El año en que fui del Barça

chaquetero2
Por Biagio Boto.

Soy madridista. No especialmente forofo, ni especialmente orgulloso ꟷhubo épocas en las que intenté camuflarloꟷ, pero madridista, a fin de cuentas.

Trato de hacer memoria y no consigo localizar el momento en que desarrollé esa preferencia. A mi madre no le gusta el fútbol (solo el guaje Villa), y a mi padre, aunque con los años se ha vuelto algo más aficionado, no le recuerdo una sola palabra relacionada con ese deporte hasta el día en que el Madrid ganó la séptima. Me había hecho socio de la Sociedad Filarmónica de Oviedo, aquel día ꟷsupongo que sería un miércoles, pero ni lo sé ni lo voy a comprobarꟷ volvíamos de un concierto. Al salir cogimos un taxi y fuimos para casa. En la radio, el locutor hablaba de la primera parte que acababa de terminar. Empate a cero. Posesión: Real Madrid 57%, Juventus 43% (más o menos). Buena señal.

ꟷPapá, va ganando el Madrid ꟷle dije emocionado.
ꟷLa posesión no cuenta, lo que importa son los goles ꟷcontestó.

Sabias palabras. Muy utilizadas por los madridistas, además. Especialmente en una época oscura del club, dirigida por un general portugués, en la que en Chamartín vivían obsesionados (y muertos de celos) con los éxitos de otro general, de modales más relajados y trajes más apretados, que dirigía al Barcelona.

Si no salió de mi casa la afición al merengue (exceptuando a los de Camilo de Blas), habrá que buscarla en otro entorno: los amigos de la infancia. Cuando éramos niños, mi hermano Mateo y yo pasábamos todo el rato, todos los días, con otro niño del pueblo, Carlos. En su habitación había un cuadro con el escudo del Madrid. Un cuadro horrible, con un marco de madera lacada y el escudo sobre un fondo morado brillante. Un cuadro horrible que nos encantaba. Supongo que ahí está el germen. En Carlos, por culpa de Carlos. Por culpa de Carlos celebro los mismos goles que un grupo de energúmenos que hasta hace nada entraban en el campo con banderas de simbología nazi. Por culpa de Carlos celebro los mismos goles que José María Aznar o Mariano Rajoy. Por culpa de Carlos soy madridista. Madridista avergonzado, pero madridista, a fin de cuentas. Pero no siempre fue así. Además de avergonzado, soy madridista infiel.

Un año antes de aquella conversación en el taxi, un año antes de que el Real Madrid ganase la séptima Copa de Europa, el Barcelona hizo un fichaje estrella. Un delantero brasileño que metía goles con la misma naturalidad con la que yo camino. Convertía a los defensas en estatuas y a los porteros en protagonistas de historias trágicas. El dribling era su religión, y poner el balón en la red, la cosa más fácil del mundo. El mejor al que he visto jugar. Si quería, podía cambiar el curso de un partido con 5 zancadas y un disparo. Se movía entre la apatía y el hambre voraz que le despertaban un pase al hueco o el último defensa en su camino. Una leyenda. Ronaldo Luís Nazário de Lima. El Fenómeno.

Empezó la lucha interior. ¿Cómo podía seguir siendo del Madrid, cuando en el Barça jugaba mi favorito? (Se convirtió en el favorito ese año, por supuesto. Antes no había oído hablar de él). Pasé los primeros días de la liga a la deriva, sin decidirme. Me alegraba de las victorias del Madrid, y a la vez me maravillaba (y también me alegraba), con los goles de Ronaldo. Una contradicción horrible para un niño de 8 años. Mi primera duda existencial. Pero, por suerte, un día decidí tomar las riendas y todo se aclaró.

En el bar de delante de mi casa vendían unos chicles que tenían como premio cromos de futbolistas. Además de eso había comodines. Cinco comodines equivalían a un cromo tamaño cuartilla de una de las estrellas de la liga. Mateo, Carlos y yo comimos chicles sin parar. Queríamos los comodines. Y yo los conseguí. Recuerdo el momento perfectamente. Era una tarde de mediados de septiembre, estaba anocheciendo y la luz amarilla de las farolas atraía nubes de mosquitos. El verano se acababa y yo tenía que elegir al jugador de mi cromo cuartilla. Entré al bar y elegí sin dudar.

ꟷDame a Ronaldoꟷ dije sacando orgulloso los cinco envoltorios premiados.
ꟷ¿Ronaldo? A ver si lo tengo. Sí, mira. Ahí va.

Cogí mi premio entusiasmado. Ronaldo corría hacia la cámara con el balón en los pies, como una extensión de su cuerpo. En su cara se veía que el gol era su estado natural. Me fui corriendo a casa y pegué el cromo en mi mesa de estudio. Mis dudas habían desaparecido. Era del Barça.

Fue una temporada estupenda en la que apoyé al equipo en el que jugaba el mejor del mundo. Pero se acabó, y Ronaldo se marchó a Italia. Pensé que no tenía demasiado sentido apoyar al Inter, y un Barça sin Ronaldo había perdido todo su atractivo para mí. Volví, cabizbajo, a llamar a las puertas del Santiago Bernabéu. Me aceptaron, pero me otorgaron un calificativo que me acompañará para siempre, mostrando, que un día, dudé: chaquetero.

264 comentarios

  • hasta el día en que el Madrid ganó la séptima

    Con tanto de Milikiatovicz en orsai. Información, no opinión.

  • ¿Tenemos que seguir soportando chistes como el de “celebrar los mismos goles que Mariano Rajoy”?
    ¿Tenemos el mismo nivel intelectual que los comicastros televisivos?
    ¿Hemos tocado fondo?

  • En mi casa nadie hablaba de fútbol.
    En casa de los padres de mi mi “hermano” se veían los partidos del torneo de las 5 naciones (entonces Italia no jugaba al rugbi, o no lo hacía en ese torneo).
    En Irún el equipo de rugbi tenía su tirón, y solíamos ir al campo del Hernani (cuando el río no lo inundaba) a ver al Arquitectura, al Hernani, o al RCI.
    Magníficos partidos donde se competía a cara de perro y luego se bebía cerveza al terminar.
    Recuerdo muy bien al Hernani, porque sus camisetas ivan del 1 al 100. Las habían comprado así.
    Al entrenador del Irún se le conocía con el apodo “TOCI” de tocino. Tan ancho como alto, había sido un primera línea como una piedra del espigón.
    En aquella época, las camisetas de rugbi eran con cuello y de un tejido recio, muy recio, y en un partido alguno terminaba sólo con el cuello en el cuerpo, y el resto a jirones. Hacían falta tirones de un camión para que ese tejido se rompiera, pero lo rompían.
    Ver el ariete con sacos terreros de 50 kgs, y la segunda línea entera subida, y a los bestias de la primera línea pegando empujones, daba hasta miedo.
    Em Hernani cuando quedaban inmensos charcos por alguna crecida, el árbitro tenía que tener mucho cuidado con las meles, para que los de abajo no se ahogaran en alguna. En una ocasión a uno ya hubo que reanimarlo, y no por el peso de los salvajes de encima, sino porque quedó boca abajo sobre uno de aquellos pequeños lagos.
    Una sóla vez fuí a ver un partido de fútbol al antiguo campo de Atocha, con sus asientos de madera, y el bocata de tortilla de patatas.
    Se jugaba un Real Sociedad, Atlético de Madrid.
    Fué divertido.
    El campo lindaba directamente con las gradas, con un metro o cosa así, entre la línea y la barandilla, y creo recordar que no había jaulas para encerrar al público.
    Lo que le pasó al sr. BOTO, me sucedió a mí con los LOTUS.
    A mí esta era la escudería que más me gustaba, sobre todo cuando corría con ellos Ronnie Peterson, pero el siguiente piloto piloto de mis preferencias era Jodi Schecter (el sudafricano).
    Chapman peleó por tenerlo en Lotus, pero acabó en Mc.Laren.
    Alguno de los “escuderistas” acérrimos me dijo “es un vendido” solo le importa la pasta…no se cómo te gusta tanto.
    Claro¡ le dije, es muy bueno, y aquí no se dura mucho.
    Peterson se mató unos pocos años después (en el 78 creo). En LOTUS a Chapman y sus genialidades, los pilotos no le duraban mucho.

  • De Clapton, sólo se puede decir que es magnífico con guitarra y con voz.
    La banda Cream, fué un grupo de talentos máximos, en el que destacaba con luz cegadora su batería (el excéntrico Baker).
    Ahora después de escuchadas muchas cosas, mis preferencias, sin desmerecer en ningún momento a SLOW HAND, van por JJ CALE. Igual es porque tocaba sin púa y siempre pareció un agricultor. El disco que hicieron juntos “RUMBO A ESCONDIDO”, es una joyita para escuchar sin cansarse.

  • Me pregunto el origen de la pretendida superioridad moral del autor de la entrada con respecto a Mariano Rajoy. Sentirse avergonzado por tifar por el mismo club que nuestro estadista refleja una gran confusión mental.
    Si es un chiste es malo y ridículo, si es en serio resulta preocupante.

  • Esto es como si vas diciendo que a ti te gustan las rubias y cuando te preguntan por tu actriz favorita dices que Michelle Wild. Por cierto, me tiene conturbado que la Wild sea la doble de Rita Maestre, y que a la vez Rita Maestre sea la doble de la Wild. A lo que iba: pues qué pasa, qué problema tienes, moralista ultraortodoxo, ¿no puede uno contradicionalizarse? En el mundo de la hinchada balompédica pasan estas cosas, como en las religiones, las sectas y el nacionalismo. Se exige ortodoxia pasando por encima de la realidad. Liberticidio y puterío disfrazado de seria doctrina. Sad!

  • A mí me gustan los hombres, pero solo me acuestocionalizo con borrachas. Qué pasa, qué problema hay, eh, eh, eh, qué problema tienes, por qué te metes en mi vida, siniestro escalavajo eclesiasticomoralizante, morinyista, jarecrisma, islamista, comunista, esquerrarrepublicano.

  • Perdonen por el lapsus el disco se titula “ROAD TO ESCONDIDO” que en mi intimidad yo traduzco por “rumbo a ESCONDIDO”.
    Marqués, también, tienes razón, pero es que el batería era de “comer aparte”

  • A propósito de la entrada de ayer/anteayer y de todas las suyas… MGaussage, dónde ha estado usted todos estos años desde que el mundo es Nickjournal. Y no me diga que en Twitter, que eso es de anteayer. ¡¿Dónde ha estado usted, con ese cuerpo?! (de letra).

  • MGaussage
    Viernes, 31/03/2017 a las 09:19
    A mí el debate Madrid-Barça me parece como discutir sobre si Churruscos o Campurrianas.

    No es un debate Madrid-Barça sino un debate sobre la libertad de conciencia. Lo pasaríamos cañón si lo planteáramos desde el punto de vista teológico.

  • Fui hincha del barça desde que tengo uso de razón. De niño, cuando el gran Cruiff, solía ir al campo a ver los partidos. Recuerdo que mi querido padre, madridista hasta la médula, hasta me regaló un cumpleaños una camiseta de los blancos intentando en vano ganarme para su causa, camiseta que, por supuesto, me negué a ponerme jamás. Pero me temo que mi barça, el de tantos, era el barça del llanto, del atraco a mano armada, de los veinte postes en un partido, de los once amiguetes rumanos que se conformaban con no llevarse una goleada de Sevilla y nos ganaron la copa de Europa casi sin quererlo, del penalti en contra en el último minuto, de Guruceta, de las plantillas de farloperos, el barça, en suma, del aquest any tampoc. Luego vino Laporta y el delirio independentista traspasado también al deporte, y lo dejé correr. Demasiado viejo para volverme a enamorar de otro equipo, deserté del fútbol para siempre y llevo varios años sin ver ningún partido.

  • Hay que desterrar el tuiterismo, el saturnismo, el maniqueísmo, en resumen, las nuevas y viejas cassandras.

  • A ver, Satur, hay un canon, una opinión precriptiva en Chopsuey:
    The Beatles, Bob Dylan, Poe, Céline, Mariano Rajoy, don Santiago Bernabéu, Baroja, Cela y José Luis López Vázquez.
    Crece a los hombros de estos gigantes.

  • Presumo que lo chachi sería que del club más laureado del mundo fuesen forofos Zapatero, Sánchez y gentuza parecida. Vaya merengues corren por ahí. claro, que si dicen que fueron culerdos por un día. Menos mal que estoy de retirada.

  • Error. Sólo has acertado uno, Doc.

    Pint Flock, Los Suaves, Stevenson, Simenon, Niceto Alcalá Zamora, El Mono Burgos, Ciro Bayo, Ramón Carnicer y José Luis López Vázquez.

  • marquesdecubaslibres
    Viernes, 31/03/2017 a las 08:25
    ¿Tenemos que seguir soportando chistes como el de “celebrar los mismos goles que Mariano Rajoy”?
    ¿Tenemos el mismo nivel intelectual que los comicastros televisivos?
    ¿Hemos tocado fondo?
    ***

    20/20

  • marquesdecubaslibres
    Viernes, 31/03/2017 a las 10:11
    A ver, Satur, hay un canon, una opinión precriptiva en Chopsuey:
    The Beatles, Bob Dylan, Poe, Céline, Mariano Rajoy, don Santiago Bernabéu, Baroja, Cela y José Luis López Vázquez.
    Crece a los hombros de estos gigant
    ***

    Y J.J.R. Calaza, Dios mediante.

  • Sarabanda tenge que tenge
    sumbacasu cucumbe
    ese noche branco seremo

    O Jesu qué risa tenemo
    o qué risa Santo Tomé

  • A muerte con el once del Marqués.

    Una cosa, ustedes que saben de todo y todo lo han leído, ¿qué tal es poemario de J.J. Benítez “A solas con la mar”?

  • Me gustó Procu.
    El grupo citado por el Marqués es un verdadero problema.
    Está claro que existen lobbies y los seguirá existiendo siempre.
    Pero traer hasta aquí tanta verdad, es como comer patatas de primero, patatas de segundo y patatas de postre, desayuno, comida y cena toda las semanas del mes y todas las estaciones del año, durante una fugaz vida humana.

  • Gracias, procuro fijarme. En Perú también hay una gran tradición musical barroca, como comprobé in situ. Qué vida se pegaban en el imperio allende.

  • Gracias, JrG, y gracias, bolaño, precisamente a eso iba porque hay más y no podía contároslo. Porque si os digo que anoche me vino a la cabeza el trabalenguas de María Chucena, plim, por nada, salió a lo tonto en medio de cualquiera otra cosa, plap, y me dejó tan en blanco que tuve que preguntar «¿te acuerdas de María Chucena?», plap, con lo que obtuve el típico gesto de la escucha, «María Chucena su choza techaba», plap plap, amplié para una más correcta escucha pero inútilmente, y entonces esta mañana, en un disco de Jordi Savall que he puesto a bulto y sin sospecharlo igualmente, pum, uno que se llama La folía criolla y es una preciosidad aunque no me deja concentrarme por las sus muchas gracias, bimbirimbín, en ese disco estaba este son jarocho tradicional recogido por Santiago de Murcia en el XVIII, porque si os lo digo no me vais a creer, ¿VERDAD?

    María Chuchena se fue a bañar
    a orillas del río muy cercas del mar
    María Chuchena se estaba bañando
    y el techador por su casa pasando
    y le decía: María, María
    ni techo tu casa ni techo la mía,
    ni techo tu casa ni techo la mía,
    ni techo la casa de Mari García.

  • “A solas con el mar”, grande, tengo proyectado convertirlo en zarzuela de enredo. ¡Necesito productores! Casting próximamente, se contratarán 4 actrices de distintos perfiles. Españolas guapas, listas no, no hace falta que lean el libro.

    A mi la razón de Rajoy me parece tan válida como cualquier otra. Cualquier razón vale, Bernabeu no está, Las noticias deportivas son insoportables, y los debates. ¿Tengo superioridad moral o inferioridad? Da igual, apártate Real Madrid. Apaga.
    Cierto que no he leído la entrada, la empecé y puff, como leer a Calaza. Dos párrafos.

  • Una vez parada la lectura para comentar, retomo la entrada y me la leo. Ok. No està mal, cada loco con su tema, y que ese tema sea el fútbol. En Chopsuey la sopa supera a los ingredientes. Por eso el pdf a acabado siendo mensual y no por autores.
    Eso es algo que se os está olvidando a algunos, que parece que queréis que solo aparezca Gomez y Gauss. Que por otro lado, me parecen muy buenos. Lo dice uno que quiere retirarse, pero esto es como una droga y no soy capaz. Aguanto poco y mal mas drogas. Lo bueno de ésta es que no es demasiado mala para la salud.

  • En la primera división juegan serafines, querubines y tronos. En la segunda las dominaciones, virtudes y potestades. En la tercera los principados, arcángeles y ángeles. Luego, aparte, tenemos a los ángeles caídos, aquellos que se han rebelado contra los designios de Dios, cuestionándolo, desafiándolo o simplemente procrastinando sus mandatos. Adán y Eva corrieron por esa senda en pelotas y fueron condenados a una vida prosaica. Que el Madrid sea un serafín y el Barça un querubín o viceversa, o alternativamente, a los que no hemos sido bendecidos con el carisma de la fe, a los ángeles caídos, no nos dice nada. A veces, viendo a los creyentes en sus instantes de gozo supremo cuando la parusía de una Copa de Europa –Champions League tras la última reforma litúrgica– o una liga en el último partido, uno siente una envidia difusa e inconcreta porque ¡Qué mirífico goce espiritual! ¡Qué expansión del yo que de pronto abarca el Universo! ¡Qué trascendencia de lo terrenal para rozar lo divino! Esos instantes acaban resolviéndose en una sensación de soledad a la que ya lleva uno un montón de años acostumbrándose y la amarga certeza de que hay quien no está llamado a ver a Dios ni sus incontables milagros.

  • Claudio, el lunes aparece tu nueva entrega del Árbol Partido. A mí me parece de las mejores; la gente la disfrutará. Pido disculpas públicamente porque se nos han retrasado dos textos: el tuyo y otro del Marqués. Podría echar la culpa a la Srta. Bellpuig… y lo voy a hacer: la culpa es de la Srta. Bellpuig.

    Insisto en que el texto de hoy no va de fútbol.

  • Brema creo que nos dimos cuenta de que el fútbol no era más que el vehículo para transmitir el mensaje. Segúramente el anónimo autor, nos lo pueda aclarar en nombre propio, sino no es Vd.

  • DISIDENCIA

    La disidencia es un tabú, porque el disidente cuestiona las normas del grupo. Más: las ridiculiza; y para ello ni siquiera ha de criticarlas o satirizarlas. Recuerdo la insistencia de unos amigos, en una noche de hace ya unos años, para que probara la cocaína. Lo estábamos pasando bien, nos reíamos mucho. Pero ellos necesitaban que yo me metiera unas rayas. No me invitaron a coca para hacerme un favor o para agradecerme nada, sino porque mi negativa a drogarme cuestionaba su ritual. A mí me sudaba la venosa que se metieran coca. Evidentemente, no improvisé sermón alguno porque nada tenía que reprochar. Allá cada cual. Pero su insistencia me irritó, porque comprendí que desde ese momento me habían convertido en un disidente, y sus intentos de integrarme en el redil me recordaban demasiado a mis años en un colegio católico. Los curas aparecen donde uno menos se lo espera. Si de verdad hubieran querido integrarme en su grupo, me habrían dejado en el coche, donde dos de ellas me habrían esperado con las bragas por las rodillas. Lo digo por si el ejemplo aclara lo que quiero decir, y también porque tiendo a las ensoñaciones absurdas. En cualquier caso: los mandé a tomar por culo.

    La disidencia nace por un instinto natural de rebeldía, y en muchos casos éste se nutre de una epifanía: la causada por el contraste que existe entre la propaganda y la realidad. En el caso del comunismo, es la mar de evidente. Alguien hace pandi con unos comunistas, le venden la moto y se lo cree. Pero un día le da por leer, o por viajar a Rusia o a China, o por hacerse mayor, o por una extraña mezcla de todo ello, y decide retirarse. Mal asunto, porque o no te dejan, o serán ellos los que te expulsen después de un proceso muy medido de marginación y difamación. No hay escapatoria.

  • DIVORCIO – DISIDENCIA – DESAPARECER.
    DES, DIS, DIV…
    DESESPERANZA, DISYUNTIVA, DIVERGENCIA.

    Por este orden, o por cualquier otro.

  • La acusación de Claudio toma cuerpo al ver los papeles de marzo: Gómez y McGauss son los favoritos de Bellpuig en detrimento mio y del propio Claudio. Brema lo ha confirmado con su velada delación.
    Los motivos son obvios, no gustan nuestros textos de contenido social y poco condescendientes con el aparato de Chopsuey.
    Gómez y McGauss son la “Susana Diaz” del fanzine.

  • Marqués, eso no es nada comparado con el ninguneo al que se somete al mundo de las artes plásticas de fuera del “establishmen”.
    Somos como las noticias de un acierto de derechas en un periódico de izquierdas.

  • Se dice poco: Satur es un genio.

    ***

    bremaneur
    Viernes, 31/03/2017 a las 14:09
    DISIDENCIA

    No sabes cómo te entiendo, en las drogas y el comunismo. Algunas de las mejores personas que conocí eran comunistas y me crie en un barrio en el que al PSOE le costó tres votaciones ganar las elecciones. Al PCE.

    Nosotros, los infieles, no necesitamos mecanismos de refuerzo.

    ***
    0). La pelota que arrojé cuando jugaba en el parque, aún no ha tocado el suelo. Dylan Thomas.

    ***

    MGauss, conteste a bolaño, por favor.

  • En mi caso no estoy del todo a gusto con el episodio del lunes, mis deseos de renuncia son más auticrítoca que achacables al fanzine. Si bien he notado grupitos de gente que se alaban entre ellos, como en un café litetario, y dan ganas de decirles ¿dónde están las obras maestras?

  • ESPAÑA, ÉSE PARAÍSO
    Soy de muy baja extracción social y, sin embargo, pertenezco a ese privilegiado 1% de los ricos españoles.
    Mi abuela materna era portera en una finca de Madrid donde llegó siguiendo a su marido, socialista condenado a muerte por sus ideas. Mi madre fue modistilla primero, para a base de centramina y puntadas conseguir ser alguien en el mundo del pret a porter.
    Nací pobre en la calle de la Estrella esquina a Luna. Hice carrera con mi magín y la donosa apostura que heredé de mí padre. Estudié con denuedo en la Universidad pública de Francisco Franco y di braguetazo diestro con un hija de los vencedores, la más guapa y buena de las mujeres.
    Aquí estoy, nada debo a nadie salvo a España y a Dios nuestro Padre.

  • Mi recuerdo de la película es muy distante y todavía hoy prima, por encima de todo, la extrañeza sobre cualquier otra consideración. Carecía de guión, de estructura, de plan … Se trataba, como su propio nombre —Fata Morgana— indica, de filmar espejismos en el desierto, esto es, de capturar ilusiones, cosas que no eran reales, con la cámara.

    Planos-secuencia de un autobús en el horizonte:

    […] Es una imagen extraña. el autobús parece estar flotando sobre el agua y la gente parece deslizarse en lugar de caminar. Hacía tanto calor aquel día que era imposible de creer. Teníamos tanta sed que, sabiendo que algunos autobuses llevaban a bordo recipientes con hielo, nos abalanzamos sobre el vehículo en cuanto se apagó la cámara. Pero no encontramos nada. Ni un rastro de neumático, ni una sola huella de nada. No había nada allí, nunca había habido nada allí, y no obstante lo habíamos filmado. Debe de haber habido un autobús en algún lugar –tal vez a 20 o 100 o 300 kilómetros de distancia– y nosotros pudimos verlo porque la capa de aire recalentado reflejó la imagen real.

    ***

    CRONIN: Ya sé que para usted el cine no es un arte, ¿pero cuál es el propósito del arte en general?

    HERZOG: Jamás me hice esa pregunta. Lo único que sé es que la obra de los grandes poetas y artistas no cambia el curso de una vida. Pero la mejora.

    CRONIN: ¿De qué manera?

    HERZOG: Limítese a escribir que hace que mi vida sea MEJOR. Y asegúrese de escribirlo en letras mayúsculas.

    (Herzog por Herzog)

  • Tras muchos años he releído de nuevo uno de los textos que más me han impresionado y que, desde la primera vez, he tenido por modelo de lo que tiene que ser la literatura: en una palabra, así es como quiero escribir yo (y no puedo). Se trata de El caso Manrique, un ensayo que Ferlosio incluyó al final de su denso libro sobre narratología, Las semanas del jardín, casi como un premio para el lector constante. Dicho libro estuvo muchos años descatalogado y lo he leído en las fotocopias que me apresuré a hacer cuando lo encontré en una biblioteca (entonces no había el maravilloso mercado de segunda mano que florece en internet y en el que se puede encontrar, ahora, esa misma edición tirada de precio). Pues bien, otra vez el texto me ha dejado sin aliento, tanto por su contenido (una reflexión, a propósito de las Coplas de Manrique, acerca de la representación de lo barrido por el tiempo, con un encuentro apócrifo entre Menéndez Pelayo y Juan de Mairena), como, de la mano y sobre todo, por una prosa que no deja de maravillarme con su baile de ritmos y acentos, de la sesuda disquisición al repentino arranque de una metáfora, de la oración de período interminable como un puente sobre el vacío a la aclaración minuciosa y variada en la que se respira la abundancia de referencias, la generosidad de vocabulario, el poso de la lectura.

    Perdonen que me deje llevar, pero ya que hablaba el marqués del canon, aquí tienen una pieza del mío.

  • ¡Es que hay que ver qué golazos marcaba Ronaldo Nazario en el Barca! No lo hubo mejor ni en el Ínter ni en el RM
    ###
    Los sulfitos en el vino. Sé que algo tiene que ver con el azufre que se usa en.la viña como antibacteriano y que deja su rastro amarillo en las sulfatadoras. De pequeñas lo llamábamos “Chimo” al agujero rodeado de azufre que el abuelo Parker quemaba para desinfectar las barricas después de limpiar las lías.
    Supongo que de ahí salen los sulfitos porque aún se sigue empleando el azufre en la elaboración del vino..y ya no sé más.
    (Por favor que alguien enlace la canción de “Me debes un beso” dedicada a Saturnino)

  • Bonnie
    Viernes, 31/03/2017 a las 16:36
    ¡Es que hay que ver qué golazos marcaba Ronaldo Nazario en el Barca! No lo hubo mejor ni en el Ínter ni en el RM

    Uno, que es del Rayo y poco sospechoso de madridismo o antibarcelonismo, opina que Ronaldo estuvo muy sobrevalorado. No siendo un gran aficionado al fútbol, recuerdo algunas moviolas que repetían una y otra vez los programas deportivos para que nos maravillásemos ante las filigranas de Ronaldo, pero lo que a mí me asombraba era la pasividad, o el acojone, con que las defensas se enfrentaban al fenómeno. Si es que le dejaban hacer, así cualquiera.

    En el patio del colegio (Salesianos de Estrecho, el mejor campo de fútbol de Madrid) no se hubieran andado con tantas contemplaciones. Ahí tenemos a Cruyff o a Maradona, por poner otros ejemplos de barcelonistas, que hacían auténticas filigranas recibiendo leña y entradas de los defensas que Ronaldo no sufrió en su vida. O al menos, yo no las ví.

  • Un canon apresurado, e incompleto, de jugadores:

    Morena, un uruguayo que jugó en el Rayo. Elegante y efectivo.

    Mágico González, indescriptible, si no estaba “colocado” no rendía.

    Stielike, ejemplo de pundonor y de saber “hacer equipo”.

  • Buenas tardes a todos:
    No estoy teniendo problemas con la bicha de momento. No he escrito nada en lo de hoy, y eso que leer, he leído, tanto la entrada como los comentarios, porque me he dado cuenta de que “la bicha disidente ” ( o, al menos, una de ellas), soy yo. Y estaba intentando disimular un poco para no ser expulsada a las tinieblas exteriores. Que he sido expulsada de varios sitios que me gustaban, por no estar suficientemente callada .

    Porque nunca fuí “de” ningún equipo. Que tampoco me emocionaba Ronaldo, ni siquiera cuando aún no había engordado. Y que sí me emocionan algunas jugadas individuales y paradones, de muchos genios del fútbol, pero no lo suficiente para ver un partido entero, ni para hacerme “de ” ningún equipo, ni “de” ningún jugador. Que sólo veo futbol en diferido, para saber el resultado de antemano, y poder disfrutar los resúmenes, con las jugadas buenas , y no tenerme que tragar la parte donde no ocurre nada.
    Me pasa algo parecido con los libros y con las películas, que como tengan intriga, tengo que ir a leer , o buscar el final en el índice de las escenas, para poder disfrutarlos. Pero con los libros y las películas en cambio, si conozco ese final, es cuando más disfruto con el resto.
    Y tampoco estoy de acuerdo con el Canon autorizado , tanto en música , como en libros. Y tanto respecto de los clásicos como de los actuales.
    Y no digamos en cine .
    Y que espero que lo de Lopez Vazquez en el Canon sea una broma… brrrrr.

    Así que, no digo nada más. Pido mil perdones, y me voy a quitarme un poco de la plancha del sábado.
    Buenas noches, y
    Ya siento

  • Mágico González fue, por si fuera poco, quien dijo una de las mejores frases que he escuchado jamás: “Hemos perdido porque nos han ganado y además nos han metido tres goles”.

  • S., creo que se refiere Vd. a la pregunta de Juli0. Que dónde estaba yo cuando el Nickjournal. Pues por ahí. Me enteré de la existencia del Nickjournal y del blog de Jabois cuando ya habían cerrado sus puertas. Sé que allí escribía todo el mundo y con muchos nicks pero ninguno era yo. Tampoco escribí nunca en ningún otro sitio antes de abrir el tumblr que tengo y luego, pero después de mandar cosas a ChopSuey, mi blog.

  • Viejecita, algunos somos tan poco miscibles, o tan sensibles, que ni nos expulsan de los sitios, ya que nunca estamos integrados del todo.
    Solemos apartarnos sin hacer ruido.
    Nadie lo nota, y si lo notan es con gran alivio.
    La ventaja de ser innecesario y voluntariamente inocuo.
    La libertad de no tenerte ni que afirmar ni estar en contra, ya que tampoco es lo que pretendías.
    Pasas por un sitio y convives un rato ( a tu juicio por lo menos). Como no se paga una factura con IVA, pones lo que sabes o puedes.
    En cuanto empiezas a no sentirte bien, es mejor irse que sobrar.
    Es absurdo discutir con la dirección de un hotel en el que eras un huésped que nadie llamó.

  • Gómez, a mí la de Podolski: “El fútbol es como el ajedrez pero sin dados.”
    Aunque no fuera cierta seguiría siendo sublime. Surrealismo dadaísta.

    Cuentan que el Deportivo jugaba un derby con el Compostela y era año santo. Y un periodista le preguntó a nuestro goleador con mucho cachondeo al bajar del bus
    —¿Qué, a ganar el jubileo?
    —Nos conformamos con un empate.

  • Los que tengan la desgracia de vivir en Madrid pueden compensarla visitando la Expo “Retorno a la belleza” en la Fundación Mapfre. Se trata de una colección de obras de pintores italianos realizadas entre el final de la Gran Guerra y el inicio de la II GM. De Chirico, Morandi, Severini, el grandísimo Sironi…
    Es una de las exposiciones más interesantes que he visto en mucho tiempo. Me lo agradecerán.

  • Quinn, bien traidas las Coplas. En los últimos trimestres hemos tenido abundantes bajas de padres de nicks en el blog y siempre la buena literatura sirve de consolación. Y eso es un elegía mejor que otras, ahora famosas.

    Bonnie, me parece que los sulfitos eran las sales del ácido sulfuroso, que se produce por la teórica reacción del anhídrido sulfuroso (un antioxidante añadido al vino) con el agua de soluciones alcalinas existentes. O eso debía decir la Química de Preu.

  • Perdón. Sí, era JuliO y no bolaño. Gracias, MGauss.

    ***

    A falta de la opinión profesional creo que ambas son correctas: el año que, el año en que. Adrede defendía que la primera tenía más fuerza literaria. Supongo que seguía la escuela de su admirado Umbral.

  • He comenzado a ver un capítulo de una serie española que, por su temática, me ha parecido interesante. El madrileñismo atroz. Actores que no saben vocalizar y que actúan como si fuese un documental sobre «Lo bien que lo pasamos en Malasaña». El guión, lamentable. Tuteos donde debería haber otro tratamiento, mujeres por todas partes en sitios donde no debería haber ni una… El verdadero esperpento sería escribir esperpénticamente sobre tal esperpento. Muy mal están las cosas por allí; muy mal. Tened cuidado.

  • Aparta un poco, S., que me tapas y no me se ve:
    En el caso de que en función circunstancial y con antecedente sin preposición, quitar la preposición sí se puede. Date cuenta que hace espejo con su propio antecedente, el cual es asimismo expresión circunstancial sin preposición. No sé si es más literario, pero sí muy natural en nuestra lengua y se documenta desde época medieval.
    (Mira aquí, en el Panhispánico de Dudas, s.v. que, 1.4.).

    MÁS QUE UN CLUB

  • La última (y creo que también primera) vez que fui a ver un contencioso de fúmbol fue con el colegio. Un Racing-Éibar. Ganaron los de Santander 2-0. Volví a casa con una vuvuzuela verde.

  • Proc, te veo, me estás llamando gordo. He de decirte que aún me faltan cinco kilos para dejar de estar bueno.

    Cuando Umbral escribió La noche que llegué al café Gijón
    gente muy sabia le afeó ese que llegué. El madrileño contestó más o menos como Brema: que se la sudaba y que el titulaba como quería. Gente también muy seria, como Lázaro Carreter, salió en defensa de Umbral y argumentó la validez del que sin preposición.

  • Había visto anunciar la exposición de MAPFRE, y creía que ya había estado en Bilbao, CLARO. Pero no, en Bilbao estuvo esta otra sobre el mismo periodo (aunque de más países, CLARO), «Caos y clasicismo».
    ***
    Álvaro, he ido corriendo a buscar mi ejemplar de Las semanas del jardín (Alianza, 1981; está comprado más tarde, no sé cuándo, pone a lápiz «1.500», mil quinientas pesetas). Todos estos años tostándose en casa y sin leer, pero me has animado.

  • Proc, yo lo tengo fotocopiado de la edición en dos volúmenes de la editorial Nostromo. Siempre me han gustado los libros de Alianza Tres, hace poco me compré tres novelas de Italo Calvino reunidas en un volumen de dicha colección.

    Recuerdo que Las semanas del jardín me pareció bastante espeso, incluso para una época en que me leí casi todo lo del autor y estaba muy hecho a sus tics y digresiones. Al final de la 2ª parte, Splendet dum frangitur (bello título que no sé si lo sacó de un artículo de su padre), tienes el ensayo que recomiendo.

  • S. Viernes, 31/03/2017 a las 22:46
    Proc, te veo, me estás llamando gordo. He de decirte que aún me faltan cinco kilos para dejar de estar bueno.

    «La carne sobre el hueso, no hay mejor espejo», JAMONAZO.
    Es que es lo que decía mi abuela para significar que hay que estar gordos; ella, la pobre, que era como un saltamontes.

  • Aunque no me interesa el fútbol, o algo peor, me ha gustado la historia de hoy y he estado pensado un rato en el aforismo «la posesión no cuenta, lo que importa son los goles», sin que ahora mismo tenga nada de interés que decir. También creo que estamos desaprovechando la oportunidad de profundizar en el concepto de chaqueterismo. Podíamos escribir una redacción para mañana.

  • Bremaneur’s «DISIDENCIA» está muy bien pero se va volando por una ventana. Biagio Boto no es un disidente, Biagio Boto es un CHAQUETERO.

  • bremaneur Viernes, 31/03/2017 a las 19:45
    Proc, Perroan: ¿el año que fui del Barça, o el año en que fui del Barça?

    ¿«Antes que anochezca» o «Antes de que anochezca»?

    Como ya ha dicho Proc, ambas son válidas y, ciertamente, la primera más enfática… pero…

    Lo primero es lo primero: confieso que he cambiado el título en el último momento. El autor lo entregó titulado como «El año que fui del Barça». Pero revisando el texto antes de su publicación, por si la Bellpuig se había dejado algo (donde ven seis ojos mejor que dos), reparé en el título y decidí introducir el «en», aun sabiendo que no era necesario. ¿Por qué? Porque ante «El año que fui del Barça» lo primero que me viene a la cabeza es saber el año, ¿el 96? Sin embargo con «El año en que fui del Barça» me parece que lo del año es circunstancial, que lo importante es que el autor fue del Barça. Sé que os parecerá demasiado pejiguero, pero yo funciono así. ¿«Antes que anochezca»? Perfecto para el libro de Arenas, reflejando la urgencia de hacer lo que hay que hacer ante la llegada perentoria de la noche. En «Antes de que añochezca» no noto tanta urgencia.

    En fin, ruego al autor que me disculpe si me he pasado de frenada. Fue algo instintivo. Lo vi y lo cambié. Tengo obsesión por estos detalles. Hasta me he dado cuenta de que la Bellpuig ha escrito «transatlántico», tal como lo hubiera puesto yo, que también escribo septiembre.

  • MGaussage Viernes, 31/03/2017 a las 14:45

    Pese a su imposibilidad conceptual alguien debería fundar la Asociación de Disidentes.

    Redactar los estatutos de esta Asociación puede ser un trabajo muy gratificante y dadaísta.

    – La condición de socio de esta asociación se adquiere disidiendo de ella.
    – Siendo la asociación de ámbito local, es obligatorio disidir en el propio municipio.
    – La disidencia es tan obligatoria como el pago de la cuota mensual.

  • Uf. Creo que es necesario redactar ya, pero ya, el Manifiesto del Club de Disidentes de Chopsuey.
    – Por el derecho a disidir.
    – Toda disidencia será premiada con un período obligatorio de ortodoxia.
    – El Club facilitará a sus miembros disidencias amuebladas, especialmente a aquellos que, por falta de recursos, carezcan de disidencia propia.

  • ASOCIACIÓN DE DISIDENTES
    “Disintámonos como en casa”

    — La Asociación de Disidentes nace con la finalidad de dar cabida a todos los disidentes, discrepantes, opositores, discordantes, divergentes, disconformes, herejes, heterodoxos, apóstatas, renegados, abjurantes y abominantes, a fin de que tengan un lugar al que no pertenecer.

    — Para ser socio es necesario presentar la renuncia en modelo distinto del normalizado disponible en la secretaría en el cual se expresará la voluntad de incumplir con las obligaciones de socio, de adeudar las cuotas mensuales e ignorar los principios rectores que rigen la Asociación.

    – La ignorancia de estas normas no exime del deber de incumplirlas.

  • Conversaciones con “UN DISIDENTE”. (1)
    E. El disidente, ¿nace o se hace?.
    D. No estoy muy conforme con esta pregunta que siempre se me hace, y debo decir que nacemos sin nuestro permiso. Nuestros queridos padres lo hacen por nosotros.
    Ellos y la naturaleza se asignan esa potestad por nosotros y nada más llegar, siguen entrando más y más individuos para decidir qué y cómo.
    Los demás disidentes no sé, pero yo no nací disidente. Yo nací complacido y complaciente. Sigo estando complacido y trato de complacer.
    En realidad no sé cómo llegué a la disidencia, ya que no he sido consciente de serlo, más que como una comparación de la valoración propia con la valoración ajena.
    Yo estoy conforme con la mayoría de las cosas, pero en el momento de efectuar la tasación es cuando llegan los problemas.
    La disidencia además no es una ideología, no es una posición firme, es una constante de itinerancia, una forma de exploración de las posibilidades que te lleva a ir descartando algunas en el momento en que se debe elegir.
    El disidente tiene muchas facetas y es ahí donde radican los diferentes grados o estilos de su disidencia, pero esta no es la pregunta.
    Resumiendo, el disidente se va haciendo a lo largo de su existencia en la base de autoexclusión voluntaria o inducida por la autocrítica y la reflexión, en mi caso concreto, como una posición en la que no existe respuesta clara por mi parte , más que al “así no” y como no tiene una posición tajante, decide no enmendar a los otros, no complicarles la existencia a los demás con su visión.
    (continuará…)

  • Si te se cae un diente porque eres yonkit o bebé, ¿ese cobarde es un disidiente? VALE, YA ME VOY, YA OS DEJO EN PAZ, TRANQUIS, NO VIOLENTARSEN.

  • LABORCIOS
    Me he dado cuen de que anoche puse «Date cuenta que» en ese comentario de las preposiciones que le hice a Bremanertxu. Porque me castigó Dios. Es que estaba muy cansada de los laborcios del día. Pero me lo perdonáis porque os traigo la palabra del año:

    «El extranjerismo bleisure (bussines + leisure), con el que se denomina a una forma de viajar que combina trabajo y ocio, puede traducirse por laborocio» (Fudéu, laborocio, 31-3-2017).

    Y yo, encantada, leyendo laborcio en vez de laborocio hasta que he caído. Laborcio es muy buenísima.

    Ay, ay, ay, ay, qué laborcios nos manda el Señor,
    levantarse y volverse a agachar
    todo el día a los aires y al sol.

  • Buenos días a todos:
    Muchas gracias, Perroantonio, M.Gauss, JrG, por decidir organizar y por dar voz a la disidencia , acogiéndola en el Fanzine.
    Estoy dispuesta a pagar una cuota mensual, la que se me asigne, por el privilegio , ( privilegio que espero no ser la única que vaya a aprovechar) , de no estar de acuerdo en algunos puntos del Canon Oficial.
    Que además, he sido “disidente” de nacimiento, como dice JrG que le ocurre a él , ( ya expliqué un día que estoy englobada en el “paraguas de Asperges”, como le llamó Procu. No en ningún síndrome, ojo. ). Y que de toda la vida, me hubiera gustado poder estar englobada en un grupo con el que estuviera de acuerdo en todo, pero que lo de criticar a lo que me gusta , ( en lo que no me gusta, suelo coincidir con muchos que lo hacen mil veces mejor que yo, y lo mejor que puedo hacer es adherirme ), criticar a “los míos”, pues, ha sido siempre más fuerte que yo, y he solido , por ello, quedarme más sola que la una, a pesar de ser una “groupie” de corazón.
    Sin embargo, sí me adhiero sin ningún problema a la gran mayor parte de los escritos e ilustraciones de los Jefes , y de los que se atreven a escribir entradas en ChopSuëy, y estoy también dispuesta a aplaudirles, a “hacerles de CLÁ”, y todo lo que haga falta.

    Muchas Gracias, pues.
    y, Ya Siento

  • ATENCIÓN ATENCIÓN
    Hoy es el cumple de Pirata Jenny.
    Jenny, I desideri non invecchianno!
    Muchas felicidades, bonita

  • Ayer no tuve acceso a los internets. Leo los comentarios con interés. Parece que al Marqués le molesta que a mi no me guste celebrar los goles con Rajoy. Creo que se entiende lo que quise decir.

    Pido disculpas porque el procesador que utilicé para escribir la entrada es muy antigüo (o muy moderno, ya no me acuerdo), y algunos signos de puntuación desaparecen cuando envío los textos, haciendo que algunas frases sean difíciles de leer. No es la primera vez que me pasa pero siempre da mucha rabia.

    Perroantonio, el título está estupendamente así. Gracias por la revisión.

  • viejecita
    Sábado, 01/04/2017 a las 09:25
    Estoy dispuesta a pagar una cuota mensual, la que se me asigne, por el privilegio , ( privilegio que espero no ser la única que vaya a aprovechar) , de no estar de acuerdo en algunos puntos del Canon Oficial.

    No hay dinero en el mundo para pagar el desprecio a José Luis López Vázquez.

  • ¡ Muchas Felicidades Pirata !
    Comparte usted día de nacimiento con : Gogol, Bismark, Edmond Rostand, Rachmaninov, Edgar Wallace, Toshiro Mifune, Debbie Reynolds, Wallace Beery, y un montón de gente estupenda… ( entre ellos, mi contrario).
    Aunque también con algún pesado, como Juan Echanove.
    Le pongo un Y.T. ( espero que salga), de piano, con una improvisacíon basada en el Happy Birthday

  • Bremaneur. A Lopez Vazquez, no le desprecio.
    Simplemente, y a pesar de reconocer que estuvo bien en algunas películas, me pone de los nervios. Y evito sus películas en lo posible.
    Ya siento

  • Tanti auguri¡ Joyeux anniversaire. Zorionak. FELIZ ANIVERSARIO a la Pirate.
    Felicidades a los que están vivos y ven el transcurrir y el disentir por no consentir, disiento pero no me apetece gritar, ya que el que puede no tener razón no es el que afirma, sino el que disiente sin la duda generatriz.

  • Hoy dice David Trueba en El País que lo primero que escribe de sus novelas es el título. Creo que voy a intentarlo.

    “El año que fui de Rajoy”

  • MUNDO CASSANDRA
    Una persona culta está al tanto de la información y sabe interpretarla. Acorde con todas las estadísticas deportivas y económicas el Real Madrid es el mejor club deportivo del mundo. Sobre esto no cabe disidencia, ni sobre que es una obra de Bernabéu en plena posguerra. Aquí sobran las posturas.
    Otro sí es que a Rajoy se le entregó un partido corrompido y un país arruinado, habiendo sido capaz de arreglar ambas cosas. Cassandra le quiere ver muerto pero es que esta joven es una enferma mental y la sociedad debe protegerse de ella, no tanto encarcelándola como evitando que ocupe un puesto público igual que le ha ocurrido a Homs, para solaz nuestro.
    Claro que se puede opinar, y se debe, pero sobre lo opinable. Si no sabes apreciar a Morante de la Puebla, a López Vázquez o a Pío Baroja, lo que tienes que hacer es estudiar más y tuitear menos.

  • Disidir es importante y a veces no hay más remedio que tomar disiciones, pero lo que yo me pregunto es para cuándo el derecho a presidir

    PRESIDIOS PARA TODOS

  • Manifiesto del Club de Disidentes de Chopsuey.

    – Se obliga a disidir una vez cada lunes, miércoles y viernes, quedando exento cualquier obligación disidente.
    – Diside y vencerás, o no.
    – La parte externa disidente tendrá derecho a dietas.

  • marquesdecubaslibres
    Sábado, 01/04/2017 a las 10:43
    … Claro que se puede opinar, y se debe, pero sobre lo opinable. Si no sabes apreciar a Morante de la Puebla, a López Vázquez o a Pío Baroja, lo que tienes que hacer es estudiar más y tuitear menos.

    ¿ Y a los que ni tuiteamos ni FBookeamos, nos está permitido opinar de lo no opinable aquí ? . Conste que no veo cómo puedo estudiar más a Lopez Vazquez de forma que tanto él, como su personaje habitual dejen de ponerme de los nerrrvioss . Y que, de verdad, en su caso, sí que pensaba que su inclusión en el Canon era una broma, para probarnos a “los novatos de fuera” en nuestro sentido del humor, en nuestra obediencia, y en nuestro seguidismo…
    Ya siento

  • DISENTIR es tan agradable como ASENTIR. Y tan real, y tan razonable y razonado. la cuestión es quién la tiene más grande, la razón quiero decir, ya que esta llega dada por un número de adeptos a una postura subjetiva de por sí, y que no puede entrar dentro de la ciencia que incluso también admite disidencias.

  • Por cierto
    ¿ Quien quiere ser tomado por una persona culta ?
    Yo, desde luego, opino sobre libros , películas. o músicas que he leído, visto, o escuchado, analizados desde mi propia experiencia, y desde mi gusto propio , nunca desde los ukases que hubiera lanzado ningún experto respecto de esos libros, películas,o músicas.

    Curiosa, sí seré, pero de ser “culta” ;
    líbrenme los dioses.

  • jrG Sábado, 01/04/2017 a las 11:37

    DISENTIR es tan agradable como ASENTIR. Y tan real, y tan razonable y razonado. la cuestión es quién la tiene más grande, la razón quiero decir, ya que esta llega dada por un número de adeptos a una postura subjetiva de por sí, y que no puede entrar dentro de la ciencia que incluso también admite disidencias.

    La razón no tiene que ver en nada de esto. De lo que se trata es de saber quién manda y quien obedece.

    Os adjunto el artículo de Soroa que me acaba de enviar por whatsapp el gran R y que viene tratando de este asunto.

    LA FELICIDAD POLÍTICA
    El Correo / J. M. RUIZ SOROA

    Un nuevo estudio concluye que los ciudadanos con orientaciones radicales, sean de derechas o de izquierdas, obtienen más satisfacción que los moderados.

    Siempre me ha intrigado un fenómeno que seguro que ustedes, amables lectores, han constatado más de una vez en su derredor en esta sociedad en que vivimos. Se trata del sentimiento personal de satisfacción que exhiben aquellos de nuestros conciudadanos que consideran más insoportable y deprimente la situación actual del mundo. Porque hay muchos, coincidirán conmigo, que de continuo están proclamando que el mundo es un desastre, que Europa es una vergüenza, que lo de los refugiados es para hacernos llorar, que la crisis y el gobierno de derechas se han cargado la sanidad y la educación, que el sistema público de pensiones naufraga, que el capitalismo nos ha convertido en esclavos del interés y la ganancia, que estamos atontados por los medios, etcétera.

    Y, sin embargo, esos apóstoles de la catástrofe no parecen ser especialmente desdichados como personas (como parece sería congruente con lo que dicen) sino que, muy por el contrario, suelen ser individuos contentos y satisfechos consigo mismos precisamente por la claridad, firmeza y rotundidad con que denuncian la maldad del sistema. No parece sino que anunciar el fin del mundo es remunerador en términos de satisfacción humana. En cambio, los ciudadanos que podríamos calificar de moderados o corrientitos, los que tienden a construir discursos reformistas de escasa brillantez, los que creen que no todo está tan mal pero que tampoco va a estar mucho mejor en un futuro previsible, esos no parecen especialmente felices con su postura, más bien resultan sosos y un tanto mediocres.

    Un trabajo de investigación de tres politólogos (Curini, Jou y Memoli), realizado sobre los datos empíricos obtenidos por el World Values Survey desde 1980 en más de cuarenta países democráticos, con más de 70.000 observaciones verificables, me ha resultado sumamente esclarecedor para comprender esta realidad: porque aclara mucho acerca de cómo los ciudadanos construyen su sentimiento personal de satisfacción o felicidad por respecto a la política (‘How moderates and extremists find happiness’, International Political Science Review 2014). Y se lo cuento.

    La sociología política había constatado que la orientación ante la política influye en el sentimiento personal de satisfacción con la vida de las personas. Es un factor más, claro está, pero tiene su relevancia. Y, en general, se asumía que los ciudadanos más conservadores son más felices debido a su conformidad con el estado de la sociedad, a sus valores religiosos más intensos y, también, a que suelen ocupar situaciones económicas más favorables. Mientras que los críticos del sistema sociopolítico eran menos felices.

    Pues bien, el nuevo estudio en profundidad modifica estas tradicionales asunciones y concluye que el efecto de la orientación ideológica individual izquierda/derecha sobre la felicidad personal está mejor descrito por una línea curva, en la que la mayor felicidad se produce en sus dos extremos. Es decir, que los ciudadanos con orientaciones extremistas o radicales, sean de derechas o izquierdas, obtienen más satisfacción de su personal posición que los moderados.

    La razón de esta diferencia de felicidad parece estribar en que las personas ideológicamente radicales se sienten reconfortadas por la claridad y la firmeza con que sienten sus opiniones como verdaderas, mientras que los moderados están más influidos por la duda acerca de las suyas. Los radicales obtienen satisfacción de una manera no utilitaria, sino expresiva, y se sienten más contentos porque poseen justificaciones abstractas muy potentes para su postura (igualdad, justicia, solidaridad, etc).

    Estas conclusiones científicas coinciden con lo todos habíamos observado en nuestro derredor: que cuanto más políticamente ‘casandras’ son nuestros compatriotas (sintiendo y denunciando sin cesar que el mundo se nos hunde) más personalmente satisfechos se sienten. Hay algo de profundamente remunerador a nivel psicológico en mantener posturas radicales e insobornables.
    Pero el estudio que comentamos va más allá e incluye una segunda variable de análisis.

    En concreto, la forma en que influye sobre la felicidad de esos ciudadanos su proximidad ideológica con el gobierno concreto que ocupa el poder en su país, es decir, cómo les afecta a los ciudadanos radicales o moderados que el gobierno en el poder sea de orientación radical o moderada. Y en este punto se produce otro interesantísimo hallazgo, hasta cierto punto contraintuitivo: resulta que la proximidad ideológica con su gobierno incrementa la felicidad de los ciudadanos moderados, pero que esa misma proximidad hace disminuir la satisfacción de los ciudadanos radicales de izquierda o derecha que sean.

    Curioso, que el gobierno sea radical como ellos mismos lo son personalmente no incrementa sino que disminuye su sentimiento de felicidad política. Dicho de otra manera, la posición política que más satisfacción personal produce es la propia del ciudadano políticamente radical que vive bajo un gobierno de signo radical contrario o moderado. Si uno es radical, vive más feliz en la oposición que en la coincidencia con el gobierno. Lo que la astucia popular había captado ya con lo de que «contra Franco vivíamos mejor» recibe confirmación científica empírica. Como ha comentado Arias Maldonado, la mayor cota de felicidad política personal la obtiene en España el ciudadano que está radicalmente en contra del gobierno y un posible futuro gobierno radical, por improbable que sea, no mejoraría esta cota sino que la haría disminuir.

    Estos curiosos hallazgos apoyan, aunque sea de manera indirecta, la mayor utilidad social agregada de los gobiernos centrados y moderados, puesto que esta clase de gobiernos hacen más felices a todos los ciudadanos, a los moderados por motivos utilitarios y también a los radicales por razones expresivas. Mientras que una radicalización del gobierno en uno u otro sentido empeoraría la satisfacción de los moderados sin incrementar substancialmente la felicidad de los radicales. Muy instructivo

  • PROBOSCIDIO: Acción y efecto de causar la muerte a una persona especialmente significada por su rectitud de ánimo, integridad en el obrar y un apéndice nasal largo y prensil de ordinario unido al labio superior.

  • La disidencia no busca el conflicto directo, pero sí el alegato perfecto. Es el arte de apartarse de los alineamientos de los otros con argumentos de peso. Toda disidencia puede convertirse en insurgencia, sea la razón o la sinrazón quien la estimula. Por eso los poderes debemos controlar a los disidentes.

  • Dos cosas , una buena, y una maldad :
    – La buena : que me ha encantado el artículo de Ruiz Soroa, que espero que sea ampliamente difundido, y que haré lo que pueda, por mi parte para difundirlo. Gracias Perroantonio.

    – La maldad : ¿ Por qué “presumimos” de tener orígenes humildes, o maketos, o cosas así, cuando esa “humildad” es antigua, afecta sólo a una parte de nuestros ancestros, cuando nosotros no hemos pasado nunca hambre, ( a no ser que nos hubiéramos puesto a régimen de adelgazamiento ), y hemos vivido en el desahogo , en el confort , o incluso en el lujo ?. Como Zapatero, que presumía de abuelo “rojo” fusilado en, o inmediatamente después de, nuestra guerra incivil , y se olvidaba de su otro abuelo, el militar franquista…

  • DISIDENCIA

    El Thirteen Club nació a finales del siglo XIX en Nueva York para desacreditar la creencia de que sentarse trece personas alrededor de una mesa trae mala suerte. En sus cenas se permitían y alentaban prácticas como derramar la sal, abrir paraguas bajo techo o incluso romper pequeños espejos colocados precisamente a tal efecto. Algunos presidentes norteamericanos figurarían entre sus miembros.

    Tal y como reflejaba el periódico Times del 15 de enero de 1894, en una comida celebrada en el restaurante Holborn por la sección londinense del club, su presidente anunció que acababa de recibir la siguiente carta:

    “Debo agradecer a los miembros del club su benévola invitación, por la cual ruego que les exprese mi sincera gratitud.

    Pero amo las supersticiones. Constituyen el elemento de color en el pensamiento y la imaginación. Son las enemigas del sentido común.

    El sentido común es el enemigo de lo novelesco.

    El objetivo de su sociedad parece ser terrible.

    Déjennos ustedes algo de irrealidad. No nos adjudiquen una salud de un esplendor agresivo.

    Me gusta comer fuera; pero con una Sociedad que se propone un fin tan culpable no puedo comer.

    Lo siento.

    Estoy seguro de que serán todos ustedes encantadores, pero no podré acudir aunque el 13 sea un número que da buena suerte.

    Suyo,

    Oscar Wilde”.

  • La artículo de Soroa sanciona mi apuesta por la moderación, por sentir satisfacción por lo mucho que tenemos, rechazando a querulantes profesionales. Al mismo tiempo hay que establecer una serie de valores a los que anclarnos y que estén fuera de discusión.

  • IRONISMO
    Viejecita, cuando presumo de orígenes humildes y de lo lejos que he llegado, me estoy burlando de los que te cuentan su vida en esta clave, que son legión.
    Cuando doy un listado de “imprescindibles” es para reírnos, no para leerlo tenor literal.
    Así cuando calificó a Gómez y MGauss como la “Susana Diaz” del fanzine cuento con su inteligencia para entender la broma.

  • OK, OK, Marqués. (14 ‘ 18)
    Le pido mil veces perdón.
    Mi culpa por ser tan literal y tener un sentido del humor tan atrófico.
    Ya siento

  • Primero de abril, día de los inocentes al estilo de Alemania, hay que despreciar al prójimo, y si se lo toma mal, es que tontito y no entiende a los alemanes.
    der erste April.
    Visto lo visto, que sois todos muy listos y guapos.

  • acabo de tomarme mi medicamento contra la disensión!!
    Y Alvaro rechaza el champagne, como medicina de los males mundanos…
    Yihaaaaaa!!!
    Vive Reims, et vive le méthode champenoise!

  • JrG, hace poco hice un viaje a Barcelona y fuimos de calçotada a un pueblo en el que nos pusieron un cava fabricado por el propio paisano. Su punto fuerte fue que lo pedimos en porrón, un subterfugio que me ha hecho disfrutar incluso del calimocho más radioactivo. A lo mejor si la siguiente vez pido el champán de esa manera, empieza a ser bebible o algo parecido. No sé qué tiene el porrón que uno levanta el brazo y entra en armonía con el campo magnético de la Tierra, como los perros cuando cagan.

  • He empezado con mal pie el artículo de Ruiz Soroa. Los extremistas que yo conozco son unos pobres cenizos en las fronteras de la paranoia, situación que dista mucho de lo que yo entiendo por felicidad. Dudar no te hace feliz, menuda novedad, pregúntale al gilipollas de Hamlet. A lo mejor tampoco te hace moderado. Tal vez no ser feliz es una forma de satisfacción, pregúntale al gilipollas de Hamlet. En fin, precisamente ayer encontré en un muro de FB este artículo de Savater de 2013, «Dar caña». Creo que va de lo mismo que el de Ruiz Soroa hoy, pero me gusta más.

  • Bertrand de Got Sábado, 01/04/2017 a las 14:47
    Primero de abril, día de los inocentes al estilo de Alemania, hay que despreciar al prójimo, y si se lo toma mal, es que tontito y no entiende a los alemanes.
    der erste April.
    Visto lo visto, que sois todos muy listos y guapos.

    Oyes, Papa, aquí estamos guapos, feos que también nos quiere Dios y resultones; listos, muy listos y personas con funcionalidades diversas pero pundonorosas faciendo las tareas.

    A propósito:
    Abril es el mes más cruel
    ¡PRÍMER!

  • Casi nunca disiento. Leo mucho, y solo apruebo y admiro, sea Montaigne o Sloterdijk, Harari o Pinker. Alucino estos días con Popper, que disiente a fondo de Platón, Marx y tantos otros.
    Un amigo mío hace anotaciones al margen en los libros que lee del tipo “anda ya!” , “ahí te has pasado” , “ni de coña”. Yo solo subrayo.
    Naturalmente, disiento de esta forma de ser.

  • pundonorosas faciendo las tareas.

    JAJAJA, la Sita ma corregío. Sitita, ¡MUAAAC!

    QUIERO MI ESTILO SUNORMAL ?

  • Proc, el disidente se aleja, rehuye, critica, acusa mientras se distancia. De quienes se aleja, de quienes rehuye, de quienes critica, de quienes acusa, de aquellos de quienes se distancia, recibe el nombre de chaquetero. No lo es. Un chaquetero es alguien que cambia de bando por motivos espurios.

  • Onetti:

    La cara estrecha e infantil entorna los ojos, se inclina un poco con la boca en guardia y dice: “Alguien me estafa, la vida no es más que una vasta conspiración para engañarme”.

  • Ayer Arcadi reproducía una invitación de Josep Pla a disfrutar del campo en esta época. No disentí, y esta mañana he amanecido en el Ampurdán con diluvio y a 9 grados.
    Hacia las 11 han cesado la lluvia y mi cabreo. Un par de horas en bici por el Cap de Creus sin ver a nadie calman cualquier misantropía, y permiten constatar lo que describe Pla y no voy a emular.
    De vez en cuando me cruzo con alguna de las vacas que pasan su vida seleccionando aquí una hierba, allá una flor, sin otra molestia que apartar alguna zarza. Meditan, mientras miran las verdes colinas pizarrosas de bajo matorral, con sus retamas amarilleando y sus lavandas, y el mar a lo lejos. Meditan, digo, sobre la belleza del lugar y lo afortunado de su existencia, en la que ya ni siquiera aparecen lobos que pudieron preocupar a sus ancestros.
    Las más inteligentes de ellas, al ver llegar un día a Bonnie, usarán el don de la palabra y le dirán, mientras ofrecen su cerviz:
    -Hazme en filetes, rubia, que ya he gozado tanto que deseo ser comida con patatas.

  • Holmesss Sábado, 01/04/2017 a las 16:38

    Yo, a veces, por las noches, subrayo sin regla, A MANO ALZADA, y pongo en las esquinitas signos de interrogación, muy audaces, e incluso palabras agresivas como JA. Que tengo noches.

  • Venga, lo de Pla, para practicar en la intimidad:
    “Ara és el millor temps, estimat amic, d’anar pel món. Els enciams tenen un fil llunyà de frescor de neu; la carn a la brasa és sanguinolenta i blava; la dent, aguda, i el paladar, esmolat i abundant. El cel, alt i gloriós, fuig tothora, l’aire és suau. El sol és tebi i el vent petit porta una ramiola de fonoll, de romaní i d’esparreguera. En els recs hi ha una cueta d’aigua, surten els créixens de les vores, s’afinen els espàrrecs. En els horts, les faveres treuen l’ull i l’orella de llebre esverada. Els ametllers són de color de rosa. Les pomeres tenen un borrissol de carmí, tornassolat. Els detalls de les herbes es dibuixen amb una tendresa perfilada i dóna gust d’abandonar-se, amb la virolla del bastó, al somni de resseguir la cal·ligrafia de les plantes. El mar, llunyà, verd i blau, poblat de formes vagues, va passant. Tot és infinitament més consolador que assistir a les representacions d’aquest món, a la vana demència ornitològica, gòtica i geperuda, del material humà.”

  • Muchas gracias por las felicitaciones. De joven no me agradaba recibirlas, pero ahora las agradezco, qué cosas.

    Vaya versión bonita de La stagione…, Proc. No la conocía. Mire la de Mango, que tampoco es manca.

    Alvaroquinn

    Sábado, 01/04/2017 a las 07:54

    ¡Gracias por el heads up! Qué fotaza la de la última entrada, ¿eh? Parece efectivamente un descendimiento.

  • Los perros cagan orientados al norte, los moros rezan cara a La Meca, los fachas cantan cara al sol y los lujuriosos pecan de la carne mirando a Cuenca. Yo disiento de todos ellos y hago mis cosas, del cuerpo y del espíritu, a la caída, sin la planificación con la que todos, por lo que se ve, ordenan sus vidas.

  • Sigo, feliz, en la isla. Mi encefalograma se ha aplanado, aun más, y solo puedo decir que aquí se habla mucho de genios y tal pero que hay uno solo por encima de todos:

    Procuro fijarme.

    ERES GRANDE, MUCHO.

    Me vuelvo a la arena…

  • bremaneur
    Sábado, 01/04/2017 a las 16:52
    Proc, el disidente se aleja, rehuye, critica, acusa mientras se distancia. De quienes se aleja, de quienes rehuye, de quienes critica, de quienes acusa, de aquellos de quienes se distancia, recibe el nombre de chaquetero. No lo es. Un chaquetero es alguien que cambia de bando por motivos espurios.

    En los motivos me paré un poco ayer porque miré el diccionario: «por conveniencia personal», dice. Me pregunto si acaso la conveniencia personal no se da siempre en las decisiones y en los cambios personales; si no es conveniente que personalmente nos inclinemos por las cosas buenas para nosotros. Que cada uno para sí suele engañarse con sus motivos ya se sabe, pero eso no significa que los demás acierten cuando juzgan los de otro. Aun así, en el concepto de chaqueterismo, hay una idea popular acerca de la lealtad de la que participamos todos o que es profunda, en el sentido de a muchos metros debajo de lo que ves y crees que manejas. No sé si la palabra tiene verdaderos equivalentes en otras lenguas (no solo como oportunista, sino también con ese matiz coloquial y aversivo al cambio ajeno que no se damite, que se da por calculado). El de chaquetero es un calificativo un poco asqueroso por intransigente, pero contiene una idea primitiva de lealtad que puede tener algo que salvar a lo mejor. Lealtad, que es, por ejemplo, tragar. Lealtad, cuánta, cómo, por qué y a qué.

  • ¿Disidentes? ¡Si sois todos del mismo cenáculo! (Ayer me comí una tilde en él, es importante no hacerlo en cenáculo).

    Parafraseando al Marqués, si uno es de origen humilde y no tiene el palco del Bernabéu, ha de buscarse la vida. Incluso en sitios en los que

  • Perroantonio
    Sábado, 01/04/2017 a las 00:48

    Pero revisando el texto antes de su publicación, por si la Bellpuig se había dejado algo (donde ven seis ojos mejor que dos), reparé en el título y

    El señorito se entretiene mucho en buscar la paja en el ojo ajeno y se olvida de la viga propia. Acabo de cambiar la ilustración porque con esa costumbre que tiene usted de subir media docena antes de decidir cual es la buena, no puso la última. No, no me lo agradezca, usted siga zahiriendo a la clase auténticamente trabajadora.

  • marquesdecubaslibres
    Sábado, 01/04/2017 a las 11:27
    Disentir de la verdad, de los hechos demostrados, es propio de muy tontos.

    botillero
    Sábado, 01/04/2017 a las 17:02
    Hay peña que lee a Trueba. A los Trueba. Me meo.

    Se agradece empezar la manaña con una sonrisa.

  • Ha llegado la primavera a Berlín. Me asomo al balcón y veo henchidos los cerezos japoneses a punto de eyacular sus rosadas y breves flores. En el balcón aparece un caracol espía. Los tenía a todos por muertos, pero ahí está él, aparecido, fantasma, rozagante, bravo, superviviente. Recuerdo estar asomado a esta terraza junto a una jaca brava, de redondeadas moreneces y olor a choto bravío y a ginebra su aliento, a pollas eternas su entrepierna y a tierno azufre su sobaco. Entre los dientes, el perejil del arroz a la cazuela, el pellejo del garbanzo del cocido. Me pongo cara al sol, sin olvidar que Fleta cantó también el de Riego. Cara al sol riego tus macetas, morena, gitana, perversa, plas, plas. Serenos, alegres, valientes, osados,cantemos, soldados, el himno a la vid. Y a nuestros acentos el orbe se admire y en nosotros mire a los hijos del Cid. Blandamos la carne en barra que el tímido esclavo del fuerte, del bravo la faz no osa ver; sus huestes cual humo veréis disipadas, y a nuestras espadas fugaces correr. Volverá a reír la primavera, que por cielo, tierra y mar se espera. ¡Arriba, escuadras, a vencer, que en España empieza a amanecer!

  • S.
    Sábado, 01/04/2017 a las 17:37

    Qué mujer, lástima de esa afición a los toros.

    Qué manera de cagarla (orientado al norte).

  • botillero
    Sábado, 01/04/2017 a las 17:02

    Hay peña que lee a Trueba. A los Trueba. Me meo.

    He leído un magnífico libro de Fernando Trueba, lo que me hace sospechar que puede que tenga más.

  • MGaussage
    Sábado, 01/04/2017 a las 17:16
    En los rebaños es insoportable el olor chotuno
    Los rebaños, indefectiblemente, acaban convertidos en piaras.

    En la mayoría de los climas tropicales no hay ovejas. En Nueva Guinea y Papúa los cristianos utilizan otro animal, se refieren a la congregación como “cerdos”.

  • Procuro fijarme
    Sábado, 01/04/2017 a las 11:15
    Disidir es importante y a veces no hay más remedio que tomar disiciones, pero lo que yo me pregunto es para cuándo el derecho a presidir

    PRESIDIOS PARA TODOS

    Me quito la cabeza.

  • Salutaciones. Ya llegué, orgulloso y deslomao de currar todo el dia en La Barraca del Barranco.
    Gracias Pirate y felicidades. Echo a faltar al menos el Spitfire o el Mustang.

    La señä Procu sigue creciendo.

    Oigan, ¡no me jodan! ¿Ahora quieren ser disidentes?
    No me pisen mi papel, aquí el único disidente, metiéndome con ustedes por inteleztuales y letraheridos, desde los tiempos del Nickjournal, soy yo.

  • Pues yo, al trueba que conocía como escritor, era Antonio Trueba. Que entre mis libros antiguos, heredados de la abuela, hay dos ejemplares del “Libro de los Cantares”, en distintas ediciones, y un ejemplar de “Capítulos de un libro “.
    A mí, de los que tengo heredados, me hacen más gracia los de Vital Aza, los de Xaudaró, los de la condesa de Segur, y las historias de las Órdenes Militares…

  • Soy de una generación que al escuchar los dos primeros acordes de “Layla” sufrimos una relajación de esfínteres. Aquí ando escuchando vinilos de la época con sonido a lata y fritura,con sus carpetas inolvidables.
    Hoy he sacado a la calle, tras larga rehabilitación, una VF1000R del 86. Nunca he usado una motocicleta mejor. Potencia plena desde abajo a pesar de su largo desarrollo, zona roja en 11.000 como si acabara de terminar el rodaje.
    Hubo un mundo casi perfecto.

  • Sabido es que nunca he sido muy marquesista porque lo/le leo tenor literal, pero sentir lo mismo cuando se escucha Layla une mucho.

    Salud, voy a cervezas.

  • Clapton, como todos los tíos listos, se metió hasta la ingle en todos los vericuetos de la juventud. Pero ahí está. Da gusto verle y toca mejor que nunca sin que su voz pierda, más bien gana.
    Cuando le pidió a Ferrari que le construyera el 520 bb pero en versión única actualizada, cerró el circulo de las calidades.
    Sus chaquetas tienen un corte inigualable.

  • Es una moto magnífica. Equilibrada como una dos pucheros abajo, y se alarga como una cuatro en línea. Pequeña y manejable.
    En irún había un fanático que tenía una 400 pero muy trabajada y una RC30 para carreras, con su monobrazo.
    En esa 400 mordí asfalto en Jaizkibel, con suerte de no hacerme daño, por una mancha de aceite,
    Esta puede muy bien ser la mejor moto de carreras cliente que se fabricó en los 80 e incluso ahora todavía puede decir cosas en una parrilla.
    Sueles ir a circuito?
    De todas formas había dos coloraciones, por eso preguntaba. Con la misma combinación, pero en una dominaba el rojo y en otra el azul, como si fuera de Rohtmans.

  • En la mía domina el rojo.
    Fui al Jarama en una época que tenía una GPZ 600, una Kawa que me parecía el no va mas. Pero al exprimirla en la recta del circuito me di cuenta que ni andaba ni frenaba.
    La vez siguiente alquilé una Honda 250 de dos tiempos, del estilo de la del Tiriti en esa época. No he pasado mas miedo en mi vida, mido 1,82 y me quedaba raquítica además, comprendí que lo mío era el moto-turismo y las posturas con buena equipación. Ahí ando.

  • Alvaroquinn
    Sábado, 01/04/2017 a las 15:05
    JrG, hace poco hice un viaje a Barcelona y fuimos de calçotada a un pueblo en el que nos pusieron un cava fabricado por el propio paisano. Su punto fuerte fue que lo pedimos en porrón, un subterfugio que me ha hecho disfrutar incluso del calimocho más radioactivo. A lo mejor si la siguiente vez pido el champán de esa manera, empieza a ser bebible o algo parecido. No sé qué tiene el porrón que uno levanta el brazo y entra en armonía con el campo magnético de la Tierra, como los perros cuando cagan

    Alvaro joder¡¡¡ ya tienes más de treinta años. Me comes bien. Haces tus deberes con fundamento.
    Déjate de beber cosas en porrón.
    Una cosa es irse a casa de un noble agricultor, y poder tomar sus inventos desde un matraz con pitorro, para que entre a pocos y bien aireado, como si fuese un carburador.
    Tomar vino con gaseosa, agua con litines, y ese jugo que se hace en cataluña con uvas y agujeros carbónicos, pues puede ser para un día de picnic.
    Como sepa que tomas un Champagne en porrón, pues no podré otra cosa que disentir.
    Y disentiré ante el clus disidentico, para que seas autocriticado con todo rigor e incluso alguno de los castigos físicos detallados en la sección CASTIGOS FISICOS, en su artículo 4,3 del capitulo sobre atentados de corte alimentario y su justa disidencia.
    Pa darte en la cabeza¡¡¡¡

  • Lo de la Kawa no eres el primero al que se lo oía. Una gran aceleración, pero que se quedaba corta.
    Me parece muy razonable lo que haces.
    Una dos tiempos de carreras es una cosa de dar mucho miedo. No sé como se atrevían con las 500 y en mojado….bufff.
    Yo de carreras sólo he andado en una tz y en una ARISCO. y casi no podía ver con las vibraciones. El sonido era embriagador pero sólo se podía ir gas a fondo y cambiando todo el tiempo. Si te equivocabas en algo, te quedabas sin motor.
    Me duró muy poco el andar en moto.
    Pero tienes máquinas muy racing, sin ser carreras-cliente.
    Alguna antigua?

  • A mi cuñado, me temo que al ver la mía, le ha vuelto el gusanillo y se ha comprado una Kawasaki W800 nueva, de las últimas que al parecer quedan en los concesionarios. Fue toda la vida motero y casi toda periodista de motor y hace 10 años, con 60, dejó las motos dizque por prudencia, excepto un scooter para hacer recados. Ahora con 70 se compra una moto de los 70 y me enseña fotos y vídeos y se emociona. Yo creo que estamos todos un poco pirados, pero mira, sólo se vive una vez.

  • En su momento se podia comprar una Suzuki 500 dos tiempos de calle, pero había muy pocas, sólo vi una en Valencia y por supuesto las maravillosas Yamaha RD 350 de las que se veían bastantes.
    ¡Qué tiempos aquellos, no amariconados!

  • marquesdecubaslibres Sábado, 01/04/2017 a las 20:36
    Pregunta a la Academia, ¿Cómo se dice?
    -Se venden melones, o
    -Se vende melones.

    Se trata de dos construcciones sintácticas diferentes aunque muy próximas: la primera es una pasiva refleja (el sujeto, melones, concuerda con el verbo), la segunda es una impersonal con se (aquí melones es complemento, de ahí la falta de concordancia). Ambas comparten la ocultación del argumento verbal que corresponde al agente semántico (quién vende). Las dos se dicen en español, pero cuando el argumento es inanimado, como en este caso (los melones), el uso culto prefiere la pasiva, que es la construcción tradicional. Mejor, pues, «se venden melones».

  • En español he oído más la expresión «vaya melones». Pero a una amiga siempre, a mí no.

    Qué sofocorcios me hacéis pasar.

  • bremaneur
    Sábado, 01/04/2017 a las 17:46
    Publique usted un diario, aquí tiene un lector, que compraría. Trabaje, puerco.

  • Vaya! Yo iba a decir algo sobre los “melones” pero me se adelantó procuro. Siempre llego tarde.

    Tanta playa y tanta arena.

  • Poco se habla de melones y sandías.
    En la antigua N1 Madrid-Irún, a la altura de Lasarte, había una curva que tenía una enorme explanada, a la que se llamaba la “curva de los melones”.
    En temporada se solían instalar allí uno o dos vendedores ambulantes de melones. Los melones, como el jamón de jabugo, siempre eran de “villaconejos” Madrid.
    Nunca nos paramos allí, mi padre no era muy dado a esas cosas. Pero me hacía mucha gracia aquel sitio que siempre tenía público.
    Y metidos en harina, les pongo esta versión de Herbie Hancock y Miles Davis del WATERMELON MAN.

  • Perroantonio
    Sábado, 01/04/2017 a las 12:36

    jrG Sábado, 01/04/2017 a las 11:37

    DISENTIR es tan agradable como ASENTIR. Y tan real, y tan razonable y razonado. la cuestión es quién la tiene más grande, la razón quiero decir, ya que esta llega dada por un número de adeptos a una postura subjetiva de por sí, y que no puede entrar dentro de la ciencia que incluso también admite disidencias.

    La razón no tiene que ver en nada de esto. De lo que se trata es de saber quién manda y quien obedece.

    Ok para la frase Perro, y su contenido y el artículo adjunto. Pero es exactamente lo mismo que digo. No es cuestión de razón o razones. Es cuestión de a cuantos convences de que la tienes. Para eso no es necesario tenerla. Y se ve que además tenemos ya una tendencia genética para cómo estar satisfechos. Siendo la disidencia para muchos una posición que les relaja cuanto más grosera sea esta. además de que es mucho más televisiva y televisable.

  • Procuro fijarme
    Sábado, 01/04/2017 a las 23:34
    En español he oído más la expresión «vaya melones». Pero a una amiga siempre, a mí no.

    ¡Formemos un club, Proc!

  • Huy, qué horroroso malentendido tan interesante que tentada estoy de no deshacerlo. Que he recibido poca o ninguna atención de los hablantes españoles arbañiles, es lo que quería decir anoche pero tal vez parece lo contrario. (Bonnie, arréglatelas tú con Got).

    Buenos días, JrG. Con muchas madalenas, gracias.

  • Esta mañana mientras hacía mis
    ejercicios gimnásticos de corte militar, en vez de poner la habitual música de banda he puesto un CD con oberturas de Beethoven. En un momento me ha parecido escuchar la obertura de Egmont y en recuerdo del llorado padre Sopeña he cortado la audición.
    Como ustedes saben Goethe escribió un confuso drama sobre el conde Egmont en el cual se daba pábulo a nuestra leyenda negra en Flandes. Beethoven, por encargo, compuso una música incidental para este drama goethiano.
    El padre Federico Sopeña que durante décadas dirigió el panorama musicológico español con mano de hierro, prohibió que las orquestas tocarán Egmont en todo el territorio nacional. Razones no le faltaban para tan justa medida.
    Chopsuey deleita e instruye, al tiempo que nos recuerda nuestro pasado glorioso.

  • A los buenos días.

    Qué pena me dais las personas que aún tenéis que encender la calefacción. Si supiera os contaría como está de azul el cielo y el mar con borreguitos y tal y tal.

    La isla es Formentera, Procuro. Te vienes? Podrías escribir tus cosas de melones y de filóloga en comunión con la pacha mama y eso. Aquí a los artistas los tienen sueltos por la calle a su libre albedrío. Además son muy graciosos pues les gusta vestirse de artista con largas barbas y gorras graciosas. Las artistas mujer se limitan a ponerse gorros y usan peto vaquero. Si no tienes, peto, yo te dejo uno porque yo no soy artista y no lo uso. Yo uso bermuda y chanclas porque soy muy guiri.

  • De mis tres deberes para este año sólo estoy cumpliendo el de correr. He mejorado mucho y ya tengo un nivel más que aceptable. Me he apuntado a una carrera en Briones:Los meandros del Ebro (Los meandros de la vida, que dijo el Marqués) 7 km en los que se incluye la subida al Calvario. Aquí hemos venido a sufrir.

  • Joder Sucundum…
    Yo no soy “Islero”, como el Lamborghini, ni como el toro que le dió nombre, pero si un día puedo, quiero comprarme una casa en La Herradura, y seguir disfrazado de yo mismo, de hombre discreto que hace sus cacharros. Y si alguien los quiere comprar, pues eso, que bienvenido.
    Nunca comprendí el carnaval, y muchos menos el atuendo de grupo.
    Los identificativos del éxito y-o del fracaso me resultaban ajenos.
    Qué disidente soy, la hostia.

  • Si te pones peto y una gorra graciosa los cacharros te salen mejor y los vendes más caros, jrG. Esto no tiene discusión porque ha sido demostrado empíricamente, en Guayoming, que he leído el peiper y si no lo enlazo es porque no sé.

  • Formentera. Bah, ya sé cuál es, una que sale en el mapa del tiempo del telediario.
    VENGA VALE QUE VOOOY

    Bonnie, tú gana. (No corras pero gana, como lo de la madre de Carlos Sainz).

  • CUANTA RAZON¡¡¡ profesor. CUANTA¡¡¡
    El día que en el cole daban esa asignatura yo estaba con anginas, o hice novillos no me acuerdo, y ya no he levantado cabeza.
    Luego me fui fijando en otras cosas y se me fué pasando lo importante y el arroz de paso.
    Pero que vamos que al final, patatas.

  • Pues cuando pase el meteosat te saludo. Estate atenta Procuro.

    Que si, que había un chiste con esta temática pero que lo cuente ella que a mi me da la risa.

    Me voy a pasear.

  • En la isla de Re, vive un pintor al que concozco y trato. Vive en una finca bastante grande para el tamaño y precio de esas cosas en la isla.
    Cuando entras en su finca, tiene una piscina olímpica pintada en el muro del jardín y muchos cachibaches por todas partes. No se distingue muy bien la parte privada de la pública en su casa y normalmente está llena de gente comiendo y bebiendo. El tiene una vieja guitarra electrica GIBSON LES PAUL (un raro ejemplar) que hace sonar con un típico MARSHALL. No toca nada mal.
    Durante todo el verano (tendrá más o menos los mismos años que yo, pero el es calvo, eso sí)
    Tiene algunos cuadros impresionantes, pero se dedica a vender pinceladas irónicas en grandes formatos y con unos colores fluorescentes.
    La primera vez que estuve con él en su estudio, le describí lo que estaba viendo, y me apartó a un lado del grupo.
    Tú eres un artista, disimulalo, ellos quieren payasos.
    Ya hace casi dos años.
    El parking estaba lleno de Porsches Cayenne, algún Ferrari, y mucho mercedes.
    Me compró un cuadro y me regaló uno suyo de los privados.
    NUNCA ME SENTI MEJOR.

  • Una cita de Fernández-Álvarez que copié en mi turumbelo:

    Al día siguiente les era notificada la sentencia a los dos condenados, penosa misión encomendada al obispo de Ypres. La leyenda nos dice que el Obispo no supo atinar palabra y que se limitó a entregar al conde de Egmont el escrito; un brusco despertar para el Conde, que había pensado que su traslado del castillo de Gante a Bruselas era una señal no de su fin, sino de su pronta libertad. Pero, recuperando su ánimo, dedicó el tiempo que le restaba a escribir al Rey una carta en la que rechazaba la acusación de traición y para pedir, en último término, que el Rey se apiadase de su mujer y de sus nueve hijos.
    Tal escribía el conde de Egmont a Felipe II el 5 de junio de 1568, terminando con esta lastimosa frase:

    ‘Carta escrita en Bruselas, hoy 5 de junio de 1568, hallándose en trance de muerte el más humilde y leal vasallo y leal servidor de Vuestra Majestad…’

    Y firmaba:

    ‘Lamoral d’Egmont.’

    Aquella misma mañana un piquete de soldados sacó al conde de Egmont de su prisión y lo llevó al cadalso instalado en el centro de la Grand Place, abarrotada de público: una plaza fuertemente custodiada por los tercios viejos del duque de Alba.
    Se le vio caminar al Conde entre los piquetes de soldados, sereno, habiendo recobrado ya su dignidad y dispuesto a afrontar su duro destino. El público asistía en silencio, esperando acaso oír alguna palabra, algún mensaje, de aquel Conde al que tanto quería. Pero Egmont se limitó a unas breves oraciones. Y cuando pronunció la breve oración: «En tus manos, Señor, encomiendo mi espíritu», dejó de existir.

  • Quizá lo que más me impresionó del Castillo de los Condes de Gante fue el nombre de una de las mazmorras: sala de los olvidados.

  • Acabo de sacar a pasear, inspirado por el profesor, un vinilo legendario que es joya de mi colección: Islands de King Crimson (1971), es el original de Ariola Publicado entonces.
    La primera canción es “Formentera Lady”. Estamos hablando del KC de Fripp, Mel Collins, Boz (¿), Ian Wallace y Peter Sinfield.
    Ein? ‘Ximeno…

  • La cara B empieza con “Ladies on te road” que es un homenaje de Fripp&Sinfield a Lennon&McCartney que pone la piel de gallina.
    Me pregunto si Boz es Boz Scags, tengo delante una historieta de Crumb de la época que protagoniza Scags precisamente.
    Oh, aquellos tiempos felices y analógicos con la luz del Pardo siempre encendida.

  • ¿SUEÑAN LOS ANDROIDES CON OVEJAS CON WIFI?

    Ayer, para mi desgracia, fui a ver Ghost in the shell. Por decirlo rápido, me pareció una bobada absoluta. Estética neo Blade Runner, una historia más que endeble y personajes a los que tachar de “planos” es quedarse lamentablemente corto. (Imaginamos el suplicio de la talentosa Juliette Binoche al memorizar sus ridículos diálogos) Eso sí, Scarlett Johansson demuestra que es posible protagonizar una película utilizando tan sólo tres expresiones faciales:

    a) Cabreo.
    b) Confusión.
    c) Cabreo confuso.

    La labor de los maquilladores es sobresaliente.

  • Venían por aquí muchos músicos británicos en los 60, supongo que atraídos, inicialmente, por Ibiza. En la Fonda Pepe, famoso local de San Ferrán, estuvieron los Rolling o algunos de ellos. De hecho, ayer me topé con un tipo que era el vivo retrato de Keith Richards, o sea daba un miedo que te cagas. Os aseguro que es muy chocante oír a Keith Richards hablando el catalán de payés este tan cerrado.

  • Siguiendo la recomendación de, creo, Bonnie y dejándome llevar por el entorno empecé a leer hace unos días una novela de Luke Reinhart, o algo así, que va de guiris hippies en Mallorca a finales de los 60.

    Menudo coñazo, cuánta impostura, vaya panda de gilipollas pretenciosos. Vamos, que lo dejé por la página 20. Que igual luego la novela da un giro copernicano y tal y me lo he perdido pero carezco de paciencia ante las cosas esas de encontrarse y la pureza de la vida salvaje, visa oro de daddy mediante.

  • A los buenos días:

    Juanfran Satur
    Domingo, 02/04/2017 a las 02:01
    «Se venden melones».

    ¿Y para qué los quieres vendaos? GAGAGAGA.

    Me ha hecho mucha gracia, que me ha recordado un chiste , de los de Otto y Fritz que se contaban en mi adolescencia:

    ” Hola Otto, ¿ a donde vas con tanta prisa ?
    – Hola Fritz , voy a la farmacia, a comprar pastillas para hacer K.K.
    – Y, ¿ Por qué no compras la K.K. hecha ?

  • Ese chiste le va a gustar a Procuro, viejecita. Es una maga de las palabras polisémicas o como se diga.

  • La había escrito, como es lógico; pero la he borrado. Lo cierto es que no la ponía. Ese visaje no debe de entrar en su repertorio.

  • El chiste de Satur está muy mal contado. Alguien tenía que decirlo porque aquí los genios tienen gula y se les permiten todo tipo de desmanes.

    -Te vendo la moto.
    -Y para qué quiero yo una moto vendada?

    Ahora sí.

  • Muy bueno, profesor sucundum, pero ¡ la idea original es de Satur !
    Y además, la pregunta que dió origen al chiste fue sobre melones, no sobre motos.

  • Es que me pone un poco nervioso hablar de melones, viejecita, y a Satur le he cogido un poco de tirria por sus continuos, gratuitos y fanáticos insultos al mejor y más grande club deportivo de la historia y su plantilla formada por un ramillete de jóvenes bellos, inteligentes y buenos, grandes jugadores y mejores personas.

    Voy a manduca.

  • El chiste que ha contado Viejecita no solo me resulta extraordinariamente gracioso sino que parece un comentario al blog que tiene Álvaro para guardar citas y me sirve como un guante para cavilar sobre las causas privadas de la escritura: por qué hacer caca pudiendo limitarte a comprarla hecha y, además, de magnífica calidad. Porque hay una caca que, aunque sea una mierda, nadie puede hacer por ti. Hasta aquí he llegado con la parábola. ¿ESTÁIS COMIENDO?

  • NO ESTAMOS SOLOS EN ESTO

    Pero acabo de resarcirme con creces del mal trago cinematográfico de ayer:

    ¡Qué lástima que no pudieran ver sus colores [de un faisán]!, recuerda Fini Straubinger.

    A los nueve años, Fini Straubinger cayó por unas escaleras. El golpe fue tan terrible que un vecino pensó que había sido un disparo. Aquella noche rezó para que su madre no la castigara. A partir de entonces comenzó a padecer jaquecas. A los quince años, producto de la caída, perdió la visión. Unos años más tarde, el oído. La gente que le prometió que iría a verla, nunca lo hizo. “Yo buscaba participar”, recuerda. Pero no fue posible. Abandonó la religión. Pasó los siguientes treinta años en cama, sin apenas relación con el mundo exterior y con la única ayuda de la morfina para paliar sus terribles dolores.

    Ésta es la historia que narra El país del silencio y la oscuridad, un viaje al mundo de los sordo-ciegos, personas privadas de la vista y el oído y “condenadas”, por tanto, a mantener una comunicación puramente táctil con el mundo exterior.

    Herzog la rodó apenas con 30.000 dólares. “Todos los directores en buen estado físico tendrían que poder conseguir hoy el dinero necesario, una miseria, para hacer películas como En país del silencio y la oscuridad“, asegura. “No esperen que el sistema financie cosas así. ¡Roben un banco, por el amor de Dios!”

    Curiosamente, la película es un canto a la vida, a la comunicación entre los seres humanos y, todavía más allá, con nuestro universo tangible.

    Un canto a la determinación inquebrantable del ser humano por comprender y hacerse comprender.

    Si yo fuera pintora, reflexiona Fini, representaría nuestra condición así: la ceguera como un negro río fluyendo lentamente, como una melodía, hacia los grandes saltos. En sus riberas, árboles y flores y pájaros cantando dulcemente. El otro río [la sordera], viniendo del otro lado, es claro como el más puro cristal. También fluye lentamente pero sin ningún sonido hacia un lago oscuro y profundo donde los dos ríos se juntan.

    “Siempre salto cuando estoy emocionada”, dice Fini en otro momento de la película.

    Herr Fleischmann: ciego a los treinta y cinco y abandonado por los hombres, buscó la compañia de los animales. Vivió seis años con las vacas en un establo. Según refiere su madre,”no quiere ver a extraños”.

    Es el final de nuestro viaje.

    Tras despedirse Herr Fleischmann de Fini, la cámara logra captar uno de esos instantes mágicos que sólo el cine, el cine de verdad, puede congelar para siempre.

  • Acabo de venir de comer con mi hija mayor que es uno de los por qués que explican mi estancia aquí. Llevamos mes y medio juntos y lo pasamos muy bien trabajando, se supone que le echo una mano con un negocio que ha montado su madre y ella gestiona, y viviendo en esta joya mediterránea.

    Básicamente, hago de mozo de los recados y porteador de enseres diversos y me he dado cuenta de que el trabajo manual, desprovisto de cualquier sofisticación intelectual más allá de no perder las llaves ni a mi persona por los caminos rurales, me es altamente gratificante.

    Y, además, todo gratis oye. Así que, amigos, ni el dinero ni el cerebro dan la felicidad.

  • Un jugador del Alavetz no puede jugar hoy contra el combinado merengue debido a la “cláusula del miedo”. El mejor club de todas las galaxias, acojonado frente al Alavetz. Ética y estética: Kepler Lima imitando el peinado de Fernando Torres. Es como comparar el calimotso con un dry martini. Sad!

  • Este comentarista deportivo es un cachondo:

    “…su disparo no cogió portería. Quizás un trozo del segundo anfiteatro.”

    Cuánto daño está haciendo Satur, cuánto daño.

  • Tranqui, Prot. Ya me encargo de animar yo al combinado albiceleste. Lo que ocurre es que lo estoy viendo como las novias ven las pelis de terror, tapándome los ojos por si sale Kepler Lima con esos pelos. Es espeluznante, nunca mejor dicho.

  • Pues tiene segunda parte, Proc: Los mandalas del budismo tántrico (esta no la he encontrado escaneada). 521 páginas más.

  • Repasando las citas que copié en el tumblr, me acuerdo del titánico ucraniano del que habla Vidal-Folch en sus diarios:

    Ha vuelto Vasile. Desde luego, a este tipo le sobran agallas. Me explica cómo una vez se libró de una piedra en el riñón. No quería tomar medicamentos, no le gustan, así que el doctor le propuso un medio alternativo: beber. La vodka tiene un efecto dilatador de los conductos, Vasili se bebió un litro, y a continuación tres litros de cerveza, que es altamente diurética. Gracias a este sistema, propio de cualquier personaje bárbaro de Istrati, pudo orinar la piedra.

    Tendencia filosófica del ucraniano Vasile: “¿Escribes mucho? ¿No crisis de escribir? ¡Es suerte! Suerte es muy importante, más que dinero y más que salud; porque en Titanic tenían dinero, tenían salud pero no tenían suerte”.

  • Gómez

    Domingo, 02/04/2017 a las 15:49

    ¿Pero cómo no ha escrito usted una entrada sobre esto? Impresionada me ha dejado.

    La música que se oye de fondo cuando ya se ha despedido de las viejas es un movimiento del concierto para violonchelo en Mi menor del cura rojo :-). Aquí se lo dejo entero (a partir del 7:46, el adagio):

  • Alvaro, se me ha quitado el mal gusto del porrón de ayer, y como me has arreglado la tarde con el ladrillazo ese que te has marcado, ya no te daré en la cabeza, pero le llamaré al ciego para que te muestre mi consideración.
    Todo amor.

  • Gracias, Pirata. ¡Qué maravilla!

    Todavía estoy en shock.

    De joven iba a ver cosas a la filmo como ciclos de Herzog o Fassbinder, pero ésta se me escapó en su momento.

  • Gomez ha sido una grata experiencia ver ese reportaje.
    De paso, luego me he visto el que le hizo a Messner.
    También existen ahí grados de aislamiento y frustración, por lo menos en el espectador.
    Uno piensa que si has nacido ya sin vista ni oído, no tienes ninguna referencia luego tu creerás que la vida es así.
    Pero si has visto y oído antes, mantendrás alguna imagen o sonido en el cerebro y el aislamiento puede resultar mucho más acusado.
    Existe una curiosa experiencia a principios del siglo 20, en el que dos cirujanos oftalmólogos operan a un niño de ocho años que estaba ciego desde nacimiento por unas cataratas.
    Cuando el niño recuperó la visión, no sabía ver, el solo veía cuando conseguía tocar u oir algo, y la experiencia le resultó tan frustrante que permaneció años apagando todas las luces de su habitación, o cerrando los ojos, para no tenerse que enfrentar a esa información que le resultaba tan ajena.

  • JrG, me va a obligar a desenfundar mi verbo florido y galano en defensa del porrón, ese ingenio que tan buenos ratos me ha dado y tantas estupideces me ha animado a cometer.

    La resaca me está haciendo repasar viejos textos y me he acordado de estos otros, que no sé dónde encontré. Cantabria infinita.

    Me gustan mucho los animales,sobre todo las lleguas y las vacas.Cuanto mas caguen mejor,dame una cuadra llena de mierda hasta los cojones y soy un hombre libre ,me siento lejos de la civilización ,sobre todo por que la cuadra esta en el monte.A todo el mundo que quiera libertad,comprar 100 ö 200 vacas y sabreis lo que es la libertad.Yo llego a la cuadra a las 6 de la mañana y la encuentro de mierda hasta los huevos,entonces es cuando empieza mi libertad.Agarro el badillu,echo 4 juramentos y me pongo a echar moñigas pa tras como un hijoputa,a media mañana tengo media cuadra limpia y a eso de las cuatro de la tarde llego a la otra punta,cual es mi sorpresa cuando levanto la cabeza,miro pa tras y digo me cagon dios a empezar por la otra punta.AMIGOS poner vacas, de 100 pa arriba y sabreis lo que es la libertad.Ahora amigos tenemos en marcha un nuevo proyecto pionero en España,que se va a llamar spa balsa primavera y turismo rural autentico sin mariconadas.Basicamente esta pensado para la gente de ciudad que esta muy estresada y necesitan desconectar un poco de la rutina diaria.La terapia comenzaría con un dia normal en la vida ganadera:Segar 15 tractores de verde a mano en la cuesta de la asomá,Sacar 150 carretillos de abonu de la cuadra por el calce alante y los ultimos 15 metros pasar por una viguetilla de madera con mierda seca de hace quince años hasta llegar al estercolero y allí meter un patinazo y entrar de cabeza a la pila.Esparcer 2000kg de quimico a mano en sacos de 50kg,esquilar 300 ovejas !!ah!! se me olvidaba…y arreglar el tractor.Después de todo esto vendría la parte de relajación,que es donde hablariamos de la spa balsa primavera que consiste en un estercolero lleno de balsa donde pasariamos a relajarnos durante 2 horas.Apenas ha comenzado el proyecto y ya tenemos miles de reservas todas de Santander y Madrid,la gente esta muy ilusionada en venir a pasar un fin de semana al campo con los animalitos.Sin duda pensamos que es un proyecto que va a ser de mucha utilidad para toda esta gente que esta super-estresada y necesitan un fin de semana de tranquilidad y relajación.Si quereis mas información podeis entrar en nuestra pagina web: http://www.paladeabonu.com o bien en la pagina 889 de teletexto(spa-balsa primavera)

    Metrosexuales versus Agrosexuales

    Leyendo un artículo me encuentro, así, de repente, con que desde hace no más de diez años tenemos entre nosotros a unos seres, raros raros, que la moda se empeña en denominar metrosexuales.

    Se dice que son hombres, pero que visten como mujeres, oh!. Que se tiñen el cabello, broncean su piel, usan cosméticos, perfumes, mantienen bien depilado su vello corporal, e incluso no dudan en hacer uso de la cirugía para desarrollar su otro yo más femenino y así, en perfecta armonía con la ambigüedad, ensalzan su imagen en detrimento de la propia identidad con un objetivo claramente seductor y/o sexual.

    Vaya, que de lo que se trata es de pillar cacho, como siempre.

    En mi pueblo los llamamos mariconas, así, con todas las letras, ma-ri-co-nas.

    Claro que según tengo entendido, los metrosexuales son definidos por su caracter urbanita, metropolitano, de ahí el nombrecito. Entonces los donjuanes de provincias, los de interior, ¿deberían denominarse aldeanosexuales, rusticosexuales quizás? Yo más bien me atrevería a acuñar la palabra como agrosexuales para denominar al mozo hortelano que, después de 14 horas con la azada al hombro y las albarcas llenas de barro, se refrota la sobaquera en la acequia, se engalana con la camisa franela de los domingos, se pone “tol pelo patrás” y se va al teleclub del pueblo a echar un tinto pa que le vean las mozas casaderas locales. Y ellas suspiran.

    El agrosexual no necesita ir al gimnasio, goza de un bronceado que muchos ya quisieran y lleva una alimentación envidiable que le proporciona un buen aspecto físico. El agrosexual desarrolla un instinto cazador para el fin de semana, cultivado en sus largas horas de soledad en el campo o entre su ganadería. El agrosexual da una gran importancia a su apariencia física cuando sale de cacería, preparando concienzudamente todos y cada uno de los detalles que le asegurarán el éxito con las zagalas en edad de merecer. El agrosexual es una bestia imparable en el erial del amor y la seducción, es una mezcla entre la trogloditez del macho en celo y el amante trovador, poeta de verso tullido y entrecortado. El agrosexual es directo, implacable, un triunfador con los bolsillos repletos de billetes capaz de embaucar a las más difíciles hembras. El agrosexual nunca se va de vacío, nunca se queda en blanco ni a dos velas. El agrosexual no tiene reparos en descargar su preciosa mercancía en algún club de vuelta al pueblo, y presumir de ello, incluso. El agrosexual no necesita vestir como una nena y siempre marca paquetón. El agrosexual no se molesta si le confunden su hombría, es más, le gusta presumir de su inexistente homofobismo. El agrosexual se rodea de tipos no-agrosexuales que le parten la cara ipso facto a aquel que puso en entredicho su masculinidad. El agrosexual en resumen es un líder, un triunfador en todos los campos que no tiene que adaptarse al medio, ya que consigue que el medio se adapte a si mismo. El agrosexual no necesita ir por la vida demostrando nada a nadie puesto que tiene tierras, un gran Mercedes, paga rondas de cubatas a los no-agrosexuales y si dice que “siete sin sacarla” nadie duda que, a buen seguro, habrán sido ocho o incluso más.

    En las ciudades son conocedores de este tipo agrosexual y han creado su propia versión del galán rural, del Don Juan de pueblo, del seductor aldeano de toda la vida, llamándolo metrosexual, pero vaya, ni puta idea.

    Envidia cochina, mariconas!

  • En efecto, JrG. Oliver Sacks –que, por cierto, fue uno de los grandes valedores de la película de Herzog– narraba un caso similar al que usted describe en su libro Un antropólogo en Marte.

  • Ojo Alvaro, que nada tengo yo en contra de los contenedores-erogadores de fluidos líquidos de baja densidad, con apéndices dosificadores cónicos.
    La cuestión es la adecuación del continente a determinados contenidos.
    Y es ahí donde le duele.
    El Brandi o el Gintonic, no es cosa de ser bebida con ese aparato.
    El vino de Champagne TAMPOCO…joderrrrrrrrrrrr

  • Voy presto a pintar un PORRON. (tranquilos no voy a ceder los derechos de publicación en el fanzine). Por esta vez se la paso…

  • El vidrio del porrón imprime carácter, como los sacramentos, y ennoblece incluso las bebidas más cerriles al disfrute y, por si fuera poco, francesas. Convengo, eso sí, en que no todo ha de beberse por ese medio que filtra el líquido garganta abajo como un tobogán.

    Me he acordado de esto otro de Hughes: Ana Rosa en Gaza.

    Novelas de a duro.

  • El vidrio del porrón de espesor propio de cristal blindado, lógico por otra parte para elemento tan pesado que normalmente acabará por mor de la torpeza o la gravedad en el suelo, y por sus contenidos tendentes a la ebriedad, lejos de ennoblecer lo que hace es dosificar en finos hilos, algo que de otra forma sería imposible de ingerir.
    Dado al ámbito rural, donde un lamparón en la camisa pasa desapercibido, exige adoptar groseras posturas para cualquier libación, siendo propensa la aireación en esas circunstancias al sonoro eructo posterior, como nota musical de agradecimiento del estómago ante tamaña agresión.

  • En la zona de Moncloa había, no creo que siga, un bar, “los porrones”, dónde los de los colegios mayores de la zona nos enganchábamos unas giñas de la hostia a base de porrones de moscatel. Era néctar imperial.

  • Acabo de ver el resumen del partido del Madrí y compruebo que Pepe está muy guapo con su nuevo corte de pelo.

  • En todas las ciudades, allí donde hubiera un pijo presumiendo de chachi había un porrón. También en Oviedo corrían en manos de universitarios que se las daban de clase.

    Pero donde los hombres tenían callos en las manos se bebía a bota. Como les sacaras un porrón te lo estampaban en la cara con solo mirarte.

  • Pues en mi pueblo secábamos las hojas de berza y las triturábamos. Luego, las enrollábamos en páginas de El Caso y las fumábamos. Como te vieran fumando Malboro, Winston o incluso Celtas, Ducados o una tagarnina, te echaban al pilón y te quemaban la granja con los cerdos dentro.

  • Ja, hojas de berza trituradas, qué pijos. En mi pueblo nos fumábamos las heces secas de los cerdos que se alimentaban de hojas de berza y si no usabas papel de lija para liar te quemaban el miembro y te echaban a los cerdos.

  • LUCHA DE CLASES
    Pues no, Boz Scaggs no tocó nunca con KC, era otro Boz que terminó luego en Bad Company.
    La Steve Miller Band y Steely Dan eran grupos con clase que nos gustaban sólo a los más pijos. Desde luego no bebíamos en porrón ni en bota, ni leche de pantera ni minis. Sí un bebercio llamado “lagarto”, era Kas limón con Larios. En Balmoral solo whisky.

  • Este Anna Sullivan que ha dejado Gómez de regalo como quien no quiere la cosa me ha hecho recordar a un muchacho que conocí en Chicago. Aunque los dos éramos muy jóvenes y es posible que él algo menos que yo, era muy cándido, y por ese motivo no me terminaba de atraerme para un más allá. En cambio, esa misma candidez me tenía arrobada. Se había criado en una familia de clase baja en una ciudad chica de un estado del Este, en un ambiente “liberal” (en términos americanos) con tendencias anarcosocialistas (en términos..), y de algún modo de ese caldo nació su vocación, que era formar a niños sordos para que pudieran integrarse en aulas ordinarias desde pequeños. De la vocación y la inteligencia surgió una beca y de allí la estancia en una universidad prohibitiva. Cuando me parecía tan cándido (ay, me temo que la cándida era yo) estaba terminando su cuarto año de especialidad. Recuerdo estar caminando con él en plena ventisca, hacia el cercanías (en términos…), y él hablar con la mirada encendida (y olvidado por completo de mí) de la inmensa felicidad que le producía ver cómo un niño de cuatro años sordo de pronto empezaba a sintonizar su emisora con el resto del mundo.