciba alguien que derrochaba dinero a espuertas y estaba arruinando la economía familiar. Las imágenes no cambian: pero políticamente la reacción no es la misma.

    Completamente de acuerdo. La información es necesaria para poder hacer una valoración justa. Depende de si lo que se quiere juzgar es la agresión en sí o la conducta de la agredida, que tal vez, solo tal vez, Dios nos libre, no fuera tan inocente. Vamos, que no se merecía la paliza, pero tampoco era una santa.

    Y por arte de magia (bien calculada) pasamos de hablar de los agresores a hablar de la víctima. Bien por Jabois y sus apolojetas (con jota). Lo siento tíos, no cuela.

  • No van a conseguir amargarme la tarde:

    Message from Anderson High School
    Your child’s grading report: 93/100 (average)

    Además, se ha colocado una rastas de llamar la atención, le quedan muy bien.

  • Ser antifascista, en un entorno en el que apenas quedan fascistas, es cada vez más del género tonto. Sí, es cada vez más difícil ser más tonto. Pero tiene su mérito.

  • DRAMATIZACIÓN

    -Zeppi, amor, diez encapuchados han pegado una paliza a una chica porque lleva una pulsera de España.

    -Zeppi, amor, diez encapuchados han pegado una paliza a la chica que le rajó la cara a tu hija por lesbiana.

    Zeppi condena las dos acciones, cosa muy loable. ¿Reacciona igual? Parece ser que sí. Cuando se le aclara que puede enfadarse más con una agresión que con otra, Zeppi explota: “¿Tanto cuesta reconocer que es innecesaria la información, que basta con ver el vídeo?”.

    Zeppi va al límite (esto es un fact y aquí trabajamos con facts) y hoy está especialmente en forma. Además inunda. Y no escribe bien, quiero decir que es difícil seguirle, algo paradójico en un retrasado mental.

  • Buenas noches. Sigo rematando mi dietario de París para publicar aquí, como dejé prometido. En él justifico la violencia y el champán.

  • Buenas noches también a ti, Zeppi, cariño. No te enfades conmigo que no merece la pena: siempre acabo dándole la razón a cualquier tarado para no aguantarlo. Un beso.

  • Con esto, ya lo dejo, perdonen la insistencia, pero lo de M. me ha molestado mucho, me parece miserable, así como la insistencia de algunos en justificarle/disculparle:

    Yo no sé si existe algo que justifique que una muchedumbre patee a alguien en el suelo; espero que no. Pero la información ayuda a colocarse mejor moralmente delante del suceso. Para un oyente no es lo mismo escuchar que le han dado una paliza una chica porque la chica es de derechas o porque lleva una pulsera de la bandera de España (y esa es la información que se dio, y se sigue dando en muchos lugares) que la paliza la reciba alguien neonazi a la que acusan de estar detrás de esas mismas palizas. Las imágenes no cambian: pero políticamente la reacción no es la misma.

    En román paladino: es que yo oigo que unos bestias han pateado a una mujer indefensa y es que se me pone mal cuerpo. Pero luego me entero de que era una neonazi y, no es que justifique la paliza, pero ya me siento algo mejor. La información me ha ayudado a posicionarme moralmente.

  • Como decía Christopher Walken en Cosas que hacer en Denver cuando estás muerto:

    “Eso son cosas de liberales. Hoy ayudas a salvar la jodida selva amazónica y mañana estás chupando pollas.”

    Algunos llevan tiempo chupando pollas, y parece que aún no se han dado cuenta. O que les va la marcha.

  • M. dice:
    Viernes, 27/01/2017 a las 00:17
    DRAMATIZACIÓN

    -Zeppi, amor, diez encapuchados han pegado una paliza a una chica porque lleva una pulsera de España.

    -Zeppi, amor, diez encapuchados han pegado una paliza a la chica que le rajó la cara a tu hija por lesbiana.

    O sea, que un linchamiento nos deja más satisfechos que una paliza, desde el punto de vista moral. Va a ser que no. Por no hablar de la trampa que haces al personalizar (…a tu hija…)

    Me alargaría más, como los miembros viriles en la publicidad libidinosa de la carpeta de spam, pero me pilla el debate con un pie en el avión. Remata ya eso de París y mándaselo a la Bellpuig ipso facto, mon cherí.

  • Buen viaje Brema.
    Ando perplejo con el debate…
    Me recuerda a película de vaqueros del oeste…
    Que si le colgamos, que si el shérif…
    Dar palizas, acosar y matar es MALO el terrorismo es MALO la justificación es solo una naturaleza vengativa individual.
    Los principios de la ley quedaron bastante claros ya hace muchos cientos de años.
    No los queremos aceptar.
    Ese es el único problema, jugar al muss sin Reyes y pretender ganar la partida.
    Buenos días.

  • Perroantonio dice:
    Miércoles, 25/01/2017 a las 19:15
    «Los Ropper» era un spin-off de «Un hombre en casa» que a su vez tuvo una versión americana que tampoco estaba nada mal, «Apartamento para tres”

    ¡¡INTELECTUAL, INTELECTUAL!!