Mitos deformados: Teseo y el Minitoro cretino

minitoro2Por Satur.

Hola, pajarito sin cola. Decir que hay mitos que se transforman de mala manera, corrompiendo la historia original, que con el paso del tiempo se ve que aburre y hay que deformarla para que nos siga sorprendiendo. Veamos el ejemplo de Creta.

Érase una vez que había un toro bragado, astifino, bajo de patas y alto de pitones, que vivía en Creta. No había emigrado, ni nada, y por lo tanto no salía en Cretinos por el Mundo. Por esas cosas de los griegos, que eran poco pudibundos y se tiraban a todo lo que no fuese una piedra o una lechuga, resulta que el toro tenía una hermana humana llamada Ariadna, de resultas de lo cual que se enamoró de un príncipe llamado Teseo, que es lo que suelen hacer las mujeres, en Grecia y en Tanzania, en el siglo XVII y en el 586 antes de Cristo.

El morlaco quería mucho a su hermana, pero ésta se avergonzaba de él, porque podría ahuyentar a los príncipes que arribaran a la isla para chicolear a las mozas cretinas y a invitarlas a los gintoñis de la época (hidromiel de muérdago y así) en los puertos de la costa para ver si se las podían beneficiar en sus balandros, los yates de aquel momento. Imaginarsen las escenas: ellas subidas a sus coturnos contorneando las caderas en busca de un príncipe ateniense u olimpíaco, mientras un coro enmascarado (y pagado a tocateja) cantaba sus virtudes.

En total, que ella, avergonzada, escondió al veleto en toriles, y como entonces no había cerrojos ni candados, hizo un corral laberíntico para que no pudiera escapar. Cuando llegó Teseo y vio a Ariadna y sus curvas y sus ojos y sus pestañas que parecían abanicos y sus pechicos que parecían pericas en dulce, les dijo a los subalternos: «Vaya ganao hay en esta isla». Y uno de ellos, que ya había viajado antes por allí y que había oído las leyendas de Anáforas, Maximeandro y otros vates grecolatinos, le dijo que efectivamente, que un ganao de primera, y que ella era Ariadna y que tenía un hermano medio hombre, medio toro.

Informose Teseo de los pormenores, requebró a Ariadna, ayuntáronse y decidieron casarsen en Atenas, pero para ello había que eliminar al cornúpeta, que era muy celoso de su hermana. Así que pergeñaron una añagaza para sortear el laberinto, y era que Teseo llevaría un hilo que le permitiría regresar una vez muerto el hermano. Y así se hizo, entró el hermano, mató al bicho y salió como si nada. La lucha no fue gran cosa, aunque Teseo no era torero, porque el toro tampoco era muy bravo; más bien escuchimizado, cabría decir. Por eso le llamaban Minitoro, como todo el mundo sabe. Y aquí está la cosa que yo quería decir. Como esta historia es muy simple y no tiene halos de grandeza, carece de heroísmo y va de principitos chulapones y criminales y de grecochungas parricidas, pues en algún momento se decidió retratar al Minitoro como si en lugar de un manso fuera un miura y vendernos la película de la grandeza de los helenos y de su fabulosa mitología, etc. Verlo, verlo:

EL MINITORO EN LA ÉPOCA GRECOGRIEGA

MINITORO

EL MINITORO DE PICATSO

2000022-img-001

Creo haber ejemplificado pormenorizadamente cómo hay mitos que se transforman de mala manera, corrompiendo la historia original, que con el paso del tiempo se ve que aburre y hay que deformarla para que nos siga sorprendiendo. Hasta luego, noruego.

106 comentarios

  • Me ha encantado la entrevista a TILÍN, TILÍN, ¡¡LOSANTOS!! El periodista le mete un rejonazo por sus denuncias sobre las licencias de radio, y el pequeño turolense responde con franqueza. Apelotante. Y fascinante su truco para que eliminaran las grabaciones que le hacía el gobierno del PESOET de González. Me interesa mucho el libro que va a publicar sobre el comunismo.

  • Qué dicen los de PETA de todo esto. No sé si me tiene que dar pena el minitoro por ser un animal o que se joda si es un fulano.

  • Por un momento me he imaginado a Rafae Laspesa tomando hidromiel con Maximeandro y queriendo ligar con Ariadna a ver quien se lleva un minipunto.

  • El Montoro se encerraba en su laberinto de reales decretos, ordenes ministeriales y leyes de acompañamiento y allí devoraba cada año siete autónomos y autónomas que entraban con cara de gilipollas. Uséase, que nadie encierra al Montoro, se encierra él para que nadie lo alcance; ahí la historia está mal.

  • ¿Alguien se ha leído el libro The Welfare Trait?
    Un tal Perkins, al parecer acumulando evidencias, publicó un ensayo polémico. Por las varias críticas que leí, que no son muchas porque aparte de insultarlo pocos se han atrevido a entrar al trapo, la tesis es la siguiente:
    -Todo rasgo humano es hereditario, incluso los de personalidad.
    -Los rasgos de impulsividad, irresponsabilidad, apatía y agresividad dificultan encontrar y mantener un trabajo.
    -Esos rasgos, lógicamente, se encuentran en mayor medida en los individuos que reciben ayudas de larga duración. Si no eres capaz de conseguir o mantener un trabajo es mucho más probable que acabes dependiendo de las ayudas públicas.
    -Perkins, al parecer, ha identificado una tendencia en UK y en otros países: una subida del 3% del dinero público en ayudas provoca un 1% de incremento de la fertilidad en los beneficiarios, generalmente por abandono de la contracepción. Esto sería una simple manifestación de esos rasgos de impulsividad e irresponsabilidad.
    -Las personas con esos rasgos, que transmiten a sus hijos, reproduciéndose a una tasa superior a la media estarían creando una casta creciente de individuos refractarios al trabajo, dependientes de las ayudas públicas, agresivos, irresponsables e impulsivos. -Eso aumentaría la necesidad de destinar cada vez más recursos al estado de bienestar hasta llegar a su imposibilidad.
    Las críticas van desde que es poco ético andar mirando esas cosas hasta que la personalidad es un “constructo capitalista”. De lo mollar, nada.
    Yo a estos rasgos añadiría la querulancia, palabra que usa con profusión el Marqués y usaba mi suegro tanto o más; curiosamente los dos médicos. Esa gente que atasca los centros de atención primaria tal y como hablaba Ximeno el otro día. Quizá también esos, aún no reproduciéndose a una tasa mayor, sí viven más por obtener mucha más atención. No están a ablandar en salas de espera por no haber pedido cita.

  • Increíble el derroche letrístico de la prensa para anunciar que no sé quién ha ganado al tennis. Y todo para ocultar la ignominiosa derrota del Madrid de Balón Cesto. Luego hablan de la independencia de la prensa…

  • Respecto a la palabra que buscabas, Proc, me he topado hace un par de días con esta:

    muco, ca.

    1. adj. El Salv. Dicho de un animal: Falto de un cuerno.

    Ano(nadado) me hallo por la coincidencia.

  • A propósito de los desperfectos en un pendrive y la pérdida de información, llevo todo el fin de semana pensando en el dictum de un escritor aquí reconocido: ¿para qué sirve hoy publicar poesía?
    Un verdadero cui prodest que no obsta el que, steinianos, sigamos con el “rose is a rose is a rose is a rose”.

  • Ayer pasé un rato francamente entretenido viendo la película Life on the road, el regreso del protagonista de la legendaria serie de la BBC, The Office. La situaciones en las que se mete el pobre David Brent, empeñado a toda costa en triunfar en el mundo del arte a pesar de carecer de cualquier talento para ello, resultan hilarantes de principio a fin.

  • ¡ Buenos días a todos !
    Fabulosos el relato de Satur , y el dibujo, también de Satur…
    Hasta ahora no había tenido un minuto de descanso, y ahora que he venido, armada con un Río Viejo y unas almendritas, dispuesta a olvidarme de la casa, y del trabajo, durante un buen rato, de la carcajada se me ha ido el Río Viejo por el mal lado, ( ¡ menos mal que con las almendritas todavía no había empezado !. Pero no me importa, que es mi culpa, por leer a Satur al mismo tiempo que me tomo una copa de jerez. Y además : sarna con gusto no pica ).
    Pues eso, que genial, y que muchas gracias.

  • Si llego yo a saber todo eso antes de 1996, ni hago una Tesis (pagada de mi dinero), ni publico el Táin Bó Cúalye de verdad, sino otro, de mi propia cosecha. En el, la mujer de Cuchulainn freía huevos en las espaldas del mismo, porque “tan grande era su calor que derretía la nieve todo alrededor de si”. Pa’ ir empezando.
    Luego, los Ulates, serían Mulates, y el maxiToro que andaban buscando sería el mismísimo Rey de Connacht, escogido por Medb como esposo en virtud del señorío con el que portaba los cuernos, porque ella es sabido que “no podía vivir sin un hombre a la sombra de otro”, que pase el siguiente y deje el paraguas a la entrada. Paraguas: esta sería el arma secreta de Cucu, que entraba por el cucu y se abria en el interior, aunque este detalle del relato solamente se observa en la versión del Libro Amarillo de Lecan.
    Hay más, pero lo divertido habría estado al llegar a “La Muerte de Ferdia” con las miraditas de Cucu desde el otro lado del arroyo, y tambien cuando Fergus busca la espada…
    Por supuesto: el relato habría sido copiado por mi primo Mael Muire mac Meic Cuinn en una noche de borrachera Mulate, después de haber soportado a quince filid (o poetas al estilo Satur) contando cada cual una versión distinta (corugud eile) de la historia original. ” Ad delectationem stultorum, TINIF, amen.
    Satur: oreja y rabo, o patas, a elegir. Un éxixto de la novela histórica cani y de la faramalla medieval, en una sola tirada.
    Me cagüenlaleche, llego tarde a todo.

  • Chino Cudeiro, Lunes, 12/06/2017 a las 12:12

    Mi favorita: El buco muco, bar de montaña. Cuidado conmigo, que os leo los pensamientos. 🙂 Gracias, Chino.

  • MGAUSSAGE Lunes, 12/06/2017 a las 10:59
    “Todo rasgo humano es hereditario, incluso los de personalidad”.

    Y la epigenética, maricona, ¿no?

  • Dos cosas antes de irme de nuevo a mi maldito lunes :

    – Me gustaría saber si el libro de Abatissa / Mujer Árbol, de su Tesis Doctoral se ha reeditado por fin ya, para encargármelo, que tengo alguna otra cosa de la autora, en forma de libro, y me apetece tener mássss.
    ( Como también espero impaciente, más libros de Gomez, y , para empezar, ese primer tomo autobiográfico que nos tiene prometido a sus forofos ).


    MGAUSSAGE
    Lunes, 12/06/2017 a las 10:59
    ¿Alguien se ha leído el libro The Welfare Trait?

    No he leído ese libro, pero sí que me he leído “The Bell Curve” de Herrenstein y Murray, y los de Simon Baron Cohen, sobre la herencia genética en todos los aspectos, y a “los Progres”, esos libros les molestaron muchísimo.
    Porque, igual que le debe pasar al libro de Perkins del que usted habla, viene a explicar la razón de ser de las élites hereditarias. ( y, por supuesto, también explican eso de que “donde no hay mata, no hay patata”). Y que se está favoreciendo la expansión y la multiplicación de las masas sub / élite, a costa, justamente de las élites, lo cual , para el conjunto de la sociedad, es suicida.
    A mí me parecen esas conclusiones bastante evidentes. Y también me parece un desperdicio, el no tenerlas en cuenta. Que “Los Progres” intentan que nadie sobresalga, y al niño que sobresale, le llenan de Ritalin, y esas porquerías, que resulta molesto para los malos profesores, porque se aburre en unas clases destinadas a los “más lentos”, etc ( ya no se puede decir zoquete ), y con unos maestros de los del “coche escoba”…
    Y tiene gracia que piense esto yo, que no tengo una sola credencial académica en mi currucucú…

  • Procuro, hasta donde yo sé, que es poco, en principio la activación/desactivación de genes producida por la epigenética también se hereda.
    No veo yo grande problema en aceptar que se hereda la tendencia a mentir tal como se hereda la nariz larga. Porque además es cierto.

  • Juraría que ya lo había leído, es probable que ustedes también, por si acaso:
    “Las religiones puramente monoteístas como la cristiandad protestante, el islam salafí o el fundamentalismo ateo acomodan a mentes literalistas y mediocres que no pueden tratar con la ambigüedad).”
    “¿Es que la democracia –por definición la mayoría– puede tolerar a los enemigos? La cuestión es como sigue: “¿Estaría usted de acuerdo en negar la libertad de expresión a cualquier partido político en cuyos principios figurase prohibir la libertad de expresión? Demos un paso más allá, “¿Debería una sociedad que ha elegido ser tolerante ser intolerante con respecto a la intolerancia?”.
    Esta es de hecho la incoherencia que Kurt Gödel (el gran maestro del rigor lógico) detectó en la constitución al hacer el examen de naturalización. Según la leyenda Gödel empezó a discutir con el juez y Einstein, que era su testigo durante el proceso, le salvó.
    He escrito sobre personas con fallos lógicos que me preguntan si debemos ser “escépticos sobre el escepticismo”; y he empleado una respuesta similar a la de Popper cuando le preguntaban si “es posible falsar la falsación”.
    Podemos responder a estos argumentos empleando la regla de la minoría. Sí, una intolerante minoría puede controlar y destruir la democracia. En realidad, como hemos visto, eventualmente destruirá nuestro mundo.
    Lo que necesitamos es ser más intolerantes con algunas minorías intolerantes. No es permisible usar “valores americanos” o “principios occidentales” cuando tratamos con el intolerante salafismo (que niega el derecho de los demás a tener su propia religión). Occidente actualmente se encuentra en el proceso de cometer un suicidio.”

  • “… se está favoreciendo la expansión y la multiplicación de las masas sub / élite, a costa, justamente de las élites, lo cual , para el conjunto de la sociedad, es suicida…”

    Teniendo en cuenta lo que han hecho las élites con su elitismo casi mejor que éstas sean sustituidas por masas sub / élite y su subelitismo e igual nos va mejor, que casi yo veo que si.

  • O sea, que antes sabían leer y escribir cuatro y habian viajado más allá del valle de al lado dos. Ahora, pues eso, que cualquier administrativo de segunda ha ido diez veces al Caribe y se conoce la Tate al dedillo y los arcanos de la alquimia, jódete.

  • Antes, el 80% de la población no sabía leer ni escribir, ahora el 99% de la población sabe y lo utiliza para escribir a las cartas al director de Sálvame.

    Hemos avanzado; algún día éstos se podrán poner a leer a Kierkegard o igual no les apetece, pero por que no les sale de los huevos, eh? No porque no sepan.

  • S.
    Lunes, 12/06/2017 a las 15:58
    ¿Qué son las masas sub / élite; los delta, los gamma?

    Para mí, las masas sub / élite son los que no apencan con su responsabilidad, que echan siempre la culpa a otros de lo malo que les ocurra, o de sus propias equivocaciones, y que pretenden que otros sean los que les mantengan y les consigan la felicidad. Independientemente de la clase social en la que hubieran nacido.

    el profesor sucundum
    Lunes, 12/06/2017 a las 16:19
    … Teniendo en cuenta lo que han hecho las élites con su elitismo casi mejor que éstas sean sustituidas por masas sub / élite y su subelitismo e igual nos va mejor, que casi yo veo que si.

    Pues no sé yo ahora. Porque, si no hubiera sido por las élites a lo largo de la Historia, no tendríamos ni Las Pirámides, ni los cuadros de Botticelli , ni la música de Mozart, ni la de Bach, ni nada de esas cosas que son las que merecen la pena. Que cada vez que alguien dice que una vida humana vale más que todas las pinturas del Prado, por ejemplo, me da el pampurrio.

  • MGAUSSAGE Lunes, 12/06/2017 a las 10:59
    ¿Alguien se ha leído el libro The Welfare Trait?
    Un tal Perkins, al parecer acumulando evidencias, publicó un ensayo polémico. Por las varias críticas que leí, que no son muchas porque aparte de insultarlo pocos se han atrevido a entrar al trapo, la tesis es la siguiente:
    -Todo rasgo humano es hereditario, incluso los de personalidad.
    -Los rasgos de impulsividad, irresponsabilidad, apatía y agresividad dificultan encontrar y mantener un trabajo.

    Quiero entender que cuando se habla aquí de «rasgos humanos» hereditarios se está hablando del fenotipo. Lo que ya no entiendo es cómo «impulsividad, irresponsabilidad, apatía y agresividad», que son términos que describen la conducta o comportamiento, se han convertido por arte de magia en sinónimos de rasgos del fenotipo.

    Vamos a ver, si entrenando en el trapecio tengo un accidente que me emascula las pelotas habría bastantes posibilidades de que perdiera algo de afición por el fornicio, aunque pudiera aumentar mi interés por el canto a capella. ¿Podría ocurrir que se debilitara mi afición por el trapecio y las actividades de riesgo, que engordara, que me sintiera más inclinado al haiku y la contemplación de crupúsculos? ¿O pervivirían en estas condiciones mis «rasgos» heredados?

    Veámoslo al revés. Supongamos que, además de la calvicie y mi inclinación a la vida descansada que huye del mundanal ruïdo siguiendo la escondida senda por donde han ido los pocos sabios que en el mundo han sido, hubiera heredado unas grandes impulsividad, irresponsabilidad, apatía y agresividad, como por otra parte así ha sido. ¿Ni siquiera una educación de más de 25 años o la disciplina deportiva y militar pueden modificar, aplastar o incluso desterrar mi agresividad? ¿Ni siquiera la emasculación? Si eso fuera cierto, ¿para qué dedicar un sólo céntimo a la educación?, ¿para qué los programas de rehabilitación?

    Tengo la sospecha de que estas ideas sólo se le puede ocurrir a un británico al que se le hayan atragantado las lecturas y la historia; gentes muy partidarias del exterminio o de enviar a los irrecuperables a Australia.

    No hay Perkins bueno.

  • Buenas, gente (buena gente),

    En unas horas salimos de viaje para España, si alguien quiere algo de aquí, aún está a tiempo, algo podremos pillar en el aeropuerto. Estaré por allí un mes más o menos, no tengo planes definidos, salvo unas cuantas reuniones obligadas. Según me dicen, está haciendo mucho calor, si alguien se anima a combatirlo a base de cervezas fresquitas por la zona de la sierra madrileña, ya saben dónde encontrarme.

  • viejecita
    Lunes, 12/06/2017 a las 17:09
    Para mí, las masas sub / élite son los que no apencan con su responsabilidad, que echan siempre la culpa a otros de lo malo que les ocurra, o de sus propias equivocaciones, y que pretenden que otros sean los que les mantengan y les consigan la felicidad. Independientemente de la clase social en la que hubieran nacido.

    Ah. Lo que viene siendo los parásitos de la sociedad y que algunos teóricos llaman élites extractivas.

  • Estamos en ello, querida Viejecita. De momento, y tras haber dejado en Correos (con algo de retraso) lo que le prometí al gran Julio en Madrid, esta misma tarde ultimaré una entrada de corte autobiográfico para solaz de mis seguidores y amigos en esta casa.

  • Perro, los casos particulares son eso, casos particulares. Lo que te pase a ti o a mi es un caso particular. Todos los rasgos se heredan, unos se manifiestan, otros no. También estoy convencido de que la influencia del ambiente en los genes es innegable; irresistible en los términos de la teoría de la evolución, inapreciable en los de la polémica nature/nurture.

    Buscando un poco: contra Perkins. Al parecer han medido mejoras a lo largo del tiempo en los varones finlandeses en rasgos que influyen en el éxito económico.

  • O El gusano vencedor de Poe:

    Lo! ‘tis a gala night
    Within the lonesome latter years!
    An angel throng, bewinged, bedight
    In veils, and drowned in tears,
    Sit in a theatre, to see
    A play of hopes and fears,
    While the orchestra breathes fitfully
    The music of the spheres.

    Mimes, in the form of God on high,
    Mutter and mumble low,
    And hither and thither fly—
    Mere puppets they, who come and go
    At bidding of vast formless things
    That shift the scenery to and fro,
    Flapping from out their Condor wings
    Invisible Wo!

    That motley drama—oh, be sure
    It shall not be forgot!
    With its Phantom chased for evermore,
    By a crowd that seize it not,
    Through a circle that ever returneth in
    To the self-same spot,
    And much of Madness, and more of Sin,
    And Horror the soul of the plot.

    But see, amid the mimic rout
    A crawling shape intrude!
    A blood-red thing that writhes from out
    The scenic solitude!
    It writhes!—it writhes!—with mortal pangs
    The mimes become its food,
    And the angels sob at vermin fangs
    In human gore imbued.

    Out—out are the lights—out all!
    And, over each quivering form,
    The curtain, a funeral pall,
    Comes down with the rush of a storm,
    And the angels, all pallid, and wan,
    Uprising, unveiling, affirm
    That the play is the tragedy, “Man,”
    And its hero the Conqueror Worm.

  • Sinceramente, no entiendo.

    Si todos los rasgos se heredan, unos se manifiestan y otros no, ¿por qué van a manifestarse precisamente los rasgos agresivos, irresponsables e impulsivos (y, lo más importante, refractarios al trabajo?)

  • Satur Teseo, toreando de salón antes de enfrentarse al Minitoro.

    (Spoiler: se da la costalada al final por culpa de la chaquetilla blanca, que le trae mala suerte)

    (-> Arca – Reverie)

  • Saturio, el marqués está perdiendo el sentido del humor.
    Ya lo advertí cuando vino de los USA, este hombre está fuera de punto.
    Pues se ve que sabes mucho de dioses y cosas de esas, y que te marcas unas portadas guapas guapas.
    Algunos que somos minoritarios y pequeños, no entramos en esas minorías que imponen cosas.
    Llevamos casi una semana la Reyna y yo que no tenemos el coño pa ruidos…
    Disfrutamos de una estancia, con todos los gastos pagados, en las instalaciones sanitarias de la France.
    La que está chunga es ella, y yo estoy chungo consorte, mañana el cirujano atacará a espada los abscesos pelvianos que afectan al útero y trompa izquierda que me la están dejando como unos zorros.
    Pero a lo que vamos, que las minorías se dividen en al menos dos bandos.
    1.- Los que sintiéndose minoritarios hacen lo posible por cambiar el sentido de los mayoritarios, con alarde de medios.
    2.- Los que sabiéndolo, disfrutamos de nuestro anonimato y jamás haremos un acto de proselitismo que joda nuestro entorno, celosamente guardado.
    Zeppi tómate algo fresco a nuestra salud, si estás para finales de julio igual nos vemos. pero que vamos, como si te da un pronto y quieres que conozcamos al matemático que se ha agenciado el Macron como deputée, y que tiene una Fields, y dirige el centro Poincaré…casi nada, casi como el parlamento Español…
    Nas noches a compañeros y amigos de aquí. Pongan A las aludidas que no se sintieran incluidas en los neutros.

  • Juanfran Satur
    Lunes, 12/06/2017 a las 07:41
    Me ha encantado la entrevista a TILÍN, TILÍN, ¡¡LOSANTOS!!

    A mí también, soy una fan muy fan de su crónica rosa. Y me lo pongo a las ocho y poco, pero sólo esa media hora dónde no deja títere con cabeza. Esperaré el libro y lo compraré.

  • ¡ Suerte , para usted y su Reyna, JrG !
    Y mañana es martes y trece, un día estupendo para operaciones, para viajes y para todo, que esos días hay mucha menos gente, y las cosas suelen hacerse de forma mucho más relajada y eficaz.
    ¡ Un Abrazo !

    Y, por favor ; ¡ Ténganos informados !

  • Al fin alguien que dice cosas comprensibles. Dan Gilbert.

    «Las cuatro actividades cotidianas que más felicidad aportan son gratis: practicar sexo, hacer ejercicio, escuchar música y charlar. La que más, con mucha diferencia, es practicar sexo».

    «“Los niños son como la heroína”. La droga da placer, pero destruye el resto de fuentes de felicidad de una persona, como la familia y amigos. Con los hijos, argumenta Gilbert, ocurre lo mismo. Los padres dejan de practicar sexo, salir con los amigos o acudir a conciertos. “Muchas madres me dicen que sus hijos son su mayor fuente de felicidad y yo les respondo que tienen razón. Si solo tienes una fuente de felicidad, es tu mayor fuente de felicidad”, espeta el investigador».

  • Oiga Perkins, que eso lo dijo en 2016 y ya puede haber caducado.
    Desengañaos todos, y dedicad esfuerzos a conocer los hábitos y alimentos que reducen el índice Scottex/WCService: ahí está la clave, el truco, el busilis, la almendra.

  • “Muchas madres me dicen que sus hijos son su mayor fuente de felicidad y yo les respondo que tienen razón.”

    Es curioso pero para mí mis hijos no son mi mayor felicidad, ¿seré una mala madre?

  • Hoy todo el día en ESADE escuchando a sabios macroeconómicos. Algunas enseñanzas que no se explican por impopulares, no en vano son protagonistas Trump y Rajoy, esos apestados.
    -Gracias al fracking (que empezó antes de Trump pero que éste apoya), EEUU se ha convertido en el mayor productor mundial de petróleo y gas hasta el punto que hoy son autosuficientes. Ello significa un cambio radical en la geopolítica en Oriente Medio.
    – Los datos de crecimiento económico en España son extraordinarios y sin parangón en los países OCDE.
    – La relativa debilidad de EEUU y España es que su deuda ronda el 100% de su PIB.

  • Bonnie
    Lunes, 12/06/2017 a las 21:10

    No necesariamente, al menos por eso. Hay hijos que dan más disgustos que alegrías. No digo que sea su caso. Si acaso, es raro. No conozco muchas mujeres que digan eso a las claras. También conozco una que afirma querer a su marido lo mismo que a su hijo. Una.

  • Pues a mí se me da que comparar la adicción a la heroína con el placer que te puedan deparar los hijos, no sólo es una triquiñuela dialéctica con unas bases filosóficas dignas de un programa de tele 5, sino una soberana estupidez. Es mi opinión.

  • MITOS DESMONTADOS

    Teseo venció al Minotauro, sí, pero no lo mató, sino que le perdonó la vida. Y no le hizo ningún favor con ello, pues, exonerado de su destino trágico y expropiado del laberinto que había heredado de sus padres, se vio forzado a llevar una vida de minotauro común y corriente, con un trabajo de oficina, estrés laboral y hasta ataques de cuernos, como el que más.

    (-> RJD2 – Let There Be Horns)

  • Bonnie Lunes, 12/06/2017 a las 21:10

    “Muchas madres me dicen que sus hijos son su mayor fuente de felicidad y yo les respondo que tienen razón.”

    Es curioso pero para mí mis hijos no son mi mayor felicidad, ¿seré una mala madre?

    Oye, que te has fumado la segunda frase: «Si solo tienes una fuente de felicidad, es tu mayor fuente de felicidad».

  • MGaussage Lunes, 12/06/2017 a las 14:53
    Procuro, hasta donde yo sé, que es poco, en principio la activación/desactivación de genes producida por la epigenética también se hereda.

    MGauss, hasta donde yo sé, espera que me da la risa, la epigenética confirma la modificación del genoma por factores ambientales: su plasticidad, la formación de distintos fenotipos que ha dicho Perroantonio, que está condicionada por el medio ambiente.

    MGAUSSAGE Lunes, 12/06/2017 a las 17:54
    «Todos los rasgos se heredan, unos se manifiestan, otros no. También estoy convencido de que la influencia del ambiente en los genes es innegable; irresistible en los términos de la teoría de la evolución, inapreciable en los de la polémica nature/nurture.»

    Por qué inapreciable. Entre desarrollar un cáncer o saltártelo hay bastante diferencia.

  • No veo yo grande problema en aceptar que se hereda la tendencia a mentir tal como se hereda la nariz larga. Porque además es cierto.

    El saber popular identifica más el tamaño de la nariz con el del pene, así como los cojones con el valor, y yo no lo dudo porque no hace falta un microscopio para advertir la base biológica de las emociones y la relación de estas con el temperamento, el carácter y la personalidad. Lamentablemente, aún no disponemos de un diccionario bilingüe bioquímica-rasgos de personalidad, y me temo que «impulsividad, irresponsabilidad, apatía y agresividad» son significados muy difusos que ningún laboratorio te va a devolver representados como estructuras moleculares. Incluso si así fuera, no veo por qué cada uno de ellos no puede ser el fundamento de comportamientos distintos en circunsatncias diferentes. También estaba pensando en Ignacio Echeverría y en su asesino, en que las acciones de ambos son impulsivas y agresivas. Si es así, entonces, es que estamos hablando de otra cosa.

  • Los vídeos de Juli0 son la monda. El primero me ha quitado las ganas de desayunar, pero el segundo es muy gracioso.

  • Hoy he ido a comer al retaurante de un amiguete –a quien, por cierto, conoce Gaussage–. Se trata de un tipo bonachón, hijo de un personaje político importante de la transición, con quien trabajé a los veinte años para una fantasmagórica y jamás legalizada empresa de seguridad en discotecas, escoltas particulares y conciertos de rock. La mayor parte de los porteros y escoltas eran delincuentes de la peor calaña. Mi amigo medía a la sazón cerca de metro noventa, pesaba casi cien kilos y era cinturón azul o marrón de kárate kyokushinkai. Por aquel entonces vivíamos en el mismo barrio. Pues bien, ha resultado que hoy se encontraba allí, en el restaurante, una hija suya, una guapa chica de veintiséis o veintisiete años a la que nunca había visto antes. He advertido que, refiriéndose a mí, le susurraba a su padre: “¿Es él?”

    Tengo un ojo y un oído infalibles para estas cosas.

    –Vio cuando era pequeña –me ha explicado mi amigo– cómo te peleabas con un taxista; y desde entonces te tiene miedo.
    –¿Miedo?
    –Mucho.
    –¿Con un taxista?
    –Sí, en la esquina de M con C.
    –No era yo.
    –Ella está segura de que sí.

    Al final la he convencido de que estaba equivocada. Le he dado mi palabra. El caso es que nos hemos reído los tres a costa del incidente, y antes de irse me ha prometido solemnemente que ya no me tendría miedo munca más.

    Pero después de tomar unos chupitos de una de esas bebidas dulzonas, me he acordado de golpe: mi hija, que era casi un bebé, se encontraba mal. En realidad veníamos del médico, por una de esas gripes estomacales. Justo al llegar a casa, la niña no pudo aguantar más y vomitó, sin aviso previo, sobre el asiento de atrás del taxi. La verdad es que fue muy poca cosa, aunque de inmediato pedí disculpas y, por supuesto, me ofrecí a pagar la limpieza correspondiente; pero el tipo comenzó a gritar como un energúmeno. Traté de calmarlo, pero no pude. Mi hija estaba a punto de llorar de miedo. Parecía como si hubiéramos asesinado a alguien.

    Y entonces empecé a gritar yo. Se montó, pues, un pollo importante, y la cosa, sí, terminó bastante mal. No me extraña que la hija me tuviera miedo quince años después.

    Pero fue mi propia hija, así como un par de años más tarde –cuando tendría cinco o seis– que un día cualquiera me preguntó:

    –¿Papá, por qué te peleas con todo el mundo?

    A otra persona le habría respondido:

    –Una infancia sin amor.

    Pero con ella no habría colado.

    Aquello me hizo pensar. Mucho. Quizá no a nivel psicoanalítico, pero sí en que cualquier día se me iba a termnar la suerte y me iban a caer de una tacada todas de las que me había librado a lo largo de mi vida. Y decidí que consagraria el resto de mi existencia terrenal a hacer el bien y proporcionar felicidad a mis semejantes, así como huir de las discusiones y pendencias –siempre que me dejaran evitarlas– como del diablo.

    Así fue.

  • Y miren por donde, el propio Pep viene a exponer lo que yo no conseguía terminar de hacer: las mismas invenciones, el mismo cinismo, las mismas trampas, cuando habla de fúrbol en general que cuando lo hace de soberanismo y democracia.

  • Gómez anda despierto a estas horas porque es un hombre de la noche; yo porque me ha tocado guardia.

    Acostando España, hasta que mañana a las 6 la levante el Marqués

  • Ya estamos en pie, la lucecita del Pardo permanece siempre encendida, pongámonos el mundo una vez mas por montera. Buenos días, España.

  • La edición francesa comenzó y estamos y’a en marcha, no por Macron, sino por la obligación de las cositas personales.
    Aquí una mayoría abrumadora y nueva de reformistas que se corresponden a un 20% de votantes ante la apatía de más de la mitad que calla pero otorga.
    La minoría pasa a gobernar.
    Que lo hagan lo menos mal posible.
    Nosotros a lo nuestro.
    Tengan un Buen Día.
    El nuestro será largo.

  • No sabía -o no recordaba- que Losantos se hubiera ido del país por la trifulca que tuvo con Savater en sus páginas en verano de 1979. Estoy tratando de recuperar todos los artículos, pero me falta al menos uno de Savater. No todo está en internet.

  • No todo está en inernet, pero sí ese artículo que no localizaba. Vaya hostias se dieron. Losantos dejó/ha dejado/deja/sigue dejando a más de uno en bragas tras la publicación en 1979 de Lo que queda de España.

    http://lahemerotecadelbuitre.com/piezas/duelo-dialectico-en-el-pais-entre-los-escritores-fernando-savater-y-jimenez-losantos/

    Aquí, tiene gracia el comentario sobre Ouka Lele. http://lahemerotecadelbuitre.com/piezas/fernando-savater-asegura-en-la-luna-que-la-revista-diwan-de-jimenez-losantos/

  • Perroantonio
    Martes, 13/06/2017 a las 10:04
    no es accesible.

    En tiempos a todo eso se le llamaba «internet invisible». Yo sólo puedo raspar un poquito gracias a bases de datos de pago y algunas hemerotecas.

  • Me había puesto a buscar y he encontrado este vídeo de 4’ con un resumen de insultos y la secuencia de la pelea de artículos desde su desencadenante en uno de Savater. Da la sensación de que lo de menos en la discrepancia son las ideas.

  • Por el artículo de ayer sobre los mileniales esos que trajo S., le hacen un recorrido biográfico a Navalón, el autor.
    Aquí tenemos por lo menos dos, Quinn y Cudeiro, y me parece que Satur se libra por los pelos. Los mileniales son malismos pero el artículo es mucho pior.

  • He visto el vídeo, Proc. Quien lo ha hecho se detiene en las fintas dialécticas, pero si te lees los artículos verás que hay enjundia. Cuando lees a los autores exiliados -es decir, de izquierdas- tras la guerra, ves que tenían una idea patriótica de España. La tenían, incluso, antes de la guerra. Lo he recordado al leer estos días el Madrid-Moscú y Contraataque, de Sender; en el primero, especialmente, les da un repaso a los nacionalistas catalanes. Es cierto que Franco robó ese patriotismo, deformándolo repugnantemente. Pero una vez muerto Franco, la izquierda no quiso recuperarlo y se vendió a las consignas victimistas del nacionalismo. Ese es el contexto de la disputa entre Savater y Losantos. Por cierto, ambos estaban en plena forma.

  • La playa está casi desierta a estas horas. Llevo conmigo los artículos, notas, reseñas y cartas que Baudelaire dedicó a Edgar A. Poe. A pesar de que apenas acertó con los datos biográficos del norteamericano (cosa harto normal en la época), sus páginas son de las mejores prosas que escribió munca el poeta. Difícil concebir dos espíritus más afines; ambos, incluso, tocados con esa permanente fisonomía de “poeta en ayunas” y perseguidos hasta el fin por análogos demonios.

    Leo:

    En la enumeración numerosa de los derechos del hombre que la sensatez del siglo XIX ha recomenzado con tanta frecuencia y tanta complacencia, han sido olvidados dos bastante importantes,el derecho a contradecirse y el derecho marcharse [matarse].

    Al agua.

  • Perroantonio Lunes, 12/06/2017 a las 20:24
    Al fin alguien que dice cosas comprensibles. Dan Gilbert.

    Comprensibles pero totalmente inciertas:
    “El 75% de las personas vuelven a ser felices en los dos años posteriores al peor trauma que te puedas imaginar”.

  • Procuro fijarme
    Martes, 13/06/2017 a las 10:35

    Madre del Hamor Fermoso… Solo he leído algunas citas del artículo (me niego a leer el original) y, ad hominens a parte, parece un truño como un campano. Mete en el mismo saco a un grupo tan heterogéneo como son los nacidos entre 1980 y 2000 (y eso que metiendo en el mismo saco únicamente a los nacidos en 1991, por poner un ejemplo, ya tendría muchos boletos para desbarrar). Me imagino que lo que busque sea precisamente un poco de atención y de likes, que es justo lo que critica. A la hoguera con él.

  • Por cierto, parece que Quinn y un servidor, además de la generación, tenemos ambos dos remolinos en la coronilla. Igual es algo típico de los mileniales cántabros y estamos todos aquí tan tranquilos sin escribir cartas en el periódico ni nada.

  • Gómez
    Martes, 13/06/2017 a las 01:22

    –¿Papá, por qué te peleas con todo el mundo?

    A otra persona le habría respondido:

    –Una infancia sin amor.

    Pero con ella no habría colado.

    Me encantan estos momentos a lo Marlowe, Gómez.

  • Satur, amor, cómo inventa usted, casi tanto como él guión ficticio que acontece mismamente en el congreso. ¡Què peli más larga, pordiossss!

    Ánimo Jotaerregé, qué todo vaya bien. Ya me voy, marcho, sí. Saludos, hasta luego.

  • Qué risa con las coronillas. Tres emilianicos cántabros de tres, qué miedo me dais. Esto es el agua o una infiltración alienígena planificada desde los servicios sanitarios materno-infantiles de la región, que nos quitaron a los nuestros de las cunitas y os pusieron a vosotros.
    Hoy es San Antonio, patrón de Lisboa y de Perroantonio y Argantonio, me trae muchos recuerdos de verbenas. San Antonio y el milagro de los pajarcitos.

  • Me he puesto a ver un rato el debate pero me quedo mirando a la intérprete de signos y así no hay cristo que se tome en serio la política.

  • Gracias Proc. Sí, estoy emocionado, ha sido un año muy intenso. Pero más emocionada está la niña, se ha echado a llorar cuando hemos desembarcado.

  • Me cuenta un amigo geólogo que su familia es muy amiga de la familia de Ignacio Echevarría. El padre de mi amigo y el padre de Ignacio, ingeniero de minas, trabajaron juntos algunos años en la mina de As Pontes cuando se trasladaron desde Asturias y más tarde volvieron a coincidir en Madrid donde la madre de mi amigo fue profesora de Matemáticas de los cinco hermanos Echevarría en el colegio de Las Rozas. Parece que el abuelo de los Echevarría fue un matemático de gran reputación. Le comento la sensación de gente de calidad que transmitían los dos hermanos de Ignacio cuando salieron brevemente por televisión. Me confirma que es así, y que si me fijé en el gesto del hermano poniendo su mano en el pecho de Ana, su hermana (la mas joven de los cinco y que lleva un marcapasos), al salir del Juzgado inglés antes de hacer su breve declaración. Para sentirse realmente orgullosos de su hermano Ignacio y su impulso instintivo y extraordinario de ayudar.

  • Los viejos comics de Lucifera , almacenados en el aseo del trastero de la casa de Punta Umbría, fueron los primeros textos de educación erótica de mis sobrinos y del mayor de mis hijos en los largos veranos antiguos.
    … … …
    Me ha encantado la canción de los milagros de San Antoñito, incluso he llegado a ver, un suponer, al Obispo y al Paparcito del niño gritando milagro milagro con los piquitos juntos como una pareja más de pequirquitos en la misma rama.

  • Hoy han excarcelado ( o están a punto) a la dra Mingo, a Idoia y a Granados. Se trata de una esquizofrénica asesina, una terrorista asesina y un depredador social. Tres prendas.
    Me manifiesto firmemente partidario de esta excarcelación, no por injusta menos necesaria.
    Espero opiniones fuertes. Abstenerse menores.

  • Me he desplazado en moto hasta ESASE en Sancu por la Rabassada, triste cementerio de descerebrados.
    Allí un extraño ejercicio, dinos quiénes son el “consejo de administración de tu vida”. He dibujado un triángulo como el de “Dark side of the moon”, he puesto de fondo “Shine of you crazy diamond”, he colocado en cada lado tres personas (familia, amigos, novias).

  • Sobre estas sueltas de presos, un burócrata cualquiera, pongamos Rajoy, diría que eso es el imperio de la ley. El mismo imperio que lleva a la fiscalía a pedir nueve años de prisión para el pequeño Nicolás. Está bien.

  • Mucha suerte, paciencia y ánimo, JRG.

    Sobre la loca, la asesina y el corrupto: la puesta en libertad de la doctora esquizofrénica se lleva a cabo en función de criterios científicos (psiquiátricos) perfectamente establecidos. Eso no significa, claro, que sean infalibles, como ha quedado más que demostrado en ocasiones. No existen, obviamente, esos criterios para casos como el de la Tigresa, pero sí existe cierto consenso en considerar el arrepentimiento, la desvinculación de la organización o el perdón a las víctimas como mínimos imprescindibles para acogerse a cualquier tipo de beneficio.

    En el caso de Granados no hay locura ni cordura diagnosticadas, no hay víctimas concretas que otorguen o nieguen el perdón, no hay una organización detrás (la pertenencia a banda armada u organización criminal son delitos en sí mismas), no hay ningún otro propósito que el enriquecimiento personal y perfectamente consciente. Resulta además que tal propósito es percibido por lo general y paradójicamente -el delito es de mucha menor gravedad- como incompatible con el arrepentimiento. En consecuencia, más allá de la colaboración con la justicia o de ese muy difuso concepto de “alarma social” que, a falta de uno mejor, suele manejarse en estos casos, el establecimiento de criterios mínimamente objetivos, consensuados o aceptados por la opinión pública que avalen la oportunidad o la proporción de la excarcelación parece imposible en la práctica, al menos por el momento. Lo que no parece fácil decidir es si esto le beneficia o le perjudica en relación con las otros dos.

  • Si la esquizofrénica ya no es peligrosa y alguien ha asumido ese diagnostico. Bien. La hijaputa de la tigresa debería seguir cumpliendo la pena impuesta aplicando la literalidad de los años que le cayeron, no su equivalencia por beneficios y milongas.
    El Granados estaba en prisión preventiva dos años y medio, que parecen muchos sin haber sido siquiera juzgado.

  • El pueblo inglés, escribió Ortega, ‘es, en efecto, el hecho más extraño que hay en el planeta’. En parte, sigue siéndolo. Ello quiere decir que sigue provocándonos la misma y contradictoria reacción emocional que le producía a Ortega: irritación y admiración a un tiempo. Porque es claro, que, a menudo, Inglaterra nos irrita y que, a veces, se nos hace insoportable. Se les antoja así, antes que a nadie, a los mismos ingleses, o, al menos, a los más exigentes. En su autobiografía, John Stuart Mill escribió que la sociedad inglesa carecía de sentimientos elevados y que el hábito —en parte subsistente— de no hablar ni a sí mismos sobre cosas de verdadero interés había embotado los sentimientos de los ingleses y los había reducido a una existencia negativa —tal vez expresión de ese puritanismo triste— que, para muchos, caracteriza todavía hoy a ese país. D. H. Lawrence no podía soportar lo que él llamó “la tragedia de la fealdad” de la Inglaterra contemporánea: la destrucción de los sentimientos de comunidad (…) Y David Hockney, el pintor, veía en Inglaterra una sociedad anquilosada, resistente a todo cambio, carente de atractivo intelectual y emocional.

  • Eso digo yo, Adapts, ¡coño!: teníamos repartidas tácitamente las tareas, preguntar a las nuevas y saber de los baños de Procu. Pero la nueva no suelta prenda y de Procu lo único que nos consta que no lleva puesto en la playa es la mochila. Mal.

    S., cómo va ese polaco. ¿Gibarian ya se ha pegado un tiro?

  • Mensaje para Dª Vie: que mi Tesis no la publica ni el chosuey. Que el Táin es un tochazo -y más la primera versión, la del s. XI-XII y que ¿no le envié yo ya un ejemplar de la cosa publicosa, esa del torete en la portada y en la parte trasera el Cuchu con la Estela de Barros en el brazo?
    Huyo a la cueva, el calor me mata. que apaguen la luz.