Infieles en La Meca (y III)

GAS4
Por Álvaro Quintana.

[Parte I] · [Parte II]

Asedia como puedas

Una vez fue consciente del quilombo que tenía entre manos, el gobierno saudí se lanzó a tumba abierta al asunto de principal importancia: salvar las apariencias. Su posición como guardián de los santos lugares estaba en entredicho y las potencias rivales podían aprovechar para quitar a los Saud de enmedio. Como primera medida, se decretó un apagón inmediato de las líneas telefónicas y se cerraron las fronteras a cal y canto. El príncipe Fahd llevó a tal extremo la cara de póker que se quedó en Túnez, escuchando pormenorizados informes sobre la guerra civil del Líbano, para no dar la impresión con un retorno apresurado de que el asunto era grave. Tras cuidarse del qué dirán, se pasó a un punto no menos vital: establecer la cadena de mando. En efecto, toda la patulea de la casa real quería un papel en el glorioso rescate de la Kaaba y hubo bizantinas discusiones de méritos, no militares, por favor, sino de alcurnia, primacía, favores debidos y yo-voy-delante-de-ti-en-la-foto.

Todos estos desvelos llevaron a situaciones que hoy probablemente se estudien en West Point como ejemplos de lo que nunca hay que hacer. Fueron llamados los paracaidistas, una unidad de élite que había recibido entrenamiento en Francia, quienes propusieron llevar a cabo un asalto de noche por eso de que el enemigo, a pesar de su ventaja, tendría menos visibilidad (aquí se notó que habían estudiado en el extranjero). El príncipe de turno no quiso ni oír hablar de dilaciones: el asalto se haría inmediatamente (era pleno día) y, si alguno moría, lo haría como un mártir y subiría en vuelo chárter al cielo. Como era de esperar, los rebeldes los masacraron rápidamente pero el gobierno se apresuró a anunciar públicamente una victoria. El grupo desviado de la verdadera religión había sido sometido. Todo en orden.

El gobierno no se atrevía a dañar el santuario sin el debido aval religioso. A cambio de éste, los ulemas exigieron la supresión de las raquíticas medidas liberales (id est, occidentalizantes) que había adoptado el régimen, además de un mayor compromiso de la casa real con las leyes islámicas. En corto: había que sancionar lo mismo que exigía Juhayman… sin el toque milenarista. Los Saud firmaron sin dudar. La fetua resultante se dirigía tibiamente a los fanáticos como “una banda hostil”, autorizaba el uso de la violencia en los santos lugares y a matar musulmanes si actuaban como infieles, algo que sentó jurisprudencia.

El asedio mejoró un tanto con el uso de vehículos blindados y la aparición de unos planos detallados del complejo cortesía de la familia Bin Laden, quien se había encargado de las ampliaciones. Los sectarios se atrincheraron en la red de galerías subterráneas, llamada Qaboo, mientras el éjercito real perdía efectivos en número alarmante para ganar terreno palmo a palmo. El título de Mahdi parecía ungir de un entusiasmo imparable, pues su portador se lanzaba a recoger las granadas enemigas y, desafiando las balas, se las devolvía al enemigo cual pitcher cubano para pasmo de todos. Siguió con esta diversión hasta que una granada le explotó en la mano; sus seguidores no pudieron recuperar el cuerpo y tardó varios días en morir. La pérdida del Mahdi desmoralizó a sus acólitos, pero Juhayman consiguió retenerlos con su oratoria y magnetismo, especialmente fogosos en ese momento.

Cansado de tanta tontería, el Ministerio de Defensa saudí hizo un pedido urgente a la CIA: GAS LACRIMÓGENO STOP A GRANEL STOP. Se conoce que a nadie se le ocurrió leer el prospecto antes de usarlo y los soldados lo lanzaron a los subterráneos como si no costase. Juhayman y sus hombres mojaron sus pañuelos y se cubrieron la cara con ellos, saliendo airosos del peligro con un remedio sano y natural. Los soldados, sin embargo, tenían poca pericia con las aparatosas máscaras antigás, y mucha menos los que gastaban una barba tamaño hipster, por lo que fueron bastante más afectados que los propios terroristas. Por otra parte, el gas demostró una curiosa tendencia a subir, colándose por los respiraderos de las grutas. Hubo que evacuar varias manzanas alrededor de la Gran Mezquita y la nube tóxica tardó unos días en desaparecer. Jamás se había visto el santuario de esa manera, con marcas de bala y completamente desierto.

Entra el contubernio

A pesar de los esfuerzos para que la crisis no saliese de casa, los rumores de que La Meca estaba bajo sitio corrieron por el mundo. Irán y Pakistán, dos países que suponen lo contrario del parlamentarismo y la prensa libre, encontraron con rapidez la mano oculta detrás del incidente: los corruptores americanos y… pausa dramática… los judíos, ya fuese en su variante americana o en la sionista, siempre pérfidos y descendientes de monos. La turba, enardecida por la propaganda emitida y/o tolerada por el gobierno, obligó a evacuar la embajada americana en Pakistán y, más tarde, en Libia. Los sentimientos en el mundo musulmán hacia los occidentales en general, y hacia los americanos en particular, estaban peor que nunca (hacia los judíos seguían sin novedad).

El gobierno saudí, presionado por EEUU, reveló públicamente la identidad de los asaltantes y negó cualquier relación de los americanos con ellos, pero la maquinaria propagandística iraní y paquistaní siguió a lo suyo. Todo se agravó cuando llegó el viernes y los musulmanes de todo el mundo, que esperaban ver retransmitido el sermón desde la Gran Mezquita, se quedaron mirando la carta de ajuste. Si los saudíes decían tener la situación controlada, ¿por qué no se emitía el sermón como siempre? Y si mentían en esto, ¿no estarían ocultando además la implicación yanqui? Los disturbios antiamericanos en toda la casa del islam fueron de los que hacen época.

La situación en Arabia Saudí se debatía metódicamente entre el caos y la chapuza. Debido al corte de las líneas, las embajadas se quedaron sin comunicación con el exterior e intentaron buscar información por otros medios. El embajador americano creía al principio que la crisis en La Meca era otra provocación iraní, paralela a la toma de rehenes en Teherán que en ese momento tenía a su país sin dormir. Cuando al fin le explicaron quién era el Mahdi, con sus implicaciones teológicas, apuntó en sus notas que era “una especie de Juan Bautista”. Por si pasaban pocas cosas, en la zona chií del país estalló una revuelta que fue reprimida con dureza.

Import/Export

Dado que la actuación del ejército nacional había resultado de aquella manera, fue evidente que había que importar ayuda. Un aliado natural parecía la otra monarquía de la región, Jordania, con un ejército curtido en mil batallas (y alguna masacre) contra los alegres palestinos de Yasir Arafat, por entonces en sus años álgidos de terrorismo a domicilio. Creo que ya mencionamos las entretelas tribales como algo determinante en el discurrir de Oriente Medio. Pues bien, cuando los Saud conquistaron Arabia, derrotaron y expulsaron a un hachemí, ascendiente del a la sazón (1979) rey de Jordania. El gobierno saudí temía que a los jordanos les diese por hacer memoria y aprovechasen esa situación de debilidad para tomarse la revancha (y, ya de paso, hacerse con el control de La Meca y Medina y con los campos petrolíferos, que nunca vienen mal). Cualquier recurso a alguno de los “hermanos” árabes de la zona entrañaba el mismo peligro (la disputa de la legitimad y, con ella, del cotarro), por lo que era más conveniente recurrir a los medios que tan solo costaban (mucho) dinero: los extranjeros.

El teléfono sonó en el gobierno francés, siempre solícito proveedor de material militar, quien envió a un secretísimo grupo creado tras los atentados de Múnich (el secuestro y asesinato de atletas israelíes por terroristas palestinos): el Groupe d’Intervention de la Gendarmerie Nationale (GIGN). Como no sabían de qué se trataba, pensaron que con dos hombres, además del experimentado Paul Barril al mando, habría de sobra. Cuando aterrizaron en la capital saudí, se encontraron a unos fanáticos atrincherados en un laberinto que a ver quién era el guapo que se asomaba, un ejército con la moral por los suelos y con una formación militar de curso por correspondencia, y una firme prohibición de pisar la zona de conflicto debida a ciertos tecnicismos religiosos. I’m too old for this shit, debió de pensar alguno (en francés).

Para empezar, Barril le dio la tarde a la intendencia de su país encargando para ayer suministros suficientes para entrenar y pertrechar a varios cientos de hombres. Lo que pidió a continuación hubo que repetirlo varias veces: una tonelada de gas venenoso. ¿Cuánto? Una tonelada. U-ná tgo-ne-la-dá. Tras estrujar todos los Quimicefas de Francia se logró reunir menos de la mitad de esa cantidad. Obedeciendo al veto de todo infiel en la ciudad sagrada, los franceses permanecieron en las afueras, limitándose a proveer equipamiento y preparación a las tropas saudíes, aunque puede que Barril se diese un garbeo de reconocimiento por la Gran Mezquita antes de la operación.

El 3 de diciembre, unos obreros excavaron aberturas en el suelo del santuario; los terroristas, escondidos en las sombras, los masacraron en cuanto los tuvieron a tiro. A través de los hoyos los soldados introdujeron grandes cantidades de gas venenoso mientras varias fuerzas (con las máscaras antigás en su sitio) atacaban a la vez desde distintas direcciones (una técnica inédita para el ejército saudí quien, visto lo visto, debía de juzgar como innovación [bid῾a] todo lo que no fuese el ataque frontal). Los soldados avanzaron a través de cadáveres, rehenes y terroristas medio asfixiados por el gas. De estos, unos fueron muertos en el acto; a otros se les hizo prisioneros. Los sectarios perdían terreno a toda velocidad y prendieron fuego a unos neumáticos, cargando con humo y calor un ambiente ya irrespirable y pintando la situación de un adecuado tono infernal. Cuando quedaron parapetados en dos salas, el gobierno anunció la reconquista de La Meca (salvo alguna cosa). Al fin, el ejército capturó a un barbudo alucinado que no cesaba de repetir “Ha sido la voluntad de Dios”. Era Juhayman al-῾Utaybi.

En las semanas siguientes, Arabia Saudí se esforzó en volver a la normalidad al principesco modo. Se restauraron los destrozos de la Gran Mezquita y la oración volvió a sonar entre sus muros. La exigencia de responsabilidades en el gobierno se limitó a algunos cargos intermedios, ya que los puestos más altos estaban ocupados por parientes de la casa real y, por tanto, no se les podía echar mano. Las autoridades compararon la secta de Juhayman con la de Jonestown y negaron cualquier relevancia política del suceso; las investigaciones posteriores, sin embargo, destaparon una amplia red de simpatizantes de los rebeldes. Los ulemas observaron con satisfacción cómo el puritanismo del reino se recrudecía, en especial todo lo concerniente a las libertades de la mujer, y cantidades más generosas de dinero se destinaban a extender el wahhabismo por el mundo. El 9 de enero de 1980, sesenta y tres asaltantes de la Gran Mezquita, entre ellos Juhayman, fueron decapitados en una ceremonia simultánea en ocho ciudades distintas del reino; otros muchos fueron condenados a varios años de cárcel. Las cifras oficiales (con el sello de calidad saudí) recuentan unos cuatrocientos muertos entre sediciosos, soldados y peregrinos; estimaciones independientes elevan el número a más de mil. El gobierno exhibió el cadáver del Mahdi como la evidencia de su impostura (¿Dónde está tu Dios ahora?, y así).

El estallido milenarista de Juhayman fue, en cierta manera, un episodio aparte en la historia del islamismo, pues no surgió de las fuentes egipcias de las que bebe el yijadismo actual. Su apocalipticismo ha sido retomado con mucho brío por Estado Islámico, añadiéndole una pasión por excomulgar (takfir) a todo el que se desvíe de su doctrina de la que carecían los asaltantes de la Gran Mezquita. Ello señala una misma arteria venenosa en la entraña del islam que se remonta a muy atrás: la prevalencia de algunas tradiciones de interpretación pétreamente literales que resultan mortíferas, en primer lugar, para los propios musulmanes, que es a quien cogen más cerca, y luego para todos los infieles (nosotros). Las reverberaciones de la toma de la Gran Mezquita se notaron con no poca fuerza en las dos grandes potencias. Ya hablamos de las consecuencias de la propaganda antiamericana. La Unión Soviética, por su parte, disfrutaba viendo cómo el régimen saudí, tan anticomunista, las pasaba canutas. Sin embargo, esa misma Navidad el oso soviético invadió Afganistán y, sin saberlo, se disparó en el pie. Cuando salieron de la cárcel, muchos de los seguidores de Juhayman se fueron a tierra afgana a luchar contra el agresor de otros hermanos creyentes , formando parte cuando terminó la guerra de esa oleada de árabes afganos que volvieron a sus países con sangre en las manos y ánimo de traer un reino islámico por las malas. Pero esa historia la contaremos en otra ocasión.

abc1979
BIBLIOGRAFÍA

 

Como lector, me encantan las bibliografías. De manera similar a los atlas, uno se asoma a los nombres exóticos sabiendo que nunca pisará allí, pero ¡qué resonancias de horizontes lejanos, aromas mareantes, pieles tostadas y molicie al aire de un paipái! Si algún lector más que paciente ha llegado hasta aquí y quiere continuar, en los siguientes enlaces encontrará los antecedentes sociales y religiosos con mucha más profundidad, otras versiones del episodio, la fetua contra Juhayman, la genealogía islamista de éste, el camino paralelo que siguió el yijadismo, etc. Es sabido que no se sacía el ojo de ver, pero que al menos se llene un poco.

ALLISON, Marissa, Militants Seize Mecca: The Effects of the 1979 Siege of Mecca Revisited, University of Mary Washington. Disponible aquí (pdf).

AL-RASHEED, Madawi, «Deux prédécesseurs saoudiens de Ben Laden», Critique internationale, 4/2002 (nº 17), pp. 35-43. Disponible aquí.

ALTERMAN, Jon B.; McCANTS, William, Religious Radicalism After the Arab Uprisings, (Editor John B. Alterman), Center for Strategical and International Studies (CSIS), Rowman & Littlefield, 2015, «Saudi Arabia: Islamists Rising and Falling», pp. 144-175. Disponible aquí. Libro completo aquí (pdf ambos).

FURNISH, Timothy R., «Bin Ladin: The Man Who Would Be Mahdi», Middle East Quarterly Spring 2002, pp. 53-59. Disponible aquí.

HEGGHAMMER, Thomas; LACROIX, Stéphane, «Rejectionist Islamism in Saudi Arabia: The Story of Juhayman al-῾Utaybi Revisited», International Journal of Middle East Studies, vol. 39, no. 1 (2007), pp. 103–122. Disponible aquí (pdf).

KECHICHIAN, Joseph A., «Islamic Revivalism and Change in Saudi Arabia: Juhayman al-῾Utaybi’s “Letters” to the Saudi People», The Muslim World, 80 (1990), pp. 1-16. Disponible aquí.

— «The Role of the Ulama in the Politics of an Islamic State: The Case of Saudi Arabia», International Journal of Middle East Studies, 18 (1986), pp. 53-71. Disponible aquí.

GOZALBO, Manel, «El califato del fin del mundo», Sabemos, 06-06-2015. Disponible aquí.

Una historia de guerras, judíos y petróleo, HispaLibertas, 18-05-2011. Disponible aquí.

Una historia de riquezas y perversiones, HispaLibertas, 21-05-2011. Disponible aquí.

MAÍLLO SALGADO, Felipe, Vocabulario de historia árabe e islámica, 2ª ed., Akal, 1999.

MÉNORET, Pascal, Treading On Hallowed Ground: Counterinsurgency Operations in Sacred Spaces (Edited by C. Christine  Fair and Sumit Ganguly), Oxford University Press, 2008, «Fighting for the Holy Mosque: The 1979 Mecca Insurgency», pp. 117-139. Disponible aquí.

SALAMANCA, Alejandro, Arabia Saudí IV: El reino antes del petróleo (1926–1938), Desvelando Oriente, 1-10-2016. Disponible aquí.

SARDAR, Ziauddin, «The Battle at Islam’s Heart», New Statesman, 01-11-2007. Disponible aquí.

SHAYOVITZ, Ronen, The Evolution of the Islamist Ideology, PhD Thesis, Cardiff University, 2010. Disponible aquí (pdf).

TROFIMOV, Yaroslav, The Siege of Mecca: The Forgotten Uprising in Islam’s Holiest Shrine and the Birth of Al Qaeda, Anchor Books, 2008.

WRIGHT, Lawrence, La torre elevada. Al-Qaeda y los orígenes del 11-S, Debate, 2009.


Descargar en PDF

116 comentarios

  • Buenos días, España.
    Excelente relato.
    La bibliografía muy útil, sería perfecto dar las citas con mayor detalle.

  • EL MIEDO DEL PORTERO AL PENALTY
    El “odio” como motor de la conducta humana y por ende de la historia. Dicen ahora que la misa de la 2 incita al odio, chiíes contra suniíes, chiíes y suniíes contra los judíos, wahabistas suniíes contra suniíes (la entrada de hoy), serbios contra bosnios (la discusión de anoche).
    Odiar es la más baja de las pasiones pues además suele generar miedo e ira, toda esta amalgama tiene un efecto deletéreo sobre la salud mental y física.
    Por un instante he sentido odio contra la analfabeta funcional que proclama el odio que genera la misa de la 2, afortunadamente se trocó en risa.

  • Buenos días.
    No puedo imaginar las horas que ha pasado Alvaro leyendo y estudiando este asunto, para poderlo transmitir con tanto ritmo y gracia.
    No puedo comprobar semejante abundancia de datos, porque no es de mis temas predilectos, pero puedo asegurar que me resultan verosímiles y me lo tomo como un documento histórico.
    La verdad es que esta serie de entradas de Alvaro, me han introducido a poder comprender un poco mejor la actualidad árabe musulmana en el entorno que me rodea, y que se ha convertido en un gravísimo problema para las naciones occidentales.
    A mí en los años en que esto tenía lugar (yo tendría 17 o 18 años) la realidad árabe me resultaba mucho más ajena, que la existencia de vida en marte, y en esos años los punks invadían el mundo.
    Quizás en alguna comida en casa, con mi padre, saliera en blanco y negro en la televisión, casi se me mezcla en la memoria con la guerra de los seis días y el parche en el ojo de Moshé Dayán.
    En aquel momento pensaba que lo tenían claro los árabes con los judíos.
    Que menudos pájaros eran como para andarse con tontadas y que que bien que se asentaran por allí.
    También se me mezcla con la primera crisis del petróleo y que me subían el precio para el combustible de la moto. Que menudos cabrones estos de las chilabas.
    Luego ya te metes en otros charcos y se te va olvidando lo que podían hacer estos señores de blanco, para desestabilizar el mundo, e inundar nuestros habitats con su presencia.
    Ahora Europa está viendo como hoy los rupturistas y anti -inmigración pueden tener su segunda bola con Holanda, y en poco con Francia.
    Gracias Alvaro, me lo tomaré más en serio.
    Y con Serbia, atentos…

  • Ya lo decía el Padrino, Marqués.
    No odies a tus enemigos…
    El odio nubla la visión, y no permite juzgar. Pero es un poderosísimo motor, con una energía inigualable. Megawatios de impulso, incontrolables como reacción en cadena, que arrasan con bueno y malo. Sobre todo con lo bueno.
    Combustible de injustos, y alimento mendaz.
    Sin cura, sin vacuna, y sin paliativos.

  • Ello señala una misma arteria venenosa en la entraña del islam que se remonta a muy atrás: la prevalencia de algunas tradiciones de interpretación pétreamente literales que resultan mortíferas, en primer lugar, para los propios musulmanes, que es a quien cogen más cerca, y luego para todos los infieles (nosotros).

    La cuestión del literalismo tiene mucha miga.
    Gracias por una serie tan buena, Álvaro.

  • Buenos días a todos.
    Me han encantado la entrada y su ilustración.
    Ahora me tocará ampliar con la bibliografía.
    Pero tendrá que esperar unos días, porque ayer terminé “HHhH”, el libro de Binet sobre el “tiranicidio” de Heydrich, y he visto que hay algo escrito por Silke H, contando como había sido su vida, la vida de la hija del “hombre más peligroso y feroz del III Reich, y lo quiero leer antes.
    Y terminar “Los peces de la amargura”, que estoy leyendo porque Fernando Arámburu me cae bien, y quiero intentar que se me quite el mal sabor de boca que me dejó “Patria”.
    Y, en relación al libro de Binet : Lo he encontrado demasiado partidista, y obcecado, considerando a todo lo que fuera de derecha, como Nazi, y como racista antijudío. Que, desde luego, Heydrich era indudablemente horrible, pero no tenía la mala pinta que Binet dice que tenía ; su aspecto, alto, rubio, con una nariz grande, esas manos de dedos largos, culto, tocando el violín y el piano ( de verdad), lo engloba perfectamente en el ideal Ario… Si no hubiera tenido los ojos tan juntos, hubiera sido guapísimo. Y su reacción tras el atentado : no gritar, levantarse por su propio pie , cambiar de coche sujetándose la espalda pero sin dar el espectáculo, me parece estupendamente. Todo menos dar la sensación de debilidad…

    Y comprendo un poco que, cuando yo veía los mundiales de fútbol ( antes de que La Selección Española empezase a contar, que a partir de ese momento sufro demasiado, y sólo veo los partidos en diferido ), cuando veía los mundiales, y me encantaba Klinsman, me dijeran ” ¿como te puede gustar ese nazi?”, porque en efecto, K. era muy del estilo de R.H.

    Bueno, me voy a los trabajos que me tocan. Pero hoy miércoles, trabajo desde casa, así que, volveré.
    Y pido perdón por haber escrito tanto

  • Qué maravilla. Gracias, Álvaro.

    En la bibliografía falta Mortadelo, en Arabia, publicado en 1981.

    Sinopsis que copio del enlace: El Súper pide a Mortadelo y Filemón que se desplacen a Arabia y localicen la posada “El camello bizco” para apoderarse de una alfombra voladora que pertenece a Ali-Benpaqui.

  • OSIP MALDESTAM
    Gracias al pdf que me envió Ximeno estoy pudiendo saber cómo fue la primera detención de Osip en su casa en presencia de la Ajmátova. La mujer de Maldestam comenta con ésta que no tiene sentido buscar la “causa” de la detención pero lo relacionan con la bofetada que le propinó el poeta a Tolstoi tras una discusión. Al parecer éste se chivó a Gorki que a su vez se lo contó a Stalin. Sorprendente.
    Gracias a la srta. Bellpuig por los pdf que acaba de incluir en la bibliografía, espero que me sean tan útiles como el que he citado supra.

  • Es de justicia aplaudir a Quinn. Me ocurre lo mismo que a JRG, los hechos narrados me resultan prácticamente desconocidos. La bibliografía, con sus PDF, me parece un lujo asiático. Gracias Quinn, gracias Bellpuig (hoy sí se ha ganado el sueldo, mire usted).

  • En la constitución física de Heydrich había algo que distorsionaba muchísimo, y eran unas caderas muy anchas, propias de una mujer. Su nariz también generaba suspicacia entre los enemigos dentro del régimen, que eran legión, pues no en vano se afirmaba que una abuela suya era judía.

  • Estupenda serie del Sr. Quinn. Pena que se acabe. Me he bajado todos los pdf para ampliar materia.
    Este artículo, tres meses de un periodista americano en Arabia en el 2004, es de pago en el NewYorker pero aquí se lee completo, por momentos parece que relata un delirio en lugar de describir una sociedad. Quizá Quinn se anime y nos haga una serie con el incendio de la escuela femenina en la que murieron las niñas porque al no llevar el pañuelo se le prohibió a los bomberos, y a los padres, acercarse a rescatarlas.

  • Me uno a Perroantuan y JrG en felicitar a Alvaro: tampoco recuerdo los hechos que relata. Tal vez Irán y sus “estudiantes” ocupaban todo el espacio informativo.

  • “Quizá Quinn se anime y nos haga una serie con el incendio de la escuela femenina en la que murieron las niñas porque al no llevar el pañuelo se le prohibió a los bomberos, y a los padres, acercarse a rescatarlas”

    Sinceramente, lo anterior me suena tan veraz como cuando se dijo que las tropas iraquies habian desconectado las incubadoras en Kuwait para que murieran los bebés prematuros.
    Propagande guerra, tan falsa como lo que cuenta Alvarito.

  • A Francisca no le falta razón con el tema de las propagandas de cualquier bando…
    Cansados todos de las exageraciones en la maldad o la bondad según bandos…
    Solo se necesita ver nuestra cainitica historia reciente y contemporánea como para irse más atrás para ver angeles y demonios.
    Pero insisto en que la forma de relatar de Alvaro, aunque sin duda de nuestro bando, es objetiva y no demonizante. Como y’a añadí antes, no he comprobado los datos, ni lo haré pues el tema me viene grande e impuesto por las circunstancias actuales.
    Desde que los RRCC expatriaron a los árabes de aquí ya no tenía más noticias, hasta la actualidad.

  • Srta. Bellpuig
    Lunes, 13/03/2017 a las 13:28
    Y ya que una se pone a dar explicaciones, voy a decirles que las estadísticas no están nada mal teniendo en cuenta que los señoritos no quieren gastar ni un céntimo en publicidad y han rechazado todas las ofertas de promocionar el sitio a cambio de anuncios gratuitos. Tampoco ustedes ayudan mucho, todo hay que decirlo.

    Llevo varios meses sin promocionar el fanzine en Facebook o Twitter. La razón es que eran dos gatos, los dos de siempre, quienes multiplicaban mis anuncios de una nueva entrada o mis comentarios sobre los textos. Yo entiendo que haya gente que nos lea y no quiera comentar, porque para comentar aquí hay que ser un fenómeno, pero entiendo menos que quienes nos leen a diario no sean más pródigos con la propaganda. Yo lo achaco a que no vienen a leer porque les gusta, sino porque no les gusta.

  • Conocía desde hace poco lo que cuenta Quinn, gracias al libro de Wright. Quinn lo hace más divertido, y se agradece mucho.

    La bibliografía la ha puesto la Bellpuig de mano de Quinn. Me tocaba a mí haberla incluido, pero se me pasó. O sea, que la culpa del error es mía, pero la solución tampoco ha sido cosa de la Bellpuig, precisamente.

  • Lo de las niñas igualmente me parece inconcebible pero la noticia la dieron los periódicos saudíes, citando fuentes de protección civil, algo rarísimo en un país en el que los periódicos no critican al gobierno y menos aún cuestionan a la clerecía. Hasta ahí lo que sé. Si hay más, o menos, es lo que me gustaría saber.

  • No es fácil descomponer en sus factores primos el bullicio producido por el aluvión de informaciones que recibimos a diario. Para tomar distancia, con el propósito no tanto de ordenar ideas como de descansar ante tanto alboroto, indignación y -por qué no decirlo- estupidez, nada mejor que la lectura de un libro magistral. Que me perdonen los novelistas coetáneos, pero todo él vale por cien mil historietas de las que se publican ahora.

  • Mortimer, no tengo Netflix. En general, este tipo de plataformas me parecen una puta mierda en las que uno gasta más tiempo buscando que visionando. En mi caso el tiempo se multiplica, porque aunque vivimos en una Europa aparentemente unida, las películas y series que se ofrecen varían dependiendo del país donde uno reside. Item más, es complicado en mi caso encontrar películas y series en versión original con subtítulos al menos en inglés. La mejor plataforma, a mi modo de ver, sigue siendo Filmin, aunque también me tienen hasta los cojones.

    Además de esta, tiro de Amazon, donde he podido comprar la última temporada de Homeland, que es fabulosa. Como no quiero ver The Fall en alemán me he entretenido con Sneaky Pete, que comencé sin entusiasmo pero que me está gustando mucho por el tratamiento humorístico que hace de la anagnórisis.

  • Señoritas, señoritos, acabamos de recibir una nueva donación, y si lo anuncio es porque me ha hecho reír el motivo que ha escrito en Paypal la persona en cuestión:

    Finalidad: FINANCIAR TODO TIPO DE EXCESOS

    Desde aquí, muchas gracias.

  • Yo estoy dudando mucho de mis capacidades, (que tampoco es que sean nada del otro jueves) desde que me paso por este lugar, y me he topado con personas (humanas?)que hacen tantas cosas.
    Leer el fanzine, comentar, ir a sus trabajos, ver películas, ver series, atender facebook, twt, tumblr, blogs propios, hacer entradas, mantener relaciones humanas-humanas, ir a un restaurante, ver exposiciones y espectáculos, leer periódicos, y tener alguna afición.
    Yo me levanto, desayuno, leo el correo, leo el “libro grande de CHOPSUEY”, comento, miro algún link, pongo música, pinto, hago la comida, pinto, comento, pinto, me desconecto, leo y RINGGGGGGGGG se acabó el día. A lolos¡

  • Bremaneur Miércoles, 15/03/2017 a las 13:41
    Yo entiendo que haya gente que nos lea y no quiera comentar, porque para comentar aquí hay que ser un fenómeno, pero entiendo menos que quienes nos leen a diario no sean más pródigos con la propaganda. Yo lo achaco a que no vienen a leer porque les gusta, sino porque no les gusta.

    Algo de eso debe de haber. Quizá también algo de vergüenza por compartir espacio virtual con perros, drogaos, fachas, anarquistas, meapilas, toreros y algún rojeras en tiempo de descuento. A mí ya me lo han dicho alguna vez, ¿pero tú que haces ahí, dilapidando tu prestigio? Pues eso, dilapidar y derrochar. Que se consuma todo en este fuego.

  • Bremaneur Miércoles, 15/03/2017 a las 13:43

    La bibliografía la ha puesto la Bellpuig de mano de Quinn. Me tocaba a mí haberla incluido, pero se me pasó. O sea, que la culpa del error es mía, pero la solución tampoco ha sido cosa de la Bellpuig, precisamente.

    ¡Bellpuig dimisión! ¡Devuelva inmediatamente la ficha que le hemos dado para el cortao!

  • Buenos días, gracias a todos por sus comentarios, me alegra que les haya gustado la serie. Y gracias a los editores que tienen que sufrir mi embarullada manera de enviar las cosas.

    Conocía el suceso de refilón por haberlo visto mencionado en otras partes y cuando esta Navidad empecé el libro de Trofimov, decidí escribir sobre ello. Los que me atribuyen desmedidos conocimientos sobre el asunto han de saber que, en su mayor parte (y no es falsa modestia, sino una mínima honradez: por eso incluí la referencia del libro en la cabecera del primer artículo), se trata de un refrito de lo que cuenta el periodista: tomé abundantes notas a medida que avanzaba la lectura y luego me he limitado a un trabajo de corte y confección sobre ese material. Ya que estaba metido en harina, busqué la bibliografía pertinente, cogí lo que me pareció, espigué un detalle aquí y otro acullá y hala, adecentar y servir. Ha sido un trabajo grato porque, así como otros leen sobre el Imperio Romano, se saben la Guerra Civil mes a mes o son capaces de reconocer de vista al segundo ayudante de cámara de Hitler, a mí me gusta leer sobre Oriente Medio. Eso sí, la extensión se me ha ido de las manos; nunca había escrito nada tan largo.

    The Siege of Mecca tiene todas las virtudes y defectos de este tipo de trabajos: adolece de falta de profundidad pero, en contrapartida, es una lectura amenísima. En el libro de Wright y en otras partes, se habla de que para derrotar a los fanáticos hubo que inundar los subterráneos y convertir a los franceses al islam en una ceremonia express para que pudiesen adentrarse en terreno sagrado. La investigación de Trofimov da una versión distinta, que es la que he contado aquí. Todo esto, por supuesto, ha de tomarse con las precauciones habituales, más teniendo en cuenta el desbarajuste y el secretismo que envolvieron el suceso desde un primer momento. Pero, incluso suspendiendo un tanto la credulidad, hay que reconocerle que se trata de un trabajo de campo, basado en entrevistas a testigos. Los especialistas en islamismo y contraterrorismo (Hegghammer y Lacroix, verbigracia) se centran en los antecedentes ideológicos del movimiento (su negociado).

    Mortimer, no conozco el episodio, pero Wright suele ser sinónimo de rigor y documentación. Y, ya que hablamos de él, un último regalo para los que hayan llegado hasta aquí: los libros de Trofimov y Wright en epub.

  • Cierto lo de Netflix, Brema. Cada plataforma de esas tiene al año una o a lo sumo dos series buenas con lo cual agotas lo que te puede dar la tuya en un mes y el resto del año tragas medianías. La solución que se me ocurre es suscribirme a todas, pero tendría que dejar de fumar y yo soy fiel a mis vicios. Como las mujeres, siempre me dejan ellos. Me anoto lo de Sneaky Pete.

  • Francisca Ferrol
    Miércoles, 15/03/2017 a las 14:41

    Me parece un artículo optimista: dice que está siendo muy duro educar a la sociedad con la “pedagogía feminista” (me entran escalofríos solo de escribirlo). Esa dura cerviz es la esperanza que nos queda.

  • Tú, perroAntonio y otros muchos con prestigio, lo dilapidan, bien es cierto.
    Los pobres de solemnidad, ya sólo perdemos el poco juicio que nos quedaba.
    Bueno y por lo que veo, algún bofetón ya nos podemos ganar¡¡¡ algo es algo…
    Lo de ser un fenómeno, que menta el Brema, será por el Marqués o Viejecita, o la Seña Francisca, o Gómez, porque algunos somos sólo un fenómeno paranormal.
    Excepto Alvaro y Procu, que son gente de seriedaz.
    Y las personas humanas femeninas y rurales.
    Luego ya los tapaos. Que se intuye, pero no se vislumbra.

  • Francisca Ferrol
    Miércoles, 15/03/2017 a las 14:41
    Hablando de excesos:

    http://www.mareadevigonoconcello.gal/notas-de-prensa/comunicado-da-marea-feminista-ante-o-artigo-de-juan-jose-r-calaza/
    ***
    Leo atónito:

    “Aínda que a dicir verdade si o comprendemos; comprendemos que hai unha parte desta sociedade machista e casposa que ten medo de que lle arrebaten os seus privilexios; eses privilexios que permitiron ós homes dirixir o mundo, as empresas, ser os que aparecen nos libros, na historia, nos gobernos; mentres inivisibilizaban ás mulleres.”
    (…)
    “Vai seguir denunciando a quen ensucia a loita feminista porque quere manter os seus privilexios dos que non está disposto a renunciar.”

    Yo no sé a qué privilegios que ostente el autor se refieren. ¿Acaso el señor Calaza es aristócrata?

    MENUDO CACAO MENTAL, madre mía…

  • pero entiendo menos que quienes nos leen a diario no sean más pródigos con la propaganda.

    Yo no me entiendo ni a mí misma..Porque propagandeo incluso las entradas que no me gustan.

  • A Satur, creo yo que lo que le jodió del todo la vida fanzinera, fueron los bitels… ya lo decía él y nadie le quiso hacer caso.
    Nos ofreció aquel fascículo memorable de Pint Floc, y no fué aupado al Olimpo de la crítica musical.
    Lo de Box Dylan, ya fué la gota que le colmó el verbo.
    Cuanto dolor innecesario¡¡¡
    Qué poca justicia para los genios¡¡¡
    Si hasta de reojo solía yo mirar los partidos de fumbol, del Bar Bar contra el Bar Ouf de aquí de Cholet…

  • Ahora, que todo se debe decir, yo he pasado de estar en “PERLAS ARTISTICAS RECOMENDADAS” a meterme de rondón en “BLOGS” y en el número “2”, al lado de señores que escriben cosas…
    Vendía entre poco y nada, pero en este fanzine no se me perdona, como le ha pasado a don Saturio, que hagamos un arte distinto. Que destrocemos un idioma o mucho papel y telas en nombre de una causa perdida de antemano.
    SNIFFFF¡¡¡.
    No se si es cosa del Brema y de tanto ver al Chino ese por Berlín, cosa del perro que no me perdona ser de pinfloy, o de la Bellpuig…
    “Entre todos la mataron y ella sola se murió”.
    Triste destino, o infelize¡¡¡
    Me voy a hacer la merienda … no invito.

  • Me ha gustado mucho el relato de Quinn. Ya irán apareciendo los inevitables reprochadores de voquibles. Bienvenidos, siempre que sea para rectificar mejorando…
    Y es verdad: gracias a Bremaneur y Perroantonio y a quien es la Bellepuiging ball de ambos.

  • Es el problema aquí y en el mundo occidental…
    Veremos qué sale en Holanda hoy, que puede ser el principio de una nueva posición, y no se yo si para mejorar…

  • Un par de cosas :
    – Me ha requetechiflado el video de Roger Whittaker , que no conocía, y que ha puesto Perroantonio a las 12′ 36. Lo he metido entre mis favoritos, y voy a buscar a ver si encuentro más. Y muchas gracias.

    – Que me encanta venir a leer y comentar, pero que eso de que lo que importa es hacer propaganda, me recuerda a lo que solía decir Gorriarán en la época en que yo estaba de militante de base en UPyD ;
    Que el ideal para un Partido, era no tener militantes, pero a cambio tener muchos votantes. (En parte lo decía por mí, que siendo el últimísimo mono, no me privaba de criticar ).
    Que somos muchos los que no estamos en FB, ni en twt, ni en nada. Pero que sí recomendamos el Chop Suey siempre que podemos. Aunque no seamos capaces de escribir una entrada, que para eso hace falta un talento que reconocemos en los demás, pero del que nosotros carecemos . (Aunque si critiquemos lo que no nos convenza ).

  • «Arte de traducir»:

    Se decía antaño, pero no hace tanto, que cada generación debe tener su propia traducción de los grandes clásicos, y si ello es sin duda verdad (…) ese noble desiderátum es muy difícil, desde luego por razones de cultura general y de economía, es evidente.

    Y uno se pregunta: ¿Le compensa a un buen traductor meterse en el laberinto magno de lo ya traducido? ¿Por qué no emplearse en libros nuevos?

    El esfuerzo habrá sido enorme y es digno, pero ¿no hubiera sido mejor verter libros menos sabidos como…?

    No me ha quedado muy claro el mensaje. ¿El autor defiende, como parece en el primer párrafo, que «cada generación debe tener su propia traducción de los grandes clásicos» (¿y de los pequeños no?, me pregunto yo) o, por el contrario, opina que es mejor traducir libros nuevos?

  • Me uno a los elogios, quinn.

    ¿Qué habrá en Comedias físicas?

    Se trata de slapstick comedy, según el código (y me sale Torrente y negras gordas: payasada o astracanada). El segundo enlace es exhaustivo, perroantonio.

  • Es conocida mi repulsa física hacia las series televisivas, más en mi casa de Madrid donde sólo viven mi esposa e hija tenemos dos suscripciones a Netflix. El motivo, obvio al parecer, es que no se ponen de acuerdo en qué serie ver al mismo tiempo.

  • Grande, Quinn. Tendría usted que haber troceado esta serie en más episodios, ha acabado demasiado pronto.

    Le interesará, creo, este debate con Bret Stephens (republicano judío y antitrumpista, y editorialista del WSJ), por la racionalidad y serenidad con la que Stephens habla del asunto. Ya, ya sé que no todo gira en torno a Israel, pero cuando se habla de Oriente y sus orates es complicado no pensar en cuál es el futuro que le espera al paisito.

  • En RdL comentan la segunda novela de Binet que tiene apariencia de ser muy divertida ¿Alguien la ha leído ya? ¿Alguno de los silenciosos lectores de Chopsuey?

  • Gracias a todos, así da gusto escribir mamotretos.

    Pirata, las últimas entradas de su blog están siendo una delicia. Veré el vídeo, el cuestionamiento de Israel es un asunto que (lamentablemente) no pasa de moda. Bien mirado, podría decirse que todo que gira en torno a Israel, a la vista de los odios que levanta entre sus vecinos y tontos poco útiles repartidos equitativamente por todo el mundo. Ya tocará escribir otro día algo sobre su historia.

  • Sobre la falta de “compromiso” a la hora de compartir: cada vez que encuentro un estudio analizando el comportamiento de los usuarios en las redes sociales, la conclusión no varía, a saber, todos tendemos al nicho. Nos rodeamos de nuestros amigos, colegas, gente que nos cae bien, que en un momento dado escribe algo que nos parece acertado, etc, y compartimos (clic) su trabajo casi automáticamente. Al lado está otro grupo de personas que tiene su propio círculo, sus amiguetes ya establecidos etc, y comparten sus propios escritos. Nosotros tal vez leamos sus cosas, puede que incluso nos gusten a menudo, pero ya no le damos al share con tanta alegría porque… son de la otra cuadrilla, no de la nuestra.

    La única red social que uso, desde hace ya varios años, es Twitter. Me gusta, me divierte y aprendo muchísimo (creo) siguiendo a cierta gente. Mis interacciones con dichas personas son esporádicas, algún chascarrillo aquí, algún enlace que sé que le gustará a alguien y se lo comento acullá, comentarios regulares con los pocos que tengo confianza desde hace años (y a los que no conozco en persona; me sigue sorprendiendo [para bien] la gente que se desvirtualiza). Hoy, cuando se ha publicado mi artículo, ya sabía que iba a ser tuiteado (o retuiteado) por los sospechosos habituales. No ha habido sorpresas. Igual que cuando tuiteo sobre cine sé quién me va a hacer caso, cuando cuelgo una foto de una jamona sé a quién le va a hacer tilín o cuando enlazo el artículo de tal columnista, sé quiénes van a aplaudir. Mi comportamiento es igual de predecible, por supuesto. Salto al ver los mismos nombres, me gustan determinadas páginas, blogs y temáticas y a veces me da por colgar sus enlaces y otras pienso que no le va a interesar ni a Cristo y paso del tema. En fin, que me enrollo (más): que menuda movida lo de los que leen y no comparten, tú.

    Minutos musicales.

  • ¿Modiano? Está bien. Quizá sea lo peor que se pueda decir de un novelista, sin que se impida su lectura e incluso teniendo en cuenta que no deja de ser un estímulo para ella. Vamos, que tampoco es necesario.

    ¿La tercera España? Hay cuatro: la de aquellos que, de forma más o menos inmediata, y siendo coetáneos de la guerra civil, renegaron de los dos bandos; la de aquellos que formando parte de un bando renegaron de él con el tiempo; los ciudadanos que iban al cine en Madrid en marzo del 39 (treinta y seis pelis en treinta y cinco cines, dos con final de fiesta y espectáculos de variedades) y, finalmente, José Antonio Primo de Rivera.

  • tipotrueno

    Martes, 14/03/2017 a las 17:03
    Por cierto, el otro día vi La gran belleza de Paolo Sorrentino y, aparte de que me parece una obra maestra, vi reflejado en ciertos aspectos los debates que se formar en Chopsuey. ¿Se podría hablar ya de “Chopsuey, la película”?

    Uy, La gran belleza. Ahí no hay tercera España. Existe la España que la consideramos una obra maestra, y la España que nos fusilaría al amanecer.

  • Alvaroquinn
    Miércoles, 15/03/2017 a las 20:28

    Es cierto que hay tipas que ya me caían mal antes de saber de su existencia: Sostres, Rahola, Nierga… Y una vez conocidos, sólo siento deseos de irme lejos para no aguantarlos.

    Quizá, y esto no es más que una suposición sin valor alguno, siento debilidad por la inteligencia ajena, por aquello de las contradicciones con la propia. Y no me importa si opinan como yo. De hecho, muchos no lo hacen. Lo que de nuevo nos lleva a las contradicciones iniciales.

  • Quinn, me lo he leído de principio a fin. Enhorabuena por la serie.

    El día de autos yo no había nacido, eso debe ser, de ahí que conociera poco de este asunto; y me faltan lecturas para opinar en profundidad. Como muy bien dejas caer, y Francisca dice claramente, en estos países oscuros, con tan poca libertad de moverse en ellos y viendo a las personas que ellos quieren que veas, es difícil saber dónde empieza la propaganda y termina la información; o viceversa. La guerra que están librando en Yemen es un buen ejemplo de ello.

  • Ha sido una serie muy entretenida que narra unos acontecimientos que incluso en Riyadh muchos no conocen. Téngase en cuenta que es una ciudad de 6 millones de habitantes, sin contar los ilegales que dicen son 2 millones más. Los árabes no llegan al millón. Es la fiebre del oro negro.
    Riyadh en el año 1918 tenía 100 habitantes que vivían dentro de una fortaleza, cuando la conquistó el rey Abdulazid con 60 hombres que vinieron atravesando el desierto desde Kuwait .
    Me recomendó un compañero que no hablara de lo de la Meca de 1979 en un restaurante, que metían a la gente en la carcel un año. No lo sé, pero la libertad que tiene el hombre de a pie para señalar como ha hecho Quinn en esta serie aquí no es muy normal.
    No conviene morder la mano de quien te da de comer, aquí hay miles de españoles trabajando, a lo que hay que sumar los que trabajan desde España. Claro que los que quedan en España se quejan de que España ha admitido muchos musulmanes. Yo no saco ninguna conclusión ni moraleja. Si acaso citar a Alister Crowley: tengo derecho a ir a dónde me de la gana ir, tengo derecho a decir lo que me de la gana decir… (ya saben cómo termina)

  • S.
    Jueves, 16/03/2017 a las 02:02

    Yo tampoco había nacido pero creo que incluso a los que campaban por esa época no les sonará mucho porque, como decía JrG, la crisis de los rehenes en Teherán lo copaba todo. A pesar de los balones fuera de las autoridades, no dejó de ser un asunto interno saudí. Como hemos visto, tampoco Jomeini ayudó mucho a informar.

    S.
    Jueves, 16/03/2017 a las 02:18

    Brrrr, qué mal cuerpo me ha dejado el artículo. Durísimo.

    S.
    Martes, 14/03/2017 a las 17:03
    Uy, La gran belleza. Ahí no hay tercera España. Existe la España que la consideramos una obra maestra, y la España que nos fusilaría al amanecer.

    Pos me temo que yo caigo en el bando de los fusilantes. Escribió un tipo que Sorrentino tiene un don para colocar la cámara en el peor sitio posible: donde se nota. Muy bonita Roma con ese permanente travelling hacia atrás o hacia adelante, una banda sonora desigual y un Servillo que… me callo. El único momento de belleza genuina de la película me pareció ese encuentro fortuito con Fanny Ardant en una calle desierta; un breve tributo admirativo y una despedida. El hechizo del instante.

    Cuidado por tierras de infieles, Claudio.

  • Buenos días.
    Me uno a lo que comenta Alvaro de recomendar prudencia a Claudio. No es país para comentar nada. (que no sean alabanzas).
    He respirado un poco al ver el resultado de las elecciones de Holanda.
    Pero sólo un poco.
    Los gobiernos y los ciudadanos de los países se están decantando por hacer una política de ojos cerrados y crear pequeños grupos de presión en vez de tratar el asunto en su generalidad más objetiva.
    150 escaños con 12 partidos diferentes que sólo ven cosas concretas y particulares.
    La ecología no debería ser una tendencia política por sí sola, al igual que un partido para los mayores de 50 años, o un partido para la defensa de los animales o de las mujeres o de los antirracistas.
    Es lo que tienen los núcleos de influencia, son demasiado pequeños pero necesarios ante la pobreza de los discursos globales.
    A los discursos de la política actual, les falta un plan integrador. Como a la física le falta una teoría del todo.
    Parece que no nos vale un sistema que agrupe la generalidad, porque el pequeño detalle se quiere erguir como protagonista, y ser superior a lo general.
    “Lo más importante es la igualdad”. “Lo más importante es el derecho a decidir”, “lo más importante es la mujer, la infancia, los discapacitados, los derechos de los minusválidos, los derechos de los animales, la temperatura del planeta, las ballenas, los racistas, los islamistas, las barbas más largas”.
    Las personas corrientes, sensatas e insensatas, que cumplen con la ley, que no tratan de destacar en nada, son la mayoría tiranizada por las minorías, que se agrupan en lobbies para alzar sus pequeñas voces.
    He respirado esta mañana al ver que no ganaron los rompedores de Europa. Pero es sólo un cierto reposo.
    Esta fragmentación es sólo el símbolo de la falta de discurso integrador. Del descontento general, en el que nadie se siente parte de un todo.
    La rebelión de los tornillos frente a las tuercas y las arandelas contra los engranajes y las poleas, las cadenas de transmisión y las correas y las bielas, por quién es más importante en el motor.
    Debemos pensar en motores, y no en piezas, pero cada una de esas piezas se debe sentir confortable con su tarea.
    Ni izquierdas ni derechas saben responder bien la pregunta, y continuamos con la pelea de cual es la pieza clave, mientras que el motor pasa a un segundo plano.
    El problema es que las bielas tienen sus razones, y el motor no sabe cómo equilibrarlas.
    Yo tampoco.

  • marquesdecubaslibres
    Miércoles, 15/03/2017 a las 18:55
    En RdL comentan la segunda novela de Binet que tiene apariencia de ser muy divertida ¿Alguien la ha leído ya? ¿Alguno de los silenciosos lectores de Chopsuey?

    Efectivamente, es divertida. Utiliza una trama supuestamente detectivesca, con la muerte de Roland Barthes como centro, para reírse descaradamente de toda aquella peña estructuralista y post: el mismo Barthes, Derrida, Deleuze, Sollers et alii, con algún repaso al mismo Miterrand.
    Nadie se equivoque: no es ni novela negra ni tratado de semiología, es una parodia.

  • DAMASCO
    En los últimos días se han producido en Damasco una serie de atentados suicidas especialmente odiosos y sangrientos que han obtenido poca repercusión en la prensa. Esto ocurre mientras en Astaná están reunidos ambos bandos bajo el auspicio de Turquía que apoya a los rebeldes y Rusia que apoya al ejército sirio.
    El problema es que los llamados “rebeldes” son un grupo heterogéneo que andan enfrentados entre sí y solo el llamado Ejército Libre sirio ha acudido a Astaná. Los demás son los que están detrás de los atentados de Damasco, unos que son una escisión de Al Qaeda asesinaron a más de 100 peregrinos chiíes, otros bajo la bandera de ISIS son los responsables de la matanza en el palacio de Justicia, una carnicería incluyendo niños que resulta abominable.
    Al Assad era, es, un sangriento dictador, pero los rebeldes son aún peor. El papel de Putin en este conflicto me parece valiente y pragmático, apoyar militarmente al ejército sirio para acabar rápido la guerra.

  • MGAUSSAGE Jueves, 16/03/2017 a las 10:29

    Max Raabe & Palast Orchester

    ¡Joder, qué mal me cae este Max Raab! Ya sé que tengo que interpretarlo como una especie de Nails Frasier en alemán, pero…

  • Yo quiero una Iglesia libre, pero en su sitio. Por las mismas razones que las diabólicas tetas de Rita Maestre no deben violentar la eucaristía, tampoco no debe la eucaristía desbordar el espacio reservado a la doctrina, que en la tele pública se organiza en temporada de voto y etiquetado con la palabra propaganda. (Arcadi Espada. De votos)

  • El papel de Putin ha sido solo uno desde el principio, impedir que se contruya un gaseoducto desde el Golfo Pérsico hasta Europa que tiene que pasar por Siria. Los muertos no le importaron en Chechenia y no le importan ahora. Si el tipo resulta carismático y simpático en la tele es porque todos somos unos hijosdeputa.

  • La opinión de Espada sobre la misa sigue su senda habitual: la Razón pura cuyos sueños, es bien sabido, producen monstruos.
    Este hombre es una de las personas más obcecadas que he conocido, contumaz en el error. Una pena de inteligencia desperdiciada y de amistades truncadas.

  • Claudio,
    ¿Putin o Erdogan? ¿O mejor, algún príncipe saudí, o algún dirigente de Al Qaeda o ISIS?
    Venga, mójese.

  • Aparte de la alusión ad hominem, innecesaria, ¿por qué hay que entender la misa como un servicio público? 13TV ya ofrece la misa, el ángelus y la película Sor Citroen, ¿por qué las televisiones públicas (no sólo TVE) tienen que televisar la misa? ¿No podrían quitarlas todas y poner, no sé, un programa de cocina o de arqueología?

  • Ya sabes que no me fío de ningún político, me gustan los que no hacen nada. Putin hará lo que sea bueno para el estado ruso, sin importarle los seres humanos. ¿se puede ser peor? Sí.

  • El tema de la misa en RTVE se resuelve desde el más profundo liberalismo, que por otra parte es el único liberalismo posible: el cierre por ruina de los medios públicos.

  • Sr. Perroantonio, su postura cae de lleno en lo mismo que le afeo a Espada.
    Dése por atacado “ad hominem”, como su admirado maestro.
    Mientras el mundo se estremece, Trump, el otro rubio holandés, la zorra May, las masacres en Damasco, oh, ustedes se la agarran con papel de fumar..
    Oh, las misas de la 2.

  • Dos principios rigen el comportamiento humano: buscar el placer y evitar el dolor. En el caso de los humanos españoles, hay que añadir el principio de tocar los huevos al “otro” , como muestra el ejemplo de la iniciativa sobre la supresión de la misa.

  • marquesdecubaslibres Jueves, 16/03/2017 a las 13:40
    La opinión de Espada sobre la misa sigue su senda habitual: la Razón pura cuyos sueños, es bien sabido, producen monstruos.

    Como bien se sabe, el significado que Goya da a «El sueño de la razón produce monstruos» no es que razón los sueña o engendra; sino, bien al contrario, que la sinrazón los produce cuando la razón duerme.

  • Venga, Proc, olvídese de esas filigranas semióticas y lingüísticas, estamos hablando de otra cosa.
    El mundo se hunde y ustedes están a sus mariconadas.

  • marquesdecubaslibres
    Jueves, 16/03/2017 a las 15:01
    Venga, Proc, olvídese de esas filigranas semióticas y lingüísticas, estamos hablando de otra cosa.

    No quiero hablar de otra cosa.
    Me cuentan que hoy ha entrado una decena de encapuchados en Letras de la UPV y han causado unos pocos destrozos (cámaras, puertas de acceso, red de voz y datos de la facultad, que ha quedado incomunicada) y que han amedrentadito a unas personas. Si no llevaban ni pipa, YA SERÁ MENOS. Pues va la UPV y llama a la ertzaintza. Por unas chiquilladas, qué manera de sacar las cosas de quicio. Pero si esto viene pasando desde ni sé en la época nueva—cariño, ya no hablamos nunca de la vieja— y la UPV iba templando: policías en este témplano, cómo vas a llamar a los policías. INUSITADO. Se conoce que luego la poli ha hecho un registrillo y ha pillado pancartas, pintura y material pirotécnico en un aula AUTOGESTIONADA. Sí, un aula de puta madre que tiene un grupo de alumnos para ellos solos más el pasillo, pero a veces se cogen otras si quieren porque prefieren. NORMAL. Nada que no se sepa, guardan sus cosas aquí y luego a veces salen por la ciudad y cuando algún particular llama a la ertzaintza o a los municipales, vuelven corriendo. EN ALGÚN SITIO SE TIENEN QUE METER. El Retorado ha remitido una carta a la comunidad y el Retorado dice que rechaza y que hasta les INDINA, así que convoca una concentración silenciosa. Para que perciban ellos ese silencio atronador horroroso y se digan para sí NO LO VOY A HACER MÁS.
    Esto me contaba una amiga y a mí me ha parecido bastante bien, pero todos tenemos un límite y entonces me he encontrado con esto:

    «La UPV/EHU reitera el derecho de las miles de personas que conforman la comunidad universitaria a desarrollar su actividad docente e investigadora en libertad y sin temor. Al mismo tiempo recuerda que en la universidad caben todo tipo de propuestas y reivindicaciones siempre y cuando se desarrollen respetando los derechos de todos sus miembros».

    Es «los miles», PAYASOS, MÁS QUE PAYASOS.

  • Vale, pues que dejen la misa. Pero que luego pongan una porno. ¡Pero sin codificar!, ¡que os conozco, malandrines!

    OBLÍ OBLAK, OBLÍ OBLAK, CADA DÍA YO TE QUIERO MÁS, OBLÍ OBLÍ, OBLAK OBLAK, CADA DÍA YO TE QUIERO MÁS

  • PorraSorteoChampions

    Borussia-Mónaco
    Juventus -Leicester
    Bayern-Barça-Atleti (triangular)
    Real Madriz pasa exento

  • Mi abuela, operada de la cadera desde hace años, sigue la misa en olor de comodidad desde casa todos los domingos y a veces da cabezadas impunemente, que la veo yo. Vamos, que me parece bien que haya misas y ritos exóticos de todos los colores en tv (las misas evangélicas gitanas no hace falta retransmitirlas, se oyen desde el pueblo de al lado cuando viene el viento de cara).

    Un tío abuelo mío que tenía familia en Bilbao me traía regalos cuando volvía de la city. En una ocasión memorable no se le ocurrió otra cosa que obsequiarme con el Catecismo de la Iglesia Católica (1992), un ladrillo naranja que a veces me persigue en sueños. En aquel entonces yo era un niño aplicado con la raya a un lado trazada con bulldozer y supongo que la parte más beata de mi familia buscaba asfaltar mi segura ruta al obispado. Luego las cosas salieron de aquella manera, claro. La adolescencia sustituyó la (poca) fe por espinillas, gusto por el alcohol, vagancia y picores variados. Todavía me pone de mal humor pensar en las horas que perdí preparándome para la confirmación. El año pasado murió el cura que me bautizó, dio la comunión y confirmó y que, como todos los curas, se llamaba don Manuel. Al menos conmigo, trabajó en vano. Tengo que buscar el Catecismo ese de los cojones.

  • ¡Los diez mandamientos!
    ¡El diezmo!
    ¡Open carry!
    ¡Sólo lejía y amoníaco!
    ¡Jabón de sebo!
    ¡Ciudades estado amuralladas!

  • A ELLOS

    No controles
    Mi forma de vestir
    Porque es total
    Y a todo el mundo gusto

    No controles
    Mi forma de pensar
    Porque es total
    Y a todos les encanta

    No controles mis vestidos,
    No controles mis sentidos
    No controles mis vestidos,
    No controles mis sentidos, ¡no!

    No controles
    Mi forma de bailar
    Porque es total
    Y a todos les excita

    No controles
    Mi forma de mirar
    Porque es total
    Y a todos enamoro

  • S.
    Jueves, 16/03/2017 a las 02:28

    Ahí, ahí. Muy bien traído. Viva The Guardian. Tengo que hacerme con ese libro y discutirlo con el pulpo de la piedra, de entrada veo algunas inconsistencias y seguro que él tiene cosas que matizar. En todo caso, ni misa ni Champions ni Putin ni árabes ni hostias: el regreso al mar es la solución. ¿Ya te has bañado este año, Procu?

  • Sólo nos falta poner algún video de MECANO.
    Pues a mí que pongan misas y cosas en la televisión, si la pagan otros, me parece muy bien. Pagar para tener televisiones públicas eso sí que es un enorme adoctrinamiento.
    Las misas como las etapas del Tour o los GP de Fórmula uno, son un somnífero fantástico para hacer una “siesta del carnero”.
    Mi proto-mártir y ya santa madre, a partir de los 80 dejó de ir a su misa de día de guardar y domingo. La vió durante un año por la tele y luego se inventó una norma Papal, que eximía de acudir a las misas a las personas de su edad.
    Un día que la pillé muy blanda, me confesó que era una mentirijilla, pero que ella ya había ido a demasiadas misas y que el párroco que había venido nuevo era un “vinagres” y que así daba asco ir a misa.
    Aún sin ir a misa, el paso de su peluquero los viernes tarde, era imprescindible.

  • Alvaro, en el cole nos daban una versión muy resumida del catecismo, pero que nos teníamos que aprender de memoria con puntos y comas.
    Menudos reglazos soltaba el Hermano Sebastián …
    Pero fuimos como piedras impermeables a la fe.
    El credo de carrerilla, eso sí¡¡¡

  • MGaussage
    Jueves, 16/03/2017 a las 16:08
    Los adhominem tienen mentula; los admulierem cunnus. Que no os engañen.

    No se qué sería de nuestras vidas sin pasar por aquí. Estaríamos sumidos en el desconocimiento y el adocenamiento general…

  • LA RAZON no produce monstruos. La Razón que quieren tener algunos hombres (personas en neutro) es la que produce monstruos monstruosos.
    La RAZON, la pobre, qué tiene que ver con toda esta mierda mundial.

  • Me cuenta un amigo músico que le han citado mediante sms a tocar en una fiesta sorpresa de un 40 aniversario. Con ese objeto cierran un hotel de los que no veas.
    200 personas. No puedo evitar evocar Eyes Wide Shut, y contemplo comparecer el día de la fiesta. Cuando me pidan contraseña, sin pestañear contestaré: Chopsuey.
    Lo que ocurra dentro ya se lo contaré. O no, como dice aquel.

  • Buenas tardes a todos.
    He vuelto del curro hace un rato, reventada ( que, aparte de lo habitual, he tenido que ir al Registro, al Notario, y a Hacienda ).
    Decir algunas cosas :
    Leí lo que dijo Schultz sobre el segundo libro de Binet, y me lo compré inmediatamente en formato Kindle ( en francés, pero en el kindle americano ). Lo que pasa es que hasta ahora no he podido pinerme con él, que tengo unos cuantos libros a medias. Pero le he echado un vistazo, y parece divertidísimo.
    – He ido a la última entrada del blog de MGauss, y la he disfrutado. Sobre todo lo de las novias surferas con bozo . No me he atrevido a ponerlo allí porque me avisaba que mi enlace no era seguro, y ya me metieron una vez un Troyano…Espero que no importe que lo diga aquí.

    – Y que he gozado con el video del triple paradón de Oblak, que ha subido Pirata. Lo he visto una vez, y otra, y otra. Como no veo la tele, me pierdo esas cosas.

    Y dar las gracias por ello.

  • Por cierto que Kubrick hubiera podido titular su película Chopsuey en vez de Eyes Wide Shut, ahorrando ríos de tinta y miles de repreguntas tipo “¿Cómo has dicho?”

  • Perro, tengo la certeza de que un día no muy lejano los de la Simón Wiesenthal descubrirán que Max Raabe es un nazi peligroso. El que cantaba en las comuniones de los hijos de Heidrich o algo así. No se puede tener esa pinta impunemente. Caerá.
    Viejecita, la web está vacunada, revacunada y no padece enfermedad infectocontagiosa alguna. De todos modos más vale prevenir que lamentar. Ha hecho Vd. bien.

  • MGauss 19′ 06
    Soy yo la que debo viajar mal, también por los blogs . Es mi culpa. Por haber actualizado mi Mac, que iba de cine, aunque despacito… Por querer las cosas YA. ¡ Si viera los rapapolvos que me echa mi hijo ! ( que no se da cuenta de que si yo fuera un genio, como él, tampoco metería las patas que meto )

  • Albert Jueves, 16/03/2017 a las 18:03

    Ahí, ahí. Muy bien traído. Viva The Guardian. Tengo que hacerme con ese libro y discutirlo con el pulpo de la piedra, de entrada veo algunas inconsistencias y seguro que él tiene cosas que matizar. En todo caso, ni misa ni Champions ni Putin ni árabes ni hostias: el regreso al mar es la solución. ¿Ya te has bañado este año, Procu?

    No me he bañado ni me he duchado y tampoco me voy a cambiar la camisa hasta que no conquistemos Granada.
    Albert, a ti ese pulpo no te gusta por la conversación, a ti te gusta por los abrazos y a feira, como a los demás. No le engañes.

  • Por cierto MGauss
    No conocía a Max Raabe, y me ha encantado. Todo estirado, y cantando con tanta gracia, así como quien no quiere la cosa ; parece de mi época.
    Un poco como Hoagy Carmichael de mi época, que cantaba y tocaba el piano como si fuera la cosa más fácil del mundo. Pero Hoagy no solía vestirse tan elegante…

  • Sin leer ni siquiera por encima o por sus bajos, ya les digo desmayada que están un poco locos. El mundo de ahí afueras requiere mejor trato y ustedes a comentar en plan payasos.
    Señor…señor.

  • He visto fotos de Max Raabe sin disfraz y parece un oficial de las SS.

    Proc, tiene cierta lógica que la mayor concentración de mongolos se de en las facultades de Letras, Periodismo, Filosofía, Magisterio y así. Bajo nivel de exigencia y alta ideologización de las materias. Hay que sanear.

  • Tampoco voy a celebrar que el Celta ganó graciñas a los goles de Messi, que cada dia está más hispers y guapo y escribe bien.

  • Perroantonio Jueves, 16/03/2017 a las 21:36

    La culpa es del que consiente, hasme caso. (Un par de cosas del año pasado —cuánto daño ha pasado desde entonces por debajo de los puentes— en el periódico, que lo pongo porque explica unas cosas). Pero ya se acabó: mañana, concentración silenciosa.