Algunos libros curiosos, 1. A hombros de gigantes

capitolio
por Álvaro Quintana.

Nos decía un profesor en el instituto [1] que es necesario concertar correctamente los apuntes in folio para que luego se dispongan de forma similar in capitolio [2] (y aquí se daba golpecitos en la cabeza con el dedo). El consejo me pareció atinado en extremo y lo aproveché de la mejor manera que sé: dejándolo pasar. La variación de la postura en que leo tumbado— para tomar una nota se ha revelado como una tarea contraria a mi naturaleza, por lo que he abandonado a la volátil suerte de la memoria citas que en unas líneas concentraban volúmenes enteros, sentencias que en un relampagueo iluminaban todo un sector de la existencia o recados que luego tuve que pedir que me repitiesen, para molestia general. Hace tiempo adquirí un cuaderno [3] en el que apuntar todo aquello que llamara mi atención en la lectura; pues bien, su primer y único registro sigue siendo esta frase de George Perkins Marsh [4]:

No se debe confiar nada a la memoria.

Ojalá la recordase más a menudo.

Huelga aclarar que esta actitud indolente es de todo punto contraria a la que debe regir el comportamiento del honesto compilador del conocimiento tildado vulgarmente de erudito. Hace falta una pasta especial para enfrentarse con discernimiento a la recopilación de documentos, el compulsado de versiones, el rastreo de influencias y, tan bello y tan desusado como la estrella de plata en lo alto de la montaña [5], el hallazgo de la fuente original, no menos dudosa y debatida que el nacimiento del Danubio [6]. Es una lástima que el celo funcionarial de coleccionistas que posee a estos sabios se vea oscurecido en ocasiones por debilidades demasiado humanas, algunas de las cuales son enumeradas por Robert K. Merton al comienzo de su tan erudito como divertido A hombros de gigantes:

adivinacionismo denigratorio (o la costumbre de encontrar en épocas remotas presuntas anticipaciones de ideas o hallazgos recién descubiertos en el presente); el correlativo síndrome anatópico o palimpséstico (encubrir las versiones más antiguas de una idea por el método consistente en adjudicárselas a un autor relativamente reciente en cuya obra se encontró esa idea por vez primera); la criptomnesia honesta («recuerdo sumergido o subliminal de acontecimientos olvidados por el yo supraliminal», como cuando se olvida la fuente de una idea que uno toma por nueva y propia); el idiolectismo [grimgribber] oscurantista (el arte de la invención de jergas especializadas); insanabile scribendi cacoethes (la tormentosa comezón de publicar, afección que sólo se remedia garabateando palabras en una hoja de papel); el humillado complejo de Parvus, o enanismo (disminuir los méritos eruditos de la propia obra contrastándola ambiciosamente con la enorme obra realizada por los gigantes de la ciencia y del saber); la peregrinosis provinciana (temor subliminal a la erudición extranjera); y, por no extender más esta lista preliminar, el tu quoque (tú también) defensivo, identificado por primera vez en el siglo XVII, que aquí se relaciona específicamente con la costumbre de hacer frente a una acusación de plagio replicando que también el acusador ha cometido plagios [7].

La obra de Merton se subtitula Postdata shandiana en honor al método que la conduce, similar al que guía el conocimiento científico y que reproduce el que teorizó y llevó a la práctica Sterne en su Tristram Shandy: un avance lleno de retrocesos, desvíos, salidas en falso, callejones sin salida, vueltas en círculo, tropezones, cambios de sentido, marchas atrás, paradas por necesidad o sin ella y encuentros inesperados. Algo parecido a una bachata bailada por un cojo. El autor lleva a cabo una zigzagueante pesquisa en busca del origen de un aforismo célebre (el Aforismo con mayúscula a lo largo de todo el libro) de Newton en carta a Hooke:

Si he llegado a ver más lejos, fue encaramándome a hombros de Gigantes.

La maniática minuciosidad de Merton no deja cabo sin atar y despliega con gusto y humor una vibrante erudición, buceando en clásicos de la talla de Vives o Bacon al tiempo que repasa a un oscuro gacetillero de tiempos de Cromwell, siempre a la caza de las diversas metamorfosis del Aforismo. Y al shandiano modo, las digresiones son tan importantes como el camino principal, si no más: las horas entre libros olvidados [8], los vicios (intelectuales) de los plumíferos de toda condición, la mecánica del conocimiento científico, la relación entre los antiguos y los modernos o la lucha en el barro de las ideas. Todo ello sin perder de vista el objetivo inicial que conduce hasta un misterioso Didacus Stella, hasta Bernard de Chartres e incluso más atrás, hasta Prisciano, autor de una gramática latina que gozó de un notable éxito, no exento de reparos [9], en la Edad Media.

Y es que, a juzgar por lo que disfruta Merton y lo que nos divierte a nosotros mientras pasa páginas no poco envejecidas, cabe pensar que a veces no hay que tomar en serio todo lo que dice, como este aforismo propio que tira en la p. 182:

Ojalá la verdadera erudición no fuese lo que es, una serie de momentos anticulminantes.

NOTAS

[1] Cito de memoria.

[2] El sabor a latinajo del dicho me ha llevado, vía un rápido googleo, al libro de Noé Bustamante Bustamante Locuciones latinas en materia jurídica, de donde copio lo que sigue:

Non in folio sed in capitolio.- No en el folio sino en la mente. Se refiere a pactos o contratos y que debe interpretarse como “no por escrito, sino ante los dioses”, puesto que “capitolio” hace referencia al lugar donde se elevaba el templo.

[3] Prefiero no hablar de las agendas que me compro con optimismo año tras año y que acaban en un olvido amarillento, tan ayunas de contacto como esa tía solterona, fea desde la cuna, que rechazó de malos modos a su único pretendiente porque venía borracho (de ahí que la pretendiese; en ese estado uno come de todo) y ahora levanta la nariz mientras se le caen cada vez más los bordes de la boca en permanente gesto de dignidad (dignitas) ofendida.

[4] La encontré en La invención de la naturaleza, de Andrea Wulf, y ya no recuerdo quién era el tal Marsh a pesar de que leí el libro hace pocos meses. Creo que le dedica un capítulo.

[5] Como habrán adivinado de inmediato, es una referencia a Astérix en Helvecia, uno de los mejores álbumes de Goscinny y Uderzo, a quienes debo incontables horas de risa y casi todo el latín que sé.

[6] Remito al lector interesado al famoso libro de Magris El Danubio, donde me pareció entender que la disputa por el lugar de nacimiento del río se asemejaba no poco a nuestras justas para dilucidar la pureza de sangre del chacolí, el sutilísimo debate acerca de las diferencias entre el catalán y el valenciano u otras sabrosas controversias provinciales. No obstante, me es imposible precisar el dato, ya que, como dijo Umbral (véase nota [1]), no me voy a levantar a mirarlo, y eso por dos razones: porque no tengo el libro en casa, con lo que ir a buscarlo (y mucho menos levantarme) no me iba a servir de nada, y porque véase nota [1].

[7] La manía del reconocimiento y el prurito de tener razón no son ajenos a los en apariencia templados eruditos, en quienes aflora un acusado temperamento agonal. Esto me ha traído a la cabeza las excelentes memorias de Carlos Barral, que no he leído sino brevemente extractadas por Carme Riera en su antología del grupo de poetas catalanes de los 50, Partidarios de la felicidad, y a pesar de ello me permito recomendarlas y calificarlas de excelentes a tenor de esos escasos fragmentos que incluso tejen en mí la certeza de haberlas leído completas. He aquí el retrato de un pendenciero Gil de Biedma:

Jaime era una persona incómoda en sociedad. Ante un auditorio de más de dos interlocutores se sentía irreprimiblemente impelido a avasallar con su inteligencia. Como un animal acorralado, hacía un uso desesperado de todas sus fuerzas, definiendo para reducir, obligando a sus contraopinantes a entrar en zonas de la cultura en las que se sentía particular y casualmente fuerte, rehusando los terrenos neutrales. Y como era notablemente tenaz, conseguía casi siempre quedar por encima sin haber llegado a convencer. Sobre todo si se tiene en cuenta que estábamos en la etapa que se prefiere el ingenio a la inteligencia. El contraste de personalidad entre el vis-à-vis y la perorata de tertulia, que en todos existía en aquella época, era en él muy considerable. Era en público desusadamente agresivo, como si estuviese continuamente necesitado de justificación. Y no solía tropezarse con rivales a la altura de sus fuerzas y de su entrenamiento. Hasta que topó con el sparring perfecto: Gabriel Ferrater. Pero eso fue algún tiempo después, cuando las tardes del Ateneo doblaban las mañanas de la universidad.

[8] La lectura y la reflexión gozan de un raro prestigio teniendo en cuenta que casi cualquier disparate, del comunismo al Estado Islámico, tiene detrás una energuménica labor de pensamiento. En vez de dar público escarmiento de cantamañanas con incontinencia grafológica mediante el socorrido método de alquitrán y pluma, sorprende que se rescaten y publiciten aun las obras más oscuras. En palabras de Norman Cohn:

Existe un mundo subterráneo en el que los sinvergüenzas y los fanáticos semicultos elaboran fantasías patológicas disfrazadas de ideas, que destinan a los ignorantes y los supersticiosos. Hay momentos en que este submundo surge de las profundidades y fascina, captura y domina repentinamente a multitudes de gentes normalmente cuerdas y responsables, que a partir de ese momento pierden toda cordura y toda responsabilidad. Y ocurre a veces que ese submundo se transforma en una fuerza política y cambia el rumbo de la historia.

[9] Escribe Merton:

Esta popularidad pudo resistir incluso las críticas lanzadas por la censura en contra de Prisciano por el hecho de haber omitido en su libro el nombre de Dios: «¡Una omisión —dice el profesor Haskins— de la cual también han sido acusadas la Constitución de los Estados Unidos y la tabla de multiplicar!».

134 comentarios

  • Yo suelo dejar los libros como un cuadro de Kandinsky…llenos de líneas y papelitos de esos que se pegan para anotar cosas que sé seguro que me servirían o que quisiera recordar.
    No me sirve de nada tampoco, porque luego no recuerdo en qué libro o de quién se trataba.
    Eso sí, cuando retomo un libro, todo es mucho más sencillo, y tengo un resumen perfecto.
    Buena entrada Alvaro.
    7,5 para la ilustración.
    PD. me duele todo el cuerpo humano y hasta la documentación y la tarjeta de crédito.

  • PERO QUÉ BUENO
    Álvaro, eres un apogeo de gracia y saber.
    Me apunto el libro de Merton.
    Desacatlogué
    224 duros en Iberlibro
    AG

  • Llenar el libro de papelitos es la única técnica apropiada para la postura que tomo al leer, Jota. El problema es que ahí se quedan. También saco muchas fotos de las frases que, de tomarlas por guías y rectoras, cambiarían mi vida, pero ahí están, en el móvil, entre desnudos y pintadas callejeras.

  • Hoy el combinado merengue se enfrenta al Celtiña, machiño, y todo apunta a que conseguirá una contundente victoria, pues parte como favorito en las quinielas. El partido quedó pendiente al anularse en su momento, pues un temporal huracanado podría haber puesto en peligro la vida de cientos de hinchas celtícolas, al no estar bien amarrada una cubierta del coliseo galaicoportugués. Floripondio Pérez y el club merengue insistieron en que se jugara el contencioso, ya que su escuadra estaba en racha y andaban un tanto acagarrinaos porque el conjunto culet les pisaba los talones. Floripondio Pérez y el club merengue antepusieron sus intereses bastardos a las vidas de cientos de hinchas celtícolas, y esa actitud vil y canalla debería hacer hervir la sangre de los jugadores del Celtiña, machiño, y conseguir lo que nadie espera pero medio mundo anhela: la victoria de los celestes.

  • Gracias por sus comentarios. Me he reído con la ilustración anagramesca, aunque me ofende un tanto porque yo no dejo caer la bebida. No siempre. Por cierto, el color vainilla de la colección Panorama de narrativas parece un amarillo ÇHØPSUËY de baja intensidad, como el de las tortillas de bar comparado con el de las hechas con huevos de casa, donde las gallinas comen a todo lujo.

    Proc, he facilitado el libro de Merton en pdf bueno a las diligentes manos de la sita Bellpuig; como no tengo tu correo, que te lo mande ella cuando se lo permitan sus quehaceres. Si hay alguien más interesado, que dé un paso al frente.

    Pensando en libros que podría incluir en esta serie, me acordé de las curiosas memorias de Guy Debord. Luego me di cuenta de que ya había escrito sobre ellas hace años, así que lo copio y pego sin más y de esta manera les encasqueto dos tabarras por el precio de una. Este otro libro también está en pdf bueno para los interesados.

    GUY DEBORD – PANEGÍRICO

    Son habituales en el revolucionario el tono perentorio, el uso de la gama de colores más oscura, la certeza de vivir en el peor de los mundos posibles. Enfrentarse al mundo es una temeridad condenada a la derrota, pues sus recursos son ilimitados y es casi imposible mantenerse puro frente a su contacto. Por otro lado, hay un enorme atractivo en verse como un luchador frente a un poder irresistible, en vivir peligrosamente. ¿Y puede haber un horizonte más radiante, por lejano que esté, que purgar al mundo de todo lo malo que hay en él? En la ruleta de la lucha revolucionaria todo se juega a un número, pero con la astucia de poder impugnar el sistema en caso de pérdida: si gana, se lo lleva todo; si pierde, ha sido víctima de un amaño.

    Guy Debord pertenece a un sector de revolucionarios que podríamos llamar “discursivo”. Su obra, exigua pero muy influyente, fue decisiva en el movimiento de mayo del 68. Alrededor de su grupúsculo, la Internacional Situacionista, se juntaron una serie de brillantes pirados pródigos más en gestos que en obras. Debord trata todo esto muy a vuelapluma en su breve y excelente autobiografía Panegírico. Más bien se centra en algunos rasgos de su carácter, en breves apuntes de su vida, en algunas reflexiones sobre todo ello y en intercalar citas. Abundan las relacionadas con la estrategia militar, una de las obsesiones de Debord, quien llegó a inventar un juego de estrategia, el Kriegspiel. Ya algunos le acusaron de ser un astuto y esquivo jugador de ajedrez que movía a las personas desde la sombra.

    La imagen que de sí mismo ofrece es algo diferente: una gran inteligencia que muy esporádicamente se encauza en una obra concreta y que tiende, por el contrario, a la pereza, la bebida y las malas compañías —¿y quién no? Debord se deleita en la descripción de los muy variados personajes que se ha encontrado en las zonas menos recomendables de las ciudades por las que ha pasado. Y elogia las virtudes de los litros y litros de alcohol que ha ingerido en busca de “lo que hay más allá de la ebriedad violenta, una vez se ha franqueado ese estadio: una paz magnífica y terrible, el verdadero sabor del paso del tiempo”. Pocas apologías del borracho habrá más elocuentes, aunque no puedo evitar pensar que, en este aspecto, Debord se muestra un tanto ancien régime respecto a los jóvenes que en esos mismos años exploraron las maravillas de los alucinógenos. Pero, en fin, no puedo dejar de entenderlo: su culpa es la mía.

    Debord enlaza su estilo claro y elegante con la prosa clásica francesa. Abundan en el texto las citas de distintos memorialistas, de Montaigne y, fuera de las letras francesas, de autores muy de su predilección como Gracián y Clausewitz. El Tomo segundo se compone únicamente de fotografías, tal vez a la manera de Breton en Nadja, quien así se ahorraba las descripciones. Hay imágenes del autor, de algunos de sus amigos y, sobre todo, de los lugares por los que se ha movido. Todo ello compone un breve volumen excelentemente escrito que recorre de manera caprichosa los hitos de una vida. Y es que no es necesario dar muchas vueltas, resume un socarrón Debord:

    Tengo una clase de espíritu que de entrada me lleva a asombrarme de ello, pero hay que reconocer que muchas experiencias de la vida no hacen más que corroborar e ilustrar las ideas más convencionales, que ya antes habíamos podido encontrar en numerosos libros, pero sin darles crédito. Evocando lo conocido por uno mismo, no hará falta, por tanto, buscar exhaustivamente aquella observación nunca realizada o la paradoja sorprendente. (p. 109)

  • Buenos días a todos.
    – Decir que me ha encantado la entrada de Álvaroquinn, y que, si es cierto lo de que no apunta, y todo lo tiene en la cabeza, ello significa que lee los libros varias veces seguidas ( que de otro modo, las citas y las frases se olvidan o quedan cambiadas ), o que tiene una cabeza privilegiada, con muchísimos Gigas de memoria, y de memoria ordenada, además, y que, por lo tanto, es “El modelo nuevo de superhombre”, y que yo a esos nuevos superhombres les tenía un poco de miedo, pero que viéndole a él, ya no se lo tengo. Y que “bienvenido sea, ese Brave New Man”
    Y que me gusta mucho la ilustración, a pesar de las muchísimas manchas de vejez en la cara, en el cuello, y en las manos del “santo bebedor” ( y es que yo, cada día me descubro alguna mancha de esas nueva, y me da rabia, que , aparte de las piernas, mi mejor punto solía ser la piel, clara y transparente , casi de peliroja pero sin pecas ) ¡ Eso de hacerse viejo es un asco, aunque la alternativa, morirse joven, aparte de no ser ya una posibilidad para mí, no parece muy apetecible tampoco.
    – Y que yo, al Merton que conocía, era Tomás, el de “Los Hombres no son Islas “, que era uno de mis libros de lectura constante durante mi juventud. Y que este Merton del que habla Álvaro tiene muy buena pinta, pero parece de mucho pensamiento, y ya, esa clase de libros, a no ser que vayan de alguno de MIS temas, ni intento leerlos, que me pueden, y luego les tengo que buscar un nuevo hogar.

    – Y que espero que JrG pueda pintar hoy, todo el día, a pesar de sus magulladuras. Y que para ese tipo de magulladuras por caídas, y sin que uno se haya roto ningún hueso, yo uso Traumeel , una pomada, que me alivia muchísimo ( no sé como se llamará en Francia ), que, a mi edad, y pretendiendo, como yo pretendo, moverse como si una fuera una joven de 50 y pico años, se cae una con cierta frecuencia. Pero se aprende a caer, para no romperse nada.

    Y que pido perdón por haber escrito tanto
    Ya siento

  • Viejecita, eres como los pilotos de motos … caer bien para no cascarse nada.
    Yo tampoco me he roto un hueso nunca, aunque paso de los trescientos puntos de sutura.
    A caerse pocos me pueden igualar (excepto profesionales) como aficionado estoy a muy alto nivel en eso.
    Hoy pa pintar no estoy, he manchado un papel con acuarelas de unas frutas de la cocina, pero sigo con EL PRADO, poniendole papelitos y rayas.
    Al libro que recomienda Alvaro, me apunto. Exceptuando lo del porrón, que se rompe, no como la bota, todo tiene interés en este hombre.

  • Después de leer a Debord, pensé que a Francia y al mundo le hubiera ido algo mejor sin el situacionismo y sus espectáculos.
    Pero es algo que no se podrá comprobar.
    Algo mejoró el mundillo, pero mucho ruido para tan pocas nueces.

  • Álvaro, gracias mil a ti y a la Sita, que no le para de mandar trabajos el Señor. Me lo voy a imprimir, no puedo leer libros en pantalla. (Aunque cambie no puedo por no quiero es igual porque no puedo querer leer en pantalla. Se me acaba de ocurrir que en este debate sobre el libro yo estaría entre los carlistas con trabuco, ¿no? Sielos).

  • No es debate, es poblema. Y más poblema si tienes el poblema de que encima luego te cuesta deshacerte de los papeles, aunque sabes que ya lo tienes entero en el pdf. Carlismo, avaricia y caos.

  • jrG
    Miércoles, 17/05/2017 a las 10:31
    Viejecita, eres como los pilotos de motos … caer bien para no cascarse nada.
    Yo tampoco me he roto un hueso nunca

    Que sí me he roto huesos. Pero cuando era más joven : La rótula, el escafoides, la muñeca, el hombro… siempre en casa, que es lugar donde una se confía y es por tanto el más peligroso. Ahora ya me voy fijando en donde pongo el pie, y he aprendido a caer, un poco de lado, todo a lo largo, y sin intentar parar el golpe con sólo las manos, que llevo a todas partes un bolso grande que me hace de colchón… Que ya, si me tuvieran en reposo durante 60 días, no creo que lo pudiera resistir.

  • Viejecita, las citas verbatim las tenía apuntadas o sabía dónde encontrarlas. Ojalá mi memoria ratonera diese para tanto pero no es el caso; por eso mismo me pareció tan bueno aquel consejo de mi profesor, porque compensaba una tara que arrastramos los perezosos. Y ya sabéis, estudiantes ociosos que ojeáis este fanzine a escondidas: tomad apuntes, cuidad la caligrafía y no temáis abusar de los colores y los sangrados; y, sobre todo, evitad la nota [1].

    El libro de Merton es una broma juguetona y erudita sobre la erudición. Hay que leerlo bien predispuesto a la digresión. Yo creo que puede gustarle, Viejecita.

    JrG, en general los vanguardistas son mucho de tronar desde el sofá. Ese librito de Debord se lee muy bien porque se acerca a los moralistas y a la autobiografía muy selectiva al tiempo que pierde de vista las homilías filosóficas.

    Gracias por sus desvelos, sita Bellpuig.

  • He rastreado por curiosidad esa explicación del «non in folio sed in capitolio» en varias páginas web, porque me parecía contradictoria. [Por cierto, dicho sea de paso, esa página «Etimologias de Chile» tiene más peligro que un escorpión, pues suele mezclar con frecuencia churras y merinas con rinocerontes y dragones]. En realidad se han fundido dos explicaciones en una, la que entrega Marta Tabera Alonso y la de José Carlos Villaro Gumpert. Dado lo intrincado de la sintaxis y puesto que nadie cita las fuentes, no sabemos a quién agradecer la explicación correcta que es «no en el folio sino en la mente».

    Es insostenible la explicación que dice «se refiere a pactos o contratos y que debe interpretarse como “no por escrito, sino ante los dioses”, puesto que “capitolio” hace referencia al lugar donde se elevaba el templo». Para empezar porque la frase no se utiliza en ese contexto (o al menos yo no he encontrado ejemplos), sino que o bien se emplea como consejo para usar la memoria (como bien ha dicho Quinn, acompañandola con el subrayado del toque en la cabeza) o para apuntar a la intención oculta de un autor: «no lo ha dicho en el folio pero lo estaba pensando (o sugiriendo)». Me parece, además, una explicación contraintuitiva en el mundo del Derecho en donde lo que vale, precisamente, es el contrato firmado ante los hombres, no ante los dioses.

    Ese «capitolio» no es el «Capitolio» y dudo mucho que pueda rastrearse la frase en ningún autor clásico. Huele más bien a una de esas reglas nemotécnicas de la enseñanza religiosa en latín vulgarizado. Porque como bien sabían los frailes enseñantes, nada mejor para recordar algo difícil que meterlo en la cabeza con un chiste subrayado, como a mí me enseñaron los nombres de los trágicos griegos, «Eurípides, no me Sófocles que te Esquilo», haciendo la tijera con los dedos y acercándola a la cabeza.

    El chiste es una rima tonta en donde «capita» (cabeza; «caput-capitis») ha sido transformada para que rime con «folio». En lugar de «non in folio sed in capita», «non in folio sed in capitolio». Cualquier estudiante, aunque fuera tan malo como yo con el latín, entendería el chiste, especialmente si iba subrayado con el toque del dedo del «magister» en su cabeza.

  • Alvaroquinn
    Miércoles, 17/05/2017 a las 11:30

    El libro de Merton es una broma juguetona y erudita sobre la erudición. Hay que leerlo bien predispuesto a la digresión. Yo creo que puede gustarle, Viejecita.

    Me halaga que piense usted eso de mí, Álvaroquinn. Pero yo no capto una broma erudita ni de Blas. Que tengo un sentido del humor totalmente plano, como buena brutísima de las del paraguas ese que soy. Y he dicho muchas veces que no tengo una sola idea propia, que todo lo que pienso, y lo que digo, es de enésima mano, y que, aparte de alguna cita de Lucky Luke, de Asterix, o así, que tengo siempre a tiro, (cosa de familia ), no he citado nunca a nadie, a sabiendas.
    Bueno, sí, en mi adolescencia y juventud, sí que tenía citas de San Agustín, de las dos Santas Teresa, de los Evangelios, a punto para cualquier ocasión, pero hace cerca de 50 años que rompí con todo aquello…

    Gracias, en todo caso.

  • “Como dijo Winston Churchill, a Álvaro le gustan las citas más que a Casanova.” —Mateo 8,3

    Hay un libro todo de citas, lo que vienen siendo retales, que se deja leer bien y al tiempo da una idea interesante de Borges y Bioy. De jardines ajenos, se llama, y son párrafos, frases y recortes que a ambos les hicieron gracia o indignaron. Desde pintadas en prostíbulos a citas eruditas malinterpretadas pasando por esas leyendas que los camioneros pintan en sus vehículos, como lemas de caballero andante en su pendón. Quiero mi pdf, si puede ser, prometiendo subrayarlo con ese falso fluorescente que facilita el iBooks.

  • Por ejemplo, aquí, sobre Vives, capítulo educación, el autor la califica de dicho medieval, con lo que cabe pensar en el latín macarrónico de las escuelas y en la técnica pedagógica del chiste que es buena a veces para meter las cosas en el capitolio. En mi libro secreto para este asunto (J. Cantera, Refranero latino, 2005) non vienet res nata al respecto, ergo taceo.

  • He oído un hostión salvaje y me he asomado a ver.

    «Arcadi Espada: ¿Cuál es el segundo partido de Europa más corrupto? Le pregunto al experto.

    Ramón Espinar: Desconozco el ranking…

    Arcadi Espada: ¡Pues entonces no diga cuál es el primero y cállese

  • ¡ Qué bueno lo de Arcadi versus Espinar que ha enlazado Bremaneur !
    Yo me lo hubiera perdido que no veo televisión, y mucho menos tertulias .
    Así que
    ¡¡¡ Muchas Gracias Bremaneur !!!

    PS . en el video, se ve que Espada se está dejando crecer de nuevo su mata de pelo. ¡ Que pena ! ¡ Con lo guapísimo que está con el pelo bien cortado !
    ( claro que yo, con mis permanentes pelos de bruja, no soy quien para decir nada )

  • Ana Rosa reprendiéndole «porque no han venido a hablar de cosas personales», cuando ha comentado que no le aprecia nada en respuesta al «yo le aprecio mucho» del otro. No sé cómo puede ir a esos programas pero es mejor para todos que vaya y no se canse de ir. Arcadi Espada es un San Jorge.

  • Procuro fijarme
    Miércoles, 17/05/2017 a las 13:03

    . Arcadi Espada es un San Jorge.

    Pero el Ramoncito Espinar no da la talla de Dragón. Como mucho un limaco.

  • Menos mostrar las vergüenzas lo de ir a programillas de esos no está mal si además pagan.
    Mostrar una opinión de esa forma tan contundente es un éxito para su emolumento.
    El argumento esgrimido es muy débil, aunque esté conforme con mandar callar al podemos.

  • Lo de Arcadi no es una argumentación en sí, J. Es un truco dialéctico que usa para callar la boca a un ignorante cuyos argumentos son de una puerilidad insultante.

  • Pido consejo falsamente, porque ya sé lo que acabaré haciendo.

    El caso es que mi recientemente incorporado director es, además de melifluo una cascara vacía, pero con prestigio público: algunos artículos, bastantes ponencias, cierta fama en el sector… y así.
    Sin embargo es un permanente paridor de ocurrencias o ideícas completamente fantasiosas y de imposible aplicación, que demuestran un desconocimiento aterrador del sector y de nuestra empresa y nos hacen dilapidar recursos, tiempo e ilusión de nuestro personal. Huye como de la peste de cualquier decisión ejecutiva que acaba recayendo igual que antes sobre mí, sin ninguna contraprestación, excepto dificultar el desarrollo de mis responsabilidades reales.
    Además por un acuerdo añoso que tengo, mis emolumentos dependen directamente del margen obtenido en las ventas de toda la empresa y una de las decisiones tomadas recientemente por él y el consejo me obligará a vender a perdidas y por lo tanto reducir el dinero de mi bolsillo personal.
    En resumen me debato entre la fidelidad debida al mando y el puenteo, accediendo al consejo por mis cojones a desvelar el pastel. Con la consiguiente consecuencia, me escucharán, quizás les sea útil, pero me cortarán el gaznate porque Roma no paga a traidores.

    Grandes cortesanos palaciegos como el marqués o Ximeno podrían evitar mi inminente suicidio.
    No olvido tampoco al gran Cela “En España el que resiste gana” pero mesestan hinchando los cojones.

    Çhøpsuëy, también consultorio emosional, laboral y psiquiátrico. Además de Círculo de Lectores.

  • Interesante entrada, Alvaro.

    Sobre la correspondencia entre Newton y Hooke, y otros muchos temas relacionados, aquí tienen un libro interesante. Algunos comentarios no tienen desperdicio:

    “On the basis of Pascal´s studies and his own arguments, Leibniz quite rapidly developed formal analysis in the form of which we now know it. That is, in a form specially suited to teach analysis by people who don´t understand it to people who will never understand it.”

    Su respuesta a la pregunta “Did Newton prove that the orbits are elliptic?” es una enmienda a la totalidad a la forma de abordar cuestiones históricas por los matemáticos actuales.

    Si les gusta el tema, ahí tienen un condensado con evolventes, cuasi-cristales, óvalos …, contado con elegancia y sentido del humor. Las notas a pie de página y al final del libro tienen tanto o más contenido matemático que el resto del libro. Divulgación de alto nivel. Que lo disfruten quienes gusten de estos temas.

  • Adapts, no le recomiendo el suicidio.
    Ni pagado ni agradecido. Y el resto no es mejor.
    Si las cosas son como dices, es solo cuestión de un año que salgan unos resultados pésimos para usted pero también para la sociedad.
    Como dice marqués paciencia y barajar. Recopilar datos, no cometer errores e ir redactando el informe. En el proceso ir adelantando la verdad por escrito.
    Planifique el después…

  • Les copio esto de RdL con el ruego de que lo lean y lo difundan. Basta ya de ignorancia.
    “Se debería saber que algunos platos nacionales, tales como la tortilla de patatas, el pisto, la paella, el pa amb tomàquet, el gazpacho o el salmorejo, jamás los cató el Cid; ni siquiera Isabel la Católica lo hizo. Ingredientes esenciales de esos platos no habían llegado en aquellos tiempos a las cocinas peninsulares, un hecho que parecen ignorar los guionistas y los cocineros-presentadores del insoportable concurso televisivo MasterChef, cuyo programa del pasado 23 de abril tenía por reto preparar la mejor comida medieval en un castillo templario, orden militar que, como sabemos, existió entre los años 1118 y 1312 de nuestra era. Como puede verse a partir del minuto 49 del programa, los concursantes utilizaron productos vegetales tan poco medievales como el tomate, el pimiento, la patata y la calabaza. Si hubieran sido menos ignorantes en su propia especialidad, no incluyendo alimentos que en el siglo XII no se conocían podrían haber enseñado algo a los sufridos telespectadores”.

  • Y, Adapts, aunque yo no sea quien :
    también me parece importante que en ese año de espera, se vaya ganando , ( no comprando, sino ganando en buena ley ), el deseo de los de debajo, de que sea usted el que mande de verdad, y no “el recientemente incorporado director”.
    ¡ Glups ! ¿ Quien me mandará meterme ?

  • holmesss
    Miércoles, 17/05/2017 a las 17:01
    Adapts, también falsamente: ¿no conoce algún Virgil Solozzo?

    Ya no quedan profesionales asín.

  • Para los que como yo no tienen un nivel de inglés suficiente como para comerse una novela, en este link encontrarán algunas buenas pinceladas sobre los personajes del libro de Zeppi.

  • “despliega con gusto y humor una vibrante erudición”. Talmente Alvaro. Gracias.

    Satur, el Madrid va a ganar hoy. Dicho lo cual, me permito apostillar su apasionante crónica. El Celta, todavía de Vigo, mantiene desde hace tiempo un desafío abierto al Ayuntamiento y el señor alcalde, a quien Dios guarde muchos años, no pierde ocasión de dorarle la píldora al club ante una guerra que sabe perdida, gastando dinero público a espuertas (en vano al parecer, de un estadio en condiciones no se vuela ninguna cubierta), aireando bobadas de niño pequeño sobre el partido de hoy o el de hace unos días en Manchester o decretando la suspensión de aquel otro, decisión de la que el Celta fue de largo el mayor beneficiario, inmerso como estaba en otras dos competiciones en las que se jugaba mucho más que en la liga. Se alegaron motivos de seguridad que nadie contrastó y punto, quién se opone a eso. No vamos a aburrirnos con los detalles, pero que ni el Ayuntamiento ni el club hicieron lo posible por jugar aquel partido, sino exactamente lo contrario, sólo no lo vio quien no quiso.

  • Adaptaciones

    1º.- Usted sabe perfectamente que al jefe torpe se le hace creer que nuestras ideas son suyas:

    Tal como me dijo el otro día, hemos iniciado un procedimiento para reestructurar la política de márgenes y tal y cual… compensación de márgenes… porque si el margen bruto de la línea de productos de alimentación derivados de leguminosas… compensar la reducción de márgenes… el Consejo de Administración valorará positivamente… resultados… compensación.
    Haga lo posible para que otras líneas compensen la reducción de sus emolumentos, pero que parezca que se le ha ocurrido a él.

    2º.- Trate de recordarle que a él lo evaluarán en función de sus resultados como responsable último y que el consejo de administración tiene una línea roja por la que le cuesta pasar: los números rojos.

    3º.- No tome ninguna decisión que no le corresponda. Si el tipo no flota se ahogará, pero si usted hace las veces de flotador corre el riesgo de que lo hunda con él.

    4º.- El único peligro es que pongan a otro por encima para que arregle lo que su jefe estropee, pero eso normalmente sólo suele ocurrir en la función pública.

    5º.- Si nada de lo anterior funciona, vuelva ver la trilogía del Padrino.

  • jrG
    Miércoles, 17/05/2017 a las 18:39
    Para los que como yo no tienen un nivel de inglés suficiente como para comerse una novela, en este link encontrarán algunas buenas pinceladas sobre los personajes del libro de Zeppi.

    Gracias por el enlace JRG, muy interesante. En el mismo se citan párrafos del libro de Arnold, en concreto la demostración de Newton sobre la no integrabilidad de los óvalos algebraicos (“El matemático ruso V. Arnold expone los argumentos de Newton con todo detalle y además describe el trasfondo matemático desde una perspectiva contemporánea digna de los mayores elogios”).

    Lo cita en castellano, lo que me hace concebir esperanzas de que haya por ahí alguna traducción del libro, que es realmente interesante. Yo no la he encontrado, mis disculpas por traerlo en inglés.

  • Alvaroquinn
    Miércoles, 17/05/2017 a las 19:46

    Vaya tres prendas, los asesinos y el asesinado. Le digo, Quinn, que en este campo hay tajo, mucho tajo, y por ahora poca calidad. Aunque eche usted un vistazo a esto: http://elpais.com/elpais/2017/05/17/tentaciones/1495015093_466655.html

    Estoy deseando verla. Vi el documental de Morris que cita como referencia, pero no recuerdo prácticamente nada, que alguna ventaja debía de tener poseer esta memoria de grillo. Hablando de memoria, chapeau por la entrada.

  • Adaptaciones Miércoles, 17/05/2017 a las 18:00
    Viejita, cualquiera pueda opinar cuando uno se expone aquí, ¡faltaría más!

    VALE

    a) Adaptaciones, tú cuando te hablen las personas piensa en otra cosa que sea bonita.
    b) No te he entendido.
    c) ¿Que estás planeando un quousque tandem abutere patientia nostra a tu pobre director Catalina? MENUDO CABRONAZO. Grábalo, por favor.

  • Compré un par de Molesquines mu potitas, regalé una a mi santa y la otra la tengo petada de anotaciones fechadas sobre ël, escritas a pluma con tinta azul turquesa.
    Es mi terapia pero hoy nesecitaba compartir con ustedes vosotros.

    Recomiendo mucho la tinta azul turquesa en la pluma sobre papel blanco roto tirando a amarillo. Las peores barbaridades quedan muy civilizadas.

  • Vaya martirilogio lleva el pobre Satur, los portugueses le están dando la temporada. Sólo falta que meta un gol Fabio Coentrao.

  • Jamón Tano ha escrito un breve en El preceptivo, El objetivo, o no sé dónde, el típico artículo ultranacionalista sobre Madrid consistente en alabar las supuestas características que hacen de Madrid un espacio no nacionalista. Qué diferencia con esta joyita: me gusta el Madrid de Carmena.

  • marquesdecubaslibres
    Miércoles, 17/05/2017 a las 23:37

    A mí plin, yo duermo en Pikolín. Si el combinado merengue dobletea este año, felicitaré a mis amigos madridistas y a mis dos amigas morinyistas (pero solo porque son dos titis que están de rechupete) y aquí Paz y después Gloria. Luego me iré a los aledaños de la Fundación Nacional Francisco Franco a ver cómo Floripondio Pérez, vestido de Rey Maño, recibe a la merengada que acude al coliseo a recibir sus regalos: que si a mí una mujer que no me grite, que si a mí un braguero ortopédico, que si a mí un Toyota Celica, que si a mí una foto de Satur para ponerla en mi mesilla de noche… (y Floripondio les responde a todos: «cuando ganemos la catorcena», y se van tan contentos). Ya dije en su día que el acontecimiento merengueplanetario que había que evitar era que el Madriz llegara a la final de Berlín, para anular la probabilidad de tropezarme con conspicuos tuitstars morinyistas. Se consiguió y soy feliz desde entonces. Y mi felicidad aumenta, claro, cuando responden a mis crónicas con total seriedad, como Álbert. Por cierto, no vi el contencioso de anoche, pero he oído esta mañana que hubo una expulsión inmerecida de un jugador celtista. Ninguna sorpresa.

  • Buenos días.
    Leía este pequeño fragmento. después de haber intentado una aproximación al libro que presentó ayer Zeppi, y que por otros fragmentos que he leido, me está produciendo la necesidad de profundizar en mi inglés para tener acceso a algunas bellezas que se me escapan.
    … La belleza de la naturaleza es un tema recurrente en la vida moderna y en el arte: los libros que la ensalzan llenan grandes estanterías de bibliotecas y librerías. Esa cara de la naturaleza, que el arte (fotografía, pintura, poesía…) tanto ha retratado y elogiado revela la fuerza con la que muchas personas asocian naturaleza con belleza. El porqué de la existencia de esa asociación y en qué consiste ésta constituyen el campo de estudio de la rama de la Filosofía llamada Estética. Más allá de ciertas características básicas de la naturaleza en cuya hermosura coinciden la mayoría de filósofos, las opiniones son prácticamente infinitas.

    Muchos científicos, que estudian la naturaleza de forma más específica y organizada, también comparten la idea de que la naturaleza es hermosa. El matemático francés Jules Henri Poincaré (1854-1912) dijo:

    “El científico no estudia la naturaleza porque es útil, sino porque le cautiva, y le cautiva porque es bella.
    Si la naturaleza no fuera hermosa, no valdría la pena conocerla, y si no valiera la pena conocerla, tampoco valdría la pena vivir. Por supuesto, no me refiero aquí a la belleza que estimula los sentidos, la de las cualidades y las apariencias; no es que la desdeñe, en absoluto, sino que ésta nada tiene que hacer con la ciencia. Me refiero a la belleza más profunda, la que procede del orden armonioso de las partes y que puede captar una inteligencia pura.”

    Una idea clásica de la belleza del arte involucra la palabra mímesis, es decir, la imitación de la naturaleza. En el dominio de las ideas sobre la belleza de la naturaleza, lo perfecto evoca la simetría, la división exacta y otras fórmulas y nociones matemáticas perfectas.

  • Eugenio D´Ors. Qué cerca me siento de él, pero qué lejos en esa capacidad de síntesis que produce un conocimiento tan vasto de una materia, que permite en minúsculos resúmenes, concentradísimos, densísimos y con esa cara ingenua del que ejecuta un malabarismo complejísimo, como si fuera facilísimo. Como si le saliera de continuo. Cuanto hubiera dado por ser ese compañero mudo que le sigue en sus cuatro horas. Un viaje al arte de la historia de los últimos 600 años en un paseo.

    Habré entrado al Prado 5 veces.
    Una exclusivamente para devorar las Meninas.
    Otra sólo para ver lo negro de Goya.

    Las meninas me tenía tan fascinado, que ahora después de un par de líneas de esa maravilla de librito, creo que he terminado de comprender.
    Hice más de 20 bocetos de ese cuadro, para encontrar la ubicación sin los personajes. Cómo entraba la luz y cómo se repartía en ese fastuoso cuadro.
    Me queda pendiente, con los bocetos, hacerlo a su escala natural de casi 3 por 3 metros.
    Un poco pretencioso para alguien como yo, pero no trato de enmendar, ni nada, sólo comprender, subirme a los hombros de un gigante, para tener perspectiva.

  • LA CUESTA DE MOYANO
    Como Brema no pisa Madrid habla de oídas. Yo creo que sí sabe que la Cuesta de Moyano no la inauguró Carmena, pero seguro que no sabe que tal Cuesta anda ahora invadida por casetas de artesanía alternativa y de comida ecológica, todo ello animado por música étnica negroide. Así es como entiende Carmena la multiculturalidad, solo falta que a la estatua de Baroja le pongan un sombrero colombiano.
    El resto de actividades culturales, cuyo listado es incompleto, es el habitual de Madrid desde hace muchos años.

  • marquesdecubaslibres
    Jueves, 18/05/2017 a las 10:06
    LA CUESTA DE MOYANO

    No sé qué pensará Gremanel, pero a mí me parece una gran noticia. La Cuesta de Moyano está llena de gente extraña pidiendo títulos estrambóticos (como en las bibliotecas, por otro lado). La llegada de las casetas macrobioticoveganas atraerán nuevo público, parte de él hippits y veganas cachondonas (como no comen carne, la buscan por otro lado psicomental). Voy a pensarme eso de turistear por Madriz este verano.

  • Lo único malo de la Cuesta de Moyano es que mientras rebuscas tranquilamente entre viejas colecciones del periódico con los mejores (¿?) Premios Planeta, tienes que escuchar a los libreros quejarse de que no se vende nada, de que abren porque hay que abrir, etc. Eso en Amazon no pasa.

  • Os lo tengo que poner. Un poema de Jacobo Fijman (1898- 1970), con el que resién acabo de tropesar, caer, despertar («¡las once, AAAH!»).

    Mira mi corazón llagado de alabanzas:
    canto de bosques escondidos donde vuela el fervor de todo y nada
    y los vuelos del vuelo agradados en vuelo.

    Canta la voz entera, y el ojo enamorado mira la perfección de las manzanas;
    mira la perfección de las palomas donde se igualan bosques y cielos, palomas y manzanas.

    Manzana,
    toda la perfección de las manzanas.

    Paloma,
    toda la perfección de las palomas, bosque y cielos, palomas y manzanas.

  • (Leo unos pocos comentarios, no puedo quedarme):

    jrG Jueves, 18/05/2017 a las 09:38
    Habré entrado al Prado 5 veces.
    Una exclusivamente para devorar las Meninas.
    Otra sólo para ver lo negro de Goya.

    jrG, yo estoy más ineresado en todo lo negro de Goya Toledo, en el prao, en el huerto o ande sea, la verdad.

  • Me gusta bastante Fijman, no recuerdo cómo llegué a él, imagino que por Girondo o Marechal -Fijman sale en “Adán Buenosayres”- o alguno de esos pájaros. Tengo la edición de sus poesías publicada por Olifante en 1985 y luego una más completa de Ediciones del Dock de 2005 que compré en una caseta de literatura argentina en la Feria del Libro del Retiro.

    La portada de “Molino Rojo” es soberbia.

  • Qué queréis que os diga, “los vuelos del vuelo agradados en vuelo” no sé qué coño puede significar.
    Que no es uno muy dado a la lírica, salvo cuando anda enamorado, eso también es verdad.
    A lo mejor en inglés, claro.
    (Ah, joder, que es argentino, perdón)

  • Con todos los respetos a la POESÍA, voy a mejorar un poco esos versos para darles algo de sentido.

    Mira qué cabezón llenado de calabazas:
    hartos de costes escocidos donde huela el hervor de lodo y hada
    y los huevos del huevo agrandados en huevo.

    Manta la hoz dentera, y el ajo bien amueblado mira la erección de las manazas;
    mira la erección de las palomas donde la iguana, moscas y ciervos, palomas y manazas.

    Manaza,
    toda la erección de las manazas.

    Paloma,
    toda la perfección de las palomas, donde hay ciervos, palomas y manazas.

  • Perroantonio
    Jueves, 18/05/2017 a las 12:19
    A mí lo del «ojo enamorado» me da mala espina.

    En Ruth Detective uno de los protas tiene un espejo redondo en su habitáculo que no debe de tener más de dos centímetros de diámetro. Se acerca a él y se mira el ojo durante largo rato. La idea fue del propio actor, Mateo MacCónejo, y yo la he copiado y tengo uno en casa. Tras mirar largamente revistas donde aparecen Michelle Wild, Tania Russof y Kate Moss (son ahora mis musas, palabra -musa-, que por cierto que viene de «moza», pero de eso hablaremos otro día) me voy al cuarto del espejo, me planto delante y recito eso de «ojo serás, mas ojo enamorado».

  • Voy a ir por vez primera a la Feria del Libro de Madrid en donde me exhibirán en una caseta, a ver si consigo vender algún libro. Yo me he comprometido a firmar lo que sea, aunque sean los «Episodios nacionales» o la Guía de teléfonos.

    Vamos, que estaré el sábado día 3, de 12:30 a 14:30 en la Feria del Libro de Madrid, en la caseta 195, la de Trama editorial.

    Y un día antes, el viernes 2, de 19:00 a 20:30, me encontraréis en la librería «La tres catorce», en la calle García de Paredes, 25 (Madrid), tambien firmando o barriendo o haciendo algo.

    Que lo sepáis, por si os apetece acercaros a saludarnos y eso. Bueno y a comprar algo a los libreros y editores, que es de lo que se trata.

  • Para cuando la edición en Francés?
    La Reyna ha podido leerlo y reírse aún siendo gabacha perdida.
    Tu firma de todo menos cheques tuyos.
    A romperlo perro…igual ligas…con esas melenas!!!

  • ¡Dale duro, Pedro Antonio! Si viene alguna titi de bandera, debajo de tu firma incluye mi número de teléfono, porfa.

  • A uno le parece que casetas, chiringos, furanchos y zahurdas debieran ser abolidos, y me parece indigno que Perroantonio acepte arrastrarse en ese fango.
    Le ruego reconsidere su actitud y haga valer nuestra categoría en Chopsuey.

  • Perroantonio, si puedo me acercaré. La contraseña será Vengo de parte de Schultz.

    Por cierto, Schultz, tú que eres abogado, explícale esto a Arcadi, que parece que el hombre tiene dudas malpensantes. Con lo fácil que es preguntar…

    “Pero ha tenido usted suerte. A los pocos minutos de que se dieran a conocer las conjeturas que la Guardia Civil convierte no solo en acusaciones firmes, sino en delitos ahormados en el Código Penal, salió en su defensa el juez Velasco, el mismo que instruye el caso del Canal, donde usted tanto y tan honrosamente ha colaborado. Le faltó tiempo al juez, en cuanto comprobó que las conjeturas ya eran públicas, en hacer decir a la agencia Efe que no iba a imputarla por el asunto. Fue un procedimiento extraño; pero peor habría sido un tweet. Lástima que el juez no explicara a Efe por qué había mantenido viva en el sumario una peligrosa conjetura sin fundamento.

  • Hubo un tiempo feliz en que me regalaban botellas de vino caro y revoloteaban a mi alrededor media docena de mujeres. Aquello acabó.
    Hoy, inopinadamente, me han regalado dos botellas de Valbuena 5º año. Se abre una nueva era dorada.

  • Perro, si puedo me acerco, como el Marqués, a García de Paredes. Aunque ya me conoce la voz, previamente beberé dos docenas de claras de huevo, como el lobo del cuento, y tendrá usted que reconocerme por la contraseña, que será Vengo de parte de S. y muera Estocolmo.

  • Lástima que Espada no acabe de entender lo que es un sumario y que no se haya molestado en consultar ni la wiki.

    → En derecho procesal penal, se conoce como sumario, a un conjunto de actuaciones que el juez lleva a cabo, destinadas a preparar el juicio y haciendo constar los hechos que constituyen un delito, las personas implicadas, así como las circunstancias en que se desarrolla, a fin de que puedan influir en la calificación y culpabilidad de los imputados.

    El sumario, por tanto, prepara el juicio, y de él puede desprenderse incluso el sobreseimiento.

    → El sobreseimiento (que proviene del latín supersedere) es un tipo de resolución judicial que dicta un juez o un tribunal, suspendiendo un proceso por falta de causas que justifiquen la acción de la justicia.

    En este caso, Velasco no ha archivado la causa, pero sí ha dejado fuera a Cifuentes por considerar que no había indicios de delito para imputarla. El fiscal ha sido de la misma opinión.

  • Buenas tardes a todos.
    Decir que yo, como a la tarde no salgo de casa, sí que iré a la caseta 195, el sábado por la mañana, y diré que voy de parte de S… Y compraré unas cuantas Autocríticas para regalar, porque con las que he regalado hasta este momento, he quedado muy bien.
    Eso , lo haré si es que he sobrevivido a unos amigos Galeses que vienen a casa, y se marchan en avión el 31, y que les tengo que llevar a visitar El Escorial, El Valle de Los Caídos, y Segovia… Y hace años que a Segovia no voy. Y ya no sé si hay que ir a Cándido, a Duque, ni donde se puede dejar el coche… Me tengo que empollar todas mis guías y los mapas de las carreteras locales. Que si no lo tengo todo planeado, con alternativas por si algo falla, me entra la angustia y no duermo de noche.

  • Iré a la caseta del Retiro, no sabía que había santo y seña. Diré entonces que Vengo de parte facultativo y si es correcto el salvoconducto ya me firma usted los ejemplares que adquiera, que serán uno, dos o tres.

  • En Segovia hay que ir a Villena o a Casa Silvano Maracaibo para comer bien. Lo de Duque y Cándido es solo para verlo.

  • De parte mía no sé si será buena idea ir, yo en su día el santo y seña que usé fue “¿Tú eres el de la calle Arana?”
    Arcadi de Procesal va justo, esto es así. También os digo que en los asuntos que yo he visto no hay informes de estos de la guardia civil ni cosa parecida, que parece a veces que se instruye un poco a lo compadre, haciendo imputaciones por acumulación, no sé si me explico.

  • Qué cabrones, todos ahí de microxuntanza patrocinada, a mí me queda retirado y además tengo un compromiso social. ¡CágÜen!

    Véndalo todo PerroAntoine.

  • marquesdecubaslibres
    Jueves, 18/05/2017 a las 16:05
    En Segovia hay que ir a Villena o a Casa Silvano Maracaibo para comer bien. Lo de Duque y Cándido es solo para verlo.

    Gracias por la información, Marqués.
    La faena para mí, es que, al ser mis amigos británicos, que circulan por carretera al contrario que nosotros, me toca hacer de “mecánico” , y llevarles a todas partes , que no me molesta, que me encanta conducir, pero eso sí, la comida la tendré que acompañar con agua, que si conduzco, no bebo ni un vaso de vino . Que les pasa algo a los demás por mi culpa, y me dá algo.
    Y una comida realmente buena, con agua, pues…

  • Sigo enamoradiciao de mi ayudanta vitirïnaria aunque, como saben, manteniendo una caballerosa distancia y exquisito respeto, o sea sólo dentro de mi celebro, pero ¡ay! hoy le he puesto la mano en el hombro durante una conversación y ella se ha estremecido, ha levantado el brazo formando como el asa de un jarrón y ha asido mi antebrazo durante unos segundos.
    ¡UUUUUUUUFFFFFFFFF!!!!!

  • Adaptaciones
    Jueves, 18/05/2017 a las 16:40
    Sigo enamoradiciao de mi ayudanta vitirïnaria aunque, como saben, manteniendo una caballerosa distancia y exquisito respeto

    ¡Tener la niña en el campo
    y catarle cortesía!

  • Marqués si no necesitas una de esas botellas de Balbuena, la sita Bell, te puede dar mi dirección …vamos, que sin compromiso ehhhh¡¡¡
    Era para acompañar unos maravillosos sobres de jamón de muchas jotas, que gentes amables de este fanzines, me han enviado, para hacerme más llevadero mi exilio. El pan ya lo pongo yo, y las cerezas Mr.Brochard.
    Viejecita a esos amigos galeses, unos bocatas de calamares, Satur ya le dirá dónde son los buenos…

  • Adaptaciones Jueves, 18/05/2017 a las 16:40

    Sigo enamoradiciao de mi ayudanta vitirïnaria aunque, como saben, manteniendo una caballerosa distancia y exquisito respeto, o sea sólo dentro de mi celebro, pero ¡ay! hoy le he puesto la mano en el hombro durante una conversación y ella se ha estremecido, ha levantado el brazo formando como el asa de un jarrón y ha asido mi antebrazo durante unos segundos.
    ¡UUUUUUUUFFFFFFFFF!!!!!

    Repita conmigo: «Donde tengas la olla no metas la imaginación», «Donde tengas la olla no metas la imaginación»… y así muchas veces pero con la rima en consonante.

  • Perroantonio
    Jueves, 18/05/2017 a las 17:12
    Jabois ha escrito un artículo dedicado a Satur: El Madrid de todos menos tú.

    No leo los artículos merengones de Jabots.

  • Aprovecho para echarles la bronca por no haber atendido a la afisión, que sigue esperando las camisetas de ÇHØPSUËY, perfectas para una microxuntanza y no andar preguntando si tu eres de Satur o de Schultz.

  • ¡No ser de Satur! Satur es un espíritu libre que vagacionaliza a su aire por los aires mentales, que recorre como un ciclista bajando el Tumbalet las anfractuosas circunvalaciones de su celebro buscando siempre la libertad de pensamiento, palabra, obra y omisión, un titán capaz de enfrentacionalizarse solo al {sistema} y derrotarlo con su verbo preciso, látigo de la bellaquesca plebe y otros quidams. Es muy difícil seguir a Satur y sostener su vertiginoso ritmo de oposición al poder mientras mantiene el ánimo esponjado, la astucia del zorro, la paciencia del lobo y el rabo del toro, el ojo del águila, las uñas también del águila (tengo que afilar las tijeritas), la musculatura del leopardo, la visión del búho durante la nocturnidad y el ímpetu del búfalo contra la alevosía. ¡No ser de Satur! Para ganarsen el cielo basta con que no deis más poder al poder. Dejar a Satur continuar su sisífica tarea, ser la empalizada contra la que se estampa la chusma de canallesca condición, ser muralla y asimismo el aceite hirviendo que se lanza contra el atolondrado invasor. Dejar que Satur os proteja contra el mal y la iniquidad. Y ya si acaso a final de mes le mandáis como dote cuatro o cinco mozas que le sirvan de descanso del guerrero. Y unas picsas y cerveza, que no se os olvide.

  • ¡ Qué tío, Satur , Como escribe !
    Normalmente, cuando leo en los artículos de los periódicos palabras como “Rigurosidad “, me dan ganas de gritar ” ¡ Rigor ! “, ¡ por los dioses !

    Pero los términos que usa Satur, esos son otra historia. Y, lo de esta tarde, lo he copiado para imprimirlo, por si no aparece en los papeles del Chop Suey.

  • Satur, hombre de dios y de la madre naturaleza, por qué no lo dijo antes, yo a usted me lo tomo com-ple-ta-men-te-en-se-rio desde que lo vi nacer, cuánto ha. Si a usted le hace feliz que yo le conteste, yo le contesto aquí, en la academia, en el ateneo y en el ágora. Faltaría más.

    Perro, muchas enhorabuenas que la ocasión las merece, no hagas caso ni a Bremaneur ni a Montano ni al Marqués, ni paraíso ni infierno, sólo la capital del Reino y en la casetas de la Feria seguro que no se está tan mal. Si el amor y la autoridad portuaria lo permiten, me acercaré a la librería con una bolsa de pipas y un ejemplar impreso del Chopsuey-3D bajo el brazo para que también me lo firmes. Qué menos.

  • Estoy “revisitando” el triple CD que salió con motivo del 25 aniversario de “Blade Runner” con música de Vangelis. El paso del tiempo lo ha hecho muy grande. Me duele que para BR 2049 no hayan contado con su música. Estoy deseando verla, no obstante.

  • Sin desconocer que la Constitución de 1812, el Reglamento provisional para la Administración de Justicia de 1835 y otras disposiciones posteriores, mejoraron considerablemente el procedimiento criminal, sería temerario negar que aun bajo la legislación vigente no es raro que un sumario dure ocho o más años, y es frecuente que no dure menos de dos, prolongándose en ocasiones por todo este tiempo la prisión preventiva de los acusados; y aún podría añadirse, para completar el cuadro, que tan escandaloso procesos solían no ha mucho terminar por una absolución de la instancia, sin que nadie indemnizará en este caso a los procesados de las vejaciones sufridas en tan dilatado período, y lo que es más, dejándoles por todo el resto de su vida en situación incómoda y deshonrosa, bajo la amenaza perenne de abrir el nuevo procedimiento el día que por malquerencia se prestaba a declarar contra ellos cualquier vecino rencoroso y vengativo. Esta práctica abusiva y atentadora a los derechos del individuo pugna todavía por mantenerse, con éste o el otro disfraz, en nuestras costumbres judiciales; y es menester que cese para siempre, porque le ciudadano de un pueblo libre no debe expiar faltas que no son suyas, ni ser víctima de la impotencia o del egoísmo del Estado.

    Así de contundente y bienintencionado, amén de con prosa limpísima, se mostraba Don Manuel Alonso Martínez, Ministro de Gracia y Justicia, en la Exposición de Motivos de la Ley de Enjuiciamiento Criminal de 1882. Como se puede apreciar, no parece que la cosa haya mejorado en exceso.

  • Me impresiona en particular la bellísima e inquietante canción “Tales of the future” que interpreta el llorado Demis Roussos.

  • Adaptaciones
    Jueves, 18/05/2017 a las 16:50

    No, posiblemente es cortés y estaba devolviendo el gesto afectuoso. Cosa otra es que ustedes interpretéis esos gestos como señales inequívocas de deseo sexual. Los hombres tienen tendencia a padecer el síndrome de Clérambaut (¿cómo era aquel chiste sobre el tipo en la playa y Claudia Schiffer?) Es habitual que un hombre eleve a tres su número de conquistas – y una mujer divida por dos las suyas (oh, pero si eso sólo fue una noche de farra).

    Conste que usted está muy bueno, Adapts, así que si la gachí es una estrecha, ella se lo pierde.

  • El sábado me voy una buena temporada a Palo Alto, pasaré antes por San Diego, donde tenemos un proyecto conjunto con una inversora que está moviendo ni más ni menos que Mr. Deckard que tiene un hijo con problemas comiciales y por ello quiere participar. Ya les contaré si le veo.

  • Pirata Jenny
    Jueves, 18/05/2017 a las 19:38

    Conste que usted está muy bueno, Adapts

    ¡Ahïvalá!!

    ¿Y aquï PerroAntoine, aquï puedo?

  • Perroantonio: Pasaré por la librería de la calle García de Paredes 25 (metro Alonso Cano) la tarde del viernes 2 de junio de 19:00 a 20:30 para comprar su libro. Si tiene ocasión e interés puede conocer el Madrid actual, popular y galdosiano, con un bocata de calamares en la plaza Mayor, calle Botoneras 6. http://www.calamareslacampana.com

  • Me gustaría mucho leer unas crónicas californianas (californication, episodio IV) del marqués de cubaslibres.