El árbol partido, 12

fubol
por Claudio Sífilis.

Pana

Aquel sábado en el bar de Alberto el protagonista fue el Pana, todos hablaban de él, que estaba sentado en su mesa con Enrique bebiendo whisky y poniendo rayas de cocaína como si nada, las explicaciones sobre su ingreso en el hospital la semana anterior y que fueron muy escuetas. Alberto y los demás comentaban que en apariencia estaba bien, todo lo bien que te puede parecer alguien con obesidad mórbida. Sus amigos nunca le preguntaban su peso, más de 150 kilos para 1,80 de estatura. En la mesa, Enrique le hablaba de su obsesión:

– Los vertidos ilegales han aumentado un 40% este año en la Cañada Real. Hay estudios basados en denuncias a la Guardia Civil e imágenes tomadas con helicóptero que así lo demuestran. Veo mierdas nuevas cada día, he descubierto una montaña de cables de cobre pelados en el poblado de El Gallinero.

A Pana eso por un oído le entraba y por otro le salía. Pana era uno de esos autónomos que se compran un camión, recogen escombros en obras y los vierten ilegalmente en la Cañada Real. Ya saben los lectores que, para hacer obras, es necesario pagar una tasa municipal y presentar la documentación de que los residuos los ha recibido un gestor autorizado. Muchos particulares no hacen esto, y algunas constructoras tampoco, si los lectores hacen una reforma en su casa y no quieren pagar la tasa municipal, pueden tirar ilegalmente la basura o si no, Pana puede encargarse. El vertido se puede hacer en cuestión de minutos y, si no se pilla al infractor in fraganti, no es posible sancionarle y mucho menos obligarle a recoger lo vertido.

– Muchas veces me encuentro una lavadora o el frigorífico antiguo que se tira en medio de un camino. No lo entiendo, hay un punto limpio y se puede llevar allí– se quejaba Enrique.
– Porque es muy lento, se pierde mucho tiempo. Tiempo es dinero. Escucha, pagar los 60 euros que me cobran en la escombrera municipal no me resulta rentable. Yo cobro 100 por contenedor y pago 20 en un vertedero ilegal, no puedo pagar 60. Entre el gasóleo, las licencias, autónomos y todos los gastos que tenemos, no me sale a cuenta trabajar. Si quieren que lo hagamos bien, que bajen los precios. Sabes que los procedimientos administrativos son muy lentos y, cuando vienen las denuncias, ya es demasiado tarde y hay muchos más vertidos encima, así que me da igual que me denuncien a la Guardia Civil – respondió Pana.
– Pero ahora la Guardia Civil controla la acumulación de escombros en helicóptero.
– La policía no tiene cojones de entrar en la Cañada Real.
– Pero entre todo hay materiales tóxicos, muchos plásticos.

Por Valdemingómez hay una amalgama de todo lo malo. Se juntan ladrones de coches, aluniceros, traficantes, yonkis y gente violenta en general. Es una zona indomable y la de mayor conflictividad en Madrid. La detención de familias enteras de delincuentes y la demolición de chabolas por parte de las Fuerzas del Orden no sirven de mucho, esta gente no sabe vivir de otra forma y vuelven a organizarse rápidamente. Unos días atrás una decena de individuos apedreaban a dos agentes de Policía Nacional que intentaban llevarse detenidos a los tres autores de un robo a la fuerza. Incluso para la policía este lugar puede ser una ratonera. Los dos agentes consiguieron escapar algo magullados y con desperfectos en su vehículo, no realizaron ninguna detección.

Pana conocía bien esta zona, su familia tenía aquí una finca que antiguamente fue industria relacionada con el ganado. Ya quedó cerrada, sin embargo, su tío seguía viviendo allí, tuvo un taller de soldadura que también cerró y la finca se había convertido últimamente en un vertedero ilegal. La semana pasada, cuando Pana acabó en el hospital, Pana no fue allí para ver a su tío, fue a comprar perico. Iba casi semanalmente, y el ambiente ya no le impresionaba. En la lista de espera se encontró un viejo conocido suyo ejerciendo de machaca, el Huevo, llamado así desde que perdió una oreja de un tiro, no es una leyenda urbana. El tema de los machacas, el trato que les dan los camellos es particularmente humillante, los niños les pegan y les tiran la comida al suelo antes que dársela. Todos desprecian los machacas, por haberse rebajado a trabajar como esclavos de los camellos. Y el trabajo de machaca no es fácil, organizar y contener a 200 drogodependientes diariamente, algunos desesperados por la necesidad de consumir.

Era un día de encontrarse con conocidos, y eso a Pana le daba muy mal rollo, significaba que algo malo iba a pasar. Al incorporarse a la carretera, un coche que venía a velocidad excesiva, hizo por evitarle, salió de la carretera y se dio una buena hostia contra una chabola. Al pasar al lado vio que era el Balú con sus colegas y el Balú le devolvió la mirada. El BMW que llevaban estaba destrozado, pero Balú parecía estar bien, mala hierba nunca muere. Pana siguió conduciendo.

– Dame o te meto – es la histórica frase que utilizó en el colegio su amigo Balú para amedrentar a los chavales y quitarles el bocadillo.

A los demás niños ver acercarse al Pana y al Balú les dejaba la sangre fría. Había un chaval que siempre llevaba manzana y cuando le pedían y la enseñaba, el gordo respondía “joder, otra vez”, porque no le gustaban. Una semana todos los chavales llevaron manzanas, y cómo le jodió la gracia a Pana.

Balú se metió en una panda de heroinómanos que se dedicaban a mangar al personal para comprar las dosis. Cuando no se pinchaban, mangaban pegamento y se lo metían detrás del colegio. Pana en aquellos tiempos probó la heroína, pero no le interesó, a él le iba más la cocaína, la coca le hacía sentirse invencible, la heroína era como una huida del campo de batalla, y se distanció de Balú que se había enganchado a la primera. Pana recordaba al Balú haciendo como que se afeitaba con un contundente machete para amedrentar al personal. También una vez golpeando con un ladrillo en la cabeza a una vieja para quitarle el bolso. Muchos de aquellos yonkis que iban con él al colegio están muertos, alguno se ha rehabilitado, pero los menos. ¿Cómo se llamaba aquel? ¿Ese que ahora es picoleto? Vaya panda, cada uno tenía su sistema. El Cabezapico era conocido por entrar en las casas, una vez se coló en el taller de su tío, intentó abrir la caja registradora y no lo consiguió, en vez de darse por vencido siguió intentándolo hasta que se quedó sin fuerzas. Cuando su tío abrió al día siguiente se lo encontró tirado en el suelo. El Cabezapico empezó a quejarse que el sol le molestaba en los ojos y siguió con su pedigüeñear.

– ¿Qué haces tronco? Baja la puerta… ¡Eehh! ¡Oyess! Puedes daarme una ayuda, que estoy muy maaal. Si puedo hacer algo por ti a cambio, hoy por mí mañana por ti. Ya sabes, estoy maaal, tronco.

El tío de Pana cogió una herramienta de un metro de larga y sacudiéndola en el aire le dijo.

– Me has pillado de buen humor y te voy a dejar que te largues. Si no te largas me voy a poner de mal humor y voy a empezar a trabajar contigo. Te voy a desmontar por piezas, porque sé hacerlo, sé dónde tienes cada una de las ligaduras de tus huesos. No soy médico ni he estudiado anatomía, pero te aseguro que puedo desmontarte y que te voy a dejar apilado en un rincón. Luego voy a descansar, irme a comer y cuando vuelva y tenga ganas, voy a soldar las piezas de nuevo, voy a hacer una obra de arte contigo.

El Cabezapico pensó unos minutos, balbuceó algo sobre la incomprensión del mundo y se marchó. El Cabezapico ya murió. Para el Pana aquellos fueron sus colegas, se engancharon, eran personas que le importaron, no los yonkis de la fila de antes, joder, estaban el Caralimpia y el Caracaballo, uno de ellos se murió hace unos años de sobredosis, Pana no recuerda cuál de los dos. El “dos duros” era un gitano muy plasta, que siempre te iba pidiendo pues eso, dos duros. El Cien Duros, ufffff. Hostia, el Cien Duros era rayando en la subnormalidad, está en la cárcel, complicado con la movida de La Fortaleza. El Cien Duros llegó a integrarse y tener trabajo durante una época, incluso. Luego se le volvió a saltar el resorte, joder, ya hace años.

Rayista hasta la muerte, Pana fue al partido del sábado, disfrutando de algunas ventajas de segunda B, depende en que estadios se vende cerveza, en tercera en muchísimos.

– Y digo yo, ¿el alcohol solo afecta si estás en categorías inferiores?
– Si se trata de una medida para controlar al público supongo que es más fácil controlar a 500 borrachos en 3ª División que a 30.000 borrachos en 1ª.
– De todas formas, me parece una medida muy hipócrita, porque si el alcohol es una sustancia legal ¿Por qué me prohíben consumir algo legal según qué sitios? Que prohíban el alcohol de una vez y ya está y se dejen de tonterías, pero si no es una sustancia ilegalizada que no me impidan consumirlo.
– Supongo que habrá gente que se pondrá demasiado violenta, gente que estará de cachondeo, gente vomitando, etc., pero no creo que dé tiempo a consumir tanto alcohol dentro de un estadio como para ponerse tan mal, y si ya viene la gente mal antes de entrar pues para eso está el derecho de admisión.

El partido empezaba con esperanzas.

– Mucho Rayo. Mucho Pepe Mel. Volveremos donde nos pertenece guste o no con estos jugadores y con Pepe como entrenador
– ¡El equipo convence y somos el “Coco” del grupo y de toda la segunda B!

Sin embargo, empezó a nevar y el partido se torció.

– No va a por los balones aéreos.
– inseguridad en defensa, mejor de extremo.
– De extremo horrible, no sube, ni acompaña a Collantes nunca y cuando pone alguna normalmente mal.
– Le falta ritmo.
– Coke, ¿qué le pasa?
– Muy batallador, lucha solo, pero o le sobra o le falta un regate, siempre no obstante, de los mejores.
– En ataque nada de nada, otra primera parte a la basura
– ¿Por qué le ha colocado de extremo y no de enganche? Mal
– ¿Por qué de enganche y no de extremo? Mal
– Mal colocado siempre (a lo mejor no por su culpa)
– Más alegría pa jugar joder, señor Mel. En fin, el peor partido, así no serán en los play offs.

El partido acabó 0-0. A la salida, todo tranquilo, sin peleas. De pronto, enfrente de él, el Balú. El Balú le fue a dar un abrazo, Pana no quería, pero el Balú se le tiró a la chepa. Era un viejo truco del Balú que Pana conocía, Pana había visto con sus propios ojos al Balú matar a un tío a navajazos mientras simulaba apartarlo de una pelea, sin que Pana ni ninguno de los presentes se diera cuenta. Pana recibió dos navajazos en el abdomen, reaccionó rápido con un cabezazo y aprovechó el abrazo para volcar sobre el Balú, doscientos kilos de peso sobre el bulldozer jonkie que no pudo volver a clavar la navaja. Pana le agarró la cabeza con una mano y la golpeó un montón de veces contra el suelo. Le costó mucho levantarse, dejó a su amigo tirado en el suelo.

– Ojalá te mueras de una sobredosis – fueron las palabras de despedida de Pana.

Comenzó a caminar, paró en un soportal, donde con una llave sacó un poco de coca y se la metió en la nariz.

– No voy a pasar la noche de sábado en el hospital – dijo en voz alta.

Ir a un hospital no era una opción, no quería que le cortaran el rollo. En un hospital lo primero es dar explicaciones, lo segundo neutralizar la droga que se tiene en el cuerpo. Ni hablar. Más coca, pasó junto a un puticlub y no le dejaron entrar:

– No se encuentra usted en condiciones.
– Me encuentro perfectamente, voy a entrar.
– Usted no va a entrar.

Dos gorilas le dieron varios sopapos, los sacaron de allí a empujones en zigzag, algunos guantazos más hasta tirarlo al suelo.

– No vuelva usted por aquí.

Perra vida, injusta. Pana solo quería tomarse unas rayas e invitar a las chicas. Él es buena persona. Nevaba, Pana se levantó, pero apenas caminó unas manzanas se sintió mareado y se sentó en un banco, luego decidió tumbarse y perdió el conocimiento.

Por fortuna para Pana pasó por allí un tipo raro, que lo vio cubierto de nieve y sangre y decidió llamar a la policía.

– ¿Qué tiene usted en contra de esa persona?
– Yo nada.
– ¿entonces por qué nos llama?
– Porque está en un banco dormido, cubierto de nieve y va a morir congelado
– ¿pero qué tiene usted en contra de él? ¿Le va a denunciar?
– No le voy a denunciar. ¿Es que no quieren venir?
– No, ya vamos.

En unos minutos llegaron los picoletos. En fin, a partir de aquí todo fue un marrón para Pana que sobrellevó como pudo, aunque lo que más recordaría de aquella noche fue el último abrazo con su amigo de la infancia. Balú murió de sobredosis unas semanas después.

88 comentarios

  • El Pana que a mi me suena, y a la comunidad motera también, era Carlos Lavado, el venezolano que corría para YAMAHA con el team VENEMOTOS.
    Durante los 80 ganó dos campeonatos del mundo de 250, pero anteriormente también corría en 350.
    De lo que cuenta Claudio, en San Sebastian y Bilbao y también vi muchos personajes parecidos, con sugestivos nombres como Montini, Gigi, Pasmao…
    En el País Vasco de esos tiempos lo más sórdido de Bilbao se mezclaba con Neguri en el tema del caballo, al igual que en Donosti, donde señoritos con moto y coche, se hacían pasar por los dueños del cotarro, mientras sus papas les sacaban de los líos, siendo lo más guay y jugando con fuego en las venas.
    Hondarribía en aquellas épocas, era una especie de paraiso sin policias, que estaban ocupados con los terroristas, y estos de las drogas daban muy poca guerra.
    Ya conté en alguna ocasión anécdotas de gente ya pillada por el SIDA, o en fase terminal de adicción.
    Lo que se podía ver se dividía en dos bandos cláramente diferenciados por la clase social.
    Los delincuentes del caballo, y los “aristócratas” que les gustaban los juegos muy fuertes, pero que se sentían invulnerables por la casta.
    Estos eran los que más peligro tenían. Creían ser duros y sabios, pero eran mierda con muchos recursos heredados.
    Alguno es ahora de la autoridad, incluso con coche oficial. salen en las manifestaciones antidroga, e incluso cambian de acera para no recordar donde estaban anteriormente.
    Carecían y siguen careciendo de la mínima humanidad necesaria, y es que el caballo los convertía en títeres, como ahora lo son del dinero.
    Gentes muy peligrosas, sin ningún respeto, sin decencia, sin honor.
    Todo se lo llevaron por delante, y si bien muchos también se llevaron rápido sus existencias, otros incluso tratan de salvar vidas parecidas, que ya no entienden, proselitistas de lo contrario con toque de superioridad.
    Niños peligrosos que recomendaban lo que ahora rechazan con subvención y logotipo.
    DELEZNABLES.

  • Claudio, esto es mucho mejor que Makoki. A destacar entre otros hallazgos:

    -una frase absolutamente memorable (“No voy a pasar la noche de sábado en el hospital”).
    -el jefe Wiggum al teléfono (“¿Qué tiene usted en contra de esa persona?”).
    -la treta navajera del Balú. Por cierto, hay un maravilloso duelo a navaja al final de Ciudades de la llanura, de Cormac McCarthy.

  • Volvemos. (De trabajo en trabajo).

    En un mes, del 11 de marzo al 11 de abril de 1950, Pavese escribió sus últimos 10 poemas antes de su suicidio en agosto de ese año, estaban dedicados a Constance Dowling.
    Parece que la ruptura de su relación sentimental (un romance infeliz) con la actriz o, mejor, el rechazo de ella, fue una de las causas de su muerte (en realidad fruto de un auto-aniquilamiento existencial). Aunque él nos había dejado escrito: “Uno no se mata por el amor de una mujer. Uno se mata porque un amor, cualquier amor, nos revela nuestra desnudez, nuestra miseria, nuestro desamparo, la nada.”
    Hemos ido traduciendo el día correspondiente a su escritura, cada uno de esos poemas póstumos en estas fechas, tratando de captar su melodía interna, tal y como nos había sugerido su lectura en el vuelo de vuelta de Florencia, donde días atrás, habíamos encontrado en un rincón, en los escasos estantes dedicados a la poesía, en la Librerie Feltrinelli de via de’ Cerretani, el breve, pero excepcional, libro de poemas publicado por Einaudi, editorial turinesa donde Pavese, cofundador, trabajó y en cuya mesa de despacho se encontraron estos versos mecanografiados.

    P. D. No es seguro que fructifiquen conversaciones con editoriales para su posible publicación, a la espera, y suponiendo su probable futuro en blog, se ha colgado una muestra.

  • Esa misma edición de Einaudi me la compré hace unos años en Bolonia y creo que también en la Librerie Feltrinelli. Al ser tan pequeña la tuve durante un tiempo apoyada en vertical en uno de los estantes de mi librería junto a un poemario de De Cuenca y un libro sobre cortes de pelo de futbolistas.

  • ESPAÑA VACÍA EN MOTOCICLETA
    Tras la hazaña de Holm cruzando el Maestrazgo y apareciendo en la Mancha, que complementamos con una ruta por los Montes de Toledo, ya está dispuesta una nueva gira para el próximo fin de semana.
    Nos desplazaremos (mi santa y yo) desde Daimiel a Mérida, atravesando la solitaria ruta de los pantanos, unos 300 kms aprox., donde esperamos una recepción de postín capitaneada por Ximeno de la alta Atalaya.
    Esta vez nada de motos deportivas, he sido debidamente advertido. Una rutera y comodísima Honda Paneuropean 1300 del 2003 provista de voluminosas maletas para transportar la impedimenta de mi santa, lastrará nuestra aerodinámica.

  • Estupenda entrada, y estupendo el relato de JrG. Los he disfrutado. Mucho.
    Entre otras cosas, porque yo me lo imagino, pero no lo he vivido. Y me alegro de no haberlo vivido.
    Que alguno de mis amigos de la infancia de San Sebastián, se acabaron muriendo de SIDA, o de sobredosis, pero yo para entonces , ya estaba haciendo mi imitación de la madre de familia tradicional, había perdido todo contacto con ellos, y no creo que ninguno me hubiera reconocido siquiera, si nos hubiéramos topado de frente…

  • Es mi deber anticiparle Sr. Marqués que la recepción podría verse empañada por la dudosa excelencia gastronómica del lugar. Cierto es que estamos en plena temporada de Tortas del Casar y La Serena, de indiscutible calidad, pero es producto y no cocina. Los derivados del cochino ibérico, son otros ejemplos de lo mismo. También hay algunos vinos de la zona que merecen ser considerados como tales y no como vinagres en inacabado proceso de transformación, pero no son fáciles de conseguir por estos pagos al estar fuera del alcance de los lugareños. Por último, de los famosos cavas de Almendralejo… sólo puedo decir que piden porrón a gritos.

  • Ximeno de Atalaya
    Lunes, 17/04/2017 a las 14:00

    Por último, de los famosos cavas de Almendralejo… sólo puedo decir que piden porrón a gritos.

    He pillado la indirecta, Ximeno. Cuente conmigo.

  • La torta del Casar en mi opinión es el mejor queso de España. Su aroma y ese poderoso sabor al cardo que lo crea no tiene parangón. En este lado está el Mont-d’or pero sin esa fortaleza que sacrifican por una creo que demasiado apagada elegancia.
    Para tomar con cuchara, del mundo, me quedo con esa maravilla de las provincias limítrofes con Portugal donde casi lo igualan pero no lo superan.
    Difícil de maridar con vinos y quizás uno debería llevar un vino de Ribera de Duero.
    Me resultó un plato muy serio el verter el contenido de una torta sobre unas migas pastoras viudas.
    Plato de fuerza para estómagos camperos que disfrute enormemente.

  • La España Vacía tiene esas cosas. Cerdos de jamones insuperables, corderos mejores que los de la biblia y quesos deliciosos. Lo que no tiene la España Vacía es pan, porque ya jodería que lo tuvieran todo unos pocos.

  • La melena de Fermín –La Vieja, para los amigos- le llegaba tan abajo que, al tirar la cerveza del grifo, las puntas del pelo entraban en los bocks del Sorel (Vigo) La primera cervecería de España en la que no hubo camareros profesionales ni se vio jamás una chaquetilla blanca ni una bandeja metálica.
    Cuando vivía el General, Fermín –La Vieja- trabajaba sin cobrar en el Sorel; trabajaba solo por la bebida. Y por la facilidad que el empleo daba para follar. Un camarero en un bar de progres tiene poder, si bien se mira, y con el poder se fornifolla.
    La Vieja flotaba en un estado de perenne borrachera atenuada, en cuanto a las formas, por su alta estatura, la elegancia de sus hombres rectos y anchos y las burbujitas de cerveza que le lavaban diariamente las puntas de la melena arrubiándola progresivamente de suerte que era bicolor: rubia en las puntas, castaño el resto del pelo. En alguna ocasión, muy borrachos ambos, O Demo le meaba a La Vieja por la melena para arrubiarla más. No hay razón para echarse la manos a la cabeza,las campesinas gallegas se lavaban el pelo con orina de vaca por la misma razón.
    Era época de grifa legionaria, ni siquiera se conocía el hash. Mucho menos la cocaína y nadie la heroína. Se sabía de algunos morfinómanos pero solían ser personas mayores que habían padecido enfermedad dolorosa y quedaron enganchados.
    De repente, sin que nadie supiera exactamente cómo vino, ni quién lo utilizó por primera vez, ni quién fue el primero en comerciar con el (al principio su uso fue, como siempre, gratuito) apareció al trote, primero, y después a pleno galope, el caballo. Es de mal gusto contar anécdotas al respeto porque cada español conoce por lo menos diez de aquella epidemia. Pero contaré una, con vuestro permiso.
    Mi tía Clotilde, soltera y rica, tenía querencia por la hija de unos amigos, Isabel, que, la verdad sea dicha, era maravillosa por belleza y simpatía. Era verla y entrar ganas de comerla a besos. Empezaron a correr rumores de que Isabel andaba en malos pasos hasta el punto de que sus padres tuvieron que echarla de casa porque les robaba con violencia y hasta había vendido joyas familiares, vajilla, monedas, libros, etc. Isabel se dejaba caer de vez en cuando por casa de Clotilde para pedirle dinero, mi tía se lo daba feliz. Un día le pidió más de lo habitual, 10.000 pesetas, confesaría Isabel a la policía. Clotilde le dijo que ya le había dado el día anterior, que gastaba mucho, que le daría lo que le pedía pero que una chica tan joven no debía gastar tanto. Clotilde fue a la habitación seguida por Isabel, abrió la cómoda para coger el dinero. No sufrió. Isabel la desnucó con un pesado crucifijo de plata que reposaba en la mesilla de noche.
    Aquello me vino bien, agarré la pasta antes de que Clotilde se gastara mi herencia con la yonqui. Dos años después fui a visitarla a la cárcel. Estaba cojonudamente, limpia y saludable; era la líder de las lesbianas de su módulo. Me dijo que mi tía también lo era. Le pasé una pensión durante algún tiempo, por servicios prestados, incluso cuando salió de la cárcel.
    La Vieja fue el primer yonqui que murió en Vigo. Se inyectó polvo de ladrillo mezclado con no sé qué que le había pillado a una gitana de la Herrería.
    No hay épica en todo esto. Solo la mano del destino. De hecho, nada es épico porque la vida siempre acaba en un naufragio.

  • El motorista huye de autovías como de la peste. Por esta razón la N420 es un regalo que cursa por Tarragona, Teruel, Castellón, Cuenca y más allá. Pero ay, al entrar en La Mancha le espera una autovía Valencia-Extremadura. Contra lo que sería intuitivo, en los dos sentidos los carteles anuncian cada dos por tres la distancia a Madrid, además de la siguiente localidad. Desconozco si obedece a compensar una tendencia de los madrileños a perderse, o bien a recordar al viajero de la España vacía que el Centro existe.

  • Cuesta encontrar pan en la España vacía, no hay tampoco tiendas de ropa. En Navas de Estena, en el restaurante, la camarera me contaba que habían tenido murciélagos en el pajar, que les daban de comer espaguetis y les gustaban mucho.
    No sé porqué, le conté que yo solo compraba ropa por necesidad, cuando la que tenía estaba rota.
    Me contestó que como todo el mundo.
    Yo me reí. Le intenté explicar lo que era la adicción a las compras pero creo que no me entendió.
    La vida en la jungla no es tan mala, vivir en la ciudad es más peligroso, que cantaba Juanito Truenos.

  • A43
    Esta autovía está vacía, como corresponde a una carretera que cruza transversalmente el interior de España, Una, Vacía y Libre.
    Para el motociclista es una bendición pues olvidada de la DGT se convierte en pista de pruebas. Aquí me he asomado a los 300 con la CBR1000RR de la que me supe desprender a tiempo. Un caballo por kilo de peso es ingobernable fuera de un circuito.

  • El Pana fue terrorista célebre emparentado por amancebamiento con la no menos célebre terrorista, entonces juvenil, Anboto, al que la pestañí mandó, sin duda alguna y por méritos propios y posiblemente sin respetar protocolos absurdos, a mejor vida.

  • Yo para ser feliz quiero una carretera larga, estrecha, negra. Una carretera con líneas gastadas, cunetas polvorientas y señales desvaídas. Una carretera que se pierda en el horizonte a través del parabrisas y en los espejos. Una cinta oscura sobre una tierra vacía; flotante y tensa como un alambre entre dos montañas. Una de esas carreteras de las que están atravesados los sueños.
    Yo para ser feliz quiero un coche viejo, rojo, pequeño y rugiente. Un coche con sonidos de avión, o segadora, o lancha. Con ceniceros llenos, cinturones marrones y ventanillas abiertas. Un coche rebelde, obstinado, austero y noble. Uno de esos coches del metal del que están hechos los sueños.
    Yo para ser feliz quiero una morena enjuta, de pelo revuelto y sonrisa fácil. Una de esas que se saben tus defectos y apuestan fuerte por tus vicios, de las que gritan de rabia y placer, de las que cierran los ojos en las rectas y los abren en las curvas. Una morena lista que pasa de esconderse tras un gran hombre, que bebe vino sin gaseosa y sólo se despeina en el coche o en la cama. Una morena de las que pueblan los sueños.
    Yo para ser feliz quiero una playa blanca, de arena fina, agua clara y vale que sea fría. Una playa larga, vacía y salvaje. Una en la que imaginar vencida a la estatua de la libertad, el naufragio de un carguero o a Venus saliendo del mar. Una playa en la que sudar tumbado pensando en cerveza, estirar la mano y rozar un muslo, abrir un ojo y espiar un seno, respirar aire salado y el perfume de su piel. Una playa de las que son escenario de los sueños.

  • Encontrarse prosa macho en deportes o en cultura, sea. Encontrarse con un titular de EP, primera plana por encima de Ferrari y Fernando Alonso que reza “Largarde: Esperamos una reforma laboral en España”, abrirlo esperando encontrarse una crónica más o menos aséptica y documentada de unas declaraciones, y encontrarse esto, ESTO:

    Una voz honda y oscura, como de Nueva Orleans. Christine Lagarde (París, 1956), directora gerente del FMI, irrumpe con esa voz ingrávida en la deslumbrante Biblioteca Solvay, en Bruselas, para dar una charla y conceder esta entrevista a EL PAÍS y el resto de medios de LENA.

    (…) aunque también conserva cierto aire de reserva, como de armario cerrado con llave.

    (…) la receta sigue siendo una reforma laboral que parece una de esas liebres mecánicas e inalcanzables de los canódromos

    Y no sigo por no aburrirles.

    Acojonante. ¿Qué se puede hacer ante esto? ¿Por dónde empezar a hablar? Yo sigo con mis aviones y a tomar por saco.

  • Yo para ser feliz quiero una morena enjuta, de pelo revuelto y sonrisa fácil. Una de esas que se saben tus defectos y apuestan fuerte por tus vicios, de las que gritan de rabia y placer, de las que cierran los ojos en las rectas y los abren en las curvas. Una morena lista que pasa de esconderse tras un gran hombre, que bebe vino sin gaseosa y sólo se despeina en el coche o en la cama. Una morena de las que pueblan los sueños.

    Con todos mis respetos … borre usted este lugar tan común, que parece usted mi chico el pequeño que aún (espero) no ha conocido hembra.

    ______

    Ustedes llaman feminazis a las de los discursos homogéneos sobre media humanidad. ¿Cómo se diría lo contrario? No, no puede ser machista, porque de machista feminista. A feminazi debería corresponder ¿mascunazi? Debemos definir mascunazi en este fanzine, o encontrar un término para designar algunos lugares comunes de algunos hombres en reacción al feminazismo. Por ejemplo: a nosotros (!) también nos matan (las mujeres (!)) sería mascunazismo. En cambio la afirmación “las tías pueden ser muy perras” yo diría que no, porque es verdad que nuestra especie puede ser muy perra, así en general. Creo que sería justo definir como mascunazi la opinión de que si las mujeres no han logrado sobresalir en las ingenierías, el vuelo sin motor, la pintura, la literatura o el diseño de mapas esféricos (por otro lado: como los africanos, los esquimales, los tibetanos o los descendientes de los sioux), es porque les falta un once, justamente el once que tienen para freír croquetas, adobar el cazón o montar gineceos para conspirar contra sus parejas. Y así podría seguir imaginando ejemplos, pero ustedes ya me entienden.

  • Jenny, lo que buscas existe, es gilipollas: la misma palabra lo dice y no tienes que perder el tiempo con distingos.

  • A mí me parece que ser feminazi consiste en atacar a un hombre en base a su “supuesto machismo”. Por ejemplo el otro día afirmé que era sorprendente que siguieran habiendo tan pocas mujeres escritoras o matemáticas y Pirate reaccionó con aspavientos en los que ella suponía que tal pregunta era retórica y de aviesa intención.
    Esta matraca es epidémica. El otro día discutiendo en un seminario de como hacer buenas presentaciones puse el ejemplo de una colega allí presente que había cosechado un sonoro fracaso recientemente al hacer una. Expliqué que aunque lo tenía todo a favor (nueva en el Comité, joven, guapa y simpática) la habían abucheado por hablar sobre temas que no conocía y que no había consultado al responsable. Saltó una entonces, defensora de pleitos pobres, diciendo que Fulanita tenía muchas virtudes aparte de ser guapa y que no tocaba hacer referencia a ello. Supongo
    que estas son las gilipollas a las que se refiere Procu.
    Gusto comportarme con extrema caballerosidad y así me lo reconocen con frecuencia. La persona implicada me aseguró en un aparte que no le molestaba en absoluto que dijera que era guapa. Mi bonhomía fue grande pues esa persona que sí es joven y simpática no es desde luego una mujer guapa, aunque para mí en su conjunto lo era. Pero tuvo que salir la feminazi de turno, qué se le va a hacer.

  • Morgan, el lugar es común, no por simple deja de tener su poesía, y mientras piensas en la cerveza que todos necesitamos, alguna cosita extra cae seguro. Todo lo demás que hacemos, es para financiarlo.

  • Gómez
    Lunes, 17/04/2017 a las 23:47
    Nos sobreviven nuestras obras y los perfiles de las redes sociales.

    Y las deudas.

  • A mí (como a la mayoría de hombres heterosexuales) es que las mujeres me gustan mucho, mucho, y me gustan hasta sus defectos, pero esos defectos impostados, se me hacen insufribles. Pocas mujeres han conseguido sacar la cabeza en un mundo verdaderamente masculino, pero las que lo consiguieron fueron tan grandes que sirven de referencia humana universal.
    Lo demás son gilipolleces de venganza. No respetar a las mujeres como tales ha sido sólo el símbolo de la cretinidad de algunos masculinos, igual que defenderlas sólo como tales es la cretinidad feminista.

  • Las feminazis están aquí para quedarse, y obligan al hombre a replantearse su comportamiento. Unos no cambiarán, pero las nuevas generaciones vendrán con la nueva lección aprendida.
    Un hombre abre la puerta de la panadería a una chica
    – ¿qué pasa? ¿piensas que no puedo abrir la puerta yo sola?
    – No, es que te dejo pasar para mirarte el culo.
    En el trabajo uno al que echan se despide de un compañero y de una compañera. A ella le da dos besos y a él le da la mano.
    – ya estamos haciendo diferenciaciones por motivos de género. Dale dos besos a él, venga.
    – es que no me gustan sus barbas. En todo caso te garantizo que no volveré a besar a una compañera.
    – Que le des dos besos.
    Las feminazis están aquí para cambiar los comportamientos sociales, guste o no.

  • Pirata Jenny
    Martes, 18/04/2017 a las 00:33

    «Ustedes llaman feminazis […]»

    Esos «ustedes» tendrán nombre. Si yo no soy esos «ustedes», ¿que hago dentro de esos «ustedes»?

  • “Las feminazis están aquí para cambiar los comportamientos sociales, guste o no.”
    Te equivocas, Bertrand, tengo la impresiòn.
    Los molinos de la Historia muelen muy lentamente decìa Ortega. Houellebecq y yo estamos sopesando convertirnos al Islam. La tan socorrida reacciòn pendular .
    La victoria de Trump se apoyò también en la detestaciòn del feminismo militante de una parte de la sociedad estadounidense. Solo hemos visto el principio de la reacciòn. Al tiempo.
    Feminazismo= oportunismo de género+mala baba+ incompetencia
    Femimachismo= lesbianismo+odio patriarcal+sobrepeso

  • Procu, ya que anda por la Baixa, no deje de visitar, si no lo ha hecho ya, la Discoteca Amália, una pequeña tienda de discos especializada en fado que está en el 272 de la Rua Aurea o Rua do Ouro. A mí se me pasó ir cuando estuve y es una de las muchas razones por las que quiero volver a Lisboa.

    Ah, y muchísimas gracias por el regalo de Salvador Sobral, y la canción Amar pelos dois, compuesta por su hermana, que ha sido una revelación para mí. También yo sé ya por quién votar en el próximo festival de Eurovisión.

  • Este fanzine debería hacer una edición especial, razonada, del próximo festival de Eurovisión. En 3d, y papel biblia. Archivos sonoros y visuales.
    Nos falta¡¡¡¡
    Perro, yo nunca he hablado de feminazis, tampoco, así que no soy de esos USTEDES, tampoco. Es que no somos de nada, algunos…(sin remedio).

  • Que razón tienes Zeppi.
    Encontrar ISBN en decimales de pi, es como esperar que se infle el neumático, o contar los universos paralelos o posibles.
    Y si filmamos diez mil trillones de imágenes por segundo de la caída de un pluma, cuantas son iguales?
    O de que color es el caballo blanco de Santiago?

  • ¡LA MADRE QUE ME PARIÓ!
    Presentación del libro Te voy a hacer una autocrítica en la Biblioteca de Eibar… en feroz competencia con el partido de fútbol Eibar – Athletic de Bilbao de las 20:45 en Ipurua.
    Nos tomaremos unas cañas en algún bar en donde pongan el partido, o sea.

    kartela

  • Pirate, también me ha escrito el Consejero de Participación Ciudadana, Turismo, Ganadería, Cultura y Lugares Comunes del Cabildo de Lanzarote, que a ver qué pasa con las playas de arena negra. Como ve yo ya no tengo remedio; quizá si me hubieran pillado a tiempo y reprendido severamente otra gallina cantaría. Por otra parte la morena de la copla siempre es hermosa y rebelde y desafiante y, hay que decirlo, sexualmente accesible. Quizá lo uno por lo otro y lo de más allá de regalo. Yo tengo mis dudas de si la femme fatal de la poesía popular es la morena o la serrana, pero no me quitan el sueño. Soy morena pero hermosa, dice el cantar de los cantares, y quién sabe si de ahí viene todo. Transmítale a su hijo, si lo cree conveniente, mis mejores deseos de éxito en su debú y un mensaje de esperanza: con suerte, porque ciertas cosas nunca las merecemos, son sólo suerte, la morena de los sueños aparece. Doy fe.

    ———

    En general lo que hay es gilipollas, con independencia del sexo. El miedo deriva en ansia de control y los hombres temerosos suelen ser celosos y controladores, y si de natural violentos cumplen de maltratadores y hacen la vida imposible a sus parejas. Las mujeres temerosas suelen ejercer la misma presión sobre sus maridos e hijos; con más éxito en el segundo caso, cumpliendo de madres manipuladoras y castrantes si ellos son mozos. Ambos usan al otro, cónyuge o hijos, como instrumento sobre el que proyectar sus miedos y frustraciones y fracasos, chivos expiatorios en román paladino. A esa gente generalizar a los otros les calma los miedos; las generalizaciones que les comprenden se los activan.

  • Perro:
    Cuánto deberemos esperar para una traducción al Vasco ?
    El pueblo lo está necesitando¡¡¡¡
    Y al Francés????

  • Aconsejo a todas las buenas gentes de Éibar, que alguna habrá/que son muchas (bórrese lo que proceda según la idiosincrasia del sujeto), que pasen del partido y vayan a la presentación. El partido lo tienen perdido, salvo los que sean del equipo forastero (antes había más, dándose el fenómeno de que por alejamiento de la provinciana capital se hacían seguidores del equipo de la capital ¡de la otra provincia!, que les pillaba más cercas, como dicen por aquí; circunstancia idéntica ocurre en Ondárroa, último municipio de Vizcaya por la costa, donde hay muchos de la Real), de suerte que si acuden pasarán un mal rato, mientras que con la presentación lo van a pasar cañón.

    P.D: observo que Bellpuig ha dispuesto de un autocorrector que me acentúa Éibar, cosa que nunca haría por propia iniciativa, de lo que dejo constancia por si las moscas; si no fuere cosa de las artes de la doña, sino de los misterios informáticos en general, presento desde ahora mis disculpas.

  • No prestamos atención a Eurovision y lo vemos como algo obsoleto. Nada más lejos de la realidad. No volverá el orgullo de ser español en las cocinas, en los patios y en las salas de esa España Vacía, perdida en el 98 con la isla de Cuba, hasta que claramente volvamos a ocupar el lugar que nos corresponde en el concierto de las naciones. El fútbol cumple esa función para algunos urbanitas, pero en el resto de España las prioridades son otras. El Gobierno debería preocuparse de estas cosas, de evitar que año tras año, fracaso tras fracaso, se vea minada la autoestima del pueblo. Recurriendo a las malas artes, si necesario fuera; soborno, chantaje, manipulación. Lo que sea necesario. Fernando el Católico lo habría visto y actuado en consecuencia pero hoy no tenemos gobernantes de altura.

  • Creo que nunca me he reido tanto como en una Eurovisión cuando era más joven y tenía presencia en el tuiter.
    Que noche tan maravillosa…riendo a mandíbula batiente, y sin gastar ni un duro en bebidas ni estimulantes…
    Deberemos hacer también conexiones a tuiter, de la mano de nuestros expertos residentes.
    Por cierto, cuándo es?
    Quién representará al Hexagone?
    Inglaterra se ha quitado de esto también?
    Cataluña y Euskadi a quién presentarán?
    Moscú es Europa?
    Cuanto me queda por saber…y Procu tan lejos…
    A mí la legión¡¡¡¡

  • Bueno con estos artistas y un presidente comunista del Hexagone, ya puedo retornar a un país civilizado como España.
    Haganme un sitio por ahí abajo, silvousplait.

  • Le he dado a leer a mi nieta “Manolito gafotas”. En una escena la Luisa les lleva de compras a él y al imbécil y estos se encierran en el probador. El imbécil se caga y dejan la tostada dentro. Mientras lo leíamos en alto nos partíamos de risa y a todos les parecía bien.
    En paralelo ando releyendo “Muerte a crédito”, novela que me hace reír igual que las de Manolito a mi nieta. Sin embargo, cuando leo en voz alta las partes mas escatológicas me abuchean. “Céline es un machista y un guarro como tú”.
    Cosí fan tutte.

  • QUE JRG ANDABA POR LA TUÍTER, MÁXIMA DIFUSIÓN.

    Proc, tráeme (en mi cabeza suena “traime”) una portuguesa. Una que se parezca a Carminho.

  • “skailab”. fué alguno de mis apodos, ya no me acuerdo de otros.
    pero conocí gente muy aguda, e interesante.
    No tenía 50 años y era mucho más viajero entonces.
    Recuerdo a un par de mujeres geniales de Madrid, y alguna otra de BCN. También algún mamarracho. Sigo teniendo relación real con esas personas.

  • Creo que nunca me he reido tanto como en una Eurovisión cuando era más joven y tenía presencia en el tuiter.

    Creo que ésta es la historia más triste desde que existe el mundo y hasta que acabe. Creo que nunca he llorado tanto como hoy.

  • Tuiter y eurovisión, lo más de lo más. A veces no estás muy bien y un día, por cualquier cosa nos echamos a reír.

  • Demasiadas cosas quiere, M.Gaussage, ( 00′ 04 ), para ser feliz. Así no va a conseguir ser feliz nunca…
    Si se conforma con una moto normal, o con un coche que no le deje tirado en la carretera, y con compañía, aunque no sea ni rubia ni morena , ni salvaje , con tal de que le pregunte lo que usted sueña, y lo que añora, y lo que desea, y lo que recuerda con tristeza, y que le escuche, y le pida que le cuente cosas de usted, y de sus batallas , ( Así conquistó Desdemona a Otelo), entonces es muy posible que sea feliz, en cualquier sitio, incluso en una playa pedregosa , o en una estepa reseca.
    Al menos, lo será hasta que aparezca el Yago envidioso , el cenizo, o la “feminista” de turno, que le hagan dudar , y acabe matando a su Desdemona

  • JrG : La bicha no hizo acto de presencia. Sigue desapareciendo toda la comida que le dejo, pero a ella no se la ve.
    Hoy no voy a dejarle nada, a ver si se envalentona , se acerca a protestar, y conseguimos matarla.
    Pero aparecerá justo cuando ya no la esperemos.

  • Tuiter y la revista Hola, hacen más por la paz mundial que el premio nobel Obama.
    La paz mundial¡¡¡ Qué razón tienen las mises, y nosotros ni caso.
    Ajenos al talento con humor, a la guerra fría que pone en escena a repúblicas que nadie conocía, a buenas gentes ansiando demostrar su arte y buena fé, a demostrar cual es la referencia del buen gusto, el cánon de las buenas maneras, que sólo un pueblo inexistente como el Europeo, es capaz de crear.
    Pero cómo no nos vamos a reir¡¡¡¡

  • Yago es el personaje literario que resume lo peor del alma humana. Su capacidad de hacer el mal inyectando dosis de veneno moral es formidable.
    Siendo la relación amorosa un milagro de confianza, solo un milagro al cuadrado permitirá que sobreviva a la insidiosa voz de Yago sembrando la sospecha que destruye el elaborado juego que se mienten los amantes entre sí, tal como describe el bardo en su Soneto 138.
    Hay que guardarse bien de Yago y vigilar sus disfraces de cuñada o amigo, que aunque digan una verdad no traen más que la mayor mentira.

  • FEMINISMO RADICAL

    El término fenimazi, tan denostado, se denomina de una forma más correcta como feminista radical; visto en varios perfiles de Twitter. En estos casos, los que creo de mayor valor mediático, considero que se peca de “señalar” muy abruptamente, y con cierto desorden, cualquier contenido que consideren que posee un tono machista, descontextualizando la situación y menospreciando a la persona o si realmente es necesario ese ataque.

    Hace poco vi un video donde una persona, con miles de seguidores, decía abiertamente, y sin ningún tipo de reparo, que por culpa de la publicidad y los medios de comunicación, TODOS los hombres éramos violadores en potencia. Excesivo. Han salido servicios de taxi solo para mujeres con el eslogan “¿Temes ser violada?” (Que por lo visto han rectificado porque el titular ha cambiado). Excesivo. Pero lo peor de estas situaciones, a parte que conlleva una avalancha de aplausos, insultos y discusiones, es que no se soluciona ningún problema, se aísla y se generan miedos.

    Yo me declaro feminista, defiendo la igualdad de géneros, pero creo que hay cosas que se están haciendo mal. Se nos dice que no podemos ser feministas, que como mucho podemos ser aliados feministas, que la “lucha” es exclusivamente suya; a mí personalmente me han llegado a llamar machista por no estar de acuerdo con la opinión de una feminista radical. Se puede hacer de otra forma, y se puede hacer mejor.

    Cierto es que está habiendo una explosión social que no estamos controlando todo lo bien que nos gustaría y en ocasiones se dan palos de ciego, pero si aplicamos el sentido común, todo puede ser menos dramático, y sobretodo más fácil. De otra manera, se crean vertientes más radicales, tanto por un lado como por otro, y nada de eso es bueno para nadie.

  • Si tienen la ocurrencia de leerse este capítulo, anticipo de un libro que está siendo gestado por Doña Beatriz Gimeno, diputada de Podemos en la Asamblea de Madrid y responsable de Igualdad, podrán hacerse una idea de hasta dónde puede llegar el feminazismo comunistoide filoanarquista y -con permiso de Follandeiro Von dos Pazos- de las JONS.

  • Sí, sí, todo me parece muy bien, pero el feminazismo ya lo tenemos muy hablado. Yo decía que hay que acuñar un término para referirse a aquellos hombres que, a menudo por reacción al feminazismo (y a veces como forma de presentar su machismo de base envuelto en un discurso que, a diferencia de éste, sí tiene aceptación), también hacen sus discursos homogéneos sobre media humanidad, por ejemplo afirmando que no está claro que el número de hombres asesinados por sus parejas sea inferior al número de mujeres asesinadas por las suyas o que las mujeres no están presentes en las ingenierías porque tienen el cerebro fundamentalmente diseñado para hacer empanadas al horno o enamorarse.

  • Podrán leer perlas como esta:

    “La heterosexualidad, el régimen regulador por excelencia, no es la manera natural de vivir la sexualidad, sino que es una herramienta política y social con una función muy concreta que las feministas denunciaron hace décadas: subordinar las mujeres a los hombres; un régimen regulador de la sexualidad que tiene como finalidad contribuir a distribuir el poder de manera desigual entre mujeres y hombres construyendo así una categoría de opresores, los hombres, y una de oprimidas, las mujeres”

  • Ximeno, yo ahí ya me he quedao.
    Con eso tengo suficiente. La doña, ha escrito por escribir, para que el tratado parezca mucho más asentado.
    No era necesario.

  • Pero Pirate, vamos a ver.
    Ni tú, ni yo, ni ninguno de los que aquí se retratan, son de esa calaña.
    Los seguidores tampoco encontrarán acomodo en este fanzine, si son tan imbéciles y tan malas personas.
    Tampoco eres feminazi, aunque sí feminista.
    Eres culta y vivida.
    No entiendo la cosa.

  • Pero que vamos, que pueden entrar en el término BASURA, junto con muchas otras subespecies, sin que nos tengamos que tomar ningún trabajo accesorio.

  • Del victimismo de las feministas hemos pasado al victimismo de los machistas. Relacionar machismo con victimismo es muy chocante, pero es evidente que es una nueva corriente. Mascunazi no suena a eso, gilipollas tampoco.

  • Relacionando machismo con victimismo nos queda:

    machivismo

    De machismo y victimismo.

    1. m. Ideología que defiende a los hombres que se sienten atacados por feminazis o feministas radicales.

  • Pero, vamos a ver, ¿es verdad verdadera que se le ha hecho una pregunta en el parlamento al gobierno sobre cuales son sus planes de emergencia ante un apocalipsis zombie ?

    Yo ya no puedo.

  • Pasar de Beatriz Gimeno, donde señala jrG, y ver al atlántico merendarse al lester es macholismo.
    Pirate, ¡macholista!

  • A ver, que nos pasamos siempre de frenada.

    Lo que digan las feministas radicales, como Doña Beatriz Gimeno, tiende a la irrelevancia y a la manifestación freak. No es nuevo y si ahora le prestamos atención es porque gracias a las redes sociales y la hiperconectividad sus mensajes han salido del microespacio en do moraban.

    Más difícil resulta calificar como «machistas» las protestas de los hombres que se quejan del trato discriminatorio de las leyes: por ejemplo, el uso del comodín del «acoso» y los «malos tratos» en las separaciones que no son de común acuerdo, o la concesión automática de la custodia a la madre, salvo en los casos de desarreglo palmario.

    Que existe una campaña sistemática de descrédito contra el comportamiento masculino clásico es una obviedad. Y que en esa campaña se mezcla interesadamente todo en el mismo paquete, es otra. Yo no me siento amenazado como varón y toreo perfectamente, pero me toca mucho las gónadas que me metan en el mismo paquete que a los zumbados que asesinan a su pareja si por un casual le cedo el paso a una mujer, como me ha ocurrido en alguna ocasión (sin reparar, por cierto, que también cedo el paso a los hombres). Un poquito de por favor, o sea.

  • S., y Adaps, lo malo de empezar la nueva de The Leftovers es que me despierta el gusanillo de seguir con las lecturas de lo más chiflado de la religiosidad. Este episodio me ha recordado que tengo esto en espera, además de varios pdf sobre los davidianos de Waco.

  • No, el machivismo no consiste en criticar el trato discriminatorio de las leyes (no al menos como yo lo entiendo). Yo tampoco estoy de acuerdo con la cualificación de los tipos penales en función del sexo (no de otras características, por cierto) y, desde luego, no me considero machivictimista, por razones obvias. El mascunazismo, machivismo o como quiera que lo bauticemos finalmente, consiste en sobrerreaccionar ante el feminazismo hasta el punto de negar los méritos indudables del feminismo, de directamente meterse en el fango del machismo más burdo o de negar los muchos datos que demuestran que las mujeres, en términos generales y en todo el mundo, viven por el hecho de serlo casi siempre con un grado más de dificultad que los hombres, caeteris paribus. Ya está: MACHONAZISMO.

  • Quiero una motocicleta
    que me sirva para correr
    y quiero una camiseta
    que tenga el número 100.
    Y hacer uh uh
    poder llegar a cualquier lugar,
    llegar, mirar y regresar.
    Yo no quiero bicicleta,
    no me gusta pedalear,
    ni tampoco una carreta
    por lo despacio que va.
    Quiero uh uh
    una gran moto que corra igual
    que un cohete espacial.
    Yo lo que no tengo es tarjeta
    para poder circular,
    pues vaya una papeleta,
    me tendré que examinar.
    Haré uh uh,
    se quedará sin poder hablar
    y me felicitará.
    Pero la motocicleta
    cómo la voy a comprar,
    si no tengo una peseta
    y no sé cómo ahorrar.
    Quiero uh uh
    una gran moto que corra igual
    que un cohete espacial.
    Haré uh uh, uh uh…

  • Hazaña colchonera sin necesidad de ayudas arbitrales como Madrid y Barça. Espero que el Atleti gane por fin la Champions.

  • De los 100 goles que lleva el hermano de la Ronalda en la Champions la mitad han sido en orsay. Sin embargo los 6 que lleva el niño Torres han sido todos legales.

  • Quïnn, aun no lo he visto, esta grabado.

    Echo en falta en lo que nos trae alguna info sobre los Illuminati que gobiernan el mundo y su agenda secreta.

  • marquesdecubaslibres
    Miércoles, 19/04/2017 a las 00:13

    Si logra enseñarme un solo gol de Ronaldo, el mejor según su criterio, que sea mejor que un gol del Niño, el mejor según mi criterio, le invito a bailar. Si no, aquí va a correr más sangre que en una entrada de Olmos.

  • …a la izquierda se le pedía liderazgo y, en gran medida, el miedo o la incapacidad para enfrentarse a unas realidades mucho más complejas le ha llevado a refugiarse en una pureza ideológica y narcisista, evitando el compromiso reformista desde el cual se construyó el Estado de Derecho y Bienestar después de la II Guerra Mundial
    El adulto Nicolás

  • Pirata Jenny
    Martes, 18/04/2017 a las 22:53
    … o de negar los muchos datos que demuestran que las mujeres, en términos generales y en todo el mundo, viven por el hecho de serlo casi siempre con un grado más de dificultad que los hombres, caeteris paribus …

    Siendo eso cierto, en general, y necesarios los esfuerzos por eliminar esas dificultades adicionales, creo que el error del feminismo (o del feminazismo, si se prefiere) es achacarlo a una voluntad peremne e inmutable de la población masculina a lo largo de la historia. No soy partidario de teorías conspiratorias, más que nada por la muy improbable plausibilidad de poner a muchos elementos dispares de acuerdo en un comportamiento concreto. Las probabilidades en contra son astronómicas. No digo que los comportamientos denominados machistas no existan, bien al contrario. Lo que digo es que no obedecen a una voluntad generalizada y compartida por todos los hombres, sino a comportamientos concretos de los que son principalmente responsables los individuos que los practican. Y digo principalmente, porque también hay otras razones (sociales, culturales, históricas y circunstanciales) que ayudan a explicar, que no justificar, esos comportamientos. Pero empeñarse en reducir el problema a una única causa, me parece un error de enfoque, que no solo no ayuda a solucionar el problema, sino que lo agrava. Si un problema no se plantea bien desde el principio, es muy difícil que se resuelva. Y poner a la mitad de la población en contra por definición, no me parece el mejor camino.

    Ya pueden ponerse a la cola para sacudirme.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *