Infieles en La Meca (II)

Arabia03
Por Álvaro Quintana.

[Parte I]

Tiempos casi modernos

A finales de los años 30, unos exploradores americanos descubrieron que el desértico suelo saudí tenía más valor que el carro de tierra española en zona costera antes de 2007: el petróleo brotaba a chorro. Uno se imagina los ojos del rey Abdelaziz girando cual ruleta con el símbolo del dólar cuando alguien le explicó las propiedades de ese apestoso pringue tan inflamable. En un tris se fundó Aramco (Arabian American Oil Company) y se importó una ingente mano de obra que proveyese el personal especializado que la, éjem, conservadora sociedad saudí y su, éjem éjem, no menos conservadora educación superior no eran capaces ni de empezar a suplir. La familia Bin Laden consiguió importantes contratos para la construcción de infraestructuras, lo que, en un país con todo por hacer, no era ninguna bicoca. La riada de inmigrantes indignó a los clérigos del lugar, quienes la saludaron con diatribas, lamentos, amenazas de apocalipsis y otras sabrosas pláticas.

Uno de los más furibundos ulemas fue el ciego Abdelaziz Bin Baz, autor de una fetua (dictamen jurídico) que denunciaba la presencia de infieles tan cerca de los santos lugares como algo contrario al islam. Este rapto de entusiasmo le valió una temporada en la cárcel, lo que no aumentó su simpatía por la Casa de Saud pero le enseñó a mantener un taimado doble juego: en lo sucesivo, defendió públicamente el establishment, lo que no fue óbice para que bajo cuerda alentara movimientos extremistas. Dicha doblez se perfeccionó con el tiempo: por un lado, Bin Baz fue nombrado ministro, llegando a tener un programa de televisión en el que aparecía con el rey charlando de sus cosas (la televisión saudí, creada en 1965, levantó una encendida polémica al ser acusada de idólatra por difundir imágenes que podían atraer la adoración sólo debida a Dios); por otro, su prédica en las mezquitas extremó los ánimos de muchos que juzgaban severamente la acomodación de los Saud a las modernidades. Sus alumnos más aventajados hacían excursiones al desierto a rezar y pasar hambre y sed con ascéticos resultados. Juhayman, con un intenso carisma, se convirtió pronto en líder de los más exaltados. La violencia de sus ideas le llevó a romper con un gobierno que multiplicaba su imagen (el mismo problema que con la televisión) en retratos oficiales o en las propias monedas, violando las leyes islámicas; a diferencia del estamento clerical, crítico con cualquier cambio pero, al fin, a favor de las autoridades por cuanto suponían un dique contra la secularización creciente, Juhayman denunció a los Saud, conchabados con los ulemas (y, destacado entre ellos, Bin Baz), como malos creyentes (al igual que había hecho la Hermandad Musulmana con los gobiernos de Siria y Egipto) por su dependencia de las potencias occidentales, algo humillante dada la superioridad innata del islam.

La zambullida de Juhayman en la literatura coránica le llevó a aterrizar en la abigarrada tradición apocalíptica del Mahdi: tras señordelosanillescas batallas entre ejércitos musulmanes y cristianos que concluirían con la eliminación total de estos, vendría el Dajjal (Anticristo) de un solo ojo, acompañado por un ejército de 70.000 judíos (aprox.), por lo que el Mahdi tendría que pedir el socorro de Jesucristo (en la tradición musulmana, otro profeta que, además, se alegraría de la desaparición de los cristianos que habían pervertido sus enseñanzas), quien ayudaría a la erradicación final de todos los infieles. En estas amenas reflexiones Juhayman reparó en un joven que había conocido en la universidad, Mohamed Abdulá al-Qahtani, quien se ajustaba como a medida a los requisitos para el puesto: pálido, de ojos y cabello claros, con aire ausente que hacía pensar que había sido tocado por Dios (o que era un poco carente), tenía la marca en la mejilla de la que hablaban las escrituras y se llamaba igual que el profeta; lo referente a remontar su linaje hasta Mahoma era más problemático, pero nada que un poco de genealogía recreativa no solucionase. Juhayman unió aún más su destino al de al-Qahtani casándose con la hermana de éste (¡El Mesías era su cuñao!). With God on their side, Mahdi mediante, Juhayman y sus hombres se prepararon para tomar el más santo lugar del islam y recibir un nuevo siglo vibrante de presagios milenaristas.

La mayor parte de los seguidores de Juhayman compartía su origen y características: beduinos ijwan pobres y, a veces, con entrenamiento militar tras su paso por la Guardia Nacional Saudí. Sin embargo, también se unieron al movimiento numerosos extranjeros, entre ellos varios negros americanos radicalizados en el seno de la Nación del Islam, organización racista yanqui financiada por los petrodólares saudíes que se habían destinado a extender el wahhabismo por el mundo y que ahora, tras haber sembrado vientos, volvían cargados de tempestades en un elegante efecto bumerán. Los simpáticos brothers trajeron consigo técnicas de artes marciales y guerrilla urbana aprendidas en la lucha de los Panteras Negras contra el hombre blanco (Nota bene: la esclavitud se había abolido en Arabia Saudí ¡en 1962! Sin duda, un gesto de aggiornamiento de las autoridades considerando que el s. XV estaba a la vuelta de la esquina).

Con la complicidad de los trabajadores de la Gran Mezquita, hartos de la Casa de Saud, los iluminados introdujeron armas y víveres a través de los subterráneos. La mañana del 20 de noviembre, el imán que oficiaba reconoció a algunos de los asaltantes de sus lecciones sobre el Corán.

Rock the Kaaba

Decir que el levantamiento de Juhayman y sus hombres pescó al gobierno saudí por sorpresa es un suave eufemismo. El cogollito de Saud pretendía ser la cabeza del mundo musulmán, guardián de los santos lugares, e identificaba las principales amenazas contra su legitimidad ahí fuera, en el socialismo panárabe a lo Nasser y en el repentino surgimiento en Irán de una teocracia comandada por una secta hostil al sunnismo. Nadie esperaba, por tanto, que una volátil mezcla de rencor tribal y rigorismo religioso explotase precisamente en la Gran Mezquita. Los petroingresos se habían traducido en una muy extravagante y aún más desigual modernización del país y, sobre todo, en el enriquecimiento de la confusión reinante (como llamaba Bergamín a la monarquía), dando pretexto a los clérigos para agitar el descontento y a la población para escucharlos. El paso por las cárceles reales era un trámite que sellaba indeleblemente el tránsito a la radicalización.

El año nuevo cogió a la casa real de romería: el rey Jálid estaba en la cama con catarro; el príncipe Fahd asistía en Túnez a las trepidantes reuniones de la Liga Árabe; otro príncipe (¡¿cuántos hay?!) estaba de vacaciones en Marruecos. Mientras tanto, llegaban inquietantes rumores a palacio: que si disparos, que si guirigay, que si muertos… Tras largos momentos de cavilación y rascarse la cabeza, se ordenó lo más básico: establecer un perímetro de seguridad alrededor de la Gran Mezquita. Gracias al testimonio de algunos huidos, entre ellos el imán al que Juhayman había arrancado el micrófono (y al que habían amenazado con un cuchillo cuando se puso farruco, por decirlo todo), se pudo componer un informe básico de la situación y de la identidad de los agresores.

Cuando al fin el ejército rodeó el santuario, surgió un asuntillo debido al carácter sagrado del mismo. Los soldados no se atrevían a apuntar, mucho menos a disparar, a un espacio al que desde pequeños les habían enseñado a adorar, el ombligo de la experiencia islámica en cuya dirección rezaban y eran enterrados todos los musulmanes. ¿Irían al cielo o al infierno por pelear en la Kaaba? La moral de las tropas se desplomaba y, a disgusto, los Saud se dirigieron a los clérigos, quienes aguardaban con una media sonrisa. Era necesaria una fetua que desautorizase a los rebeldes y permitiese echarlos manu militari de la casa de Dios. Los ulemas se tomaron tres días para redactar el documento.

Aquí se planteó con crudeza la naturaleza religiosa del conflicto, enclavada en el corazón mismo del islam y que anima al yijadismo que nos sacude hoy. La marea negra del fundamentalismo, o interpretación literal de los textos sagrados, producía oleadas cada vez más violentas que, invariablemente, culminaban en masacres de los antiguos hermanos, ahora ya por debajo de la pureza exigida, y en un repliegue de las sociedades. En el caso de Arabia Saudí, la tensión entre los dos estamentos principales, la Casa de Saud y la clerecía wahhabí, se exacerbó con los cambios producidos por el dinero del petróleo, abrazados con más entusiasmo por príncipes con ganas de conocer de primera mano los errores del mundo moderno que por unos ulemas de muy cejijunta observancia de la tradición, quienes alimentaban y toleraban a sectas radicales pensando que un susto nunca viene mal. El árbol, las nueces, ya se sabe.

LVG19791122-001 copiar

141 comentarios

  • Alvaro, con tu relato, estoy comprendiendo mucho mejor el asunto de los hijos pródigos de Ala y sus prodigios.
    A mí me está resultando esclarecedora esta serie tuya y me gusta una barbaridad ese tono de humor, imagino que en sentido inversamente proporcional al de los aludidos, que como todo el mundo sabe, tienen menos sentido del humor que un cólico nefrítico.
    El Riyal Saudí que ilustra, también será muy del gusto de la casa Real, aunque yo lo hubiera pintado en un bonito azul petróleo. Pero el verde es lo que tiene…

  • El PSOE, solo podía ser él, pretende que en la Comisión de Sanidad del Congreso se discuta una ponencia sobre “Medicina genómica” al objeto de ordenar la investigación en ese sector para ver de que manera se beneficia mejor la sociedad.
    Se ve que han leído el artículo del psicólogo de la UNED y han captado la necesidad de democratizar la ciencia. Deben ser los representantes del pueblo español los que reordenen la investigación en genómica, término por cierto que abarca una cuasi infinita área de conocimiento.
    A mí me parece que no se puede ser mas membrillo, por cierto que el de la idea es aquel que me sustituyó en la Dirección General de Farmacia allá por 2004.

  • Espero que Trump acabe pronto con el NOI (Nación del Islam), organización terrorista que ha contado con conspicuos miembros como Malcom X, Angela Davis, Cassius Clay o Nina Simone.
    Son como el KKK pero en negro.

  • Muy bueno, Álvaro. Eres el Thomas Edward Lawrence del francín.
    (Nota: lo del carro de tierra te lo he entendido yo, que hablo received montañés o montañés de la Reina; y a lo mejor Chino Cudeiro, pero estos de aquí se han creído que es un carro como el de Manolo Escobar lleno de tierra).

  • Pues ya siento, Procuro : que he intentado ni se sabe las veces leer “los siete pilares de la sabiduría ” de T.E. Lawrence, que lo recomendaban mis autores de cabecera de entonces, y, a pesar de que en aquella época lo leía todo Todo ( incluso a Marx, que es bastante ladrillazo ), nunca conseguí terminarlo, de lo a mil por hora que me ponía.
    En cambio, esta serie de A.Quinn, la estoy disfrutando, y espero que dure, y dure.

    Y, decirle al Marqués, que “esperar contra toda esperanza” de la Mandelstam, lo tienen, traducido al inglés, por poco más de 20 $ , en tapa blanda, en el propio Amazon.com americano. Que no creo que le importe, porque en español también sería traducción, ( o sea traición ), y además carísimo.
    Que si lo quiere en ruso, le puedo preguntar a mi hermana, como hace para conseguir los libros escritos en ruso y con el alfabeto Kirílico, que ella suele leer…

  • viejecita dice:Miércoles, 01/03/2017 a las 11:49
    Pues ya siento, Procuro : que he intentado ni se sabe las veces leer “los siete pilares de la sabiduría ” de T.E. Lawrence, […]

    Quería decir el Peter O’Toole del francín.

  • Aclaro, por si fuese menester, que el “carro” es la medida que se usa en la provincia de Santander para medir parcelas (iba a decir “piezas”, pero me tendría que enfangar de nuevo en explicaciones) de tierra. En el norte somos mucho de carros, cuadras, vacas y caballos como Careto, el que tenía mi abuelo antes de jubilarse, que era gran amante de los higos.

    Confieso que no he leído a T. E. Lawrence ni he visto la película. Hace poco vi de 2ª mano la biografía que le dedicó Robert Graves y estuve a punto de comprarla, pero al final no quise meter más metralla en casa.

  • La última ‘palabra’ de Homs da para tres entradas de chopsuey, con sus comentarios.
    Al parecer la letrada había dejado algún fleco.
    Edito porque sigue: ahora cita jurisprudencia.

  • Me he leído la entrada de un trago y me ha dejado muy buen gusto. A ver si luego la releo con calma. Enhorabuena por la serie, Álvaro.

  • Procuro fijarme dice:
    Miércoles, 01/03/2017 a las 11:33

    El carro de tierra es una medida que debería formar parte del Sistema Internacional. Y los morios, estructuras dignas de la Norma Básica de la Edificación.

  • Procuro : 11′ 59
    Mi equivocación. Porque el ser comparado con Peter O Toole, ( uno de los tres, a mi parecer, mejores recitadores de la historia del cine, junto a Olivier, y a Burton ) , no es ningún desdoro, al contrario.
    Mil perdones. Ya siento.

  • Hoy temprano, mientras me tomaba el café y hacía el repaso matutino de la tuíter, me ha sorprendido la necrológica de Umberto Eco. Tras el disgusto, me he puesto a buscar más fuentes que hablasen de ello, por si era una noticia falsa, y me he quedado más tranquilo cuando no he encontrado nada. Al cabo de un buen rato me he dado cuenta de que Eco murió el año pasado.

    Todo ello me ha hecho recordar un fascinante artículo que Jon Juaristi dedicó al magnífico libro de Norman Cohn En pos del Milenio (a su disposición en pdf bueno si les apetece leerlo), sobre los distintas sectas milenaristas que brotaron en la Edad Media europea, y que influyó no poco en Eco a la hora de escribir El nombre de la rosa. La creencia en el inminente fin del mundo sigue con buena salud, como vemos en Juhayman o en Estado Islámico, o en los 90 en los davidianos de David Koresh que estuvieron bajo asedio en Waco.

  • Pues me va a saber realmente mal que se acabe esta serie: interesante, ilustrativa y narrada con un tono desenfadado que, a mi modesto entender, la hace si cabe más amena. Un diez.

  • Enganchada me tiene, Quinn.

    En Ginebra se armó una vez una gorda con los sauditas y los emiratíes que aterrizan allí en verano con sus esclavos filipinos, palestinos, bangladeshíes y demás. No recuerdo los detalles: algún grupo de presión de la ONU expuso la esclavitud a la que estaban sometidos bajo el régimen kalafa y reclamó que los trabajadores que se encontraban en ese momento en la ciudad pudiesen pedir asilo político sin tener que regresar con sus amos al acabar las vacaciones. El escándalo muy mayúsculo. Y los esclavos, por supuesto, regresaron con sus amos.

    Es apelotante verlos caminar por el borde del lago, ellos vestidos a la occidental, ellas con el disfraz de cucaracha varios pasos por detrás. Los esclavos (a veces familias enteras, con niños pequeños incluidos), no salen con ellos, si es que salen en absoluto. Se quedan en el Kempinski recogiendo la mierda que han dejado atrás. En cierta ocasión, un camarero del Kempinski me contó que la encargada de limpiar el baño que utilizaban las mujeres y niñas sauditas que en ese momento ocupaban una de las suites era una niña palestina de siete años.

    Son unos auténticos hijos de puta, sin matices.

  • Gracias, me honran con sus atenciones.

    Pirata Jenny dice:
    Miércoles, 01/03/2017 a las 14:14

    Son unos auténticos hijos de puta, sin matices.

    Totalmente de acuerdo. Para abundar un poco en esto, les adelanto algo de la bibliografía: Una historia de riquezas y perversiones.

    Rauda y siempre certera la sita Bellpuig poniendo un enlace aclaratorio en “carro de tierra” ?.

  • Las suites presidenciales del Kempinski, por cierto (120 metros cuadrados), cuestan entre 20.000 y 40.00 euros la noche, dependiendo de la temporada. Es digno de verse cómo tratan los pavos al servicio (las cucarachas nunca interactúan; piden lo que quieran a sus maridos y éstos transmiten la orden al camarero de turno, que ya conoce el percal y procura no quitar los ojos del macho alfa). Otro detalle que me sulfura hasta el punto de haberme planteado dejar de ir a la ciudad es el de los adolescentes de entre 12 y 15 años: los varones con vaqueros, rayban, gorra, camiseta sin mangas y cascos; las muchachas, que en muchos casos ni siquiera han desarrollado los pechos, caigan los grados que caigan ya cubiertas hasta las muñecas y los tobillos, esperando a que pronto las promocionen a cucarachas.

    No me resultan simpáticos, no.

  • Perroantonio dice:
    Miércoles, 01/03/2017 a las 11:08
    La ciencia de los dos sexos. Por qué no es “simplista” hablar de machos y hembras

    ¡¡El Hemaforito!!

  • Del enlace de Perroantonio a las 11:08

    Sin embargo, vistas en conjunto las diferencias entre dos sexos están realmente muy lejos de ser “triviales” o simplistas, y la idea de un “espectro sexual” depende más del voluntarismo de las definiciones que de los datos.

    Cierto, pero no hay forma de convencer a un convencido. Si el análisis espectral de los datos de un experimento muestra picos nítidamente separados, siempre habrá quien diga que, visto desde lejos, el resultado es un espectro continuo.

  • Ayer se hablaba aquí de Kuhn y su “Estructura de las revoluciones científicas”. A mí el librito de marras me costó romper con una novieta, estudiante de psicología, que me pidió ayuda para un trabajo sobre el mismo. Me pudo mi vena satírica (de sátira, no de sátiro) y no pude evitar ciertos comentarios despectivos sobre el concepto de paradigma. Que está muy bien y todo eso, pero como decía ayer el Marqués, a ver de qué te sirve toda esa palabrería para construir un puente, por ejemplo.

  • Zeppi, de verdad me asombra que un hombre sensato como usted asocie el término “palabrería” a Kuhn. Kuhn, aunque físico teórico de formación (por Harvard, no por la universidad de las islas Caimán), terminó interesándose por la epistemología de la ciencia, y su libro es de todo menos “palabrería”. Sigue siendo una referencia básica en la materia, a la altura de Popper. Por supuesto que no sirve para construir un puente (tampoco Popper era una buena guía para el trabajo en laboratorio). Su campo de estudio era la historia y la filosofía de la ciencia. Pero su interés en estas materias tuvo su origen en su formación (e insatisfacción) como físico.

    Me llama la atención el desprecio que existe en España por este tipo de disciplinas. Cuando era joven y terminé los cursos de doctorado, hubiera querido escribir la tesis sobre los problemas (epistemológicos) que plantea la aplicación ciega de las matemáticas a la economía. Como sabía que el asunto no iba a gustar demasiado, me tiré todo un año para armar un proyecto cuyas piedras angulares fueran economistas ampliamente respetados por la “ortodoxia”: Léon Walras, Alfred Marshall y Schumpeter. No sirvió de nada: a nadie le interesaba el asunto ni había nadie que tuviera la formación y el interés necesarios para guiarme, porque hacía tiempo que la economía había adquirido un estatus de ciencia dura (precisamente gracias a su matematización, y a la incorporación masiva de la estadística), y se consideraba (sobre todo en esta provincia que somos) un asunto menor. Otro ejemplo de invisibilización.

    Curiosamente, en el mundo anglosajón sigue existiendo interés por el peliagudo asunto de los “fundamentos” y, aunque es posible que un tonto de 27 años (esos que se dedican a producir artículos en bucle perfectamente irrelevantes y metodológicamente impresentables para figurar en revistas referenciadas y obtener su tenure) te mire con desprecio cuando le preguntas por sus supuestos de partida, ningún economista maduro y sensato se tomaría a guasa que tu supuesto de partida fuese: no todos los guisos son comestibles, por muchas ecuaciones y mucha significación estadística que añadamos.

  • Alvaroquinn dice:
    Miércoles, 01/03/2017 a las 14:27.

    Una historia de riquezas y perversiones.

    Muy buen enlace, Quinn, agradecida.

    ***

    JrG, ¿ha leído usted esto hoy?

  • Pirate, ya le dije que soy lector de Kuhn, pero también detractor de los que lo usan para justificar pajas mentales tales como la “democratización” de la ciencia.

  • Bonnie: Miércoles, 01/03/2017 a las 15:48
    Precisamente se lo iba a comentar mañana. Y que me explicara el cambio de apellido.

  • Estupenda serie, Don Alvaro. Me encanta leerle porque al Islam hay que prestar atención. Se nos vienen encima, me temo. El empeño en presentarlos como víctimas de occidente, en gran parte, y de sí mismos en el resto hace que mucho despistado pida respeto por lo que es inaceptable. Me temo, además, que nunca se asimilarán.

  • Vamos a ver, Marqués, es que ustedes están obsesionados con los podemitas. Por favor, saquémosles de la ecuación. Intentemos también debatir con los mínimos prejuicios (yo lo intento, no siempre lo consigo, pero lo intento).

    Mire a su alrededor. No ha habido jamás un período en la historia de la humanidad en que los hombres hayan sido capaces, técnicamente capaces, de alimentarse, calentarse, curar o paliar sus enfermedades y darse una muerte más o menos apacible. Y sin embargo, en tres quintas partes del planeta, esa capacidad no ha bastado para detener la miseria y la muerte. ¿No es motivo para pararse y pensar? No pensar como un podemita, pensar como un hombre a comienzos del siglo XXI. ¿No hay algo que estamos gestionando mal? ¿No merece la pena pararse a pensar cómo lo podríamos hacer mejor? ¿Este es el mejor de los mundos posibles?

  • Pirate muchísimas gracias. Tendré que comprar ese libro.
    Y sí.
    Seguramente debería comerme mis comentarios anteriores escritos en papel de 300 grs.
    Tengo algunas de sus grabaciones. Escuchar a Bach a sus manos es un viaje a otra dimensión. En las Variaciones prefiero su grabación de más mayor, que la de más joven.
    No obstante mis comentarios venían dados por sus movimientos al tocar, que me parecían en extremo histriónicos, en comparación con mis otros admirados pianistas.
    Pero sin duda es un error ese tipo de prejuicios.
    Cosas de mi carácter, que se parece más al de Gould, que al de los inexpresivos (gestuales), y sobre todo a que yo no toco ningún instrumento.

  • Un placer, jrG. He intentado localizar una interpretación de Brahms (por salirnos del terreno más trillado de Bach y Beethoven) de Gould, pero lo que encuentro es de calidad muy pobre. Vamos, que se oye muy mal.

    En la búsqueda, me he encontrado con esta sorpresa, uno de los intermezzi de Brahms, en La mayor, interpretado por un tipo al que no conocía, pero que leo fue discípulo directo (hijo, no nieto) de Neuhaus, al que sí conozco, como pianista y porque fue amigo íntimo de Pasternak. Estoy (casi) segura de que le va a gustar. Un abrazo.

  • Pirata Jenny dice:
    Miércoles, 01/03/2017 a las 14:14

    La kafala es una institución coránica que se asimila, aquí, al acogimiento preadoptivo, aunque no extingue el vínculo con la familia biológica ni crea parentesco con quien acoge, excepto algunos casos de menores abandonados. Hasta donde yo sabía era, resumiendo mucho, la entrega de un hijo menor para que lo críe otro. Me entero ahora que es usada para “comprar” criados.

  • Perro, cuando tenga un momento, ¿le importaría enviarle el libro de Cohn a Mortimer? O si la sita Bellpuig me facilita su correo lo haré yo mismo.

    Mortimer, yo no creo que el islam sea inasimilable. Las costumbres cambian, las interpretaciones son como los culos (todo el mundo tiene una) y lo que ayer parecía inaceptable, hoy es moneda corriente. Eso sí, es un camino largo, sangriento y doloroso.

    A todo esto, sita, en el segundo párrafo se me ha colado un “encencida” por “encendida”.

  • Alvaro, mi mail está en mi blog, abajo a la izquierda.

    Acepto la posibilidad de asimilación, si se refiere a la islamización de occidente. A la inversa lo veo lejano; como a unos cuatrocientos años, así a ojo y siempre que empiecen ahora mismo.

  • Pirata, si yo no le quito la razón, pero a determinadas edades pesan más otros factores que el puro raciocinio. Yo le cogí manía a Kuhn por mi ruptura con la psicóloga y a posteriori he elaborado unos argumentos que me permiten seguir teniendo manía a Kuhn de forma más “objetiva”. Estoy de acuerdo con el Marqués en que se le utiliza frecuentemente para dar soporte teórico a cuestiones relacionadas con la ciencia por parte de gente que no tiene NPI de lo que es la ciencia, lo cual acrecienta mi rechazo.

    Pero en mi rechazo hay también un principio de sinceridad que no puedo obviar y es que Kuhn me pareció entonces como aquéllos que intentan dictarle a los maestros (a los científicos en su caso), cómo deben torear, bien resguardados desde la barrera. O decirles que para torear bien hay que ser consciente de toda la tradición de la Tauromaquia etc, etc … Pues no, el buen arte y la buena ciencia, a mi entender, se desarrollan a pesar de los paradigmas, no gracias a ellos.

    Que está bien que haya epistemología de la ciencia, pero yo creo que no ayuda al avance de la ciencia en sí, sino a otros temas como la sociología.

  • En irán cuando gobernaba el Sha, se llegó a unos niveles muy importantes de desarrollo social ( si obviamos su tiranía política).
    En el mundo arabe en general una vez que el petróleo va perdiendo su poder de antaño, los cambios políticos deberán ir en la línea de desarrollar sus pueblos y hacer una relecture del Coran que permita el trabajo de los hombres y los dote de una cultura de no sumisión a monarquias y paternalismo.
    Los propios Monarcas y religiosos son los que deben dirigir unos cambios políticos q de otra manera no dan para una generación más.
    De momento pueden pagar la factura de tener pagados a sus colaboradores, pero eso va a menos y no durará más de treinta años. Pienso yo.

  • Amiga Pirate, pese a haber escrito miles de post aquí y una cincuentena de entradas creo que nunca he mentado a Podemos, o sea, que poca obsesión.
    Respecto que el mundo debería/podría ir mejor me resulta ofensivo que piense que no lo comparto.
    Mi credo es el vino, los toros y las mujeres, y en ello me refugio para pasar este valle de lágrimas.

  • Alvaroquinn dice:
    Miércoles, 01/03/2017 a las 19:38
    Mortimer, yo no creo que el islam sea inasimilable.

    Su personalidad individual y colectiva ha sido moldeada de tal forma que cuesta ver cómo. ¿Tal vez a la manera anglosajona? Los americanos y canadienses parecen haberlo conseguido. Aunque tengo dudas, quizá es que los dejan vivir en sus guetos, a su manera.

    Si la religión está por medio todo se complica y se vuelve triste. Incluso la gente moderada pierde la razón.

  • JrG, me temo que el petróleo, contra lo que pueda parecer, tiene poco que ver en su situación y sí, en cambio, el tribalismo de sus sociedades: en el caso que nos ocupa, Arabia Saudí no es sino un campamento beduino con limusinas (para los jefes). El Estado es un invento extranjero que agavilló clanes y grupos religiosos dispares y que, al sacudirlo, revienta las costuras por todas partes, pues cada grupo quiere estar al mando por prestigio, por religión y por trincar. La democracia, salvo en Israel, ni ha estado, ni está ni se la espera. La propaganda y una sucesión de líderes tan ceporros como criminales han alineado al mundo árabe primero con los nazis, luego con los commies y siempre contra ellos mismos. Y luego está el cáncer islamista, que corroe sociedades y países enteros. En fin, que el futuro no es muy halagüeño, lo que no significa que no pueda ir a mejor, aunque sea cojeando.

    S. dice:
    Miércoles, 01/03/2017 a las 21:02

    Aunque tengo dudas, quizá es que los dejan vivir en sus guetos, a su manera.

    Esto es lo que hay que evitar: ahí surgen los monstruos.

  • Hay un ¿Y si? que me ronda desde hace tiempo por la cabeza. ¿Y si habiendo catado el lujo dejara de entrar pasta del petróleo? Es decir, que pudiéramos obtener la energía barata de las nucleares. ¿Haría la necesidad económica entrar a la mujer árabe al mercado laboral, exigiría sus derechos, dejaría de ser mercancía de alianzas matrimoniales y se rompería esa sociedad tribal? Quizá.
    Mientras, en Europa debería prohibirse, con penas de carcel si preciso fuera, el matrimonio con primos, incluso segundos. Los clanes son refractarios a la democracia e incluso al estado de derecho.

  • “El conjunto del libro viene a formar una especie de historia especial de la doctrina eclesiástica de España, antitéticamente considerada, estudiando como en las enfermedades la salud, en los extravíos los aciertos y en la inmoralidad las virtudes contrarias y su necesidad, a la manera que los espartanos, para hacer sobrios a los jóvenes, les presentaban a un ilota beodo”.

    Dictamen del censor eclesiástico a la Historia de los heterodoxos españoles, de Menéndez Pelayo.

  • Hablo de oídas, yo no lo he visto. En Emiratos me contaron que antes de llegar la crisis de la construcción (sí, allí también) había cientos de trabajadores que no bajaban de los rascacielos hasta que estos se terminaban. Vivían en su obra.

    ***

    Si tenéis un momento no os perder este enlace de Quinn, e investigar en la sorpresa final.

    Alvaroquinn dice:
    Martes, 28/02/2017 a las 12:50
    Más fuerte que el odio: la verdadera historia del asesinato de Isabel Carrasco.

  • Álvaro, amén de su estudio, muchas gracias por el enlace a Juaristi-largo sobre milenarismo. Parece que deambulamos en un territorio marcado, cuando ves aparecer el Paseo por el amor y la muerte, el Peniatenciagite ñam, y nombres (el del propio Cohn) que están en la bibliografía del mamotreto Escohotado -quien no hace sino remedar a Cohn- y los judíos por todos los lados. También quiero En pos del Milenio, si posible fuera.

  • Bolaño, hágame llegar un correo operativo, sita Bellpuig mediante, y se lo envío.

    Qué ganas tengo de ponerme con los ladrillos de Escohotado. Es cierto que damos vueltas en círculo, acabamos recurriendo a las mismas fuentes. Otra lectura recomendable (y descatalogada) sería Cristianos sin iglesia, de Kolakowski: en el s. XVI, el protestantismo dio rienda suelta a interpretaciones sin número de la fe que muy pronto fueron ahogadas sin piedad por las corrientes mayoritarias; no lo recuerdo ahora, pero seguro que surgió más de una que aguardaba el Milenio.

  • 54 en el test… ni madero puedo ser. (no obstante muchas de las palabras, es que no sé ni si son aceptables o no…)
    Leer no me ha servido de mucho…

  • ALVARO debería tener un sitio en OBRAS MAESTRAS RECOMENDADAS. Su capacidad para linkear cosas de máximo interés, debería tener un salario social, o una cuota de enganche, cuando menos.

  • También se le podía poner una multa muy gorda, cuando le da el bajón conspiranoico-religioso de las cosas nuevas de Dioses mazo de perfectos.
    En su defecto, un abucheo al estilo de los tiros libres en el baloncesto.
    Los un poco más radicales le podían dar dos bofetadas, a mano abierta (eso sí) tampoco es cosa de dejar marcas y sangre…

  • El petróleo, Alvaro, puede no ser la causa, pero su carencia puede ser el principio de la solución, que a mi juicio, pasará por la rebelión interna de las masas sepultadas en la indigencia, cuando sus gobernantes ya no les puedan tirar sus migas.

  • Pirate, entre el barniz a la antigua usanza que me estoy esnifando, y su música que linkeo ayer … ya no toco el suelo.
    Las lágrimas, sin duda son por el escozor de los derivados del petróleo del barniz ilegal.
    Te debo una de las muy buenas.

  • jrG dice:
    Jueves, 02/03/2017 a las 08:58

    debería tener un salario social,

    QUIERO MI PAGUITA.

    Trato de arrimarme a la gente adecuada, JrG; lo demás viene por añadidura.

    Para que no diga que sólo le enlazo chifladuras: esta mañana me he encontrado en la tuíter este libro (que creo le interesará) y luego, a cuenta de él, esta explicación. Dígame si no se empieza bien la mañana asín.

  • ALVARO … usted pida …
    Hice una serie de pequeñas máquinas de hacer trompetillas, cuando mi divorcio estaba en sus peores momentos.
    Como mi pareja no dejaba de hacer trompetillas, cada vez que nos llegaba alguna nueva citación, y a mí me daba mucha vergüenza verle hacer esas cosas con sus preciosas manos, me ví obligado a ello.
    Anillo trompetilla.
    Barra de labios trompetilla.
    Máquina para el bolso de hacer trompetillas.
    (me las quitaron de las manos)
    Está documentado en mi blog.
    Le podían interesar. Es para gente fina que no hace esas groserías con sus propias manos, pero que necesita una herramienta para convivir entre la realidad cotidiana, expresando con clase a la vez que contundencia su disconformidad.
    Creo que voy a sacar una nueva edición. Igual las llamo, “las máquinas de ALVARO”, en su honor.
    Esta tarde no recibo.
    Estaré ocupado con la ingeniería del renacimiento.

  • O sea que Cercas saca una nueva novela real y vosotros no decís nada. Muy mal.
    Spoiler: hasta la página veintitantos no aparece la palabra “conjeturar”. En cambio, para encontrar “Cercas” no hay que ir mucho más allá del comienzo.

  • Perroantonio dice:

    Miércoles, 01/03/2017 a las 21:37

    La paralización del autobús de marras es una fascistada de manual.

    Totalmente de acuerdo (disfrazada de corrección política).

  • Yo duunvirato pensaba que era como triunvirato pero de dos, es la primera vez que había visto esa palabra y pensé que era de las de cojerte mirando para otro sitio. He dicho que era mala.

  • JrG, ¿trompetilla es una pedorreta? Veo negocio vendiéndolas a la puerta del Congreso, los juzgados, los campos de fútbol y toda reunión pancartera que junte a más de dos motivados.

  • Me ha dado una idea nueva Alvaro con las máquinas de hacer pedorretas. Yo trompetilla le llamo a cerrar el puño y sacar el dedo del centro…

  • Almóndiga, correcto. Tócate los cojones.
    Porque está en el DRAE.
    Sí, pero como VULGARISMO.
    Estoy escandalizada.

  • jrG dice: Jueves, 02/03/2017 a las 10:57
    Me ha dado una idea nueva Alvaro con las máquinas de hacer pedorretas. Yo trompetilla le llamo a cerrar el puño y sacar el dedo del centro…

    Eso se llama higa.

  • Lo siento mucho Procu. Pero he sacado 54 en el test. Y Almóndiga he puesto que era incorrecta.
    Jamás escuché tampoco la palabra HIGA para referirse a gesto tan grosero.
    Pero no sólo yo le llamaba a eso “sacar una trompetilla” o “hacer peineta”
    Pero en un mundo que en ese test saca un mínimo de 70, yo sólo soy una oveja negra.

  • Almóndiga también me ha dado guerra. En general me ha parecido un examen estúpido, he fallado por ejemplo apartheid, que a saber como se dirá. También creo que he fallado bes, que podría ser el plural de be (letra), pero por lo visto era ves del verbo ver.
    Necesito imperiosamente que me recomendéis algo para leer. Tengo el Kindle que no cabe un verso pero no paso del primer párrafo de cualquier cosa.

  • El test de las oposiciones a Policía está lleno de chorradas e intentos de cazada, y han hecho muy bien en eliminarlo. Parece diseñado por un jugador de Trivial Pursuit.

    ¿Por qué es incorrecta la ortografía de «apartheid»?
    ¿Por qué es incorrecta la ortografía de «Azúa»?
    ¿Por qué es incorrecto escribir «paparazzi»?

    Por lo demás, el test está plagado de preguntas trampa (al menos 33) que usan localismos, americanismos, cultismos, vulgarismos, etc. con la intención expresa de confundir a quien se examina.

    Localismos (correctos en su ámbito) o expresiones de uso minoritario que inducen a equivocación:
    – bacallao, bribión, carriño, bago, bróculi, chachá, yuyo, aruñar, champurrear

    Vulgarismos admitidos que inducen a error al compararse con la forma normal
    – almóndiga, palancana, cafelito, coctel, sinvergüenzón

    Cultismos de uso restringido o en desuso que se confunden con otros más usados
    – apepsia, bracmán

    Uso de expresiones desusadas que inducen a confusión:
    – ostión (de ostia, ostra) es correcto, pero no hostión (de hostia) que usamos continuamente, porque la mojigatería dominante no lo ha aprobado; sin embargo, ortográficamente, es plenamente válido

    Uso de palabras que con tilde o sin ella significan cosas distintas, ambas correctas, pero que inducen al error en un test de respuesta si/no:
    – aun/aún, colera/cólera, revolver/revólver, maleolo/maléolo, etc.

    Uso de palabras cuya «corrección» ortográfica ha cambiado al albur del capricho de la Academia y de uso extendido «incorrecto» mayoritario
    – ventiuno (incorrecto, pero no decimoctavo), eccehomo, nailon, posventa, okupar

    Uso de palabras cuya corrección ortográfica pertenece al ámbito de otro idioma y que incluso en ese ámbito es conflictiva:
    – euskara (que es la forma ortográfica decidida como «correcta» aunque todo dios pronuncia euskera y se ha escrito así en miríadas de textos)

    En resumen, el test es una mierda como prueba para conocer la competencia ortográfica de una persona por su alta tasa de arbitrariedad. Su única ventaja es que el modelo elegido permite una corrección automática y ahorra costes.

  • Morgan, si confundir esos términos te parece obsoleto, imaginate como se siente un dinosaurio como yo, que no sabe ni de qué estás hablando.
    Además me dice tu vimeo que “Debido a la configuración de privacidad, no puedes reproducir aquí el video.”
    Soy ya OBSOLETO…

  • Perroantonio, no sabes qué peso más grande me has quitado de encima. Buff.
    Me veía ya mendigando diccionarios, cortando mi vena literaria, fijándome más en cómo se escriben las cosas que en lo que quieren decir, esten en uno u otro contexto…abandonando avergonzado este lugar de conocimiento al no dar la medida necesaria ni para ser madero…
    Igual ha cometido un grave error, para con los lectores…

  • JrG, ¿qué le parece el Pritzke concedido al equipo RCR?
    Solo conozco de ellos el restaurante Enigma, pero se trata de un premio muy importante.

  • El Pritzke no es un premio muy importante marqués. Es el PREMIO para un arquitecto, como la medalla Fields para los matemáticos.
    Pero normalmente se da a algo más que un construcción, se da a una trayectoria.
    En cuanto al estudio que menciona deberé mirarlo. No los conozco.
    También pensaba que el premio se daba a ARQUITECTOS no a estudios.
    Me informo…puede ser algo similar al Nobel de Literatura.

  • Bueno, premiarán la arquitectura local. Su obra es prácticamente toda en Cataluña, una casa en Dubai, cuatro edificios entre Bélgica y Francia.
    Estar con Niemeyer, Renzo Piano, Foster, Barragán … no sé si se lo merecen. No sé dónde más los conocen. Se ve que sí que eran muy renombrados, pero no nos habíamos enterado.
    Si pide mi opinión Marqués, no me parecen merecedores, pero es que además se da a arquitectos vivos individuales y ellos son un estudio. El otro premio se lo llevó Moneo.
    Yo ya no comprendo casi nada Marqués. Cada vez vivo más aislado, y centrado en mis creaciones y pensamientos, ajeno a lo que se pone como ejemplo por ahí fuera.
    Pues felicidades a los galardonados, y que puedan subir sus facturas a la administración Catalana.
    Voy a revisar a conciencia sus edificios y ya contaré si eso.

  • Holmesss, apenas lo he ojeado en una librería. A mi me gusta Cercas, a pesar de todo, pero me ha parecido de una liviandad rayana en lo transparente. Más de lo mismo (la del 23-F gustóme harto).

  • Esto no me había pasado. Me siento a comer y en la mesa de al lado Radio Marca está haciendo un programa. Si aparece Ramos ya aviso.

  • Schultz, llevo tanto tiempo discutiendo con el tercer tomo de EBDTP de Proust que su título y yo hemos entrado en bucle.
    Ya Proc nos advirtió algo al respecto.

  • Quinn, ¿usted cree que Raquel Gago es cómplice del crimen? Siempre me ha olido mal esta parte de la sentencia. No me parece tan extraño que uno guarde en un maletero la bolsa que le da un amigo, incluso si sospechas que hay algo turbio. Yo lo haría. Tengo incluso dudas de que pueda condenársele por encubridora.

  • Acabo de oír en la tele que un juzgado admite la querella contra el autobús de Hazte Oír «por menospreciar a las personas con una orientación sexual distinta a la heterosexual».

    AHÍ VA LA HOSTIA

    Bolaño, ve y diles, que son muy requetetonticos.

    bolaño dice: Martes, 28/02/2017 a las 17:10
    Una cosa es la homosexualidad o la inclinación sexual variopinta; otra el deseo de cambiar de sexo (o de culo), y una tercera es creer que se puede modificar sustancialmente un código genético y un cuerpo vivo diseñado a partir del mismo, por mucha hormona y fármacos que se ingieran, o terapias se padezcan.

  • Muchas gracias, jrG. Si le tengo que ser sincera, no me gusta demasiado la música clásica española de finales del XIX y principios del XX, salvo algunos valses de Granados. Pero mi gusto no es de fiar: me gustan Verdi y Puccini y, lo que es peor, se me caen los lagrimones con la Cavalleria rusticana, lo que haría reír a los verdaderos melómanos (y a Gould) :-).

  • Estoy leyendo una antología de cuentos argentinos que es un guateque. Y una antología de Thomas Merton (Oh, corazón ardiente. Poemas de amor y de disidencia) que no me gusta una shit (my fault: oh, corazón de hormigón siempre en obras disculpe la molestias), pero la voy a terminar. De Merton conocía un poema magnífico que lo es y ya podéis decir misa que aquí os lo planto como me llamo Rosario

    IN SILENCE
    Be still.
    Listen to the stones of the wall.
    Be silent, they try
    to speak your
    name.
    Listen
    to the living walls.
    Who are you?
    Who
    are you? Whose
    silence are you?
    Who (be quiet)
    are you (as these stones
    are quiet). Do not
    think of what you are
    still less of
    what you may one day be.

    (Sigue aquí, qué cobarde soy).

  • Tipo Material, no sé muy bien cuales deben ser mis zapatos a su juicio, más cuando he tenido la discreción de nunca publicar mi currículo, que sería por otra parte irrelevante para el 99% de las ocasiones.
    Sobre todo para esta, ya que un arquitecto se debe sólo y exclusivamente a su público, como los cineastas o los pintores, pero en este caso, todos los demás debemos contemplar, nos gusten o no, sus edificios o su forma de urbanizar, cosa que con los artistas de a pie no sucede más que en muy pocas ocasiones que se ponen esculturas en vía pública.
    Pero algunos edificios he diseñado hasta el último tornillo, junto con los layouts de todas las instalaciones técnicas necesarias para maquinarias de muy elevada exigencia técnica, todo ello ahorrando enormes costes. Y me quedaron además de sólidos, prácticos e irreprochables como máquinas de fabricar, con una estética constructivista y luminosa, sin firma, pero donde se vivía el trabajo y la vida de forma integrada y lúcida con conceptos muy innovadores.
    Mis amigos arquitectos lo firmaron por mí, eso sí. (gratis)

  • Pirate Michele Corleones grita un buen rato también con esa pieza en el padrino 3.
    Es deliciosa y sí puede aflojar la lágrima, depende de que recuerdos o escenas le traiga a cada uno. Conocer el libreto de esa ópera seguro que le habrá ayudado a la sugestión o comprensión íntima de la música.

  • Pirata Jenny dice:
    Jueves, 02/03/2017 a las 15:35

    No sabría decirle, Pirata. Su comportamiento en efecto es extraño, aunque no parece que la relación con el crimen esté establecida con firmeza (lo que tampoco puedo comentar mucho sin leer la sentencia). Es fascinante la densísima trama de odios, caciquismos y voluntad criminal que se han concertado en este asesinato; esto sí que es la negra provincia y no la de Flaubert. Tengo pendientes de ver los cuatro episodios del documental, ya le comentaré algo cuando me los ponga.

    Y yo también soy de Puccini y de Verdi, en quien he decidido zambullirme a fondo este año. De momento solo me he metido hasta los tobillos, pero sigo avanzando.

    Y como aquí hay mucha afición a los juguetes: un atlas digital del Imperio Romano.

  • Alvaroquinn dice:

    Jueves, 02/03/2017 a las 17:13

    A propósito de la negra provincia, escríbame al email, Quinn, pvf, que lo mismo le convenzo de dejarse enredar en una cosa.

  • Y como aquí hay mucha afición a los juguetes: un atlas digital del Imperio Romano.

    Hostias, qué maravilla.

  • La sentencia del Supremo sobre el caso Carrasco es bastante clara. De hecho, está al alcance de todos en la base de datos del CGPJ.
    El jurado entendió y el Supremo confirmó que sus explicaciones no había por donde cogerlas.
    En concreto, se declaró probado lo siguiente respecto de la policía condenada por complicidad :
    1.- Que estuvo con madre e hija tomando un café, creo, apenas unas horas antes del asesinato.
    2.- Que aparcó a las 16.30 su coche, casualmente (esto lo digo yo) en el lugar por donde iba a pasar la hija de la asesina a las 17.15.
    3.- Que se tiró allí tres cuartos de hora esperando no se sabe qué.
    4.- Que momentos antes de llegar la hija le llama desde el teléfono de prepago de un tercero.
    5.- Que cuando la hija llega con el bolso le abre el maletero para que lo meta.
    6.- Que aun después de saber que se ha cometido el crimen y que están detenidas madre e hija no lo cuenta a nadie (ni que ha estado con ellas horas antes ni que ha visto a la hija apenas ocurrido el hecho ni que le han dejado un bolso) ni se le ocurre mirar en el coche hasta que más de 24 horas después encuentra el bolso por casualidad caído en el asiento trasero.
    6.- Que alguien que montó en el asiento trasero dice que no vio allí ningún bolso.
    Lógicamente el jurado entendió que esto no se lo creía ni jarto de grifa. Lo único que cabe añadir es que si de verdad no intervino en el asunto es la más tonta del mundo.

  • El atlas me ha dejado pallá, particularmente al encontrar El Cerco de Bolunburu, al que subí no hace un año, en búsqueda de algún incisivo, o siquiera un premolar, de algún antepasado, sin mayor éxito, más allá de que pegué tremendo hostiazo y estuve a punto de dejar uno de los míos.

  • Gracias, Schultz, así se ve de otra manera (cuando he dicho lo de la sentencia era con la secreta esperanza de que algún letrado la leyese por mí).

  • schultz dice:

    Jueves, 02/03/2017 a las 19:01

    Pues lleva vd. razón. La prensa pasó por alto los puntos 1 a 4.

  • schultz dice:
    Jueves, 02/03/2017 a las 19:01

    Desde luego, amigo, no os envidio el trabajo. Tenéis el oficio más complicado del mundo. Lo que explicado por ti se ve cristalino se convierte en El juez, Carlos Álvarez, en desacuerdo con el jurado, emitió una sentencia diferente. “Consideró que con las pruebas que existen contra Raquel, podía ser condenada, como mucho, por encubrimiento”.

  • Siempre que un libro me entusiasma tengo la necesidad imperiosa de comprarle otro ejemplar a algún amigo cuidadosamente elegido y al que intuyo que le va a gustar. Con el último libro que me ha pasado no encontré a ningún destinatario adecuado, no sé si es porque tengo menos amigos o porque los que tengo ahora leen poco.
    Así que respondiendo a la petición de Schultz me permito recomendarle, a él y a todos ustedes, Breve historia de siete asesinatos, de Marlon Davis.
    Regalo ejemplar en papel y en ebook.

  • Creo recordar que en su día leí que el juez, a la hora de dictar sentencia advirtió que respecto de Gago al jurado se le había preguntado si era cómplice de asesinato. El asesinato es concepto jurídico en el que el jurado no debe entrar y anuló la pregunta y, según él, las respuestas que quedaban daban para la condena por encubridora.

  • haciendo click dice:
    Jueves, 02/03/2017 a las 23:03

    Admirable costumbre. Yo ya solo le regalo libros a la biblioteca municipal porque es la única que los quiere y que, a su vez, desbordada por el chorro de donaciones, los ofrece para que se los lleven los usuarios quienes, cuando más pronto que tarde tienen problemas de espacio, los donan de nuevo a la biblioteca que los ofrece etc. Habría que fijar un canon de una vez, el que sea, y atenerse a esa media docena de libros eliminando todos los demás. Con dos premios Planeta, tres ejemplares de alguna colección de Salvat, alguna novelucha de Arlequín para las largas noches de invierno y el Catecismo de la Iglesia Católica (1992) para velar por la paz del espíritu, vamos que ardemos. Lo demás, afrancesamiento y vicio.

    Tomo nota del libro.

  • haciendo click dice:
    Jueves, 02/03/2017 a las 23:03

    Creo que alguien trajo párrafos de él. ¿Kenzo, Adapts, Usted? Sea como sea recuerdo haberlo hojeado, pero algo tengo que hacer con esta condena de tener que pasar la vida comprando más de lo que puedo leer.

  • S., el “mandato británico de Transjordania” del que habla en la entradilla… es la actual Jordania. Se refiere al mandato de Palestina. Les va a dar un patatús a los hachemíes como lean que Trump quiere partir en dos su país para dárselo a los palestinos, a quienes echaron de su país hace décadas a golpe de masacre (y los que se quedaron son discriminados de todas las maneras posibles), y a los israelíes, a quien tampoco tienen mucho cariño pero con los que, cosas de la vida, han firmado la paz. Si tengo ganas, leo mañana el resto del artículo, aunque si ya empieza de aquella manera…

  • Creo que no quiere decir eso.

    Bueno, Quinn, si en el 48 el gran Mufti de Jerusalén, Haj Amin Al-Husseini, después de la declaración del Estado de Israel por David Ben – Gurión, hubiese proclamado la independencia del Estado Árabe en Palestina, la historia sería otra. O, también sería distinta si en el 67, tras la Guerra de los Seis Días, los israelíes no hubiesen dicho “Esperamos una llamada del rey Hussein” (como prueba de reconocimiento político para la devolución de los territorios conquistados) y hubiesen dado ellos el paso de llamar. La Historia, con mayúscula, es la que es, y como gustan de decir los judíos “hay hechos sobre el terreno”. Ni Cisjordania volverá a Jordania, ni los refugiados palestinos volverán a Israel.