La madre que lo parió

ROLLO
Por Tipotrueno.

Era una habitación espaciosa. La cama, un enorme montón de ropa tirada encima y dos armarios, uno más destrozado que el otro, quedaban en el lado derecho. En el izquierdo, cinco televisores, siete teclados y dos sillas, todo custodiado por un peluche del Pato Donald. En el centro, frente a un teléfono móvil apoyado en la ventana, se había formado un pasillo.
Allí estaba Juan.

Noventa y dos kilos, gramo arriba, gramo abajo, de cuarenta y tres años, día arriba, meses abajo, postrado, lanzando un rollo de papel higiénico que golpeaba la pared, lo recogía, lo enrollaba con parsimonia y lo volvía a lanzar. Llevaba así toda la mañana, sin decir palabra, repitiendo ese movimiento en el más absoluto silencio. Su madre, panadera de oficio, seguía cuidando de él. Era su único hijo, que ya era bastante, y se encargaba de alimentarlo; a veces cebarlo a veces educarlo.

El rollo de papel no terminaba de desenrollarse del todo, quedaba a media asta, cosa que a Juan no parecía importarle. Muy tranquilo repetía el proceso y, después de varías horas así, parecía haber encontrado la simetría perfecta y la distancia entre ambos montones laterales de objetos armonizando la habitación.

La puerta que quedaba justo detrás de él se abrió y apareció su madre acompañada del vecino que oteó la situación unos segundos y se arrodilló junto a él.

—¿Y dices que lleva así desde…
—…esta mañana, ¡míralo, se ha quedado subnormal!
—Mujer, ya verás que no es nada…

Le pasó la mano por delante de la cara, no con la esperanza de que reaccionara, él no era médico, pero lo había visto en varias películas y repitió el gesto. Visitaba la panadería muy a menudo. Era un amigo de la familia que, digamos, se “ocupó de ellos” cuando el marido, y mejor padre, “se ausentó”.

—A ver si se ha quedado catatónico…
—¡Ay, mi hijo! ¡Mira qué le dije que los porros esos que se mete por la nariz lo iban a dejar subnormal!
—¿Lo has intentado mover?
—¡No!, ¿y si le da un muere? ¿No se dice eso de que se pueden morir del susto?
—Eso es para los sonámbulos, pero esto es otra…

No había terminado la frase y su madre empezó a darle empujones en la cabeza.

—¡Juan, qué te tenía dicho! ¿Eh? ¿¡Ahora qué!? ¡Muévete, sarnacho!
—¡Loca, qué le vas a partir el cuello!
—¡Eso, le voy a partir el cuello!

Se puso a llorar, pero sin una sola gota. Juan, después de unos segundos de espera, reanudó su mecánico movimiento. El vecino, se levantó y se puso la mano izquierda sobre la barbilla. Miró por la habitación en busca de alguna pista que le desvelara por qué se encontraba en ese estado. Vio al Pato Donald y descartó instantáneamente la idea de la catatonia.

—¿Has pensado que puede ser una de sus… “cosas”? Ya sabes que el niño es algo especial.
—¿El niño? ¿Especial? Un perro, eso es lo que es. ¡Por dios qué tiene más de cuarenta años! Ya no sé que hacer con él. Y ahora se me queda catanámbulo. ¡Lo mato!

Hizo un gesto con las manos a modo de ahogarlo pero solo consiguió asfixiar el aire de la habitación. Juan siguió a lo suyo, lanzando y recogiendo. No era tan ajeno a la situación como le hubiera gustado, pero guardaba la compostura.

—Juan, ¿qué te pasa? ¿Te encuentras bien?

El silencio siguió acompañado al sonido del papel desplazándose por el suelo y golpeando la pared. Juan pareció titubear ante la voz de suplica de su vecino. Era su figura paterna y, sin pecar en el trauma sobre la ausencia de su padre, ejercía cierto control sobre él.

—¿Juan…?
—… es una alegoría…

Habló, pero tan bajo que no se pudo oír en una primera instancia. Siguió con su repetición.

—¿Qué has dicho…? No te he oído…

Se giró y los miró con lagrimas en los ojos.

—¡Es una alegoría!

La madre que lo parió empezó a golpearle la cabeza y tirarle del pelo. Juan, ante una más que conocida respuesta y con una agilidad impropia de un hombre de su tamaño, se cubrió la cara.

—¿¡Qué dices!? ¡El susto que me has dado! ¿¡Y puedes hablar!?
—Mama, es una alegoría a la injusta elección de Donald Trump en América.

El vecino, que trataba agarrar a su madre mientras ésta se aferraba a los pelos de su hijo, empezaba a entender que era otra de las “gilipolleces del niño” de cuarenta y tres años.

—Mujer, deja que se explique… ¿Qué alegoría? ¿Qué es eso?
—Alegoría es algo que se quiere representar sobre una queja… ¡es qué es muy injusto y estamos todos muy enfadados!

Señaló a su teléfono móvil que había pasado desapercibido en la ventana y estaba emitiendo un vídeo en directo que se podía ver desde su perfil de Facebook. Su explicación respecto a su situación no estaba muy clara. En la habitación nadie entendía que sucedía, ni siquiera el propio Juan.

—¡Perro! ¿Qué más te da a ti América? ¡Que eres de Murcia!
—Mamá, tú no lo entiendes. A la izquierda tengo el poder supremo; mira a Donald cómo controla la tecnología y los medios. ¡Mira! Y a la derecha está el pueblo oprimido y desastrado. Yo estoy en medio dándoles el papel que a cada cual le corresponde. ¡Es una performance! ¡La gente me está viendo!

El vecino que, mientras Juan recitaba su sarta de disparates, había tomado conciencia de la situación, se dispuso a poner fin a semejante historia.

—A ver, Juan, bonico, está muy bien esto que haces, lo de quejarte y eso, pero, ¿no crees que deberías de dejar de darle disgustos a tu madre?
—¡Mi madre nunca me entiende, no entiende mi arte!
—Hombre, no es muy fácil de entender. Ya sabes que tu madre de su trabajo no ha hecho mundo, que darte de comer a ti ya es un trabajo. Podrías ayudarle un poco…
—¡Dejadme en paz! ¡Iros!

Ya no quedaba mucha coherencia en la habitación. Las tres personas allí presentes se habían topado con un gran muro. Cada cual, con sus capacidades y limitaciones, no conseguían entenderse. El hastío sin sentido de la expresión. Su vecino cogió a su madre del brazo y salió por la puerta.

—Déjalo. Cuando le entre hambre ya saldrá a comer.
—¡Va a comer hostias!

Fue la sutil forma que con la que optó por despedirse su madre. Era verdad que tenía hambre, pero la justicia por un mundo mejor era más importante, y la expresión de su arte también, y su público. Allí se quedaría, su protesta seguiría y después… Después se comería un buen bocadillo de chorizo, hecho con ese pan de kilo que hacía su madre tan rico. Y una buena Coca Cola.

131 comentarios

  • Qué desilusión. Rafa Latorre es uno más, uno más de esos periodistas que ocultan las noticias que pueden morder la mano que les da de comer. Bah, lo de siempre.

    Ahora leo a Tipotrueno.

  • Tipotrueno, muy buena esta entrada.
    Cómo me ha recordado a esas poses de Jhon Lennon y YOKO ONO…
    La futilidad de los gestitos, mientras alguien paga por nuestro estatus.
    Sociedad de espectáculos.
    La ilustración de lo mejorcito hasta el momento, y eso que se pone el listón alto de bigotes el creativo…

  • Pirate, conocía poco la obra de Mompou, pero desde que ayer ví el magnífico reportaje de Alicia de Larrocha, me estoy poniendo al día de la música del maestro Mompou y de Montsalvatge, así como revisar a Granados.

  • Procu. Debo ser azul sí.
    Azul oscuro casi negro, Blue Velvet … películas…
    Con qué poesía se pueden dar lecciones de física o matemáticas verdad?

  • Este fanzine ha patentado ese color amarillo?
    Al estilo del IKB de Klein, o el NEGRO de Kapoor.
    Amarillo CHOPSUEY.
    A revisar por la jefatura.

  • La madre que nos parió¡¡¡¡ (se puede decir, no?)
    Quizás deberemos cambiarlo a la lengua actual por un [……] (pongan los creativos filológicos lo más conveniente).

  • Me he descojonado con el relato de Tipotrueno. Y la ilustración es cañón. Mola mazo.

    S.
    Miércoles, 03/05/2017 a las 07:59

    Este comentario es una falta de respeto a los lectores del fanzine, a quienes tratas como si fueran subnormales. Si eres incapaz de explicar de qué artículo hablas y cuáles son los motivos para denigrar a Latorre, cállate. Porque luego respondemos tu desprecio con el nuestro y te pones a llorar.

  • TIC TAC , TIC TAC, TIC TAC , TIC TAC, TIC TAC , TIC TAC, TIC TAC , TIC TAC FECHA Y PARTIDO, TIC TAC , TIC TAC, TIC TAC , TIC TAC, TIC TAC , TIC TAC, TIC TAC , TIC TAC

    Seguimos esperando, don Merdutio.

  • Mala CocaCola, oxímoron. La CocaCola es buena para desayunar porque es buena para despertarse y para el estómago, también es buena para la piel y para el cerebro. USA trajo la CocaCola y la Democrácia y desde entonces vivimos en Un Mundo Feliz. Los artistas, como el de este simpático relato, no entienden de justicia. Los artistas son egoístas y caprichosos. El mandato de Trump, hasta ahora, impecable.

  • Buenos días a todos.
    Varias cosas antes de dedicarme a hacer de telefonista :

    – Que me han gustado mucho el comentario y la ilustración. Y que se están viendo demasiadas manifestaciones contra Trump, no sólo por parte de la izquierda progre de USA, sino en Europa , y aquí en España misma . Unas manifestaciones llenas de mala educación, provocadas por el miedo a que se les acaben “los chollos pretendidamente verdes”. Y que le podían dejar gobernar y ver lo que de verdad hace Trump, antes de montarle esos números de octava regional.

    – Que me he enterado de lo del futbol de ayer por los comentarios de la entrada anterior , lo cual demuestra lo poco tifosa que soy. Pero me alegro al ver que parece haber acuerdo en que Torres, que me encanta, hizo todo lo que pudo. ( Como lo hacía en tiempos de Jesús Gil, que era el que le llamaba “el niño Torres”, y decía que era el único que de verdad trabajaba en el Aleti… y ¡ lo que ha llovido desde entonces !). Así que, con el resultado ya sabido, procuraré ver el resumen con las mejores jugadas del partido.

    – Y, JrG, a ver si en vez de darme la razón y luego nada, acaba usted poniendo números y listas, y publicando un álbum con fotocopias ( bien hechas) de sus cuadernos de bocetos. Por Favor.
    Yo, desde luego, me comprometo en firme a comprar. Varios ( para mí y para regalar ).
    Hasta luego, espero.

  • Coño, ya hablas en plural, te falta hacerlo en tercera persona.

    No me da la gana de explicar nada. Pregúntale a él, en su resumen de noticias en la radio de Marhuenda, qué noticia ocultó y por qué. Seguro que no era noticia. JA JA JA.

    Francisca, avisa cuando vuelvas.

  • Lo del arte como papel de water entre el pueblo y el poder es un hallazgo que hay que reconocer y loar. Y el amarillo, será casualidad pero mola, es el color que llevaba El Elefante; el rollo color marrón de papel de envolver venía, no sé si lo recuerdan, envuelto en un celofán amarillo en el que venía impreso el elefante. No era, claro, el amarillo ChopSuey. Recuerdo un amarillo sucio, color meado de enfermo.
    Los artistas han descubierto que les sale a cuenta desplazar la atención del público de la obra a sí mismos, quizá porque el halago a su vanidad es directo, sin la necesidad de ese intermediario molesto que es el objeto artístico. Así que proliferan las performances. Me ha gustado, por absurdo, lo del arquitecto Barragán, a quien han convertido, después de muerto, en un diamante. Otra performance en la que el artista no es sujeto sino objeto de la performance de otro artista.

  • Marqués : Yo no he dicho nada del “buen hacer de Trump”, aunque me parecen estupendamente muchas de las cosas que quiere hacer. He dicho que esas manifestaciones histéricas en su contra, intentando no dejarle hacer nada, me parecen fatal. De octava regional, por lo histéricas y por lo poco razonadas.
    En cuanto al “niño Torres ” no me había fijado en lo de las pecas. Me había fijado en su manera de jugar, que me parece muy elegante.

  • Muy divertido y no menos trágico relato, Tipotrueno. Cuando le dice que es una alegoría, me he destripado de risa y a la vez se me ha puesto la piel de gallina pensando en un hijo youtúber.

  • jrG Miércoles, 03/05/2017 a las 08:32
    Este fanzine ha patentado ese color amarillo?
    Al estilo del IKB de Klein, o el NEGRO de Kapoor.
    Amarillo CHOPSUEY.
    A revisar por la jefatura.

    Lamentablemente este amarillo lo tiene ya registrado la bandera española. Se trata del color gualdo, un amarillo dorado (255, 210, 0 / FFD700), que en Chopsuey doramos un punto más (255, 214, 0 / #FFD600), aunque a veces usamos los filtros un poco a tontilocas y se nos amarillea o enrojece más de lo previsto. En este nuestro fanzine nadie da puntada sin hilo, o sea.

  • Recientemente se ha vendido en subasta la mesa de mezclas analógica en la que se hizo la producción de “The Dark Side of the Moon” de Pink Floyd. Ha alcanzado la bonita cifra de 1.8$ millones. En este cacharro que fue fabricado en 1971 han producido también desde The Cure hasta Paul McCartney. Es una mesa que tiene unas prestaciones limitadas y muy inferiores a las disponibles en la actualidad.

    ¿Qué sentido tiene pagar una cantidad tan desmesurada si hoy con un ordenador dispones de un número prácticamente infinito de canales y/o pistas? La respuesta puede estar en la productividad. En cualquier proceso artístico y/o industrial existe un equilibrio entre medios materiales y creatividad y cuando los medios son ilimitados, o casi, la creatividad se ve comprometida por el amplio número de posibilidades posibles. Muchas opciones no siempre es una ventaja. Son muchos caminos que explorar y algunos puede que no lleven a ninguna parte.

    Cuando J.M. Jarre grabó Oxigene en la cocina de su casa, utilizó una mesa de 8 canales y tuvo que hacer regrabaciones para completar las partes correspondientes a la percusión. Cada regrabación implica una pérdida de calidad y en consecuencia hay que tener muy claro qué se va añadir, ser restrictivo y parco pues en cada “pase” se añade algo pero también se pierde algo. Cuando trabajé una “versión” de Oxigene IV utilicé 32 pistas no destructivas, lo que significa que podía añadir instrumentos, quitar o poner efectos, editar, etc. sin pérdidas de calidad. Es como corregir un texto, el límite está en nuestras propias limitaciones.

    El disco “The Dark Side of the Moon” de Pink Floyd se grabó en sólo dos sesiones. Cuando los medios son limitados las decisiones han de tomarse sobre la marcha. Pink Floyd no podía grabar sonidos, efectos o instrumentos adicionales para decidir más adelante su inclusión. Esto, lejos de constituir un problema, resulta ser una ventaja porque los “momentos” creativos no están a disposición a voluntad de los creadores. Se producen y cuando suceden hay que aprovecharlos; se trata de tomar decisiones críticas en un momento en el que el proceso creativo está en un punto álgido. Además, como no es posible hacer todo lo que pase por la imaginación, hay una “presión” sobre todo el personal afectado -músicos, productores, ingenieros de sonido- para consensuar descartes, inclusiones, modificaciones, revisiones, etc.

    Si tenemos a nuestra disposición la posibilidad de añadir efectos ilimitados con edición no destructiva, o lo que es o mismo, de deshacer producir mermas en la calidad de la grabación un número infinito de veces, el proceso se puede eternizar buscando la “perfección” y existe el peligro de que nos aburramos del proyecto.

    Cuando un grupo o cantante se atreva a producir en esta mesa es porque está dispuesto a asumir el compromiso a que le obliga: creatividad, economía de medios y equilibrio entre las partes afectadas. Si consideramos tales perspectivas parece una buena inversión.

  • Alvaroquinn
    Miércoles, 03/05/2017 a las 12:55
    Coño, Satur, ¿1’8 kg has aflojado? Podrías pagarte unos bocatas de rabas con alioli.

    ¡Las rabas! ¡La fritanga!

  • Perroantonio
    Miércoles, 03/05/2017 a las 12:07
    Ese amarillo se parece mucho —todo hay que decirlo— al que utiliza en su camiseta el Barakaldo Club de Fútbol, aunque en este caso es puramente casual o causal, no sé muy bien.

    Me hicieron socio de ese club con apenas cinco años, un mes después de morir mi padre, que también era socio. Tengo el recuerdo de los domingos por la mañana, iba a misa al Carmen con mi tío y superada la consagración el hombre decía que con aquello ya cumplías y salíamos apresuradamente para el campo.
    Cuando los partidos pasaron a jugarse a la tarde, el ritual era distinto, porque mi tío después de comer me llevaba a los pubs de la época, donde se atizaba el preceptivo café, copa y puro. A mí me daban un Kas, claro, pero a la salida, si habíamos ganado, y si habíamos perdido también, volvía a tomarse un lingotazo y eventualmente me permitían un sorbo de coñac o lo que correspondiese (“esto a tu madre chitón”).
    Y no hará ni cinco años, en la enésima mudanza familiar, apareció un carnet antiquísimo de mi padre. Entonces el club se llamaba Baracaldo Oriamendi, nombre que cogió tras la guerra y que apenas duró cuatro o cinco temporadas, para cambiarlo por el de Baracaldo Altos Hornos.
    Me has hecho de llorar, Pedroantonio, no te lo perdonaré jamás.

  • El personaje de Tipotrueno es un hikikomori, un hikikomori murciano. Es pandemia.

    Un mi primo jugó en el Baracaldo en los años 70, seguro que le viste torcer las botas y dar patás, Schultz. Es el cuarto empezando a contar por el señor de negro.

  • ¡Hombre! El gran Arechalde. Al lado de Escalza, que llegó al Athletic. El bajito de la esquina es el enorme Daniel Ruiz Bazán, Dani, que llegó a la selección española.

  • marquesdecubaslibres
    Miércoles, 03/05/2017 a las 09:46
    Creo que Manuel Jabois se consagra en este artículo como el mejor periodista español. Gracias M.
    ***

    Marqués, la decadencia de Jabois es imparable.

  • No sé, yo soy mucho de Jabois, pero sus artículos futboleros me parecen flojitos. Pelín enfáticos, por no decir cipotudos, válgame.

  • El público, en general, es repugnante. Los toros, y el fútbol sobre todo, se llevan la palma. Ya conté que renuncié a mis abonos en el Bernabéu y las Ventas por no soportar a mis vecinos. Mis experiencias en el viejo San Mamés, en el Manzanares y en el Camp Nou me hicieron odiar a la humanidad.
    Algo de clase he visto en el Colón (teatro), la Maestranza (plaza), en la Scala o Salzburgo, pero no mucha tampoco.
    Lo peor de mi vida, la Bombonera de Boca, no llegué ni a entrar

  • Jugada forzada por el desprecio del PSOE (y C’s si nos ponemos) a la igualdad ante el tributo, es lo que hay.
    La ilustración se sale y la entrada, muy divertida.
    Gracias a Aristide por el BOLAÑO.

  • Una conocida mía cuyo comportamiento alimentario venía rondando la ortorexia, esa preocupación morbosa por los alimentos, sorprendió gratamente a su círculo de amistades cuando decidió incorporar los huevos a su dieta. Empezó a comprar éstos en una granja ecológica, a la que acudía a comprarlos en persona, y le congratulaba el buen aspecto que tenían los gallineros al aire libre donde los ponían las gallinas. Un buen día se le ocurrió preguntar al granjero qué hacían con las gallinas cuando dejaban de poner huevos. Éste contestó: «¡Las mandamos a una residencia para gallinas ancianas. No te…!» A partir de ese momento dejó de consumir huevos y sus amigos volvieron a preocuparse por su salud.

    Intimidad para las gallinas que ponen huevos

  • “En un ámbito político, la
    portavoz del Govern, Neus
    Munté, descartó que el proceso
    independentista reste posibilidades
    a la candidatura de
    Barcelona y pidió lealtad institucional
    al Gobierno”.
    Esto es sensacional, piden “lealtad institucional” para que la Agencia Europea del Medicamento (que está en Londres) venga a Barcelona.
    También dicen que la candidatura preferida por los trabajadores de la Agencia es Barcelona, cuando en realidad lo que han contestado en la encuesta es “que España es su país favorito para vivir caso de tener que desplazarse”. Se barajó Málaga como posible sede, dado el pedazo aeropuerto que tiene y el AVE, mas el clima, hubiera sido mejor candidato desde mi punto de vista.
    El asunto del CUPO y este otro muestran que el problema del independentismo es económico, no político.

  • Ximeno de Atalaya
    Miércoles, 03/05/2017 a las 12:45

    Ximeno, estás en mi santoral por tu versión de Oxygène. Imagino que el aparato utilizado por los Pink Floyd era el más avanzado de la época. En un DVD que publicaron con una nueva versión del directo en Pompeya, incluyeron un documental sobre la grabación del Dark side… Es un disco que trata de la amistad, la locura y la muerte y es una verdadera joya.

  • Estoy convencido de que Roberto Bolaño es un gran escritor, pero se me ha atragantado todo lo que he intentado leer de él. De Los detectives salvajes no pude pasar de la quinta página. Me pareció un tostonazo de campeonato. Algo más leí de Amuleto, pero solamente porque estuve ayudando a una amiga a preparar un examen y tras cada sesión había triquitriqui.

  • TIC TAC , TIC TAC, TIC TAC , TIC TAC, TIC TAC , TIC TAC, TIC TAC , TIC TAC FECHA Y PARTIDO, TIC TAC , TIC TAC, TIC TAC , TIC TAC, TIC TAC , TIC TAC, TIC TAC , TIC TAC

    RIIIIIIIIINNNNNGGGGGGGGGG ¡SE ACABÓ EL TIEMPO!

    Esto no es tweeterd, don Merdutio. Aquí las opiniones hay que defenderlas con argumentos y no con consignas. Esa imagen que trajo usted le servirá para conseguir retweedts, likets y sacudidas de chorra de los habituales del tweeterdt, pero aquí queda como una mamarrachada. Aprovecho la geocoyuntura locacional para pedirle que haga como en tweeterdt: si allí me tiene bloqueado, aquí también. Así que, por favor, no vuelva a dirigirse a mí en su puñetera vida. Gracias. Y adiós.

  • Tengo una diferencia personal con Montoro (quién no la tiene) pero hoy está soberbio (y cuándo no). Ha traído a Sartori.
    Hernando ha metido solo un rejonazo: mayo de 2010.
    Edito: quo vadis, pregunta Montoro a Hernando.

  • Los vikingos son los madridistas, Perro. En la pancarta en cuestión puede apreciarse a un individuo en camiseta rojiblanca tomando, parece que por trasera vía, a una individua ataviada de un casco vikingo con sus correspondientes cuernos. Es decir, a un colchonero dando por culo a un madridista, por mediación de una mujer. No he visto esa pancarta nunca en el Calderón, pero sí en algunos foros colchoneros, por lo que me inclino a pensar que alguna vez se desplegó.

  • Bremaneur
    Miércoles, 03/05/2017 a las 16:37
    Estoy convencido de que Roberto Bolaño es un gran escritor, pero se me ha atragantado todo lo que he intentado leer de él.
    ***
    Me pasó un poco lo mismo. Pruebe con EL TERCER REICH. Me pareció una magnífica novela y mucho más “llevadera”.

  • A mí me parece fotochopped, pero si se desplegó, habrá que saber quién lo hizo y en qué condiciones, aunque de ser real es, efectivamente, asquerosa. Tan asquerosa como la que se desplegó ayer en el Santiago Bremaneur. Por otro lado, responder a una crítica sobre esa pancarta mostrando la otra es infantil, intelectualmente pobre y un mamarrachismo. Por cierto, a este periodista le parece de perlas y ha escrito un artículo larguísimo sobre el tema. Y se lo han publicado.

  • Perroantonio
    Miércoles, 03/05/2017 a las 17:39
    Creo que la pancarta se desplegó el 17-04-2004 durante el partido Atlético de Madrid – Real Madrid.

    Pues bien. Asquerosa. No hay mucho más que decir.

  • Hola, aluego les leo.
    Mi frustración por no poder venir a jugar se está haciendo cada vez más insoportable.
    Mi robotito software, asistente personal, dice de mis cuitas, desvelos y tareas que:

    16 Upcoming
    50+ Past Due
    1 Someday
    50+ Opened

    ¿Nadie se ofrece a retirarme? Garantizo conversación entretenida e interpretaciones personalizadas a guitarra, flauta y clarinete. (Un instrumento a la vez, a elegir. Soy multitarea pero no pulpo)

  • Perroantonio
    Miércoles, 03/05/2017 a las 17:46
    ¡Esta es muy buena! (Las cosas como son)

    Me parece lo mismo que todas. Aunque en «lujuria» podían haber dibujado a CR9 en el hotel Palms Place de Las Vegas.

  • Creo saber qué le molesta a Satur. Evidentemente, no es la pancarta sino la manera tan pobre e infantil que han tenido de llamarle hipócrita. A mí también me habría molestado y también habría mandado a Merdutio -que solamente aparece aquí para meterse con Satur- a la putísima mierda.

  • Se acaba de publicar una excelente biografía sobre “El sabio de San Bernardo” (que no de Hortaleza), que es como conocemos los aficionaos a Pepe LuisVázquez, un torero con mucho pellizco.
    Lo publica editorial el Paseo y los autores son Antonio Lorca y Carlos Crivell. Solo para espíritus muy refinaos. Se intitula. “Pepe Luis Vázquez, torero de culto”.

  • Pero no todas las pancartas son iguales, Satur. Las hay con gracia y sin gracia, asertivas, ofensivas, simpáticas… no sé, yo la verdad es que no sigo esto, pero por lo que veo no todas son igual.

  • Perroantonio dixit

    Ximeno, en realidad está usted hablando de otra de las maneras de imponerse un «limitación creativa» como, por ejemplo, escribir teatro en décimas y cantarlo haciendo gorgoritos.

    No exactamente. Más bien es la aceptación de las condiciones y aprovechamiento de las circunstancias. Paul McCartney no sabe música. Quiero decir que no sabe solfeo, claro, y sin embargo ha escrito algunas de las melodías capaces de evocar sentimientos en más personas. Evito a propósito hablar de “calidad” porque hace que salten los mecanismos comparativos, de si fulano es mejor que zutano. Tampoco es un gran intérprete de ningún instrumento. Sin embargo utiliza lo que tiene para construir. No aplaza su producción para cuando sea mejor intérprete, o tenga mejor equipo. Si lo traducimos a la pintura -si pudiera hacerse- sería ese pintor que está en plena vorágine creativa y se queda sin amarillo 255, no se espera a que abra la tienda el lunes y sigue, sigue pintando y pintando y pinta un sol azul, o naranja, o negro y lo pinta porque “es negro”. McCartney escribió una pieza para orquesta clásica por encargo en el año 1991 y se vio obligado a tararearla entera al que la pasó al pentagrama. No rechazó el proyecto, evaluó sus limitaciones y se puso manos a la obra.

  • Pues sí que me ha gustado lo de Tipotrueno de hoy. A mi el pato rubio ese ni me gusta ni me disgusta, es idiota, imbécil y turbio, todo lo que se le supone a presidente de allá, acá ya tenemos gilipollas por castigo siempre.

  • Bien jugado, Tipotrueno. Al amigo LaBeouf, que se mete de todo menos cocacola y bocadillos de chorizo, le gustaría saber que ha inspirado su relato. Al menos eso se pasa la vida diciendo, que ha venido al mundo para alumbrar a otros. O algo parecido. En cualquier caso, a su Juan le queda mucha mili hasta alcanzarle en cuanto a perfomances y excentricidades se refiere: desde pasearse por la Berlinale con una bosa de papel en la cabeza hasta retrasar y casi tumbar una gran producción de Hollywood (Fury) por -literalmente- liarse a hostias con sus compañeros de reparto. Además de otras muchas. Desde que se juntó con Von Trier la cosa fue a peor, claro. Eso que ha hecho ahora contra Trump es casi victoriano tratándose de él.

    A propósito de Trump y demás ralea, esto de Innerarity en El País.

  • Lennon tampoco. Quizás si hubieran sabido solfeo nos hubiéramos perdido los cambios de tonalidad tan irrespetuosos con la ortodoxia que hacían. O los acordes “incompletos” o las armonías “imposibles” o los compases en amalgama.

    Además, si Lennon hubiera sabido solfeo ¿Alguien cree que Paul hubiera podido firmar algún tema? No parecía el tal Lennon precisamente un pusilánime y si hubiera contado con el respaldo de la academia…

  • El milagro musical del pop de calidad consistió en con un número muy limitado de acordes desarrollar nuevas modalidades tímbricas. Lógicamente los instrumentos eléctricos fueron la base de esos nuevos timbres hasta entonces desconocidos, aunque diferentes músicos obtenían diferentes timbres con el mismo instrumento. Así somos capaces de reconocer un “punteo” de Clapton, Page, Knofler o Rory Gallagher
    Por favor Ximeno, sancione con superior criterio lo que afirmo o sáqueme del error.

  • También me ha gustado la entrada TipoTrueno. Me he acordado inmediatamente de Ignatius Reilly. Qué bien me lo pasë con esa novela y que acertado diagnóstico hacía de esta doliente sociedat, ¡Nos falta geometría y filosofía!
    Tengo que releérmela.

  • Me da risa pensar que los dos obstáculos finales para el histórico doblete son por un lado el Pipita y por otro Michel González.
    Vaya mosca se va a comer el tifoso Saturio.

  • Veo en un suplemento del Mundo del 1 de mayo una especie de reportaje sobre los trabajadores. Pequeñas entrevistas a decenas y decenas de ellos. Fuera de un cajero de supermercado y de un mecánico, el resto son empresarios, diseñadores y representantes de las llamadas «profesiones liberales» (deben de estar fornicando todo el día en los despachos). Ni un tornero fresador, ni un fontanero, electricista, camionero o alarife. ¿Qué España nos está vendiendo la prensa?

  • Malos tiempos para la lírica.
    Fustradas las negociaciones de mi heterodoxa traducción de Pavese.
    Continuaremos todo el mes de mayo en el blog por si aparece algún patrocinador.
    ¿Y esa labor de mecenazgo de esta santa casa?
    (O tendremos que montar un crowdfunding para su edición).

  • marquesdecubaslibres
    Miércoles, 03/05/2017 a las 20:25
    El milagro musical del pop de calidad consistió en con un número muy limitado de acordes desarrollar nuevas modalidades tímbricas. Lógicamente los instrumentos eléctricos fueron la base de esos nuevos timbres hasta entonces desconocidos, aunque diferentes músicos obtenían diferentes timbres con el mismo instrumento. Así somos capaces de reconocer un “punteo” de Clapton, Page, Knopfler o Rory Gallagher
    Por favor Ximeno, sancione con superior criterio lo que afirmo o sáqueme del error.

    El timbre de un instrumento desde el punto de vista estrictamente físico es una particularidad del sonido del mismo que se traduce al mundo sensorial en forma de ondas y armónicos. En consecuencia, todo aquello que tenga influencia en la potenciación/atenuación de ciertos armónicos tendrá un efecto determinante a la hora de configurar el timbre. Una misma nota, por ejemplo el “La” natural es una onda que vibra 440 veces por segundo. Lo que hace que distingamos el La natural de un piano a un oboe son los armónicos. Un armónico es un múltiplo o submúltiplo de la vibración principal ( 220 Hz, 110 Hz, 880 Hz. etc.). Los armónicos se producen espontáneamente y su distribución es determinante a la hora de identificar el timbre de un instrumento.

    Definamos como “sonido de un guitarrista” a esa particular sensación de reconocer a un intérprete entre otros de su gremio a pesar de que utilizan el mismo instrumento. Podemos decir sin temor a equivocarnos que el “sonido del guitarrista” va más allá del timbre y se deberá a dos componentes: factores humanos y factores físicos.

    Los Factores Físicos más evidentes son:

    1.- Guitarra
    2.- Amplificador
    3.- Efectos

    En el Factor humano hemos de citar

    1.- Técnica
    2.- Personalidad

    No hay dos guitarras iguales, incluso dos guitarras fabricadas por la misma persona en la misma fábrica y con los mismos materiales tienen pequeñas diferencias que, aunque puedan pasar desapercibidas en un profano, en manos de un guitarrista se le antojan evidentes. Lo mismo ocurre con el resto del equipo. Sin embargo podemos reconocer a un guitarrista a pesar de que cambia de instrumento/equipo. La conclusión es que hemos de buscar la razón en otra parte y ésta no puede ser otra que el factor humano.

    Las diferencias entre la técnica de dos instrumentistas parece evidente que puedan marcar distancias entre ellos. Su digitación, velocidad y precisión configuran gran parte de las vías a tomar a la hora de exponer su creatividad. Pero partamos de instrumentistas capaces, formados y con un nivel técnico parejo. Aún así es fácil encontrar ciertas particularidades que hacen evidente que hay posibilidad de establecer distingos entre ellos. La única razón que nos queda es su personalidad.

    La personalidad del guitarrista es aquella característica que le impulsa a preferir unas escalas en lugar de otras, unas transiciones, fraseos, adornos, progresiones, etc. Además prefiere unos efectos, una configuración de pastillas, amplificador, saturación, distorsión, tono, etc. todo ello hace que su sonido tenga ese algo tan difícil de describir que permite que lo reconozcamos como suyo. Un misterio, vamos. Porque las diferencias reales desde el punto de vista de un análisis espectroscópico de las ondas, o de las transformadas de Fourier de los componentes armónicos, si aplicamos métodos empíricos para el estudio de las diferencias, son demasiado sutiles como para que se nos antojen tan patentes.

    Esta sorprendente capacidad del ser humano para identificar y reconocer el “estilo” de un músico cuando interpreta incluso en una obra que no conocía. También se ha podido constatar experimentalmente el lenguaje universal que constituye la música. Sujetos procedentes de las selvas amazónicas, nómadas siberianos, bosquimanos y aborígenes australes al ser preguntados han expresado las mismas sensaciones al escuchar el Adagio de Albinoni. Culturas muy diferentes y sin contacto alguno con la música occidental que está basada en escalas y tonalidades muchas veces muy diferentes a las suyas, perciben y describen idéntica percepción. Analizar tan sorprendente habilidad nos llevaría directamente a la neurociencia, pero lamentablemente no tengo la formación necesaria para describir el proceso con la precisión que merecen. No me extrañaría que se me amontonaran las peticiones de dimisión.

  • Cierto, Sr. d’Eiro. Debí precisar previamente que músico y oyente se encuentran en posición estática respectivamente. Algo que en en el rock y pop es mucho suponer.

  • Follan d’Eiro, acabo de leer que Macron atacó a LePen y a su iniciativa de una doble moneda. ¿Acaso el FN propone eurofrancos y europesetas?

  • Sacsto Holmess. No vi el debate pero, en efecto, eso propone Le Pen via Calaza. No obstante, la propuesta de Le Pen no està bien diseñada.
    Un consejero cientìfico (matemàtico de Normale Sup. Ulm) de Le Pen me preguntò si Francia deberìa salir del euro. Le dije que no pero que podria adoptar una moneda complementaria (Melenchon piensa lo mismo) No entendiò bien mi propuesta a pesar de que le di una nota de 30 pàginas.
    Me pasa a mì lo mismo con la entrada de hoy: no entendì nada. El ruido de las exclamaciones en los textos (y en los debates) me dejan màs sordo de lo que estoy.

  • Hace algunos años nadie hablaba de la moneda complementaria y hoy es bandera en algunos debates europeos.
    No quise escribir un libro al respecto -como hice en el caso del euro- porque es mejor que la gente se vaya forjando una idea por sì misma. Ahora la opiniòn pùblica ya està madura para ello: antes de un año sacaré un libro sobre la moneda complementaria. Por supuesto, querido Holmess, estaràs entre los que invitaré a Estocolmo pero tendràs que venir en la amoto y al llegar descorcharemos en tu honor una botella de aceite.

  • Las deudas son un asunto delicado y fuente de toda discusión. Andaba yo ignorante y curioso de la del Brexit; de dónde venía y por qué 40, 60 o 100, según pasan los días. Encontré esto y, la verdad, tienen mucho margen para pleitear y sacarse los ojos.

  • Perroantonio
    Jueves, 04/05/2017 a las 12:24
    No soporto a John Lennon. Venga, vale, ya lo he dicho

    ¡Pero bueno! ¿Para esto sostuve yo agria polémica en este lugar? ¿O acaso pretende el comentarista hacernos ver que es perfectamente posible admirar la obra y no soportar al artista?

  • Perroantonio
    Jueves, 04/05/2017 a las 12:24
    No soporto a John Lennon. Venga, vale, ya lo he dicho.

    Pero sí a los Vettels. Que te aten una mosca al rabo.

  • Grüß Gott, Lolen!!!!!!!!!!! No he pretendido hacer ninguna valoracionalización respecto al papel de los empresarios, sino constatacionalizar que el espectro laboral expuesto por el rotativo no se corresponde con la realidad social de nuestra patria.

  • Morgan, las deudas existen si existe un organismo suficientemente fuerte ( más fuerte que el moroso) para reclamarlo y ejecutarlo en caso de impago.
    Pero son como el cupo Vasco.
    Todo depende de quién es más débil en el momento preciso.
    No existe el valor, sólo el precio. Y más bien, el precio que algunos están dispuestos a pagar, o se verán obligados a pagar, y luego, el que efectivamente desembolsan y de qué forma lo desembolsan. Desde Bretton Woods, jugamos con expectativas de valor, no con valor, y a qué precio podremos colocar un valor incierto.
    Y eso que el oro tampoco lo tiene, más que por concepto y lo que suena es su precio.
    Con todo esto los balances, no son más que aproximaciones, pues el caso de los activos es muy relativo.
    La ortodoxia contable exige el precio de adquisición a la hora de contabilizar un bien activo.
    Pero no siempre es así.

  • Buenas tardes a todos, que acabo de llegar. Y, antes de empezar a leer lo anterior, decir :
    Que el otro día, El Marqués recomendó que fuéramos a la exposición “Retorno a la Belleza” ( obras maestras del arte italiano de entreguerras ), En la Fundación Mapfre. y que he estado esta mañana, y me he quedado totalmente epustuflada.
    Que no solamente estaban muchas obras de esas que nos esperamos por parte de Giorgio de Chirico, las de Alberto Savinio , etc, preciosas pero esperadas, que había también unos retratos magníficos, como un retrato de doncella del propio Chirico, del que no había forma de alejarse, y, unas esculturas de Arturo Martini, sobre todo un busto de una joven hebrea, tan lleno de expresión y de sentido del humor , que, a pesar de mi habitual prudencia, me hubiera intentado llevar conmigo si no hubiera habido vigilancia .
    Háganle caso al Marqués, y no se lo pierdan.

  • Querido diario:

    Esta semana he aprendido una palabra nueva: tifo (gracias, Chopsuey). Como soy un poco corto de entendederas, no estoy seguro de haber pillado del todo su significado. Creo que tiene que ver algo con equipos de fútbol, pero en un cartel muy grande salen un señor y una señora en actitud cariñosa, y alguien pregunta qué se siente (no queda claro quién se lo pregunta a quién). Me da que tiene algo que ver con el sexo. Voy a decirle a mi señora que a ver si tifamos más a menudo. Con eso de la novedad, a lo mejor cuela.

    Por lo demás, todo bien. He participado en una travesía de 2 km a nado por Lady Bird Lake y ha molado mucho. Nada de superatletas, la mayoría gente normalita, hasta familias enteras. Yo lo he hecho en algo menos de una hora. Y estoy realizando una colaboración con un vecino geólogo que trabaja en la UT, para proponer un cambio en el programa del curso de Cálculo en dos años del departamento de Ingeniería Civil. El programa actual es demasiado teórico y parece más pensado para matemáticos que para ingenieros. Este es un problema generalizado, sobre el que mi amigo Folland’eiro tendrá algo que decir. Pero mejor dejarlo para otra entrada en el diario.

  • Zeppi, las escuelas estadounidenses de ingenieros utilizan, que yo sepa, excelentes manuales de matemáticas aplicadas, mucho menos teóricos que en Europa. Por ejemplo, como bien sabes, toda la serie de Schaum que, con sus defectos (y cientos de problemas resueltos), formó en matemáticas a muchísimos ingenieros a través el ancho mundo. Tanto en análisis como en algebra (en probabilidades Schaum cojea bastante) Con la ventaja adicional que siendo los textos de matemáticas en inglés carísimos, los de Schaum eran baratos (la voluntad de influencia de los jesuitas de Fordham en el tercer mundo de por entonces)
    Y tienes la Biblia de las matemáticas aplicadas en el tocho de Erwin Kreyzig, quesi te cae en un pie te lo rompe: Advanced Engineering Mathematics (Wiley)
    PD la travesía del lago la hicisteis a pelo o con neopreno?

  • My Dearest Aristide, el Bitcoin no tiene nada de nada de moneda complementaria. La moneda complementaria es, en definicion de Calaza, aquella sin la cual (siendo de curso legal complementariamente con la moneda oficial y teniendo su misma paridad pero cerrada) una transacciòn no podrìa realizarse.
    El Bitcoin es, como la europeseta, una moneda electronica, ahì acaba el parecido. El Bitcoin es una moneda puramente especulativa cuyo éxito reside en que la demanda supera a la oferta y por tanto su valor aumenta. Eso también puede conseguirse con la europeseta si se racionara su emision con el mismo objetivo. Verbigracia, emitiéndola en funciòn del nùmero de quilometros de via de AVE o de botellas Albariño cosechadas.

  • Pues yo llevo meses haciendo circular entre mis amistades la especie de que los Vettels son unos genios superiores a los Pint Flock, y que Pep Macartnick y Juan Lenón son unos genios. A ver cómo me desdigo ahora sin que me se caiga la cara de vergüenza. Pedro Antonio, estas cosas se dicen antes, no se puede sentar un canon de esta manera.

  • Gracias Follan D’eiro por su amable contestación.

    La verdad es que el BITCOIN está en máximos, burbuja total. A ver cómo acaba…Por lo visto se utiliza mucho para blanqueo de capitales, y delincuencia (pagos en la deep web para hackers y demás).

  • Después de planear mis vacaciones me doy cuenta de que voy a pasar otro año sin pisar Madrid. Serán ya dos. Me perderé el cielo de Madriz, lajcañitas de Madriz, lastajquitas de Madriz, las putitas de Madriz (que son unas que ni hacen la calle ni calientan la banqueta en los clubs), los hoscos libreros de Madriz, la chabacanería mercenaria de Madriz, las patatas bravas con salsorra salmonelósica de Madriz, los cruasánplancha de Madriz. Creo que salgo ganando.

  • En “A day in the life” se escucha a Lennon por un canal y a McCartney por otro. Haga la prueba a ver si es capaz de reconocerlos.
    Estsmos en el 50 aniversario del Sargento Peppers y se pone a la venta una edición para coleccionistas. Compraré algunos ejemplares que obsequiaré a los mas contumaces.
    Chopsuey reeduca.

  • En “A day in the life” se escucha a Lennon por un canal y a McCartney por otro. Haga la prueba a ver si es capaz de reconocer quién es quién.
    Estsmos en el 50 aniversario del Sargento Peppers y se pone a la venta una edición para coleccionistas. Compraré algunos ejemplares que obsequiaré a los mas contumaces.
    Chopsuey reeduca.

  • Resulta descorazonador tratar a los amigos que visitan Madrid a cuerpo de Rey y cosechar tan malos resultados. Cierto que no les llevo a comer al restaurante del Bernabéu.

  • Tengo algunos temas de The Beatles en copia directa de los masters originales en 4 pistas (me temo que no debe ser muy legal). Con un editor de audio tipo Audacity (lo hay para Windows, Mac y Linux y es gratis) se puede jugar a hacer nuestra propia y personal mezcla, o estudiar cómo hacían los 4 de Liverpool sus cosas.

  • No me creo que diga eso, Bremaneur de las 18’51
    A no ser que lo diga a propósito para fastidiar con jota. Que en esta época primaveral apetece pelearse con todo el mundo, y si uno sabe que esa pelea no va a tener consecuencias irremediables , ¡ Más !
    Pero lo de “la chabacanería mercenaria de Madriz” , no se lo cree usted ni harto de cerveza.

  • Gracias Follan,

    La travesía fue a pelo, pero hizo muy buen día, no se echaba de menos el neopreno. Bueno, un poco al final, porque al pasar mucho tiempo en el agua empiezas a sentir algo de hipotermia. Y una hora nadando se hace muy larga.

    En cuanto al programa de Cálculo, mi idea primera fue aconsejar al vecino que pasara del programa oficial y recomendara a sus alumnos alguno de los excelentes manuales de matemática aplicada que menciona, pero le han pedido una revisión de los apuntes de clase y estoy tratando de echarle una mano. A grandes rasgos, le propongo reducir al mínimo, o incluso suprimir, la larguísima introducción a los números reales y la Topología (que en el programa actual ocupa todo el primer trimestre), dedicar más tiempo al cálculo integral (el objetivo es que sepan manejar distribuciones de carga complicadas) e introducir, como parte inherente del curso, algún programa (tipo Máxima o Matlab), para que se mentalicen desde el principio de que en el mundo real las soluciones “analíticas” solo son aplicables en casos muy particulares. Eso para el primer año. Según cómo sea recibida la propuesta, abordaremos el segundo año, probablemente durante el verano. Cualquier sugerencia será bienvenida.

  • marquesdecubaslibres
    Jueves, 04/05/2017 a las 19:51

    Siento agradecida pasión por el recibimiento que siempre me ha ofrecido el marquesado, tanto en la capital como en sus predios manchegos. Pero una vez ahíto de amistad, tertulia y vida muelle, el foráneo ha de regresar a la fonda y atravesar una ciudad siniestra donde se refríen las croquetas, donde las scorts sablean al borracho, donde puercas cocainómanas se erigen en el culmen de lo cool, donde los bocatas de calamares son deglutidos por gentes satisfechas de sí mismas y de {esos} bocatas de calamares, una ciudad siniestra y bifronte cuyos camareros son el culmen de la eficiencia, pero que en sus casas se afilan los colmillos con una lima del siete frente al espejo rumiando su desesperación vital, excretando densas babas con las que se engominan el pelo; una ciudad surcada por embrutecidas gentes que tienen tablas de excel por cerebro y perejil entre los dientes, el perejil acartonado de unas patatas con mayonesa que emparanoian como un tripi, patatas que se enfrían en esas vitrinas de las tascas que murmuran su runrún apenas audible, mas eterno, que penetra en las mentes de los camareros y de los parroquianos, que siguen echando las cabezas de gambas al suelo y que se limpian los morros con esas servilletas que extienden la mugre por los bigotes de las mujeres y por la sotabarba de los hombres. La banda sonora de este Madrid es una música de tragaperras acallada de tanto en tanto por una de esas voces fugaces de la calle que habla del cielo de Madrid.

  • El edificio donde trabajo tiene forma de ele. Mi puesto daba a la fachada principal, y para acceder a él se entra por el número 19 y se sube en ascensor hasta el último piso. Si hay mala suerte, compartes ascensor con alemanes, que son poco dados a saludar, aunque terminas por comprender sus tribulaciones: buscan el aula donde aprenden el idioma y andan un tanto perdidos porque llegan tarde. Si hay buena suerte, compartes ascensor con españoles, que dan los buenos días como las gentes de antes, y que son capaces, en los pocos segundos que dura el trayecto, de esbozar temas de gran trascendencia, como el tiempo, que aquí siempre es muy puto y vuelve loca a la gente. Si el español es española agradece uno la sonrisa, excepto si la española es de Madrid, porque entonces siempre sube como amargada, arrastrando aún el embrutecimiento enloquecido de la capital. Ahora me han trasladado al ala lateral y entro por el número 19. El ascensor tiene un trasiego de las gentes que trabajan en las oficinas de ese ala. Son la mayoría alemanes o britanos o vete tú a saber. No hay españoles, y se nota. Puede uno subir con cuatro o cinco y nadie da los buenos días. Ganan bien, visten bien, se cortan el pelo en sitios caros. No te miran, no te hablan, tienen un punto de desdén en el visaje de sus abyectos rostros. El microcosmos del ascensor del 19 es diferente y aun contrario al microcosmos del ascensor del 18. Cavilo mucho sobre ambos, sopeso las semejanzas y las contrasto con las diferencias. Son muchos datos y me atabalo. Creo que para hacer un estudio concienzudo del ecosistema debo ir paso a paso. Comenzaré por distinguir en qué ascensor están más buenas.

  • Sabiduría de los pingüinos.

    El doctor David Ainley lleva veinte años estudiando a los pingüinos, y es un hombre taciturno que apenas habla con humanos. Pero hizo algún esfuerzo para responder a estas preguntas para la película.

  • Si antes entraba por el 19 y ahora también, coger el ascensor del 18 representa una bilocación muy propia de los hijos de Ágreda. Menuda caraja.

  • Hay un periodo de transición. Sigo usando ambos ascensores, porque mi {despacho} comunica con ambos, y tengo que coordinar el desmantelamiento del viejo espacio con la construcción del nuevo.

  • Ese periodo de transición está resultando caótico. No en vano está siendo dirigido desde Madriz y ejecutado aquí por madrileños.

  • Lo más divertido es recibir a las jefazas de Madriz. A mis compañeras alemanas les entusiasma el fenotipo: gordas de pelos electrificados, ultramaquilladas y con aires de señoronas aparentemente simpáticas que te gruñen si alzas una ceja vislumbrando algún atisbo de ironía.

  • El séquito es fundamental, porque cuando la gorda madrileña de pelos electrificados protesta porque en el ambigú del hotel no hay tortilla de patata, el séquito ha de poner los ojos en blanco, en señal de indignación/resignación, como el San Francisco de Asís de Zurbarán.

  • Recuerdo la visita de un jefazo madrileño. Había una reunión de personal tras la comida, y mi papel consistió en hacer de portero de discoteca. Tenía que evitar que los transeúntes entraran en el recinto donde se celebraba el encuentro. Apareció el jefazo madrileño, ahíto de codillo y Spaten, y me dio una orden terminante: «asujétame el puro, y que se conserve hasta que terminemos». Al finalizar la reunión recuperó su puro y me dio unas viriles palmadas en la espalda: «Muy bien hecho, chaval, muy bien hecho, eres un fenómeno».

  • Zeppi, esto es verdad :” algún programa (tipo Máxima o Matlab), para que se mentalicen desde el principio de que en el mundo real las soluciones “analíticas” solo son aplicables en casos muy particulares. ”

    Pero las situaciones concretas primero hay plantearlas formalmente/analiticamente, la resolucion, como bien dices, es otra cosa. En cuanto a programas, Wolfram Mathematica se come a todos, tiene una biblioteca extensisima. No es fàcil, sin embargo, por lo que dicen los que entienden de ello, no es mi caso, llegar a ser un usuario competente aunque cada vez es menos necesario ser un experto en programacion: la biblioteca de Mathematica contiene practicamente todo. No obstante, Mathematica corresponde a un curso distinto a analisis salvo si el profesor es bueno en ambas cosas.
    Un problema añadido de Mathematica es que es carisimo aunque suelen hacer un precio especial para la enseñanza (al menos en las versiones menos evolucionadas)
    Otros manuales también muy recomendables ( para diseñar el programa) si bien con menos ejercicios resueltos que los de Schaum, son los de la serie Undergraduate Texts in Mathematics de Springer.

  • Bremaneur:
    Me parece que el Madriz que usted padece, es un Madriz específico, de ahora, de esta época de perroflautas ascendidos gracias a la ñoñería actual. Circunscrito a algún barrio que ha subido al poder con mentiras y malas artes, y que tiene bastante poco que ver con mi Madrid.
    Un Madrid en el que a todos se nos considera madrileños, aunque hayamos nacido en San Sebastián, en Soria, en Gerona, o en Sevilla… Incluso a los guiris que están de paso, y llevan en Madrid media hora. ( Siempre que no vayan en manada, y hablado a voces chillonas entre ellos, claro, como las hormigas asesinas de la marabunta ) …
    Y me figuro que en Soria, en Gerona, o en Berlín, que no los conozco, habrá también barrios y gentes tan acogedoras como las de Su Madriz. Desde luego, en las ciudades que sí conozco, como San Sebastián, por poner un sólo ejemplo, por supuesto que los hay.
    Ya siento